Está en la página 1de 38

EL MANUAL DE OXFORD DE

TRANSFORMACIONES
DEL ESTADO
Editado por
STEPHAN LEIBFRIED,
EVELYNE HUBER, MATTHEW LANGE,
JONAH D. LEVY, FRANK NULLMEIER;
y
JOHN D. STEPHENS

Transformaciones de la investigación colaborativa Estatal de la Universidad de


Bremen Center (TranState, 2003-14), sirvió como sede institucional, intelectual y
administrativa, para la preparación de este Manual final. Financiado por Deutsche
Forschungsgemeinschaft (Fundación Alemana de Investigación) TranState,
comprendía unos ochenta investigadores de todas las disciplinas de las ciencias
sociales. Juntos, han definido el Estado moderno multifacético en cuatro
dimensiones, que se cruzan: recursos o control del uso de la fuerza e ingresos; ley
o jurisdicción y los tribunales; legitimidad, o la aceptación del gobierno político de
la población; bienestar, o la facilitación del crecimiento económico, social e
igualdad. El Oxford Handbook of the Welfare State (2010), se centró en la
dimensión del bienestar, y éste volumen proporciona una visión multidimensional
de todo el Estado como una noción de gobernanza y cómo se ha desarrollado bajo
la globalización.
El socio norteamericano en esta empresa es la Universidad de Carolina del Norte
(UNC), en el Centro de Estudios Europeos de Chapel Hill (CES) y el Centro de la
Unión Europea para Excelencia (EUCE). Su misión es promover la comprensión
de los acontecimientos sociales, políticos, económicos e históricos que dan forma
a la Europa contemporánea, en particular, a la europea, proyecto de integración.
Los estados nacionales en funcionamiento y una forma de estado supranacional
multinivel sin precedentes, constituyen la premisa central de la integración
europea, y comprender cómo se han desarrollado los Estados de todo el mundo,
bajo la globalización, es crucial para esa misión. La financiación del proyecto ha
sido proporcionada por la Unión Europea y el Departamento de Educación de los
Estados Unidos. El contenido, sin embargo, es de exclusiva responsabilidad de los
contribuyentes y, de ninguna manera, puede reflejar las opiniones de la Unión
Europea o el gobierno de los Estados Unidos.
OXFORD PRENSA UNIVERSITARIA
Great Clarendon Street, Oxford, ox2 6DP, Reino Unido Oxford University Press, es
un departamento de la Universidad de Oxford. Fomenta el objetivo de excelencia
de la Universidad en investigación, becas, y educación publicando en todo el
mundo. Oxford es una marca registrada de Oxford University Press en el Reino
Unido y en algunos otros países © Oxford University Press 2015.
Se han afirmado los derechos morales de los autores.
Primera edición publicada en 2015.
Impresión: 1
Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser
reproducida, almacenada en un sistema de recuperación, o transmitido en
cualquier forma o por cualquier medio, sin el permiso previo por escrito de Oxford
University Press, o según se permita expresamente por ley, por licencia o en los
términos acordados con la reprografía correspondiente organización de derechos.
Consultas sobre reproducción fuera del ámbito, debe enviarse al Departamento de
Derechos, Oxford University Press, en la dirección de arriba. No debe circular este
trabajo de ninguna otra forma y debe imponer esta misma condición a cualquier
adquirente. Publicado en los Estados Unidos de América por Oxford University
Press 198 Madison Avenue, Nueva York, NY 10016, Estados Unidos.
Datos de catalogación en publicación de la Biblioteca Británica.
Datos disponibles.
Número de control de la Biblioteca del Congreso: 2014948252.
ISBN 978-0-19-969158-6.
Impreso y encuadernado por CPI Group (Reino Unido) Ltd, Croydon, cao 4YY.
Oxford proporciona enlaces a sitios web de terceros de buena fe y sólo para
información. Oxford se exime de cualquier responsabilidad por los materiales
contenido en cualquier sitio web de terceros, al que se hace referencia en este
trabajo.

CAPITULO 2
CAMBIAR DE PERSPECTIVAS EN EL ESTADO JONAH D. LEVY, STEPHAN
LEIBFRIED, Y FRANK NULLMEIER
En éste capítulo, analizamos el debate de evolución sobre el Estado y sus
transformaciones. Simplificando un poco, podemos decir que, ha habido tres eras
u oleadas de ciencias sociales, pensando en el Estado desde la Segunda Guerra
Mundial. En la primera ola, la ciencia social líder en perspectiva del período de
auge de la posguerra: pluralismo, marxismo, teoría de la modernización y el
conductismo descuidaron en gran medida el Estado analíticamente. Esta
negligencia fue algo más pronunciado en América del Norte que en Europa
continental.
La segunda y tercera oleadas han estado dominadas por debates entre
institucionalistas históricos y neoliberales. El institucionalismo histórico y el
neoliberalismo divergen en dos puntos principales. El primero, se refiere al papel
del Estado. Los institucionalistas históricos representan al Estado como
fundamental, para un ajuste exitoso a los desafíos políticos y económicos,
mientras que los neoliberales presentan al Estado, como un impedimento para el
ajuste, e incluso, como causante de muchos problemas, en primer lugar. La
segunda divergencia se relaciona con la variación entre países. Los
institucionalistas históricos sostienen que las diferencias políticas, históricas e
institucionales, generan múltiples soluciones funcionalmente equivalentes a
desafíos comunes. Los neoliberales, por el contrario, enfatizan una única solución
óptima para los desafíos comunes y ven la competencia internacional como
impulsora, si no como convergencia, al menos, como una trayectoria fuertemente
convergente.
La segunda ola de debate sobre el Estado, comenzó con el surgimiento del
institucionalismo histórico en la década de 1970. El institucionalismo histórico
surgió, en parte, como un esfuerzo por explicar los desarrollos, como respuestas
diferenciales a los problemas de la economía mundial, el colapso de la democracia
en muchos de los países avanzados de América Latina, rápido crecimiento
económico en Asia oriental y fallas de desarrollo en África. Los institucionalistas
históricos consideran que las capacidades diferenciales de los Estados, son
fundamentales para las distintas respuestas nacionales a estos desafíos políticos
y económicos. En el mundo angloamericano, el institucionalismo histórico y su
perspectiva, fue contrarrestada por una visión neoliberal más crítica del Estado.
Éste enfoque neoliberal ganó influencia con los cambios económicos de los
Estados Unidos (EE.UU.) y el Reino Unido (UK), en los años ochenta y las
dificultades económicas experimentadas por países y regiones: Francia, Japón y
el este de Asia: previamente presentados como modelos de formulación de
políticas.
En la tercera ola más reciente, los desarrollos internacionales, especialmente, la
globalización, la multiplicación de instituciones y organizaciones internacionales, el
colapso de los Estados comunistas, junto con el fin de la Guerra Fría y la rápida
creación y difusión de nuevas tecnologías, han alimentado la sensación de que los
Estados se están volviendo menos poderosos y relevantes. Los neoliberales han
avanzado en este entendimiento de manera más agresiva, pero muchos eruditos
de las relaciones internacionales (cf. Parte II de este Manual), e incluso, algunos
de los institucionalistas, comparten el sentido del declive del Estado. Las
respuestas histórico-institucionalistas han ido en dos direcciones principales.
Algunos han señalado la persistencia o dependencia del camino de políticas e
instituciones estatales establecidas, mientras que otras han enfatizado las
transformaciones estatales, identificando nuevos roles y misiones que los Estados
están asumiendo.
El siguiente análisis de las perspectivas cambiantes sobre el Estado, se divide en
cuatro secciones. La sección 1, describe la negligencia general del Estado antes
de la década de 1970, en la primera ola del pensamiento social sobre el Estado.
La sección 2, presenta la segunda ola, es decir, el surgimiento del
institucionalismo histórico en las décadas de 1970 y 1980, que a menudo, colocó a
los neoliberales a la defensiva. La sección 3, describe la tercera ola, que fue una
especie de inversión de posiciones, a partir de finales de la década de 1980,
cuando los neoliberales predijeron con confianza el declive de la Estado, mientras
que los institucionalistas históricos parecían estar a la defensiva. Finalmente, la
Sección 4, ofrece reflexiones finales sobre los desafíos y limitaciones, tanto del
neoliberalismo, como de la perspectivas histórico-institucionalistas, mientras tratan
de lidiar con los desarrollos contemporáneos, como la crisis financiera de 2008 y la
recesión subsiguiente, apodada por algunos como "Nuevos tiempos difíciles"
(Gourevitch 2013) o, refiriéndose a la Gran Depresión, la Gran recesión (Kahler y
Lake 2013; Bermeo y Bartels 2014).
1 DESCUIDO DE LA TEORÍA DEL ESTADO EN LAS CIENCIAS SOCIALES: LA
PRIMERA OLA
Irónicamente, la erudita líder en ciencias políticas, especialmente, América del
Norte, marginó durante mucho tiempo la institución más importante de la política:
el Estado. En las décadas después de la Segunda Guerra Mundial, los científicos
políticos y otros científicos sociales, relegaron al Estado a un papel pasivo en la
explicación de los resultados de los procesos políticos. El Estado fue ignorado o
conceptualizado como una especie de caja registradora, una suma vectorial de los
valores e intereses de los actores sociales. Al reconocer las transformaciones
estatales, estos enfoques dejaron poco espacio para diversos arreglos estatales o
para un papel activo del Estado, en el proceso de transformación.
Tanto las teorías marxistas como las pluralistas, vieron al Estado como un mero
reflejo de las relaciones sociales de poder. Para los marxistas, el Estado seguía
siendo el "comité ejecutivo de la burguesía” (Nota 1), o una simple herramienta
utilizada por la clase económicamente dominante, para ejercer su hegemonía
sobre las clases trabajadoras. Sólo en raras circunstancias, en una situación de
estancamiento de la lucha de clases, el Estado podría adquirir autonomía y
convertirse en actor por derecho propio (Marx 1981 [1852]). Los teóricos
pluralistas, por el contrario, no veían al Estado como una herramienta para
ninguna clase o grupo, sino más bien, como un escenario neutral donde las
fuerzas contendientes, persiguieron sus intereses y llegó a algún resultado, a
través de la negociación y el compromiso, reflejando su fuerza relativa (Dahl
1961). Tanto para los marxistas como para los pluralistas, entonces, la esencia de
la política -quién obtiene qué, cuándo y cómo (Lasswel11958) - estaba
determinada por las relaciones de poder en la sociedad y la economía, no por la
acción estatal independiente.
Otras vertientes muy influyentes de la teoría de las ciencias sociales, también
dejaron de lado al Estado. La Teoría de la Modernización enfatizó la difusión de
valores, normas y conocimientos desde las sociedades en desarrollo como los
países industrializados. Desarrollo social y económico, es decir, mayor
prosperidad social y difusión de la educación. Se esperaba que condujera a la
democratización, mediante el cambio de actitudes entre las élites, la clase media y
las masas. Las élites tendrían menos miedo a las masas y la clase media educada
abrazaría los valores liberales y democráticos y la clase baja abandonarían el
radicalismo, todo lo cual, proporcionaría un terreno fértil para el gobierno
democrático (Lipset 1960; Bell1962). En éste proceso, el Estado serviría como un
instrumento burocrático neutral, para ayudar en la búsqueda de la modernización
económica y social. La perspectiva conductista relacionada, explicó los resultados
políticos y económicos sobre la base de las actitudes de los ciudadanos. La
democracia funcionaría donde los ciudadanos confiaran unos en otros y creyeran
en sus propias capacidades, para influir en la política (Almond y Verba 1965). Las
economías florecerían donde los ciudadanos adoptaron los valores de la
educación, el espíritu empresarial y la prosperidad compartida. En esta
perspectiva de la cultura política, el Estado figuraba principalmente como un objeto
de cognición y afecto, no como actor.
La literatura de la posguerra ofreció una idea de los factores que podrían impulsar
al Estado en sus transformaciones. Tanto para la teoría de la modernización como
para el Marxismo, con la industrialización se esperaba que el desarrollo de una
economía de mercado, produjera cierto tipo de política. La teoría de la
modernización anticipó controversias pacíficas y limitadas, dentro de un aceptado
sistema capitalista democrático y el fin de las ideologías. El marxismo, por el
contrario, predijo una intensificación del conflicto de clases bajo el capitalismo
industrial, que finalmente conduciría a la revolución, y el conflicto de clases
terminaría sólo dentro de un sistema socialista plenamente realizado. La
perspectiva de la cultura política apuntó a otro motor de cambio, en forma de
valores políticos y económicos de los ciudadanos y las élites.
