Está en la página 1de 18

VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

CRÉDITOS DE ENTRADA.
ABRE EN:
T.U. AXILANGO DÍA
CORTE A:
ESCENA 1. EXT. CAMPO JUNTO AL CEMENTERIO. DÍA 1
LA HISTORIA ARRANCA CON LA ESCENA DE LA BODA
DE FRANCISCO Y MATILDE, DONDE ESTÁN TODOS LOS
POBLADORES DE AXILANGO, EXCEPTO DOMINGO, SU
HIJO JAIME, QUE TIENE UNOS 25 AÑOS DE EDAD, ES-
MERALDA, RUBÍ Y ARISTÓTELES.
EL LUGAR ES ALGO ASÍ COMO UN ALTAR EMPOTRADO
EN LA MONTAÑA, FRENTE AL CUAL HAN PUESTO UNA
MESA PARA EL SACERDOTE Y SILLAS PARA LOS INVI-
TADOS.
EN PRIMERA FILA SE ENCUENTRAN MAGDA Y HORA-
CIO. HORACIO TIENE UNOS AUDÍFONOS QUE ESCU-
CHA SIN HACER CASO A LO QUE SUCEDE ALREDEDOR.
MATILDE Y FRANCISCO SE ENCUENTRAN FRENTE AL
SACERDOTE EN EL ALTAR IMPROVISADO. LA CERE-
MONIA VA A EMPEZAR.
MATILDE SONRÍE RADIANTE Y LE APRIETA LA MANO A
FRANCISCO, QUE LE CORRESPONDE CON CARIÑO Y
LA MIRA TIERNO.
1. MATILDE: (EN BROMA, SUSURRANDO) Toda-
vía puedes arrepentirte.

2. FRANCISCO: Nunca.

3. SACERDOTE: Hermanos míos, nos hemos reuni-


do hoy para…
ENTRA JAIME A SECRETEAR ALGO A UN MINERO DE
LOS ALIADOS A DOMINGO Y QUE ESTÁ EN LA ÚLTIMA
FILA DE SILLAS. AL ESCUCHARLO, EL MINERO PONE
CARA DE DESCONCIERTO.
AL SACERDOTE LE MOLESTA LA INTERRUPCIÓN.
4. SACERDOTE: (CARRASPEA) Hermanos, nos
hemos reunido hoy...
EL MINERO AL QUE JAIME SECRETEÓ HACE LO MISMO
CON OTRO DE LOS MINEROS ALIADOS QUE TIENE EN-
FRENTE. EL MINERO TAMBIÉN REACCIONA Y EL CHIS-
ME COMIENZA A CORRER DE BOCA EN BOCA RÁPIDA-
MENTE.
5. SACERDOTE: ¡Ey, los de atrás! ¡Un poco de res-
peto, por favor!
MATILDE Y FRANCISCO VOLTEAN A VER QUÉ PASA.
CINCO PERSONAS ASIENTEN Y SE VAN CORRIENDO
MIENTRAS EL RUMOR SIGUE AVANZANDO. EL SACER-
DOTE SE MOLESTA AÚN MÁS.

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 1


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

6. SACERDOTE: Espero que para el bautizo sepan


escoger mejor a sus amistades.
FRANCISCO INTENTA ESCUCHAR QUÉ DICEN LOS CU-
CHICHEOS EN LA MULTITUD, LOS CUALES VAN SU-
BIENDO DE TONO Y ACERCÁNDOSE A ÉL.
7. FRANCISCO: (LOS ENFRENTA) ¿Qué pasa?
TODOS SIGUEN CUCHICHEANDO ENTRE SÍ SIN DECIR-
LE NADA.
8. SACERDOTE: (ENOJADO) ¡Así no se puede! ¡Yo
soy un profesional! ¡Qué falta de respeto!
LOS RUMORES SE HACEN CADA VEZ MÁS VELOCES,
HASTA QUE LA AGITACIÓN ESTÁ CASI RAYANDO EN LA
HISTERIA. EL SACERDOTE VE QUE NADIE HACE CASO.
EL SACERDOTE ENTRA EN FURIA.
9. SACERDOTE: ¡Pero bueno! ¡Todos aquellos que
tengan algo más importante qué hacer váyanse de
una vez!
TODOS LOS INVITADOS SE LEVANTAN A TROPEL Y
SALEN DISPARADOS SIN MÁS.
EL SACERDOTE SE LLEVA LAS MANOS A LA CARA Y
PARECE QUE LES VA A GRITAR UNA GROSERÍA, PERO
SE CONTIENE, SE SANTIGUA Y VOLTEA HACIA EL
CRISTO.
10. SACERDOTE: Perdóname Señor, por poco se me
sale una blasfemia.
JAIME SE ACERCA A FRANCISCO Y MAGDA, LA MADRE
DE MATILDE, A ELLOS, PARA ESCUCHAR.
11. FRANCISCO: Me puedes explicar...

12. JAIME: Están clausurando la mina.

13. MATILDE, MAGDA Y FRANCISCO: (A CORO)


¿Qué?

