Está en la página 1de 8

Factores de Richard Muther

Presentado por: Nelson Adrián Coral Trejo

1. Factor Material, incluyendo diseño, variedad, cantidad, operaciones necesarias y


su secuencia.

El factor más importante en una distribución es el material. Incluye los


siguientes elementos o particularidades:

 Materias primas.

 Material entrante.

 Material en proceso.

 Productos acabados.

 Material saliente o embalado.

 Materiales accesorios empleados en el proceso.

 Piezas rechazadas, a recuperar o repetir.

 Material de recuperación. Chatarras, viruta, desperdicios, desechos.

 Materiales de embalaje.

 Materiales para mantenimiento, taller de utillaje u otros servicios.

Todo nuestro objetivo de producción es transformar, tratar o montar


material de modo que logremos cambiar su forma o características. Esto
es lo que nos dará el producto. Por ello la distribución de nuestros
elementos de producción ha de depender necesariamente del producto
que deseemos y del material sobre el que trabajemos. Las
consideraciones que afectan al factor material, son:

 El proyecto y especificaciones del producto.

 Las características físicas o químicas del mismo.

 La cantidad y variedad de productos o materiales.

 Las materias o piezas componentes y la forma de combinarse unas con


otras

2. Factor Maquinaria, abarcando equipo de producción y herramientas, y su


utilización.

Después del producto o material sigue, en orden de importancia, la maquinaria y


el equipo de proceso. La información sobre la maquinaria (incluyendo las
herramientas y equipo) es fundamental para una ordenaci6n apropiada de la
misma.
Los elementos o particularidades del factor maquinaria, incluyen:
 Máquinas de producción.

 Equipo de proceso o tratamiento.

 Dispositivos especiales.

 Herramientas, moldes, patrones, plantillas, montajes.

 Aparatos y galgas de medición y de comprobación, unidades de prueba.

 Herramientas manuales y eléctricas manejadas por el operario.

 Controles o cuadros de control.

 Maquinaria de repuesto o inactiva.

 Maquinaria para mantenimiento. Taller de utillaje u otros servicios.

La lista de consideraciones sobre el factor maquinaria, comprende:


 Proceso o método.

 Maquinaria, utillaje y equipo.

 Utilización de la maquinaria.

 Requerimientos de la maquinaria y del proceso.

3. Factor Hombre, involucrando la supervisión y los servicios auxiliares, al mismo


tiempo que la mano de obra directa.

Como factor de producción, el hombre es mucho más flexible que cualquier


material o maquinaria Se le puede trasladar, se puede dividir o repartir su
trabajo, entrenarle para nuevas operaciones y, generalmente, encajarle en
cualquier distribución que sea apropiada para las operaciones deseadas. Por esta
misma raz6n, muchos ingenieros de distribución y muchos directores, continúan
aun empujando a los operarios de un lado para otro. A nadie le gusta ser tratado
a empujones. En algunas nuevas distribuciones esta práctica ha dado como
resultado un sabotaje inmediato de las operaciones; en otros, resentimiento y
falta de interés. Después de todo, la redistribución de su planta o departamento
puede representar la mayor mejora de métodos de toda la vida de un trabajador.
El trabajador debe ser tenido tan en consideración, como la fría economía de la
reducción de costos.
Los elementos y particularidades del factor hombre (los hombres que
intervienen en el trabajo), abarcan:
o Mano de obra directa.
o Jefes de equipo y capataces.
o Jefes de sección y encargados.
o Jefes de servicio

