Está en la página 1de 3

LA ARAÑA MIGRAÑA

La araña Migraña vive en la copa de un árbol. Desde su ventana se puede ver un


paisaje muy bonito, se ven los aburridos hipopótamos bostezando todo el día, el
pequeño ñu pastando con su rebaño, la jirafa con su gran cuello, y a muchos
animales mas que comparten con ella el día a día en la selva.

A migraña le gusta mucho ver la televisión


y se queda hasta muy tarde viendo los
programas que tanto le gustan. La falta de
sueño y la cantidad de horas que pasa
delante del televisor le produce unos
dolores de cabeza que no le dejan leer
todos los cuentos que ella quisiera. Por
estos dolores sus amigos empezaron a
llamarla migraña, aunque su verdadero nombre es Aurora.

Aurora era muy amiga de Cleopatas una ciempiés que vive en el piso de abajo,
Cleopatas es muy aficionada a viajar, sobre todo a
Egipto y tiene una gran cantidad de recuerdos que
adornan su casa: pirámides, figuras de la esfinge,
jeroglíficos y una botellita con agua del Nilo.

Un día Celopatas invito a migraña a hacer un


viaje, migraña acepto y se puso de inmediato a
preparar su equipaje. Cogió su maleta y metió su
cepillo de dientes, sus guantes de lana, los pijamas y sus gafas, que aunque no le

1 © A. RUIZ 2008
servían de mucho pues no tenia orejas donde apoyarlas, se sentía mejor si las
llevaba consigo.

Emprendieron el viaje de madrugada,


para evitar el calor, al llegar a la estación
de Autobús Cleopatas enseño al revisor
los billetes que les permitirían llegar hasta
el aeropuerto. Durante el trayecto en
autobús Migraña no se perdía detalle de
todo lo que su cansada vista le permitía
ver. Le gustó mucho la charca de las
mariposas, también se quedo asombrada
con la manada de elefantes que jugaban a la comba haciendo retumbar el suelo con
cada uno de sus saltos, también pudo observar a las hienas, reunidas en círculos
contando chistes que les hacían reír sin parar. Bajo un árbol, tendido a la sombra
estaba el Rey de la Selva: El león. Al León le estaban
haciendo la permanente y algunos tirabuzones en su
melena, todos sabían lo presumido que era.

Por fin llegaron al aeropuerto, subieron al avión que


les llevarían a Madagascar, donde pasarían unos días
con los lemures, que años antes ya había visitado
Cleopatas. El Viaje duró algo más de tres horas y
estuvieron en la isla siete días, haciendo fotos,
grabando en video y pasándolo muy bien. Cuando por
fin termino su viaje y volvieron a casa, las dos se reunían todas las tardes para ver

2 © A. RUIZ 2008
las fotos en el ordenador que tenia Cleopatas, pasando momentos inolvidables,
recordando sus vacaciones.

No fue el único viaje que hicieron juntas.

3 © A. RUIZ 2008