14. JAIME: Unos que vienen de algo del medio am-


biente... Dicen que ya no vamos a poder entrar...
Y perdón, pero esto urge...
JAIME SE DA LA VUELTA PARA SEGUIR AL TROPEL DE
GENTE QUE ESCAPA. ANTES DE IRSE SE ACUERDA Y
VOLTEA A ELLOS CON UNA SONRISA TONTA, NADA
FINGIDA.
15. JAIME: ¡Felicidades a los dos!
JAIME SE VA CORRIENDO. SENTADO EN PRIMERA FILA
SÓLO SE ENCUENTRA HORACIO, QUE SIN HABERSE
DADO CUENTA DE NADA SIGUE ESCUCHANDO POR
SUS AURICULARES.
MATILDE, MAGDA Y FRANCISCO SE QUEDAN VIENDO,
MIENTRAS ATRÁS EL SACERDOTE DA PROFUNDOS
TRAGOS AL VINO DE CONSAGRAR PARA BAJARSE EL
CORAJE.

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 2


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

MATILDE VA A DECIR ALGO, PERO FRANCISCO LA TO-


MA POR LOS HOMBROS.
16. FRANCISCO: Tengo que ir a ver qué pasa.

17. MATILDE: Pero…


FRANCISCO LE DA UN BESO Y SALE DISPARADO.
MATILDE SE QUEDA PETRIFICADA. MAGDA, INQUIETA.
18. MAGDA: ¿Y la boda?
EL SACERDOTE SE ACERCA CON LA COPA DE VINO DE
CONSAGRAR Y LE OFRECE UN TRAGO
19. SACERDOTE: Toma hija, lo necesitas.
MATILDE TOMA LA COPA Y DA UN TRAGO DE HIDALGO.
HORACIO SIGUE BALANCEÁNDOSE EN SU SILLA.
CORTE A:
ESCENA 2. EXT. CALLE PRINCIPAL, AXILANGO. DÍA 1
LA IMAGEN SE MUEVE DE LA ENTRADA DEL PUEBLO,
DONDE HAY UN LETRERO QUE DICE “BIENVENIDOS A
AXILANGO DE LAS VERDES TUNAS, HOGAR DE GENTE
HONESTA”, A LA CALLE PRINCIPAL. DEBAJO DEL LE-
TRERO VEMOS A ARISTÓTELES DURMIENDO LA BO-
RRACHERA. SOLOVINO, EL PERRO DEL PUEBLO SE
ACERCA A ÉL Y COMIENZA A LAMERLE LA CARA HASTA
QUE ARISTÓTELES COMIENZA A DESPERTAR POCO A
POCO. EN SUS ACTITUDES VEMOS QUE ÉL PIENSA
QUE LO ESTÁ DESPERTANDO A BESOS ALGUNA MU-
JER.
20. ARISTÓTELES: (ENSOÑANDO) Sí, lo sé… Soy
magnifico, pero tú también te luciste.
VOLTEA LA CARA HASTA EL PERRO COMO PARA DAR-
LE UN BESO Y DE REPENTE DESPIERTA POR COMPLE-
TO.
21. ARISTÓTELES: (GRITO DE ESPANTO)
HACE A UN LADO AL PERRO, PERO ÉSTE CONTINÚA
BRINCANDO FRENTE A ÉL.
22. ARISTÓTELES: (MOLESTO) No, vete para allá.
Ya me echaste a perder la fantasía… No, ni me
hagas fiestas.
AL DECIR ESTO SE ACUERDA DE ALGO.
23. ARISTÓTELES: ¿Fiesta...? ¡La boda!
HACE COMO QUE VE LA HORA PERO NO TIENE RELOJ.
SE LEVANTA Y SALE CORRIENDO POR LA CALLE SE-
GUIDO POR EL PERRO. AVANZA UNOS METROS Y SE
ENCUENTRA DE FRENTE, EN EL CRUCE DE LA CALLE
PRINCIPAL Y LA SECUNDARIA (FRENTE A LA CANTINA),
CON ESMERALDA Y RUBÍ, ARREGLADAS PARA BODA.
ÉL CON UNA SONRISA SINCERA LAS SALUDA.
24. ARISTÓTELES: Buenos días mis adorables ves-
tales. Qué guapas y elegantes... Esmeralda...
LE BESA LA MANO.
25. ARISTÓTELES: Rubí...

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 3


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

TAMBIÉN BESA LA MANO DE RUBÍ. ESMERALDA Y RUBÍ


SE SONROJAN ANTE EL COQUETEO.
26. ESMERALDA: Ay, Aristóteles, siempre con tus
cosas.

27. RUBÍ: ¡No cambias!

28. ARISTÓTELES: La constancia es signo de buena


cepa. ¿Listas para la boda de Francisco y Matil-
de?

29. RUBÍ: No, sólo fuimos a encaminar a Esperanza.

30. ESMERALDA: No por nada, pero nos quedó divi-


na...

31. ARISTÓTELES: ¿Y por qué razón nos quieren


privar de su presencia? Matilde las adora.

32. ESMERALDA: Y nosotras a ella.

33. RUBÍ: Pero unas mujeres de nuestra profesión…

34. ARISTÓTELES: ¿Peluqueras?

35. ESMERALDA: No te hagas tonto… La otra “pro-


fesión”.

36. ARISTÓTELES: Señoras mías, ustedes le han


hecho mucho bien a este pueblo.

37. RUBÍ: No por nada, pero sí.

38. ESMERALDA: Mucho, mucho bien… sobre todo a


los esposos de esas arpías.

39. ARISTÓTELES: ¿Y les importa lo que piensen?

40. RUBÍ: Claro que nos importa.

41. ESMERALDA: Y también lo que podemos decirles


si nos insultan.

42. RUBÍ: ¡Y el pleitote que se armaría!

43.
ESMERALDA: Y para echarle a perder el día a
Matilde, jamás.
SÓCRATES, QUE VIENE DEL FONDO DE LA CALLE,
LLEGA CON ELLOS. SE LE VE ENFADADO.
44. SÓCRATES: ¡Qué bonito!

