Está en la página 1de 30

CESIÓN DE DERECHOS

HEREDITARIOS
Aníbal A. Ruiz Armijo
La cesión de derechos
hereditarios es un
contrato que tiene por
objeto transmitir el todo
o una parte alícuota de la
universalidad hereditaria.
Art. 2735 C.
«La cesión de derechos hereditarios,
deberá hacerse por escritura pública, la
cual se inscribirá en el competente
Registro.
A esta misma regla está sujeta la cesión
del legado de un inmueble; pero la cesión
del legado de bienes muebles podrá
hacerse en instrumento privado».
Art. 2734 C.
«El derecho a una herencia no
puede venderse, cederse ni
traspasarse, mientras viva la
persona de quien se espera la
herencia».
Art. 2736 C.
«La cesión de derechos hereditarios
en los términos de que se habla en
este Capítulo, podrá hacerse por los
herederos antes de la partición y
adjudicación de los bienes. Si se
hiciere después, la cesión se regirá
por las disposiciones del contrato de
compra y venta».
Art. 1255 párr. 1º C.
«Aunque en el momento de deferirse la herencia, la
posesión de ella se confiere por el ministerio de la
ley al heredero, esa posesión legal no le habilita
para disponer en manera alguna de los inmuebles
de la sucesión, mientras no preceda la inscripción
del testamento o de la declaración de heredero ab
intestato. Siendo dos o más los herederos, será
necesario además la hijuela de partición inscrita».
Art. 1255 párr. 2º C.
«Pero si todos los herederos quieren
vender en común los bienes
hereditarios, no necesitan de
partición anterior, bastándoles el
testamento o la declaración de
herederos inscrita».
La cesión de derechos hereditarios presenta al
menos tres modalidades:
■ Cediendo el que se cree llamado a una herencia
su derecho a la misma, sin especificar los bienes,
acciones y derechos de que se compone [art.
2732 C.].
■ Cediendo el que se cree llamado a una herencia
su derecho a la misma, especificando los bienes,
acciones y derechos de que se compone [art.
2739 C.].
■ Cediendo solamente sus pretensiones a la
herencia (derechos dudosos) [art. 2740 C.].
Art. 2732 C.
«El que cede a título oneroso un
derecho de herencia o legado, sin
especificar los objetos de que la
herencia o legado se compone, no
se hace responsable sino de su
calidad de heredero o legatario».
Art. 2738 C.
«Si los derechos hereditarios
fueren de una sucesión
intestada [¿?], o estuvieren
cedidos como dudosos, el
cedente no responde por la
evicción».
«Este artículo fue copiado del art. 2195 del C.
de Argentina que dice: “Si los derechos
hereditarios fueren legítimos o estuvieren
cedidos como dudosos, etc.” Machado,
comentando esa disposición dice que
probablemente la palabra legítimos ha sido
puesta por equivocación, en vez de litigiosos,
porque no se comprenden derechos
hereditarios no legítimos».
Joaquín Cuadra Zavala
De Las Sucesiones Intestadas, Tomo II, p. 406
La sucesión universal tiene
por objeto un todo ideal sin
consideración a su
contenido particular; por lo
tanto el objeto de la cesión
nunca puede limitarse a
cosas particulares.
«Según nuestro Derecho no es legalmente posible,
a uno o algunos de los herederos, cuando son
varios, ceder su derecho hereditario en un objeto
determinado de la herencia, ni un objeto
determinado de la herencia. Esta clase de cesiones
podría redundar en una venta de cosa ajena, según
el resultado de la partición que después se
practique entre los herederos».
Joaquín Cuadra Zavala
De Las Sucesiones Intestadas, Tomo II, p. 401
Consulta de 9 de Agosto de
1938, B.J. de 1938, p. 10405
«He dado cuenta a la Honorable Corte
Suprema de Justicia de la consulta que usted
hace respecto a sí debe inscribir en el Libro de
las Personas o en el de Derechos Reales [sic]
la escritura pública en que uno de varios
herederos proindivisos [sic] cede sus derechos
hereditarios en un bien determinado sin
especificar linderos ni su extensión.
»Con instrucciones del Tribunal digo a Ud. lo
siguiente:
»Cuando son dos o más los herederos, ninguno de
ellos puede disponer en manera alguna de los
inmuebles de la sucesión mientras no preceda la
hijuela de partición inscrita; pero si puede uno o
varios de ellos antes de la partición ceder a otro a
cualquier título los derechos hereditarios de una
manera absoluta, conforme al art. 1255 C.
»No siendo, pues, permitida la cesión de derechos
hereditarios en un determinado inmueble de la
sucesión, no puede inscribirse en ningún libro del
Registro».
Art. 1255 párr. 3º C.
«No se necesita de la declaración de heredero
para la cesión a cualquier título de la cualidad
de tal heredero, o sea, de los derechos
hereditarios de una manera absoluta. En este
caso, el cesionario de dichos derechos
hereditarios, es hábil para solicitar la
declaración de heredero del cedente y para
ejercer las demás acciones y excepciones que
incumben al heredero cedente».
Art. 91 párrs. 1º y 2º LGRP
«Supuesto de Tracto Abreviado.
No será necesaria la previa inscripción, para inscribir los
documentos otorgados por los herederos del causante,
cuando ratifiquen contratos privados [¿?] otorgados por
su causante, siempre que consten por escrito y
