Está en la página 1de 15

SM

Resumen Física 140


D.B.Q.B.- D.A.H.S

6 de junio de 2017

Índice
1. Louis de Broglie 1

2. Principio de incertidumbre de Heinsenberg 2

UTF
3. Función de onda para la materia 4
3.1. Caso 1: Partícula libre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
3.2. Caso 2: Pared de Potencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
3.3. Caso 3: Pozo Potencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
3.4. Niveles de energía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
3.5. Normalizando la función de onda de la materia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

4. El átomo 6
4.1. Demócrito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
4.2. Dalton . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
4.3. Thomson . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
4.4. Rutherford . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
4.5. Bohr . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
4.6. Espectroscopía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
4.7. Según Schrodinger . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
4.8. Algunas mejoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
4.8.1. Energía de ionización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
4.9. Principio de exclusión de Pauli . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
4.10.Reglas de selección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
4.11.Configuración electrónica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
4.12.Espectros de energía de moléculas diatómicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
4.12.1. Energía de rotación molecular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
a
4.12.2. Energía de vibración molecular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

5. Móleculas 12
5.1. Caso catión dihidrógeno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
5.1.1. Solución simétrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
5.1.2. Solución antisimétrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
Guí

5.2. Tipos de enlace . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14


5.2.1. Enlace covalente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
5.2.2. Enlace iónico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14

1. Louis de Broglie
Ya en 1924 se plantea “al revés” de lo que explicó Einstein, si la onda (luz) podía comportarse como partícula, ¿las
partículas se podían comportar como onda?. Esto implicaría que tendrían longitudes de onda. Por lo tanto, se tiene que
la función de onda de la materia ϕ es:
Z ∞
d k i kx
ϕ(~
r ,t) = e ϕ̃(k)
−∞ 2π

Donde:

1
SM
ϕ(x): función de onda que depende de x.

La integral es sobre todo el espacio (todas las posibles longitudes de onda).

e i kx : amplitud.

ϕ̃(k): oscilación en términos de k.

2. Principio de incertidumbre de Heinsenberg


Mucho se ha hablado y se seguirá hablando del principio de indeterminación (o incertidumbre) de Heisenberg y
cómo interpretarlo. En realidad este principio aparece de forma sencilla como consecuencia de la naturaleza ondulatoria
de la realidad y las matemáticas que gobiernan cualquier tipo de ondas.
Se supone una partícula situada de forma aproximada en una zona del espacio. Según la mecánica cuántica le corres-
ponde una función de onda cuya amplitud nos da la probabilidad de “encontrarla” en cada punto al interactuar o medir

UTF
la onda (ver la parte de cresta en 1). La probabilidad se encuentra más concentrada en una cierta posición, pero al ser una
onda tiene también una cierta dispersión, que podemos interpretar como la incertidumbre de la posición de la partícula.

Figura 1: Principio de Incertidumbre

Cualquier onda puede verse también en el espacio de velocidades (o del momento, que es técnicamente el producto
de la masa por la velocidad), donde la amplitud de la función de onda (mostrada de rojo en 1) nos da la probabilidad de
que la partícula tenga un cierto valor de velocidad, se mueva más rápido o más lento en una dirección o en otra. Al igual
que la probabilidad de la posición tiene cierta incertidumbre, también el paquete de la onda representado en función de
a
la velocidad tiene una cierta anchura que podemos interpretar como la incertidumbre sobre cuál sería la velocidad que
podríamos encontrar al medir.
Lo que dice el principio de incertidumbre o indeterminación es que al multiplicar ambas incertidumbres, la de la
posición y la de la velocidad (o cantidad de movimiento), el resultado siempre es mayor que una cierta constante funda-
mental de la naturaleza. Esto quiere decir que si en una situación se consigue reducir la amplitud de la distribución de
Guí

probabilidad de la posición (por ejemplo, encerrando la partícula en una pequeña caja), automáticamente se aumenta
la incertidumbre sobre su velocidad. Y viceversa. Una explicación, ejemplificada y simplificada se obtienen pensando en
que si por ejemplo se desea medir posición y velocidad de un electrón, para realizarla (para poder ver de algún modo el
electrón) es necesario que un fotón de luz choque con él, con lo cual está modificando su posición y velocidad; es decir,
por el mismo hecho de realizar la medida, el experimentador modifica los datos de algún modo, introduciendo un error
que es imposible de reducir a cero, por muy perfectos que sean nuestros instrumentos.

