Está en la página 1de 19

TP Psicología del Deporte

http://salvemosalfutbol.org/lista-de-victimas-de-incidentes-de-violencia-en-el-futbol/

https://www.marca.com/futbol/argentina/2016/02/16/56c2c6ab268e3e8d0b8b4642.html

https://442.perfil.com/2016-04-29-441077-la-horca-en-el-arbol-y-los-70-segundos/

El arbitraje y la violencia en el fútbol tuvieron una ligación constante a lo largo de la


historia. Sin embargo, cobró tintes dramáticos en los últimos años, debido a que en
2016 se produjo la primera muerte de un árbitro en una cancha de fútbol de Argentina.
La víctima en esa oportunidad fue César Flores, quien dirigía un partido en un torneo
barrial de la ciudad de Córdoba y fue asesinado de dos balazos por un futbolista.

A continuación vamos a hacer un recorrido cronólogico de algunos incidentes en los


que los árbitros fueron protagonistas de hechos de violencia. El punto de partido que
elegimos fue 1946, durante un Newell´s - San Lorenzo disputado en Rosario.

27 de octubre de 1946. En esa ocasión, el partido iba 2-2 cuando el árbitro Osvaldo
Cossio anuló un gol sobre la hora para los rojinegros, e inmediatamente San Lorenzo
ganó en la última jugada con un gol en contra. Ante una multitud de hinchas
enardecidos, Cossio se escapó hacia el Parque Independencia, donde fue agredido y
colgado de un árbol a punto de ser ahorcado. Fue salvado por unos soldados que
fortuitamente pasaban por el lugar, y debió abandonar Rosario en el baúl de un auto.

Este episodio de violencia protagonizado por Cossio marcó un quiebre en la historia del
referato del fútbol argentino, porque desembocó en la contratación por parte de la AFA
de árbitros británicos. El estilo de los árbitros europeos fue más riguroso e impuso más
respeto ante los jugadores y ante el público. Pablo Ramírez, en su libro Fútbol, Historia
del Profesionalismo, contó que el arbitraje de los ingleses "produjo resultados
sumamente beneficiosos. Bastaría destacar que casi no hubo escándalos de
importancia para refirmar de qué modo categórico el desempeño de los jueces
extranjeros tuvo autoridad y acatamiento total, no sólo por parte de los jugadores, sino
de los dirigentes y hasta del propio público".

23 de julio de 1966. El siguiente incidente que involucró a un árbitro fue durante la


disputa del Mundial Inglaterra 1966, durante el encuentro que disputaron los locales
con la selección argentina. En dicho partido, el referí Rudolf Kreitlein expulsó a Antonio
Rattín con un gesto y fue increpado por Omar Pastoriza al finalizar el partido, que
terminó con victoria inglesa por 1-0 y Argentina eliminada. Este hecho motivó la
creación de las tarjetas amarillas y rojas en el fútbol, que debutaron en la Copa
siguiente, en México 1970.
9 de junio de 1973. Hubo también casos donde los afectados fueron los árbitros
asistentes. En un clásico Los Andes - Banfield, disputado el 9 de junio de 1973 por la
vieja Primera B en el estadio Eduardo Gallardón, el partido culminó por incidentes
cuando los visitantes ganaban 4-1. En medio de la invasión, el juez de línea Eduardo
Blanco tuvo que escaparse de la cancha y se refugió en una casa lindera de Lomas de
Zamora, donde una familia festejaba un cumpleaños. En esa ocasión, la sanción al
"Milrayitas" fue de una quita de 16 puntos; y a pesar de quedar último pudo zafar
porque no hubo descensos esa temporada.

24 de septiembre de 1983. Años después, también se produjo un hecho curioso. En la


Primera D de esa temporada se enfrentaban Luján y Acassuso en la cancha de los
primeros. Ganaban los visitantes con el ánimo caldeado por algunos fallos arbitrales,
hasta que faltando cinco minutos para el final del partido, el referí Félix Molina decidió
expulsar a dos jugadores de Luján. Las rojas provocaron un tumulto, lo que hizo que el
partido sea suspendido por falta de garantías. Los pocos efectivos policiales, sin
embargo, le recomendaron que siga el partido porque la multitud iba a invadir el campo.
Finalmente, Molina suspendió el encuentro e hizo un pacto con jugadores de Acassuso.
Los visitantes dejaron hacerse dos goles para calmar a la hinchada de Luján, y lograr
que tanto los jugadores quemeros como la terna arbitral pudieran salir ilesos del
estadio. Obviamente, esos goles "de mentira" no fueron contabilizados en la planilla
oficial, donde quedó confirmada la victoria de Acassuso.

