Está en la página 1de 20

Accidente de Chernóbil

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Accidente de Chernóbil
IAEA 02790015 (5613115146).jpg
Fotografía aérea del reactor 4 al día siguiente de la explosión.
Suceso Accidente nuclear
Fecha 26 de abril de 1986
Hora 1:23 (UTC+3)
Causa Explosión del reactor 4 de la central nuclear Vladímir Ilich Lenin durante
una prueba de corte eléctrico
Lugar Bandera de la Unión Soviética Prípiat, RSS de Ucrania, Unión Soviética
(actual Ucrania)
Coordenadas 51°23′22″N 30°05′57″ECoordenadas: 51°23′22″N 30°05′57″E (mapa)
Fallecidos 31 (directos)
Ver controversia sobre las estimaciones de víctimas
[editar datos en Wikidata]
Escucha este artículo

1.ª parte
MENÚ0:00
2.ª parte
MENÚ0:00
Esta narración de audio fue creada a partir de una versión específica de este
artículo (concretamente del 6 de noviembre de 2011) y no refleja las posibles
ediciones subsiguientes.
Más artículos grabados
¿Problemas al reproducir estos archivos?
El accidente de Chernóbil1 fue un accidente nuclear sucedido el 26 de abril de 1986
en la central nuclear Vladímir Ilich Lenin, ubicada en el norte de Ucrania, que en
ese momento pertenecía a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, a 3 km de
la ciudad de Prípiat, a 18 km de la ciudad de Chernóbil y a 17 km de la frontera
con Bielorrusia. Es considerado el peor accidente nuclear de la historia, y junto
con el accidente nuclear de Fukushima I en Japón en 2011, como el más grave en la
Escala Internacional de Accidentes Nucleares (accidente mayor, nivel 7). Asimismo,
suele ser incluido entre los grandes desastres medioambientales de la historia.23

Las causas y desarrollo del accidente son objeto de controversia. Existe un


consenso general en que desde el día anterior se venía realizando una prueba que
requería reducir la potencia, durante la cual se produjeron una serie de
desequilibrios en el reactor 4 de esta central nuclear. Estos desequilibrios
desembocaron en el sobrecalentamiento descontrolado del núcleo del reactor nuclear
y en una o dos explosiones sucesivas, seguidas de un incendio generalizado. Las
explosiones volaron la tapa del reactor de 1200 toneladas y expulsaron grandes
cantidades de materiales radiactivos a la atmósfera, formando una nube radiactiva
que se extendió por Europa y América del Norte.45 La cantidad de dióxido de uranio,
carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito
expulsados,6 materiales radiactivos y/o tóxicos, se estimó que fue unas 500 veces
mayor que la liberada por la bomba atómica arrojada en Hiroshima en 1945, causó la
muerte de 31 personas en las siguientes dos semanas y llevó al Gobierno de la Unión
Soviética a la evacuación de urgencia de 116 000 personas, provocando una alarma
internacional al detectarse radiactividad en al menos 13 países de Europa central y
oriental.7

Después del accidente, se inició un proceso masivo de descontaminación, contención


y mitigación que desempeñaron aproximadamente 600 000 personas denominadas
liquidadores en las zonas circundantes al lugar del accidente. Se aisló un área de
30 km de radio alrededor de la central nuclear conocida como zona de alienación,
que aún sigue vigente. Solo una pequeña parte de los liquidadores se vieron
expuestos a altos índices de radiactividad. Dos empleados de la planta murieron
como consecuencia directa de la explosión y otros 29 fallecieron en los tres meses
siguientes. Unas 1 000 personas recibieron grandes dosis de radiación durante el
primer día después del accidente, 200 000 personas recibieron alrededor de 100 mSv,
20 000 cerca de 250 mSv y algunas 500 mSv. En total, 600 000 personas recibieron
dosis de radiación por los trabajos de descontaminación posteriores al accidente. 5
000 000 de personas vivieron en áreas contaminadas y 400 000 en áreas gravemente
contaminadas. Hasta hoy no existen trabajos concluyentes sobre la incidencia real,
y no teórica, de este accidente en la mortalidad de la población.8

Tras prolongadas negociaciones con el Gobierno ucraniano, la comunidad


internacional financió los costes del cierre definitivo de la central, completado
el 15 de diciembre de 2000. Inmediatamente después del accidente se construyó un
«sarcófago», para cubrir el reactor y aislar el interior, que se vio degradado con
el paso del tiempo por diversos fenómenos naturales, y por las dificultades de
construirlo en un ambiente de alta radiación, por lo que corría riesgo de
degradarse seriamente. En 2004, se inició la construcción de un nuevo sarcófago
para el reactor. El resto de reactores de la central están inactivos.8

En noviembre de 2016, treinta años después de la tragedia, se inauguró un nuevo


sarcófago, al que se denominó «nuevo sarcófago seguro» (NSC, por sus siglas en
inglés), una estructura móvil, la mayor construida hasta la fecha en el mundo, en
forma de arco de 110 metros de alto, 150 de ancho y 256 de largo y más de 30 000
toneladas de peso. Se construyó a 180 metros del reactor y luego se ubicó sobre él,
desplazándolo mediante un sofisticado sistema de rieles. Se construyó con
características que le dieron una durabilidad estimada de más de cien años. El
coste final de la estructura fue de 1500 millones de euros, financiado por el Banco
Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD), junto a la colaboración de
28 países que aportaron 1417 millones de euros, y construido por la empresa
francesa Novarka. La estructura está equipada con grúas controladas a distancia con
el objetivo de ir desmontando la antigua estructura.9

Índice
1 La central nuclear
2 El accidente
2.1 Condiciones previas
2.2 Experimento y explosión
2.3 Reacciones inmediatas
2.3.1 Radiación
2.3.2 Evacuación
2.4 Evidencias en el exterior de la URSS
3 Efectos del desastre
3.1 Efectos inmediatos
3.2 Efectos a largo plazo sobre la salud
3.3 Restricciones alimentarias
3.4 Flora y fauna
3.5 Controversia sobre las estimaciones de víctimas
4 Estudios realizados sobre los efectos del accidente de Chernóbil
4.1 Informe del UNSCEAR 2008
4.2 Estudio de la AEN 2002
4.3 Informe del Fórum de Chernóbil (2005)
4.4 Informe TORCH 2006
4.5 Informe de Greenpeace de 2006
4.6 Informe de la AIMPGN de abril de 2006
4.7 Otros estudios y alegatos
5 Comparaciones con otros accidentes
6 Ayuda humanitaria a las víctimas de Chernóbil
7 Situación de la central nuclear de Chernóbil desde 1995
7.1 Operación y cierre de la central
7.2 Nuevo sarcófago
7.3 Desplome del techo
8 En la cultura popular
9 Véase también
10 Notas
11 Referencias
12 Bibliografía
13 Enlaces externos
La central nuclear

Vista panorámica de la central nuclear V.I. Lenin de Chernóbil en 2009, 23 años


después del accidente. A la derecha de la imagen se encuentra el reactor 4 y el
sarcófago que lo recubre.
La central nuclear de Chernóbil (Чернобыльская АЭС им. В.И.Ленина – Central
eléctrica nuclear memorial V. I. Lenin) se encuentra en Ucrania, 18 km al noroeste
de la ciudad de Chernóbil, a 16 km de la frontera entre Ucrania y Bielorrusia y 110
km al norte de la capital de Ucrania, Kiev. La planta tenía cuatro reactores RBMK-
1000 con capacidad para producir 1000 MW cada uno. Entre los años 1977 y 1983 se
pusieron en marcha progresivamente los cuatro primeros reactores; el accidente
frustró la terminación de otros dos que estaban en construcción. El diseño de estos
reactores no cumplía los requisitos de seguridad que en esas fechas ya se imponían
a todos los reactores nucleares de uso civil en Occidente.10 El más importante de
ellos es que carecían de un edificio de contención adecuado, si es que poseían uno.
Los reactores 1 y 2 de Chernóbil carecían de edificios de contención, mientras que
los reactores 3 y 4 se hallaban dentro del llamado «blindaje biológico superior».

El núcleo del reactor11 estaba compuesto por un inmenso cilindro de grafito de 1700
t, dentro del cual 1661 huecos cilíndricos resistentes a la presión alojaban 190
toneladas de dióxido de uranio en forma de barras cilíndricas, y dentro de los
otros 211 se hallaban las barras de control de boro. Por estos tubos circulaba agua
pura a alta presión que, al calentarse por la reacción nuclear, proporcionaba vapor
a la turbina de vapor de rueda libre. Entre estos conductos de combustible se
encontraban 180 tubos, denominados «barras de control» y compuestos por grafito y
boro, que ayudaban a controlar la reacción en cadena dentro del núcleo del reactor
mediante su deslizamiento.

