Está en la página 1de 11

El AYUNO DE DIOS

S.I. Nehemías David Adrián Solano

TEMARIO

I.- Introducción.
II.- Antecedentes
III.- Ayunos Sobrenaturales, De Hombres Que Fueron Guiados Por La Mano De Dios (En El
Antiguo Testamento)
IV.- Ayunos Para El Pueblo De Dios (Israel- Judaísmo).
V.- En El Nuevo Testamento (Era Cristiana)
VI .- Podemos Abusar Del Ayuno
VII . Cómo Ayunar Bíblicamente
Conclusion

I.- Introducción.

Mediante la presente deseamos entregar un conocimiento claro y verdadero conforme a la


Palabra de Dios sobre el Tema del Ayuno. Nuestro propósito no es ir en contra de esta práctica
sino en conocerla de cerca a la luz de las Sagradas Escrituras, rompiendo toda idea falsa, o
costumbre arraigada en otra Iglesia.

Tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, se enseña sobre el ayuno.

El ayunar es una estrategia poderosa y bendecida por Dios que la Iglesia debe utilizar.

Primeramente cuando nos referimos a la Palabra "Ayuno" tenemos que considerar lo siguiente:

A. COMO SUSTANTIVO: ayuno

1. nesteia (nhsteiva, 3521), ayuno (de ne, prefijo negativo, y esthio, comer).

Se usa:

(a) de la abstinencia voluntaria de comer (Luc 2.37; Hech 14.23, algunos mss. tienen esta
palabra en Mat 17.21 y Marc.9.29); el ayuno se había hecho una práctica común entre los
judíos, y fue continuado por los cristianos; en Hech 27.9, «el ayuno» se refiere al Día de la
Expiación (Lv 16.29); aquel tiempo del año sería peligroso para la navegación;

(b) de abstinencia involuntaria (quizá se incluya la voluntaria), como consecuencia de


circunstancias adversas (2ª.Cor. 6.5; 11.27).

2. nestis (nh`sti", 3523), no comer (véase Nº l), ayuno. Se usa de la carencia de comida (Mat.
15.32: «en ayunas»; rv: «ayunos»; Marc. 8.3: «en ayunas»).
Nota: asitia (Hech. 27.21), significa «sin comida» (no debido a falta de víveres), esto es,
abstinencia de comer.

B. COMO VERBO: AYUNAR

nesteuo (nhsteuvw, 3522), ayunar, abstenerse de comer (relacionado con A, Nº 1 y 2). Se usa de
ayunar voluntariamente (Mat. 4.2; 5.16- 18; 9.14-15; Marc. 2.18-20; Luc. 5.33-35; 18.12;
Hech. 13.2-3). Algunos de estos pasajes muestran que los maestros que tenían un seguimiento de
discípulos les daban instrucciones especiales en cuanto a ayunar. Cristo enseñó la necesidad de
pureza y de simplicidad de motivos.

Las respuestas de Cristo a las preguntas de los discípulos de Juan y de los fariseos revelan todo
su propósito y método. Es indudable que Él y sus seguidores observaban ayunos tales como el
del Día de la Expiación, pero Él no impuso además otros ayunos frecuentes. Lo que enseñó es
apropiado al cambio de carácter y de propósito que Él dispuso para sus discípulos. Su afirmación
de ser el esposo (Mat. 9.15), y la referencia allí a la no práctica del ayuno, implica visualmente
la afirmación de su condición de Mesías (cf. Zac 8.19). En algunos mss. aparece este verbo en
Hech. 10.30 (tr).

C. COMO ADJETIVO: AYUNAS

asitos (a[sito", 777), sin alimento (a, negativo; sitos, grano, alimento). Se usa en Hech. 27.33,
«ayunas». Cf. asita, en la Nota bajo A, Nº 2.

En conclusión podemos decir que: Ayuno, Ayunares un ejercicio espiritual en el que un


individuo o una comunidad se abstienen de comida. Aunque la práctica bíblica era que durara
generalmente un día (hasta el anochecer), la Biblia cita ayunos de tres días, siete días, tres
semanas y cuarenta días.