Al identificar posibles motores de transformación del Estado, la literatura de
posguerra puso en marcha una concepción muy delgada de cómo se verían
eventualmente estos Estados transformados o por hacer. En algunos casos, los
Estados estaban esencialmente ausentes, como en la perspectiva pluralista, o se
describieron en términos muy vagos, como en la caracterización marxista de la
realización del socialismo cuando el Estado "desaparecería" (Nota 2). En otros
casos, los Estados eran uniformes, indiferenciados entre países en etapas
similares de desarrollo histórico, como en las descripciones tanto del marxismo
como de la teoría de la modernización liberal. Y en todos los casos, incluido,
según la teoría conductista de la cultura política, los Estados estaban claramente
subordinados a fuerzas económicas y sociales más poderosas. Había poca
sensación de que los Estados desempeñaran un papel en su propia
transformación o de Estados en situación similar que evolucionan a lo largo de
líneas distintivas. En cambio, el entendimiento predominante era que los Estados
eran objetos, no actores, que estaban siendo transformados por fuerzas
económicas, sociales y culturales fuera de su control, que eran construcciones
técnicas uniformes, y que se estaban moviendo hacia un punto final, donde
prácticamente no tendrían autonomía ni influencia.
Esta noción del Estado como un objeto uniforme, también era válida para la teoría
dominante de relaciones internacionales, neorrealismo, sin perjuicio de que los
Estados fueron conceptualizados como los únicos actores importantes del sistema
internacional. Neorrealismo representado en los Estados y sus gobiernos, como
poco más que bolas de billar, cuyas acciones estaban determinadas por los
imperativos de la competencia y la supervivencia en un sistema internacional
amoral (Vals 1959, 1964; Aron 1966). Los Estados eran actores racionales que
buscaban maximizar su seguridad y poder. Considerando que el pluralismo, el
marxismo, el conductismo y la teoría de la modernización consideraban que las
transformaciones del Estado derivaban de fuerzas socioeconómicas (nacionales),
la teoría neorrealista de las relaciones internacionales describió el comportamiento
y las transformaciones del Estado como consecuencia de la estructura del sistema
internacional, ya sea unipolar, bipolar o multipolar.
Los académicos de Europa continental y del norte, especialmente los juristas,
prestaron mucha más atención al Estado (para una descripción general, véase
Mollers 2008). En la tradición europea de pensamiento político centrada en el
Estado, el Estado era visto como unificado y jerárquicamente superior a la
sociedad, se identificaba con una burocracia que perseguía el bien común, y
estaba claramente demarcado de la esfera potencialmente caótica de intereses
privados particulares (Schmitt 1957/2008 [1928]; Böckenförde 1958; Forsthoff
1964, 1971-para síntesis, ver Kersten 2005; Meinel 2007, 2011). La tradición
estatista inicialmente tenía una inclinación autoritaria, particularmente en
Alemania, pero en el período de posguerra, la democratización del Estado se hizo
generalmente aceptada (Kelsen 1945), y términos como el "constitucionalismo" y
el "sistema político" comenzaron a ganar prominencia en los estudios de ciencias
jurídicas y políticas (Mollers 2008; Anter y Bleek 2013). El mayor avance
conceptual consistió en abrir la esfera estatal a la influencia de la sociedad.
También, en el período de posguerra, el enorme alcance de la intervención estatal
y la modernización "de arriba hacia abajo" en Europa fue reconocido y descrito,
entre otros, por forasteros de las ciencias sociales en estudios de planificación
racional (Masse 1965; Shonfield 1965). Intervención estatal en los mercados, la
política industrial y tecnológica y la gestión de la demanda keynesiana fueron
enmarcados positivamente y se convirtió en parte de una concepción del Estado
tecnocrático. Por lo tanto, en Europa existían elementos de un nuevo enfoque
estatista en las ciencias sociales y en el derecho, ya en la década de 1960,
aunque todavía no se habían reunido en una declaración teórica general.

2 EL RENACIMIENTO ESTADISTA Y SUS CRÍTICOS: LA SEGUNDA OLA


En las décadas de 1970 y 1980, los científicos sociales de América del Norte
comenzaron a centrar su atención en el Estado, mientras que en Europa la nueva
línea de investigación se construyó y transformó hebras anteriores de la teoría del
Estado. Los teóricos neomarxistas europeos ahora sondearon la autonomía
relativa del Estado y las relaciones del Estado con las clases dominantes (Miliband
1969; Poulantzas 1973; Jessop 1982, 2002, 2006; Offe 1984), y las ideas de estos
teóricos infundieron investigación en ciencias sociales convencional. En las
ciencias administrativas, ciencias políticas, sociología y derecho (Scharpf 1973;
Mayntz y Scharpf 1975), los académicos analizaron el estado intervencionista, sus
enormes capacidades burocráticas y los arreglos legales asociados. Surgieron
teorías que abordan el alcance de las capacidades estatales, el alcance y la
profundidad del control político y las condiciones sociales previas para una
intervención estatal exitosa. Finalmente, a fines de la década de 1960 y principios
de la de 1970, Stein Rokkan y Charles Tilly iniciaron los primeros trabajos sobre el
desarrollo histórico del Estado moderno en Europa Occidental (Rokkan 1975; Tilly
1975; Flora y col. 1999).
En los Estados Unidos, los desarrollos tomaron la forma de una nueva línea de
investigación ejemplificada por Bringing The State Back In, un volumen influyente
patrocinado por el Consejo de Investigación de Ciencias Sociales (Evans y col.
1985). El volumen reflejó una amplia tendencia que tenía sus raíces en la
realización. Muchos estudiosos afirman que los marcos establecidos no fueron
muy útiles para explicar varios acontecimientos políticos y económicos. El interés
en el Estado fue alimentado por estudios de intervenciones militares y
"revoluciones desde arriba", revoluciones sociales, económicas modelos de
crecimiento, y diferencias en las respuestas de las democracias prósperas a la
economía shocks de la década de 1970. Analistas del nuevo tipo de regímenes
militares que se impusieron en Brasil (1964), Argentina (1966, 1976), Chile (1973)
y Uruguay (1973) describieron al Estado como un sistema burocrático y aparato
coercitivo que podría ser un actor relativamente autónomo (Stepan 1978; Collier
1979). Teorizaron sobre las condiciones bajo las cuales era probable que creciera
esa autonomía y sobre los límites de la autonomía estatal (O'Donnel11979 a, b).
Grupos sociales y económicos tuvieron un papel crucial, pero en el contexto de
sus interacciones (generalmente subordinadas) con el Estado.
Aproximadamente al mismo tiempo, los académicos que analizan las revoluciones
llamaron la atención sobre la centralidad del estado en la precipitación de
"revoluciones sociales" de gran alcance que iban más allá de cambiar el liderazgo
político para transformar fundamentalmente la sociedad, la economía y la
gobernanza. (Skocpol 1979). Theda Skocpol asoció las revoluciones sociales con
el atraso económico y las presiones de la guerra, que abrumaron las capacidades
de los estados agrarios menos avanzados. A medida que los viejos órdenes
institucionales se derrumbaron, los revolucionarios forjaron un nuevo y poderoso
aparato estatal para impulsar la modernización militar y económica. Los problemas
de los desarrolladores tardíos también llevaron a los investigadores a investigar el
papel potencial del Estado como defensor de los intereses económicos nacionales
en las relaciones con las empresas multinacionales y el capital nacional (Vernon
1971; Evans, 1979).
La variación entre países en el desempeño económico también señaló la
prominencia del Estado. Una literatura inicial, inspirada en los casos de Japón y
Francia, reconoció el papel fundamental del Estado en la superación del atraso
económico, en la planificación o "elegir ganadores" entre los sectores industriales,
y en "gobernar la economía" más en general (Gerschenkron 1962; Shonfield 1965;
Katzenstein 1978; Johnson 1982; Z ysman 1983; Salón 1986). Con el inicio de la
"estanflación" tras las crisis petroleras de la OPEP en 1973 y 1979/8, los
académicos comenzaron a investigar cómo la concertación corporativista entre el
Estado, empleadores y sindicatos en varios países europeos podrían frenar la
inflación manteniendo un bajo nivel de desempleo (Lehmbruch y Schmitter 1982;
Goldthorpe 1984; Katzenstein 1984, 1985; Scharpf1991). La exitosa réplica del
modelo estatista de Japón por Los "tigres" de Asia oriental, como Corea del Sur y
Taiwán, proporcionaron más apoyo a la perspectiva estatista (Amsden 1989;
Wade 1990; Woo-Cumings 1999). También lo hizo el débil desempeño económico
de EE. UU. y el Reino Unido, las democracias prósperas más estrechamente
asociadas con el modelo de libre mercado, que luchó económicamente durante las
tres décadas posteriores Segunda Guerra Mundial, particularmente en la década
de 1970.
La perspectiva estatista emergente fue, en muchos sentidos, un "renacimiento de
una perspectiva europea "en la tradición decimonónica de Max Weber (1864-
1920) y Otto Hintze (1861-1940), como señaló Theda Skocpol en su introducción a
Bringing the Estado de regreso (1985: 7 y sig.). De diversos estudios que hicieron
preguntas muy diferentes surgió un nuevo enfoque teórico que llegó a ser
etiquetado como "institucionalismo histórico" (Steinmo et al. 1992; Hall y Taylor
1996; Immergut 1998). Este enfoque teórico se aplicó a una amplia gama de
instituciones, definidas vagamente como normas, reglas y procedimientos, con
especial atención al Estado y su capacidad para dirigir la sociedad y la economía
(Katzenstein 1978; Krasner 1978, 1988; Johnson 1982; Evans et al.1985; Hall
1986). Se decía que los Estados eran "débiles" o "fuertes" según su autonomía
como actor de la sociedad, la calidad y profesionalismo de sus burocracias, las
herramientas e instrumentos de política a su disposición, y su capacidad para
extraer recursos de la sociedad e imponer un estrategia de modernización
coherente.
Los estados también se consideraron fundamentales para la representación de
intereses. El pluralismo y el conductismo fueron desafiados en toda la OCDE por
estudios que enfatizaban las asimetrías y sesgos de los conflictos de grupos de
interés y el papel que desempeñaron las agencias estatales en la formación de
puntos de vista políticos de los individuos (Lowi 1969). El nuevo institucionalismo
reconocido y problematizó las formas en que el Estado moldeó las interacciones
de grupo y los resultados políticos (basándose en Lehmbruch 1967 y Lijphart
1969, véase Schmitter y Lehmbruch 1979; Berger 1981). Las instituciones
estatales podrían proporcionar incentivos o desincentivos para grupos,
organización y dificultan la acción colectiva de los grupos. En consecuencia, el
Estado podría privilegiar sistemáticamente algunos grupos y resultados sobre
otros, y el la tarea consistía en llegar a una comprensión teórica del impacto de las
instituciones políticas en relaciones de poder. La perspectiva estatista no quedó
sin oposición. Algunos argumentaron que exageraba el papel del Estado, tomando
las leyes y proclamaciones estatales al pie de la letra, cuando las autoridades
estatales a menudo carecía de la capacidad para implementar o hacer cumplir
estas iniciativas sobre el terreno (Cohen y Bauer 1985; Samuels 1987; D.
Friedman 1988; Migdal1988; Cohen 1989; en retrospectiva Migdal y Schlichte
2005).
Sin embargo, el desafío más significativo, a largo plazo, provino de otros cuartos.
Una crítica neoliberal cada vez más influyente coincidió con los estatistas en que
los estados fueron sobresalientes, pero retrataron el impacto del estado en una luz
negativa. Más bien, que, siendo agentes de la modernización económica, los
estados fueron descritos como rehenes de intereses especiales, sobre todo
grandes empresas y organizaciones asociadas no competitivas, pero
políticamente conectadas al trabajo (Stigler 1975). Estos "iniciados" impidieron la
asignación eficiente de trabajo y capital a través del mercado, desacelerando el
crecimiento económico y la creación de empleo (Olson 1982; Lindbeck y Snower
1988). En lugar de financiar las industrias de alta tecnología del futuro, clubes
financieros favorecieron los mercados de las industrias pesadas del pasado; en
lugar de emparejar trabajadores con trabajos, mercados laborales altamente
regulados y estados de bienestar demasiado generosos, restringieron la
flexibilidad, mientras fomenta la indolencia, la dependencia y la pobreza (Murray
1984). Se afirmó que el problema de la captura y los intereses especiales se
extendía al propio Estado.
