Está en la página 1de 420

A mis padres, con amor.

¨LAS LUCES Y SOMBRAS DE LUCIFER¨


Nada es lo que parece
(Segunda parte)

Alexander Crawford, alias ¨Lucifer¨, sabe que he descubierto


su juego de seducción así como todas sus mentiras. Es por ello
por lo que decido romper cualquier clase de vínculo con él. Algo
que el arrogante multimillonario no encaja nada bien. De ahí
que insista en que nos veamos, aunque yo solo aspiro a
encauzar mi vida, y, simplemente, olvidar lo sucedido. Pero el
carácter indomable, impulsivo, y autoritario del enemigo no
facilita mucho las cosas, sino que las empeora, y tanto que Linus
cree que debo de tomarme la revancha por todo el daño que me
ha hecho, aunque…¿hasta dónde estaba dispuesta a llegar yo
con tal de darle un escarmiento a Lucifer? ¿Cómo encajará éste
mi repentina amistad con Dylan Caine? ¿Permitirá Natasha una
relación entre su hijo y yo? Y sobre todo, ¿quiénes son los
Crawford, y qué secretos esconden, ahora que nada es lo que
parece?…
No dejaba de ser una situación, cada vez, más complicada y
compleja en la que tenía todas las de perder, o eso pensaba yo…

©Charlotte Bennet.
1
He silenciado mi lado salvaje, y todo cuanto concierne a él.
Ahora me limito a escuchar lo que me dicta mi conciencia. Algo
que debería de haber hecho desde un primer instante. Ya que
así, y solo así habría evitado acabar ingresada en un hospital a
causa de un cuadro grave de ansiedad, y todo gracias a él…
…a Lucifer.
De hecho, aún perdura en mí el recuerdo de aquel día en que
Mark Bomer y yo hablamos, fortuitamente, y en las condiciones
en que me marché del ático. Evocar aquel momento hace que
llore, como, al rato, me ría de mi misma, puesto que me engañó,
hábilmente, para recuperar la herencia de su hermano. Y he de
reconocer que le ha salido redonda la jugada. No solo poseía
información privilegiada sobre mí, sino que la utilizó ideando
un oscuro juego de seducción con el que me enredó sutilmente.
Cuando lo correcto habría sido alejarme de él, tal y como
Andrea, con la que ya he arreglado mis diferencias, me aconsejó
que hiciera. Pero rehusé escuchar su advertencia, y,
simplemente, me dejé impresionar por un insensible sibarita de
mierda al que acabé entregando mi inocencia como si no tuviera
nada mejor que hacer en la vida.
Y es que no tengo remedio con los hombres. Siempre tropiezo
con la peor calaña, y él no es menos que nadie. Su extraño
hermetismo, unido a su falta de sinceridad, y la burla a la que
me ha vuelto a someter lo convierten en un ser detestable, y,
también, el más perseverante, ya que lleva dos semanas
consecutivas telefoneando a Linus, y todo porque quiere que
nos veamos. Imagino que para hablar de lo sucedido así como
de mi renuncia laboral, la cual envié por fax tan pronto como
recibí el alta hospitalaria. Era lo mejor que podía hacer a pesar
de que no quiera darse por aludido, lo cual me desagrada por
partida doble.
Linus cree que si no tomo el control sobre mí misma, acabaré
perdiendo la cordura. Tal vez esté en lo cierto, pues, al fin y al
cabo, quiero pasar página, pero el tío no me lo está poniendo
fácil, puesto que no ha habido un solo día en que no me haya
enviado flores, y regalos caros, los cuales he ido devolviendo de
inmediato. Puede que haya sido una completa estúpida al
confiar en él, pero todavía conservo mi dignidad y orgullo.
Aunque sé que no descansará hasta lograr su cometido, porque
es así de impulsivo y temerario. Y tanto que ha despedido a
Mark Bomer después de propinarle una buena paliza, o eso le
contó a Linus, aquella vez. No pude menos que sentir compasión
por la persona que contribuyó a quitarme la venda de los ojos,
ya que sin él, probablemente, aún andaría flotando en una nube
incapaz de ver la realidad, pero me cuesta creer que una
relación de amistad que dura años se haya ido al traste.
Por otro lado, he sabido que Linus y Andrea discutieron
durante mi estancia en el hospital. Mi amiga acusó a Linus de
haberme arrojado a los brazos de Lucifer. Algo, totalmente,
incierto. Es por ello por lo que tuve que mediar, y aclarar las
cosas. Y, por lo pronto, las aguas parecen haber vuelto a su
cauce. Ellos, al igual que mi familia, quieren que me sobreponga
de este mal trago sobre todo Scott, quien en un arrebato quiso ir
a ver a Lucifer para exigirle una explicación, pero logramos
disuadirlo. Después de todo, nadie me obligó a enrollarme con
el tipo sino que lo hice por voluntad propia, pero no por ello
merecía esto, aunque imagino que se divirtió de lo lindo,
mientras me mentía como un bellaco.
Por lo demás, Linus intenta arrancarme una sonrisa allá donde
el desasosiego, y la tristeza arraigan. Su afán por ayudarme a
superar este bache, motivó que saliéramos hace unos días, más
que nada para pasear, e ir a cenar a unBurguer King. Los
recuerdos no tardaron en asolarme, pero reuní el valor y el
coraje suficiente para espantarlos. Si cabe, apuramos la velada
en un pub de moda donde coincidimos con varios colegas suyos.
Se ve que uno de ellos le pidió mi número de teléfono, pero mi
amigo le animó a que quedásemos. Y aunque ello no entraba en
mi lista de deseos, me lancé para cambiar de aires, y ¡maldita
sea la hora en que elegí hacerlo!
El caso es que anoche quedé con el guaperas de Alexander K.
(el tipo no podía llamarse con otro nombre). Es escultor como
Linus. Me invitó ir a ver su exposición en una galería de la
ciudad. Cenamos en un restaurante chino, y más tarde tomamos
unas copas en el mismo pub donde Linus nos presentó. Todo
parecía ir súper bien hasta que el enemigo hizo acto de
presencia. Deduje que sería el agente Brian, quien le informaría
de todo, pues vino, directamente, hacia nosotros. Me ordenó
que recogiera mis pertenencias, y que me fuera con él como el
que no quiere la cosa. Mi acompañante tuvo que intervenir, lo
que motivó que Lucifer estampara su puño contra su
mandíbula, y aquél cayera redondo al suelo. Boqueé, palidecí, y
enmudecí al acto, mientras el susodicho tiraba de mi mano. Los
clientes miraban estupefactos la escena, incluso el dueño del
local quiso alentar a la policía, pero Freeman le aconsejó que no
lo hiciera. Ya en el exterior, y en un descuido de Don Gruñón
eché a correr con todas mis fuerzas, no sin antes haberle dado
una merecidísima patada en la entrepierna.
Tuve la fortuna de toparme con un taxi, que circulaba a esas
horas por ahí. Telefoneé a Linus en un alarmante estado de
agitación. Mi amigo se tomó a risa todo cuanto le iba contando,
mientras un alocado Lucifer nos perseguía con su flamante
Ferrari rojo. El tío no paraba de tocar el claxon para que el
taxista se detuviera, pero le pedí a éste que no lo hiciera sino
que lo sorteara, y, tanto que se saltó un semáforo en rojo para
luego perderse entre diferentes callejuelas. Menos mal que a
esas horas no había tráfico, ni mucho menos nos topamos con la
policía. De lo contrario, habríamos tenido un serio problema. Y
aunque no alabé la peripecia del conductor, puede llegar a casa
más tranquila, porque no volví a ver a Lucifer.
Linus me aguardaba en el salón, pues a esas horas mi familia
dormía plácidamente. Mi amigo me recibió con una amplia
sonrisa, la cual se evaporó de su rostro tan pronto como
telefoneé a Alexander, el escultor, para saber cómo estaba, y, de
paso, disculparme por el incidente. No me contestó sino que me
envió un mensaje de voz en el que me exigía que borrara su
número de teléfono, y que no lo volviera a molestar. A pesar del
chasco, acabé haciendo lo que me requirió. Linus, en cambio,
estaba que trinaba con el tío, pues no esperaba semejante
reacción.
<<No soy partidario de la violencia, pero merecía el derechazo
por imbécil, dijo mi amigo, mientras me desmaquillaba, y
desvestía incapaz de borrar de mi mente dicho espectáculo.
<<No digas eso.
<<Es lo que siento. Otro más que elimino de mi agenda de
contactos, me respondió haciendo uso de su móvil.
<<No seas tan drástico. No es la primera vez que un hombre me
da calabazas.
Mi amigo me echó una mirada compungida de esas que
encogen el alma de una.
<<Siento que hayas tenido que pasar un mal rato por culpa del
enemigo.
<<Yo, también, le dije, echándome en la cama más cansada que
nunca.
<<Creo que, después de lo de esta noche, no quiere compartirte
con nadie.
Miré a Linus comprendiendo, que estaba en lo cierto, y que
debía de andarme con cuidado, pues me aterraba pensar que
fuera a darse más escenas como las de hace unas horas.
<< Y ¿qué se supone que debo de hacer? ¿Encerrarme en casa?
¿Pedirle permiso, cada vez, que tenga que salir con alguien?
<<No, pero deberías de darle un escarmiento por todo el daño
que te ha hecho.
Parpadeé incapaz de cree que me sugiriera algo así.
<<¿Te das cuenta de lo que me acabas de proponer?
Linus sonrió enigmáticamente.
<<Sí. El tío lleva semanas insistiendo en verte, ¿no?
Aseveré, mientras le escuchaba atentamente.
<<Pues dale esa satisfacción. Luego lo enredas. Y cuando menos
lo espere le das la patada en el culo. Así habrás contribuido a
herir su ego, y de paso cobrársela.
Como si ello fuera fácil, pensé.
<<Suena ingenioso, pero no deja de ser algo peligroso.
<<Lucifer es un capullo de mucho cuidado, y ¡quién mejor que
tú para vengarte de él! Porque motivos no te faltan.
¡Desde luego! Me dije a mi misma, mientras sopesaba los pros
y los contras de este nuevo juego.
<<Sí, pero no pienso meterme en más líos. Bastante he tenido
en las últimas semanas, Linus.
<<No seas gallina, y actúa, o estará hasta en la sopa.
Puse cara de descontento, pues tenía razón.
<<Supongo que sí, pero ya veré el modo de mandarlo a la porra.
<<Por más que lo hagas volverá a la carga. Es de los que no se
rinden de buenas a primeras. Ya lo hemos ido comprobando a lo
largo de esas espantosas semanas.
Entorné lo ojos ante esa cruda realidad.
<<Recuerda que se las ideó para seducirte, y mentirte no solo
con lo del maldito contrato de confidencialidad sino con la
detención de Bauer entre otras cosas. A saber si era cierto lo de
aquel video comprometido tuyo.
<<No lo sé, aunque reconozco que lo de Bauer me ha
conmocionado. ¿Cómo ha podido hacer algo tan espeluznante, y
más a esas pobres niñas?
<<Drogar a menores, y abusar de ellas se ha vuelto en una
práctica habitual entre degenerados como él.
<<Pues espero que se pudra en la cárcel.
<<¡Ojalá! Aunque volviendo al tema que nos atañe; tienes que
hacer algo con Lucifer…y lo sabes.
Suspiré intensamente, mientras mi mente ideaba miles de
trastadas, y ninguna de ellas buenas.
<<Ya te digo que es algo peligroso y muy arriesgado. Además
nadie puede engañarle así por así. El tipo es muy astuto. Se
daría cuenta, enseguida.
Linus esbozó una amplia, y misteriosa sonrisa que me dio en
qué pensar.
<<No tiene por qué, si haces, exactamente, lo que te digo…
2
Las palabras de Linus siguen retumbando en mis oídos, y la
sensación no es otra que ¨adelante, Emme, tú puedes¨, aunque
hay momentos en las que no las tengo todas conmigo, pues me
puede la duda. Y eso que el plan que ha trazado mi amigo es
perfecto, pero mi rival no deja de ser quien es; un tío muy
inteligente al que no se la puedes dar con queso, aunque algo he
de hacer, ya que esta semana ha vuelto a la carga, tal y como
Linus vaticinó.
Esta vez, ha tenido la desfachatez de ir a ver a mi hermano a su
puesto de trabajo. Al parecer, quería disculparse por el daño
que me ha causado, y de paso, quiso ofrecerle a Scott un empleo
en cualquiera de sus empresas. Por no decir que se interesó en
la compra del garaje de mi padre. Mi hermano dedujo que ello
se debía a un acercamiento, y en vez de facilitárselo, Scott
rehusó, cortésmente, a ambas ofertas. Al cabo volvió a sus
quehaceres. Y me alegré de que mi hermano no cometiera una
locura, aunque yo le habría mandado a paseo, o algo peor. Es lo
que merece por ser tan arrogante, y obstinado, puesto que
continúa telefoneando a Linus a cualquier hora del día como si
mi amigo estuviera a su entera disposición. Y lo cierto es que mi
paciencia se está agotando, y ¡de qué manera!
3
Ayer fuimos a visitar a John al hospital donde sigue ingresado.
Su estado de salud se agravó a causa de un virus que contrajo
estando en laUCI.El hombre ha perdido mucho peso, pero
confiamos en que lo recupere tan pronto como reciba el alta…
Andrea y Eddy han arreglado sus diferencias, y vuelven a ser
pareja. El novio de mi amiga parece que ha encajado bien en la
familia Harper, sobre todo con Paula con la que ha hecho
buenas migas. Ambos hablaban y reían como si se conocieran de
toda la vida. Y me deleité mirándolos, sobre todo a mi amiga,
quien no le quitaba ojo a su chico. Algo que nunca antes le había
pasado con ninguna de sus parejas.
Pasamos una tarde amena, y entre charla y charla, Andrea me
sugirió trabajar con ella enMagazine´s. Acepté al acto. Me
incorporaré al trabajo la próxima semana, ya que la redacción
está de reformas. Solo espero estar a la altura de las
circunstancias al igual que en mi súbita revancha contra Lucifer,
ya que es hoy cuando, finalmente, he decidido ponerla en
práctica. Más sé que es algo arriesgado e ilógico, pero me he
despertado con esa idea metida en la cabeza, ya que no soporto
más esta situación, ni Linus, tampoco. De modo que me he
tomado mi tiempo en arreglarme antes de ir a recoger a mi
sobrina al colegio.
Llevo puesto un sugerente vestido verde con un pronunciado
escote en forma de V. Me he hecho unas ondas en las puntas del
pelo. Me he maquillado, y perfumado.
Reconozco que estoy algo nerviosa, tensa, y expectante, pues
puede que no aparezca, pienso mientras aguardo en la puerta
de la escuela a que Emily salga junto con el resto de alumnos.
Consulto mi reloj de muñeca. El timbre suena a la hora prevista.
Los niños salen en tropel, y voceando. Mi sobrina, es una de las
primeras en aparecer. Me abraza nada más verme. Cojo su
mochila. Le sugiero ir a tomar un helado. Acepta risueña.
Sostenemos una fluida conversación hasta que llegamos a la
heladería. Mi sobrina elige por cuenta propia, yo me decanto
por una granizada. Pago lo que vamos a consumir. Recojo el
cambio, que guardo en mi bolso. Tomamos asiento en una de las
pocas mesas que quedan desocupadas, ya que hay bastantes
clientes en el establecimiento.
-¿Te gusta el sitio?
-Mucho, tía Emme. Gracias.
- A ti, cariño.
La miro cómo degusta su helado. Me sonríe con afecto. Alargo
el brazo y le acaricio la mejilla con los dedos de la mano. Sorbo
un trago de mi granizada. Desvío la mirada hacia el ventanal
que da a la calle. Hace una hermosa mañana de lo más
primaveral. La ciudad está rebosante de transeúntes y turistas.
Me recuerda la primera vez que llegué. Estaba dispuesta a
comerme el mundo, pero acabé renunciando a buena parte de
mis sueños, pues me sumergí de lleno en el trabajo para poco
después cuidar de David, al que tanto echo de menos como a mi
padre.
-Toma, tía Emme.
Me ofrece con la cuchara una porción de su helado. Abro la
boca, y lo pruebo.
-Mmmm…está rico.
Mi niña sonríe feliz.
El sabor a vainilla y chocolate se deshacen en mi boca, y me
transportan a aquel día cuando invité a subir a Lucifer al
apartamento, y en lo que sucedió entre nosotros después. ¡Qué
tonta e ingenua he sido!
-He hecho las paces con Lynn…- me anuncia mi sobrina.
-¿Lynn Moriarty?...-dice que sí-. Pensé que ya no erais amigas.
-Antes no, pero ahora sí. Dijo que se arrepentía de haberse reído
de mi cuando me caí en el patio. Yo la he perdonado.
-Hiciste muy bien, cariño.
Mi sobrina hace un gesto con la mano que me recuerda mucho
a mi padre.
-Hola…-dice una voz grave, y muy familiar, que alcanza a
sacarme de mis propias ensoñaciones.
Ya decía yo que estaba tardando en asomar, pienso, mientras
me yergo en la silla recordando las palabras de Linus:
<<…regla número uno: cuando lo tengas delante, adopta una
actitud sosegada, pero no conciliadora. El enemigo sabe que la
ha fastidiado con su actitud. Hará todo lo posible para que le
perdones.
Le miro de pies a cabeza. Lleva puesta una camiseta básica
blanca, vaqueros lavados a la piedra, y unas deportivas deJimmy
Choo. Sus ojos de un verde intenso se han posado en mis labios
entreabiertos. Si por él fuera, se agacharía solo para besarme
como en los viejos tiempos.
-Hola…-le respondo por mera cortesía, mientras reparo en la
presencia de Freeman, quien me saluda con una leve inclinación
de cabeza.
El Hombre del Año toma asiento sin que yo le invite a ello. No
obstante, simulo serenidad.
<<…regla número dos: no le muestres tu dolor, ni mucho menos
tu debilidad. Nada de reproches. Fortaleza ante todo.
Eso hago, mientras no aparta la mirada de mí.
Mi pobre sobrina ha palidecido ante la figura de Lucifer. Le
digo que coja su helado, y se siente a mi lado. El enemigo
carraspea, molesto por el gesto. Pues que se aguante, me digo.
-¿Cómo estás?...-me pregunta, finalmente.
¿Tú qué crees, capullo?
No le replico sino que le miro de un modo que sobra la
respuesta. Intenta sosegarse, mientras reparar en mi atuendo,
sobre todo en mi pronunciado escote. Se mece el cabello
nervioso.
-¿Tiene algo más que preguntarme?
Mi pregunta lo ha pillado desprevenido.
-Que si tiene algo más que decir, porque no creo que se haya
tomado la molestia de venir hasta aquí solo para saber cómo
estoy.
Mi frialdad lo ha desequilibrado, pero se recompone al acto.
Siempre ha tenido esa capacidad.
-Yo…esto…siento lo que ha pasado, así como el incidente de la
otra noche…-a buenas horas mangas verdes-. No debí de haber
reaccionado del modo con que lo hice, pero necesitaba hablar a
solas contigo. Quiero que sepas que no fue mi intención
mentirte, ni mucho menos hacerte daño…-mira, primero a mi
sobrina, quien sigue tomando su helado, y luego a mi-… yo sólo
quería recuperar lo que David me prometió en vida, pero lo
cierto es que…- …acaba de hacerle un gesto a Freeman, quien le
extiende un cheque con una desorbitante cifra que pone delante
de mí. Me muestro indiferente-…quiero que te quedes con lo
que te corresponde por derecho propio.
¿Toda esta insistencia se ha debido a un maldito cheque?
No me demoro en devolvérselo. Atiendo a mi sobrina, que se
ha manchado la camiseta con el helado.
-No te preocupes, mi amor…-le digo. Miro al enemigo-…no
quiero la herencia de su hermano, ni la de nadie, y ahora, si no
le importa, mi sobrina y yo queremos estar solas.
Si algo detesta Lucifer es que se le contraríe abiertamente,
pues vuelve a plantarme el dichoso talón delante de mí. Se lo
devuelvo. Así, sucesivamente, hasta que me canso. Lo cojo y lo
hago trizas ante sus ojos. Mi sobrina boquea. Don Gruñón, en
cambio, me observa con ira contenida.
-Ya tiene lo que quería, ahora váyase.
Sí, se suponía que debía de adoptar una postura moderada,
pero ha conseguido sacarme de quicio. Y es que no puedo con la
insolencia de este tío.
-Ordenaré que ingresen el dinero en tu cuenta corriente…-dice
en un tono desafiante.
-Si lo hace, se lo devolveré en efectivo.
-¡Ni se te ocurra!
-¡Póngame a prueba y verá!
Ello parece no impresionarle, pues lo dos somos igual de
tozudos cuando nos lo proponemos.
-¡Te guste o no David te nombró su heredera, y como tal has de
respetar su última voluntad!
¡Ahora tiene el descaro de sermonearme! ¡No me lo puedo
creer!
-¡Siempre he respetado a su hermano, luego no me venga con
esas! Si quiere done la herencia que me dejó a una buena causa,
pero ¡déjeme en paz!- Se muestra imperturbable ante mi
petición. Le miro escépticamente-…¡santo Dios! ¿Acaso no
entiende un no por respuesta?
Su mirada expresa una portentosa burla, la cual me indigna.
-No, sobre todo viniendo de una mujer tan terca y orgullosa
como tú…-murmura jocoso.
-¡Hablo en serio!...- digo alzando la voz
Algunos clientes se han girado. Otros le han reconocido, pero
ello no parece importarle lo más mínimo. Solo tiene ojos para
mi.
-¡Yo, también! ¡Sé que lo he estropeado todo, y que no quieres
perdonarme, pero, al menos, permíteme enmendar mi error!…-
hace una ligera pausa para tranquilizarse pues ha elevado un
poco la voz-…aunque me habría encantado que te quedaras con
los pendientes que te envié. Pertenecieron a mi abuela Anna.
Ella era igual de bella que tú.
Mi sobrina deja escapar una risilla. La mira, ríen. ¡No sé quién
de los dos es más niño!
<<…regla número tres: cuando vea que no puede contigo,
tratará de enredarte con su zalamería incluso no dudará en
sacar su lado más romántico…¡ten cuidado!
-No me gustan las joyas, y mucho menos los pendientes de
diamantes y zafiros. Así que no vuelva a enviarme más regalos,
ni muchos menos flores, porque seguiré rechazándolos de la
misma manera…-le indico secamente. Hago que Emily se ponga
en pie. Se acabó la charla por hoy-. Adiós, señor Crawford.
Cojo la mochila de mi sobrina.
<<…regla número cuatro: cuando sienta que está siendo
rechazado explícitamente, recurrirá al victimismo. Tranquila,
eso es algo muy habitual.
-¿Por qué haces esto?...-me pregunta con voz doliente. No me
conmuevo, sino que me muestro firme-. Quieres castigarme
pero no te das cuenta que te estás castigando a ti misma.
No me molesto en rebatirle, sino que tomo de la mano a mi
sobrina. Freeman se echa a un lado. Ambas salimos de la
heladería. No duda en perseguirnos detrás. Me topo con el
agente Brian, quien me obstruye el paso. Lucifer carraspea. El
escolta se retira aún lado. Camino por la concurrida acera,
tratando de visualizar un taxi, y ¡nada!
- ¡Para!...-me exige exasperado.
No lo hago sino que prosigo mi camino, ignorándolo. Mi
sobrina ha girado la cabeza.
-No le mires, cariño.
-¡¡Para de una maldita vez!!- Exclama súper enojado.
Algunos transeúnte no nos quitan ojo, pero a mí me da lo
mismo. No pienso detenerme solo porque él lo indique.
Emily se queja de que caminamos muy rápido.
-Aguanta un poco, cielo.
- ¡B-r-u-j-a!
Le cubro los oídos a mi niña. Me giro enfurecida.
- ¡C-a-p-u-l-l-o!
Me acaba de enviar una mirada asesina. Le hago burla.
Pestañea adustamente. Y es cuando visualizo un taxi. Le hago
señales. Nos subimos, y dejamos a Lucifer plantado como una
seta en la acera, y con un cabreo monumental
Regreso a casa no sin antes pedirle a Emily que no cuente
nada a nadie de lo que ha visto y oído.
-Está bien, tía Emme.
Le doy un beso en la mejilla. Introduzco la llave en la ranura de
la puerta. Saludo a mi familia con una fingida templanza. Scott
se acerca, coge en brazos a su hija. Me mira de pies a cabeza. Me
piropea. Le doy las gracias. Bianca está en la cocina. Ha
preparado lasaña. Huele de maravilla.
-Almorzamos en diez minutos.
Me acerco al parque de bebé donde Kate juega. La tomo en mis
brazos. La beso, y dejo que siga jugando.
Me escurro al cuarto para cambiarme de ropa. Linus acaba de
salir de su estudio. Le hago un gesto para que me siga. Cierro la
puerta. Le cuento lo que ha pasado. Aplaude eufórico. No veo el
motivo, le digo, mientras me desvisto. He cogido los discos
desmaquillante, que uso y deshecho a la papelera.
-El tipo sabe que eres un hueso duro de roer. A partir de ahora
se las ideará para tenerte.
Lo que me faltaba, y eso que acabo de empezar con la dichosa
revancha. No quiero pensar en cómo va a acabar todo, pues
tengo todas las de perder.
-Ya te digo que quería darme el cheque con la herencia de
David. De ahí que su insistencia de las últimas semanas.
Linus tiene otra teoría.
-No le habría costado transferir el dinero a tu cuenta corriente,
pero optó por ir a verte. Imagino que quedaría deslumbrado.
Hago una ligera mueca de aburrimiento.
-Tampoco era para tanto, aunque tenías que haberle visto, sigue
igual de estirado, y autoritario que siempre.
-Bueno es lo que tiene el ser rico. Hiciste bien en irte antes de
tiempo, aunque esto no significa que vaya a arrojar la toalla sino
todo lo contrario. Va a hacer todo lo posible para que le
perdones por no decir que ansía follarte.
Me acabo de sonrojar, incomprensiblemente, aunque hasta yo
lo he pensado en un momento dado a juzgar por cómo me
miraba, pero ¿por qué querría algo así cuando puede tener a la
mujer que quiera con solo chasquear los dedos de la mano? A
no ser que quiera seguir burlándose de mí.
-Y ¿qué se supone que debo de hacer? ¿Abrirme de piernas para
él?
Linus asiente apaciblemente. Le miro ojiplática.
-Es evidente que le has dejado claro tu descontento, pero, la
próxima vez que os veáis, procura hacerle creer que le has
perdonado, y que te tiene. Sólo así podrás ganarle la partida.
Como si ello fuera factible, pues hay tantos sentimientos en mí,
y todos ellos tan opuestos.
-Sabes que no soy nada rencorosa, pero de ahí a que folle con él.
No sé yo si sería capaz de hacerlo.
-Si te sirve de consuelo, yo, tampoco, quise follarme al cabrón de
mi ex, pero hice tripas corazón...-sigo dudando en si debo o no
traspasar dicha línea-…además, no lo mires como una
obligación sino como una diversión.
Abro la boca para responder justo cuando Bianca nos llama
para almorzar.

