Está en la página 1de 19

NATACIÓN PARA BEBÉS

INTRODUCCIÓN:

El agua es un medio en el que el niño se enriquece desde los primeros meses de vida extrauterina.
La natación para bebés se puede definir como una actividad para el juego, placer, estímulo y
experiencia afectiva.

El niño es capaz de desplazarse voluntariamente por el agua mediante movimientos aprendidos a partir de los 4
ó 5 años y es a partir de los 7 a la edad en que puede comenzar a integrar la técnica de los estilos. Por lo tanto
una cosa es el disfrute y el dominio del medio acuático y otra muy distinta aprender a nadar. Esto se debe de
dejar claro a los padres.

Los recién nacidos están dotados de reflejos que hacen posible la adaptación al medio, en este caso el agua. El
objetivo más importante de esta actividad se centra en reforzar el vínculo de amor y confianza entre los padres
y el bebé, haciendo que ambos compartan una experiencia original, única e irrepetible, fortaleciendo la relación
afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá. Además, se van a crear situaciones de juego, dentro de un ámbito
lúdico y recreativo.

Pero existen otros muchos beneficios que aportará la natación para bebés, algunos casi tan importantes como
los ya señalados:

Beneficios que aporta la natación a los bebés

Desarrollo psicomotor: El bebé que aún no camina encuentra en el agua la posibilidad de moverse
tridimensionalmente, con mayor libertad y continuidad de movimientos. A muy temprana edad comienzan a
tener nociones de desplazamiento y distancia, proporcionándoles mayor coordinación motriz.

Fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio: La natación fortalece el corazón y los pulmones. Debido al
trabajo respiratorio que se realiza en el agua.

Ayuda al sistema inmunológico.

Aumenta el coeficiente intelectual: Está demostrado que los bebés que han hecho natación en los 2
primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea. El agua estimula la
capacidad de juego del niño y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros.

Mejora y fortalece la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá: La realización de un


programa acuático para un bebé le llevará, junto con sus papás a compartir situaciones ricas y profundas, se
van a juntar las reacciones innatas e instintivas del bebé con las propias vivencias que genera la práctica de la
natación, que sin duda ayudaran al conocimiento mutuo, alimentando el amor y orgullo de mamá y papá.

Inicia la socialización sin traumas en un ambiente lúdico y recreativo, desarrollándose como personas.
La convivencia en la piscina con otros niños le ayudarán a relacionarse mejor, además de que aprenderá a
compartir y realizar actividades junto a otras personas. El niño adquiere mas confianza para comunicarse y
desarrollarse en grupo, ya que estará en constante contacto con instructores y niños.

Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia.

Ayuda al bebé a relajarse.

Ayuda al bebé a sentirse más seguro.

Preparando al bebé en casa desde sus primeros días:


Los preparativos para la natación del niño de pecho comienzan inmediatamente después de abandonar el
hospital. Esto será de mucha ayuda cuando vaya por primera vez a la piscina. Principalmente con ello se
persiguen tres fines:

• Reducir paulatinamente la temperatura del baño de nuestra casa a la temperatura de la piscina, unos
32 grados.
• Hacer que el bebé se familiarice con el agua.
• Acostumbrar a los papás a manejar al niño con total seguridad.

Está demostrado que los 32 grados centígrados de temperatura del agua de la piscina es la óptima para realizar
la actividad, sin embargo, las primeras veces que bañemos en casa a nuestro bebé la temperatura deberá ser
mayor. Evidentemente una disminución brusca alteraría su bienestar. Por eso hay que reducirla gradualmente.

Las primera veces que se bañe al bebé se hará en su bañera pero después podrá meterse con un adulto, quién
podrá sujetarlo y moverlo mejor que desde fuera. La temperatura ya se habrá disminuido al menos hasta los 34
grados como máximo.

Ante todo se tendrá que dar al niño, mediante un intenso contacto corporal, sensación de seguridad. Es posible
que muestre algo de malestar por la nueva situación pero enseguida se sentirá a gusto y empezará a patalear,
especialmente si hacemos presión con nuestras manos o muslos contra las plantas de sus pies.

Existen multitud de formas para coger a un bebé, pero las primeras veces la posición tendrá que ser de forma
que el niño vea al adulto. Una de ellas podría ser sentados en la bañera (bien segura/o de no resbalar),
apoyando al niño de espaldas en las piernas y rodillas con sus pies en tu barriga, sujetando su cabeza con una
mano y la otra libre para acariciarle, mojarle el pecho, etc.

Otra posición sería apoyando la espalda del bebé en tu pecho, cogiéndolo por la cabeza, con las palmas de las
manos y los dedos abajo. No le sujetes ni por el cuello ni por la espalda. Espera a que esté bien relajado,
cuando esto suceda, ve estirando tus brazos hacia adelante poco a poco mientras él flota. Observa cómo el
bebé flota.

Después de realizar este par de ejercicios coge al pequeño y chapotea un poco con el agua, seguro que él
también lo hace. Échale unas gotas de agua por la cabeza. Al rato y a la orden de "ya" vuelve a echarle agua
pero esta vez en la cara.

Es importante que mientras realizas estos pasos en la bañera no haya jabón en el agua.

Edad del niño y sus horarios:

Es recomendable esperar hasta los 3-4 meses de vida, para llevar al bebé a la piscina. Se pueden empezar las
clases cuando realmente se sienta uno seguro/a, pero se deberá tener en cuenta que a partir de los 8 ó 9
meses el bebé perderá algunos reflejos innatos muy importantes que sin duda serán muy útiles. Por eso los
bebés menores de un año se adaptan al agua más rápidamente que los niños mayores. El miedo al agua se
adquiere conforme el niño va creciendo; mientras más tiempo esté apartado del agua, probablemente
desarrollará sentimientos de desconfianza y hasta fobia, que posteriormente dificultarán en muchos de los
casos, el aprendizaje de la natación.

La elección del horario, como otras muchas cosas, lo elegirá el propio bebé. Deberá ser a una hora en la que no
tendrá que dormir ni comer. Esto es importante para que las sesiones de natación no perturben el ritmo diario
habitual.

