Está en la página 1de 1

COMUNICADO

Sobre la suspensión de los vuelos comerciales a


Panamá y República Dominicana
Hemos dirigido comunicación al Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) solicitando el restablecimiento
de las operaciones aéreas en las rutas Venezuela-Panamá y Venezuela-República Dominicana.

Entendemos y respetamos que la gestión de combate y protección frente al Covid-19 que mantiene el Ejecutivo
Nacional es de vital importancia. Sin embargo, existe una cantidad importante de pasajeros que habían
adquirido boletos para viajar en las rutas suspendidas, que suman más de 50 mil pasajeros hasta el 14 de enero
de 2021, fecha hasta la cual estaría vigente la suspensión.

A ellos se agregan los miles de compatriotas que se encuentran en el exterior esperando desde el inicio de la
pandemia – ocho meses- para poder regresar a Venezuela, y que reclaman cupo para hacerlo, pero que
nuevamente ven frustradas sus ilusiones y necesidad de retorno.

Es cierto que la pandemia no ha podido ser controlada en su totalidad por ningún país, pero el problema se ha
abordado con mucha diligencia por los organismos internacionales como la OACI, IATA y EASA, y cuyas
prácticas y recomendaciones de medidas de bioseguridad han permitido el reinicio de las operaciones aéreas
seguras, siempre en coordinación con aerolíneas y aeropuertos, con resultados muy alentadores puesto que no
hay evidencia de repunte de pandemia por pasajeros movilizándose por vía aérea.

En nuestro país estamos viviendo un período de flexibilización de las medidas de restricción por pandemia, lo
cual contrasta con la suspensión de operaciones aéreas. En este sentido, solicitamos la reconsideración de las
autoridades competentes para que permitan el reinicio de los vuelos en las rutas aquí mencionadas, y en las
frecuencias que sean las permitidas con base en los convenios bilaterales entre las naciones y la reciprocidad
acostumbrada.

La aviación es segura. Las medidas de bioseguridad en tierra y a bordo están funcionando. Los protocolos de
salida y llegada están vigentes y se mantendrán mientras dure la situación de pandemia. Es menester permitir
que las personas que han adquirido sus boletos aéreos, para reunirse con sus familiares en estas fechas tan
especiales pata el venezolano, puedan concretar su viaje sin más contratiempo.

De igual forma, las aerolíneas necesitan reanudar sus operaciones para no seguir comprometiendo su
estabilidad económica, después de ocho meses sin poder volar. Está en riesgo la viabilidad de las empresas
aéreas y los empleos asociados a estas.

Finalmente, la movilización dentro o fuera del país constituye un derecho humano fundamental, y la aviación
es parte de la solución.

Humberto Figuera
Presidente Ejecutivo