Está en la página 1de 9

NOMBRE:

STARLYN BELLO DE LEÓN

MATRICULA:

16-MPDS-1-201

PROFESOR:

WILMAN LARA FELIZ

ASIGNATURA:

FISICA MODERNA

TEMA:

TRABAJO DE INVESTIGACION.
EMITENCIA O EMISIVIDAD

La emisividad, llamada antiguamente emitancia, es la proporción de radiación


térmica emitida por una superficie u objeto debido a su temperatura. La emisividad
direccional espectral se define como la razón entre la intensidad emitida por la superficie en
una dirección particular y la intensidad que sería emitida por un cuerpo negro a la
misma temperatura y longitud de onda. La emisividad total se obtiene por integración sobre
todo el espectro electromagnético y todo el espacio. Cuanto más pequeño sea el valor de la
emisividad, mejor aislante por reflexión será dicha superficie, siendo 1 el valor máximo.

Una cantidad relacionada es la absortividad, definida como la fracción de irradiancia


recibida que es absorbida por un cuerpo. Toma valores entre 0 y 1. Para un cuerpo negro, la
absortividad espectral es 1. Si la absortividad de un cuerpo es menor que 1, pero se
mantiene constante para todas las longitudes de onda, este se denomina cuerpo gris.

La energía emitida indica la temperatura del objeto. La emisividad puede tener un valor
entre 0 (espejo brillante) y 1.0 (cuerpo negro) pero la mayoría de las superficies
orgánicas tienen valores de emisividad cercanos a 0.95. Los sensores de Fluke Process
Instruments tienen la característica de emisividad ajustable para garantizar la precisión
cuando se miden otros materiales tales como metales brillantes. 

Si usetd está utilizando un sensor con una emisividad preestablecida fija de 0.95, y necesita
medir un objeto brillante, puede compensarlo cubriendo la superficie a medir con aceite en
aerosol, pintura negra plana o cinta de enmascarar. Mida la temperatura de la superficie con
cinta o pintada. Esa es la temperatura verdadera.

IRRADIANCIA

La irradiancia es la magnitud que mide la energía por unidad de área de radiación solar
incidente en una determinada superficie. Esta cantidad de radiación solar que incide sobre
una superficie se mide a lo largo del espacio y el tiempo especificado.

La irradiancia es la magnitud que nos ayuda a medir qué cantidad de radiación solar incide
sobre una determinada superficie y durante un determinado tiempo. Se sabe que no toda la
radiación solar que genera el sol llegan hasta nuestro planeta. La irradiancia se expresaba
en unidades de potencia por superficie. Normalmente los valores se establecen en vatios por
metro cuadrado. Si nos referimos a la irradiación solar estaremos hablando de la cantidad
de irradiancia que recibe una determinada superficie por unidad de tiempo.

Por ejemplo, podemos decir que la irradiancia en un lugar es de 10 watios por metro
cuadrado y hora. Esto significa que esta cantidad de radiación solar incide sobre un metro
cuadrado cada hora. De esta forma, podemos conocer qué cantidad de radiación solar recibe
una determinada superficie a lo largo del tiempo para establecer qué tipo de clima
predomina en una determinada zona.

Sabemos que la radiación solar es una variable importante para el valor de las temperaturas
en un lugar. Si este lugar recibe gran cantidad de radiación solar es normal que tenga mayor
temperatura. Además, estos valores son los que establecen los régimen de vientos
predominantes y algunos de los fenómenos atmosféricos que dan lugar a las
precipitaciones. El sol es el motor que provoca que en la troposfera se generen los
fenómenos atmosféricos como lo son las precipitaciones. Es la radiación solar la que
calienta parte de una superficie haciendo que el aire circundante se caliente y tienda a
ascender.

En la zona donde el aire asciende se creará una especie de hueco que debes ser rellenado
por otra masa de aire. Es así como se establecen los regímenes de viento. Conforme más
diferencia haya entre las densidades de los aires mayor será el viento. Además, estas son las
condiciones propicias para la creación es de anticiclones y borrascas.

Origen de la irradiancia

Desde el punto de vista técnico la radiación solar en la superficie terrestre es una forma de
añadir un intervalo de tiempo determinado en la que la radiación afecta una superficie
filtrada por la interposición de la atmósfera. El dato que nos da la irradiación solar en la
superficie dependerá de la época del año, la latitud, el clima en general y la hora del día en
la que nos encontremos.