Otra cosa que se deberá tener en cuenta es el tiempo que el pequeño permanecerá en el agua de la piscina.
Las primeras sesiones serán cortas y podrán ir aumentando progresivamente hasta los 20 minutos como
máximo. De todas formas ya se ha dicho que será el propio bebé quien marque este tipo de pauta, si
vemos que tiene frió, está incómodo o llora demasiado se le sacará de la piscina. No hay que preocuparse por
pensar en no aprovechar las clases.

Requisitos que debe de cumplir la piscina:


La temperatura del agua deberá estar a unos 32 grados centígrados, aunque puede variar un grado
arriba o abajo dependiendo de la época del año.
El nivel de cloración del agua deberá estar entre el 0,5 y el 0,6 por ciento (frente al 1 por ciento en las de
adulto).
Es muy recomendable que la piscina sea cubierta y climatizada y por supuesto cumpla con los requisitos
higiénicos-sanitarios establecidos.
La zona de los vestuarios donde cambiarán las mamás (o papás) a sus niños deberá igualmente estar
climatizada y cumplir las normas higiénicas.
Algunos vestuarios están bastante apartados de la piscina y en este trayecto los niños se pueden quedar
fríos. Por ello es muy conveniente que cerca del vaso (piscina) exista un banco o lugar especial para
desnudar y vestir al niño.
La piscina de los pequeños debe ser sólo para ellos, nunca compartida. Estos "vasos de enseñanza"
suelen tener unos 6 por 4 metros aunque estas dimensiones no se establecen como una norma,
existiendo en la actualidad de muchos tamaños y formas.
Evitar los horarios de máxima afluencia, principalmente por el ruido.

La primera visita a la piscina:

El bebé necesitará un tiempo para aclimatarse al nuevo entorno (temperatura, espacio, ruido, gente,
etc.). Lo normal es que el monitor asignado a las clases enseñe las instalaciones y marque la dinámica a
seguir durante las sesiones. Poco a poco el bebé se irá relajando.
Se cambiará al niño en un lugar donde no haya corriente. Al principio se sentarán los padres con los
niños al borde del vaso. La profundidad habitual del vaso será 0,50 y 1 metro. Se coge al pequeño entre
los brazos y se lleva al pecho, hay que hablarle en tono tranquilizador. A continuación se dará un
pequeño paseo por el agua mojando poco a poco. Esto para ser el primer día es más que suficiente.
El técnico o monitor explicará todo cuanto se necesite saber. Recordemos que el verdadero profesor será
el padre o la madre, el monitor solo irá dando pautas y recomendaciones de actuación.
El método utilizado nunca debe “presionar” al niño para que aprenda a flotar. Se trata de que le pierda
miedo al agua, si lo tuviera, lo vea como algo lúdico y se divierta. Importa más que la experiencia sea
grata a que consiga la flotación. Si el método de enseñanza es bueno, los niños no tienen por qué pasarlo
mal o mostrarse reacios a acudir a la piscina. Los padres no deberían obsesionarse porque sus hijos
aprendan técnicas de supervivencia (como la flotación) o de movimientos. Lo fundamental es que
adquieran el gusto por el agua.
Si por cualquier motivo los padres presionan al niño para que consiga objetivos en un tiempo corto, los
efectos serán probablemente justo los contrarios a los que se buscaban. Además, a estas edades, los
niños tienen una percepción muy intensa de lo que ocurre a su alrededor, y muy pocas vías de expresión
de sus temores, muchas veces reducidas al lloro y otros síntomas no orales.
Si la experiencia resulta demasiado traumática, dejará secuelas durante el resto de su vida. Hay que
crear un ambiente relajado en el que tanto el propio niño como los padres y el monitor disfruten de las
clases y se inspiren confianza mutua.

Recomendaciones para padres que no deben olvidar:

No dejar nunca a un bebé solo cerca del agua. Aunque los programas de natación para bebés pueden
enseñarle a moverse en ella, el bebé es demasiado pequeño para ser consciente del peligro que ello
tiene.
El personal que impartirá las clases estará cualificado de forma específica para trabajar con niños.
Elegir un horario en el que el niño normalmente no tenga que dormir o comer.
Nunca dar de comer minutos antes de la sesión de natación.
Después del baño hay que secar al niño inmediatamente.
Una vez que el niño esté vestido, debemos abandonar inmediatamente el pabellón de la piscina. Con el
aire caliente el niño se pondría a sudar enseguida, lo que significa resfriado seguro al salir a la calle.
Un niño enfermo no debe bajo ningún concepto bañarse. Tan pronto como advirtamos los primeros
síntomas de alguna indisposición, dejaremos de llevarle a la piscina y no reanudaremos las clases hasta
que el niño vuelva a estar perfectamente restablecido.
Llevar todo lo necesario para cambiar de pañal al niño.
Nunca hacer comparaciones entre un bebé y otros. Esto provoca una actitud que puede perjudicar el
desarrollo del niño.
No establecer un determinado periodo de tiempo para lograr objetivos, cada niño aprenderá a su ritmo.
Por lo tanto hay que respetar el ritmo de desarrollo del bebé y nunca forzarle.
Consejos previos a empezar en la piscina
“Comenzar en el baño del bebe”
Si el bebé tiene más de dos años o no cabe en la bañera pasar a la piscina.

 Las primeras clases de natación deberán empezar en el baño.


 Nunca dejar de mirar al bebe..
 No dejarlo/a solo ni un segundo.
 Hacer los juegos por parejas, uno en el baño con el bebé otro fuera.
 Ideal iniciar estos juegos entre las seis a ocho semanas.
 No pasar a la piscina hasta que el niño/a disfrute con el baño.
 Llenar el baño con la temperatura aconsejada por su pediatra..
 La temperatura ambiente del cuarto del baño debe ser cálida.
 Llenar el baño sin que el agua sobrepase el pecho con el bebé sentado.
 Sentarse y sentar al bebe entre las piernas, acunarlo, besarlo, acariciarlo
 El tiempo de baño debe ser progresivo desde los 10-15’ hasta los 30’.
 Vigilar y mantener la temperatura del agua durante el baño.
 Antes de iniciar las clases en la piscina empieza a bañarlo a la misma hora de las clases.
 Recuerda siempre antes ducha y después piscina.