Las personas ayunaban por diversas razones. Lo hacían, por ejemplo, para prepararse antes de
recibir un mensaje de Dios y antes de ir a cumplir una misión especial de Dios. Pero lo hacían
también con motivo de la muerte de un ser querido o para conmemorar catástrofes nacionales; y
para implorar la ayuda de Dios, discernimiento o perdón.

Y así vemos que:

II.- Antecedentes

1.- Moisés ayunó dos veces durante cuarenta días (Deut. 9: 9,18) , hasta que su rostro
resplandeció con la gloria de Dios.

2.- Josué ayunó después de conquistar Hai(Jos. 7:6).

3.- Todo Israel ayunó en tiempo de los jueces (Jue. 20:26) y de Samuel(1ª. Sam. 7: 6, 12).

4.- David ayunó(Sal. 35: 13; 69: 9, 10).


5.- Josafat ayunó junto con su pueblo (2ª. Crón. 20: 17).

6.- Pablo oraba con ayunos en cada iglesia (Hech. 14:23).

Estamos en tiempos de guerra espiritual, debemos ayunar, sin embargo no le damos importancia,
y si le damos importancia, LO HACEMOS SIN ENTENDIMIENTO: (1ª. Cor. 14: 14- 15)

“14Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin
fruto. 15¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré
con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.”

En un sentido amplio, el ayuno es : cualquier negación de nosotros mismos y cualquier


abstinencia deliberada con el fin de fortalecernos espiritualmente y de avanzar la obra del reino
de Dios.

Debemos ayunar de nuestras propias ambiciones, deseos y planes, de placeres, derechos y gozos
legítimos, de comodidades y lujos.

Algunos enseñan que es necesario «quedarse esperando el poder» en oración y ayuno, basando
esto en Hechos 1 y Lucas24.49. Pero 1ª.Cor. 12.13 enseña que todos los creyentes han sido
bautizados por el Espíritu en el cuerpo de Cristo. Esto fue verdad, ¡incluso de los carnales
corintios! : “13Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o
griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.”

Hay «llenuras» del Espíritu después de la conversión y se nos ordena que seamos llenos del
Espíritu (Ef 5.18); pero en las Escrituras nunca se nos ordena que seamos bautizados con el
Espíritu. Hay un solo bautismo en el momento de la conversión, pero muchas llenuras del
Espíritu, en la medida en que diariamente nos rendimos a Dios.

III.- Ayunos Sobrenaturales, De Hombres Que Fueron Guiados Por La Mano De Dios (En
El Antiguo Testamento).

La revisión detallada de textos en el Antiguo Testamento nos ofrece el siguiente cuadro:

1. La mayoría de los pasajes del precautiverio presentan el ayuno en un contexto de luto,


tristeza y humillación (Jue 20.26; 1ª.Sam. 31.13; 2ª. Sam. 1.12; 12.16–23).

2. Hay algunos pasajes que presentan el estado de tristeza y humillación en el contexto de la


penitencia por el pecado (1ª.Sam.7.6; 1ª.Rey. 21.9–27).

3. En los textos del cautiverio y especialmente en los del poscautiverio (donde se encuentran la
mayoría de textos, los cuales consideraremos más adelante), el ayuno por lo general se presenta
en el contexto de la penitencia y la humillación y como señal de conversión (Jer 14.12; Jon 3.5;
Esd. 8.23; Neh. 9.1; 2ª.Crón. 20.3; Jl 1.14; 2.12, 15; Dan. 9.3; Sal. 35.13; 69.10; 109.24)
4. En Est. 4.3 la reina pide a sus paisanos que ayunen como un acto de solidaridad. Así el pueblo
haría simbólicamente lo que Ester estaba haciendo literalmente: exponiendo su vida en favor de
su pueblo.

5. Llama la atención la reinterpretación profética de Is. 58 y Zac 7.. En ambos pasajes, lo que
Dios quiere es la justicia social

Mientras que el pueblo practica el ayuno como obediencia a una exigencia ritual, el profeta
coloca el ayuno en el contexto total de la vida y donde Dios quiere que tenga su contexto más
feliz. En el caso de Zac 7 la pregunta que hizo el pueblo está mal hecha; el asunto no es si se
celebra o no el ayuno, sino a qué acción o actitud del pueblo responde esa práctica.

