Está en la página 1de 3

La Docena Dorada

Irving Chernev
Partida Nº26 este caso el sacrificio de Bronstein engañó
completamente a su oponente. Pensó que
El ajedrez puede ser una ciencia o un Bronstein había cometido un error y sim-
arte, pero en manos de un maestro que tiene plemente dejó una pieza en prise.
ingenio e imaginación puede ser un entrete- 8... ¤xc4
nimiento. 9.£d4 ¤b6
Bronstein descubre un gambito en una 10.c4 c5
apertura que se remonta a los días de Po-
lerio, quien describió sus características en
1590. A cambio de dos peones y de nebulo-
sas posibilidades,
Bronstein sacrifica un alfil en su octavo
movimiento.
Nebuloso, es decir, excepto para Brons-
tein, que monta un ejército de peones mar-
chando por el tablero.
Su avance es tan implacable que abru-
ma a Rojahn, que no encuentra el tiempo ni
los movimientos para evitar que lo engullan.

Blancas: D. Bronstein
Negras: E. Rojahn El negro quiere detener 11.c5, pero un
Defensa de dos caballeros mejor curso era 10...c6 para disputar el cen-
Moscú, 1956 tro. Podría tener que devolver una pieza por
dos peones, pero al menos tendría una par-
1.e4 e5 tida sostenible.
2.¤f3 ¤c6 11.£d3 ¥g4
3.¥c4 ¤f6 12.¤bd2 ¥e7
4.¤g5 d5 13.O-O O-O
5.exd5 ¤a5 14.¤e5 ...
Innumerables aficionados han jugado Probablemente con la intención de
5...¤xd5, y sucumbieron al ataque Fegatello 15.¤xg4 ¤xg4 16.f4, y los peones empie-
o Fried Liver cuando 6.¤xf7 ¢xf7 7.£f3+, zan a parecer amenazadores.
hace que el rey negro deambule. 14. ... ¥h5
6.d3 h6 15.b3 ¤bd7
7.¤f3 e4 16.¥b2 ¤xe5
8.dxe4! ... 17.¥xe5 ¤d7
El movimiento habitual es 8.£e2. En 18.¥c3 ¥f6

-74-
La Docena Dorada - Irving Chernev - Prof. José Luis Matamoros
El negro trata de intercambiar tantas Con dos temibles amenazas: 25.g4
piezas como pueda, y que le dejen con una (avergonzar a la dama) y 25.¤g3 £c2
superioridad en material. 26.¦e2 £d3 27.f5 (recuperación de mate-
19.¦ae1 ... rial).
Bronstein concentra todas sus fuerzas 24. ... ¥h7
en la preparación de 20.f4 y 21.e5. Despeja una casilla para la dama.
19. ... ¥xc3 Si hubiera intentado 24...¥h5 en su
20.£xc3 £f6 lugar, la jugada podría haber ido como si-
gue: 25.¤g3 ¥xf3 26.¤xf5 ¥g4 27.¤e7+
¢h8 28.f5, y a las negras les queda la pre-
ocupación de salvar a su alfil (amenazadas
con 29.h3 y 30.g4) y la perspectiva de que
las blancas obtengan dos peones pasados
conectados en la sexta fila.
25.g4 £g6
26.f5 £b6
27.£g3 ...
Protege el peón rey y se prepara para
28.h4 y 29.g5, para abrirse paso en el lado
del rey.
27. ... f6
28.e6 ...
Lo preferible era 20...f6, para impedir
que las blancas avancen el peón de rey. Si
entonces 21.f4 £e7 continúa disputando la
casilla crítica.
21.e5 ...
Esto es superior a la normal 21.£h3
(atacando dos piezas sueltas) que podría
permitir a las negras suficiente contrajuego
para cambiar el aspecto de las cosas: 21. ...
£b2 22.¤b1 ¥e2 23.£xd7 ¥xf1 24.¦xf1
£xa2, y las negras pueden oponer resisten-
cia.
21... £f5
22.f4 ¥g6
23.¤e4 ... Siete peones blancos en siete cuadros
Esto previene cualquier intrusión por blancos, ¡qué bonita imagen!
23. ... £d3. No hay ningún peligro en un Bronstein dice que tenía poco en que
contra-sacrificio de la dama, ya que después pensar para las próximas jugadas, ¡ya que
de 23...£xe4 24.¦xe4 ¥xe4 25.f5, el alfil de los peones podían ganar el juego por sí mis-
las negras se coloca infelizmente, mientras mos!
que su rey se enfrenta a peligros indecibles. 28... ¤e5
23... ¦ab8 29.h4 ¢h8
24.£f3 ... 30.g5 ¦bc8
-75-
La Docena Dorada - Irving Chernev - Prof. José Luis Matamoros
Obviamente hay poca alegría en 30...
hxg5 31.hxg5, cuando la amenaza de 32.g6
es fatal.
31.¢h1 ...
Despeja la casilla g1 para la torre, con
esta posibilidad: 32.¦g1 (amenaza 33.gxf6
seguido de 34.£xg7 mate, o 34.£xe5) 32.
... £c7 (protege ambos puntos delicados)
33.d6 £b6 34.gxf6, y el negro está indefen-
so.
31. ... £d8
32.g6 ...
Bronstein dice que podría haber juga-
do 32.¤xf6! gxf6 33.¦xe5! fxe5 34.£xe5+,
con un efecto fatal, pero la idea de empujar
los peones hacia arriba lo más lejos posible
debe haberle intrigado.
32... ¥xg6
No hay nada mejor que 32...¥g8 33.d6.
33.fxg6 b5
34.d6 £b6
35.d7 ¤xd7
“Por cada peón, una pieza”, dice Brons-
tein.
36.exd7 ¦cd8
37.¤xf6 £c6+
O 37...¦xf6 38.¦e8+ y mate rápido.
38.£g2
1-0
Y en negro perdió al sobrepasar el lí-
mite de tiempo.
Lástima que Bronstein se haya visto
privado de este bonito final: 38. ... £xg2+
39.¢xg2 gxf6 40.¦e7 y la amenaza de que
con 41.g7+ ganen una torre podría llevar a
40. ... ¦g8 41.¦h7 mate!
Bronstein tiene el consuelo de haber
conseguido este mate problemático al me-
nos en las notas, y no en el juego real.

-76-