En invierno:
Ir progresivamente bajando la temperatura hasta adaptarla a la temperatura de la piscina climatizada
donde iniciara las clases.

En verano:
Como algunas piscinas exteriores o están demasiado frías o demasiado calientes en estos casos solo
nos acercamos la temperatura lo mas posible.

El objetivo de estos primeros baños-clases es que el niño/a disfrute con el agua y se acostumbre a la
sensación de flotar y al agua en la cara.

Meter al bebe sentado en la bañera, junto con la madre o el padre, el agua solo le cubrirá las piernas
al principio, ir progresivamente llenando la bañera hasta que el agua sobrepase la altura del pecho
del bebe sentado.
Es aconsejable que los mismos juguetes con los que se divierte en el baño posteriormente los
utilicemos en la piscina. Estos juguetes deben flotar, ser lo suficientemente grandes para que no los
pueda tragar y preferiblemente de colores intensos.

*Estas recomendaciones pueden ser entregadas a los padres en el momento de la inscripción


NATACIÓN PARA BEBÉS
Consejos a padres y madres antes de empezar.

 1º Desde la primera a la última clase y desde el primer al último minuto es todo un gran juego.
Una fiesta!!.
 2º Nunca mostrar miedo, haga lo que haga el niño/a, (tragar agua, vomitar, llorar).

 3º Una vez que el niño/a ha conseguido una nueva meta nunca cogerlo en brazos ni reforzarle
como si hubiera hecho algo muy complicado. Esto es un juego y no hay acciones ni peligrosas ni
complicadas.

 4º La cabeza del acompañante debe situarse al nivel de la del niño/a, los movimientos no
deberán ser bruscos.

 5º Tanto el padre como la madre han de estar mentalizados para no mostrar miedo durante las
clases y mantener la compostura.

 6º Antes de intentar que el bebé realice una acción los padres deberán realizarla varias veces,
con risas y juegos para que el bebé lo vea y tenga ganas de participar en esa fiesta.

 7º Motivar al niño o niña de tal manera que quiera por si mismo hacer el ejercicio que le
propone sin que haya que obligarlo.

 8º Mantener las reglas de no asustar nunca al niño con la piscina, no decirle te puedes ahogar o
no te metas en la grande que te hundes o frases de este tipo aunque no este en la clases de natación.

 9º El bebé ha de tener claro quien manda, tu decidirás cuando empieza y cuando termina una
clases, nunca dejar que el bebé decida cuando termina una clase.

 10º Educar al bebé en una vida sana y consultar con el pediatra.

Nota importante: cada bebé tiene un ritmo de aprendizaje

*Estas recomendaciones pueden ser entregadas a los padres en el momento de comenzar las clases
Primera sesión.

Ejercicios.
 10-15 min. Sentados en el borde de la piscina salpicar con los pies.
 3-5 min. Tumbados en el borde de la piscina mojarse la cara.
 3-5 min. Salpicarse uno a otro
 2-4 min. Cerrar la boca cuando se lo pidas, sin inmersión.
 3-5 min. Soplar el agua. (Si tiene la edad suficiente).
 2-4 min. Juegos que le gusten al bebé
Duración total de 25 a 35 min.

La adaptación y el calentamiento (común para


todas las sesiones)
Lo ideal es que el pequeño/a quiera meterse en el agua, pero no siempre es posible, muchos
necesitan de un empujón cariñoso. La mayoría de los bebés por naturaleza temen a lo desconocido.
Antes de meter al bebé en el agua, durante los primeros días, haremos dos ejercicios de adaptación
que servirán para que el bebé se acostumbre progresivamente a la sensación y a la temperatura del
agua.
El acompañante se sentará con su bebé al borde de la piscina y con los pies dentro del agua. En esa
posición de seguridad jugará un rato a salpicar con los pies y poco a poco va mojando al bebé con
las manos, primero las piernas, luego el tronco y los brazos y al final la cabeza. Luego con el mismo
objetivo pero de diferente forma, jugareis a mojaros la cara y la espalda tumbados con la cabeza
fuera en el borde la piscina.
Este calentamiento puede durar unos minutos según la aversión que muestre el bebé al agua. Hay
que intentar que sea divertido, lo haremos todos los días antes de empezar hasta que el bebé este
totalmente adaptado.
Una vez que se ha mojado entero al niño/a, se mete el adulto en el agua y lo coge por las axilas y lo
introduce en el agua consigo, sin cogerlo demasiado en brazos. Al principio solo hasta la cintura
mientras se le mueve de un lado a otro, se le sonríe y se le dan unos besos si no esta llorando.
Cuando el bebé llora no debe recibir demasiados premios. La mayoría se reservarán para cuando
este jugando y portándose bien.
Después de unos minutos lo llevamos a la zona donde hace píe y le dedicamos unos pocos minutos
a juegos que el bebé quiera hacer, ya sea con sus juguetes o solo con el papá o mamá, pero siempre
aunque sea con los juguetes tiene que jugar acompañado.
Cuando al bebé le haya cambiado la cara nos vamos de nuevo donde no hace pie. Este proceso lo
haremos todos los días antes de empezar las clases. No debe durar mas de diez minutos. Si no hay
zona de bebés o donde el niño pueda hacer pie le tienes que dedicar entonces unos minutos a juegos
sentado en el borde de la piscina o en una colchoneta donde esté en contacto con el agua pero no
demasiado.

