Está en la página 1de 49

(Mt 5, 14)

Pág. 02 Explicación de la Dinámica

Pág. 04 Adviento y Navidad: Acoger a Dios


(Hospitalidad)

Pág. 08 Tiempo Ordinario: Alumbrar, no


deslumbrar (Calidad)

Pág. 10 Cuaresma: Vivir como hijos de la luz


(Respeto)

Pág. 13 SJD: La luz de San Juan de Dios


(Espiritualidad)

Pág. 16 Semana Santa: Hacia la luz de la


hospitalidad

Pág. 18 Pascua: Luz de Cristo resucitado


(Responsabilidad)

Pág. 24 Citas Bíblicas. Final Ciclo A y Ciclo B

Pág. 43 Póster para cada momento del


Tiempo Litúrgico (Ciclo B)

Pág. 47 Anexo: cada Domingo un cartel

Contenido
Pastoral de la Salud. Área Personas Mayores
1
Iluminando la vida, desde San Juan de Dios
Vosotros sois la luz del mundo (Mt 5, 14)

Se propone un lema y cita bíblica que nos acompañe a lo largo de todo el curso 2020-
2021. Acabamos de atravesar (o estamos atravesando) un periodo difícil, y los que
estamos en el camino queremos seguir siendo luz, esperanza, para cada uno de los que
nos rodean, para los residentes, familias, colaboradores y voluntarios; poner un
poquito de “luz” en medio de la “oscuridad”, y esta es una invitación que nos hace el
mismo Jesús, cuando en el Evangelio de Mateo nos dice: «vosotros sois la luz del
mundo», por lo tanto nos tenemos que dejar iluminar para poder iluminar a otros.

San Juan de Dios lo hizo desde su propia impronta, desde su ser, su hacer y su estar, y
eso es lo que de alguna forma hemos heredado de él y que podemos seguir
compartiendo con los demás.

Estamos muy acostumbrados a guiarnos por valores que impregnan la sociedad, pero
nosotros queremos trabajar desde nuestra originalidad, es decir, desde los valores que
nos iluminan a seguir caminando con la confianza puesta en Dios.

Para ello vamos a trabajar con los valores de la OHSJD cada momento del tiempo
litúrgico, ya que esa es la gracia del tiempo litúrgico, que cada etapa es única y nos trae
un mensaje diferente.

Explicación de la Dinámica Curso 2020-2021


Pastoral de la Salud. Área Personas Mayores
2
Es una dinámica abierta, de tal forma que cada momento del tiempo litúrgico puede
ser trabajado independientemente. Dejarnos iluminar para iluminar a otros, para
dejarnos iluminar debemos confiar en Jesús, compañero de camino a lo largo de todo
este tiempo litúrgico, siendo conscientes, que sólo podemos llevar nuestra luz (la luz
recibida, si lo hacemos desde el amor, porque si o tengo amor nada soy.

Explicación de la Dinámica Curso 2020-2021


Pastoral de la Salud. Área Personas Mayores
3
Es un tiempo en que muchas luces son encendidas en las casas, en las calles, en las
ciudades, revelando el gran deseo humano de luz sobre la vida, y encendiendo la
sensibilidad humana y el deseo de que esta luz se transforme en vida abundante,
concretándose en la vida cotidiana. Es también, tiempo de ofrecer hospitalidad,
hospitalidad de recibir a otras personas en nuestra casa; y hospitalidad para recibir en
nuestra vida, nuevos valores, nuevos pensamientos, nuevos proyectos y sobre todo
hospitalidad para recibir a Dios en nuestros corazones.

→ En Adviento:

Estas semanas de adviento son una llamada a abrirnos a la venida de Dios a nuestras
vidas, pero lo más importante no es el esfuerzo nuestro por cambiar, sino abrir el
corazón a la verdad, de una manera incondicional y confiada a la presencia y a la
acción de Dios en nosotros. Poco podemos abrirnos a la llegada de Dios a nuestras
vidas, si no confiamos en Él y en la obra que tiene pensada para nosotros. ¡Qué difícil
es dejar entrar a alguien en un lugar cuando lo tenemos lleno de cosas! por eso, vamos
a liberarnos de las cosas y a confiar en Dios dejándole entrar y hospedarse en nuestra
vida.

Llega el tiempo de Adviento, y la Iglesia nos ponemos en marcha para acoger la luz que
llega. Cada domingo se nos encenderá una bombilla, que nos iluminará en la a vivir
este tiempo como tiempo de hospitalidad, con la confianza plena en que nos
encontraremos con un niño que cambiará nuestra historia y nuestro tiempo.

Para ello nos vamos a dejar iluminar por las palabras que nos encontramos en los
evangelios de estos domingos, es nuestra forma de vivir la hospitalidad, confiar en lo
que Él hace en nosotros para poderlo irradiar.

En el primer domingo de adviento se nos enciende una luz que nos invita a vigilar.
El Evangelio nos habla de la actitud de vigilancia a que nos invita a vivir Jesús, para no
vivir adormecidos, sino en la responsabilidad de tener que abrir puertas al Dios que
nos sale al encuentro en el hoy de nuestra vida, de nuestro tiempo, en el rostro
concreto de los hermanos, especialmente los de rostro menos atrayente.

Adviento y Navidad: Dejarnos iluminar para acoger a Dios


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
4
En el segundo domingo de adviento se nos enciende una luz que nos invita al cambio
En el Evangelio Juan nos anuncia al que ha de venir con un bautismo de Espíritu Santo,
que va más allá del perdón de los pecados, nos hace entrar definitivamente en la
dimensión de los hijos amados del Padre. Esa es la experiencia que nos hace vivir el
cambio a la confianza. Podemos descansar en este sabernos amados y acogidos
incondicionalmente en las manos del Padre.

En el tercer domingo de adviento se nos enciende una luz que nos invita a la alegría
Si tomamos el texto evangélico con la figura de Juan Bautista, tenemos al testigo, que
no es la luz, pero que anuncia, señala la luz. La función del testigo es importante hoy.
Estamos llamados como Juan a ser testigos de la Luz, a dar un mensaje esperanzador y
salvador para un mundo que parece estar invadido por la injusticia y la desesperanza.
Como cristianos nuestra vida ha de irradiar alegría; la alegría que nace del gozo de
sentirnos salvados y que genera paz donde hay guerra, amor donde hay odio, etc...

En el cuarto domingo de adviento se nos enciende una luz que nos invita a la espera
La disponibilidad de María, su sí nos dispone a esperar el cercano Misterio de la
Navidad. El temor de María - “No temas María” - pone nombre a nuestros miedos,
cuando Alguien irrumpe en nuestra vida y comenzamos a abismarnos en el misterio
del Dios con nosotros. Nuestra vida se debate en esa tensión nunca resuelta del todo:
necesidad del Otro y de los otros que nos habiten, acompañen nuestro vivir, pero por
otra, la dificultad de hospedar al Otro y a los otros, el miedo a perder y a perdernos…
La anunciación se repite, porque Dios sigue necesitando de una madre que le acoja en
su corazón y lo revista de carne. Dios nos sigue necesitando y espera nuestro “fiat”
cada día. Ojalá que de una vez por todas podamos decir con María: “Hágase en mí
según tu Palabra”.