Personal indirecto o de actividades auxiliares:

o Preparadores de máquinas.
o Manipuladores de material y almaceneros.
o Escribientes de almacén.
o Planificadores de taller, lanzadores, impulsores, contadores.
Controladores de tiempos.
o Ingenieros o técnicos de proceso.
o Personal de mantenimiento.
o Conserjes, personal de limpieza.
o Empleados de recepción de materiales.
o Empleados de expedición de productos.
o Personal de protección de planta (guardas, bomberos).
o Operarios de fabricación de utillaje, acondicionamiento, y
reparación de maquinaria.
o Personal al servicio del equipo auxiliar, instalaciones de energía,
etc.
o Instructores y aprendices.
o Personal de la cantina y economato.
o Practicantes o personal de primeros auxilios.
o Empleados de la oficina de personal.
o Personal de staff o ejecutivos de actividades auxiliares.
o Personal de oficina general.
Las consideraciones sobre el factor hombre son:
 Condiciones de trabajo y seguridad.
 Necesidades de mano de obra (tipo de trabajadores, minero necesario
y horas de trabajo).
 Utilización del hombre. Otras consideraciones.

4. Factor Movimiento, englobando transporte inter o interdepartamental, así como


manejo en las diversas operaciones, almacenamientos e inspecciones.

El movimiento de uno, al menos, de los tres elementos básicos de la producción


(material, hombres y maquinaria) es esencial. Generalmente se trata del material
(materia prima, material en proceso o productos acabados). El movimiento de
los materiales es tan importante que muchas industrias tienen equipos de
ingenieros que no hacen más que planear el equipo y métodos de manejo. Se ha
calculado que el manejo del material es responsable del 90 % de los accidentes
industriales, del 80 % de costos de mano de obra indirecta, de un gran porcentaje
de danos en el producto, así como de muchos otros in-convenientes. Para la
mayor parte de las industrias la forma en que el material es trasladado, manejado
o transportado tiene una gran influencia sobre la distribución en planta.
La distribución y el manejo de material van estrechamente unidos; no podemos
estudiar aquella sin tener en cuenta este, y todo estudio del manejo está
directamente relacionado con el de la distribución. Nos enfrentaremos aquí con
el manejo del material no como problema en sí mismo, sino como un factor para
el logro de los objetivos de una buena distribución. Las primitivas ideas sobre el
manejo de materiales estaban centradas en el use de procedimientos mecánicos
que ayudaban a las personas que realizaban los traslados. En general, esto
reportaba economías. Pero demasiado a menudo los ingenieros de planta tendían
instintivamente a poner un transportador para resolver el problema del manejo,
cuando en muchos casos esta no era la solución adecuada. Cada dispositivo de
manejo es útil en su lugar apropiado.
Los elementos y particularidades físicas del factor movimiento o manejo,
incluyen el siguiente equipo:
o
Rampas, conductos, tuberías, railes guía.
o Transportadores (de rodillos, ruedas, canjilones, rastrillos,
tableros articulados, de cinta, etc.).
o Grúas, monorraíles.
o Ascensores, montacargas, cabrias, etc.
o Equipo de estibado, afianzamiento y colocación.
o Vehículos industriales (camiones, trenes-tractor, carretillas
elevadoras de horquilla, carretas, plataformas rodantes, etc.).
o Vehículos de carretera.
o Vagones de ferrocarril, locomotoras y railes.
o Transportadores sobre el agua (buques, barcazas, gabarras).
o Transporte aéreo.
o Animales.
o Correo o recadero.

5. Factor Espera, incluyendo los almacenamientos temporales y permanentes, así


como las esperas.

Cuando la distribución está correctamente planeada, los circuitos de flujo de


material se reducen a un grado óptimo. Nuestro objetivo es una circulación
material clara y veloz del material a través de la planta, siempre en progreso
hacia el acabado del producto. Siempre que los materiales son detenidos, tienen
lugar las esperas o demoras, y estas cuestan dinero.
Los costes de espera incluyen los siguientes:
o Costes del manejo efectuado hacia el punto de espera y del
mismo hacia la producción.
o Coste del manejo en el área de espera.
o Coste de los registros necesarios para no perder la pista del
material en espera.
o Costes de espacio y gastos generales.
o Intereses del dinero representado por el material ocioso.
o Coste de protecci6n del material en espera.
o Coste de los contenedores o equipo de retención involucrados.