2
SM
Figura 2: Incertidumbre de posición Vs incertidumbre de cantidad de movimiento

Lo que matemáticamente se traduce en:

∆x∆k ≥ 1

UTF
h h 2π
Pero P = = = ħk. Por lo tanto:
λ 2π λ
∆P
∆x∆k = ∆x
ħ
∆P
⇒ ∆x ≥1
ħ
⇒ ∆x∆P ≥ ħ

Lo que importa ahora es que este mismo principio se aplica igualmente a la Energía y el Tiempo. Las partículas tienen
también cierta incertidumbre en su valor de energía, que nunca está definida de forma precisa, sino con una distribución
de probabilidad. También, aunque parezca raro, les afecta una incertidumbre similar en el tiempo, y el producto de ambas
debe ser al menos igual al mismo valor constante fundamental que se menciona antes.
La incertidumbre energía-tiempo tiene un papel esencial en el funcionamiento de la naturaleza. Si no existiera esta
incertidumbre, no serían posibles las fuerzas ni seguramente el mismo universo.
Un fenómeno curioso explicado mediante este principio es el llamado efecto túnel. Una partícula se encuentra loca-
lizada en una zona en la que requeriría aumentar su energía para poder salir. Sin embargo, gracias a la incertidumbre,
puede salir de ella si el producto de la cantidad de energía que necesita y el tiempo requerido está dentro de los límites
del principio de incertidumbre.
a
Guí

Figura 3: Principio de incertidumbre Energía - Tiempo

Matemáticamente: La función de onda se relaciona ϕ(x) ↔ ϕ̃(ω).

∆x∆k ↔ ∆t ∆ω
⇒ ∆t ∆ω ≥ 1

3
SM
h
Pero E = hν = 2πν = ħω.

∆E
∆t ∆ω = ∆t
ħ
≥1
⇒ ∆t ∆E ≥ ħ

Finalmente:

∆x∆P ≥ ħ
∆t ∆E ≥ ħ

3. Función de onda para la materia

UTF
La función de onda se describe a través de una armónica usual de tipo:

ψ(x, t ) = Ae i (kx−ωt )

Donde ψ(~r , t ) es la denominada función de onda de la materia. Una ecuación de onda debe cumplir, según la ecuación
de Schrödinger:

ħ2 2 ∂ψ(~
r ,t)
− ∇ ψ(~
r , t ) + V (~
r )ψ(~
r , t ) =i ħ
2m ∂t
Que se resuelve ocupando separación de variables ψ(x, t ) = φ(x)F (t ) , dando como resultado:
iEt
F (t ) = Ae − ħ

ħ 2 ∂2 φ(x)
− 2m ∂x 2
+ V (x)φ(x) = E φ(x)

Con respecto a lo anterior existen 5 casos que se resuelven siempre de la misma manera. Algunos de especial interés:

1. Si es una partícula libre V (x) = 0 , no libre V (x) = V0 ó si encuentra frente a una muralla de potencial infinito
V (x) = ∞.
2mE 2m(E −V0 )
2. Para el caso de partícula libre k 2 = ħ2
y para no libre k 02 = ħ2
.

3. Si se mueve en sentido positivo del eje x entonces posee un coeficiente asociado definido como e i kx , en caso que
sea hacia la izquierda e −i kx .
a
4. Si la partícula puede volver reflejada poseerá una amplitud A r y al trasmitirse A t .

5. Finalmente analizar las condiciones de borde.

3.1. Caso 1: Partícula libre


Guí

En este caso no existe un potencial V (x) que lo haga frenar, con momentum p constante y energía cinética E k cons-
tante.
Resolviendo la ecuación de Schrödinger:

ħ2 ∂2 φ(x)
− = E φ(x)
2m ∂x 2
∂2 φ(x) 2mE
0= + 2 φ(x)
∂x 2 |ħ
{z }
k2

Resulta φ(x) = Ae i kx + B e −i kx .

4
SM
3.2. Caso 2: Pared de Potencial
En este caso se tiene una partícula que al acercarse al potencial infinito tiende a volver.

Para I: V (x) = ∞ ⇒ φI (x) = 0.

UTF
Para II: V (x) = 0 ⇒ partícula libre ⇒ φI I (x) = Ae i kx + B e −i kx .

