Está en la página 1de 22

JOSÉ LUIS MARHUENDA

EL DIRECTOR DE
ORQUESTA
El arte de la dirección orquestal

I. Índice

II. Introducción (4)

III. La figura del diretor de orquesta (5-12)

Orígenes y evolución

Función

Imaginación y reproducción

El ensayo

La técnica gestual

La representación

IV. Entrevista con directores (13-17)

Gonzalo Berná Pic

Andrés Pérez Bernabé

2
V. Un repaso a algunos de los grandes
directores de orquesta (18-19)
Carlos Kleiber

Herbert Von Karajan

Leonard Bernstein

Claudio Abbado

VI. Conclusión (20)

VII. Bibliografía (21)


3
II. Introducción

En este trabajo trataremos de esclarecer la figura del director de


orquesta, el gran desconocido entre los no conocedores de música
y que en muchos casos se creen cosas que no son lo más cierto;
normalmente para los que no han estudiado música es fácil creer
que es simplemente una persona que está grada frente a la
orquesta moviendo su batuta de arriba a bajo sin más.

Por todo esto daremos un repaso a la Historia y evolución del


director de orquesta, su función, la reproducción de las obras, el
ensayo y la representación de estas. También entrevistaremos a dos
directores y hablaremos de algunos de los más importantes.

Agradecimientos:

Agradecer a mi profesora Isabel Boluda Bodí, por su ayuda para realizar


este trabajo. Agradecer también a los dos entrevistados Gonzalo Berná Pic
y a Andrés Pérez Bernabé por su tiempo y dedicación a la hora de
responder. Finalmente agradecer a mi compañero Borja Manresa por estar
ahí siempre como consultor.


4
III. La figura del diretor de orquesta

Orígenes y evolución

La figura del director de orquesta comenzó a surgir a


medida que la composición musical se tornaba
progresivamente más compleja. Es a finales del siglo
XVII cuando la música eclesiástica comienza un
proceso de acompleja miento debido a la introducción
de instrumentos de acompañamiento o que doblan las
voces. Este hecho provoca una mayor polirritmia y
polifonía en las obras, lo que obliga a que aparezca la
figura de un supervisor que tratase de solventar estas
nuevas dificultades marcando sobre todo el tempo y las
entradas durante las interpretaciones.

Jean-Baptiste Lully dirigiendo.

Este papel suele recaer sobre el maestro de capilla, aunque mas tarde surge una
tendencia que llega a denominarse “la doble veste”; los compositores se convierten
el los directores de sus propias creaciones. Cuando esto no es posible ya que
difícilmente se llega a disponer siempre del compositor para dirigir una obra, es el
“Konzertmeister” (concertino) o el “maestro al Cémbalo” quienes desempeñan este
papel.

Como antes indicaba en un principio la dirección tan solo tenía por finalidad la
marcar el tempo (ritmo) y las entradas, esto comienza a materializarse físicamente
mediante un gran bastón que efectuase los golpes rítmicos, lo que resultaba
ruidoso e interfería directamente en contra de la calidad de la producción sonora.
Es así que este bastón comienza a tornarse mas pequeño y ágil; un ejemplo de
esto es que el “Konzertmeister” comienza a emplear el arco de su violín para ejercer
dicha función, este pudo ser el origen de la actual batuta.

5
Siempre resulta curioso destacar la trágica anécdota del compositor de la corte
francesa Jean-Baptiste Lully el cual aplastó su pie violentamente con el bastón
mientras dirigía, lo que le causo una fuerte herida que devino en gangrena y acabó
con su vida; este también debió ser un escabroso ejemplo de por que la batuta
debía ser más ágil y silenciosa.

-Véase, ejemplo de Lully dirigiendo con bastón: https://youtu.be/grbq6AoquhI

La composición musical va aumentando en complejidad cada vez más y más, y de


la mano junto a esta, por supuesto, el papel del director. Anteriormente las
orquestas y agrupaciones eran mucho mas pequeñas que como hoy día las
conocemos, es a principios del siglo XVIII cuando la estructura de la orquesta
sinfónica cambia y los instrumentos de cuerda toman un papel predominante,
creciendo así las orquestas en dimensión y expandiéndose el repertorio musical;
las secciones de cuerda de las orquestas llegan a incluir treinta o más violines
primeros y segundos y el aumento de complejidad en la orquestación, fuerza a la
figura del director a tornarse especializada, profesional y dedicada, pasando de una
primitiva función de controlar el tempo y las entradas a además trabajar el apartado
artístico en busca de la representación más ideal de esa compleja orquestación y
escritura musical.

