Está en la página 1de 79

IMANES TERAPÉUTICOS

Terapia magnética
© Adolfo Pérez Agustí

edicionesmasters@gmail.com
ÍNDICE

CAPÍTULO 1

Historia

CAPÍTULO 2

Electricidad y magnetismo

El campo magnético de la tierra

El biomagnetismo en el Cuerpo Humano

CAPÍTULO 3

¿Qué es un imán?

Características de los Imanes

Poder curativo de los imanes

Polaridad de un imán

Tipos

CAPÍTULO 4

Magnetoterapia

Magnetita y ADN

Magnetita y cerebro

CAPÍTULO 5

La curación magnética

Cómo funciona la terapia biomagnética

Par biomagnético

Método VITIC

Hulda R. Clark
CAPÍTULO 6

Energía y magnetismo

Una definición moderna de Qi (Chi)

CAPÍTULO 7

Medicina tradicional y magnetoterapia

CAPÍTULO 8

Entrevista a Beverly Rubik

CAPÍTULO 9

Experimentos

Estudios de Ingeniería Biomédica

Estimulación magnética transcraneal

Sistema Brownlee de los Reflejos Magnéticos

Magnetoterapia

CAPÍTULO 10

Curaciones demostradas

CAPÍTULO 11

Aplicaciones

CAPÍTULO 12

Empezar a trabajar con la Terapia Magnética

CAPÍTULO 13

Sueño y magnetismo

CAPÍTULO 14

Productos magnéticos
IMANES TERAPÉUTICOS
Terapia magnética
La terapia magnética, que fue pionera en el antiguo Egipto, se ha convertido en uno de los pilares de
la medicina alternativa moderna Sus partidarios occidentales más conocidos son Cherie Blair
(esposa de Tony Blair), Bill Clinton y Sir Anthony Hopkins, el actor. A pesar de que sus méritos son
desafiados por los médicos tradicionales, se utiliza ampliamente para tratar dolores en las
articulaciones, lesiones deportivas, dolores de espalda, dolor muscular y dolor menstrual.

Durante décadas, los imanes han ocupado un lugar entre los tratamientos alternativos, junto con las
hierbas y la acupuntura. Sin embargo, se promovieron para todo tipo de enfermedades, algunas de las
cuales no requerían esta terapia, como es el caso del SIDA, cáncer, enfermedades del hígado y otras
patologías. Esto está cambiando y cada vez hay más usos avalados científicamente. Varios estudios
clínicos controlados realizados en los últimos años sugieren que los imanes pueden efectivamente
tratar algunos trastornos, por ejemplo, se utilizan para ortodoncias, extracciones dentales, y para
acelerar el crecimiento de los huesos. Algunos profesores de la Facultad de Medicina de Columbia
están utilizando los imanes para reducir el dolor entre las personas que han tenido injertos de bypass
coronario arterial.

El uso de la Terapia Magnética ahora se mezcla con la quiropráctica, el masaje, la acupuntura,


fitoterapia, la nutrición ortomolecular, retroalimentación biológica, la homeopatía, y el resto de las
terapias naturales. Lo que parece cierto es que, si tiene gran atractivo, es debido a su efectividad.
Algunas de sus ventajas es que se trata de una terapia natural, no tóxica, no hay que tomar ninguna
píldora, poner ninguna aguja, ningún ungüento, no tiene efectos secundarios y lo más importante, es
de bajo costo. La terapia magnética, cuando se aplica por un profesional, la nutrición apropiada y el
ejercicio, ha demostrado ser el remedio más eficaz y barato. Sus efectos son inmediatos y perduran
en el tiempo, incluso aunque se suprima.

Y respecto a su razón de ser, lo primero que observamos es el universo, en donde se llegan a


desarrollar hasta 400 millones de grados centígrados, la temperatura más alta conocida. La superficie
del Sol, que no es sino una enorme esfera de gases ionizados en eterna rotación, llega a alcanzar
solamente a 5000 grados centígrados, una temperatura donde nada que conozcamos podría existir.
Los científicos están ahora generando gas hidrógeno ionizado, tan increíblemente caliente que
vaporiza instantáneamente cualquier cosa que toque. Afortunadamente está confinado en laboratorios,
en el interior de recipientes de paredes invisibles. Ello es sólo posible porque el plasma ionizado
supercaliente genera un enorme campo magnético y la única fuerza capaz de mantener ese plasma en
un lugar fijo y contener su mortífera reacción, es un muro de fuerza magnética negativa. En los
laboratorios de física espacial, por tanto, temperaturas 800.000 veces mayores que la de la
superficie solar son retenidas en "botellas'' magnéticas.

El Sol es un colosal electroimán, como lo son los miles de millones de estrellas de nuestra Galaxia, y
todas las galaxias diseminadas por el Universo conocido. Se sabe que los planetas generan campos
magnéticos muy semejantes al de la Tierra, y se ha descubierto recientemente que el cerebro humano
tiene polarización magnética positiva-negativa. Se especula abundantemente sobre las sutiles
diferencias entre los sexos y su relación con la orientación magnética del cerebro. La glándula Pineal
está casi exactamente centrada bajo el cerebro (aproximadamente en el centro de la frente) y le
Pituitaria (hipófisis) está localizada en la base del cerebro, en el centro del cráneo. Pudiera ocurrir
que sin ser nosotros conscientes de ello, nuestros cerebros tuviesen las características de un receptor
de radio. Puede que el cuerpo humano tenga algo así como una antena que recoja señales del espectro
electromagnético y las convierta en actitudes emocionales, estados de humor, etc. La conexión
cuántica ha venido a demostrar estas hipótesis, al establecer que la comunicación entre los billones
de células de nuestro cuerpo no se realiza a través del sistema nervioso (demasiado lento e
impreciso), sino mediante el intercambio electromagnético que viaja a velocidades similares a la de
la luz.

Los profundos efectos del magnetismo han sido detectados en tantas áreas de la existencia humana,
que está llamado a convertirse en una nueva ciencia. Gracias a ella sabemos que el campo
electromagnético rodea al cuerpo humano con carga positiva en la parte posterior del cerebro, y
sobre los grupos de nervios espinales y sacros. A lo largo de los brazos y piernas se hace positivo de
forma gradual.

Todos los flujos de energía y estados de ánimo del hombre están determinados por los cambios
químico-electromagnéticos -alteraciones cuánticas- de los nervios del cerebro y la espina dorsal, los
cuales son parte de la carga magnética del cuerpo, que es afectada por las fluctuaciones del
geomagnetismo. Y estas fluctuaciones son resultado de las pautas magnéticas del sistema solar. Si se
restablece a sus niveles óptimos, la enfermedad mental se solucionaría fácilmente.

Los campos magnéticos producidos ya sea por imanes o dispositivos electromagnéticos, son capaces
de penetrar el cuerpo humano y pueden modificar el funcionamiento del sistema nervioso, órganos y
células, estimular el metabolismo y aumentar la cantidad de oxígeno disponible para las células.
Cuando son usados adecuadamente, la terapia de campos magnéticos no tiene efectos secundarios
dañinos.

La mayoría de las células y tejidos del cuerpo humano emiten impulsos electromagnéticos –
pulsaciones cuánticas- y la presencia de ciertas enfermedades o lesiones interrumpen estos campos.
Los imanes producen campos de energía que pueden penetrar en el cuerpo humano, corrigiendo los
disturbios y restableciendo la salud a los sistemas afectados, órganos y células. Por desgracia,
muchos de los imanes comercializados para los consumidores son los denominados como imanes
estáticos, también llamados imanes constantes, porque no cambian el campo magnético. Por lo
general son de metal o piedra imantada magnetizada. Se comportan de modo diferente que los
electroimanes, que sólo tienen un campo de energía mientras que la electricidad pasa a través de
ellos.

Los campos magnéticos producidos desde el polo negativo del imán tienen poderes curativos y se
cree que estimulan el metabolismo, aumentan la cantidad de oxígeno disponible para las células, y
crear un entorno menos ácido en el cuerpo. Debido a que las células cancerosas no pueden prosperar
en un medio alcalino, los efectos de los campos magnéticos negativos pueden detener o reducir la
propagación de tumores. Por la misma razón, los campos magnéticos negativos aceleran la curación
de heridas, huesos rotos, infecciones y mitigan los efectos perjudiciales de los productos químicos,
tóxicos ambientales, drogas adictivas, y otras sustancias nocivas.

La terapia magnética implica el uso de delgados imanes de metal adheridos al cuerpo solos o en
grupos. A veces se montan en pulseras y collares, con parches adhesivos que los mantienen en su
lugar, en bandas o cinturones que se pueden envolver alrededor de la muñeca, codo, rodilla, tobillo,
o la zona lumbar. Hay plantillas magnéticas incluso en almohadillas para el sueño. Estos imanes se
pueden usar sólo durante unos minutos o durante varias semanas, dependiendo de la enfermedad.
CAPÍTULO 1

Historia

Los primeros registros escritos médicos sobre el tratamiento con imanes fueron en el Libro de
Medicina Interna, un texto chino que data de 2000 a.C., en donde se describe cómo la aplicación de
piedras magnéticas podría corregir los desequilibrios en el "Qi" o fuerza vital.

En el siglo III a.C., Aristóteles escribió acerca de las propiedades curativas de los imanes naturales,
que llamaba "imanes blancos".

El poeta romano Tito Lucrecio Caro, en De Rerum Natura (Sobre la naturaleza de las cosas -96-55
antes de Cristo) afirmaba que había piedras que podían sostener una cadena de pequeños anillos,
cada uno adherido al que estaba encima, lo que indica que era también conocido el fenómeno del
magnetismo inducido.

Después, en el siglo I d.C., Plinio el Viejo, un científico, historiador y naturalista romano, habló
sobre la utilización de los imanes para curar los problemas oculares, mientras que sus
contemporáneos chinos empezaron a relacionar los efectos sutiles del campo magnético terrestre con
la salud humana y las enfermedades,después de utilizar brújulas de gran precisión para la
exploración del geomagnetismo.

Hacia finales del siglo XV el compás de navegación (conocido por los chinos en el 1100 antes de
Cristo), fue introducido en Europa más de 2.000 años después. La orientación del imán en la
dirección Norte-Sur les capacitaba para ser utilizado en los viajes por tierra y mar.

En el siglo XVI, Paracelso a quien le debemos la frase “la dosis hace el veneno” dedujo que si los
imanes atraen el hierro también podían atraer y eliminar las enfermedades del cuerpo. Fue uno de los
primeros en postular que la propia Tierra era un gran imán y en sus obras sobre terapia magnética,
defendía que el "imán es el rey de todos los secretos".

Los fundamentos de la ciencia moderna del Magnetismo fueron obra de William Gilbert, en su tratado
De Magnete Magnetiscique Corporibus et de Magnete Tellure Physiologia Nova (agro 1600).
Después de él, los médicos comenzaron a utilizar los imanes para curar la gota, la artritis, el
envenenamiento, y la calvicie, hasta que en 1820, Hans Oersted de Dinamarca, descubrió una
relación directa entre la electricidad y el magnetismo, demostrando que una corriente eléctrica que
fluye en un alambre causa que una aguja cerca de la brújula se desvíe. A raíz de los descubrimientos
de Oersted, Ampere, el físico del siglo XVIII, cuyos logros fueron notables para el aprovechamiento
de la energía eléctrica, descubrió una relación cuantitativa entre la fuerza de una corriente eléctrica
con el campo magnético que crea (teorema de Ampere), estableciendo una estrecha relación entre la
electricidad y el magnetismo. La Real Sociedad Francesa de Medicina examinó los estudios sobre
curación magnética realizados por un abad francés llamado Le Noble y sus informes sobre los
efectos de los tratamientos magnéticos fueron tan favorables que aseguraron que los imanes estaban
destinados a desempeñar un papel importante en la práctica y las teorías médicas.

Sin embargo, fueron las experiencias del químico francés Louis Pasteur las que dieron los primeros
pasos del magnetismo como ciencia médica. A raíz de los descubrimientos que había realizado en
relación con los efectos de los imanes en el proceso de fermentación, desarrolló un tratamiento para
la rabia, así como el proceso de esterilización de la leche (pasteurización). Colocando un imán cerca
de una cuba de fermentación llena de fruta el proceso de fermentación es más rápido.

También le debemos a Samuel Hahnemann, el creador de la homeopatía, numerosas explicaciones


sobre el efecto de los imanes en el cuerpo humano, quien acabó recomendando su uso para tratar un
gran número de enfermedades.

En 1954, Linus Pauling, quien recibió el Premio Nobel de Química por sus descubrimientos sobre las
propiedades magnéticas de la hemoglobina, reavivó el interés por la terapia magnética.

Más recientemente, en la década de 1970, el investigador Albert Roy Davis se dio cuenta de que las
cargas magnéticas positivas y negativas tenían efectos diferentes en los sistemas biológicos humanos.
Afirmó que los imanes pueden destruir las células cancerosas en los animales y también podían curar
el dolor de la artritis, glaucoma, infertilidad y otras afecciones. Desde entonces, la terapia magnética
se ha convertido en una gran industria en los Estados Unidos y Europa y se ha utilizado ampliamente
en Japón y China, reconociéndose una estrecha relación entre la electricidad y el magnetismo.
CAPÍTULO 2

Electricidad y magnetismo

La energía magnética es una fuerza estructurante del universo. Como tal, es un reflejo de la energía
que hace que las estrellas y los planetas que pueblan las galaxias puedan girar y girar a velocidades
increíbles mientras permanecen en sus respectivas órbitas. Como una de las cuatro fuerzas
fundamentales de la naturaleza junto con la gravedad, la energía nuclear y la radiactividad, el
electromagnetismo es equivalente a la definición que hace la Medicina Tradicional China (MTC) del
concepto de "Qi", o la definición de la ciencia india ayurvédica del "Prana". Estos conceptos son lo
que los metafísicos occidentales llaman la "fuerza vital".

Así como las estrellas y los planetas giran en órbitas galácticas, cada átomo tiene un núcleo
alrededor del cual giran varios protones cargados positivamente y electrones cargados
negativamente, que a su vez generan un campo magnético. Este fenómeno se aplica en la medicina
biomagnética, que busca equilibrar la salud actuando en estas fuerzas positivas y negativas que en la
fisiología occidental son descritas como los sistemas simpático y parasimpático.

La teoría actual de los "radicales libres" como la causa de las enfermedades degenerativas y el
envejecimiento, se basa en el concepto de un electrón girando cargado negativamente en su órbita y
la invasión de otra célula que a su vez provoca una alteración celular que saca otras partículas
subatómicas de sus respectivas órbitas. Esto da como resultado el caos celular. La curación o
modificación de este proceso oxidativo se puede lograr proporcionando un estímulo para el
restablecimiento del equilibrio en un nivel subatómico y compensar el efecto devastador de los
radicales libres.

La estructura electrónica de los átomos, concebidos como imanes elementales, permite explicar que
todas las sustancias de cualquier tipo reaccionan a un campo magnético externo. La reacción surge de
la acción del campo sobre los electrones, que circulan en el núcleo, ya que el movimiento de los
electrones representa una corriente molecular, equivalente a la de un imán. La acción inevitable del
campo magnético en las trayectorias de los electrones es deformarlas. Sin embargo, la forma en que
el átomo en su conjunto reacciona al campo magnético, depende de las rutas de los electrones en el
átomo. En un átomo los electrones rodean el núcleo, compuesto únicamente de protones y neutrones.
Tienen una masa unas 1800 veces menor que la de los neutrones y protones, pero aún siendo tan
livianos, apenas contribuyen a la masa total de las sustancias. Su movimiento genera la corriente
eléctrica, aunque dependiendo del tipo de estructura molecular en la que se encuentren, necesitarán
más o menos energía para desplazarse.

Debido a que cada átomo genera un efecto electromagnético (EM) sobre el terreno, nosotros, junto
con toda la naturaleza, están imbuidos con el poder del electromagnetismo. También es posible que
podamos canalizar nuestra innata energía electromagnética positiva para la curación de nosotros o
los demás.
Destacando la importancia del electromagnetismo, Einstein dijo, "por lo tanto, puede considerarse a
la materia como constituida por regiones del espacio en el que el campo es extremadamente intenso."

Por su parte, la experta en Teosofía Madame Blavatsky, dijo que: "La materia es espíritu en su nivel
más bajo y el espíritu es materia en su más alto nivel." Se dice que lo que puede ser descrito como la
materia, el núcleo de un átomo, es tan infinitesimal que si pudiéramos reunir todos los núcleos
celulares de un cuerpo humano, no sería más grande que un punto al final de una oración. La física
cuántica explica, a su vez, que aquello que llamamos materia no pueden ser partículas, sino la
presencia de un campo electromagnético impenetrable.

La vida, integrada por una compleja cadena de procesos bioquímicos y fisiológicos se activa y anima
por una fuerza invisible compuesta de campos bio-magnéticos. A propósito de esto, el Dr. FK
Bellokossy de Denver, Colorado, describe la vida como una "interacción infinitamente inteligente de
las energías electromagnéticas transportadas por sustancias químicas".

La medicina moderna ha llegado a depender de numerosos procedimientos de diagnóstico de alta


tecnología como el electro-cardiograma (ECG), el electroencefalograma (EEG), y electromiograma
para medir la actividad eléctrica en el corazón, la corteza cerebral y los músculos esqueléticos,
respectivamente. Si no hay energía eléctrica en el cuerpo, estas pruebas no serían posibles.

Desde la perspectiva del biomagnetismo, la salud se basa en que las células individuales del cuerpo
vibran en una frecuencia normal característica, tal y como describe la mecánica cuántica. En
presencia de enfermedad, por el contrario, la vibración celular es anormal. La aplicación
terapéutica de los imanes y las plantas medicinales, a un nivel más profundo, se basa en el principio
de la restauración de la vibración celular normal. Este hecho debería servir para hacer la terapia
magnética más accesible para aquellos profesionales que tienen un enfoque enérgico de la
enfermedad, entre ellos la fitoterapia tradicional, la medicina tradicional china, el Ayurveda y las
terapias holísticas orientadas al tratamiento de mente y cuerpo, sin olvidar la medicina cuántica.

La terapia magnética, que ha ocupado el interés de los ricos y poderosos, así como de las clases
obreras de todas las épocas, puede que esté pronto en los servicios sociales de cualquier país. Al
margen de su efectividad, la relación costo-efectividad en el tratamiento de las enfermedades
musculares puede ser el detonante que las haga populares.

También se utiliza en los animales, en especial desde que un perro llamado Kiri, que tenía una artritis
severa, fue utilizado como cobaya. Puesto que los tratamientos convencionales no resolvían esta
enfermedad y, después de investigar el uso de imanes, el propietario de Kiri, Derek Price, le hizo un
collar magnético. El perro tuvo una notable recuperación, lo que llevó a su propietario a fabricar
tratamientos magnéticos para animales y personas. Su empresa Magnopulse, de la que es director, ha
vendido más de 1 millón de imanes terapéuticos desde 1997 para tratar la artritis, inflamación de los
tobillos, dolores menstruales y venas varicosas.

El NHS (Servicio Nacional de Salud del Reino Unido) ha decidido que la terapia magnética no
solamente es buena para los pacientes, sino también un buen ahorro para las arcas estatales. Se cree
que los imanes ahorrarán dinero en vendas y tiempo de las enfermeras en la curación de heridas. Por
eso se han incluido a los imanes en la lista oficial de artículos que pueden ser prescritos en el NHS.
Solamente un artículo publicado por el profesor Leonard Finegold, de la Universidad de Drexel en
Filadelfia, y el profesor Bruce Flamm, de Kaiser Permanente Medical Center en Riverside,
California, pusieron en duda el tratamiento, recomendando que los enfermos siguieran con su
tratamiento convencional.

Los partidarios creen que los imanes mejoran la circulación, ya que atraen el hierro de la sangre
hacia ellos y aumentan el suministro de oxígeno a las heridas. También puede reducir la acidez
dolorosa en el tejido enfermo. Aunque lo primero ha sido refutado porque el hierro de la
hemoglobina no es atraído por los campos magnéticos, lo segundo sí es aceptado porque se sabe que
los campos magnéticos afectan a la relajación y la constricción de los vasos sanguíneos capilares.
Esto aumenta o disminuye el flujo de sangre, dependiendo de la respuesta que el cuerpo necesita.

Algunos terapeutas holísticos dicen que los imanes reducen la "energía negativa" en el cuerpo y
también creen que pueden alentar a los tejidos sanos para generar sus propias corrientes eléctricas y
estimular la reparación de las heridas. Un estudio reciente insiste en que los imanes estáticos son
eficaces en el cuidado de las heridas. El Dr. Nyjon Eccles, un médico de cabecera del NHS en el
norte de Londres que llevó a cabo numerosos ensayos, dijo: "No me sorprende que la terapia con
imanes haya sido aceptada, ya que la evidencia clínica es muy convincente."

El campo magnético de la tierra

La tierra es un campo magnético natural y juega un papel importante en el mantenimiento del


equilibrio adecuado en los sistemas internos del cuerpo. En la actualidad, el campo magnético de la
Tierra tiene 0.4 gauss y hace varios mil años medía 4 gauss. Las ondas electromagnéticas viajan en
el vacío a la velocidad de la luz y transportan energía a través del espacio, proporcionando energía
en función de su frecuencia o longitud de onda.

Los científicos pueden determinar la alineación de los polos magnéticos de la Tierra, así como la
fuerza del campo magnético, a través de las medidas en minerales ricos en hierro en muestras de
sedimentos tomadas en la profundidad de la tierra. Las muestras que datan 3 mil millones años atrás
han mostrado que los polos magnéticos de la tierra se invierten cada 200.000 años aproximadamente,
lo que se cree es el resultado de cambios direccionales en el centro del planeta.

Recientemente, un equipo de investigadores de UCLA usó los ordenadores para analizar los datos de
33 muestras, y recrearon una historia del campo magnético de la tierra hace 800.000 años. En los
resultados se mostró claramente que el campo magnético de la tierra había sufrido una inversión del
polo magnético. Este dato tiene tal importancia que muchos científicos creen que el declive rápido en
el campo magnético de la tierra durante los últimos años es una indicación clara que se está
produciendo otra inversión del polo magnético. ¿Cómo nos afecta? Los científicos están ahora
seguros que el campo magnético cambiante afecta la vida perjudicialmente en la tierra. Además,
muchos creen que la tecnología moderna, como los edificios de estructura de acero, los automóviles
y los trenes, absorben el campo magnético de la tierra, causando una reducción en su fuerza. Estos
cambios tan notorios desde que se descubrió la energía eléctrica, han ocasionado que el cuerpo
humano no haya tenido tiempo para adaptarse a ellos, generando nuevas enfermedades. Después de
20 años de investigación, el Dr. Kyoichi Nagawa, científico principal en el campo del
biomagnetismo, concluyó que el campo magnético es ahora más débil, lo que ha ocasionado el
síndrome de deficiencia magnética. Los síntomas incluyen tensión en los hombros, parte de atrás y
cuello; insomnio; dolores del pecho; dolores de cabeza; y vértigo. Las consecuencias a largo plazo
de este síndrome de deficiencia magnética incluyen el desarrollo de enfermedades crónicas y
degenerativas; la pérdida de la habilidad de curación normal; y aumenta la susceptibilidad a las
infecciones y a los efectos de las toxinas medioambientales.

El Dr. Nagawa, así como otros investigadores y profesionales médicos, creen que se puede corregir
esta deficiencia complementando el campo magnético de la tierra con una almohadilla o colchón
magnético con polaridad negativa (norte). Los estudios clínicos han mostrado que son eficaces en el
dolor crónico y la calidad de sueño, y que ese alivio del dolor continúa mejorando con el tiempo.

