Está en la página 1de 8

Afirmar que existe un concepto exacto sobre cultura es erróneo, pues así como

mucho dicen “son un pueblo con una cultura muy rica”, el término cultura se
encuentra enriquecido por muchos elementos que la definen y a su vez esta
detalla a una nación, continente o región.

Edward Tylor, considerado uno de los principales antropólogos creadores de la


teoría del evolucionismo cultural, defiende que la cultura “es un todo complejo que
incluye los conocimientos, las creencias, el arte, la moral, el derecho, las
costumbres y todas las otras capacidades y hábitos adquiridos por el hombre
como miembro de la sociedad”

Por otra parte Franz Boas opina que la cultura “incluye todas las manifestaciones
de los hábitos sociales en una comunidad, las reacciones del individuo en la
medida en que se ven afectadas por las costumbres del grupo en que vive y los
productos de las actividades humanas en la medida en que se ven determinadas
por dichas costumbres

De estos dos autores es importante rescatar la igualdad que existe al tomar en


cuenta las creencias como un factor determinante para el desarrollo de las
culturas. Dicho término hace referencia a las diferentes religiones que sigue una
nación, la cual prescribe gran parte de las conductas, costumbres y
comportamientos que realiza la sociedad.

El sociólogo Émile Durkheim, desde su perspectiva funcionalista, entiende la


religión como conciencia que la sociedad tiene de sí misma como entidad
irreductible. Este defendía que “no hay y no puede haber habido una sociedad sin
religión. Los diferentes sistemas simbólicos de la religión cumplen la función social
de dar sentido a la existencia individual y colectiva del ser humano, y de reforzar
el sentimiento de solidaridad y cohesión social”

Desde una perspectiva cristiana, el hombre está compuesto por tres elementos
que se complementan y necesitan el uno al otro para el desarrollo integral del
mismo. Estos elementos son el cuerpo, el alma y el espíritu.
Esta doctrina defiende que en el origen, el hombre fue creado perfecto y libre para
dominar la tierra y hacerla crecer a medida que obedecía las directrices del
Creador Supremo, Dios, quien habitaba con ellos mostrándoles como cumplir con
el propósito con el que fueron creados. Al entrar el pecado en el mundo y el
hombre comer del fruto prohibido, se produce una separación del creador con su
creación y es entonces cuando nace en el hombre esa necesidad espiritual.

El hombre está buscando constantemente recibir la dirección de un Ser Superior


que indique la forma correcta de vivir y es este el origen y sustento de las
religiones.

La religión es el aspecto más importante de una cultura, porque lo cree o no el ser


humano es lo que define su comportamiento ante la sociedad, es decir, su forma
de actuar ante una situación determinada; la manera en la criará a sus hijos, el
impacto que dará a quienes le rodean e incluso la capacidad de influencia y
cambio que pueda tener en algún lugar.

Este elemento fundamental de la cultura, en su mayoría, transmite valores


históricos que rigen la toma de decisiones de las personas y que sin duda afirma
principios que se transmiten por generaciones, formando así la cultura.

A medida que una religión va menguando en una zona y es sustituida por otros
ideales, se ven cambios culturales que redefinen las creencias y formas de actuar
de dicho lugar. Estos cambios no son nada sencillos de efectuar pues amerita una
gran cantidad de años consolidad un ideal en una nación. Muchos de estos
cambios culturales, se dan por un hecho histórico importante o el desarrollo de
algún movimiento con ideales que revolucionen o impacten a la sociedad.

Un ejemplo de esto en la cultura occidental, entendiendo a occidente como lo


relativo a los países ubicados en la zona oeste del mundo, fue el cambio que
ocurrió de la edad media a la moderna. En la edad media la cultura se encontraba
fundamentada en la fe hacia Dios, ideal que cambia al aparecer la ilustración y la
razón pasa a ser la base la edad moderna. A pesar de que ya no es la religión la
que predomina en occidente, el hombre sigue en la búsqueda de una guía para
vivir, algunos encuentran estas en la ciencia.

