Está en la página 1de 13

ISSN 0120-8446 B O G O T Á (Colombi

II ENCUENTRO NACIONAL
DE INSTITUCIONES
DE FORMACIÓN
DE DOCENTES
EN PREESCOLAR

BOGOTÁ, OCTUBRE 1987

MEMORIAS
EL NIÑO INDÍGENA Y LA
EDUCACIÓN: CONTINUIDADES
Y DISCONTINUIDADES
CULTURALES

Javier Sáenz Obregón*

Muchas de las reflexiones presen- conceptualizaciones sobre la realidad


tadas en este trabajo son fruto de la del niño en general ha sido la visión
labor de investigación realizada en la parcial o "compartimentalizada" que
Asociación de Trabajo Interdiscipli- se ha tenido de este tema a partir de
nario (ATI), con la Antropología Ro- las distintas disciplinas humanistas,
sa Emilia Salamanca y maestros de la que se han convertido en "microcul-
comunidad indígena Arhuaca de la t u r a s " que poco se comunican, y
Sierra Nevada de Santa Marta. No cuando lo hacen se manifiesta el con-
obstante, las ideas aquí expuestas flicto y la incomprensión típica del
son de responsabilidad exclusiva del contacto intercultural; hablan distin-
autor. tos lenguajes, en gran medida han
desarrollado cosmovisiones excluyen-
tes, y cuando, casi por azar, entran
1. Introducción en contacto, se comportan con una
actitud agresivamente "etnocéntrica"
A pesar de las coincidencias que se que impide un diálogo fructífero.
presentan en la educación informal
de los grupos tradicionales, debido a
Es de gran urgencia lograr un len-
su diversidad sería arriesgado hacer
guaje común entre estas disciplinas,
generalizaciones acerca de las comu-
superar la "racionalidad restringida"
nidades indígenas en Colombia. Rea-
que las caracteriza, así como su recha-
lizaré, por lo tanto, una descripción
zo a las propuestas interdisciplinarias,
general de estos grupos y posterior-
cuando, como ya algunos lo han se-
mente me referiré al contexto y al
ñalado, es precisamente este campo
proceso de educación informal del
interdisciplinario el que representa
niño de la comunidad Arhuaca de la
los grandes desafíos de investigación
Sierra Nevada de Santa Marta.
en nuestro tiempo y de donde han
provenido muchos de los aportes más
Pero se hace necesaria una refle-
valiosos a esta temática.
xión inicial. A mi parecer, quizá la
principal debilidad de los estudios y
En esta presentación intentaré dar
Asociación de Trabajo Interdisciplina- una visión interdisciplinaria del niño
rio. Foro Nacional por Colombia. indígena, basándome principalmente

EDUCACIÓN HOY, Año XVII, octubre-diciembre 1987, No. 99 65


en el diálogo entre Psicología y An- de su lengua original, hasta grupos
tropología, establecido durante el que en gran medida han logrado pre-
transcurso de mi participación en un servar su identidad cultural.
programa de educación indígena de-
sarrollado por la Asociación de Tra- El significado e importancia de los
bajo Interdisciplinario con la comu- • grupos indígenas del país es mucho
nidad Arhuaca de la Sierra Nevada de mayor de lo que podría indicar su
Santa Marta presencia numérica en el concierto
nacional. Muchos de ellos han mante-
nido un rico y complejo sistema cul-
2. Las comunidades indígenas tural, filosófico y religioso; unas es-
colombianas trategias envidiables de adaptación a
su medio ambiente a través de técni-
La población indígena colombiana cas agrícolas y poblacionales, que
llega aproximadamente a los 700.000 junto con un profundo conocimiento
habitantes: se trata de una serie de de la naturaleza buscan la preserva-
grupos étnicos dispersos en casi todas ción del equilibrio ecológico. Tam-
las regiones del país y con presencia bién han desarrollado formas organi-
en virtual mente todos los departa- zativas jurídicas, económicas y polí-
mentos. Al contrario de lo que co- ticas que permiten una regulación
múnmente se piensa, no representa social tendiente al bienestar común,
una población homogénea, sino de un conocimiento botánico y prácti-
una gran diversidad, con el mayor cas medicinales ligadas a una concep-
número de grupos lingüísticos dife- ción integral de la salud que tienen
renciados de cualquier país latino- mucho que aportarle a la medicina
americano, y algunos estudiosos se- occidental, y unas formas propias de
ñalan la existencia de hasta 77 gru- educación infantil y socialización en
pos étnicos. función de normas éticas y sociales
de un altísimo valor y una gran cohe-
rencia.
Existen grandes diferencias entre
los grupos indígenas en cuanto a su
contexto geográfico, así como en su En este sentido más que culturas
población. Algunos han sido diezma- "atrasadas" o "primitivas" que re-
dos de tal forma que en la actualidad quieren de la " a y u d a " de nuestra
quedan sólo algunas familias. Otros, "gran civilización occidental", más
como los paeces del Cauca y los Wa- bien representan una especie de espe-
yú de la Guajira, tienen poblaciones jo en que vemos reflejada la triste
que sobrepasan los 100.000. Estos situación de nuestra sociedad contem-
grupos también se diferencian por poránea y la violenta y demente rea-
sus actividades económicas principa- lidad del país.
les, organización social, sus relacio-
nes con la sociedad dominante y su También es reconocido el aporte
cultura y lengua. En el aspecto cultu- de las organizaciones indígenas co-
ral y lingüístico se presenta desde lombianas al desarrollo de una ideo-
una aculturación casi total y pérdida logía y un proyecto político propio
de las normas y valores culturales y de los grupos indígenas a nivel lati-