Descripción
La primera clase tiene como objetivo adaptar los juegos que se deberían haber hecho anteriormente
en el baño a la piscina. Tiene que ser una clase rápida, divertida y sencilla. Es importante que antes
de realizar un juego o pedirle al bebé que haga una acción, deba hacerla primero el compañero de
clase, y que él lo vea. Primero vamos jugar a mojarnos unos a otros. Es un juego muy útil ya que, el
bebé aprende inconscientemente los movimientos de sus manos dentro del medio y a soportar el
agua en su cara. Clase a clase irá aprendiendo a dirigir el agua hacia un sitio determinado y así
mismo también aprenderá a soportar el agua en la cara en forma de juego.
Este juego tiene multitud de variantes, si colocas al bebé cogido de las axilas de frente a ti y
mirándote, entonces él te tiene que mojar a ti. También colocándolo enfrente de ti pero de espaldas
a ti, que moje a su acompañante. No olvidemos que los padres también tienen que participar en el
juego mojándose mutuamente. Tenemos que intentar que no llegue a aburrirse de ningún juego. En
las primeras clases debes salpicarle de forma que le caiga poca agua en la cara y poco a poco ir
jugando a mojarle más, esto también en función del gesto que ponga el pequeño/a cuando le caiga
agua en la cara. Si no le gusta mucho, ir poco a poco y si vemos que no le produce malestar acelerar
el proceso. Si se ha trabajado el juego de salpicarse anteriormente en el baño el proceso de
adaptación será más rápido.
Los otros dos juegos que haremos son el primero el cerrar y a abrir la boca cuando se lo pidas, y el
segundo el de soplar el agua.
Segunda sesión.

Ejercicios.
 5-10 min. Sentados en el borde de la piscina salpicar con los pies.
 3-5 min. Tumbados en el borde de la piscina mojarse la cara.
 2-4 min. Salpicarse uno a otro/a
 3-5 min. Cerrar la boca cuando se lo pidas, sin inmersión.
 3-5 min. Soplar el agua. (Si tiene la edad suficiente).
 5-10 min. Flotación de espaldas con ayuda del profesor/a.
 2-4 min. Juegos que le gusten al bebé
Duración total de 25 a 40 min.

El calentamiento
El inicio de todas las sesiones siempre será el mismo. Primero unos juegos sencillos en el agua
profunda, seguido de juegos en la zona poco profunda y nuevamente a la zona profunda. Después
del calentamiento normalmente dedicaremos unos minutos a recordar lo que se hizo en la clase
anterior.

Descripción
Los cuatro primeros ejercicios de esta sesión serán los que hicimos el día anterior pero aumentado
un poco la dificultad de cada uno de ellos. Un consejo es que cada dos ejercicios se debe intercalar
uno de juegos libres, en definitiva, hacer un rato lo que el bebé o el niño/a pequeño quiera. El nuevo
ejercicio que vamos hacer hoy es tumbar al niño/a en el agua de espaldas. Los primeros días se coge
con dos manos, una se la ponemos en la parte baja de la espalda y otra en la cabeza, también
podemos poner las dos manos en su espalda, luego cuando se vaya acostumbrando usaremos solo
una mano en la mitad de su espalda.
El objetivo es iniciar a la flotación y que el bebé aprenda a relajarse en el agua. Este ejercicio es
importante y lo haremos prácticamente todo los días. En estos primeros días puede que solo aguante
en esa postura unos segundos. Intentaremos no obligarle a estar más tiempo del que él desee (lo que
tenemos que hacer sí aguanta poco tiempo es hacerlo más veces).
Después durante unos minutos jugamos de nuevo a los juegos de salpicarse y soplar el agua, para
luego volver al trabajo de flotación de espaldas.
El objetivo inicial de este juego no es solo la flotación si no también la relajación, ya que, si el niño
se relaja flotara por su propia constitución. Jugaremos otro rato con él se da por terminada la clase.
Tercera sesión.

Ejercicios.
 Sentados en el borde de la piscina salpicar con los pies.
 Tumbados en el borde de la piscina mojarse la cara.
 Salpicarse uno a otro
 Cerrar la boca cuando se lo pidas, sin inmersión.
 Soplar el agua. (Si tiene la edad suficiente).
 Flotación de espaldas con ayuda del profesor.
 Mojarse partes del cuerpo y la cara.

Descripción
Una vez en la parte profunda intercalar durante unos minutos los cuatro primeros ejercicios sin
aumentar la dificultad, para que sirva como recordatorio de lo que se hizo en la sesión anterior.
Intentando variar un poco la forma, los comentarios y el tiempo.
A continuación empezamos con el nuevo ejercicio de hoy, el mojar partes del cuerpo y la cara.
El objetivo es que el bebé por si solo se encamine hacia la inmersión total, es decir que por su
propia cuenta sea capaz de meter la cabeza entera dentro del agua. Este juego es la fase inicial de
este objetivo. Empezaremos por lo más sencillo, le pedimos al bebé que nos mire y metemos un
codo en el agua y le pedimos que moje su codo también. Luego una mano, luego una oreja, la nariz
y así poco a poco le vamos pidiendo que se moje zonas del cuerpo y la cara. Hoy no le pedimos al
bebé que se moje la cara entera, lo haremos un poco más adelante.
Como en todos los ejercicios/juegos la primera vez que lo hagamos llegaremos hasta donde el niño
o la niña quiera. Es importante que este sea uno de sus juegos favoritos, y si lo hacemos bien lo
será, porque tiene varias cosas que al bebé le gustaran mucho, ver la cara de su madre o de su padre,
hablar e interaccionar con vosotros y es un juego tranquilo.
Si el bebé es un poco temeroso, realizaremos este juego las dos o tres primeras veces en la zona de
la piscina que más cómodo se encuentre y luego progresivamente acercándose a la zona donde el
bebé no hace pie.
La progresión final de este juego es que se moje la cara y luego se esconda debajo del agua.
También podemos hacerlo en la parte poco profunda o sentado en un escalón, o un poco en cada
sitio, y siempre mirándose a la cara.
Después de haberle dedicado gran parte de la clase a ejercicios anteriores, volvemos al de flotación
de espaldas, jugamos a este juego durante unos minutos y terminamos.
Como iremos haciendo siempre, cada tres a cinco minutos le damos un poco de descanso y al final
de la clase dedicaremos unos minutos a jugar a los juegos que más le gusten.
No hay que olvidar llevar los juguetes favoritos del bebé a la piscina.
Cuarta sesión.

