Está en la página 1de 14

1

Sección odontológica de la Amaa

2do Encuentro para una


Odontología Integradora
Lineamientos antroposóficos

TEMAS:

-Fenomenología de la estructura triconformada del ser humano


-El cuerpo humano: templo del alma
-Diagnóstico Facial y Bucal desde una visión científico-espiritual

DISERTANTES:

- Dr. Néstor Manassi (Médico)

- Dra. Fabiola Limardo (Odontóloga)

Sábado 25 de agosto de 2012

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


2

Fenomenología del desarrollo


corporal triestructurado
“El cuerpo humano templo del alma”

La imagen de nosotros determina la manera de cuidar la salud

La física es la ciencia de los elementos, la química es el conocimiento de las substancias, la química


orgánica es la ciencia de la vida, la figura morfológica nos permite observar el resultado de un
proceso, la observación dinámica nos permite observar los cambios de la forma de los seres
vivos, la metamorfosis. Observar y pensar son las dos facultades que nos permiten conocer.

¿Cómo se forma el cuerpo humano? ¿En que órgano se asienta el alma? ¿Cómo se vincula el alma
al cuerpo? ¿Cuál es el método de conocimiento adecuado para el estudio del hombre?

El estudio del hombre, la observación de su figura, nos permite inferir que las substancias están al
servicio de actividades de fuerzas, dado que la corporalidad está impregnada de vida, movimiento,
conciencia y autoconciencia. Solo la muerte nos permite observar a las substancias aisladas de las
cualidades que conforman el organismo humano

El estudio de la planta

Johann Wolfgang Goethe (1749-1832) realizó estudios de la planta, la transición de las diferentes
formas que adopta, exponiendo la concepción de la metamorfosis, que permite comprender a la
planta como un ser sensorial- supra sensorial. El objeto de su búsqueda no era lo formado, sino lo
que forma, no lo perecedero sino lo manifiesto, la ley formativa, lo vivo, el ser. Este ser pasa de lo
supra sensorial a nuestro mundo físico-material a través de tres etapas evolutivas en un juego de
fuerzas de expansión y fuerzas de contracción

El estudio del Hombre.

Rudolf Steiner ( 1861-1925 ) en su libro “Los enigmas del alma” (1917) publica sus investigaciones
científico espirituales sobre las relaciones de lo anímico-espiritual con lo orgánico-físico
describiendo la estructura ternaria del organismo Humano.

El organismo constantemente se renueva, está en un continuo desarrollo, es un sistema


“dinamico” es el resultado de un proceso. El organismo total es el fundamento físico de la vida
anímica. Los procesos son la base de la actividad nerviosa, de las secuencias rítmicas y del
acontecer metabólico, los órganos no son lo primario, son el resultado y la función es solo un
remanente del proceso formativo.

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


3

El alma comprende tres facultades pensar, sentir y voluntad. El pensamiento tiene su


manifestación corporal en los procesos del sistema nervioso y de los órganos sensoriales. El
sentimiento se relaciona corporalmente con el sistema rítmico que comprende la actividad
respiratoria del pulmón y la función cardiaca del corazón, el ´primero estamas relacionado con la
actividad consiente y el segundo con la actividad subconciente. LA voluntad se apoya en los
procesos del metabolismo, que tienen lugar en todo el organismo, incluido el cerebro,
predominando en abdomen y los miembros.

La forma Humana triestructurada

La figura humana es el resultado del proceso vital triplemente estructurado

Observando la estructura ósea, la cabeza se nos presenta, con forma esférica, el cráneo, esta por
fuera de los órganos internos, los músculos son escasos y débiles las articulaciones tienen nula ó
escasa movilidad salvo la mandíbula inferior. La individualidad del Hombre se manifiesta con más
fuerza en la cabeza y a través de los órganos sensoriales nos abrimos al mundo

El tórax intermedia entre la cabeza y el abdomen, está en el medio de la tendencia esférica de la


cabeza y la tendencia lineal de los huesos de los miembros. Las costillas se disponen rítmicamente
en la columna vertebral, teniendo una forma circular abierta hacia adelante, los musculos se
disponen entre ellas. Las costillas superiores, tienden a la horizontal y están cerradas adelante,
similar al cráneo; las inferiores, “flotantes”, abiertas tienden a la vertical, característica de los
miembros. Las articulaciones de este ámbito son más móviles que el polo superior y menos
móviles que el polo inferior.

