Está en la página 1de 8

¿CRISTO, SEÑOR O SALVADOR?

Texto clave: Lucas 2:11 porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un


Salvador, que es Cristo el Señor.
Objetivo: Llevar al oyente a meditar sobre el Señorío de Cristo, examinarse y entender si
de verdad estamos teniendo una fe salvadora, la cual implica arrepentimiento, entrega
absoluta a la voluntad de nuestro Amo y confianza en la obra redentora de Cristo.
Santidad.
INTRODUCCIÓN:
Tratar de ilustrar lo que pasa en muchas iglesias, donde al parecer el menosprecio a la
soberanía de Cristo, a su dominio, a su gobernabilidad y Señorío es el pan de todos los
días. Ya que los miembros de las iglesias viven una vida totalmente independiente de su
Señor, haciendo su voluntad en su vida, sin devoción, pecados ocultos, asistiendo solo los
domingos y olvidándose totalmente que son cristianos toda la semana, coqueteando con
el mundo, dejándole las sobras a Cristo; rindiéndose a sus concupiscencias, placeres,
sueños y vanaglorias, antes que al deseo del que dicen que es su Señor. Muchos
miembros de estas iglesias viven engañados creyendo que por una decisión que tomaron
en un tiempo o en un punto de su vida son salvos, y mucho tiene que ver la mala
enseñanza al evangelizar y al predicar erradamente la palabra de Dios, muchas iglesias
se han hecho prácticas y no buscan verdaderos convertidos si no solo llenar sus sillas con
simpatizantes que buscan escuchar mensajes entretenidos y que les digan lo que quieren
escuchar, tanto ellos como los predicadores son responsables en que estén engañados
de que serán librados de la ira de Dios, pero nadie puede ser salvado sin arrepentimiento
y sometimiento a Cristo, nadie puede ser salvo si no nace de nuevo, sin tener una vida
diferente, una vida llena de deseos nuevos, odiando el pecado que antes amaban y
amando al Dios que antes odiaba.

1. PUNTO 1
 EL KYRIOS

La expresión Kyrios es de origen griego que significa “Señor”, “Maestro” “Amo”,


“Dueño”. Por parte de los cristianos, Kyrios es usado como sinónimo de Dios o
Jesús.

También, la palabra Kyrios en la época del Imperio Romano se usaba para


identificar al “amo”, es decir, aquella persona que contaba con esclavos bajo su
poder, y también para nombrar al emperador de Roma: el Cesar, es el Kyrios.

Claramente vemos como esta palabra, Kyrios, significa que el portador de esta,
demanda Señorío, propiedad o derechos sobre alguien o algo. Y si Cristo es el
Kyrios tuyo, tú ya no eres dueño de nada, todo viene a ser posesión de tu Amo. A
continuación, veremos algunos textos bíblicos donde se describen los títulos y
naturaleza de reinado de nuestro Señor Jesucristo. Y como la salvación es
concedida únicamente a aquellos que reconocen a Jesús como Señor, por lo cual
están dispuestos a someter su vida y sus deseos más profundos a Él.

Isaías 9:6-7

6. Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía


reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero,
Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

7. El aumento de su soberanía y de la paz no tendrán fin sobre el trono de


David y sobre su reino, para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la
justicia desde entonces y para siempre. El celo del SEÑOR de los ejércitos
hará esto.

Daniel 7:13-14

13. Seguí mirando en las visiones nocturnas, y he aquí, con las nubes del
cielo venía uno como un Hijo de Hombre, que se dirigió al Anciano de Días y
fue presentado ante El.

14. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos,
naciones y lenguas le sirvieran. Su dominio es un dominio eterno que nunca
pasará, y su reino uno que no será destruido.

Nuestro Señor pronuncio condenación sobre aquellos quienes lo adoraban con


sus labios, pero no con sus vidas.

Mateo 7:21-23

21. No todo el que me dice: 'Señor, Señor', entrará en el reino de los cielos,
sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

22. Muchos me dirán en aquel día: 'Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu


nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos
muchos milagros?'

23. Y entonces les declararé: 'Jamás os conocí; APARTAOS DE MI, LOS QUE
PRACTICAIS LA INIQUIDAD.'
Nadie que no reconozca a Jesús como el Señor y doble su rodilla en total sumisión
puede ser salvo, no solo se trata de creer intelectualmente en ciertos
acontecimientos históricos como la muerte y resurrección de Cristo, sino una Fe
genuina la cual te lleva a entregarte a Cristo voluntariamente y con gozo.