Isaías presenta al ayuno como una acción de solidaridad. Con este tipo de ayuno surge la
posibilidad de que las personas acomodadas y solventes experimenten lo que día a día viven los
pobres y hambrientos.

En el ayuno, sugiere Is 58, el que tiene se hace vulnerable y débil y puede mirar a Dios como
fuente de vida y de sustento. En el ayuno, el rico aprende a ser pobre en espíritu; y el pobre
imparte al rico la actitud de humilde espera delante de Dios. Podríamos decir que toda acción
litúrgica o cultual apunta al bien del ser humano y a la gloria de Dios (véase Mc 12.28–34).

6. Hay dos casos, semejantes al de Jesús, en los que Moisés (Éx 34.28 ) y Elías (1ª. Rey. 19.8)
ayunan durante cuarenta días, en el desierto.

En la Biblia encontramos ciertas características, únicas y específicas en las siguientes personas


que ayunaron sin probar alimento alguno:

- ESDRAS.- Ayunó para mostrar su Tristeza, la aflicción que había en su corazón, por el pecado
que había hecho el pueblo de Israel. "...no comió pan ni bebió agua, porque se entristeció sobre
la prevaricación de los de la transmigración" Esd. 10:6

Esdras se encontraba muy triste por el pecado vergonzoso del pueblo, donde los sacerdotes,
levitas y oficiales, marchaban a la cabeza. Esdras señala las características de su tristeza “...yo
rasgue mi vestido y mi manto, y arranque de los cabellos de mi cabeza y de mi barba, y senteme
atónito.”Esd. 9:3.

Tanta era la preocupación que lo angustiaba que no comió.

- ESTHER.-Asuero rey de Persia repudia a su esposa, la reina Vasti, y la sustituye por Ester, una
bellísima joven judía, sobrina y alumna de Mardoqueo. Entre este y el amalecita Amán, primer
ministro del Imperio, surge un grave conflicto que culmina con una Real Orden, la cual fue
divulgada en las provincias de Persia, "...para destruir, y matar, y exterminar a todos los judios,
desde el niño hasta el viejo, niños y mujeres en un día..."Est. 3:13 Esther al saber la noticia
decide interceder ante el Rey, e identificarse ante el. Por esta razón su alma estaba angustiada,
entonces ella da instrucciones a Mardoqueo que Ayunen, porque estaba decidida a presentarse al
rey. "...ve, y junta a todos los judios que se hallan en susan, y ayunad por mi, y no comais ni
bebais en tres dias, noche ni dia: yo tambien con mis doncellas ayunare igualmente, y asi
entrare al rey, aunque no sea conforme a la ley, si perezco, que perezca"Est. 4:16.

Este ayuno fue ordenado a causa de la crítica situación que atravesaba su pueblo. El trabajo de
Esther era la única esperanza.

- MOISÉS.- En las escrituras encontramos Ayunos totales, pero como un hecho sobrenatural. En
dos ocasiones y por espacio de cuarenta días y cuarenta noches Moisés estuvo en la presencia de
Dios y no comió ni bebió. (cuando fue a recibir los 10 Mandamientos) "...estuve entonces en el
monte cuarenta dias y cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua"Deut. 9:10, al regresar a su
pueblo encontró que ellos se habían hecho un becerro de oro para adorar.

"enconces tome las dos tablas, y arrojelas de mis dos manos, y quebrelas delante de vuestros
ojos. y postreme delante de jehová como antes, cuarenta dias y cuarenta noches. no comi pan ni
bebi agua, a causa de todo vuestro pecado..." Deut. 9:17-18. Aquí estos dos ayunos se
sucedieron sin interrupción, si sumamos los días, tenemos 80 días sin comer o beber, sin duda el
ayuno mas largo de toda la Biblia.

- ELIAS.- Elías se encontraba huyendo escapando de manos de Jezabel, y cuando estaba


durmiendo debajo del enebro, fue despertado por un ángel que le ofreció una torta cocida y una
vasija con agua. Fortalecida con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta
orbe, el Monte de Dios. "...y comió y bebió y caminó con la fortaleza de aquella comida
cuarenta días y cuarenta noches, hasta el monte de Dios en Horeb" 1ª Rey. 19:8 . Imaginarse un
viaje semejante a través del ardiente desierto, es un ayuno sobrenatural como los de Moisés.