Regreso al loft con la camiseta traspirada, pues he estado


corriendo como una posesa, y no porque él me estuviera
persiguiendo porCentral Parksino que necesitaba liberar el
estrés. Y tal parece que ha funcionado, porque me siento como
nueva.
Mi familia me sugiere ir a visitar a John tan pronto como cruzo
el salón. Acepto, yendo, directamente, a la ducha donde me
desnudo en un segundo, instante en que oigo sonar el timbre de
la puerta. Abro el grifo, me lavo.
-¿Emme?
Corro la mampara. Es Bianca asomándose por la puerta del
baño.
-¿Sí?
-Han llegado más regalos del señor Crawford...-me anuncia
jovialmente.
<<Te está desafiando.
-Deshazte de ellos…-le pido corriendo el cancel.
-No creo que a Linus le vaya a hacer gracia…-responde riendo.
Oigo cómo cierra la puerta. Tardo unos minutos en salir del
baño. Me visto a toda prisa en el cuarto, y evito pensar qué me
habrá enviado, esta vez, a sabiendas que se lo he prohibido.
Abandono la habitación. Cruzo el pasillo, y lo que encuentro en
el salón me deja muda. Se trata delKandinsky que había colgado
en la pared de su dormitorio.
<<Si te portas bien te lo regalaré.
¿Acaso se…se está burlando de mi, otra vez?
Linus mira extasiado el cuadro. No lo suelta ni aunque lo
fusilen. ¡Será agonioso! Mi hermano me mira molesto. Bianca
ríe. ¡Menuda estampa familiar!
-El cuadro traía esta tarjeta…-dice mi cuñada.
La tomo, incomprensiblemente, y leo para mí.
¨Amor sin descanso¨
Goethe

¡A través de la lluvia, de la nieve,


A través de la tempestad voy!
Entre las cuevas centelleantes,
Sobre las brumosas olas voy,
¡Siempre adelante, siempre!
La paz, el descanso, han volado.
Rápido entre la tristeza
Deseo ser masacrado,
Que toda la simpleza
Sostenida en la vida
Sea la adicción de un anhelo,
Donde el corazón siente por el corazón,
Pareciendo que ambos arden,
Pareciendo que ambos sienten.
¿Cómo voy a volar?
¡Vanos fueron todos los enfrentamientos!
Brillante corona de la vida,
Turbulenta dicha...
¡Amor, tu eres esto!
Perdóname. A.

Me deshago de la nota por más que me gusten los poemas


deGoethe.
-Es una pieza única, podríamos quedárnosla como incentivo…-
dice un impetuoso Linus.
-¡Ni hablar!...-exclamo alterada ante el perpetua desvergüenza
de Lucifer.
4
John se deja mimar por las mujeres de su vida, mientras Paula
ha vuelto a la universidad en la mañana de hoy, tal y como
anunció la última vez que nos vimos.
Scott se ha quedado con las niñas en recepción.
Eddy y Andrea nos comunican que ya viven juntos. Algo que
nos sorprende a Linus y a mí, pero evitamos pronunciarnos.
Tan solo nos limitamos a darles la enhorabuena por muy
precipitado que parezca todo.
-En cuanto reciba el alta, organizaremos una cena familiar, ¿qué
os parece?…-sugiere John, alegremente.
Hoy tiene mejor aspecto, lo cual me satisface, porque el
hombre no lo ha pasado nada bien.
-Buena idea, papá. Así estaremos todos reunidos.
-Y este año contamos con un miembro más…-responde John
refiriéndose a su yerno, quien se ha ruborizado-. Muchacho, vas
a estar tan a gusto que no querrás irte nunca.
-Estoy seguro de ello, John…-dice algo cohibido.
Andrea no pierde de vista a su chico. Se le cae la baba con él.
-Ese día podríamos hacer varios pedidos aMaza.Tiene deliciosos
entrantes aderezados con la mejor soja…-sugiere Linus,
espontáneamente.
Andrea ha puesto cara de asco. Detesta la comida japonesa.
Prefiere mil veces la china.
-Rosa nos cocinaría algo...-le responde.
-Sí, pero era para variar un poco el menú, porque, siempre
comemos lo mismo en fechas muy señaladas. Y esta vez no va a
ser menos-. La rebate Linus.
Eso es verdad.
- Y ¿qué coméis?- Quiere saber Eddy.
-Pato a la naranja…-respondemos al unísono.
-Es su plato estrella…-dice John.
Nos miramos los unos a los otros, y echamos unas risas. Pobre
Rosa.
-Linus tiene razón, hija…-indica Linda-…resulta cansino comer
siempre lo mismo.
Andrea no sabe qué decir.
-Habrá que regalarle un libro de cocina moderna…-sugiere John
provocando la carcajada de todos.
-Pues no se hable más. Ese día cocinaremos nosotros. El postre
corre a tu cargo, Emme.
Andrea, “La Marimandona”, ha surgido de la nada.
-Me fascina la tarta de piña…- John me guiña un ojo.
-Cuenta con ello…-le dijo.
Linda coge, afectuosamente, la mano a su marido.
-Linus, cielo, si te place haremos ese pedido que quieres. No
supondría ningún problema, ya sabes que me gusta la comida
japonesa tanto como a ti…-le anima.
-No te preocupes. Total, la idea es que estemos reunidos, y
pasemos una velada agradable.
-Insisto.
Linus acaba cediendo.
Seguimos charlando hasta que la visita es interrumpida por
una de las enfermeras, que viene a tomarle las constantes a
John.
-Vayan desalojando la habitación. El paciente ha de descansar…-
dice con rudeza.
John refunfuña, pues se le ha hecho corta la visita. Quedamos
en volver otro día. Linda nos da las gracias.
Salimos al pasillo. Me abrazo a mí misma, mientras diviso la
figura del agente Brian. Está hablando por teléfono. Cuelga tan
pronto como me acerco a él, pues he de anunciarle algo en lo
que llevo pensando hace días. Nos saludamos educadamente.
-Antes que nada, quisiera agradecerle su brillante servicio, pero
en lo sucesivo me gustaría prescindir de él. Por favor, no lo
tome a mal…-le digo al verle patidifuso…-…es solo un asunto
personal. Hágaselo saber al señor Crawford, o mejor aún,
¿podría darle un mensaje de mi parte?
-Sí, por supuesto, señorita Taylor-. Dice en una actitud servicial.
Rebusco en mi maxi bolso negro, mi agenda y el bolígrafo.
Escribo lo que pienso en ese instante, y le entrego la nota
doblada. Le doy las gracias. Al cabo me alejo. Puedo oír cómo
suena el móvil del agente…
-…sí, ha dejado un mensaje para usted, señor.
Esbozo una sonrisa de oreja a oreja, pues sé que no le va a
agradar lo que le he escrito.
Una vez fuera del hospital, nos decantamos por pasear por la
ciudad. Luego nos desplazamos a203 Fifth Avenue donde
cenamos disfrutando de las espléndidas vistas delEmpire State
Building.Bianca y Scott lo ha flipando, mientras yo no hacía más
que mirar a la puerta de entrada creyendo que Lucifer iba a
aparecer para liármela por la dichosa nota. Hasta Linus se ha
dado cuenta de mi intranquilidad. He tenido que contarle mi
hazaña. Ha soltado una carcajada.
-¿Qué es eso tan gracioso?- Pregunta Scott.
-Emme me estaba contando un chiste buenísimo…- dice
diestramente.
Siempre ha tenido esa capacidad de inventiva. ¡Ojalá me
pareciera a él en ese sentido!
-Pues cuéntanoslo…-me pide mi hermano, mientras toma un
trago de vino.
-Sí, eso…-dice Eddy, animado.
-¡Que lo cuente, que lo cuente!...-jalea Bianca.
¡Joder! Soy malísima contando chistes, y encima no me
acuerdo de ninguno.
Andrea está liada con una llamada de teléfono. Ha cogido su
agenda del bolso, hace unas cuantas anotaciones en ella.
-Mejor que os lo cuente Linus, a mi me duele un poco la cabeza.
Ya está, me he quitado el muerto de encima.
-¿Quieres un analgésico?…-me ofrece mi cuñada.
Es una farmacia ambulante. No puede evitarlo.
-No, no te preocupes, ya se me pasará.
Scott me mira interrogativamente.
-¿Te ocurre algo?..
-No...- le respondo lacónicamente.
-Bueno, cuento o no el chiste…-dice Linus.
-Sí, claro…adelante.
Linus se entrega a su público, quien acaba riendo sin parar,
incluida yo. He de ausentarme para ir al baño. Al salir tropiezo,
casualmente, con Dylan Caine. Nos saludamos. Me pregunta
cómo estoy, le respondo que bien.
-Me ha sorprendido no verte por la agencia.
Sus ojos son de un color castaño brillante. Tiene la piel
morena, y el cabello negro, algo rizado. Nadie diría que es inglés
sino latinoamericano.
-He decidido emprender otro camino. Mi amiga me ha sugerido
trabajar en la revista que dirige, y he aceptado…-le digo
saliendo al paso.
No parece haberse tragado el cuento de la mujer trabajadora,
y emprendedora.
-Seguro que te irá bien. Me alegra haberte visto.
-Gracias, igualmente.
Nos separamos. Al cabo, me llama por mi nombre. Doy la
vuelta.
-Me preguntaba si no tenías ningún inconveniente en que
quedásemos a tomar café uno de estos días.
¡¿Quéeee?!
-Claro…esto, quiero decir, una estupenda idea.
Esboza una atractiva sonrisa.
-Apunta mi nuevo número de teléfono.
Me lo dice de viva a voz. Lo anoto en la agenda de contactos. Le
hago una llamada perdida para que guarde el mío. Nos
despedimos. Andrea, quien ha estado mirándonos desde la
mesa, se ha quedado deslumbrada.
-¿Quién es ese tío bueno?- Me pregunta nada más sentarme.
-Dylan Caine. Trabaja como publicista en la agencia de Lucifer.
Silva por lo bajo.
-Pues no te lo pienses mucho, y lánzate…-arrugo la frente ante
su súbita ocurrencia-. No me mires así, es un consejo que te doy.
Para consejos estoy yo, aunque nunca se ha de decir de esta
agua no beberé.
Después de pagar la cuenta. Optamos por irnos. Salimos del
edificio. Nos dirigimos a nuestro parking habitual, el cual queda
algo lejos de donde nos encontramos. Mis sobrinas permanecen
despiertas. Andrea acaba de tirarme del codo para que
charlemos a solas.
-Me alegra verte tan animada.
-Yo, también, aunque…¿qué tal la convivencia con Eddy?
-Sabes que tengo mis manías, pero nos amoldamos el uno al
otro.
-Eddy parece un buen tipo, pero yo en tu lugar iría más despacio
en la relación, porque luego pasa lo que no tiene que pasar.
Andrea me mira extrañada. No esperaba que fuera a decirle
eso mismo.
-¿Crees que me haya precipitado con lo de irnos a vivir juntos?
Me encojo de hombros.
-No lo sé, pero, a veces, es preferible ir poco a poco, aunque yo
no soy la más indicada para darte consejos, pero es lo que
opino.
-Pues si te dijera que me ha sugerido que tengamos un hijo, y
que le he contestado que sí, seguro que te caes muerta…-me
detengo, de sopetón. ¿Cómo?-…estoy al borde de la treintena, y
he de darle utilidad a mis óvulos.
Vale, lo entiendo.
-Traer un niño al mundo implica una gran responsabilidad, y no
lo digo por ti, sino que hay que estar muy seguro del paso que se
va a dar.
Intuyo que lo sabe, pero se lo recuerdo, por si acaso.
-Sé que siempre me he mostrado reacia a la maternidad, pero,
creo que este es el momento ideal, y si la relación con Eddy no
prospera, criaría al bebé sola…-dice muy convencida.
Yo, también, haría lo mismo, aunque no veo cuándo ni con
quien, aunque siempre me quedaría la inseminación artificial.
-Seguro que serías una buena madre, aunque puede que hayas
concebido y aún no lo sepas…-me mira sin entender-…me dijiste
que lo habéis estado haciendo sin protección.
-¡Ah, sí!…-seguimos caminando-…¿crees que esté embarazada?
Denoto cierta impaciencia en ella.
-A ver, ¿has tenido la regla este mes?
Mi pregunta le ha desestabilizado un poco.
-No, pero sabes que suelo tener ligeros retrasos.
No obstante, empieza a hacer sus propios cálculos. Palidece.
Eso quiere decir que son muchos días sin tener la regla.
-Hazte el test. Así saldrás de dudas…-le aconsejo.
-Lo haré tan pronto como pueda.
Guardamos silencio, cada una inmersa en sus propios
pensamientos. Seguro que Andrea se está montado su propia
película con lo del retraso. Pobrecilla…aunque puedo
imaginármela con un bebé en brazos, igual de hermoso que ella.
Y la sensación no puede ser más emotiva…
-Hoy han acabado de pintar las paredes de las oficinas. El
mobiliario llegará mañana.
Eso es genial.
-Estoy deseando ver cómo ha quedado todo. Hace tiempo que
no me paso por la redacción.
-El equipo sigue siendo el mismo. ¡No sabes lo bien que lo
vamos a pasar!...- exclama ilusionada.
Esbozo una risita.
-Seguro que sí, aunque has de saber que no tengo ni idea de lo
que he de hacer…- le advierto.
Eso parece no importarle mucho, pues siempre ha apostado
por mí, pero en todos los sentidos, lo mismo que yo con ella. La
admiración, y el cariño son recíprocos.
-Yo te enseñaré, y te presentaré a muchas celebridades, y buena
parte del gremio…-me promete con un destello de luz en su
mirada.
Linus acaba de hacer un comentario jocoso. Eddy ríe,
secundado por mi hermano y su
esposa.

-La policía registró ayer el apartamento de Warrick.


