Está en la página 1de 13

Trabajo de consulta segundo corte

Presentado Por
Estiver armando Manrique Sánchez

Bioquímica y nutrición deportiva

Nombre de la Profesor
Rafael Alexander Díaz Calderón

Cúcuta, Norte de Santander, Colombia Junio, 2019


2

Tabla de Contenido

Introducción.....................................................................................................................................3
Tabla Analtica ....................................................................................................................................4
Conclusiones....................................................................................................................................5
Referencias......................................................................................................................................6

2
3

Introducción
En el siguiente trabajo encontraras una consulta

3
4

Contenido
ACTIVIDAD:
En un documento Word se realizará un trabajo de consulta sobre los siguientes temas:
 Minerales que influyen en la síntesis de hemoglobina. Minerales
implicados en la salud ósea.
Los principales minerales en el cuerpo humano son: calcio, fósforo,
potasio, sodio, cloro, azufre, magnesio, manganeso, hierro, yodo, flúor,
zinc, cobalto y selenio. El fósforo se encuentra tan ampliamente en las
plantas, que una carencia de este elemento quizá no se presente en
ninguna dieta. El potasio, el sodio y el cloro se absorben con facilidad y
fisiológicamente son más importantes que el fósforo. Los seres humanos
consumen azufre sobre todo en forma de aminoácidos que contienen
azufre; por lo tanto, cuando hay carencia de azufre, se relaciona con
carencia de proteína. No se considera común la carencia de cobre,
manganeso y magnesio.

Los minerales de mayor importancia en la nutrición humana son: calcio,


hierro, yodo, flúor y zinc, y únicamente éstos se tratan en detalle aquí.
Algunos elementos minerales son necesarios en cantidades muy
pequeñas en las dietas humanas, pero son vitales para fines metabólicos;
se denominan «elementos traza esenciales.

 Minerales con función de antioxidante y/o implicados en la respuesta


inmune.

cobre es un mineral implicado en la respuesta inmune innata, pero resulta complejo


calcular la concentración orgánica de este mineral y la relación dosis-inmunidad. los
alimentos más ricos en cobre son las legumbres, los cereales integrales, el cacao, las
nueces, las pasas, las ciruelas pasas, el sésamo, los pistachos…

selenio tiene funciones antioxidantes y contribuye a la función inmunitaria, pero en


exceso puede tener un efecto pro-inflamatorio, por lo que en caso de suplementación
se debe modular correctamente la dosificación. el selenio lo encontramos de forma
natural en las nueces de Brasil, los cereales integrales, mariscos y pescados.

hierro participa en la producción de linfocitos t y forma parte de enzimas antioxidantes,


pero también genera especies reactivas de oxígeno que participan en la oxidación. por
ello, también es esencial ajustar la cantidad utilizada en suplementos. los alimentos
más ricos en hierro son los moluscos bivalvos como berberechos, almejas y mejillones,
carnes y vegetales como la soja y otras legumbres, frutos secos, sésamo… aunque la
forma química en vegetales es menos biodisponible.

4
5

zinc este mineral tiene una función inmunomoduladora, se ha utilizado a nivel


pediátrico en infecciones respiratorias y para la recuperación del sistema inmune en
casos de desnutrición. lo encontramos en piñones, sésamo, pipas de girasol, germen
de trigo, queso, carnes, legumbres

 Dietas en deportes de resistencia; Dietas en deportes de fuerza y/o


potencia. Ajuste de la dieta a la temporada deportiva.

Dietas en deportes de resistencia: La dieta de un atleta de resistencia debe estar


basada en una alimentación que consiga aportar la energía necesaria para rendir al
más alto nivel y disfrutar de los mejores resultados durante el entrenamiento.

No hay que olvidar que una adecuada alimentación es capaz de mejorar la


recuperación durante los diferentes entrenamientos, preparar nuestro cuerpo y
mantenerlo en las condiciones físicas ideales y reducir los posibles riesgos de sufrir
cualquier tipo de lesión, por lo que es fundamental prestarle la atención necesaria.