El biomagnetismo en el Cuerpo Humano

El biomagnetismo trabaja en el cuerpo humano a través del sistema circulatorio, el sistema nervioso
y el sistema endocrino, penetrando en cada partícula conocida, corrigiendo los defectos celulares.
Todas las energías conocidas tienen, como base, un campo electromagnético y este magnetismo tiene
un efecto biológico beneficioso muy significativo en los seres humanos.

Al contener la sangre hemoglobina férrea (hierro) funciona como un portador de oxígeno y anhídrido
carbónico. Cuando la sangre circula por los pulmones, la hemoglobina férrea totalmente magnetizada
puede transportar más oxígeno al tejido celular así como devolver más anhídrido carbónico desde la
célula a los pulmones. Esto significa más energía y menos fatiga. El cuerpo, como la tierra, es una
unidad biomagnética que vibra a aproximadamente a 7.9 ciclos por segundo. Los dispositivos
eléctricos, la televisión, los ordenadores, las luces, los electrodomésticos, etc., vibran a 60 ciclos
por segundo de corriente alterna. Los dispositivos magnéticos sirven para equilibrar el cuerpo al
armonizar ambas vibraciones.

El Dr. Nakagawa, del Hospital Isuzu en Tokio, Japón, ha identificado una enfermedad que llama el
“Síndrome de Deficiencia Magnética” que podría corresponder a lo que denominamos como
Síndrome de Fatiga Crónica. También se usan los imanes en las naves espaciales para proteger a los
astronautas de la pérdida de la masa ósea, desorientación, y otras deficiencias magnéticas.

Uso beneficioso de la Energía Magnética

Mientras hay muchas aplicaciones para el uso terapéutico de los imanes, como la mejora en la
reparación de los tejidos internos, el uso predominante de los dispositivos magnéticos es el
tratamiento de dolor muscular, esquelético y miofascial, esto es, el tejido que sirve de soporte y
separa los músculos del cuerpo. Cada fibra muscular está envuelta en miofascia y a su vez cada
músculo también está envuelto en miofascia.

El mecanismo por el cual se produce este alivio de dolor está sujeto a mucha conjetura, pero hay un
acuerdo general de que eleva el flujo de sangre en el área que cubre el imán. Los resultados se han
demostrado por termografía y otros estudios de la medicina nuclear. Ha habido también evidencias
de que el dolor es bloqueado al actuar mediante los campos magnéticos sobre ciertas fibras
nerviosas relacionadas. Los investigadores han podido demostrar los cambios en el potencial
eléctrico de las células nerviosas que aumentan el umbral del dolor como resultado de los campos
magnéticos.

Energía magnética negativa

Como se señaló anteriormente, la energía magnética es una fuerza básica de la naturaleza y necesaria
para todos los sistemas biológicos, incluso para el cosmos, pues los pulsos de energía de las
galaxias lejanas y la radiación solar son campos magnéticos. Nuestro planeta Tierra, en sí mismo un
gran electroimán con polos norte y sur, nos protege de la dañina radiación cósmica, una energía tan
potente que es capaz de penetrar en un bloque de espesor de 365 cm de plomo, aunque no puede
penetrar en la tierra gracias al escudo magnético protector.

Hay una creciente evidencia de que existen efectos nocivos por la alta energía magnética generada
por líneas de transmisión eléctrica, televisores, radios, computadoras, microondas y aparatos
eléctricos múltiples. La corriente alterna de 60 ciclos de los campos electromagnéticos creados por
la tecnología, parece ejercer presión sobre las células del cuerpo, ocasionando pérdida de memoria,
dolores de cabeza, cambios en los latidos del corazón y la química sanguínea. La producción de
melatonina puede verse reducida, y las señales electromagnéticas del cerebro a las células pueden
ser bloqueadas, diluyendo la capacidad de lucha contra las enfermedades del cuerpo.

Los estudios de exposición a la alternancia de los campos electromagnéticos han demostrado efectos
mutagénicos, la promoción de células cancerígenas y una disminución del pH del cuerpo hacia un
nivel más ácido. Además, la privación de energía causada por vivir en edificios saturados de
radiaciones también parece tener efectos negativos en el cuerpo. El Dr. Kyochi Nakagawa dice que
el síndrome del Campo Magnético produce síntomas como dolores de cabeza, dolores de espalda y
cuello, insomnio, sensación de pesadez de cabeza y cansancio general.
CAPÍTULO 3

¿Qué es un imán?

La piedra imán es roca de lava, hierro y otros minerales que se formó a partir de la lava fundida -que
fluía por las laderas de los volcanes-. La lava que contenía hierro, al enfriarse, sufrió la acción del
campo magnético. Esta piedra es una de las variedades de la magnetita y se especula con la idea de
que el magnetismo terrestre afectó parcialmente al tamaño, forma e inteligencia de las criaturas
terrestres del pasado.

El imán posee energía capaz de atraer y levantar objetos muchas veces más pesados que él. Un
hecho poco conocido es que mientras que el plomo puede proteger de la radiación procedente de
reactores atómicos, la energía que fluye de un imán pasará a través de las hojas de plomo igual que si
no estuviesen, lo que nos dice la gran facilidad que tiene para traspasar igualmente los tejidos
humanos.

Los magnetos pueden estar hechos de distintos materiales, como son el hierro, la ferrita (hierro alfa)
o Neodimio-Hierro-Boro, Aluminio-Níquel-Cobalto y otros, aunque los más comunes están hechos
de ferrita. También existen los plásticos que están mezclados con material magnético, y con ellos se
hacen los imanes que se pegan en el refrigerador, por ejemplo.

En cualquier material que sea susceptible de ser magnetizado, hay grupos de átomos con su
orientación magnética propia dispuestos al azar en el material. Cuando el material entra en contacto
con un campo magnético fuerte reorganiza los grupos de átomos para que estén alineados. Cuando
esto ocurre, proyectan un campo magnético al que ciertas culturas denominan Chi, Ki o Prana.

Los imanes se construyen de muchas formas y tamaños: cilíndricos, de base cuadrada o rectangular,
toroidales, delgados como cartón, en forma de barras, alargados, gruesos, etc. Los usados en
Magnetoterapia generalmente son delgados y de base circular, parecidos a monedas, pues las puntas
redondeadas y el grosor hacen más fácil su uso al estar pegados al cuerpo. También se usan los de
base rectangular, pero como magnetos de diagnóstico.

Un imán de barra es más fuertemente magnético en sus extremos, no tanto en su centro, aunque no en
todos. Esto se demuestra, por ejemplo, cuando se cubre con polvo de hierro. Cuanto más se acerca a
la forma de una aguja, más parece que el máximo de su capacidad de atraer el hierro se concentra en
dos puntos -sus polos- (en el caso de los imanes de barra, a una distancia de aproximadamente 1/12
de su longitud). La línea en la que los polos se encuentran, se llama el eje del imán.

Los electroimanes son imanes artificiales. Existen también los naturales, como la magnetita, un
mineral de hierro con la propiedad de atraer el hierro y el acero, pero cuyos efectos magnéticos son
inferiores en comparación con las fuerzas de los imanes artificiales. Un hecho curioso es que las
piezas de hierro, atraídas por un imán, se vuelvan magnéticas si están en contacto con él o alrededor,
y se convierten en imanes artificiales.
Con el fin de mostrar las líneas de fuerza, se utiliza el polvo de hierro que, bajo la influencia del
imán, se magnetizan y se disponen al igual que las agujas del imán. Para comprobarlo, coloque una
hoja de papel encima del imán, cúbrala con polvo de hierro y toque el papel con suavidad.

¿Tiene el imán la capacidad de magnetizar solamente al hierro o puede hacerlo a otras sustancias? Se
ha encontrado sustancias paramagnéticas (magnetismo permanente) como el hierro, níquel, cobalto,
cromo, paladio, platino, osmio y la solución acuosa de muchas de las sales de metales. Otros son
diamagnéticos (son repetidos por los imanes) como el bismuto, mercurio, fósforo, azufre, agua,
alcohol y muchos gases.

Cuando se rompe un imán, cada fracción es de nuevo un imán, cada uno tiene un polo, igual de fuerte
pero con el signo opuesto. El imán restaurado tiene las mismas propiedades que antes. Esto sugiere
que también las partes más pequeñas del imán, las moléculas, son imanes (dipolos magnéticos). Si el
efecto magnético se elimina de nuevo, el estado magnético del hierro no desaparece por completo. El
magnetismo que sigue se llama remanente. El magnetismo inducido suele ser solo temporal, y cuando
el campo se suprime, paulatinamente los dominios se vuelven a desorientar. Si los dominios
permanecen alineados en cierto grado después de que el campo ha sido retirado, se dice que el
material ha sido magnetizado permanentemente. Se llama retentividad a la capacidad para retener el
magnetismo.

Otra propiedad de los materiales magnéticos que puede explicarse fácilmente mediante la teoría de
los dominios es la saturación magnética. Parece que hay un límite para el grado de magnetización
que un material puede experimentar. Una vez que se llega a este límite ningún campo externo de
mayor intensidad puede incrementar la magnetización. Se considera que todos los dominios han sido
alineados.

A medida que aumenta la temperatura, la magnetización disminuye de manera constante y desaparece


casi por completo a una cierta temperatura (temperatura de transición) llamado punto de Curie que
para el hierro es alrededor de 765º C y para el níquel a unos 360º C. El campo magnético externo
tiende a organizar los ejes magnéticos de las moléculas de manera uniforme, pero el calor supera el
efecto del campo.

Características de los Imanes

Un imán de refrigerador posee cerca de 10 gauss, pero los imanes médicos deben tener un poder
entre 450 gauss a 10.000 gauss. Cuanto mayor es el gauss, mejor será el alivio del dolor.

El imán debe colocarse en la piel directamente sobre la zona dolorida. Algunas personas utilizan
vendas adhesivas ordinarias para fijar los imanes, pero el Transpore, una cinta de papel hecha por
3M, funciona mejor. Se trata de una cinta de plástico sin látex, hipoalergénica, transparente y
perforada que ofrece una fuerte adhesión. Es fácil de rasgar en tiras muy finas, y fácil de usar incluso
con guantes.

Los imanes con intensidades comprendidas entre 350 y 6000 gauss son los empleados normalmente,
excepto en los casos de cáncer, donde se requieren intensidades aún mayores. Los imanes de
intensidades menores pueden ser óptimamente empleados en dolencias locales, cuando la zona
afectada es pequeña, y los imanes de grafito son mejores que los metálicos. Cuando el área es mayor,
los imanes metálicos son los más apropiados. Los imanes de grafito dan buen resultado en
articulaciones pequeñas, pero en áreas mayores, deben emplearse imanes metálicos de intensidades
entre 4000 y 5000 gauss. Es bastante difícil conseguir imanes en el mercado que tengan señalada su
intensidad, de manera que puede emplearse un pequeño magnetómetro para medirla. En caso de que
no pueda conseguirse, habrá que arreglárselas sin él. Aún así, cualquier imán con fuerza observable
es bueno para los tratamientos.

Poder curativo de los imanes

Los campos magnéticos funcionan con más rapidez y eficacia que el calor, la luz infrarroja, los
fármacos antiinflamatorios, las infiltraciones o la diatermia de microondas. Habitualmente se
necesitan de cuatro o seis meses antes de que un esquiador herido u otro atleta puedan volver a jugar
otra vez con el tratamiento convencional de hielo, seguido por el calor para reducir la hinchazón. El
calor por sí solo no es capaz de estimular la reparación del tejido lesionado o muscular. Un
abundante suministro de sangre rica en nutrientes es lo que se necesita. La curación requiere la
reanudación del flujo normal de sangre a la zona lesionada y no sólo el alivio del dolor. En la terapia
magnética la inflamación se puede eliminar con mayor rapidez, los levantadores de pesas pueden
reducir el dolor de espalda, y hay gran alivio en la ciática y el síndrome del túnel carpiano.

Se puede obtener más energía, reforzar la habilidad para los deportes y eliminar el dolor crónico
simplemente aplicando una pulsera magnética o envoltura magnética. Y esto es posible en el dolor de
rodilla, del cuello, la ciática, la artritis, la bursitis, el dolor muscular, del hombro, el codo de tenista,
etc. Un imán poderoso más pequeño que un penique, puesto cerca de un punto de dolor o lesión
puede lograr la sedación.

El campo magnético producido por los imanes permanentes es una fuente de energía natural y segura.
No hay ninguna exposición dañina conocida. Los imanes de neodimio son ahora los más empleados
por su alta potencia. Estos imanes se utilizan ampliamente en productos tales como micrófonos,
altavoces profesionales, auriculares, y los discos duros de ordenador, donde se requiere baja masa,
pequeño volumen y fuertes campos magnéticos. También se emplean en los motores eléctricos de los
coches híbridos y en generadores de los aviones y las turbinas de viento para la energía eólica.

El Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM) clasifica a la terapia


magnética como una forma de medicina energética. El NCCAM es uno de los 27 institutos y centros
que componen los Institutos Nacionales de Salud, y entra en el Servicio de Salud Pública en el
Departamento de Salud y Servicios Humanos. Según este centro, "Los imanes estáticos se han
utilizado durante siglos en un intento para aliviar el dolor. Numerosos informes han indicado que las
personas han experimentado mejoras importantes, y a veces decisivas, en el dolor después de la
aplicación de imanes estáticos en un área del dolor." De hecho, han sido publicados más de 300
estudios en todo el mundo y los beneficios de la terapia magnética se están investigando hoy más que
nunca.

Polaridad de un imán
La Biomagnética se ocupa de los campos magnéticos en los sistemas biológicos, ya sean campos
procedentes de imanes permanentes o de electroimanes. A la hora de aplicar campos magnéticos a
sistemas biológicos, es de vital importancia considerar la polaridad Norte/Sur del imán, debido a las
dos formas distintas de energía eléctrica asociadas a cada uno de los polos. Se describe el polo Sur
como positivo y el polo Norte como negativo. Los polos magnéticos de la Tierra -el norte y el sur-
han cambiado su posición muchas veces durante los millones de años de existencia de nuestro
planeta, como lo testifican las inversiones en el magnetismo encontradas en las laderas de los
volcanes en diferentes lugares.

Tanto si se trata de un tipo de imán como de otro, la máxima fuerza de atracción se halla en sus
extremos, los polos denominados polo norte y polo sur, o, alternativamente, polo positivo y polo
negativo. Los polos iguales se repelen y los polos distintos se atraen. No existen polos aislados
(monopolo magnético), y por lo tanto, si un imán se rompe en dos partes, se forman dos nuevos
imanes, cada uno con su polo norte y su polo sur, aunque la fuerza de atracción del imán disminuye.

La polaridad correcta del cuerpo humano debe ser: el lado izquierdo negativo, el derecho positivo, y
el centro neutro tanto en el frente como en la espalda-. Esto debe cumplirse hasta el ceño; de ahí para
arriba la polaridad debe ser positiva.

Cuando un imán se apoya en una aguja (como se hace en una brújula), de modo que su eje puede girar
libremente en el plano horizontal, se detiene en una determinada dirección. Si se le fuerza a salir de
esta posición y se libera, reanudará su dirección inicial, aproximadamente hacia el norte. Esta es la
razón por la que se llama el polo que busca el Norte, el polo Norte, el otro, el polo Sur. La fuerza de
giro, que devuelve la aguja a su posición inicial, surge de la acción del magnetismo de la Tierra. Con
el fin de eliminar el efecto de las oscilaciones del buque, la brújula está en suspensión. En el compás
utilizado en la tierra para encontrar la dirección, la aguja se mueve en un recipiente circular, el borde
de los cuales tiene una escala.

Si el polo Norte de un imán cilíndrico es sumergido en un vaso de agua durante unos minutos,
producirá una condición alcalina, como demostrará una prueba con un ohmímetro, mientras que el
polo Sur del imán convertirá al agua en ligeramente ácida. Esto prueba tajantemente que las
características de la energía magnética provocarán diferentes efectos, según la polaridad empleada.

La polaridad de un imán, positiva y negativa, es el origen de numerosas confusiones. Por ello,


cuando se emplean métodos conflictivos para nombrar los polos de los magnetos, debe usarse un
magnetómetro como sistema estándar para determinar la acción y su polaridad. Si estamos usando
una brújula para localizar los polos, la cabeza de la aguja marcada con "N" o "Norte" apuntará hacia
el polo negativo del magneto, y viceversa con respecto al Sur.

Para determinar los polos de un imán se considera la tendencia de éste a orientarse según los polos
magnéticos de la Tierra, que se comporta como un gigantesco imán natural: el polo norte de un imán
se orienta hacia el polo sur magnético, que está próximo al polo norte geográfico (de ahí la confusión
habitual), mientras que el polo sur del imán se orienta hacia el polo norte magnético, que está
próximo al polo sur geográfico. Una aguja magnética no apunta exactamente al Norte, sino que se
desvía en unos pocos. El plano que pasa por el centro de la Tierra y la dirección de la aguja se llama
el meridiano magnético. El punto sobre la superficie de la Tierra, al cual la aguja del imán apunta y
que denominamos como polo norte, se encuentra en la zona ártica de América del Norte, y la que
corresponde al hemisferio sur está en el sur de Australia. Estos dos puntos se llaman polos
magnéticos de la tierra.

El Dr. Philpott y otros investigadores alegan que el polo negativo generalmente tiene un efecto
calmante y ayuda a normalizar funciones metabólicas. En contraste, el polo positivo tiene un efecto
activador y una prolongada exposición puede interferir con el funcionamiento metabólico,
produciendo acidez, reduciendo el abastecimiento de oxígeno en las células, e incitando la réplica de
microorganismos latentes. Servirá para organismos debilitados.

Los dos polos han sugerido a los investigadores el nombre de Biomagnética (Bio=Dos), aunque sigue
estando presente la dificultad para encontrar los polos de un imán. El método más simple es el de
suspender un imán de barra mediante un hilo atado en su centro. Entonces, automáticamente los dos
extremos se alinearán en la dirección Norte-Sur. El lado que mira hacia el sur es llamado polo norte
geográfico y el lado que mira al norte es llamado el polo sur geográfico. Otro método es por medio
de un magnetómetro, instrumento que sirve para medir intensidades magnéticas, como por ejemplo la
del campo magnético terrestre. Hay además una ventaja adicional al usar el magnetómetro: cuando,
al aproximar el extremo de un imán la aguja se va a un lado y alcanza el valor 5, se mide la distancia
entre el imán y el aparato. Si un imán que está a una pulgada (2,54 cm.) del aparato hace inclinarse la
aguja hasta el 5, se toma como intensidad del imán 300 gauss. El gauss es la unidad de inducción
magnética, llamada así en honor de Karl Gauss, matemático alemán (1855). De manera que el
magnetómetro sirve para averiguar la intensidad de los imanes que se empleen en un proyecto de
investigación.

Hablando en términos generales, los experimentos revelan que el polo Norte significa ¡Alto! y el
polo Sur significa ¡Adelante! Es decir, el polo Norte interrumpe, detiene, calma, mientras que el Sur
estimula, da energía. Muchos de los imanes disponibles en el mercado están marcados con “+ ve" y
“- ve".

Podemos resumir la cuestión de los polos de este modo:

Sur geográfico = Norte magnético = - ve

Norte geográfico = Sur magnético = + ve

El polo Norte (-): El polo Norte de un imán permanente produce una reducción del contenido ácido,
detiene las infecciones, ayuda a cerrar heridas y aliviar distintas dolencias que desaparecen sin dejar
efectos secundarios. En el polo Norte de un imán permanente, tenemos un remolino de electrones
girando en sentido contrario a las agujas del reloj, con una carga magnética negativa.

Este polo, al ser aplicado a organismos vivos, provoca una reducción en los contenidos ácidos del
sistema. Al contrario que el polo Sur, el polo Norte combate las infecciones, siendo por lo tanto
efectivo en ciertas dolencias tales como dolores en la dentadura, heridas, etc. La leche, la fruta,
verduras, etc., permanecerán frescas más tiempo en el interior de los campos magnéticos de polos
Norte y al contrario, en el interior de campos del polo Sur la leche se agriará rápidamente, y las
frutas y verduras madurarán prematuramente. Con el polo Norte, el crecimiento de un tumor es
detenido incluso en las casos de cánceres de piel.

En los casos de dolores provocados por calcificaciones, estos cederán y la artritis disminuirá en la
mayoría de casos. La energía del polo Norte contrae las aberturas, y al mismo tiempo ayuda en la
disolución de cualquier tipo de acumulaciones o depósitos formados en ellas, siempre que no exista
infección.

La energía del polo Norte reduce el flujo sanguíneo de los capilares en casos de hemorragias.
También atrae al ion Potasio necesario para el mantenimiento del equilibrio celular. Si se aplica de
forma continuada, reducirá la circulación normal de la sangre, pero al mismo tiempo reducirá y
disolverá depósitos grasos o colesterol que estén entorpeciéndola.

El polo Sur (+): El polo Sur de un imán transmite energía y vigor a los organismos vivos, refuerza
los componentes ácidos, estimulando la producción de proteínas, y acelera el proceso de
maduración. En el polo Sur de un imán hay un remolino de electrones que gira en el sentido de las
agujas del reloj, con una carga magnética positiva.

El polo Sur de un imán, al ser aplicado a un ser vivo, estimula su fuerza y energía, expandiendo su
contenido ácido. Ayuda, por tanto, a las proteínas de carácter ácido. También acelera la maduración.
Como aumenta la fuerza y energía, afectará también a gérmenes, bacterias y virus revitalizándolas, lo
que puede ser un inconveniente. Al proporcionar un efecto ácido, tiende a reforzar el crecimiento de
toda clase de tumores y expandir la energía. Tan sólo por este motivo, debe utilizarse con sumo
cuidado.

La energía del polo Sur debe mantenerse alejada de todas las infecciones bacterianas, así como de
los virus, No debe aplicarse jamás a una mucosa inflamada, pues hará crecer tanto lo bueno como lo
malo. Bajo su influencia, cualquier tumor o crecimiento irregular aumentará su tamaño en cuestión de
días. Se pueden conseguir, sin embargo, tratamientos efectivos sobre células o tejidos desvitalizados
por medio de aplicaciones breves y ocasionales de esta clase de polaridad. Tales aplicaciones deben
ir seguidas por otras del polo Norte, de forma inmediata.

Al ser aplicado en el bajo vientre, a unos 7 centímetros bajo el ombligo, estimula los órganos
sexuales.

Polos y biomagnetismo

Es muy importante que la polaridad de los magnetos corresponda a un polo por cada cara de mayor
superficie. Tomando la analogía de las monedas, un polo (norte, por ejemplo) estaría en una cara de
la moneda, y el otro polo (el sur) en la cara contraria. Hay magnetos cuyo polo norte cruza la mitad
de cada cara, mientras que el polo sur cubre la otra mitad de las dos caras. Estos imanes no pueden
usarse en la Magnetoterapia, pues si se pegaran al cuerpo de una persona, ésta recibiría el efecto de
los dos polos al mismo tiempo. Es por esto que no todos los imanes pueden usarse en la
Magnetoterapia.
Ya hemos explicado que en biomagnetismo el Polo Norte es negativo –tranquilo, frío- y el Polo Sur
es positivo –vital, sensitivo-. Por ello, la punta Norte de una aguja de brújula es positiva (apunta al
polo sur magnético), y si queremos comprobar la polaridad de nuestros imanes basta con acercar el
imán a la punta que señala al norte. Si se da la vuelta, estaremos acercando el positivo del imán, si se
pega a él, estaremos acercando el negativo.

Por ello, si se aplica incorrectamente en un área equivocada, o se utiliza la polaridad incorrecta o


imanes que son inapropiadamente demasiado fuertes, puede haber un período de agravamiento de
menor importancia y malestar, que afortunadamente es fácil de remediar tan pronto como estén
debidamente modificados o eliminados. Al igual que con las plantas medicinales, la acupuntura y
otros sistemas de curación natural, las pruebas de error-acierto suponen un enfoque válido para la
terapia biomagnética.