Adviento y Navidad: Dejarnos iluminar para acoger a Dios


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
5
→ En Navidad

En este tiempo no tenemos grupos para compartir nuestra experiencia de


hospitalidad, no obstante nos dejaremos iluminar por unos carteles preparados para
estos días:

Adviento y Navidad: Dejarnos iluminar para acoger a Dios


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
6
Adviento y Navidad: Dejarnos iluminar para acoger a Dios
Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
7
Es tiempo de vivir desde la calidad, es decir hacer el bien, bien hecho. Tal vez tengamos que
empezar definiendo que calidad es una propiedad inherente de cualquier cosa que permite
que la misma sea valorada con respecto a
cualquier otra de su misma especie. Nosotros
vamos hablar de una calidad con calidez, porque
nos vamos a encontrar con el valor inigualable
que tiene la Palabra de Dios respecto de
cualquier palabrería, y por eso en este tiempo
vamos a hablar de iluminar en la justa medida,
sin deslumbrar (que sería alumbrar en exceso).
Si recibimos una luz muy fuerte, sobre todo si es
de forma súbita y al ojo no le da tiempo a
adaptarse, la imagen está sobreexpuesta, poco
contrastada, no vemos bien, no se nos
perfilan los contrastes, las fuentes de luz
«crecen» y sobrepasan sus límites reales.

Pensemos en la iluminación de nuestro templo, por un lado están los focos que se
encienden al instante, que iluminan al Cristo, a la Virgen a San Juan de Dios, y luego
tenemos las luces del techo y del coro, que se van encendiendo paulatinamente, como
si fuera un amanecer, de la oscuridad va saliendo progresivamente la luz.

Sin embargo, si nada más tocar el interruptor todas las luces se encendieran
inmediatamente, podrían deslumbrarnos, e incluso cegarnos momentáneamente si en
ese instante estábamos mirando el foco. Además de que perdemos capacidad visual
cuando entra demasiada luz al ojo, tanta energía radiante puede ser peligrosa para
nuestra delicada retina.

Tal vez pensemos que tiene la desventaja de no ser una luz inmediata, porque es a lo
que estamos acostumbrados, a la inmediatez. Vivimos en el tiempo de la inmediatez,
donde todo deslumbra, pero no profundizamos, no dejamos que nada nos cale hasta el
fondo; todo es rápido e instantáneo, y, cuando acabamos, seguimos con otra cosa. La
inmediatez no alumbra, sino que deslumbra.

Pues ahora que estamos en el tiempo ordinario, nosotros lo queremos vivir con
calidad, permitiendo que la Palabra de Dios ilumine poco a poco nuestras vidas,
dejamos que la Palabra de Dios entre en nuestras vidas y le damos la oportunidad de

Tiempo ordinario: iluminar y no deslumbrar


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
8
poder cambiarnos. Todo lo que es lento es seguro. Porque nos iluminará y no nos
deslumbrará.

Si nos vamos a los evangelios, nos damos cuenta que Jesús siempre iluminaba, dejaba
que las personas poco a poco descubrieran su verdad, les mostraba un camino y les
tendía la mano.

Estamos litúrgicamente en el tiempo ordinario... nos tocará vivir muchas cosas, y


podremos vivirlas deslumbrado o alumbrado. Dejémonos iluminar por el Evangelio de
cada domingo y desde aquí, intentemos profundizar en este tiempo cómo podemos
iluminar el camino del otro.

Tiempo ordinario: iluminar y no deslumbrar


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
9
La Cuaresma es un tiempo marcado por la reflexión espiritual y la conversión a través
de la penitencia y el ayuno, primando en las celebraciones religiosas el color litúrgico
morado como símbolo de dolor, tristeza y penitencia, a excepción de dos domingos, el
cuarto domingo de Cuaresma, llamado Gaudete, donde se usa el color rosa, y el
Domingo de Ramos, donde prima el color rojo por ser este el Domingo de la Pasión del
Señor. Como veis, la Cuaresma es un tiempo de sumirnos en el respeto por cuanto
acontece, no obstante más allá de liturgia y simbolismos, la Cuaresma es luz... una luz
indescifrable, que dándole la mano, traviesamente, al frescor primaveral que se intuye,
preludia jubilosa el renacer de la emoción en los corazones de los católicos.

A lo largo de los días cuaresmales, en varios momentos se nos ofrecen lecturas


relacionadas con la luz, especialmente cuando Jesús se encuentra con algún ciego y lo
cura.

Para quien padece falta de visión, ver significa luz, y a la vez, en el Evangelio, luz
significa ver con fe. La curación de invidentes es que vean como Dios ve, con ojos
iluminados por la fe, y la fe es al mismo tiempo la condición para ver.

La luz, la visión y la fe se aúnan y se relacionan entre sí. Es importante descubrir que


ver no solo significa la percepción física de la realidad con los ojos corporales, sino que
también cabe aplicar la misma percepción cuando se comprende el mensaje, pues hay
quien tiene ojos y no ve, oídos y no oye.

En esta Cuaresma queremos acercarnos a la luz de Jesús,


para ser hijos de luz, tenemos todo una camino por
delante para acercarnos más a su luz, en el que Él nos
ilumina para ver nuestros cansancios, nuestras
oscuridades, lo que nos hace tropezar, lo que nos aparta
de Él y desde ahí tratar de mejorar nuestras pequeñas
luces.

Vamos a intentar dejarnos iluminar por la Palabra de


Dios, la oración y la reflexión con 40 luces para crecer en
el amor.

Cuaresma: vivir como hijos de la luz


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
10
Cuaresma: vivir como hijos de la luz
Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
11
Ejemplo de imagen para cada día de cuaresma:

Puedes ver todo el material en Cuaresma Ciclo B 2021

Cuaresma: vivir como hijos de la luz


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
12
Dentro de la Cuaresma, nos encontramos con la luz de San Juan de Dios. En su
solemnidad, se nos recuerda que desde la entrega y el servicio se puede iluminar la
vida de los demás.

Para Juan de Dios fue necesario sentirse herido y enfermo para darse cuenta que su
misión era la de ser el samaritano que bajaba a Jericó. En medio de este tiempo de
Cuaresma, esto es importante, porque efectivamente para ver la luz que nos lleva a la
vida con mayúsculas, es necesario pasar primero por la Cuaresma y la Semana Santa.
Para ser buen samaritano, persona capaz de portar luz, es necesario sentirse primero
herido y enfermo, sentirse vulnerable en algún momento de la vida.

La parábola del buen samaritano constituye el fundamento bíblico de la espiritualidad


de San Juan de Dios. Lo primero que nos encontramos es la pregunta ¿quién es mi
prójimo? Si retrocedemos a la vida de Juan de Dios, su respuesta ante ¿quién es mi
prójimo?, podría ser:

 Sebas, un viejo sin hogar que vive en las calles y duerme bajo los puentes
 Juanico, que lo abandonaron a la puerta de una iglesia, creció en el hospital
hasta que hallaron una familia que lo acogiera
 Blasillo, uno de los locuelos tan queridos para Juan de Dios, de ojos y corazón
saltimbanquis
 Felisa, la prostituta feliz, una mujer que, entre otras, empezó una nueva vida

Esto por decir algún nombre, porque es vital poner nombres a nuestros prójimos, es
una forma de valorarlos, hacerles sentir importantes; pero, pensemos también en
todos los enfermos mentales que recibían baños de agua fría, cadenas, azotes; o en los
pobres que día tras día Juan de Dios socorría por las calles de Granada, o los enfermos
pobres, los vagabundos, los niños abandonados, para los cuales la casa de la calle
Lucena se convirtió en hospital, refugio, hogar, hasta que en 1546 se realiza el traslado
desde la casa de Lucena hasta la Cuesta de los Gomeles, esos son su prójimo, esa
procesión de cristos rotos y moribundos que el pueblo de Granada contemplaba.