Encontraron drogas, y un arma. Eddy y yo vimos cómo se lo
llevaban esposado…-me quedo helada-. Al parecer, también,
tiene varias denuncias por agresión sexual a varias estudiantes
universitarias…-<<Se arrepentirá de haberte acosado…>> -
¿Sabías que su padre es un conocido congresista en el condado
deMaine?
-Sí, algo me dijo él.
-¿Él? ¿Quién?
-Lucifer. Le hizo investigar después de que Linus le contara que
me había estado acosando.
Andrea se ha quedado descompuesta.
-…¿fue él quien te sugirió que te mudaras a vivir con Linus?
-Bueno, en un principio pretendía que lo hiciera con él en su
ático, pero decliné su ofrecimiento.
Evito echar la vista atrás para no ahondar en la sarta de
mentiras que me contó, y que me hizo creer que eran ciertas.
Duele.
-…pues el escándalo ha estallado en las narices del padre de
Warrick. Las cadenas locales se han hecho eco de la noticia. El
portavoz de la familia ha leído un comunicado diciendo que la
familia no va a hacer declaraciones. Podrías sumarte a la
acusación particular, así la condena sería máxima. Aun conservo
la grabación en la que te amenazaba con matarte si no le abrías
la puerta.
-Linus me sugirió hacer lo mismo, pero, prefiero que sea la
justicia quien actúe. Además no me apetece verle la cara a esa
canalla.
-Yo en tu lugar me animaba. El tío merece pasar una buena
temporada en la cárcel.
No le respondo, pues sigo en mis trece. Comienza a hacer un
poco de fresco.
-¿Sigue Lucifer insistiendo como viene haciendo hace semanas?
-Le da por preguntar.
Tampoco es que me agrade mencionarle. Así que me lo tomo
con calma.
-…bueno, hoy fue a la heladería donde Emily y yo estábamos
tomando unos refrigerios.
-…y ¿qué quería, esta vez?
-…darme el cheque con la herencia de David, pero lo rechacé.
-Hiciste bien, aunque ten cuidado con él, ¿vale? Ya sabes que
nunca me ha inspirado excesiva confianza, y más por las
putadas que te ha hecho. Te juro que después de todo quise ir a
verle, y ponerlo en su sitio.
Esto es nuevo.
-¿En serio?
-Sí.
No sé por qué, pero acabo por contarle lo de la revancha, que
ha ideado por Linus. Esta vez, no pone el grito en el cielo, lo cual
me extraña.
-Corres el riesgo de volver a salir mal parada siempre y cuando
no sepas jugar bien tus cartas. Recuerda que es un lince. Yo lo
hice con uno de mis ex, porque me engañó con otra. Fue muy
divertido, pues cayó en la trampa. Algo que, probablemente, no
suceda con el enemigo.
-Por eso me ando con cuidado.
-¡Ojalá consigas darle un ligero escarmiento! Porque os ha
tenido a Linus y a ti en un continuo sin vivir. ¡Qué tío más
pesado!
-Hoy le ha entrado por enviarme unKandinskyy una tarjeta con
un poema deGoethe.
-Vaya, ¡qué atento! ¿Qué será lo siguiente que te regale? ¿Un
viaje a la luna, quizás?
-Posiblemente…-le digo sonriendo bobaliconamente…
Andrea se ha parado en mitad de la acera. Me mira durante un
segundo. Mala señal.
-…en el fondo, sientes algo por ese tío, ¿verdad? Puedes confiar
en mí, no pienso juzgarte.
-Andrea, yo no…-mierda, estoy titubeando-…¿podemos seguir
caminando? Hace un poco de frío.
- Sí, claro, perdona…por cierto, hace unos días acudí a la
emisora de radio de Steve McDougal. Me desperté con ese
deseo.
-Oh, vaya…-le digo impresionada.
-…quería cerrar ese capítulo de mi carrera profesional…-dice en
un tono tedioso-. Aunque ¿sabías que Miranda y Lucifer estaban
casados…?
-Sí.
Se asombra.
-¿Te habló de hijo que ambos esperaban?- ¿Hijo? Niego con la
cabeza-. Miranda estaba embarazada de dos meses, cuando
Lucifer la obligó a abortar…-¡caray!- Igual omitió esta parte de
la historia para no quedar como un desalmado.
-Puede que sí.
-Miranda lo pasó fatal no solo por culpa de Lucifer sino por
Natasha, también.
-Y ¿eso?
-Al parecer, malmetía en el matrimonio. La otra vez que
Miranda vino a la ciudad no lo hizo para promocionar un
perfume sino para verme…-¿qué?-…estaba desesperada, y muy
afectada porque nadie la llamaba a trabajar. Cree que los
Crawford tienen mucho que ver en ello. Me contó, entre otras
cosas, que sufrió agresiones físicas por parte de Natasha. No
dudó en mostrarme un parte de lesiones.
¡Ay, la leche!
-Y…¿no la ha denunciado?
-¿Bromeas? Estamos hablando de los Crawford. Cuentan con el
mejor gabinete de abogados del país. Demandarles sería arrojar
piedras contra su propio tejado. Además, Miranda está
prácticamente en la ruina.
Ajá.
-Y…¿por eso recurrió a ti? ¿No?
-… vale, lo admito; quiere que la entreviste.
Creo que me va a dar algo del mismo disgusto, así que me
calmo.
-…¡Ni se te ocurra!- Le sugiero.
-¿Por qué? Obtendríamos un gran titular, y venderíamos
muchísimos ejemplares, ya que la gente se muere por saber
cosas sobre los Crawford.
-¡Andrea!…-la regaño, pero ella va a lo suyo.
-...he estado pensando, y he llegado a la conclusión de que los
Crawford guardan muchos secretos.
Creo que voy a estrangular a mi amiga. Luego alegaré
enajenación mental. Pero ¿cómo puede seguir husmeando
cuando se acaba de librar de una bien gorda con Lucifer?
-Y nadie mejor que Miranda Parker para destaparlos, ¿no?
-¡Exacto!... –dice vehemente.
-¡Chicas, vamos! ¡No tenemos toda la noche!...-exclama Linus
junto a los coches.
-…sea lo que fuera, prométeme que te mantendrás al margen.
Sé que esto a Andrea le cuesta la vida misma hacerlo, porque
es de las que le gusta estar al filo de la noticia.
-Vale, le diré que he cambiado de parecer, y que no estoy
interesada en la entrevista.
-Eso espero.
Aligeramos el paso hasta reunirnos con el grupo.
Intercambiamos unas cuantas palabras antes de despedirnos.
Mi familia y yo nos subimos alMini de Linus. Nos acomodamos
como mejor sabemos, mientras mi mente evoca a Lucifer y a
Miranda durante la etapa que estuvieron casados, y nadie más
lo sabía. Ambos formaban la pareja de moda. Las revistas se la
disputaban, pero ella posaba para las de moda. Su fama no tardó
en crecer como la espuma, al igual que su caché, pero de
repente todo se fue al traste tras su ruptura con el Hombre del
Año. Dejó de interesar a la prensa rosa. Ya no participaba en
ningún desfile…y, la verdad es que, yo también, creo que los
Crawford han tenido algo que ver en ello, pero ¿por qué motivo?
¿Cuál fue la razón por la que Lucifer y Miranda se divorciaron?
¿Se querían, realmente o era una relación de conveniencia? Sea
lo que sea, me habría gustado que David me contara los
entresijos del matrimonio, pero nunca lo hizo. Imagino que por
lealtad a su hermano, aunque Miranda siempre utilizó a su
cuñado en beneficio propio, y era una pena que él cediera
siempre a sus caprichos. Y estoy porque Andrea no corra la
misma suerte, ya que, esta vez, tendría que tomar cartas en el
asunto.
5
Me he despertado con la triste noticia de que el empresario
Martin Heighl se ha suicidado en su residencia enLong Island…y
lo terrible es que ha dejado una nota culpando a Lucifer de su
ruina económica. Ha dejado viuda y tres hijos. Y aunque resulte
increíble, el enemigo ha comparecido ante los medios. Su rostro
no denotaba tristeza alguna. Ni tan siquiera ha dado las
condolencias a la familia del fallecido, sino que se ha limitado a
negar cualquier relación laboral con el difunto. También, ha
añadido que interpondrá demandas contra todo aquel que ose
atentar contra su honor, dignidad e imagen. Poco después
desaparecía en el interior de un vehículo custodiado por fuertes
medidas de seguridad. He tenido que apagar la tele porque no
podía con tanta insensibilidad. Luego me he puesto a desayunar
después de haberme duchado, y vestido, ya que hoy es mi
primer día de trabajo. Estoy nerviosa, pero contenta ante esta
nueva etapa laboral…
Me despido de los míos, quienes me desean buena suerte.
El taxi me aguarda en la calle. Son las ocho de la mañana. A
esas horas ya hay bastante tráfico…
Llego al llamativo edificio de colores cuyos grandes ventanales
realzan su significativa fachada. Andrea lo adquirió avalada por
su padre. Paso por un rutinario control de seguridad. Mi amiga
me recibe gratamente. Ciertamente la plantilla sigue siendo la
misma. Saludo a todos. Intercambiamos unas cuantas palabras,
tras lo cual Andrea me acompaña a mi nueva oficina.
-¿Preparada?- Dice girando el pomo dorado de la puerta.
-Sí…
La abre, y lo que veo me deja sin palabras…
La oficina es amplia, y muy confortable. Las paredes están
decoradas con papel vintage en tonos grises. Las cortinas son
blancas. Hay un pequeño baño así como una estupenda claridad,
que penetra a través de la ventana que da a la calle principal.
-¿Te gusta?
-¡Me encanta! ¡Gracias!…- no fundimos en un cálido abrazo.
Tomo asiento en mi silla ergonómica de cuero negro, empiezo
a girar como una niña grande, reímos entre nosotras. Evito en
todo momento preguntarle si se ha hecho el test de embarazo
para no atosigarla…
A medida que van pasando las horas, los teléfonos no paran de
sonar debido a la noticia del día. Andrea, y su socio Sam
Whitaker han preferido no hacerse eco de la situación, y se ha
ceñido a la agenda del día.
Andrea y yo salimos juntas para cubrir varios eventos sociales.
Miro y observo cada movimiento que hace ¨mi jefa¨ y amiga,
quien me sorprende pasándome el relevo, ya que quiere que
entreviste a la modelo, que vi en el funeral de David. Me lanzo
siguiendo sus consejos. La modelo se muestra cercana, lo que
facilita mucho mi trabajo. Una vez acabada la entrevista, nos
despedimos de ella. Mi amiga no duda en felicitarme, y tanto
que me invita a almorzar en un sofisticado restaurante…
Volvemos a la redacción sobre las cuatro de la tarde. Chequeo
mi móvil porque apenas he tenido tiempo. Tengo un centenar
de llamadas perdidas de Linus, y un mensaje suyo en el que me
anuncia que ha tenido que dar mi número de teléfono a
¡¿Lucifer?! ¡¡Lo mato!! Pues ¿Cómo me ha podido hacer algo así?
Telefoneo al traidor de mi amigo para ponerlo firme, pero me
llega un correo del enemigo en el que quiere que nos veamos en
media hora. No le respondo, sino que intento localizar a Linus.
Comunica. Resoplo cabreada, justo cuando recibo otro mensaje
de Lucifer, que me deja fuera de lugar:

Te necesito ahora más que nunca. Alex.

-Tú nunca has necesitado a nadie, ¡capullo!…-murmuro para mí


misma, mientras le respondo harta de sus mentiras.
Andrea asoma por la puerta. Se ofrece a llevarme a casa.
Declino su ofrecimiento sin apartar mis ojos de la pantalla del
móvil a la espera de que me conteste.
-¿Estás bien?
Evito contarle lo que Linus ha hecho para que no discutan, otra
vez.
-Sí. Es solo que estaba leyendo un mensaje de Bianca.
Miento como una bellaca.
-Vale. Nos vemos mañana. Ciao.
-Ciao.
Apuro los minutos en acabar un trabajo que tengo pendiente.
Cierro mi laptop. Recojo mi mesa. Tomo mi bolso. Salgo de la
oficina. Me despido de los compañeros que se quedan
trabajando hasta más tarde. Ya en la calle, intento conseguir un
taxi.
-¿Vas a alguna parte, nena?...-dice una voz grave, y muy
conocida.
Me giro en redondo, y ahí está él, parado junto al capó de
suBugatti Veyron de color negro. No aparta la vista de mí, lo
cual me incomoda de un modo extraño, y tanto que necesito
huir de él, pero me corta el paso. Me siento atrapada por la
calidez de esa mirada felina, que se posa en la mía.
-Dime qué es lo que tengo que hacer para que me creas cuando
te digo que te necesito, ¿esto, quizás?...-sostiene mi rostro entre
sus manos, y en un arrebato me besa en la boca.
<<Soy igual de impulsivo y temerario que usted.
¡No! Intento zafarme, pero es inútil. Ahonda más en el beso
alborotando todos mis sentidos, pues cuando me suelta no
recuerdo ni cómo me llamo. No en vano, abre la puerta de su
coche, me pide a que suba. Le digo que no. Insiste con otro
persuasivo beso, que me noquea por completo. Me hace subir.
Le veo rodear el auto. Entra, y bloquea las puertas. Ha puesto en
marcha el vehículo. Mira por el espejo retrovisor. Se
entremezcla con el tráfico, mientras que a mí me va a dar algo.
-Conque ¨adiós, gilipollas¨, ¡muy bonito!…-se refiere al mensaje
que le dejé a través del agente Brian. No respondo. Me mira
enfadado:-…¿por qué demonios no quieres escolta?
Me encojo de hombros.
-Pues ve haciéndote a la idea. Así estarás protegida.
Respiro hondo solo para controlar mi genio.
-Imagino que te habrás enterado de la noticia del día. El hijo de
puta no se limitó a suicidarse, sino que optó por ensuciar mi
buen nombre.
¿Por qué habla así de Heighl?
<<Porque, a veces, no tiene corazón.
-…un hombre se ha quitado la vida, qué menos que respetar su
memoria, ¿no cree?
Me mira, y luego fija la vista al frente. Nos hemos detenido en
un semáforo, el cual no tarda en cambiar.
-No fui yo quien le indujo a hacerlo.
-Pero su familia piensa que sí.
-Carlson ha empezado con las demandas.
Dan ganas de estrangularlo, pues ¿cómo puede ser tan
impasible y tan despiadado?
-Pare el coche…-le pido.
Me mira pasmado.
-...¿qué ocurre?
-…no me pregunte, y haga lo que le he pedido.
-Pero si…iba a llevarte a casa.
Sé que no se refiere al loft de Linus sino a su ático, donde,
posiblemente, me disuada para que follemos…¡qué otra cosa
sino ha venido!
-No es necesario, tomaré un taxi.
Me mira intermitentemente. No puede dar crédito a mi actitud
fría y distante.
-¿Qué te pasa? ¿He dicho o hecho algo que te disguste?...-está
apretando los dedos alrededor del volante-…si es así lo siento,
tengo un mal día.
Eso a mí me importa un bledo, pienso.
-…yo también los suelo tener, pero no me comporto como una
insensible gilipollas….-le respondo-…ahora, pare el coche.
Frena en seco. Los conductores que vienen detrás lo esquivan,
y tocan el claxon, reiteradamente, mientras nos adelantan. Él ni
se inmuta, solo sabe mirarme…¡furioso! Aun así no me achanto.
-¿Cómo me has llamado?…-le ignoro, mirando a otra parte-…¿te
he hecho una pregunta? Ten la decencia de contestarme.
-¡No me da la gana!...-le suelto.
-…¡no has tenido suficiente con rechazarme, e insultarme a
través de un agente de seguridad, sino que continúas como tu
cometido!…-ahora se hace el ofendido. ¡Menuda jeta tiene!-
¿Hasta cuándo vas a seguir castigándome?
-Hasta que deje de comportarse como un…
-¡Basta!
Pego un respingo en el asiento del copiloto.
-¡No hace falta que me grite, no estoy sorda…!
-A veces lo pareces…-le envío una mirada asesina-…está bien,
no he venido a discutir sino a tratar de arreglar lo nuestro…-
¿Lo nuestro?- No me mires así. Ambos sabemos que ha habido
algo más que sexo entre nosotros, y no te atrevas a negarlo.
Me dan ganas de abofetearlo por cínico.
-Sí, claro…¡ha habido mentiras! ¡Una detrás de otra! Ahora abra
la puerta. Quiero irme a casa… -no mueve ni un solo músculo de
su cuerpo.
Intento abrirla, inútilmente, solo para focalizar mi rabia y
enojo.
-¿Quieres calmarte?
-¡No quiero!
-Te dije que lo sentía…¿qué más quieres que haga?
-¡Quiero que me deje en paz!
Aprieta su mandíbula, su rostro denota una enorme furia.
Acelera rudamente el coche. Y es cuando siento que estoy,
totalmente, perdida por culpa de este granuja sin escrúpulos.