Norte-Sur y los polos de los imanes están relacionados unos con otros en cierto sentido, como la
electricidad positiva y negativa. Si usted coloca dos agujas imantadas lado a lado, los polos iguales
se repelen, pero los opuestos se atraen. Si se coloca un polo magnético en alguna parte del cuerpo,
una cierta fuerza actúa sobre él, aunque la fuerza de alrededor de un polo de un imán es siempre
uniforme.

Cada célula del cuerpo es un pequeño generador eléctrico y tiene su propia escala de vibración.
Igual ocurre con cada órgano del cuerpo, por lo que células u órganos sujetos a escalas de vibración
muy diferentes de las suyas, pueden estropearse. ¿Qué ocurre si la polaridad no es la correcta?
Cuando la polaridad del cuerpo no es la correcta, se debilita la circulación de la sangre, y el cuerpo
comienza a deteriorarse o muere.

Tipos

Hay diversos tipos de imanes en el mercado que pueden ser utilizados con fines terapéuticos:

1. Imanes de herradura: Tienen forma de "U", estando los dos polos uno junto al otro, Se
mantiene el circuito mediante una funda que encierra a ambos polos cuando el imán no
es utilizado. Estos imanes no pueden emplearse cuando deba aplicarse tan sólo un polo
a un organismo vivo, aunque sí cuando se necesitan ambos polos para un tratamiento
específico VITIC (ver).

2. Imanes de barra: Son imanes planos con un polo, a cada lado. No tienen fuerza
suficiente para tratamientos que requieran intensidades grandes. Son buenos en casos de
dolencias leves, tales como dolores de muelas, etc.

3. Imanes cilíndricos Se pueden conseguir de diferentes intensidades. Se conocen como


imanes ALNICO, hechos a base de Aluminio, Níquel y Cobalto. Tienen también los
polos en los respectivos extremos, y pueden emplearse para dolencias leves y graves.
Debido a su forma redondeada, son fáciles de manejar.

El tamaño del magneto depende de la aplicación, por ejemplo, un magneto grande de 26 mm de


diámetro se usa directamente en la parte del cuerpo afectada.

Los imanes pequeños se usan para estimular (o sedar) puntos de Acupuntura, y los tamaño micro se
usan para los puntos de Auriculoterapia.

Existen otros tipos de imanes, tales como los imanes de Grafito Negro, o los flexibles de plástico
marrón semiblando. Estos últimos pueden usarse sobre cualquier parte del cuerpo, y al ser flexibles,
pueden adaptar cualquier forma o contornear cualquier perfil del cuerpo. Con ellos pueden hacerse
bandas para el cuello, la cintura, las manos o los brazos. Como tienen una intensidad baja, pueden
aplicarse en un lugar durante períodos largos sin ningún problema. Están magnetizados en el sentido
de su anchura.

Por último está el electroimán, consistente en un núcleo metálico magnetizable, rodeado por una
espiral de cable por la que pasa una corriente eléctrica, que lo magnetiza. Algunos investigadores
utilizan este tipo de imán en sus trabajos.

Acciones empíricas

Los resultados de muchos trabajos de investigación demuestran que el metabolismo y el potencial de


hidrógeno (pH) de los seres vivos son afectados por los campos magnéticos.

La energía magnética es fundamental para la vida y se ha observado que las personas que
sistemáticamente se someten a tratamientos con magnetos tienden a rejuvenecer. Uno de los síntomas
es la reactivación de la melanina del pelo y consecuentemente la recuperación de su color. La
aplicación de un campo magnético a un área afectada ayuda a restaurar estos campos a niveles
normales. El campo magnético relaja las paredes capilares, así como los alrededores y el tejido
conectivo del músculo, lo que permite aumentar el flujo sanguíneo. Más oxígeno y nutrientes son
transferidos al sitio de la lesión, mientras que las toxinas inflamatorias relacionadas se eliminan.

La terapia magnética es uno de los poderosos métodos contra el dolor, pero sin embargo, apenas es
utilizada en los tratamientos quiroprácticos. Si bien puede ayudar a los pacientes a sanar más rápido,
muchos médicos no son conscientes de sus usos. Algunos profesionales están interesados por la
eficacia de la terapia magnética, pero están preocupados de que pueda competir con los servicios de
quiropráctica que ya ofrecen. Es importante que entiendan exactamente cómo esta terapia reduce el
dolor y acelera el proceso de curación, el cual deberá ser completado con sus terapias habituales.

Todas las funciones físicas y mentales son controladas por los campos electromagnéticos producidos
por el movimiento de iones dentro del cuerpo. Cuando se produce una lesión, los iones con carga
positiva se mueven en el área afectada, provocando dolor y causando inflamación. Para que la
curación tenga lugar, los campos electromagnéticos en el lugar de la lesión deben ser restaurados a su
equilibrio normal.

Para avalar su eficacia se ha empleado la magnetización de líquidos, como la leche, que se conserva
fresca más tiempo si se mantiene dentro de un campo magnético de polaridad Norte; en cambio, si se
expone al polo Sur se agriará a mayor velocidad y será de utilidad en la fabricación del yogur.
También se pueden magnetizar la leche con el polo Sur de un imán durante media hora, para tomarla
seguidamente, proporcionando vigor y vitalidad a personas débiles y cansadas.

Los zumos de fruta pueden magnetizarse para aumentar su poder refrescante y nutritivo. Respecto al
agua, hay que tener en cuenta que la ingestión de agua magnetizada no produce efectos inmediatos, su
acción es lenta y continuada. Normalmente se empiezan a notar sus efectos a partir de los dos o tres
semanas del inicio su ingestión.

La forma más sencilla de obtener un magnetizador de líquidos, es simplemente obtener un imán


permanente en forma de disco de ferrita de las dimensiones adecuadas y colocarlo debajo de un vaso
que contenga el líquido que deseamos magnetizar, y beber normalmente durante las comidas.
Simplemente dejaremos el vaso sobre el imán con el polo adecuado hacia arriba en lugar de dejarlo
sobre la mesa, como si de un posavasos se tratara.

Potencia y profundidad

Hay otros fundamentos a saber sobre los imanes. Para empezar, el poder de un imán que se mide en
gauss. Así, un imán que puede alzar 2 kilos de peso férrico tiene 530-600 gauss; 5 de peso férrico,
900-1.250; 25 kilos, 2.500. Para determinarlo se tienen en cuenta su tamaño, peso y el tipo de
material que está hecho.

Los imanes con un poder desde 1.000 hasta 3.000 gauss (en la superficie del imán) se recomiendan
para las enfermedades crónicas como el reumatismo, parálisis, dolor de espalda y lesiones en los
músculos grandes. Las partes más delicadas del cuerpo como los ojos o los oídos, requieren menos
potencia, alrededor de 500 gauss que es también la adecuada para el tratamiento de los niños.

La profundidad de penetración de un campo magnético en el cuerpo es otro factor importante en la


curación magnética y está en relación directa con el tamaño del imán, así como su poder de gauss. Un
imán puede tener una fuerza de más de 10.000 gauss, pero si es pequeño sólo puede penetrar en dos o
tres centímetros en el cuerpo. Sin embargo, un imán de 4x6 cm y 1.000 gauss puede penetrar el
cuerpo por completo. No obstante, la energía magnética no ha sido completamente estandarizada en
términos de aplicación para todas las enfermedades, pero el uso establecido por el Ministerio
japonés de Salud y Bienestar estima un mínimo de 500 gauss para cualquier enfermedad importante.
CAPÍTULO 4

Magnetoterapia

El nombre correcto de la terapia con campos magnéticos es Magnetoterapia, no Magnoterapia.


También es llamada Biomagnetismo, aunque sólo es una rama de éste. La Magnetoterapia forma parte
del Biomagnetismo y está orientada a la prevención y curación de las enfermedades de los seres
vivos, ya sea que éstas sean originadas por la alteración del equilibrio de la energía interna del
organismo o por otras causas.

A lo largo de los últimos 30 años, los científicos han ampliado sus investigaciones hacia los
organismos que tienen la capacidad de producir minerales ferromagnéticos. La magnetita es un
mineral de hierro constituido por óxido ferroso-diférrico, mezcla de hierro y óxido, siendo uno de
los principales minerales de hierro con carga fuertemente magnética y que antiguamente se utilizaba
como brújula. Al tratarse de un material biogénico (es decir, formado por un organismo biológico)
con propiedades ferromagnéticas, supuso el primer gran avance hacia una comprensión del por qué
algunos animales tienen la capacidad de detectar el campo magnético de la tierra y actuar en
consecuencia.

La búsqueda de magnetita biogénica en los tejidos humanos no ha sido concluyente hasta el comienzo
de la década de 1990, cuando los avances en resolución que proporcionó la microscopía electrónica
en el estudio del tejido cerebral humano, el cerebelo y las meninges (membranas que rodean el
cerebro y la médula espinal), identificaron los cristales de magnetita. Se encontró que estos cristales
de magnetita se organizan unidos a la membrana celular en cadenas lineales de unos pocos
micrómetros de longitud, con un máximo de 80 cristales por cadena. El cristal de la alineación se ha
interpretado como un mecanismo biológico para maximizar el momento magnético de las partículas.
Esta forma es poco común en los cristales de magnetita geológica de este tamaño, que generalmente
son octaedros.

Todos los cristales de magnetita que se han examinado hasta la fecha son sólo magnéticos, lo que
significa que están de manera uniforme y estable magnetizados. El análisis elemental, mediante
rayos-X de dispersión de energía, patrones de difracción de electrones, y la alta resolución de
imágenes de la microscopía electrónica, puso de manifiesto que muchas de las partículas estaban
estructuralmente bien ordenadas. Esto significa que la producción de este biomineral está bajo un
control biológico preciso.

Los cristales ferromagnéticos interactúan fuertemente con los campos magnéticos orgánicos
(desoxihemoglobina, ferritina y hemosiderina), lo que lleva a una pregunta fundamental para la
biología: ¿Cuál es el mecanismo mediante el cual los campos geomagnéticos débiles son percibidos
por los organismos? Y, además: ¿Podrían estos cristales cambiar el campo geomagnético en señales
que puedan ser procesadas por el sistema nervioso?

Magnetita y ADN
La presencia del biomineral magnetita en la membrana se ha demostrado que tiene un origen
biológico, así como debe tener lugar la implicación de algún tipo de acoplamiento mecánico, o por
lo menos un mecanismo equivalente, que permita que la posición de las partículas pueda ser
controlada por los órganos sensoriales del cuerpo. La investigación también ha descubierto que la
magnetita es producida por las células del organismo cuando es necesario. Una forma de inteligencia
física avanzada permitiría acceder a esta información dentro de la cavidad cerebral. En este sentido,
el papel unificador del ADN en la relación cuerpo-mente se efectúa a través de un proceso que
ocurre mediante el campo Electromagnético celular. La interacción electromagnética a nivel del
ADN también puede explicar los efectos comprobados que tienen las emociones y el stress sobre los
telómeros y sobre el ARN (el transmisor del ADN), los cuales influyen en el envejecimiento, las
enfermedades psicosomáticas y el sistema autoinmune.

Según unas investigaciones realizada a finales de 1980, tanto el ADN como el ARN tienen una
función ligada al biomagnetismo explicada mediante el efecto piezoeléctrico, el cual se refiere a la
propiedad de la materia para convertir las oscilaciones electromagnéticas en vibraciones mecánicas
y viceversa. Los estudios con administración exógena de campos electromagnéticos han demostrado
que la transcripción (síntesis de ARN) y la traducción (síntesis de proteínas) puede ser inducida por
los campos electromagnéticos y, asimismo, que mediante corriente magnética directa en el hueso se
producen osteocondrogénesis (formación ósea) y bacteriostasis (destrucción de bacterias), así como
afecta al aumento del trifosfato de adenosina (ATP), la síntesis de las proteínas y la calidad de la
membrana.

Magnetita y cerebro

¿Qué hace la magnetita en el cerebro humano? En la magnetita presente en las bacterias, la respuesta
es simple: los cristales de magnetita las orientan respecto a los campos magnéticos de la tierra,
indicándolas cuál es la ruta a seguir para la supervivencia. La magnetita también se ha encontrado en
los animales que navegan mediante un sistema similar a la brújula, como las abejas, aves y peces,
pero los científicos no saben por qué la magnetita está presente en los seres humanos, sólo que está
ahí.

En el cerebro humano, las células piramidales (neuronas cerebrales)


están presentes y dispuestas en capas en la corteza cerebral,
actuando como células inmersas en el tejido celular y los fluidos externos, funcionando a la manera
de un oscilador de cristal líquido en respuesta a los diferentes comandos de luz, o pulsos de luz que,
a su vez, cambian la orientación de cada molécula y el átomo dentro del cuerpo. Unos interruptores
codificados presentes en el cerebro permiten un tipo de red líquida que liberan iones que inducen
corrientes en espiral que rodea a las dendritas (terminales de las neuronas). Los impulsos de
electrones de una neurona, al llegar a la bobina de la dendrita, generan un campo magnético de micro
amperaje, haciendo que se comporte como un oscilador piezoeléctrico, produciendo un pulso de luz
polarizada circular que recorre todo el cuerpo, o viajando como un haz fotónico transversal de
energía.

De acuerdo con Einstein, la materia es una parte, pero lo más importante es el campo
electromagnético, y la energía eléctrica es por lo tanto el origen fundamental de nuestro mundo físico.
En consecuencia, en el trabajo publicado por la Academia para las Ciencias Futuras se ha citado
que "en las actuales condiciones biológicas, el desarrollo evolutivo en los cuerpos vivos desde los
primeros inicios sigue manifestando una semiconductividad unicelular, a través de etapas que
permiten el desarrollo de primitivos tejidos básicos (células gliales y de Schwann que forman la
vaina de mielina), las cuales prestan apoyo a las neuronas, la fuente principal de electricidad. Esto
ha sido especialmente estudiado en la respuesta del crecimiento óseo en los momentos de tensión
mecánica y fracturas."

Huesos y magnetismo

Las investigaciones han puesto de manifiesto que el hueso tiene propiedades eléctricas. La matriz
ósea es bifásica, con dos partes de semiconductores, es decir, un sólido cristalino con una
conductividad eléctrica. El componente de colágeno de la matriz ósea es un tipo de semiconductor N
y el componente de apatita un tipo P. En las pruebas para la piezoelectricidad, el colágeno se
convierte en un generador piezoeléctrico mientras que la apatita no lo es. Funcionan como dos
semiconductores, uno de tipo N y el otro un tipo P, formando una unión PN, es decir, un diodo
semiconductor.

La función osteogénica (cuando el hueso se forma) en las células posee un potencial negativo, que se
vería estimulado para hacer crecer más hueso, mientras que en el área positiva se detiene la
producción de la matriz y se reabsorbe cuando es necesario. Puesto que el crecimiento del hueso y la
resorción son parte de un proceso, las señales eléctricas se comportan como un código de
transferencia de información sobre las células, provocando la respuesta correcta.

Durante las últimas décadas ha habido un gran incremento en la investigación, aunque la pregunta
sigue siendo la misma: ¿Qué señal electromagnética puede provocar una resonancia magnética de
energía capaz de alterar la regulación metabólica genética para lograr el crecimiento y la reparación?
Las moléculas de RNA pueden jugar un papel importante para hacer que las células alteren sus
propiedades normales sobre la genética original, dando lugar a modificaciones perdurables. Estas
modificaciones pueden proporcionar instrucciones de regeneración para la fabricación de enzimas y
proteínas que son los bloques de construcción para el nuevo tejido o formar órganos sanos y mejores.
La proyección de energía electromagnética permitiría la formación de un blastema (masa de células
de tipo primitivo) que daría origen al tejido regenerado. Revertir el envejecimiento sería el siguiente
paso.
CAPÍTULO 5

La curación magnética

La idea de la energía magnética o la terapia magnética tiene siglos de antigüedad y se cuenta que
Cleopatra llevaba pulseras magnéticas y collares para la curación. Sin embargo y a pesar de que los
médicos del siglo XIX y principios del XX utilizaron la terapia magnética, con el tiempo cayó en el
olvido. Pero en la última década, la terapia magnética se ha convertido en un tratamiento alternativo
que moviliza muchos millones de dólares, siendo ya utilizada como una herramienta eficaz de
curación en China, Francia, India y Japón, especialmente en la reparación de lesiones de los tejidos
blandos.

Los científicos han estado grabando la fuerza de los campos magnéticos de la tierra en los últimos
años y afirman que su campo magnético, y, posteriormente, la ingesta de energía magnética en
nuestros cuerpos, se ha reducido en más de un 8% en ese momento, dato que ha podido ser
verificado por la medición de la disminución de la orientación norte-sur de los cristales de
magnetita en los depósitos de los flujos volcánicos y sedimentos que datan de 4.000 años. Como el
cuerpo humano es electromagnético por el diseño compuesto de sus partículas, tales como los átomos
e iones, los defensores de la terapia magnética dicen que las acciones químicas y eléctricas del
cuerpo pueden ser reforzadas por la exposición a los campos magnéticos.

Cómo funciona la terapia biomagnética

El magnetismo es un fenómeno que implica campos magnéticos y sus efectos físicos sobre otras
sustancias expuestas a ellos. Un campo magnético es una región de fuerza que existe en el espacio
alrededor de un imán. Este campo puede ser imaginado como una serie de líneas curvas, llamadas
"líneas de fuerza", que irradian, y la conexión de los polos norte y sur del imán. La Tierra misma, de
hecho, se comporta como un imán gigante. Su campo magnético, causado por las corrientes eléctricas
dentro de la parte líquida de su núcleo de hierro, se extiende por miles de kilómetros en el espacio.

Los campos magnéticos de los imanes permanentes, así como los electroimanes, tienen los mismos
efectos en los objetos circundantes, y son denominados "campos electromagnéticos". La fuerza
generada por estos campos, así como la gravedad, la fuerza nuclear débil y la fuerza nuclear fuerte,
constituyen las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza. Sin embargo, como no ha habido un
gran número de estudios a doble ciego, los testimonios reales de las personas que han mejorado con
la terapia de los imanes, no son considerados con frecuencia como válidos. Estos testimonios
incluían el alivio del dolor crónico persistente, un aumento global de la energía, y grandes cambios
en la calidad de vida. Aunque estos casos no suelen ser aceptados como prueba de la eficacia del
biomagnetismo, la abrumadora cantidad de resultados positivos respecto a la terapia biomagnética es
difícil de ignorar, y sugiere una conexión entre los imanes y la salud. Algunos estudios recientes han
demostrado que el 70% de las personas que usaron la terapia magnética para el alivio del dolor
consiguieron una mejora significativa en tan sólo 5 días. No hay garantía de que los imanes ayudarán
a todas las personas que los usen, pero a día de hoy no se le conocen efectos secundarios dañinos.
Los estudios sobre terapias magnéticas llevaron a algunos médicos pioneros a experimentar con
imanes en su práctica, y sus actividades ayudaron a estandarizar el uso de algunos imanes, el tamaño
del imán y la fuerza en el tratamiento de varias enfermedades. También se determinó la duración de
la exposición a un imán para la curación de ciertas dolencias.

El Dr. Becker descubrió que la carga eléctrica de la parte delantera del cerebro es negativa, y
también que los campos bio-eléctricos son fuerzas de primer orden en la curación de heridas. En su
experimento con animales heridos, encontró que durante el proceso de curación, el campo eléctrico
pasa bruscamente del negativo al positivo, y vuelve después lentamente al estado negativo normal.
Aplicando estimulación eléctrica negativa en las zonas heridas consiguió aumentar
considerablemente la velocidad de curación.

Los huesos humanos fracturados también emiten corriente eléctrica negativa durante la fase de
curación. Por tanto, puede que pronto los procesos de cura de fracturas y heridas abiertas en los
humanos sean acelerados, o eléctrica o magnéticamente.

Hay propiedades en el magnetismo que ni siquiera hemos empezado a adivinar. El Dr. Becker y el
Profesor Brown, los modernos pioneros en la bioelectricidad y el biomagnetismo, han encontrado
numerosas enfermedades que se desarrollan en ciclos; están convencidos, gracias a la investigación y
experimentación, de que el campo bioeléctrico mantiene interconectados el Sol, la Luna, las estrellas
y planetas con las funciones somáticas y psicológicas humanas. La experimentación con animales
demostró que el campo de la Tierra varía con tanta diversidad que nuestro planeta está continuamente
intercambiando datos con el resto del cosmos, aunque los humanos no son conscientes.

La polarización positiva y negativa magnética es una propiedad de los fenómenos eléctricos, que
existe a todo lo largo y ancho del Universo. Toda la materia, la orgánica y la inorgánica, participa y
depende del eterno flujo de estas energías. Las diminutas partículas subatómicas que componen el
cuerpo humano generan diminutas cargas eléctricas, que contribuyen a la carga del átomo, de la
molécula, de la célula y del organismo entero. Es por ello concebible pensar que todos los
organismos vivos de la Tierra contribuyen al campo geomagnético, y al mismo tiempo se ven
afectadas por él.

El Dr. Igho H. Kornblueh del Instituto Americano de Climatología Médica de Filadelfia ha


conseguido eliminar los dolores de quemaduras de tercer grado en todo el cuerpo haciendo a sus
pacientes respirar aire ionizado negativamente. En un informe para este instituto, dijo que este
tratamiento era también efectivo cuando un chorro de este aire era proyectado directamente sobre el
tejido quemado. El área afectada, cubierta de ampollas, se secaba rápidamente y se aceleraba la
curación.

Debido a estos trabajos sabemos que los imanes son más eficaces si se elige el punto correcto y que
un imán situado en una zona inespecífica del cuerpo no puede activar todo el cuerpo, aunque dormir
en un colchón magnético que irradia un campo magnético puede penetrar de manera uniforme en todas
las partes del cuerpo y estimular el sistema inmunitario. Algunos de los productos utilizados incluyen
estos colchones para aliviar el insomnio, el dolor en las articulaciones, los espasmos musculares y la
fibromialgia.
Las plantillas magnéticas para los zapatos a menudo son útiles para aliviar la inflamación dolorosa
como resultado de los estímulos del hueso, así como para la gota y para mejorar la circulación. Los
cojines magnéticos y las fajas para fijarse a la zona baja de la espalda, las rodillas y los codos, se
recomiendan también para las articulaciones con artritis, inflamación de los tendones y el síndrome
del túnel carpiano.

En resumen, el campo magnético negativo proporcionado por la terapia magnética, es ideal para
aliviar los síntomas de dolor debido a su capacidad de normalizar rápidamente las funciones
metabólicas que están alteradas, aunque no actúa directamente como un analgésico o antiinflamatorio.

Metales

El hierro, níquel y cobalto y sus aleaciones, se diferencian de otros minerales en que pueden ser
convertidos en imanes reales bajo la influencia de fuerzas magnéticas, es decir, en imanes
permanentes.

Sin embargo, su magnetismo disminuye gradualmente, por ejemplo, a medida en que aumenta la
temperatura o durante ciertos tratamientos mecánicos, pero nunca desaparece completamente.

Los diferentes tipos de hierro son muy diferentes por su magnetismo residual y la fuerza coercitiva y
por lo tanto, para determinadas aplicaciones técnicas deben ser seleccionados sobre la base de sus
curvas de magnetización. El hierro dulce (hierro carbón) tiene el mayor magnetismo residual, pero la
menor fuerza coercitiva. Si es magnetizado, es poco saturado, y si le quitamos el campo magnético,
conserva mucho magnetismo. Sin embargo, la más pequeña desmagnetización es suficiente para
eliminar el magnetismo. Por el contrario, el acero mantiene en la misma situación un poco de
magnetismo. Por lo tanto se puede fácilmente convertir acero en un imán permanente por medio de un
campo magnético de suficiente fuerza.

Utilidad

El rango de curación con la energía magnética se ha encontrado también eficaz en el tratamiento del
acné y el asma, pero se necesita conocer la fuerza –gauss- adecuada, cómo y dónde colocar un imán
en el cuerpo, y la duración de la exposición a la energía magnética, Habitualmente estos datos son
conocidos por los profesionales.

