Está en la página 1de 30

Agradecimientos

“Al Gran Yo Soy; por quien todo es posible de acuerdo con su perfecta y santa voluntad. Toda mi
gratitud sea para ti, mi Señor, por siempre. Tú eres la esperanza viva en quien puedo confiar sin ninguna
duda.”
Desde que aprendí a leer y a escribir, a los siete años en primer grado de primaria, descubrí que
esto sería algo que querría hacer hasta el último día de mi vida. Dichosamente en varias ocasiones, tuve
la oportunidad de escribir artículos desde mi profesión como psicopedagoga para varios medios escritos
en Costa Rica. Dios amorosamente me dio la oportunidad de hacerlo de nuevo, y colaborar con una
revista cristiana fuera de mi país en 2018, luego de devolverme la vida tras un accidente automovilístico
en 2016. Las secuelas físicas y psicológicas del accidente, para mí son recordatorios de que el Dios
poderoso que levantó a Lázaro de la tumba, es el mismo Dios que me levantó de la muerte y que tiene
poder para darte vida a ti también, mi hermano en la fe. Agradezco al Señor por la oportunidad de ser
barro útil en sus Manos y oro para que cada palabra contenida en estos devocionales, sea como un arado
que prepare tu tierra para la siembra de lo que el Señor, por medio de su Espíritu Santo, quiere plantar
en tu mente y corazón, para que tu cosecha sea abundante.

Gracias sinceras a mi esposo y a mi familia, por enseñarme a diario el significado real de la frase
“ser una extensión de la mano de Dios”. Sus cuidados y paciencia conmigo, durante este periodo de mi
vida en especial, hacen posible que hoy pueda compartir un fragmento de mi experiencia al sentirme
más cerca y amar más intensamente al Gran Yo Soy. No alcanzan las palabras para expresar mi profundo
agradecimiento por su amor y ayuda.

Al pastor Óscar Montero, mi amigo, por ser barro útil en manos del Alfarero y por su ayuda en la
revisión del material escrito. Dios lo ha usado de muchas formas para bendecirme y bendecir a mi familia.
Gracias por su sugerencia de agregar una guía de trabajo diario, para sacarle mayor provecho a cada
texto. Gracias Gaby Mata, por tu mano amiga y tu deseo de colaborar con este sueño. Dios te bendijo
con habilidades lingüísticas notorias definitivamente, y las ha usado en la extensión de su reino a través
de tu trabajo. Gracias Danny por tu ayuda oportuna, tu colaboración le dio un aire nuevo al texto y tu
paciencia le dio formación a mi carácter.

A todos mis compañeros de viaje a lo largo de mi vida. Cada persona con quien pude compartir
en las diferentes etapas de esta travesía, la marcó de una u otra manera. Muchas gracias por cada
palabra de ánimo y por sus amonestaciones cuando lo necesité. Mi vida hoy es mucho más “jugosa y
dulce” gracias a ustedes.
Nota importante: Respetuosamente se informa que ninguna parte de este material puede ser reproducido por ningún
medio escrito o digital, sin el permiso previo de su autora, exceptuando las citas bíblicas y pequeñas citas indicando la
fuente. Muchas gracias.
Antes de iniciar este viaje…

Antes de empezar la lectura de los devocionales contenidos en este pequeño folleto, permítame
hacerle dos preguntas. La respuesta a estas interrogantes, será el primer paso de su viaje hacia la tierra
de la esperanza. No te respondas a la ligera, por favor. ¿Conoces algunos atributos del Dios al que le
entregaste tu vida, cuando aceptaste a Jesús como tu Salvador? Estoy convencida que Dios es asombroso
e imposible de contener en una descripción. Empero, hay palabras en cada idioma que logran
ligeramente ayudarnos a comprender su grandeza y majestuosidad incomparables.

Reconocer tan sólo algunos atributos de Aquel que te llamó de las tinieblas a su luz admirable,
del Único y Verdadero Dios; nos recuerda en momentos difíciles o en tiempos apacibles, quién es aquel
en quien hemos depositado nuestra confianza. Cada situación que atravesamos en este mundo, es una
excelente oportunidad para ser testigos del Dios fiel y poderoso en que creemos y a quien anhelamos
servir con todo nuestro ser, como una respuesta a su amor inmedible.

Clamo al Señor para que cada lectura devocional durante estos siete días, haga vibrar tu corazón
y en conjunto, marquen una nueva temporada en tu vida, donde nazca una esperanza ferviente en tu
interior y la llenura del amor de Cristo te inunde por completo, aprendiendo a enfrentar tus posibilidades
tomado de la mano del Dios de imposibles como escrito está en Lucas 1:37(RVR1960)

Te invito a tener tu biblia a mano cada vez que leas un devocional, de esa manera podrás
constatar el versículo usado como referencia, mientras la Palabra de Dios cambia tu manera de ver lo
temporal y concebir lo eterno. Para realizar este trabajo se consultaron varias versiones de la Biblia en
español, pero se eligió la Versión Reina-Valera 1960 (RVR1960) para citar las referencias bíblicas.