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 4


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

45. ARISTÓTELES: Obvio, siempre fui el más guapo


de los dos, hermanito.

46. SÓCRATES: No seas payaso. ¿Presentarte así?


¡En esas fachas y apestoso a alcohol!

47. ESMERALDA: No lo regañes, Sócrates.

48. RUBÍ: No es culpa de él ser así.

49. SÓCRATES: ¿Y de quién es culpa?

50. ARISTÓTELES: (A SÓCRATES) Pues tuya.

51. SÓCRATES: ¿Qué?

52. ARISTÓTELES: ¿Quién te manda trabajar de


cantinero? ¡Si fueras sastre vestiría frac!
ARISTÓTELES NO LE FESTEJA EL CHISTE.
53.
SÓCRATES: ¡Qué chistosito! Pero ahorita no es
tiempo de babosadas. Están clausurando la mina
en este momento. Así que si me permiten.
SÓCRATES SALE DEJANDO A LOS TRES SIN PODER
DIGERIR LA NOTICIA.
CORTE A:
ESCENA 3. EXT. MINA. DÍA 1
DOS INSPECTORES ESTÁN TERMINANDO DE PONER
SELLOS DE CLAUSURA EN LA ENTRADA DE LA MINA
MIENTRAS LOS MINEROS DISCUTEN CON ELLOS.
54. DOMINGO: ¡Se aprovechan porque no está el
administrador!

55. INSPECTOR 1: Eso no es culpa nuestra.


JOSÉ TIENE EN SU MANO UN DOCUMENTO.
56. JOSÉ: Además, en este documento habla de mi-
nas a cielo abierto...

57. INSPECTOR 1: El administrador tendrá que expli-


carles por qué estamos clausurando...
EN ESE MOMENTO LLEGA ERNESTO EN UN AUTO VIE-
JO. SE LE VE ANGUSTIADO. BAJA Y SE DIRIGE HACIA
LOS INSPECTORES ATRAVESANDO A LA MULTITUD.
58. ERNESTO: (PROYECTA) ¡Oigan, aquí hay un
error!
DOMINGO Y SU GENTE LO VEN CON ODIO.
59. DOMINGO: ¡Ya vino a ver su gracia!
ERNESTO LLEGA CON LOS INSPECTORES.
60. ERNESTO: Esta mina no tiene problemas. Ya les
dije a sus superiores que son las otras dos, las de
San Luis y Morelos.

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 5


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

61. INSPECTOR 1: Nosotros sólo seguimos órdenes.

62. INSPECTOR 2: Si tiene alguna duda pueden ir a


la capital y esclarecer allá el asunto.

63. ERNESTO: Miren, yo soy el periodista que inició


la denuncia a la compañía minera, pero por las
minas que quieren explotar a cielo abierto. Ésta
obviamente no trabaja así.

64. DOMINGO: Pero te salió bien bonito el reportaje,


¿no? ¡Nos dejaste sin trabajo!

65. LOS SEGUIDORES DE DOMINGO LO INSUL-


TAN AD LIBITUM.

66. JOSÉ: ¡Calma! ¡Calma! Todos sabemos que Er-


nesto nunca escribió nada contra nuestra mina.

67. DOMINGO: ¡Pues ve lo que pasó por su culpa!

68. FRANCISCO: Lo mejor será que nos tranquilice-


mos.

69. DOMINGO: ¿Y a ustedes quién los nombró jefes?


LOS SEGUIDORES DE DOMINGO SE PONEN ATRÁS DE
ÉL.
70. JOSÉ: Nadie, pero ninguno tampoco te ha coro-
nado vocero de nosotros.
LOS SEGUIDORES DE JOSÉ SE PONEN ATRÁS DE ÉL.
FRANCISCO ENTRE ELLOS.
71. DOMINGO: Háblame así de nuevo y yo te corono
sin problemas.

72.FRANCISCO: Tocas a mi padre y te parto la cara,


Domingo.
AMBOS GRUPOS SE MIRAN ENFURECIDOS Y SE LAN-
ZAN GRITOS.
GRITOS AD LIBITUM
LOS INSPECTORES APROVECHAN EL CONATO DE
PLEITO PARA ESCAPAR HACIA SUS AUTOS. CUANDO
LOS ESTÁN ENCENDIENDO, TANTO ERNESTO COMO
FRANCISCO CORREN HACIA ELLOS.
73. FRANCISCO: ¡Esperen! ¡Tienen que abrir la mina!
¡Es un error!
LOS INSPECTORES DESDE EL CARRO LOS VOLTEAN A
VER Y ANTES DE SUBIR EL VIDRIO DICEN:
74. INSPECTOR 1 Y 2: (A CORO) ¡Metan su queja en
instancias y tiempos pertinentes, con los formatos
correspondientes y llenados con lápiz del dos!

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 6


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

EL VIDRIO DEL AUTO SUBE Y BAJA DE NUEVO.