En la zona abdominal, solo encontramos huesos en la parte posterior, en los miembros los
músculos están por fuera del hueso, las articulaciones poseen gran movilidad y los pies se
configuran de acuerdo a las características del suelo. Todo está dispuesto a las necesidades
terrenales, en contacto con la materia, no obstante la estructura ósea alcanza la máxima
funcionabilidad con la menor substancia en comparación con el reino animal

Dinámica de la triestructura

El ser Humano esta triestructurado en dos polos uno superior e inferior y un sistema rítmico que
los intermedia.

La dinámica del polo neurosensorial.

El sistema nervioso central y los órganos sensoriales son una unidad funcional. A través de los
sentidos nos conectamos con el medio físico de este se captan las cualidades de la materia (color,
sonido, olor, sabor) la cualidad funcional de este polo esta en relación directa con la menor
modificación con lo percibido. Se caracteriza por con un metabolismo reducido, escasa ó nula
reproducción celular, quietud, concentración (deshidratación), tendencia al endurecimiento
(esclerosis), catabolismo (aumenta cuando estamos despiertos), frialdad, conciencia de vigilia,
polo vinculado a la actividad anímica del pensar. En la situación de estrés se incrementa la

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


4

secreción biliar, la diuresis, el tránsito intestinal, etc., esto se produce en el polo metabólico, por
un efecto de la dinámica neurosensorial. Esta actividad predomina en el polo cefálico pero esta
presente en todo el organismo

Con dinámica se quiere expresar una cualidad de movimiento que en este caso se manifiesta
como expansión-contracción que está detrás de la forma y sus interrelaciones polares dentro de
una imagen total

Dinámica del polo metabólico motor

Se realiza en el ámbito del abdomen (comprendiendo la digestión el metabolismo la reproducción)


y en los miembros predominantemente, aunque puede estar presente en todo el organismo.
Ocurre en estado subconsciente (sueño profundo). Se caracteriza por el movimiento, alta
reproducción celular, anabolismo, calor, disolución, tendencia a la inflamación con procesos
febriles. El crecimiento del niño es permitido por la disolución ósea, proceso fisiológico. Un
incremento de la tendencia disolutiva se presenta en estados patológicos como meningitis,
neumonía, hepatitis.

La dinámica de ambos polos presenta dos tendencias:

Tendencia esclerotizante catabólica, contracción, conciencia de vigilia.

Tendencia inflamatoria anabólica, dilatación, conciencia de sueño.

Ambas tendencias son necesarias en un equilibrio dinámico para mantener una adecuada función
en una sana estructura. La enfermedad es el predominio de la tendencia en el lugar y el momento
inadecuados ( la adecuada mineralización del hueso en la niñez permite el sistema de sostén, la
excesiva mineralización de las arterias en la vejez no permite la circulación) El vinculo adecuado
de ambas dinámicas está facilitado por el tercer sistema, el sistema rítmico, como curador.

El sistema rítmico

Se caracteriza por el ritmo pulmonar (inspiración-expiración) y del corazón (contracción-dilatación)


ambos órganos ubicados en el tórax.

Es el sistema mediador, es el que mantiene rítmicamente la tensión entre las fuerzas opuestas
de ambos polos, anímicamente se manifiesta en el sentimiento, cuya característica es vivir entre la
tristeza y la alegría

El corazón es impulsado por el polo neurosensorial (contracción) y el polo metabólicomotor


(dilatación) son dos procesos opuestos que funcionan juntos uno después del otro. El corazón no
es el resultado de esas dos fuerzas, está por encima de ellas, decide cuando deja pasar una u otra ,
desde este punto de vista se lo puede considerar un órgano de percepción. El corazón al estar
entre estas dos fuerzas está abierto a ambas, manteniendo un ritmo entre ellas pues ambas son
necesarias, en el vive el YO, este es lo espiritual en el hombre.

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


5

La triestructura humana constituye la clave para comprender la salud y la enfermedad,


reconociendo la tendencia predominante, manifestándose en el tiempo a través de las diferentes
etapas de la vida. Pensar en esta forma dinámica permite conceptuar la enfermedad
repercutiendo en todo el organismo y no en un solo órgano, accediendo a una terapia racional.