Quiero destacar que aquí tenemos un interesante paralelo sobre estos personajes. Representantes
del Antiguo Testamento, Moisés que llevó la Ley, Elías su restaurador (Leer Mal. 4:4-6). Estos
hombres tuvieron vidas sobrenaturales y ambos reaparecieron de una manera sobrenatural en
tiempos de Cristo en el Monte de la transfiguración (Leer Mar. 9:12).

Hermanos y hermanas, los ayunos como estos nunca mas se van a repetir, fueron extraordinarios,
sorprendentes y están escritas en la Biblia para que podamos conocer la obra Maravillosa de
Dios, con un propósito y objetivo bien definido.

IV.- Ayunos Para El Pueblo De Dios (Israel- Judaísmo). La ley de Moisés específicamente
mandó ayunar en elDía de Expiación. Esto llevó a que el día se conociera también como «día del
ayuno» (Jer 36.6) o «el ayuno» Hechos 27.9. Después del cautiverio se establecieron intervalos
regulares para la celebración del ayuno. Según Zac 8.19, en el cuarto, en el quinto, en el séptimo
y en el décimo mes habría de observarse otros cuatro ayunos que recordaban desastres en la
historia de los judíos. Y está también el ayuno antes de la celebración del Purim, que se instituyó
en los días de Ester (Est 9.31).

En el pueblo de Israel, también existían ayunos públicos, este había sido ordenado por la Ley de
Moisés y el pueblo debía cumplir como Mandamiento. "...a los diez de este mes séptimo será el
día de las expiaciones: tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas..." Lev.
23:27"¿es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que encorve su cabeza
como junco, y haga cama de saco y de ceniza? ¿llamareis esto ayuno, y día agradable a
Jehová?"Is. 58:5 . En Hech. 27:9 notamos que los judíos aún seguían observando este ayuno en
la época de Nuevo Testamento.

- JEREMIAS.- En la época de Jeremías, leemos de cuatro ayunos regulares, como ya hemos


dicho tanto como Zacarías lo dice y la Biblia lo especifica así:"así ha dicho Jehová de los
ejércitos: el ayuno del cuarto mes, y el ayuno del quinto, y el ayuno del séptimo, y el ayuno del
décimo, se tornaran a la casa de Judá ...” Zac. 8:19 para conmemorar cuatro eventos principales
relacionados con la destrucción de Jerusalén. (El mes décimo, comienzo de la cosecha; 2ª. Rey.
25:1. Cuarto mes, la caída de la ciudad, Jer. 39:2. Quinto mes, destrucción de la ciudad y
Templo; 2ª.Rey. 25:8-9. Séptimo mes, la muerte de Gedalías; 2ª.Rey. 25:25).

V.- En El Nuevo Testamento (Era Cristiana)

El ayuno se menciona también en el Nuevo Testamento. Los judíos devotos ayunaban (Hech.
27.9). Algunos ayunaban los lunes y los jueves (Luc. 18.12). Otros, como Ana, que servía a Dios
en el templo con «ayunos y oraciones» (Luc. 2.37), lo hacían más a menudo.

Los discípulos de Juan el Bautista ayunaban (Marc. 2.18).

Jesucristo ayunó cuarenta días y cuarenta noches antes de la tentación (Mat. 3.2). Asimismo, se
menciona el ayuno de Cornelio (Hech. 10.30), de los cristianos de Antioquía (Hech. 13.2–3), de
Pablo y Bernabé (Hech. 14.23), y se registra la recomendación de Pablo a los matrimonios
(1ª.Cor. 7.5).

Algunos opinan que pasajes como Mat. 17.21, Marc. 9.29, Hech. 10.30 y 1ª.Cor. 7.5 no deben
tomarse en cuenta porque no se encuentran en los manuscritos más antiguos, pero la existencia
de estos versículos en muchos manuscritos demuestra por lo menos que la iglesia primitiva creía
en el valor del ayuno.