Al analizar las condiciones de borde en (los puntos donde el potencial cambia) x = 0 ⇒ φI (0) = φI I (0), se obtiene que
A = −B .
³ ´ e i kx − e −i kx
⇒ φ(x) = A e i kx − e −i kx ocupando sen(kx) =
2i
φ(x) = C sen(kx)

3.3. Caso 3: Pozo Potencial


Para I: V (x) = ∞ ⇒ φI (x) = 0 .

Para II V (x) = 0 ⇒ partícula libre ⇒ φI I (x) = Ae i kx + B e −i kx .

Para III: V (x) = ∞ ⇒ φI I I (x) = 0 .

En el fondo la estrategia para resolver estos problemas es siempre la misma, plantear en cada “tramo” la función de
onda de la materia asociada y utilizando las condiciones de borde obtener los resultados que se desean. Recordar que
las condiciones de borde son (asumiendo que en el punto a se produce el cambio en el potencial que siente la partícula
separando en dos partes i y j , esto es fácilmente ampliable a más puntos pues se realiza de la misma manera):
1. ψi (a) = ψ j (a).

2. ψ0i (a) = ψ0j (a).


a
3.4. Niveles de energía
De lo antes deducido, se obtiene que la energía en cada nivel n está dada por:
µ 2 2¶
π ħ
n2
Guí

En =
2a 2 m
= E0n2

Donde
m: es la masa de la partícula.

a: es el ancho de donde se encuentra encerrada la partícula.

3.5. Normalizando la función de onda de la materia


¯2
Recordar que ésta está descrita Zpor ψ(x) = Ae −xt + B e xt . Y ¯ψ(x)¯ es la densidad de probabilidad de encontrar la
¯
∞¯
¯ψ(x)¯ d x = 1, pues la suma de las probabilidades de encontrar la partícula en
¯
partícula en un punto x. Por ende
−∞
cualquier punto de todo el espacio debe ser 1, o sea, la partícula debe estar en algún punto.

5
SM
4. El átomo
4.1. Demócrito
4.2. Dalton
4.3. Thomson
Su teoría del pastel de pasas.

4.4. Rutherford
Su modelo del sistema planetario.
a UTF Figura 4: Modelo de Thomson

Figura 5: Modelo Rutherford


Guí

Igualando fuerzas (la centrípeta con la de Coulomb).

V2
F cent r i pet a = m e .
R
Z e2
FC oul omb = . Donde Z es el número de electrones en el núcleo.
4π²0 R 2
mV 2
Y recordando que E = E k +U . Donde E k se obtiene de la igualación de fuerzas (despejando se obtiene que
2
mV 2 Z e2 Z e2
= ) yU =− .
2 8π²0 R 4π²0 R
Se obtiene que:

6
SM
Z e2
E =− (el signo negativo indica que existe un estado ligado, o sea, para “sacar al electrón” se debe invertir
8π²0 R
energía, pues la partícula resta o consume energía del átomo para poder mantenerse ahí).
El problema es que, recordando que la aceleración puede producirse por:
Cambio en la magnitud de la velocidad.

Cambia en el sentido de la velocidad.


En este caso ocurre lo segundo, por lo que si el electrón acelera entonces irradia, si lo hace está perdiendo energía y esto
implicaría que en algún momento debiera “caer” al núcleo.

4.5. Bohr

UTF Figura 6: Modelo Bohr

Figura 7: Modelo Bohr recorrido


a
Aquí 2πr = nλ, esto se obtiene directamente desde 4.5 al “cortar” en cualquier punto el orbital que genera el electrón
alrededor del núcleo (o sea, un electrón se mueve y recorre n longitudes de onda alrededor del núcleo, debe ser un
h
múltiplo entero para asegurar la continuidad). Además P = y con el resultado anterior obtenido para la energía cinética
λ
mV 2 Z e2
= se obtiene que:
2 8π²0 R
Guí

Z e2
V=
2²0 nh
1
= V0 n∈N
n
2
h ²0
R= n2
Z πme 2
528 n 2 £ ◦ ¤ Z e2
≈ A E =−
10 Z 8π²0 R
me 2 Z 2
=−
8²20 h 2 n 2
Z2
≈ −13, 6 [eV ]
n2

7
SM
4.6. Espectroscopía
Es el estudio de la interacción entre la radiación electromagnética y la materia, con absorción o emisión de energía
radiante. Según esto se distinguen dos casos:

Figura 8: Espectro de emisión y absorción

UTF
Emisión: lo que los humanos ven corresponde a todas las franjas de colores mostradas.