Feliz y provechoso viaje mi hermano en la fe. Confío que el Señor permita que tu fe reverdezca,
y tu esperanza en Él, sea tu fuente de ánimo hoy y siempre, pues tu esperanza está cimentada en el Gran
Yo Soy, el Dios del que habla la Biblia.
Índice

Agradecimientos

Antes de empezar el viaje…

Introducción

Día 1
Dios es soberano sobre todas las cosas

Día 2
Dios es inmutable

Día 3
Dios es omnipotente

Día 4
Dios es misericordioso

Día 5
Dios es amor

Día 6
Dios es justo

Día 7
Dios es santo

Mi Dios, el Gran Yo Soy…


Registro anecdótico de la grandeza de Dios en mi vida
Introducción

Si has hecho de Jesús el dueño y señor de tu vida, sabrás ineludiblemente que está es la decisión
más trascendental de tu existencia. Esto te da una posición en la vida y en la eternidad, que cambia
radicalmente tu ser y todo a tu alrededor partiendo del hoy, pues no debes esperar a morir para disfrutar
de esta verdad innegable de ser hijo del Altísimo. Como está escrito en Romanos 8:16: “El Espíritu mismo
da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios”.

Mi intención es que podamos reconocer el enorme privilegio de sabernos cristianos. Además,


detenernos por un momento, para enfatizar acerca de lo que hemos sido llamados a hacer los discípulos
de Jesucristo: cumplir con la Gran Comisión como lo menciona Mateo 28:16-20. Llevar a cabo está labor
de hacer discípulos de Cristo en las naciones, no es algo que sólo le compete al evangelista de la
televisión o a los predicadores conocidos; es mi tarea, como lo es la tuya. Y estar preparados para llevarla
a cabo con éxito, depende de nosotros también, no es labor exclusiva de Aquel que nos envía a hacerla.
Y esto va más allá de títulos o posiciones en una congregación, es el resultado una intimidad apasionada
y una sujeción voluntaria al Dios Soberano y Todopoderoso, quien nos dará clara dirección a través de
su Espíritu Santo.

Hoy te invito a usar este humilde material, como un primer paso racional y consciente, para que
los atributos de Quien te rescato de la vana manera de vivir como lo menciona 1 Pedro 1:18, sean
revelados con toda claridad a tu vida y se transformen en una fuente de ánimo inamovible en tu diario
vivir. Tener un conocimiento más amplio de las cualidades de tu Señor, y recordar quién es Él en los
momentos más oscuros y difíciles de tu vida, te permitirá descansar de manera más quieta y confiada,
en el regazo del Señor, el que todo lo puede; confiando por completo en su manera de hacer las cosas y
en su tiempo que es idóneo. Esto es sólo una sencilla manera de alinear nuestros pensamientos y
emociones, con su voluntad; la voluntad de un Dios perfecto y fiel con su pueblo.

Te invito a acercarte cada día más al Señor, a través de la oración y del estudio diligente de su
Palabra, reconociendo que las circunstancia que enfrentas, son el escenario perfecto, para que el Gran
Yo Soy se glorifique una vez más y conozcas el verdadero significado de la esperanza, depositada en
Aquel que todo lo puede.
Sé que hoy puedo tener esperanza porque…

Día 1: DIOS ES SOBERANO SOBRE TODAS LAS COSAS

Referencia Bíblica: Colosenses 1:16

La grandeza de Dios es indescriptible e incontenible. Su gobierno sobre todo lo que hay en los
cielos y en la tierra es absoluto. Todo fue creado por medio de Él y para Él, como lo menciona el versículo
de referencia.

Para aquellos que hemos tenido el privilegio de aceptar a Jesucristo como nuestro Señor y
Salvador, Dios amorosamente trae su reino a nuestra vida y a diario podemos testificar de su bondad.
En muchas ocasiones, puede que su actuar en medio de nuestras circunstancias, no se ajuste a nuestros
frágiles y limitados planes; pero recordemos, a cada momento, que Dios es soberano y por lo tanto tiene
el máximo poder y autoridad sobre nuestra existencia.

La soberanía de Dios debería ser el atributo que nos motive a confiar completamente en Él,
pudiendo descansar siempre en sus brazos amorosos, pues Él tiene todo en sus manos y nada ocurre sin
que Él lo sepa antes. Dios es soberano por la eternidad, conoce el antes y el después de cada evento en
nuestra vida; nos sostiene cuando no tenemos fuerzas propias y nos consuela cuando hay dolor. El Gran
Yo Soy, nos conoce mejor que nosotros mismos y mira nuestra vida como una pintura completa y
terminada; obrando en ella para cumplir su propósito, haciéndolo cada vez más claro y evidente para
nosotros mismos y para otros.

Resistirse a la verdad inobjetable de la soberanía de Dios es más habitual de lo que imaginamos,


pues hemos crecido en una sociedad que enaltece desproporcionadamente el ser independiente. Se
coloca en una posición de privilegio a aquellos que consiguen lo que desean, sin importar mucho los
mecanismos que usan para alcanzar ese objetivo. Lo importante al fin, es lograr el cometido; pero para
un hijo de Dios, hacer lo correcto a los ojos de su Padre Celestial es esencial y es nuestra razón de ser.
Sacando todo a la luz… Juan 1: 5

Guía para el trabajo individual o en grupo de estudio bíblico


Sesión 1: Dios es soberano sobre todas las cosas

Verdades que transforman nuestro ser

Tener claro que Dios es soberano, eterno y fiel, apacigua las dudas y temores en cualquiera de
nosotros. Si confiamos en lo que está escrito en la Biblia como verdades absolutas, tendremos la certeza
del poder inigualable del Señor como lo cita Lucas 1:37 “…porque nada hay imposible para Dios.”

Contar con la certeza de que Jesucristo tiene todo poder y autoridad, como escrito está en Mateo
28:18 y recordar que su voluntad es santa y perfecta como lo es Él, nos permite tener una actitud
agradecida y confiada ante las adversidades, sabiendo que todo forma parte de su propósito para
nuestra vida, sin olvidar que siempre contaremos con su dirección y ayuda.

