Está en la página 1de 7

Expediente N° : 00080-2020-0-2802-JR-PE-01

Carpeta Fiscal :3870-2019


Materia : Omisió n a la Asistencia Familiar
Especialista : Dr. Manuel Coayla Carpio
Escrito N° : 01
Sumilla : Solicito Constituirme en Actor
Civil.

SEÑOR JUEZ DEL PRIMER JUZGADO DE


INVESTIVACIÓN PREPARATORIA DE ILO.-(Dr. Luis Palomino Barranzuela).-

ANA JESUSA SERRANO HUAMANÑAHUI,


identificada con D.N.I. Nro. 15866208, con domicilio en Ampliación San Jerónimo Mz. “C”
Lote 02 de esta ciudad de Ilo, con número de celular 995 033344 con correo electrónico
anaserrano010178@gmail.com madre de los alimentistas LEANDRA SUMMY (16) y
VIVIANA DANAE (06) VALDÉZ SERRANO, a quienes legalmente represento, señalo
domicilio procesal en el Área de Equipamiento Institucional A – 5 - A en la Pampa
Inalámbrica de Ilo y en la casilla electrónica N° 36645, en el proceso que por Omisión a
la Asistencia Familiar se sigue en contra de PEDRO RÓMULO VALDEZ AMÉSQUITA
(43), a Ud. Atentamente digo:

I.-PETITORIO.-
Que, habiendo sido notificada con la Resolució n N° 03, de
fecha 06 de julio de 2020, la misma que cita a las partes para audiencia de Incoació n de Proceso
Inmediato, EN MI CALIDAD DE AGRAVIADA Y REPRESENTANTE DE MIS DOS MENORES
HIJOS, ME APERSONO A ESTA INSTANCIA Y ME CONSTITUYO EN ACTOR CIVIL, de
conformidad con lo establecido en el Artículo 98° y siguientes del có digo Procesal Penal, así
como lo establecido en los acuerdos Plenarios N° 6-2010/CJ-116 y 5-2011/CJ-116.

II.- DEL IMPUTADO.-

El presente pr oceso se sigue en contra de PEDRO


RÓMULO VALDEZ AMÉSQUITA, con D.N.I. 04653069, de 43 añ os de edad, de estado
civil, Casado, grado de instrucció n Secundaria incompleta, hijo de Pedro y María, como autor del
delito Contra la Familia en la modalidad de Omisió n a la Asistencia Familiar por Incumplimiento
de la Obligació n Alimentaria, previsto y sancionado en el Primer Pá rrafo del Artículo 149,° en
agravio de mis menores hijas LEANDRA SUMMY (16) y VIVIANA DANAE (06)
VALDÉZ SERRANO.
III.- FUNDAMENTOS FÁCTICOS.-
Primero.- Que, mediante Acta de Conciliació n de
fecha 09 de marzo de 2018, ante la DEMUNA de Ilo, ANA JESUS SERRANO HUAMANÑAHUI y el
denunciado PEDRO RÓMULO VALDEZ AMÉSQUITA, llegaron a un acuerdo
conciliatorio en el cual el segundo de los nombrados se comprometió a otorgar la suma de S/.
600.00 Soles a favor de sus dos menores hijas LEANDRA SUMMY (16) y VIVIANA
DANAE (06) VALDÉZ SERRANO , a razó n de S/. 300.00 Soles para cada una de ellas así
como la suma de S/. 100.00 Soles para su esposa, la madre de los menores.
Al no haber cumplido con lo acordado en el Acta de Conciliació n, la madre de los menores, instó
ante el Juzgado de Paz Letrado de Familia de Ilo un proceso de ejecució n de Acta de Conciliació n
en contra del padre de sus hijos, expediente 239-2019-0-2802-JR-FC-01.
Seguidamente, mediante Auto final de fecha 28 de junio de 2019, se ordenó llevar adelante la
ejecució n de dicha Acta, hasta que el ejecutado cumpla con pagar la suma de S/. 6,300.00 Soles
por concepto de pensiones devengadas que corresponde al periodo de agosto de 2018 a
abril de 2019 y se requirió al demandado mediante Resolució n Nro. 05 de fecha 28 de agosto de
2019 para que cumpla con pagar a favor de la demandante la suma de S/. 5,600.00 Soles, dentro
del término de 05 días, bajo apercibimiento de remitirse copias al Ministerio Publico para que
proceda con la denuncia respectiva, resolució n que fue debidamente notificada al investigado en
su domicilio así como en la direcció n electró nica de su Abogado Defensor.
No obstante transcurrido el termino y verificado el incumplimiento del pago, mediante
Resolució n N° 06 de fecha 10 de octubre del 2019, se hizo efectivo el apercibiendo fijado y se
remitieron copias certificadas al Ministerio Publico para proceder a efectuar la denuncia por
Omisió n a la Asistencia Familiar. Haciéndose presente como monto adeudado la suma de S/.
5,250.00 Soles.
Posteriormente a nivel fiscal se le ha convocado hasta en dos ocasiones a fin de llegar a un
Principio de Oportunidad, siendo que el denunciado simplemente ha hecho caso omiso y se ha
mostrado renuente a cumplir con sus obligaciones alimenticias hasta la fecha de hoy, es má s, ni
siquiera llama por teléfono a sus hijas y menos ha hecho llegar monto alguno de dinero, ni
víveres ni nada a pesar del estado de emergencia en el que nos encontramos y a sabiendas de
que yo no tengo empleo que me permita sustentar la alimentació n de mis menores hijas y la
propia mía, ú nicamente estoy sobreviviendo con el gentil apoyo de mi hermana Rosario Serrano
Huamanñ ahui y los préstamos de dinero que tengo que estar haciéndome de terceras personas a
fin de cubrir las necesidades bá sicas de mis hijas, todo ello ante la total indiferencia de su padre.
Debo manifestar ademá s señ or Juez e honor a la verdad que no solamente me está adeudando la
presente liquidació n que va desde agosto de 2018 a abril de 2019, sino que ademá s desde abril
del 2019 a la fecha no ha dado ni un sol, ni él ni su familia se acuerdan de nosotros.
IV.- JUSTIFICACIÓN DE LA PRETENSIÓN.-