Las puertas del ascensor de su ático se abren de par en par. El


capullo me tiene esposada, ya que quise huir nada más apearme
del coche. Tira de mi codo como si yo fuera su prisionera. ¡Dan
ganas de darle una patada en los huevos!
Cruzamos el pasillo, y sin yo quererlo, me invade una oleada de
recuerdos justamente cuando llegamos al salón. El muy sibarita
ha ordenado que lo remodelen como las demás estancias. Hay
muebles y alfombras de incalculable valor económico, y cortinas
de ensueño. Impera el color marfil al igual que suelo reluciente
de mármol. Imagino que Linda estará detrás de la remodelación,
aunque no nos ha dicho nada a Andrea y a mí. Bueno, rara vez lo
hace, pues siempre ha tendido a la discreción con todos sus
clientes…
-¿Te gusta?-Cierro la boca-.-Eso es un sí…-dice riendo.
¡Qué loco está, Dios mío!
Me lleva a la cocina, la cual, también, ha sufrido una increíble
transformación. Los muebles son de color champagne. Me
sorprende no ver a Grace por ninguna parte. Me da el arrebato,
y le pregunto por ella.
-La despedí.
-¿Qué?…-me sienta sobre el frío mármol de la amplia isla.
-La señora Grace sabía cuáles eran mis normas, y prefirió
saltárselas. Así que no trabaja para mí.
Sus ojos se posan en mis labios. Me roba un beso. Algo que me
disgusta.
-Estoy segura que Grace siempre ha respetado sus famosas
normas…-de mierda quiero añadir, pero rehúso.
Se encoge de hombros. Me crispa su prepotencia e
insensibilidad.
-Me gusta la puntualidad. Algo que ella no respetó…-me explica.
Posa sus manos a ambos lados de mis caderas.
-A veces, las normas están hechas para romperlas, más aún con
personas tan agradables como Grace.
Toca, distraídamente, mis labios con la yema de sus dedos
largos y gruesos. Finjo calma cuando no es así, pues mi corazón
bombea fuertemente mis costillas. Me perturba su cercanía, y el
modo con cree tener derecho sobre mí. ¡Ojalá pudiera alejarme
de él! Pero sé que me seguiría allá donde vaya.
-Si llegara a romper una de ellas, ¿qué me darías a cambio?- Su
voz suena grave, y profunda.
Su mirada denota un insólito deseo, que me corta la
respiración, pero me sobrepongo poniendo una barrera entre
nosotros.
<<No se detendrá hasta lograr tenerte, dice mi conciencia.
-No lo sé, aunque ¿qué le gustaría a usted?
Arquea, inquisitivamente, una ceja oscura.
-Primero tutéame. Segundo no trates de pasarte de lista
conmigo o estas manos sueltas harán un buen trabajo con tu
hermoso trasero…-¡Joder! -…tercero, quiero desnudarte,
acariciarte, y masturbarte, y luego follarte hasta que ambos
quedemos sin fuerzas. Lo llevo deseando desde que te fuiste de
mi lado.
Siento la garganta seca, pero, me recupero ante su incipiente
charlatanería de seductor nato. Seguro que ha usado el mismo
discurso con todas las que se ha tirado en un momento dado de
su vida.
-...me fui de tu lado porque me diste motivos para ello. De no ser
por tu amigo jamás habría descubierto tu oscuro juego de
seducción.
Me mira como si le acabaran de arrojar un cubo de agua fría
encima, pues no esperaba semejante respuesta. Es más, alza el
mentón, aprieta la mandíbula.
-…no te mentí al decirte que te deseaba y que disfrutaba con tu
compañía…-dice a la defensiva-. Has de saber que Bomer, y yo,
ya no somos amigos. Le despedí como a la señora Grace.
-Y ¿pretendes que me lo crea?
Plisa, deliberadamente, el ceño.
-…es la verdad. Le prohibí que se acercara a ti, y mucho menos
que conversara contigo, pues es muy zalamero…- ¡igual que tú!
Pienso-… pero prefirió hacerlo presentándose, aquel día, en el
ático. Lo peor fue que me confesara, que le gustó mirarte,
mientras dormías en el sofá…
¡Oh, Dios mío! ¿Qué clase de depravado es Bomer?
-Y por eso le diste una paliza ¿no?…
-Le habría matado si no fuera porque mi móvil sonó a tiempo.
Momento que aprovechó para huir como una rata después de
rogarle a Leonard que activara el ascensor…
Me quedo perpleja ante su manera de solucionar los
problemas. Prefiere usar los puños antes de dialogar como una
persona civilizada, ¿por qué será?…
-No debiste de haberle golpeado.
-Estaba furioso. ¿Qué querías que hiciera?
Ya se está inquietando. ¡Menudo temperamento tiene!
-…¡moderar tu genio…!
-Lo creas o no, llegué a contar hasta tres, pero me provocó con
su molesto comentario.
Niego con la cabeza…
-¿Cómo has podido mentirme de este modo?..-Le suelto.
Eso es algo que me he estado preguntando día y noche.
Se mece el cabello.
-Pensaba contarte la verdad.
-¿Ah, sí?…¿cuándo?
-Iba...iba a hacerlo tan pronto como solucionara lo de Vaugh,
pero tú ya te habías ido. Intenté localizarte pero no hubo
manera, así que me puse en contacto con Linus. Fue él quien me
dijo que estabas en el servicio de urgencias. Quise ir a verte,
pero me aconsejó que no lo hiciera.
-…y ¿por qué no me contaste la verdad antes? Así me habría
ahorrado tanto sufrimiento.
-Tenía miedo…-musita.
-¿Miedo? ¿Tú?...-hay cierta pulla en mi pregunta.
-¡Sí, joder!...-exclama impaciente-. Me asustaba la idea de
perderte, por eso guardé silencio durante el tiempo que
estuvimos juntos.
Y yo debo de creerle…¡ja!
-Y…¿qué me dices de la detención de Bauer, y el contrato de
confidencialidad? ¡Me engañaste en eso, también! Bueno, ¡en
todo!-Elude mi mirada.
Parece molesto, como yo cuando me enteré de que se había
estado mintiendo y riendo de mi.
-No quiero hablar de ello.
-¡Pues yo sí, dado que he sido la más perjudicada de toda esta
historia!…-lo sabe solo que guarda silencio, lo cual me
desquicia-. ¡Por Dios! ¡Confié a ti!
-¡Está bien! ¡Te embauqué, actué vilmente, y lo siento! Estas
últimas semanas han sido un verdadero tormento. Te he echado
muchísimo de menos…-acaricia mi mejilla con la yema de sus
dedos. Mi cuerpo traidor se remueve, incomprensiblemente,
pero me sobrepongo como mejor puedo y sé-…no quise hacerte
daño, nena.
Trata de besarme, pero le hago la cobra…
-Pero lo hiciste, pese a que sabías que no estaba interesada en la
fortuna de David, ni en la de nadie, pero imagino que te
divertiste de lo lindo sobre todo cuando me follaste a tu antojo
Aparta, rudamente, la mano de mi mejilla.
-¡No digas eso! Aquel momento fue perfecto. Me fascinó que te
entregaras a mí en cuerpo y alma.
Y ¡una mierda!
-Sí, claro…-le digo sarcásticamente.
-¿Por qué no me crees?-Dice hastiado.
-Porque me diste razones para ello-le digo encaramándome con
él.
Se mece el cabello. Maldice.
-¡Vale! Estás en tu derecho de enfadarte, incluso de odiarme,
pero tienes que saber que David me prometió que su fortuna
pasaría a manos de la familia, pero no fue así. Descubrirlo me
irritó muchísimo…¡entiéndeme!
No me extraña. Hay muchísimo dinero en juego, pero eso no le
daba derecho a hacer lo que me hizo, porque no me lo merecía.
- Y ¡por eso ideaste un plan para seducirme! ¿No?
Niega con la cabeza, ligeramente, pesaroso.
-No es como tú crees.
-¿Ah no? De todas las maldades que me has hecho esta es la
peor. ¡Tuve a mi familia y amigos en un sin vivir cuando solo
tenías que haberme explicado la situación, y gustosamente, te
habría devuelto la herencia sin necesidad de que me mintieras!
Se queda callado durante unos minutos. No tiene argumentos
para rebatirme porque sabe que estoy diciéndole la verdad.
-Sé que todo lo que te diga no va a cambiar las cosas, y lo único
que me queda es pedirte perdón por todo el daño que te haya
podido causar -dice con un irreconocible tono de voz.
Y ¿qué se supone que debo de contestarle ahora?
¿Ablandarme? ¿Perdonarle?
No.
Sigo con el plan trazado por Linus.
-…¿cómo puedo confiar en ti? ¿Cómo sé que no vas a volver a
mentirme?
Me mira con ternura a los ojos. Coge mis manos, las besa por
turnos. Este gesto no logra conmoverme ni mucho menos.
-Te lo iré demostrando con el día a día. Tan solo quiero que me
des otra oportunidad.
Este se cree que soy idiota. Se va a enterar.
-Si tanto la quieres, empieza por contratar a Grace, y arreglar lo
tuyo con Mark.
Se aparta, inopinadamente, de mí.
-¿Te has…has vuelto loca? No voy a contratar ni arreglar nada
con nadie…-dice con un destello de orgullo en la mirada, muy
propio de su carácter.
-Vale, no lo hagas, pero quítame las esposas-. Le digo sin
alterarme lo más mínimo.
Parpadea atónito.
Me apeo de la isla como mejor puedo. Cojo mi bolso con ambas
manos. Ya veré el modo de despojarme de las esposas.
-¡Está bien!...-me arrebata el bolso, y me vuelve a sentar en la
isla-. Pero no te muevas de aquí, voy a prepárate algo de comer.
¡Qué considerado! Pienso satíricamente.
Prepara el sándwich. Coge del frigorífico la lata decoca- cola
Zero, que vierte en un vaso. Se acerca a mí.
-Abre la boca…-muerdo el sabroso sándwich de atún, lechuga,
tomate, y mahonesa. Mastico, y trago. Me paladeo
distraídamente…- no hagas eso...-me ordena ronco. Lo vuelvo a
hacer solo para importunarlo-. Estate quieta...-deja la mitad del
sándwich en el plato. Me da un trago del refresco-. Así que
quieres que contrate a la señora Grace, y perdone a Mark.
Deja el vaso sobre la isla.
-Sí.
Esboza una bonita sonrisa, que eludo, pues no deja de ser un
truhán de mucho cuidado al que hay que darle un escarmiento
por listillo.
-Emma, “La Buena Samaritana”.
¡Prefiero serlo a engañar a los demás, capullo!
Suena mi Sony. Toma mi bolso. Rebusca el celular. Me lo da. Es
mi hermano. Si él supiera con quién estoy, seguro que vendría
volando. Nos saludamos para poco después formularme la
pregunta del millón…
-Con una amiga.
El enemigo arquea, sorpresivamente, una ceja.
-Vale, pero no tardes en volver a casa. Espera, Linus quiere
hablar contigo…
-Está bien…¡hola, mi amor!...-Lucifer me acaba de quitar el
teléfono de las manos…
¿Qué hace?
-¿Quién coño eres?...-carraspea-…¡oh! Sí, espera…-me da el
teléfono, recoge la isla.
-…menudo carácter…-dice Linus-…y, bien…¿has empezado a
jugar?
-Sí, aunque ya ajustaremos cuentas tú y yo…¿por qué le has
dado mi número de teléfono?- Cuchicheo.
-Amenazó con estrangularme si no lo hacía.
-Y ¿le creíste?
-Cariño, ese hombre es muy impulsivo y temerario. Como
comprenderás, tenía que salvar mi cuello.
Lucifer viene hacia mí.
-…busca dentro del cajón de la mesita de noche. Lo dejé ahí.
-…hazle creer que te tiene; fóllatelo si es preciso…-dice mi
amigo como si ello fuera coser y cantar-…¡ciao, amore mío!
-Ciao.
Don Gruñón me despoja del móvil. Lo apaga, y guarda en mi
bolso. Toma el suyo de malas maneras. Agita su dedo sobre la
pantalla táctil del teléfono. Me lo da, le miro enigmáticamente.
-Dile a la señora Grace que vuelve a estar contratada…-activa el
manos libres.
¿Por qué yo, y no él?
<<Porque es un engreído de mierda, y no deberías de tirártelo
sino largarte cuanto antes, dice mi conciencia.
Ya me gustaría a mí, pero he de terminar lo que he empezado.
-Buenas noches, señor Crawford…-saluda Grace con voz
temblorosa.
No quiero pensar en cómo la trataría aquel día, porque se
revuelve mi estómago.
- ¡Hola, Grace! Soy Emma Taylor… ¿te recuerdas de mi?
-Oh, sí...¡hola, Emma!… ¿cómo estás?
Su voz suena, ahora, alegre…
-Bien, gracias y ¿tú?...
Lucifer me acaba de arrebatar el móvil de las manos. Habla con
Grace en un tono autoritario. Su disculpa suena muy fría, pero,
al menos, he logrado someterlo a mi voluntad, lo cual que me
hace sentir, terriblemente, poderosa.
Cuelga, y deja el Samsung sobre la isla.
-Ahora tu amigo.
-Borré su número.
-Crowe debe de tenerlo.
-Hablaré con Mark tan pronto como tenga ocasión…-me dice,
mientras me baja la falda, y las braguitas de color rojo.
Pues sí que está ansioso por follarme, me digo, mientras hago
tripas corazón, lo cual me cuesta la vida misma, pero todo sea
por ganarle la partida.
-¿Cómo…cómo sé que cumplirás con tu palabra?
-Confía en mí…-me ha quitado las esposas, masajea mis
muñecas, las besa por turnos.
Desabrocha los botones de mi blusa, la cual me quita, y deja
caer al suelo de la cocina. Hunde su cara en el valle que separa
mis senos. Inhala mi fragancia. Acaricia mi piel con su lengua
húmeda, besa la carne blanda de mis pechos. Jadeo…Alza su
bello rostro hacia mí. Sus ojos brillan increíblemente. Toma mis
labios entre los suyos. Suena su móvil, lo tantea. Lo apaga, y lo
deja en una esquina de la isla. Su lengua paladea mi boca, y es
ahí cuando nos perdemos en ese universo de sensaciones que él
y yo conocemos, solo que esta vez yo llevo las riendas del juego.
Enrosco mis piernas alrededor de su cintura. Acaricia mis
muslos hasta posar sus manos en mis nalgas. Las amasa. Hundo
mis dedos en su espesa cabellera oscura. Ahondo más en el
beso. Jadea contra mi boca. Me desabrocha el sujetador. Toma
mis pechos en sus manos, roza con los pulgares las delicadas
cimas. Las lame y succiona…y luego vuelve a mis labios. Su
mano se pierde entre mis muslos, palpa mi sexo. Mi cuerpo,
comienza a arder de un modo alarmante, pero ¿cómo es
posible?
Le desnudo de cintura para arriba. Lamo su barbilla.
Mordisqueo su hoyuelo. Introduzco mi lengua en el interior de
su boca. Exhala un profundo gemido, cuando mis dedos
acarician su falo. Posa su mano sobre la mía para detenerme.
Parpadeo excitada.
-Se supone que iba a ser yo quien iba a proporcionarte placer, y
no al revés…-dice, mientras se descalza con destreza…
-¡Qué más da quien sea de los dos! Lo importante es que ambos
disfrutemos...-mordisqueo su labio inferior.
<<¿Cómo puedes decir algo así, insensata? Ruge mi conciencia.
La silencio basándome en mis circunstancias.
Me las ingenio para liberar su pene grueso…y caliente. Lo
masturbo sutilmente. Jadea contra mis labios. Bajo de la isla. Me
arrodillo para saborearlo. Acaricio, y paladeo sus testículos con
la lengua. Gime, flexionando, un poco, las rodillas. Me tomo mi
tiempo en lamerlo de arriba abajo, de abajo a arriba. Lo chupo
hasta que, posteriormente, se abandona. Trago su esencia, que
baja caliente por mi garganta. Me levanta del suelo. Sus manos
se posan en mis nalgas, las cuales estruja, y azota, ligeramente.
Me vuelve a besar largo y tendido. Al cabo me hace girar. Me
aferro al borde de la isla. Siento el corazón latiendo a toda prisa.
Me abre las piernas. Sus dedos me acarician íntimamente. Frota,
y estimula mi sexo. Chillo inclinando el cuerpo hacia adelante.
Me mordisquear el lóbulo de la oreja…vuelvo a gritar cuando
me penetra de golpe. Gira mi rostro hacia el suyo. Devora mis
labios, mientras me embiste con gran maestría. Mi cuerpo vibra
voluptuosamente junto al suyo antes de que nos rompamos en
mil pedazos.
6
Ya está.
He hecho tripas corazón tal y como Linus me sugirió, y me he
tirado al enemigo, y me sorprende que lo haya hecho, porque lo
que es él, se ha quedado dormido después de los polvos que
hemos echado. Pese a ello, no me dejo conmover por el
momento, sino que me deshago de su abrazo, y me levanto
como puedo de la cama. Tengo el cuerpo adormecido, pero
siento un agradable hormigueo en la entrepierna…¡qué
barbaridad!
Salgo del dormitorio con sigilo. Bajo las escaleras. Cruzo el
salón, cuyas cortinas están echadas. Llego a la cocina donde está
mi ropa esparcida sobre el parqué. Me visto a toda prisa,
evitando escuchar mi conciencia, que gruñe ante esta absurda
revancha a la que no quiero renunciar sino continuar, pues si
sigo en esta línea seguro que le gano.
-¿Emma?
Mierda ¡qué poco le ha durado el descanso!
Y ¿ahora qué?
<<Seguro que querrá follarte, otra vez, me indica una voz
interna.
-Estoy aquí, en la cocina…- me oigo decir tomando mi bolso, y
los zapatos.
Asoma luciendo solo la ropa interior. Me fijo en su
abultadísima entrepierna, y en la horrible cicatriz que tiene en
el costado. Trago saliva espesa.
-¿A dónde vas?
-A casa.
-Estás en ella, nena…-dice con intención de abrazarme, pero le
esquivo escurriéndome al salón.
Me sigue, mientras me pide que me quede a pasar la noche con
él.
-… Grace vuelve mañana…-le recuerdo a modo de desquite.
-…le daré el día libre, si eso es lo que quieres.
¡Qué considerado!
-¿Acaso no trabajas?...-me atrevo a preguntar.
-Le diré a Steel que cancele mi agenda. Así pasaremos el día
juntos, ¿qué te parece?…
Sonrío ante su respuesta.
-…me temo que será en otro momento. Gracias por la velada…-
doy unos cuantos pasos en dirección al ascensor. Me persigue.
Me giro-. No es necesario que me acompañes. Le pediré a
Leonard que active el elevador desde recepción…
Mi respuesta no le ha gustado.
-…¿por qué este inesperado deseo por irte? Quédate…
¡Ni hablar!
-Es medianoche, mi familia debe de estar esperándome…
-Telefonéales, y di que estás conmigo. Scott no pondrá pega; él y
yo hablamos la otra vez, y todo está solucionado.
¿Qué dice este?
<<Vuelve a mentirte descaradamente, ¡cuidado!
-No debiste haber ido a verle al trabajo. Esto era un asunto
privado que solo nos atañía a nosotros.
Da un paso hacia mí. Parece un gladiador con alma de pícaro.
-Necesitaba darle una explicación de lo que había pasado. Acabó
aceptando mis disculpas, aunque no me gustó que rechazara
todo lo que le ofrecí.
-Mi hermano, y yo no necesitamos de la caridad de nadie.
Siempre nos hemos valido por nosotros mismos.
Sonríe satisfecho.
-Eso es algo que admiro de vosotros, pero quería intentarlo.
Telefonéale, y dile que estás conmigo…-insiste, de nuevo.
Su sugerencia unida a su voz suave embelesa mis oídos,
aunque…
-No.
-¿Por qué? ¿Acaso temes que te regañe?...- dice socarrón.
-Te recuerdo que no necesito la aprobación de mi hermano para
pasar la noche con quien quiera. Yo ya soy adulta para decidir
por mí misma.
No sé cómo se las ingenia, pero siempre me saca de mis
casillas.
-Pues no lo parece. Es más, me sorprende que quieras irte
fingiendo que nada acaba de pasar entre nosotros.
No se le escapa nada.
-No soy de aparentar. Es solo que quiero irme a casa. No creo
que sea difícil de entender.
<<No sé cómo has podido enrollarte con el tío que más daño te
ha hecho, me espeta mi conciencia.
Tomo aire ante esa espantosa realidad…
-Yo creo que lo haces para mortificarme. Además no te he oído
decir que me hayas perdonado, lo cual significa que sigues igual
de resentida que al principio.
¡No se le escapa ninguna!
-No creo que hiciera falta hacerlo, porque no soy rencorosa.
-Mira por dónde, discrepo contigo.
-Pues no deberías, más que nada porque de serlo no habría
echado tantos polvos contigo.
Ríe descaradamente, mientras me arrincona contra una de las
paredes. Me mira con un incuestionable deseo.
Es…insaciable.
-Podríamos batir nuestro propio récord, ¿qué me dices?…-
resigue mis labios con el pulgar, luego los chupa exaltadamente.
Mi bolso ha caído al suelo. Me sube la falda hasta la cintura. Me
mete mano bajo la ropa interior. Me relamo.
-Sabes…he estado meditando sobre nosotros, y, lo cierto es que
quiero que seas mi novia.
¿Cómo?
<<No le creas.
Lame mi cuello.
-Pero…pero yo no…-me besa persuasivamente en los labios,
mientras su dedo entra y sale de mi vagina. Me veo en la súbita
necesidad de escurrirme de sus brazos solo para pensar con
claridad, y actuar en consecuencia. No espera semejante
reacción en mí: -…no quiero ser la novia de nadie. Solo busco
tener sexo, y del bueno…-le digo, mientras me bajo la falda, y
recojo mi bolso.
Ha arqueado una ceja.
-¿Sexo? ¿Con…con quién?
-¿Cómo que con quién? Con quién quiera.
…sí, estoy quedando como un auténtico putón verbenero, pero
forma parte del resarcimiento.
-No te creo.
-Es la verdad, pero, ¿sabes? Es algo tarde, y estoy agotada.
Hablaremos de ello en otro momento. Buenas noches.
Echo a andar.
-¡Espera!...-me ordena con voz imperiosa.
-¿Qué quieres?
-¿Cómo que qué quiero?…¿te…te das cuenta de lo que acabas de
decir?
Está tenso, y muy molesto. Y me alegro que así sea, pues ¿qué
pensaba? ¿Qué se lo iba a poner fácil?
-Perfectamente, y te recuerdo que no tengo ningún compromiso
con nadie.
Lucifer acaba de resurgir de las tinieblas.
-¡Es…es indecoroso, y más viniendo de ti, pues juraría que
dijiste que sólo querías follar conmigo!
-…aquella noche dije muchas incongruencias, porque
desconocía por completo cuáles eran tus intenciones. De lo
contrario jamás habría llegado tan lejos contigo.
Encaja esa, me digo a juzgar la expresión beligerante de su
rostro…
-¡Basta! Creí que ya habíamos aclarado eso, y el motivo que me
impulsó a actuar como lo hice.
Estoy a punto de reír, pero adopto una actitud seria.
-Solo quería recordártelo.
-¡¡No me recuerdes nada, joder!!
¡Menudo chorro de voz!
-¿Puedo irme, ya?
-¡No!...-frota su mejilla-…está bien, si lo que quieres es tener
sexo; yo te lo daré…
-…No sabes lo que dices.
-Sí que lo sé…
-No, no lo sabes. Sencillamente porque no creo que dejes a un
lado tus obligaciones solo para echar un polvo cada vez que a mí
me apetezca.
Me mira extrañado.
-No tendría ningún reparo con tal de follar contigo.
Intento no sentir ninguna clase de rubor.
-…y ¿si te acabas cansando?…-me asusta la seguridad y
templanza con que le estoy hablando…
-Pues haremos de la rutina algo especial… ¿aún conservas esa
lista que te envié por correo?...-estoy perdida-…aquella en la
que te mencioné lo que me agradaba y desagradaba hacer en la
intimidad. Yo conservo la tuya. He perdido la cuenta de cuántas
veces la he leído. Si quieres las modificaremos o añadiremos
cosas nuevas.
He de admitir que me sorprende su entrega, pero no deja de
ser por una razón muy simple: quiere tenerme cuando él quiera,
pero no se lo pondré fácil…
-Piénsatelo.
-Lo haré.
Me mira como si tratara de descifrarme. Adopto una pose
altiva.
-…no sé por qué, pero esta noche te estás comportando de un
modo muy extraño…y lo cierto es que no sé a qué se debe este
súbito cambio en ti.
-…¿será porque ya he visto a varios príncipes azules
convertidos en rana?…
Gruñe.
-¡No te muevas de aquí, te llevaré a casa…!- Exclama
desapaciblemente.
-No es necesario, pediré un taxi en recepción.
Se detiene en medio del pasillo. Gira sobre sus talones.
-¿Por qué coño te empeñas en apartarme de tu lado?
¡Ajá!
-No lo hago…- le respondo inocentemente.
-¡Entonces explícame qué narices pasa, porque no entiendo
nada!
-Ya te lo he explicado, solo busco tener sexo, sin ataduras…y no
me mires así, fuiste tú quien me lo propuso, mientras me hacías
creer que me deseabas.
-Y ¡hablaba en serio!…además, creo recordar que dijiste que
eres una mujer tradicional
-...dejé de serlo en el momento en que me entregué a ti.
Maldice perdiéndose por el pasillo.
Sonrío por lo bajo…

