Está en la página 1de 3

Ejercicio de Escritura.

El Congreso Obrero de 1909: gremios, regiones, ideologías y debates.

Información Relevante.
El Congreso Obrero, realizado en Quito el 10 de agosto de 1909, es considerado
el Primero, debido a su carácter nacional. La convocatoria se realizó el 29 de marzo del
mismo año y su propósito fue hacer un evento unificado, que vinculara a trabajadores de
las regiones costa y sierra.1Sin embargo, esta iniciativa fracasó, debido a desacuerdos
entre artesanos católicos y liberales, estos últimos, liderados por el sastre Miguel de
Alburquerque, quien en esa época se desempeñó como presidente de la COG
(Confederación Obrera del Guayas). Asimismo, las discrepancias entre la SAIP
(Sociedad Artística e Industrial de Pichincha) y el Gobierno liberal, precedido por Eloy
Alfaro, dificultaron la realización del Congreso en mutuo consenso. De acuerdo con un
periódico de la COG, las divergencias entre las dos agrupaciones fueron de tipo político
y religioso.2

A pesar de las discrepancias, el Congreso se oficializó el 10 de agosto de 1909.


Al evento asistieron 68 representantes, de acuerdo con la lista oficial de las Actas,
compiladas en el texto de Jaime Durán Barba.3Los asistentes vinieron de 12 provincias;
9 de la sierra (Carchi, Ibarra, Pichincha, León, Tungurahua, Chimborazo, Bolívar,
Azuay y Loja) y 3 de la costa (Los Ríos, Guayas y Manabí). En total, fueron 28
delegaciones que confirmaron su asistencia al Congreso, 17 organizaciones obreras y 11
delegaciones de Concejos Municipales.4En el evento estuvieron presentes abogados e
intelectuales, como fue el caso del COC (Centro Católico de Obreros), que envió a los

1
Isabel Robalino, El Centro Católico de Obreros 1906-2006, 1a ed. (Quito- Ecuador: CNPCC, 2007), 27.
2
Jaime Durán Barba, Pensamiento Popular Ecuatoriano, 1a. ed. (Quito, Ecuador: Corporación Editora
Nacional, 1981), 16.
3
Vemos también contestaciones del presidente de la Sociedad “Artística” de Otavalo, Sr. Dn. Daniel F.
Venalcázar, y del presidente de “La Alianza Obrera” de Cuenca, Sr. Dn. Hilario M. Tola. Antes de la
inauguración del Congreso obrero, acontecimiento en el que nos toca entrar de lleno y para lo cual se
hacen los siguientes preparativos. Las Escuelas Profesionales “Don Bosco”, nombra delegados a los Sres.
Dn. Francisco E. Páez y J.C. Yépez. La Sociedad “Protección Mutua de Vivanderos” de Guayaquil,
nombra a los Sres. José Páez León, Tomás Mayorga y Aurelio Suárez. El “Centro Católico” de Quito,
designa a los Sres. Aníbal Viteri Lafronte, Carlos Manuel Larrea y Eliseo Murillo y como suplentes a los
Sres. Carlos A. Ribadeneira y Manuel F. Moncayo. La Sociedad “Fraternal Bar del Guayas Libertad y
Progreso”, nombra a los Sres. Carlos A. Ribadeneira y Manuel F. Moncayo. El Concejo de Guaranda, al
Sr. Dn. Eloy del pozo R. La Sociedad Obreros de San José “La Tola”, de Quito, a los Sres. Dn. Alejandro
Rivadeneira, José miguel López y José María Ávila., en ibid., 151.
4
Juan J. Paz y Miño Cepeda, “TRABAJADORES Y MOVIMIENTO OBRERO. Elementos históricos
para una economía política sobre el trabajo en Ecuador.” (Pontificia Universidad Católica del Ecuador-
Facultad de Economía, 2016).
señores, Dr. Carlos Manuel Larrea, Dr. Eliseo Murillo y Dr. Aníbal Viteri Lafronte, este
último también consta como representante de la Sociedad “Obreros de San José” de la
provincia de Tungurahua.

A pesar de no haber asistido, Miguel de Alburquerque y José Váscones,


conocidos líderes políticos de los artesanos liberales, tuvieron hombres de confianza que
fueron en su representación, con la intención de adherir al bando liberal a representantes
de gremios y sociedades artísticas independientes.5 Por su parte, los representantes
católicos se alzaron como opositores a las intervenciones de los liberales. Uno de los
casos más discutidos al interior del Congreso fue la representación a la diputación de
obreros, debido a que los artesanos serranos, en especial de la SAIP y COC, coincidían
en que los diputados no debían ser necesariamente de la clase obrera. Por su parte los
liberales de la costa abogaron por que fueran “hermanos de clase” quienes estuvieran en
el cargo, puesto que solo así se abogaría por los intereses de los obreros de la república.6

Asimismo, los periódicos dieron su apoyo específico a cada bando, como fue el
caso de “La Voz del Pueblo” el cual era un rotativo católico, y en él se denunciaron las
actividades de algunos representantes liberales de la sierra. Una de las críticas fue
dirigida contra el sastre José Váscones, a quien se le acusó de traidor a los ideales
católicos al simpatizar con el liberalismo.7Por otra parte, el periódico “La Prensa”, de
tendencia liberal publicó las resoluciones que se aprobaron en el Congreso y acto
seguido, cuestionó las actitudes tomadas por algunos notables católicos respecto a su
postura con la organización obrera.8

Bibliografía.

5
Richard L. Milk Ch., Movimiento obrero ecuatoriano: el desafío de la integración (Quito, Ecuador:
Ediciones Abya-Yala, 1997), 49.
6
Durán Barba, Pensamiento Popular Ecuatoriano.
7
Anónimo, “La Voz del Pueblo” (Periódico, Quito, Ecuador, 1909).
8
Hugo Borja, “El Congreso Obrero”, La Prensa, 2 de noviembre de 1909, sec. Ia.
Anónimo. “La Voz del Pueblo”. Periódico. Quito, Ecuador, 1909.
Borja, Hugo. “El Congreso Obrero”. La Prensa. 2 de noviembre de 1909, sec. I a.
Durán Barba, Jaime. Pensamiento Popular Ecuatoriano. 1a. ed. Quito, Ecuador:
Corporación Editora Nacional, 1981.
Milk Ch., Richard L. Movimiento obrero ecuatoriano: el desafío de la integración.
Quito, Ecuador: Ediciones Abya-Yala, 1997.
Paz y Miño Cepeda, Juan J. “TRABAJADORES Y MOVIMIENTO OBRERO.
Elementos históricos para una economía política sobre el trabajo en Ecuador.”
Pontificia Universidad Católica del Ecuador- Facultad de Economía, 2016.
Robalino, Isabel. El Centro Católico de Obreros 1906-2006. 1a ed. Quito- Ecuador:
CNPCC, 2007.