Está en la página 1de 1

ÉTICA Y CORRUPCIÓN

Ética y Corrupción constituyen dos polos opuestos de la conducta humana. Ética se refiere a
lo correcto bueno, corrupción a lo que daña o destruye lo bueno.
La ética “es la luz de la razón que ilumina el camino acertado de la conducta”.Para Fridolin
Utz, “es la ciencia de la rectitud moral”.
La corrupción es la negación de la ética por lo que es el conjunto de antivalores y costumbres
que depravan al ser humano.
La corrupción se manifiesta por la práctica de antivalores como la injusticia, deshonestidad,
discriminación, hipocresía, cobardía y defectos todos que degradan al ser humano y
obstaculizan el desarrollo económico y social de la nación.
Los valores éticos como los antivalores de la corrupción son rasgos de carácter o modos de
ser que se manifiestan en el hogar, en el trabajo y en la vida social de las personas.
Una respuesta positiva al fenómeno de la corrupción, es la práctica de la Ética como una
orientación racional de la conducta para realizar el bien. Más que mirarla como un conjunto
de normas y deberes que se nos imponen desde fuera, es verla como una convicción profunda
que nos lleva actuar buscando la rectitud de conducta en lo personal, en la organización y en
la comunidad.
La ética ofrece razones y argumentos que tienen su raíz en la persona misma; quizás los tenga
olvidados o quizás han sido oscurecidos por las circunstancias, las presiones de las
ideologías, los intereses del poder, las conveniencias particulares o, en fin, por todo aquello
que hace perder de vista la razón de ser de la persona, tratando de justificar la conducta sin
pensar en si se obra bien o mal.
Para concluir la corrupción fue y siempre será un mal que afecta a nuestra sociedad, y la
mejor solución para esto es fomentar una cultura ética que forme a buenas personas y poder
evitar que la gente, en especial aquellos que tienen un cargo político o de gran relevancia en
la sociedad, caigan en estos problemas. Las personas corruptas solo piensan en satisfacerse a
sí mismas y pierden el interés por el bienestar de las demás personas, lo cual yo considero un
acto inhumano el cual debe ser erradicado.