17 de noviembre de 1990. Por el Torneo Nacional B 1990/91 se enfrentaban Atlanta y


Cipoletti en Villa Crespo. Arrancó ganando el equipo rionegrino, mientras que los
locales sumaban expulsiones. Faltando 15 minutos para el final, el equipo bohemio
contaba con solo siete jugadores en campo cuando el Cipoletti marcó el 0-2. En ese
momento el vicepresidente del club en ese momento, Bernardo Kravestcky, entró a la
cancha a pegarle al árbitro, Humberto Dellacasa. Acto seguido, el público comenzó a
invadir la cancha, los altavoces del estadio pedían la cabeza del árbitro y un defensor
de Atlanta -Fernando García- terminó golpeando al referí. Finalmente, el público fue
dispersado con gases lacrimógenos.
A la hora de la sanción, tanto el presidente como el vice de Atlanta fueron suspendidos
(un años y dos años respectivamente), dos años de sanción para Fernando García y
ocho de descuento para Atlanta en la tabla de posiciones. Esta pena al Bohemio le
costó caro: descendió al final de la temporada y el club se fue a la quiebra pocos
meses después.
22 de octubre de 1994. El Vélez de Carlos Bianchi se enfrentaba en Córdoba a
Talleres, que venía en los últimos lugares de ese torneo Apertura. El árbitro Roberto
Ruscio había tenido un fallo polémico, sin embargo el equipo de Capital ganaba 3-0
con comodidad hasta que ingresó un hincha cordobés y golpeó al referí. Aunque el
agresor logró escapar, luego fue detenido. Como sanción, a Talleres le descontaron
dos puntos, y al final de temporada descendió junto a Deportivo Mandiyú de Corrientes.

9 de agosto de 2018. Incluimos este hecho para mostrar que la violencia sobre los
árbitros continúa y está presente en todos los niveles. En el partido entre el Sturm Graz
contra el AEK Larnaca, en la Europa League, un hincha le pegó con un vaso al árbitro
asistente Fredrik Klyver. En este caso el partido no se suspendió y el Larnaca se
impuso por 2-0.

Siguiendo con casos actuales, en este trabajo nos focalizamos en estudiar dos casos
de violencia ocurridos en el fútbol: El Caso Pereiras, en el que falleció un DT de fútbol
infantil tras ser agredido durante un partido; y el Caso Latorre, sobre un árbitro que
sufrió una dura agresión en un encuentro por la liga de fútbol de Entre Ríos.

CASO PEREIRAS.

Ocurrió el 27 de marzo de 2017, cuando se enfrentaron en un amistoso de futsal


Industrial y Unión de Munro, en la cancha del primero. Con clima de clásico, el partido
se jugó sin problemas hasta que dos jugadores rivales empezaron a pelearse. En
medio de la trifulca, el técnico de Unión, Fernando Pereiras, intentó separar a los
jugadores y recibió un fuerte golpe de puño detrás de la oreja presumiblemente por
Sergio Baldauf, tío de uno de los jugadores de Industrial. Pereiras se desvaneció,
golpeó su cabeza contra el piso y no se despertó más. Murió el 31 de marzo en el
Hospital de Vicente López.

Sobre este caso, dialogamos con Patricio González, dirigente del Club Unión de
Munro y testigo del hecho, y con Jonathan Lemos, árbitro del partido donde se generó
la pelea y el posterior fallecimiento de Pereiras. Asimismo, también intentamos dialogar
con el Fiscal de Vicente López Oeste, Gastón Larramendi, quien declinó brindar
información del caso debido a la proximidad del juicio de la causa, que se llevará a
cabo en diciembre.