Que, en el delito Contra la Familia en la modalidad de


Omisió n de Asistencia Familiar el bien jurídico protegido es la familia y específicamente los
deberes de tipo asistencial, concretizado en los alimentos a los que el imputado se halla obligado
y que comprenden lo necesario para el sustento, habitació n, vestido, educació n, instrucció n y
capacitació n para el trabajo, asistencia médica y recreació n del niñ o o del adolescente (Art. 92°
del Có digo de Niñ os y Adolescentes); debiendo tenerse presente que nos referimos al deber de
prestar alimentos para con un menor quien se encuentra de por si en una situació n de
vulnerabilidad, y cuya falta de alimentos constituye indirectamente una afectació n a sus
derechos fundamentales, pues les privará de los medios necesarios para tener un desarrollo
adecuado (salud, nutrició n, vestimenta, educació n.

V.- DE LA REPARACIÓN CIVIL.-

Que, conforme lo indica líneas arriba, el bien jurídico


protegido en el proceso de omisió n a la Asistencia Familiar es la familia y específicamente los
deberes de tipo asistencial, concretizado en los alimentos a los que el imputado se halla obligado
y que comprenden lo necesario para el sustento, habitació n, vestido, educació n, instrucció n y
capacitació n para el trabajo, asistencia médica y recreació n del niñ o o del adolescente: por lo
que no haber asistido al recurrente en su oportunidad acarrea un grave dañ o a la persona.
Que, asimismo el imputado ha actuado con dolo, debido a que dicha persona a pesar de tener
pleno conocimiento de sus obligaciones alimentarias, simplemente las omitió a pesar de que
cuenta con los medios necesarios, por lo que estimamos la reparació n civil de la siguiente forma:

5.1.- Pensiones devengadas: S./ 5,250.00 Soles.


5.2.- Dañ os y perjuicios S./ 700.00 soles.
CUANTUM INDEMNIZATORIO: S./ 5,950.00 soles.

En este contexto, la omisión a prestar los deberes alimentarios que tenía el imputado para con
mis menores hijas, las han afectado directamente, por lo que las mismas resultan agraviadas,
sin embargo, a la fecha el imputado no ha cumplido con cancelarme la suma adeudad, y yo en
representación de ambas, me he venido obligada a buscar la forma de subsistir a duras penas.