El accidente
En agosto de 1986, un informe enviado a la Agencia Internacional de Energía Atómica
que explicaba las causas del accidente en la planta de Chernóbil reveló que el
equipo que operaba en la central el sábado 26 de abril de ese año se propuso
realizar una prueba con la intención de aumentar la seguridad del reactor. Para
ello, deberían averiguar durante cuánto tiempo continuaría generando energía
eléctrica la turbina de vapor después de una pérdida del suministro de energía
eléctrica principal del reactor.12 En caso de un corte, las bombas refrigerantes de
emergencia requerían de un mínimo de potencia para ponerse en marcha —para rellenar
el hueco de entre 60 y 75 segundos hasta que arrancasen los generadores diésel— y
los técnicos de la planta desconocían si, una vez cortada la afluencia de vapor, la
inercia de la turbina podía mantener las bombas funcionando durante ese lapso.

Condiciones previas

Diagrama (en inglés) del funcionamiento de un reactor RBMK.


Las condiciones bajo las que se realizaría la prueba habían sido acordadas antes
del inicio del turno diurno del 25 de abril. Los empleados del turno diurno habían
sido instruidos de antemano y estaban familiarizados con los procedimientos. Un
equipo especial de ingenieros eléctricos se encontraba presente para probar el
nuevo sistema de regulación de voltaje.13 A la 01:06 de la mañana comenzó la
reducción programada de potencia, llegando al 50 % de su capacidad para el comienzo
de la jornada.
En este momento, otra planta de energía regional quedó inesperadamente fuera de
línea, y el controlador de la red eléctrica en Kiev solicitó detener la reducción
de la producción eléctrica de Chernóbil, ya que debía satisfacer la demanda pico de
la tarde. El director de Chernóbil consintió y postergó la prueba. A pesar de este
retraso, los preparativos para la prueba que no afectaran a la potencia del reactor
continuaron llevándose a cabo, incluyendo la desactivación del sistema de
emergencia de enfriamiento del núcleo, destinado a proporcionar agua a la central
en caso de una pérdida de refrigerante. Teniendo en cuenta los otros
acontecimientos que se desarrollaron, la influencia que el sistema pudiera haber
tenido habría sido muy limitada, pero su inhabilitación como un paso «de rutina» es
«una muestra de la inherente falta de atención a la seguridad para esta prueba».14
Además, de haberse apagado el reactor durante el día, como estaba previsto, es
posible que se hubiera tenido más preparación antes de la prueba.

A las 23:04, el controlador de la red de Kiev permitió reanudar la reducción de


potencia. El retraso tuvo graves consecuencias: los empleados del turno diurno se
habían ido hacía bastante tiempo, y el turno vespertino también se disponía a
salir. El turno nocturno no se haría cargo hasta la medianoche. Según el plan
original, la prueba debería haber concluido durante el día y el turno nocturno solo
habría tenido que monitorear el calor remanente.15

El turno nocturno disponía de muy poco tiempo para llevar a cabo el experimento, y
durante el cambio de turno se redujo la potencia aún más. Aleksandr Akímov era el
jefe del turno nocturno y Leonid Toptunov era el encargado del régimen operacional
del reactor.15

El programa establecía una reducción de potencia del reactor 4 a un nivel de entre


700 y 1000 MW,16 al que se llegó a las 00:05 del 26 de abril. Sin embargo, debido a
la producción natural de xenón135, un gas muy absorbente de neutrones, la potencia
continuó disminuyendo aun sin acción por parte del operador, un proceso conocido
como «envenenamiento por xenón».nota 1

Con la potencia sobre los 500 MW, Toptunov insertó por error las barras de control
demasiado rápido.nota 2 Esta combinación de factores provocó que la potencia cayera
a 30 MW, alrededor del 5 % de la estipulada como segura para el experimento. El
personal de la sala de control decidió aumentar la potencia desactivando el sistema
automático que movía las barras de control y elevándolas manualmente hasta el
tope.17 Tras varios minutos, la potencia se estabilizó entre los 160 y 200 MW. La
caída inicial, sumada al funcionamiento a un nivel por debajo de los 200 MW,
condujo al envenenamiento por xenón. Esto impidió aumentar la potencia y, para
contrarrestarlo, se debieron extraer más barras de control.

El funcionamiento a baja potencia y la presencia de xenón-135 fueron acompañados


por inestabilidad en la temperatura del núcleo, el flujo de refrigerante y,
posiblemente, por inestabilidad en el flujo de neutrones, lo que disparó las
alarmas. La sala de control recibió múltiples señales de emergencia relacionadas
con los niveles de los separadores de agua y vapor, a variaciones en la tasa de
caudal de la alimentación de agua y a válvulas de alivio que se habían abierto para
desviar vapor excesivo al condensador de una turbina. Entre las 00:35 y las 00:45,
las alarmas sobre los parámetros termohidráulicos fueron ignoradas, aparentemente
con el objetivo de mantener el nivel de potencia.18

Cuando finalmente se logró el nivel de potencia de 200 MW, se reanudó la


preparación para el experimento. Como parte del plan, a la 01:05 se activaron
bombas de agua adicionales, aumentando el caudal de agua. El incremento de la tasa
de flujo de refrigerante a través del reactor produjo un aumento de la temperatura
del refrigerante en la entrada del núcleo del reactor (el refrigerante ya no tiene
tiempo suficiente para liberar su calor en la turbina y torres de refrigeración),
que ahora se aproximó más a la temperatura de ebullición del agua, reduciendo el
margen de seguridad.

El caudal excedió el límite permitido a la 01:19, haciendo saltar una alarma de


baja presión de vapor en los separadores. Simultáneamente, el flujo de agua
adicional disminuyó la temperatura general del núcleo y redujo los huecos de vapor
existentes en el núcleo y los separadores de vapor. Dado que el agua puede absorber
débilmente los neutrones —y la mayor densidad del agua líquida la convierte en un
mejor absorbente que el vapor—, encender las bombas adicionales disminuyó aún más
la potencia del reactor. Los operadores respondieron apagando dos de las bombas de
circulación para reducir el caudal de alimentación de agua para aumentar la presión
de vapor, y retirando manualmente aún más barras de control para mantener la
potencia.

Todas estas acciones llevaron a una configuración del reactor extremadamente


inestable. De las 211 barras de control que tenía el reactor, casi todas fueron
retiradas manualmente, todas menos 8 del mínimo de 30 barras de accionamiento
manual que debían permanecer totalmente insertadas para controlar el reactor
incluso en el caso de una pérdida de refrigerante.19 Si bien el apagado de
emergencia aún podía ser activado manualmente a través del botón AZ-5 (Defensa de
Emergencia Rápida 5), el sistema automático que podía hacer lo mismo había sido
inhabilitado para mantener el nivel de potencia. Estas acciones constituyeron
graves violaciones al Reglamento de Seguridad Nuclear de la Unión Soviética.
Además, el bombeo de refrigerante al reactor se había reducido, de modo que
cualquier excursión de potencia herviría el agua, lo que reduciría su absorción de
neutrones. El reactor se encontraba en una configuración inestable que estaba
claramente fuera de los márgenes de funcionamiento seguro establecido por los
diseñadores. Si por cualquier motivo entraba en supercriticidad, no sería capaz de
recuperarse de forma automática.

Experimento y explosión
A la 01:23:05 comenzó el experimento. Cuatro de las bombas de circulación
principales (BCP) estaban activadas; durante el funcionamiento normal, seis de las
ocho suelen estar activadas. Se cortó la entrada de vapor a las turbinas, dejando
que estas funcionasen por inercia. Los generadores diésel arrancaron y tendrían que
haber cubierto la demanda de energía de las BCP para la 01:23:43. Mientras tanto,
la alimentación de las BCP debía ser suministrada por el generador de la turbina. A
medida que disminuía el impulso del generador de la turbina, sin embargo, también
lo hizo la electricidad dirigida a las bombas. La reducción del caudal de agua dio
lugar al aumento de la formación de huecos de vapor (burbujas) en el núcleo.

Debido al coeficiente de vacío positivo del reactor RBMK a niveles bajos de


potencia del reactor, este entró en un bucle de retroalimentación positiva, en el
que la formación de huecos de vapor reduce la capacidad del agua de refrigeración
líquida para absorber neutrones, lo que a su vez incrementa la potencia del
reactor. Esto causó que aún más agua se convirtiera en vapor, produciendo un
aumento de potencia adicional. Durante casi todo el experimento, el sistema de
control automático contrarrestó con éxito esta retroalimentación positiva,
insertando continuamente barras de control en el núcleo para limitar el aumento de
potencia. Sin embargo, este sistema tenía el control de solo 12 barras, y casi
todas las demás habían sido retraídas manualmente. Con los sistemas de emergencia
desconectados, el reactor experimentó una subida de potencia tan extremadamente
rápida que los operadores no lograron detectarla a tiempo.

A la 01:23:40, la computadora SKALA registró el inicio de un SCRAM (apagado de


emergencia) del reactor, que desencadenaría involuntariamente la explosión. El
SCRAM comenzaba al pulsar el botón AZ-5. Este activaba el mecanismo de
accionamiento en todas las barras de control para insertarlas en el núcleo por
completo, incluyendo las barras de control manuales que habían sido retiradas
imprudentemente antes. La razón por la que se pulsó el botón AZ-5 no se conoce,
fuese esta una medida de emergencia en respuesta al aumento de la temperatura o
simplemente un método rutinario de apagar el reactor una vez finalizado el
experimento.