Jesús no canceló la práctica, pero pidió que sus seguidores lo hicieran con la mirada fija en Dios,
no en los hombres (Mat. 6.16–18).

Aunque hubo ocasiones cuando Jesús y los discípulos pasaron hambre, pero esto a causa de las
demandas de la Obra, no tenían suficiente tiempo para comer, en la Biblia no hay evidencias que
Jesús y los discípulos llevaran un ayuno , fuera de los cuarenta días que el pasó en el desierto con
anterioridad al inicio de su ministerio público.

Ya hemos visto lo que significa ayuno.

La primera cita que tenemos en el Nuevo Testamento sobre el Ayuno es "Jesús ayuno...y después
tuvo Hambre." Esto significa que se abstuvo de toda clase de comida, pero no de Agua.

La escritura nos dice que "...y no comió.." Luc. 4:2 pero no dice que no bebiera. La continuación
del relato Bíblico dice: "...tuvo hambre." Pero no menciona que tuviera sed. Satanás no lo tentó
para que bebiera sino para que comiera. Todo ello nos sugiere que su ayuno fue de abstención de
comida, pero no de líquidos. Es mas, nuestro organismo no podría sobrevivir cuarenta días sin
ingerir líquidos. Ahora esto no quiere decir que durante la noche no se duerma, si el no dormir
fuera esencial para el ayuno, no sería posible llevar a cabo un ayuno prolongado. El cuerpo
reclama dormir antes que beber, de no hacerlo, tarde que temprano una persona puede decaer y
terminaría el ayuno. Damos gracias a Cristo quien cumplió el viejo orden con sus ritos, y
ceremonias y esclavitud legalista.

Los discípulos de Juan vienen con una pregunta respecto al ayuno:"...¿por qué nosotros y los
fariseos ayunamos muchas veces, y tus discípulos no ayunan? Jesús les dijo: ¿pueden los que
son de bodas tener luto entre tanto que el esposo esta con ello? mas vendrán días cuando el
esposo será quitado de ellos y entonces ayunarán.” Mat. 9:14-15

El ayuno era para entristecerse, llorar, gemir. Pero Cristo el Esposo estaba con ellos y los
invitados de bodas no podían estar tristes, sino alegres, era un tiempo de regocijo de alegría.
Cristo el Mesías había llegado y el reino de Dios se había acercado.

La segunda parte del v. 15 dice: "...mas vendrán días cuando el esposo será quitado de ellos y
entonces ayunarán" Esta es la declaración que se debe hacer sobre el ayuno.

Pero ¿En qué tiempo? ¿Cuando debía hacerse? Jesucristo habló estas palabras cuando estaba
vivo, todavía no había llegado a la Cruz, el tenía que Morir, estaría ausente por unos pocos días,
pero al Tercer día resucitaría de entre los muertos.

Jn. 16:16"un poquito, y no me veréis, y otra vez un poquito y me veréis..." aquí nuevamente
Jesucristo se estaba refiriendo que por unos días no estaría con ellos. En ese lapso de tiempo es
posible que muchos lloraron, algunos ayunaron, por la tristeza que había en sus corazones "de
cierto, de cierto os digo, que vosotros llorareis y lamentareis, y el mundo se alegrará. empero
aunque vosotros estareis tristes, vuestra tristeza se tornara en gozo" v. 20.

En la época de Cristo los fariseos habían desarrollado esta práctica del ayuno, y la habían
convertido en una esclavitud legal. El fariseo que se jacta de sus ayunos dice en su Oración:
"ayuno dos veces a la semana..." Luc. 18:12 el ayuno se había convertido en una costumbre
vacía, en un ritual carente de significado espiritual. Y esto a Dios no le gusta, el mismo Señor
Jesucristo enfrentó duramente a estas personas.

VI .- Podemos Abusar Del Ayuno

Se abusa del ayuno cuando descuidamos la voluntad de Dios y las bendiciones del ayuno como
medio de gracia.

Todo medio de gracia puede hacerse peligroso cuando se convierte en un fin en sí.

¿Cómo abusamos del ayuno?


1.- Cuando lo hacemos para ganar la bendición de Dios.