75. INSPECTOR 1 Y 2: (A CORO) ¡Con tres copias a
color!
EL VIDRIO SUBE Y EL AUTO CON LOS INSPECTORES Y
LAS PATRULLAS ARRANCAN BAÑANDO DE TIERRA A
ERNESTO Y A FRANCISCO, QUE SE QUEDAN VIENDO
UN SEGUNDO CÓMO HUYEN LOS AUTOS.
76. FRANCISCO: Será mejor que te vayas, Ernesto.
Domingo quiere echarte al pueblo encima y no sé
si mi papá los pueda controlar.
FRANCISCO VE CON TRISTEZA SU TRAJE DE BODA
LLENO DE TIERRA, LOS SELLOS DE LA MINA Y LA CARA
DE SUS COMPAÑEROS.
77. ERNESTO: Te juro que arreglaré esto. Y me duele
que tu boda…

78. FRANCISCO: (HARTO) Ya vete.


ERNESTO SE VA EN SU AUTO. FRANCISCO REGRESA
CON EL GRUPO, MIENTRAS LLEGAN MAGDA, MATILDE,
HORACIO Y EL SACERDOTE. MAGDA SE ACERCA A
JOSÉ.
79. MAGDA: ¿De verdad cerraron la mina?
JOSÉ SEÑALA LOS SELLOS TRISTE.
80. MAGDA: (DESESPERADA) No puede ser. ¡¿Y
tenía que ser hoy?!

81. JOSÉ: Lo siento, se arruinó la boda de nuestros


hijos.

82.
MAGDA: ¡No sólo la boda! ¡Gasté el resto de mis
ahorros en resurtir la tienda!
JOSÉ LA VE EXTRAÑADO MIENTRAS ELLA SIGUE EN SU
DRAMA.
83. MAGDA: Todo mi dinero está en cascos de acero
ultraligero y botas de minero… ¿Y ahora qué voy
a hacer?
EL SACERDOTE SALE.
84. SACERDOTE: Ta bien, siento lo de la mina y los
cascos ligeros de la señora pero…

85. MAGDA: (OFENDIDA) ¡Padre!

86.
SACERDOTE: Disculpa hija, no quería decir eso,
pero a lo que voy: ¿Va a haber boda o no hay bo-
da?
MATILDE Y FRANCISCO SE VEN A LOS OJOS. MATILDE
ENTIENDE EN SILENCIO Y LE TOMA LAS MANOS CON
CARIÑO A FRANCISCO, MIENTRAS LO VE COMPRENSI-
VA. FRANCISCO LE AGRADECE EN SILENCIO.
87. FRANCISCO: No padre, no es el momento.

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 7


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

MATILDE LO ABRAZA TRISTE. MIENTRAS LLEGAN SÓ-


CRATES Y ARISTÓTELES.
88. SACERDOTE: Pues me regreso a San Heberto,
que Dios los bendiga a todos.
EL PADRE SIN MIRAR ATRÁS LANZA UNA BENDICIÓN
MALHECHA Y SE VA. MAGDA SE ACERCA A HORACIO.
89. MAGDA: ¿Y qué más nos espera hoy?

90. HORACIO: (IMITANDO A LOCUTOR) “En este


día se espera un hermoso sol y clima agradable.
Sin posibilidades de lluvia”.

EFECTO: RELÁMPAGO.

91. ARISTÓTELES: No sé por qué, pero lo vi venir.


SOBRE EL ROSTRO DESAMPARADO DE TODOS CO-
MIENZA A CAER UN TORRENTE.
FADE OUT:
COMERCIALES 1
FADE IN:
ESCENA 4. EXT. CASA DE MAGDA. DÍA 1
MATILDE, MAGDA, HORACIO, ADRIANA, LEÓNIDAS,
CLARA Y UNAS CINCO ESPOSAS DE MINEROS CORREN
EN TROPEL AL PORCHE DE LA CASA DE MAGDA, PARA
CUBRIRSE DE LA LLUVIA.
CORTE A:
ESCENA 5. INT. CASA DE MAGDA. DÍA 1
COMPLETAMENTE MOJADOS ENTRAN MATILDE, MAG-
DA, HORACIO, ADRIANA, SANTIAGO, BLANCA, LEÓNI-
DAS, CLARA CON SUS HIJOS Y UNAS CINCO ESPOSAS
DE MINEROS. EN LA MESA DEL COMEDOR ESTÁN LAS
CACEROLAS CON LA COMIDA PARA EL BANQUETE
(ARROZ, MOLE CON POLLO, FRIJOLES). POR AHÍ TAM-
BIÉN ESTÁ EL PASTEL DE BODA Y PLATOS DE DISTIN-
TOS TIPOS (PUES MAGDA LOS PIDIÓ PRESTADOS A
TODOS LOS DEL POBLADO).
92. MAGDA: ¡Hoy es el peor día de mi vida! Después,
claro, del día que quedé viuda...
HORACIO SE INQUIETA AL VER TANTA GENTE AHÍ.
MATILDE LO NOTA.
93. MATILDE: Ven conmigo, Horacio...
HORACIO LA SIGUE HACIA RECÁMARAS, HUYENDO DE
LA SITUACIÓN.
94. LEÓNIDAS: Se nos olvidó que Horacio se pone
muy nervioso cuando hay mucha gente.

95. MAGDA: No te apures, ya se lo llevó Matilde.

96. ADRIANA: Pobrecita... tanta ilusión que tenía de


casarse...

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 8


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

97. MAGDA: Bueno... pues cada quién coja sus pla-


tos y sírvanse para llevar...
CLARA INMEDIATAMENTE TOMA UNOS PLATOS.
98.
CLARA: Estos son los míos... y estos son los de
mi papá...
LAS DEMÁS MUJERES SE DISPONEN A BUSCAR Y TO-
MAR LOS SUYOS.
99. MAGDA: Eso sí... cuando sea la boda de nuevo,
entre todas van a tener que cooperar para el ban-
quete, ¿eh?
SOBRE LA SITUACIÓN.
CORTE A:
ESCENA 6. INT. PELUQUERÍA. DÍA 1
ESMERALDA Y RUBÍ ESTÁN BARRIENDO Y ARREGLAN-
DO EL LUGAR CUANDO ENTRA ESPERANZA, TAMBIÉN
MOJADA.
100. RUBÍ: ¡Pero si estás hecha una sopa, mi niña!
ESMERALDA CORRE HACIA ESPERANZA CON UNA
TOALLA Y LA COMIENZAN A SECAR.
101. ESPERANZA: No pasa nada, no se preocupen.