El menú para deportistas de resistencia debe repartir correctamente el consumo de


alimentos durante el día, para así tener tiempo suficiente para realizar una correcta
digestión previa al entrenamiento, especialmente durante los días previos a la
competición.

Es fundamental beber la cantidad necesaria de agua a lo largo del día, evitar la ingesta
de grasas, aceites y fritos y reducir la cantidad de alimentos con alto contenido de fibra.
Conscientes de todo esto, aquí os dejamos un menú altamente recomendable para
este tipo de deportistas de resistencia.

Desayuno
El desayuno es la comida más importante ya que te permite empezar el día
correctamente o en cambio comenzar ya con el pie izquierdo. Lo primero que debes
hacer al levantarte de la cama es tomarte dos vasos de agua en ayunas.

Respecto a la alimentación, puedes variar entre los diferentes alimentos que te


dejamos a continuación:

 Una taza de cereales integrales con leche desnatada.

 Dos rebanadas de pan integral con huevo y 30 gramos de queso fresco o atún.

 Un tomate trinchado.

 Una pieza de fruta fresca o un vaso de zumo de naranja natural.

 Un vaso de té o un café descafeinado.

En caso de mezclar con leche, importante que sea desnatada.


5
6

Almuerzo
Es importante comer a mitad de mañana para acelerar nuestro metabolismo y que
nunca deje de funcionar: - Dos rebanadas de pan integral. - Un plátano. - Un yogur
desnatado. - Agua mineral.

Comida
Previamente a la hora de la comida debemos intentar beber altas cantidades de agua,
además de llevar una dieta que incluya los siguientes alimentos:

 Ensalada de vegetales verdes.

 Un plato de verduras (judías verdes, menestra, acelgas, etc.)

 Una ración con una fuerte carga de hidratos de carbono (pasta, pan, arroz,
patatas, etc.)

 Unos 90-120 gramos de carne roja o 180-240 gramos de pescado.

 Una pieza de fruta fresca.

 Un yogurt desnatado.

Merienda
Los alimentos que se consumen a la hora de la merienda son similares a los que
debemos tomar durante el desayuno: - Dos rebanadas de pan integral, pudiendo
completarlas con mermelada o miel. - Un plátano. - Yogur desnatado. - Agua mineral.

Cena
La cena debe ser ligera, pero también debe aportarnos la cantidad de energía
necesaria que hemos perdido con nuestro entrenamiento. Es fundamental cenar como
mínimo dos horas antes de acostarnos para que podamos realizar una correcta
digestión, además de reducir en la medida de lo posible la ingesta de hidratos de
carbono.

Cuantos más colores tenga la cena, mucho mejor.

 Plato de verduras o ensalada, que variará en función de lo que hayamos tomado


durante la comida.

 Pechuga de pollo asada con un tomate natural trinchado.

 Sándwich de pan integral con pollo, jamón cocido bajo en grasa, atún, queso o
dos huevos cocidos.

 Fruta fresca.

 Una taza de té o de café descafeinado si se desea a modo de postre.

6
7

Dietas en deportes de fuerza y/o potencia: Las dietas ricas en proteínas por sí
solas no aumentan la masa muscular. Ésta se consigue gracias al entrenamiento
y a una dieta equilibrada. Los deportes de fuerza son aquellos que emplean más
del 50% de la capacidad de fuerza de un individuo, entendiendo como fuerza la
máxima tensión que es capaz de producir un músculo o grupos musculares
cuando se contrae. Dentro de estos deportes encontramos por ejemplo la
halterofilia, el lanzamiento de pesos (disco, martillo, etc.) y el culturismo. No
obstante, la fuerza es un integrante muy importante en cualquier modalidad
deportiva, ya que influye en la ejecución de la técnica, en la velocidad a la que
se realiza un movimiento y en el incremento de la resistencia.