Hans von Bülow es considerado como el primer director profesional no


compositor, tras de él, la figura del director a parte de resultar imprescindible
comienza a poseer un gran prestigio social y cultural hasta nuestros días.

Función

Al igual que el violinista conoce y toca su violín o el trompetista hace lo propio


con la trompeta, el director también toca un instrumento; pero a diferencia de los
instrumentistas citados anteriormente, el instrumento que el director debe
dominar es todo un organismo viviente formado por células que respiran con
independencia las unas de las otras, pero que a su vez se necesitan las unas de las
otras para producir lo que en este caso es la música. Este organismo es la orquesta
una suma de seres humanos, con un conjunto multiforme de instrumentos, toda
una compleja máquina artística que debe ponerse al servicio de la música y esta es

6
Director de orquesta Claudio Abbado

la verdadera labor del director, conseguir que toda esa amalgama de


instrumentistas diversos converjan en una misma intención musical, es decir,
debe ser capaz de convencer a cada uno de los músicos de lo que desea lograr
transmitir con una obra.

Por lo tanto, el director debe conocer las leyes por las que se rige ese organismo
que le sirve de instrumento, su naturaleza y las infinitas características peculiares.

El gran director de orquesta Herbert Von Karajan compara la orquesta con una
bandada de pájaros: “Es algo que me ha fascinado siempre: Una nube de trescientos pájaros
obedeciendo a una misma voluntad, sin un guía aparente. Sus movimientos perfectamente
coordinados y de una enorme belleza… Eso metafóricamente es la orquesta.” Con esta
declaración Karajan explica la labor del director, el es ese guía que no existe
aparentemente, tan solo un medio por el cual los pájaros y en nuestro caso los
músicos moldean la música con una misma voluntad, perfectamente coordinados
y cuando esto se da en una orquesta es entonces cuando esta es capaz de cautivar
con una belleza increíble.

Explicado de forma que la gente no conocedora de la música culta pueda entender,


el director de orquesta se asemeja de alguna forma a la imagen del empresario;
este coordina a su personal, los comanda hacia un proyecto, innova, propone,
concilia y sobre todo trabaja por que ese proyecto que vislumbra salga a relucir y
tenga éxito. El director de orquesta “grosso modo” hace algo similar.

7
Imaginación y reproducción

El director debe a una escala mucho mayor que


cualquier intérprete, disponer de un dominio total
de la obra y tiene, como Hermann Scherchen cita
en su libro “El arte de dirigir la orquesta”, que: “Ser
capaz en su fantasía, recrear la imagen sonora ideal de la
obra. Sólo cuando haya logrado eso, cuando la obra haya
adquirido una suma perfección en esta su recreación
imaginativa puede atreverse el director a darle forma
plástica por medio de la orquesta.” Y esto en términos
generales es lo que hace cualquier solista al
afrontar una obra, estudiarla, buscar lo que quiere
transmitir y hacerse con esta idealización perfecta
Karajan estudiando una partitura de la obra, entonces el solista se dispone a llevarlo
acabo, pero, la labor del director es mucho más compleja ya que no tiene que
preocuparse por una sola linea melódica, sino por que trece o más de estás, es
decir, toda la orquesta se acerque lo máximo posible a esa idealización.

De esta forma estamos distinguiendo dos fases en este proceso:

Una primera en la que el director como artista; forja, esculpe o pinta, su


idealización perfecta de la obra, teniendo siempre en cuenta la intención del
compositor y una segunda en la cual trata de lograr la realización de esa
idealización.

El ensayo

El momento y lugar en el que esa segunda fase de la que hablábamos sucede, es


en el ensayo, aquí es donde el director desempeña su más importante papel, el de
conducir a los músicos hacia su concepción perfecta de la pieza en base a lo que
entiende que el compositor quiere transmitir y por lo tanto lograr una solución
práctica de los problemas de interpretación y musicales que puedan darse. En el
ensayo es también el momento en el que el director debe, para poder solucionar
esos problemas, emplear todos sus extensos conocimientos musicales. Un

8
Director de orquesta ensayando, Leonard Bernstein

director debe conocer la técnica de todos los instrumentos que componen la


orquesta, disponer de unos amplísimos conocimientos musicales en Historia,
Estética, Armonía, Contrapunto, Orquestación, etc; dominar una amplitud de
repertorio mucho mayor que la del mismísimo pianista, y sobre todas las cosas,
poder de convicción.