102. RUBÍ: ¿Cómo no nos vamos a preocupar? ¿Y si


te da tos?

103. ESMERALDA: ¡O pulmonía!

104. ESPERANZA: (BURLONA) ¡O artritis, o juanetes!


(TRS) Mejor díganme, ¿por qué no se quedaron
en la boda?

105. RUBÍ: (PIENSA RÁPIDO) Porque no hubo boda.

106. ESPERANZA: Bien saben lo que quiero decir.

107. ESMERALDA: Mi niña, tienes que entender que...


pues nosotras somos peluqueras, no esposas de
mineros…

108. RUBÍ: Y aunque llevamos toda la vida aquí... no


somos iguales... Por eso preferimos evitar pro-
blemas.

109. ESMERALDA: Pero de lo que damos gracias es


de que todos en Axilango te adoren.

110. RUBÍ: ¡Y cómo no, si eres un amor!


ESPERANZA LES HABLA FUERTE, DISPUESTA A ABRIR
POR FIN LAS CARTAS.

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 9


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

111. ESPERANZA: Miren, ya soy grande... y desde


hace mucho tiempo sé que no son sólo peluque-
ras, así que no me hablen como si fuera una ton-
ta.
ESMERALDA Y RUBÍ SE MIRAN ALARMADAS.
112. ESPERANZA: Sé que las mujeres del poblado no
las quieren, pero ustedes también se aíslan siem-
pre. (FRUSTRADA) Matilde las había invitado hoy
y tenían que haberse quedado a la boda...

113. RUBÍ: (EVASIVA) Pero si no hubo boda...

114. ESPERANZA: ¡Ya lo sé! Pero cuando vuelva a


ser no pueden volver a desaparecerse.
RUBÍ Y ESMERALDA SE MIRAN SIN ATREVERSE A
PROMETER NADA.
115. ESPERANZA: Ustedes son buenas... fueron las
únicas que se apiadaron de mí cuando mis padres
me abandonaron... me han cuidado desde que te-
nía cinco años... son... ¡Para mí son mi madre y
mi abuela... Y ya es hora de que ustedes se den a
respetar y la gente las respete... se dediquen a lo
que se dediquen!
SOBRE ESMERALDA Y RUBÍ, CON CARA DE REGAÑA-
DAS.
CORTE A:
ESCENA 7. INT. RECÁMARA MATILDE. DÍA 1
MATILDE, QUE SE HA CAMBIADO POR COMPLETO, VE
SOBRE LA CAMA SU TRAJE DE NOVIA MOJADO Y
LLENO DE LODO. LANZA UN PROFUNDO SUSPIRO DE
TRISTEZA. ENTRA HORACIO. SE PARA A UN LADO DE
MATILDE Y VE EL VESTIDO JUNTO CON ELLA.
116. HORACIO: “Para manchas difíciles detergente
Poder, que da un blanco perfecto”
MATILDE CONTIENE UNA RISA.
117. MATILDE: ¿Qué haría si no estuvieras?
MATILDE LO MIRA CON ABSOLUTO AMOR.
118. HORACIO: (INQUIETO) Si cierran la mina, qué va
a pasar, Matilde...

119. MATILDE: (AMOROSA) ¿Te acuerdas qué te dije


cuando empezamos el huerto?
ENTENDEMOS QUE HORACIO REPITE AQUELLO QUE
MATILDE LE DIJO, PERO COMO AUTÓMATA Y SIN SEN-
TIRSE ALIVIADO.
120. HORACIO: Que podíamos dedicarnos a la agricul-
tura, que es mucho mejor para la madre tierra que
la minería.

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 10


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

121. MATILDE: Exactamente. Porque la madre tierra


está para darnos de comer, no para que la desga-
rremos por dentro...
122. HORACIO: (REPITE COMO AUTÓMATA) Pero si
cierran la mina qué va a pasar, Matilde...
SOBRE MATILDE, SUFRIENDO POR HORACIO.
CORTE A:
T.U. CANTINA. DÍA
CORTE A:
ESCENA 8. INT. CANTINA. DÍA 1
LOS MINEROS ESTÁN DIVIDIDOS EN DOS GRUPOS MUY
CLAROS: EL DE JOSÉ Y DOMINGO.
TODOS SE GRITAN IMPROPERIOS AB LIB.
MIENTRAS DISCUTEN ENTRE ELLOS SE CUELA ARIS-
TÓTELES Y SE ROBA LOS VASOS DE CUBA PARA BE-
BÉRSELOS.
123. JOSÉ: Tenemos que llamar a míster John a la ofi-
cina central. Él es el único que nos puede decir
cómo está la situación.

124. DOMINGO: ¿Y quién va a llamarlo? ¿Tú? Ni te


creas que eres nuestro vocero.