Existe la opinión de que el SCRAM pudo haber sido ordenado como respuesta al rápido
e inesperado aumento de potencia, aunque no hay datos documentados que lo
demuestren. Algunos han sugerido que el botón nunca fue pulsado, sino que la señal
se produjo automáticamente por el sistema de protección de emergencia (SPE); sin
embargo, SKALA registró una señal claramente manual. A pesar de ello, la cuestión
de cuándo o incluso de si realmente se presionó o no el AZ-5 ha sido objeto de
debate. Hay afirmaciones de que la presión fue causada por la rápida aceleración de
energía al comienzo, y acusaciones de que el botón no fue pulsado hasta que el
reactor empezó a autodestruirse. Sin embargo, otros afirman que esto había ocurrido
antes y en condiciones de calma.2021

Tras presionar el botón AZ-5, comenzó la inserción de las barras de control en el


núcleo del reactor. El mecanismo de inserción mueve las barras a 0,4 m/s, de modo
que tardarían entre 18 y 20 segundos en recorrer los 7 m altura del núcleo. Un
problema mayor era que estas tenían una punta de grafito, lo que inicialmente
desplazaba el refrigerante absorbente de neutrones antes de introducir el material
de boro absorbente de neutrones para frenar la reacción. Como resultado, el SCRAM
aumentó la velocidad de reacción en la mitad superior del núcleo.

Al entrar el grafito en contacto con el núcleo, se produjo un pico masivo de


energía y el núcleo se sobrecalentó, causando que algunas de las barras se
resquebrajaran cuando estas se habían insertado unos 2,5 m. Al cabo de tres
segundos, el nivel de potencia se elevó por encima de los 530 MW.22 De acuerdo con
algunas estimaciones, la potencia del reactor aumentó a alrededor de 30 000 MW,
diez veces la producción normal; la última lectura en el panel de control fue de 33
000 MW.

Se oyeron fuertes ruidos y entonces se produjo una explosión causada por la


formación de una nube de hidrógeno[cita requerida] dentro del núcleo, que hizo
volar la tapa de 2000 t del reactor, provocando un incendio en la planta y una
gigantesca emisión de productos de fisión a la atmósfera.

Los observadores que se encontraban en el exterior del bloque 4 vieron bultos


incendiados y chispas saliendo eyectados del reactor, algunos de ellos cayendo
sobre el techo de la sala de máquinas, provocando un incendio. Fue expulsado
alrededor del 25 % del grafito al rojo vivo y demás material recalentado de los
canales de combustible. Las partes de los bloques de grafito y canales de
combustible estaban fuera del edificio del reactor. Como resultado del daño a la
construcción, la alta temperatura del núcleo creó un flujo de aire que lo
atravesaba, y el aire caliente encendió el grafito.23

Secuencia de hechos que llevaron a la explosión


Secuencia de eventos24
Hora
(UTC+3) Evento
25 de abril
01:07 Comienzo de la reducción gradual y programada del nivel de potencia del
reactor.
03:47 La reducción de potencia se detuvo a los 1600 MW térmicos.
14:00 El sistema de refrigeración de emergencia del núcleo (ECCS, por sus siglas en
inglés) fue aislado para evitar la interrupción de la prueba más tarde. Este hecho
no contribuyó al accidente, pero en caso de haber estado disponible habría reducido
mínimamente su gravedad.
La potencia, no obstante, debería haberse reducido aún más. Sin embargo, el
regulador de la red eléctrica de Kiev pidió al operador del reactor mantener el
mínimo de producción de energía eléctrica para satisfacer correctamente la demanda.
En consecuencia, el nivel de potencia del reactor se mantuvo en 1600 MW y el
experimento se retrasó. Sin esta demora, la prueba se habría efectuado el mismo
día.

23:10 Reducción de potencia reiniciada.


00:00 Cambio de turno del personal. Los trabajadores más experimentados se
retiraron, siendo reemplazados por los jóvenes del turno nocturno. De no haberse
retrasado, la prueba habría sido llevada a cabo por ingenieros experimentados, y
estos últimos solo habrían tenido que monitorear el calor remanente en el reactor.
26 de abril
00:05 El nivel de potencia disminuyó a 720 MW y siguió reduciéndose, pese a estar
prohibido.
00:38 Con el nivel de potencia sobre los 500 MW, el operador transfirió el control
del sistema manual al sistema de regulación automática. La señal falló o el sistema
de regulación no dio respuesta a ella, lo que provocó una caída inesperada de
potencia a 30 MW.
00:43:27 La señal de disparo del turbogenerador se bloqueó conforme a los
procedimientos de la prueba. INSAG-1 afirmó incorrectamente que «este procedimiento
habría salvado al reactor». No obstante, es posible que solo retrasara el inicio
del accidente unos 39 segundos.
01:00 La potencia del reactor se estabilizó en 200 MW. A pesar de que los
operadores de la central pudieran desconocerlo, se violó el margen requerido de
reactividad operacional (ORM - Operational Reactivity Margin) de 30 barras mínimas.
La decisión se tomó para realizar las pruebas resumen del turbogenerador con una
potencia cercana a los 200 MW.
01:01 Una bomba de circulación de reserva se cambió a la izquierda del circuito de
refrigeración, con el fin de aumentar el flujo de agua hacia el núcleo.
01:07 Una bomba de refrigeración adicional se cambió a la derecha del circuito de
refrigeración como parte del procedimiento de prueba. El funcionamiento de las
bombas de refrigeración adicionales elimina el calor desde el núcleo más
rápidamente, lo que conduce a la disminución de la reactividad y hace aún más
necesaria la eliminación de las varillas de absorción para evitar una caída en la
potencia. Las bombas extrajeron demasiado calor (flujo) hasta el punto de superar
los límites permitidos. El aumento del flujo de calor del núcleo generó problemas
con el nivel de vapor en las baterías.
~01:19 El nivel de vapor de la batería se acercó al nivel de emergencia. Para
compensar esto, un operador incrementó el flujo de agua, lo que a su vez incrementó
el nivel de vapor y disminuyó la reactividad del sistema. Las barras de control se
subieron para compensarlo, pero hubo que subir más barras de control para mantener
el balance de reactividad. La presión del sistema empezó a caer, y para
estabilizarla fue necesario cerrar la válvula de derivación de la turbina de vapor.
01:22:30 Cálculos posteriores al accidente encontraron que el ORM en este punto
era equivalente a 8 barras de control, cuando la normativa de operación requerían
un mínimo de 30 barras en todo momento.
Inicio del experimento
01:23:04 Se cortó la alimentación a las turbinas para poder permitir que
funcionasen por inercia. INSAG-7 señaló que los parámetros estaban controlados y se
hallaban dentro de los límites esperados, y que para los 30 segundos posteriores a
este momento no se requirió ninguna intervención por parte del personal.
01:23:40 El botón de emergencia AZ-5 fue presionado por un operador. Las barras
de control comenzaron a penetrar en el núcleo del reactor, pero las puntas de
grafito incrementaron la reactividad en la parte inferior.
01:23:43 El sistema de protección de emergencia de escalada de energía
(accidente de criticidad) se activó. La potencia superó los 530 MW.
01:23:46 Desconexión del primer par de bombas de circulación principales (BCP)
que están agotadas, seguida del segundo par.
01:23:47 Fuerte disminución en el caudal de las BCP que no participan en la
prueba y lecturas poco fiables en las BCP que sí lo hacen. Importante aumento en la
presión de las baterías de separación de vapor. Fuerte aumento en el nivel de agua
de las baterías de separación de vapor.
01:23:48 Restauración en el caudal de las BCP que no participaban en la prueba
hasta el estado casi inicial. Restablecimiento de las tasas de flujo un 15 % por
debajo de la tasa inicial de las BCP de la izquierda, y un 10 % inferior al de las
BCP que sí participaban en la prueba, y lecturas poco fiables para el otro.
01:23:49 Señales «Aumento de la presión en el espacio del reactor» (ruptura de
un canal de combustible), «Sin voltaje - 48V» (servomecanismos del SPE sin
alimentación), y «Fallo de los accionadores de los controladores de alimentación
automáticos n º 1 y 2».
01:23:58 Según una nota en el diario de operación del ingeniero jefe de control
del reactor: «01:24: fuertes golpes; las barras RPC dejaron de moverse antes de
llegar al límite inferior; el interruptor de encendido de los mecanismos de
embrague está apagado».
Reacciones inmediatas
Radiación
Minutos después del accidente, todos los bomberos militares asignados a la central
ya estaban en camino y preparados para controlar el desastre rápidamente. Las
llamas afectaban a varios pisos del reactor 4 y se acercaban peligrosamente al
edificio donde se encontraba el reactor 3. El comportamiento heroico de los
bomberos durante las tres primeras horas del accidente evitó que el fuego se
extendiera al resto de la central. Aun así, pidieron ayuda a los bomberos de Kiev
debido a la magnitud de la catástrofe.