Karajan explica en una entrevista: “Creo que además de todo lo que se puede aprender
sobre la dirección, que no resulta poco, hay dos cualidades que no se pueden aprender: Qué tan
fuerte percibe alguien la música que quiere interpretar y que tan grande es la fuerza de su
capacidad de transmisión”.

-Véase, entrevista a Karajan: https://www.youtube.com/watch?v=_degSwDZDTA

Es mediante ese poder de convicción y todos los conocimientos de los que


dispone, la vía por la cual el director, como bien dice Hermann Scherchen, verter
esa forma ideal creada mediante la audición interna, sobre el molde que es la
orquesta y también saber corregir las impurezas que por naturaleza deforman ese
molde.

Es muy importante resaltar que el director trabaja con personas, recuerden, la


orquesta es ese complejo organismo vivo, compuesto por personas con las que el
director ideal debe saber conectar y convencer de lo que les esta pidiendo. Es por
ello que el gran director Leonard Bernstein dice: “El director no solo debe hacer que la
orquesta toque, sino que también desee tocar. Debe estimularla, entusiasmarla, hacer que fluya
la adrenalina, ya sea rabiando, suplicando, pidiendo… La forma como lo haga, debe incitar a
sus músicos a que amen la música como el la ama. No se trata de imponer su voluntad como un

9
dictador, sino de proyectar sus sentimientos a su alrededor, de tal manera que alcance hasta el
ultimo músico en la segunda sección de violines. Y cuando esto suceda, cuando todos y cada uno
compartan su sentir, cuando cien hombres compartan exactamente ese mismo sentir de forma
simultánea, respondiendo como uno ante cada altibajo de la música; ante cada pequeña pausa,
cada punto de llegada y de partida. Cuando todo eso suceda entonces existirá así como una
humana identidad que no tiene parangón ningún otro momento o lugar. En este torrente de
identidad, el director se puede comunicar con sus músicos y automáticamente con su audiencia,
al mas íntimo nivel. Si existe este torrente, este… casi puedo llamarlo “amor”, el director y la
orquesta quedaran tejidos como uno y durante la representación funcionaran como uno.

En resumen, en el ensayo el director no debe solo esgrimir conocimientos


musicales, si no que hacer que estos lleguen hasta cada músico y juntos sean
capaces de reproducir con fidelidad esa idealización de la que tanto hablamos.

-Véase, Carlos Kleiber corrigiendo en un ensayo:


https://www.youtube.com/watch?v=MquJL4vrWnc

La técnica gestual

Para guiar y comunicar el director a los intérpretes lo que este quiere lograr, no
puede solo hacerlo mediante la palabra, ya que esto solo puede suceder en los
ensayos y no durante un concierto, es por ello que el director desarrolla una
técnica con el gesto, del cual siempre se resaltan las manos, pero es mas bien con
todo el cuerpo.

El director debe comunicar a la orquesta no lo que esta sucediendo en el


momento sino lo que quiere que suceda después, es decir, el director lee y percibe
dos cosas al mismo tiempo: Lo que esta sonando en ese momento y lo que debe
sonar justo después, diríamos que esta constantemente preparando la música y
transmitiendo mediante el gesto el carácter, tempo, volumen, entradas…, etc.
De esta forma el director también evita o corrige defectos de ejecución y equilibra
el conjunto. Digamos que de alguna forma el director sustituye las palabras, por
un idioma basado en las gesticulaciones.

10
Director de orquesta, Gustavo Dudamel

El director no comanda con el gesto todo lo que deben hacer los interpretes, él tan
solo los guía a través de la pieza, pero siempre dejando una libertad de
interpretación que permita que los músicos se expresen dentro de un espacio que
el director abre para que añadan una capa más de musicalidad.

Herbert Von Karajan respondía cuando le preguntaban por esto: "Sí, el peor daño
que podría causarle a mi orquesta es darles una instrucción clara. Porque eso impediría la
unión, escucharse unos a otros, lo cual es necesario en una orquesta”.

Jamás se observará a un buen director dirigir a un solista cada compas de un solo,


esto sería contraproducente ya que estaría limitando la acción, la creatividad, y la
interpretación del interprete valga la redundancia.