En la niñez predomina la tendencia inflamatoria manifestándose en las enfermedades febriles


infantiles, en paralelo con una tendencia endurecedora paulatina con la calcificación ósea. En la
vejez predomina la tendencia esclerótica pudiendo coincidir con procesos febriles como una
neumonía. La constipación es una alteración del ritmo intestinal presentándose como
espasmódica con una tendencia neurosensorial ó átona con una tendencia metabólica. La
hipertensión arterial es una distonía neurovegetativa, que puede presentarse con una tendencia
neurosensorial (pálida-enjuta) ó con una tendencia metabólica (roja-pletórica)

Bibliografía : “La imagen del hombre como base del arte de curar” Dr. Otto Wolff

El presente escrito solo tiene validez como complemento de una exposición oral

Dr. Nestor Oscar Manassi

Médico clínico con orientación Antroposofica

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


6

Diagnóstico facial y bucal:

Contemplando el ser humano aparecen siempre de nuevo esas tres regiones sea en un organismo
grande (todo el cuerpo humano) o sea en un organismo máspequeño (célula). Todos los órganos y
todas las estructuras del tejido siempre llevan en sí las tres regiones y viven a través de ellas. Sin el
sistema neurosensorio, sin el sistema rítmico, sin el sistema metabólico motriz no funciona ningún
órgano, ningún tejido y ninguna célula.

Así como el sistema neurosensorio mayormente está localizado en la región craneal (cerebro,
órganos sensorios), el sistema rítmico (corazón, pulmón) en la región del pecho y el sistema
metabólico en la región abdominal así se puede ver esas tres regiones sólo en la cabeza.

1. Diagnóstico Facial

Considerando que es fundamental para una nueva fisognomía, apoyarse en la idea del hombre
trimembrado, será necesario citar algunos factores de orden general relacionados al semblante,
los cuales tienen significado especial.

En el semblante del adulto resalta de inmediato que el mismo está estructurado en tres secciones.

La parte de la frente,

En el medio la nariz- cara y ojos,

Labios que forman la boca, maxilares, etc.

Estas tres regiones constituyen una imagen del ser humano global, en la cual Rudolf Steiner fue el
primero en indicar de modo enteramente consciente la “trimembración” en su relación física y
anímica.

Veremos que estos tres sistemas (neurosensorial, rítmico y metabólico) se reflejan en el rostro. De
acuerdo a ello, la parte de la frente, hasta los ojos, correspondería al sistema nervioso; ojos, nariz
y mejillas hasta aproximadamente los pliegues laterales de la boca, al sistema circulatorio, y la
región de la boca y el mentón, al sistema digestivo. Siempre de nuevo está ante nosotros la
trimembración.

La cabeza, en su conjunto, es la representante del “sistema neurosensorial”. En ella se concentran


la mayoría de los órganos de los sentidos. Además de eso, el sistema nervioso, en forma de

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


7

cerebro, también de acuerdo con su peso, se encuentra fuertemente representado. Percibir,


representa pensar, son actividades de la vida anímica que se apoyan sobre todo en procesos del
sistema nervioso y cerebro. La parte superior de la cabeza, con la frente y sus inmediaciones
podría ser concebida como una “imagen de cabeza en la cabeza”, esto es el SNS.

Una reciprocidad de las más delicadas puede ser encontrada entre la vida afectiva y la pulsación
de nuestro corazón, o entre la inspiración y expiración de los pulmones. Tal como el pecho, esto
es, la parte mediana del cuerpo, es la sede de los órganos rítmicos, y la esfera anímica del sentir,
así también se reproduce, en la parte mediana del semblante, la afectividad de la conformación
de la nariz y de la cara. Es ahí que se refleja el “sistema rítmico”.

Rudolf Steiner habla del “sistema metabólico y de los miembros como la tercera parte de nuestro
organismo. Es fundamento, y herramienta de nuestra voluntad. Encuentra su reflejo en el tercio
inferior del rostro humano, o sea, en la región de los labios y de la mandíbula, que conforman el
recuadro de la boca. Goethe declara el maxilar inferior puramente como miembro: “Considero la
arcada inferior mandibular completamente separada del cráneo y perteneciente a los órganos
auxiliares. También por esto puede ser equiparada a los brazos y las piernas”.