Los "funcionarios públicos" fueron reinterpretados y etiquetados como "buscadores
de rentas" (Niskanen 1971), quienes buscaron empleo público, no por ningún
deseo de servir al público, sino más bien, para cosechar, alquilar y ser empleado
en condiciones de trabajo mucho más favorables, con mejor salario y beneficios,
así como la seguridad laboral del padre de hierro, que los trabajadores del sector
privado (Tullock 1967; Krueger 1974). Desde una perspectiva política, los
neoliberales argumentaron que un estado intervencionista era la antítesis de la
libertad y la democracia (Hayek 1976 [1944]; M. y R. Friedman 1990; M. Friedman
2002 [1962]). Cuando los estados combinan la economía y el poder político, no
hay espacio para que la sociedad civil se desarrolle. Además, se silencia la
disidencia, ya que los opositores carecen de recursos para expresar sus opiniones
y temen represalias por parte del gobierno autoridades. Así, el estatismo se
presentó, no sólo como un problema económico, sino también, como una
amenaza a la democracia.
Antes de la década de 1970, los partidarios de la perspectiva neoliberal, incluido
Milton Friedman y la Escuela de Chicago, junto con los teóricos de la elección
pública, eran una voz solitaria en círculos de formulación de políticas dominados
por los ideales de la economía keynesiana y la economía (Shonfield 1965;
Hall1992). Los neoliberales hicieron sus primeros avances importantes con la
elección de Margaret Thatcher, como Primera Ministra del Reino Unido en 1979 y
Ronald Reagan, como presidente de Estados Unidos en 1980. Tanto Thatcher
como Reagan, adoptaron una agenda neoliberal. Eso fue muy controvertido en
ese momento, y comenzaron a repudiar el keynesianismo, hacer retroceder las
regulaciones gubernamentales y confrontar enérgicamente al movimiento obrero.
Cuando Las economías británicas y estadounidenses que, desde hace mucho
tiempo, comenzaron a recuperarse en la década de 1980, superando el
desempeño de muchas otras democracias prósperas, las ideas neoliberales
ganaron credibilidad y emuladores en Europa, especialmente a nivel de la UE. Las
dificultades económicas experimentadas por países o regiones como Francia,
Japón y el este de Asia que, anteriormente, se consideraban modelos de
formulación de políticas estatistas, dio más crédito a la noción neoliberal de que la
influencia excesiva del estado, constituía el principal obstáculo para la inversión, el
crecimiento y la creación de empleo.
Los acontecimientos más allá de las democracias acomodadas también reforzaron
la causa del neoliberalismo. El colapso del comunismo soviético y de Europa del
Este, fue interpretado por muchos como la demostración que los mercados, eran
mejores que los estados para proteger la libertad y promover la prosperidad. En
América Latina, el giro económico de Chile después de 1973, bajo Augusto
Pinochet, que fue asesorado de cerca por los economistas de la Escuela de
Chicago, parecía prescripciones válidas del libre mercado (incluso, si la realidad
de la política económica chilena estaba de lejos más ambigua, de lo que sugiere la
narrativa de la Escuela de Chicago). Se difundieron las ideas neoliberales a otros
países en desarrollo, no sólo a través de la emulación del "modelo chileno", sino
también, a través de instituciones financieras internacionales (IFis), incluido el
Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que fueron fuertemente
influenciados por el gobierno de Estados Unidos. Crisis de deuda, especialmente,
las que afectaron a América Latina en la década de 1980 y Asia Oriental, a finales
de la década de 1990, brindó una oportunidad para que las instituciones
financieras internacionales y los bancos occidentales impongan reformas como
condición para la recepción de ayudas. Los países que salieron del comunismo
fueron, igualmente, atraídos por el neoliberalismo como una forma de pasar a una
economía de mercado, tan rápido como posible, demoliendo el desacreditado y
represivo Estado comunista, y apelando a prestamistas e inversores
internacionales, cuya financiación se necesitaba desesperadamente. A mediados
de la década de 1990, la frase "Consenso de Washington", surgió como una
abreviatura de un paquete estándar de prescripciones de política neoliberal
(Williamson 1990), señalando tanto la influencia de Estados Unidos en la
promoción del neoliberalismo y el énfasis en hacer retroceder al Estado, como
solución a las dificultades económicas.
3 DESAFÍOS INTERNACIONALES Y RESPUESTAS DEL ESTADO: LA
TERCERA ONDA
La tercera ola más reciente de pensamiento sobre el Estado, se ha centrado en
los desafíos planteados por cambios en la arena internacional (cf. Cameron et
al.2006: Partes I, II; Genschel y Zangl2014). El fin de la Guerra Fría, las nuevas
tecnologías, el auge de la globalización económica, y la creciente influencia de
organizaciones internacionales y ONG transnacionales cambian el entorno en el
que los estados conducen sus asuntos, haciendo que ciertas políticas o modos de
gobernanza sean impracticables. Estos desarrollos han alimentado la sensación,
particularmente, entre los estudiosos neoliberales y de relaciones internacionales
(inter al. Risse 2011), que afirman, se están volviendo menos poderosos y
relevantes.
Presiones internacionales sobre los Estados
El final de la Guerra Fría marcó un punto de quiebre en el pensamiento sobre el
estado y los regímenes políticos internacionales. Comunismo y socialismo, los
principales desafiantes ideológicos capitalismo de libre mercado, fueron
desacreditados. Mientras que los pronunciamientos del "fin de la historia"
(Fukuyama 1992) resultó prematuro, por decir lo menos, el final de la Guerra Fría
sí reforzó la credibilidad de las recetas neoliberales, junto con la capacidad de
Estados Unidos para promover estas recetas a través de canales ideológicos e
instituciones crediticias internacionales (Evans 1997). El colapso del comunismo
también privó a las economías mixtas de Europa Occidental y Asia Oriental de su
posición como el medio moderado entre el Frío Polaridades de guerra. Los
neoliberales han expresado un creciente desdén por Europa occidental y oriental
Prácticas asiáticas, más o menos equiparándolas con el socialismo y el
"capitalismo de compinches", respectivamente. Dando un paso atrás, la
intervención estatal en general ha llegado a ser vista con tremenda sospecha,
como propensa a la ineficiencia, la corrupción y la búsqueda de rentas.
Más allá de estas explotaciones ideológicas de la cambiante situación
internacional, la globalización, entendida como la multiplicación e intensificación
de interacciones entre países
fronteras-ha socavado muchas estrategias estatales para proteger la seguridad y
el bienestar
de ciudadanos (Keohane y Milner 1996; Strange 1996; T. Friedman 1999).
Demanda keynesiana
El estímulo es de eficacia limitada a menos que se coordine con otros países, oa
menos que
realizado por instituciones internacionales que cubren una amplia zona comercial
como la UE, desde Gran parte del estímulo de la demanda se filtra, beneficiando a
los productores extranjeros más que a los nacionales. y alimentando los déficits de
la balanza de pagos. El keynesianismo está aún más limitado por la amenaza de
salida de capital, es decir, por la fuga de inversores móviles, que desaprueban el
aumento gasto público y déficit, aunque el hecho de que, en marzo de 2013,
Chipre pudo congelar los activos bancarios superiores a 10o.000 euros demostró
que los estados no son completamente impotentes para limitar la fuga de
capitales. Por último, como demuestra la actual crisis de la zona euro, Incluso las
naciones más ricas del mundo no pueden sostener indefinidamente enormes
déficits presupuestarios en ante la renuencia del mercado internacional de bonos a
refinanciar niveles cada vez mayores de deuda pública.
La globalización también ha socavado la política industrial. La apertura comercial
ha privado a los gobiernos de una de las herramientas clave para nutrir las
industrias incipientes: la posibilidad de aislarlas de la competencia extranjera. Para
garantizar la igualdad de condiciones, la mayoría de las formas de las
subvenciones están prohibidas según las normas de la Organización Mundial del
Comercio (OMC) o la política de competencia de la Unión Europea (UE). También
existen preocupaciones sobre la eficacia. Dado que las empresas se abastecen de
producción en todo el mundo, la ayuda a la industria, como El estímulo keynesiano
de la demanda puede filtrarse fuera del mercado interno y proporcionar empleos
de manufactura para los trabajadores en China o India, en lugar de en el país que
se involucra en la política industrial.
Estrechamente relacionado con el argumento de la globalización, muchos
académicos ven las nuevas tecnologías como erosionando las posibilidades de
intervención estatal. La revolución de la tecnología de la información ha brindado a
los comerciantes globales la capacidad de enviar billones de dólares a todo el
mundo diariamente, superando con creces las reservas de divisas de las naciones
individuales (O'Brien 1992). Esta inundación de el capital libre ha socavado la
capacidad de los gobiernos para sostener el tipo de cambio fijo tarifas o
emprender políticas contrarias a la ortodoxia financiera. La facilidad con la que el
dinero Las salpicaduras a través de las fronteras también han dificultado que los
gobiernos controlen la evasión fiscal y lavado de dinero. Aunque las autoridades
estadounidenses y europeas han ejercido una enorme presión sobre los paraísos
fiscales últimamente, algunos países (por ejemplo, Irlanda, Chipre, Liechtenstein y
las Islas Caimán) Islas) e instituciones financieras (por ejemplo, bancos suizos)
aún pueden proporcionar algunos tipos de servicios financieros cuestionables a
empresas y particulares.
Desde el punto de vista de los grupos de interés, la globalización y las nuevas
tecnologías han planteado el poder de las empresas en relación con el estado o el
trabajo organizado, ejerciendo presión sobre los gobiernos para adaptarse a las
preferencias comerciales de impuestos más bajos, moderación salarial, y alivio
regulatorio. El capital es considerablemente más móvil que el trabajo o el estado,
dando a las empresas una enorme fuente de apalancamiento. Las empresas
pueden "hacer compras de régimen", ubicando la producción y la inversión en los
países más favorables a los impuestos y a los empleadores. En respuesta, los
gobiernos a menudo se han sentido obligados a recortar el gasto y la economía
intervención, so pena de perder la inversión en ubicaciones más favorables para
los negocios. El resultado, muchos creen que es una "carrera a la baja", no solo
en protección social y salarios, sino también en declarar "intromisión" en la
economía. Los negocios no son el único interés que ha ganado influencia en
relación con el estado. El aumento de instituciones internacionales arriba,
autoridades locales abajo y ONG fuera del estado socavó la capacidad del estado
para actuar unilateralmente, lo que obligó a las autoridades estatales a trabajar
con socios cuyo poder, legitimidad, información y recursos necesitan. Reforzando
esto tendencia, muchos problemas trascienden las fronteras nacionales: la
degradación ambiental, por ejemplo, tiene un impacto mucho más allá de las
fronteras de los estados que lo permiten. La difusión de la autoridad a veces ha
dado un giro siniestro. Las nuevas tecnologías de comunicación y violencia han
empoderado a actores no estatales amenazantes, provenientes de redes
terroristas a los carteles de la droga, que amenazan el monopolio estatal de la
fuerza organizada tanto a nivel nacional como internacionalmente.
Tomados en conjunto, entonces, los desarrollos internacionales: el fin de la Guerra
Fría, la globalización, las nuevas tecnologías y la multiplicación de instituciones y
organizaciones más allá
Estado-se afirma haber reducido la jurisdicción, la autonomía y la capacidad del
estado (Guehenno 1995; Ohmae 1995). Esta afirmación es presentada con más
fuerza por los estudiosos neoliberales y de relaciones internacionales, pero es
compartida por muchos otros, incluidos algunos. institucionalistas históricos. Sin
embargo, los institucionalistas históricos en general se han mostrado escépticos
sobre las proclamaciones de la muerte del Estado. Ofrecen dos respuestas
principales a la tesis de la decadencia del estado, una que enfatiza la persistencia
del estado y la otra las transformaciones del estado. Fuentes de persistencia
estatal En una primera respuesta a la tesis del declive del Estado, los
institucionalistas históricos presentan varios argumentos de por qué los desafíos
de la globalización no son lo suficientemente masivos como para poner en peligro
la intervención estatal y las capacidades estatales.
