Está en la página 1de 140
Joseph De Maistre Critica a la modernidad Antologia de textos antiliberales y contrarrevolucionarios La revolucién francesa supuso el colapso y fin definitivo de la so- ciedad del Antiguo Régimen. La sociedad estamental, la autoridad y soberania del régimen monarquico absolutista y la primacia del poder religioso fueron cuestionadas. A medida que el viejo mundo iba quedandose atras surgieron detractores y criticos que, desde la reaccion y oposicion furibunda contra el emergente régimen liberal, anticiparon las ideas, en fase embrionaria, que integrarian el dis- curso antimoderno en lo sucesivo. La contrarrevoluci6n antiliberal estuvo liderada por diversos auto- res, entre los que podemos destacar a Joseph De Maistre, cuya parti- cular vision de la entrada del mundo en la contemporaneidad actual ha suscitado no pocos estudios y teorias por parte de destacados especialistas en la materia como Isaiah Berlin o Stephen Holmes. Su defensa a ultranza de la monarquia y la iglesia bajo los parametros catélicos y reaccionarios se vieron complementados por una con- cepcion providencial de la historia. Dentro del universo Maistriano el pecado y la condenacion convertian la vida humana en un asfixiante callejon sin salida, en un abismo sin fondo ni redencion posible. Obteniendo velocidad de lectura 1% Hipérbola Janus Joseph De Maistre Critica ala modernidad ANTOLOGiA DE TEXTOS ANTILIBERALES Y CONTRARREVOLUCIONARIOS Introduccién por David Abad Vara y Angel Fernandez Fernandez Prélogo por Jordi de la Fuente Miré Obteniendo velocidad de lectura 1% Critica ala modernidad Antologia de textos antiliberales y contrarrevolucionarios Introduccién por David Abad Vara y Angel Fernandez Fernandez Prélogo por Jordi dela Fuente Mird Copyright © de la traduccién: Angel Fernandez Fernandez © 2015, Hipérbola Janus - Todos los derechos reservados @ www-hiperbolajanus.com hiperbolajanus@gmail.com ¥ @Hiperbolaganus @ Hiperbolasanus Primera edicién digital: febrero 2015 Disefio de portada y maquetacién: Miguel Angel Sanchez Lopez Constiltese las atribuciones de las imagenes en el apartado «Atribuciones de las imagenes» Salvo las imagenes declaradas de dominio publico o de licencia Creative Commons en el apartado «Atribuciones de las imagenes», no se permite la reproduccién total o parcial de este libro, ni su incorporacién a un sistema informatico, ni su transmisién en cualquier forma o por cualquier medio, sea éste electrénico, mecanico, por fotocopia, por grabacién u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del copyright. Este libro se ha desarrollado integramente con software libre de cédigo abierto. Obteniendo velocidad de lectura 1% Prologo Por Jordi de la Fuente Miro Hana: de la Revolucion Francesa sin hablar de la contrarre- volucién, de Joseph De Maistre, del pensamiento tradicional, es como hacer una tortilla sin huevos. Pero es el pan de cada dia en la universidad espafiola: el pensamiento tnico ya se encarga de que ni en una carrera como Ciencias Politicas, en la que Teo- ria Politica es una asignatura obligatoria, sean objeto de estudio aquellos autores, ya no digo ni ideas o ideologias, que se opusie- ron en algiin momento histérico a la Ideologia del Progreso, de la Ilustracién y de la Modernidad. Nietzsche si, claro, pero como nihilismo activo, sin mas. Asi que el hecho que se publique una compilacién de textos de Joseph De Maistre es desenterrar el hacha de guerra contra la omnipresencia filoséfico-cultural de la Modernidad a favor de los olvidados, de los desterrados, pero no por ello errados. Al fin y al cabo, ellos son los que, siendo estudiados, pueden darnos explicaciones del qué tenemos, quiénes somos, hoy en dia. La teoria del amigo-enemigo de Carl Schmitt es clara: sin definir un enemigo, no podemos definirnos a nosotros mismos. Y en esta época en la que vivimos, ¢cdmo definir la Modernidad, la Globalizacién, los fenémenos sociales de masas devenidos por el capitalismo, sino reconocemos al enemigo de todo ello, que per- manentemente se nos oculta, a modo de represidn ideoldgica? Evidentemente, descubrir a los clasicos de la contrarrevo- lucién nos supone un ejercicio de temporalidad que entrafia cierto esfuerzo. Hablar de lo divino en los términos en los que estos autores lo hacian, concretamente De Maistre, necesita que nos centremos mentalmente en aquella época y en la filosofia antropoldégica del momento, diametralmente opuesta a lo que hoy en dia vivimos. Pero con la perspectiva de los afios, también podemos aportar criticas necesarias si queremos desarrollar una nueva filosofia de la Tradicién hoy, en el siglo XXI. Por ejemplo, Obteniendo velocidad de lectura 1% cuestionar si el intento de racionalizar lo divino, la fenomeno- logia de la naturaleza inexplicable en aquellos momentos, ha servido para algo mejor que para dotar precisamente al campo contrario, el racionalismo empirico y moderno, de armas con las que acabar con la apologia de lo divino y elevado. Tal vez cabria plantearse si no hubiera sido mejor una suerte de codificacién de valores y principios de la Tradicién frente a los que surgian en el campo de la Modernidad, para identificar claramente al opo- nente y marcar esa linea divisoria que sefiala buenos y malos, que en marketing es tan necesaria pero practicada a conciencia pocas veces. Precisamente lo que De Maistre no queria: una «re- volucion de signo contrario»1l. Y es que el marcar la diferencia evita lo que en aquella época acabé sucediendo: campos contradictorios enfrentados como el de lo que quedaba de la Tradicién europea —bien pervertido por el gen del pensamiento burgués, materialista, previo al dela Ilustracién— y el de la Modernidad fueron pactando soluciones mixtas hasta que, debido al empuje y fortaleza de las ideas mo- dernas, estructuradas y literalmente armadas, acabaron triun- fando e imponiéndose. Tal vez esta suerte de «fundamentalismo tradicional» fue el que condené a De Maistre al destierro, por orden de Napoledn. Sus preceptos eran demasiado puros, demasiado ortodoxos, sin margen para pactos con el enemigo. Pero sino fuera por posturas tan radicales, no existiria forma de saber ni a qué nos enfrenta- mos, ni quiénes somos. Las posturas duras y enrocadas definen y marcan, y por ello son tan necesarias. éHablar de tradicionalismo hoy, en pleno siglo XXI? s:Hablar de contrarrevoluciones, de «revolucién conservadora», pero no la atribuida a los neoconservadores anglosajones, si no la im- posible y por ello perfectamente valida re-evolucién desde los principios tradicionales, europeos, antimodernos? Plantearse la pregunta es otro resultado de la victoria —provisional— de la Modernidad y de la Ideologia del Progreso: la concepcién inherente a toda teoria, a toda idea, a toda politica, de la li- nealidad de la Historia y del progreso infinito. A la vista de los hechos histéricos esta, y a la vista incluso del telediario habitual: ¢acaso la Historia que vivimos no es una sucesién de hechos extremadamente similares a otros ya acaecidos, que pueden en- Obteniendo velocidad de lectura 2% cuadrarse perfectamente en tipologias, ideologias, movimien- tos, que observamos van repitiéndose en condiciones distintas pero buscando similares resultados? ;No somos testigos hoy de movimientos fundamentalistas de corte religioso, en el Islam, y de un renacimiento de la presencia publica y politica dela Iglesia Ortodoxa en el Este europeo? ¢

También podría gustarte