Esta trimembración la volvemos a encontrar, según el concepto antroposófico, en


parámetro reducido, en la región bucal: tanto en la orientación sagital: incisivos (sistema
neurosensorio), caninos (sistema rítmico), molares (sistema metabólico); como también en
edificación vertical, según la cual el maxilar superior y labios pertenecen al sistema sensorial
(ámbito del pensar), la mandíbula inferior-labios pertenecen al sistema metabólico (ámbito de la
voluntad), y el ámbito respiratorio -del habla- de la cavidad bucal con los movimientos del abrir y
cerrar y de la oclusión, al sistema rítmico (ámbito de los sentimientos).

El maxilar superior apunta más hacia el organismo metabólico, evidenciando, por ello
el modo en que en el hígado, en los intestinos, y en todos los órganos metabólicos se prepara la
voluntad.

En el maxilar inferior reside la expresión para la naturaleza de la voluntad, en la


medida en que se sirve finalmente de los miembros, por lo tanto el hombre motor aquí entra en
escena. La mandíbula es una expresión del querer conciente en el hombre. Nos hace reconocer
mejor lo que “un hombre finalmente ejecuta”. Por lo tanto, la movilidad de la misma y su
consecuente postura desempeñan un papel. En cuanto el avance del mentón denota sobre ciertas
condiciones, una fuerza de voluntad intensificada (a veces hasta la brutalidad), por el contrario el
retroceso muy acentuado se encuentra en general en personas de voluntad débil. Son los que por
naturaleza tienen dificultad en realizar lo que les gustaría hacer.

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


8

2. Proporciones faciales:

Veamos ahora cómo las proporciones de las tres partes del rostro deben ser comprendidas. En el
caso ideal, los tres segmentos (en sentido vertical) son algo equivalentes.

Siendo este el caso, indicaría una armonía de los tres sistemas de órganos, y además de eso, una
armonía de las tres funciones del alma: pensar, sentir, querer.

1) Una conformación más fuerte del tercio superior indica un sistema de cabeza fuertemente
estructurado, un hombre que se abrió especialmente a las fuerzas superiores plasmadoras
del Sistema neurosensorio.

2) Mayor predominio de la parte media del organismo: las narices se destacan demás e
indican un desenvolvimiento excesivo del sistema rítmico. Son características conocidas
las narices prominentes de músicos, pintores, o sacerdotes.

3) Mayor predominio del tercio inferior: tipos metabólico- motores. Su voluntad es, en la
mayoría de las veces, el más fuerte componente de su carácter, aunque no debemos
aclarar por ahora en qué dirección esa voluntad camina. Su naturaleza está colmada de
presión o impulso para hacer, para imponer su voluntad. La personalidad que posee una
voluntad fuertemente estampada puede ser un comandante genial, un organizador
brillante, un boxeador, etc.

3. Desarrollo e individualización del rostro:

Cada persona tiene su propia forma facial.A primera vista ésta parece su lugar común; pero
éste fenómeno suscita una pregunta: ¿Por qué esto? Las cabezas de leones, elefantes, liebres,
canarios o lagartos pueden ser diferenciados apenas en un grado mínimo dentro de cada una
de las especies. En el hombre ocurre la diferenciación porque en el curso de la vida su cabeza y
su rostro son transformados por su individualidad. Aunque el animal esté dotado de un alma,
le falta el YO, del cual el cuerpo del animal jamás tornará una expresión.

Años transcurren para que el organismo sea dominado e interpretado por su YO. Esa evolución
se refleja en el rostro con claridad, correspondiendo a la trimembración.

Al nacer los bebés se diferencian poco entre sí, el embrión crece a partir de la cabeza, y por
consiguiente, en el rostro del niño la cabeza está desarrollada más temprano y más completa.
El desenvolvimiento excesivo del tercio superior del rostro se muestra con claridad en todo
sentido en el recién nacido. Esa es una señal de que el espíritu del hombre penetra en el

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


9

cuerpo, inicialmente por la vía del sistema neurosensorio. En el inicio un niño está activo
sobretodo en su neurosensorio.