firmados por éste.
No obstante lo estipulado, no podrá inscribirse en el
Registro ninguna cesión de derechos hereditarios, sin
que previamente se haya procedido con la inscripción
de la declaratoria de herederos.
[...]»
«Cuando se cede a cualquier título un derecho
hereditario de una manera absoluta, no es la
cualidad de tal heredero lo que se transfiere,
porque esa cualidad es personal e intransferible
et ossibus infixa. Un heredero no puede transferir
a otra persona el lugar que le corresponde en la
familia, ni su grado de parentesco: Qui semel
haeres, semper haeres.
»El heredero que cede, pues, sus derechos
hereditarios, permanece, frente a los terceros,
como tal heredero».
Joaquín Cuadra Zavala
De Las Sucesiones Intestadas, Tomo II, p. 401
Sentencia de las 11:30 a.m. de
23 de Septiembre de 1927, p.
6104
«[...] la calidad de heredero siendo personalísima,
no puede ser cedida pues el heredero siempre es
heredero y siempre continúa siéndolo: qui semel
haeres semper haeres. De manera que al venderse
un derecho hereditario tan solo se comprende en la
venta la suma de derechos y obligaciones
patrimoniales de que se compone la herencia,
considerada como una universalidad. Por lo que, el
acto de la cesión de los derechos, hereditarios,
trasmite al cesionario todos los créditos
hereditarios, pero le adjudica también la obligación
de pagar las deudas [...]
«[...] debiendo entenderse, sin embargo, que el cesionario de
la herencia no puede ser tenido al pago de las deudas mas
allá de lo que alcance la herencia, pues fuera de que en
general toda herencia debe entenderse aceptada bajo
beneficio de inventario, es claro, además que no adquiriendo,
como se ha dicho, el cesionario la calidad de heredero, no
puede ser nunca obligado, sino dentro de los límites de las
obligaciones asumidas por él con respecto al que le vendió el
derecho hereditario, y en caso de que no hubiere habido
convenio alguno a este respecto, dentro de los límites de la
herencia. Si esto es así, con mayor razón debe decirse que el
cesionario no puede nunca ser obligado al pago de las deudas
que no sean de la herencia, es decir al pago de las deudas que
no sean del causante».
Art. 1254 C.
«Toda herencia se entiende aceptada a beneficio
de inventario aunque no se exprese y cualquiera
que sea la condición del heredero aceptante.
»Por consiguiente, el heredero no responde de las
deudas, de los legados ni de las demás cargas
hereditarias y testamentarias, sino hasta
concurrencia de la cuantía de los bienes que
hereda. En esta disposición no se comprenden las
obligaciones mancomunadas que hubieren
contraído el heredero y el causante de la
herencia».
Sentencia de las 12:00 m. de
20 de Febrero de 1942, p.
11520
«[...] si bien es verdad que los dichos herederos no han podido
en manera alguna trasmitir su calidad de tales al cesionario
[...], de acuerdo con la máxima consagrada en nuestra ley «qui
semel heres semper haeres», también lo es que pudieron
traspasarle todas las acciones y todos los derechos que de tal
calidad se derivan y hacerla hábil por la cesión para ejercerlos
según el Art. 1255 C. referido, que no se juzga violado, pues
las excepciones son de interpretación estricta y sólo pueden
ser prescritas por ley expresa, y no existe ninguna disposición
que diga que una acción como la presente sea
“personalísima” o intrasmisible y que viniera a constituir una
salvedad de la regla general del dicho Art. 1255 C. que
consagra la idoneidad del cesionario para ejercer todas las
acciones y oponer todas las excepciones que corresponden a
los herederos, vendedores o cedentes».
«El que cede sus derechos
hereditarios en absoluto tiene dos
obligaciones principales que cumplir:
1º Entregar la cosa vendida; y
2º Responder por la garantía en los
términos impuestos por la ley».
Joaquín Cuadra Zavala
De Las Sucesiones Intestadas, Tomo II, p. 402
Art. 2733 C.
«Si el heredero se hubiere aprovechado de los
frutos o percibido créditos o vendido efectos
hereditarios, estará obligado a reembolsar al
cesionario el valor de ellos.
[...]
»Cediéndose una cuota hereditaria, se entenderá
cederse al mismo tiempo las cuotas hereditarias
que por el derecho de acrecer sobrevengan a ella,
salvo que se haya estipulado otra cosa.
»Se aplicarán las mismas reglas al legatario».
Art. 2738 C.
«Si los derechos hereditarios
fueren de una sucesión
intestada, o estuvieren
cedidos como dudosos, el
cedente no responde por la
evicción».
Art. 2739 C.
Si el cedente sabía positivamente que la
herencia no le pertenecía, aunque la
cesión de sus derechos fuere como
inciertos o dudosos, la exclusión de su
calidad de heredero le obliga a devolver
al cesionario lo que de él hubiere
recibido; y a indemnizarlo de todos los
gastos y perjuicios que se le hayan
ocasionado.
Art. 2740 C.
«Si el cedente hubiere cedido los
derechos hereditarios, sin
garantizar al cesionario que sufre
la evicción, éste tiene derecho a
repetir lo que dio por ellos; pero
queda exonerado de satisfacer
indemnizaciones y perjuicios».

También podría gustarte