Está en la página 1de 2

Le 1,26-38 46

V. 37. "Ninguna cosa es imposible para Dios”. Cf. Gn


18,14. Con las mismas palabras se dio respuesta a las objeciones
de Sara acerca de que ella pudiera quedar embarazada siendo
una mujer anciana. Con ello se da a conocer el poder de Dios,
que sobrepasa cualquier tuerza imaginable.
V. 38. María se somete completamente a la voluntad de
Dios. Ella se designa a sí misma como "sierva del Señor”. Con
esta autodesignación María se coloca en la corriente de la tra-
dición del pueblo de Israel, que puede ser designado como
"siervo del Señor” (cf. Is 41,8-9; 42,1.19; 44,21, etc.). En el
Magníficat se retoma esta autodesignación de María.

Pautas de acción
a) Los lectores del evangelio de Lucas son guiados en este
pasaje por el autor hacia un mundo en el cual sucede lo ex-
traordinario. María se convierte para ellos en un modelo con el
cual identificarse o compararse. Ella se abandona al mensaje del
enviado celestial v confía en la Palabra de Dios, que obra
maravillas. Quien, como María, lleno de confianza se abandona
a Dios y se abre a su mensaje, va a experimentar de la misma
manera en su vida la maravillosa fuerza de Dios.
b) Los lectores están así preparados para los aconteci-
mientos que se narran a continuación. El niño que María ha
engendrado y que dará a luz es proclamado como el Rey me-
siánico y el Salvador. Así se genera una tensión en el lector del
evangelio y toda su atención es orientada hacia este niño.
c) La irrupción de lo divino en este mundo acontece no en
los grandes centros de poder, como pudiera ser Jerusalén, el
centro religioso del judaismo; o en Roma, el centro del poder del
mundo de entonces, sino en Nazaret, una ciudad sin importancia
en Galilea. Nazaret, un villorrio despreciable nos recuerda el
origen humilde del Mesías; Dios actúa en favor de los hombres
con medios desproporcionados. El mensajero de Dios viene no a
los poderosos v ricos, sino a una jovencita que no tiene nada que
demostrar más que su confianza y entrega a Dios. Aquí se
insinúa ya lo que Lucas desarrolla en su evangelio: la venida de
Dios da esperanza a los relegados y despreciados, a los pobres y
enfermos, a los maltratados y encairelados (cf. Le 4.18; 7,18ss).
Ellos son beneficiarios y destinatarios privilegiados del Reino
del Mesías.
47 Le 1,26-38

d) El anuncio del Evangelio es buena nueva para aquellos


que se confían a Dios en el seguimiento de Jesús. María se ha
comportado de acuerdo con esta exigencia de Dios. Porque para
Dios nada es imposible, confía en la palabra del ángel: “Yo soy
la esclava del Señor, que se cumpla en mí lo que tú dices”.
María se convierte así para los lectores del evangelio de Lucas
en un modelo de fe. Este texto es mariológico: la figura de
María es exaltada como en ningún otro lugar.
e) Este texto es cristológico. Sensibles a los valores del ho-
nor y la vergüenza, comunes a los pueblos del Mediterráneo, los
de Nazaret van a despreciar a Jesús por considerar que no está a
la altura de un profeta o del Mesías. San Lucas infor- ma al
lector acerca del verdadero origen de Jesús y acerca de su
persona: es el Hijo del Altísimo y el Salvador. Es también
descendiente de David.