Linus me espera despierto en el salón. Nos retiramos al


dormitorio, donde me desvisto y desmaquillo. Luego uso el
baño. Me ducho en un santiamén. Apago la luz, vuelvo al cuarto
envuelta en una toalla grande. Me pongo la ropa interior. Tomo
del armario una camiseta prestada de Linus. Dejo la toalla sobre
el respaldo de una silla. Me meto en la cama. Mi amigo me
abraza, felicitándome por mi hazaña, aunque cree que no
debería de habérmelo tirado tanto y tan seguido.
-Quería que pasara la noche con él.
-Pues se ha quedado con las ganas- sí, le digo-. Scott estuvo
esperándote despierto. Tuve que sugerirle que se fuera a
dormir.
-Lo siento.
-Se preocupa mucho por ti, como todos.
-Me consta, pero tenía que mover mis fichas.
-Y le has vuelto a ganarle la partida a Lucifer.
-Bueno…digamos que se ha ido muy enfadado.
-Mejor, porque después de lo que le has soltado querrá volver a
verte, ya que ha dejado claro que no quiere compartirte con
nadie.
¡Ojalá!
-Me pidió que fuera su novia.
-Espero que no lo creyeras…-dice mi amigo con voz
somnolienta.
-No…
-Esta es mi Emme.
Bosteza. Le insto a que duerma…mientras mi Sony se agita
sobre la mesita de noche. Lo cojo. Se trata de un correo de
Lucifer. Me obligo a no leerlo. Una actitud un tanto extraña en
mí.
7
Aun en contra de cualquier pronóstico, he tenido que
refugiarme en mis seres queridos, porque necesitaba poner
cierto orden en mi interior, ya que las cosas entre Lucifer y yo
se han torcido drásticamente.
Sí.
Tal parecía que todo iba según lo previsto, pero no. El tío no ha
vuelto a dar señales de vida desde aquella noche. Y han
transcurrido cuatro días. Supongo que andará ocupado con su
imperio. ¡Qué si no explica dicha ausencia! Aunque no negaré
que he sentido deseos de escribirle un mensaje, pero he
resuelto ser prudente, y esperar.
Aquel correo que me envió hacía referencia a mi extraño
comportamiento con él. No le respondí, pues pensé que mi
indiferencia motivaría que moviera cielo y tierra para verme,
pero, hasta el momento, no ha sucedido nada por el estilo.
Y no deja de ser una situación muy curiosa, ya que primero me
pide perdón. Luego que confíe en él, y que sea su novia, para,
finalmente, desaparecer. Algo que no entiendo ni llegaré a
entender, aunque no pierdo la esperanza de que aparezca,
porque el tipo no puede ser más contradictorio, e inaudito.
8
Me gusta mi trabajo, así como mis compañeros con los que me
llevo de maravilla.
Sam es un tipo, aparentemente, fascinante. Es disciplinado, y
exigente. Tiene la rutina marcada: nos reunimos siempre a la
misma hora en la sala de juntas. Ahí intercambiamos ideas, y
opiniones sobre la revista, y, más tarde nos repartimos el
trabajo.
El ambiente es buenísimo. Casi diría que somos como una gran
familia. Nos ayudamos los unos a los otros, siempre desde el
respeto y la cordialidad, porque Andrea así lo ha establecido
años atrás. Su particular carisma, y su entrega le ha reportado
muchos premios, que exhibe en la estantería de su oficina. No
puedo estar más orgullosa de ella…
Dylan Caine y yo hemos vuelto a coincidir en uno de los
eventos de la semana. Admito que me sorprendió, y me encantó
verle. Acabamos tomando café en una acogedora cafetería cerca
de la redacción. Estuvimos charlando, largo, y tendido. He
descubierto que tenemos muchas cosas en común. Los dos
somos muy hogareños, y tradicionales. Nos gustan los niños, la
lectura, el cine... Quedamos en vernos tan pronto como
pudiéramos, pero solo como amigos, ya que acaba de salir de
una relación de la cual no quiso hablarme…

A John ya le han dado el alta. El médico le ha aconsejado


reposo absoluto, lo cual no ha tomado nada bien, pero ahí
estaba Linda para recordárselo cada vez que intentaba hacer
algún esfuerzo.
Linda le dio el día libre a Rosa. Fuimos nosotros quienes
cocinamos la suculenta cena, que degustamos junto al pedido de
comida japonesa. Preparé la tarta que le prometí a John, Andrea
se prestó a ayudarme. Me dijo que aún no se había hecho el test.
Le aconsejé que se tomara su tiempo.
9
Hoy, domingo, nos hemos ido a almorzar aLuke´s
LobsterenWest Village. Sirven los mejoresLobster Roll.
Andrea se ha unido a nosotros, porque Eddy ha ido a pasar el
fin de semana con sus padres al rancho. La veo, y me quedo sin
habla pues está comiendo con ansia.
-Sí, que hay hambre hoy…-dice Bianca refiriéndose a su marido
e hija, y a ella…
-Lo de Andrea es gula, aunque puede que acabe engullendo todo
el mobiliario, así que huid antes de que sea demasiado tarde…-
responde Linus suscitando la risa de todos.
-Muy gracioso, Linus Moore…
Alguien acaba de tocar mi hombro, me giro y…¡es Dylan!
¡Menuda sorpresa! Me digo, levantándome de la silla para
saludarlo. Le presento a mi gente. Acaba tomando asiento con
nosotros. Es un tío que cae bien a cualquiera. Sus modales son
perfectos.
-Me gusta para ti…-susurra Andrea.
La miro para que aparte dicho pensamiento de su mente, pues
no va a haber nada entre nosotros.
Linus consigue con su desparpajo ganarse la amistad de Dylan,
mientras mi hermano no hace otra cosa más que mirarle. Caine
ríe ante una ocurrencia de Linus, y al hacerlo se le forman dos
hoyuelos a ambos lados de las mejillas. Es un hombre alto, de
complexión fuerte, que viste a la moda, aparte de ser un tío
bueno en toda regla.
-Lánzate, Emme…- insiste Andrea.
La ignoro deliberadamente, lo cual motiva que someta a Dylan
a un tercer grado. Me veo en el deber de darle un puntapié bajo
la mesa, pero no consigo que cierre la boca.
-Emme nos ha dicho que eres deBath.
Caine se ha sonrojado. Se ve que le cuesta hablar de sí mismo
con las personas que conoce por primera vez.
-Bueno, pasé una temporada ahí, pero, en realidad nací enEssex
como mis padres.
Oh, eso no me lo ha contado.
-Bianca y yo hemos estado de viaje de novios enBath, y nos
fascinó la región así como su gastronomía, y costumbres…-
recalca Scott.
-…Los balnearios son geniales…-dice Caine, algo parco en
palabras.
-Nunca he estado en uno…-responde Linus mientras degusta su
almuerzo…- pero me gustaría ir.
Caine le aconseja que lo haga.
-…aunque el clima sea algo inestable en buena parte del año…-
añade.
-Lo haré tan pronto como pueda, más que nada por relajarme
un poco.
Se produce un extraño silencio mientras comemos.
-…y bien, cuéntanos algo de ti, ¿estás casado? ¿Tienes hijos?...-
Pregunta, de golpe, Andrea, alias ¨Metomentodo¨.
-…no…-ríe cohibido-…soy soltero, y, por lo que sé no tengo
hijos.
Risas.
-Eso nunca se sabe, amigo…-señala Linus.
Más risas.
-Emma, también, es soltera, y busca pareja…-dice Andrea como
si yo fuera muda.
¡La mato!
Dylan me mira confuso, pues no fue eso lo que le dije en su día
sino todo lo contrario.
-No le hagas caso, solo está bromeando…-le aclaro.
-No bromeo con un tema tan serio, y lo sabes…-dice molesta.
¡Hala!
-Emma es muy hacendosa, tiene muy buena mano para la
repostería, prepara los mejores dulces del mundo…-apostilla un
atolondrado Linus.
Deseo que la tierra me trague y no me escupa, pues ¿qué
mosca le has picado? ¿Acaso han perdido el juicio?
-Seguro que sí…-dice Caine, mirándome de un modo que me
sonroja.
¡Joder!
-…¿cuál es tu tarta favorita? La suya, y la mía es la de limón…-
prosigue Linus solo para sacarme más los colores.
¡Qué tío!
-No tengo ninguna en especial, pero admito que me gustan los
dulces, en general…
-A Emme, también…-dice Andrea.
Mi hermano y su esposa siguen la conversación sin dejar de
sonreír. Parece como si se hubieran puesto todo de acuerdo.
¡Qué vergüenza!
-¿MásLobster Roll?...-pregunto para desviar la conversación.
-¡Yo!...-dice, enérgicamente, Emily.
Apuramos el almuerzo hablando de otros temas. Dylan va
soltándose, poco a poco hasta ser parte del grupo, quien lo ha
acogido gratamente, y él encantado de que así sea. Nos
despedimos de Caine horas más tarde porque ha de hacer una
gestión.
Volvemos a casa sobre las nueve. Me descalzo nada más cruzar
el umbral de la puerta. Andrea me imita. Mi cuñada y hermano
atienden a sus hijas. Linus habla por teléfono.
-Hemos pasado una tarde espléndida. Jamás había reído tanto, y
tan seguido...-dice Andrea dejándose caer en el sofá.
-No me lo recuerdes, ¿quieres?
-¿Por qué?
Se hace la nueva.
-¿Cómo que por qué? Parecía como si os hubieseis puesto de
acuerdo, todos. Nos habéis sacado los colores a Dylan y a mi…
¿en qué estabais pensando?-Le regaño.
Ríe como una niña…
-En ti, y en lo tonta que eres al no querer lanzarte. El tío vale un
montón-. ¡Ya estamos, otra vez!-. La vida son oportunidades, así
que no la dejes pasar…
La miro para, finalmente, contarle mi encuentro sexual con
Lucifer.
-Sigo pensando que es algo peligroso por más que el capullo
merezca un escarmiento.
Lo sé.
-No puedo dar marcha atrás…-le digo, tristemente.
-Oh, Emme…ese tío no va a reportarte nada bueno, solo
problemas. Así olvida la maldita revancha, y apártate de él.
Eso quisiera yo, pero no me dejaría en paz ni aunque lo
fusilen.
-Asumiré las consecuencias, pero, al menos, permíteme darle un
ligero tirón de orejas.
Andrea no parece muy convencida, pues le comento que llevo
días sin saber de él.
-…y ¿qué vas a hacer?
-Esperaré a que reaparezca. Luego seguiré jugando mis propias
cartas.
-Si eso, llámale, y apura cuanto antes tu revancha, pero
quítatelo de encima.
Ello sería lo ideal.
-Ya te digo que voy a esperar, pues no quiero precipitarme.
-Como quieras, aunque quiero enseñarte algo…-coge su móvil,
agita la mano sobre la pantalla táctil. Activa la grabadora-
…recibí este audio hace meses solo que no sabía cuándo
mostrártelo.
Me pasa el teléfono, y se escucha una voz distorsionada que
habla sobre la¨La Laguna¨, la mansión de Bomer. La persona
describe orgías, drogas y alcohol. Algo de lo que Andrea ya me
habló en su día. Soy incapaz de seguir escuchando, porque se
me remueve el estómago. Le devuelvo el móvil, lo guarda en el
bolso.
-¿Esta es la fuente de la que me hablaste aquella vez?
-Sí, aunque no sé cómo ha conseguido mi número de teléfono.
-Cualquiera que lo tenga se lo habrá dado.
-Puede ser, pero me muero de ganas por saber quién es la
persona de la voz distorsionada. A veces creo que es alguien
cercano al entorno de Bomer, pero puedo estar equivocada.
Mi hermano ha ido a bañar a sus hijas. Bianca se han puesto
delante de los fogones para preparar la cena. Linus sigue liado
con su llamada de teléfono.
-…¿sabías que Lucifer ha despedido a Bomer?
Andrea pone cara de incredulidad.
-…¡qué raro! Ambos siempre han sido como uña y carne. Y sé
que todo lo que estás haciendo se debe a un hecho en concreto,
y me siento orgullosa de que tengas la valentía de plantarle cara
al mayor sinvergüenza, que jamás hayamos conocido, pero sigo
pensando, que deberías de desistir, pues puede que se te vuelva
en contra. Así que ten cuidado, ¿vale?
Las palabras de Andrea han calado hondo en mí.
-Descuida, lo tendré.
Se produce un silencio.
-He averiguado que el padre de Bomer era alcohólico, y que su
madre se suicidó. Y que tras ello, el tipo pasó parte de su
infancia en centros de acogida hasta que Natasha Crawford lo
acogió como uno más de la familia.
<<…creció al lado de un padre alcohólico y violento el cual le
amargó la existencia.
-Lucifer me habló solo del alcoholismo del padre de Bomer.
-Es extraño, pero Crowe, Bomer, y él tienen por norma no
hablar de la vida privada de ninguno de ellos.
-Quizás lo hiciera para desviar mi atención. Tiene esa habilidad.
-Supongo.
-¿Te ha hablado, alguna vez, Miranda de¨La Laguna¨…?- Me oigo
decir.…
-No mucho, salvo que fue ahí donde conoció a Lucifer. Mark los
presentó en una de sus fiestas. Al parecer, se enrollaron esa
misma noche.
-No me extraña, los dos tenían cierto feeling entre ellos…-le digo
evitando que me afecte.
Andrea se ha recogido el cabello con una horquilla que ha
tomado del bolso.
-…¿sabes? Resulta curioso que Lucifer no tenga ni una sola
multa de tráfico cuando es un corredor nato…
-…su tío es capitán de policía…-le recuerdo.
Mi amiga entorna los ojos…
-…sigo creyendo que Caine es un buen partido para ti, así que
espabila o te quedarás a vestir santos…
-Solo somos buenos amigos…
-Deja a un lado la amistad, y lánzate…
-No, gracias…-le respondo, mientras me pongo en pie para ir al
baño…

Hace una hora que Andrea se ha ido a casa de sus padres. Le


hemos propuesto quedarse, pero dice echar en falta a John.
Me acabo de dar una ducha. Llevo puesto el pijama. Me he
metido en la cama, justo cuando recibo un correo de Lucifer que
me deja en shock.

De: Alexander Crawford


Fecha: 26 de Mayo de 2013 23:30
Para: Emma Marie Taylor
Asunto: Relaciones carnales sin ataduras
He estado meditando en lo que hablamos la otra noche, y mi
respuesta sigue siendo la misma a no ser que hayas cambiado
de parecer, ahora que andas ocupada con el guaperas de tu
amigo….o ¿debo de llamarlo nueva distracción?
Alexander Crawford
Presidente de Crawford Agency Group.
Presidente de Crawford Corporations & Holding TLC.
Presidente de Crawford Yard´s Company.

-¡Maldito cretino!…
-Deja que adivine, Lucifer ha dado señales de vida...-dice Linus
entrando por la puerta, la cual cierra para meterse en la cama.
-Sí…-le respondo sin excesiva alegría.
Linus aplaude entusiasmado. Le paso mi móvil. Lee el correo...
-El tipo quiere saber qué hay entre tú y Caine…¡genial!
-¿No me digas?…
-…anda, escribe lo que yo te dicte, a continuación…-dice en uno
de sus arrebatos -. De Emma Taylor, escribe la fecha, y la hora…-
lo hago en un santiamén-…para Alexander Crawford. Asunto,
dos puntos, relaciones carnales sin ataduras…escribe debajo;
yo, también, he estado reflexionando, y lo cierto es que no sé
por qué polla decantarme, si por la tuya o por la de mi nuevo
follamigo…
Dejo de escribir…
-¡Linus!...-le regaño roja como un tomate.
-Shhhh, sé lo que me hago, sigue escribiendo…-retomo la
escritura muy a mi pesar-…añade un emoticono sonriendo…a
ver, deja que lea…-le devuelvo el móvil, anota algo más…- Emma
Taylor, ayudante de dirección en Magazine´s…- Le da a la tecla
de envío…-…te contestará en menos de lo que piensas.
Lo miro vacilando.
-Esto no le hará ninguna gracia.
-Eso es lo que queremos, cariño…
-Reza porque no se presente aquí hecho una furia.
-No lo hará, créeme…
Suspiro, mientras llega la respuesta.
La leo en voz alta:

De: Alexander Crawford


Fecha: 26 de Mayo de 2013 23:37
Para: Emma Marie Taylor
Asunto: Relaciones carnales sin ataduras

-Una pregunta…- quiere saber Linus.


-¿Qué?…
-¿Le has comido, alguna vez, la polla a Lucifer?...-Le doy una
colleja-¡Ay!…-se frota la nuca.
Sigo leyendo:

Si es por una cuestión de tamaños, y calidad me llevo todos


los honores. ¿Acaso has olvidado que…

Continuo leyendo para mi fuero interno. Siento las mejillas


ardiendo…
-¿Qué ha escrito?…-le doy el móvil a Linus.
Lee en voz alta…
…fui el primero en desvirgarte, y proporcionarte los mejores
orgasmos de tu vida? Además, siempre logro que te corras
varias veces consecutivas.

-...a todos les gusta alardear de ello. No le hagas caso…-dice


Linus asqueado…
Sigue leyendo:
Alexander Crawford
Presidente de Crawford Agency Group.
Presidente de Crawford Corporations & Holding TLC.
Presidente de Crawford Yard´s Company.

No tardamos en responderle. Linus relee lo que acaba de


redactarme de viva a voz:

De: Emma Taylor


Fecha: 26 de Mayo de 2013 23: 40
Para: Alexander Crawford
Asunto: Relaciones carnales sin ataduras
Dicen que las comparaciones son odiosas, pero para serte
franca, los orgasmos que me proporciona mi nuevo follamigo
son mucho más intensos, placenteros, y húmedos que los tuyos;
los disfruto jadeando como una pe
Emma Taylor
Ayudante de dirección en Magazine´s

Choco la palma de mi mano contra la de mi amigo. ¡Qué tío!


Esta vez, Lucifer no me envía un correo sino un sms:

¡¡Ahórrate tu maldita franqueza y….decídete ya!!


¡¡Joder!!

-…no le contestes, déjale con la intriga. No tardará en


telefonearte…-dice Linus tumbándose en el cama…
Dejo el móvil, el cual vibra. Es él…¡no me lo puedo creer!
-…mañana, te volverá a enviar otro correo, mientras, continúa
con tu amistad con Caine…
-Vale...
-Si haces, exactamente, lo que te digo, no solo ganarás la
revancha sino que lo tendrás rendido a tus pies, incluso te
pedirá matrimonio, y entonces tú, le dirás que no, pero solo
para chincharlo, porque me consta que el cabrón te pone a
pesar de todo…
-Linus, yo no…
-No hace falta que te excuses, pues me basta con mirarte a los
ojos para saber que estoy en lo cierto. No negaré que no solo te
engañó a ti, sino a mí, también, pues deposité mi confianza en
él…pero, no se lo vamos a poner fácil, ¿verdad?...
-No…
-¡Esta es mi niña!...
-Pero has de saber que el matrimonio no entra en los planes de
Lucifer…-le digo, de repente.
-…¡grandes torres han caído! Créeme, mi amor.
10
Son las nueve de la mañana, y estoy en plena reunión de
trabajo.
Mi Sony lleva un buen rato vibrando sobre la mesa. Se trata de
Lucifer, y su intransigencia. Sam me mira. Carraspea. No me
queda más remedio que apagar el móvil hasta que finalizamos.
Andrea no ha venido a trabajar porque no se encuentra bien,
le he respondido con un mensaje deseándole una pronta
mejoría. En cuanto pueda iré a visitarla, dado que hoy tengo la
agenda completa.
Una vez en mi oficina, enciendo y chequeo mi Sony: más de
una docena de llamadas perdidas de Lucifer, y un correo en el
que quiere saber cuál es mi decisión. Telefoneo inmediatamente
a Linus, quien a esas horas debe de estar despierto…
-¿Escribo eso nada más?...
Dana, mi compañera, acaba de asomar por la puerta.
-Te espero en la calle…-murmura.
Levanto el dedo pulgar de mi mano izquierda…
-Sí…déjale con la intriga…- dice Linus, mientras mastica.
-Vale, te quiero…
-Y yo a ti, ciao…
Cuelgo. Escribo y releo el correo.