Sin embargo, en el oriente del mundo, el misticismo y las religiones nunca han
dejado de ser el pilar de la sociedad, es de hecho la fe la que los mueve a vivir de
una forma específica, bastante diferente de la implementada en el occidente del
mundo.

Hay que destacar que las primeras civilizaciones se manifestaron en el Medio


Oriente hace aproximadamente 12.000 años. Mesopotamia y Egipto son algunas
de las que se pueden mencionar, dos gigantes de los cuales luego surgen grandes
imperios como por ejemplo el Imperio Romano.

Según el Dr. Imail Yildiz, los conceptos de Oriente y Occidente surgen en la Grecia
Antigua, cuando el mundo estaba dividido entre los pueblos griegos y los
bárbaros. Esta división se transformó en una definición geográfica según los
territorios ubicados en la zona occidental (Grecia, las islas del Mar Egeo), en
contraste al este-oriente (Parte de Asía Menor, Siria, Fenicia, Israel, Egipto, Irak,
Persia, y más allá).

Inicialmente ambos puntos estaban fundados en el politeísmo. Sin embargo con la


aparición de Jesús de Nazaret, quien cambia la perspectiva del tiempo y se
establece un antes y un después de Él, tanto occidente como oriente medio pasan
a ser monoteístas.

Yildiz afirma que “La mentalidad oriental del cristianismo fue adoptada y
“adaptada” por occidente. Cristo destronó a Zeus y Júpiter. Europa vivió durante la
Edad Media bajo dominio del cristianismo.

A pesar de ser oriente la casa de todos los sucesos de Jesús, actualmente no se


le reconoce como el Hijo de Dios como se hace en occidente, sino que para el
90% de los pertenecientes a Oriente Medio, Jesús es un profeta más. La razón de
esto es el surgimiento del Islam en esta región del mundo.
Con el nacimiento del Islam, occidente es percibido como “un bloque geopolítico,
geoeconómico y geomonetario representado por 8 países, es decir los países más
ricos que se reúnen regularmente para expresar su voluntad geoestratégica de
desarrollar los principios políticos y económicos que dan fundamento a su
democracia liberal y al libre cambio” Arkoun (1996)

Por otra parte desde la perspectiva occidental, El Islam es considerado una


amenaza, y esto ha reincidido aún más en los últimos 20 años a causa de
múltiples atentados que ha recibido occidente por parte de grupos terroristas
Islámicos.

El Islam es una religión que monoteísta que cree en Dios, para los musulmanes
Alá, y basan sus prácticas en el Corán.

El Islam se origina bajo los ideales de Mahoma, un mercader que aseguró recibir
una revelación de Alá por medio del Arcángel Gabriel, con la cual escribió el Corán
que es un texto parecido a lo que es La Biblia para los cristianos.

Según Manuel Ruíz Figueroa, en su libro El Islam y Occidente desde América


Latina “existen muchos tipos de Islam porque la realidad musulmana se compone
de realidades altamente fragmentarias”, sin embargo esta religión posee aspectos
básicos que deben cumplir por ley. La profesión de la fe, la oración, el ayuno, la
limosna y la peregrinación a la Meca.

Hay dos tipos de Islamismo, el Islam Chiita y el Sunita. La división se remonta al


año 632 y la muerte del profeta Mahoma, que derivó en una pugna por el derecho
a liderar a los musulmanes que, en cierta forma, continua hasta el día de hoy. El
primero solo abarca el 10% de los musulmanes y son todos aquellos que luego de
la muerte de Mahoma apoyaron que el califa sucesor debía ser familiar del mismo,
su doctrina está basada solo en el Corán y en la Torá.

Los Sunitas por su parte, representan el 90% de los musulmanes y defendieron la


elección del califato por cantidad de votos. Su doctrina está basada en el Corán y
en el Sunna, el libro que relata los hechos de Mahoma. Este tipo de Islam tiene
como centro a Alá, pero filtran todos sus actos por lo dicho por Mahoma.
Como se mencionó al inicio de este texto, la religión es el elemento base que
determina la cultura de una nación o región, pues el mismo contiene historia y les
proporciona identidad a sus habitantes.