El agua potable tratada magnéticamente es otra manera de cosechar los beneficios de la energía
magnética y se ha demostrado que es relajante. Para ello basta con colocar un vaso de 250 cc de agua
en el polo negativo de un imán durante cinco minutos o más y beber dos veces al día como
prevención general.

Método VITIC

El carbón duro tal como se utiliza en las lámparas de arco libera cierta cantidad de energía que es
imposible de distinguir de la energía nerviosa. Si se trata del carbón al que se ha modificado
violentamente su estructura molecular hasta hacerle adquirir un elevado grado de dureza, genera una
energía considerablemente mayor.
Esta forma de energía devuelve los impulsos nerviosos a la normalidad y cuando se sujeta con la
mano derecha, la barra actúa como un estimulante sin ningún efecto secundario posterior; en la mano
izquierda, actúa como un sedante. Dichos efectos estimulantes por lo general son beneficiosos para el
sistema nervioso, fatiga mental, neurastenia y debilidad cardíaca.

Aplicado en el lado izquierdo, el magnetismo estimula la actividad del corazón, mientras que en el
lado derecho lo sosiega. El efecto dura mientras se mantiene el imán en contacto con el cuerpo y cesa
en cuanto se retira.

Par biomagnético

Desarrollado por el doctor Isaac Goiz Durán a partir de 1988, utiliza potentes imanes para combatir
parásitos, bacterias, hongos, virus y otros gérmenes, mediante la localización de puntos de energía
alterados en el organismo humano. Este reconocimiento se efectúa con imanes pasivos (no
electrificados ni conectados a máquinas electrónicas), que se aplican en diversas zonas del cuerpo
humano como si se tratara de un escáner. Una vez reconocidas y confirmadas las zonas que
corresponden a órganos y tejidos que sufren la distorsión, el terapeuta aplica un conjunto de imanes
en esos puntos durante 10 a 15 minutos, generalmente los aplican en forma simultánea.

El Dr. Goiz logró determinar que entre virus y bacterias se establece una comunicación a distancia,
en forma de ondas electromagnéticas, en lo que se conoce como bio-resonancia magnética, lo que
permite la retroalimentación energética entre dichos microorganismos, lo que potencia su virulencia
y capacidad de resistencia frente a los anticuerpos del sistema inmune. Cuando se identifican los
pares biomagnéticos desequilibrados e infectados, se colocan sobre los puntos correspondientes
pares de imanes de la misma polaridad y de una fuerza superior a los 1000 gauss, lo que produce una
interrupción de la retroalimentación energética y simultáneamente se tiende a corregir el pH alterado.
Esto redunda en el exterminio de los mencionados microorganismos al perder su sustento energético.

Respecto al cáncer, se plantea que en el origen del crecimiento caótico de las células cancerígenas
también está presente la influencia de determinados virus, bacterias, hongos y parásitos que según
sea el tipo de cáncer, se combinan de distintas formas para agredir y finalmente desquiciar el orden
genético del núcleo de las células y provocar la multiplicación descontrolada de ellas.

Hulda R. Clark

La Dra. Clark, por su parte, ha conseguido también notables resultados en enfermedades complicadas
como el cáncer y la diabetes mediante un dispositivo eléctrico denominado Zapper. El aparato
transforma la corriente continua de una pila en corrientes pulsadas de menos voltios, pero de muy
alta frecuencia. Cualquier frecuencia positiva de un voltaje entre 5 y 10 voltios, durante 7 minutos de
duración y una frecuencia entre 0.010 y 500 KHz mata virus, bacterias y parásitos simultáneamente.
Se realizan tres tratamientos para lograr la curación.
CAPÍTULO 6

Energía y magnetismo

Una definición moderna de Qi (Chi)

En la antigua China, la gente tenía muy poco conocimiento de electricidad y sobre la acupuntura
solamente sabían que cuando una aguja se inserta en las cavidades adecuadas, algún tipo de energía
se activaba causado un choque y una sensación de cosquilleo. No fue sino hasta las últimas décadas,
cuando los chinos se familiarizaron con la ciencia electromagnética y empezaron a reconocer que
esta energía circula en el cuerpo, al que llamaron Qi, que podría ser lo mismo que la ciencia de hoy
llama "bioelectricidad." Para relacionarlo, tenemos que mirar a lo que la ciencia occidental moderna
ha descubierto acerca de la energía bioelectromagnética. Muchos de los informes relacionados con la
bioelectricidad están estrechamente relacionados con lo que se experimenta en China en la formación
en Qigong y la ciencia médica. Por ejemplo, durante la investigación electrofisiológica de la década
de 1960, varios investigadores descubrieron que los huesos son piezoeléctricos, es decir, cuando
están estresados, la energía mecánica se convierte en energía eléctrica en forma de corriente
eléctrica. Esto podría explicar una de las prácticas del Qigong cuando se efectúa presión sobre los
huesos y los músculos para incrementar en cierta manera la circulación del Qi.

Ahora sabemos que el cuerpo humano está construido de muchos conductores de electricidad de
diferentes materiales, que forman un circuito que genera un campo electromagnético de vida. La
energía electromagnética se genera de forma continuada a través de la reacción bioquímica con el
aire y la asimilación de los alimentos, y es distribuida por las fuerzas electromotrices (FEM)
generadas dentro del cuerpo. Además, está constantemente afectado por los campos
electromagnéticos externos, tales como la tierra, o los campos eléctricos generados por las nubes, en
donde las tormentas constituyen una forma de activación. Cuando se practica la medicina china o
Qigong, hay que ser conscientes de estos factores externos y tenerlos en cuenta.

Se han realizado incontables experimentos en China, Japón y otros países para estudiar la forma
externa o el modo en que los campos magnéticos pueden afectar y modificar el cuerpo y el Qi. Para
ello utilizan los imanes y la electricidad. Suelen poner un imán en una cavidad de la piel, y lo dejan
allí por un período de tiempo. Pronto se percibe que el campo magnético afecta gradualmente a la
circulación de Qi en ese canal. Por otra parte, se inserta agujas en las cavidades y se hace pasar una
corriente eléctrica a través de la aguja para que llegue a los canales del Qi directamente. Como
ocurre con muchos otros intentos de explicar el cómo y el por qué de la acupuntura, la prueba
concluyente es difícil de alcanzar, y muchas preguntas quedan sin responder.

Mucha de la investigación en el campo eléctrico del cuerpo se relaciona con la acupuntura. Por
ejemplo, el Dr. Robert O. Becker, autor de The Body Electric, informa que la conductividad de la
piel es mucho mayor en las cavidades empleadas en la acupuntura, y que ahora es posible localizar
con precisión midiendo la conductividad de la piel. Muchos de estos informes demuestran que la
acupuntura, que se ha practicado en China durante miles de años es razonable y científica, aunque
hasta ahora se hiciera de forma empírica.

La relación entre la teoría de The Body Electric y la teoría china del Qi es cada vez más aceptada y
existen numerosas demostraciones válidas, aunque también sigue habiendo muchas incógnitas. Por
ejemplo:

¿Cómo puede la mente conducir el Qi?

¿Cómo, el Qi puede generar una FEM (fuerza electromotriz) para hacer circular la
electricidad en el cuerpo?

¿Cómo es afectado el campo electromagnético humano por la multitud de otros campos


eléctricos que nos rodean, tales como cables de radio o aparatos eléctricos?

¿Cómo podemos reajustar nuestros campos electromagnéticos y sobrevivir en el espacio


exterior o en otros planetas, donde el campo magnético es completamente diferente a la
de la Tierra?

El futuro del Qigong y la ciencia bioeléctrica es algo desafiante y emocionante. Es hora de que
empecemos a utilizar la tecnología moderna para entender el mundo de la energía interna que ha sido
en su mayor parte ignorada por la sociedad occidental. La investigación actual proporciona una
fuerte evidencia de que los campos magnéticos afectan el movimiento de los iones electroquímicos.
Estas son sustancias naturales dentro de nuestros cuerpos que tienen ya sea una carga eléctrica
positiva o negativa y que controlan los diferentes procesos biológicos, como las señales de dolor en
los nervios, y la contracción del tejido muscular liso.

La curación energética con los imanes puede ser empleada conjuntamente con otros sistemas
curativos tradicionales, como la Medicina China (MTC) y la Ciencia Ayurvédica. El lado Norte de
un imán es el equivalente en energía a la definición en la MTC del Yin, o en el Ayurveda de la
energía Shakti. El lado Sur es el equivalente en la MTC al Yang, o la energía ayurvédica Shiva.
También sabemos que la fuerza relativa de un imán determina si debe ser utilizado como un elemento
energético importante si lo empleamos con una resistencia baja (menos de 1.000 gauss), o una
herramienta terapéutica de alta potencia en alta resistencia (más de 3.000 gauss) que se debe utilizar
con precauciones. Esencialmente, al igual que otras formas de energía natural de curación, si son
razonablemente utilizados, los imanes son muy tolerables. A excepción de las contraindicaciones
evidentes (dispositivos instalados o embarazo), es raro que alguien experimente alguna sensación
desagradable o un empeoramiento general. Esto solamente puede ser causado por el uso de un
magnetismo demasiado fuerte, la aplicación de la polaridad Norte-Sur en una zona determinada o en
general por una exposición excesiva a un fuerte campo magnético.

Los terapeutas que han tenido ocasión de experimentar con los imanes, primero en sí mismos y luego
con familiares, amigos, estudiantes y pacientes, han encontrado resultados convincentes.
Especialmente eficaces han sido los casos de lesiones en tejidos blandos, como los que afectan a los
ligamentos de la rodilla.
CAPÍTULO 7

Medicina tradicional y magnetoterapia

Opiniones médicas

Muchos médicos han dudado de que las experiencias positivas logradas con la magnetoterapia en
atletas profesionales, puedan reproducirse en los ensayos clínicos; pero un estudio controlado,
aleatorio, publicado en los Archivos de Medicina Física y Rehabilitación, puede cambiar su
escepticismo. En el experimento, que incluyó a 50 personas que sufrían de dolor años después de un
ataque de poliomielitis, los investigadores del Colegio Baylor de Medicina en Houston se
encontraron con que se redujo significativamente los síntomas dolorosos en las personas que
llevaban los imanes. Los resultados fueron mínimos con los placebos.

Por supuesto, se necesitan más estudios para determinar si una mayor intensidad magnética (gauss)
podría aportar mejores resultados, si el alivio del dolor es temporal o permanente, y si hay alguna
pérdida en la eficacia si los imanes se utilizan constantemente.

Incluso la mayoría de los críticos admiten que no hay daño físico al emplear los imanes en la
mayoría de las personas, aunque hay preguntas acerca de si un campo magnético puede afectar los
marcapasos, las bombas de insulina, los parches de drogas y el embarazo. Para algunas personas con
síntomas de dolor, los imanes no sólo son el mejor tratamiento, sino el menos costoso.

Un investigador, Whitaker, dijo que los imanes pueden ser igualmente beneficiosos para la artritis,
los cólicos menstruales, el síndrome del túnel carpiano y las lesiones deportivas. En su libro detalla
la historia de la terapia con los imanes, con sus raíces en China (donde aún es utilizado por algunos
acupuntores), India y Egipto. "Creo que los imanes tienen potencial para funcionar en el cáncer y
otras enfermedades, tal vez en los trastornos autoinmunes. No sé cómo es su mecanismo de acción,
pero creo que pueden ser eficaces." Explicó que los imanes no son apreciados por los médicos de
América, porque hay pocos estudios realizados en EE.UU. para confirmar los resultados. Es por ello
que se han realizado pocos estudios científicos para mostrar cómo trabajan, salvo el que hicieron dos
universidades. Un obstáculo es que los campos magnéticos no pueden ser patentados, por lo que
cualquier empresa que desee probar que el trabajo con imanes es eficaz, no encontraría apoyo
empresarial ni gubernamental.

Los imanes han sido populares en Japón durante dos o tres décadas, dijo Hirofumi Murabayashi, un
portavoz del consulado japonés. "Generalmente están disponibles en la mayoría de las farmacias sin
receta médica ordinaria".

Sean P. Gallagher, un terapeuta físico en Terapia Física para las Artes Escénicas, en Manhattan, dijo
que a menudo se utilizan imanes situados en puntos de acupuntura en el cuerpo para aliviar el dolor y
la hinchazón.
El doctor Steven Abramson, director del departamento de reumatología y medicina en el Hospital de
enfermedades de las articulaciones en Manhattan, dijo que la investigación con animales demuestra
que "mediante la alteración de los campos magnéticos se puede modificar el flujo sanguíneo o
reducir la cantidad de inflamación, bloqueando la circulación de las células inflamadas”.

"Necesitamos una investigación científica muy buena, no sólo en la mejoría clínica, sino a largo
plazo, durante 20 ó 30 años", dijo la Dra. Patricia Muehsam, que estudia bioelectromagnetismo en el
Monte Sinaí Medical Center. "El cuerpo es muy sensible, incluso a los campos electromagnéticos
débiles, e incluso algo tan débil como un secador de pelo puede afectar las enzimas en un tubo de
ensayo."

Una nueva herramienta está disponible para pacientes y especialistas en rehabilitación en todo el
mundo, gracias a las crecientes demandas de la medicina alternativa. Hoy la mayoría de las personas
es consciente de algunos de los cambios en la medicina, especialmente en lo relacionado a la
búsqueda de medios rentables para el tratamiento de enfermedades. Algunos médicos han encontrado
que la terapia magnética es un remedio inocuo, eficaz y muy barato para el tratamiento de algunas
enfermedades dolorosas e inflamatorias.

Los primeros fabricantes vendieron imanes con polos norte y sur, pero un número creciente de
investigadores se han dado cuenta de la importancia de utilizar sólo uno de los polos (por lo general
hacia el norte o negativo). Esto permite un fuerte campo magnético mucho más adecuado para ser
colocado junto al área del dolor.

La Oficina de Medicina Alternativa de los Institutos Nacionales de la Salud en Washington, DC, ha


otorgado más de una subvención de un millón de dólares a Ann Gill Taylor, de la Universidad de
Virginia, para estudiar los efectos de los imanes en el dolor crónico. La Dra. Gill se une a una lista
de médicos y científicos actualmente interesados en este fenómeno europeo. Otros centros de
prestigio como la Universidad Johns Hopkins, el Colegio Baylor de Medicina y el Instituto de
Tecnología de Massachusetts, están estudiando la terapia magnética.

Ray Cralle, un prestigiado médico, relató así su experiencia con los imanes: “Escuché por primera
vez hablar de los imanes, cuando un viejo amigo y director del hospital me pidió que fuera a Dublín,
Irlanda en 1993 para conocer al DR. Austin Darragh, un investigador de renombre mundial, que había
estado usando imanes para tratar el dolor. La alegría de encontrar algo tan simple pero tan eficaz en
ayudar a aliviar el dolor aún me fascina”.

“He practicado durante más de veinticuatro años y nunca he quedado tan impresionado por una
tecnología tan simple y eficaz para ayudar en la artritis, el dolor de espalda e incluso en la
fibromialgia y la fatiga crónica, sólo por nombrar algunas enfermedades”.

“Estoy convencido de que pronto será común para el tratamiento de dolores de cabeza, lesiones
deportivas, e incluso alergias”.

Controversias
Aunque la terapia magnética posee detrás de ella evidencias científicas, en numerosas ocasiones son
olvidadas por los conservadores investigadores médicos. En enero de 2006, un artículo en una
revista médica británica generó una ola de publicidad negativa en contra de la terapia magnética. Sin
embargo, la calidad de los estudios médicos y los exámenes efectuados en su contra demostraron que
todo fue una maniobra para desprestigiar a esta terapia. Estos autores olvidaron mencionar que
muchos procedimientos habituales en la práctica médica convencional y en la cirugía, no han sido
estudiados con la misma severidad que ellos aplican ahora a la terapia magnética.

La revista médica británica insistía en que la terapia magnética no demostró beneficios.


Argumentaron que sólo hubo mejorías aleatorias y que resulta difícil medir la eficacia de los imanes.

El artículo oculta una verdad importante acerca de la investigación y la curación del mundo real y en
palabras de Carter, un acupuntor y profesor de la Universidad del Pacífico: "Si tuviéramos que
aplicar esta norma a todos los medicamentos, a la cirugía y a los procedimientos médicos comunes,
tampoco podrían demostrar ningún beneficio para la salud. Pocos de ellos han sido estudiados en
ensayos controlados aleatorios, y el costo que se requiere para ello no es asumible. Sin embargo, se
lo exigen a la terapia con imanes. Pero nadie se queja de eso. Este es un ejemplo de la doble moral
que la clase médica aplica a la medicina alternativa. "

En un ensayo aleatorio controlado sobre los beneficios la cirugía artroscópica de rodilla para la
osteoartritis, no se demostró que era más eficaz que el placebo; sin embargo, esta cirugía se realiza
en más de 600.000 personas al año. Este estudio apareció en el New England Journal of Medicine en
julio de 2002.

En un artículo publicado en el British Medical Journal se habló sobre los resultados favorables en
más de 300 estudios con la terapia magnética en enfermedades como la artritis, la fibromialgia, la
migraña, la esclerosis múltiple, el dolor, la sinusitis y el insomnio. Es más, en una revisión de
expertos, en 18 ensayos controlados de alta calidad con la terapia magnética para el dolor se llegó a
la conclusión de que era evidente que favorece el alivio del dolor.

Los detractores olvidan que los consumidores son astutos y si los imanes no funcionan, van a exigir
el reembolso o realizarían propaganda negativa boca a boca. Además, las investigaciones recientes
continúan explicando la estrecha relación entre los nervios, el cerebro y el sistema inmunológico.
Los mismos mecanismos que hacen funcionar estos sistemas y que justifican la acupuntura, explican
cómo funcionan los imanes. El trabajo de los nervios a través de los campos eléctrico y magnético
afecta el flujo de electricidad.

La hostilidad médica

No es fácil divulgar la terapia electromagnética entre los profesionales de la medicina convencional


y es habitual que ni siquiera tengan interés en saber sobre sus resultados. Algunos casi lo consideran
una herejía médica; pero como esa postura también la mantienen sobre el resto de las terapias
alternativas, debemos considerarlo como celos, ignorancia o interés económico.

El entrenamiento formal en Medicina de Familia requiere la exposición a todas las especialidades


médicas y quirúrgicas tradicionales y eso le permite tener una amplia gama de opciones de gestión
para sus pacientes, o al menos así lo hacen creer. Lo cierto es que a pesar de los años de
entrenamiento y la experiencia clínica, lamentablemente no es inusual que los numerosos recursos
médicos no proporcionen apenas resultados curativos definitivos y sí muchos efectos secundarios.
Debido a que suelen repetir en su lenguaje el comentario "No hay nada más que se pueda hacer por
ti," tanto el paciente como él mismo asumen que si no es posible curar no se trata de un defecto en
esa medicina o en su propia incompetencia. Así que resultaría más noble decirles a los enfermos que
no se desanimen y que acudan a buscar ayuda a través de otras "alternativas" médicas. Es su tiempo,
su cuerpo y su dinero.

Por eso es recomendable emplear productos magnéticos para una variedad de dolencias. Porque
vemos a demasiada gente desalentada en las consultas médicas, donde les dicen que deben seguir
tomando durante toda su vida un medicamento, no para curarse, sino para prevenir enfermedades que
aún no tienen. En otras palabras, una vez diagnosticada la enfermedad con los medios habituales, es
el momento de mirar las posibilidades terapéuticas que existen, empezando por las más inocuas.
Todos sabemos que es al revés, y se acude a la medicina natural cuando la medicina química ha
fracasado y posiblemente los medicamentos empleados hayan generado una iatrogenia irreversible.

Para la persona que se queja de fatiga, es razonable imponerle un tratamiento de la anemia con hierro
y vitaminas, no un imán. Para una persona con las piernas doloridas y el potasio bajo, se le aplica
potasio, no un imán. Sin embargo, hay momentos en que el hierro, el potasio, la aspirina o un
analgésico no son los recursos adecuados, o no son suficientes. En estos casos, es razonable
aconsejar a los pacientes que se traten con imanes y plantas medicinales.
CAPÍTULO 8

Entrevista a Beverly Rubik

Beverly Rubik es un personaje popular en la investigación en estudios de la conciencia, las energías


sutiles, y la medicina alternativa y complementaria, las zonas de frontera que desafían el paradigma
biomédico dominante.

Licenciado como biofísico por la Universidad de California en Berkeley en 1979, llevó a cabo
investigaciones posdoctorales y de investigación en el Lawrence Berkeley Laboratory, así como
trabajó en la San Francisco State University desde 1979 hasta 1988. En 1988 se trasladó a
Filadelfia para convertirse en director fundador del Centro de Ciencias de la Frontera en la Temple
University, donde facilitó un intercambio mundial de información, redes y educación sobre cuestiones
entre la frontera de la ciencia y la medicina. Los dos focos importantes del Centro fueron la
medicina alternativa o complementaria y la relación materia, mente y espíritu. El Centro fue el
primero de su tipo en el mundo vinculado a una universidad importante y dio lugar a los centros de la
Universidad de Guadalajara, México y la Universidad de Milano, Italia. El blog, Frontier
Perspectives, fue fundado en 1990 por Rubik y publicado y distribuido dos veces al año a más de
3.500 afiliados del Centro en 58 países.

En esta entrevista insiste en que es esencial que los investigadores de la salud y los profesionales
consideren el papel de los flujos de energía en los sistemas vivos en lugar de limitar su competencia
a la bioquímica molecular. Por otra parte, cree que el nuevo paradigma debe tener en cuenta las
investigaciones recientes sobre el papel de la mente en la curación (incluso la curación a distancia).

-¿Qué es la frontera de la ciencia, y qué le llevó en esta dirección?

Es un término que se utiliza para diferenciarla de la ciencia convencional, que es una ciencia
académica más, y también para diferenciarlo de la ciencia alternativa, que no es convencional. La
frontera de la ciencia es aquella que está fuera de la corriente principal, pero tiene importantes
conclusiones que se deben entender. Temas como los estudios de la conciencia y la ciencia
subyacente en la medicina alternativa, son ejemplos de lo que yo llamo la frontera de la ciencia.

-¿Cuáles son las características principales del paradigma científico dominante, y cuál es el reto de
esta nueva ciencia?

En las ciencias biomédicas o biológicas el paradigma dominante es que la vida es vista


principalmente como una bolsa de biomoléculas, y un ser humano es un conjunto de órganos, tejidos y
otras cosas que se pueden percibir. En este paradigma, el conjunto se considera la suma de sus
partes. También es un punto de vista mecanicista o materialista. Por ejemplo, en el paradigma
dominante de la conciencia no hay más que procesos cerebrales o los resultados de los procesos
cerebrales. Algunas de sus características principales son el materialismo, el reduccionismo y la
fragmentación.
-¿Cuáles son los problemas con ese paradigma?

No creo que una visión molecular de la vida sea suficiente para la comprensión de la medicina
holística o de todo el ser humano.

¿Qué otros factores deben ser incluidos para crear un paradigma más global?

Tenemos que considerar los flujos de energía en la biología, las energías sutiles que realmente no
pueden ser observadas como moléculas como demuestra la acupuntura. Sin embargo, soy consciente
de que actualmente la acupuntura ha sido reducida a su papel para sedar el dolor, tales como los
efectos analgésicos que supuestamente han sido explicadas en términos de la liberación de
endorfinas. Sin embargo, la no-localidad de la acupuntura, y cómo es posible que estimulando la
corona de la cabeza se pueda curar las hemorroides, está más allá de la comprensión si seguimos
mirando las cosas desde el punto de vista de las moléculas. La especificidad de ese punto para el
tratamiento de las hemorroides y otros órganos internos, es ciertamente un desafío.