De: Emma Taylor


Fecha: 27 de Mayo de 2013 09: 30
Para: Alexander Crawford
Asunto: Relaciones carnales sin ataduras
Indecisa.
Emma Taylor
Ayudante de dirección en Magazine´s

Le doy a la tecla de envío. Y aguardo un poco: no obtengo


respuesta…
Recojo mis pertenencias, salgo con pasos presurosos de mi
oficina. Dana me espera en suRenault Fluence de color rojo. Es
una mujer muy locuaz, pero con un gran sentido del humor.
Está separada, y tiene un hijo de siete años cuya foto me enseña
en el salvapantallas de su móvil. Le digo que se parece
físicamente a ella. Sonríe feliz…
Entre evento y evento, nos colamos en un establecimiento de
comida rápida. Comemos con suma presteza, mientras chequeo
mi móvil. No hay ningún correo del susodicho, lo cual me
sorprende, pero deduzco que estará nuevamente ocupado. Una
vez que acabamos de almorzar, volvemos a la redacción. Dana
me pasa la entrevista para que la transcriba. Entro a mi oficina,
y ¡la leche! Ahí está Andrea sentada en la silla. Tiene el rímel
corrido, se nota que ha estado llorando, pero ¿por qué?…
-Oh, Dios mío… ¿qué te ha pasado?...-le dijo dejando el bolso, y el
cuaderno sobre mi mesa…
No puede hablar. Solo acierta a darme el predictor teñido de
rosa. Ahogo un chillido. La abrazo feliz. Sorbe por la nariz…
-…quería mostrártelo en persona.
-Gracias, cielo…pero ¿lo sabe tu familia?
-Eddy ha hablado con ellos, no podía articular palabra alguna de
la propia impresión. Voy ser mamá, Emme…- sonríe entre
lágrimas.
-Y vas a ser la mejor del mundo, cariño…-se las limpio con los
pulgares…
-¿Tú crees?
-Sí…
-En estos momentos soy un cúmulo de emociones
entremezcladas. Estoy feliz, asustada, triste…
-Ya lo creo, solo hay que verte…
Suspira…
-…no he recibido ninguna llamada por parte de los padres de
Eddy, debe ser que no hay demasiada cobertura en el rancho…
¿Por qué tengo el presentimiento de que esa no es la razón?
-Ya te llamarán en cuanto puedan…
-Eso mismo me ha dicho Linda. Papá ha sugerido que lo
festejemos todos juntos, ¿qué te parece?…
Suena mi Sony.
-Discúlpame.
Es Caine. Descuelgo. Me pregunta cómo estoy, le respondo que
bien. Miro a Andrea quien me hace un gesto para saber quién es,
se lo digo en voz baja…
-…te llamaba para saber si te apetecía salir esta noche, tengo
una reserva enCipriani…-su voz denota cierta tristeza.
¿Qué le pasa?
-Oh, esto lo siento. He quedado con Andrea y su familia…-miro a
mi amiga, quien me alienta a que vaya con él-…bueno, parece
que ha habido un ligero cambio de planes…
-Estupendo, pasaré a recogerte a las nueve. Dame tu
dirección…-se la doy de viva a voz.
-¿Dylan?
-¿Qué?
-¿Te pasa algo? Tu voz suena afligida.
-No…bueno, me acaban de despedir del trabajo, pero no tiene
importancia.
¿Cómo que no?
-Lo siento...
-…no pasa nada…hablamos luego, ciao.
-Ciao.
Colgamos.
Me acaba de entrar el bajón, pues sé que tras su despido está
Lucifer. ¡Quién si no!
-¿Qué pasa?- Le cuento a Andrea lo sucedido.
No le extraña.
-…Lucifer ve en Caine a un gran rival, y por eso quiere
desbancarlo.
- Y ¿ordena que lo despidan?
-Podría haber sido peor.
Me santiguo.
-En fin…diviértete esta noche, quedaremos en otro momento…-
se pone en pie.
Me da un beso en la mejilla antes de salir.
Regreso a casa a las seis y media. Juego un rato con mis
sobrinas, mientras converso con mi familia. Luego me escurro al
cuarto, Linus me sigue detrás, pues intuye que tengo que
contarle algo. Lo hago. No le sorprende que el enemigo haya
despedido a Caine.
-…pero es injusto…
-…ya, pero Lucifer quiere deshacerse de él al precio que sea,
porque cree que te lo estás follando…-me dice, mientras elijo
qué ponerme.
- Y ¿qué se supone que debo de hacer?
-Nada, mantente al margen.
-Pero no puedo, Caine es mi amigo.
-Lucifer cree otra cosa distinta por eso lo ha despedido.
Acabo de coger un vestido de licra, y encaje en los bordes. Se
lo muestro, pone cara de asco.
-…sencillez y comodidad…-toma otro del armario…-este es
ideal, no dice: “¡eh, tú, Caine arrimar tu cebolleta a mi culo!”-
Estallo en una fuerte carcajada…-lleva lencería sexy por si
acaso.
-No tengo ninguna intención de tirarme a Caine.
-…eso nunca se sabe hasta que pasa…-es verdad-…prométeme
que me dirás cuanto le mide.
-No voy a decírtelo, ni mucho menos voy a comérsela si es eso lo
que quieres saber…
-A Lucifer se la comiste…-dice pícaramente, me ruborizo-…por
cierto…¿cómo la tiene? ¿Larga y gruesa…? ¿Pequeña, pero
juguetona…? O ¿silenciosa y aburrida…?...-me niego a contestar-.
Dímelo…¡por fa!... -¡qué pesado! Le indico el tamaño-. ¡Joder!
Eso es un macro cipote en toda regla…
Pongo los ojos en blanco. Dejo a Linus que elija la lencería. Voy
al baño para depilarme con laBraun Silk epil. Me hago la cera en
los bigotes. Me depilo las cejas. Todo en un tiempo récord. Linus
me ha alisado la melena. Luzco un vestido negro, me he subido a
unospeep toes rojos. Llevo maquillaje suave, eso sí me he
pintado los labios de rojo pasión. Me perfumo…
-¿Qué tal estoy?
-¡Divina, mi amor!...
Linus me hace fotos con su móvil. Suena el mío. Es Dylan…
-A por él, nena…-Frunzo el ceño-…vale, pero yo en tu lugar me
lo tiraba para que el otro se muera de los celos…
Suspiro cogiendo mi cartera, y chaqueta. Scott me dice que no
tarde en volver.
Ya en el ascensor respiro hondo. Evito pensar en Lucifer; en si
aparecerá para liárnosla a Caine o a mí…
Si cabe empezamos la velada con mal pie, pues el coche de
Dylan nos deja tirados en mitad de la carretera. Se ha
estropeado el radiador. Tiene que llamar a su compañía de
seguros para que la grúa lo remolque al taller. Linus nos ha
prestado suMini. Al llegar al restaurante nuestra mesa se la han
asignado a otro comensal. El maître se disculpa con nosotros.
Tenemos que esperar hasta que la desocupen. Aun así no hemos
perdido la sonrisa, a pesar del fulminante despido de Caine del
que hablamos sin tapujos…
-No me lo esperaba, aunque mañana empezaré a ver algunas
agencias…-dice con la humildad que le caracteriza…
-Seguro que te irá bien…
-Eso espero. Conozco a Harvey hace años, no sé qué mosca le ha
picado para despedirme. Por un leve instante pensé que me
estaba tomando el pelo, pero no era así, ni tan siquiera me miró
a la cara cuando pasé delante de su oficina…¡era todo muy
extraño!
Me conmueve oír esto mismo, pero no le comento mi
suposición sobre que Lucifer está detrás de su despido.
-Lo siento…
-No te preocupes…
-Su mesa está desocupada, acompáñeme, por favor…-dice el
camarero.
Nos acompaña, y nos da la carta del menú. Elegimos sobre la
marcha. Me decanto por unRosado para beber al igual que
Caine. El camarero se retira…
-Sabes, la primera vez que almorcé enCipriani, me enamoré de
su gastronomía.
-…yo, también…aunque ¿qué me cuentas sobre tu nueva etapa
como reportera?
-Bueno, más que reportera soy ayudante de dirección, y lo
cierto es que estoy encantada con el trabajo, y el equipo es
fabuloso…
-Me alegro…-el teléfono de Caine suena sobre la mesa, lo coge y
chequea…-…disculpa…
-Sí, claro…
Se ausenta unos minutos, y luego regresa…
-…te presento a mi ahijada Amelia, acaba de nacer…- dice
mostrándome la foto en su móvil.
Miro la imagen embelesada…
-…¡es preciosa!…¡enhorabuena…!-le digo devolviéndole el
móvil.
Lo coge risueño…
-Gracias…
-…Andrea también está embarazada…-me felicita-…gracias…
- Es evidente que a ti y a mí nos gustan los niños…
-Mucho…
-Serías una madre estupenda…-esbozo una leve sonrisa, la cual
se borra de mi rostro justo cuando mis ojos se posan en la
puerta de entrada…
¡No puede ser verdad! Pienso…
Es Lucifer acompañado por Olga, Mark Bomer…y ¡dos mujeres
más! Una es pelirroja, la otra morena. Parpadeo
sobreponiéndome del impacto, pues a la vista está que el
enemigo y Bomer nunca han estado distanciados, ya que hay
una increíble camaradería entre ellos. Mas me obligo a
relajarme, y hacer como que no les he visto, pero es en vano.
Caine me está hablando, y no me entero de lo que dice…
<< ¡Céntrate, joder!
No puedo. Lucifer ha cogido de la mano a la pelirroja. Ríen
entre ellos, mientras caminan en grupo hacia la mesa que tienen
reservada al fondo del restaurante…
<<Quiero tener una relación seria contigo…>>
Bomer ayuda a la morena a acomodarse en el asiento. Le da un
beso en la mejilla, que ella no espera. Olga tiene cara de
aburrida. ¡Oh, no! Me acaba de ver. Agita la mano a modo de
saludo. Le sonrío. No contenta con ello, se acerca,
espontáneamente, a nuestra mesa. Me levanto para darle un par
de besos, y de paso le presento a Caine. La mirada de Lucifer se
clava en la mía. Hace un gesto a su hermana para que vuelva a
su lado. Olga me mira apurada…
-No te preocupes. Ve…-le digo.
Caine no aparta los ojos de ella. Creo que ha quedado
impresionado con la belleza de Olga. Al cabo, me mira, y sonríe
sonrojado, pues le he pillado in fraganti…
El maître acaba de servirnos el primer plato. Creo que se me
acaba de cortar el apetito…

Es casi medianoche cuando regreso al loft. Me descalzo


cerrando la puerta, sigilosamente, con llave. Tengo un humor de
perros, y no es para menos ya que esta vez me ha tocado perder
ante el enemigo.
Caine me ha acompañado hasta el ascensor, después de
aparcar elMini de Linus en su plaza de garaje. Nos hemos
despedido cordialmente. Reconozco que he sido una pésima
compañía, porque me he pasado toda la bendita noche mirando
en dirección del capullo más arrogante de universo, quien
flirteaba como un niñato con la pelirroja.
Linus está dormido en el sofá del salón con la tele encendida.
La apago…
-Has…has vuelto…-susurra soñoliento.
-Sí. Anda vamos a dormir.
Linus bosteza, al cabo se incorpora. Me mira. Mi rostro debe de
decirlo todo, pues ha arrugado la frente. Una vez en el cuarto, le
cuento lo que ha pasado…
-No le des importancia. Solo trataba de llamar tu atención.
Hiciste bien en no irte del restaurante.
-No me quedó más remedio que quedarme. Voy al baño…
-Vale, pero alegra esa cara.
-Lo intentaré.
Abro el grifo del lavabo, me humedezco la cara, y enjabono con
gel facial. Me enjuago. Me cepillo los dientes. Me seco con la
toalla. Apago la luz del baño. Guardo los zapatos en el zapatero.
Vuelvo al cuarto de puntillas. Me desnudo, quedándome solo en
bragas y sujetador.
-Anda ven.
Me meto en la cama. Me abraza. No quiero pensar en lo que
Bomer y él estarán haciendo en compañía de esas dos mujeres,
porque me remueve el estómago.
-He visto cómo Caine miraban de un modo especial a Olga…
-… la chica es muy guapa.
-Sí.
Silencio.
-Te he dicho alguna vez que te quiero, Emme…-dice en medio de
otro bostezo.
-Muchas veces, y ahora duerme.
Lo hace en un segundo, mientras me exijo a mi misma a hacer
lo mismo, pero es inútil. Mi mente proyecta imágenes obscenas
entre Lucifer, y esas dos atractivas mujeres de medidas
perfectas.
11
He empezado la mañana con mal pie, y todo porque no ha
sonado el dichoso despertador. Voy al trabajo hecha un
adefesio, pues ¡no me he lavado ni la cara! Me he puesto lo
primero que había en el armario. Me he peinado en el taxi del
que me apeo pagando la carrera. Llego a la redacción cuando la
reunión ha empezado. Doy los buenos días de viva a voz, mis
compañeros me responden extrañados al verme con un
llamativo chándal.
No veo a Andrea por ninguna parte, pese a ello saco mi
cuaderno de notas. El chico de los recados ha traído donuts. Me
zampo un par porque estoy famélica, ya que no he tenido
tiempo ni de desayunar…
Sam quiere que vaya con Eddy para cubrir un evento en el que
Natasha Crawford es la madrina. Cualquiera le dice lo contrario,
así que me aguanto.
Una vez finalizada la reunión, me dirijo a mi oficina, pero
arrastrando, literalmente, los pies. Es como si me hubiera
arrollado una apisonadora, porque apenas he dormido como
debiera. Me he traído un traje, y un par de zapatos de casa.
Andrea me lo aconsejó la otra vez, que estuvimos hablando
sobre el tema. Me visto en mi baño. Me lavo la cara, y me
maquillo. Recojo mi pelo en un moño italiano. Y ¡listo!
Llaman a la puerta. Es Andrea. ¡Hurra! No tendré que ir sola al
evento…
-Lo siento, me he quedado dormida.
-Yo, también…-le respondo.
Sonríe.
-Voy a por un descafeinado. ¿Te traigo uno?…-rehúso
amablemente-. Ahora vuelvo.
-Vale…- recojo el chándal, y lo cuelgo en la percha que tengo en
el baño.
Guardo las zapatillas, tras la puerta. La cierro. Enciendo mi
laptop. Inserto la contraseña. Me pongo al día con el correo, y
las redes sociales…y es cuando la puerta de mi oficina se abre
de sopetón. Pego un respingo.
-Me has dado un susto de muerte…-le digo a Andrea, quien me
mira como si acabara de ver un fantasma…-¿qué ocurre?
-…no salgas…-me he puesto tensa sin lograr entender el por
qué-…él, está aquí.
-¿Él? ¿Quién?
-¡Lucifer!
Abro los ojos como platos.
-¿Qué?
-Está reunido con Sam en su despacho.
¡Dios Bendito!
-¿Sabes a qué ha venido?
-No, ni tan siquiera se ha anunciado. Todo esto es muy extraño,
y no me gusta nada.
Tengo el alma sobrecogida.
-Ni a mi.
-Lo dicho, quédate aquí. Voy a ver qué pasa, y luego te cuento.
-Vale, pero tranquilízate.
-No me pidas imposibles.
Andrea da un portazo.
Me levanto de la silla, y me paseo por mi oficina intentado
calmarme, y es en vano. La espera se me hace muy duradera.
Pese a ello cuento hasta diez…
…veinte.
…treinta.
¡Se acabó!
Abro enérgicamente la puerta, y… ¡zás! Choco contra el
susodicho, quien me mira como si me estuviera perdonando la
vida. Al cabo prosigue su camino con una arrolladora
insensibilidad. Me recompongo mirando en dirección a la
oficina de Sam, donde Andrea gesticula, y alza la voz. Me acerco
a la puerta. Doy unos golpecitos con los nudillos. Nadie me
invita a entrar, pero lo hago solo para saber qué pasa.
-¡¡Nunca imaginé que fueras a hacerme algo así!! ¿¿Cómo has
podido??-grita Andrea al borde de la histeria…
Sam está deseando que la tierra se lo trague, pero ¿por qué?
¿Qué ha hecho?…
-¿Qué ocurre?...-pregunto.
Nadie me responde, lo cual provoca en mí un gran desasosiego.
-He tenido muchísimos gastos y deudas en los últimos años,
necesitaba en efectivo, o de lo contrario los bancos iban a
embargar todos mis bienes…¡entiéndeme!... -se justifica
avergonzado…
Andrea niega con la cabeza.
-¡A Vera y a ti siempre os ha gustado vivir por encima de
vuestras posibilidades, así que no me vengas con gilipolleces!
¡Me has jodido, Sam, y no sabes hasta qué punto! Y ¡nunca te lo
voy a perdonar!...-estoy perdida-…Tienes menos de cinco
minutos para despejar tu oficina, o llamaré al de seguridad…
Andrea sale como un ciclón. Miro a Sam. Parece afligido, y muy
afectado. Sigo a mi amiga. Nos encerramos en su despacho. Se
deja caer en su silla ergonómica. Se está masajeando las sienes.
Le ruego que respire hondo. Se niega a hacerlo. Le ofrezco un
vaso de agua que tomo del dispensador. Lo coge con manos
temblorosas. Le doy su tiempo para que se calme hasta que,
finalmente, me cuenta lo que pasa…
-Lucifer es el nuevo socio de la revista, ¿qué te parece?...-me
quedo muerta…-…y ¡todo por culpa del hijo de puta de Sam,
quien ha vendido su parte por dos millones de dólares…!
¡Dios bendito!
Tomo asiento en una de las sillas. Estoy en shock. Veo cómo
Andrea deja el vaso sobre la mesa. Descuelga el teléfono, y
empieza a realizar distintas llamadas. Habla con su abogado…y
es cuando me reprocho que todo lo que le está sucediendo a mis
amigos es por mi culpa.
-Todo es legal…-me dice minutos después-. Vamos a tener que
trabajar codo con codo con Lucifer. Espero que no te importe…
Es lo que más deseo hacer, pienso sarcásticamente…
-¿Quieres que hable con él?
-…no, es lo que espera que hagas, y no quiero que le des esa
satisfacción…
Tiene razón, aunque no me importaría doblegarme a su
voluntad con tal de ayudar a mis amigos…
-Nos la ingeniaremos, y haremos como que esto no nos afecta lo
más mínimo, porque somos unas profesionales….
Andrea la luchadora y optimista asoma. Hasta yo me he venido
arriba…
Llaman a la puerta. Es Sam. Viene a despedirse…
-¡Oh, por favor, ahórrate el numerito, y lárgate de una buena
vez!…-le dice Andrea cortándole el rollo…
El hombre acierta a cerrar la puerta. ¡Menudo cabrón!
-…no digas nada a mi familia… ¿vale?
-No. Será nuestro secreto…
Andrea se levanta de la silla. Le ha dado por retomar el trabajo,
no sin antes reunir al equipo para anunciarles la incorporación
del nuevo socio. La cara de sorpresa de los compañeros no es
nada comparado con el temor que asoma sus ojos. Andrea les
tranquiliza diciendo que no van a perder sus puestos de trabajo.
¡Ojalá pudiera pensar lo mismo! Pero conociendo a Lucifer
cualquier cosa es posible, más aun viniendo de él. Y que Dios
nos coja confesados sobre todo a mí.