El primer argumento a favor de la persistencia es que el mundo no ha cambiado
mucho. En el contexto de la globalización, por ejemplo, se observa que los niveles
de integración comercial hoy
apenas superan los niveles alcanzados en los años anteriores a la Primera Guerra
Mundial (Berger y Dore 1996; Hirst y Thompson 1996; Garrett 1998b; Rieger y
Leibfried 2003). Aunque los flujos de capital han crecido exponencialmente, la
mayoría de estos flujos son de cartera a corto plazo.
movimientos, con poco impacto en las tasas de préstamos nacionales. Por lo
tanto, la globalización financiera no ha alterado fundamentalmente la operación
diaria de préstamos y préstamos. Además, muchos de las limitaciones a la acción
estatal que se atribuyen a desarrollos recientes realmente existieron en un período
anterior. Por ejemplo, aunque la liberalización del capital ha mejorado la opción de
salida, no es como si las empresas fueran impotentes anteriormente. Las acciones
del gobierno han siempre ha estado restringido por la necesidad de asegurar la
confianza empresarial para crear un entorno en el que las empresas privadas
estén dispuestas a invertir (Lindblom 1977; Bloque 1987 [1977]). De manera
similar, incluso si la globalización dificulta que un país tener déficits
presupuestarios sostenidos, no es como si los grandes déficits fueran la estrategia
macroeconómica de elección en la década de 1960, incluso para los países
escandinavos que gastan libremente. De lo contrario, necesitando defender un tipo
de cambio fijo y temerosos de la inflación, estos países tendían a tener superávits
presupuestarios (Stephens 1996; Huber y Stephens 2001).
El segundo argumento histórico-institucionalista para la persistencia de la
intervención estatal
es que la demanda de reversión estatal es más débil de lo que comúnmente se
describe. Paul Pierson (1994) ha demostrado que el apoyo popular al estado de
bienestar se mantuvo firme incluso en los dos epicentros de la revolución
neoliberal: los Estados Unidos bajo Ronald Reagan y el Reino Unido bajo
Margaret Thatcher (para un análisis de los desarrollos estadounidenses más
recientes, véase Hacker y Pierson 2006, 2010). Los públicos estadounidenses y
británicos no estaban tan entusiasmados con la reducción de la asistencia social
como podrían haber indicado los éxitos electorales de Reagan y Thatcher. y el
apoyo público duradero a la protección social ha dificultado enormemente la
reducción significativa de la asistencia social. Los electores tampoco son los
únicos que se resisten a las políticas neoliberales. Eruditos de Alemania señalan
que los empleadores obtienen muchos beneficios de la estructura altamente
estructurada del país.
sistema de relaciones laborales y estado de bienestar expansivo, incluida una
fuerza laboral calificada, cooperación en la gestión laboral y oportunidades para
jubilar a los trabajadores despedidos en gasto público (Thelen 1999, 2012, 2014;
Hall y Soskice 2001). A pesar de la presencia gobierno de centro-derecha durante
gran parte de las décadas de 1980 y 1990, los empleadores alemanes no
presionar por la desregulación estilo Thatcher porque el sistema funcionó lo
suficientemente bien, especialmente para grandes empresas. El punto analítico
más amplio es que los actores económicos clave a menudo no mantener las
preferencias desreguladoras que la literatura sobre el declive del Estado les
atribuye (Mares 2003; Martin y Swank 2012).
El tercer argumento histórico-institucionalista contra el declive del Estado reconoce
que
es posible que el mundo haya cambiado y que las limitaciones del Estado hayan
aumentado, pero
contrarresta que estas limitaciones pueden manejarse con ajustes relativamente
pequeños (Garrett 1998a). Por ejemplo, los mercados financieros internacionales
pueden no permitir que los gobiernos déficits presupuestarios sostenidos, lo que
significa que la gestión de la demanda keynesiana es mucho menor disponible
como opción política a nivel nacional, aunque al menos en Europa, la UE como
todo tiene esa opción. Sin embargo, la prohibición de grandes déficits
presupuestarios nacionales no es una prohibición al gran gobierno: los
presupuestos pueden equilibrarse al 20 por ciento del PIB, como en el EE.UU., o
al menos un porcentaje del PIB, como en Suecia. De manera relacionada, se
observa que si bien las empresas se vuelven más difíciles de gravar debido a la
movilidad internacional del capital, los impuestos corporativos generalmente
representa una pequeña proporción de los ingresos del gobierno, en el vecindario
de siete a
ocho por ciento, lo que hace que una crisis fiscal del estado de bienestar sea
extremadamente improbable (Ganghof 2000; Steinmo y Swank 2002; Steinmo
2003; Genschel y Schwarz 2011). Qué es más, la mayoría de los países han
podido retener los ingresos fiscales corporativos mediante una combinación de
simples medidas anti-evasión y reformas tributarias que bajaron las tarifas,
eliminaron exenciones y ampliaron la base. (Para conocer la gama completa de
estas estrategias fiscales gubernamentales, consulte Ganghof 2008.)
El cuarto y último argumento histórico-institucionalista a favor de la persistencia
del activismo estatal es el de la dependencia del camino. Las instituciones son
rígidas y las políticas estatales, especialmente costosas Las políticas sociales
tienden a apoyarse en poderosos fundamentos políticos. Hay una razón por la que
EE. UU. El sistema de seguridad social se conoce comúnmente como el "tercer
carril" de la política, electrocutando a la persona que lo toca, y la reforma del
estado de bienestar en Europa ha demostrado ser aún más políticamente
lamentable (Obinger et al. 2010). Los reformadores contemporáneos no formulan
políticas en una aspiradora. Operan en un terreno político conformado por políticas
estatales anteriores, políticas que han reforzado o incluso fomentado intereses
poderosos con un enorme interés en la perpetuación de los programas existentes
(Weir et al. 1988; Pierson 1994, 2000; Skocpol 1995). sin embargo
persuasivos los argumentos de los economistas neoliberales y por importantes
que sean las presiones globalización, la capacidad de las autoridades estatales
para revertir los compromisos existentes es altamente restringido por los intereses
y expectativas públicas que han crecido alrededor estos compromisos y por las
funciones de amortiguación contra choques externos que muchos de estos las
políticas cumplen (Rodrik 1997, 2011). La globalización es contrarrestada por la
política interna. Los argumentos histórico-institucionalistas a favor de la
persistencia del Estado ofrecen una valiosa correctivo a las profecías exageradas
del declive del estado. Ha habido muchos menos cambios en el más de lo que
parece, y gran parte de este cambio se puede acomodar mediante ajustes
relativamente limitados a los arreglos existentes. La tesis de la persistencia del
estado concede Sin embargo, es un terreno importante para la tesis del declive del
Estado. Básicamente acepta la presunción de que los cambios contemporáneos
empujan en una sola dirección, a saber, hacia la reducción de la intervención
estatal, y difiere principalmente en su evaluación de la fuerza de estas presiones y
de la capacidad de resistencia política e institucional del Estado. También acepta
la métrica declinista del cambio como la erosión de las misiones y los poderes
estatales tradicionales, por lo que confina la política a una especie de acción de
retaguardia. La lógica del cambio económico, tecnológico, social e ideológico es
que la intervención estatal debe reducirse, mientras Las fuerzas políticas e
institucionales nacionales deben resistir y retrasar esa contracción. Así, La política
está destinada a defender una esfera cada vez más pequeña, menos relevante y
más actividad del estado a lo largo del tiempo. Dinámica de las transformaciones
estatales Una segunda respuesta a la tesis del declive del estado enfatiza las
transformaciones del estado, en contraposición para afirmar la persistencia. Este
enfoque transformacional es promovido principalmente por históricas
institucionalistas, pero también encuentra apoyo entre algunos economistas.
Mientras concede que Las presiones internacionales pueden desafiar las
actividades estatales específicas, la perspectiva transformacional señala que tales
fuerzas también pueden ser "habilitadoras" (Weiss 2003), creando oportunidades
para nuevos tipos de intervención estatal. En otras palabras, el activismo estatal
puede renovarse y
reabastecido, no simplemente erosionado. La perspectiva transformacional del
Estado presenta tres argumentos principales contra la perspectiva del declive del
estado. La primera es que el proyecto neoliberal en sí se basa en la redespliegue
del estado, en contraposición a la retirada del estado. Esta afirmación se basa en
La visión crítica de Karl Polanyi de que la creación de mercado es producto de la
intervención estatal, más que simplemente el eclipse del Estado, y que tal
intervención tiende a engendrar demandas de intervención estatal para compensar
y amparar a los sometidos al mercado (Polanyi 1957 [1944]). Según Polanyi, la
creación de mercado implica un "doble movimiento" del Estado: primero establece
el mercado y luego lo integra en las redes sociales. normas. Retomando este
segundo movimiento, la literatura llamada "compensación doméstica" (Cameron
1978; Ruggie 1982; Katzenstein 1984, 1985; Rodrik 1997; Garrett 1998a,
b) desde hace mucho tiempo ha observado que los países más abiertos al
comercio internacional tienden a tener la estados de bienestar más grandes. (Nota
3). En otras palabras, la expansión de la vocación social del estado ha ha sido
fundamental para la expansión del comercio internacional. En una vena
contemporánea, los estudios de reformadores neoliberales, como Margaret
Thatcher de Gran Bretaña, también han señalado la mayor papel del Estado en la
creación de una economía política más orientada al mercado, ya sea rompiendo el
poder de los sindicatos y otros grupos de productores, imponiendo regulación de
actividades protegidas, control de las autoridades gubernamentales locales que
gastan libremente, o controlar al sector público (Gamble 1994; Richardson 1994;
Vogel1996; abogando por "volver a 'declarar'": Gamble y Wright 2004).
El vínculo entre la liberalización económica y el aumento del poder estatal tiene
una dimensión tanto externa como interna (Barton et al. 2006; Steinberg 2006).
Internacional Los acuerdos de libre comercio a menudo requieren que los estados
signatarios asuman nuevas responsabilidades, incluida la administración de
disposiciones antidumping, el cumplimiento de los derechos de propiedad
intelectual y expandiendo la protección ambiental y los derechos laborales. El
proceso de negociación de estos Los acuerdos también tienden a impulsar el
poder del Estado central en relación con otros actores. En nombre de permitir a los
gobiernos "hablar con una sola voz" y hacer creíbles compromisos en las
negociaciones internacionales, la autoridad a menudo se desplaza verticalmente,
desde el local al nivel nacional, y lateralmente, del legislativo al ejecutivo. Tales
cambios de El poder son muy controvertidos y han desencadenado batallas
políticas, particularmente en países con fuertes tradiciones federalistas, como
Alemania.
La dinámica se complica aún más para los miembros de la UE. Por un lado, dado
que la política comercial cae claramente dentro de la jurisdicción de la UE, los
mismos procesos de centralización
que ocurren dentro de los estados nacionales que participan en negociaciones
comerciales
estados y la UE. Por otro lado, las autoridades nacionales a menudo utilizan la UE
y su agenda liberalizadora para reforzar su propio poder frente a sus rivales
nacionales (Grande 1996; Moravcsik 1998). Los gobiernos se resisten
habitualmente a las demandas de protección contra la competencia extranjera
invocando la política de competencia de la UE y contrarrestando las presiones
para niveles más altos de público gasto culpando a Maastricht y las normas
presupuestarias de la UEM. Haciendo referencia a este tipo de dinámica de poder,
los académicos de Italia han descrito a la UE como un fortalecimiento de la Estado
(Ferrera y Gualmini 2004), y tales afirmaciones también se han hecho sobre otros
estados miembros de la UE. No son solo los institucionalistas históricos los que
vinculan la liberalización económica con la transformación y el activismo del
estado. Varios economistas destacados invocan específicamente a Polanyi para
argumentar que la liberalización económica exitosa requiere el apoyo estatal y
criticar la agenda antiestatista asociada con el consenso de Washington (Rodrik
1997, 2007; Stiglitz 2007, 2010; con abogados que argumentan en líneas
similares, cf. Joerges y Falke 2011). Stiglitz, en particular, sostiene que los
responsables de la formulación de políticas han fracasado en gran medida en la
integración percepción de que el mercado autorregulado es un mito y que los
esfuerzos por establecer un mercado autorregulado conducen al desastre.
Las decepciones de la "terapia de choque" en las transiciones poscomunistas, la
crisis de la deuda de Asia oriental de 1997/98 y el colapso financiero de 2008.
derivado, según Stiglitz, de una fe excesiva en el mercado y la negligencia del
papel que los estados deben jugar. Observa, por ejemplo, que los arquitectos de
las transiciones comunistas creían que desmantelar el estado comunista
disfuncional y represivo produciría una economía de mercado floreciente, pero la
ausencia de instituciones estatales para defender la propiedad derechos, vigilar el
mercado y adjudicar disputas llevaron a un "salvaje oeste" de capitalismo
oligárquico y corrupto. La respuesta polanyiana a la hipótesis de la globalización,
entonces, es que grado en que la globalización requiere que los países dependan
del mercado, una adaptación exitosa implica redistribuir al estado para apoyar,
regular, vigilar y legitimar el mercado -en general, a través del gasto social- y no
simplemente desmantelar el estado.