-¿Por qué cree usted que la medicina convencional se enfocó tanto en la bioquímica a nivel
molecular, en comparación con las otras posibilidades?

Creo que es bastante obvio. Tenemos una industria farmacéutica que ha crecido en los últimos 50
años que ha sido altamente rentable y de éxito, especialmente en el tratamiento de las enfermedades
agudas. Así que el enfoque ha sido buscar soluciones rápidas, efectos, en la medicina. Este enfoque
funciona bien con las enfermedades agudas, pero no funciona para las enfermedades degenerativas
crónicas. Así que vemos el fracaso de este enfoque. Además, la medicina convencional no ha
logrado tratar a la persona entera, así que se tiende a reducir a la persona y el diagnóstico, a la
enfermedad. En los hospitales, la gente incluso se refiere a la enfermedad (es decir, el cáncer de
páncreas en la habitación 205) antes que al paciente. Pero no sé si los enfermos están molestos con
ello. Les gustaría ser tratados como personas, con mentes y espíritus, pero al no poder comparar
creen que las cosas deben ser así.

Hay un conjunto de pruebas que nos lleva a creer que la mente es algo más que la función del
cerebro, porque la intención consciente y el funcionamiento de un deseo, una plegaria, puede actuar a
larga distancia. Se han realizado experimentos en este sentido, así como en microorganismos.

-¿Está el campo electromagnético del cuerpo implicado en la salud humana? ¿Puede haber factores
externos que repercutan en forma negativa y por lo tanto causar enfermedades?

Creo que ambas son ciertas. Tenemos algunas pruebas epidemiológicas de que los seres humanos,
especialmente los niños, en escuelas o casas cerca de líneas eléctricas, tienen una mayor incidencia
de leucemia, linfoma y tumores cerebrales. También se informó hace unos años que las mujeres
embarazadas que duermen bajo mantas eléctricas (especialmente las mayores de 35 años) tuvieron
tasas más altas de abortos involuntarios y defectos congénitos en sus hijos. Sin embargo, no es tan
claro para los adultos. La electro-contaminación de nuestro medio ambiente plantea un nuevo factor
de estrés en nuestras vidas.
Así que es muy difícil de asegurar que el bioelectromagnetismo causa directamente cáncer. No es tan
simple, por desgracia. Nuestros sistemas corporales no funcionan de forma lineal, sino que son más
parecidos a los sistemas caóticos. Hoy bien, mañana mal. Podemos absorber el estrés, pero llegado
a un punto nos enfermamos. Así que la relación de causalidad no está clara. No somos como la
mecánica clásica y la física. A todo el mundo le gustaría establecer simples relaciones de causalidad
en la medicina –tal causa, tal enfermedad-, pero, por desgracia, no es tan sencillo. Para la
degeneración crónica, para el envejecimiento, es imposible señalar una sola causa. Esto también se
aplica a las influencias electromagnéticas que "causan" enfermedades.

Estoy seguro, sin embargo, que las pruebas para el otro lado de la moneda -la medicina
electromagnética- son más claras. Hay muchos dispositivos en el mercado, algunos de ellos
aprobados por la FDA y la mayoría de ellos pueden mejorar o acelerar la curación, el estado de
ánimo, y ayudan a que los huesos rotos sanen más rápido.

-¿Por qué cree que no son más ampliamente utilizados?

Esa es una pregunta desconcertante, sobre todo cuando están aprobados por la FDA. Por ejemplo, el
dispositivo de curación de los huesos ha estado en el mercado durante cerca de 20 años después de
ser aprobado por la FDA, y se utiliza sólo en un 20 por ciento de los casos para los cuales se indica
su uso. Probablemente se debe a que los médicos no aprenden acerca de las posibilidades de
utilizarlos. Ellos están centrados principalmente en la química, la bioquímica, y las drogas, y muy
poco en la física, el electro-magnetismo, y otras formas de curación. Así que se trata simplemente de
que la medicina basada en la química sigue siendo el modelo imperante. Otra razón es que los
laboratorios de medicamentos cuentan con muchos más vendedores que los fabricantes de elementos
electromagnéticos.

-¿Tiene una opinión sobre el uso terapéutico de los imanes?

He visto algunos estudios y estoy impresionado de que los informes anecdóticos que he escuchado en
todos los sitios se refiera a ensayos clínicos sobre el alivio del dolor y la reducción de la
inflamación. Una vez tuve un esguince en un tobillo y utilicé algunos imanes obtenidos de una tienda
de salud Oriental en San Francisco. Los resultados fueron sorprendentes, con la hinchazón bajando
rápidamente y desapareciendo el dolor. Es difícil decir cómo funcionan los imanes en el cuerpo.
Desde la física, está el efecto Hall, en el que si ponemos partículas en un líquido cerca de un imán en
movimiento, se verán alteradas en su flujo por el campo magnético. Esto podría explicar los
cambios en el flujo de sangre y la linfa, que contienen una gran cantidad de proteínas cargadas, iones,
etc., y que puede explicar por qué la inflamación, el dolor y la inflamación se reducen.

-¿Qué preguntas hacia la medicina complementaria y alternativa (CAM) no son fáciles de responder
según el criterio de la medicina convencional?

La mayoría de la gente está utilizando múltiples modalidades de CAM para las enfermedades
crónicas. Es decir, están tomando suplementos dietéticos, haciendo biofeedback, pasando por
tratamientos de acupuntura, y practicando técnicas de relajación. Estos remedios actúan de forma
sinérgica, y pueden también ser adaptadas a la individualidad del paciente. Este hecho contrasta con
los medicamentos, que se recetan según un criterio estandarizado y los pacientes los rechazan con
frecuencia aunque no se lo comunican al médico. Por lo tanto, aquí vemos un gran choque entre la
medicina convencional y la medicina complementaria y alternativa: enfoque científico estandarizado
vs tratamiento individualizado.

En segundo lugar, en la CAM, la optimización de la auto-sanación es la meta, mientras que la


medicina convencional no persigue la auto-curación y mantiene que la cura es algo aportado por el
fármaco o la intervención médica. Creo que esto se debe a los intereses económicos y a la soberbia
de la clase médica. Lo que esto significa es que el patrón oro de la medicina convencional, el
ensayo clínico controlado, es mucho menos significativa como prueba para las CAM, ya que no tiene
en cuenta la individualidad de los pacientes, ni tampoco respecto a la auto-sanación.
CAPÍTULO 9

Experimentos

Con un péndulo suspendido sobre un vaso de agua, mida la polaridad de ésta: positiva, si el péndulo
vira en el sentido de las agujas del reloj, negativa si gira en sentido contrario. A continuación ponga
sobre el vaso sus dedos pulgares e índices formando un triángulo, o bien un recorte de cartulina o
plástico con esa forma. Mantenga el triángulo uno o dos minutos sobre el vaso. Después vuelva a
medir con el péndulo. Si antes había dado negativa, después era positiva. Y si era positiva
previamente, después el péndulo giraría mucho más deprisa.

Después se mide la extensión del aura de alguna persona, y se vuelve a hacer tras haberse bebido el
agua “cargada" del vaso. El aura será entonces más amplia. La extensión del aura es una medida de
la vitalidad. Cualquier cosa viva tiene aura, y sólo carece de ella si está muerto.

La ciencia sabe que el cuerpo humano se compone de numerosas células que se combinan para
formar la sangre, tejidos, huesos y órganos. Estas células se encuentran en estado constante de
renovación de sí mismas y es posible que la fuerza que estimula el crecimiento celular y la división
sea la energía electromagnética. Cuando esta energía en las células del cuerpo se agota y aunque el
cuerpo trata de "recargar" las células desgastadas mediante el envío de pulsos de energía
electromagnética desde cerebro a través del sistema nervioso, el proceso ocasiona síntomas de dolor
y con frecuencia no es posible.

En los estudios realizados sobre los vasos sanguíneos, se encontró que el flujo sanguíneo capilar es
estimulado por el movimiento de los campos magnéticos a través de los tejidos y es el factor
dominante en la terapia del campo magnético.

Algunos imanes pueden tener más flujo magnético que otros. Esto lo podemos apreciar juntando dos
tipos distintos de imanes sobre una placa de hierro, y viendo qué difícil es despegar al imán de la
placa. Un imán más grande tendrá más flujo o “fuerza magnética aparente” que uno más pequeño
hecho del mismo material.

En la interacción de los campos magnéticos con los seres vivos algo muy importante es la densidad
del flujo magnético referido a unidad de área. Esto significa que un imán pequeño puede tener la
misma “fuerza magnética aparente” que uno más grande, si el pequeño tiene más densidad. Esta
densidad está determinada casi exclusivamente por el material con que esté hecho el magneto. La
densidad se mide en teslas (en el sistema MKS) o en gauss (en el sistema cgs). Los imanes usados en
Magnetoterapia normalmente se miden en gauss.

Los imanes de alta densidad se aplican para hacer diagnóstico de enfermedades o padecimientos, y
para tratar ciertas enfermedades, como tumores cancerosos o fracturas. En los demás casos se
emplean imanes de 380, 3.800 y 10.000 gauss.

Desde hace años, los investigadores de la Universidad de Baylor en Houston utilizan imanes para
tratar la artritis o el dolor de tipo muscular en pacientes afectados por la poliomielitis. Pusieron
imanes en las zonas dolorosas durante 45 minutos y el 76 por ciento de las personas tratadas con
imanes reales dijeron sentirse mucho mejor, mientras que quienes utilizaron imanes falsos -el 19 por
ciento- solamente percibieron una mejora poco significativa, lo que avala los beneficios.

Un equipo de la Universidad de Virginia proporcionó un colchón magnético a un grupo de personas


con fibromialgia, un tipo de enfermedad incomprensible que se caracteriza por dolor muscular
generalizado y crónico. En comparación con un grupo control que dormían en soportes no
magnetizados, los que utilizaban la terapia magnética habían conseguido reducir el dolor después de
seis meses.

En otro estudio, a un grupo amplio de personas con dolor neuropático intenso en sus pies -una
enfermedad conocida como neuropatía periférica entre los diabéticos- se les dio plantillas
magnéticas para los pies. Un número considerable manifestó menos hormigueo, ardor y
adormecimiento en sus pies. Michael Weintraub, un neurólogo que dirigió el estudio controlado que
se realizó en 48 lugares, dijo que: “muestra claramente que los imanes funcionan y que mediante
ellos se obtiene una respuesta real”.

Otro investigador llamado Blechman, sin embargo, hizo hincapié en que los imanes que se venden
ampliamente con fines médicos no sólo varían en potencia y diseño, sino que resulta imposible
evaluar cuál es la forma de presentación más adecuada y algunos exageran sus virtudes, lo que hace
desconfiar a la clase médica predispuesta a aceptarlos.

Nancy Russell, una internista de Kansas City, que ha utilizado los imanes en ocasiones durante años,
sobre todo para controlar el dolor, alegó: “Si alguien tiene una lesión, da igual que sea en una
articulación o músculo, la terapia con imanes parece que acorta el tiempo de recuperación”.

El físico Dr. Buryl Payne, ha publicado algunos estudios en profundidad sobre el magnetismo y el
cuerpo, y es considerada una autoridad en la materia. Según el Dr. Payne, instrumentos sensibles han
permitido a los científicos observar y registrar algunas de las formas de los campos magnéticos que
afectan a los organismos vivos -formas específicas que ahora se sabe son los factores en la curación
magnética-, entre ellas:

Un aumento en el flujo de sangre, junto con el consiguiente aumento de la captación de


oxígeno, factores importantes para ayudar al cuerpo a curarse y que se puede atribuir a
la presencia de un campo magnético.

Los campos magnéticos también pueden cambiar la migración de los iones de calcio, lo
cual contribuye a transportar esos iones para sanar un hueso roto en la mitad del tiempo
habitual.

El equilibrio del pH de los líquidos corporales, que son a menudo incorrectos durante
la enfermedad, puede ser alterado por la exposición a campos magnéticos.

El nivel de producción de hormonas y la secreción de las glándulas endocrinas pueden


ser modificados, lo mismo que la actividad enzimática.

El Dr. Kenneth MacLean, fundador del Instituto de Biomagnetics, en Nueva York, ha tratado a
pacientes con cáncer que los describe como "sin esperanza", utilizando potentes imanes. Después de
estudiar los cambios celulares microscópicos mediante el tratamiento con imanes, su conclusión fue
que "la exposición a campos magnéticos intensos por lo menos es beneficioso en todos los casos y
perjudiciales en ninguno". En algunos casos, sus pacientes reaccionaron tan favorablemente, llegando
a estar prácticamente libres de dolor, que ha ampliado su tratamiento en el uso de campos
electromagnéticos.

Estudios de Ingeniería Biomédica

La falta de regulación y la aceptación generalizada del público han convertido a la terapia magnética
en un mercado mundial de 5 billones de dólares. Esperanzados enfermos compran brazaletes,
rodilleras, plantillas para calzado, colchones, y otros productos que están incrustados con imanes en
ocasiones con evidencias falsas o anecdóticas, con la esperanza de una cura no invasiva y libre de
drogas a lo que les aflige. La FDA regula las alegaciones específicas de su eficacia médica, pero en
general los campos magnéticos estáticos son vistos como seguros.

Hay laboratorios especializados en el ámbito de la investigación de la microcirculación, esto es, el


estudio del flujo sanguíneo a través de los vasos sanguíneos más pequeños del cuerpo. Durante un
período de cinco años, se han concedido créditos y becas para su estudio. Los investigadores
encontraron evidencias para apoyar la investigación, primero con ratas de laboratorio y en su estudio
inicial con los imanes de 70 militeslas (Tm), cerca de 10 veces la fuerza que poseen los que se
incorporan a un refrigerador común, los cuales se colocaron cerca de los vasos sanguíneos de la rata.
Las mediciones cuantitativas del diámetro de los vasos de sangre fueron tomadas antes y después de
la exposición a los campos magnéticos estáticos, la fuerza creada por los imanes. Los investigadores
encontraron que la fuerza tuvo un efecto significativo: los vasos que se habían dilatado se
constriñeron, lo que implica que el campo magnético puede inducir la relajación en los tejidos de los
vasos sanguíneos con el suministro restringido, y aumentar el flujo sanguíneo.

La dilatación de los vasos sanguíneos es a menudo una de las principales causas de la hinchazón en
los sitios traumatizados de los tejidos blandos, músculos o ligamentos. Los resultados antes de la
constricción de los vasos llevaron a experimentar si los imanes, al limitar el flujo de sangre, también
reducían la hinchazón. La investigación más reciente, arrojó resultados afirmativos.

En este estudio, las patas traseras de las ratas anestesiadas fueron tratadas con agentes inflamatorios
a fin de simular una lesión tisular. La terapia magnética se aplicó a las patas y los resultados de la
investigación indicaron que los imanes pueden reducir la inflamación si se aplican inmediatamente
después del trauma. Este descubrimiento fue muy importante, pues se podían tratar desde
magulladuras y esguinces musculares -las lesiones más comunes en todo el mundo-. Si una lesión no
se hincha, se cura más rápido, y la persona experimentará menos dolor y mejor movilidad. Esta es la
conclusión que sacaron.

Esto significa que los imanes se podrían utilizar junto con la aplicación de hielo y la compresión en
los esguinces, golpes y moretones, pero con resultados más beneficiosos. La fácil disponibilidad y
bajo costo de este tratamiento puede producir grandes ganancias en productividad de los
trabajadores y su calidad de la vida. Serán especialmente útiles en la escuela secundaria, la
universidad, y en los equipos de deportes profesionales, así como en la escuela de enfermeras y
comunidades de jubilados. También hay planes para continuar con las pruebas de la efectividad de
los imanes a través de ensayos clínicos y en atletas de élite.

Una de las claves para el éxito de la terapia magnética para la hinchazón de los tejidos es encontrar
la intensidad adecuada y el lugar para ubicarlos, un desafío en el que la están inmersas todas las
industrias del sector.

Estimulación magnética transcraneal

Un pequeño número de estudios han encontrado que los imanes, ya sean permanentes o
electroimanes, son eficaces para el alivio de ciertos tipos de dolor y acelerar la cicatrización de las
heridas, así como para tratar varios tipos de depresión, según el proceso conocido como
estimulación magnética transcraneal.

Parece evidente que se dispone de algo de gran alcance sobre el campo energético humano y su
interacción con la energía en el mundo -bioquímica electromagnética-, y la energía que obtenemos de
otras personas, las plantas y los animales. En la estimulación magnética transcraneal, una bobina se
sitúa junto a la frente del paciente y una pulsante corriente eléctrica pasa a través de la bobina, lo que
genera un campo magnético. Eso, a su vez, crea una pequeña corriente eléctrica en la región del
cerebro, llamada corteza prefrontal izquierda, el área del cerebro que se cree es poco activa en las
personas deprimidas.

Los estudios comparativos entre la estimulación magnética transcraneal (TMS) y la terapia


electroconvulsiva (TEC), un procedimiento en el cual la electricidad se aplica directamente a todo el
cerebro, demuestran que aunque la TEC es eficaz contra la depresión, con frecuencia causa la
pérdida de memoria a corto plazo y otros problemas cognitivos, algo que se reflejó en el filme
"Alguien voló sobre el nido del cuco".

En los estudios que compararon los dos procedimientos, la EMT ha sido tan eficaz como la terapia
electroconvulsiva en el tratamiento de la depresión grave entre las personas que no sufrían
alucinaciones o ideas delirantes, de acuerdo con David Avery, profesor de psiquiatría y ciencias
conductuales de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en Seattle, demostrando
ser más eficaz que los fármacos antidepresivos. Los investigadores teorizan que la terapia magnética
puede funcionar mediante la activación de las células nerviosas de la corteza prefrontal izquierda.

Sistema Brownlee de los Reflejos Magnéticos

Su creador afirma que las enfermedades proceden en la mayoría de disfunciones y desequilibrios de


los órganos básicos, tales como el hígado, riñones, intestinos, y de las glándulas. Por ejemplo,
Brownlee mantiene que la mayoría de los casos de tortícolis son consecuencia de desarreglos
intestinales, y que la mayor parte de los casos de bursitis en el hombro derivan de problemas en el
hígado o la vesícula biliar. Otro ejemplo que cita son las alergias: la mayoría derivan de desarreglos
en los cuatro órganos básicos, hígado, riñones, estómago e intestinos; precisando más, casi siempre
del hígado.

¿Cuál es el papel de los imanes en todo esto? Brownlee mantiene que cada célula del cuerpo tiene su
propio campo magnético, y como los órganos están compuestos de células, también ellos tienen sus
campos propios, campos que son la clave para diagnosticar y tratar las disfunciones del cuerpo.
Utilizando imanes Monopolares, es decir aquellos que no tienen dos polos como los normales, sino
sólo uno de ellos, Brownlee es capaz de determinar si hay desequilibrio magnético en un órgano en
particular. Si la lectura de ese órgano es negativa, dice Brownlee, significa que está funcionando por
encima de su régimen normal, que está hipervitalizado. Si la lectura es positiva, el órgano está
trabajando por debajo de lo normal, está debilitado. Para mayor seguridad, hace también un chequeo
magnético de la sección de la columna asociada al órgano en cuestión. Sí este chequeo no muestra
actividad anormal en los nervios, entonces no es ese órgano la causa de los problemas, y la
investigación debe continuar.

Básicamente, lo que hace su análisis con campos magnéticos es descubrir desequilibrios en los
tejidos del cuerpo antes de que las pruebas de laboratorio den una conclusión definitiva. Brownlee
ataca el problema utilizando los campos magnéticos para reducir la excitación de los tejidos o bien
para estimularlos. Su fe en su sistema es tan grande que dice que puede descubrir irregularidades en
los tejidos mucho antes de que los análisis médicos revelen de qué patología se trata. Sin embargo,
su sistema tiene limitaciones que aún debe eliminar. Por ejemplo, la sangre: como carece de campo
magnético, es imposible por ahora detectar una enfermedad hasta que no se manifieste en un órgano
particular.

Brownlee dice que su trabajo es en cierto modo semejante al realizado por los que practican la
Acupuntura en Japón y China, ya que ambos utilizan los campos positivo y negativo del cuerpo como
base del diagnóstico y del tratamiento, y que su sistema tiene mucha más lógica que el de la
Acupuntura.

Magnetoterapia

El Dr. Bansal razona que si los electrocardiógrafos se obtienen aplicando los electrodos en
diferentes zonas del cuerpo, siendo las fundamentales los dos antebrazos, la pierna o pie izquierdo y
el pecho, los imanes también se deben aplicar, además de en esa áreas, en la pierna y brazo
derechos, en diferentes combinaciones para diferentes dolencias. Ha dado cinco métodos para el
tratamiento de gran número de enfermedades:

Nº 1 Mano derecha Polo Norte

Mano izquierda Polo Sur

Nº 2 Mano derecha Polo Norte

Pie izquierdo Polo Sur


Nº 3 Mano izquierda Polo Norte

Pie izquierdo Polo Sur

Nº 4 Mano derecha Polo Norte

Pie derecho Polo Sur

Nº 5 Pie derecho Polo Norte

Pie izquierdo Polo Sur.

Al aplicar los tratamientos, los polos respectivos deben colocarse en contacto con la piel de las
zonas mencionadas, recomendándose los imanes circulares o cilíndricos. He aquí los tratamientos
particulares para algunas dolencias concretas:

1. Anemia Método Nº 1

2. Asma Método Nº 1

3. Catarro Método Nº 2

4. Flatulencia Método Nº 1

3. Histeria Método Nº 2

6. Lumbago Método Nº 5

7. Parálisis Método Nº 1 y 5

8 Reumatismo Método Nº 1 y 5

9. Desórdenes Estomacales Método Nº 1

10. Amigdalitis Método Nº 1


CAPÍTULO 10

Curaciones demostradas

Esta es una historia típica acerca de la terapia biomagnética: Un médico local, que suele tener la
mente abierta acerca de las terapias convencionales, como la acupuntura y quiropráctica, acude con
su hija de 12 años a ver a un especialista en ortopedia porque tiene dolor en un codo. La hija tiene
una irregularidad en el crecimiento óseo, y el especialista recomienda permitir que los huesos de la
articulación se desarrollen más a fondo antes de tomar medidas correctivas.

Casi al mismo tiempo, el padre/médico ha estado hablando con un ex colega acerca de la terapia con
imanes. Escucha que los imanes aumentan la circulación de la sangre en el área de aplicación y el
número de glóbulos rojos, gracias a la interacción entre un campo electromagnético y electrolitos
como el sodio y potasio en el torrente sanguíneo.

La esposa del colega, se pone en contacto con una empresa japonesa que vende productos
terapéuticos con imanes, pero el médico se muestra escéptico aunque decide probar un imán en el
codo de su hija. "Su dolor comenzó a disminuir casi inmediatamente", recordó. "A las pocas horas
había desaparecido prácticamente. En un primer momento, su codo le volvió a doler si dejaba de
usar el imán. Poco a poco, a lo largo de unas semanas, el dolor desapareció.

"¿Funciona la Magnetoterapia? ¿Tiene una base científica? No estoy seguro, pero sé que ayudó a mi
hija."

Cáncer

El Dr. F fue diagnosticado con cáncer a la edad de 41 años. Después de tres meses de quimioterapia,
decidió que debido a que el historial de la quimioterapia era pobre, sería una locura no añadir otras
modalidades para su propio tratamiento. Como su oncólogo solamente era experto en la
administración de quimioterapia, y no sabía acerca de otros tratamientos, el Dr. F por su cuenta
agregó la terapia magnética, a través de un colchón magnético, cojines magnéticos en las sillas de la
oficina y el hogar, y un gran imán para la zona baja de su espalda. Más inocuo imposible, aunque
también añadió otras terapias naturales. Los resultados es que experimentó menos efectos
secundarios negativos de la quimioterapia, para sorpresa de su oncólogo. Sobrevivió y aún vive para
contarlo.