La sala de eventos de un importante hotel de la ciudad está


atestada de prensa, y curiosos, y no porque Natasha sea la
madrina, sino porque el capullo de su hijo ha hecho acto de
presencia.
Sí…
Está sentado en la primera fila junto a María Crowe.
Verle aparecer me ha generado cierta conmoción, pues estoy a
años luz de cobrármela, pues es como si luchara David contra
Goliat. El tío goza de toda clase de privilegios, pues ha sido
recibido entre aplausos, y vítores, porque lo que era yo, sentí
deseos de levantarme e irme a casa…
-Es una mujer, realmente, elegante… ¿no crees?...-cuchichea
Andrea, refiriéndose a Natasha, quien luce un espléndidoChanel
beige.
Lleva el cabello suelto y lustroso. Se nota que usa tratamientos
caros de belleza, porque la tía no envejece ni a la de tres…
-Sí, pero es igual de gilipollas que su hijo…
Andrea esboza una risita, mientras hace unas anotaciones en
su cuaderno…
La rueda de prensa resulta ser breve, lo que motiva que nos
levantemos, y nos marchemos. Intentamos abrirnos paso entre
la multitud, justo cuando noto que alguien toca mi hombro. Me
giro. Es Steel. Me saluda, hago lo propio con ella…
-El señor Crawford quiere hablar con usted…-me dice alzando la
voz por e el incipiente bullicio que hay…
Andrea me mira. Se engancha a mi antebrazo…
-Dígale al señor Crawford que la señorita Taylor y yo nos
íbamos, ya…
Steel titubea aterrada, y creo saber la razón. Me armo de
paciencia incapaz de hacer peligrar el trabajo de la pobre
mujer.
-Voy a ver qué quiere, y luego nos vamos…-le digo a Andrea
quien se ofrece a acompañarme.
Nos mezclamos con el gentío. María me saluda con una leve
sonrisa. Lucifer acaba de darle una orden a Steel, la cual se
deshace sutilmente de la prensa, y los curiosos. Eludo esa
penetrante mirada felina, que ahora se posa en la mía. En
cuanto a su madre, no repara en mi presencia, pues siempre me
ha considerado un ser inferior…
-Ella es Andrea Harper, la hija de John Harper, e hijastra de
Linda, mamá.
Natasha mira a mi amiga de pies a cabeza. Andrea acaba de
caer rendida ante la magnánima Natasha Crawford. ¡Lo que me
faltaba!
-…recuerdo haberla visto en el funeral de mi hijo David…-dice
arrogantemente.
Tiene la piel del rostro muy luminosa, y algo estirada…
-Así es, señora Crawford…-dice Andrea risueña, le doy un ligero
codazo para que espabile.
Natasha gira la cabeza y habla en voz baja con su hijo.
-…La señorita Taylor será la que te entreviste, mamá…- le
contesta mirándome.
¿Cómo?
Andrea pestañea con la boca abierta. Yo aguanto el tipo
porque intuyo que detrás de todo esto hay algo más, y no sé
cómo calificarlo, bueno sí.
María me felicita. Le doy las gracias.
Steel se presenta con el listado de preguntas, que entrega a su
jefe. Para entonces el salón ya está más que despejado. Lucifer
me las entrega, le hecho un rápido vistazo con una fingida
templanza. María sugiere elegir el sitio donde ha de llevarse
cabo la entrevista. Natasha y Andrea la siguen detrás. Poco a
poco aquello va llenándose de un séquito de maquilladoras,
estilistas, cámaras, técnicos en iluminación. Casi diría que es un
set de rodaje publicitario.
-¿Has decidido con qué polla quedarte o sigues igual de
indecisa?...-me pregunta en un tono mordaz.
…Le miro confusa, y abochornada. Acaba de posar su mano en
mi trasero, no sin antes percatarse que nadie le ve. Le doy un
manotazo, atrapa mi mano. Intento zafarme, pero no me deja.
¿Qué le pasa? ¿Acaso ha perdido el juicio?
-… ¿crees que puedes entregarte a mí, y luego follarte a otro?
Así de buenas a primeras.
Pero… ¿qué dice?
-…suéltame.
Se niega a ello.
-No follé con ninguna de esas mujeres, si es eso lo que te tanto
te molesta…
-Me da igual con quien follaste, solo quiero que me dejes en
paz…
-…eso es lo último que haría. Eres mía, ¡entiéndelo de una buena
vez!
-¡No lo soy!
-¡Lo eres!...-recalca con voz autoritaria-…anoche llevé a Olga a
casa, y luego me fui solo al ático. Estuve pensando en ti toda la
noche.
Y ¿pretende que me crea el cuento? Y ¡una mierda!
Steel se acaba de acercar a nosotros. La despacha de muy
malos modos.
-Siempre tratando a los demás del peor modo posible,
¿verdad?…-se muestra indiferente, lo cual me crispa los nervios-
. No debiste haberle hecho la faena a Andrea…-ni a Caine quiero
añadir…
Suelta mi mano de golpe…
-Socorrí a un hombre en serios problemas económicos…
Sí, claro…
-Yo diría que lo hiciste para importunarnos a Andrea y a mí.
Elude mi mirada, porque sabe que estoy en lo cierto. No
obstante, se recompone, y posa sus cálidos ojos en mí para
decir:
-…aun cuando mi deseo por ti aumente por segundos, jamás te
fastidiaría, nena.
¡Cómo puede mentir tan descaradamente!
-¡No soy tu nena!
-¡Lo eres…!...-Exclama alzando la voz.
Todos nos miran. Luego vuelven a sus quehaceres.
-¿A qué viene que sea yo quien entreviste a tu madre en vez de
Andrea? ¿Qué pretendes? ¿Dejarme en evidencia? ¿Quizás?
Se siente ofendido a juzgar la expresión adusta de su rostro.
Suena su Samsung. Atiende la llamada entrante, momento que
aprovecho para alejarme de él. Arquea una ceja, mientras habla
en su idioma materno sobre cierto acuerdo de venta.
12
Durante la entrevista, Natasha habla sobre su faceta solidaria,
así como sus aficiones. Le gusta coleccionar arte, y
antigüedades. Le encanta la música clásica, sobre todo la
deWagner. Es una mujer muy locuaz. Se desenvuelve
perfectamente ante las cámaras. Maneja muy bien los tiempos.
No para de sonreír, y de mostrarse cercana y afable. Es muy
culta, y sagaz. Sabe lo que quiere en la vida; y esa es su familia.
De hecho, evoca a David al que tiene palabras de elogio, que
logran conmovernos a todos…
Admito que me lo está poniendo muy fácil, pero sé que tras ello
está su primogénito, porque si por ella fuera jamás habría
permitido que la entrevistara. Simplemente porque me detesta.
De hecho, una vez acabada la conversación, y apagados los
focos, Natasha vuelve a ser la misma de siempre conmigo. Hace
como que no existo, pero no me altero, ni mucho menos dejo
que ello me afecte, sino que me levanto del sillón. Me despojo
del micro, y el pinganillo que entrego a uno de los operarios.
Busco con la mirada a Andrea, quien se planta ante mí. Dice que
tiene mucha hambre. Recojo mi bolso, y cuaderno, y nos la
ingeniamos para salir sin llamar la atención, pues los Crawford
están visualizando la entrevista con uno de los productores.
-…¿podemos caminar más despacio?...-me ruega, mientras
cruzamos a toda prisa el reluciente hall…
-Lo siento pero no.
Salimos al exterior con el agente Brian pisándonos los talones.
Algo que me enfada, pues me giro, y es cuando Lucifer aparece
por arte de magia. Suelto una palabra malsonante. Mi amiga ríe
por lo bajo. El escolta acaba de retirarse cautelosamente.
-Me pregunto qué querrá ahora.
-No tengo la menor idea.
El Hombre del Año se acerca a nosotras, mientras su madre y
María desaparecen en el interior de un vehículo con cristales
ahumados.
-Emme y yo nos íbamos…-dice Andrea.
Quiere saber dónde.
¡Cuánto descaro hay en él!
-Andrea está embarazada, y tiene hambre…-me oigo decir.
Mi amiga me acaba de fulminar con la mirada. Lucifer la felicita
de viva a voz, incluso nos sugiere almorzar los tres juntos…
-…no, gracias. Íbamos a hacer un pedido enBurguer King,y
retirarnos a la redacción…-le espeta Andrea.
Ya podría haberse callado, pues el tío me sonríe. Imagino que
estará evocando aquel día, y en lo que pasó después en su
oficina. Fue la primera vez que le vi desnudo, y la sensación no
pudo ser más excitante.
<<Aun cuando mi deseo por ti aumente por segundos.
Y ¡una porra!
-Me parece una excelente idea. Invito yo.
Andrea me mira como queriendo decir ¨no tenemos
escapatoria¨. El muy sinvergüenza le hace una señal a Freeman,
quien se sube a laPathfinder. Gira una rotonda, y se detiene ante
nosotros. Subimos al monovolumen, Andrea ocupa el asiento de
delante. A mí no me queda más remedio que sentarme atrás,
junto a él. Me abrocho el cinturón de seguridad. Freeman se
pierde entre el tráfico. Miro a través de la ventana solo para
evadirme un poco, y es cuando coge mi mano. Le miro
reprobadamente…
-Las tienes frías…-dice, frotándomelas.
Intento apartar mi mano, y es en vano, me sujeta
posesivamente…¿Qué quiere?
<<Follarte.
Pero, yo no…
Andrea habla por teléfono con su padre. Es toda una
costumbre en ella…
-¿Qué tengo que hacer para que elijas mi polla?...-murmura
junto a mi oído.
No le respondo, sino que adopto una actitud reservada y
distante.
-No me acosté con ninguna de esas mujeres…-aclara, de nuevo.
-Me da igual con quien te acuestes o dejes de hacerlo.
Esto más que una revancha parece una pelea de chiquillos, me
digo.
-¿De veras?
-Sí.
-Y si te dijera que solo quiero follar contigo, y con nadie más…
Tiene gracia que diga eso.
-¿Conmigo? ¿Por qué?
-Porque te deseo a cada momento, y de un modo que me asusta,
y fascina a la vez. Ya te dije una vez que me vuelve loco lo que
haces con tu lengua cuando no la tienes afilada.
Me acabo de atragantar con mi propia saliva. Toso. Me da unos
golpecitos en la espalda. Andrea se ha girado. Le hago una señal
de que estoy bien, mientras él rebusca en la funda del asiento
delantero una botella de agua. Me la da. Bebo para aclararme la
garganta…
-…¿mejor?...-asiento. Guarda la botella en su sitio. ¿Por qué me
hace esto?-Has estado increíble en la entrevista…
Alex, ¨El Adulador¨, acaba de manifestarse.
-Tu madre me lo puso fácil.
-Le ordené que lo hiciera.
Lo supuse.
Andrea ha finalizado la llamada. Dice que tiene que apearse en
la siguiente calle, porque acaba de recordar que tenía que hacer
cierta gestión. ¡Hala! Ya me ha dejado sola ante el peligro. Nunca
mejor dicho.
Lucifer ordena a Freeman que detenga el coche. Tengo deseos
de apearme e irme con mi amiga, pero sé que es capaz de
acoplarse a nosotras. Andrea se despide de nosotros. Freeman
vuelve a poner en marcha el coche, y es cuando el muy engreído
le da por besarme con pasión. Intento zafarme, pero no me lo
permite sino que profundiza en el beso.
-Me vuelves loco, nena.
Me besa una y otra vez. Ni tan siquiera reparamos cuando
llegamos alBurguer King, quien, imprevistamente, es el mismo
de la otra vez. Me mira risueño. Pongo los ojos en blanco,
mientras nos apeamos del coche. Me coge de la mano. Entramos
al establecimiento de comida rápida. Guardamos cola hasta que
nos atiende un adolescente con el pelo rubio, y los ojos azules.
Elegimos el mismo pedido de la otra vez. Paga la cuenta.
Tomamos asiento en un apartado rincón. Ahora le ha dado por
mirarme, y decir que le gusto mucho.
-¿Ah, sí?
Hay cierta ironía en mi respuesta.
-…¿cuándo dejarás de dudar de mi?- rehúso responder-…¿crees
que voy por ahí perdiendo mi tiempo con cualquiera?
-No lo sé, dímelo tú.
Mira a un lado y al otro. Acerca su rostro hacia el mío.
-No he tenido nada que ver con esas mujeres. Eran amigas de
Mark. Él las invitó…-me cruzo de brazos-…cenamos, y cada uno
se fue por su lado.
-Seguro que sí.
Sigo con mi particular sarcasmo.
-¡Créeme, por Dios!
La impotencia lo está matando.
-Yo ya no sé qué creer ni qué decir, Alex.
Intenta suavizar la situación diciendo:
-Di que te gusto.
Le miro. Hace un gesto, que me hace gracia, pero, enseguida,
desvió el rostro hacia otra parte.
-Mírame…-no quiero. Insiste. Lo hago, finalmente-. No pierdo mi
tiempo con cualquiera solo que contigo todo es diferente, y muy
intenso. Algo que me fascina, y excita...-me confiesa.
El chico del pedido irrumpe con el menú, lo cual nos distrae,
aunque no me olvido de lo que me acaba de decir solo que una
parte de mi no quiere creerle.
Freeman, está sentado en la mesa de al lado. Se ha decantado
por una ensalada César, y una hamburguesa doble…
-Me he vuelto adicto a la comida rápida gracias a ti…-me ofrece
una patata frita.
Declino su ofrecimiento. Me mira largo y tendido. Empuja,
discretamente, la silla. Miro cómo se pone en pie.
-Nos vamos.
-Pero si estoy almorzando.
-Freeman se encargará de traer tu menú…-mi móvil suena sobre
la mesa. Es Caine. Rechazo la llamada entrante-. Es él,
¿verdad?...-no respondo, sino que me pongo en pie, también.
Cojo mi bolso con intención de irme a casa-…¿Qué hay,
realmente, entre tu follamigo, y tú?-…le miro censurablemente-
…¿Le quieres?
Soy incapaz de soportar semejante interrogatorio, pues no
tiene ningún derecho. Paso de largo. Me sigue…salimos al
exterior.
-¿Qué quieres?...
-¿Cómo que qué quiero? No voy a permitir que te reúnas con
ese desgraciado…- dice tirando de mi codo.
-…¡suéltame!
No quiere.
- ¡Ay!
Le acabo de dar un pisotón. Echo a correr, pero me alcanza
minutos después. La gente nos mira, y a él le da lo mismo.
Freeman abre la puerta del vehículo, Don Gruñón me ordena
que entre dentro. Le digo que no.
-Está bien, tú lo has querido.
-¡No!-Exclamo enojada, pues me ha vendado lo ojos con un
pañuelo, después de haberme esposado.
13
Mi Sony lleva un buen rato sonando en mi bolso. Me frustra el
no poder cogerlo, y atender la llamada.
Entretanto, dejo que el capullo más grande del universo guie
mis pasos por ¿un muelle? Sí, debe de ser, pues oigo la bocina de
los barcos, el sonido de las gaviotas revoloteando. Huele a mar…
pero ¿a qué me ha traído hasta aquí? ¿Qué pretende?
Nos detenemos de golpe. Siento los ojos vidriosos, y el corazón
latiendo a toda prisa. Me acaba de quitar el pañuelo, y las
esposas. Parpadeo incesantemente, preparándome para echar a
correr con todas mis fuerza, no sin antes darle una patada en
sus partes nobles, pero no. Lo que veo me hace enmudecer, y
emocionar inexplicablemente, pues ante mí hay atracado un
enorme yate que lleva ¿¡mi nombre!? Me giro, y le miro atónita.
-...uno de mis clientes quería deshacerse de él, así que lo adquirí.
Su esposa se llamaba igual que tú.
-¿Se llamaba?
-…falleció, recientemente, tras una larga y terrible enfermedad.
-¡Oh!
-Ven, quiero enseñártelo por dentro.
Coge mi mano entre la suya. Subimos por una pasarela. En la
cubierta nos aguarda la tripulación. Nos dan la bienvenida. Les
doy las gracias, mientras él abre una puerta corredera que da a
un amplio, y sofisticado salón comedor con plasma incluido.
Cruzamos un pasillo alumbrado por focos incrustado en el
techo. Llegamos a una zona de juego y ocio. Bajamos por unas
escaleras, que dan a los camarotes y los cuartos de baño. Me
quedo sin habla, más aún cuando le da por empujarme,
levemente, dentro de una de las alcobas. Cierra la puerta. No
puedo evitar sentir cierto morbo, pero me sacudo la tontería,
aun cuando la cama sea, increíblemente, elegante, y tentadora.
En frente hay un gran armario con espejo. El suelo es de
madera pulida.
El yate se ha puesto en marcha. Le miro asombrada.
-…espero que disfrutes de la travesía.
<<Nunca he viajado en barco.
<<No te preocupes por eso, nena.
¡Oh, Dios! ¡No puede ser cierto!

Me siento extraña solo por almorzar en la cubierta de un


lujoso yate, cuyas vistas de la ciudad son impresionantes. Nunca
antes he tenido el privilegio…y le agradezco que haya tenido
dicho gesto conmigo, aunque eso no significa que vaya a desistir
en mi revancha, ni mucho menos.
De hecho, apuro la comida, mientras él anda entretenido con
una llamada referida a su imperio. Recojo el menú que deshecho
en la papelera de la cubierta. Opto por pasear para despejarme
un poco, pues antes he tenido que borrar las llamadas perdidas
de Caine, quien, en ese instante, vuelve a telefonearme. No sé a
qué se debe tanta insistencia, pero rechazo la llamada entrante.
Ya le telefonearé en cuanto pueda.
Apago el móvil, y me concentro en divisar laEstatua de la
Libertad… ¡es fascinante!
Lucifer se planta a mi lado. Me tiende su mano, la cojo
extrañamente. Inserta un CD de música clásica en el
reproductor, que hay en el salón. Eleva el volumen del mismo.
No me da tiempo a preguntarle cuando me veo tendida sobre
la cama de uno de los camarotes. Jadeo al sentir sus labios
besando mis muslos internos. Alza su ardiente mirada hacia mí,
me despoja de las bragas. Abre mis piernas. Hunde su boca en
mi sexo. Se toma su tiempo en paladearme, y masturbarme con
el fin de proporcionarme un maravilloso orgasmo, que hace
sacudir todo mi cuerpo. Se incorpora para desnudarse con suma
soltura. Chillo cuando su boca se posa, de nuevo, sobre mi sexo
solo para facilitarme otro rico espasmo. Me desnuda por
completo. Se tumba de espaldas, tira de mi muñeca para que
quede a horcajadas sobre él. Chupa mis pechos. Me abrazo a su
cuello, jadeando.
-…átame…-me dice con voz ronca.
¿Qué?
- Pero a ti no…te…-muerde mi labio inferior.
-…lo soportaré siempre y cuando elijas mi polla.
¡Ay, Dios!
-Sabes…sabes que solo me gusta la tuya.
¡Si Linus me oyera!
Eleva su bello semblante hacia mí. Sus ojos brillan
extraordinariamente. Su hermosa boca se ha torcido para
formar una maravillosa sonrisa.
-…pues demuéstramelo…-me entrega un pañuelo que coge del
cajón de la mesita de noche.
Junta las muñecas. Hago un ligero nudo. Vuelve a tumbarse.
Ato los bordes del pañuelo a los barrotes de la cama.
Beso su torso. Lamo sus pezones con suma delicadeza.
Desciendo por su ombligo, el cual aleteo con la lengua. Contrae
el abdomen. Vuelvo a sus labios, mientras mi mano masajea su
pene hasta lograr que se endurezca. No dudo en degustarlo,
paulatinamente. Deja escapar un gran bufido. Le miro de forma
traviesa. Sonríe jadeando. Hago una última succión, y es cuando
se deja ir en mi boca para entonces ya se ha desatado. Me cubre
por entero con su cuerpo. Restriega su nariz contra la mía. Se
coloca el condón. Ahogo un gemido ante su profunda
penetración.