Compartiendo experiencias crecemos más:

1. Si estas en grupo, comparte con otros tu opinión sobre lo que leíste anteriormente.
2. ¿Te gustaría compartir algún versículo o alguna enseñanza espiritual, que te haya permitido
afrontar las dificultades en tu vida de manera objetiva y provechosa?
3. Si estudias el material solo, procura recordar o buscar un versículo que te anime en medio de
lo que estás viviendo, y haz de esa palabra tu” palanca de arranque” cada día.

A la luz todo se ve con mayor claridad:

Respóndete con toda honestidad:

1. ¿Mientras crecías, tu deseo de ser “independiente” de tus padres o adultos a cargo aumentaba
cada vez más, conforme pasaba el tiempo? Toma un momento para reflexionar al respecto.
2. ¿Consideras que hay rasgos en tu personalidad que te reafirman el deseo por que las cosas sean
a tu manera únicamente, limitando el actuar de Dios en cada área de tu vida? Te animo a
recapacitar sobre ellas y a compartir un poco de esta lucha con otros, si lo tienes a bien.
3. Oremos confiando en Aquel que nos escucha y depositemos en Él todas nuestras cargas,
clamando porque su voluntad sea cumplida en nuestra vida y la de nuestros hermanos en la fe.
Sé que hoy puedo tener esperanza porque…

Día 2: DIOS ES INMUTABLE

Referencia Bíblica: Santiago 1:17

¿Cómo desconfiar del Dios de amor y poder del que habla la Biblia? Si su palabra dice que Él
nunca cambia, esta es la verdad. Como lo dice el libro de Malaquías: “Porque yo Jehová no cambio; …”
(Malaquías 3:6), podemos asegurar que no hay sombra de variación en nuestro Dios. El Dios Creador
que formó el universo y todos sus componentes, es el mismo Dios de ayer, de hoy y de siempre; y su
poder para crear vida donde no la hay, no ha cambiado. Jesucristo quien sostuvo a sus discípulos como
lo menciona el Nuevo Testamento, es el mismo que te sostiene con su Mano Victoriosa hoy,
reconfortándote en su regazo.

Su invariabilidad, es un motivo más para confiar innegablemente en su ayuda y consuelo. Como


bien lo dijo Pedro, a quién iremos si tú (refiriéndose a Jesús) tienes palabras de vida eterna (Juan 6:68).
Fuera del Señor podrás encontrar fuentes de ánimo, pero resultan tan pasajeras que, sin ningún temor
a equivocarme, puedo asegurarte que volverás a Él, tarde o temprano; y en amor para que su palabra se
cumpla, te recogerá sin juzgarte ni recriminar tu lejanía, tal y como lo haría un padre por amor a su hijo
quien estaba perdido.

La grandeza de Dios y su gracia, manifiestas por los siglos de los siglos entre aquellos que hacen
de Jesús su Señor y Salvado, al confesar con su boca que Dios Padre lo levantó de entre los muertos,
alcanzando salvación, nos motiva a llevar esperanza a través de las buenas nuevas del evangelio a todo
pueblo y nación. ¡Te animo a abrir tu boca y hablar del Dios que te amo primero, y anhela que otros lo
conozcan!

La inmutabilidad de Dios nos recuerda que, a través del sacrificio de Jesucristo en la cruz, fue
pagada toda la deuda que teníamos con Él a causa del pecado y que hemos sido aceptos y reconciliados
con Dios, gracias a la obra de amor y obediencia de Cristo en el madero.
Sacando todo a la luz… Juan 1: 5
Guía para trabajo individual o en grupo de estudio bíblico
Sesión 2: Dios es inmutable

Verdades que transforman nuestro ser

Dios es Dios desde la eternidad y por la eternidad. Él es perfecto y nunca cambia, a pesar de las
circunstancias y sobrepasando los tiempos. Como lo cita Hebreos 13:8 “Jesucristo es el mismo ayer, y
hoy, y por los siglos”. El Señor que nos maravilló con su obra portentosa y su sobernía en el Antiguo
Testamento, es el mismo Dios que nos deslumbró con su enorme e indescriptible amor en el Nuevo
Testamento, y lo sigue haciendo en nuestros días porque Él no cambia. Su palabra se cumple fielmente
y su accionar bondadoso es un reflejo de su carácter perpetuo.

La temporalidad que acompaña al género humano, y se hace evidente cuando alguien muere,
nos recuerda que al menos lo que conocemos en este mundo, terminarán algún día y aquellos que hemos
confesado con nuestra boca que Jesucristo es el Señor y que fue resucitado por Dios Padre de entre los
muertos, pasaremos la eternidad a su lado como escrito está en Juan 10:28.

Compartiendo experiencias crecemos más:

1. ¿Alguna vez has pensado en la grandeza de la eternidad que nos espera a aquellos que por
gracia hemos sido salvos? Toma un momento para dejarte maravillar, mientras en oración
agradeces a Dios por su bondad.
2. Sabemos que una vida sin Cristo es sinónimo de muerte y condenación eterna. Reflexiona un
momento sobre esto, pidiéndole al Señor que tu mente y corazón sean de hoy en adelante,
propiedad exclusiva del Espíritu Santo, y que tu mente y tu boca sean llenas de las buenas
nuevas del evangelio, compartiendo en lo cotidiano con tu prójimo de Aquel que te rescató
de las tinieblas a su luz admirable y te dio salvación: Jesucristo, el hijo de Dios.
A la luz todo se ve con mayor claridad:

Respóndete con toda honestidad: ¿Sabes con toda certeza donde pasarás tu eternidad? Tomate
unos minutos para meditar sobre esto con la dirección del Espíritu Santo.