La radiación electromagnética proviene del sol. Se trata de una energía procedente de la


reacción de la fusión nuclear que tiene lugar de forma constante en el interior del sol. Esta
reacción nuclear dos núcleos de hidrógeno se combinan para formar un núcleo de helio.
Durante esta combinación de átomos se desprenden gran cantidad de energía que se libera
en forma de radiación.
También hay que tener en cuenta que el calor generado por dicha reacción es la responsable
de que el sol sea una gigantesca masa incandescente que genera el calor que llega a la
superficie terrestre. Debemos tener en cuenta que nuestro planeta está situado en lo que se
conoce como » zona habitable». Es decir, estaba lo suficientemente cerca para que el sol
nos caliente, pero lo suficientemente lejos para que no nos llegue a quemar.

La superficie externa del sol es de aproximadamente unos 5500 grados


centígrados. Esta estrella emite gran cantidad de radiación electromagnética en un amplio
rango de longitud de onda y frecuencia. Esta radiación electromagnética abarca desde el
ultravioleta hasta el infrarrojo siendo la región visible por el ser humano la llamada arcoíris.
El espectro de radiación solar es el que engloba a todas las longitudes de onda que
desprende el sol, ya sea visible uno por el ser humano.

Tipos de irradiancia

Existen varios tipos de irradiancia según sus características y su origen. Vamos analizar
paso a paso cada una de ellas:

Irradiación solar total: se trata de aquella medida que engloba a todas las longitudes de
onda por unidad de haría que incide en la atmósfera superior de nuestro planeta. Se suele
medir de forma perpendicular a la luz solar que penetra en la atmósfera.
Irradiancia normal directa: se trata de aquella que se miden la superficie terrestre en una
ubicación determinada. Para ello se utiliza un elemento en la superficie colocado
perpendicularmente al sol. La irradiancia total directa será igual a la Irradiancia
extraterrestre por encima de la atmósfera restándole las pérdidas atmosféricas debida a la
absorción y la dispersión de la luz por el viento y las nubes. Estas pérdidas se puede llegar a
incrementar o reducir dependiendo de la hora del día, la latitud, la nubosidad, el contenido
de humedad, entre otros.

Irradiancia horizontal difusa: también se le conoce por el nombre de radiación de cielo


difuso. Se trata de aquella radiación en la que llega a la superficie terrestre la radiación a
partir de la luz que se dispersa por atmósfera. Esta cantidad se puede medir en una
superficie horizontal con la radiación proveniente de todos los puntos del cielo. Si no
existiera la atmósfera no habría irradiación horizontal difusa.

Irradiancia horizontal global: por último, este tipo de irradiancia es la que mide la


radiación total del sol sobre una superficie horizontal en la tierra. Se cuenta como la suma
de la irradiancia directa y la irradiancia horizontal difusa.

Todos estos valores se establecen para poder conocer las características climáticas de una
zona en concreto. Además, se emplea en numerosos estudios para la elaboración y
construcción de energías renovables que funcionen con el sol. Un ejemplo de ello es la
energía solar fotovoltaica. Para realizar un estudio de viabilidad de la energía solar
fotovoltaica se necesita conocer la cantidad de radiación solar que va a incidir en la
superficie del tejado de la casa durante todo el año. Además, harán falta valores de otras
variables como lo son la nubosidad, la humedad y el régimen de vientos, entre otros
CUERPO NEGRO

Un cuerpo negro es un objeto teórico que absorbe toda la luz y toda la energía radiante que
incide sobre él, constituyendo un sistema físico idealizado para el estudio de la emisión de
radiación electromagnética. Nada de la radiación incidente se refleja o pasa a través del
cuerpo negro. Lo que diferencia un cuerpo negro de la materia oscura es que el cuerpo
negro absorbe y emite luz, mientras que la materia oscura no interacciona con la radiación
electromagnética. El nombre cuerpo negro fue introducido por Gustav Kirchhoff en 1862.
La luz emitida por un cuerpo negro se denomina radiación de cuerpo negro.

Todo cuerpo emite energía en forma de ondas electromagnéticas, incluso en el vacío. Sin
embargo, la energía radiante emitida por un cuerpo a temperatura ambiente es escasa y
corresponde a longitudes de onda más largas que las de la luz visible, (es decir, de menor
frecuencia). Al elevar la temperatura no solo aumenta la energía emitida sino que lo hace a
longitudes de onda más cortas; a esto se debe el cambio de color de un cuerpo cuando se
calienta. Los cuerpos no emiten con igual intensidad a todas las frecuencias o longitudes de
onda, sino que siguen la ley de Planck.