125. FRANCISCO: ¿Y quién es? ¿Tú? ¡Por favor!

126. JOSÉ: Que le hable alguien neutral.


TODOS VOLTEAN HACIA DONDE SE ENCUENTRA LA-
PARRA SENTADO. ATRÁS DE ÉL ESTÁ ARISTÓTELES
BEBIÉNDOSE UNA CUBA ROBADA. LOS VE CON EX-
TRAÑEZA.
127. ARISTÓTELES: A mí no me metan en sus pleitos.
JOSÉ MENEA LA CABEZA CON DESESPERACIÓN, Y
SEÑALA A LAPARRA.
128. JOSÉ: Tú no, el doctor Laparra.

129. ARISTÓTELES: ¡Ah, bueno!


ARISTÓTELES SE TOMA LA CUBA DE UN GOLPE. Y LA-
PARRA SE VE ALGO SACADO DE ONDA.
SOBRE SU ROSTRO.
ELIPSIS A:
LAPARRA HABLA POR TELÉFONO MIENTRAS TODOS
ESTÁN EXPECTANTES EN LA CANTINA. SALVO ARIS-
TÓTELES, QUE YA ESTÁ COMPLETAMENTE BORRACHO
Y DORMIDO SOBRE UNA MESA.
130. LAPARRA: Gracias, míster John… Claro, yo se
los comunicó… Gracias de nuevo.
LAPARRA CUELGA. TODOS ESPERAN CON EL JESÚS
EN LA BOCA.
131. DOMINGO: ¿Y?

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 11


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

132. LAPARRA: Dice míster John que no puede viajar


a Axilango por el momento.

133. JOSÉ: ¿Por qué no?

134. LAPARRA: Pero que todos se tranquilicen. Que


vamos a seguir cobrando y que todo se arreglará
en unos días porque fue una equivocación que
clausuraran la mina.

GRITOS DE ALEGRÍA DE TODOS


ARISTÓTELES SE LEVANTA Y COMIENZA A TOMARSE
LOS VASOS DE TODOS MIENTRAS ELLOS FESTEJAN.
SOBRE EL GESTO DE ALEGRÍA DE TODOS.
CORTE A:
ESCENA 9. INT. CASA MAGDA COMEDOR. DÍA 1
ADRIANA, LEÓNIDAS Y MAGDA HAN TERMINADO DE
LEVANTAR LA MESA. MAGDA SE VE COMPLETAMENTE
DESTROZADA. HORACIO LLEGA Y SE PARA FRENTE A
ELLA.
135. HORACIO: Son las dos en punto.

136. MAGDA: Eres más exacto que el observatorio as-


tronómico nacional, hijo.

137. HORACIO: Ya son las dos. Comemos a las dos


en punto.

138. MAGDA: Sí, ya es hora.

139. HORACIO: Hora de comer.

140. MAGDA: (A ADRIANA Y LEÓNIDAS) ¿Por qué


me tocó cargar con esta cruz?

141. ADRIANA: Sé que tu vida no ha sido fácil, herma-


na, pero Dios también te bendijo con una hija co-
mo Matilde, que tiene la paciencia y el corazón de
un santo.

142. MAGDA: ¿Y de mi paciencia nadie habla?

143. HORACIO: Ya son las dos con uno...

144. MAGDA: (NEURÓTICA) ¡Pero si pareces cronó-


metro Horacio! ¡Siéntate!
HORACIO SE SIENTA MUY OBEDIENTEMENTE.
145. MAGDA: (PROYECTA) ¡Matilde! ¡Ven a darle de
comer a tu hermano!

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 12


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

146. LEÓNIDAS: Bueno... pues si ya no necesitas más


ayuda...

147. ADRIANA: Sí... yo también tengo que irme a dar


de comer a mis hijos...
LEÓNIDAS Y ADRIANA TOMAN SUS PLATOS DE ITACA-
TE, MIENTRAS MATILDE APARECE DE RECÁMARAS.
148. MAGDA: (A MATILDE) Ahí está todo en la coci-
na... yo voy a despedir a Leónidas y a Adriana,
que se quedaron a ayudarme hasta el final...
CORTE A:
ESCENA 10. EXT. CASA MAGDA. DÍA 1
LA LLUVIA HA CESADO. DE LA CASA SALEN MAGDA,
LEÓNIDAS Y ADRIANA.
149. MAGDA: Entre la boda cancelada, la mina y Ho-
racio, siento que el cielo me está poniendo a
prueba, pero no sé por qué.

150. ADRIANA: Todo saldrá bien, ya verás.

151. MAGDA: Mejor ni digas nada, que eres peor que


un gato negro. ¡Ave de mal agüero!

152. ADRIANA: ¿Y yo por qué?


FRANCISCO LLEGA CORRIENDO CON ALEGRÍA.
153. FRANCISCO: Todo se arregló con la mina, no se
preocupen.
LAS MUJERES SE ALEGRAN
154. LEÓNIDAS: ¿En serio?

155. ADRIANA: ¿La van a volver a abrir?

156. MAGDA: (FURIOSA) ¡Claro... después de haber-


nos estropeado la boda!

157. FRANCISCO: ¿Y Matilde?

158. MAGDA: Va a darle de comer a Horacio, pero pa-


sa.
FRANCISCO ENTRA.
DISOLVENCIA A:
ESCENA 11. EXT. CASA DE MAGDA. HUERTO. NOCHE 1
FRANCISCO Y MATILDE PLATICAN ABRAZADOS.
159. MATILDE: (TRISTE) Nuestro día… Era nuestro
día Francisco.
ÉL LA ABRAZA CON TERNURA.
160. FRANCISCO: ¡Dímelo a mí! Pero ya quedamos
con tu mamá en que pondremos nueva fecha en
cuanto esté libre el padre.

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 13


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

161. MATILDE: (REFLEXIVA) ¿No serán señales del


destino?