Oremos juntos por la salvación de cada miembro de nuestra familia, por nuestros allegados y por
nuestros amigos que aún no le han entregado su vida al Señor, para que el Espíritu Santo traiga a cada
uno de ellos, convicción de pecado, justicia y juicio como escrito está en Juan 16:8, y nos use a nosotros
como barro útil, para hablarles del Dios que les ama y espera por ellos, pues como lo dice 1Timoteo 2:3-
4, el Señor quiere que todos los seres humanos alcancemos salvación.
Sé que hoy puedo tener esperanza porque…

Día 3: DIOS ES OMNIPOTENTE

Referencia Bíblica: Daniel 6:16-23

La esperanza de que las cosas que nos rodean van a cambiar para nuestro bien, es algo que nos
alienta a continuar desde que somos niños. Sea porque escuchamos, comúnmente frases como: la
esperanza es lo último que se pierde, adelante tenga esperanza; o porque que es algo intrínseco al recibir
a Jesucristo como nuestro Salvador, una persona que posee la confianza de lo que le espera por delante,
posee motivos suficientes para continuar, a pesar de las dificultades.

Para Daniel, uno de los jóvenes judíos llevado al servicio del rey Nabucodonosor, hubiera sido
imposible imaginar si quiera, la experiencia tan gloriosa que viviría, al ser lanzado al foso de los leones y
guardado por el ángel de Dios, quien cerró la boca de estos animales, para que no le hicieran daño (Daniel
6:22). La manera en que Dios guarda a aquellos que le buscan y obedecen, sobrepasa toda expectativa
humana.

En tiempos tan difíciles como los que estamos viviendo, “tener esperanza” parece para muchos
de nosotros, algo casi imposible, y yo no soy la excepción. Por eso el Señor, a través de su Espíritu Santo,
me inquietó para preparar este material y compartirlo con ustedes, siendo yo grandemente bendecida
al hacerlo. Durante este tiempo he aprendido que, para un hijo de Dios, la esperanza no es algo puede
radicar en lo que el mundo establece. La economía y la política, por ejemplo; son maquinaciones
humanas, Dios y su poder sobrepasan todo lo que el ser humano puede hacer. Todo el poder y la
autoridad le pertenecen a Él y a Él están sujetas todas las cosas, como está escrito en 1 Corintios 15:27.

La decisión es nuestra. Podemos confiar en lo que dice la Biblia, clamando para que la mente de
Cristo esté en nuestra mente, y su paz que sobrepasa todo entendimiento; guarde nuestro corazón y
nuestros pensamientos (Filipenses 4:7) o bien, dejarnos llevar por lo dicho por el hombre y desconfiar
de nuestro Dios. Tu posición de fe, determinará la dirección de tus pasos como creyente.
Sacando todo a la luz… Juan 1: 5
Guía para el trabajo individual o en grupo de estudio bíblico
Sesión 3: Dios es omnipotente

Verdades que transforman nuestro ser

La omnipotencia de Dios, es uno de los atributos que más distingue su naturaleza divina e infinita.
Su grandeza no tiene comparación con nada ni en los cielos, ni en la tierra ni debajo de ella.

El ser omnipotente es sinónimo de autoridad y dominio absolutos. Torpemente el ser humano ha


querido, sin éxito alguno a lo largo de la historia, ser todopoderoso. Sólo Dios posee esta particularidad.
Nada ni nadie más se compara con Él.

Dios conoce cada detalle de tu vida. Conoce tu pasado, tu presente y tu futuro, pues es el dueño
del tiempo. En su omnipotencia tiene todo lo que necesitas para sanar tu enfermedad, ayudarte con las
dificultades económicas y propiciar tiempos mejores en todos los ámbitos. Empero, recuerda que él es
DIOS ONMIPOTENTE (Mt 19:26), DIOS OMNICIENTE (Salmo 147:5) Y DIOS ONMIPRESENTE (Jeremías
23:24) y nunca deja de ser lo que es, para quedarnos bien o acomodarse a nuestras demandas. Él es
Dios, la fuente de todo poder; sus propósitos son perfectos y con implicaciones eternas. Esta verdad
debe estar escrita con letras de fuego inextinguible en nuestra mente y corazón, para que cuando la
duda o el temor lleguen a nuestra vida, sean consumidos por esa siempre encendida llama de la fe hasta
convertirlos en cenizas y que la confianza el que todo lo puede sea nuestro defensa inagotable.

Compartiendo experiencias crecemos más:

1. Lea el siguiente versículo y reflexiona: “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor,
el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso” Apocalipsis 1:8. Si estás en grupo,
comparte tus pensamientos al respecto.
2. Trae a memoria algún evento vivido, que te haya permitido reconocer personalmente este
atributo de Dios.
A la luz todo se ve con mayor claridad:

Si realmente sabes que Dios es omnipotente, te pido que confecciones una línea del tiempo en
físico (puedes hacerla apoyándote en materiales como un trozo de cartulina o una hoja) donde
establezcas marcas, que seccionen eventos importantes (sean estos positivos o negativos) en tu vida.
Mientras la fabricas, recuerda que el Señor está contigo (lee en voz alta por favor, Isaías 41:10 para
reafirmártelo).