Ejercicios.
 Tumbados en el borde de la piscina mojarse la cara.
 Salpicarse uno a otro
 Cerrar la boca cuando se lo pidas, sin inmersión.
 Soplar el agua. (Si tiene la edad suficiente).
 Flotación de espaldas con ayuda del profesor.
 Mojarse partes del cuerpo y la cara.
 Flotación frontal con ayuda del profesor.

Descripción
Esta sesión va a ser difícil para el bebé, empezaremos con la flotación ventral o flotación frontal,
también aumentaremos la dificultad de mojarse zonas del cuerpo, ya que pronto le pediremos que
meta la cabeza entera con la boca cerrada.
Una vez en la piscina profunda intercalar durante unos minutos los juegos que hemos realizado
hasta ahora. Dedicándole más tiempo a la flotación dorsal y a mojarse partes del cuerpo. En este
último tiene que ir mojándose la nuca, las orejas, la nariz y la boca. A la boca le daremos una
especial atención.
La flotación frontal es el ejercicio básico de la enseñanza, será al que más empeño y tiempo
dediquemos, sobre todo si el bebé tiene más de dos años. Si es más pequeño tendremos que trabajar
la flotación de dorsal, de igual manera que la flotación ventral.
Se coge al bebé con las dos manos, una en el pecho y otra en las piernas y lo pones encima de la
superficie bocabajo durante unos segundos, que solo se mojé un poco la barriga, y repites este
proceso varias veces cada vez lo hundes un poco más. Hoy que no le llegue el agua a la cara. Como
siempre en función de lo que el bebé haga, si no le produce nada de miedo, vamos dejándolo cada
vez mas tiempo y más introducido en el agua. Si está suficientemente suelto lo podemos ir dejando
con el “churro”.
Dedicaremos gran parte de la clase a este ejercicio, lo haremos varias veces, les damos un descanso
con mojarse zonas de la boca, lo volvemos a hacer varias veces, otro descanso con juegos de cerrar
la boca y así sucesivamente.
Quinta sesión.

Ejercicios.
 Tumbados en el borde de la piscina mojarse la cara.
 Salpicarse uno a otro
 Cerrar la boca cuando se lo pidas, sin inmersión.
 Soplar el agua. (Si tiene la edad suficiente).
 Flotación de espaldas con ayuda del profesor.
 Mojarse partes del cuerpo y la cara.
 Flotación frontal con ayuda del profesor.
 Inmersiones.

Descripción
Iniciamos la sesión dedicando unos minutos a los ejercicios de mojarse la cara, todo irá encaminado
a echar el agua en la cara, a que se sumerja por su propia cuenta y a que cierre la boca cuando se lo
pidamos.
Cuando lo veamos preparado iniciamos el juego de hoy, el bebé tiene que estar agarrado con las
manos al bordillo o al rebosadero o a una escalera, te pones tú en la misma posición y a su lado,
primero introduces tú la cabeza entera dentro del agua y juegas al conocido “cucu ¿Dónde estoy?” ,
luego lo motivas para que él haga lo mismo e introduzca la cabeza por su propia voluntad dentro del
agua.
Tenemos que tener paciencia, intentarlo durante bastantes minutos, animarlo, quizás primero solo se
moje hasta la barbilla, aun así nos alegraremos y que él nos vea alegres, luego lo haremos pero hasta
la nariz y le pedimos que llegue a la nariz … así sucesivamente hasta que llegue a meter toda la
cabeza el bebé en el agua.
¿Qué pasa si el bebé no quiere meter la cabeza dentro del agua?, bueno tenemos dos opciones:
Primera y aconsejada es volverlo a intentar en las próximas clases de forma más suave y
progresiva hasta conseguir que el bebé lo haga por su propia voluntad;
segunda meterlo a la fuerza , esta última opción a veces es la única que nos queda, normalmente a
los dos o tres días que lo introducimos nosotros en el agua deja de llorar y se va calmando. Si
tenemos que obligarle primero lo haremos nosotros y que él nos te vea, no le meteremos la primera
vez toda la cabeza de una sola vez, fallo muy común. Siempre tiene que ser progresivo, llegaremos
primero solo a la barbilla, luego a la nariz, etc.. No lo haremos de un tirón brusco hacia abajo y
luego hacia arriba por que puede que se asuste más del movimiento brusco que de la propia
inmersión y muy importante, si el bebé llora y protesta mucho por las inmersiones, durante unos
días le metemos la cabeza solo hasta donde no proteste y luego iremos progresando de nuevo.
Que no tenga miedo a meter la cabeza es muy importante para el posterior aprendizaje de la
propulsión ya que, la mayoría y si son menores de 32 meses, todos aprenden a nadar inicialmente
con la cabeza dentro.
Los últimos minutos los dedicaremos a los de flotación, primero trabajaremos un rato el de
flotación ventral, dejándolo hundirse solo un poquito más que ayer, y para terminar un rato al de
flotación de espaldas (dorsal) sin aumentar la dificultad con el objetivo principal de que el bebé se
relaje un poco antes de salir del agua.
Sexta sesión.

Ejercicios.
 Flotación de espaldas con ayuda del profesor.
 Mojarse partes del cuerpo y la cara.
 Flotación frontal con ayuda del profesor.
 Inmersiones.
 Paseos lanzados. (nado al objetivo)