San Juan de Dios


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
13
Y ¿quién es mi prójimo? Porque esta pregunta sigue siendo muy actual, ¿Quiénes son
los heridos al borde del camino? Del tuyo o del mío… ¿para quién soy prójimo? ¿a
quién he cuidado o curado? ¿ante quién me detengo? ¿a quién tengo que iluminar?

Mi respuesta podría ser que cada uno de los enfermos que me encuentro en este
centro, su familiares, pero también los compañeros de trabajo, los voluntarios, los
hermanos de San Juan de Dios, los amigos de esta familia juandediana, los que se van
cruzando en mi camino… todo aquel que me invita a descentrarme de mí misma y
poner la mirada del corazón en Él. Porque como Juan de Dios descubrió y experimentó,
hay lugares especiales en los que nos encontramos con la Luz de Cristo, Dios está en el
hombre que sufre, amor a Dios y amor al prójimo se funden entre sí, en el más
necesitado nos encontramos con Dios, mi prójimo es cualquiera que tenga necesidad
de mí y al que yo pueda ayudar.

Pero lo que verdaderamente he descubierto con San Juan de Dios, es que el prójimo
no es solo aquel que tienen una necesidad ajena, sino que exige que el samaritano
pase a ser prójimo del hermano. Por querer dar dignidad al otro, con gestos que
aparentemente parecen insignificantes, como son una mirada, una caricia, una
escucha, con sólo ser y estar me convierto en prójimo del que pide ayuda; no sólo el
otro es mi prójimo, sino que su necesidad me convierte a mí en prójimo.

Además, Juan de Dios, pasó a ser samaritano porque experimentó que se trata de
mirar al prójimo con el corazón:

 Ante tantos que pasan de largo, Juan de Dios siente la obligación de pararse y
no sólo con los vivos, también con los muertos. Nunca le faltó la suficiente
libertad interior, para reclamar con fuerza ante aquellos que pasaban de largo:
en una ocasión encontró un cadáver en la calle, pero como no tenía dinero para
envolverlo en un lienzo y enterrarlo dignamente, cargó con el cadáver y lo dejó
delante de la casa de unos señores ricos hasta que el inquilino cedió para
enterrarlo.
 También supo mirar y pararse, mostrando especial sensibilidad, ante la realidad
de la mujer que sufre la explotación.

¿Y qué aprendo de Juan de Dios con todo esto? No sólo a ver, sino a mirar con
sensibilidad y misericordia todo lo que me rodea, a descubrir situaciones de necesidad
y sufrimiento, no sólo a nivel físico, sino también a nivel espiritual.

Con San Juan de Dios, el hombre samaritano, que a la vez supo hacerse prójimo, he
aprendido a anteponer la preocupación por el otro antes que mis intereses personales,
he aprendido a relativizar muchas cosas y dar importancia a lo que verdaderamente es
importante, debo reconocer que no siempre es fácil, hay que superar miedos y
resistencias; sin embargo, teniendo a Juan de Dios como modelo, y a tantos hermanos
que han seguido sus pasos, creo que es posible, y poco a poco voy aportando mi
granito de arena, a veces incluso a pesar del cansancio, y a veces, como me decía el
hermano Florido, es que hay que hacer ruido, “por si Dios se queda dormido”.

San Juan de Dios


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
14
Juan de Dios, hombre samaritano, es un modelo de luz para todas las formas de
atención y de ayuda a favor de cualquier persona necesitada o que sufre, hablar del
samaritano de Granada es hablar de una atención holística, porque es hablar del
servicio samaritano, de un estilo de trabajo en el que los últimos son los primeros. Juan
recogía enfermos en las calles, les lavaba los pies, curaba sus heridas, los acostaba y
arropaba, traía al médico o al cura si era preciso, y siempre en una lucha constante
con el dolor y con el sufrimiento; y así fue modelo para muchos que seguirían sus
pasos, los hermanos de san Juan de Dios, que con pequeños/grandes gestos siguen
haciendo real la actuación desinteresada y samaritana, provocando principalmente
curación interior.

Y al final de la parábola nos encontramos con vete y haz tú lo mismo, y Juan de Dios,
que empezó siendo alumno de la caridad en Guadalupe, bien diría, “Donde no hay
caridad, no hay Dios… aunque Dios en todo lugar está”, terminó iluminando un
proyecto de hospitalidad. A Juan de Dios pronto se le unen un grupo de discípulos no
sólo para ayudarle, sino para vivir como él, a todos les invitaba a ser samaritanos, a
realizar un cuidado especial en el acompañamiento, a recibir al enfermo como al
mismo Señor, el enfermo es el Centro. Actualmente, cada uno de los hermanos, unos
haciendo cruces, otros pendiente de la granja, otros del invernadero, otros de la parte
económica, otros del centro, pendiente de este templo, dando clases o dando de
comer incluso cuando las fuerzas flaquean, etc… cada uno, nos siguen iluminando a ser
samaritanos, porque todo lo que hacen lo hacen desde el corazón, por el más
necesitado, da igual si la misión es grande o pequeña, siempre es lo que el corazón
mande.

Y hoy, cada uno de nosotros seguimos siendo


invitados a hacer lo mismo, a iluminar, a
comportarnos como samaritanos, efectivamente
las cosas no se pueden quedar sólo en teoría…
vete y haz tú lo mismo, conviértete en el prójimo
del que no tiene a nadie, y en eso estamos,
intentando llevar a los hombres y mujeres de
nuestro tiempo, con palabras y obras, el amor
misericordioso y liberador de Dios, también en
mis propias periferias existenciales, y siendo muy
consciente que el verdadero samaritano es Cristo.
Nosotros, como Juan de Dios, seguimos sus pasos,
y nos convertimos en samaritanos, que
intentamos dar lo que generosamente hemos
recibido. Es una forma de ser luz para los demás.

San Juan de Dios


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
15
La Semana Santa es la conmemoración anual cristiana de la Pasión, Muerte y
Resurrección de Jesús de Nazaret. Da comienzo el Domingo de Ramos y finaliza el
Domingo de Resurrección.

Los días más importantes de la Semana Santa son los formados por el llamado Triduo
Pascual: La introducción al Triduo (el Jueves Santo y el Viernes Santo), en el que se
conmemora la muerte de Cristo; Sábado Santo, en el que se conmemora a Cristo en el
sepulcro, y el Domingo de Pascua de la Resurrección.

El Triduo Pascual se conforma de la siguiente manera:

DÍA SIGNO CELEBRAMOS RITO


JUEVES La cena (proemio) Pascua ritual In Cena Domine
VIERNES La cruz Inmolación de Cristo Celebración de la pasión
SÁBADO El sepulcro Reposo de Cristo Oficio de lectura
DOMINGO Sepulcro vacío Resurrección de Cristo Vigilia pascual

Semana Santa: Hacia la luz de la Hospitalidad


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
16
En esta ocasión, en nuestros grupos vamos a continuar trabajando con el tema de la
luz y ser luz, a través de cortas oraciones y reflexiones que nos ayuden a vivir estos
días.

Traemos para vosotros estos carteles que nos pueden iluminar.

Semana Santa: Hacia la luz de la Hospitalidad


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
17
Llegamos al tiempo de Pascua, Cristo ha resucitado, en la vigilia pascual hemos sido
invitados a ser portadores de la luz de Cristo resucitado y ahora tenemos la
responsabilidad de llevar esa luz a la periferias, a los lugares donde parece que las
tinieblas siguen oscureciendo la vida, no escondas tu luz, ¡ilumina la vida!

En el Tiempo Pascual los cristianos celebran que: JESUS HA RESUCITADO.

