Está en la página 1de 9

TRABAJO COLABORATIVO SALUD PUBLICA

INTRODUCCIÓN

Los procesos de seguimiento a los Indicadores Básicos en Salud hacen parte


de la estructura organizada por el Ministerio de Salud y Protección Social a
través del sistema de Registros, Observatorios, Sistemas de Seguimiento y
Salas Situacionales- ROSS-MSPS. Este sistema consiste en la conformación
de grupos interdisciplinarios sobre distintas temáticas de interés para la salud
pública, las cuales han sido priorizadas para responder de manera oportuna y
eficiente a los principales retos y necesidades de información y conocimiento
que surgen a partir de las condiciones de salud de la población.

INDICADORES DE SALUD PÚBLICA

Para iniciar debemos tener presente que son los indicadores de salud los
cuales podemos definir como medidas indirectas de una determinada realidad,
son el índice o reflejo de una situación. Constituyen el instrumento de mayor
uso a la hora de realizar el diagnóstico de la situación de salud de cualquier
sistema de salud del mundo. No sólo son útiles en el proceso de planificación,
sino que también lo son para la realización de análisis epidemiológicos y para
la investigación.

Por medio de los indicadores se pueden describir procesos biológicos,


demográficos, sociales o económicos. Sirven para establecer relaciones entre
variables y valen para analizar la evolución de cualquier proceso.

También podemos decir que diversas definiciones se han hecho acerca de lo


que es un indicador. Una de ellas plantea que un indicador es “…un
instrumento de medición construido teóricamente para ser aplicado a un
conjunto de unidades de análisis con el propósito de producir un número que
cuantifica algún concepto asociado a ese colectivo. Los indicadores son
medidas que resumen.” Los indicadores objetivizan situaciones para
evaluarlas, compararlas, apreciarlas, respaldan decisiones, políticas,
evaluaciones, sentencias de cambio e impacto, por citar algunas de sus más
elocuentes funciones. Los indicadores estadísticos suelen ser números
absolutos o cifras relativas y su construcción y cálculo dependerá del tipo de
variable, cuantitativa o cualitativa, ambas se presentan en los eventos de
medición en salud, con predominio de las cualitativas y así sus indicadores más
representativos: el índice, la razón, la proporción, el porcentaje y la tasa.

Los indicadores deben cumplir una serie de requisitos:

• Representativos de la variable que se quiere medir.

• Factibles. Se puedan obtener en la práctica con los datos disponibles.

• Objetivos. En circunstancias similares tienen que proporcionar el mismo


resultado, aunque la medición haya sido realizada por distintas personas.

• Sensibles y con capacidad para captar los cambios ocurridos.

• Simples en su elaboración, lectura y comprensión.

• Específicos. Han de reflejar sólo los cambios ocurridos en la situación que se


trata.

• Universales. Aceptados de forma general por la comunidad científica.

Indicadores De Salud Positivos Y Negativos


La clasificación de los indicadores en positivos y negativos se refiere a la
manera en que estos indicadores se relacionan con el concepto de salud, ya
sea de forma directa o inversa.

Indicador De Salud Positivos:

Los indicadores se consideran positivos cuando mantienen una relación,


asociación o correlación directa con el estado de salud. Cuanto mayor sea su
magnitud, mejor será el estado de salud de los sujetos de esa población.

Indicadores De Salud Negativo:

Los indicadores se consideran negativos cuando mantienen una relación,


asociación o correlación inversa con el estado de salud. Cuanto mayor sea su
magnitud, peor será el estado de salud de los sujetos de esa población.

Usos De Los Indicadores De Salud

El uso de indicadores en el ámbito de la salud pública tiene como objetivo


alimentar la toma de decisiones en el ámbito de la salud. La misión última es
mejorar la salud de la población y reducir las desigualdades injustas y evitables

Entre sus principales usos o aplicaciones se encuentran los siguientes:

Descripción. Los indicadores de salud pueden usarse para describir, por


ejemplo, las necesidades de atención de salud de una población, así como la
carga de enfermedad en grupos específicos de la población.

