Está en la página 1de 2

CASO PRÁCTICO 1

Variables de las condiciones de trabajo

Durante el estudio de la Unidad hemos hecho un repaso de las diferentes variables


que influyen sobre las condiciones de trabajo y como, tanto el factor técnico como
el factor humano, pueden ser elementos clave para que los trabajadores sufran un
deterioro de la salud.

Entorno de trabajo, características de una “tarea” como condición de trabajo y su


influencia, el concepto de aptitud y su repercusión en la seguridad. No olvides
completar tus explicaciones con ejemplos.

El entorno de trabajo, como variable dentro del factor técnico, engloba todas las
características del medio ambiente laboral: los espacios de trabajo, las escaleras, los
pasillos, las condiciones termohigrométricas, las condiciones de iluminación, etc.

Algunos ejemplos en los cuales podemos detectar deficiencias del entorno de trabajo
pueden ser:

- Altos niveles de ruido en el centro de trabajo: Los trabajadores expuestos a altos niveles
de ruido pueden sufrir pérdidas de su capacidad auditiva, pudiendo llegar a la sordera.
Por otra parte, el ruido produce una disminución en el nivel de atención y aumenta el
tiempo de reacción del individuo por lo que favorece que se comentan errores por parte
del trabajador y, por lo tanto, la posibilidad de sufrir accidentes.

- Disponer de un espacio de trabajo limitado: Las zonas de paso, salidas y vías de


circulación de los lugares de trabajo y, en especial, las salidas y vías de circulación
previstas para la evacuación en casos de emergencia, deberán permanecer libres de
obstáculos de forma que sea posible utilizarlas sin dificultades en todo momento y de esta
manera minimizar la probabilidad de sufrir accidentes.

Una vez tenemos ubicado el concepto “entorno de trabajo” podemos profundizar en las
“tareas” que realizan los trabajadores, es importante resaltar que las características que
definen la variable “tarea” son dos:

- Las condiciones materiales. Estas pueden influir en las condiciones de trabajo de


múltiples maneras, por ejemplo, tras la falta de un mantenimiento preventivo de los
equipos eléctricos presentes en el centro de trabajo, los cuales podrían presentar
deficiencias en los conductores dando lugar a riesgos por contactos eléctricos.

- La carga de trabajo, en las que se pueden incluir la carga física y la carga mental. Es
imprescindible tener en cuenta la carga de trabajo para garantizar la seguridad de los
trabajadores. En este caso, siempre deberemos verificar la posibilidad de utilizar medios
técnicos, por ejemplo, para manipular cargas. De esta manera estaremos reduciendo los
riesgos por sobreesfuerzos o posturas forzadas.

Finalmente, el otro elemento determinante a la hora de hablar de condiciones de trabajo


es la aptitud de los propios trabajadores.

La aptitud hace referencia a las características del trabajador que informan sobre «lo que
es capaz de hacer». La aptitud determina la capacidad que tiene el trabajador de «poder
hacer» y «saber hacer» adecuadamente su tarea. La aptitud de un trabajador para
realizar una determinada tarea depende, básicamente, de sus características físicas y
fisiológicas (constitución, edad, destreza, fuerza, capacidad auditiva, visual, etc.), y
psicológicas (memoria, capacidad de concentración, grado de atención, etc.), así como,
también, de su grado de conocimiento, entrenamiento y preparación técnica.

Podemos ejemplificar esto hablando de un trabajador al que le encomiendan una


actividad en la que es necesario la utilización de un equipo de soldadura para el que no
dispone de formación. El trabajador está dispuesto a realizar la actividad y ve la tarea
sencilla porque lo ha visto en numerosas ocasiones. En este caso, por la falta de
formación y experiencia en actividades de soldadura, el trabajador no es consciente de
los riesgos y de las medidas preventivas correspondientes, por lo que un descuido
conllevaría a la generación de un accidente cuya causa principal sería la falta de
formación del trabajador.

También podría gustarte