Está en la página 1de 7

Universidad de Guayaquil

Nombre: Chila Peralta Jamilex Stefania

Curso:
FCA 2-12

Carrera:
Contabilidad y Auditoria

Materia:
Epistemología de las ciencias contables

Profesor:
Pedro Avilez Almeida

2020
Introducción

Sebastián Francisco de Miranda Rodríguez (Caracas, 28 de marzo de 1750 – San


Fernando, Cádiz, 14 de julio de 1816) conocido como Francisco de Miranda, fue un
político, militar, diplomático, escritor, humanista e ideólogo venezolano, considerado
“El Precursor de la Emancipación Americana” contra el Imperio español. Participo en la
Independencia de los Estados Unidos, en la Revolución Francesa y posteriormente en la
Independencia de Venezuela, siendo líder del “Bando Patriota” y gobernante de la
Primera República de Venezuela, en calidad Jefe Supremo de los Estados de Venezuela.

Viajó casi toda su vida cooperando en conflictos armados entre los que destacan
tres guerras a favor de la democracia: la Independencia de los Estados Unidos, la
Revolución francesa, acontecimiento del que fue protagonista destacado, por lo que le
fue otorgado el título de Héroe de la Revolución, y las Guerras de Independencia
Hispanoamericana.

Militar prodigioso, formó parte de las filas del Ejército Español y del Ejército
Francés, alcanzando los rangos de Coronel y Mariscal respectivamente, además detentó
el rango de Coronel en el Ejército Ruso, concedido por Catalina II la Grande y fue el
primer Comandante en Jefe de los Ejércitos Venezolanos, ostentando el título de
“Generalísimo”. Su carrera militar contempla su participación en cuatro guerras, las
Guerras Coloniales en Marruecos, la Guerra de Independencia Estadounidense, la
Guerras Revolucionarias Francesas y la Guerra de Independencia de Venezuela. De esta
forma, Miranda en su carrera militar, fue combatiente destacado en tres continentes:
África, Europa y América.

Su nombre está grabado en el Arco del Triunfo de París. Su retrato forma parte
de la “Galería de los Personajes en el Palacio de Versalles”; su estatua se encuentra
frente a la del General Kellerman en el Campo de Valmy, Francia.
Francisco de Miranda amante de la libertad y de las mujeres
ajenas

Sebastián Francisco de Miranda Rodríguez fue un  romántico, un libre


pensador y un estratega militar, es el segundo prócer más famoso de Venezuela y el
primero en llevar ideas de libertad a la Capitanía General de Venezuela, en diciembre de
1784 se embarca en un viaje a través de Europa, siempre con el propósito de conseguir
ayuda para sus proyectos independentistas. Sin embargo, el momento no es el más
propicio y Miranda se dedicará a perfeccionar su cultura, que llegará a ser imponente.
Miranda llegó a dominar 6 idiomas, y traducir del latín y griego.

Pero tal vez la mayor fuente de inspiración para esas historias que se esconden
tras las bambalinas de los grandes acontecimientos, se deban a la fama de Francisco de
Miranda como consumado amante y mujeriego empedernido. La fuente de muchas
conquistas y aventuras no es otra que las mismas memorias de Miranda que comenzara
a escribir allá por 1771

También muchos historiadores concuerdan y avalan otra de las pasiones


mundanas del prócer caraqueño, “las mujeres casadas”, y existen documentos que
relacionan a Miranda con al menos dos mujeres casadas con aristócratas europeos,
Catalina Hall, en Suecia de quien da cuenta en su diario con detalladas descripciones,
que no solo denotan una pasión erótica sino que dejan entreverar un real enamoramiento
en Miranda, como se puede ver en éstos extractos de su diario.

“Al almorzar con la señora Hall que me da muchas inquietudes, y después de


haber cultivado un poco el amor que comienza a formarse, me retiré a casa a escribir” (t.
VI, p. 87). “Ya para ese momento ella le había insinuado que deseaba tener relaciones
íntimas con él” [CITATION Seb16 \p "VI p.88" \l 12298 ]
Miranda también fue amante de Delphine de Custine, esposa de Astolfphe-
Louis-Leonor marqués de Custine, un Aristócrata francés al que conoció durante su
militancia en la revolución francesa y con cuya esposa no tardó en entablar relaciones
un tanto más terrenales.