El segundo argumento de los académicos histórico-institucionalistas que operan
desde una perspectiva transformacional es que incluso en un mundo de
globalización y restricciones intensificadas, Existen estrategias económicas
alternativas al neoliberalismo que ofrecen un enfoque más central lugar a la
elección política y la dirección estatal de la economía. Este argumento es
generalmente asociado con la afirmación de que los gobiernos de izquierda tienen
la capacidad de aplicar estrategias progresivas, a pesar de las nuevas
limitaciones. Mientras que las tipologías anteriores tendían a centrarse sobre las
diferencias en la política macroeconómica o la política industrial (Shonfield 1965;
Zysman 1983; Hall 1986), la perspectiva transformacional de izquierda admite que
tales políticas se han vuelto mucho menos viables debido a la globalización y la
integración europea. Los estados han abandonado en gran medida el estímulo
keynesiano de la demanda y el voluntarismo política industrial. Dicho esto, existen
otras políticas estatales que brindan alternativas al capitalismo neoliberal. G0sta
Esping-Andersen (1990, 1999) enfatiza el papel del bienestar política, que él
sostiene ha sentado las bases de tres "mundos distintos de bienestar capitalismo
"-liberal, cristianodemócrata y socialdemócrata- que difieren en su patrones de
empleo, distribuciones de ingresos, modos de competencia y tratamiento de
mujeres y niños.
La tipología de Esping-Andersen tiene sus raíces en patrones históricos de
competencia política
y la formación del bienestar, que se remonta al menos a la Segunda Guerra
Mundial. Otros eruditos de izquierda han adoptado un enfoque más voluntarista.
Carles Boix sostiene que los gobiernos de izquierda, incluso en países como
España que no tienen tradición de socialdemocracia, pueden competir sobre la
base de un alto gasto en educación e inversión pública, en contraposición para
reducir los impuestos y los salarios (Boix 1998). Los académicos también han
sugerido que los gobiernos nórdicos han revitalizado el modelo socialdemócrata al
frenar algunos excesos sociales. gastar y invertir parte de los ahorros en
preescolares, alfabetización informática, internet acceso, educación superior e I +
D (Pontusson 2010; Steinmo 2010; Ornston 2012; ver también Huo y Stephens,
Capítulo 21, este volumen). Esta redistribución del gasto estatal ha garantizado el
éxito nórdico en la competencia basada en la innovación y la alta tecnología, que
lleva a la creación de un gran número de puestos de trabajo de alta calificación y
salarios elevados en los servicios privados e industria.
Otro grupo de académicos que postulan alternativas al neoliberalismo lo
conforman los
defensores de varias "terceras vías", en particular Anthony Giddens (1998, 2001;
también
Cuperus y Kandel1998; Hombach 2000). La tercera forma, como sugiere la
etiqueta, toma
problema no solo con el neoliberalismo, sino también con las recetas tradicionales
de la izquierda. En lugar de nacionalizaciones y niveles cada vez más altos de
gasto público, los defensores de la tercera vía llaman para "estados de bienestar
activos" que apoyan la creación de empleo que actúan como "trampolines" en
lugar de "redes de seguridad", inversión pública en lugar de consumo público,
mayores niveles de responsabilidad y rendición de cuentas, el uso de las fuerzas
del mercado y las asociaciones público-privadas para lograr los objetivos estatales
de manera más eficiente, una redistribución de los activos productivos como
opuesto a los ingresos, y un énfasis en la igualdad de oportunidades más que en
los resultados.
Una característica notable de la tercera vía es que no se limita a Gran Bretaña.
Más bien, el tercero
Este camino se ha presentado como una fórmula que puede funcionar para
cualquier gobierno progresista. En la práctica, los académicos y los partidos de
izquierda de otros países han tendido a adoptar diferentes concepciones de las
reformas de tercera vía, pero existe la creencia compartida de que, al adaptar su
política instrumentos, los gobiernos de izquierda todavía pueden perseguir fines
progresistas, a pesar de la limitaciones de la globalización.
El tercer argumento de la perspectiva transformacional del estado es que los
estados tienen roles importantes que desempeñar más allá de la economía y que
muchos de los mismos desarrollos internacionales que se afirma que están
reduciendo el papel del estado en la economía
están impulsando expansiones dramáticas de las misiones estatales y el poder en
otras áreas. Por ejemplo, el fin de la Guerra Fría puede haber desacreditado las
alternativas a la economía neoliberal y reforzado el consenso de Washington, pero
más allá de la esfera económica, ha
abrió la puerta a intervenciones militares lideradas por Estados Unidos en todo el
mundo. Ya no se sostiene en jaque por la amenaza de represalias soviéticas, los
países occidentales han desplegado militares fuerza en lugares tan diversos como
Irak, Libia y Mali en nombre de la defensa
derechos (el llamado "derecho a proteger", o R2P; consulte Daase, Capítulo 16,
este volumen),
combatir el terrorismo e incluso promover el cambio de régimen. Si el final de la La
Guerra Fría ha movido al mundo hacia la economía neoliberal y si tal movimiento
implica un encogimiento del Estado son temas de furioso debate. Por el contrario,
no hay debatiendo que el fin de la Guerra Fría ha creado oportunidades para
expandir el ejército intervención de las potencias occidentales. La flexibilización de
las restricciones a los flujos transfronterizos muestra un carácter similar al de
Janus. La apertura de las fronteras nacionales permite que los bienes y el capital
se muevan más libremente mundo, reduciendo el espacio para ciertos tipos de
políticas económicas, como la keynesiana estímulo de la demanda o
racionamiento del crédito. La porosidad de las fronteras nacionales también la
convierte en Sin embargo, es más fácil para las personas cruzarlos, especialmente
dentro de la zona Schengen de la UE, pero incluso entre países que no han
liberalizado la inmigración, por ejemplo, EE. UU. y México (Nota 4). Esta porosidad
genera una serie de preocupaciones que han provocado expansiones dramáticas
de los poderes estatales. Las preocupaciones sobre la inmigración ilegal han
alimentado una serie de medidas represivas, como procedimientos de expulsión
acelerados, mayores controles de identificación, y la construcción de vallas
fronterizas (Mau et al. 2012). Las preocupaciones sobre el terrorismo han provocó
no sólo guerras y el uso de "métodos mejorados de interrogatorio" en el extranjero,
sino también expansiones agresivas de los poderes estatales en el país, incluidas
las medidas de seguridad de los aeropuertos, detención preventiva, extracción de
datos y escuchas telefónicas (consulte Busch, Capítulo 29, este volumen). Una
vez más, la globalización habilita a los estados y los restringe.
4 LIMITACIONES Y RETOS
El debate entre académicos neoliberales e histórico-institucionalistas ha agregado
mucho
a nuestra comprensión de las transformaciones estatales. Los neoliberales
identifican importantes restricciones internacionales sobre los estados
contemporáneos, mientras que los institucionalistas históricos señalan a las
formas en que los estados pueden resistir las presiones internacionales o
redistribuir sus acciones en nombre de nuevas misiones y objetivos. A pesar de
todas sus contribuciones, los neoliberales y Los enfoques histórico-
institucionalistas enfrentan una serie de desafíos. La crisis financiera de 2008 y las
consiguientes respuestas ilustran algunas de las principales limitaciones y
desafíos para cada enfoque. Comencemos por el enfoque neoliberal.
Una primera limitación de la comprensión neoliberal de la transformación del
estado es prescriptiva. Los neoliberales enfatizan la retirada y el declive del estado
como la respuesta necesaria a la presiones, particularmente en la economía. Sin
embargo, la retirada del Estado en el ámbito de las finanzas La regulación es
ampliamente culpada de haber causado el. Colapso de 2008. Además, los países
que estaban en el epicentro de este colapso, EE. UU. Y Gran Bretaña, también
eran los ricos. democracias más asociadas con un enfoque neoliberal ligero de los
asuntos económicos en regulación general y financiera en particular. Las
prescripciones neoliberales parecen todo menos óptimo o necesario; al contrario,
parecen haber conducido a una catástrofe económica. Los problemas del enfoque
neoliberal son, en segundo lugar, tanto normativos como analíticos. Gran parte de
la justificación normativa de las medidas neoliberales se basa en el desempeño
económico. Los neoliberales reconocen que el enfoque estatista puede parecer
más comprensivo a primera vista, ya que los estatistas responden a problemas
sociales urgentes, como el desempleo y pobreza, con nuevas políticas públicas
(M. y R. Friedman 1990). Sin embargo, sostienen que Tales políticas
generalmente fracasan, por lo tanto, es la retirada del Estado lo que en realidad es
el más económico estrategia eficiente y, en última instancia, que mejora el
bienestar. El problema surge cuando los neoliberales las recetas no logran un
rendimiento económico. En este punto, no hay base normativa de la legitimación,
dejando la perspectiva antiestatalista de una manera normativa y posición
políticamente frágil.
La perspectiva neoliberal y declinista del Estado es cuestionada, en tercer y último
lugar, por
desarrollos geopolíticos. Incluso si la visión neoliberal de la economía fuera
completamente
aceptado, sería difícil conciliar esta comprensión minimalista del Estado con la
multiplicación de las actividades militares y de seguridad nacional del estado en el
siglo XXI siglo. Uno no puede dejar de notar la ironía de los principales defensores
de la tesis del declive del Estado someterse habitualmente a largas filas y registros
corporales invasivos en los aeropuertos y tener su
teléfonos móviles y correos electrónicos supervisados por la Agencia de Seguridad
Nacional (NSA). El desafío analítico para la perspectiva neoliberal y declinista es,
entonces, llegar a una teoría unitaria que puede explicar el papel geopolítico
ampliado del estado junto con su supuestamente reducido papel económico.
La perspectiva histórico-institucionalista también enfrenta serios desafíos. Un
primer desafío se refiere a la métrica de la transformación del estado. Los
institucionalistas históricos apuntan a una
variedad de nuevos poderes y responsabilidades que los estados han adquirido,
incluso cuando han perdido los antiguos, pero no está nada claro que los primeros
ofrezcan un reemplazo adecuado para los segundos. Por ejemplo, los estados
pueden haber multiplicado sus nuevas políticas e intervenciones económicas. Sin
embargo, este desarrollo es de poco consuelo para los ciudadanos si no logra
revertir el lento crecimiento, desempleo y aumento de la desigualdad y la pobreza.
La perspectiva transformacional en el estado corre el riesgo de fetichizar nuevos
programas y políticas estatales, mientras ignora o, en al menos, minimizando la
pérdida de funciones críticas, incluido el aseguramiento del crecimiento
económico.
Una segunda preocupación sobre la perspectiva histórico-institucionalista del
Estado es analítica. El enfoque histórico-institucionalista, como indica la etiqueta,
coloca considerables
peso en los legados históricos e institucionales, que se dice que limitan
significativamente
gobiernos contemporáneos. La discusión de los institucionalistas históricos sobre
el neoliberalismo y sus alternativas, por el contrario, parece tener una fuerte vena
voluntarista. Histórico
institucionalistas, junto con economistas polanyianos como Stiglitz y otros
progresistas
proveedores de terceras vías: critican a los gobiernos por aplicar políticas
económicas neoliberales
y presentar alternativas, que, según ellos, ofrecen resultados sociales y
económicos superiores.
Sin embargo, estos escritos tienden a ser escasos en el análisis político, y les
dicen a los gobiernos qué hacer, sin decir mucho sobre cómo deberían hacerlo.
Tal voluntarismo, rayano en
ilusiones en algunos casos, parece ignorar el énfasis del institucionalismo histórico
sobre las limitaciones históricas e institucionales.
Una tercera preocupación relacionada con la perspectiva histórico-institucionalista
es tipológica. La pérdida de responsabilidades económicas críticas ha disminuido
las diferencias entre
los diversos modelos nacionales alternativos o variedades de capitalismo. Nota 5).
El declive de la política industrial, la regulación financiera detallada y el ajuste
keynesiano han eliminado
gran parte de lo que es distintivo del modelo estatista, mientras que la erosión del
salario centralizado La negociación ha disminuido una de las características más
importantes del modelo corporativista. Como resultado, las viejas tipologías ya no
tienen mucho peso analítico en gran parte de el análisis histórico-institucionalista
contemporáneo. Los países ya no caen en su
categorías predichas, y las tipologías previas a menudo se reducen a dualidades,
distinguiendo
entre el neoliberalismo y otra cosa.