Patricio González: Pertenece al Club Unión de Munro desde que tenía siete años. Fue
jugador, técnico y dirigente y amigo de toda la vida de Fernando Pereiras. Fue testigo
del hecho, porque ambos eran técnicos del club; González de baby -que jugaron antes
otros amistosos sin ningún episodio de violencia- y Pereiras, que entrebaba los
juveniles. Así relató los hechos:

"Hubo una pelea entre dos jugadores y él trató de separar. Estaba la cancha muy cerca
de la tribuna y un tipo se mete. El se mete en el medio y le mete una mano al de ellos y
al nuestro, para separarlos. Viene el de atrás y le mete una trompada atrás de la oreja y
ya cae. Fue un solo golpe. Cuando cae pega y rebota un par de veces, como un peso
muerto. Ellos lo ven caer y se cagan. Yo lo fui a cubrir porque le pateaban las piernas, y
me saco porque veo que le empieza a salir sangre. No veía de donde, se le formó un
charco alrededor de la cabeza. Ahí empieza a tener convulsiones y que empieza a
sangrar por la oreja. Empezaron a decir quien fue, señalaron a uno y lo metieron en el
buffet. Vino la policia antes que la ambulancia, que tardó unos 30 minutos, y lo llevaron
al hospital de Vicente López".

Jonathan Lemos actualmente es arquero de Cañuelas en la Primera C de AFA, y en


paralelo es árbitro de Futsal desde hace tres años, oficio para el que también hizo el
curso. Así nos contó como vivió esa jornada donde dirigió el partido en el que falleció
Fernando Pereiras:

"Era el tercer partido y los primeros dos fueron muy tranquilos. Los más jodidos iban a
ser los dos últimos que eran los adultos. El partido donde se pelearon iba muy
tranquilo, ganando como por 4 o 5 goles el equipo local. Pero bueno, los chicos se
pusieron nerviosos por el resultado y justo en la única parada desmedida que hubo en
el partido se armó toda la pelea. Cuando cae al piso el técnico agredido la pelea siguió
dos minutos más y se calmo un poco. Se llamó a la ambulancia y se espero de 30 a 40
minutos. En ese tiempo el público se agredía verbalmente y en una ocasion más a
golpe de puños pero fue muy corto. Cuando llego la ambulancia se llevo técnico y en
ese momento el público visitante se retiró del club y a los 10 minutos de fueron los
locales".

A pesar que el caso Pereiras no fue un hecho de violencia que involucró directamente a
un árbitro, el testimonio de Jonathan Lemos fue vital para el esclarecimiento de la
investigación debido a su imparcialidad con respecto a los involucrados.

Sergio Baldauf, tío de uno jugadores involucrado en la pelea y señalado como autor del
golpe que hirió mortalmente a Pereiras espera el inicio del juicio en libertad, que está
caratulado como homicidio culposo agravado por espectáculo deportivo.
CASO LATORRE

Pablo Latorre es un árbitro nacional entrerriano, recibido en 2014. El 16 de junio de


2018 fue golpeado durante el encuentro entre Instituto-San Miguel por la Liga
Paranaense de fútbol por jugadores del primer equipo mencionado. Este incidente se
destacó por la durísima pena a los futbolistas Juan Manuel Bergara y Emanuel Pérez,
que deberán permanecer seis años fuera de las canchas.
Así lo relató Latorre en su informe arbitral, y a continuación, la sanción en el boletín
oficial de la liga:
"Episodios como ese no tuve jamás. Fue la primera vez que me golpean y que sufrí
tanto en una cancha. Este año en Entre Ríos fuimos una de las ligas donde los árbitros
más agredidos. Fuimos la provincia más agredida. Pero se está trabajando en el tema.
Tuvimos reuniones con el jefe de la policía de Entre Ríos y se está por aplicar
severamente la Ley del Deporte, que ya se estaba aplicando pero no en su esplendor.
Quien le pegue a un árbitro que vaya preso o tenga alguna sanción más que ejemplar",
expresó Pablo Latorre.

Para calmar los hechos de violencia en Entre Ríos, se reunieron el 10 de octubre


integrantes del Poder Ejecutivo Provincial, Policía, de la Liga Paranaense y del SADRA.
Los pasos a seguir y que involucran a la Ley del Deporte es establecer el Derecho de
Admisión y el Sistema de Tribuna Segura en las ligas provinciales.

"Siendo un árbitro del interior, estamos más expuestos en cuanto a lo que es


seguridad. Hay mucho menos efectivos policiales y es más amateur. Son jugadores
que si te pegan y le dan 6 o 10 años de suspensión no pierden nada. Estamos más
expuestos porque al ellos no perder nada ni jugar por nada, al no percibir un sueldo van
y te pegan como nada porque no les interesa. Si les pueden pegar al árbitro, mejor",
cerró Latorre, quien estuvo un mes sin dirigir por el shock que le produjo la agresión
sufrida en Instituto-San Miguel.
Boxeo

"Si vas a una estadística de 50 o 60 años para acá y te preguntás cuántos muertos
hubo dentro de la hinchada del boxeo, vas a ver que no hay muertos. ¿En el fútbol
cuántos muertos hay? En el boxeo hay protestas, gritos, pero no pasa nada". Hernán
Guajardo, uno de los principales árbitros de Boxeo en Argentina, de entrada ya marca
diferencias.