El Tiempo Pascual dura 50 días. Comienza el Domingo de Resurrección y termina el Día


de Pentecostés.

Pascua: Luz de Cristo resucitado


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
18
Y para que se note que Jesús resucitó, y que estamos muy contentos, la Iglesia tiene
unos signos:

 El color BLANCO; signo de pureza, alegría, vida, fiesta. Fíjate en la ropa del cura.

 El CIRIO, junto a la Palabra, junto a la Palabra de Dios, signo de JESUCRISTO,


como luz y vida.

 El AGUA, signo de vida, de perdón de los pecados, recuerdo de nuestro


bautismo.

 Las FLORES abundantes, signo de vida y alegría (menos para los alérgicos, claro)

 Los CANTOS alegres ¡Basta ya de muermo! Que se note que estamos contentos
¡Que vuelva el Aleluya y el Gloria!

 El ESPIRITU, signo de vida, mandada por el Padre y el Hijo, y que está siempre
con nosotros.

Descubrimos en este tiempo de Pascua que no vamos solos. Hay una invitación honda
y fiel. Jesús Resucitado se hace presente en nuestra historia, en nuestro corazón, en
nuestros límites y oscuridades. Nada nos puede separar de su AMOR. Él nos dice con
ternura: "Si quieres...camino a tu lado, de la mano, sufriendo y gozando CONTIGO".
Nos dice como a sus amigos: ¡No temas! voy delante iluminando tu camino, voy a tu
lado como compañero, voy tras de tí protegiéndote y cuidándote. ¡No temas yo voy
CONTIGO!

Esta es la alegría de la Resurrección. Experimentémoslo y descansemos en su AMOR.


Pongámoslo TODO en sus manos y caminemos confiados siendo luz, esa es nuestra
responsabilidad.

Él hace posible lo imposible. Él lo hace todo nuevo.

Pascua: Luz de Cristo resucitado


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
19
Así cada domingo del tiempo de Pascua se nos iluminará con la luz de su Palabra:

Pascua: Luz de Cristo resucitado


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
20
Pascua de Resurrección (Jn 20, 1-9) →→ Luz del Resucitado

La experiencia del Triduo Pascual ha de llevarnos a


encender la mecha de nuestra vida en la Luz que
todo lo ilumina: la Luz de Cristo Resucitado. El cirio
pascual nos invita a que nos dejemos prender por la
Buena Noticia de la Resurrección de Jesús.
Acercarse a la luz del Resucitado no es quemarse
sino alumbrarse, encenderse… Es dejarse iluminar y,
luego, ser portadores de luz.
En un mundo tan a oscuras, con tanta muerte,
violencia, injusticia… necesitamos de esta Luz que
nos habla de un Amor que vence todos los
obstáculos. Un Amor que ha vencido las tinieblas y nos regala simplemente su Luz.

2º Domingo de Pascua (Jn 20, 19-31) →→ Luz en comunidad

A los discípulos encerrados en el miedo, en todo tipo


de miedo, Jesús les da el Espíritu Santo y los pone
ante el gran desafío de lanzarse a perdonar
pecadores, de ir a reconciliar. Y no puede ser de otro
modo, porque sólo a fuerza de perdón y
reconciliación es como se ilumina la vida de las
demás personas y como se ilumina también nuestra
vida.
Y a Tomás, quien debía tener cierto liderazgo en el
grupo, el Señor también lo desafía diciéndole: ven y
comprueba mis marcas y empieza a creer. Es decir,
aprende a fiarte, cree en lo que viven y comunican los compañeros, y así serás
creyente, así comenzarás a tener fe, así podrás ser luz en la comunidad.

3er Domingo de Pascua (Lc 24, 35-48) →→ Luz que atrae

Reconocer al Resucitado en nuestras vidas no


siempre es tan fácil ni inmediato. A veces
necesitamos de un largo proceso, en el que vamos
captando y entendiendo poco a poco los signos de su
presencia entre nosotros. El resucitado es la luz, que
poco a poco nos atrae. El evangelio de hoy nos
muestra, además, que este encuentro no es un
privilegio para nuestro disfrute personal, sino el
inicio de una misión, de un testimonio acerca de él y
de su proyecto reconciliador ante todo tipo de
personas y en todas las circunstancias. Todos
nosotros estamos llamados a dar testimonio de que Jesús está vivo.

Pascua: Luz de Cristo resucitado


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
21
4º Domingo de Pascua (Jn 10, 11-18) →→ Luz que nos protege

En la Alegoría del Buen Pastor hay una sintonía


connatural entre las ovejas y el pastor: ellas conocen
su voz, él las llama por su nombre, unas y otro se
conocen íntimamente. ¿Qué sintonía es esta? Se
refiere a un misterio que nos acompaña toda la vida:
la voz íntima de nuestra conciencia, que es
resonancia de la voz íntima de Dios en nosotros; es
Su luz que nos hace ver la luz. Para escuchar esta voz,
hemos de hacer silencio; para ver esta luz, cerrar los
ojos.
Jesús es buen pastor que cuida a sus ovejas, se
preocupa por ellas, las conoce por su nombre, reconoce y protege a la descarriada y a
la enferma; está dispuesta a dar la vida por sus ovejas. Que Jesús, luz en el mundo,
nos proteja, como a las ovejas, de todo mal.

5º Domingo de Pascua (Jn 15, 1-8) →→ Luz de los que aman

La unión con Jesús es necesaria para que las ramas


produzcan frutos. La imagen de la vid y los
sarmientos nos ayuda a comprender la unión íntima
entre el Señor y sus discípulos. De la misma manera
que las ramas están unidas al tronco y recibe la savia
de él y así es capaz de mantenerse viva y dar fruto, el
cristiano no puede vivir sin Cristo, sin estar unido
íntimamente a Él. El cristiano necesita sentirse
amado por cristo y amarle en los hermanos, sólo de
esta forma pueden ser luz.

6º Domingo de Pascua (Jn 15, 9-17) →→ Luz en tu Palabra

El núcleo del evangelio es sin duda el amor, es una


Palabra que no puede dejar
indiferente… No se trata de un amor cualquiera. La
vida se extingue tristemente en nosotros si el amor
lo guardamos para nosotros solos, sin acertar a
regalarlo. El amor de Jesús no consiste en disfrutar
egoístamente de la vida. Es el amor de quien da vida
y sabe crear las condiciones necesarias para que, ese
amor, crezca y se desarrolle de manera cada vez más
digno y más sano. He aquí una de las enseñanzas
clave del Evangelio. Solo es feliz quien hace un
mundo más feliz. Solo conoce el amor quien sabe regalarlo. La Palabra de Jesús es luz
que ilumina muchos rincones, no obstante necesita de cada uno, de ti, de mí, para ser
portadores de la misma. Solo vive quien hace vivir.

Pascua: Luz de Cristo resucitado


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
22
Ascensión de Jesús (Mc 16, 15-20) →→ Luz para el mundo

Nos encontramos en el Monte de los Olivos, en el


mismo lugar donde cuarenta días antes, Jesús era
entregado por uno de sus discípulos y donde todos
los demás le abandonaron. Pero las cosas han
cambiado y ya no son los mismos apóstoles de antes,
la Resurrección los ha cambiado. Y Jesús se da
cuenta de esto, por eso, les da una nueva misión:
predicar el evangelio a todos los hombres, suscitar la
fe, transmitir la salvación mediante el bautismo: he
aquí la misión de los apóstoles después de la
Resurrección. Y nosotros católicos somos hoy en día
esos apóstoles resucitados que debemos llevar la luz de Cristo a todo el mundo.