162. FRANCISCO: ¿Qué?

163. MATILDE: Que todo nos sale mal. ¿Te acuerdas


cuando te me declaraste?
ENTRA FLASH BACK SIN GRABAR.
INTERCORTE A:
ESCENA 12. EXT. CAMPO. DÍA 0
ES DE DÍA. VEMOS DE LEJOS A MATILDE Y A FRANCIS-
CO. ÉL LE DICE ALGO QUE NO ESCUCHAMOS Y ELLA
ACEPTA CON GUSTO. SE ABRAZAN Y BESAN.
LA IMAGEN SE ACERCA Y VEMOS QUE LAS HORMIGAS
SUBEN POR EL BRAZO DE ELLA Y ÉL.
DE REPENTE, AMBOS SE LEVANTAN SACUDIÉNDOSE.
FRANCISCO SE QUITA LA PLAYERA Y ELLA SE QUITA
EL SUÉTER PARA SACUDIRSE. CUANDO ÉL ESTÁ A
PUNTO DE QUITARSE EL PANTALÓN DESESPERADO.
FRENTE A ELLOS PASAN DOMINGO Y TRES DE SUS
ALIADOS.
164. DOMINGO: (BURLÓN) ¡Ey! ¡Para eso primero hay
que casarse!
SOBRE EL ROSTRO APENADO DE FRANCISCO Y MA-
TILDE REGRESAMOS A ESCENA ANTERIOR.
INTERCORTE A:
SALIDA DE F.B.
FRANCISCO Y MATILDE CONTINÚAN ABRAZADOS.
165. FRANCISCO: (SEGURO DE SÍ) Lo único que yo
creo es que nos casaremos pronto y seremos muy
felices.
SOBRE BESO.
FADE OUT:
COMERCIALES 2
FADE IN:
T. U. DEPARTAMENTO ERNESTO. DÍA
CORTE A:
ESCENA 13. INT. DEPARTAMENTO DE ERNESTO. DÍA 2
ERNESTO, SENTADO FRENTE A SU COMPUTADORA,
ESCRIBE UN ARTÍCULO. EL ENCABEZADO DEL ARTÍCU-
LO ES “MINAS Y ERRORES BUROCRÁTICOS: EL VIA-
CRUCIS DE AXILANGO”. DEJA DE TECLEAR. TOMA UN
POCO DE CAFÉ Y CONTEMPLA CON TRISTEZA EL AR-
TÍCULO.
166. ERNESTO: (PARA SÍ) No sé cómo, pero tengo
que ayudarlos...
SOBRE SU ROSTRO PREOCUPADO.
CORTE A:

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 14


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

ESCENA 14. EXT. CALLE CENTRAL DE AXILANGO. DÍA 2


JOSÉ SE ENCUENTRA REUNIDO CON LA GENTE DEL
PUEBLO. EL GRUPO DE DOMINGO SE ENCUENTRA
VISIBLEMENTE SEPARADO DEL RESTO.
167. JOSÉ: Como ya saben, pronto reabrirán la mina y
volveremos a trabajar. Pero creo que estos días
sería bueno darle una manita de gato al pueblo.
LA GENTE DE DOMINGO SE VE MOLESTA CON LA PRO-
PUESTA. JOSÉ LOS MIRA.
168. JOSÉ: ¿Qué les parece la idea?
DOMINGO SIN DECIR NADA SE VA SEGUIDO DE SU
GENTE.
SOBRE EL ROSTRO MOLESTO DE JOSÉ.
CORTE A:
ESCENA 15. EXT. CAFÉ. DÍA 2
SONIA TERMINA DE LEER EN LA LAPTOP DE ERNESTO
Y SE LA DEVUELVE.
169. ERNESTO: ¿Qué te parece?

170. SONIA: (BURLONA) Casi me haces llorar. Eres el


Charles Dickens del periodismo. Obreros sin tra-
bajo, empresas voraces y un pueblo en peligro.

171. ERNESTO: No seas así, Sonia. ¿Me vas a ayudar


o no?

172. SONIA: Ya sabes que sí. Me encantan los héroes


románticos.
SONIA LE APRIETA LAS MEJILLAS COMO SI FUERA UN
NIÑO. ERNESTO SONRÍE AGRADECIDO.
173. ERNESTO: Nada de héroe. Me siento responsa-
ble por lo que pasó.

174. SONIA: No, no, no. Te dije que adoro a los hé-
roes, no a los mártires, ¿eh? Si te pones en ese
plan, mejor ahí muere.

175. ERNESTO: Deja las bromas. Necesito que distri-


buyas viralmente el documento. Tenemos que
presionar a las autoridades.

176. SONIA: ¿No te parece irónico? Lo mismo me dijis-


te cuando querías que todo el mundo se enterara
de que querían explotar minas a cielo abierto...

177. ERNESTO: Ésas sí tenían que cerrarlas; los mis-


mos pobladores lo pedían. (TR) Pero esta pobre
gente de Axilango no tiene vela en ese entierro. ¡Y
ahora no sólo pueden quedarse sin trabajo, sino

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 15


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

que eché a perder la boda del hijo que más me


ayudó!