Ahora toma un momento, para presentar delante del Señor cada evento que te marcó, pidiéndole
que sea propicio para ti en tu pasado y en tu presente, confiando que Él estará siempre contigo como el
Dios Todopoderoso, como tu gloria, como tu escudo y el que levanta tu cabeza como dice el Salmo 3:3.

Si te es posible, busca el canto “Levántate y Sálvame” de Marcos Witt y mientras lo escuchas, te


invito a clamar por la conversión de los tuyos, y así como lo dijo el salmista: “Con mi voz clamé a Jehová,
y él me respondió desde su monte santo” Salmo 3:4.
Sé que hoy puedo tener esperanza porque…

Día 4: DIOS ES MISERICORDIOSO

Referencia Bíblica: Nehemías 9:30-31

Así como lo menciona el libro de Nehemías, Dios tuvo compasión del pueblo de Israel y guardo
el pacto que hizo con Abraham, cuidando de ellos todo el tiempo, a pesar de sus rebeliones; hoy
podemos confiar en ese mismo Dios que nos regala misericordias nuevas cada mañana, como está
escrito en Lamentaciones 3:23 y creer que sus promesas se cumplen, porque Él no es hombre para que
mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta como está escrito en Números 23:19. Detenernos un
momento a meditar en esta verdad, puede traer auténtica esperanza en medio de lo que estemos
atravesando. El Señor nunca nos dejará solos, las circunstancias pueden hacernos pensar que lo estamos,
pero escrito está en Isaías 41:10 “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu
Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” Isaías 41:10.

El atributo “misericordioso” lo usamos mucho para referirnos a Dios, pero a veces obviamos que
es una cualidad referida a su perfección también. Si Él es perfecto, nunca fallará en el cumplimiento de
su propósito en la vida de cada uno de sus hijos, nos parezca o no; y lo hará por su gran misericordia y
poder infinito. Probablemente como me ha pasado a mí, puede que tu forma de orar en determinado
momento de la vida, sea un manual de instrucción detalladas para el Dios que todo lo sabe, más que una
súplica confiada al Dios que nos ama y quiere bendecirnos. Confía en el Dios Todopoderoso, confía. Y
que tus palabras al orar, sean un reflejo de eso.

Te animo a clamar al Señor, para que sea su Espíritu Santo, quien te permita discernir los tiempos
y las maneras de trabajar del Dios de misericordia y bondad. Siempre su manera de responder excede
nuestras limitadas y frágiles expectativas, te lo aseguro. Lo sé porque lo he visto actuar y glorificarse en
la vida de otros que lo buscan y lo aman intensamente, y en mi propia vida, una vida en la que, con amor
y paciencia, no ha dejado de trabajar desde que se la entregué y lo hice mi Señor y Salvador; y estoy
completamente segura que puedes decir lo mismo que yo.
Sacando todo a la luz… Juan 1: 5
Guía para trabajo individual o en grupo de estudio bíblico
Sesión 4: Dios es misericordioso

Verdades que transforman nuestro ser

La misericordia o el favor inmerecido recibido de Dios, no puede restringirse a un momento


específico de nuestra vida, ya que a diario somos depositarios de su favor. Como nos lo recuerda el libro
de Lamentaciones, nuevas son cada mañana sus misericordias (Lamentaciones 3:23).

Tener la certeza de que estamos amparados por un Dios misericordioso trae aliento a nuestro
ser, pues a pesar de nuestras debilidades, fuimos reconciliados con el Padre a través del sacrificio de su
Hijo Unigénito en la cruz del calvario; su muerte y resurrección fueron el pago suficiente y la victoria
irrevocable sobre el pecado. Jesucristo nos dignificó ante su Padre, y el Espíritu Santo se facultó para
morar en nosotros, siendo ayuda y consuelo permanente en nuestra vida.

El reconocimiento de su gran amor, abre la puerta a la grandeza de su misericordia, inmensurable


e inmerecida, pero real ante cualquier adversidad. Estoy convencida que las palabras de gratitud de un
idioma, no alcanzarían para externar un genuino gracias al Dios propietario de la existencia y dueño de
todas las cosas, por su cuidado y fidelidad.

Compartiendo experiencias crecemos más:

Permítanme compartirles parte de mi testimonio. A mis 39 años, era una mujer cristiana
profesional en el área de educación y pronta a terminar sus estudios de ministerio pastoral y Biblia. En
mi congregación era servidora de la Red de Mujeres y charlista para el Ministerio Juvenil y el de Escuela
Dominical. Contaba con amplia experiencia, pues tuve el privilegio de poner mis conocimientos a la
orden de muchos pastores cercanos, lo cual aumentó mis posibilidades de colaborar con el pueblo de
Dios desde mi formación. El 20 de agosto de 2016 todo cambió. Tuve un accidente automovilístico.
Dichosamente nadie me acompañaba, pues mi carro quedo despedazado. Los bomberos quienes
llagaron al sitio con su maquinaria para romper metal, no supieron cómo sacarme hasta mucho tiempo
después, pues yo me encontraba inconsciente. Hoy puedo contarles esto porque mi familia
pacientemente respondió a mi pregunta de qué paso, muchísimas veces. Tuve un trauma cráneo-
encefálico severo y un daño axonal difuso. El pronóstico médico para mi caso era muy reservado. Salir
del coma inducido era el primer obstáculo por superar. Si lo superaba, quedar en estado vegetativo o
estado de coma persistente sería mi realidad más acertada debido a mis lesiones cerebrales. Cuando salí
del estado de coma, los médicos tratantes no tenían certeza de cuál sería mi condición de ahora en
adelante, por eso y de manera muy prudente y responsable, preparaban a mi familia para lo peor.
Dichosamente y de forma casi milagrosa, en pocos días pude comer por mí misma. Por eso no fue
necesario ponerme una sonda para alimentarme.