Descripción
En esta sesión vamos a centrarnos en la inmersión y en la propulsión. Si el bebé es menor de 18-24
meses difícilmente conseguirá un desplazamiento controlado sin un empuje inicial. Lo normal es
que sea a partir de los 24 meses cuando puedan controlar sus movimientos lo suficiente para
dirigirse hacia donde quieren ir.
A partir de ahora el calentamiento consistirá en unos pocos minutos de juegos variados en la zona
profunda, como los que hicimos en la sesión anterior.
El ejercicio que iniciamos y que practicaremos todos los días es una progresión de la flotación
frontal con ayuda del profesor, pero en vez de soltar al bebé y cogerlo a los pocos segundos,
tenemos que motivarle para que quiera dirigirse hacia un sitio determinado. Lo ideal es que sean
dos, padre y madre, lo que realicen este juego, motivaremos al bebé para que se desplace desde uno
a otro.
Las primeras veces se hace el movimiento sin soltar al bebé, para que comprenda cual es el sentido
del juego. Una vez que el bebé ha comprendido lo que se espera de él, nos separaremos apenas unos
centímetros del objetivo y con un suave impulso se empuja al bebé hasta el sitio. Al principio solo
lo haremos así, empujando al bebé hasta el objetivo y que solo tenga que agarrarse.
En el caso de ser uno solo buscaremos un sitio donde el niño pueda agarrarse y sentirse a salvo, el
niño tiene que querer ir hacia donde le decimos, una escalera o un rebosadero donde el niño o la
niña puedan agarrarse con facilidad y sentirse a salvo. Solo tenemos que separarnos un poco del
objetivo y soltar al bebé. Debemos intentar no coger nunca al bebé si antes no ha conseguido llegar
al objetivo. No importa lo cerca que lo tengas que dejar del objetivo, lo importante es que él haga
algo, ya sea solo aferrarse o estirar el brazo para agarrase sin nadar nada. Poco a poco iremos
progresando unos centímetros y motivando al bebé para que se desplace. Lo importante es que el
bebé no crea que si no hace nada lo cogeremos y todo quedará solucionado. Si al dejar el bebé junto
al objetivo, este se queda quieto y no hace nada, le damos un empujón en el culete y que él se agarre
por su cuenta, pero sin cogerlo.
Séptima sesión.

Ejercicios.
 Cerrar la boca cuando se lo pidas, sin inmersión.
 Soplar el agua. (si tiene la edad suficiente).
 Flotación despaldas con ayuda del profesor.
 Mojarse partes del cuerpo y la cara.
 Flotación frontal con ayuda del profesor.
 Inmersiones.
 Paseos lanzados.
 Mirarse dentro del agua.

Descripción
Después de un breve calentamiento y en una zona que le guste al bebé, jugaremos a mirarnos dentro
del agua. Hay que empezar motivándolo para que se hunda y salude debajo del agua o mande un
beso y jugaremos a vernos y hacer ruidos dentro del agua. Hay bebés que este juego les cuesta
mucho, si es el caso debemos dedicar más tiempo al juego de mojarse zonas de la cara y a este
todos los días después del calentamiento. Es importante que el bebé pierda el miedo a introducir la
cabeza en el agua. También podemos jugar a tocarnos sin abrir los ojos dentro del agua.
Para iniciar este juego deberá tener un buen control de los anteriores.
Después de haberle dedicado unos minutos al nuevo juego volvemos a los paseos lanzados,
aumentando ligeramente la distancia y el tiempo que tardamos en darle un empujón para que llegue
hasta el objetivo. Cambiaremos de lugar y de objetivo cada pocos paseos. Si cuando soltamos al
bebé para que se desplace hasta el objetivo, este se da la vuelta e intenta nadar hacia nosotros, lo
giramos sin cogerlo y lo ponemos mirando nuevamente hacia el objetivo. A los cuatro días
aproximadamente si no llega al objetivo en lugar de empujarlo hacia el objetivo lo que haremos será
empujarlo hacia arriba para que pueda coger aire.
Podemos aprovechar cualquier ocasión para que nos vea hacerlo primero. Nadaremos como un bebé
(a perrito) para que observe como se hace, y si hay algún niño/a cerca nadando lo señalamos
diciéndolo que vea como lo hace.
Octava sesión.

Ejercicios.
 Flotación despaldas con ayuda del profesor.
 Flotación frontal con ayuda del profesor.
 Inmersiones.
 Paseos lanzados.
 Mirarse dentro del agua.
 Equilibrios en flotación.

Descripción
Como todos los días empezaremos con los trabajos de adaptación y calentamiento que hicimos el
día anterior. Ya hemos realizado prácticamente todos los ejercicios básicos que conducirán a que el
bebé pueda desplazarse en el agua, esto siempre si el bebé es mayor de 18/24 meses. Si es menor de
18 meses seguramente necesitara más tiempo.
A partir de hoy lo que haremos será progresar en todos los ejercicios que el bebé ya ha aprendido,
sobre todo en la flotación de espaldas, inmersiones completas y nado al objetivo.
El ejercicio nuevo consiste en equilibrios en flotación. El juego tiene como objetivo que el niño o la
niña aprenda como mantener el equilibrio y como restablecerlo después de perderlo. Para realizar
este ejercicio correctamente, el bebé deberá tener controlados los anteriores. Nos tenemos que situar
lejos de cualquier sitio donde el bebé quiera ir, luego colocamos al bebé de espaldas flotando en el
agua y ponemos una mano en su cabeza para ayudarlo en la flotación. Lo que tenemos que hacer es
girarlo suavemente hacia un lado con la otra mano y a la vez quitamos la mano que teníamos debajo
de su cabeza. El resultado es que el bebé pierde el equilibrio y según en que postura se encuentre
más seguro intentará llegar a esa posición.
Si el bebé se da la vuelta y queda bocabajo le giramos tranquilamente desde el tronco para que
vuelva estar boca arriba, de espaldas y rápidamente volvemos a colocar la mano debajo de su
cabeza para que se sienta seguro y tranquilo en esta postura.
Si el bebé consigue mantener el equilibrio y quedar flotando de espaldas lo felicitamos y en unos
segundos volvemos a colocar la mano debajo de su cabeza.
Este ejercicio lo haremos tres o cuatro veces seguidas, cambiando el lado hacia donde lo giramos, lo
dejamos descansar un ratito y luego iniciamos de nuevo los giros. El objetivo final del juego es que
el bebé sepa darse la vuelta desde boca arriba a boca abajo y al contrario.
Novena sesión.