La representación

En este momento es cuando el director ya ha desempeñado la mayor parte de su


trabajo, ahora solo queda conducir a la orquesta a lo largo de la representación,
creando la atmósfera adecuada para dar rienda suelta a la espontaneidad de los
músicos, esa atmósfera o condición idónea no puede darse sin la preparación
anterior en el ensayo. El director solo es el eje que permite al músico balancearse
sobre la música y permite que la orquesta suene como una unidad, es decir, el

11
director y la orquesta como uno, obran la milagrosa magia de tocar los corazones
de su audiencia, esa mágica tan real, que no alberga mayor misterio que el del
trabajo, pasión y dedicación. Y cuando una orquesta logra esa intima conexión
publico-director-orquesta es entonces cuando la verdadera misión del director
queda completada.

Director de orquesta, Sir Simon Rattle

-Véase, Bernstein, Wieneer Philarmoniker, Haydn Symphony No.88:


https://www.youtube.com/watch?v=oU0Ubs2KYUI

Decía Leonard Bernstein: “La música puede dar nombre a lo innombrable y comunicar lo
desconocido”.

12
IV. Entrevista con directores

Gonzalo Berná Pic

-¿Cómo describiría la labor del director de


orquesta? Es decir, su papel dentro de una
agrupación.

Un director tiene diferentes funciones al frente de un


colectivo de músicos. La principal labor de éste es la
de unificar el criterio de interpretación. El director
debe conocer en profundidad todos los detalles de la
partitura, analizarlos y colocar cada uno de esos
detalles en un contexto interpretativo, de modo que la
música tenga equilibrio tímbrico, formal y estructural,
moldeando como un escultor el sonido de su “instrumento”.

-¿Cuál es la situación más difícil a la que ha hecho usted frente como


director? ¿Y la más emocionante?

¡Uff! Muchas… Puedes estar tan tranquilo en casa y, de repente, suena el teléfono
y todo cambia. Las primeras oportunidades en el mundo profesional surgen, a
menudo, de sustituciones, por lo que hay que estar muy preparado y ser muy
práctico.

Recuerdo tener que aprenderme, por ejemplo, el ballet Don Quijote de L. Minkus
en menos de una semana y era la primera vez que dirigía a músicos y bailarines a
la vez.

-¿Qué fue lo que le llevó a convertirse en director, o lo que despertó su


vocación?

Desde joven me atrajo la idea de hacer música en conjunto. Después de la etapa


de instrumentista pensé que era el momento de iniciarme en la dirección. Con 14
años ya dirigía en casa todas las grabaciones que caían en mis manos.

13
-¿Qué consejos le daría a los jóvenes que están interesados en aprender este
arte?

Que lo piensen bien porque no es un camino fácil, pero que si tienen la convicción
de amar la música, les animo a que dediquen todas sus energías para aprender el
difícil oficio de la dirección.

-¿Cómo describiría el día a día de su trabajo?

Hay épocas de más y otras de menos trabajo. Ahora mismo estoy inmerso en una
época de muchísimo trabajo. Me levanto todos días a las 6 de la mañana y estoy
hasta la hora de comer estudiando; por las tardes, normalmente, voy al
Conservatorio a dar mis clases de clarinete.

-¿Qué orquestas, conjuntos y grandes directores resultaron un referente o


modelo para usted?

Diferenciaría entre las que he tocado y en las que no. En las que no, te diría las de
siempre: Filarmónica de Berlín, Concertgebouw de Ámsterdam o la London
Symphony, que he tenido la suerte de poder escucharlas en directo.

En mi juventud tuve el enorme privilegio de formar parte de dos de las más


grandes orquestas juveniles del mundo, la Schleswig-Holstein Musik Festival
Orchester y la Gustav Mahler Jugendorchester. Este hecho me marcó para
siempre. Poder tocar con compañeros de un nivel altísimo, con solistas y
directores de nivel internacional es algo que lo llevaré para siempre dentro de mí.

Directores hay muchos, pero que gusten no tantos. Me quedo con Riccardo
Chailly, Claudio Abbado, Carlos Kleiber, Mariss Jansons…

-¿Qué características piensa que todo buen director debe reunir?

Un director debe ser, ante todo, un músico bien formado, disciplinado y muy
trabajador. Además debe poseer un gran oído musical, tener una buena
memoria…

14
-Este es un oficio en el que se trabaja con personas, es un hecho, por lo
tanto: ¿Cómo describiría la labor psicológica y social de este trabajo?

