Está en la página 1de 1

Caso El caso del martillo.

Una noche, mientras Julio, de 17 años, caminaba y acompañado de tres amigos hacia
una fiesta, interceptó a Enrique, un joven de 18 años que transitaba en su bicicleta en la
misma dirección, exigiéndole fuego para encender un cigarrillo. Ante la negativa de
Enrique, Julio, quien se encontraba bajo los efectos del alcohol, se irritó, pateando la
rueda trasera de la bicicleta. Los amigos de Julio lo calmaron, dejando ir al ciclista.

Pero Enrique, quien minutos antes se había despedido de dos amigos en una plaza
cercana, volvió para contarles el incidente, y ellos decidieron acompañarlo en dirección
del grupo de Julio. Al encontrarse con éste y sus amigos, Daniel –amigo de Enrique-
quien se encontraba en estado de ebriedad, increpó con dureza a Julio, y entre algunos
de los miembros de ambos grupos hubo intercambio de insultos y algunos empujones
amenazantes.

Aunque el incidente parecía concluir ahí, con la retirada de Enrique, Daniel y un tercer
amigo de regreso a la plaza, Julio, se comunicó por su teléfono móvil con tres amigos y,
luego, con su hermano mayor, Carlos, contándoles del incidente y diciéndole que lo
querían matar. Todos ellos se dirigieron en auto en busca de Julio, para apoyarlo.

Ya en la plaza, 4 de los amigos de Julio, a quienes luego se sumó Carlos, se dirigieron


en contra de Enrique, Daniel y el tercer miembro de este grupo, amenazándolos con una
pistola de gas comprimido, y comenzando una riña. Julio, entretanto, fue a buscar un
martillo que se encontraba en la maletera del auto en que llegó Carlos. Con el martillo
se dirigió contra Daniel, que forcejeaba con su hermano Carlos, y comenzó a pegarle.
Los amigos de Daniel no podían asistirlo, pues eran superados en número por los de
Julio. Tras propinar varios golpes con el martillo a Daniel, en las costillas, el abdomen y
antebrazos (mientras éste trataba de protegerse), le dio un fuerte golpe en la cabeza, que
lo hizo caer desplomado. Esto alarmó a Carlos y los amigos de Julio, quienes decidieron
huir. Julio, antes de irse, se devolvió blandiendo el martillo y gritando “¿creían que me
iban a humillar?”, dando un golpe a la bicicleta de uno de ellos, para luego retirarse con
sus amigos.

Daniel quedó en un coma profundo producto de la fractura y un severo traumatismo


encéfalo craneano provocado por el golpe en su cabeza con el martillo, y murió a los 7
días.

FISCAL: Sustentar en juicio la imputación contra Julio y sus amigos.


DEFENSA: Sustentar en juicio la defensa de los amigos de Julio.

Ambas partes tienen 5 minutos para fundamertar.

También podría gustarte