El primero de los temas que ha causado conmoción entre Occidente y el Medio


Oriente o el Islam, es la práctica que posee el último del Yihad.

El Yihad es una práctica interpretada por Occidente como la “Guerra Santa”,


relacionada con el decreto religioso de guerra y el llamado del Corán para
extender por todo el planeta la ley de Alá e imponer una sociedad musulmana
mundial, sin embargo, los musulmanes aseguran que no hay tal guerra sino que al
contrario el Yihad demanda de ellos una mayor entrega y el compromiso de ser
cada día mejores y de hacer que la ley de Alá reine en la tierra de forma pacífica.

Este es un ejemplo claro de los distintos tipos de Islam que existen, pues mientras
unos defienden la paz, otros han tomado este mandato del Corán para cometer
actos de terrorismo en a los de occidente o a los infieles, como son llamados por
musulmanes radicales, los cuales sienten la seguridad de que dichos actos serán
recompensados por Alá y garantiza la expansión del Islam por el mundo.

Robert Spenser en una entrevista que dio para un documental en el año 2014,
explicó la amplia influencia de Mahoma en la vida de los musulmanes sunitas
“Otro ejemplo, incluso más escalofriante, de la dañina influencia que el ejemplo de
Mahoma ejerce sobre el mundo islámico, se mostró recientemente en un dirigente
egipcio de un partido Islámico radical, que recientemente escribió que no podía
creer que las decapitaciones en Irak causasen protestas entre los musulmanes
¿Acaso ignoraban que el propio profeta Mahoma decapitó personalmente entre
600 y 900 hombres, miembros de la tribu Quarayba, en Arabia, después de
haberlos derrotado? ¿No se daban cuenta de que si el profeta lo hizo entonces
esta es la forma correcta de actuar? Y así los Muyahidines en Irak, están
decapitando gente, se limitan a seguir el ejemplo del profeta”

Este tipo de pensamiento y actos como los del 11 de septiembre son los que han
llevado a Occidente a considerar al Medio Oriente como un enemigo.
Manuel Cruz, escritor del diario Análisis Digital afirma que “esta guerra seguirá
hasta que no haya un punto de encuentro teológico entre la Biblia y el Corán. Una
tarea que, hoy por hoy, a pesar de los esfuerzos del Vaticano y las esperanzas
suscitadas por la llamada “primavera árabe” parece una misión imposible. Mucho
tiene que evolucionar la enseñanza del Islam a las futuras generaciones para que
se transforme en una religión que abrace al cristiano como su hermano y llegue a
respetar, incluso, al laicista. O el Islam, -como ya ha hecho el cristianismo- deja de
imponerse y se propone en un marco de libertad, o estaremos condenados a una
guerra eterna. Y mientras, en Occidente, no nos quedará otro remedio que
reforzar las medidas de seguridad y vivir en una vigilia permanente que retardará
la recuperación económica”

Otro de temas de gran controversia entre Oriente y Occidente, es el trato a la


mujer musulmana y su papel que cumple en el matrimonio. Se debe rescatar en
este punto, que todo lo que le impone a la mujer también está dictado por Alá a
través de Mahoma al escribir el Corán.

La mujer musulmana sufre de un estricto sometimiento hacia el hombre en esta


religión. El Corán establece cuatro principios básicos para las mujeres:

“Los hombres tienen preeminencia sobre las mujeres“

“Los hombres están por encima de las mujeres”

“Las mujeres piadosas son sumisas a las disposiciones de Dios; son reservadas
en ausencia de sus maridos en los que Dios mandó ser reservado. A aquellas de
quienes temáis la desobediencia, amonestadlas, mantenedlas separadas en sus
habitaciones, golpeadlas. Si os obedecen, no busquéis procedimiento para
maltratarlas.”