La razón por la que podemos justificar la existencia de material


en espera, aunque nos cueste dinero, es porque nos permite
mayores ahorros, en alguna parte del proceso total de
fabricación. La materia prima en espera nos permite
aprovecharnos de las condiciones del mercado y de la compra
en cantidad; nos ayuda a proteger nuestra producción contra
retrasos en entregas programadas en forma demasiado ajustada.
Las existencias de productos acabados nos permiten atender a
mayor cantidad de pedidos; nos permite un mejor y más regular
servicio a los clientes. Las esperas en proceso nos permiten
lotes de tamaño más económica, regularizan la mano de obra, y
mejoran la utilización del hombre y de la máquina. El material
en espera, por lo tanto, puede ser a la vez una economía y un
servicio; y no siempre algo que el distribuidor debe tratar de
eliminar. Debido a que la importancia de que exista material en
espera es frecuentemente olvidada a causa del deseo de
mantener los gastos generales bajos, en relación con los costes
de fabricación, muchas plantas están distribuidas según un área
de producción enorme y un área de almacenamiento muy
pequeña. Cuando dichas industrias se ponen en funcionamiento,
el espacio destinado a analizasen resulta insuficiente, debiendo
buscarse espacio adicional en cualquier parte en la misma
planta, en un comedor, en un tinglado, en el exterior, a menudo
inaccesible o inadecuada desde el punto de vista de servir a la
producción de un modo económico.

6. Factor Servicio, cubriendo el mantenimiento, inspecci6n, control de


desperdicios, programación y lanzamiento.

La palabra servicio tiene multitud de significados en la industria. Por lo que a


distribución se refiere, los servicios de una planta son las actividades, elementos
y personal que sirven y auxilian a la producción. Los servicios mantienen y
conservan en actividad los trabajadores, materiales y maquinaria.
Estos servicios comprenden:

Servicios relativos al personal:


 Vías de acceso.
 Instalaciones para uso del personal
 Protección contra incendios.
 Iluminación.
 Calefacción y ventilación.
 Oficinas.
Servicios relativos al material:
Control de calidad.
Control de producción.
Control de rechazos, mermas y desperdicios.
Servicios relativos a la maquinaria:
Mantenimiento.
Distribución de líneas de servicios auxiliares.

Los elementos de producción se suelen planear siempre con mucho más


cuidado que los servicios; las técnicas de la distribuci6n se aplican con mucho mayor
celo al taller que a las actividades de. servicio. La experiencia nos ha demostrado que
aquí reside, la mayor parte de las veces, cierta corriente de opinión en contra del trabajo
de distribuci6n. Ver la fig. 8-1 para comprobar una distribución que tiene sus servicios
bien considerados.

7. Factor Edificio, comprendiendo los elementos y particularidades interiores y


exteriores del mismo, así como la distribución y equipo de las instalaciones.

Tanto si planeamos una distribución para una planta enteramente nueva o para
un edificio ya existente, como si reordenamos una distribución en vigencia,
debemos conceder al edificio la importancia que en realidad tiene. Algunas
industrias pueden operar en casi cualquier edificio industrial que tenga el
numero usual de paredes, techos, pisos y líneas de utilización. Unas pocas
funcionan realmente sin ningún edificio. Otras, en cambio, requieren estructuras
industriales expresamente diseñadas para albergar sus operaciones específicas. A
pesar de que el edificio es el caparazón que cubre a los opera. ríos, materiales,
maquinaria y actividades auxiliares, puede ser y a veces, debe ser una parte
integrante de la distribución en planta. El edificio influirá en la distribución
sobre todo si ya existe en el momento de proyectarla. De aquí que las
consideraciones de edificio. se transformen en seguida en limitaciones de la
libertad de acci6n del distribuidor. Por su misma cualidad de permanencia, el
edificio crea una cierta rigidez en la distribución. Por otra parte, el levantar un
edificio completamente nuevo alrededor de una distribución implica que dicho
edificio deberá ajustarse a las necesidades de la misma. Este es un modo algo
diferente de enfocar el asunto, pues aunque todos los detalles completos de la
distribución no se puedan concretar hasta que no está disertado el edificio, existe
una libertad de acción muchísimo mayor en su planteo inicial de conjunto.
Los elementos o particularidades del factor edificio que con mayor
frecuencia intervienen en el problema de la distribución, son
o Edificio especial o de use general.
o Edificio de un solo piso o de varios.
o Su forma. Sótanos o altillos. Ventanas. Suelos. Cubiertas y
techos. Paredes y columnas.
o Ascensores, montacargas, escaleras, etc.