178. SONIA: (RÍE) A lo mejor le hiciste un favor a esa


pareja. ¡Si te lo diré yo!
ERNESTO SE ENCOGE DE HOMBROS POCO CONVEN-
CIDO.
CORTE A:
ESCENA 16. EXT CEMENTERIO. DÍA 2
VEMOS A LOS QUE SE VAN A QUEDAR EN AXILANGO
(MÁS UNOS CUANTOS DE LOS QUE SE IRÁN CON DO-
MINGO) LIMPIANDO EL CEMENTERIO. HORACIO ESTÁ
SENTADO POR AHÍ REPITIENDO UN PROGRAMA DE
NIKO, CON TODO Y CANCIÓN A LOS NIÑOS.
179. HORACIO: “Soy Niko Gomezperez transmitiendo
desde la última estación de la izquierda del cua-
drante. Con el éxito de moda… (EMPIEZA A IMI-
TAR INSTRUMENTOS MUSICALES)
LOS NIÑOS SE RÍEN MUCHO CON LA IMITACIÓN DE
HORACIO.
180. MUJER 1: Pobre de Matilde y Magda. La carga
que les dio Dios con Horacito.

181. MUJER 2: No sé qué es peor, si oír el programa


de Niko de lunes a viernes o escuchar las repeti-
ciones de Horacio los fines de semana.
HORACIO SIGUE IMITANDO A NIKO.
DOMINGO, DESDE LA OTRA ESQUINA DEL CEMENTE-
RIO, VE A TODOS TRABAJAR. UNO DE SUS ALIADOS LO
VE Y SE ACERCA A ÉL.
182. DOMINGO: ¡Qué brutos, me cae!

183. MINERO 1: Yo digo que está bien que arreglemos


el poblado. Además, también vamos a poder pin-
tar, porque míster John quedó en mandarnos pin-
tura.

184. DOMINGO: ¿Qué pintura?

185. MINERO 1: Es que llamó a la cantina en la maña-


na.

186. DOMINGO: ¿Quién te dijo?

187. MINERO 1: Yo contesté, porque no estaban ni


Sócrates ni Aristóteles, y le conté que estábamos
aprovechando el tiempo para arreglar un poco el
poblado... le dio mucho gusto y dijo lo de la pintu-
ra.

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 16


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

188. DOMINGO: ¿Quién más sabe esto?

189. MINERO 1: Nadie. Como nos has dicho que pri-


mero te digamos las cosas a ti, no lo había co-
mentado con nadie.
DOMINGO LE PALMEA EL BRAZO.
190. DOMINGO: Muy bien. No digas nada entonces.
Tú y yo vamos a ganarnos unos pesitos.
DOMINGO SE ACERCA HASTA JOSÉ, QUIÉN LO VE A LA
DEFENSIVA
191. DOMINGO: Calma, José, calma, no vengo en son
de pleito. Lo de ayer fue sólo el momento. Com-
prende que a todos nos cayó mal la noticia.

192. JOSÉ: ¿Vienes a ayudar entonces?

193. DOMINGO: La verdad soy muy supersticioso. Los


cementerios me dan miedo.

194. JOSÉ: ¿Entonces a qué vienes?

195. DOMINGO: A decirte que también quiero ayudar,


aunque no sea aquí. ¿Qué te parece si mi gente y
yo nos ponemos a pintar el pueblo?

196. JOSÉ: Es buena idea. Te lo agradezco, Domingo.


Acepto.

197. DOMINGO: Sólo que… pues ni modo que ponga-


mos la pintura nosotros, tú sabes. Con lo de la mi-
na y eso, pues…

198. JOSÉ: La pintura la pago yo.

199. DOMINGO: Hecho.

200. JOSÉ: Acompáñame a mi casa por el dinero.


JOSÉ SALE SEGUIDO POR DOMINGO, QUE LE GUIÑA
UN OJO AL MINERO 1.
CORTE A:
T.U. EDIFICIO OFICINAS MINERA CANDIENSE. DÍA
CORTE A:
ESCENA 17. INT. OFICINA MINERA CANADIENSE. DÍA 2
ES UNA OFICINA GRANDE Y ELEGANTE.
JOHN SE SIENTA FRENTE A UN ALTO EJECUTIVO ME-
XICANO, DE UNOS 50 AÑOS DE EDAD, QUE ESTÁ ES-
TUDIANDO UNOS PAPELES CON ROSTRO DE DES-
AGRADO. JOHN HABLA CON ACENTO.
201. JOHN: ¿Cómo vamos a arreglar el problema para
reabrir la mina de Axilango?

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 17


VIVIENDO DE MILAGRO - CAPÍTULO 001-4

202. EJECUTIVO: Hablé con la oficina de Vancouver y


estuvimos analizando el asunto. Esa mina dejó de
generar buenas ganancias hace medio año.

203. JOHN: Porque no han querido que bajemos más.

204. EJECUTIVO: Los estudios geológicos no fueron


concluyentes.

205. JOHN: Pero…

206. EJECUTIVO: A esa mina no le quedaba mucho


tiempo de vida. En unos meses más dejará de ser
rentable.

207. JOHN: No entiendo.

208. EJECUTIVO: El mensaje es claro... que tal vez no


es malo que nos hayan clausurado Axilango, des-
pués de todo. Así no tenemos que dar explicacio-
nes de por qué cerramos la mina... las autoridades
lo hicieron por nosotros...

209. JOHN: Pero les acabo de decir a los mineros...

210. EJECUTIVO: (INTERRUMPE) Negocios son ne-


gocios, John. Métetelo en la cabeza: La mina de
Axilango se cierra definitivamente. Tú sabrás qué
decirles ahora.
SOBRE EL ROSTRO ACONGOJADO DE JOHN.
CORTE:
CRÉDITOS DE SALIDA

Final
Capítulo 001-4

Escaleta: Guenia Argomedo y M. I. Sánchez Guion: E. Gerardo L. Romo Página 18