Ejercicios.
 Flotación frontal con ayuda del profesor.
 Inmersiones.
 Paseos lanzados.
 Mirarse dentro del agua.
 Equilibrios en flotación.
 La estrellita (el muerto)

Descripción
Como siempre un poquito de juego para entrar en calor y empezamos la clase.
El nuevo ejercicio de hoy es la estrellita (el muerto). Partimos de la flotación de espaldas con ayuda
del profesor, el bebé puede aguantar un ratito en esa postura sin ayuda, pero el ejercicio completo
requiere que además de aguantar la postura, el solo se coloque en esa posición.
Colocaremos al bebé cogido del rebosadero y le pediremos que haga la estrellita, difícilmente la
primera vez será capaz de hacerlo solo, pero no hay problema, es lo normal. Primero lo hacemos
nosotros, nos cogemos del rebosadero, nos soltamos y hacemos el muerto un rato (estrellita), luego
le pedimos que lo haga él. Si aun no es capaz, lo cogemos de la parte de atrás de la cabeza y lo
colocamos en la posición.
A este ejercicio le dedicaremos solo unos minutos hoy, no es importante que hoy sea capaz de
hacerlo el solo, solo que poco a poco comprenda de que se trata.
Después de este ejercicio dedicamos un buen rato a la siguiente progresión.
Cerrar la boca cuando se lo pidas-Soplar el agua-Inmersiones-Mirarse dentro del agua.
Y si el bebé tiene la edad suficiente también enséñale a hacer burbujitas con la boca y con la nariz
dentro del agua. La parte principal de la clase la dedicaremos a los paseos lanzados o nado al
objetivo, aumentando como siempre un poquito la distancia y un poquito el tiempo que tardamos en
darle un empujón hacia arriba para que respire.
Para terminar este día seguiremos con el que iniciamos ayer, equilibrios de flotación. Este ejercicio
al final lo uniremos a la estrellita y servirá para dos cosas:
La primera, si el bebé es capaz de levantar la cabeza mientras nada bocabajo para respirar, el saber
darse la vuelta y hacer el muerto (estrellita) un rato, le servirá para descansar y así poder nadar mas
distancia.
La segunda, si el bebé es muy pequeño y no tiene fuerza para levantar la cabeza, el saber girarse le
puede servir para poder respirar y así seguir nadando un rato. (no todos los bebés aprenden este
movimiento complejo)
Un rato corto de juegos y la clase de hoy ha terminado.
Décima sesión.

Ejercicios.
 Flotación frontal con ayuda del profesor.
 Inmersiones.
 Paseos lanzados.
 Mirarse dentro del agua.
 Equilibrios en flotación.
 La estrellita (el muerto)
 La zambullida

Descripción
Comenzamos la sesión igual que las anteriores, lo único que nos queda por enseñarle es tirarse al
agua y como en todos los ejercicios lo haremos muy lentamente. Las primeras veces nos sentamos
junto al bebé en el borde de la piscina, los dos con los pies dentro del agua. Cogemos al bebe por las
dos axilas y lo metes en el agua y sin soltarlo lo llevamos al borde o al rebosadero para que se
aferre. Repetiremos esto varias veces, primero lo haremos nosotros o alguien al que vea el bebé.
También es muy útil que lo haga con un muñeco o muñeca que le guste antes que él.
Una vez que el bebé ha entendido de que se trata el juego y tras haberlo bajado del borde lo
soltamos para que se dirija solo hacia la pared. A continuación le enseñaremos a saltar al agua o al
menos a dejarse caer a la piscina. Después de soltar al bebé, estando nosotros fuera, cerca y mirando
al rebosadero o la pared lo que haremos es solicitar al bebe el primer impulso, nos metemos en el
agua y situamos al bebe sentado en el rebosadero, alargamos los brazos y sin llegar a su alcance le
decimos que se tire al agua y cada vez lo cogemos un poco mas abajo, hasta que en un rato ya no lo
cojamos y solo le ayudemos a regresar a la pared. Por último repetiremos el ejercicio poniendo al
bebé de pie en lugar de sentado. Acabaremos la sesión igual que las anteriores con juegos.

Julio Latorre
Entrenador Superior de Natación
Especialista en Fisioterapia Deportiva
Máster en Actividad Física y Salud
mailto:julionauticomotril@hotmail.com
BIBLIOGRAFÍA:
Anttila, H.; Autti-Rämö, I.; Suoranta,J; Mäkelä, M. and Malmivaaral A. (2008) Effectiveness of
physical therapy interventions for children with cerebral palsy: a systematic review. BMC
Pediatrics, pp. 8-14.

Arpino, C.; Vescio, M.F.; De Luca, A.; Curatolo, P. (2010). Efficacy of intensive versus
nonintensive physiotherapy in children with cerebral palsy: a meta-analysis. International Journal of
Rehabilitation Research, 33 (2), pp. 165-171.

Basco, J.A.; Rodríguez, J. (2001). Los niños con necesidades educativas especiales también van a la
piscina. Rev Iberoamericana de Fisioterapia y Kinesiología, 4 (2), pp. 48-55.

Batler, J.M.; Scianni, A.; Ada, L. (2010) Effect of cardiorespiratory training on aerobic fitness and
carryover to activity in children with cerebral palsy: a systematic review in International Journal of
Rehabilitation Research, Vol.(33), pp 97–103

Bax, M.; Goldstein, M.; Rosenbaum, P.; Leviton A.N. et al. (2005) Propuesta de definición y
clasificación de la parálisis cerebral. Dev. Med. Child Neurol., 47 (8), pp. 571-576.

Becker, B.E. (2009) Aquatic Therapy: Scientific Foundations and Clinical Rehabilitation
Applications. The American Academy of Physical Medicine and Rehabilitation Vol. 1 (September),
pp. 859-872.

Buchalla, C.M. (2005) Clasificación Internacional del Funcionamiento, la Discapacidad y de la


salud. Epidemiol Rev Bras., Vol. 8 (febrero), pp.187-193.

Carvalho, K. de; Rocha, N.; Figueiredo, S.A.; Penaforte, I.; Toffol, W.C. de. (2010) Effectiveness
of the hydrotherapy in children with chronic encephalopathy no progressive of the childhood: a
systematic review. Fisioter Mov. jan/mar : 23(1) pp. 53-61.

Dorval, G.; Tetreault, S.; Caron, C. (1996) Impacto del Programa acuáticos en los adolescentes con
parálisis cerebral. Occup Hay Int., 3 (4), pp. 241-261.