__________________________________________________________________________________________________________
4. Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para asegurar el pago de la pensión alimenticia por parte de los padres u otras
personas que tengan la responsabilidad financiera por el niño, tanto si viven en el Estado Parte como si viven en el extranjero.
CONVENCIÓN SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO Adoptada y abierta a la firma y ratificación por la Asamblea General en su
resolución 44/25, de 20 de noviembre de 1989. Entrada en vigor: 2 de septiembre de 1990, de conformidad con el artículo 49.
Para el Perú: Aprobada mediante Resolución Legislativa N° 25278, de fecha 3 de agosto de 1990. Instrumento de ratificación de 14 de
agosto de 1990, depositado el 4 de septiembre de 1990. Fecha de entrada en vigencia el 4 de octubre de 1990.
VI.- FUNDAMENTOS JURIDICOS.-
Primero.- El Artículo 94° del Có digo Procesal Penal, precisa que “ Se considera agraviado a todo
aquel que resulte directamente ofendido por el delito o perjudicado por las consecuencias del
mismo”
Segundo.- El Artículo 98° del có digo adjetivo, precisa que “La acció n reparatoria en el proceso
penal só lo podrá ser ejercitada por quien resulte perjudicado por el delito, es decir, por quien
segú n la Ley Civil esté legitimado para reclamar la reparació n, y en su caso los dañ os y perjuicios
productos del delito” por lo que siendo agraviado, solicito se me constituya como actor civil en el
presente proceso.
La presente solicitud cuenta con los requisitos establecidos en el artículo 100° del Referido
Có digo Adjetivo.
Tercero.- Artículo 104° del mismo cuerpo legal, que establece las facultades del Actor Civil.

VII.- ACUERDO PLENARIO 5-2011/CJ-116.-

6º. El actor civil, en cuanto parte procesal, presenta una configuració n jurídica de suma importancia, en la
medida que esta institució n ha generado interpretaciones contradictorias que con el tiempo han ido
encontrando su cauce mediante las decisiones que han venido profiriendo los Juzgados y Salas, pero que al
parecer no gozan de uná nime respaldo.
Así las cosas, corresponde a este Supremo Tribunal en aras de garantizar la igualdad en la aplicació n
judicial del derecho objetivo y la vigencia del valor seguridad jurídica, dictar un Acuerdo Plenario que fije
los alcances de los puntos en conflicto.
7º. El Có digo Procesal Penal de 2004 establece que el ejercicio de la acció n civil derivada del hecho punible
corresponde al Ministerio Pú blico y, especialmente, al perjudicado por el delito; ademá s, estipula que si
éste ú ltimo se constituye en actor civil, cesa la legitimació n del Ministerio Pú blico para intervenir en el
objeto civil del proceso: artículo 11º, apartado 1), del citado Có digo adjetivo. En tal virtud, la participació n
del Ministerio Pú blico será por sustitució n, esto es, representa un interés privado. Por ello, su intervenció n
cesa definitivamente cuando el actor civil se apersona al proceso.
Sin lugar a dudas, la modificació n má s importante del Có digo Procesal Penal en el á mbito de la acció n civil
incorporada al proceso penal se ubica en el artículo 12º, apartado 3), del referido Có digo, que estipula que
la sentencia absolutoria o el auto de sobreseimiento no impedirá n al ó rgano jurisdiccional pronunciarse
sobre la acció n civil derivada del hecho punible vá lidamente ejercida, cuando proceda. Esto significa, en
buena cuenta, que cuando se sobresee la causa o se absuelve al acusado no necesariamente la Jurisdicció n
debe renunciar a la reparació n de un dañ o que se ha producido como consecuencia del hecho que
constituye el objeto del proceso, incluso cuando ese hecho -siempre ilícito- no puede ser calificado como
infracció n penal.
8º. El Có digo Penal -Título VI, Capítulo I, Libro I- regula el instituto de la reparació n civil. El Có digo
Procesal Penal -Libro I, Secció n II-, por su parte, prescribe el procedimiento necesario para su persecució n
eficaz. Con independencia de su ubicació n formal, la naturaleza jurídica de la reparació n civil es
incuestionablemente civil, y que aú n cuando exista la posibilidad legislativamente admitida de que un Juez
Penal pueda pronunciarse sobre el dañ o y su atribució n, y en su caso determinar el quantum
indemnizatorio -acumulació n heterogénea de acciones-, ello responde de manera exclusiva a la aplicació n
del principio de economía procesal. GIMENO SENDRA sostiene, al respecto, que cuando sostiene que el
fundamento de la acumulació n de la acció n civil a la penal derivada del delito es la economía procesal,
toda vez que dicho sistema permite discutir y decidir en un solo proceso, tanto la pretensió n penal, como
la pretensió n civil resarcitoria que pudiera surgir como consecuencia de los dañ os cometidos por la acció n
delictuosa y que, de ser decidida con absoluta separació n en un proceso civil produciría mayores gastos y
dilaciones al perjudicado por el delito, debido a la onerosidad, lentitud e ineficacia de nuestro
ordenamiento procesal civil [Derecho Procesal Penal, 2da Edició n, Editorial Colex, Madrid, 2007, p. 257].

