Está en la página 1de 5

Tutela Judicial Efectiva.

La tutela judicial Efectiva comprende el Derecho que tienen


las personas a ser parte en un proceso, así como también a poder
promover en su marco de la actividad jurisdiccional que
desemboque en una decisión judicial sobre las pretensiones
deducidas.

Por su parte, Eduardo Couture, se expresa referente a la


Tutela Jurídica que: “Consiste en que en un lugar geográfico
determinado y en un momento histórico determinado, existan
jueces independientes, revestidos de autoridad y responsables de
sus actos, capaces de dar la razón a quienes ellos creen
sinceramente que la tienen. Y que las autoridades encargadas de
respetar y ejecutar las sentencias judiciales, las respeten y ejecuten
positivamente”. (Couture, 1997:484).

Con respecto a la tutela judicial efectiva el Máximo Tribunal


de la República en decisión de la Sala en comento número 576, de
fecha 27 de abril de 2001, con Ponencia del Magistrado Jesús E.
Cabrera Romero, ha establecido lo que constituye este derecho y al
efecto señaló:
“...la Garantía Jurisdiccional, también llamada el derecho a la tutela
judicial efectiva, que ha sido definida como aquél atribuido a toda
persona, de acceder a los órganos de administración de justicia
para que sus pretensiones sean tramitadas mediante un proceso,
que ofrezca mínimas garantías, todo lo cual sólo es posible cuando
se cumplen en él los principios establecidos en la Constitución”.

Se puede decir que nos encontramos frente a un derecho


humano constitucionalmente establecido como garantía de otros
derechos fundamentales, de carácter autónomo y exigibilidad
inmediata que persigue el acceso a los órganos de administración
de justicia para hacer valer los derechos e intereses del justiciable.

La tutela Judicial Efectiva esta también consagrada en nuestra


constitución, la tutela judicial efectiva implica la posibilidad que
tiene todo venezolano de acceder antes los órganos encargados de
la función jurisdiccional para satisfacer sus pretensiones jurídicas, y
que sean sometidos a un proceso verdaderamente eficaz.

La tutela judicial efectiva se encuentra consagrada en el artículo 26


de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y
expresa:

“Toda persona tiene derecho de acceso a los órganos de


administración de justicia para hacer valer sus derechos e
intereses, incluso los colectivos o difusos; a la tutela efectiva
de los mismos y a obtener con prontitud la decisión
correspondiente. El Estado garantizará una justicia gratuita,
accesible, imparcial, idónea, transparente, autónoma,
independiente, responsable, equitativa y expedita, sin
dilaciones indebidas, sin formalismos o reposiciones inútiles”.

Tutela judicial efectiva constituye un derecho fundamental


predominantemente procesal establecido por el legislador en la
Carta Magna, lo cual trae como consecuencia que el justiciable
puede ejercer ésta facultad ante la administración de justicia para
la defensa de sus intereses, sin la exigencia de formalidades
innecesarias, o enervantes que puedan establecerse, ni condiciones
para menoscabarlo o hacerlo nugatorio. Por otra parte, es un
derecho que toda persona tiene a la prestación jurisdiccional, como
una clara demostración del principio de igualdad, con lo cual tanto
nacionales como extranjeros que residan en nuestro territorio, así
como personas naturales y jurídicas, pueden acceder a los órganos
jurisdiccionales.

Naturaleza Jurídica de la Tutela Judicial Efectiva

En el estudio sobre la naturaleza jurídica de la tutela judicial


efectiva, es notable la afirmación en la doctrina y la jurisprudencia
de considerar indistintamente como principio, derecho o garantía.
Así tenemos para Useche,” la tutela judicial efectiva es una garantía
y es un derecho, es decir, posee distinta naturaleza, para un mismo
fin, la protección de los derechos e intereses”. En igual sentido,
Bello y Jiménez se refieren indistintamente como derecho y
garantía.
Asimismo, la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela, en el Título III relativo a los Derechos Humanos y
Garantías y Deberes, consagra el derecho a la tutela judicial
efectiva en el artículo 26 y al respecto la Sala Constitucional del
Tribunal Supremo de Justicia en decisión número 708, de fecha 10
de mayo de 2001, ha señalado que:

“El artículo 26 de la Constitución vigente, consagra de manera


expresa el derecho a la tutela judicial efectiva, conocido también
como garantía jurisdiccional, el cual encuentra su razón de ser en
que la justicia es, y debe ser, tal como lo consagran los artículos 2
y 3 ejusdem, uno de los valores fundamentales presente en todos
los aspectos de la vida social, por lo cual debe impregnar todo el
ordenamiento jurídico y constituir uno de los objetivos de la
actividad del Estado, en garantía de la paz social”.

Por otra parte, con la redacción del artículo en comento el


legislador dio un gran avance en el Sistema Judicial de nuestro
país, toda vez que garantizó el derecho de acceso a la
administración de justicia, a la tutela efectiva de los derechos e
intereses del justiciable y su derecho a obtener con prontitud la
decisión correspondiente. Pero, a su vez, proclama los principios
generales del sistema judicial y, en este sentido establece: “El
Estado garantizará una justicia gratuita, accesible, imparcial,
idónea, transparente, autónoma, independiente, responsable,
equitativa y expedita, sin dilaciones indebidas, sin formalismos o
reposiciones inútiles”.
Como lecturas complementarias a este resumen, http://derecho-
filosofia.blogspot.com/2010/04/la-tutela-judicial-efectiva.html y
http://servicio.bc.uc.edu.ve/derecho/revista/idc36/art09.pdf

También podría gustarte