La parte inferior del rostro es la que precisa más tiempo para su formación. En nada se
asemejan más los monos que en la región de la boca. Mentón y labios mantienen mucho
tiempo su capacidad de cambiar. La boca se torna efectivamente expresiva solo por vuelta de
los 20 años. En cuanto el YO del hombre aprende a desenvolver su voluntad de modo cada vez
más libre, se va modificando también la parte de la boca.

Por alrededor de la mitad de la vida, esto es, por los 35 años y luego después, el tercio inferior
termina por alcanzar el auge de su desarrollo. Casi nunca el modelamiento de la boca está
enteramente concluido. Fuertes cambios también ocurren nuevamente con la edad; sin
embargo, deben ser en gran parte atribuidas a un proceso de involución.

DIENTES:

“En la medida que el niño adquiere la dentición, aprende a pensar”. Rudof Steiner

Aquí depende, por encima de todo, de la relación que se produce entre una región volitiva en
el semblante y la propia formación de pensamientos.

Los dientes, que con base en su función deben ser agregados integralmente al sistema
metabólico motor, contienen todavía bien marcadamente la fuerza para el rígido modelaje de
las formas. En ello se revela algo de aquella actuación de los pensamientos que penetran hasta
la voluntad.

De esto no se puede concluir que dientes simétricos y bellamente desarrollados sean la


expresión de una capacidad pensante especial. Los dientes robustos y bien conformados
apenas indican, hasta una cierta medida, que las fuerzas mentales constitutivas pueden
intervenir correctamente hasta la voluntad. Frecuentemente son una señal de que alguien
posee una determinada habilidad en las manos, quizás también en los pies.

En la evolución del hombre a lo largo de la historia global de la Humanidad, las ansias del
mismo han consistido en aspirar a una armonía entre el pensar, el sentir y el querer. Cada vez
más los hombres pretenden ostentar individualmente su voluntad. El pensamiento conquista
la libertad, puede liberarse del sentir, y el querer lucha por la independencia, por su actuación
libre. Si esa armonía fue proporcionada según la disposición, o si una de las tres funciones
anímicas fue más claramente estampada, se manifestarán muy claramente en la interrelación
de las tres partes del rostro humano.

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


10

4. Relaciones entre lo físico-espiritual y los tres planos del espacio:

Si tenemos en cuenta el proceso de encarnación del ser humano, su vida interior y las
tendencias que predominan en la cabeza o en los miembros, tales elementos conducirán a
diversas orientaciones de desarrollo y de crecimiento que permitirán profundizar nuestro
diagnóstico clínico.

El ser humano se desenvuelve y crece de una manera espacial-temporal, en cuatro


dimensiones. La cuarta dimensión es el tiempo, que permite al ser humano individual asumir una
biografía. Las otras tres dimensiones se expresan más en el cuerpo físico, que está bajo influencia
del cuerpo astral y de su instrumento, el músculo, que dará su forma al esqueleto óseo por su
actividad dinámica.

Podemos, por lo tanto, percibir en el joven la actividad de sus cuerpos superiores


sobre su desarrollo físico y, consecuentemente, sobre su crecimiento óseo, particularmente en sus
maxilares.

Consideremos el plano sagital: este plano es una abstracción que no tiene realidad
física, pero que corresponde a una inversión entre la derecha y la izquierda, una polaridad
necesaria. La derecha y la izquierda se encuentran, en el ser humano, mediante un fenómeno de
cruzamiento que genera la conciencia del pensar. La actividad interior del hombre en cuanto alma-
espíritu gobernará la actividad muscular y regirá el crecimiento de los huesos de la cabeza y los
maxilares. Así, esa dirección espacial se abrirá o cerrará y podremos observar tanto una arcada
dentaria en “O”, acompañada de un espacio inter-incisivo, como una arcada dentaria en “V”,
acompañada de una endoalveolía anterior con apiñamiento incisivo.

En el plano psíquico, las perturbaciones que observamos en la expresión del plano


sagital nos darán los elementos de diagnóstico sobre la capacidad de comprensión del mundo del
paciente.

Consideremos el plano horizontal: este plano, como el anterior, es imaginario y


separa, de hecho, una corriente ascendente y una corriente descendente, ambas interligadas. Él
expresa la dualidad rítmica de la vertical. Ésta expresión se manifiesta en particular en la cabeza,
sobre el plano de oclusión, y después en el tronco, a través de las vértebras y costillas.