La dieta más adecuada: no sólo proteínas


Para lograr el máximo rendimiento físico, es conveniente que la dieta sea variada y
equilibrada, y que se ajuste en términos de cantidad y calidad a las necesidades de
cada deportista.
El interés que muestran los deportistas de fuerza en aumentar su masa muscular les
conduce frecuentemente y de manera errónea a consumir dietas con una elevada
cantidad de proteínas, creyendo que así van a conseguir el efecto Popeye. Es cierto
que los culturistas por ejemplo, o los levantadores de pesos, necesitan más proteínas
que una persona sedentaria, pero éstas se pueden obtener fácilmente a partir de la
alimentación diaria si se cubren las necesidades de energía.

Las dietas ricas en proteínas por sí solas no aumentan la masa muscular, sino que ésta
se consigue gracias al entrenamiento y a una dieta equilibrada. Además, los estudios
realizados señalan que, en el desarrollo de la musculatura, los hidratos de carbono son
tan importantes como las proteínas, ya que provocan un aumento de la insulina en la
sangre, la hormona anabolizante por excelencia del organismo. Por lo tanto, para
conseguir un aumento del tamaño muscular, resulta interesante para estas personas
combinar alimentos hidrocarbonados (pan, pasta, patatas, arroz, legumbres, frutas y
verduras) con otros proteicos (carnes, pescados, huevos, leche y derivados). Si se
toman combinados antes o durante el ejercicio ayudan a la formación del músculo, y si
se ingieren después del entrenamiento se favorece la recuperación del glucógeno y se
evita la pérdida de proteínas.
Así mismo, la hidratación es fundamental para que el rendimiento sea óptimo, por lo
que se recomienda ingerir una cantidad suficiente de líquidos antes, durante y después
de la práctica deportiva. Es un error beber sólo cuando se tiene sed, ya que para
entonces el organismo ha comenzado a deshidratarse.

¿Cuántas proteínas necesito?


Una dieta que aporte el 15% de sus calorías en forma de proteínas es la más
adecuada. Normalmente en los deportes de fuerza se aconseja una cantidad de
proteínas de entre 1.5-1.7 g por kilo de peso y día (por ejemplo, una persona que pese
75 Kg necesitaría tomar unos 120 g de proteínas). Los alimentos proteicos que se
incluyen en la alimentación diaria son suficientes para cubrir estas necesidades, por
ejemplo:

7
8

Ejemplo de dieta para un deportista de fuerza


Desayuno: 200 ml de leche semidesnatada con 40 g de cereales de desayuno, 60 g de
pan con 15 g de margarina y 25 g de mermelada y 200 mL de zumo de naranja.
Almuerzo: 60 g de pan con 30 g de jamón serrano y 150 g de manzana.
Comida: 70 g de garbanzos (en crudo) con verduras, 125 g de filete de ternera con 125
g de patata, 125 g de yogur desnatado, 150 g de pera y 60 g de pan.
Merienda: 150 g de arroz con leche con 15 g de nueces y 15 g de avellanas.
Cena: Puré de puerro, zanahoria y 150 g de patata, 125 g de merluza en salsa verde
con 100 g de guisantes, 150 g de melocotón en almíbar y 60 g de pan.
Aceite de consumo comida y cena: 50 ml.

Valor calórico y macronutrientes del ejemplo de menú:


Valor energético total (VET): 3077 calorías.
Proteínas: 130 g (16% sobre VET)
Grasas: 108 g (32% sobre VET).
Hidratos de carbono: 418 g (52% sobre VET).

 Aptitud o condición biológica

 Componentes de valoración de la condición biológica

Pruebas de Valoración de la Condición Física. Son las pruebas que


realizamos con la finalidad de medir y valorar las diferentes
cualidades físicas básicas, en sus diferentes facetas. La medición
y valoración de estas cualidades, nos informa del estado actual del deportista

 Características de las pruebas de valoración: validez y fiabilidad

8
9

La fiabilidad se concibe como la consistencia o estabilidad de las medidas cuando el


proceso de medición se repite. Por ejemplo, si las lecturas del peso de una cesta de
manzanas varían mucho en sucesivas mediciones efectuadas en las mismas condiciones,
se considerará que las medidas son inestables, inconsistentes y poco fiables. La carencia
de precisión podría tener consecuencias indeseables en el coste de ese producto en una
ocasión determinada. De esta concepción se sigue que de la variabilidad de las
puntuaciones obtenidas en repeticiones de la medición puede obtenerse un indicador
de la fiabilidad, consistencia o precisión de las medidas. Si la variabilidad de las medidas
del objeto es grande, se considerará que los valores son imprecisos y, en consecuencia,
poco fiables. De manera semejante, si una persona contestase a un test repetidamente
en las mismas condiciones, de la variabilidad de las puntuaciones podría obtenerse un
indicador de su grado de fiabilidad.