Pentecostés (Jn 20, 19-23) →→ Luz de la unidad

Pentecostés continúa en la Iglesia. Cada vez que


asistimos a misa se nos recuerda la intervención del
Espíritu Santo en la transformación del pan y del vino
y en la unidad de la Iglesia. El Espíritu Santo es luz en
la unidad de la Iglesia para que la Iglesia sea luz en
medio del mundo, para que influya e ilumine
nuestras vidas. Para que influya en nuestro ser hace
falta que nos preparemos, que nos comuniquemos
más con Dios en la oración y que dejemos muchas
ataduras materiales de modo que nuestra vida tenga
un sentido pleno y sea vivificante, de modo que se
note que el Espíritu Santo habita en nuestro ser.

Pascua: Luz de Cristo resucitado


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
23
Desde septiembre de 2020 a junio de 2021

Continuamos con la dinámica del curso


pasado. Ya que no se ha realizado

Domingo XXIII del T. Ordinario 06 septiembre 2020

1ª lectura: Ez 33, 7-9 Si no hablas al malvado, te pediré


cuenta de su sangre.
Salmo: Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: «No endurezcáis
vuestro corazón».
2ª lectura: Rom 13, 8-10 La plenitud de la ley es el amor.
Evangelio: Mt 18, 15-20 Si te hace caso, has salvado a tu
hermano.

Domingo XXIV del T. Ordinario 13 septiembre 2020

1ª lectura: Eclo 27, 33 – 28, 9 Perdona la ofensa a tu prójimo


y, cuando reces, tus pecados te serán perdonados.
Salmo: El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y
rico en clemencia.
2ª lectura: Rom 14, 7-9 Ya vivamos, ya muramos, somos del
Señor.
Evangelio: Mt 18, 21-35 No te digo que perdones hasta siete
veces, sino hasta setenta veces siete.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
24
Domingo XXV del T. Ordinario 20 septiembre 2020

1ª lectura: Is 55, 6-9 Mis planes no son vuestros planes.


Salmo: Cerca está el Señor de los que lo invocan.
2ª lectura: Flp 1, 20c-24.27a Para mí la vida es Cristo.
Evangelio: Mt 20, 1-16 ¿Vas a tener tú envidia porque yo soy
bueno?.

Domingo XXVI del T. Ordinario 27 septiembre 2020

1ª lectura: Ez 18, 25-28 Cuando el malvado se convierte de la


maldad, salva su propia vida.
Salmo: Recuerda, Señor, tu ternura.
2ª lectura: Flp 2, 1-11 Tened entre vosotros los sentimientos
propios de Cristo Jesús.
Evangelio: Mt 21, 28-32 Se arrepintió y fue. Los publicanos y
las prostitutas van por delante de vosotros en el reino de Dios.

Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael 29 septiembre 2020

1ª lectura: Dan 7, 9-10. 13-14 Miles y miles le servían.


Salmo: Delante de los ángeles tañeré para ti, Señor.
Evangelio: Jn 1, 47-51 Tú eres el hijo de Dios, tú eres el Rey de
Israel.

Domingo XXVII del T. Ordinario 04 octubre 2020

1ª lectura: Is 5, 1-7 La viña del Señor del universo es la casa


de Israel.
Salmo: La viña del Señor es la casa de Israel.
2ª lectura: Flp 4, 6-9 Ponedlo por obra, y el Dios de la paz
estará con vosotros.
Evangelio: Mt 21, 33-43 Arrendará la viña a otros labradores.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
25
Domingo XXVIII del T. Ordinario 11 octubre 2020

1ª lectura: Is 25, 6-10a Preparará el Señor un festín, y


enjugará las lágrimas de todos los rostros.
Salmo: Habitaré en la casa del Señor por años sin término.
2ª lectura: Flp 4, 12-14. 19-20 Todo lo puedo en aquel que me
conforta.
Evangelio: Mt 22, 1-14 A todos los que encontréis, llamadlos
a la boda.

Se podría iniciar la dinámica


iluminando la vida.
Entrega a los catequistas de la luz

Domingo XXIX del T. Ordinario (DOMUND) 18 octubre 2020

1ª lectura: Is 45, 1. 4-6 Yo he tomado de la mano a Ciro, para


doblegar ante él las naciones.
Salmo: Aclamad la gloria y el poder del Señor.
2ª lectura: 1 Tes 1, 1-5b Recordamos vuestra de, vuestro
amor y vuestra esperanza.
Evangelio: Mt 22, 15-21 Dad al César lo que es del César y a
Dios lo que es de Dios.

Beatos Mártires (Fiesta OHSJD) 25 octubre 2020

1ª lectura: 2 Mac 7, 1-2. 9-14 Estamos dispuestos a morir


antes que quebrantar la ley de nuestros padres.
Salmo: Los que sembraban con lágrimas, cosechan entre
cantares.
Evangelio: Jn 12, 24-26 Si el grano de trigo muere da mucho
fruto.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
26
Domingo XXX del T. Ordinario 25 octubre 2020

1ª lectura: Éx 22, 20-26 Si explotáis a viudas y a huérfanos, se


encenderá mi ira contra vosotros.
Salmo: Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza.
2ª lectura: 1 Tes 1, 5c-10 Os convertisteis, abandonando los
ídolos, para servir a Dios y vivir aguardando la vuelta de su
Hijo.
Evangelio: Mt 22, 34-40 Amarás al Señor, tu Dios, y a tu
prójimo como a ti mismo.
Todos los Santos 01 noviembre 2020

1ª lectura: Ap 7, 2-4. 9-14 Vi una muchedumbre inmensa, que


nadie podría contar, de todas las naciones, razas, pueblos y
lenguas.
Salmo: Esta es la generación que busca tu rostro, Señor.
2ª lectura: 1 Jn 3, 1-3 Veremos a Dios tal cual es.
Evangelio: Mt 5, 1-12a Alegraos y regocijaos, porque vuestra
recompensa será grande en el cielo.

Todos los Fieles Difuntos 02 noviembre 2020

1ª lectura: Lam 3, 17-26 Es bueno esperar en silencio la


salvación del Señor.
Salmo: Desde lo hondo a ti grito, Señor.
2ª lectura: Rom 6, 3-9 Andemos en una vida nueva.
Evangelio: Jn 14, 1-6 En la casa de mi Padre hay muchas
estancias.

Domingo XXXII del T. Ordinario 08 noviembre 2020

1ª lectura: Sab 6, 12-16 Quienes buscan la sabiduría la


encuentran.
Salmo: Mi alma está sedienta de ti, Señor, Dios mío.
2ª lectura: 1 Tes 4, 13-18 Dios llevará con él, por medio de
Jesús, a los que han muerto.
Evangelio: Mt 25, 1-13 ¡Que llega el esposo, salid a su
encuentro!.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
27
Domingo XXXIII del T. Ordinario 15 noviembre 2020

1ª lectura: Prov 31, 10-13. 19-20. 30-31 Trabaja con la


destreza de sus manos.
Salmo: Dichosos los que temen al Señor.
2ª lectura: 1 Tes 5, 1-6 Que el Día del Señor no os
sorprenda como un ladrón.
Evangelio: Mt 25, 14-30 Como has sido fiel en lo poco, entra
en el gozo de tu Señor.
Patrocinio de Santa María Virgen sobre la OH 21 noviembre 2020

1ª lectura: Prov 8, 22-31 María trono de la sabiduría.


Salmo: Escucha, hija, mira: inclina el oído.
2ª lectura: Gal 4, 4-7 Dios envió a su hijo, nacido de una
mujer.
Evangelio: Lc 1, 39-47 Dichosa tú, que has creído.