Artritis

La Sra. R tenía la articulación de una rodilla sin cartílago. Ningún medicamento la había ayudado. Se
le puso un imán en la rodilla después de un examen físico y se la pidió que estuviera allí durante 15
minutos para observación. Pasado este tiempo, dobló la rodilla sin dolor alguno. La artritis no había
desaparecido, pero sí el dolor intenso que padecía.

Fractura de costilla
El Sr. E se había caído y roto una costilla, y estaba desde entonces con paracetamol para el dolor. Se
puso un imán donde sentía el dolor y manifestó que la disminución del dolor fue instantánea. La
costilla estaba rota todavía, pero pudo suprimir los analgésicos. Cuando se rompió otra costilla dos
meses más tarde, utilizó de nuevo el primer imán.

Picadura de una araña

El Sr. W fue mordido por una araña parda que le ocasionó una úlcera de dos centímetros en una
pierna que no se curaba. También sentía dolor. Se le instauró un imán sobre la úlcera. El dolor fue
menor y comenzó a sanar rápidamente.

Inflamación de los ojos

Un chico había sido golpeado en la cara con una pelota de béisbol. Sus párpados estaban hinchados y
ya había utilizado hielo. Se le puso un pequeño imán y la hinchazón había desaparecido al día
siguiente.

Dolor en el hombro

La Dra. Q tenía un dolor persistente en su hombro hacía más de tres meses. Asistió a una conferencia
sobre la terapia magnética y durante el evento admitió ponerse un imán sobre el hombro. A la mañana
siguiente, su hombro era normal y el dolor se había ido.

Cansancio

Cuando todas las pruebas son normales, los médicos suelen diagnosticar como depresión el
agotamiento y algunos enfermos responden al tratamiento antidepresivo. Para la Sra. E, la solución
estuvo en unas plantillas magnéticas que le permitieron volver incluso a su clase de karate.

Tendinitis

Un jugador de tenis de unos 45 años tenía problemas con un hombro. No podía sacar con rapidez ni
precisión, pues tras un par de servicios el hombro derecho comenzaba a dolerle. Se le fijó en el
hombro un imán de grafito (del lado polo Norte) y se le pidió que jugase esa misma tarde e informase
de lo que pasara. El resultado fue simplemente sorprendente. Comenzó a jugar unas tres horas
después de serle fijado el imán, y no sufrió dolor alguno, y así durante toda la temporada. El imán
debe mantenerse fijado el mayor tiempo posible, y como los imanes de ferrita son muy ligeros de
peso, pueden tenerse puestos incluso durante el juego.

Otros casos resueltos

Abundan las anécdotas acerca de la terapia biomagnética para aliviar el dolor. Se estima que
alrededor de 20 golfistas de la PGA Tour Senior no serían capaces de competir cada semana sin
llevar imanes unidos con vendas elásticas, velcro, correas o cintas médicas vinculadas a las rodillas,
espalda, codos, cuello, caderas y otras áreas del cuerpo.

Jim Colbert, uno de los grandes ganadores del circuito, atribuye su éxito a los imanes de bandas
anchas que lleva en su espalda. También duerme en un colchón magnético, que está normalmente
cubierto de espuma y con imanes en su interior. Dijo que su dolor de espalda había desaparecido una
buena parte de la temporada de golf. Ahora no se ha perdido un día de trabajo.

Chi Chi Rodríguez, otro jugador de alto nivel muy popular, ha estado usando un colchón magnético
desde que lo descubrió en un viaje a Japón hace unos 30 años. Los imanes son ampliamente
utilizados para el dolor y el bienestar general en ese país, entre ellos el deportista Hideki Irabo.

La camisa de manga larga que Irabu, el ex lanzador de los Yankees, llevaba y que parecía
simplemente una moda, en realidad albergaba decenas de pequeños imanes pegados a sus muñecas,
brazos, pecho y espalda en los puntos de presión.

Muchos jugadores profesionales de fútbol manifiestan una recuperación más rápida de sus lesiones
con el uso de imanes, y uno de ellos Loll, de los Raiders de Oakland, dijo: "Yo estaba dispuesto a
intentar cualquier cosa dentro de los límites de la liga para aliviar el dolor durante mi época de
jugador, pero no lo hubiera conseguido sin los imanes."
CAPÍTULO 11

Aplicaciones

Este método curativo, que no utiliza medicamento alguno, merece desde hace ya tiempo ser
reconocido en su valía y que se le dedique más trabajo de investigación del que se ha hecho hasta
ahora.

En los últimos años se han hecho muchos descubrimientos notables en relación con los imanes. Se ha
demostrado que el calcio queda disuelto, que ciertos tipos de cánceres pueden ser tratados con la
ayuda de imanes, y que las fuerzas regenerativas del cuerpo humano pueden ser fortalecidas para
ayudar al crecimiento de los huesos, etc. Los campos electromagnéticos, magnéticos y eléctricos
pueden ayudar al desarrollo óseo. Por ejemplo, en la unión de huesos rotos, y también reduciendo el
dolor causado por las esquirlas que presionan sobre los nervios en los casos de traumatismos.

La exposición de agua corriente a campos magnéticos puede aumentar la actividad del ión hidrógeno
y reducir ligeramente los niveles de Oxígeno y Nitrógeno hasta un punto en que ese agua puede
utilizarse para estimular la actividad mental. Esta agua actúa también como calmante del sistema
nervioso, reduciendo en ciertos casos la utilización de drogas. Esto proporciona un vasto campo de
aplicación para aquellos que estén siendo tratados por psicofármacos, donde quizá el Agua Curativa
dé los efectos deseados.

La investigación ha revelado también grandes posibilidades del agua magnética en el tratamiento de


ciertos tipos de enfermedades del riñón, particularmente los cálculos, y en el de cálculos biliares. Se
ha informado que en muchos hospitales el agua magnetizada está siendo utilizada en el tratamiento de
cálculos renales y biliares, pero se sabe poco de esto en el mundo occidental.

También han sido demostrados sus efectos en la reducción o aumento de los niveles de producción de
azúcar de los órganos humanos, siendo también posible mantener los niveles de Potasio y Sodio en
las células, lo que puede dar respuesta a los desequilibrios celulares debidos a cambios en las
proporciones de estos dos elementos, que se produce en los cánceres, por ejemplo. Son muchas las
patologías en que se le suministra al paciente de cáncer más Potasio y se le restringe el Sodio. Todas
las enfermedades en que exista alteración de las proporciones de equilibrio de estos dos elementos,
pueden ser tratadas con biomagnetismo.

Debe recordarse también que el hombre es un animal biomagnético, que cada célula es una batería
eléctrica, y que el funcionamiento de los órganos, glándulas y tejidos humanos es electro-químico por
naturaleza. Sabiendo esto, parece bastante claro que una gran cantidad de enfermedades son debidas
a alteraciones electro-químicas, y pueden ser corregidas mediante la aplicación correcta de la
energía magnética.

Como ya hemos mencionado anteriormente, muchos dolores son eliminados mediante la aplicación
de imanes. En un informe aparecido en The Lancet, una importante revista médica inglesa, la Dra.
Helen Evans Reid escribía sobre un fuerte dolor en sus piernas, que desapareció por completo con la
aplicación de un “Simple Imán“debajo de las mismas. La Dra. Reid hacía un llamamiento a sus
colegas para que prestasen atención a este "Viejo Remedio".

Regeneración celular

Algunos científicos dicen que se puede promover el crecimiento de nuevas neuronas en los cerebros
de ratones con un estímulo magnético en la región asociada con la memoria. La presentación de los
resultados a diferentes neurólogos dieron como conclusión de que puede ser útil para el tratamiento
del mal de Alzheimer, al menos para frenar la progresión de la enfermedad. Los expertos dijeron que
el trabajo es alentador, pero tendría que ser aplicado a más enfermos para validar los resultados.

La estimulación magnética transcraneal (TMS) también se ha utilizado para tratar ciertos trastornos,
incluyendo la depresión y la esquizofrenia, y para rehabilitar a las personas después de un accidente
cerebrovascular. Utilizando una bobina magnética para introducir los campos eléctricos en el
cerebro, se activa o desactiva grupos de neuronas.

Los doctores Battaglia y Hoau-Yan Wang en la City University de Nueva York, aplicaron a unos
ratones una terapia durante cinco días y luego examinaron sus cerebros. Encontraron un gran aumento
en la proliferación de las células madre, las células inmaduras que van a desarrollar los nervios y
otros tipos de tejidos, en el hipocampo. Estas células se dividen a lo largo de la vida y se cree que
juegan un papel crucial en la regulación de la memoria y el estado de ánimo. En particular, se
encontraron con un receptor que activaba las células. Un estudio posterior mostró que la disminución
en la actividad de los receptores podía ocasionar síntomas de Alzheimer.

Recuperación cerebral

Según los estudios, es posible que se pueda lograr una neurorehabilitación con la magnetoterapia.
Cuando se declara un accidente cerebrovascular, hay una zona del cerebro que está dañada y otras
que se pueden recuperar. Se cree que las zonas que no han sido dañadas tendrán que trabajar más y
de que es posible promover esta acción con la estimulación magnética. El hipocampo es mucho más
profundo en el cerebro de los humanos que en los ratones de experimentación, por lo que el efecto
podría ser más intenso. Estos experimentos se están llevando a cabo en el Instituto de Neurociencia
Cognitiva de la University College de Londres. El reto ahora es encontrar formas de combinar la
estimulación con los tratamientos farmacológicos y la medicina alternativa.

Toxicomanías

En el Instituto Nacional de Salud Mental se estudiaron ratas adictas a la morfina y se encontró que la
estimulación con una corriente detrás del conducto auditivo externo, ocasionaba signos de
abstinencia de morfina. Los investigadores informaron de un aumento de B-endorfinas en el líquido
cefalorraquídeo después de la electro-acupuntura y otras formas de electroterapia, así como de
serotonina, triptófano y ácido acético, lo mismo que cambios de los niveles de iones de calcio en el
cerebro.
Se cree que la producción propia del cuerpo de B-endorfinas disminuye por la adicción a las drogas
y que la estimulación magnética aumenta la producción natural y la liberación de encefalinas y
endorfinas por el cuerpo, previniendo la aparición de síntomas de abstinencia. Se especula que el
calcio es el factor crítico y no el sistema de endorfinas. Se afirma además que la medicina moderna
ha estudiado y tratado el aspecto químico, pero ha ignorado casi por completo la acción eléctrica
/magnética. Los productos químicos naturales del cuerpo son liberados por una señal eléctrica, por
lo que parece plausible que una señal externa puede hacer lo mismo en un lugar específico sin drogar
el resto del cuerpo.

Codo de tenista

El dolor de codo deriva de una causa desconocida, tal vez una lesión o deformación y los casos
estudiados, tan frecuentes en tenistas, que habían persistido durante más de 2 semanas a los
tratamientos médicos e incluso a la acupuntura y plantas medicinales, mostraron alivio con la terapia
de los imanes. Como es bien sabido, las lesiones de los tejidos blandos pueden llevar bastante
tiempo para su reparación y eso hace aconsejable que se empleen métodos no invasivos y sencillos
para acelerar la curación y aliviar el dolor.

Utilizando 1.000 Gauss directamente sobre la piel se activa el punto o centro del dolor en el brazo,
lo que permite reducir el dolor en apenas 5 minutos. Como orientación, hay que decir que el campo
magnético de la Tierra es de 0,5 gauss, un pequeño imán 100 gauss, un pequeño imán de neodimio
tiene cerca de 2.000 gauss y un gran electroimán 15.000 gauss.

Cada vez que el dolor retorna, lo que sucede cuando el imán se ha retirado, se vuelve a aplicar. Sin
embargo, girando el imán para cambiar su polaridad Norte, que ocasiona frío y dispersión, hacia el
Sur, que es calor y reconstrucción, el dolor se intensifica. Sin embargo, todavía no sabemos si el
tratamiento con imanes produce solamente un efecto sintomático o, eventualmente, puede promover la
curación completa. La información que proporcionan los fabricantes de productos no siempre
coincide, especialmente acerca de la importancia y la definición de los lados norte y sur de un imán,
lo que no invalida su uso y eficacia.

Lo que se recomienda es usar una banda magnética alrededor del codo. La misma banda también
alivia el dolor de la mano y el brazo causada por una lesión por esfuerzo repetitivo.

Dolor de rodilla

El interés en los imanes se reavivó hace años por su eficacia en las lesiones incapacitantes que
afectan a los tejidos blandos de la cara medial de la rodilla derecha. Es particularmente debilitante,
porque se manifiesta estando en pie, sentado o recostado. El alivio se encuentra parcialmente
mediante el uso de la acupuntura, moxibustión (aplicación de calor en puntos específicos de
acupuntura) y cataplasmas de hierbas, fomentos y linimentos, aunque no lo suficiente como para
permitir encontrar una posición cómoda al sentarse o caminar sin molestias.

La aplicación sistemática de los imanes en los puntos gatillo situados cerca del lugar del dolor, tiene
un efecto beneficioso notorio, quizá porque ahí están involucrados los meridianos de la vesícula
biliar y los de la vejiga. No obstante, la zona alrededor de la rodilla para la colocación de los
imanes es la más eficaz y después de dos horas de su aplicación, el dolor desaparece en el 95% de
los casos después de un tratamiento durante unos dos meses.

Artritis

Esta enfermedad suele ocasionar calcificaciones en la espina dorsal y las muñecas, con los codos y
rodillas hinchados. Se aplican dos imanes, uno plano, el otro un cilindro, que se dejan durante una
semana. El imán plano en la espalda, con el lado Norte tocándole el cuerpo. Cada noche hay que
cambiar un poco la zona de aplicación, de forma que hacia el final de esta semana haya cubierto la
mayor área de la espalda posible. El cilíndrico se sujeta con una mano durante por lo menos minutos.
Después se cambia a la otra mano y se mantiene otros 30 minutos, así tres o cuatro veces, durante 7
días.

No menos importante es emplear la magnetoterapia conjuntamente con la acupuntura y la terapia a


base de hierbas, lo que proporciona una eficacia del 90% en el alivio de dolores y afecciones
causadas por inflamación. Por ejemplo, una mujer con síntomas diagnosticados de colitis, había
intentado muchas formas de tratamiento convencionales y no convencionales, pero se sintió aliviada
en una semana con la aplicación de imanes por la parte inferior del abdomen.

Otro hombre con artritis en las manos y los dedos con sólo una respuesta mínima de la acupuntura y
la terapia a base de hierbas, utilizó con éxito bolas magnéticas para aliviar y, finalmente, remediar su
enfermedad por completo. Del mismo modo, otro hombre padecía rigidez en sus dedos que le
amenazaba con poner en peligro su pasión principal, tocar la guitarra. También encontró resultados
muy positivos con el uso de bolas magnéticas, lo mismo que algunos pianistas que han confiado en
esta terapia.

En la artritis, si el dolor se limita a los dedos, un imán neo pegado a la articulación afectada debe
funcionar o bien una pulsera magnética. Los imanes de Neodimio pertenecen a la familia de imanes
de Tierras Raras, imanes permanentes de aleación Ne. Fe. B, con gran potencia, unas 6 veces más
que los imanes de ferrita. Los imanes de neodimio tienen las mejores características magnéticas del
mercado y están diseñados para reducir dimensiones y aumentar potencia, pudiéndose utilizar a gran
temperatura.

Arterioesclerosis cerebral

Hay que poner un imán de herradura a unos 25 cm. de la cabeza, y otro similar a la misma distancia
de los pies, durante dos meses.

El tratamiento biomagnético tiene el efecto de ablandar y disolver las zonas del tejido vascular
esclerosadas.

Metrorragias

Se pone un imán de 15 cm sobre el pubis, durante 30 minutos tres veces al día, hasta el cese del
sangrado.
Bursitis

Cuando se declara en el hombro, se aplica un electroimán durante 10 minutos, y a continuación se


fijan dos imanes plásticos de cerámica con cinta adhesiva en el área afectada. El lado Norte de los
imanes es el que debe estar en contacto con la zona del músculo deltoides.

Traumatismo postparto

Cuando los bebés sufren fracturas por manipulación incorrecta durante el parto, se le coloca en la
articulación del hombro una cinta magnetizada de cerámica plástica. Se trata de restablecer el flujo
de la energía magnética a través del plexo braquial.

Litiasis biliar

Los cólicos biliares por la presencia de cálculos, se solucionan mediante la ingestión de agua
magnetizada. Hay que beber lentamente 1/4 de litro de agua polarizada con energía del polo Sur,
durante 5 minutos. Después se pone un imán del lado del Polo Norte fijado sobre el área del hígado,
y acostarse así el día siguiente.

Asma

Las personas que padecen asma, encuentran alivio con la aplicación de imanes en la parte superior
de la espalda o el pecho, evitando tomar broncodilatadores. La lista incluye a pacientes con alergias
respiratorias superiores, intolerancias digestivas y dolores de cabeza tipo migraña. Ahora, con los
métodos de aplicación que se han ampliado al uso de agua magnetizada, aceites magnetizados,
colchones magnéticos y joyas, estoy convencido de que no hay ninguna enfermedad que la terapia
bio-magnética no pueda ser útil.

Cáncer de mama

En el Colegio de Salud Integral de Educación e Investigación en Syosett, Nueva York, se están


evaluando las terapias complementarias para la Etapa II del cáncer de pecho. Este cáncer primario
puede manifestarse en los ganglios linfáticos axilares y medir menos de 5 cm, o bien tener un tamaño
mayor a los 2 centímetros y no presentarse en los ganglios linfáticos axilares. Los cánceres de mama
en etapa II, se pueden curar con el tratamiento actual de modalidades múltiples, el cual comprende
cirugía, quimioterapia, radioterapia y

El proyecto evalúa la eficacia de la magnetoterapia en la mejora de la fatiga y la calidad de vida de


los pacientes con cáncer de mama, combinándolo con la manipulación del tejido profundo aplicando
presión, fricción y contacto en puntos específicos. Se pretende eliminar los bloqueos y liberar el
flujo de energía.

Ayuda en la quimioterapia

La futura terapia contra el cáncer puede incluir la colocación de imanes sobre el tumor. Los médicos
de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) han encontrado que la colocación de imanes
grandes del tamaño de una lata de aceitunas en un tumor puede aumentar la eficacia de la
quimioterapia.

¿Qué aportan los imanes en la quimioterapia? Los imanes ayudar a atraer los medicamentos a la zona
específica donde se encuentra el tumor, y mantener la quimioterapia circulando en el torrente
sanguíneo evitando que cause efectos secundarios, como náuseas y pérdida del cabello.

El Dr. Scott Goodwin ha probado la terapia magnética en 14 pacientes de cáncer de hígado. Un


paciente experimentó más del 50 por ciento de reducción en el tamaño del tumor, dos pacientes
experimentaron efectos similares pero menos intensos, la enfermedad se estabilizó en cinco
pacientes, lo que significa que dejó de progresar, y seis pacientes experimentaron una progresión en
su cáncer. Algunos pacientes presentaron fiebre y dolor durante el tratamiento con imanes.

Los resultados, dice el Dr. Goodwin, indican que los imanes han sido utilizados principalmente para
tratar el dolor en condiciones de riesgo de la vida, y han demostrado un cierto éxito.

Sin embargo, existen otros factores a tener en cuenta y es la conocida capacidad de la terapia
magnética para activar los medicamentos, hierbas y suplementos dietéticos, así como para reducir los
efectos secundarios de la quimioterapia al conducir selectivamente las drogas hasta el tumor (con
menos de la droga en el torrente sanguíneo). Lo que también podría haber sido pasado por alto por
los médicos es que la contracción de los tumores puede ser atribuible en parte a los efectos del
campo magnético.

Se requieren protocolos adecuados para la terapia magnética a fin de establecer pautas de


aplicación. Lamentablemente, este conocimiento está fuera del ámbito de la experiencia de los
médicos y requiere un esfuerzo de colaboración.

Poliomielitis

Los médicos alternativos desde hace mucho tiempo dicen que sí, y estudios recientes sugieren que
pueden estar en lo cierto, por ejemplo en el síndrome Post poliomielitis que afecta al 20% de los
antiguos enfermos.

Un pequeño imán atado a los puntos más sensibles en pacientes que había padecido polio, en un
estudio con 50 personas en el Colegio Baylor de Medicina y el Instituto para la Rehabilitación y la
Investigación (TIRR) en Houston, manifestaron una disminución significativa del dolor. "No
tenemos una explicación clara para el alivio del dolor rápido e importante observado por los
pacientes de nuestro estudio", dijo el Dr. Vallbona. Es posible que la energía magnética afecte a los
receptores del dolor en las articulaciones o los músculos o que disminuya la sensación de dolor en el
cerebro."

Fibromialgia

Los investigadores de la Tufts University School of Medicine en Boston mostraron que los imanes
ayudan a aliviar el dolor muscular causado por esta enfermedad autoinmune.
En las pruebas, los pacientes que dormían en colchones magnéticos experimentaron un mayor alivio
del dolor que aquellos que dormían en colchones ordinarios.

Neuropatía diabética

La investigación realizada en el New York Medical College de Valhalla, con plantillas magnéticas en
los pies, avalaron su efecto en el alivio del entumecimiento, hormigueo y dolor asociado con este
problema relacionado con la diabetes.

Dolor crónico

La evidencia sugiere que aproximadamente el 80% de los pacientes con dolor crónico podrían
beneficiarse de la terapia magnética. Esto es cierto para cualquier forma de dolor.

Dolor traumático

Un miembro retirado de las Fuerzas Armadas canadienses a causa de las heridas en combate, tenía un
48 por ciento de discapacidad debido a tres heridas en la espalda baja. Su condición era tan grave
que había sido operado y recibió una fusión espinal. Se le aplicó un imán de 12 cm enfocado al
Polo Norte magnético directamente en la sección dañada durante veinticinco minutos y el soldado
experimentó una considerable reducción del dolor.

Por otra parte, al ponerse de pie, por primera vez en años, no experimentó el flash de dolor quemante
en la pierna derecha superior que había sido uno de sus síntomas. Para evitar recaídas, se le
recomendó que durmiera en un colchón magnético, confirmando que, después de veinticinco años,
estaba por fin libre de su dolor.

Espasmos

También ayudan a prevenir los espasmos musculares que subyacen a muchas formas de dolor y que al
interferir con las contracciones musculares. También interfieren con las reacciones electroquímicas
que tienen lugar dentro de las células nerviosas, impidiendo su capacidad para transmitir mensajes
de dolor al cerebro.

Lumbalgias

Ayudan a aliviar el dolor de espalda, hinchazón y espasmos. Aquellas compuestas de al menos 20-30
imanes son más adecuadas. Deben estar elaboradas con material transpirable y disponer de una cinta
velcro ajustable en forma y compresión.

Coágulos

Una mujer de setenta años que acudió con dolor a causa de un coágulo fibroso en la ingle izquierda,
que se acentuaba al subir escaleras debido a la dolorosa la forma en que inciden en el flujo
sanguíneo de la pierna izquierda. En este caso, se aplicó el imán en la coronilla de la cabeza según
la tradición Ayurveda.
Amputaciones

Los científicos rusos han empleado el imán para aliviar los terribles dolores en las piernas
posteriores a las amputaciones. Se han utilizado brazaletes magnéticos para tratar ciertos tipos de
enfermedades nerviosas y del corazón. La presión sanguínea se ha reducido sin necesidad de emplear
drogas peligrosas. Graves dolencias de los vasos sanguíneos de las piernas han sido curadas con
imanes. Los cuerpos magnéticos tienen profunda influencia en las células de la sangre en la velocidad
de coagulación, etc. La exposición de sangre de donantes a campos magnéticos alivia los dolores de
los receptores en ciertas condiciones.

