Está en la página 1de 2

LA NAVIDAD EN CRISTO

Qué niño es este que al dormir en brazos de María


Pastores velan, ángeles le cantan melodías
Él es el Cristo, el rey
Pastores, ángeles cantan
Ven, ven vida a él
Al hijo de María
Por qué en humilde establo así, el niño es hoy nacido
Por todo injusto pecador su amor ha florecido
¿Qué niño es este? Las respuestas a esa pregunta son múltiples, algunos dicen que simplemente fue un buen
maestro, pero los buenos maestros no dicen ser Dios. Algunos dicen que Él fue solo un buen ejemplo, pero
los buenos ejemplos no están cerca de las prostitutas, los borrachos y los políticos sucios. Otros dicen que
era un loco religioso, pero los hombres locos no hablan el tipo de palabras que Él habló, de manera clara y
demostrando sabiduría, penetrantes, siendo lúcidas; tampoco atraen a mujeres y a niños a sí mismos,
tampoco son servidos por hombres con el intelecto de Pedro y Juan y Lucas y Pablo. Algunos dicen que Él
fue un farsante religioso, perpetrando una farsa como cualquier otro que pretendía ser salvador, pero los
farsantes tienen una manera de permanecer muertos. Otros dicen que simplemente era un fantasma, pero
los fantasmas no tienen carne para que sea crucificada ni sangre que sea derramada. Y muchos han dicho
que Él ni siquiera existió, simplemente fue un mito, pero los mitos no determinan el calendario de la
historia.
I. Dios envió a Jesús para condenar el pecado en la carne
En una película de zombis veía como usaban de carnada a uno para poder encerrar la mayor cantidad de
ellos y luego explotarlo, quemarlo, cerrarlo etc.
1. De igual forma Dios habitó en la carne, en un cuarto, en una habitación llamada carne. (Jesús se
dormía, tenía hambre, sufría de dolor, lloraba, porque vino en semejanza de carne)
2. Jesús vino en semejanza de pecado. La carne estaba presente, pero el contenido era Dios mismo, de
manera que tenía semejanza de pecado porque tenía sueño, porque tenía ciertas tendencias a usar su
poder para satisfacerse a sí mismo, pero nunca pecó porque no podía hacerlo por lo mismo que era
Dios habitando en un cuerpo.
3. Por causa del pecado, porque Dios había creado el mundo sin pecado, era un lugar perfecto, donde se
respiraba Dios, su santidad era increíble, su poder en cada paso se observaba, su creatividad y sabiduría
aún más. Y lo que causa el pecado es grande, porque ahora podemos caminar por la creación
observamos rasgos de lo que Dios es pero en el principio no era así. Y el hombre era incapaz de quitar
ese grande mal de sí mismo y mucho menos de la creación de Dios.
4. Dios viniendo en carne, y semejanza de pecado y por causa del pecado condenó al pecado (eso que
malogra a la creación) en la carne así es como si Dios hubiese puesto bomba en Jesús. Solo en un lugar
porque bueno es su eterno plan. Dios dijo algo y se debe cumplir sí o sí, toma su tiempo pero se
cumple.
5. Si no hubiese sido así no hubiésemos sido salvos. Por ello pablo dice lo siguiente:
a. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil en la carne. Dios nos invita a creer a
aquel que pudo superar y condenar a la carne, aferrarnos a sus palabras, promesas, a imitar su vida
y para eso a nuestra carne insertó al Espíritu Santo de manera que como Jesús tenemos ya a Dios
morando en nosotros para ser como él.
b. La justicia de la ley se cumplió en nosotros. La ley demandaba justicia pero como Jesús vino a este
mundo y condenó el pecado en la carne porque cumplió los mandamientos, es como si hubiésemos
cumplido juntamente con Cristo la condena de la ley.

Por lo tanto, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, es como si estuviéramos en el arca
de Noé, ya no nos llevara el diluvio . Ya no hay más condena, no hay sentencia de parte de nadie porque Dios
es quien nos justifica por medio de Cristo. Si el no condena ¿Quién podrá hacerlo?