Además de estas, también afectan, a menudo a la instalación, los


elementos y particularidades del lugar de emplazamiento del
edificio. Cuando ocurre esto, el ingeniero distribuidor debe, como
es natural, incluirlas en su proyecto. Estas generalmente son:
o Líneas férreas y apartaderos.
o Carreteras y caminos.
o Canales y Ríos.
o Puentes.
o Patios para almacenaje, aparcamiento o jardines.
o Construcciones exteriores tales como tanques de
almacenamiento (silos), torres de aguas, pozo, caseta para las
bombas, quemador, vertedero, etc.
o Plataformas o muelles, rampas, fosos para vagones o camiones.

8. Factor Cambio, teniendo en cuenta la versatilidad, flexibilidad y expansión

De una cosa podemos estar seguros y es de que las condiciones de trabajo


cambiaron y que estos cambios afectaran a la distribución en mayor o menor
grado. El cambio es una parte básica de todo concepto de mejora y su frecuencia
y rapidez se va haciendo cada día mayor. Por lo tanto, a pesar de que planeemos
nuevas distribuciones, debemos revisar constantemente las que hemos
establecido previamente, pues de otro modo podemos encontrarnos con la
desagradable sorpresa de despertar un día y ver que una distribución anticuada
nos está mermando una buena cantidad de beneficios potenciales. Esto no quiere
decir que la incertidumbre tenga que asustarnos impidiéndonos echar adelante la
distribución que estemos proyectando. No es este el caso. Ni queremos significar
que debamos prever todas las eventualidades concebibles.
La siguiente técnica de tratar los imponderables se ha venido desarrollando a
través de la historia. Para los proyectos de distribución incluye las reglas que
siguen:
o Identificar el imponderable y admitirlo como tal.
o Definir los límites razonables de su influencia o efectos sobre la
distribución.
o Diseñar la distribución con una flexibilidad suficiente para
operar dentro de estos límites.

Primero identifiquemos cuales y cómo van a ser probablemente


estos cambios. Veremos que envuelven modificaciones en los
elementos básicos de la producción (hombres, materiales y
maquinaria) y en las actividades auxilia-res. También pueden
cambiar ciertas condiciones externas de un modo que afecte a la
distribución. Pero desde el momento en que estos cambios se
afectan en los elementos o particularidades físicas enumeradas
en uno o varios de los siete factores restantes, no identificaremos
los elementos o particularidades de cambio como a tales.
Las diversas consideraciones del factor cambio, incluyen:
o Cambio en los materiales (desafío del producto, materiales,
demanda, variedad).
o Cambios en la maquinaria (procesos y métodos).
o Cambios en el personal (horas de trabajo, organizaci6n o
supervisión, habilidades).
o Cambios en las actividades auxiliares (manejo, almacenamiento,
servicios, edificio).
o Cambios externos y limitaciones debidas a la instalación.
Cada uno de los ocho factores se divide en cierto número de elementos (o
particularidades) y consideraciones.
El ingeniero de distribución en planta debe examinarlos todos ellos, sin subestimar ni
olvidar ninguno.