66 EDUCACIÓN HOY, Año XVII, octubre-diciembre 1987, No. 99


noamericano, así como su protago- sino que también ha resultado en un
nismo político nacional. Es a q u í , deterioro ecológico progresivo que
tanto como en una serie de elemen- se manifiesta en un retroceso consi-
tos comunes a las distintas culturas derable de los glaciares de los picos
indígenas, de donde ha surgido una nevados (se calcula que ha habido
"unidad dentro de la diversidad". un retroceso de 800 metros en los
Unidad ésta que se manifiesta prin- últimos treinta años (INDERENA:
cipalmente en una de las pocas orga- 1984), de transformaciones climáti-
nizaciones populares representativas cas y de procesos de deforestación
a nivel nacional: la Organización Na- y erosión; en especial en la vertien-
cional Indígena de Colombia (ONIC: te sur donde están ubicados los
1982). Arhuacos.

En la actualidad, los conflictos


políticos, el desconocimiento de
3. La Sierra Nevada de Santa Marta su realidad cultural, así como la des-
coordinación y los intereses burocrá-
La comunidad indígena Arhuaca o ticos y personales de las instituciones
Iku, ubicada en la vertiente sur, jun- oficiales que actúan en la región, y el
to con los Kogui o Kaggama y los desarrollo de los cultivos de coca
Sanká, Malayos o Arzarios, constitu- por parte de colonos y narcotrafi-
yen los tres grupos indígenas sobre- cantes para la extracción de cocaína
vivientes en la Sierra Nevada. con fines comerciales representan un
nuevo peligro para la supervivencia
Para estas comunidades, el proceso tanto física como cultural de estos
de desalojo de sus territorios tradi- grupos. Con el agravante, en este úl-
cionales iniciado en la Conquista se timo factor, de que la coca para los
vio intensificado de forma dramática grupos de la Sierra Nevada tiene un
durante este siglo. Inicialmente con profundo significado cultural y reli-
el auge latifundista de los cultivos de gioso.
café y las plantaciones bananeras en
el departamento del Magdalena, pos-
teriormente durante el período de la Dentro de todo este proceso de
violencia en que arribaron a la zona cambio cultural forzoso, cobra espe-
miles de colonos huyendo de las re- cial importancia en la historia de la
giones de mayor conflicto, y final- comunidad Arhuaca el papel desem-
mente a raíz de las plantaciones de peñado por la Misión Capuchina
marihuana durante el período de la —principalmente a través de su con-
"bonanza marimbera", que para el trol de la educación que pretendía la
año 1979 cubrían más de 50.000 "civilización" del indígena—, desde
hectáreas en la zona (Serje, 1982). su llegada a la comunidad en el año
de 1916 hasta su salida en 1982. Es
Esta situación de despojo no sólo éste el factor decisivo en los cambios
ha conducido a la pérdida de las tie- y conflictos internos que se han pre-
rras más fértiles del piedemonte, zo- sentado en la comunidad en este si-
nas de un profundo significado cul- glo, y en especial en el surgimiento
tural y religioso para los indígenas, del sector denominado como "mesti-

