Está en la página 1de 2

Una reforma fiscal que: baje impuestos, recaude más y que todo mundo pague Página 1 de 2

Una reforma fiscal que: baje impuestos,


recaude más y que todo mundo pague
- Somos el “pato feo” de la OCDE en pobreza, educación, empleo y cumplimiento
de obligaciones como cultura y derechos humanos.

Al acercarse el fin de la presente administración se agita el ambiente político, y líderes de 
la oposición llaman a resolver la “crisis fiscal” que sufre el país, y que impide que el 
Estado mexicano pueda atender las necesidades urgentes de una población que aspira a 
alcanzar niveles de vida acordes con sus necesidades, y más cercanos a las de países con 
que México se equipara en el mundo, de similar nivel de ingreso PER CAPITA.

Somos “el pato feo” de la OCDE en población pobre; en nivel y calidad de educación, y en 
empleos remunerativos, así como en cumplimiento de las obligaciones con los  derechos 
humanos económicos, sociales y culturales; con una economía nacional plagada de abusos 
por los monopolios que operan en el país; y una población en deplorable estado de salud, 
por dietas obligadas por la propia pobreza.

El nuestro es un país que sufre de escasez del vital líquido; no hay oferta de agua potable 
en todas las concentraciones poblacionales, ni plantas municipales de tratamiento de aguas 
para reuso. Tampoco disponen los gobiernos federal y locales de los recursos necesarios 
para prevenir y atender los efectos destructivos de la naturaleza que nos sorprende cada 
año. En México se requieren costosas acciones estructurales para relocalizar a mucha 
gente que casi siempre, muy pobre, habita laderas de montañas, vados de ríos, y excesivas 
cercanías a las costas, etc.

Por su parte, la cobertura educativa en los niveles de secundaria, preparatoria y profesional 
es marcadamente insuficiente: todos los años son rechazados decenas de miles de jóvenes 
que aspiran; y para colmo, no vienen bien preparados de las primarias.

Luego, no existen seguros para proteger del desempleo a los trabajadores, ni de la 
destrucción a la producción agrícola por condiciones climatológicas adversas, como 
heladas, inundaciones y tormentas tropicales; tampoco se provee seguridad social ni 
protección médica para todos mexicanos, en una población que está generando un número 
inmenso y creciente de gente en la tercera edad.

La infraestructura de instituciones financieras no cuenta con entidades, como bancos de 
desarrollo, que financien a la amplia gama de mexicanos en actividades productivas. Se 
cree que los subsidios familiares, que se dan con recursos del Presupuesto, son suficientes 
para resolver la pobreza; pero de hecho, ésta ha venido creciendo todos los años, hasta 
llegar a ser ahora alrededor del 50% de la población del país.

Luego, la infraestructura urbana de la gran mayoría de los centros poblacionales carece de 
casi todas las facilidades para hacer la vida amable y libre de riesgos a sus pobladores, 
protegiéndolos de los lodos, en tiempos de lluvia, y de los polvos, en secas. Ni se diga de 

http://excelsior.com.mx/Templates/Default/imprimir.php?id_nota=713976 14/02/2011
Una reforma fiscal que: baje impuestos, recaude más y que todo mundo pague Página 2 de 2

la condición de los pequeños poblados, especialmente en las zonas rurales, de los hay 
miles en el país.

México llegó a principios de esta década con 112 millones de personas, prácticamente de 
la noche a la mañana, y las condiciones reales del país sobrepasaron la capacidad de 
atender ese crecimiento en casi todas sus manifestaciones.

La razón principal: falta de recursos.

0 0 0

De ahí los recientes planteamientos del presidente del Senado, Manlio Fabio Beltrones, 


del senador Francisco Labastida y otros distinguidos legisladores:

Menores impuestos y tasas, mayor recaudación y que todos paguen.

Plantean una opción muy interesante para resolver la POBREZA de los gobiernos 
mexicanos –federal, estatales y municipales– para que puedan disponer de los recursos 
necesarios para cumplir sus obligaciones ante la población. Incluye decisiones como hacer 
aplicable la obligación a TODA la población, a partir de un nivel mínimo de ingresos, sin 
excepciones de ninguna naturaleza. Salvaguardando los ingresos de las clases populares
y gravando el consumo de los sectores y personas de más altos ingresos. Eliminando
la regresividad del impuesto al consumo y haciendo progresiva la renta de las
personas y sectores de altos ingresos. Incluye también la noción de que se pueden 
BAJAR algunas tasas de estos impuestos para propiciar el cumplimiento de parte de todos.

Es cosa de analizar, a escala nacional, ésta y otras opciones que sin duda surgirán, pero lo 
importante es que haya conciencia de esa necesidad, y gracias a la iniciativa del senador 
Beltrones; porque el México que todos queremos tiene que pasar por una decisión de darle 
atribuciones a los tres órdenes de gobierno para recaudar recursos y cumplir con las 
interminables obligaciones con los  mexicanos.

Pero ante la necesidad de generar recursos gubernamentales para satisfacer las  
preocupaciones arriba expresadas, hay quien pregunta: “¿Y YO POR QUÉ?”

El desinterés del gobierno federal, de convicción neoliberal, no considera que sea 
obligación del gobierno resolver esas magnas necesidades, porque para esta 
Administración, EL MERCADO es el que las debe resolver.

*Presidente Nacional del Colegio  
Nacional de Economistas

 
Jesus Alberto Cano Velez  
 
 
2011-02-14 05:00:00  

©Derechos Reservados Periódico Excélsior, S.A. de C.V., 2007. Bucareli No. 1, Col. Centro. C.P. 06600
México, D.F. Tel. + 52 (55) 5128 3000. Diseñado por Excélsior

http://excelsior.com.mx/Templates/Default/imprimir.php?id_nota=713976 14/02/2011