Estas tres limitaciones pueden verse en el tratamiento histórico-institucionalista de
la Crisis de 2008. Por un lado, los institucionalistas históricos posiblemente tenían
razón sobre la economía de la crisis; la retirada del estado de la regulación
financiera defendida por los neoliberales fue claramente central en la crisis. Por
otro lado, los institucionalistas históricos han confundido por la política de la crisis.
Las respuestas nacionales no fluyeron de manera predecible a partir de tipologías
establecidas. Según la mayoría de los informes, Gran Bretaña y EE. UU.
más agresivamente, lanzando rescates estatales, nacionalizaciones y planes de
estímulo, mientras que Francia supuestamente "estatista" ofreció una respuesta
bastante anémica (Bermeo y Pontusson 2012; Massoc y Jabko 2012; Levy 2013;
Woll 2014). Además, a medida que la crisis se ha desarrollado y La deuda
soberana se ha convertido en una preocupación en Europa, las prescripciones de
política neoliberal parecen prevalecerá, mientras que el activismo monetario de
puerta trasera del BCE mantiene una mayor crisis o deflación en bahía. Como
antes de la crisis, los institucionalistas históricos se encuentran en la incómoda
posición de criticar las políticas neoliberales y proponer alternativas de una
manera que parece más exhortador que analítico. Finalmente, si la crisis del
capitalismo neoliberal se ha expandido el papel económico del estado, los estados
no han logrado recuperar la función o capacidad de gobernar la economía como lo
hicieron en el pasado. El aumento del activismo estatal no parece haberse
traducido en una mayor capacidad para promover el crecimiento.
El debate sobre el Estado ha recorrido un largo camino desde la relativa
negligencia en los análisis dominantes de la posguerra. Los institucionalistas
neoliberales e históricos han ampliado nuestra
comprensión del estado de múltiples maneras. Hemos aprendido que los estados
son actores, no solo arenas u objetos, y que sus acciones pueden impulsar
sociedades y economías en direcciones muy diferentes. También hemos
aprendido que los estados están en conflicto, porque el
el medio ambiente ha arrojado una variedad de desafíos. Finalmente, hemos
aprendido que los estados Poseer recursos considerables para resistir o
reubicarse frente a las presiones internacionales, en lugar de simplemente
declinar. Aún así, queda mucho trabajo por hacer. Aparte de responder a las
críticas de los demás, los enfoques neoliberal e histórico-institucionalista
confrontan el desafío de ofrecer una perspectiva analítica más universal
-neoliberales, forjando una teoría unitaria, que engloba así las transformaciones
estatales en los campos militar y de seguridad junto con el económico; histórico-
institucionalistas, ampliando el núcleo principios estructuralistas y tipológicos
desde hechos pasados hasta transformaciones estatales en el período
contemporáneo.

Nota 1. La cita de Friederich Engels en Los orígenes de la familia, la propiedad


privada y el Estado se repite como sigue: "el Estado representativo moderno es un
instrumento de explotación del trabajo asalariado" (Engels 2010 [1884): 210). El
Manifiesto Comunista anterior declara más claramente: "El ejecutivo del estado
moderno es sino un comité para gestionar los asuntos comunes de la burguesía
”(Marx y Engels 2008 [1848]: 5).
Nota 2. Este famoso adagio se remonta solo a algunas de las traducciones más
recientes de Friedrich Anti-Dühring de Engels de 1878 (Parte III "Socialismo",
Capítulo 5 "Familia del Estado, Educación"), p. en Pekín Foreign Language Press
1976 o Moscow's Progress Publishers después de 1947. En estas traducciones,
Engels proclama: "El estado no está 'abolido', se marchitará" o "se marchitará".
Por el contrario, en la inicial traducciones (1892, 1907, 1935), la frase era: "El
estado no es 'abolido', se extingue". (Énfasis en el original.) En el original alemán,
Engels usó la palabra "absterben". Después de la Segunda Guerra Mundial, los
ingleses La versión de Vladimir Iljitsch Lenin de 1917 (1918) State and Revolution
provocó un cambio de Gestalt en la traducción de Engels. La cuarta sección del
cap. De Lenin. 1 "Clase, sociedad y Estado" se titula "La 'Withering Away' of the
State, and Violent Revolution ", haciendo referencia al trabajo de Engels, y esta
traducción es reiterado a lo largo del texto de Lenin.
Nota 3. Un mayor intercambio internacional también puede conducir a una mejora
competitiva de la protección social. En El período de fundación de Alemania del
estado del seguro social, los t88os, la estrategia de Bismarck ascendió a
superando a Inglaterra a través de la pacificación industrial, e Inglaterra se sintió
obligada a mejorar su propia esfuerzos políticos (cf. Hennock 2007).
Nota 4. En contraste con la primera fase de la globalización que terminó en agosto
de 1914 con la Primera Guerra Mundial, la segunda La fase no se caracteriza por
la libre movilidad de personas a través de las fronteras. Hoy el único regional
global la excepción es la Unión Europea con sus cuatro libertades, la primera de
las cuales es la libre movilidad. Mientras tres libertades -especialmente la libre
circulación de mercancías, pero también de servicios y capitales- llegaron
"naturalmente" a el Tratado de 1957, la libre movilidad era un complemento debido
únicamente al poder de negociación italiano, y se basaba en La expectativa de
Italia de que el país continuaría enviando un gran número de trabajadores hacia el
norte. El libre la movilidad de las personas nunca ha sido tan aceptada como las
otras libertades. Líderes, como los ex franceses
presidente, Nicolas Sarkozy a menudo han amenazado con volver a imponer los
controles fronterizos en respuesta a la percepción laxitud de otros países a la hora
de limitar el tráfico de drogas o la inmigración ilegal. También ha habido una
reacción violenta contra la inmigración real o imaginaria de recién incorporados,
Bulgaria y Rumania después de que se levantada el 1 de enero de 2014. Aunque
no es miembro de la UE, Suiza cristalizó las preocupaciones europeas
sobre los flujos migratorios cuando los votantes aprobaron un referéndum "contra
la inmigración masiva" el 9 de febrero de 2014. El referéndum obliga al gobierno a
establecer cuotas de inmigración y priorizar la contratación de suizos los
ciudadanos. Tal movimiento desharía el compromiso alcanzado con la UE, que dio
a Suiza acceso al Mercado Común a cambio de aceptar la libre movilidad de
personas; las "cuatro libertades" completas El acuerdo global tendría que ser
renegociado entre Suiza y la UE, con consecuencias para Suiza y, posiblemente,
también para la libre movilidad dentro de la UE.

REFERENCIAS
ALMENDRA, GABRIEL A, Y VERBA, SIDNEY, 1965. La cultura cívica: actitudes
políticas y Democracia en cinco naciones. Un estudio analítico. Boston, MA: Little,
Brown.
AMSDEN, ALICE H, 1989. El próximo gigante de Asia: Corea del Sur y la
industrialización tardía.
Nueva York: Oxford University Press.
ANTER, ANDREAS Y BLEEK, WILHELM, 2013. Staatskonzepte. Die Iheorie der
bundesdeutschen Politikwissenschaft [Conceptualizando el Estado. Las teorías de
la política alemana Ciencias]. Frankfurt a.M., Alemania: Campus.
ARON, RAYMOND, 1966. Paz y guerra: una teoría de las relaciones
internacionales. Ciudad Jardín,
NY: Doubleday [Francés: Paix et guerre entre les Nations. París, Francia: Calm
ann-Levy 1962].
BARTON, JoHN; GOLDSTEIN, JUDITH L; JOSLING, TIMOTHY E, Y
STEINBERG, RICHARD H, 2006. La evolución del régimen comercial: política,
derecho y economía del GATT y la OMC. Princeton, Nueva Jersey: Princeton
University Press.
BELL, DANIEL, 1962. El fin de la ideología: sobre el agotamiento de las ideas
políticas en los años cincuenta. Cambridge, MA: Harvard University Press.
BERGER, SuzANNE, ED, 1981. Intereses organizativos en Europa occidental:
pluralismo, corporativismo, y la Transformación de la Política. Cambridge, Reino
Unido: Cambridge University Press. -, AND DoRE, RoNALD P, ED, 1996.
Diversidad nacional y capitalismo global. Ítaca
Nueva York: Cornell University Press.
BERMEO, NANCY G Y BARTELS, LARRY, ED, 2014. Política de masas en
tiempos difíciles: opiniones,
Votos y protestas en la gran recesión. Nueva York: Oxford University Press.
BERM EO, NANCY Y PONTUSSON, JONAS, ED, 2012. Afrontar la crisis:
reacciones del gobierno
a la Gran Recesión. Nueva York: Russell Sage Foundation.
BLOCK, FRED L, 1987 [1977]. "La clase dominante no gobierna: notas sobre la
teoría marxista
of the State. "En Revising State Theory: Essays in Politics and Postindustrialism,
ed Fred L
Bloque, 451-468. Filadelfia, PA: Temple University Press [primero en Socialist
Review 1977, 7
(3), no. 33 (mayo-junio): 6-28].
BocKENFORDE, WOLFGANG, 1958. Gesetz und gesetzgebende Gewalt [La ley y
el poder de
Legislación]. Berlín, Alemania: Duncker & Humblot. Bmx, CARLES, 1998. Partidos
políticos, crecimiento e igualdad: conservadores y sociales. Estrategias
económicas democráticas en la economía mundial. Cambridge, Reino Unido:
Cambridge Prensa Universitaria.
CAMERON, DAVID R, 1978. "La expansión de la economía pública: un análisis
comparativo".
Revista estadounidense de ciencias políticas 72 (4): 1243-1261. -, RANIS,
GUSTAV y ZINN, ANN ALI SA, ED, 2006. Globalización y autodeterminación: es el
Estado-Nación sitiado? Londres, Reino Unido: Routledge.
CoHEN, ELIE, 1989. L'Etat brancardier: Politiques du declin industriel (1974-1984)
Estado camillero: la política del declive industrial (1974-1984)]. París, Francia:
Calmann-Levy. -, Y BAUER, MICHEL, 1985. Les grandes manreuvres industrielles
[La gran industria Maniobras]. París, Francia: Belfond.
COLLIER, DAVID, ED, 1979. El nuevo autoritarismo en América Latina. Princeton,
Nueva Jersey: Princeton Prensa Universitaria.
CuPERUS, RENE, AND KANDEL, JoHANNES, ED, 1998. Transformation in
Progress: European
Democracia social Ámsterdam, Países Bajos: Wiardi Bechman Stichting /
FriedrichEbert-Stiftung.
DAHL, RoBERT A, 1961. ¿Quién gobierna? Democracia y poder en una ciudad
estadounidense. New Haven, CT: Prensa de la Universidad de Yale.
ENGELS, FRIEDRICH, 1878. Umwalzung der Wissenschaft de Herrn Eugen
Duhring [Mister
Revolución científica de Eugen Diihring]. Leipzig: Genossenschafts-Buchdruck;
tercero edición. Stuttgart, Alemania: Dietz 1894. Disponible en:
http://www.mlwerke.de/me/me2o/ me2o_o01.htm (última consulta en febrero de
2014). -, 1892 y 1907 [1878]. Socialismo utópico y científico. Traducido por
Edward B Aveling, con una introducción especial del autor. Londres, Reino Unido:
Swan Sonnenschein & Co .; publicado originalmente en alemán 1878. -, 1935
[1878]. Anti-Duhring: Revolución científica de Herr Eugen Duhring. Traducido por
Austin Lewis. Tercera edicion; primera edición 1907. Chicago, IL: Charles H. Kerr;
ver también http: // www.marxists.org/archive/marx/works/1877/anti -duhring /
index.htm (última consulta Febrero de 2014), Moscú, Rusia: Progress Publishers
1947 (traducido por Emile Burns) y más tarde
http://www.marx2mao.com/M&E/AD78.html (última consulta en febrero de 2014)
para Foreign Langage Press de Pekín, primera edición de 1976. , 2010 [1884]. Los
orígenes de la familia, la propiedad privada y el Estado. Con una nueva
introducción de Tristram Hunt. Londres, Reino Unido: Penguin.
EsPING-ANDERSEN, G0STA, 1990. Los tres mundos del capitalismo del
bienestar. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press y Cambridge,
Reino Unido: Polity. , 1999. Fundamentos sociales de las economías
posindustriales. Oxford, Reino Unido: Universidad de Oxford Prensa.
EvANS, PETER B, 1979. Dependent Development: Ihe Alliance of Multinational,
State, and Capital local en Brasil. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University
Press. -, 1997. "¿El eclipse del Estado? Reflexiones sobre la estatalidad en una
era de globalización". World Politics so (1): 62-87.
