Está en la página 1de 1

Bronce genérico: sonido

Produciendo Sonidos
Los básicos
Las ondas de compresión y expansión, en un medio (como el aire), son detectadas por el oído y percibidas
como sonido. La amplitud o "altura" de las ondas determina el volumen . El volumen es una medida del
volumen del sonido. La frecuencia determina el tono (alzado o bajo) del sonido. La frecuencia es una medida
de cuántas ondas se detectan a lo largo del tiempo, generalmente expresadas en ciclos por segundo. Por
ejemplo, la nota de ajuste estándar utilizada en muchas orquestas modernas es "A", a una frecuencia de 440
o 440 ciclos por segundo. Los tonos más altos tienen frecuencias más altas.

El sonido de un instrumento de bronce es producido por las vibraciones de una columna de aire contenida
dentro de la tubería. El origen del sonido son los labios del jugador. Se produce un "zumbido" dentro de
la boquilla del instrumento cuando el jugador empuja el aire a través de los labios. Este sonido es amplificado
y modificado por la tubería del instrumento. Aunque el jugador sopla en la boquilla para producir las
vibraciones labiales necesarias, el movimiento del aire a través de la tubería contribuye poco al sonido
general. Es la vibración del aire, no su paso a través del instrumento, lo que produce el sonido.

El tamaño y la forma del tubo del instrumento determina el sonido final. La longitud total del tubo determina el
paso fundamental del instrumento. Cada nota que se reproduce para una longitud determinada de tubería es
la nota fundamental o, más comúnmente, uno de sus armónicos. Los overtones son vibraciones secundarias
de la columna de aire, a frecuencias más altas que el tono fundamental. Las frecuencias enmascaradas son
múltiplos de la frecuencia fundamental. El jugador usa la tensión de los labios dentro de la boquilla para
"seleccionar" un sobretono particular de los disponibles en el conjunto que pertenece a la nota
fundamental. De esta forma, es posible tocar notas diferentes sin cambiar la longitud del tubo.

Cambiar la longitud
Los primeros instrumentos de metal eran reproducciones metálicas de cuernos de animales. Tenían una
longitud fija, sin mecanismo para cambiar la longitud del tubo. Los jugadores expertos podían producir notas
diferentes a través de la tensión del labio y el control de la respiración, pero el verdadero juego cromático era
difícil y solo era posible en el rango superior extremo de la serie de armónicos. Instrumentos como el claxon y
la corneta simple son ejemplos de instrumentos de bronce con tubos de longitud fija.

La dificultad de tocar instrumentos con tubos de longitud fija llevó a los diseñadores a idear medios para
cambiar la longitud mientras el instrumento estaba en uso. Alargar el tubo disminuye el tono fundamental. La
mayoría de los instrumentos de latón modernos usan válvulas para redirigir el aire a través de bucles de
tubería. El trombón usa una diapositiva grande, que se mueve libremente en vez de válvulas.

También podría gustarte