A igualdad de temperatura, la energía emitida depende también de la naturaleza de la


superficie; así, una superficie mate o negra tiene un poder emisor mayor que una superficie
brillante. Así, la energía emitida por un filamento de carbón incandescente es mayor que la
de un filamento de platino a la misma temperatura. La ley de Kirchhoff establece que un
cuerpo que es buen emisor de energía es también buen absorbente de dicha energía. Así, los
cuerpos de color negro son buenos absorbentes.
Aproximaciones físicas a un cuerpo negro

El cuerpo negro es un objeto teórico o ideal, pero se puede aproximar de varias formas
entre ellas una cavidad aislada y otros sistemas algo más complejos.

Cavidad aislada

Es posible estudiar objetos en el laboratorio con comportamiento muy cercano al del cuerpo
negro. Para ello se estudia la radiación proveniente de un agujero pequeño en una cámara
aislada. La cámara absorbe muy poca energía del exterior, ya que esta solo puede incidir
por el reducido agujero. Sin embargo, la cavidad irradia energía como un cuerpo negro. La
luz emitida depende de la temperatura del interior de la cavidad, produciendo el espectro de
emisión de un cuerpo negro. El sistema funciona de la siguiente manera:

La luz que entra por el orificio incide sobre la pared más alejada, donde parte de ella es
absorbida y otra reflejada en un ángulo aleatorio y vuelve a incidir sobre otra parte de la
pared. En ella, parte de la luz vuelve a ser absorbida y otra parte reflejada, y en cada
reflexión una parte de la luz es absorbida por las paredes de la cavidad. Después de muchas
reflexiones, toda la energía incidente ha sido absorbida.

Aleaciones y nanotubos

Según el Libro Guinness de los Récords, la sustancia que menos refleja la luz (en otras
palabras, la sustancia más negra) es una aleación de fósforo y níquel, con fórmula
química NiP. Esta sustancia fue producida, en principio, por
investigadores indios y estadounidenses en 1980, pero perfeccionada (fabricada más
oscura) por Anritsu (Japón) en 1990. Esta sustancia refleja tan solo el 0,16 % de la luz
visible; es decir, 25 veces menos que la pintura negra convencional.

En el año 2008 fue publicado en la revista científica Nanoletters un artículo con resultados
experimentales acerca de un material creado con nanotubos de carbono que es el más
absorbente creado por el hombre, con una reflectancia de 0,045 %, casi tres veces menos
que la marca lograda por Anritsu.
Cuerpos reales y aproximación de cuerpo gris

Los objetos reales nunca se comportan como cuerpos negros ideales. En su lugar, la
radiación emitida a una frecuencia dada es una fracción de la emisión ideal.
La emisividad de un material especifica cuál es la fracción de radiación de cuerpo negro
que es capaz de emitir el cuerpo real. La emisividad depende de la longitud de onda de la
radiación, la temperatura de la superficie, acabado de la superficie (pulida, oxidada, limpia,
sucia, nueva, intemperizada, etc.) y ángulo de emisión.

En algunos casos resulta conveniente suponer que existe un valor de emisividad constante
para todas las longitudes de onda, siempre menor que 1 (que es la emisividad de un cuerpo
negro). Esta aproximación se denomina aproximación de cuerpo gris. La Ley de
Kirchhoff indica que en equilibrio termodinámico, la emisividad es igual a la absortividad,
de manera que este objeto, que no es capaz de absorber toda la radiación incidente, también
emite menos energía que un cuerpo negro ideal.

Aplicaciones astronómicas

En astronomía, la emisión de las estrellas se aproxima a la de un cuerpo negro. La


temperatura asociada se conoce como Temperatura Efectiva, una propiedad fundamental
para caracterizar la emisión estelar.

La radiación cósmica de fondo de microondas proveniente del Big Bang se comporta casi


como un cuerpo negro. Las pequeñas variaciones detectadas en esta emisión son llamadas
anisotropias y son muy importantes para conocer las diferencias de masa que existía en el
origen del universo.

La radiación de Hawking es la radiación de cuerpo negro emitida por agujeros negros.

La emisión de gas, polvo cósmico y discos protoplanetarios también se asocia con cuerpos
negros, principalmente en la región infrarroja y milimétrica del espectro electromagnético.
Son importantes herramientas para buscar sistemas planetarios.