EDUC ACIÓN HOY, Año XVII, octubre-diciembre 1987, No. 99 67


z o " , o sector occidentalizado de la es la de preservar el equilibrio natu-
comunidad, que en la actualidad re- ral, social y espiritual dentro de la
presenta más o menos el 40% de la comunidad, y por lo tanto velar por
población arhuaca (Pacheco et al., el bienestar común. Es e! depositario
1985; Torres, 1978; Friede, 1973; de la "Ley Tradicional", que abarca
Serje, 1985), sector que en mayor las normas morales y espirituales que
o menor medida asimiló la ideolo- constituyen el ethos cultural arhuaco.
gía misionera y vivió un período
de rechazo a sus hermanos tradicio- Aunque el papel del Mamu en la
nales. comunidad sigue siendo fundamental,
ha visto reducida su autoridad políti-
ca y su influencia. Ha surgido un po-
der civil —el de los Comisarios y Ca-
4. La comunidad Arhuaca
bildos— a nivel de las parcialidades
(las unidades administrativas regiona-
La comunidad Arhuaca, con una
les propias de la actual organización
población aproximada de 12.000 ha-
social Arhuaca), y el de la Directiva
bitantes, representa una de las cultu-
Central a nivel comunitario. Este po-
ras indígenas del país y, a nivel lati-
der civil, de acuerdo a las siempre
noamericano, que más éxito ha teni-
cambiantes condiciones internas, ac-
do en su resistencia cultural y la pre-
túa a veces en forma paralela al de
servación de su cosmovisión e identi-
los Mamus, a veces son antagónicos
dad cultural, así como en el manteni-
y en ocasiones actúan de forma coor-
miento de su autonomía política y el
dinada. Es innegable que cada vez
logro de una autogestión económica.
cobra más fuerza en poder civil en la
En el año de 1984, y luego de déca-
comunidad y el Mamu se ve relegado
das de lucha constante, la comunidad
al papel de "especialista religioso".
logró finalmente hacer reconocer su
Se puede constatar —y algunos líde-
derecho de propiedad sobre un terri-
res civiles de la comunidad lo han lle-
torio de 195.000 hectáreas, al ser de-
gado a plantear de forma a b i e r t a -
cretado como Resguardo, por parte
una "separación entre Estado e Igle-
del Estado.
sia".
La sociedad Arhuaca tradicional En el aspecto económico, los ar-
era decididamente teocrática y la au- huacos continúan siendo una comu-
toridad estaba concentrada en los nidad fundamentalmente de agricul-
Mamus o Shamanes. La función del tura de subsistencia. Muchas familias
Mamu era y continúa siendo multifa- tienen sembrados en las tres zonas
cética: sigue desempeñando un papel climáticas principales del Resguardo
de regulador de la vida social de la entre las que se desplazan según las
comunidad, y a la vez tiene injeren- épocas de siembra y cosecha.
cia en todos los aspectos de la vida
comunitaria; es shamán, juez, botáni- Evidentemente ha habido conside-
co, médico, pedagogo e historiador: rables transformaciones en las nor-
guardián y reproductor de la heren- mas de propiedad sobre la tierra y de
cia cultural y la sabiduría espiritual mecanismos de intercambio en la co-
de los arhuacos. Su principal función munidad. Así mismo, con el despojo

68 EDUCACIÓN HOY, Año XVII, octubre-diciembre 198?, No. 99


de las tierras bajas se han perdido ger lo que nos pueda servir y rechazar lo
que no nos sirva.
muchos cultivos tradicionales como
el algodón, y con la introducción de (Comunidad Arhuaca, 1974).
nuevos cultivos, principalmente el
café, se ha producido una mayor in- Como veremos más adelante, éste
tegración a la economía nacional. es uno de los objetivos fundamenta-
les de su política educativa, como lo
Pero a pesar de esto, técnicas agrí- es de sus programas de salud y desa-
colas tradicionales de roza y quema y rrollo económico.
la rotación de cultivos se han mante-
nido, aunque esta práctica se hace ca-
da vez más difícil ante el crecimiento 5. Educación informal y proceso de
de la población y las invasiones per- socialización entre los arhuacos 1

manentes de su territorio. Estos fac-


tores, junto con la accidentada topo- Como es apenas obvio, los procesos
grafía y el deterioro del suelo, han de cambio cultural de la comunidad
conducido a la situación actual en que también han afectado las formas de
se calcula que sólo un 40% de las tie- educación informal y de socialización
rras son aptas para la agricultura. (Pa- o endoculturación del niño arhuaco.
checo et al., 1985). Como toda cultura, la arhuaca es di-
námica y las transformaciones en es-
Cabe señalar aquí que al contrario te campo, como en otros, no sólo
de otros grupos indígenas, los arhua- han sido impuestas, sino también
cos no se han mantenido en una acti- resultado de un proceso dinámico de
tud puramente defensiva o escapista relación con un contexto cambiante.
ante el inevitable contacto con la so- En este sentido nos apartamos deci-
ciedad dominante. Más que aislarse, didamente de aquéllos que sólo pare-
han decidido enfrentarla de forma cen observar en las formas de educa-
creativa, buscando la incorporación ción infantil entre los grupos tradi-
de elementos de ésta, que paradójica- cionales un afán conservador de man-
mente les permitan sobrevivir como tener lo tradicional a toda costa y de
grupo cultural. atrincheramiento rígido y adaptación
mecánica a normas preestablecidas.
Esta posición es producto de una
larga reflexión al interior de la comu- Como en otras comunidades indí-
nidad, y está claramente expresada genas, entre los arhuacos existe un
en las palabras de uno de sus dirigen- sector cerradamente tradicional que
tes, hace ya 14 años: tiende a rechazar todo lo que provie-
ne de fuera, donde sí se presenta esta
Consideramos que las técnicas se deben tendencia conservadora que sueña
seleccionar para que las entendamos y
las recibamos como un beneficio que ha- con el retorno al pasado pre-conquis-
ya de suplir (nuestros conocimientos)
conforme las necesidades nos lo vayan
exigiendo, y que no sirvan de medio pa- 1 Esta sección se apoya en gran medida en
ra crear divisiones, incomprensión y dis- el trabajo de Salamanca y Sáenz ( 1 9 8 3 )
criminación de un grupo contra otro.. . y en la descripción de las etapas de desa-
Nosotros somos los que debemos esco- rrollo, en Paz ( 1 9 7 6 ) . .