RUESCHEMEYER, DIETRICH Y SKOCPOL, THEDA, ED, 1985. Trayendo el
Estado de regreso. Nueva York: Cambridge University Press.
FERRERA, MAURIZIO Y GUALMINI, ELISABETTA, 2004. ¿Rescatados por
Europa? Social y Reformas del mercado laboral en Italia desde Maastricht hasta
Berlusconi. Amsterdam, Holanda: Amsterdam University Press [italiano: Salvati
dall'Europa. Bolonia, Italia: 11 de Mulino 1999].
FLORA, PETER; KUHNLE, STEIN Y URWIN, DEREK W, ED, 1999. Formación del
Estado, Construcción de naciones y política de masas en Europa: la teoría de
Stein Rokkan basada en su Obras completas. Oxford, Reino Unido: Oxford
University Press.
FoRSTHOFF, ERNST, 1964. Rechtsstaat im Wandel: Verfassungsrechtliche
Abhandlungen, 1950-
1964 [La transformación del estado de derecho: tratados de derecho
constitucional, 1950-1964].
Stuttgart, Alemania: W. Kohlhammer. -, 1971. Der Staat der Industriegesellschaft,
dargestellt am Beispiel der Bundesrepublik Deutschland [El estado de la sociedad
industrial: el ejemplo de la República Federal de Alemania]. Munich, Alemania:
Beck.
FRIEDMAN, DAVID, 1988. El milagro incomprendido: desarrollo industrial y
política Cambio en Japón. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press.
FRIEDMAN, MILTON, 2002 [1962]. Capitalismo y Libertad. Edición 40 aniversario.
Chicago
IL: Prensa de la Universidad de Chicago. -, Y FRIEDMAN, RosE, 1990. Libre para
elegir: una declaración personal. Chicago, IL: Universidad de Chicago Press.
FRIEDMAN, THOMAS L, 1999. El Lexus y el olivo. Nueva York: Farrar, Straus,
Giroux.
FuKUYAMA, FRANCIS, 1992. El fin de la historia y el último hombre. Nueva York:
Free Press.
GAMBLE, ANDREW, 1994. La economía libre y el estado fuerte: la política del
Thatcherismo.
Segunda edicion. Basingstoke, Reino Unido: Macmillan. , AND WRIGHT, ToNY,
ED, 1994. ¿Restaurando el Estado? Malden, MA: Blackwell [simultáneamente
como The Political Quarterly 2004, Suplemento 1].
GANGHOF, STEFFEN, 2000. "Ajuste de la política fiscal nacional a la
internacionalización económica: Estrategias y Resultados. "En Bienestar y Trabajo
en la Economía Abierta. Volumen 2: Diversos Respuestas a desafíos comunes,
ed. Fritz W Scharpf y Vivien A Schmidt, 597-645. Oxford, Reino Unido: Oxford
University Press. -, 2008. "La política de la estructura tributaria". En división y trato:
la política de distribución en Democracies, ed. Ian Shapiro, Peter A Swenson y
Daniela Donno, 72-98. Nueva York: New York University Press.
GARRETT, GEOFFREY, 1998a. Política partidista en la economía global. Nueva
York: Cambridge
Prensa Universitaria. -, 1998b. "¿Estados encogidos? Globalización y autonomía
nacional en la OCDE". Oxford Estudios agrarios 26 (1): 71-97.
GENSCHEL, PHILIPP Y SCHWARZ, PETER, 2011. "Competencia fiscal: una
revisión de la literatura".
Socio-Economic Review 9 (2 de abril): 339-370. -, Y ZANGL, BERNHARD, 2014.
"Transformaciones estatales en países de la OCDE". En anual Review of Political
Science 17: 337-354. Disponible en: http://www.annualreviews.org/doi/ abs /
lo.1146 / annurev-polisci-o61312-113943 (consultado por última vez el 25 de abril
de 2014).
GERSCHENKRON, ALEXANDER, 1962. El atraso económico en perspectiva
histórica. Cambridge, MA: Harvard University Press.
GIDDENS, ANTHONY, 1998. La tercera vía: la renovación de la socialdemocracia.
Cambridge, Reino Unido: Gobierno. -, ED, 2001. El debate global de la tercera vía.
Cambridge, Reino Unido: Polity.
GoLDTHORPE, JoHN H, ED, 1984. Orden y conflicto en el capitalismo
contemporáneo. Nueva York: Oxford University Press.
GouREVITCH, PETER, 2013. "Epílogo: ¿Aún más tiempos difíciles? Reflexiones
sobre los grandes
Recesión en el marco de tiempos difíciles anteriores ". En Política en los nuevos
tiempos difíciles: la gran Recesión en perspectiva comparada, ed. Miles Kahler y
David A Lake, 253-274. Ítaca Nueva York: Cornell University Press.
GRANDE, EDGAR, 1996. "El Estado y los grupos de interés en un marco de
multinivel Toma de decisiones: el caso de la Unión Europea ". Journal of European
Public Policy 3 (3): 318-338.
Gu: EHENNO, JEAN-MARIE, 1995. El fin del Estado-Nación. Minneapolis, MI:
Universidad de
Minnesota Press [francés: La fin de la democratie. París, Francia: Flammarion
1993).
HACKER, JACOBS Y PIERSON, PAUL, 2006. Off Center: The Republican
Revolution and the
Erosión de la democracia estadounidense. New Haven, CT: Prensa de la
Universidad de Yale,
2010. La política del ganador se lleva todo: cómo Washington hizo más ricos a los
ricos y cómo se convirtió Está de espaldas a la clase media. Nueva York: Simon y
Schuster.
HALL, PETER A, 1986. Governing the Economy: The Politics of State Intervention
in Britain and
Francia. Nueva York: Oxford University Press. -, 1992. "El movimiento del
keynesianismo al monetarismo: análisis institucional y Política económica británica
en la década de 1970. "En Structuring Politics: Historical Institutionalism in Análisis
comparativo, ed. Sven Steinmo, Kathleen Thelen y Frank Longstreth, 90-113.
Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press.
Y Soskice, DAVID, ED, 2001. Variedades del capitalismo: los fundamentos
institucionales de
Ventaja comparativa. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press. -, Y TAYLOR,
RosEMARY CR, 1996. "La ciencia política y las tres nuevas Institucionalismos ".
Estudios políticos 44 (5): 936-957.
HAYEK, FRIEDRICH, 1976 [1944). El camino de la servidumbre. Chicago, IL:
Universidad de Chicago
Prensa.
HENNOCK, E PETER, 2007. Los orígenes del estado de bienestar en Inglaterra y
Alemania, 1850-1914: Políticas sociales comparadas. Cambridge, Reino Unido:
Cambridge University Press.
HIRST, PAUL Q, Y THOMPSON, GRAHAME, 1996. La globalización en cuestión:
la internacional
Economía y posibilidades de gobernanza. Cambridge, Reino Unido: Universidad
de Cambridge
Prensa.
HoMBACH, BoDo, 2000. La política del nuevo centro. Cambridge, Reino Unido:
Polity.
HUBER, EVELYNE Y STEPHENS, JOHN D, 2001. Desarrollo y crisis del bienestar
Estado: partidos y políticas en los mercados globales. Chicago, IL: University of
Chicago Press.
IMMERGUT, ELLEN M, 1998. "El núcleo teórico del nuevo institucionalismo".
Política y
Sociedad 26 (1): 5-34.
JESSOP, BoB, 1982. El Estado capitalista: Teorías y métodos marxistas. Oxford,
Reino Unido: Martin
Robertson. -, 2002. El futuro del Estado capitalista. Cambridge, Reino Unido:
Polity. -, 2006. "El Estado y la Construcción del Estado". En el Manual de
instituciones políticas de Oxford,
ed R [od] A W Rhodes, Sarah A Binder y Bert A Rockman, 111-130. Nueva York:
Oxford Prensa Universitaria.
JoERGES, CHRISTIAN, Y FALKE, JOSEF, ED, 2011. Karl Polanyi, Globalization,
and the
Potencial del Derecho en los Mercados Transnacionales. Oxford, Reino Unido:
Hart Publishing.
JoHNSON, CHALMERS A, 1982. MITI y el milagro japonés: el crecimiento de la
política industrial,
1925-1975. Stanford, CA: Prensa de la Universidad de Stanford.
KAHLER, MILES, AND LAKE, DAVID A, ED, 2013. Política en los nuevos tiempos
difíciles: los grandes
Recesión en perspectiva comparada. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press.
KATZENSTEIN, PETER J, ED, 1978. Between Power and Plenty: Foreign
Economic Policies of
Estados industriales avanzados. Madison, WI: Prensa de la Universidad de
Wisconsin. -, 1984. Corporativismo y cambio: Austria, Suiza y la política de la
industria. Ítaca Nueva York: Cornell University Press. -, 1985. Pequeños Estados
en los Mercados Mundiales: Política Industrial en Europa. Ithaca, Estado de Nueva
York: Cornell Prensa Universitaria.
KELSEN, HANS, 1945. Teoría General del Derecho y del Estado. Cambridge, MA:
Universidad de Harvard Prensa.
KEOHANE, ROBERT Y MILNER, HELEN V, ED, 1996. Internacionalización y
nacional Política. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press.
KERSTEN, TENS, 2005. "Die Entwicklung des Konzepts der Daseinsvorsorge im
Werk von
Er'nst Forsthoff [El desarrollo del concepto de servicios públicos en las obras de
Ernst
Forsthoff]. DerStaat 44 (4): 543-569.
KRASNER, STEPHEN D, 1978. Defender el interés nacional: inversiones en
materias primas y
Política exterior de Estados Unidos. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University
Press.
-, 1988. "Soberanía. Una perspectiva institucional". Estudios políticos comparados
21 (1): 66-94 ·
KRUEGER, ANNE 0, 1974. "La economía política de la sociedad de búsqueda de
rentas". americano
Economic Review 64 (3): 291-303.
LASSWELL, HAROLD D, 1958. Política: quién obtiene qué, cuándo, cómo. Nueva
York: Meridian
Libros.
LEHMBRUCH, GERHARD, 1967. Proporzdemokratie. Politisches System und
politische Kultur en
der Schweiz und in Osterreich [Democracia consociacional. Sistema político y
político Cultura en Suiza y Austria]. Tiibingen, Alemania: J. C. B. Mohr. -, Y
SCHMITTER, PHILIPPE C, ED, 1982. Patterns of Corporatist Policy-Making.
Londres, Reino Unido: Sage.
LENIN, WLADIMIR ILJITSCH, 1918. "El Estado y la revolución. La teoría marxista
de la El estado y las tareas del proletariado en la revolución ". Obras completas,
Vol. 25: 381-492. Moscú: Progress Publishers [primeras traducciones al inglés en
1919 por el Partido Socialista Británico y el Partido Comunista Unido de América].
Disponible en: http://www.marxists.org/ archive / lenin / works / 1917 / staterev /
(última consulta en febrero de 2014).
LEVY, JoNAH D, 2013. "Sin dirección: la política económica francesa en el siglo
XXI". En el
Tercera globalización: ¿Pueden las naciones ricas mantenerse ricas en el siglo
XXI, ed John
Zysman y Dan Breznitz, 323-349. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press.
LIJPHART, AREND, 1969. "Consociational Democracy". Política mundial 21 (2):
207-225.
LINDBECK, ASSAR Y SNOWER, DENIS J, 1988. La teoría del desempleo entre
internos y externos. Cambridge, MA: MIT Press.
LINDBLOM, CHARLES E, 1977. Política y mercados: los sistemas económicos del
mundo. Nueva York: Basic Books.
LIPSET, SEYMOUR M, 1960. Hombre político. Garden City, Nueva York: Anchor
Books.
Lowx, THEODORE J, 1969. The End of Liberalism: Ideology, Policy, and the Crisis
of Public
Autoridad. Nueva York: Norton.
MARES, ISABELLA, 2003. La Política del Riesgo Social: Empresa y Estado de
Bienestar. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press.
MARTIN, CATHIE Jo y SWANK, DuANE, 2012. La construcción política de los
negocios Intereses: Coordinación, Crecimiento e Igualdad. Nueva York:
Cambridge University Press.
MARX, KARL, 1981 [1852]. El decimoctavo brumario de Luis Bonaparte. Nueva
York: Editores internacionales. -, Y ENGELS, FRIEDRICH, 2008 [1848). El
Manifiesto Comunista. Editado con una introducción y notas de David McLellan.
Oxford, Reino Unido: Oxford University Press.