Sin embargo, algunos árbitros de boxeo también sufrieron hechos de violencia. Uno de
los casos más resonantes ocurrió el 11 de octubre de 2002 en San Luis, cuando el
boxeador Leonardo Amitrano noqueó al referí Pablo Altavilla por estar en desacuerdo
con sus fallos. En esa pelea, de categoría livianos, Amitrano venía ganándole a Hernán
Valenzuela, y al derribarlo en el 8° round, el árbitro demoró la cuenta primero porque
Amitrano no se ubicaba en un lugar neutral, y luego porque su rival escupió el bucal,
parando la cuenta y logrando que se pueda recuperar. Esta demora sacó las casillas a
Amitrano, quien le pegó tres golpes al árbitro, derribándolo. Posteriomente fue detenido
por la policía puntana, liberado a los pocos días y sufrió una suspensión de un año. No
volvió a pelear.

Otro hecho de violencia que involucró a un árbitro de boxeo fue en Croacia, en 2014.
En aquella oportunidad, el amateur juvenil Vido Loncar agredió brutalmente al referí
polaco Maciej Dziurgot cuando enfrentaba al lituano Algirdas Baniulis, durante un un
combate de categoría semipesado. Dziurgot fue hospitado con contusiones graves
mientras que Loncar fue suspendido de por vida.

El primera persona, Hernán Guajardo también sufrió hechos de violencia arriba del ring.
Según él, el episodio más complicado fue la pelea entre Billi Godoy y Facundo Abalos,
disputada el 14 de mayo de 2011 en Neuquén, por el título argentino.

"Iba ganando Billi Godoy, era una pelea chiva pero tranquila. En el noveno round hay
un cabezazo por parte del Chino Ábalos, pero no intencional. Paro la pelea, pido
médico. Imaginé que la iba a parar, pero el boxeador quiso seguir. Le desconté un
punto a Ábalos y seguí la pelea. Godoy no estaba bien, por el cansancio. Como la
round se había hecho muy largo y superado los tres minutos reglamentarios, paré la
pelea, sin haber dado ningún fallo. Lo acompañé a Billy al rincón y recibí un baldazo.
Me voy al rincón y se me vinieron todos encima. En un momento Ábalos se cruzó entre
ellos y se calmó. Yo preparado porque pensé que se pudría todo. Ellos interpretaron
que la paré y que era nocaut técnico contra Billi Godoy, y no había dado ningún fallo.
Ahí se calmaron. Fuimos a las tarjetas y ganó Godoy".
Conclusión

Según Patricio González, los problemas arrancan en la fase de iniciación deportiva,


tema tratado en el capítulo 1 de Mi Hijo el Campeón. En este lapso en el que los chicos
van de los 6 a los 12 años, los chicos aprenden a habilidad de incorporarse a grupos, a
compartir, a competir sanamente y a respetar reglamentos. "No hay preparación de la
gente encargada. Dirige cualquiera, no se los junta, ni hay preparación técnica ni
psicológica. No se trabaja en los pedagógico". En la otra arista, también está la labor de
los padres. "Percibís cuando hay problemas en la casa. En este caso son chicos son
más agresivos".

Este razonamiento conlleva a los tipos de padres que presionan excesivamente a los
chicos, tema tratado en el capítulo 3 de Mi Hijo el Campeón. "En el proceso de los
chicos que pasan de la escuelita a competir, hay chicos que les cuesta horrores porque
tiene otra exigencia. Recuerdo un padre que tenía un hijo que no quería pasar a
competitiva, y le decía que no lo obligue. El padre no quería esperar, el nene lloraba
porque era otro grupo. Lo vi que lo zamarreaba en el quincho y le dije que no viniera
más al club. Para mí la violencia corresponde a una baja tolerando al fracaso", añadió
González.