Aneurismas

El informe aparecido en el Miami Herald en Octubre de 1973 es muy interesante. Mr. Ronald
Kotulak escribe, "Los imanes superconductores capaces de conducir hierro y otros materiales a
través de los vasos sanguíneos, están siendo utilizados para curar dolencias muy graves sin tener que
recurrir a la cirugía, según ha afirmado un investigador de California. Un pequeño número de
tumores y aneurismas cerebrales, a los que se había considerado ya imposible aplicar la cirugía,
fueron tratados con pleno éxito con la nueva técnica, según ha dicho el Dr. Steven J. St. Lorent, un
físico del Stanford Linear Accelerator Centre. Esperamos que esta técnica se convierta en una
herramienta adicional para los cirujanos.

La técnica experimental puede dar a los cirujanos un nuevo método de introducir materiales en el
cuerpo para tratar las aneurismas o para bloquear el aporte de sangre a un tumor, provocando su
desnutrición y muerte. En los aneurismas, una sección de un vaso del cerebro se debilita, se estira y
se rompe. El tratamiento quirúrgico habitual requiere cortar y avanzar hacia el vaso dañado, un
procedimiento altamente peligroso. Con la nueva técnica, el cirujano, con ayuda de rayos X, sigue el
rastro de un delgado tubo de plástico que avanza por un vaso del cerebro hasta alcanzar el punto
dañado. Entonces, inyecta una solución de esferas de hierro y silastic (silicona líquida). El imán se
utiliza para retener en el punto deseado la solución con hierro hasta que, en pocos minutos, se
endurece formando un refuerzo de la pared debilitada.

Tumores

La técnica también parece poseer prometedoras aplicaciones en el tratamiento de ciertos tumores,


que están claramente localizados y tienen aportes de sangre claramente identificables. El imán se
emplea para retener la solución en el lugar apropiado del vaso que alimenta el tumor. Cuando esta
solución se solidifica, se corta el aporte de sangre al tumor y éste muere de desnutrición.

Cirugía nasal

El Rellenado Nasal Electromagnético es un procedimiento basado en la utilización de la atracción


magnética como medio de mantener la centralización del tabique nasal en las operaciones de
corrección de la desviación del mismo.

Brevemente, la resección submucosa implica el raspado del pericondrio y el periostio del lado de la
deformidad mayor. Esto se hace bajo anestesia local. El cartílago deformado y el hueso se quitan, las
dos capas de mucosa se colocan en aposición, y se introduce en cada uno de los orificios nasales una
pequeña cánula de 1,25 cm en espera de que una presión igual de ambos lados provoque la
centralización del tabique.

En ocasiones este último paso causa problemas y a menudo las mucosas tienden a solaparse y
desviarse hacia uno de los lados, y la presión desigual resultante puede provocar la definitiva
fijación del tabique a uno de los lados.

La sangre tiende a acumularse en los pliegues y el resultado es un hematoma que puede infestarse
fácilmente, derivando en una necrosis y, frecuentemente en perforación del nuevo tabique. En el
intento de eliminar estas complicaciones se han utilizado con buenos resultados imanes recubiertos
con teflón de 3,5 cm. de largo y 0,5 de ancho.

Insomnio

Los casos de insomnio responden rápidamente con el polo Norte del imán como única medicina. El
polo Norte de un imán circular de 330 gauss de intensidad debe ser colocado en la frente del
paciente, justamente entre las cejas y una vez al día durante 10 minutos, a la hora de acostarse. En
pocos días el paciente comenzará a dormir bien.

Dolores de dientes

Los dolores en la dentadura son aliviados con el uso de imanes. El polo Norte de los mismos debe
colocarse pegado a la mejilla del lado donde esté el dolor, durante 10-20 minutos, y hay buena
respuesta en la práctica totalidad de los casos.

Dolor en heridas

Se ata un imán de herradura a un cordel de 15 a 20 centímetro de longitud. Con los dedos pulgar e
índice se suspende el cordel junto al lugar dolorido. Se observará que el imán comienza a girar en el
sentido de las agujas del reloj o en el contrario durante algún tiempo, después se detiene un instante y
comienza a girar en sentido opuesto. Después de un rato, el imán se detiene totalmente y ya se puede
quitar. Puede repetirse si es necesario tras un intervalo de varias horas.

Dolor de cabeza

Se aplica el polo Norte en el lado dolorido. La aplicación debe durar entre 15 y 20 minutos, y puede
repetirse tras unas horas en caso de necesidad. En dolores de cabeza ocasionales se produce mejora
con una o dos aplicaciones, pero en casos crónicos quizá se necesite más El imán puede ser de
tremenda utilidad en los casos de migrañas.

Cáncer

En estos casos hay quien recomienda tanto imanes circulares como de herradura, obteniendo mejores
resultados con los últimos. La razón quizá sea que la intensidad magnética de los de herradura era
mucho mayor que la de los otros. Se utiliza un imán de herradura con gran fuerza de atracción. Los
dolores son aliviados aunque el cáncer mismo no experimentaba mejoría con este sistema. Si se
puede disponer de imanes circulares con mayores intensidades, recomendamos que se aplique el
polo Sur durante al menos una hora cada vez, 2 ó 3 veces al día.

Epilepsia

Se utiliza tanto el polo Norte como el Sur, pero este último va mejor. En caso de que los ataques
aumenten tras el uso de un polo, debe aplicarse el contrario. La aplicación es semejante a la de los
casos de insomnio. Debe mantenerse el imán sobre la frente, entre las cejas, durante 10 minutos a la
hora de dormir. Si se trata de un caso muy grave, puede aplicarse el imán de nuevo una vez por la
mañana.

Memoria

El imán ayuda también a mejorar la memoria en los casas de fallos de la misma en personas de edad
avanzada. Debe aplicarse el polo Norte en la frente durante 10 minutos antes de dormir. El área
comprendida entre las cejas es el asiento de Chakra o el plexo AJNA. Este Chakra controla todos los
demás Chakras del cuerpo, de modo que cuando es estimulado por el polo Norte, es estimulado todo
el sistema, Lo único importante a añadir es que las aplicaciones no deben durar más de 10 minutos
cada vez.

Cataratas

El polo Norte ayuda a veces en casos tempranos de cataratas. Aquí, un imán circular de grafito de
una intensidad de aproximadamente 350 gauss debe colocarse sobre el párpado durante 5 minutos
dos veces al día. Debe utilizarse siempre el polo Norte, que también puede resultar de utilidad en las
inflamaciones oculares tales como la conjuntivitis. También puede emplearse el imán en otras
dolencias, como la vista cansada.

Sordera

En la sordera debe usarse un imán de barra, con los polos en los extremos. El Norte debe ponerse en
el interior del oído y permanecer ahí durante unos 15 minutos, dos veces diarias. Si la sordera afecta
a los dos oídos, entonces debe hacerse en ambos, uno por uno o simultáneamente con dos imanes.

Quemaduras

En casos de quemaduras, el dolor será reducido aplicando el polo Sur en el área quemada durante 30
minutos. No es necesario que el imán esté en contacto con la piel, como ocurría en otros
tratamientos.

Ciática

En los casos de ciática, el mejor proceder es aplicar los dos polos del imán en estos lugares del
cuerpo: El polo Norte debe colocarse sobre la nalga, en el lugar dolorido, y el otro polo, el Sur, debe
ponerse bajo el talón. Deben mantenerse así los dos imanes durante al menos 30 minutos cada vez, y
el número de aplicaciones dependerá de la gravedad de cada caso. Hasta, digamos, 2 ó 3 veces al
día.

Reducción del nivel de colesterol en la sangre

Aquí se utilizan siete solenoides, colocados del siguiente modo:

l. Bilateralmente, sobre la entrada del sistema venoso en el conducto torácico.

2. Sobre la vesícula biliar

3. Sobre las glándulas suprarrenales

4. Sobre los puntos de origen de los tendones de Aquiles

Reducción del número de glóbulos blancos

Para reducir el número de leucocitos fueron empleados 10 solenoides.

1. Bilateralmente, al nivel de la inserción de las coracobraquiales en el húmero.

2. Sobre el triángulo de Scarpa, en los muslos.

3. Sobre la zona antero-medial del tercio medio del muslo.

4. Sobre las zonas proximal y antero-medial de la tibia. Bilateralmente, sobre la zona


antero-medial del tercio medio de tibia.

El tratamiento se aplicó en períodos de 10 minutos para cada pareja de sitios, dos veces por semana.
Los resultados obtenidos se muestran en la siguiente tabla.

Hipertensión

Para tratar esta enfermedad, los solenoides fueron empleados en 7 posiciones determinadas
empíricamente:

1. La frente.

2.1ª vértebra torácica.

3.3ª vértebra torácica.

4.11ª vértebra torácica.

5. Sobre el sacro.
6 & 7. Sobre la arteria femoral, en la base del triángulo de Scarpa.
CAPÍTULO 12

Empezar a trabajar con la Terapia Magnética

Precauciones

La polaridad es el aspecto de mayor importancia al utilizar magnetos, pues si ponemos


equivocadamente un magneto en la parte de cuerpo afectada, podemos aumentar el dolor, la
infección, el exceso de energía, etc. en lugar de disminuirlo.

También debe tenerse cuidado de colocar imanes con la densidad adecuada, pues se pueden provocar
efectos indeseables.

Personas que no deben usar imanes

(A) Personas que lleven un marcapasos o un "desfibrilador" interno. En esto se


incluyen a quien haya tenido una operación en el corazón. La razón para ello es que
pueden tener con frecuencia arritmias que necesitan ser ajustadas mediante mecanismos
eléctricos y en los cuales pueden interferir otros dispositivos magnéticos.

Del mismo modo, si su pareja lleva implantado un marcapasos o un desfibrilador


interno, si usted hace uso de un aparato magnético mientras hacen el amor, los impulsos
electromagnéticos podrían saltar al otro cuerpo.

(B) Las mujeres durante el embarazo no debe utilizar los imanes, y la razón de esto es
los imanes son conocidos por estimular el crecimiento de nuevas células que es una de
sus acciones. Si está embarazada, no es conveniente que estimule el crecimiento de
nuevas células en el embrión, ya que aunque no se ha demostrado que tenga efectos
negativos, siempre existe la posibilidad de que si aumenta el crecimiento de nuevas
células en el embrión o el feto tendrá efectos negativos.

(C) Las personas que reciben quimioterapia o radioterapia para el cáncer. La razón
detrás de esto es exactamente lo mismo que en el embarazo, porque los imanes
estimulan el crecimiento celular nuevo y esto no es conveniente porque la acción de la
quimioterapia y la radioterapia es detener el crecimiento de células cancerosas y matar
células. No obstante, los estudios en Estados Unidos que no han terminado y pudiera ser
que un campo magnético pueda detener el crecimiento de algunas células cancerosas.
No se ha probado en todas las células cancerosas y puesto que hay cientos de
variedades de cáncer y diferentes tipos de cáncer el tratamiento es complejo.

Las personas que usan marcapasos u otros equipos electrónicos en su cuerpo deben mantener los
magnetos alejados de ellos.
No utilice imanes muy fuertes cerca del corazón o de la cabeza.
No utilice imanes fuertes en niños pequeños.
Empiece el tratamiento con imanes de poca o media fuerza.
El imán no debe entrar en contacto directo con la piel en caso de quemaduras ni en heridas abiertas.
Los imanes no son compatibles con los marcapasos, desfibriladores automáticos ni dispositivos
eléctricos internos.
Si tiene objetos metálicos implantados en su cuerpo, tenga cuidado con la utilización de imanes. Si
nota molestias, deje de utilizarlos.
No debería utilizar imanes en caso de embarazo.
No debería aplicarse imanes fuertes en el abdomen después de una comida fuerte, ya que altera la
producción de ácido y la movilidad gastrointestinal.
La energía del polo Sur constituye un eficaz tratamiento capaz de resucitar células supuestamente
agotadas y desvitalizadas, pero hay que complementar inmediatamente dichas aplicaciones con otras
de energía del polo Norte.

Si se produce agravamiento de heridas y/o dolencias, se debe a que no se utiliza el polo adecuado,
nunca a un uso excesivo, aunque no debería aplicarse un imán cerca de la cabeza durante un periodo
de tiempo prolongado.
No debería tener imanes cerca de: su ordenador, disquetes del ordenador , tarjetas de crédito, cintas
de vídeo, cintas de cassette, y otros dispositivos que utilicen un sistema de grabación o lectura
magnético, ya que puede perder la información almacenada.

No ponga un imán en un microondas.

No se ponga un imán sobre una herida abierta directamente, es decir, que el imán no entre en contacto
directo con la herida.

Si tiene problemas de corazón o de circulación consulte con su médico antes de utilizar un imán.
No se aplique el polo SUR de un imán en zonas donde existan porcesos infeciosos, tomorales o
dolorosos. En estos casos aplicar el polo NORTE.

Los campos magnéticos demasiado intensos pueden llegar a ser perjudiciales en algunos casos, y no
deberían utilizarse más que en enfermedades crónicas o muy agudas, y siempre con precaución.

Preguntas y respuestas:

-¿Si uso una vara de agua puedo ponerla en una bebida caliente como té o café?

No debe usar las varas en bebidas calientes porque destruye el magnetismo. Solamente en líquidos
fríos.

- ¿Puedo utilizarlas en cualquier bebida?

Puede emplearlas en leche o bebidas alcohólicas, siempre que estén frías.

-¿Se pueden lavar los dispositivos magnéticos?


Sí, pero no hay que sobrepasar los 40º C. Tampoco utilice secadores. Lo mejor es mojarlos y
dejarlos secar lentamente.

-Tengo problemas con mis pies que siempre están fríos y me han recomendado unas medias que
comprimen. ¿Cuál sería la mejor manera de usar los imanes?

Las plantillas magnéticas porque tienen alrededor de 50 imanes por pie y aumentan la circulación
desde los pies a las rodillas. Son excelentes para los pies fríos, dolor de nervios, calambres o
piernas inquietas.

-¿Cómo sé cuándo los imanes están funcionando y cuándo debo quitármelos?

Lo habitual es ponerlos durante 20 minutos y volver a ponerlos a las 6 horas si es necesario. Los
imanes en ocasiones tienen un efecto lento al comenzar, pero su acción se prolonga en el tiempo. Los
efectos son graduales y consiguen mejores efectos en la medida en que pasan los días. Cuando se
consigue anular el dolor, no se mejora aún más con el uso reiterado. Si el dolor regresa, es el
momento de volver a utilizarlos.

Recomendaciones

Una gran variación de los resultados se puede esperar en cualquier tratamiento, pues la terapia
magnética ha demostrado unos resultados extraordinariamente amplios. Durante el curso de las
investigaciones se encontró que la gran mayoría de los imanes usados en los productos existentes
eran demasiado pequeños y débiles. Como resultado, la profundidad de la intensidad del campo
magnético y la penetración (la medida en que el campo magnético puede alcanzar) eran demasiado
bajas. Dado que muchas lesiones se localizan en el tejido o el hueso situado a varios centímetros de
la piel, estos productos apenas lograban resultados útiles, descalificando así de forma indirecta a
toda la magnetoterapia.

Igualmente desconcertante fueron una serie de resultados que mostraron un aumento del dolor en
algunas personas. Los productos utilizados tenían los imanes instalados al revés, por lo que la
polaridad se invirtió. Puesto que los polos sur y norte de un imán tienen efectos opuestos en el
cuerpo, cuando un imán se instala en la dirección equivocada en realidad puede empeorar el
problema.

Es necesario que los imanes alcancen la saturación completa del campo magnético, cercana al 90%.
Cuando esto es así, los pacientes tienden a ver los resultados de la terapia magnética con bastante
rapidez. En general las personas mayores responden al tratamiento más rápido que los más jóvenes.

En las lesiones agudas, la mayoría de la gente comienza a sentirse mejor en un día o dos, e incluso a
quien percibe los resultados en cuestión de horas o incluso minutos. Sugestión o efecto real, no
importa. En las enfermedades crónicas relacionadas con el dolor, podrían ser necesarios varios días
o incluso una semana o dos antes de empezar a sentirse mejor.

La terapia magnética no debería considerarse una alternativa al tratamiento quiropráctico tradicional.


En su lugar, se pretende complementar y mejorar el plan de tratamiento general, aunque el profesional
debe estar también preparado en el uso de los imanes. La terapia magnética puede ser prescrita
como complemento para ayudar a mejorar la cicatrización de los tejidos y ayudar a que los pacientes
se sientan mejor más rápidamente.

Teniendo en cuenta los efectos secundarios, algunos graves, que proporcionan la terapia con los
inflamatorios no esteroideos, los enfermos deberían poder disponer de otras opciones más inocuas
para aliviar el dolor y sentirse mejor.

Localización

Si el imán no proporciona alivio a los pocos días, hay que volver a colocarlo sobre el punto más
cercano que indique un localizador de acupuntura o consultar un libro especializado.

Cuando la mejora no sea notoria, hay que cambiar a otro tipo de imán o hablar con el médico acerca
del uso de medicamentos para el dolor u otro enfoque convencional.

Efecto vestíbulo

Algunos científicos subscriben el "Efecto Vestíbulo" que promueve la idea que los iones en la sangre
son manipulados por campos magnéticos que producen un efecto calorífico en el área magnetizada y
la circulación de sangre. James Souder discrepa, e insiste que "desde una perspectiva biológica, el
que los imanes activen el suministro de sangre extra a nivel celular es opuesto a la antigua idea de
que los imanes producen un efecto calorífico local para estimular el suministro de sangre que le
sobre". Para ser efectivo un campo magnético, deben estar calculados los ángulos correctos, creando
el "efecto vestíbulo", por lo que la correcta localización del imán es una parte crucial del
tratamiento.

El Dr. Dean Bonlie, Presidente del Comité Científico de la Academia norteamericana de Terapia
Magnética, explica que cuando el cuerpo se fatiga, hay una "pérdida de carga" estática lo que
ocasiona que las células rojas del cuerpo se agrupen. A través de la aplicación del campo magnético
se refuerzan las reacciones químicas, impidiendo que las células se reagrupen en la pared vascular.
Con más área disponible, la capacidad de transportar sangre y por tanto oxígeno, aumenta a la vez
que se vigoriza el cuerpo.

Otra fuente de discordancia entre los defensores de la terapia magnética es la calidad curativa de los
polos negativos y positivos. Las personas más influyentes en la terapia magnética como el Dr.
Philpott, dicen que hay efectos distintos y opuestos entre los dos polos magnéticos separados por su
función metabólica. Por lo que se refiere a la respuesta biológica, las polaridades negativas y
positivas son tan opuestas como el día y la noche, caliente y frío, ácido y álcali. El Dr. Philpott
indica que debe usarse la energía magnética negativa para luchar contras las infecciones normalizar
el equilibrio ácido/base, aumentar el oxígeno celular y reducir la retención fluida. Cuando se emplea
la energía magnética positiva puede disminuir el oxígeno celular, acelerar el crecimiento de
microorganismos y producir un aumento de la acidez metabólica, mientras que la negativa tiende a la
alcalinidad.
Cuando un átomo se interpone en un campo magnético aumentado, la carga aumenta en el átomo
durante una fracción de segundo. Este aumento en la energía es expresado por un aumento en la
velocidad de algunos de los electrones que orbitan y los protones. En el caso de electrones
apareados, uno aumenta y el otro reduce su velocidad. Este desequilibrio causa un fenómeno
conocido en física como precesión (tambaleo), lo que causa el traslado del electrón que es la base de
todas las reacciones químicas en el cuerpo. En resumen, cuando el campo magnético aumenta, la
química del cuerpo se refuerza, ayudándolo en la vuelta a la normalidad.

Prevención del dolor

Uno de los aspectos en el que todos los profesionales de la medicina coinciden es en la prevención.
Es por eso que ahora se está intentando desarrollar el doctorado en Medicina Preventiva, aunque de
momento solamente es contemplado en el ámbito de la Medicina Complementaria y Alternativa. Tan
es así, que en la medicina china tradicional los médicos solamente cobraban si sus pacientes se
curaban, sino volvían a sus consultas. En otros términos, solamente cobraban si no enfermaban, nunca
si caían enfermos. Para lograr este estado de salud empleaban la acupuntura, los tratamientos
herbarios y otras terapias, así como los consejos nutritivos. Si uno de sus pacientes se ponía enfermo
de repente, el pago del médico se detenía inmediatamente y le exigían que tratase gratuitamente a ese
paciente hasta que se restableciera su salud. En ese momento, el paciente reasumía su pago regular a
su médico para la prevención de enfermedad y el mantenimiento de su salud. Al paciente se le exigía
que cuidase su salud con todo el cuidado y siguiera las recomendaciones del tratamiento médico.
Así, el paciente estaba aceptando la responsabilidad de su propio bienestar, no delegando su salud en
el médico.

Incluso hoy con el tremendo crecimiento de la industria de la medicina complementaria y alternativa


vemos a menudo a personas que la utilizan de modo similar. Es decir, si tienen un problema de salud
acuden a un terapeuta para que “se lo solucione”. Aunque no hay nada malo con buscar la ayuda
cuando la necesitamos, si pusieran un poco de cuidado y más responsabilidad sobre su propio
cuerpo, no enfermarían con tanta frecuencia. Esto se debe principalmente a la expectativa de que
nuestro terapeuta de salud natural cuidará de nuestra salud, por lo que apenas tenemos nada o poco
que hacer nosotros. Como ejemplo, la mayoría de las enfermedades crónicas como la artritis, están
causadas por no cuidar la salud, no por imperativos de la edad. El primer paso es aceptar la
responsabilidad por nuestro propio bienestar físico, mental y espiritual.

Experiencias en atletas

Desde que tenía 15 años, Colbert ha padecido una degeneración de disco dolorosa. Hace varios
años, un compañero le habló sobre los resultados que se estaban logrando con los imanes y el resto
es historia. "En los últimos tres años estaba teniendo ya problemas serios para poder jugar al golf y
eso era algo descorazonador. Durante muchos años había días que apenas podía jugar debido al
dolor de la parte de atrás y para mitigarlo tomaba medicinas y relajantes musculares. Ahora estoy
libre de molestias desde que utilizo los imanes"

Bill Romanowski manifiesta dormir como un bebé en su colchón magnético, mientras que Hideki
Irabu lanza sus bolas más rápidamente desde que lleva una decena de imanes pegados a su cuerpo.
Jim Colbert, un golfista, lleva también imanes pegados a su espalda. Romanowski comenzó a usar
imanes hace siete años, aunque sus compañeros no le tomaban en serio. El entrenador del equipo les
había recomendado su uso, pero no fue hasta que Romanowski se lesionó cuando pudieron
comprobar su efectividad. "La primera vez que los probé, noté un gran alivio del dolor. No era
mental. Sé que no era mental, porque sé cómo reaccionaba mi cuerpo."

La terapia magnética es la última tendencia entre los atletas profesionales. La idea de utilizar los
campos magnéticos para aumentar la circulación sanguínea en el tejido lesionado y fomentar la
curación al estimular el sistema nervioso se remonta ya a los atletas de hace cientos de años y se cree
que los primeros atletas olímpicos ya usaban imanes.

"Los atletas utilizan una gran cantidad de imágenes mentales, como visualizar los movimientos de los
músculos correctos para su deporte", dice Pearson –un entrenador-. "Pueden utilizar esa herramienta
de gran alcance en la curación, logrando que las áreas lesionadas se regeneren con mayor rapidez.
Además, bloquea las terminaciones nerviosas que ocasionan el dolor. Es muy relajante."

No entender cómo funciona una terapia alternativa no es obstáculo para los deportistas en busca de
alivio, aunque puede serlo para los representantes de sanidad. La cuestión es si quieren favorecer su
uso por el bien de las personas, o impedirlo por el bien económico de los que venden productos
farmacéuticos. La Oficina de Medicina Alternativa del NIH, que fue creado hace unos años, está
financiando un estudio de la terapia magnética en la escuela de Enfermería de la Universidad de
Virginia. Uno de los investigadores dijo: "No sé lo que es, pero funciona."