“Di a las creyentes que bajen sus ojos, oculten sus partes y no muestren sus
adornos más que en lo que se ve. ¡Cubran su seno con el velo! No muestren sus
adornos más que a sus esposos, a sus hijos o a los hijos de sus esposos, a sus
hermanos o a los hijos de sus hermanos, o a los hijos de sus hermanas o a sus
mujeres, o a los esclavos que posean, o a los varones, de entre los hombres, que
carezcan de instinto, o a las criaturas que desconocen las vergüenzas de las
mujeres; éstas no meneen sus pies de manera que enseñen lo que, entre sus
adornos ocultan.”

En cuanto al matrimonio, la unión más importante de la religión, se le considera un


contrato que se lleva a cabo para unir dos intereses.

Se le está permitido al hombre tener hasta cuatro esposas, siempre y cuando


pueda mantenerlas a todas de forma igualitaria. También se le permite al hombre
contraer matrimonio con mujeres que no sean estrictamente de la religión, estos
matrimonios generalmente no perduran y la mujer al no ser musulmana puede
divorciarse y casarse de nuevo por la iglesia. A la mujer sin embargo, no se le
permite tener más de un marido ni contraer matrimonio con un hombre que no sea
musulmán ya que luego de casarse debe por ley queda sujeta a él y a sus
ordenanzas.

En general una mujer casada no debe trabajar, sino que debe quedarse en casa
cuidando de sus hijos, pues si a alguno de ellos le sucede algo la culpa recae
automáticamente sobre la mujer y esta es castigada. Una falla moral en los hijos le
puede implicar un fuerte castigo a la esposa pues es su deber velar que aprendan
y cumplan a pie de la letra todas las leyes descritas por Mahoma.

Aunque para Occidente esto es visto como violación a los derechos humanos y
represión femenina, en Oriente las mujeres se sienten felices de cumplir con los
reglamentos establecidos ya que es su forma de honrar a Alá y a Mahoma. Un
ejemplo de esto es Dawah Salafiyyah una Bloguera musulmana que da consejos a
sobre cómo llevar una familia islámica

“Paciencia cuando el marido se case de nuevo. En primer lugar, nos entristece


mucho aquello que hacen tantas mujeres cuando sus maridos se casan de nuevo.
Ellas hacen muchas cosas que no se requiere de ellas ya sea chillar, apartarse del
marido, odiarle, solicitan el divorcio del marido, que divorcie a la nueva (esposa) o
cosas semejantes. Lo apropiado es que ella haga este asunto lo más sencillo
posible y esté tranquila porque esto ya ocurrió con el mismo Profeta, la paz y las
bendiciones sean con él, con los creyentes virtuosos de entre los compañeros del
Profeta y los seguidores de los compañeros del Profeta hasta nuestros días. Y
dado que Allah ha permitido que el hombre se case de nuevo con hasta cuatro
mujeres entonces Él es el más Conocedor, Sabio y Misericordioso. Así pues, las
mujeres deben esforzarse por hacer de esto un asunto fácil para ella misma y ser
paciente en las dificultades que se le presenten y no reclamar nada de su marido”

Sin embargo también le recuerda a los esposos sus deberes para con las mujeres,
como por ejemplo la complacencia material que deben tener con ellas y les
aconseja contraer matrimonio solo con mujeres de la religión.

No cabe duda de que las diferencias entre Oriente y Occidente son muy amplias
pues son dos culturas con fundamentos muy distintos, una más racional y otra
más dogmática, sin embargo juzgar a una u otra como errónea sería exactamente
cometer un error pues no se puede señalar una cultura sin antes haber estado
inmerso en ella, pues solo se juzgaría a la misma de forma parcial. Lo que si
podemos concluir es que aunque en el mundo actual se observen dos culturas tan
fuertes y predominantes, no se puede asegurar que en el futuro prevalezcan en la
misma condición pues pueden ocurrir hechos o despertarse ideas que con el
pasar de los años transformen la cultura.