Eicher, P.S.; Batshaw, M.L. (1993) Cerebral Palsy. Pediatr Clin North Am., Vol. (40), pp 537-551.

García-Giralda, M.L. (2002). El concepto Haliwick como base de la hidroterapia infantil. Rev.
Fisioterapia, 24(3), pp.160-164.

Getz, M.; Hutzler, Y.; Vermeer, A. (2006) Efectos de las intervenciones acuáticas en los niños con
impedimentos neuromotores: una revisión sistemática de la literatura. Clin Rehabil., 20 (11), pp.
927-936.

Hutzler, Y.; Chacham, U.; Bergman, U.; Szeinberg, A. (1998) Efectos del movimiento y programa
de natación de capacidad vital y las competencias de orientación en el agua de niños con parálisis
cerebral. Dev. Med. Child Neurol., 40 (3), pp. 176-181.

Hutzler, Y.; Chacham, U.; Bergman, U.; Reche, I. (1998) Efectos de la orientación, movimiento del
agua y programa de habilidades de natación; el autoconcepto de niños de preescolar con parálisis
cerebral. La percepción Habilidades Mot., 86 (1), pp.111-118.
Jacques, K.C.; Drumond, N.R.; Andrade, S.; Chaves, I.P.; Tofol, W.C.(2010). Effectiveness of the
hydrotherapy in children with chronic encephalopathy no progressive of the childhood: a systematic
review. Fisioterapia em Movimento, 23 (1), pp. 53-61.

Kelly, M.; Darah, J. (2005) El ejercicio acuático para niños con parálisis cerebral. Dev. Med. Child
Neurol., 47 (12), pp. 838-42.

Kerem, M. (2009) Rehabilitation of children with cerebral palsy from a physiotherapist’s


perspective. Acta Orthop Traumatol Turc, 43(2), pp. 173-180.

Koman, L.A.; Smith, B.P.; Shilt, J.S. (2004) La parálisis cerebral. Lancet, 363 (9421), pp.1619-31.

Larsen, J.; Pryce, M.; Harrison, J.; Burton D.; Geytenbeek, J.; Howell D. et al. (2002) Directrices
para los fisioterapeutas que trabajan en la gestión de las piscinas de hidroterapia. Australia:
Asociación de Fisioterapia de Australia.

Lloret, M.; Benet, I.; León, C.; Querol, E. (2001). Natación y Salud, Guía de ejercicios y sesiones:
Gymnos.

Lloret, M.; Conde, C.; Fagoaga, J.; León, C.; Tricas, C. (2007). Natación Terapéutica. 5ª Edición:
Paidotribo.

Lowman, C.L. (1937) Technique of Underwater Gymnastics: A Study in Practical Application. Los
Angeles: American Publications.

Maher, C.G.; Sherrington, C.; Herbert, R.D.; Moseley, A.M.; Elkins, M. (2003) La fiabilidad de la
escala de PEDro para valorar la calidad de los ensayos aleatorios controlados. Hay Phys., 83 (8),
pp.713-21.

Mackinnon, K. (1997) Una evaluación de los beneficios de la natación Halliwick en un niño con
diplejía espástica leve. APCP J., pp. 30-39.

Malagón, J. (2007) Parálisis Cerebral en Actualización en Neurología Infantil. Medicina Buenos


Aires, Vol. (67), pp. 586-592.

Mellandra, A.; Queiroz, S. (2005) Terapia acuática para los pacientes con parálisis cerebral. En:
Moura EW, CAP Silva. Terapia Física: aspectos clínicos y práctica de la rehabilitación. São Paulo:
Artes Médicas; pp. 52-59.

Moseley A.M.; Herbert, R.D.; Sherrington, C.; Maher, C.G. (2002). La evidencia para la práctica de
la fisioterapia: un estudio de la base de datos Physiotherapy Evidence (PEDro). Aust J Physiother.,
48 (1), pp. 43-49.

Nair, M.; Philip, E.; Jeyaseelan, L.; George, B.; Mathews, S.; And Padma, K. (2009) Effect of Child
Development Centre Model Early Stimulation Among At-risk Babies, A Randomized Controlled
Trial. Indian Pediatrics, 46 (1), pp. 20-26.

Organización Mundial de la Salud. (2001) Clasificación Internacional del Funcionamiento, la


Discapacidad y salud: ICF. Mundo De la Salud.
O'Shea, M. (2008) La parálisis cerebral. Semin Perinatol., 32 (1), pp. 35-41.

PEDro. La base de datos Physiotherapy Evidence (2010). Escuela de Fisioterapia de la Universidad


de Sydney. [Accesos 2010 establecidos 18]. Disponible en: http://www.pedro.org.au/

Prieto, J.A.; Nistal, P. (2008) Consecuencias del trabajo corporal en el medio acuático sobre la
motricidad del niño. NSW, 30 (3), pp. 33-36.

Sampaio, R.F.; Mancini, M.C.; Fonseca, S.T. (2002) La práctica basada en la evidencia: la
búsqueda de información para fundamentar la práctica clínica de los fisioterapeutas y terapeutas
ocupacionales. Rev Bras Physiol., 6 (3), pp.113-118.

Schwartzman, J. (2004) La parálisis cerebral. Arquivos Brasileiros de parálisis cerebral. Vol. (1),
pp. 6-19.

Thorpe, D.E.; Reilly, M. (2000) El efecto de un programa de ejercicios de resistencia acuáticos en


la fuerza de las extremidades inferiores, gasto de energía, la movilidad funcional, el equilibrio y la
auto-percepción en un adulto con parálisis cerebral: Reporte de un caso retrospectivo. Acuáticos J
Phys., 8 (2), pp.18-24.

Verhagen, A.P.; de Vet, H.; de Bie R.A.; Kessels A.G.; Bóers, H.; Bouter, L.M. et al. (1998) La
lista Delphy: la lista de criterios para la evaluación de la calidad de los ensayos clínicos aleatorios
para la realización de revisiones sistemáticas desarrollado por consenso. Clin Epidemiol., Vol. (12),
pp.1235-1241.