Absorción: el material NO emite (o sea, absorbe) todos los colores mostrados (menos los que están con una franja
negra).

Por ejemplo, para un material de color rojo, su espectro de emisión sería (exagerándolo) como muestra en 4.6.

Figura 9: Espectro de emisión y absorción de un materia de color rojo

Pero las fallas que presenta son:

No explica probabilidad de transición.

Para átomos diferentes del hidrógeno (o sea, para Z ≥ 1) este modelo no sirve.
a
No explica la diferencia de frecuencias.

4.7. Según Schrodinger


Para poder solucionar la ecuación del mismo, se supone una solución de la forma: ψ = ψ(r, θ, φ) = R(r )Y (θ, φ). De
Guí

donde se encuentran los siguientes resultados (a continuación se muestran sus definiciones):

1. n: número cuántico principal, indica los niveles de energía.

2. l : número cuántico orbital, el subnivel de energía en el que se encuentra el electrón.

3. m l : número cuántico magnético, indica la orientación espacial del subnivel de energía.

4. m s : número cuántico de spin, indica el sentido de giro del campo magnético que produce el electrón al girar sobre
su eje, es decir, el sentido de su momento angular intrínseco.

5. L: momento angular.

6. L z : proyección del momento angular sobre el eje z.

7. S: momento angular intrínseco.

8
SM
8. S z : momento angular intrínseco proyectado sobre el eje z.
Definiciones:
1. n ∈ N.
2. l = 0, 1, . . . , n − 1.
3. m l = −l , −l + 1, . . . , l + 1, l .
4. m s = −s, −s + 1, . . . , s − 1, s. Ahora, s depende de la partícula:
a) Bosones (fotones, piones, mesones): s = k, k ∈ N.
2k − 1
b) Fermiones (electrones1 , protones, neutrones): s = , k ∈ N.
2
5. L 2 = ħl (l + 1).
6. L z = ħm l .

UTF
7. S 2 = ħs(s + 1).
8. S z = ħm s .

Figura 10: Representación gráfica de números cuánticos


Guí

4.8. Algunas mejoras


Se tiene que (con E o = −13, 6 [eV ]):
Z2
En = Eo
n2
Donde Z es el número de electrones del átomo. Es buena aproximación para Z = 1. Pero para Z mayores se define:
Ze2f f
En = Eo
n2
Donde Ze f f será Z menos la cantidad de electrones en las capas interiores (más cercanas al núcleo) a la que está posi-
cionado el electrón en estudio, o sea, Ze f f = Z − número de electrones con n menor.
1 En particular para este caso s = 1
2

9
SM
4.8.1. Energía de ionización
Ze2f f
Es la energía necesaria para extraer el electrón de la capa más externa. Es decir, E i o = 13, 6 .
n2

4.9. Principio de exclusión de Pauli


No puede haber más de un electrón en un estado cuántico dado. Sabiendo que éste está determinado por la tupla
(n, l , m s , m l ).

4.10. Reglas de selección


Las transiciones no se observan entre todos los pares de niveles de energía. Algunas transiciones están “prohibidas”,
(es decir, son altamente improbables), mientras que otras están “permitidas” por un conjunto de reglas de selección:

∆l = ±1

UTF
∆m l = 0, ±1

Estas son las reglas de selección para una transición dipolar eléctrica. Cuando esto se expresa en términos cuánticos, la
emisión de fotones está siempre acompañada por un cambio de 1 en el número cuántico del momento angular orbital
l . El número cuántico magnético m l puede cambiar por cero o una unidad. Otro enfoque en las reglas de selección es,
tener en cuenta que cualquier transición de electrones que implique la emisión de un fotón, debe implicar un cambio de
1 en el momento angular L. Se dice que el fotón tiene un momento angular intrínseco S, o “spin”, de uno, por lo que la
conservación del momento angular en la emisión de fotón, requiere un cambio de 1 en el momento angular L del átomo.
El número cuántico del espín del electrón no cambia en estas transiciones, por lo que una regla de selección adicional es:

∆m s = 0

El momento total angular puede cambiar por cero o uno:

∆L = 0, ±1

Una excepción a esta última regla de selección es, que no se puede tener una transición desde L = 0 a L = 0; es decir, como
el vector del momento angular debe cambiar en una unidad en una transición electrónica, L = 0 ⇒ 0 no puede suceder,
porque no hay momento angular total para re-orientar y conseguir un cambio de 1.

