Está en la página 1de 4

HABLAMOS DE...

INSTALACIONES PARA EL JUEGO


PRESIMBÓLICO Y SIMBÓLICO

Instalaciones: Búsqueda y descubrimiento,


formas de jugar

puentes que
y relacionarse1

La motivación y esperanza de una

conectan aquí educación diferente generan la crea-


ción de nuevos espacios de interac-

y allá
ción, donde los niños puedan
aprender y ser felices. Se invita a los
docentes, familias y niños a ser
Paola Villaroel, Mariana Mucci, Paloma García González parte de esta propuesta, cuyo eje
central son las instalaciones, pues
permiten que las posibilidades del
juego simbólico se diversifiquen y el
niño sea capaz de inventar argu-
mentos y trayectorias de acción para
dejar fluir su emotividad, creatividad
y conocimiento en un marco de li-
bertad, disfrute y profundo respeto a
la singularidad.

Se concibe al niño como una per-


sona con dinámicas motrices, afecti-
vas, cognitivas y relacionales
propias, que deberían fortalecerse y
atenderse en un contexto incluyente,
diverso, democrático, participativo y
estético. No es posible educar en
ausencia de la conexión con el ser
Paloma García

profundo de cada niño y eso se lo-


gra a través del encuentro con el
otro, de la interacción lúdica, del len-
Con la intención de transformar nuestras escuelas en lugares guaje verbal y no verbal. Aspectos
de encuentro donde la creatividad, la construcción de sen- que, sin duda, se hallan en el juego
tido, la imaginación y los afectos promuevan el desarrollo de simbólico.
los niños y de toda la comunidad educativa, se inicia un pro-
ceso de búsqueda y descubrimiento a través de las instalacio- Desarrollo de la experiencia
nes, recorrido orientado a partir de la lectura y reflexión del La iniciativa se desarrolló en la es-
cuela pública Helena Cortes Be-
libro El juego simbólico.
doya, ubicada al norte de la ciudad
PALABRAS CLAVE: instalaciones, juego simbólico, espacio, valores, diversidad, de Quito (Ecuador), en un contexto
relaciones, objetos, práctica educativa. sociocultural diverso y vulnerable

Aula de Infantil | núm. 77 | pp. 20-23 | septiembre 2014 | 20


HABLAMOS DE...
INSTALACIONES PARA EL JUEGO
PRESIMBÓLICO Y SIMBÓLICO
Juego simbólico | 3 a 6

por la condiciones de migración in- cartones rectangulares de color rojo,


terna, violencia y pobreza. El con- blanco y negro, se utilizaron por la
La docente acompaña el
texto es un aula de 32 niños y niñas atención que genera el contraste de proceso desde una presen-
de 5 años. Debido a la sobrepobla- color y el contorno de las formas: bi- cia silenciosa, dispuesta a
ción escolar, los espacios de juego dimensional (rectángulos) y tridi- apoyar y asombrarse de los
son muy limitados y las actividades mensional (conos). descubrimientos, siempre
se remiten a un aula característica desde una escucha y ob-
de la educación instrumental y rí- Al inicio del juego, los niños y las ni- servación atenta
gida. Además, se observan conduc- ñas se sitúan en círculo como espa-
tas de permanente agresividad, cio de acogimiento al ser un
intolerancia y discriminación. elemento simbólico muy importante,
en especial en nuestra cosmovisión gestos de invención, duda, alegría,
La colaboración de las familias y la andina. En este momento, se men- indiferencia o enojo como parte de
permanente exploración de los re- cionan algunos acuerdos de convi- la construcción de sentidos, indivi-
cursos del medio permitieron la vencia como cuidar el material, duales y colectivos. Al final, llega el
recolecta de material reciclado o fa- compartirlo, respetar a los demás, reposo para el reencuentro con ellos
bricado por artesanos de la comuni- etc. Luego, los niños y las niñas se mismos y volver al círculo que
dad como telas, conos, esponjas, acercan al material y forman espon- aguarda la expresión de sus ideas,
tapas, alfombras, recipientes de ce- táneamente parejas o tríos para ini- emociones y sensaciones de forma
real, cajas, etc. Para cada instala- ciar el juego. La mayoría buscan oral, gestual o gráfica.
ción se vacía el aula, pues no se construir torres y unir objetos hasta
cuenta con una sala de psicomotri- que alcancen el techo del aula y, Un encuentro posible gracias
cidad. Se realizan labores de lim- cuando pierde el equilibrio la torre, a la lluvia (instalaciones
pieza con la colaboración de los la destruyen y la vuelven a construir que van y vienen)2
niños, con la intención de crear un con más entusiasmo todavía, en-
sentido de pertenencia. frentando la construcción y destruc- Colaboramos juntas en el diseño de
ción permanente en la vida. instalaciones e intercambiamos pro-
La disposición del material, desde También se inventan «castillos», ca- yectos, incertidumbres y esperan-
una propuesta estética consciente, sas con mucho equilibrio, y en ese zas. Hemos creado «puentes»,
responde a combinaciones armóni- momento... ¡aparece un vendedor gracias a las nuevas tecnologías,
cas de color y forma que ocupan de helados que ofrece todos los sa- que nos permiten enriquecernos
todo el espacio y pretende provocar bores, en cono grande o pequeño! personal y profesionalmente a tra-
en los niños y las niñas una partici- vés de una estrecha colaboración.
pación activa a través del deseo. En La docente acompaña el proceso Compartimos referencias de artistas
el caso específico de los conos y desde una presencia silenciosa, dis- contemporáneos que trabajan con
puesta a apoyar y asombrarse de instalaciones, nuevas ideas sobre
los descubrimientos, siempre desde posibilidades de objetos y reflexio-
Para cada instalación se una escucha y observación atenta y namos de manera dialógica sobre
vacía el aula, pues no se abierta que posibilita encontrarse nuestra práctica educativa. Paloma,
cuenta con una sala de con el ser de cada niño. Cumple la en esta ocasión, ofrece a Mariana la
psicomotricidad tarea de registrar fotográficamente narración de una instalación inspi-
la experiencia lúdica expresada en rada en un día de lluvia a través de

