Está en la página 1de 2

La historia política rusa y la historia de la literatura rusa están íntimamente ligadas.

Desde
el siglo XIX las revistas rusas tenían tanto una postura política como una propuesta
literaria y se conocían como “revistas literarias y sociales”, es decir, cada una de ellas
pertenecía a una parte del espectro político ruso y nunca fueron únicamente literarias. Un
ejemplo de ello es la revista de corte liberal “Time” donde el escritor de San Petersburgo
Fiodor Dostoyevsky publicó muchos de sus escritos. Desde entonces y hasta la actualidad,
las revistas literarias son un claro reflejo de la historia del pueblo ruso. Por lo tanto, el
estudio de los thick journals rusos es importante para entender más a fondo la mentalidad
política, social y cultural de Rusia.
El fundador de revistas literarias en el Imperio Ruso fue Nikolai Karamzim a inicios del siglo
XIX. En la era de las reformas de Aleksander II, ya a mitad del siglo XIX, los magazines
jugaron un rol muy importante en la literatura y en la visión política de la intelligentsia,
pues contenían una sección grande de análisis político, económico y social, así como
artículos científicos aunados a los escritos de ficción literaria. No hubo partidos políticos
en Rusia hasta el año 1905, pero las revistas tenían una inclinación política específica.
Ejemplos de ello son los journals monárquicos de derecha extrema como “The Russian
Herald”, otros de izquierda radical como “The Contemporary” y “The Russian War”.
También de índole liberal como “The Herald of Europe” y populistas como “The Russian
Wealth”, entre otros.
Dentro de todos esos años y hasta la revolución, la cantidad de revistas literarias se quedó
entre siete y diez, pues siempre se mantenían dentro de la posibilidad de un espectro
político, como lo señala Ludmilla B. Turkevich en su artículo “Soviet Literary Periodicals”
en el Journal Books Abroard. Vol. 32, No. 4 (Autumn, 1958).
En la Unión Soviética, con el nombramiento de Stalin al poder, el régimen totalitario logró
eliminar todas las revistas literarias que no coincidían con la política llevada a cabo en ese
entonces, debido en parte al terror que invadía a la población por las deportaciones y
asesinatos a desidentes políticos, tal y como lo describe Klaus Mehnert en su libro “Soviet
Man and his world” (1962). Fue hasta la primavera de Khrushev cuando la cantidad de
revistas literarias se restableció y ocurrió un gran hito en la historia de la literatura y
política rusa: la publicación de la novelette de Aleksandr Solzhenitsyn One Day in the Life
of Ivan Denisovich in the New World Magazine in November 1962. En ella se narraban las
terribles condiciones en las que los presos de trabajos forzados se veían sometidos
durante el régimen estalinista y por primera vez en la Unión Soviética un amplio público
pudo tener acceso a un texto que hablaba en contra del régimen estalinista.
Tras la destitución de Khrushev la represión continuó y disminuyó nuevamente el número
de revistas literarias hasta el glasnost de Gorbachev, en donde muchas revistas volvieron a
publicarse. En ese periodo volvió a publicarse también en la revista New World un texto
importante de Aleksander Solzhenitsy, The Gulag Archipielago.
Después del año 1992 la circulación de thick literary magazines disminuyó
considerablemente debido a la crisis económica después de la disolución de la Unión
Soviética. Poco a poco las revistas se fueron reestableciendo junto con la estabilidad
económica de Rusia a partir del año 2000.
Hoy en día hay un gran número de revistas literarias rusas con diferentes posturas
políticas y artísticas tanto en formato impreso como en formato digital en páginas como
https://magazines.gorky.media/. Se pueden encontrar desde revistas con una larga
trayectoria como “New World”, “Volga” o “New Journal” hasta nuevas propuestas como
“Ural”, “Prosodia” and “SlovoWord”.
Como se puede ver, las revistas literarias han tenido una enorme influencia en la
formación del pensamiento crítico tanto político como cultural en la historia de Rusia y es
por ello que la literatura juega un rol muy importante en la vida de los ciudadanos rusos.

También podría gustarte