Puede haber un peligro al pensar que al orar lo suficiente, Dios nos contestará sin ninguna duda;
o que si ayunamos Él prestará atención a lo que le pidamos.

El oído del Señor está siempre abierto para nosotros y su corazón es de continuo misericordioso
(Deut. 4:31; 2ª. Crón. 30:9; Stgo. 5:11).

Jamás podemos ganar la salvación de otra persona, la bendición de Dios sobre su propio trabajo
o el avivamiento en la iglesia.

Estas cosas no son posibles merecerlas por actos rituales o por una excesiva actividad; sino
que son dones de la gracia y la misericordia del Señor.

2.- Cuando lo practicamos como sustituto de la obediencia (Is. 58: 1-11) .

En este pasaje Diosexhorta el ayuno como soborno a Él ; y nos dice cuál o cómo debe ser el
ayuno (v.4).

Si Dios nos convence de algún pecado de acción u omisión, éstos obstaculizan nuestras
oraciones hasta que lo enmendemos;(con la confesión y la restitución) el ayuno no puede
comprar al Señor para que pase por alto la desobediencia.

Dios prefiere la obediencia al sacrificio; pero, si a la obediencia le agregamos el sacrificio, esto


le agrada más todavía.

3.- Cuando ayunamos para impresionar a otros.

El ayuno no produce automáticamente la bendición de Dios.

La injusticia, la falta de misericordia y de compasión puede anular dicho ayuno.

Los hijos de Israel habían estado realizando esta práctica más para impresionar a los hombres y
al Señor que como medio de buscarlo a Él.

En Mateo 6:16-18 , Cristo enseñó que cuando ayunáramos, nos fijemos que no dice “si
ayunáis”, sino “cuando ayunéis” lo hiciésemos en secreto..., el ayuno debe hacerse para el
Señor, lo descubra o nojamás otra gente .

4.- Cuando dejamos que el ayuno se convierta en mera fórmula.

Así como el bautismo, la observancia de la Santa Cena, la lectura Bíblica o el diezmar pueden
llegar a ser rituales vacíos de significado para muchos cristianos, también la oración y el ayuno
son susceptibles de transformarse en meros formulismos.
El remedio no consiste en dejarlos de practicar, sino en hacerlo todo movidos por una devoción y
un amor profundos hacia el Señor.

5.- Cuando ayunamos por legalismo.

Cualquier práctica que enseñe la Biblia es susceptible de transformarse en una atadura legalista.

Podemos esclavizarnos a la cantidad de tiempo que empleamos en la oración, en el dinero que da


para la causa de Dios, o incluso a su asistencia a los cultos de la iglesia.

La solución a ello no está en abandonar la práctica en cuestión, sino en amar al Señor tanto que
desee utilizarcualquier medio posible para acercarse a Él.

La autodisciplina no es legalismo, podemos establecer momentos específicos para la oración,


cantidad mínima aproximada de tiempo para la oración, el uso de listas de intercesión, y
ocasiones para añadir a la oración el ayuno.

Si solamente oramos cuando tenemos ganas, o ayunamos simplemente cuando nos apetece nos
pondremos cada vez más débiles espiritualmente y estaremos prestos a hacer del pecado una
práctica, basta leer lo que dijo Jesús en Mat. 26: 41: “41Velad y orad, para que no entréis en
tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.”Y lo que Pablo dijo en
1ª.Tes. 5: 17:“7Orad sin cesar.”

VII . Cómo Ayunar Bíblicamente

1.- Ayune para agradar a Dios (Zac. 7:5) .

Abstengámonos de comida con el objeto de acercarnos a Él; porque Él es tan precioso para
nosotros que deseamos hacerle un regalo costoso; porque Él sufrió tanto por nosotros que ahora
escogemos participar alegremente en el equipo de su cruz: porque lo amamos y queremos amarlo
más y más.

Dios apreciará el ayuno que hagamos si el propósito es agradarlo a Él.

2.- Ayune en respuesta al llamado de Dios.

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, el ayuno era un signo distintivo de piedad
para hombres, mujeres, laicos y siervos especiales del Señor.

En el A.T. Joel lo exhortaba (Joel 1: 14; 2:15).