Algunos resultados

Este estudio se efectúo en 375 pacientes hospitalizados en el Hospital de Sanikukal, Tokio, a los que
se les puso a dormir en un colchón y almohada magnetizados.

Síntoma Total Resultados


%Total
Casos positivos

Dolor de cuello y
66 47 71.2%
hombro

Dolor zona baja de la


76 61 80.3%
espalda

Dolor general de espalda 31 25 80.7%

Dolor en las
68 54 79.4%
extremidades inferiores

Insomnio 70 61 87.1%

Fatiga 64 53 82.8%
CONCLUSIONES: Del total de 375 casos con síntomas, 301 (80.27%) tuvieron resultados positivos
y en 74 casos (19.73%) no hubo ningún resultado.

En otro estudio clínico doble-ciego para la utilidad de la magnetoterapia en pacientes con


fibromialgia que se efectuó en la Universidad de Medicina de Boston, MA, se llegaron a las
siguientes

CONCLUSIONES: Durmiendo en una almohadilla y colchón magnéticos, con un imán que entregaba
200-600 gauss a la superficie, se proporcionó un aumento significativo en el alivio del dolor
pertinente y la mejora del sueño en la fibromialgia. No hubo ninguna reacción adversa durante el
período de ensayo de 16 semanas.

Reacciones producidas por cada polo magnético

Algunas de las reacciones o efectos producidos por cada uno de los polos de un imán están descritas
en esta tabla.

POLO NORTE NEGRO POLO SUR ROJO


(-) (+)
SEDA TONIFICA
Disminuye el dolor e inflamación. Incrementa el dolor e inflamación.

Destruye microorganismos de tipo Fomenta el crecimiento de


patógeno. microorganismos.

Fomenta el crecimiento acelerado de


Desaparece ciertos tipos de tumores.
tejidos normales.

Reduce la hiperacidez. Incrementa el nivel de acidez.

Atrae glóbulos rojos y blancos,


Incrementa la producción de glóbulos
produciendo mejor oxigenación de los
rojos.
tejidos y reducción de las infecciones.

Incrementa la flexibilidad en los vasos


Disuelve cristales. capilares, venas y arterias
endurecidas.

Incrementa la flexibilidad de órganos y


Disuelve coágulos de sangre.
tejidos.

Abre los conductos obstruidos.


Disuelve materiales grasos.
Expande y aumenta la flexibilidad.
Incrementa la actividad de los órganos
Reduce la fiebre.
y estimula sus funciones.

Reduce el sangrado en las heridas. Fortalece funciones cardiacas.

Fortalece a los tejidos débiles.

Expande las contracturas anormales.


CAPÍTULO 13

Sueño y magnetismo

¿De qué manera la falta de sueño afecta nuestras vidas?

El sueño es una parte clave del mantenimiento de la salud, que afecta a todo en la vida, incluso a
cómo nos sentimos en las relaciones con los demás. La falta de sueño afecta negativamente a la salud
física, a la habilidad para manejar el estrés, y al estado de ánimo general. Incluso una noche de sueño
interrumpido o perdido puede reducir la productividad y aumentar las posibilidades de accidentes en
el hogar o el trabajo.

La falta de sueño compromete el sistema inmunológico del cuerpo y afecta el metabolismo y la


memoria. En promedio, la gente tiene una disminución del 50% en las pruebas de memoria después
de una noche sin dormir, porque la capacidad de todo el cerebro queda afectada.

Uno de cada tres adultos tienen falta de sueño durante la noche debido a su dolor de espalda, de
cabeza y musculares, perdiendo un promedio de 20 horas de sueño al mes -el equivalente a casi tres
noches llenas de sueño-. Más del 60% de los adultos mayores de 50 años sufren de falta de sueño
debido al dolor artrítico en la noche.

Los estudios clínicos han mostrado que un sistema diseñado para el sueño proporciona muchos
beneficios a quienes padecen dolor crónico por la noche e insomnio, y aquellos que se despiertan
cansados y con los músculos tensos. Es importante resaltar que algunos imanes que se utilizan para
esta terapia son muy pequeños, con la energía muy baja y la profundidad de penetración limitada
(menos de 2 cm). También es común que la acción de los imanes se vea impedida por el forro
sintético o demasiado grueso de estos soportes que terminan perturbando el sueño en lugar de
reforzarlo.

El sueño es una parte importante para un estilo de vida saludable, y esencial si queremos sentirnos
mejor durante el día. Aunque los requisitos varían ampliamente, la mayoría de los adultos necesitan
siete u ocho horas de sueño nocturno, siendo las tres primeras horas las más decisivas.

La falta de sueño daña la habilidad para funcionar apropiadamente durante el día y se estima que
entre 1 a 3 de los adultos pierden 20 horas de sueño cada mes debido al dolor nocturno y el
insomnio. Aquéllos que se quejan de esta experiencia de dolor nocturno, manifiestan también dolores
de cabeza, dolores musculares y dolor de tipo artrítico.

La pérdida de sueño disminuye la habilidad del cerebro entero para funcionar, siendo dañado
especialmente en las áreas del cerebro responsables de la atención, la planificación compleja, y el
juicio. Hasta hace poco, la mayoría de los científicos no creían que la falta de sueño causaba ningún
problema físico significativo. Sin embargo, un estudio en la Universidad de Chicago, demostró que
esa deuda de sueño tiene un efecto dañino en la función endocrina y el metabolismo de los hidratos
de carbono y puede aumentar la severidad de los desórdenes crónicos, incluso la sensación de dolor.
El impacto de la falta de sueño es tanto que cuando hombres jóvenes saludables duermen apenas
cuatro horas, incluso durante solamente unos días, su análisis de sangre resulta emparejado con los
diabéticos. Además, desarrollan un alto nivel de cortisol que puede llevarles a la hipertensión y el
deterioro de la memoria.

Las estaciones

El proceso de sueño no se entiende totalmente, pero sabemos que cuando es de noche, la glándula
pineal (una glándula magnéticamente sensible localizaba en el centro del cerebro) secreta una
hormona llamada melatonina que se cree induce el sueño. Los resultados de los experimentos es que
los cambios de estación ocasionan un desorden afectivo por el cambio del campo magnético de la
tierra, que afectan la secreción de melatonina y se desincronizan los ritmos circadianos. Estos ritmos
controlan nuestro ciclo de sueño/vigilia, también conocido como nuestro reloj biológico. Durante los
meses invernales el campo magnético de la tierra disminuye en su fuerza, aumentando la
susceptibilidad a la desincronización de los ritmos circadianos que ocasionan depresión invernal
recurrente, asociada con la hipersomnia, irritabilidad y deseo de comer hidratos de carbono. El
estudio también demostró que estas alteraciones pueden ser gradualmente resincronizadas con la
aplicación de un campo magnético. La aplicación práctica es que se debería sería dormir en una
almohadilla de colchón magnética.

Dificultad para dormir

La dificultad para dormir (el insomnio) puede adoptar dos modelos: dificultad para dormir y
dificultad quedarse despierto durante el día. Los efectos de dolor afectan a las dos fases y provocan
artritis, calambres en las piernas, fibromialgia, síndrome de las piernas inquietas, y otros dolores que
afectan al sistema músculo espinal.

La razón más común para los problemas de sueño para las personas con el dolor es el propio dolor.
Mientras las personas con la incomodidad pueden dormirse en el futuro, el dolor les despierta a lo
largo de la noche, y se sienten exhaustos al día siguiente. Aunque pueden conseguir dormir muchas
horas, se fatigan durante el día debido a la pobre calidad del sueño.

El sueño consiste en dos estados muy diferentes: el movimiento rápido del ojo (REM) y sueño de
No-REM. En el sueño REM (cuando ocurren los sueños) los ojos se mueven bajo los párpados, el
latido del corazón se hace intenso, el cuerpo se mantiene activo, y puede agravarse la sensación de
dolor. Muchas personas se despiertan sintiéndose tensos o con la sensación de que el colchón es
duro.

Durante las fases de sueño de No-REM, no se tiene relación con la fase más profunda (fase 4).
Durante este tiempo el cuerpo se repara y restaura la energía perdida, utilizando una hormona
llamada somatostatina u hormona del crecimiento. Se cree que en la fase 4 es cuando se manifiesta
las enfermedades dolorosas como la fibromialgia.

Mejorar la calidad de su sueño


Para quien experimente dificultad para dormir, se recomiendan estas opciones:

Evitar las bebidas alcohólicas en la tarde. El alcohol puede ayudar a dormir, pero también ocasiona
mal despertar.

Reducir el café, té, y otras fuentes de cafeína, sobre todo por la tarde.

Evitar comer mucho de noche.

Escuchar música relajante o hacer algún ejercicio de relajación como el yoga antes de acostarse.

No usar el dormitorio como lugar de trabajo.

Tome un baño no demasiado caliente antes de acostarse.

Evitar la siesta si interfiere en el sueño nocturno.

Si es incapaz de dormirse dentro de 20-30 minutos de acostarse, es mejor levantarse y hacer algo
más hasta que se sienta sueño. De esta manera el cuerpo no asocia la cama con la vigilancia.

Productos naturales. Para aquéllos que tienen dificultad para dormir a causa del dolor, las terapias
complementarias y alternativas no invasivas y libres de efectos secundarios, son una buena
alternativa.

Los estudios clínicos han mostrado que una almohada magnética propiamente diseñada proporciona
muchos beneficios a quienes padecen conjuntamente dolor e insomnio, y para quienes se despiertan
cansados.
CAPÍTULO 14

Productos magnéticos

Tobillera

La tobilllera envuelve y comprime los tobillos débiles, doloridos o lesionados, transmitiendo la


curación magnética en toda la zona del tobillo. Estos tipos de productos magnéticos se puede utilizar
para las distensiones de tobillo, esguinces, así como dolor generalizado debido al uso excesivo o
hinchazón leve.

Imanes Spot

Se trata de la terapia individual, o para aplicar en un punto. Los imanes que se pueden aplicar
directamente al cuerpo usando varios métodos incluyendo abrigos, cinta quirúrgica adhesiva /
vendajes elásticos, o cualquier otro producto que mantenga los imanes en su lugar. También puede
colocarse en los puntos de acupuntura.

Refuerzo para el codo

El imán proporciona compresión de las articulaciones del codo dolorosas y/o heridas, así como
ayuda a la curación del campo magnético en la zona de la articulación. Se puede utilizar para
tendinitis, esguinces, artritis y dolor.

Refuerzo para el hombro

Proporciona la estabilización de los hombros y la compresión de la articulación. Se emplea para el


hombro doloroso y en inflamaciones articulares, esguinces y artritis.

Pulseras y collares

La joyería incluye las pulseras en todas sus variedades, además de proporcionar una manera fácil de
usar imanes para la salud diariamente. Ayuda en la circulación sanguínea al aumentar el flujo
sanguíneo y reducir el dolor.

Faja lumbar

Estos tipos de respaldos y envolturas están diseñados para cubrir un área más grande del cuerpo, y
por lo general contienen un gran número de imanes individuales con el fin de proporcionar alivio del
dolor sobre un área amplia. Se pueden utilizar para muchos tipos de dolor de espalda o la cadera,
tales como torceduras, lumbalgias y dolores musculares.

Rodillera

La terapia magnética de rodilla envuelve, da soporte y estabiliza las rodillas dolorosas y/o heridas,
así como rodean la articulación de la rodilla favoreciendo su cicatrización. Pueden ser utilizadas
para diversos tipos de afecciones de la rodilla incluyendo torceduras, esguinces, tendinitis, así como
en el dolor en la rodilla debido a osteoartritis.

Colchones

Las cubiertas magnéticas para colchón y fundas de colchones contienen por lo general cientos, o
miles, de imanes individuales, que sirven para cubrir el cuerpo entero en un gran campo durante el
sueño. Estos productos se utilizan a menudo por personas que tienen dolor crónico, dolor de espalda
en particular, aunque muchos también los usan como una herramienta integral de beneficios para la
salud en general.

Masajeadores

Ofrecen la ventaja de permitir al usuario aplicar los imanes en partes específicas del cuerpo sin
necesidad de llevarlos fijos. Aumenta el flujo de sangre y reducen el dolor muscular u articular.

Sillas

Se han fabricado Sillas Electromagnéticas donde se sienta el paciente para tratamientos de 10 a 15


minutos cada vez. Varios electroimanes colocados en la silla son activados simultáneamente de
manera que todas las partes del cuerpo, de la cabeza a los pies, reciben la carga magnética. Se han
conseguido buenos resultados en casos de artritis, reumatismo, espondilitis, ciática, neuralgias y
otras dolencias. También están utilizándose vibradores electromagnéticos para el tratamiento local de
zonas doloridas. A pesar de todo ello, aún pensamos que el tratamiento con imanes permanentes es
mucho más sencillo, menos costoso, y además no tiene riesgo alguno tales como descargas eléctricas,
etc.

Agua magnetizada

Si se mantiene un vaso de agua en contacto físico con un imán de herradura, se obtiene el mismo
efecto. Mantenemos el imán tocando el vaso durante unos 5 minutos antes de beber el agua. Es éste un
método más sencillo, que cualquiera puede emplear. El agua magnetizada tiene también efectos
beneficiosos en los órganos de la digestión.

El agua corriente, cuando es tratada con un imán, es capaz de disolver ciertos sólidos (como algunos
tipos de cálculos renales) y los resultados de trabajos en otros países, como Inglaterra y los Estados
Unidos, muestran que ciertas formas de cáncer pueden ser ahora tratadas con los invisibles campos
de fuerza de un imán. Las investigaciones que se han llevado en Puerto Rico, Inglaterra y Rusia,
muestran que en animales (ratones, ratas) con quemaduras resultantes de una sobre-exposición a una
fuente de radioactividad o de rayos X, el porcentaje de los que sanan tras ser tratados
biomagnéticamente es más alto que en aquellos animales que no son tratados.

El tratamiento del agua potable con campos magnéticos potencia la actividad iónica del hidrógeno
del agua, y puede utilizarse para estimular la actividad mental, además de producir un efecto
calmante, neutralizando las situaciones estresantes (tensión muscular, hipertensión arterial,
palpitaciones, cefaleas, insomnio, irritabilidad, etc...).

Si se mantiene el polo Norte de un imán sumergido durante unos minutos en un vaso de agua y acto
seguido medimos su pH, podremos observar que éste es alcalino; en cambio, si sumergimos el polo
Sur hará que el agua se vuelva ligeramente ácida. Es decir, los efectos del campo magnético varían
en función de la polaridad aplicada. El pH del agua puede cambiar de 7 a 9'2 mediante su exposición
a un campo magnético de 7000 gauss. Además de modificar la temperatura, tensión superficial,
viscosidad y la conductividad eléctrica.

El agua magnetizada con el polo Sur tiene una tensión superficial menor que el agua magnetizada con
el polo Norte. Además el agua magnetizada con el polo Sur, proporciona energía y vitalidad. El agua
magnetizada con el polo Norte acelera los procesos curativos y relaja.

Aunque el agua magnetizada no conserva sus propiedades magnéticas como una barra de hierro, la
ingestión de agua magnetizada modifica la polaridad de los átomos del cuerpo, especialmente los de
hidrógeno, que tienen un protón (positivo) y un electrón (negativo). Se modifica el eje de rotación y
la órbita del electrón, cambiando su polaridad. Esto le proporciona un sabor a agua de lluvia, al
mismo tiempo, que reduce el sabor a cloro y a flúor.

El agua magnetizada también produce efectos positivos en los órganos digestivos y urinarios, en los
nervios, en la presión de la sangre, ayuda a desbloquear arterias y normaliza el sistema circulatorio.

No es necesario que el imán esté en contacto con el agua que se pretende imantar, puede colocarse en
el exterior de un recipiente de cristal, cerámica, cobre o aluminio (nunca de un material que se
magnetice, como el hierro). No se aconseja tener elementos magnetizables cerca del campo
magnético (como los cubiertos metálicos). Retirar el imán antes de introducir una cuchara en el
recipiente y/o retirar la cuchara antes de colocar el imán. Si la cuchara es de madera, de plástico o
de cualquier material que no se magnetice no es necesario retirarla.

Beneficios de la ingestión de Agua Magnetizada:

Mejor gusto.

Reduce la acidez y ayuda a regular el pH del cuerpo.

Produce efectos terapéuticos en el cuerpo, especialmente en los sistemas: digestivo,


nervioso y urinario.

Ayuda a limpiar arterias bloqueadas, normaliza el sistema circulatorio y la función


de regulación de temperatura.
Es beneficiosa para problemas de riñón, gota, obesidad, y envejecimiento prematuro.

Estimula la actividad cerebral.

Facilita la relajación y el bien estar.


Proporciona más salud y vitalidad.

La terapia magnética, que fue pionera en el antiguo Egipto, se ha convertido en uno de los pilares de
la medicina alternativa moderna Sus partidarios occidentales más conocidos son Cherie Blair
(esposa de Tony Blair), Bill Clinton y Sir Anthony Hopkins, el actor. A pesar de que sus méritos son
desafiados por los médicos tradicionales, se utiliza ampliamente para tratar dolores en las
articulaciones, lesiones deportivas, dolores de espalda, dolor muscular y dolor menstrual.

Durante décadas, los imanes han ocupado un lugar entre los tratamientos alternativos, junto con las
hierbas y la acupuntura. Sin embargo, se promovieron para todo tipo de enfermedades, algunas de las
cuales no requerían esta terapia, como es el caso del SIDA, cáncer, enfermedades del hígado y otras
patologías. Esto está cambiando y cada vez hay más usos avalados científicamente. Varios estudios
clínicos controlados realizados en los últimos años sugieren que los imanes pueden efectivamente
tratar algunos trastornos, por ejemplo, se utilizan para ortodoncias, extracciones dentales, y para
acelerar el crecimiento de los huesos. Algunos profesores de la Facultad de Medicina de Columbia
están utilizando los imanes para reducir el dolor entre las personas que han tenido injertos de bypass
coronario arterial.

El uso de la Terapia Magnética ahora se mezcla con la quiropráctica, el masaje, la acupuntura,


fitoterapia, la nutrición ortomolecular, retroalimentación biológica, la homeopatía, y el resto de las
terapias naturales. Lo que parece cierto es que, si tiene gran atractivo, es debido a su efectividad.
Algunas de sus ventajas es que se trata de una terapia natural, no tóxica, no hay que tomar ninguna
píldora, poner ninguna aguja, ningún ungüento, no tiene efectos secundarios y lo más importante, es
de bajo costo. La terapia magnética, cuando se aplica por un profesional, la nutrición apropiada y el
ejercicio, ha demostrado ser el remedio más eficaz y barato. Sus efectos son inmediatos y perduran
en el tiempo, incluso aunque se suprima.

Y respecto a su razón de ser, lo primero que observamos es el universo, en donde se llegan a


desarrollar hasta 400 millones de grados centígrados, la temperatura más alta conocida. La superficie
del Sol, que no es sino una enorme esfera de gases ionizados en eterna rotación, llega a alcanzar
solamente a 5000 grados centígrados, una temperatura donde nada que conozcamos podría existir.
Los científicos están ahora generando gas hidrógeno ionizado, tan increíblemente caliente que
vaporiza instantáneamente cualquier cosa que toque. Afortunadamente está confinado en laboratorios,
en el interior de recipientes de paredes invisibles. Ello es sólo posible porque el plasma ionizado
supercaliente genera un enorme campo magnético y la única fuerza capaz de mantener ese plasma en
un lugar fijo y contener su mortífera reacción, es un muro de fuerza magnética negativa. En los
laboratorios de física espacial, por tanto, temperaturas 800.000 veces mayores que la de la
superficie solar son retenidas en "botellas'' magnéticas.

El Sol es un colosal electroimán, como lo son los miles de millones de estrellas de nuestra Galaxia, y
todas las galaxias diseminadas por el Universo conocido. Se sabe que los planetas generan campos
magnéticos muy semejantes al de la Tierra, y se ha descubierto recientemente que el cerebro humano
tiene polarización magnética positiva-negativa. Se especula abundantemente sobre las sutiles
diferencias entre los sexos y su relación con la orientación magnética del cerebro. La glándula Pineal
está casi exactamente centrada bajo el cerebro (aproximadamente en el centro de la frente) y le
Pituitaria (hipófisis) está localizada en la base del cerebro, en el centro del cráneo. Pudiera ocurrir
que sin ser nosotros conscientes de ello, nuestros cerebros tuviesen las características de un receptor
de radio. Puede que el cuerpo humano tenga algo así como una antena que recoja señales del espectro
electromagnético y las convierta en actitudes emocionales, estados de humor, etc. La conexión
cuántica ha venido a demostrar estas hipótesis, al establecer que la comunicación entre los billones
de células de nuestro cuerpo no se realiza a través del sistema nervioso (demasiado lento e
impreciso), sino mediante el intercambio electromagnético que viaja a velocidades similares a la de
la luz.

Los profundos efectos del magnetismo han sido detectados en tantas áreas de la existencia humana,
que está llamado a convertirse en una nueva ciencia. Gracias a ella sabemos que el campo
electromagnético rodea al cuerpo humano con carga positiva en la parte posterior del cerebro, y
sobre los grupos de nervios espinales y sacros. A lo largo de los brazos y piernas se hace positivo de
forma gradual.

Todos los flujos de energía y estados de ánimo del hombre están determinados por los cambios
químico-electromagnéticos -alteraciones cuánticas- de los nervios del cerebro y la espina dorsal, los
cuales son parte de la carga magnética del cuerpo, que es afectada por las fluctuaciones del
geomagnetismo. Y estas fluctuaciones son resultado de las pautas magnéticas del sistema solar. Si se
restablece a sus niveles óptimos, la enfermedad mental se solucionaría fácilmente.

Los campos magnéticos producidos ya sea por imanes o dispositivos electromagnéticos, son capaces
de penetrar el cuerpo humano y pueden modificar el funcionamiento del sistema nervioso, órganos y
células, estimular el metabolismo y aumentar la cantidad de oxígeno disponible para las células.
Cuando son usados adecuadamente, la terapia de campos magnéticos no tiene efectos secundarios
dañinos.

La mayoría de las células y tejidos del cuerpo humano emiten impulsos electromagnéticos –
pulsaciones cuánticas- y la presencia de ciertas enfermedades o lesiones interrumpen estos campos.
Los imanes producen campos de energía que pueden penetrar en el cuerpo humano, corrigiendo los
disturbios y restableciendo la salud a los sistemas afectados, órganos y células. Por desgracia,
muchos de los imanes comercializados para los consumidores son los denominados como imanes
estáticos, también llamados imanes constantes, porque no cambian el campo magnético. Por lo
general son de metal o piedra imantada magnetizada. Se comportan de modo diferente que los
electroimanes, que sólo tienen un campo de energía mientras que la electricidad pasa a través de
ellos.

Los campos magnéticos producidos desde el polo negativo del imán tienen poderes curativos y se
cree que estimulan el metabolismo, aumentan la cantidad de oxígeno disponible para las células, y
crear un entorno menos ácido en el cuerpo. Debido a que las células cancerosas no pueden prosperar
en un medio alcalino, los efectos de los campos magnéticos negativos pueden detener o reducir la
propagación de tumores. Por la misma razón, los campos magnéticos negativos aceleran la curación
de heridas, huesos rotos, infecciones y mitigan los efectos perjudiciales de los productos químicos,
tóxicos ambientales, drogas adictivas, y otras sustancias nocivas.

La terapia magnética implica el uso de delgados imanes de metal adheridos al cuerpo solos o en
grupos. A veces se montan en pulseras y collares, con parches adhesivos que los mantienen en su
lugar, en bandas o cinturones que se pueden envolver alrededor de la muñeca, codo, rodilla, tobillo,
o la zona lumbar. Hay plantillas magnéticas incluso en almohadillas para el sueño. Estos imanes se
pueden usar sólo durante unos minutos o durante varias semanas, dependiendo de la enfermedad.