Está en la página 1de 3

PROPUESTA.

Incluir en la curricula de toda la educación media superior una asignatura de

ciencias de la salud.

Decir calidad en la educación es un gran compromiso pues, dicha calidad debiera

tener una clara repercusión en lo que se refiere a elevar la calidad de vida, si lo

vemos de esta manera hay muchos aspectos que la educación debe cubrir y existe un

esfuerzo por hacerlo: fomentar la lectura, educar en competencias, mejorar nuestro

nivel en comparación de otros países, esto es muy positivo y se han logrado grandes

avances, sin embargo, estamos fallando en uno muy importante, la educación para

la salud. ¿Como podemos afirmar tal cosa? basta ver las estadísticas de salud en

nuestro país, la mayor parte de las enfermedades que la población padece y todas las

que son primeras causas de muerte. pueden prevenirse a través de una cultura de

salud, por lo tanto podemos deducir que la escuela puede y debe apoyar a la

población de manera mucho más activa en el cuidado de la salud, Hoy tenemos más

retos, más tecnología, más jóvenes con intenciones de prepararse y los vemos

convertirse en brillantes profesionistas si, pero que no tienen un cuidado de su salud y

aparecen cada vez a edad mas temprana; los infartos, la diabetes. el cáncer y el

profesionista brillante en otras aéreas se encuentra ignorante ante el lenguaje del

medico, pues no conoce ni comprende lo más básico de anatomía y fisiología.

Por lo tanto uno de los temas de la agenda educativa para reformar el sistema

educativo es justamente lo que compete a la salud.

Si analizamos los problemas de salud y las primeras causas de muerte en este país

podremos darnos cuenta que se trata de enfermedades degenerativas cuyo factor

principal son los hábitos de vida: Obesidad, Diabetes, enfermedades cardiovasculares,


males renales, son padecimientos que pueden evitarse con solo estar conscientes,

siendo responsables de nuestra salud y siguiendo algunas rutinas que deberían

aprenderse en la familia y reforzarse en la escuela, sin embargo si son los adultos los

que presentan estas enfermedades debemos tener claro que no pueden ser ellos

quienes informen y formen pues ellos mismos carecen de esta formación. por lo tanto

la responsabilidad de la escuela crece, si no la familia pues la escuela debe sembrar

en los niños la conciencia de la prevención, la salud y la higiene.

Dentro del plan de estudios de enseñanza básica los temas de salud se consideran de

menor importancia, dando prioridad a español y matemáticas, en las que se basan las

evaluaciones y confinando lo que compete a salud a una pequeña parte dentro de

temas de ciencias naturales o alguna otra asignatura.

Otro problema que existe es que en la desde la formación de los docentes se carece

de la formación necesaria para poder tratar temas de salud con los alumnos

La educación es el arma principal que debíamos esgrimir contra estas enfermedades y

muchas otras, al no ser así tenemos que preguntarnos qué es lo que podemos hacer

al respecto:

Los maestros y los padres de familia tienen la responsabilidad de la formación integral

de niños y jóvenes, a través de la escuela se pueden proporcionar los mensajes y

reforzar las practicas favorables a la salud ya que esta se vive y se aprende en la vida

cotidiana en la familia y en la escuela.(xx)

Estudiantes y docentes pasan la mayor parte de su tiempo en espacios educativos por

lo que el alcance de los programas educativos encaminados a lograr cambios de

comportamiento son ilimitados.

Propuesta:
El rezago que en cuanto a salud existe en la educación es grave y la solución no

puede ni debe ser en forma apresurada, pues lejos de que esto funcionara podría

causar más problemas, por lo tanto consideramos que lo conducente seria hacerlo en

etapas:

La primera seria remedial: preparar con asesoría de expertos en el tema un curso para

los docentes, que cubriera cuestiones básicas de salud para que de esta forma

estuvieran en posibilidad de introducir en sus clases comentarios, actividades etc que

iniciaran la conciencia del cuidado del alumno en la salud.

La segunda seria revisar escrupulosamente en qué nivel de primaria y secundaria se

puede introducir la materia de cuidado de la salud no como un tema si no como una

asignatura.

La tercera introducir en la formación de los docentes una materia que cubra la

necesidad de conocimientos que sobre este tema existen para que los docentes de las

nuevas generaciones egresen ya con esta competencia.

La cuarta seria buscar las estrategias adecuadas para orientar a los padres de familia

en conocimientos sobre estos temas para cerrar así el círculo que nos permita elevar

el nivel de salud de la población de este país.