MAss: E, PIERRE, 1965. Le plan ou l'anti-hasard [Planificación o eliminación del
azar]. París,
Francia: Gallimard.
MAssoc, ELsA y JABKO, NICOLAS, 2012. "El capitalismo francés bajo estrés:
cómo Nicolas Sarkozy Rescued the Banks. "Revisión de Economía Política
Internacional 19 (4): 562-585.
MAU, STEFFEN; BRABANDT, HElKE; LAUBE, LENA Y Roos, CHRISTOPH,
2012. Liberal Estados y libertad de circulación: fronteras selectivas, movilidad
desigual. Basingstoke, Reino Unido: Palgrave Macmillan.
MAYNTZ, RENATE y SCHARPF, FRITZ W, 1975. Policy-Making in the German
Federal Burocracia. Amsterdam, Países Bajos: Elsevier.
MEINEL, FLORIAN, 2007. "Ensayo de revisión: Ernst Forsthoff y la historia
intelectual de Derecho administrativo alemán ". Revistas jurídicas alemanas (8):
785-799. -, 2011. Der Jurist in der industriellen Gesellschaft: Ernst Forsthoffund
seine Zeit [El abogado oflndustrial Society: Ernst Forsthoff y su Times]. Berlín,
Alemania: Akademie Verlag.
MIGDAL, JoEL S, 1988. Sociedades Fuertes y Estados Débiles: Relaciones
Estado-Sociedad y Estado
Capacidades en el Tercer Mundo. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University
Press. -, Y ScHLICHTE, KLAus, 2005. "Repensar el Estado". En La dinámica de la
estadidad: La formación y las crisis de la dominación estatal, ed Klaus Schlichte,
1-40. Aldershot, Reino Unido: Ashgate.
MILIBAND, RALPH, 1969. El estado en la sociedad capitalista. Nueva York: Basic
Books.
MoLLERS, CHRISTOPH, 2008. Der vermisste Leviathan: Staatstheorie in der
Bundesrepublik
[Leviatán perdido: teoría del estado en Alemania]. Frankfurt a.M., Alemania:
Suhrkamp.
MoRAVCSIK, ANDREW M, 1998. La elección de Europa: propósito social y poder
estatal de Messina a Maastricht. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press.
MuRRAY, CHARLES A, 1984. Losing Ground: American Social Policy, 1950-1980.
Nueva York: Basic
Libros.
NISKANEN, WILLIAM A, 1971. Burocracia y gobierno representativo. Chicago, IL:
Aldine Atherton.
O'BRIEN, RICHARD, 1992. Integración financiera global: el fin de la geografía.
Londres, Reino Unido: Pinter.
O'DoNNELL, GUILLERMO A, 1979a. "Reflexiones sobre el Estado Autoritario
Burocrático". Revista de investigación latinoamericana 13 (1): 3-38. -, 1979b.
"Tensiones en el Estado burocrático-autoritario y la cuestión de la democracia". En
El nuevo autoritarismo en América Latina, ed. David Collier, 285-318. Princeton,
Nueva Jersey: Princeton University Press.
0BINGER, HERBERT; STARKE, PETER; MOSER, JULIA; BOGEDAN, CLAUDIA;
GINDULIS, EDITH,
Y LEIBFRIED, STEPHAN, 2010. Transformaciones del Estado del Bienestar:
Estados pequeños, grandes Lecciones. Nueva York: Oxford University Press.
OFFE, CLAUS, 1984. Contradicciones del Estado de Bienestar. Londres, Reino
Unido: Hutchinson.
OHMAE, KENICHI, 1995. El fin del Estado nación: el auge de las economías
regionales. Nueva York: Free Press.
OLSON, MANCUR, JR, 1982. The Rise and Decline of Nations. New Haven, CT:
Universidad de Yale
Prensa.
ORNSTON, DARIUS, 2012. Cuando los pequeños estados dan grandes pasos:
innovación institucional y Concurso de alta tecnología en Europa occidental.
Ithaca, Nueva York: Cornell University Press.
PIERSON, PAUL, 1994. ¿Desmantelando el Estado del Bienestar? Reagan,
Thatcher y la política de
Reducción. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press. -, 2000.
"Rendimientos crecientes, dependencia del camino y estudio de la política".
Americano Revista de ciencias políticas 94 (2): 251-267.
PoLANYI, KARL, 1957 [1944]. La gran transformación. Boston, MA: Beacon Press.
PoNTUSSON, JoNAS G, 2010. "Once Again a Model: Nordic Social Democracy in
a Globalized World. "En ¿Qué queda de la izquierda? Demócratas y
socialdemócratas en tiempos desafiantes,
ed James Cronin, George Ross y James Shoch, 89-115. Durham, NC: Universidad
de Duke Prensa.
PouLANTZAS, Nxcos, 1973. Poder político y clases sociales. Londres, Reino
Unido: New Left Books
[Francés: Pouvoirpolitiqueetclassessociales del 'etat capitaliste. París, Francia:
Maspero 1968].
RICHARDSON, JEREMY, 1994. "Hacer menos haciendo más: Gobierno británico
1979-1993".
Política de Europa Occidental 17 (3): 178-197.
RIEGER, ELMAR Y LEIBFRIED, STEPHAN, 2003. Limits to Globalization: Welfare
States and La economía mundial. Cambridge, Reino Unido: RisSE, THOMAS, ED,
2011. ¿Gobernanza sin Estado? Políticas y políticas en áreas de limitación
Categoría de estado. Nueva York: Columbia University Press.
RoDRIK, DANI, 1997. ¿Ha ido demasiado lejos la globalización? Washington, DC:
Instituto de
Economía Internacional. -, 2007. Una economía, muchas recetas: globalización,
instituciones y crecimiento económico. Princeton, Nueva Jersey: Princeton
University Press. -, 2011. La paradoja de la globalización: democracia y el futuro
de la economía mundial. Nueva York: W. W. Norton & Co.
RoKKAN, STEIN, 1975. "Dimensiones de la formación del Estado y la construcción
de la nación: una posible Paradigma para la investigación de variaciones en
Europa ". En la formación de los estados nacionales en Europa Occidental, ed.
Charles Tilly, 562-600. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press.
RuGGIE, JoHN G, 1982. "Regímenes, transacciones y cambio internacionales:
integrado El liberalismo en el orden económico de la posguerra. "Organización
Internacional 36 (2): 379-415.
SAMUELS, RICHARD J, 1987. The Business of the Japanese State: Energy
Markets in Comparative
Perspectiva. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press.
ScHARPF, FRITZ W, 1973. Planung als politischer Prozefi. Aufsiitze zur Theorie
der planenden Demokratie [Planificación como proceso político: ensayos sobre
una teoría de una democracia planificadora]. Frankfurt a.M., Alemania: Suhrkamp.
-, 1991. Crisis y elección en la socialdemocracia europea. Ithaca, Nueva York:
Universidad de Cornell Prensa.
ScHMITT, CARL, 1957/2008 [1928]. Verfassungslehre [Teoría constitucional].
Tercera edicion.
Munich, Alemania: Duncker & Humblot [traducido como teoría constitucional,
Durham, Carolina del Norte: Duke University Press 2008].
SCHMITTER, PHILIPPE Y LEHMBRUCH, GERHARD, ED, 1979. Tendencias
hacia corporativistas
Intermediación. Beverly Hills, CA: Sage.
SHONFIELD, ANDREW, 1965. Capitalismo moderno: el equilibrio cambiante de lo
público y lo privado Poder. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press.
SKOCPOL, THEDA, 1979. Estados y revoluciones sociales: un análisis
comparativo de Francia,
Rusia y China. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press. -, 1985.
"Recuperación del Estado: estrategias de análisis en la investigación actual". En
Bringing the State Back In, ed Peter B Evans, Dietrich Rueschemeyer y Theda
Skocpol, 3-37. Nueva York: Cambridge University Press.
-, 1995. Política social en Estados Unidos. Princeton, Nueva Jersey: Princeton
University Press.
STEINBERG, RICHARD H, 2006. "La Transformación de los Estados Comerciales
Europeos". En el
Estado después del estatismo: nuevas actividades estatales en la era de la
liberalización, ed Jonah D Levy, 340- 365. Cambridge, MA: Harvard University
Press.
STEINMO, SVEN, 2003. "¿Contra la tendencia? El estado de bienestar y la
economía global: El caso sueco de cerca ". Nueva economía política 8 (1): 31-48.
-, 2010. La evolución de los estados modernos: Suecia, Japón y Estados Unidos.
Nuevo York: Cambridge University Press. -, Y SwANK, DuANE, 2002. "La nueva
economía política de la tributación en
Democracias capitalistas. "American Journal of Political Science 46 (3 de julio):
642-655. -; THELEN, KATHLEEN A, Y LONGSTRETH, FRANK, ED, 1992. Política
de estructuración: histórica Institucionalismo en el análisis comparado. Cambridge,
Reino Unido: Cambridge University Press.
STEPAN, ALFRED C, 1978. Estado y sociedad: Perú en perspectiva comparada.
Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press.
STEPHENS, JoHN D, 1996. "Los Estados de Bienestar Escandinavos: Logros,
Crisis y Prospects. "En Estados de bienestar en transición: adaptaciones
nacionales en una economía global, ed. G0sta Esping-Andersen, 32-65. Thousand
Oaks, CA: Sage.
STIGLER, GEORGE, 1975. El ciudadano y el estado: ensayos sobre regulación.
Chicago, IL: Universidad de Chicago Press.
STIGLITZ, JosEPH E, 2007. La globalización y sus descontentos. Nueva York: W.
W. Norton. -, 2010. Caída libre: Estados Unidos, mercados libres y el hundimiento
de la economía mundial. Nueva York: W. W. Norton.
EXTRAÑO, SusAN, 1996. La retirada del Estado: La difusión del poder en la
economía mundial. Nueva York: Cambridge University Press.
THELEN, KATHLEEN A, 1999. "Por qué los empleadores alemanes no pueden
decidirse a desmantelar el modelo alemán ". En sindicatos, empleadores y bancos
centrales, ed. Torben Iversen, Jonas Pontusson y David Soskice, 138-169. Nueva
York: Cambridge University Press. , 2012. "Variedades del capitalismo:
trayectorias de liberalización y nuevas políticas de Solidaridad social ". Revista
anual de ciencia política 15 (1): 137-159. -, 2014. Variedades de liberalización y
nuevas políticas de solidaridad social. Cambridge, Reino Unido: Cambridge
University Press.
TILLY, CHARLES, ED, 1975. La formación de Estados nacionales en Europa
occidental. Princeton,
Nueva Jersey: Princeton University Press.
TuLLOCK, GoRDON, 1967. "Los costos de bienestar de los aranceles, los
monopolios y el robo". Económico Consulta 5 (3): 224-232.
VERNON, RAYMOND, 1971. Soberanía en la bahía: la expansión multinacional de
las empresas estadounidenses. Nueva York: Basic Books.
VoGEL, STEVEN K, 1996. Mercados más libres, más reglas: reforma regulatoria
en la industria avanzada Países. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press.
WADE, RoBERT H, 1990. Governing the Market: Economic Theory and the Role
of Government
en la industrialización de Asia oriental. Princeton, Nueva Jersey: Princeton
University Press.
WALTZ, KENNETH N, 1959. El hombre, el estado y la guerra: un análisis teórico.
Nueva York:
Prensa de la Universidad de Columbia. -, 1964. "La estabilidad de un mundo
bipolar". Daedalus 93 (3): 881-909.
WEIR, MARGARET; ORLOFF, ANN SHOLA Y SKOCPOL, THEDA, ED, 1988. The
Politics of Social
Política en los Estados Unidos. Princeton, Nueva Jersey: Princeton University
Press.
WEISS, LINDA, ED, 2003. Estados en la economía global: recuperando las
instituciones democráticas En. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University
Press.
WILLIAMSON, JoHN, 1990. "Lo que Washington quiere decir con la reforma de
políticas". En latinoamerica Ajuste: cuánto ha sucedido, ed. John Williamson, 7-40.
Washington DC: Instituto Peterson de Economía Internacional.
WoLL, CoRNELIA, 2014. El poder de la inacción: Rescates bancarios en
comparación. Ithaca, Nueva York: Prensa de la Universidad de Cornell.
Woo-CuMINGS, MEREDITH, ED, 1999. El estado evolutivo. Ithaca, Nueva York:
Universidad de Cornell Prensa.
ZYSMAN, JoHN, 1983. Gobiernos, mercados y crecimiento: sistemas financieros y
la política de
Cambio industrial. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press.