Es fundamental profundizar en el componente psicopedagógico del director:


creatividad, inteligencia emocional, motivación y empatía son necesarios para una
adecuada capacidad de liderazgo y comunicación basada en el compromiso, la
cooperación y el respeto entre intérpretes y no en actitudes tiranas y/o
egocéntricas.

-Usted como instrumentista, ¿Qué es lo que más agradece en un director


cuando se dispone a trabajar con este?

En primer lugar que sea educado y sea de trato afable, y en segundo lugar que sea
un músico completo. ¡No soporto a los impostores!

A modo de conclusión de esta entrevista, ¿Quisiera añadir alguna cosa?

Agradecerte que hayas confiado en mí para este trabajo, y espero que algún día
seas tú el que escribe cosas parecidas. ¡Mucha suerte!

Sin más, muchísimas gracias por ayudarme con este trabajo ofreciéndome su
tiempo para realizar esta entrevista, es un gusto poder contar con su visión
y experiencia en este arte que es la dirección. ¡Muchas Gracias!

15
Andrés Pérez Bernabé

-¿Cómo describiría la labor del director de


orquesta? Es decir, su papel dentro de una
agrupación.

La labor del director es por una parte coordinar a


todos los instrumentos de la orquesta y por otra
(y tal vez la más importante) trasladar al sonido
orquestal la intención del compositor.

-¿Cuál es la situación más difícil a la que ha


hecho usted frente como director? ¿Y la más
emocionante?

La más difícil es siempre que hay un concierto con muy poco tiempo de
preparación y aparece el estrés. Las más emocionantes son cuando disfrutas
de hacer música en enclaves privilegiados y todo sale como habías imaginado

-¿Qué fue lo que le llevó a convertirse en director, o lo que


despertó su vocación?

Precisamente el poder manejar el sonido de la orquesta, el de manipular el


sonido para sacar el máximo partido a las composiciones.

-¿Qué consejos le daría a los jóvenes que están interesados


en aprender este arte?

Tienen que tener un conocimiento enciclopédico de todas las disciplinas


musicales: Historia, Estética, Armonía, Contrapunto, Orquestacion,
Organología, etc. Tienen que estar dispuestos a estudiar continuamente y sin
descanso.

16
-¿Cómo describiría el día a día de su trabajo?

Pese a que el estudio y los ensayos son diarios lo que más ocupa mi tiempo es
la organización: ensayos, material, conciertos, programas… no has salido de
un concierto cuando ya tienes que estar preparando el siguiente.

-¿Qué orquestas, conjuntos y grandes directores resultaron


un referente o modelo para usted?

Concertgebow de Amsterdam y Filarmónica de Berlin, sin duda y como


directores muchísimos, si tuviese que destacar alguno: Carlos Kleiber

-¿Qué características piensa que todo buen director debe reunir?

Como te he contestado anteriormente: conocimiento enciclopédico de todas


las disciplinas musicales, además de cierto carisma y saber entender a la gente
con la que se trabaja, tanto a nivel musical, como humano.

-Este es un oficio en el se trabaja con personas, es un hecho, por lo


tanto: ¿Cómo describiría la labor psicológica y social de este trabajo?

Es necesario poder conocer a los músicos con los que trabajas para poder
sacar el máximo partido de cada uno de ellos. Además es necesario obrar con
mucha mano izquierda, para que no sean contraproducentes las correcciones
que puedas hacer.

-Usted como instrumentista, ¿Qué es lo que más agradece en un


director cuando se dispone a trabajar con este?
La claridad y la concisión, nunca repetir por repetir y evitar hablar de todo
aquello que el gesto por si solo puede resolver.

Sin más, muchísimas gracias por ayudarme con este trabajo


ofreciéndome su tiempo para realizar esta entrevista, es un gusto poder
contar con su visión y experiencia en este arte que
es la dirección. ¡Muchas Gracias!

17
VI. Un repaso a algunos de los grandes
directores de orquesta

Carlos Kleiber

Es uno de los directores más fascinantes que han


existido. Hijo de otro gran director, Erich Kleiber,
Carlos ha desarrollado una carrera bastante atípica, en
la que se echan en falta sus grabaciones, que han
resultado valer su peso en oro para los especialistas. Si
hubiera que decidir cuáles son los 3 mejores directores
del siglo XX, seguramente Kleiber tendría que estar
entre ellos. Su técnica como director resultaba muy vistosa de cara al espectador,
pero bastante ambigua para los músicos que, sin embargo, encontraban
fascinantes sus interpretaciones.