Pablo Latorre, por su parte, también vivió episodios de violencia con padres dirigiendo
categorías de chicos. "Cuando dirigía en inferiores, finalizó un partido y un padre se
metió al vestuario a increparme. Me quiso agredir físicamente, me tiró una piña que no
llegó a destino. Se dio cuenta que estaba mal lo que estaba haciendo y optó por
retirarse del vestuario. También hace algunos fines de semana suspendimos un
encuentro categoría 2005 porque los padres estaban muy euróficos. Incitaban a la
violencia a los mismos jugadores. Les decían matalo, cortalo, quebralo. Los chicos se
hacen eco, no saben a quien hacerle caso y empiezan a tirar paradas y puñetazos. Los
padres se quieren salvar con los hijos, pero hay una frase que me quedó. Si quiere un
campeón en su casa, vaya a entrenar usted", contó.

Jonathan Lemos opina en la misma sintonía. "Se nota mucho la presión que le dan a
los chicos. Muchas veces se pelean con otros padres insultandose o con técnicos. Y lo
peor es que los chicos agarran esa presión y la mayoría de peleas en jornadas se
genera con las categorías más chicas. Ya que por el ganar y sentir la presión pelean
con los rivales. Se quieren pelear y se insultan". Y sobre el rol de los padres, fue
categoríco: "Siempre tenés uno que no entiende que es una disciplina para que los
chicos jueguen aprendan y se diviertan sanamente".

Según el libro Psicología del Jugador de Fútbol, en el capítulo sobre generadores de


violencia, Marcelo Roffé explica que el técnico de inferiores debe ser un especialista.
"Tiene que tener una capacidad especial para transmitir y hacer docencia, educar y
formar al jugador como persona y como futbolista". Esta premisa, como lo indicó
González no siempre se cumple, así como también abundan los tipos de padres para
desarmar, otro tema desarrollado en Mi Hijo el Campeón.

La otra pregunta que surge de este trabajo es cómo los árbitros logran controlar la
presión en momentos estrés. "Creo que hay que ser muy fuerte como árbitro para
soportar. Tuve compañeros que dejaron el trabajo por que no aguantaron sentir la
presión de pensar que por una mala decisión te pueden pegar". Por otro lado, Pablo
Latorre opina que "no hay una preparación específica para los hechos de violencia.
Tengo más de 10 años en esto y este hecho me tocó en la plenitud de mi carrera. Pero
nunca estás preparado para estos hechos de tal magnitud. Que es un partido que no se
jugaba por nada te agredan de semejante manera. La gente lo usa como descarga sus
problemas personales y explota con nosotros en la cancha. Hacemos cursos, pero para
los hechos de violencia no hay preparación específica".

"Así como en el técnico o los dirigentes, a los árbitros hay que prepararlos. Pero es
más difícil porque está solo. El árbitro dirige cinco o seis partidos, y llega al último
arruinado.Hay que ayudarlo a que se equivoque lo menos posible, y darle las
herramientas para que cobre lo que tiene que cobrar", manifestó el técnico González.

Esta realidad nos invita a pensar en la necesidad de incluir psicólogos deportivos en la


formación arbitral. "Un psicólogo deportivo debe asesorar a deportistas individuales o a
equipos para desarollar destrezas psicológicas a fin de aumentar el rendimiento en
competición y entrenamiento", explican Weinberg y Gould en Los fundamentos de la
psicología del deporte y el ejercicio físico. Los árbitros también necesitan desarrollar
destrezas psicológicas para afrontar hechos de violencia.

Frente a esta realidad, el boxeo está un paso más allá. "Arriba del ring tenés que
pensar que sos vos, los dos boxeadores y nadie más. Esa cualidad debe ser la
primera. No dejarte presionar por el público, por la localía o si el campeón no puede
perder. Hay que ser frío, y tampoco pensar en las consecuencias de las decisiones que
podés tomar. Yo no pienso en lo que va a pasar o en como bajo del ring", expresó
Guajardo."Se habla mucho del reglamento en la escuela de árbitros, pero es importante
saber interpretarlo arriba del ring. El árbitro está solito arriba y tiene que resolver sí o sí.
Y para finalizar, el referí expone una gran diferencia con el fútbol. Ya me pasó de
descalificar boxeadores, pero no hay rencor. En otro deporte por ahí la bronca es
eterna. El árbitro de boxeo toma decisiones, mal o bien, pero se aceptan".

Esto demuestra un gran nivel de concentración por parte de un árbitro de boxeo-


estableciendo el foco atencional en el ring y los boxeadores, eliminando todo lo demás-
y un mejor control de presiones con respecto a los árbitros de futbol.
Finalmente, tomando como referencia al árticulo de EF Deportes, establecimos cinco
miedos que deben enfrentar los árbitros de futbol: Miedo a equivocarse, a hacer el
ridículo, a no poder resolver, a no imponer respeto y por supuesto, al mal arbitraje.