Al darme de alta del hospital, mis padres le propusieron a mi esposo que ellos podían cuidarme
en su casa para mayor comodidad. Mi hermana del medio vive aún con ellos y eso facilitaba las cosas.
De manera ajetreada prepararon una habitación para mí y consiguieron una cama similar a la que se
usan en los centros médicos, pues yo no podía moverme por mi misma. Tenían que subirla o bajarla
para bañarme, alimentarme, cambiarme los pañales y cuidar mi piel, pues tenía algunas lesiones
pequeñas en los codos y la espalda, por pasar mucho tiempo acostada y por mi inquietud mientras
dormía.

Pensar en volver a hacer algo de lo que hacía antes del accidente de tránsito era poco probable,
pues tenía dificultades serias para hablar, organizar racionalmente mis pensamientos y movilizarme de
manera independiente. Hoy puedo pensar por mí misma y escribir, entre otras cosas; porque tengo un
Dios MISERICORDIOSO. De eso estoy completamente segura. Además, aprendí que Él tiene la última
palabra para todo en mi vida.

A la luz todo se ve con mayor claridad:

Respóndete con toda honestidad:

1. ¿Sabes quién tiene la última palabra en tu vida? Si nunca te habías hecho esta pregunta, no te
preocupes, tómate el tiempo que necesites para hallar la respuesta.
Sé que hoy puedo tener esperanza porque…

Día 5: DIOS ES AMOR

Referencia Bíblica: 1 de Juan 4:8-10

Un padre o una madre, en términos generales, pueden comprender muy bien lo que significa
amar. La manera en que por naturaleza cuidan a sus hijos, biológicos o del corazón, suele ir más allá de
lo que podemos sencillamente imaginar. Y sé que pueden hacer todo lo que hacen por ellos, porque los
amaron primero, aún antes de nacer o llegar a sus vidas. No necesitan de sus palabras afectivas cuando
son bebés para motivarse y continuar con su labor, o de promesas de buen comportamiento mientras
crecen, para confiar en ellos.

El amor, es ese sentimiento profundo e inigualable que los impulsa a continua con lo que, desde
mi humilde opinión, es una tarea titánica: ser padres. Los padres son imperfectos y limitados por su
condición humana, pero a pesar de esto nos siguen amando cuando nos equivocamos y suelen tendernos
la mano, como lo hace un padre con su hijo pequeño, aunque seamos mayores. Quizá algunos de
nosotros poseemos recuerdos de nuestros padres, que no concuerdan con lo dicho anteriormente.
Empero, ten claro que Dios usa todo, lo bueno y lo malo en nuestra vida, para hacer de cada uno de
nosotros, los hombres y mujeres que Él ve a través de los ojos de Cristo; sanando nuestras heridas por
profundas que éstas sean.

Dios nos amó primero, por esa razón podemos sentir amor por Él, y al igual que un Padre se
enternece al mirar a su hijo, el Soberano y Eterno Dios, mira siempre a sus hijos con bondad y ternura.

Los versículos utilizados como referencia en este devocional y que se encuentran en la epístola
de I de Juan, hablan del amor como esencia de la naturaleza de Dios. Como Él quien es el amor mismo,
nos mostró su grandeza y perfección a través de su Hijo, dándonos la oportunidad de aceptarlo como
nuestro Salvador y vivir para Él. Jesucristo, es una expresión vívida y un glorioso ejemplo de que Dios
Padre nos amó primero y por eso nosotros podemos amarlo hoy.

Permitamos que ese amor nos inunde por completo y llene cada espacio de nuestro ser, trayendo
sanidad y restauración a nuestra vida, con el poder y la autoridad que caracterizan a nuestro Rey y Dios
eterno.
Sacando todo a la luz… Juan 1: 5
Guía para el trabajo individual o en grupo de estudio bíblico
Sesión 5: Dios es amor

Verdades que transforman nuestro ser

Cuando pensamos en la palabra amor, muchas definiciones e ideas vienen a nuestra mente. En
el mundo en que vivimos la manera en que se concibe este sentimiento que es capaz de mover a grandes
multitudes, para ayudar a personas que sufren o tienen necesidad material, pero también es un
sentimiento que mal encaminado puede provocar heridas profundas en otros y hasta la muerte. El ser
humano puede tergiversar lo bueno y hacerlo aberrante, de eso no tengo la menor duda. Empero, Dios
sigue manifestando su gracia y su amor por su creación cada día. Cuando puedes abrir tus ojos un día
más, logras constatar que el amor mismo está pendiente de tu vida, entonces por qué habríamos de
temer si como está escrito en I Juan 4:18: “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa
fuera el temor; porque el temor lleva en sí mismo castigo. De donde el que teme, no ha sido
perfeccionado en el amor”.