Contrariando las regulaciones de seguridad, se había utilizado bitumen —un material


combustible— en la construcción de los techos del edificio del reactor y de
turbinas. El material eyectado provocó al menos cinco incendios distintos en el
techo del reactor 3, que aún seguía en funcionamiento. Era imperativo extinguirlos
y proteger los sistemas de refrigeración.25 El jefe del turno nocturno, Yuri
Bagdasárov, quiso apagar el reactor, pero el ingeniero en jefe, Nikolái Fomín, no
se lo permitió. Se les dieron a los operadores máscaras de gas y tabletas de yoduro
de potasio y se les ordenó seguir trabajando. A las 05:00, Bagdasárov decidió por
sí mismo apagar el reactor, dejando solo a quienes operaban los sistemas de
refrigeración de emergencia.26 Los reactores 1 y 2 fueron apagados y puestos en
refrigeración de emergencia a la 01:13 y 02:13 del 27 de abril, respectivamente.24

Los niveles de radiación en las zonas más afectadas del edificio del reactor se
estimaron en 5,6 röntgens por segundo, lo que equivale a más de 20 000 röntgens por
hora. Una dosis letal es de alrededor de 100 röntgens por hora, por lo que en
algunas zonas los trabajadores que no tenían protección adecuada recibieron dosis
mortales en menos de un minuto.

Sin embargo, un dosímetro capaz de medir hasta 1000 R/s quedó enterrado en los
escombros cuando se derrumbó una parte del edificio, y otro se quemó al encenderlo.
Todos los dosímetros restantes tenían límites de 3,6 R/h, por lo que la aguja
quedaba atascada en el nivel máximo. En consecuencia, los empleados solo podían
determinar que el nivel de radiación estaba en algún lugar por encima de los 3,6
R/h, cuando en ciertas áreas llegaban a la astronómica cifra de 30 000 R/h. Debido
a las bajas e inexactas lecturas, el jefe del turno nocturno, Aleksandr Akímov,
supuso que el reactor estaba intacto.

Se ignoró la evidencia de piezas de grafito y combustible del reactor alrededor del


edificio, y las lecturas de otro dosímetro traído hacia las 04:30 fueron
desestimadas bajo el supuesto de que estaba defectuoso. Akímov se quedó con los
demás operadores en el edificio del reactor hasta la mañana tratando de bombear
agua al reactor. Ninguno de ellos llevaba equipo de protección. La mayoría,
incluyendo Akímov, murieron por envenenamiento por radiación dentro de las tres
siguientes semanas.
El primer acercamiento en helicóptero evidenció la magnitud de lo ocurrido. En el
núcleo, expuesto a la atmósfera, el grafito ardía al rojo vivo, mientras que el
combustible y otros metales se habían convertido en una masa líquida incandescente.
La temperatura alcanzaba los 2500 °C, e impulsaba el humo radiactivo en un efecto
chimenea a una altura considerable.

Mientras tanto, se estableció el control permanente de la radiación en Prípiat, que


para la tarde del 26 de abril era de unas 600 000 veces el fondo natural. Por otro
lado, en la base de la planta las lecturas arrojaron 2080 röntgens; un ser humano
tardaría quince minutos en absorber la dosis letal.27 Dos días después, había 18
heridos muy graves y 156 heridos con lesiones de consideración producidas por la
radiación. Todavía no había una cifra del número de muertos, pero en un accidente
nuclear aumenta día tras día la lista de víctimas hasta pasados muchos años.

Lugar Radiación (röntgens por hora) Sieverts por hora (unidad del SI)
Núcleo del reactor 30 000 300
Fragmentos de combustible 15 000–20 000 150–200
Restos alrededor de las bombas de circulación 10 000 100
Restos cerca de los electrolizadores 5000–15 000 50–150
Agua en el nivel 25 (sala de alimentación) 5000 50
Planta baja del edificio de turbinas 500–15 000 5–150
Área circundante al reactor 1000–1500 10–15
Agua en la habitación 712 1000 10
Sala de Control 3–5 0,03–0,05
Instalaciones hidroeléctricas 30 0,3
Mezcladora de cemento cercana 10–15 0,10–0,14
Evacuación
Al mismo tiempo, los responsables de la región comenzaron a preparar la evacuación
de la ciudad de Prípiat y de un radio de 10 km alrededor de la planta. Esta primera
evacuación comenzó de forma masiva 36 horas después del accidente y tardó tres
horas y media en ser concluida. La evacuación de Chernóbil y de un radio de 30 km
no se llevó a cabo hasta el 2 de mayo. Para entonces ya había más de 1000 afectados
por lesiones agudas producidas por la radiación.

Estructura de hormigón denominada «sarcófago», diseñada para contener el material


radiactivo del núcleo del reactor, para una duración de 30 años.
Varios helicópteros del Ejército Soviético se prepararon para arrojar sobre el
núcleo una mezcla de materiales que consistía en arena, arcilla, plomo, dolomita y
boro. El boro, absorbente de neutrones, evitaría que se produjera una reacción en
cadena. El plomo estaba destinado a contener la radiación gamma, la dolomita
serviría como una fuente de dióxido de carbono que ahogaría al fuego, y la arena y
la arcilla mantendrían la mezcla unida y homogénea, impidiendo la liberación de
partículas.24 Al finalizar las misiones el 13 de mayo, se habían realizado 1800
vuelos y arrojado al núcleo unas 5000 t de materiales.24 Más tarde se comprobaría
que ninguna había dado en el blanco, sino que destruyó aún más lo que quedaba de la
estructura original del blindaje biológico superior y contribuyó a la liberación de
radionucleidos.24

Comenzó entonces la construcción de un túnel por debajo del reactor accidentado con
el objetivo inicial de implantar un sistema de refrigeración para enfriar el
reactor. Este túnel, así como gran parte de las tareas de limpieza de material
altamente radiactivo, fue excavado por jóvenes de entre 20 y 30 años, reservistas
del Ejército Soviético. Finalmente, jamás se implantó el sistema de refrigeración y
el túnel fue rellenado con hormigón para afianzar el terreno y evitar que el núcleo
se hundiera en las capas subterráneas debido al peso de los materiales arrojados y
tocara el agua de los depósitos subterráneos. En un mes y cuatro días se terminó el
túnel, y se inició el levantamiento de una estructura denominada «sarcófago», que
envolvería al reactor y lo aislaría del exterior. Las obras duraron 206 días.

Evidencias en el exterior de la URSS


Las evidencias iniciales de que un grave escape de material radiactivo había
ocurrido en Chernóbil no vinieron de las autoridades soviéticas, sino de Suecia,
donde el 27 de abril se encontraron partículas radiactivas en las ropas de los
trabajadores de la central nuclear de Forsmark (a unos 1100 km de la central de
Chernóbil). Los investigadores suecos, después de determinar que no había escapes
en la central sueca, dedujeron que la radiactividad debía provenir de la zona
fronteriza entre Ucrania y Bielorrusia, dados los vientos dominantes en aquellos
días. Mediciones similares se fueron sucediendo en Finlandia y Alemania, lo que
permitió al resto del mundo conocer en parte el alcance del desastre.28

En la noche del lunes 28 de abril, durante la emisión del programa de noticias


Vremya (Время) (de la emisora de televisión oficial), el presentador leyó un
escueto comunicado:

Ha ocurrido un accidente en la central de energía de Chernóbil y uno de los


reactores resultó dañado. Están tomándose medidas para eliminar las consecuencias
del accidente. Se está asistiendo a las personas afectadas. Se ha designado una
comisión del Gobierno.

Los dirigentes de la Unión Soviética habían tomado la decisión política de no dar


más detalles. Sin embargo, ante la evidencia, el 14 de mayo el Secretario General
Mijaíl Gorbachov decidió leer un extenso y tardío pero sincero informe en el que
reconocía la magnitud de la terrible tragedia. Sin embargo, la prensa internacional
manifestó que el informe dado por las autoridades soviéticas minimizaba la magnitud
del accidente y deseaba encubrir las posibilidades de efectos colaterales y
secundarios que arrojaría al mundo una catástrofe nuclear de esa magnitud, y que
empezaban a ser evidentes en todo el mundo, y sobre todo en Europa.

Mucha de la información gráfica que se tiene del desastre proviene del entonces
fotógrafo de la agencia Nóvosti con base en Kiev Igor Kostin, cuyas fotos mostraban
el accidente en sus primeras fotos aéreas, y después el rastro de radiación en la
zona afectada. En ellas puede observarse también parte del procedimiento de tratado
para intentar detener el desastre y como los liquidadores realizaban su trabajo
exponiéndose a altas dosis de radiación, cuyas consecuencias el propio Kostin debió
enfrentar en su salud posterior.29

Efectos del desastre

Medallas soviéticas concedida a los liquidadores.