Romanos 10:9-13

9. que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que
Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo;

10. porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa
para salvación.

11. Pues la Escritura dice: TODO EL QUE CREE EN EL NO SERA


AVERGONZADO.

12. Porque no hay distinción entre judío y griego, pues el mismo Señor es
Señor de todos, abundando en riquezas para todos los que le invocan;

13. porque: TODO AQUEL QUE INVOQUE EL NOMBRE DEL SEÑOR SERA
SALVO

Hechos 16:31

31. Ellos respondieron: Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu


casa.

2. PUNTO 2

 CRISTO NO ESTA DIVIDIDO

1 Corintios 1:13

13. ¿Está dividido Cristo? ¿Acaso fue Pablo crucificado por vosotros? ¿O


fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?

Juan Flabel, el puritano ingles del siglo XVII describió, “El ofrecimiento del
Evangelio de Cristo, incluye todos sus oficios.

 REY

 SACERDOTE
 PROFETA
Las primeras cosas que el Señor Jesús predico como profeta fue
arrepentimiento y fe, y los apóstoles fueron fieles en seguir predicando
esas verdades. A lo largo del nuevo testamento podemos aprender que el
fruto del arrepentimiento es el apartarse del pecado, volverse a Dios, y
servirle. Es un cambio radical que influye en el intelecto, la voluntad y los
afectos.

Marcos 1:14-15
14. Después que Juan había sido encarcelado, Jesús vino a Galilea proclamando el
evangelio de Dios,
15. y diciendo: El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado;
arrepentíos y creed en el evangelio.
Sobre este tema A.W. Tozer escribe: “Instar a los hombres y a las mujeres a creer en un
Cristo Dividido – esto es salvador, pero no Señor- es mala enseñanza porque nadie
puede recibir la mitad de Cristo, un tercio de Cristo o un cuarto de Cristo. No somos
salvos al creer en un oficio o una obra.”
Él no se convierte en el Salvador de cualquiera hasta que esa persona lo recibe por quine
Él es, Señor de todo:

Hechos 10:36
36. El mensaje que Él envió a los hijos de Israel, predicando paz por medio de
Jesucristo, que Él es Señor de todos;

Nuevamente A.W. Tozer escribe: “El señor no salvara aquellos quienes no pueda
gobernar. No dividirá sus funciones. No puedes creer en un medio-Cristo. Lo tomamos
por quien es - ¡Salvador y Señor ungido quien es Rey de reyes y Señor de señores! No
sería quien es si nos salvó y llamó y escogió sin el entendimiento que también puede
guiar y controlar nuestras vidas.”

3. PUNTO 3

 SI JESÚS ES SEÑOR, EL PONE SUS TÉRMINOS Y CONDICIONES.

Lucas 14:25-27
25. Grandes multitudes le acompañaban; y El, volviéndose, les dijo:
26. Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus
hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo.
27. El que no carga su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.
28. Porque, ¿quién de vosotros, deseando edificar una torre, no se sienta primero y
calcula el costo, para ver si tiene lo suficiente para terminarla?
29. No sea que cuando haya echado los cimientos y no pueda terminar, todos los
que lo vean comiencen a burlarse de él,
30. diciendo: 'Este hombre comenzó a edificar y no pudo terminar.'
31. ¿O qué rey, cuando sale al encuentro de otro rey para la batalla, no se sienta
primero y delibera si con diez mil hombres es bastante fuerte como para
enfrentarse al que viene contra él con veinte mil?
32. Y si no, cuando el otro todavía está lejos, le envía una delegación y pide
condiciones de paz.
33. Así pues, cualquiera de vosotros que no renuncie a todas sus posesiones, no
puede ser mi discípulo.