EDUCACIÓN HOY, Año XVII, octubre-diciembre 1987, No. 99 69


ta y a inculcar en los niños una acti- ñar en el contexto familiar y comuni-
tud de prevención a todo lo ajeno a tario.
la comunidad. De otra parte, en el
sector mestizo las formas de educa- Ya antes de su nacimiento se evi-
ción informal, aunque mantienen al- dencia el protagonismo del Mamu en
gunos rasgos tradicionales, se aseme- la vida del niño. Los padres acuden a
jan mucho más al proceso de sociali- la Kankurua —el centro ceremonial—
zación del niño de los sectores cam- donde éste realiza un trabajo religio-
pesinos no-indígenas. Pero creemos so para que el parto sea exitoso. En
que el sector mayoritario que hemos la primera etapa, que se extiende has-
denominado "bicultural" conserva ta la edad en que el niño puede cami-
en buena parte las formas educativas nar solo, se le denomina "zizi". Este
tradicionales y también procura pre- permanece en estrecho contacto con
parar al niño para la realidad contem- la madre que lo carga en una bolsa
poránea de su comunidad y de su ne- ("zichu") que lleva colgada a la cabe-
cesaria relación con la sociedad do- za y sobre su espalda. Su cuidado es-
minante (Sáenz y Salamanca: 1987). tá casi exclusivamente a cargo de ella
Es esta última situación la que trata- y el contacto con el padre se reduce
remos de describir a continuación. a mimos y caricias esporádicas.

El concepto psicológico de "tareas Hasta aproximadamente los seis


de desarrollo" subraya el hecho de meses de edad el niño se alimenta
que un individuo enfrenta no sólo con la leche materna, y posteriormen-
sus propias necesidades sino también te comienza a recibir los mismos ali-
las exigencias y las tareas impuestas mentos que el resto de la familia. Se
por las expectativas de su grupo cul- le tiene especial cuidado debido al
tural. En las culturas tradicionales, alto riesgo de mortalidad principal-
en general, existe un concepto simi- mente por causa de enfermedades
lar, el de los "ritos de paso", que se- diarreicas y respiratorias. En general
ñalan la progresión del individuo ha- la mortalidad es elevada y disminuye
cia una nueva etapa de desarrollo con la edad. Un estudio realizado en
psicológico, sociocultural y religioso- la región central de la comunidad en
espiritual. 1982 reveló que la tasa de mortalidad
en el primer año es del 50%, mientras
entre los 2 y los 5 años se reduce al
En el proceso de socialización del 18.7%, y de los 5 a los 15 es del
niño arhuaco estos "ritos de p a s o " 12.5%. (Villarreal: 1982).
están acompañados de ceremonias
rituales y señalan la transición de un De especial importancia en este
grupo de edad a otro. Estas transicio- período es la ceremonia tradicional
nes son de especial importancia, has- en que el niño es incorporado formal-
ta el p u n t o que según el grupo de mente a la comunidad. El Mamu le
edad cambia la terminología utiliza- adivina su destino según las normas
da para referirse al niño y se da un establecidas y de acuerdo a esto le es-
vuelco fundamental en su imagen coge un nombre con un significado
social y el papel que debe desempe- tradicional apropiado.