9º. El artículo 139º, inciso 3), de la Constitució n consagra la garantía de tutela jurisdiccional, que incluye
como uno de sus elementos esenciales el derecho de acceso a los ó rganos jurisdiccionales, a través del
cauce del ejercicio del poder jurídico de acció n, que implica la atribució n que tiene toda persona de poder
acudir al ó rgano jurisdiccional para que éste, a través de la prestació n del servicio de impartir justicia al
que está obligado, resuelva un conflicto de intereses o una incertidumbre jurídica. En el proceso penal
peruano la titularidad de la promoció n de la acció n penal -que se concreta en la expedició n de la
disposició n de formalizació n y continuació n de la investigació n preparatoria- corresponde en exclusiva en
los delitos pú blicos a la Fiscalía -que es un derecho/deber del Ministerio Pú blico-, y en los delitos privados
al perjudicado por el delito. El ciudadano frente a la comisió n de delitos pú blicos só lo tiene un derecho de
petició n, debidamente reglado, de acudir al Ministerio Pú blico para dar cuenta de la notitia criminis.

10º. Como se advierte, nuestro sistema procesal penal se ha adherido a la opció n de posibilitar la
acumulació n de la pretensió n resarcitoria, de naturaleza civil, en el proceso penal. En tal sentido GÓMEZ
COLOMER expresa que una vez aceptada la existencia de la permisibilidad de la acumulació n al proceso
penal de uno civil, toca determinar el objeto del proceso civil acumulado, que no es otro que la pretensió n
y la resistencia, siendo el contenido de la referida pretensió n, casi siempre, de naturaleza patrimonial
[Derecho Jurisdiccional III. Proceso Penal. El objeto del proceso. 12ª Edició n, Editorial Tirant lo Blanch,
Valencia, 2003, p. 110]. En otras palabras, la acumulació n de la acció n civil al proceso penal, responde
sencillamente a un supuesto de acumulació n heterogénea de pretensiones, con fines procesales estrictos.
Esta tendencia encuentra un beneficio en el hecho de que, con el menor desgaste posible de jurisdicció n,
se pueda reprimir el dañ o pú blico causado por el delito y reparar el dañ o privado ocasionado por el
mismo hecho.
• 2. Actor civil. Requisitos para su constitució n

11º. Actor civil es el perjudicado que ejerce su derecho de acció n civil dentro del proceso penal. Es decir,
es quien ha sufrido en su esfera patrimonial los dañ os producidos por la comisió n del delito, siendo titular,
frente al responsable civil, de un derecho de crédito, bien a título de culpa, bien por la simple existencia de
una responsabilidad objetiva que pudiera surgir con ocasió n de la comisió n de un delito [VICENTE
GIMENO SENDRA, Ibídem, p. 181]. Dicho de otro modo, en palabras de SAN MARTÍN CASTRO, se define
al actor civil como aquella persona que puede ser el agraviado o sujeto pasivo del delito, es decir quien
directamente ha sufrido un dañ o criminal y, en defecto de él, el perjudicado, esto es, el sujeto pasivo del
dañ o indemnizable o el titular del interés directa o inmediatamente lesionado por el delito, que deduce
expresamente en el proceso penal una pretensió n patrimonial que trae a causa de la comisió n de un delito
[Derecho Procesal Penal, 2ª Edició n, Editorial Grijley, Lima, 2003, p. 259].