Detalle central de la medalla, donde se representan las tres clases de radiaciones


(alfa, gamma y beta) junto a una gota de sangre.
La explosión provocó la mayor catástrofe en la historia de la explotación civil de
la energía nuclear. 31 personas murieron en el momento del accidente, alrededor de
135 000 personas tuvieron que ser evacuadas de los 155 000 km² afectados,
permaneciendo extensas áreas deshabitadas durante muchos años al realizarse la
reubicación posteriormente de otras 215 000 personas. La radiación se extendió a la
mayor parte de Europa, permaneciendo los índices de radiactividad en las zonas
cercanas en niveles peligrosos durante varios días. La estimación de los
radionucleidos que se liberaron a la atmósfera se sitúa en torno al 3,5 % del
material procedente del combustible gastado (aproximadamente seis toneladas de
combustible fragmentado) y el 100 % de todos los gases nobles contenidos en el
reactor. De los radioisótopos más representativos, la estimación del vertido es de
85 petabecquerelios de cesio-137 y entre el 50 y el 60 % del inventario total de
131I, es decir, entre 1600 y 1920 petabecquerelios. Estos dos son los radioisótopos
más importantes desde el punto de vista radiológico, aunque el vertido incluía
otros en proporciones menores, como 90Sr o 239Pu.30

Efectos inmediatos

Los efectos de la radiactividad en Europa.31


Doscientas personas fueron hospitalizadas inmediatamente, de las cuales 31 murieron
(28 de ellas debido a la exposición directa a la radiación). La mayoría eran
bomberos y personal de rescate que participaban en los trabajos para controlar el
accidente. Se estima que 135 000 personas fueron evacuadas de la zona,32 incluyendo
a los alrededor de 50 000 habitantes de Prípiat. Para más información en cuanto al
número de afectados, véanse las secciones siguientes.

Los liquidadores recibieron grandes dosis de radiación. Según estimaciones


soviéticas, entre 300 000 y 600 000 liquidadores trabajaron en las tareas de
limpieza de la zona de evacuación de 30 km alrededor del reactor, pero parte de
ellos entraron en la zona dos años después del accidente.33

Las autoridades soviéticas comenzaron a evacuar la población de las cercanías de la


central nuclear de Chernóbil 36 horas después del accidente. En mayo de 1986,
aproximadamente un mes después del accidente, todos los habitantes que habían
vivido en un radio de 30 km alrededor de la central habían sido desplazados. Sin
embargo, la radiación afectó a una zona mucho mayor que el área evacuada.

La contaminación de Chernóbil no se extendió uniformemente por las regiones


adyacentes, sino que se repartió irregularmente en forma de bolsas radiactivas
(como pétalos de una flor), dependiendo de las condiciones meteorológicas. Informes
de científicos soviéticos y occidentales indican que Bielorrusia recibió alrededor
del 60 % de la contaminación que cayó en la antigua Unión Soviética. El informe
TORCH 2006 afirma que la mitad de las partículas volátiles se depositaron fuera de
Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Una gran área de la Federación rusa al sur de Briansk
también resultó contaminada, al igual que zonas del noroeste de Ucrania.34

En Europa occidental se tomaron diversas medidas al respecto, incluyendo


restricciones a las importaciones de ciertos alimentos. En Francia se produjo una
polémica cuando el Ministerio de Agricultura negó en mayo de 1986 que la
contaminación radiactiva hubiese afectado a ese país, contradiciendo los datos de
la propia Administración francesa. Los medios de comunicación ridiculizaron
rápidamente la teoría de que la nube radiactiva se hubiese detenido en las
fronteras de Francia.35

Antes del accidente el reactor contenía unas 190 toneladas de combustible


nuclear.36 Se estima que más de la mitad del yodo y un tercio del cesio radiactivos
contenidos en el reactor fue expulsado a la atmósfera; en total, alrededor del 3,5
% del combustible escapó al medio ambiente.37 Debido al intenso calor provocado por
el incendio, los isótopos radiactivos liberados, procedentes de combustible
nuclear, se elevaron en la atmósfera dispersándose en ellas.

Áreas de Europa contaminadas en kBq/m2 con cesio-13731


País 37–185 185–555 555–1480 > 1,480
km² % del país km² % del país km² % del país km² % del país
Flag of Russia.svg Rusia 49,800 0.29 5,700 0.03 2,100 0.01 300 0.002
Flag of Belarus.svg Bielorrusia 29,900 14.4 10,200 4.9 4,200 2.0
2,200 1.1
Flag of Ukraine.svg Ucrania 37 200 6.2 3,200 0.53 900 0.15 600 0.1
Flag of Sweden.svg Suecia 12,000 2.7 — — — — — —
Flag of Finland.svg Finlandia 11,500 3.4 — — — — — —
Flag of Austria.svg Austria 8,600 10.3 — — — — — —
Flag of Norway.svg Noruega 5,200 1.3 — — — — — —
Bandera de Bulgaria Bulgaria 4,800 4.3 — — — — — —
Flag of Switzerland (Pantone).svg Suiza 1,300 3.1 — — — — —

Flag of Greece.svg Grecia 1,200 0.91 — — — — — —
Bandera de Eslovenia Eslovenia 300 1.5 — — — — — —
Flag of Italy.svg Italia 300 0.1 — — — — — —
Bandera de Moldavia Moldavia 60 0.2 — — — — — —
Totales 162,160 km² 19,100 km² 7,200 km² 3,100 km²
Efectos a largo plazo sobre la salud

Mapa que muestra la contaminación por cesio-137 en Bielorrusia, Rusia y Ucrania. En


curios por m² (1 curio son 37 gigabequerelios (GBq)).
Inmediatamente después del accidente, la mayor preocupación se centró en el yodo
radiactivo, con un periodo de semidesintegración de ocho días. A fecha de 2011, las
preocupaciones se centran en la contaminación del suelo con estroncio-90 y cesio-
137, con periodos de semidesintegración de unos 30 años. Los niveles más altos de
cesio-137 se encuentran en las capas superficiales del suelo, donde son absorbidos
por plantas, insectos y hongos, entrando en la cadena alimenticia.

De acuerdo con el informe de la Agencia de Energía Nuclear de la OECD sobre


Chernóbil,38 se liberaron las siguientes proporciones del inventario del núcleo.

133Xe 100%, 131I 50-60%, 134Cs 20-40%, 137Cs 20-40%, 132Te 25-60%, 89Sr 4-6%, 90Sr


4-6%, 140Ba 4-6%, 95Zr 3,5%, 99Mo >3,5%, 103Ru >3,5%, 106Ru >3,5%, 141Ce
3,5%, 144Ce 3,5%, 239Np 3,5%, 238Pu 3,5%, 239Pu 3,5%, 240Pu 3,5%, 241Pu 3,5%, 242Cm
3,5%
Las formas físicas y químicas del escape incluyen gases, aerosoles y, finalmente,
combustible sólido fragmentado. Sobre la contaminación y su distribución por el
territorio de muchas de estas partes esparcidas por la explosión del núcleo no hay
informes públicos.

Algunas personas en las áreas contaminadas fueron expuestas a grandes dosis de


radiación (de hasta 50 Gy) en la tiroides, debido a la absorción de yodo-131, que
se concentra en esa glándula. El yodo radiactivo procedería de leche contaminada
producida localmente, y se habría dado particularmente en niños. Varios estudios
demuestran que la incidencia de cáncer de tiroides en Bielorrusia, Ucrania y Rusia
se ha elevado enormemente. Sin embargo, algunos científicos piensan que la mayor
parte del aumento detectado se debe al aumento de controles.39 Hasta el presente no
se ha detectado un aumento significativo de leucemia en la población en general.
Algunos científicos temen que la radiactividad afectará a las poblaciones locales
durante varias generaciones.40 Se cree que esa radiactividad no se extinguirá hasta
pasados 300 000 años.4142

Restricciones alimentarias

Casa en un pueblo abandonado en los alrededores de Prípiat, cerca de Chernóbil.