4.11. Configuración electrónica


Por comodidad se escribe la configuración de la siguiente forma:
a

Se parte con nl e n . Donde e n− es el número de electrones en el nivel n y en el orbital l .

Se asignan los siguientes nombres:

• Orbital cero (l = 0): s.


Guí

• Orbital uno (l = 1): p.


• Orbital dos (l = 2): d.
• Orbital tres (l = 3): f.

Tipos de átomos:

Alcalino: les “sobra” un electrón en su última capa (tienden a cederlo).

Alcalino: les “falta” un electrón en su última capa (tienden a atraerlo).

10
SM
4.12. Espectros de energía de moléculas diatómicas
Caso más general en que los núcleos pueden moverse, es decir, rotan o vibran (según 4.12).

4.12.1. Energía de rotación molecular

Recordar que:
UTF
Figura 11: Rotación o vibración de núcleos

E r ot =
I ω2

L = Iω
2

I = M i R i2
X
i
1
= M R2
2
De donde se obtiene que:

L2
E r ot =
2I
ħl (l + 1)
=
2I
Notar que n representa los niveles rotacionales, diferente interpretación al número cuántico principal n, es decir, para
a
este caso, n no es el número cuántico.

4.12.2. Energía de vibración molecular


Guí

µ ¶
1
E vi b = ħω n +
2
s
k
Siendo ω = .
M
Y con todo ello se concluye que:

Energía electrónica Energía de rotación


z}|{ z}|{
EM = Ee + E r ot + E vi b
|{z} |{z}
Energía de la molécula Energía rotacional

11
SM
5. Móleculas
Una molécula es un estado ligado de más de un núcleo y electrones. Ejemplos: O 2 (oxígeno), CO (monóxido de car-
bono), CO 2 (dióxido de carbono), N H3 (amoníaco), NaCl (sal común).
La molécula se forma si su energía es menor que la energía de los átomos constituyentes por separado. La energia aso-
ciada a la molecula esta dad por:

Cinética del e Potencial e-núcleo Cinética de núcleos


z }| { z }| { z }| {
EM = E e(ci n) + E ee(pot ) + E eN (pot ) + E N N (pot ) + E N (ci n)
|{z} | {z } | {z }
Energía de la molécula Potencial entre e Potencial núcleo-núcleo

5.1. Caso catión dihidrógeno


Su forma es H2+ . La primera aproximación que realizamos es despreciar la energía cinética de los núcleos, ya que
m e << m N para el núcleo de H (más liviano) con m e /m N = 1/1840

UTF
E M = E e(ci n) + E ee(pot ) + E eN (pot ) + E N N (pot )

Lo que equivale a considerar núcleos fijos. Se obtienen dos soluciones, una simétrica y otra asimétrica. Las funciones al
cuadrado representan la probabilidad de encontrar al electrón en cierto núcleo (nubes electrónicas).

Figura 12: Nubes electrónicas

5.1.1. Solución simétrica

De 5.1 se puede observar que si los núcleos se separan mucho, entonces el electrón “no sentirá” energía debida a uno
a
de ellos, por ende se comportará similar a un átomo de hidrógeno, como se aprecia en 5.1.1.
Guí

Figura 13: Solución simétrica: gran separación entre núcleos

En cambio si la separación entre núcleos es cercana a cero, se comportará como helio, según se muestra en 5.1.1, que
corresponde a un enlace covalente.

12
SM
Figura 14: Solución simétrica: pequeña separación entre núcleos

Finalmente se tiene:

a UTF
Guí

5.1.2. Solución antisimétrica

Corresponde a un enlace iónico.

13
SM
UTF
5.2. Tipos de enlace
5.2.1. Enlace covalente

En estos casos la función de onda es simétrica y la nube electrónica se ubica en el medio de los núcleos. Cuando el
radio de separación es pequeño entonces los núcleos “comparten” el electrón.
a
Guí

Figura 15: Enlace covalente

5.2.2. Enlace iónico

La función de onda ya no es simétrica y los electrones se ubican preferentemente más cerca de uno de los núcleos
que del otro. El caso extremo es aquel en el que el electrón queda ligado a un solo núcleo. El sistema total es neutro pero
esta polarizado con una zona de carga positiva y otra de carga negativa.

14
SM
UTF
Figura 16: Enlace iónico
a
Guí

15