12º. El artículo 98º del Có digo Procesal Penal prevé la constitució n del actor civil y sus derechos. Esta
figura legal está regulada en la Secció n IV “El Ministerio Pú blico y los demá s sujetos procesales”, Título IV
“La Víctima”, Capítulo II “El Actor Civil” del Libro Primero “Disposiciones Generales”. Prescribe la citada
norma que: “La acció n reparatoria en el proceso penal só lo podrá ser ejercitada por quien resulte
perjudicado por el delito, es decir, por quien segú n la Ley civil esté legitimado para reclamar la reparació n
y, en su caso, los dañ os y perjuicios producidos por el delito”.
13º. El citado artículo 98º del Có digo Procesal Penal establece como premisa inicial que el actor civil es el
titular de la acció n reparatoria, y luego precisa que esta acció n só lo podrá ser ejercitada por quien resulte
perjudicado del delito. No debe olvidarse que la naturaleza de la acció n reparatoria es fundamentalmente
patrimonial y es por ello la denominació n del titular de ella: “actor civil”.
É ste deberá , en primer término, sustentar en el proceso có mo es que ha sido perjudicado por la conducta
imputada al investigado y có mo el dañ o sufrido puede ser resarcido. Si bien en muchos casos se admite
que hay un componente moral en la colaboració n del actor civil en el proceso a fin de aportar con
elementos que permitan probar la comisió n del ilícito, lo cierto es que todas las facultades de éste apuntan
formalmente a la acreditació n, aseguramiento y pago de una reparació n civil.
14º. Ahora bien, para poder constituirse en actor civil (el agraviado que actú a procesalmente para hacer
valer su derecho a la reparació n civil por el dañ o causado con el delito) deben reunirse los requisitos
puntualizados en el artículo 100º del Có digo Procesal Penal. En efecto, ocurre que el citado cuerpo de
leyes ha establecido lo siguiente:
1. La solicitud de constitució n en actor civil se presentará por escrito ante el Juez de la Investigació n
Preparatoria.
2. Esta solicitud debe contener, bajo sanció n de inadmisibilidad:
a) Las generales de Ley de la persona física o la denominació n de la persona jurídica con las generales de
Ley de su representante legal;
b) La indicació n del nombre del imputado y, en su caso, el tercero civilmente responsable, contra quien se
va a proceder;
c) El relato circunstanciado del delito en su agravio y exposició n de las razones que justifican su
pretensió n; y
d) La prueba documental que acredita su derecho conforme al artículo 98º.

15º. Como se advierte del pará grafo precedente, si bien se está frente a una pretensió n de índole
resarcitoria, la Ley procesal exige que el perjudicado -que ejerce su derecho de acció n civil- precise
específicamente el quantum indemnizatorio que pretende. Ello conlleva a que individualice el tipo y
alcance de los dañ os cuyo resarcimiento pretende y cuá nto corresponde a cada tipo de dañ o que afirma
haber sufrido. Con esta medida la norma procesal persigue dar solució n a un problema sumamente grave
en nuestro ordenamiento judicial pues con el transcurrir del tiempo la prá ctica tribunalicia revela que los
montos dinerarios que se establecen por concepto de reparació n civil en sede penal son relativamente
menores y no guardan relació n ni proporció n con el hecho que forma parte del objeto procesal.
(…).-
ACORDARON:
21º. ESTABLECER como doctrina legal, los criterios expuestos en los fundamentos jurídicos 6º al 19º.
22º. PRECISAR que los principios jurisprudenciales que contiene la doctrina legal antes mencionada
deben ser invocados por los jueces de todas las instancias judiciales, sin perjuicio de la excepció n que
estipula el segundo pá rrafo del artículo 22º de la LOPJ, aplicable extensivamente a los Acuerdos Plenarios
dictados al amparo del artículo 116º del citado estatuto orgá nico.
23º. PUBLICAR el presente Acuerdo Plenario en el diario oficial “El Peruano”. Há gase saber.
S.S.
SAN MARTÍN CASTRO - VILLA STEIN - LECAROS CORNEJO - PRADO SALDARRIAGA
RODRÍGUEZ TINEO - PARIONA PASTRANA - BARRIOS ALVARADO - NEYRA FLORES - VILLA BONILLA

VII.- PRUEBA DOCUMENTAL.-


- 7.1.- Copia de mi DNI
- 7.2.- Copia del DNI de mis dos menores hijas.
- 7.6.- Por el Principio de adquisició n procesal, hago míos los medios probatorios presentados por
el ministerio Pú blico, teniendo en cuenta ademá s el estado de emergencia en que nos
encontramos.
POR LO EXPUESTO:
Solicito se sirva tramitar con arreglo a ley.

AL PRIMER OTROSÍ.- Designo como mi Abogado al letrado que autoriza, JHAN PAUL JIMENEZ
SALAZAR, con C.A.M. Nro. 909 con Celular Nro. 980675710, Abogado Defensor Público de
Víctimas del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos a quien solicito se le permita intervenir en
el presente proceso con arreglo a ley. Téngase presente.
AL SEGUNDO OTROSÍ.- Señ alo el correo electró nico de mi Abogado Defensor:
jhan.paul.jimenez.salazar@gmail.com a fin de que se le permita participar en la audiencia virtual
programada para este 17 de julio a las 11.40 minutos vía el aplicativo Google Hangouts Meet

ANEXOS:
A: Copia simple de mi DNI.
B: Copia del DNI de mis dos menores hijas.
Ilo, 14 de julio del 2020.

_____________________________________
ANA JESUSA SERRANO HUAMANÑAHUI
D.N.I. Nro. 15866208

También podría gustarte