Cuando Jesús invitaba a los pecadores a la salvación no lo hacía con sentimentalismo, ni


predico un evangelio falso, al contrario., Él llevo a las multitudes a meditar en el costo que
tendría seguirlo. Un hombre de Dios dice: “Te costará todo para seguir a Cristo. Pero te
va a costar aún más si no lo sigues, te costará tu alma”. Nuestro Señor Jesús demandara
todo de nosotros si nosotros queremos seguirle, eso incluye toda tu vida, tu tiempo, tus
posesiones, tu futuro, tu tesoro, tus placeres.
A veces pareciera que Cristo demanda esto a creyentes especiales, como si hubiera dos
clases de discípulos; el discípulo elite y el discípulo común o carnal, el cual puede llevar
una vida mediocristiana, con un pie en el mundo y un pie en la iglesia, pero; no existe
nada de eso, con Cristo es todo o nada, no puedes dar marcha atrás, debes seguir en
obediencia y darle la espalda al pecado. Es un compromiso total, una vida rendida a aquel
a quien murió por mí en la cruz.

4. PUNTO 4

 FE ES SINÓNIMO DE OBEDIENCIA
A la luz de las escrituras podemos ver que la fe salvadora conlleva obediencia, la fe
verdadera lleva al creyente a obedecer genuina y gozosamente. La escritura también nos
enseña que la rebeldía o desobediencia es un acto de incredulidad; para esto veamos
estas citas:
Hebreos 3:18-19
18. ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a los que fueron
desobedientes?
19. Vemos, pues, que no pudieron entrar a causa de su incredulidad.

Juan 3:36
36. El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la
vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.

Santiago 2:17-19
17. Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta.
18. Pero alguno dirá: Tú tienes fe y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin las obras, y
yo te mostraré mi fe por mis obras.
19. Tú crees que Dios es uno. Haces bien; también los demonios creen, y tiemblan.

Muchos de los que asistimos a una iglesia podemos estar engañados, creyendo que
somos cuando en realidad no lo somos, los demonios creen que hay Dios y tiemblan, pero
no obedecen. Eso quiere decir que hay una fe falsa, la cual llevará a muchos que dicen
creer a la condenación eterna. Pues nuestro Señor Jesucristo enseño que por los frutos
se conocerá la naturaleza del árbol.

5. PUNTO 5

 EL SEÑOR QUE LLAMO TAMBIÉN ES EL QUE SANTIFICA


Todo creyente que es llamado a la salvación también es llamado a la santificación, ya que
al momento de la conversión fuimos sellados con el Espíritu Santo, Dios aseguro la
perseverancia de sus santos para salvación.

1 Corintios 12:3
3. Por tanto, os hago saber que nadie hablando por el Espíritu de Dios, dice: Jesús
es anatema; y nadie puede decir: Jesús es el Señor, excepto por el Espíritu Santo.
Romanos 8:9
9. Sin embargo, vosotros no estáis en la carne sino en el Espíritu, si en verdad el
Espíritu de Dios habita en vosotros. Pero si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el
tal no es de El.
Mateo 13:44-46
El tesoro escondido
44. El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en el campo, que, al
encontrarlo un hombre, lo vuelve a esconder, y de alegría por ello, va, vende todo lo
que tiene y compra aquel campo.

La perla de gran precio


45. El reino de los cielos también es semejante a un mercader que busca perlas
finas,
46. y al encontrar una perla de gran valor, fue y vendió todo lo que tenía y la
compró.

El que no se santifica puede dudarse de que es salvo, ya que Dios no puede salvar a
alguien y dejarlo en su antigua vida, porque ¿cómo perseveraremos en el pecado los que
morimos al pecado?

6. PUNTO FINAL

 TODA RODILLA SERA DOBLADA Y TODA LENGUA CONFESARA QUE


CRISTO ES SEÑOR.
Filipenses 2:9-11
9. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es
sobre todo nombre,
10. para que al nombre de Jesús SE DOBLE TODA RODILLA de los que están en el
cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra,
11. y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.
Tarde o temprano todos los seres humanos reconocerán QUE JESÚS EL SEÑOR, unos
como pueblo suyo y otros como sus enemigos, pero toda lengua confesara a Jesús, sus
enemigos rebeldes como Señor Juez, y los creyentes obedientes como Señor y Salvador
para que Dios reciba la gloria.
Salmo 110:1-3
1. Salmo de David. Dice el SEÑOR a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que
ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.
2. El SEÑOR extenderá desde Sion tu poderoso cetro, diciendo: Domina en medio
de tus enemigos.
3. Tu pueblo se ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder; en el esplendor de la
santidad, desde el seno de la aurora; tu juventud es para ti como el rocío.