70 EDUCACIÓN HOY, Año XVII, octubre-diciembre 1987, No. 99


"Abiru" es el nombre que se le da tencia del adulto arhuaco. La niñez
al niño en la segunda etapa de su vida, arhuaca se caracteriza por ser una
que abarca aproximadamente desde época de juego y despreocupación,
los 14 meses de edad hasta el tercer los sentimientos de generosidad y
año. Se trata de la etapa de la separa- solidaridad también se reflejan en la
ción, y el destete se presenta de for- indulgencia e intenso cariño de los
ma bastante abrupta, aunque el niño padres arhuacos hacia sus hijos. El
todavía es cargado en el zichu y la desarrollo de la responsabilidad, la
madre lo deja caminar solo con fre- autonomía y la capacidad de trabajo
cuencia a pesar de su llanto casi con- se dan en una forma mucho menos
tinuo. Se comienza a demostrar cla- rígida, por medio de la observación
ramente la presión cultural para que e imitación de padres y mayores.
el niño se vaya responsabilizando e
independizando rápidamente; se su- La tercera etapa de socialización
pone que el abiru ya debe comenzar va desde los dos o tres años hasta los
a valerse por sí mismo y a ser fuerte ocho o nueve. Ahora al niño se le
y resistente: valores centrales del conoce como "gamusinu cheirua" y
ethos Arhuaco. se le hace entrega de su primera mo-
chila de fique, símbolo del trabajo y
Se espera también que el niño la colaboración económica que em-
aprenda a controlar los esfínteres y a pezará a prestarle a su familia. A la
participar en el trabajo familiar, así niña se le llama "gamusinu a ' m i a " y
sea de forma incipiente en labores li- por primera vez usará los collares tra-
vianas. La madre no intenta retenerlo, dicionales de la mujer arhuaca.
sino más bien estimula su curiosidad
y la exploración individual del mun- Las responsabilidades de ambos
do que lo rodea. Es indudable que en aumentan considerablemente al inte-
ésta como en las etapas posteriores grarse formalmente a la actividad
se estimula la rápida socialización del económica familiar de acuerdo a las
niño, así como el desarrollo de su ca- pautas culturales de división sexual
pacidad de "aguante" y de trabajo, del trabajo. Aunque el contacto más
con el objetivo de su pronto ingreso estrecho sigue siendo con la madre,
a la vida productiva. Esto no es muy el "cheirua" ya acompaña al padre y
diferente a otras culturas tradiciona- comienza a conocer todos los imple-
les y populares basadas en una eco- mentos y técnicas de la actividad agrí-
nomía de subsistencia. Pero no por cola, mientras la niña bajo la tutela
esto podemos hablar de un proceso materna va aprendiendo el tejido de
de socialización excesivamente seve- mochilas, así como las labores de la
ro o autoritario. cocina y el cuidado de sus herma-
nitos.
Consideramos desacertado el plan-
teamiento que podría hacer la psico- Aunque sus educadores principales
logía freudiana tradicional, de una siguen siendo los padres, también co-
relación directa y causal entre una bra importancia la guía y enseñanza
educación infantil represiva y los va- que recibe de sus hermanos y de otros
lores y actitudes de fortaleza y resis- niños mayores que él. El m u n d o so-

EDUCACIONHOY, Año XVII, octubre-diciembre 1987, No. 99 71


cial del niño se amplía considerable- La última etapa del proceso de de-
mente y en el proceso de socializa- sarrollo del niño arhuaco —aproxima-
ción entra a participar de forma más damente de los 8 a los 12 años— se
decidida la comunidad en general y caracteriza por la rápida adquisición
en especial los " S a k u k o s " o "mayo- de responsabilidades y una mayor di-
res" y las autoridades sociales y reli- ferenciación sexual del trabajo. Ya al
giosas. Se trata de un proceso progre- hombre se le conoce como "Cuima'
sivo en que el niño va pasando del situ" y a la mujer se le llama "Gaisa-
ámbito familiar al comunitario, y en na' situ", y se les considera y trata
que el papel educativo de los padres virtualmente como adultos. Se espera
va declinando a favor del protagonis- que alcancen el dominio de todas las
mo creciente d é l a "comunidad edu- destrezas que requerirán en su vida
cativa", constituida por la comuni- adulta, y por primera vez se presenta
dad en general. Al niño se le va con- el castigo físico ante faltas graves.
siderando cada vez menos como
miembro de una familia determina-
da y más de la familia arhuaca. Los niños que en las adivinaciones
del día del bautizo han sido escogi-
dos para ser Mamus inician un arduo
Esta es una etapa decisiva en la proceso de educación formal; una ca-
asimilación de los conocimientos, pacitación planeada, sistemática y ri-
valores, ideales y actitudes de la cul- gurosa. Al lado del Mamu, el cuima'
tura. Irá conociendo la tradición oral situ cheirua escogido aprende todos
arhuaca, por medio de la cual se le los rituales y conocimientos religio-
transmite el saber cultural acerca de sos profundos. Además se somete a
su contexto natural y social, así co- la disciplina espiritual, siguiendo un
mo la visión histórica, ética y religio- proceso místico-religioso que incluye
sa de la comunidad. Además se for- viajes a los lugares sagrados y a la Ne-
maliza más su asistencia a la Kanku- vada, períodos de ayuno total o de
rua. Allí, a través de las enseñanzas abstinencia de ciertos alimentos, así
del Mamu y los mayores, irá asimilan- como un período prolongado de cas-
do no sólo el conocimiento religioso tidad. Las niñas, acompañadas de sus
sino de manera más sistemática los madres, también asisten a la kanku-
principios éticos de la comunidad: la rua a profundizar en sus conocimien-
solidaridad comunitaria, la ética de tos religiosos, y algunas recibirán una
trabajo, el respeto y significado espi- preparación intensiva del Mamu.
ritual del m u n d o natural y el respeto
a los mayores. En el logro de este ob-
jetivo existe una forma pedagógica Al terminar esta etapa, se pasa al
propia: el consejo, que toma la for- último estadio de socialización, que
ma de metáforas y moralejas de la se completa alrededor de los 18 años
tradición oral, en que los protagonis- para el hombre y 16 para la mujer,
tas son héroes culturales, o bien, his- en el que se realiza una preparación
torias de animales, destinadas a co- intensiva que culmina para ambos en
rregir, aconsejar e inculcar un ideal o ceremonias de iniciación a la vida
actitud apropiada. adulta.