Poco después del accidente varios países europeos instauraron medidas para limitar
el efecto sobre la salud humana de la contaminación de los campos y los bosques. Se
eliminaron los pastos contaminados de la alimentación de los animales y se
controlaron los niveles de radiación en la leche. También se impusieron
restricciones al acceso a las zonas forestales, a la caza y a la recolección de
leña, bayas y setas.43

Veinte años después las restricciones siguen siendo aplicadas en la producción,


transporte y consumo de comida contaminada por la radiación, especialmente por
cesio-137, para impedir su entrada en la cadena alimentaria. En zonas de Suecia y
Finlandia existen restricciones sobre el ganado, incluyendo los renos, en entornos
naturales. En ciertas regiones de Alemania, Austria, Italia, Suecia, Finlandia,
Lituania y Polonia, se han detectado niveles de varios miles de becquerelios por
kilogramo de cesio-137 en animales de caza, incluyendo jabalíes y ciervos, así como
en setas silvestres, frutas del bosque y peces carnívoros lacustres. En Alemania se
han detectado niveles de 40 000 Bq/kg en carne de jabalí. El nivel medio es 6800
Bq/kg, más de diez veces el límite impuesto por la UE de 600 Bq/kg. La Comisión
Europea ha afirmado que «las restricciones en ciertos alimentos de algunos Estados
miembros deberán mantenerse aún durante muchos años».[cita requerida]

En Gran Bretaña, de acuerdo con la Ley de Protección de la Comida y el Ambiente de


1985, se han estado usando Órdenes de Emergencia desde 1986 para imponer
restricciones al transporte y venta de ganado ovino que supere los 100 Bq/kg. Este
límite de seguridad se introdujo en 1986 siguiendo las orientaciones del Grupo de
Expertos del Artículo 31 de la Comisión Europea. El área cubierta por estas
restricciones cubría en 1986 casi 9000 granjas y más de cuatro millones de cabezas
de ganado ovino. En 2006 siguen afectando a 374 granjas (750 km²) y 200 000 cabezas
de ganado.44

En Noruega, los sami resultaron afectados por comida contaminada, y se vieron


obligados a cambiar su dieta para minimizar la ingesta de elementos radiactivos.
Sus renos fueron contaminados al comer líquenes, que extraen partículas radiactivas
de la atmósfera junto a otros nutrientes.45

Flora y fauna
Después del desastre, un área de cuatro kilómetros cuadrados de pinos en las
cercanías del reactor adquirieron un color marrón dorado y murieron, adquiriendo el
nombre de «Bosque Rojo».46 En un radio de unos 20 o 30 kilómetros alrededor del
reactor se produjo un aumento de la mortalidad de plantas y animales, así como
pérdidas en su capacidad reproductiva.43

En los años posteriores al desastre, en la zona de exclusión abandonada por el ser


humano ha florecido la vida salvaje. Bielorrusia ya ha declarado una reserva
natural, y en Ucrania existe una propuesta similar. Varias especies de animales
salvajes y aves que no se habían visto en la zona antes del desastre, se encuentran
ahora en abundancia, debido a la ausencia de seres humanos en el área.47

En un estudio de 1992-1993 de las especies cinegéticas de la zona, en un kilo de


carne de corzo se llegaron a medir hasta cerca de 300 000 bequerelios de cesio-137.
Esta medida se tomó durante un periodo anómalo de alta radiactividad posiblemente
causado por la caída de agujas de pino contaminadas. Las concentraciones de
elementos radiactivos han ido descendiendo desde entonces hasta un valor medio de
30 000 Bq en 1997 y 7400 en 2000, niveles que siguen siendo peligrosos. En
Bielorrusia el límite máximo permitido de cesio radiactivo en un kg de carne de
caza es 500 Bq. En Ucrania es de 200 Bq para cualquier tipo de carne.48

Situación en 2002 de la ciudad de Prípiat, donde residían los trabajadores de


Chernóbil.
Controversia sobre las estimaciones de víctimas
Se estima que la mayoría de muertes prematuras causadas por el accidente de
Chernóbil son el resultado de cánceres u otras enfermedades inducidas por la
radiación durante varias décadas después del evento.49 Una gran población (algunos
estudios consideran la población completa de Europa50) fue sometida a dosis de
radiación relativamente bajas, incrementando el riesgo de cáncer en toda la
población (según el modelo lineal sin umbral).51 Es imposible atribuir muertes
concretas al accidente, y muchas estimaciones indican que la cantidad de muertes
adicionales será demasiado pequeña para ser estadísticamente detectable (por
ejemplo, si una de cada 5000 personas muriese debido al accidente, en una población
de 400 millones habría 80 000 víctimas mortales debidas al accidente,
estadísticamente indetectables). Además, las interpretaciones del estado de salud
actual de la población expuesta son variables, por lo que los cálculos de víctimas
se basan siempre en modelos numéricos sobre los efectos de la radiación en la
salud. Por otra parte los efectos de radiación de bajo nivel en la salud humana aún
no se conocen bien, por lo que ningún modelo usado es completamente fiable
(afirmando incluso varios autores que el efecto de la hormesis, evidenciada en la
acción de otros elementos tóxicos,52 también debería aplicarse a las radiaciones53
).

Dados estos factores, los diferentes estudios sobre los efectos de Chernóbil en la
salud han arrojado conclusiones muy diversas, y están sujetos a controversia
política y científica.5455 A continuación se presentan algunos de los principales
estudios.

Estudios realizados sobre los efectos del accidente de Chernóbil


Informe del UNSCEAR 2008

Un guía mide los niveles de radiación cerca de Chernóbil, en 2011.


El informe del Comité Científico de Naciones Unidas sobre los Efectos de la
Radiación Atómica (UNSCEAR) se considera el consenso científico sobre los efectos
para la salud del accidente de Chernóbil.56 El informe destaca que de los 600
trabajadores presentes en la madrugada del 26 de abril, 134 recibieron dosis
elevadas (0,8-16 Gy) y experimentaron Síndrome de irradiación aguda. 28 de ellos
murieron en los primeros tres meses y otros 19 murieron en el periodo 1987-2004 por
diversas causas no necesariamente asociadas con la exposición a la radiación. La
mayoría de los 530000 trabajadores registrados en operaciones de recuperación
recibieron dosis de entre 0,02 Gy y 0,5 Gy entre 1986 y 1990. Este grupo aún corre
el riesgo potencial de sufrir consecuencias tardías como cáncer y otras
enfermedades, por lo que su estado de salud será seguido muy de cerca.57

Las dosis recibidas en la tiroides durante los primeros meses después del accidente
fueron particularmente altas en los niños y adolescentes de Bielorrusia, Ucrania y
en las demás regiones soviéticas afectadas donde tomaron leche con altos niveles de
yodo radioactivo. En 2005, se habían diagnosticado más de 6000 casos de cáncer de
tiroides en este grupo, y es muy probable que una gran parte de estos cánceres sean
atribuibles a la ingesta de yodo radioactivo. Se espera que el aumento en la
incidencia de cáncer de tiroides debido al accidente continúe por muchos años más,
aunque el aumento a largo plazo es difícil de cuantificar con precisión.57

Aparte del dramático aumento en la incidencia de cáncer de tiroides entre las


personas expuestas a una edad temprana, y algunos indicios de un aumento de la
leucemia y la incidencia de cataratas entre los trabajadores, no hay un aumento
claramente demostrado en la incidencia de cánceres sólidos o leucemia debido a la
radiación en las poblaciones expuestas. Tampoco hay pruebas de otros trastornos no
malignos que estén relacionados con la radiación ionizante. Sin embargo,se
produjeron problemas psicológicos generalizados debidos más al temor a la
radiación, que a los efectos de las bajas dosis recibidas.57

Estudio de la AEN 2002


La Agencia para la Energía Nuclear presentó en 2002 un estudio en el que indica que
tras la respuesta de la Unión Soviética ante el accidente de Chernóbil se
produjeron un total de 31 muertes, una debida a una explosión, una segunda debida a
una trombosis, una más debida a quemaduras y 28 debidas a la radiación.

Un total de 499 personas fueron hospitalizadas, de las que 237 tenían síntomas de
haber sido expuestos de forma importante a las radiaciones perteneciendo los 28
muertos a este último grupo.

En el informe se citan dos estudios5859 diferentes en los que se cifra el posible


incremento del número de cánceres en el futuro entre un 0,004 % y 0,01 % con
respecto al número de cánceres total, entre los que se encontrarían los producidos
por el tabaco, la polución y otros.
También se enfatiza el hecho de que el número de cánceres de tiroides entre los
niños aumentó de una forma importante en Bielorrusia y Ucrania debido al accidente
de Chernóbil. En el periodo de 1986 a 1998 el número de cánceres con respecto al
periodo de 1974 a 1986 se había incrementado en 4 057 casos de cáncer de tiroides
en niños. Prácticamente todos los casos fueron en niños nacidos antes del
accidente.

Sumario del informe (HTML) (inglés)


Informe completo (PDF) (inglés)
Informe del Fórum de Chernóbil (2005)
Artículo principal: Informe del Fórum de Chernóbil
En septiembre de 2005, el informe del Fórum de Chernóbil (en el que participan
entre otros el OIEA, la OMS y los gobiernos de Bielorrusia, Rusia y Ucrania) estimó
que el número total de víctimas que se deberán al accidente se elevará a 4000
(mejor estimador).60 Esta cifra incluye los 31 trabajadores que murieron en el
accidente, y los 15 niños que murieron de cáncer de tiroides. Todos ellos forman
parte de las 600 000 personas que recibieron las mayores dosis de radiación.