Predicción o pronóstico. Los indicadores de salud pueden usarse para prever


resultados en relación al estado de salud de una población (predicción) o de un
grupo de pacientes (pronóstico). Estos indicadores se usan para medir el riesgo
y el pronóstico individuales, así como la predicción de la carga de
enfermedades en grupos de la población.

Explicación. Los indicadores de salud pueden ayudar a comprender por qué


algunos individuos de una población son sanos y otros no.

Gestión de sistemas y mejoramiento de la calidad. La producción y


observación regular de los indicadores de salud pueden además suministrar
retroalimentación con el objeto de mejorar la toma de decisiones en diferentes
sistemas y sectores.
Evaluación. Los indicadores de salud pueden reflejar los resultados de las
intervenciones en la salud.

Promoción de la causa: Los indicadores pueden ser herramientas a favor o


en contra de ciertas ideas e ideologías en diferentes contextos históricos y
culturales.

Rendición de cuentas. El uso de indicadores de salud puede satisfacer la


necesidad de información sobre riesgos, patrones de enfermedad y muerte, y
tendencias temporales relacionadas con la salud para una diversidad de
públicos y usuarios, como los gobiernos, los profesionales de la salud, los
organismos internacionales, la sociedad civil y la comunidad en general.

Investigación. La simple observación de la distribución temporal y espacial de


los indicadores de salud en grupos de la población puede facilitar el análisis y
la formulación de hipótesis que expliquen las tendencias y las discrepancias
observadas.

Tipos de indicadores

La OMS clasificó a los indicadores de salud sanitarios en tres grupos:

a) Los que nos permiten conocer el estado de salud de las comunidades, que a
su vez pueden ser generales y específicos.

Ejemplos de generales son la tasa de mortalidad general, la expectativa de


vida, como ejemplos de específicos tenemos la tasa de mortalidad
maternoinfantil o la tasa de morbilidad.

b) Los que nos permiten valorar las condiciones del medio, es decir,
abastecimiento de aguas y eliminación de excretas, contaminación atmosférica,
alimentación, higiene de la vivienda, etc.

c) Los que tienen que ver con los medios sanitarios de los que se dispone:
hospitales, personal sanitario y utilización de servicios sanitarios.
En un sentido amplio, los indicadores de interés en salud pública pueden
dividirse en tres grandes grupos:

• Indicadores sanitarios.

Tasa de mortalidad general o tasa de mortalidad bruta (TMG).

Representa el número de fallecimientos a todas las edades, de ambos sexos y


por todas las causas, producidas en un año por 1000 habitantes.

Tasa de mortalidad proporcional o índice de Swaroop (IS). Mide la proporción


de defunciones que ocurren al año en personas mayores de 50 años por cada
100 defunciones totales.

Tasa de mortalidad infantil (TMI). Mide la frecuencia con que ocurren las
muertes en niños menores de un año en relación al número de nacidos vivos.
Se expresa por 1000 nacidos.

Esperanza de vida al nacer. Es el promedio de años que se espera que viva un


sujeto desde el nacimiento. Se calcula realizando la media de la edad de
defunción.

Tasa de mortalidad materna (TMM). Número de defunciones debido a


embarazo, parto y puerperio en un año, en relación al número de nacidos vivos.
Se expresa por 100.000 nacidos vivos.

Tasa general de morbilidad (TGM). Total de enfermedades en una comunidad.


Es el número de casos nuevos entre la población total.
• Indicadores económicos.

Inversiones sociales. Repercuten de modo beneficioso sobre todo el conjunto


social. Interesan las inversiones en educación, en salud pública y en servicios
sociales. A menudo, las mejoras en salud

pública no se consiguen exclusivamente con modelos estrictamente sanitario


(campañas de vacunación), sino a través de mejoras de saneamiento del
medio ambiente, como por ejemplo, abastecimiento de aguas potables,
evacuación y depuración de aguas residuales, mejora de las viviendas.

