Está en la página 1de 2

El apóstol del teatro

Decía Charles Dickens que «hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse
pequeños. Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes».
El padre Isaac pertenece a este segundo grupo. Y digo pertenece porque, aunque desde
hace unas horas ya no se encuentre físicamente entre nosotros, su legado continúa
hablando de él y por él, y permanecerá para siempre.

Nacido en Arenillas de Riopisuerga (Burgos) un 23 de abril de 1947, y ordenado


sacerdote en 1973, la trayectoria de Isaac García Guerrero siempre ha estado ligada a la
congregación de los Sagrados Corazones —más conocidos como los Padres Blancos—.
Ya con doce años ingresó en el seminario de Miranda de Ebro, llegando a cursar
filosofía en San Miguel del Monte y teología en El Escorial. Aunque sin lugar a dudas
la ciudad que le ha marcado es Sevilla, donde fue destinado en 1972 para concluir sus
estudios y hacerse cargo, un lustro después, del colegio San José SS.CC., ubicado en el
barrio de Los Remedios. Allí permanecería diecinueve años como director, dejando una
huella indeleble que aún perdura. Y es que al margen de su gran aportación como
docente, el padre Isaac fue coordinador de la Pastoral Juvenil, subdirector de la revista
cristiana 21, miembro de la Junta Directiva de FERE Andalucía, así como responsable
del programa de Canal Sur TV Testigos Hoy.

Y la cosa no acaba aquí. Amante de las tradiciones, siempre ha contribuido a embellecer


las fiestas de Navidad, ha acompañado a las hermandades de gloria y penitencia, y
convertido su parroquia de San Marcos —última de sus escalas vitales— en un punto de
encuentro familiar como pocos en la diócesis.

Aunque a nadie escapa que una de las razones por las que Isaac García Guerrero
permanece y permanecerá en la memoria de todos los que le conocimos y apreciamos es
por su aportación al mundo del teatro. Una faceta en la que se erigió como un auténtico
maestro y en la que un servidor tuvo la suerte de conocerlo rayando la adolescencia.
Época complicada para cualquier ser humano en la que es necesaria una mano amiga
que sepa guiarte por el buen camino, al tiempo que ofrecerte apoyo y alternativas. En
ese sentido, nunca podré agradecerle lo suficiente lo que Isaac me aportó, cuánto
aprendí a su lado encima de un escenario y cómo me cambió la vida al abrirme las
puertas de «su teatro».

Quédense con este título, «su teatro», porque el remozado espacio de los Padres Blancos
donde se representan conciertos, festivales y espectáculos de toda índole bajo el nombre
«de Los Remedios», siempre será el del padre Isaac. ¿Quién si no descubrió entre sus
cuatro paredes a la reconocida Paz Vega? ¿Quién logró que Manolo Caro se convirtiese
en un actor de raza, Antonio Dechent fuese un valor seguro del cine español o Ana Ruiz
irrumpiese en la televisión? Sólo él fue el responsable de esto, amén de poner en marcha
doscientas obras, dar a luz el Belén Viviente «indoor» más grande de España y que la
congregación de los Sagrados Corazones fuese reconocida y admirada allá por donde se
representaban sus extraordinarios montajes.

Pero eso es lo menos. Ya que el verdadero logro de García Guerrero fue conseguir que
todos se sintiesen grandes, como apuntaba Dickens, independientemente de su edad,
aptitud o procedencia: desde el joven que montaba los focos a la maquilladora; del
atrezista al encargado de vestuario; del figurante al que vendía las entradas. Para todos
tenía una buena palabra —recia y castellana, como él mismo, pero siempre profunda y
sabia—; a todos les daba su sitio; para cada uno tenía una ocupación, una encomienda.
Esa era su manera de evangelizar, como un apóstol del teatro que supo apostar por todos
sin dejar fuera a nadie.

Por eso el recinto escénico de su colegio, su «fábrica de sueños», como la denominé en


este medio, el lugar donde cobraron vida Don Mendo, Cyrano de Bergerac o el Tenorio,
haciendo felices a miles de almas durante años, no puede tener otro nombre que Isaac
García Guerrero.

Nada sería más hermoso. Nada más justo.

Tómenlo en consideración y háganlo posible.

También podría gustarte