72 EDUCACIÓN HOY, Año XVII, octubre-diciembre 1987, No. 99


5. Educación informal y educación un fenómeno integral. (Sáenz y Sala-
escolarizada manca: 1985).

Como ya vimos, en este proceso En el ethos cultural arhuaco, la ad-


de educación informal el individuo, quisición de saber implica no tanto
al identificarse con sus padres y con una competencia individual por ad-
el medio cultural, internaliza sus va- quirir conocimiento y el prestigio
lores, actitudes e ideales y desarrolla que éste acarrea, sino también repre-
una personalidad indudablemente in- senta el medio por excelencia para
fluenciada por su contexto psicocul- mantener el equilibrio natural, social
tural. Pero esto no es todo, también y espiritual del cual dependen no sólo
"aprende a aprender'.' De acuerdo a la supervivencia de los arhuacos, sino
su experiencia familiar y comunitaria de la humanidad y el universo entero.
y a las formas educativas de su cultu- De esta concepción proviene en bue-
ra, desarrolla un "estilo cognoscitivo" na medida el lugar privilegiado que
—un estilo de comunicarse, de rela- ocupan el Mamu y otros "sakukos"
cionarse, de pensar y de motivación— considerados sabios.
y unas destrezas apropiadas a su en-
torno físico y social. Estrechamente ligada a esta visión
del saber está la concepción integral
De manera similar a lo que ha sido del conocimiento que tiene el arhua-
descrito en otras culturas indígenas co, en que ningún elemento de apren-
(Magendzo: 1985), el niño arhuaco dizaje cultural existe aisladamente
desarrolla una gran capacidad de imi- sino que está integrado a un sistema
tación y de observación de sus mayo- coherente de pensamiento y de vida.
res y el medio natural. Más que por Esta visión de la realidad como una
medio de verbalizaciones, sus padres totalidad es parte fundamental no só-
y mayores en general le sirven como lo de la cosmovisión del arhuaco y de
modelos, y a través de la demostra- muchos grupos indígenas, sino está
ción de las destrezas que debe desa- en la base misma de una visión espi-
rrollar, el niño logra su dominio por ritual de la realidad y la encontramos
medio de la observación, imitación y en casi todas las religiones, en especial
repetición. A los seis o siete años de en las orientales.
edad, en que algunos son enviados a
la escuela —en promedio cada fami- Esta supuesta falta de "diferencia-
lia de seis hijos, envía uno o dos a la ción" y "especialización" ha sido se-
escuela, mientras los demás se que- ñalada por proponentes de las teorías
dan en el ámbito familiar, colaboran- eurocéntricas de modernización en el
do en las tareas agrícolas y hogare- campo del desarrollo, como manifes-
ñas—, el niño arhuaco ya ha desarro- tación del "pensamiento primitivo",
llado unas orientaciones psicológicas que según éstas tienen que ser supe-
y unas destrezas físicas y mentales rado para lograr el desarrollo; enten-
bien definidas. Además de las que ya dido éste como sinónimo de "occi-
hemos señalado, también ha ido in- dentalización". Nosotros comparti-
corporando la concepción cultural mos más bien lo expuesto por
del saber y del conocimiento como Eisendstadt (1973a), entre otros, que