Consumo de alimentos.

Renta per capital: Promedio de ingresos anuales que percibe cada habitante de
un país.

Porcentaje de viviendas que disponen de agua potable en ellas o en sus


cercanías.

Porcentaje de viviendas que disponen de sistemas de evacuación de aguas


residuales.

Porcentaje del gasto familiar dedicado a alimentación.

• Indicadores sociales.

Tasa de alfabetismo. La UNESCO ha definido como analfabeto “aquella


persona de 15 o más años de edad que no es capaz de leer y escribir”.
Gastos de salud. Se estima que la proporción del presupuesto nacional
destinado a los gastos de salud debe ser como mínimo el 5% y aumentar por lo
menos un 1% cada 10 años. En los países avanzados se van incrementando
los gastos destinados a la promoción de la salud y mejora del saneamiento
ambiental, en tanto que van disminuyendo los gastos de carácter asistencial y
hospitalario.

Número de médicos en relación con la población. La OMS estima una cifra


adecuada de 1 medico por cada 600 –700 habitantes y a partir de esta cifra
influyen más otros factores en los niveles de salud de la población, como el
nivel de educación para la salud o las mejoras de saneamiento ambiental.

Camas hospitalarias en relación a la población: La OMS ha indicado una cifra


óptima de 10 camas hospitalarias de todas las especialidades por cada 1000
habitantes.

Gastos públicos: La relación entre los niveles educativos y la mejora de la


situación sanitaria es evidente.

Atributos Deseables De Un Indicador De Salud

Son varios los criterios que pueden usarse para escoger indicadores de salud
según su finalidad, las fuentes disponibles y el público destinatario, entre otros.
En esta sección se destacan algunos atributos deseables en cualquier
indicador.

Algunos de estos atributos útiles a la hora de evaluar indicadores para medir la


salud de la población:

Mensurabilidad y factibilidad:
Se refiere a la disponibilidad de datos para medir el indicador. Si un indicador
no puede ser medido debido a la disponibilidad de datos o si su cálculo es
demasiado complejo, no es posible monitorear fácilmente los avances y el logro
de los objetivos. Sin embargo, en la elección del indicador se debe considerar
también su utilidad.

Validez: Es la capacidad del indicador de medir lo que se pretende medir. Está


vinculado a la exactitud de las fuentes de datos que se usan y el método de
medición.

Oportunidad: Los indicadores deben ser recopilados y notificados en el


momento oportuno. Por oportunidad se entiende aquí el momento en que se
necesita el indicador para tomar una decisión relativa a la salud.

Reproducibilidad: Las mediciones deben ser iguales cuando son hechas por
diferentes personas usando el mismo método.

Sostenibilidad: Se refiere a las condiciones necesarias para su estimación


continua. Eso depende de las condiciones locales para mantener las fuentes de
datos, así como del mantenimiento de la capacidad técnica para la estimación
del indicador.

Relevancia e importancia: Los indicadores deben suministrar información


adecuada y útil para orientar las políticas y programas, así como para tomar
decisiones.

• Comprensibilidad: El indicador debe ser comprendido por los responsables


de emprender acciones y, en particular, los que deben tomar las decisiones.

Pasos Para Evaluar La Calidad De Los Indicadores De Salud

Algunos autores han propuesto directrices para la evaluación de datos e


indicadores de salud. Sin embargo, hay algunos aspectos fundamentales que
pueden aplicarse en la evaluación de indicadores de salud, los cuales se
describen en los pasos siguientes.

Paso 1. Examine la integridad de los datos completos y válidos que componen


el indicador
Paso 2. Examine la congruencia del indicador estimado con respecto a los
atributos de persona

Paso 3. Examine la congruencia del indicador estimado con respecto a los


atributos de lugar.

Paso 4. Examine la congruencia del indicador estimado con respecto a los


atributos de tiempo.

Paso 5. Examine la plausibilidad de la magnitud del indicador estimado según


otras fuentes de datos.

También podría gustarte