Está en la página 1de 10

' .

Artículos

.....

Sobre la Idea de Dialéctica


1

y sus figuras

Gustavo Bueno

Oviedo

el movimiento» por lo que un pensamiento deja de ser dialéc­


1 tico, como tampoco deja de ser metafísico un pensamiento que

propone como prototipo de sustancias eternas e inmóviles cier­

tos corpúsculos materiales llamados átomos.


L TÉRMINO «DIALÉCTICA» SE ENTIENDE SEGÚN

acepciones m u y d i v e r s a s . Reseñamos aquí


11. Dialéctica como concepción que defiende la «multilate­
las siguientes ( que no se excluyen necesaria­
ralidad de relaciones» implicadas en cualquier proceso real (frente
mente entre sí):
a la restricción esquemática de un proceso cualquiera a una «única

línea» de relaciones, restricción en la que se haría consistir el


l. Dialéctica como concepción no sólo de un
modo de pensar metafísico). «El término dialéctica -leemos en
método sino de la realidad al que aquél habría
una exposición del 'materialismo dialéctico' (aunque ideas simi­
de ajustarse. Se subraya aquí la movilidad o carácter dinámico
lares podrían ser leídas en exposiciones de la teoría de los siste­
de todo. La dialéctica podría definirse como « l a c i e n c i a del
mas de L. Bertalanffy}-- significa que todo está interconectado
m o v i m i e n t o » , y se opondrá a la «metafísica», entendida como
y que hay un proceso continuo de cambio en esta interrelación.»
concepción de la realidad (y aún de la realidad última) de un ser
Muy emparentada con esta idea de dialéctica es la que subordina
inmóvil. Heráclito podría servir de emblema del pensamiento
la dialéctica a la totalidad (G. Lukács, L. Goldmann).
dialéctico frente a Parménides, emblema del pensamiento meta­

físico (un historiador soviético de la filosofía, M . A. Dínnik,


La principal objeción que levantamos contra esta concep­
llega a presentar a Zenón de Elea -a q u i e n Platón consideró
ción de la dialéctica procede del que solemos llamar principio
como «fundador de la dialéctica»- como prototipo de pensa­
de symploké, formulado por Platón, en tanto que establece (en
dor metafísico «por sus argumentos contra el movimiento»).
una de s u s partes) que «si todo estuviese correlacionado con

todo no podríamos conocer nada».


Esta concepción de la dialéctica (muy extendida en anti­

guos círculos del Diamat) es, en cualquier caso, muy indeter­


111. Dialéctica como concepción que subraya la estructura
minada. Desde l u e g o , ella tendría que dar cuenta de por qué
de «retroalimentación negativa» de ciertas totalidades o siste­
Zenón -o Parménides-, pese a negar el m o v i m i e n t o en el
mas, llamados, precisamente por este motivo, dialécticos
plano de la realidad, han practicado el método dialéctico y aun
(Klaus, M. Harris ).
lo han instaurado ( c i r c u n s t a n c i a q u e , de paso, nos instruye

acerca de l a o s c u r i d a d de la «armonía» postulada entre el


Esta concepción de la dialéctica obedece, sin duda, a una
método y la realidad); luego no es por los «argumentos contra
voluntad de rigor en la determinación de «modelos dialécticos»

precisos y no vagos (como ocurre en I y en 11). Sin embargo con­

sideramos gratuita tal propuesta reductora, puesto que, sin per­


(1) Este texto fue la base de la lección pronunciada el día 25 de enero de 1994, dentro
juicio de que los sistemas dotados de retroalimentación negativa
del ciclo de I O lecciones que el autor pronunció sobre Análisis crítico de la Idea de Pro­

greso, en el marco del «Curso acerca de la Idea de 'Progreso'» organizado por el Depar­ sean sistemas dialécticos, no todo lo que es dialéctico tiene por

tamento de Filosofía de la Universidad de Oviedo (octubre 1993-mayo 1994) . . qué ajustarse (salvo por una e�tipulación arbitraria) a tal modelo.

EL BASILISCO 41
© 1995. EL BASILISCO, 2". Epoca, n.º 1 9 , págs. 4 1 - 5 0 (Aptdo. 360 - 33080 Oviedo - España)