Recuerda siempre que: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus
amigos” (Juan 15:13) y el Padre ofreció a Jesús como cordero inmolado, siendo el único y suficiente pago
por la vida de aquellos, que confiesan con su boca para salvación y creen en su corazón para justicia
(Romanos 10:10). Como está escrito en 1 Juan 4:8 “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios
es amor”. Por esa razón debemos examinar nuestro corazón a diario, para “estar a cuentas” con el Señor,
cumpliendo con lo que Él demanda de sus hijos, sabiendo que para cumplir lo que Él nos pide, no
tenemos que hacerlo en nuestras propias fuerzas y capacidades, pues siempre serán insuficientes; sino
con la ayuda del Consolador, (Juan 15:26) a quien Jesús dejó en su lugar para ayudarnos (Juan 16:7)
cuando regresó al lado de su Padre para sentarse a su diestra. A Él están sujetos ángeles, autoridades y
potestades como escrito está 1 de Pedro 3: 22. Debemos confiar siempre en su amor, a pesar de todo.
Compartiendo experiencias crecemos todos:

Con todo respeto, te hago dos preguntas: ¿Cómo te sabes amado por tus parientes, tu cónyuge
o tus amigos? ¿Cómo les demuestras que los amas? Detenernos a pensar en esto, puede ayudarnos a
hacer cambios en nuestra manera de ser con los demás. Te motivo a recapacitar sobre esto.

A la luz todo se ve con mayor claridad:

Quizá hayas vivido a lo largo de tu vida alguna experiencia que lastimó tu corazón. Quisiera
pedirte que invites al Señor a sentarte junto a ti, mientras traes a memoria ese recuerdo. Si mientras lo
haces, tienes que llorar, hazlo sin temor y con libertad, pidiéndole al Señor que te permita sentarte en
su regazo, para ser abrazado y consolado por Él. Esto traerá sanidad a tu vida y te dará libertad, para
seguir adelante tomado de la Mano del Dios Todopoderoso y como escrito está: “¿Qué, pues, diremos a
esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? Romanos 8:31.
Sé hoy puedo tener esperanza porque…

Día 6: DIOS ES JUSTO

Referencia Bíblica: Lucas 18.7

Las ocasiones en que algo que vivimos o que viven las personas importantes en nuestra vida nos
parece injusto, aumentan conforme los años pasan. Bien sabemos que los tiempos en que nos ha
correspondido vivir, no son para nada sencillos y la justicia en términos humanos, parece que nunca es
la suficiente y menos la esperada por muchos.

Dios quien creó los cielos y la tierra y todo lo que hay en ella, es la verdadera fuente de justicia.
Detengámonos por un momento, para tener claro el término justicia. “La justicia es ética, equidad y
honradez. Es la voluntad constante de dar a cada uno lo que es suyo” (http://es.wikipedia.org). Si nos
enfocamos en la última frase de esta definición y nos cuestionamos por un momento, podríamos decir
que, por nuestros actos y pensamientos, en términos humanos, serían muchas las ocasiones en que lo
justo, sería recibir algo que no necesariamente es bueno.

Jesús a través de su sacrificio en la cruz y su victoria sobre la muerte, cambio nuestra vida por la
eternidad. Su justicia es eterna y es una verdad en la vida de sus hijos. Confiar que será Él quien ejecute
la justicia que tanto esperamos, trae quietud y paz, porque como se nos dice en Romanos 3:10 “Como
está escrito: No hay justo, ni aún uno;”. Ninguno de nosotros podría ejercer justicia sobre nada, sin que
sea evidente nuestra necesidad de la dirección del Señor. Si no vemos lo que consideramos, sería justo
en una situación, recordemos que podemos pedirle a Dios que su justicia santa y perfecta sea hecha
sobre aquello, confiando en que su manera de hacerlo y su tiempo son perfectos. Perdemos de vista
estos atributos de nuestro Dios con mucha facilidad.

En muchas ocasiones, tendemos a usar este atributo de Dios con ligereza. La concepción de
justicia del Señor y sus maneras de hacerla tangible en la vida de aquellos que le aman y le temen, van
más allá de nuestras posibilidades y superan nuestras limitaciones de tiempo y espacio.

Aprender a reposar en los brazos de Aquel que tiene todo poder y autoridad para juzgar, y que
da galardón al justo como escrito está en el Salmo 58:11, es un reto al que cada creyente se enfrenta a
diario. Cada día tenemos la oportunidad de hacer lo correcto y agradar el corazón de nuestro Amado,
clamando porque su justicia permee nuestra realidad y trasforme nuestras circunstancias.
Sacando todo a la luz… Juan 1: 5
Guía para el trabajo individual o en grupo de estudio bíblico
Sesión 6: Dios es justo

Verdades que transforman nuestro ser

La justicia, partiendo de una de sus definiciones como dar a cada uno lo que le compete, me ubica
a mí en lo personal, en una posición muy poco favorecedora delante de Dios, siendo muy honesta. Sin
embargo, Jesucristo cambió esta realidad para mi vida y para la tuya con su muerte y resurrección; pues
ahora tenemos la gloriosa posibilidad de que el Juez justo como está escrito en 2 Timoteo 4:8, sea quien
haga justicia por ti y por mí ante cada eventualidad que enfrentemos.

Nuestro Dios Santo y Perfecto, no es indiferente ante los acontecimientos que vivimos a pesar
del paso del tiempo; soy testigo de eso y de la forma amorosa y firme, con que establece las cosas en
nuestra vida de acuerdo a sus lineamientos, puros y perpetuos, no con los míos pasajeros y vacíos. Y lo
alabo por eso.

El Señor es nuestro pronto auxilio en la tribulación, nuestro refugio firme cuando no podemos
escondernos en ningún otro lugar, nuestra única y verdadera respuesta ante toda interrogante. En su
justicia hay descanso; siendo esto también, una gran oportunidad para que su fidelidad sea exhibida.