EDUCACIÓN HOY, Año XVII, octubre-diciembre 1987, No. 99 73


se opone a la tesis de que las socieda- que la educación formal que venimos
des menos tradicionales son más ca- de describir, así sea el instrumento
paces de producir un desarrollo sos- por excelencia de reproducción cul-
tenido y plantean que el desarrollo tural, no es suficiente para afrontar
de una sociedad tradicional —y aun su realidad contemporánea de inser-
su apropiación de elementos de la so- ción en una cultura dominante, ex-
ciedad occidental— no implica la pansionista y hostil. Por lo tanto,
transformación total de una cultura han planteado alternativas educati-
y la destrucción de sus fundamentos vas bilingües —interculturales— que
filosóficos; que las concepciones tra- partan de su propia cultura y la re-
dicionales no son susceptibles a trans- fuercen, pero que a su vez le den a
formaciones abruptas, sino que tie- los alumnos una serie de elementos
nen una notable perdurabilidad y ca- provenientes de la cultura mayorita-
pacidad de adaptación al cambio. ria que consideran indispensables
para garantizar su supervivencia y
No es posible desarrollar aquí a desarrollo.
fondo los planteamientos educativos
propios de las comunidades indíge- Estas propuestas parten de la espe-
nas; nos limitaremos por lo tanto a cificidad de la cultura indígena: de
señalar algunas de sus características. las destrezas con que el niño arriba
Estas propuestas parten del rechazo a la escuela, de su cosmovisión, sus
de estos grupos a la educación con- valores e ideales, sus formas propias
tratada impartida por Ordenes Cató- de enseñanza-aprendizaje y sus "esti-
licas —que sigue siendo la educación los cognoscitivos". Pero no se limitan
oficial en muchas comunidades indí- a la reproducción de la cultura pro-
genas—, las cuales, en su gran mayo- pia; buscan a la vez desarrollar progra-
ría, y con una mentalidad colonial, mas estrechamente ligados a la prác-
inculcan los mismos contenidos de tica, en que las enseñanzas teóricas
los programas oficiales a nivel nacio- estén ligadas a actividades prácticas
nal, al que le añaden un alto ingre- en las distintas áreas del desarrollo
diente catequizador, desconociendo comunitario, así como metodologías
por completo la realidad del niño in- que promuevan el sentido crítico, no
dígena. Además de esto, los grupos sólo ante el mundo externo, sino
misioneros en general —y entre éstos también sobre su propia realidad co-
cabe destacar la nefasta labor reali- munitaria.
zada por evangelizadores protestan-
tes, en especial al tristemente célebre Dentro de estas propuestas, no se
Instituto Lingüístico de Verano— en contempla para nada el separar al
muchos casos se constituyen en ver- niño de su familia a una edad ante-
daderos "regentes" de la vida comu- rior a la escolar para llevarlo a una
nitaria, en todos sus aspectos. guardería u otra institución preesco-
lar, pues como es bien sabido la edad
Como ya anotamos, además de es- preescolar representa un período fun-
te rechazo a la educación misionera, damental en la formación socioafec-
muchas organizaciones indígenas, en- tiva del individuo, y como venimos
tre ellas la arhuaca, han concluido de describir, también en su consoli-

74 EDUCACIÓN HOY, Año XVII, octubre-diciembre 1987, No. 99


dación como miembro de su cultura Consideramos que la atención al
familiar-comunitaria. niño preescolar indígena debe partir
más bien de un enfoque integral que
Existen también otras razones pa- busque dar solución a los múltiples
ra esta posición: en primera instan- factores que afectan negativamente
cia, buena parte de las actitudes y su desarrollo. Más que guarderías y
habilidades que se buscan desarro- preescolares tradicionales, se deben
llar en los programas de preescolar, apoyar los programas propios de es-
tales como la sociabilidad, la auto- tas comunidades —así como asesorar
disciplina, el respeto a los mayores, y colaborar en el desarrollo de nue-
la concentración, el desarrollo de los vos programas en aquellas comu-
sentidos, el equilibrio físico, el apres- nidades que vean su necesidad— ten-
tamiento psicomotor y desarrollo de dientes a mejorar su situación socio-
la musculatura fina y de la capacidad económica y defender su cultura:
de atención, observación e imitación, programas de salud y de nutrición,
forman parte de la educación infor- de diversificación y aumento de la
mal de las comunidades indígenas. producción agrícola, de defensa y
De otra parte, los padres de familia ampliación de sus territorios, de de-
y la comunidad no quieren que los fensa de sus derechos legales, de ma-
alumnos "pierdan el t i e m p o " en nejo adecuado de los recursos natu-
asuntos que a ellos les parecen puros rales y de educación bilingüe-inter-
juegos, y que amenazan con mellar la cultural.
disposición hacia el trabajo y la labor
de socialización realizada. Como
ejemplo de esto último, en el marco 6. Discontinuidades culturales
del programa de educación de la co-
munidad Arhuaca, fue necesario un Es indudable que, a pesar del ob-
período prolongado de diálogo entre jetivo de los programas propios de
maestros y padres de familia, para las comunidades indígenas, que la
que ésta última aceptara que los di- cultura escolar sea lo menos distinta
bujos y otras actividades de apresta- posible a la cultura comunitaria, de
miento para la escritura no eran sim- todas formas se presentan disconti-
ples juegos. nuidades, que, a mi parecer, son ine-
vitables. Estas discontinuidades son
De otra parte, esta etapa conside- similares a las que Ogbu (1982) y
rada tradicionalmente como de otros etnógrafos de la educación es-
"transición" de la cultura familiar colarizada han denominado "discon-
a la cultura escolar —el primer espa- tinuidades universales", que experi-
cio público para la gran mayoría de mentan todos los niños que ingresan
los niños de la cultura occidental— al ámbito escolar. Algunos aspectos
no es tan necesaria por la naturaleza de la escuela —la organización del
misma de las propuestas educativas salón de clase, el sistema de evalua-
de las comunidades, en que se busca ción, la relación maestro-alumno, la
que la discontinuidad cultural sea separación por grupos de edad y los
mínima, especialmente en los prime- horarios, entre otros— representan
ros niveles. en sí mismos discontinuidades con

