Está en la página 1de 3

Después de la prueba viene la Bendición

1. Todos los Creyentes pasan por momentos difíciles.

 
Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. Sed
sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda
 
alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los
mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo
(1 Pedro 5:7-9)

 Juan 10:10: El ladrón vino a robar…

Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo (2 Timoteo 2:3)

2. Esta vida está llena de dificultades.

 Vivimos en un mundo caído, influenciado por las tinieblas.

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis


aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo (Juan 16:33)

Muchas son las aflicciones del justo,


Pero de todas ellas le librará Jehová (Salmos 34:19)

3. Jesús también sufrió penalidades y puede entendernos.

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras


debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero
sin pecado (Hebreos 4:17)
 1 Corintios 1:10: Junto con la prueba viene la salida.
 Mateo 4: Jesús fue tentado en el desierto. “ángeles le servían”
 Lucas 22: Jesús pasó un momento difícil en el Getsemaní. “ángeles le fortalecían”
 Mateo 27: Señor porque me has abandonado. “Dios guardo silencio”

4. Todas las pruebas tienen un propósito.

 Las pruebas son momentáneas y forman nuestro carácter; nos ayudan a


crecer y a madurar para poder disfrutas las bendiciones.

 Dios no está preparando tus bendiciones, Él te está preparando a ti para


que tú puedas disfrutar las bendiciones.

 
Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo
 
que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra
completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna
(Santiago 1:2-4)

5. Después de la prueba viene la Bendición.

Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con
la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse (Romanos 8:18)

Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más
excelente y eterno peso de gloria (2 Corintios 4:17)

En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario,


 
tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe,
mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea
hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo
(1 Pedro 1:6-7)
 Deuteronomio 8:2-10

Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tú Dios estos


cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en
 
tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos. Y te afligió, y te hizo tener
hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían
conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, más de todo lo que
 
sale de la boca de Jehová vivirá el hombre. Tu vestido nunca se envejeció sobre ti, ni el
pie se te ha hinchado en estos cuarenta años.


Reconoce asimismo en tu corazón, que como castiga el hombre a su hijo, así Jehová
 
tu Dios te castiga. Guardarás, pues, los mandamientos de Jehová tu Dios, andando en
 
sus caminos, y temiéndole. Porque Jehová tu Dios te introduce en la buena tierra,
tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y
 
montes; tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de
aceite y de miel;


tierra en la cual no comerás el pan con escasez, ni te faltará nada en ella; tierra
 
cuyas piedras son hierro, y de cuyos montes sacarás cobre. Y comerás y te saciarás, y
bendecirás a Jehová tu Dios por la buena tierra que te habrá dado.