Psíquicamente, estas manifestaciones son percibidas como una separación entre


arriba y abajo, como sentimientos de elevación o de profundidad, ligados a la predominancia de
las fuerzas neurosensoriales o aquellas del metabolismo. Las perturbaciones en este plano están
relacionadas con la manera de sentirse encarnado.

Consideremos el plano frontal: Este plano separa el frente de la parte de atrás,


estando ligado a las tendencias de crecimiento en sentido antero-posterior, sobre todo en lo que

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


11

concierne a la mandíbula. Hemos observado el aspecto voluntarioso de las personas con


mandíbula prominente.

Psíquicamente, reconocemos las tendencias ligadas a la espontaneidad y a la


inhibición del hombre, y este plano de la voluntad está en relación directa con el comportamiento
moral.

De esta manera, vemos cómo la vida interior puede resonar con sus movimientos
hasta en la forma física del hombre en crecimiento, y cómo estas consideraciones simples pueden
ayudarnos a percibir mejor las tendencias observadas en un examen físico completo. Estas
consideraciones sobre el crecimiento óseo y sobre la forma del esqueleto pueden ser enriquecidas
por otras que consideren la embriogénesis dentaria y la cronología de las denticiones.

5. Cómo podemos fortalecernos:

En el margen del manejo consciente de la salud uno puede abrir distintos caminos según sus
necesidades.

Las fuerzas de las cuales el hombre puede disponer, son las siguientes:

- Las fuerzas espirituales


- Las fuerzas anímicas
- Las fuerzas vitales
- Las fuerzas físicas.

La intensificación de esas fuerzas no sucede por sí – sin ninguna intervención de alguien, por
decirlo así – sino requiere una actividad de la persona. Es una actividad que es estimulada por el
Yo, el núcleo del ser, y que es activada en el cuerpo mediante las fuerzas anímicas (pensar, sentir y
voluntad). Es decir, el Yo tiene la idea, el alma la quiere realizar, el cuerpo la realiza por medio de
sus fuerzas vitales y físicas. Sólo el Yo determina si y cómo una persona puede obrar sobre las
fuerzas anímicas, vitales y físicas, cómo se las “entreno”.
En general se puede emanar que las pruebas y el fortalecimiento provienen del Yo y los mueve el
alma. Por estar el alma encima del cuerpo, conecta el Yo, el núcleo del ser, con el cuerpo. Por ello
es posible obrar también sobre el cuerpo mediante las fuerzas anímicas. Esto se manifiesta en las
múltiples posibilidades de la terapia artística que mediante el alma puede obrar terapéuticamente
sobre todos los miembros constitutivos del ser humano. Se lo demuestra más fuertemente cuando
uno mismo practica el arte. Pero también la percepción consciente del arte tiene su efecto:

A través del sonido sobre el Yo (lenguaje, por ejemplo leyendo en voz alta)

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


12

A través del tono sobre el alma (tocando un instrumento)


A través del color sobre el cuerpo vital (pintura)
A través del mineral sobre el cuerpo físico (modelar)

El arte aplicada es la forma más completa del alma de manifestarse.

La euritmia puede obrar sobre todos los miembros constitutivos. La euritmia curativa es la forma
más práctica de aplicarlo.

Pues la salud y la enfermedad se manifiestan en un cuerpo que denominamos el cuerpo vital. Nos
tenemos que fijar qué posibilidades tiene el Yo de obrar sobre el cuerpo vital para fortalecerlo.

A través de los alimentos incorporo fuerzas formativas.


Los alimentos cuya cualidad está marcada por las influencias cósmicas (agricultura biodinámica)
son los que tienen en sí muchas fuerzas formativas. Ellas sirven para que el cuerpo físico se
mantenga en forma y función.
La forma cómo se digiere los alimentos fomenta o debilita las fuerzas digestivas.
A través de la asimilación me conecto con el alimento (una buena comida constituye una buena
alimentación para el cuerpo y el alma).
Un alimento nutritivo fomenta las fuerzas digestivas, y mediante la digestión se fortalece el Yo.
A través de las sobrecargas existentes en el organismo humano (amalgama, bacterias, virus,
hongos, etc.) el Yo genera fuerzas profilácticas de las cuales uno, sin duda, puede exigir
demasiado.
Poniendo énfasis en el ritmo el Yo genera fuerzas vitales. Con un ritmo todo va con mucha
facilidad:
Subir a los montes, trabajar (si uno puede cantar mientras se hace el trabajo …)

Los fundamentales procesos vitales están marcados por el ritmo:


La alimentación, la respiración, la pulsación, la división celular, etc.
También los hábitos tienen como núcleo el ritmo y obran en forma fortalecedora sobre las fuerzas
vitales.