EDUCACIÓN HOY, Año XVII, octubre-diciembre 1987. No. 99 75


las experiencias familiares y comuni- hace indispensable desarrollar meto-
tarias de todos los niños. dologías educativas que promuevan
el pensamiento crítico y reflexivo, la
De otra parte, Colé y Scribner tolerancia y el respeto a la diferencia.
(1973, citado en Ogbu: 1983) señalan En este sentido son valiosas las refle-
que estas discontinuidades universa- xiones acerca de los aspectos cultura-
les también se dan en las áreas del les de la educación, principalmente
lenguaje y el pensamiento. En la es- las de los proponentes de la educa-
cuela el niño adquiere nuevas formas ción multicultural (Wurzel: 1986).
de utilizar el lenguaje y aprende Además de las denominadas "macro-
"fuera de su contexto". El alumno culturas" debidas a factores étnicos,
aprende de forma más explícita y sis- regionales o nacionales, existen en la
temática a utilizar el lenguaje como sociedad moderna una serie de "mi-
medio de información: a pasar de los croculturas" generadas por diversos
esquemas verbales a la evidencia em- factores tales como la familia, el gé-
pírica y aprender por medio de una nero, la ocupación, la edad, la clase,
metodología de la enseñanza que etc. La problemática multicultural,
parte de la formulación verbal de una no se circunscribe al problema étni-
regla general a aspectos específicos co, y por lo tanto las experiencias de
de la realidad a los cuales es aplica- educación intercultural de las comu-
ble. Además, en la escuela, al niño se nidades indígenas pueden constituir
le presentan contenidos que pueden un aporte a los educadores en gene-
no tener un contexto natural en su ral, en especial en el marco de refle-
experiencia: adquiere nuevos símbo- xión pedagógica y reconceptualiza-
los y conceptos que se convierten en ción del papel del maestro generado
instrumentos para nuevo conoci- por el Movimiento Pedagógico en
miento, los cuales no tienen paralelo nuestro país.
en la vida cotidiana, y finalmente, la
escuela enseña nuevas formas de pro-
cesar la información, la lecto-escritu- En primera instancia, nos indican
ra, la geometría, el álgebra, que signi- la necesidad del desarrollo de una et-
fican cambios cognoscitivos y media- nografía de la pedagogía y el ámbito
tizan el aprendizaje posterior. Es más, escolar, en especial en lo referente a
el paso de una cultura oral, como los aprendizajes indirectos del cu-
la indígena, a la cultura literaria de la rrículo oculto y al fenómeno de re-
escuela, es una discontinuidad vivida sistencia en el alumno a enseñanzas
en mayor o menor grado por todo provenientes a un contexto cultural
niño, pues la cultura familiar es pre- diferente al suyo. Este concepto de
dominantemente oral. currículo oculto, (Apple: 1979, Gi-
roux: 1985) se refiere a los princi-
pios, ideas y categorías legitimados
7. Educación intercultural por la cultura escolar, tanto por me-
y educación multicultural dio del aprendizaje de valores y acti-
tudes provenientes de los métodos
La situación actual del país nos de motivación, disciplina y enseñan-
demuestra hasta dónde puede llegar za utilizados por el maestro, como
el dogmatismo y la intolerancia. Se por la naturaleza, organización y pre-

76 EDUCACIÓN HOY, Año XVII, octubre-diciembre 1987, No. 99

También podría gustarte