Leonard Bernstein

Es un director, pianista y  compositor estadounidense.


Su trabajo como director era inseparable de su
impetuosa e irrefrenable personalidad. La palabra clave
para entender su aportación al mundo de la dirección
es esa, la personalidad y carisma que imprimía a sus
interpretaciones. En el caso de Bernstein, la comunción
entre carisma e interpretación era tan acusada, que casi
se mimetizan.

18
Herbert Von Karajan

Es, sin duda, el director más conocido de la historia, y


no sin razón. Fue un director muy polémico también,
porque entró en la Filarmónica de Berlín cuando Hitler
estaba en el poder. Su trabajo convirtió a esa orquesta
en la más importante del mundo. Karajan tenía su
propio sonido “Karajan”, y tenía una forma de dirigir
muy autoritaria y personal que, en cierta forma,
obtenía unos resultados sonoros muy atractivos, de
una profunda y equilibrada elegancia. Él fue quien
fundó el famoso sello discográfico Deutsche Gramofon, gracias al cual se hizo
millonario. Era un verdadero humanista que pilotaba su propio avión. Una
persona muy especial, que no todo el mundo acepta porque, durante toda su vida,
también fue muy controvertido.

Claudio Abbado

Abbado es un director italiano magnífico, que ha


dirigido a las mejores orquestas del mundo, incluida la
Filarmónica de Berlín, de la que fue titular durante
años, hasta que un cáncer de estómago hizo que
tomara la decisión de dejar su titularidad. Fue el
director artístico del Festival de Lucerna, sin duda uno
de los festivales de música clásica más importantes de
la historia. El gesto de su mano izquierda es mítico, y
el más copiado de la actualidad por los jóvenes músicos, entre los que está
Gustavo Dudamel.

*(Esta lista no esta completa, pues faltan muchísimos directores de igual o más nivel que los aquí citados, que
han dejado un grandísimo legado al arte de la dirección).

19
VI. Conclusión
Esta es sin duda una profesión de lo más compleja y difícil de desentrañar, el
director es un artista, un artista que moldea la música con su cuerpo, es un
músico que ha sido capaz de percibir con tanta intensidad la música que
interpreta que ha logrado sacar esta más allá de su instrumento, interpretarla con
su cuerpo, comunicarla y hacerla sonar mediante la orquesta.

Esta es una profesión muy desconocida entre la gente no conocedora de la música


clásica, durante este trabajo, hemos intentado dar a conocer las peculiaridades del
director, para que el que lea estas líneas sea capaz de comprender que es lo que
realmente hace un director.

Es importante resaltar por qué he decidido hablar de esta profesión, esto es por
que en mi persona, la figura del director manifestó una curiosidad y admiración
las cuales crearon una necesidad de conocer más este arte y de adentrarme en su
mundo, tal fue esa capacidad de atracción que hoy día quiero dedicarme a este
arte. Por todo esto decidí hablar de la dirección para darla un poco más a conocer
y sobretodo por propia curiosidad y fascinación.

Espero que este trabajo halla logrado la finalidad con la que fue desarrollado y
halla mantenido una fiel reproducción de lo que es la figura del director de
orquesta.

Quiero finalizar con una frase de un director que me ha ayudado a comprender y


amar mucho mas la música:

Leonard Bernstein:

“La música puede dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido”.

20
VI. Bibliografía
-Libro, Herman Scherchen: “El arte de dirigir la orquesta”.

-Documental, Leonard Bernstein: “El arte de la dirección”.

-Documental, Leonard Bernstein: “Conciertos para jóvenes”.

-Documental, Herbert Von Karajan: “Un retrato”.

-Entrevista Herbert Von Karajan:


https://www.youtube.com/watch?v=_degSwDZDTA

-Charla, Itay Talgam: “Liderar como los grandes directores de orquesta”.

-Wikipedia, Historia de la dirección de orquesta.

-Foro Música Antigua: http://www.musicaantigua.com/federico-maria-sardelli-


nos-muestra-como-se-dirigia-una-orquesta-en-el-xvii/

-Entrevistas con los directores.

21