Solemnidad de nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo 22 noviembre 2020

1ª lectura: Ez 34, 11-12. 15-17 A vosotros, mi rebaño, yo voy


a juzgar entre oveja y oveja.
Salmo: El Señor es mi pastor, nada me falta.
2ª lectura: 1 Cor 15, 20-26. 28 Entregará el reino a Dios
Padre, y así Dios será todo en todos.
Evangelio: Mt 25, 31-46 Se sentará en el trono de su gloria y
separará a unos de otros.

Traslación de las reliquias 28 noviembre 2020

1ª lectura: 1 Cor 13, 1-8. 13 El amor no pasa nunca.


Salmo: Dichoso quien teme al Señor.
Evangelio: Mt 25, 31-40 Venid, benditos de mi Padre, y
heredad el reino.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
28
Iniciamos Ciclo B

Domingo I del T. Adviento 29 noviembre 2020

1ª lectura: Is 63, 16c-17. 19c; 64, 2b-7 ¡Ojalá rasgases el cielo


y dscendieses!
Salmo: Oh, Dios, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve.
2ª lectura: 1 Cor 1, 3-9 Aguardamos la manifestación de
nuestro Señor Jesucristo.
Evangelio: Mc 13, 33-37 Velad, pues no sabéis cuándo vendrá
el señor de la casa.

Domingo II del T. Adviento 06 diciembre 2020

1ª lectura: Is 40, 1-5. 9-11 Preparadle un camino al Señor.


Salmo: Muestranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.
2ª lectura: 2 Pe 3, 8-14 Esperamos unos cielos nuevos y una
tierra nueva.
Evangelio: Mc 1, 1-8 Enderezad los senderos del Señor.

Inmaculada 08 diciembre 2020

1ª lectura: Gén 3, 9-15. 20 Pongo hostilidad entre tu


descendencia y la descendencia de la mujer.
Salmo: Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho
maravillas.
2ª lectura: Ef 1, 3-6. 11-12 Dios nos eligió en Cristo antes de
la fundación del mundo.
Evangelio: Lc 1, 26-38 Alégrate, llena de gracia, el Señor está
contigo.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
29
Domingo III del T. Adviento «Gaudete» 13 diciembre 2020

1ª lectura: Is 61, 1-2a. 10-11 Desbordo de gozo en el Señor.


Salmo: Me alegro con mi Dios.
2ª lectura: 1 Tes 5, 16-24 Que vuestro espíritu, alma y cuerpo
se mantenga hasta la venida del Señor.
Evangelio: Jn 1, 6-8. 19-28 En medio de vosotros hay uno que
no conocéis.

Domingo IV del T. Adviento 20 diciembre 2020

1ª lectura: 2 Sam 7, 1-5. 8b-12. 14a 16 El reino de David se


mantendrá siempre firme ante el Señor.
Salmo: Cantaré eternamente tus misericordias, Señor.
2ª lectura: Rom 16, 25-27 El misterio mantenido en secreto
durante siglos eternos ha sido manifestado ahora.
Evangelio: Lc 1, 26-38 Concebirás en tu vientre y darás a luz
un hijo.

Natividad del Señor 25 diciembre 2020

1ª lectura: Is 52, 7-10 Verán los confines de la tierra la


salvación de nuestro Dios.
Salmo: Los confines de la tierra han contemplado la salvación
de nuestro Dios.
2ª lectura: Heb 1, 1-6 Dios nos ha hablado por el Hijo.
Evangelio: Jn 1, 1-18 El Verbo se hizo carne y habitó entre
nosotros.

Sagrada Familia: Jesús, María y José 27 diciembre 2020

1ª lectura: Eclo 3, 2-6. 12-14 Quien teme al Señor honrará a


sus padres.
Salmo: Dichosos los que temen al Señor y siguen sus caminos.
2ª lectura: Col 3, 12-21 La vida de familia en el Señor.
Evangelio: Lc 2, 22-40 El niño iba creciendo, lleno de
sabiduría.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
30
Santa María, Madre de Dios 01 enero 2021

1ª lectura: Núm 6, 22-27 Invocarán mi nombre sobre los hijos


de Israel y yo los bendeciré.
Salmo: Que Dios tenga piedad y nos bendiga.
2ª lectura: Gál 4, 4-7 Envió Dios a su Hijo, nacido de mujer.
Evangelio: Lc 2, 16-21 Encontraron a María y a José y al niño.
Y a los ocho días, le pusieron por nombre Jesús.

Domingo II después de Navidad 03 enero 2021

1ª lectura: Eclo 24, 1-2. 8-12 La sabiduría de Dios habitó en el


pueblo escogido.
Salmo: El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros.
2ª lectura: Ef 1, 3-6. 15-18 Él nos ha destinado por medio de
Jesucristo a ser sus hijos.
Evangelio: Jn 1, 1-18 El Verbo se hizo carne y habitó entre
nosotros.

Epifanía del Señor 06 enero 2021

1ª lectura: Is 60, 1-6 La Gloria del Señor amanece sobre ti.


Salmo: Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la
tierra.
2ª lectura: Ef 3, 2-3a. 5-6 Ahora ha sido revelado que también
los gentiles son coherederos de la promesa.
Evangelio: Mt 2, 1-12 Venimos a adorar al Rey.

Bautismo del Señor 10 enero 2021

1ª lectura: Is 42, 1-4.6-7 Mirad a mi siervo, a quien prefiero.


Salmo: El Señor bendice a su pueblo con la paz.
2ª lectura: Hch 10, 34-38 Dios ungió a Jesús con la fuerza del
Espíritu Santo.
Evangelio: Mc 1, 7-11 Tú eres mi Hijo amado, en ti me
complazco.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
31
Domingo II del T. Ordinario 17 enero 2021

1ª lectura: I Sam 3, 3b-10. 19 Habla, Señor, que tu siervo


escucha.
Salmo: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.
2ª lectura: I Cor 6, 13c-15a. 17-20 ¡Vuestros cuerpos son
miembros de Cristo!.
Evangelio: Jn 1, 35-42 Vieron dónde vivía y se quedaron con
él.

Conversión de San Juan de Dios (Fiesta OHSJD) 20 enero 2021

1ª lectura: Rom 6, 3-11 Caminemos en una vida nueva.


Salmo: Oh Dios, crea en mi un corazón puro.
Evangelio: Jn 3, 1-8 Hay que nacer del Espíritu.

Nuestra Señora de la Paz (Fiesta OHSJD) 24 enero 2021

1ª lectura: Is 9, 1-3.5-6 Su principado será dilatado, con una


paz sin límites.
Salmo: El Señor anuncia la paz al pueblo.
Evangelio: Lc 1, 26-38 Concebirás en tu vientre y darás a luz
un hijo.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
32
Domingo III del T. Ordinario 24 enero 2021

1ª lectura: Jon 3, 1-5. 10 Los ninivitas habían abandonado el


mal camino
Salmo: Señor, enséñame tus caminos.
2ª lectura: I Cor 7, 29-31 La representación de este mundo se
termina.
Evangelio: Mc 1, 14-20 Convertíos y creed en el Evangelio.

Domingo IV del T. Ordinario 31 enero 2021

1ª lectura: Dt 18, 15-20 Suscitaré un profeta y pondré mis


palabras en su boca.
Salmo: Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: «No endurezcáis
vuestro corazón».
2ª lectura: I Cor 7, 32-35 La soltera se preocupa de los
asuntos del Señor, de ser santa.
Evangelio: Mc 1, 21b-28 Les enseñaba con autoridad.