Finalmente de sus amores y amantes, existe una que si bien no hay pruebas
determinantes, muchos cronistas coinciden que es más que plausible, se encuentra nada
menos que una gran amiga de este espacio, la Zarina Catalina la Grande, a quien
conoció en 1786 durante su viaje por la Rusia Imperial. Si bien toda la correspondencia
que mantuvieron es bastante prudente y ajena al estilo del Caraqueño, y la gran
diferencia de edad entre ambos, Miranda con 36 años cuando emprendió su viaje por el
territorio ruso y 58 años eran los de Catalina, pero ambos eran artistas en el arte de la
seducción y bastante afecto a los amoríos efímeros. El único hecho que desentona aquí
sería la predilección de Miranda por las mujeres jóvenes, pero, bien podría haber hecho
una excepción tratándose de una de las mujeres más poderosas.

William Spence Robertson, un inglés muy cercano a ambos, escribe en su libro


La Vida de Miranda

“Con su pertinente mirada la analizó completamente. La emperatriz que era de


baja estatura y gruesa, quedó extrañamente prendada de aquel avasallante personaje y le
ofreció graciosamente su mano para que la besara. Luego la zarina le invitó a su mesa y
hablaron largamente sobre la América española y sobre la Inquisición” .
[ CITATION Wil671 \l 12298 ]
Como se mencionó anteriormente en su diario Miranda no hace ninguna
referencia a su relación con la Emperatriz, pero si sabemos que fue nombrado oficial del
ejército ruso por Catalina y que le financió su viaje y estancia en varios palacetes de su
propiedad durante el viaje del Héroe de la Independencia por su imperio. Favores que
Catalina realizaba muy a menudo a sus amantes.

Finalmente para culminar entres las costumbres y aventuras menos relatadas de


don Francisco de Miranda, existe un mito alrededor de su persona, mito en el que no
acuerdan historiadores y cronistas sobre su veracidad, pero se comenta que, llevaba
siempre consigo una pequeña caja de madera dónde guardaba “trofeos” de sus lances de
alcoba con sus amantes. Se dice que Miranda tenía la manía de recolectar pequeñas
muestras de vello púbico de sus amantes, que iban a parar a la cajita de madera. Se dice
que éste pequeño cofre guardó fragmentos de la intimidad de grandes personajes de la
historia, y atendiendo a lo contado hace un momento nomás, el vello de Catalina la
Grande ha de haber reposado en dicha caja.
Conclusión

Francisco de Miranda es actualmente reconocido como “el precursor”, por haber


sido el primer hombre que imaginó una América Latina independiente y autosuficiente.
Sus ideas se adelantaron unos años a los acontecimientos y ello le ocasionó muchos
pocos problemas, pero desde luego, hoy se considera que sus planteamientos abrieron el
camino a otros muchos, que como Bolívar o san Martín dieron forma definitiva al
proceso de independencia.

El hecho que tuvo una incidencia decisiva en el resto de su vida fue su


participación en la Guerra de Independencia de Estados Unidos, en la que participó
España en apoyo de los patriotas Norteamericanos. Allí conoció a Thomas Jefferson  y
al resto de grandes hombres  de su  época, fraguando entonces su proyecto de
independencia para Venezuela. 

Viajó por toda Europa buscando apoyos para su causa, pero eran muy malos
tiempos, porque Napoleón estaba asolando el continente y extendía con él ideas
consideradas peligrosas por el resto de monarquías ilustradas. Así, tras muchos fracasos,
fue finalmente entregado a los grupos realistas partidarios del rey Fernando VII,
regresando  a España, pero esta vez como prisionero por intento de rebeldía a la corona.
Era el año 1813.  Tres años después moría en prisión, solo, abandonado por todos y sin
ver su sueño conseguido.
Bibliografía

Briceño, O. (1935). Miranda: mariscal de Francia y precursor de la libertad de


América. Nuestra Raza.

Escudero, A. G. (2006). Francisco de Miranda y su expedición libertadora de


1806. Araucaria: Revista Iberoamericana de filosofía, política y humanidades, (16),
260-275.

Núñez, J. (1989). La Revolución Francesa y la Independencia de América


Latina. Nueva Sociedad, 103, 22-32.

USLAR PIETRI, Arturo y Pedro Grases. Los Libros de Miranda.Caracas, La


Casa de Bello, 1979;

Simmons, M. E. (1983). Los Escritos de Juan Pablo Viscardo Y Guzman


Precursor de la Independencia Hispanoamericana. Universidad Catolica Andres.

Espinoza, S. F. (1750 -1816). Diario de Miranda.

Robertson, W. S. (1967). La vida de Miranda. Publicaciones del Banco


Industrial de Venezuela.

También podría gustarte