Compartiendo experiencias crecemos más:

La manera en que Dios trabaja en la vida de sus hijos es asombrosa. Conocer detalladamente
cómo lo hizo y lo que vivimos mientras lo hacía, trae ánimo a otros y les permite maravillarse ante Él,
una vez más. Esto nos alienta cuando somos nosotros, quienes estamos atravesando momentos difíciles
en nuestro caminar con Él.

Comparte con otros tu historia y conviértete en una fuente de ánimo para tus hermanos en la fe.
A la luz todo se ve con mayor claridad:

Respóndete con toda honestidad:

1. ¿Conoces cuáles características debe poseer una persona que desea ocupar el cargo de juez en
los Tribunales de Justicia de tu país? Si no sabes, investiga. Comparte tus hallazgos con otros, si
estás trabajando en grupo. Discute al respecto.
2. Piensa en personas que conoces que harían bien su trabajo en un cargo así. Elige una de ellas y
escribe una carta de recomendación con su nombre. Comparte esta carta con tu recomendada.
A veces saber que poseemos cualidades, nos sirve de empuje para continuar luchando por
nuestras metas personales.

Nota: Sólo recuerda que los planes de Dios para cada uno de sus hijos, son mucho más grandes que
cualquiera de los tuyos. Por eso aceptar el cumplimiento de su propósito en cada circunstancia que
atravesemos, es sinónimo de confianza en el que todo lo puede.
Sé que hoy puedo tener esperanza porque…

Día 7: DIOS ES SANTO

Referencia Bíblica: Lucas 1:49

Como bien lo dijo María, mientras hablaba con Elisabeth su prima, mientras la visitaba, Santo es
el nombre del Señor (ver versículo de referencia).

Este atributo no es sencillo de concebir por medio de nuestra razón. Una palabra tan pequeña,
de tan sólo cinco letras; encierra un significado portentoso y sublime. Y en Apocalipsis 4:8, se reitera
este atributo del Señor tres veces. A menudo en la Biblia, la repetición se utiliza para llamar la atención
del lector, ya que este era un rasgo distintivo que exaltaba el valor de algo, en los manuscritos antiguos.
Además, para muchos estudiosos de las Escrituras, su uso en este caso, señala la santidad de la Trinidad:
Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, y estos tres son uno; como bien lo menciona 1 Juan 5:7.

La santidad de Dios se acentúa en el Nuevo Testamento en versículos como 1 Pedro 1:15-16,


donde se nos anima a ser santos como Él lo es. Y me detengo un momento para recordarte que la
santidad en el ser humano, está vinculada con el estar apartado o consagrados para Dios, apartado del
uso secular; como lo menciona el Diccionario Mundo Hispano en http//bibliatodo.com. Va más allá de
hacerlo todo bien, como es común que lo entendamos así o se nos ha querido hacer ver desde un púlpito.

Tú y yo como hijos de Dios, gracias al sacrificio y victoria de Jesucristo en la cruz del calvario,
contamos con una nueva naturaleza como escrito está en Efesios 4:24. Es por ello, que Dios espera que
vivamos en santidad, pues nos dio las herramientas necesarias para conseguirlo día a día. Es fundamental
depender de Él y de su obra en nosotros cada instante de nuestra vida, confiando y clamando para que
el carácter de Cristo, sea moldeado en nosotros a través de su Espíritu Santo cada día, no
conformándonos con lo que el mundo dice, sino siendo llenos de la plenitud de su amor y fidelidad.
Sacando todo a la luz… Juan 1: 5
Trabajo individual o en grupo de estudio bíblico
Sesión 7: Dios es santo

Verdades que transforman nuestro ser:

Dios goza de atributos que nos resultan tan difíciles de alcanzar, que podrían desanimarnos
rápidamente y hacernos sentir poco aptos para sus propósitos. Pero si el Señor dice en su palabra que
seamos Santos como Él lo es, es porque a pesar de nuestra condición caída, el Señor sabe que, al
conocerlo y amarlo cada día más como una respuesta natural a su amor por nosotros, podrá separarnos
para Él, aunque el mundo se oponga.

Resulta muy importante entender que el llamado a ser santos como Él lo es, no será algo que
lograremos con méritos propios y Dios lo sabía. Por eso cuando Jesús anunció a sus discípulos que pronto
los dejaría (Juan 14:1-4), los dio confortó al decirles que Él le rogaría al Padre por ellos, para que les diera
un Consejero o Consolador, el Espíritu de verdad, como lo cita Juan 14:16-17.” Eso te asegura que
cuentas con ayuda oportuna y sublime siempre que la necesites y tengas la humildad para reconocerlo
y pedirla. Nunca estarás solo ante nada a lo que te enfrentes, una vez que has hecho del Altísimo tu
habitación como lo dice el salmista, pues Él te librará y mandará a sus ángeles cerca de ti para que te
guarden.

A la luz todo se ve con mayor claridad:

Piensa por un momento: ¿Cuántas veces has tenido la idea de que, para ser santo, debes ser
perfecto e intachable ante los ojos del hombre? ¿Recuerda Quién es el autor de la santidad y a quién
debes agradar con ella en tu vida? Recapacitemos sobre lo que espera el Señor de nosotros y no
perdamos de vista que necesitamos un redentor a cada momento de nuestra vida.
Registro Anecdótico

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________
Con gratitud, oro por ti que lees estos devocionales para que, al concluir este viaje de fe, decidas caminar
siempre tomado de la mano del Gran yo Soy y que…

Dios Padre te bendiga, y haga resplandecer su rostro sobre ti, haciéndote la


persona que Él ve a través de los ojos de Cristo.

Amén