Domingo V del T. Ordinario 07 febrero 2021

1ª lectura: Job 7, 1-4. 6-7 Me harto de dar vueltas hasta el


alba.
Salmo: Alabad al Señor, que sana los corazones destrozados.
2ª lectura: I Cor 9, 16-19. 22-23 Ay de mí si no anuncio el
Evangelio.
Evangelio: Mc 1, 29-39 Curó a muchos enfermos de diversos
males.

Beato José Olallo Valdés (Fiesta OHSJD) 12 febrero 2021

1ª lectura:Jer 1, 4-10 Irás a donde quiera que te envíe.


Salmo: Bendigo al Señor en todo momento.
Evangelio: Mt 25, 31-40 Venid, benditos de mi Padre, y
heredad el reino.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
33
Domingo VI del T. Ordinario 14 febrero 2021

1ª lectura: Lev 13, 1-2. 44-46 El leproso vivirá solo y tendrá


su morada fuera del campamento.
Salmo: Tú eres mi refugio, me rodeas de cantos de liberación.
2ª lectura: I Cor 10, 31-11, 1 Sed imitadores míos como yo lo
soy de Cristo.
Evangelio: Mc 1, 40-45 La lepra se le quitó, y quedó limpio.

Miércoles de Ceniza 17 febrero 2021

1ª lectura: Jl 2, 12-18 Rasgad vuestros corazones, no vuestros


vestidos.
Salmo: Misericordia, Señor, hemos pecado.
2ª lectura: 2 Cor 5, 20-6, 2 Reconciliaos con Dios: ahora es
tiempo favorable.
Evangelio: Mt 6, 1-6. 16-18 Tu Padre, que ve en lo secreto, te
recompensará.

Domingo I T. Cuaresma 21 febrero 2021

1ª lectura: Gén 9, 8-15 Pacto de Dios con Noé liberado del


diluvio de las aguas.
Salmo: Tus sendas, Señor, son misericordia y lealtad para los que
guardan tu alianza.
2ª lectura: I Pe 3, 18-22 El bautismos que actualmente os está
salvando.
Evangelio: Mc 1, 12-15 Era tentado por Satanás, y los ángeles lo
servían

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
34
Domingo II T. Cuaresma 28 febrero 2021

1ª Lectura: Gén 22, 1-2. 9a. 10-13. 16-18 El sacrificio de


Abrahán, nuestro padre en la fe.
Salmo: Caminaré en presencia del Señor en el país de los vivos.
2ª Lectura: Rom 8, 31b-34 Dios no se reservó a su propio
Hijo.
Evangelio: Mc 9, 2-10 Este es mi Hijo, el amado.

Durante novena de SJD. Posteriormente


se vuelve a trabajar el respeto

Domingo III T. Cuaresma 07 marzo 2021

1ª Lectura: Éx 20, 1-17 La ley se dio por medio de Moisés.


Salmo: Señor, tú tienes palabras de vida eterna.
2ª Lectura: 1 Cor 1, 22-25 Predicamos a Cristo crucificado,
escándalo para los hombres; pero para los llamados es
sabiduría de Dios.
Evangelio: Jn 2, 13-25 Destruid este templo, y en tres días lo
levantaré.

San Juan de Dios (Fiesta OHSJD) 08 marzo 2021

1ª Lectura: Is 58, 6-11 Parte tu pan con el hambriento.


Salmo: Dichoso quien teme al Señor.
2ª Lectura: 1 Jn 3, 13-18 También nosotros debemos dar
nuestras vidas por los hermanos.
Evangelio: Lc 10, 25-37 Anda, haz tú lo mismo.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
35
Domingo IV T. Cuaresma «Laetare» 14 marzo 2021

1ª Lectura: 2 Crón 36, 14-16. 19-23 La ira y la misericordia


del Señor serán manifestadas en el exilio y en la liberación del
pueblo.
Salmo: Que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo
de ti.
2ª Lectura: Ef 2, 4-10 Muertos por los pecados, estáis
salvados por pura gracia.
Evangelio: Jn 3, 14-21 Dios envió a su Hijo para que el mundo
se salve por él.

San José, esposo de la Bienaventurada Virgen María 19 marzo 2021

1ª Lectura: 2 Sam 7, 4-5a. 12-14a. 16 El Señor Dios le dará el


trono de David, su padre.
Salmo: Su linaje será perpetuo.
2ª Lectura: Rom 4, 13. 16-18. 22 Apoyado en la esperanza,
creyó contra toda esperanza.
Evangelio: Mt 1, 16. 18-21. 24a José hizo lo que le había
mandado el ángel del Señor.

Domingo V T. Cuaresma 21 marzo 2021

1ª Lectura: Jer 31, 31-34 Haré una alianza nueva y no


recordaré los pecados.
Salmo: Oh, Dios, crea en mi un corazón puro.
2ª Lectura: Heb 5, 7-9 Aprendió a obedecer; y se ha
convertido en autor de salvación eterna.
Evangelio: Jn 12, 20-33 Si el grano de trigo cae en tierra y
muere, da mucho fruto.

Domingo de Ramos en la Pasión del Señor 28 marzo 2021

1ª Lectura: Is 50, 4-7 No escondí el rostro ante ultrajes,


sabiendo que no quedaría defraudado.
Salmo: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
2ª Lectura: Flp 2, 6-11 Se humilló a sí mismo; por eso Dios lo
exaltó sobre todo.
Evangelio: Mc 14, 1--15, 47 Pasión de nuestro Señor
Jesucristo.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
36
Durante la Semana Santa
no se trabaja dinámica. Sólo se envían
carteles

Jueves Santo 01 abril 2021

1ª Lectura: Éx 12, 1-8. 11-14 Prescripciones sobre la cena


pascual
Salmo: El cáliz de la bendición es comunión de la sangre de
Cristo.
2ª Lectura: 1 Cor 11, 23-26 Cada vez que coméis y bebéis,
proclmáis la muerte del Señor.
Evangelio: Jn 13, 1-15 Los amó hasta el extremo.

Viernes Santo 02 abril 2021

1ª Lectura: Is 52, 13--53, 12 Él fue traspasado por nuestras


rebeliones.
Salmo: Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.
2ª Lectura: Heb 4, 14-16; 5, 7-9 Aprendió a obedecer; y se
convirtió, para todos los que lo obedecen, en autor de
salvación.
Evangelio: Juan 18, 1--19, 42 Pasión de nuestro Señor
Jesucristo.
Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor 04 abril 2021

1ª Lectura: Hch 10, 34a. 37-43 Hemos comido y bebido con él


después de su resurrección de entre los muertos.
Salmo: Este es el día que hizo el Señor: sea nuestra alegría y
nuestro gozo.
2ª Lectura: Col 3, 1-4 Buscad los bienes de allá arriba, donde
está Cristo.
Evangelio: Jn 20, 1-9 Él había de resucitar de entre los
muertos.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
37
Domingo II T. Pascua o de la Divina Misericordia 11 abril 2021

1ª Lectura: Hch 4, 32-35 Un solo corazón y una sola alma.


Salmo: Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna
su misericorida.
2ª Lectura: 1 Jn 5, 1-6 Todo lo que ha nacido de Dios vence al
mundo.
Evangelio: Jn 20, 19-31 A los ocho días, llegó Jesús.

Domingo III T. Pascua 18 abril 2021

1ª Lectura: Hch 3, 13-15. 17-19 Matasteis al autor de la vida,


pero Dios lo resucitó de entre los muertos.
Salmo: Haz brillar sobre nosotros, Señor, la luz de tu rostro.
2ª Lectura: 1 Jn 2, 1-5 Él es víctima de propiciación por
nuestros pecados y tamién por los del mundo entero.
Evangelio: Lc 24, 35-48 Así está escrito: el Mesías padecerá y
resucitará de entre los muertos al tercer día.