La hinchada de cada club de fútbol es un ejército simbólico no siempre desarmado.


Muchas veces de la naturaleza de los árbitros del encuentro depotivo depende en
buena medida el comportamiento de esos ejércitos de soldados que van al campo a
romperle la crisma al adversario, no siempre simbólicamente con sus cánticos.

Si realmente el deporte espectáculo limita cada vez más los comportamientos de


violencia física tanto en el terreno de juego como en las gradas, no es menos cierto
que, a través de los grandes medios de comunicación, exalta otro tipo de agresividad,
más amoral que física, aquella que glorifica la competitividad, que exige la existencia
en todos los órdenes de la vida de ganadores y perdedores, en el trabajo, en las
relaciones de pareja, en la propia familia.

No puede extrañar por ejemplo, que en el fútbol profesional afloren directivos sin
escrúpulos, individuos que anteponen sus propios intereses a cualquier responsabilidad
ética, y que no dudan en ir sembrando odios y resentimientos. Les trae sin ciudado la
repercusión que sus palabras y actos puedan tener en amplios sectores juveniles. Es
ciertamente penosos que estos personajes se conviertan, por la indudable repercusión
del fútbol profesional, en verdaderos modelos sociales para muchos jóvenes. Tal y
como señala Vázquez Montalbán, estos dirigentes se erigen en: (...) caudillos de
ejércitos simbólicos que manipulan millares, millones de conciencias.. Si el presidente
del club es un personaje zafio, marrullero y violento está proponiendo esa norma de
conducta como una jerarquía de valores a asumir por sus seguidores (1996,13).

El boxeo per se, es un deporte de un alto contacto físico y en el cual observamos que
se obra con mucho ímpetu, energía, eficacia y fuerza, aunque correlacionado
estadísticamente con el fútbol tiene en su historia menos hechos de violencia.
Se podría decir que el boxeo es áspero, brusco, impetuoso y rápido entre muchas otras
cosas, que se asemejan a la definición de violento, pero el boxeo tiene un alto grado
de preparativos, planteos técnicos muy bien logrados, utilizando la razón como arma
principal, fundamental e infalible en este deporte. Está en el gusto de cada uno en
interpretar si es violento o no.

Con esto lo que intentamos demostrar es que según las propia palabras de los que
participan en este deporte ya, sean púgiles o espectadores, coinciden en que hay
menos violencia en el boxeo que en el fútbol, porque hay mucho compañerismo entre
los boxeadores rivales que comparten mucha veces los mismos gimnasios y
entrenamientos. Coinciden en la nobleza del mismo porque saben que se suben a un
ring tal vez matarse a golpes, pero es su trabajo su profesión y están preparados física
y mentalmente para soportar los golpes en la pelea.

Muchos eligieron por necesidad para poder sobrevivir esta profesión ya que en su
mayoría provienen de los estratos sociales mas bajos y esto hace que haya un gran
respeto y cuidado mas allá de los limites de la pelea

Tal vez esto pueda traducirse a las tribunas donde público respeta sobremanera el
esfuerzo de los boxeadores para subir al ring y soportar cada pelea haciendo de un
deporte con muchos golpes arriba del ring, respeto y dignidad fuera de el.

Bibliografia

Antecedentes de árbitros y violencia en el fútbol argentino

http://blogs.lanacion.com.ar/archivoscopio/archivoscopio/referis-ingleses-en-el-futbol-argentino/

https://442.perfil.com/2016-04-29-441077-la-horca-en-el-arbol-y-los-70-segundos/

https://www.lacapital.com.ar/haciaelmundial/historia-los-mundiales-1966-un-robo-inglaterra-
n341577.html

http://www.elgrafico.com.ar/2017/06/25/C-24574-inglaterra-66-el-pato-y-el-toto-contra-herr-
kreitlen.php

Archivo Edgardo Imas

Caso en la Europa League


https://www.ellitoral.com/index.php/id_um/176466-video-agredieron-a-un-arbitro-en-la-europa-
league-le-lanzaron-un-vaso-lleno-deportes.html

Caso Latorre

https://www.unoentrerios.com.ar/ovacion/el-arbitro-agredido-rompio-el-silencio-n1628160.html

https://www.unoentrerios.com.ar/ovacion/la-violencia-invadio-las-canchas-la-lpf-n1683061.html

También podría gustarte