A través del entusiasmo se colma el trabajo cotidiano con lo espiritual. Obra en forma
fortalecedora porque cada camino espiritual necesita un trabajo del Yo.

A través de la presencia de ánimo todo lo que uno hace es acompañado con un trabajo espiritual y
del Yo.

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


13

Contemplando meditativamente los procesos, las ideas, las polaridades contrarresto a una rigidez
interior, a una unilateralidad, a un pensar que sólo acepta lo terminado, lo visible, lo definido. Ese
estilo de vida generalizado es sospechoso porque poco a poco todo lo que uno no puede tocar,
confunde y causa miedo. Una dedicación al mundo suprasensible, a aquello que uno no puede
percibir con los sentidos (por ejemplo el amor, la fe) involucra toda la realidad porque la vida
consiste en lo visible y lo invisible. Lo visible se percibe con el ojo y lo invisible se “escucha” (¿Qué
me dice?). Este escucha significa una apertura frente al mundo espiritual que me da
permanentemente informaciones sobre la vida siempre cuando escucho las señales de este
mundo. Para vivir uno necesita ambos sentidos, el ver dirigido a la realidad y el escucha dirigido al
mundo espiritual. La esencia de las cosas está allá donde ambos sentidos se penetran el uno en el
otro, en el medio. La tarea de los hombres es comprender la esencia de las cosas.

Percibiendo las polaridades y aspirando a estar en el medio fortalecemos nuestro ritmo, y


trabajando en lo rítmico fortalecemos nuestro organismo. Ritmo significa armonía en el
movimiento y en el tiempo. Nadie va a decir que se siente mal cuando está en armonía consigo
mismo.

Eliminando las sustancias demasiado nocivas, desintoxicando el cuerpo impido la sobrecarga de


mis fuerzas espirituales.

Controlando mi eficiencia busco el medio entre mucha exigencia y poca exigencia y creo el espacio
libre para mis fuerzas espirituales.

Con una terapia colónica, ayunando, recupero un equilibrio de mis fuerzas vitales. Moviéndome,
haciendo deporte ligero, yendo a la sauna, transpirando las fortalezco.

Con una desintoxicación o una liberación de sustancias químicas toxicas me ocupo de que mi Yo
no tenga que inducir los trabajos superfluos de limpieza del organismo a través del sistema
inmunológico.

Por los remedios y los tratamientos se liberan las fuerzas que el paciente puede utilizar para su
curación.

Cadauno puede tomar la vida, la biografía en sus manos y puede progresar mejorandosu
personalidad. En virtud de las facultades yoicas que uno como ser humano posee, uno está en
condiciones de reconocer y hacer proyectos hacia el futuro. Puede oponerse a los obstáculos y
puede trabajar en vencerlos. Cuando un ser humano se enfrenta consigo mismo y analiza sus
posibilidades, hay un desarrollo individual en el sentido de un desarrollo biográfico.

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A


14

Encima de todo lo que el hombre puede hacer, está la certeza de que no está solo y otros seres le
ayudan. Es decir, puede adquirir confianza y con ello estar más seguro en su actuar.

Dra. Fabiola Limardo


Odontóloga Antroposófica
Especialista en Ortodoncia

Bibliografía:

_Glas, Norbert, “A Face revela o Homem”, Editora Antroposófica, Brasil

_Limardo, Fabiola, “La respiración Bucal”, Editorial Antroposófica, Argentina

_Lulo Galitesi, Celia, “As mil e uma faces do dente”, Editora Antroposófica, Brasil

_Runte, Helge, R. ,”Y de los dientes (de)pende el Hombre”, Editorial Antroposófica

SEGUNDO ENCUENTRO PARA UNA ODONTOLOGÍA INTEGRADORA / S.O.A.M.A.A

También podría gustarte