San Benito Menni (Fiesta OHSJD) 24 abril 2021

1ª Lectura: 1 Jn 4, 7-16 Si nos amamos unos a otros, Dios


permanece en nosotros.
Salmo: El que ama al hermano vive en Dios.
Evangelio: Mt 25, 31-40 Venid, benditos de mi Padre, y
heredad el reino.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
38
Domingo IV T. Pascua 25 abril 2021

1ª Lectura: Hch 4, 8-12 No hay salvación en ningún otro.


Salmo: La piedra que desecharon los arquitectos, es ahora la
piedra angular.
2ª Lectura: 1 Jn 3, 1-2 Veremos a Dios tal cual es.
Evangelio: Jn 10, 11-18 El buen pastor da su vida por las
ovejas.

Nuestra Señora del Buen Consejo (Fiesta OHSJD) 26 abril 2021

1ª Lectura: Hch 1, 12-14; 2, 1-4 Perseveraban en la oración


con María, la madre de Jesús.
Salmo: Dichoso el hombre que piensa en la sabiduría.
Evangelio: Jn 2, 1-11 Su madre dijo a los sirvientes: "Haced lo
que él diga".

San Ricardo Pampuri (Fiesta OHSJD) 01 mayo 2021

1ª Lectura: Hch 3, 1-10 No tengo oro ni plata, pero te doy lo


que tengo.
Salmo: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.
Evangelio: Mc 1, 29-39 Curó a muchos enfermos de diversos
males.

Domingo V T. Pascua 02 mayo 2021

1ª Lectura: Hch 9, 26-31 Él les contó cómo había visto al


Señor en el camino.
Salmo: El Señor es mi alabanza en la gran asamblea
2ª Lectura: 1 Jn 3, 18-24 Este es su mandamiento: que
creamos y que amemos.
Evangelio: Jn 15, 1-8 El que permanece en mí y yo en él, ese
da fruto abundante.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
39
Domingo VI T. Pascua (Pascua del Enfermo) 09 mayo 2021

1ª Lectura: Hch 10, 25-26. 34-35. 44-48 El don del Espíritu


Santo ha sido derramado también sobre los gentiles.
Salmo: El Señor revela a las naciones su salvación.
2ª Lectura: 1 Jn 4, 7-10 Dios es amor.
Evangelio: Jn 15, 9-17 Nadie tiene amor más grande que el
que da la vida por sus amigos.

San Juan de Ávila 10 mayo 2021

1ª Lectura: Hch 13, 46-49 Sabed que nos dedicamos a los


gentiles.
Salmo: Tú eres, Señor, el lote de mi heredad.
Evangelio: Mc 16, 15-20 Id al mundo entero y proclamad el
evangelio.

Ascensión del Señor 16 mayo 2021

1ª Lectura: Hch 1, 1-11 A la vista de ellos, fue levantado al


cielo.
Salmo: Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de
trompetas.
2ª Lectura: Ef 1, 17-23 Lo sentó a su derecha en el cielo.
Evangelio: Mc 16, 15-20 Fue llevado al cielo y se sentó a la
derecha de Dios.

Pentecostés 23 mayo 2021

1ª Lectura: Hch 2, 1-11 Se llenaron todos de Espíritu Santo y


empezaron a hablar.
Salmo: Envía tu espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
2ª Lectura: 1 Cor 12, 3b-7. 12-13 Hemos sido bautizados en
un mismo Esíritu, para formar un solo cuerpo.
Evangelio: Jn 20, 19-23 Como el Padre me ha enviado, así
también os envío yo; recibid el Espíritu Santo.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
40
Santísima Trinidad 30 mayo 2021

1ª Lectura: Dt 4, 32-34. 39-40 El Señor es el único Dios allá


arriba en el cielo y aquí abajo en la tierra; no hay otro.
Salmo: Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad.
2ª Lectura: Rom 8, 14-17 Habéis recibido un espíritu de hijos
de adopción, en el que clamamos: «¡Abba!».
Evangelio: Mt 28, 16-20 Bautizándolos en el nombre del
Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

San Juan Grande 03 junio 2021

1ª Lectura: Col 3, 15b-17 Ante todo tened caridad, que es el


vínculo de la perfección.
Salmo: Dichoso quien teme al Señor.
Evangelio: Mc 8, 1-9 Me da lástima de esta gente.

Corpus Christi 06 junio 2021

1ª Lectura: Éx 24, 3-8 Esta es la sangre de la alianza que el


Señor ha concertado con vosotros.
Salmo: Alzaré la copa de la salvación, invocando el nombre del
Señor.
2ª Lectura: Heb 9, 11-15 La sangre de Cristo podrá purificar
nuestra conciencia.
Evangelio: Mc 14, 12-16. 22-26 Esto es mi cuerpo. Esta es mi
sangre.
Beato Eustaquio Kugler 10 junio 2021

1ª Lectura: Col 3, 12-17 Por encima de todo, el amor, que es el


ceñidor de la unidad consumada.
Salmo: Bendito sea el nombre del Señor por siempre.
Evangelio: Mc 6, 53-56 Cuantos tocaban a Jesús se curaban.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
41
Domingo XI del T. Ordinario 13 junio 2021

1ª lectura: Ez 17, 22-24 Yo exalto al árbol humilde.


Salmo: Es bueno darte gracias, Señor.
2ª lectura: 2 Cor 5, 6-10 En destierro o en patria, nos
esforzamos en agradar al Señor.
Evangelio: Mc 4, 26-34 Es la semilla más pequeña, y se hace
más alta que las demás hortalizas.

Domingo XII del T. Ordinario 20 junio 2021

1ª lectura: Job 38, 1. 8-11 Aquí se romperá la arrogancia de


tus olas.
Salmo: ¡Dad gracias al Señor, porque es eterna su misericordia!
2ª lectura: 2 Cor 5,14-17 Ha comenzado lo nuevo.
Evangelio: Mc 4, 35-40 ¿Quién es este? ¡Hasta el viento y el
mar le obedecen!.

Domingo XIII del T. Ordinario 27 junio 2021

1ª lectura: Sab 1, 13-15; 2, 23-24 Por envidia del diablo entró


la muerte en el mundo.
Salmo: Te ensalzaré, Señor, porque me has librado.
2ª lectura: 2 Cor 8, 7. 9. 13-15 Vuestra abundancia remedia la
carencia de los hermanos pobres.
Evangelio: Mc 5, 21-43 Contigo hablo, niña, levántate.

Citas Bíblicas Final Ciclo A y Ciclo B


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
42
Póster para cada momento del Tiempo Litúrgico (Ciclo B)
Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
43
Póster para cada momento del Tiempo Litúrgico (Ciclo B)
Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
44
Póster para cada momento del Tiempo Litúrgico (Ciclo B)
Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
45
Póster para cada momento del Tiempo Litúrgico (Ciclo B)
Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
46
Para cada Domingo, desde septiembre de 2020 hasta agosto de 2021 tenemos un cartel, es la
Palabra de Dios que nos ilumina para seguir dando pasos y poder iluminar a otros. No se
incluyen los carteles de los tiempos propios de navidad o semana santa, ya que esos se han
trabajado en el momento oportuno del tiempo litúrgico correspondiente, aquí sólo van los de
los domingos, por tanto son 52 carteles.

Puedes ver todo el material en Un cartel para cada Domingo

Anexo: Cada Domingo un Cartel


Pastoral de la Salud Área Personas Mayores
47