Aula de Infantil | núm. 77 | septiembre 2014 | 21


HABLAMOS DE...

los sentimientos que conlleva y las


sensaciones compartidas que des-
pierta.

El contexto espacial donde se ubica


esta instalación es un rellano de las
escaleras del centro educativo. Los
Paloma García

objetos elegidos son paraguas trans-


parentes, lana, confeti y katiuskas que
han aportado los niños y las niñas de
5 y 6 años a través de sus familias.
Disponer los materiales colgados en Después, invitamos a los niños y las
Pretendemos sugerir ambientes que el techo permite tener libre el plano niñas a ir al lugar de encuentro. Intu-
fomentan la sensibilidad estética de del suelo y así los niños y las niñas íamos que el momento previo de ob-
los niños y las niñas, donde puedan, pueden acceder, circular y transitar servación provocaría su contención
en un primer momento, tener una por el espacio. Además, la novedad en el deseo de acceder al espacio
mirada atenta para pasar después a de colocar el material de una forma de juego y a los objetos. Y así fue:
manipular y transformar los objetos no habitual suscita su sorpresa e in- lanzar, saltar, amontonar, transvasar,
de la instalación. La propuesta se terés. ocupar el espacio, actuar, vivir, etc.
inspira en la intervención de arte ur- En definitiva: existir.
bano Paraguas flotantes en Águeda Así, consideramos la importancia de
(Portugal), donde una gran cantidad la estética en los espacios de juego «¡Mira, un ángel!», exclamaba un
de quitasoles cubren a modo de te- y aprendizaje, el orden inicial y, a la niño tumbado en el suelo. Respe-
cho toda una calle, proyectando vez, la posibilidad de reordenar los tando la instalación, tiraron de las la-
sombras de intensos colores. elementos a través del juego simbó- nas y comenzó a caer el confeti. El
lico. Para ello, colocamos en la parte asombro ante la belleza invitó al
superior una red y de ella cuelgan resto a realizar la misma acción.
los paraguas en hilera, formando un Después de los juegos de lanza-
rectángulo de 4 x 3 cm. De las vari- miento, persecución, envoltura, etc.,
llas colgamos lanas de diferentes descendió la intensidad de las ac-
colores para sugerir la visión vertical ciones de movimiento y crearon for-
de una «lluvia de colores» (como
comentaron los niños y las niñas). De las varillas de los para-
Se rellenaron los paraguas con con- guas colgamos lanas de di-
feti (objeto asociado a la celebra-
ferentes colores para sugerir
ción), con intención de que invitase
a tirar de la cuerda y cayera sobre la
la visión vertical de una
cabeza. En el plano horizontal se «lluvia de colores» (como
colocaron botas de agua con la idea comentaron los niños), ti-
de que las llenasen, vaciasen o raron de las lanas y cayó
Paloma García

transfirieran el material de un lugar a el confeti


otro.

Aula de Infantil | núm. 77 | septiembre 2014 | 22


HABLAMOS DE...
INSTALACIONES PARA EL JUEGO
PRESIMBÓLICO Y SIMBÓLICO
Juego simbólico | 3 a 6

AUTORAS
mas con los colores del confeti que NOTAS
Paola Villaroel Dávila
se dispersaba sobre toda la superfi- 1. La instalación Búsqueda y descubri- Escuela Fiscal Helena Cortés Bedoya.
cie. Construyeron espacios imagina- miento, formas de jugar y relacionarse Quito (Ecuador)
paolavillarroel8@gmail.com
rios como la selva entre las lanas, ha sido impulsada por Paola Villaroel
Mariana Mucci
laberintos, líneas rectas, espirales, o (Quito, Ecuador).
Escuela 23. Buenos Aires (Argentina)
simularon un camino. Con el confeti 2. La instalación Un encuentro posible mariammucci@hotmail.com

construyeron un gran nido donde gracias a la lluvia (instalaciones que van Paloma García González
y vienen) ha sido impulsada por Paloma CEIP Valdeolea. Mataporquera (Cantabria)
tumbarse, una cueva y una montaña pagargon@yahoo.es
García (Cantabria, España) y Mariana
agrupando todos los papelitos.
Mucci (Buenos Aires, Argentina).

Todos al terminar escondieron en


sus bolsillos un puñado de confeti, HEMOS HABLADO DE:
- Juego simbólico. Este artículo fue solicitado por AULA DE INFANTIL en
para llevarse en su cuer po una - Juego y experimentación. mayo de 2014 y aceptado en julio de 2014 para su
«parte del todo». - Juegos sensoriales. publicación.

Aula de Infantil | núm. 77 | septiembre 2014 | 23