La versión completa del informe de la OMS, adoptado por la ONU y publicado en abril
de 2006, incluye la predicción de otras 5000 víctimas entre otros 6,8 millones de
personas que pudieron estar afectados, con lo que se alcanzarían las 9000 víctimas
de cáncer.61

Entre otras críticas,62 en el año 2006 Alex Rosen63 expresó sus dudas acerca del
informe por considerar que los datos eran anticuados y no tomaban en cuenta más que
las antiguas repúblicas soviéticas. Otra crítica expuesta por grupos antinucleares
se refiere al acuerdo que une al OMS y al OIEA y que obliga a la primera a
consultar y consensuar previamente sus informes relacionados con sus competencias
con el OIEA.64656667

OMS - Informe completo (PDF) (inglés)


OMS - Chernobyl’s Legacy: Health, Environmental and Socio-Economic Impacts and
Recommendations to the Governments of Belarus, the Russian Federation and Ukraine
(PDF) (inglés)
Informe TORCH 2006
Artículo principal: Informe sobre Chernóbil TORCH 2006
Este estudio (en inglés The Other Report on Chernobyl, "El Otro informe sobre
Chernóbil") se realizó en 2006 a propuesta del Partido Verde alemán europeo.

En él se destaca que el informe del Fórum de Chernóbil solo tomó en consideración


las áreas con exposición superior a 40 000 Bq/m², existiendo otros países donde
existe contaminación con niveles inferiores a ese valor (Turquía, Eslovenia, Suiza,
Austria y Eslovaquia). Se indica que el 44 % de Alemania y el 34 % del Reino Unido
también fueron afectados. También se señala que se necesita un mayor esfuerzo de
investigación para evaluar las incidencias de cáncer de tiroides en Europa,
prediciendo de 30 000 a 60 000 muertes solo por cáncer debidas al accidente así
como un aumento de entre 18 000 y 66 000 casos de cáncer de tiroides solo en
Bielorrusia. Según este informe se ha observado un incremento medio del 40 % de
tumores sólidos en Bielorrusia. Además señala que la inducción de cataratas y las
enfermedades cardiovasculares tienen conexión con el accidente.

Este informe fue revisado en la Campaña sobre las radiaciones de bajo nivel, donde
se observó que '«era una revisión teórica de una pequeña parte de la evidencia
acumulada en los veinte años transcurridos desde el desastre de Chernóbil» que
«revela desviaciones consistentes al ignorar o minusvalorar desarrollos cruciales
en radiobiología», además de que ignora un gran volumen de evidencias en Rusia,
Bielorrusia y Ucrania.68
Informe de Greenpeace de 2006
En respuesta al informe del Fórum de Chernóbil, Greenpeace encargó un informe a un
grupo, según esta organización, de 52 científicos de todo el mundo. En este informe
se estima que se producirán alrededor de 270 000 casos de cáncer atribuibles a la
precipitación radiactiva de Chernóbil, de los cuales probablemente alrededor de
93.000 serán mortales; pero también se afirma que "las cifras publicadas más
recientemente indican que sólo en Bielorrusia, Rusia y Ucrania el accidente podría
ser responsable de 200 000 muertes adicionales en el periodo entre 1990 y 2004".69

La recopilación fue realizada por Alekséi Yáblokov, miembro de la Academia de


Ciencias de Rusia y cofundador de Greenpeace Rusia,70 incluyendo varios artículos
publicados originalmente en ruso71 y publicada posteriormente en inglés bajo el
título Chernobyl: Consequences of the Catastrophe for People and the Environment en
Annals of the New York Academy of Sciences que declaró posteriormente que "ni por
su publicación la Academia valida las afirmaciones hechas en las publicaciones
originales en idioma eslavo citadas en los artículos traducidos. Es importante
destacar que el volumen traducido no ha sido revisado formalmente por la Academia
de Ciencias de Nueva York ni por nadie más." 72 La publicación omitió los artículos
publicados en ruso bajo revisión por pares y citó en su mayoría artículos en los
medios, webs e incluso sin identificación para justificar sus afirmaciones. Su
metodología ha sido puesta en cuestión y jamás ha sido utilizado como referencia de
las publicaciones académicas bajo revisión por pares.73 Según Richard Wakeford, "El
tono del libro enfatiza la existencia de una conspiración internacional para
ocultar la verdad que lleva a un sentimiento incómodo acerca de las intenciones de
los autores".55

Informe de la AIMPGN de abril de 2006


Artículo principal: Informe sobre Chernóbil de la AIMPGN (2006)
En abril de 2006 la sección alemana de la AIMPGN realizó un informe que rebate gran
parte de los resultados del resto de estudios realizados. Entre sus afirmaciones se
encuentra que entre 50 000 y 100 000 liquidadores han muerto hasta 2006. Que entre
540 000 y 900 000 liquidadores han quedado inválidos. El estudio estima el número
de víctimas mortales infantiles en Europa en aproximadamente 5000. Según el
estudio, solo en Baviera (Alemania), se han observado entre 1000 y 3000 defectos
congénitos adicionales desde Chernóbil. Solo en Bielorrusia, más de 10 000 personas
han sufrido cáncer de tiroides desde la catástrofe. El número de casos de cáncer de
tiroides debidos a Chernóbil previsto para Europa (excluida la antigua Unión
Soviética) se sitúa entre 10 000 y 20 000, entre otras.

Otros estudios y alegatos


El ministro de Sanidad ucraniano afirmó en 2006 que más de 2 400 000 ucranianos,
incluyendo 428 000 niños, sufren problemas de salud causados por la catástrofe.28
Tal como señala el informe de 2006 de la ONU, los desplazados por el accidente
también sufren efectos psicológicos negativos causados por este.
El estudio Radiation-Induced Cancer from Low-Dose Exposure (Cáncer inducido por
exposición a bajas dosis de radiación) del Committee For Nuclear Responsibility
(Comité para la responsabilidad nuclear) estima que el accidente de Chernóbil
causará 475 368 víctimas mortales por cáncer.74
Otro estudio muestra un incremento de la incidencia del cáncer en Suecia.7576
También se ha relacionado un cambio en la relación entre sexos en el nacimiento en
varios países europeos con el accidente.77
El sumario del informe Estimaciones sobre el cáncer en Europa debido a la
precipitación radiactiva de Chernóbil, de la Agencia Internacional para la
Investigación del Cáncer, publicado en abril de 2006, afirma que es improbable que
los casos de cáncer debidos al accidente puedan ser detectados en las estadísticas
nacionales de cáncer. Los resultados de análisis de tendencia en el tiempo de casos
y mortalidad de cáncer en Europa no muestran, hasta ahora, un incremento en tasas
de cáncer, aparte de los casos de cáncer de tiroides en las regiones más
contaminadas, que se pueden atribuir a la radiación de Chernóbil"7879 Sin embargo,
aunque estadísticamente indetectable, la Asociación estima, basándose en el modelo
lineal sin umbral, que se pueden esperar 16 000 muertes por cáncer debidas al
accidente de Chernóbil hasta 2065. Sus estimaciones tienen intervalos de confianza
al 95 % muy amplios, entre 6700 y 38 000 muertes.80
Un estudio del GSF (Centro Nacional de investigaciones del Medio Ambiente y la
Salud) de Alemania, muestra evidencias de un incremento en el número de defectos
congénitos en Alemania y Finlandia a partir del accidente81
Comparaciones con otros accidentes
El accidente de Chernóbil causó algunas decenas de muertos inmediatos debido al
envenenamiento por radiación. Además de ellos se prevén miles de muertes prematuras
en las décadas futuras. De todos modos, en general no es posible probar el origen
del cáncer que causa la muerte de una persona, y es muy difícil estimar las muertes
a largo plazo debidas a Chernóbil. Sin embargo, para entender la magnitud del
accidente sí es posible comparar los efectos que han producido otros desastres,
como por ejemplo:

El fallo de la presa de Banqiao (Henan, China, 1975) causó al menos la muerte de 26


000 personas debido a la inundación, y otras 145 000 murieron debido a las
epidemias y hambrunas subsiguientes.
El desastre de Bhopal (India, 1984), del cual la BBC informó que había causado la
muerte a 3000 personas inicialmente, y al menos otras 15 000 murieron de
enfermedades subsiguientes.
La Gran Niebla de Londres (Reino Unido, 1952), donde los servicios médicos
compilaron estadísticas encontrando que la niebla había matado a 4000 personas
inicialmente y en los meses que siguieron murieron otras 8000.
El desastre en MV Doña Paz, (Filipinas, 1987). Este incendio de productos del
petróleo mató a más de 4000 personas.
La inundación de Johnstown (Pensilvania, Estados Unidos, 1889). 2209 muertos.
Incendio de la Iglesia de la Compañía, Santiago de Chile, 1863, entre 2000 y 3000
muertos, según la fuente.
Explosiones de San Juanico de 1984 (Ciudad de México, México, 1984). 600 muertos.
Ayuda humanitaria a las víctimas de Chernóbil

El patriarca Cirilo I de Moscú junto a Víktor Yanukóvich, expresidente de Ucrania,


y Dmitri Medvédev, expresidente de Rusia, durante un acto conmemorativo en
Chernóbil en 2011.
Al informarse sobre el accidente varias naciones ofrecieron ayuda humanitaria
inmediata a los afectados, además de realizar promesas de ayuda humanitaria a largo
plazo.