El estudio de la fiabilidad parte de la idea de que la puntuación observada en una


prueba es un valor concreto de una variable aleatoria consistente en todas las posibles
puntuaciones que podrían haber sido obtenidas por una persona en repeticiones del
proceso de medida en condiciones semejantes (Haertel, 2006). Obviamente, no es
posible repetir la medición un número muy grande de veces a los mismos participantes.
Por tanto, la distribución de las puntuaciones es hipotética y sus propiedades deben ser
estimadas indirectamente

La validación es un proceso de acumulación de pruebas para apoyar la interpretación y


el uso de las puntuaciones. Por tanto, el objeto de la validación no es el test, sino la
interpretación de sus puntuaciones en relación con un objetivo o uso concreto. El
proceso de validación se concibe como un argumento que parte de una definición
explícita de las interpretaciones que se proponen, de su fundamentación teórica, de las
predicciones derivadas y de los datos que justificarían científicamente su pertinencia.
Dado que las predicciones suelen ser múltiples, una única prueba no puede sustentar un
juicio favorable sobre la validez de las interpretaciones propuestas. Son necesarias
pruebas múltiples y convergentes obtenidas en diferentes estudios. Por ello, se
considera que la validación es un proceso dinámico y abierto. Obviamente, los usos y las
interpretaciones relacionadas pueden ser muy variados. Por ello, las fuentes de
validación son múltiples y su importancia varía en función de los objetivos. Los
Standards for educational and psychological testing (AERA, APA y NCME, 1999) se
refieren a las más importantes: el contenido del test, los procesos de respuesta, la
estructura interna de la prueba, las relaciones con otras variables y las consecuencias
derivadas del uso para el que se proponen. Antes de resumir estos enfoques
metodológicos, hemos de puntualizar que reflejan distintas facetas de la validez que las
engloba como un único concepto integrador. Por tanto, no es riguroso utilizar términos,
como validez predictiva, validez de contenido, factorial, etc., que inducirían a considerar
distintos tipos de validez.

 baterías de pruebas. batería eurofit: la batería eurofit, basada en el principio de deporte para
todos del consejo de Europa tiene como objetivo motivar a los niños para que participen en las
actividades deportivas realizadas en el área de educación física y el fin prioritario es el
de evaluar la condición física del alumno/a. en el presente artículo, nos centraremos en describir

9
10

cada una de las pruebas de esta batería. dicha batería eurofit se emplea a más de 50.000
escolares europeos, suponen poco coste y son fáciles de realizar.

el test de batería eurofit surge como fruto de muchos años de investigación coordinada a nivel europeo,
en el campo de la evaluación de la aptitud física de los niños. la investigación se ha centrado no sólo en
hallar los test de fácil aplicación en las escuelas, que mejor indiquen la aptitud física de nuestros
alumnos/as (1).

eurofit representa una batería práctica, basada en una serie de test relevantes y experimentados, con


una relación precio-eficacia excelente. nos permite conocer el estado inmediato de la aptitud física de
nuestros alumnos, así como sus cambios y tendencias.

10
11

 Valoración de la condición biológica en niños

 Valoración de la condición biológica en personas mayores

11
12

Conclusiones

12
13

Referencias
http://www.fao.org/3/w0073s/w0073s0e.htm

http://www.upm.es/sfs/INEF/Estudiantes/Estudios/PLAN%2096/PDF_licenciatura/0528.pdf

https://mundoentrenamiento.com/bateria-eurofit/

http://www.papelesdelpsicologo.es/pdf/1797.pdf

13

También podría gustarte