En el N.T. , Jesús mismo deja claro que Él espera que su pueblo ayune (Lc. 5: 33-35).
Somos llamados a adorar a Dios, y al ayuno se le denomina específicamente “servicio a Dios”
(Lc. 2:37) y “ministerio a Dios” (Hech. 13:2). Si nunca ayunamos, es muy posible que algo
falte en su adoración al Señor.

3.- Ayune como señal de humillación delante de Dios.

En la Biblia, el ayuno se asocia a menudo con el arrepentimiento (1ª. Rey. 21: 27; Sal. 35:13) ;
pero el ayunar sirve para algo más.

Salmo 35:13 nos invita a humillarnos como lo hizo David delante del Señor vez tras vez.

El ayuno puede hacernos sentir el vacío de nuestro propio corazón, nuestra incapacidad y nuestra
necesidad aun mayor de Dios ( Stgo. 4:6) .

Ayunar es un modo de humillarnos bajo la poderosa mano de Dios (1ª. Ped. 5:6).

4.- Ayune para despojarse más de sí mismo,con el propósito de que se refleje más la imagen de
Jesucristo

Debemos amar al Señor con todo nuestro ser: todo el corazón, toda el alma, toda la mente y todas
las fuerzas (Mr. 12: 30,33) ; y como Él dijo por boca de Jeremías (Jer. 29:13).

El ayuno es una forma sagrada de despojarse más de nuestro viejo hombre.

Cristo nos enseñó , que para recibir respuesta del cielo, debemos “pedir” ,“buscar”y “llamar”
(Mt. 7:7), y es por ello que debemos APROVECHAR DEL AYUNO PARA ERRADICAR
NUESTRA INCREDULIDAD, cosa que para cuando “...todo lo que pidiereis en oración
creyendo, lo recibiréis...” (Mat. 21: 22)

5.- Ayune con disciplina santa para su alma.

El discípulo de Jesús es un seguidor disciplinado, de cuya vida espiritual forman parte, como
cosa corriente, los hábitos regulares de oración y ayuno.

Estos hábitos proporcionan un método estable de acercarnos a Dios, de examinarnos delante de


Él y de entrar, de manera más plena, en la vida de intercesión; en otras palabras, son formas
precisas de tomar la cruz y seguir a Cristo (Mt. 16:24).

El método apostólico es válido aún en nuestros días.

Satanás aborrece el ayuno; pero, Dios lo honra.

Debemos añadir el ayuno a nuestra oración.


CONCLUSIÓN

Cuando Jesucristo les aparece a sus discípulos les preguntó si tenían algo para comer y ellos le
ofrecieron un trozo de pescado y panal de miel, esto nos indica que tenían comida fresca y
posiblemente estaban en la mesa comiendo. Luc. 24:41-42. Sus discípulos no estaban en ayuno,
Jesús tampoco les censuró.

Hoy tenemos a un Cristo vivo, parecería que ahora tenemos que ayunar porque el se fue al cielo.
Pero no es así Cristo mismo nos dijo antes de ir al cielo: "...y he aquí yo estoy con vosotros todos
los dias, hasta el fin del mundo" Mat. 28:20.

Hoy en día si queremos tener mayor comunión con nuestro Señor, y apartar el tiempo para estar
en el Estudio y Oración de la Palabra de Dios, puede darse que nos abstengamos de comer, no
por hacer una penitencia sino por factor de tiempo, pero si
debemos tomar líquidos, recordemos que esto no es, como hacer un Sacrificio, sino como una
necesidad personal de tener mayor comunión con nuestro Señor, buscamos una mayor
consagración , para que la incredulidad salga de nuestras vidas: Mat. 17: 21.

NOTA.

Versículos que no están en los originales, fueron añadidos.

Mateo 17:21

Marcos 2:29

La palabra "Ayuno" = No comer, dicen los exegetas, las Palabras "Y AYUNO" no figuran en los
Códices Vergilius Vaticaus (siglo IV) y el Códice Sianíticus (siglo VI).

En la Biblia anotada de Scofield hay una nota que indica que los dos manuscritos más antiguos
no incluyen las palabras "Y AYUNO"