Cuba ha mantenido desde 1990 un programa de socorro para las víctimas de este
accidente nuclear. Casi 24 000 pacientes, de Ucrania, Rusia, Bielorrusia, Moldavia
y Armenia, todos ellos afectados por accidentes radiactivos, han pasado ya por el
Hospital Pediátrico de Tarará, en las afueras de La Habana. La mayoría de los
pacientes son niños ucranianos afectados por la catástrofe, con dolencias que van
desde el estrés post-traumático hasta el cáncer. Alrededor del 67 % de los niños
provienen de orfanatos y escuelas para niños sin amparo filial. El impacto social
de la atención brindada es grande, porque estos niños no tienen posibilidades
económicas para tratar sus enfermedades. Son evaluados y reciben todo tipo de
tratamientos, incluidos trasplantes de médula para quienes padecen leucemia. En
este programa, el Ministerio de Salud de Ucrania paga el viaje de los niños a Cuba
y todo el resto de la financiación del programa corre a cargo del Gobierno
cubano.82

La ONG gallega Asociación Ledicia Cativa acoge temporalmente a menores afectados


por la radiación de Chernóbil en familias de la comunidad autónoma de Galicia.83 La
ONG castellano-leonesa "Ven con Nosotros" realiza un trabajo similar en las
comunidades autónomas de Castilla y León, Madrid y Extremadura,84 Chernobil
Elkartea y Chernobileko Umeak en el País Vasco, Arco Iris Solidario en Navarra y
Familias Solidarias con el Pueblo Bielorruso en Murcia.

También se creó el Chernobyl Children Project International,85 y otros países como


Irlanda86 o Canadá87 también ayudaron a los niños afectados.

Situación de la central nuclear de Chernóbil desde 1995


Operación y cierre de la central
Ucrania era en 1986 tan dependiente de la electricidad generada por la central de
Chernóbil que la Unión Soviética tomó la decisión de continuar produciendo
electricidad con los reactores no accidentados. Esta decisión se mantuvo después de
que Ucrania obtuviese la independencia. Eso sí, las autoridades tomaron varias
medidas para modernizar la central y mejorar su seguridad.88

En diciembre de 1995 el G7 y Ucrania firmaron el llamado memorándum de Ottawa, en


el que Ucrania expresaba la voluntad de cerrar la central. A cambio el G7 y la UE
acordaron ayudar a Ucrania a obtener otras fuentes de electricidad, financiando la
finalización de dos nuevos reactores nucleares en Jmelnitsky y Rivne y ayudando en
la construcción de un gasoducto y un oleoducto desde Turkmenistán y Kazajistán.89
En noviembre de 2000, la Comisión Europea comprometió 65 millones de euros para
ayudar a Ucrania a adquirir electricidad durante el período provisional (2000-2003)
mientras se construían nuevas centrales.90

El último reactor en funcionamiento fue apagado el 15 de diciembre de 2000, en una


ceremonia en la que el presidente ucraniano Leonid Kuchma dio la orden directamente
por teleconferencia.91

Nuevo sarcófago
Artículo principal: Nuevo sarcófago de Chernóbil

El nuevo sarcófago del reactor 4 de Chernóbil en octubre de 2017

El Reactor 4 de Chernóbil junto al sarcófago y el memorial del accidente en 2009.


Con el paso del tiempo, el sarcófago construido en torno al reactor 4 justo después
del accidente se ha ido degradando por el efecto de la radiación, el calor y la
corrosión generada por los materiales contenidos, hasta el punto de existir un
grave riesgo de derrumbe de la estructura, lo que podría tener consecuencias
dramáticas para la población y el ambiente.92

El coste de construir una protección permanente que reduzca el riesgo de


contaminación cumpliendo todas las normas de contención de seguridad fue calculado
en 1998 en 768 millones de euros. Ucrania, incapaz de obtener esa financiación en
el escaso tiempo disponible, solicitó ayuda internacional. Varias conferencias
internacionales han reunido desde entonces los fondos necesarios,90 a pesar de que
el presupuesto ha ido aumentando sensiblemente por culpa de la inflación.

En 2004, los donantes habían depositado más de 700 millones de euros para su
construcción (en total en esa fecha se habían donado cerca de 1000 millones de
euros para los proyectos de recuperación93), y desde 2005 se llevaron a cabo los
trabajos preparativos para la construcción de un sarcófago nuevo. El 23 de
septiembre de 2007, el gobierno de Ucrania firmó un contrato con el consorcio
francés NOVARKA para su construcción, la cual comenzó finalmente en abril de 2012 y
cuya finalización estaba prevista para el verano de 2015. Se prevé que la
construcción de este sarcófago en forma de arca permita evitar los problemas de
escape de materiales radiactivos desde Chernóbil durante al menos cien años. Se
trata de una gigantesca estructura de acero con forma de arco ovalado de 190 metros
de alto y 200 metros de ancho que cubrirá por completo la actual estructura del
reactor y el combustible, así como los materiales de residuos radiactivos que
desataron la tragedia en 1986. Y es que el reactor accidentado aún conserva el 95 %
de su material radiactivo original, y la exposición a las duras condiciones
meteorológicas de la zona amenazan con nuevas fugas.

Ucrania ha firmado otro contrato con la empresa estadounidense Holtec para


construir un gran almacén que haga las funciones de vertedero donde guardar los
residuos nucleares generados, para ello se está construyendo en la propia central
un centro de almacenamiento de residuos de alta actividad.92

El coste total del "Plan de Ejecución del Sistema de Protección", del cual el nuevo
sarcófago es el elemento más prominente, está estimado en 2150 millones de euros.
Solamente el coste del nuevo sarcófago se estimó en 1.500 millones de euros.94

En noviembre de 2016, treinta años después de la tragedia, se inauguró un nuevo


sarcófago al que se denominó "Nuevo Sarcófago Seguro" (NSC, por sus siglas en
inglés), una estructura móvil, la mayor construida hasta la fecha en el mundo, en
forma de arco de 110 metros de alto, 150 de ancho y 256 de largo y más de 30.000
toneladas. Se construyó a 180 metros del reactor y luego se ubicó sobre él mediante
un sofisticado sistema de raíles. Se estima que tendrá una duración de más de cien
años. El coste final de la estructura fue de 1.500 millones de euros, financiado
por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) junto a la colaboración
de 28 países que aportaron 1.417 millones de euros y construido por la empresa
francesa Novarka. La estructura está equipada con grúas controladas a distancia con
el objetivo de ir desmontando la antigua estructura.9

La nueva estructura permitirá desmantelar el sarcófago y extraer el material


radiactivo.95 En 2023 se espera completar la destrucción de la vieja estructura, la
tarea más delicada de todo el proyecto pues implica trabajar en el interior del
reactor.96

Desplome del techo


El 12 de febrero de 2013, debido al peso de la nieve, parte del techo de la
estructura cayó sobre la sección de turbinas.979899

En la cultura popular
En 1987, al año siguiente del accidente, el estadounidense Frederik Pohl publicó su
novela Chernobyl, traducida el español ese mismo año por Rafael Marín, basada en
los hechos reales de la catástrofe.100
En 1996, el cantautor guatemalteco Ricardo Arjona en su canción " El Noticiero"
hace referencia en una de sus estrofas a este lugar.
En 1997, la escritora bielorrusa Svetlana Aleksiévich, (posteriormente Premio Nobel
de Literatura en 2015 por esa obra), publicó Voces de Chernóbil, un libro de estilo
documental que recoge testimonios de personas afectados de manera directa e
indirecta por el estrago.
En 2016, apareció la adaptación cinematográfica del libro de Aleksiévich, dirigida
por Pol Cruchten, titulada "La Supplication (Voices from Chernobyl)",101 obra que
conserva el estilo documental a través de la narración de testimonios de los
sobrevivientes de la catástrofe.
En 2019, el canal HBO emitió una miniserie en cinco capítulos titulada Chernobyl,
reconstruyendo los hechos que se sucedieron desde el momento de la explosión, a
través de las acciones de dos personajes históricos, Valeri Legásov y Borís
Shcherbina.102 El primero fue un científico soviético que integró el comité de
investigación del desastre de Chernóbyl, alertando desde un primer momento sobre la
extrema gravedad del asunto y tomando las decisiones técnicas sobre el terreno para
contener la expansión del desastre atómico. El segundo, fue un alto dirigente
político soviético que tuvo a su cargo en el terreno las decisiones políticas, para
contener la catástrofe. Ambos murieron en el lustro siguiente, como consecuencia
del accidente.103104 El tercer papel protagónico de la serie corresponde a una
científica bielorrusa llamada Uliana Khomyuk, que no existió como tal, pero que
sintetiza la actuación en el terreno de muchos científicos, muchos de los cuales
también murieron en los años inmediatos como consecuencia de la radiación.102 El
papel del bombero Vasili Ignatenko, también corresponde a una persona real,
fallecida como consecuencia de la radiación, cuya memoria es tomada a partir del
relato de su esposa.102

También podría gustarte