Me tiene envuelta con un fuerte abrazo. Me he girado, y me he


puesto a mirarlo como aquella primera vez. Duerme
plácidamente. Siento deseos de besarlo, pero desisto
recordándome el motivo principal de mis actos.
El CD hace un buen rato que dejó de sonar. Supongo que para
mitigar nuestros jadeos, sobre todo los míos. ¡Qué vergüenza!
Me levanto de la cama muy despacio, ya que necesito ir al
baño. Acabo metiéndome en la ducha. Pego un respingo cuando
le oigo correr la mampara.
-¿Qué haces?...-dice con voz somnolienta.
-Iba…iba a darme un baño…-ajusto la temperatura del agua.
Corre el cancel. Toma la esponja, vierte gel en ella, me
enjabona, no sin antes rozar mi sexo con sus dedos. Gimo
sintiendo los pezones de punta. Me besa, profundamente, en los
labios.
-Mi turno…-dice.
Le aseo, haciendo especial hincapié en su pene erecto. Me
arrebata la esponja, la cual deja caer en el suelo de la ducha. Nos
enjuagamos, momento en que se arrodilla para darme placer
con su sedosa boca, y sus dedos largos y rollizos. Chillo
sintiendo su lengua adentrándose entre los delicados pliegues.
-Alex…
Se ha puesto en pie. Me arrincona contra la pared de la ducha
donde me penetra, largo y profundo. Una y otra vez hasta que
estallamos en un plácido orgasmo.
Ha ordenado que adornen la cubierta con pequeños farolillos
de colores. La hermosa voz deNatalie Colecon su particular
versión de ¨Unforgettable¨ ameniza nuestra cena romántica. No
puedo evitar pellizcarme, a ratos, solo para darme cuenta que
no estoy soñando, y que todo es real, pero me obligo a mi misma
a plantar los pies en la tierra por mera precaución…
Lucifer no aparta la mirada de mí. Me está dando de comer
langosta ahumada con crema de marisco, regada con el
mejorMoët. Me estampa un beso en los morros. Tira de mí para
que me siente en su regazo. Su mano se pierde bajo la tela de mi
falda. Acaricia la cara interna de mis muslos hasta posarse
dentro de mi ropa interior.
-Alex…-le digo jadeando contra sus labios.
Hunde su rostro en el escote de mi blusa. Retira la mano de
mis bragas.
-Está siendo una velada de lo más hermosa.
-No tanto como tú, nena.
Trato de poner a buen recaudo mis emociones para no volver
a caer en absurdas tentaciones.
Su Samsung suena de repente. Lo coge de la mesa, y responde
la llamada:
-…¿qué quieres?...Sí, pero no puede ponerse…-cuelga dejando el
móvil en su sitio. Le miro interrogativamente-…era Olga, quería
hablar contigo.
-¡Oh, Alex!
-¿Tienes su número?
-No…-cojo mi celular, lo enciendo.
¡La leche! Tengo un montón de llamadas perdidas de Caine, de
mi familia y un mensaje de Linus. Le respondo solo a mi amigo.
-¿Todo bien?
-Sí, es Linus. Quiere saber dónde estoy…-le digo. Me da un beso
en el hombro-…dime el número de teléfono de Olga.
Me lo dice de viva a voz. Lo añado a mi lista de contactos.
-Lleva unos días un tanto extraña. Averigua qué le pasa, y me lo
cuentas.
¿Perdona?
-No puedo hacer eso…
-…no solo puedes sino que debes…-dice con voz imperiosa.
Le miro sin lograr entender. Guarda silencio.
- Alex…¿qué pasa?
No me responde, sino que me hace levantar de su regazo. Veo
como se aleja por la cubierta. Parece agobiado por algún motivo,
que no quiere compartir conmigo. Aun así sigo sus pasos, y
evito someterle a un tercer grado. Le abrazo inexplicablemente.
Él a mí, también. Permanecemos en silencio hasta que el yate
atraca en el muelle. Descendemos por la pasarela. Freeman nos
aguarda junto al coche. Nos subimos. Me abrocho el cinturón de
seguridad. Sigue sin querer hablar, así que tomo mi móvil, el
cual vuelve a sonar en mis manos. Es otra llamada de Caine.
¡Dios! ¿Qué le pasa? Pongo el Sony a modo silencio.
-…es tu follamigo, ¿verdad?
¡Joder!
-Bueno, en realidad, Dylan y yo somos solo buenos amigos.
Nunca ha habido nada entre nosotros…-me mira, y remira. Y en
un descuido, me arrebata el Sony de la mano…-Alex, ¡no!
Le ha devuelto la llamada a Caine…
-…¡solo te lo diré una vez; deja en paz a mi novia o te partiré las
piernas!…-Cuelga.
Me devuelve el móvil. Le regaño. Me mira malhumorado.
-No tienes ningún derecho de coger mi celular, y mucho menos
amenazar a mis amigos.
No le ha gustado lo que le acabo de decir, y tanto que me
responde:
-¡Si lo que quieres es comerle la polla a tu amigo! ¡Adelante!
¡Hazlo! ¡Nadie te lo impide! ¡He sido un completo imbécil al
tratar de retomar lo que está más que acabado!
No tengo por qué soportar tanta grosería. Me desabrocho el
cinturón. Toco el hombro a Freeman, quien me mira a través del
espejo retrovisor. Le indico donde ha de dejarme. Don Gruñón
le ordena que bloquee las puertas, y que continúe con la ruta
marcada. Le miro encolerizada, pero me resigno para no
liársela.
Llegamos a nuestro destino. Freeman detiene el vehículo en
doble fila.
-No debiste de hacer que despidieran a Caine.
-La próxima vez le haré algo peor.
-¡No!
-¡Sí!
-¿Qué te ha hecho?-No contesta-. Vale, sigue con tu hermetismo
habitual, pero deja, al menos, que salga del coche.
Freeman desbloquea las puertas a petición de su jefe.
Una vez fuera del vehículo cruzo la acera. Subo los peldaños de
entrada al edificio. Siento un indiscutible estrés.
-Al fin llegas. Me tenías muy preocupado…-oigo decir a mí
espalda. Me giro bruscamente, y casi me rompo la crisma, si no
llega a ser por los rápidos reflejos de Dylan -.¿Estás bien?
-Sí…-me aclaro la voz-. ¿Qué…qué haces por aquí, y a estas
horas?
-Estaba aburrido, y decidí dar un paseo por tu vecindario, ¿has
visto mis llamadas?
¡Mierda!
-Sí, y siento no haberte respondido. No había demasiada
cobertura donde estaba.
¡Qué mentirosa soy!
-No te preocupes. Pensaba invitarte a dar una vuelta por la
ciudad, pero veo que has estado ocupada…-me lanza una
indirecta, que capto enseguida.
-¿Qué coño te acabo de decir?...-dice una voz amenazante, y muy
conocida.
¡Oh, no! ¿No se ha ido aún?
<<La próxima vez te romperé las piernas.
-Emma y yo somos buenos amigos, señor Crawford.
Eso a Lucifer le importa muy poco. Quiere matarlo a juzgar la
furia que transmite su rostro.
El agente Brian acaba de surgir de la nada, junto con Freeman.
-Vete, por favor…-le ruego en voz baja.
Caine me mira.
-Está bien…-me da un casto beso en la mejilla.
Algo que enerva al enemigo, quien le corta el paso.
-¿Qué pasa? ¿Eres sordo o qué?
Ha empujado a Caine, quien casi pierde el equilibrio. A mí me
da el arrebato de subir escaleras arriba, pulsar el interfono. Le
ruego a Linus que baje, pues Lucifer y Dylan están discutiendo
acaloradamente en plena calle. Han llegado a las manos.
-¡Dejadlo ya!
No me hacen caso. Los agentes de seguridad no hacen nada
por separarlos. ¡Es terrible!
Scott y Linus acaban de venir. Mi hermano me ordena que me
vaya a casa. Lucifer estampa su derecha en la mejilla de Dylan.
Grito paralizada.
-¡Vete a casa!...- me manda Scott.
Entro al edificio. Tomo el ascensor retemblando. Bianca me
abre la puerta. Me pregunta qué pasa. Le explico lo que ha
sucedido.
-¡Oh, Dios mío!
Corro al baño pues siento una fortuita náusea.
-Cálmate, ¿vale?…-dice mi cuñada al otro lado de la puerta.
Se produce un gran silencio. Salgo, posteriormente, del baño
después de refrescarme el rostro. Me topo con mi hermano. Está
apenado con lo que ha pasado. A la vista está.
-Sé que no debo de decirte esto, pero aléjate de ese tío. No te
conviene.
-Scott, déjala, ¿quieres?…-le dice su mujer quien lo aleja de mí.
Linus, en cambio, me abraza, y me lleva a la habitación. Cierra
la puerta.
-Qué duda cabe que está loco por ti.
-Y eso le da derecho a golpear a todo aquel que se me acerque,
¿no?
-Solo le ha sacudido el polvo a Caine, tampoco, ha sido para
tanto.
-¡Linus!.
-Vale, estuvo mal, pero, a veces, los celos nos lleva a cometer
locuras.
-Lo de esta noche ha rebasado todos los límites.
-Bueno es lo que tiene el ser tan apasionado.
-Y tan estúpido.
Linus se echa a reír, mientras yo trato de apaciguarme, pues lo
necesito. No en vano, me hecho en la cama. Linus me
imita. Permanecemos callados durante un rato, hasta que me
levanto para desmaquillarme, y mudarme de ropa. Creo que por
ha sido suficiente la noche de hoy, pienso.
14
Telefoneé a Caine la misma noche. Era incapaz de irme a la
cama sin saber cómo estaba mi amigo, quien no dudó, también,
en prevenirme de Lucifer. Me limité a guardar silencio. Es
evidente que ambos se odian a muerte, pero desconozco el
motivo de sus disputas. Aun así, quedé en lo sucesivo con él. Me
sorprendió que me hiciera preguntas sobre los Crawford,
especialmente, sobre Lucifer, y la relación que tenía con los
Gilmore. Después de todo, quiso saber cosas sobre Olga. Fui de
lo más discreta, simplemente, para no meterme en ningún
embrollo. Si Caine sentía curiosidad por la familia Crawford no
iba a ser yo quien le contara sus entresijos, ni mucho menos los
de Olga, quien, por cierto, vino a verme ayer al trabajo. No
esperaba su visita, pero me alegré de verla. Ella y yo estuvimos
charlando durante un buen rato en mi oficina, y era de esperar
que me preguntara por Caine. No ha tenido ningún reparo en
confesarme que le gusta, así como que la otra noche quiso
hablar de ello conmigo solo que el gruñón de su hermano no le
dio la oportunidad. Le aconsejé que se olvidara de Dylan, pero
no quiso sino que me pidió su número de teléfono. Rehusé a
ello, pero me rogó encarecidamente así que no me quedó más
remedio que dárselo…
Por si ello no fuera poco, ahora,Magazine´s cuenta con una
nueva asesora gráfica. Se llama Karen Mailer. Su llegada no ha
causado aceptación alguna entre los compañeros, pues no nos
ha caído en gracia. Tampoco, es que ella le haya importado
demasiado, porque es de la que va a su aire. Andrea dice que, si
no espabila, la encerrará en el cuarto de la limpieza.
No en vano la entrevista a Natasha Crawford fue todo un éxito.
Andrea y el equipo salimos a celebrarlo, excepto Mailer, quien
prefirió quedarse en la redacción. Imaginamos que para poner
al día al gran jefe, ya que, según parece, éste está fuera de la
ciudad o eso me contó Andrea. Y la verdad, me ha importado un
rábano.
15
Me he llevado un gran susto al ver que no me bajaba la regla.
He esperado, impacientemente, hasta que mi ciclo biológico ha
seguido su curso, y es cuando he podido relajarme, aunque la
idea de convertirme en madre es cada vez más fuerte solo que
no encuentro a la persona adecuada.
Entretanto he empleado el fin de semana en hacer limpiar en
el loft. He tirado un montón de bolsas repletas de trastos viejos
e inservibles. Ahora parece haber más espacio, incluso el
estudio de Linus es otro. Algo que mi amigo me ha agradecido,
mientras mi familia y él se dedicaban a otras faenas. Ya en la
tarde del sábado, nos reunimos todos, y nos montamos nuestra
particular fiesta, mientras que el domingo lo pasamos en casa
de los Harper. Me dolía la mandíbula de tanto reír por los
chistes que Linus nos contó. A decir verdad me siento bendecida
por estar rodeada de personas tan agradables, y que quiero con
el alma y el corazón.
16
Alguien llama a la puerta de mi oficina. Me estoy tomando un
descafeinado de la máquina expendedora.
Es el chico de los recados. Le hago pasar. Trae consigo un ramo
de rosas amarillas con tarjeta incluida.
-Son para usted, señorita Taylor. Firme aquí.
Estampo mi rúbrica.
-Gracias.
-A usted.
Se ausenta cerrando la puerta. Leo la tarjeta, que trae consigo
el ramo:

¨Gracias por facilitarle mi número de teléfono a Olga. Ha sido


un maravilloso gesto por tu parte. Tu amigo, que te aprecia,
Dylan¨.

Casi espurreo el café. Tomo mi celular, y le telefoneo, pero


comunica. Lo intento de nuevo, justo cuando la puerta de mi
oficina se abre rudamente. Me sobresalto al ver a ¿¡Natasha
Crawford!? Cuelgo sobresaltada por la visita, pues ¿qué hace
ahí? Y ¿qué quiere ahora?
17
-Le ofrezco un millón de dólares si deja en paz a mi hijo…-
¿qué?-. Sé que han estado viéndose, incluso salieron a navegar
en el yate nuevo que ha adquirido, recientemente, y no se atreva
a negarlo…
…¡caray! La tía no se pierde una. ¡Menuda entrometida!
-No pensaba hacerlo, señora Crawford…-le digo con voz
serena…
Me mira con desprecio. Si por ella fuera, me estrangularía en
ese preciso instante solo que se contiene…
-… ¿qué pretende con tanto descaro? ¿Convertirse en la señora
Crawford, quizás?
- Señora, yo no…
-¡Cállese! ¡No me interrumpa…! David se desvivía por usted.
Casi diría que lo hechizó, y ahora quiere hacer lo mismo con
su pobre hermano, ¿no le da vergüenza?
-Eso…eso no es así…yo…no…he…
-¡No mienta! ¡Sé, perfectamente, quién es, y la clase de madre
que tiene! ¡Ambas buscan el favor de los hombres a cambio de
tener una vida desahogada! ¡Alexander no merece a una furcia
como usted!
¿Cómo?
-Si eso es todo lo que tiene que decir, le agradecería que se
marchara por donde ha venido. Tengo asuntos que atender.
Alza la barbilla con cierta altanería.
-¡Se lo advierto: aléjese de mi hijo!
-Estese tranquila. No tengo intención de casarme con su hijo;
solo lo uso para el sexo...-le suelto harta de sus modales de
bruja.
Me mira escandalizada.
Suena mi móvil. Es Dylan. Miro a Natasha para que se dé por
aludida, y se marche por donde ha entrado.
Andrea acaba de abrir la puerta.
-¡Oh! Lo siento. No creí que tuvieras visita…-le hago una señal
para que entre, mientras hablo por teléfono.
Esta vez, Natasha no saluda a mi amiga, sino que sale como un
tifón de mi oficina. Andrea no entiende nada. Dice que regresará
luego. Cierra la puerta.
Tomo asiento, mientras Dylan habla de Olga. Evito
mencionarle mi encuentro con Natasha, porque no viene al caso,
aunque no le vendría nada mal saber quién esta mujer, y de lo
que es capaz con tal de proteger a sus hijos.
-No dejará que tengas nada con su hermana, así que ahórrate
más problemas.
-Correré ese riesgo.
Su voz suena ocurrente.
- Lo digo en serio. Los Crawford son gente muy influyente.
-Me lo imagino, pero Olga me gusta, y quiero seguir
conociéndola. No creo que sea malo.
No va a dar su brazo a torcer por más que le aconseje.
-Esa es tu opinión, y la respeto, pero no la comparto, pero luego
no digas que no te lo advertí.
-No te preocupes. Ahora he de dejarte. Hablamos luego, ciao.
-Ciao.
Resoplo intentando poner cierto orden en mi cabeza, ya que
los problemas no hacen más que amontonarse a mi alrededor, y
no veo cuándo salir airosa de ellos.
Andrea regresa pocos minutos después. Le cuento el motivo de
la visita de Natasha. Dice que me cuide de ella, y eso pretendo
hacer. En cuanto a Dylan, y Olga, me aconseja que me mantenga
al margen, pero no puedo…
Soy la última en abandonar la redacción. Mis compañeros se
han ido mucho antes que yo, pues tenía trabajo pendiente.
Cierro mi oficina antes de salir. Suena mi móvil. Es Olga.
Supongo que habrá conseguido mi número a través de Caine o
Lucifer. Quiere invitarme a cenar.
-Me temo que no va a poder ser, cielo. Acabo de salir del trabajo,
y estoy cansada.
-¡Oh!
-Aunque si quieres puedes venir a cenar a casa de mi amigo
Linus…- le propongo mientras me despido del de seguridad.
-No quiero ser una molestia.
-No lo eres, de modo que anímate. Te reirás un montón con los
chistes de Linus.
-Vale. Dame la dirección.
Se la doy. Quedamos en vernos en una hora. Colgamos. Guardo
el móvil en el bolso.
Tengo los músculos tensos del cuello. Necesito un masaje
urgentemente. Tal vez pida cita en elSpa de Steel, pues aún
conservo la tarjeta que él me dio, pienso mientras trato de
visualizar un taxi, pero alguien toca insistentemente el claxon.
Giro la cabeza, y veo que es Dylan…
-Sube. Te llevo…-dice con una agraciada sonrisa.
Abro la puerta, y ocupo el asiento del copiloto, no sin antes
darle un par de besos…
-No sabes cuánto te lo agradezco.
-No tienes por qué, pasaba por casualidad. ¿Qué tal el día?
-Con deseos de llegar a casa para descalzarme…y, ¿el tuyo?
Posa sus ojos en la carretera.
-No me puedo quejar; después de estar semanas repateando
varias agencias de publicidad he topado con una. No pagan
mucho, pero servirá para cubrir algunos gastos hasta que
consiga algo mejor.
-Eso es fabuloso…-nos hemos detenido en un semáforo, que
cambia sobre la marcha.
-Sí, aunque ¿sabes? He estado reflexionando en lo que me dijiste
por teléfono.
-Y…
-Sigo pensando lo mismo: quiero intentarlo con Olga por más
que se oponga él.
¡Hala!
-Como quieras, pero ten cuidado, ¿vale?
-Lo tendré, aunque nos importunan los escoltas de Olga. No sé
cómo hacer para vernos sin que nos sigan.
Acaba de pasarme un pensamiento por la cabeza. Mi
conciencia me dice que no lo lleve a cabo, pero siempre hago lo
contrario a lo que se espera.
-He invitado a cenar a Olga en casa de Linus…- aparca en doble
fila.
¿Qué hace?
Me mira con cara de carnero degollado.
-¿Puedo cenar con vosotros?
-Sabes que sí.
Después de esto Lucifer querrá mi cabeza servida en bandeja
de plata.
Según Olga, Don Adicto al Trabajo todavía sigue de viaje. Linus
y yo nos hemos mirado, y hemos evitado hacer ningún
comentario al respecto. Hemos tomado la cena en un ambiente
relajado. Luego nos hemos retirado al salón, y hemos dejado
que la pareja charle entre ellos. Se ve que tienen un buen
feeling, aunque Dylan le saque unos cuantos años a Olga.
-Por cierto, ¿cómo ha permitido que la bruja te hable en esos
términos?
-Bueno, ya sabes cómo es. Cree que tiene derecho a avasallar a
todo aquel que no sea de su agrado, pero le pedí que se fuera.
-Yo en tu lugar le habría mandado a la mierda.
-Me habría gustado, pero no podía.
-Nada de peros. Has de mostrarte firme con esa mala mujer. De
lo contrario volverá a pisotearte siempre que tenga ocasión.
- …no lo hará…
-¿Cómo puedes estar tan segura?
-Porque cuando me canse la grabaré, y le mostraré las pruebas a
su hijo.
-Y ¿crees que él hará algo al respecto?
-No, pero al menos servirá para que sepa la clase de madre que
tiene.
-Esta es mi nena.
Chocamos las palmas de nuestras manos.
-Olga no se parece en nada a la harpía de su madre. Es mucho
más cercana, y amable que ésta.
-Sí, y a Caine se le cae la baba con ella.
-Mucho, aunque has de saber que después de esta velada,
Lucifer querrá tu cuello solo por haberle dado a Olga el número
de teléfono de Caine.
-Gracias por recordármelo…-mi amigo carcajea.
Mi hermano charla con su mujer de sus cosas.
-Yo creo que debe de estar al tanto de todo, pero lo que no
entiendo es cómo no ha estallado contra Caine.
- Tal vez esté esperando el momento apropiado para hacerlo.
-Pues que Dios se apiade de él.
-Y de, nosotros, también.
Linus apura su cerveza, y aparenta despreocupación.
Seguimos observando a la pareja hasta que el móvil de Olga
suena. Se ausenta a la cocina para contestar en su idioma
materno.
-Traduce, porque no me entero muy bien.
-Dice algo así como que no está con Dylan sino con nosotros. Le
pide a Lucifer que la crea. Añade que ahora va a casa.
-Pues vaya.
La vemos cómo cuelga alicaída, luego se recompone. Nos da las
gracias por la velada. Le sugerimos que se quede un rato más, a
lo que ella responde que ha irse. Se despide agradeciéndonos la
velada. Caine se ofrece a acompañarla al ascensor. Tarda un
buen rato en regresar.
18
A Linus le ha entrado la febril locura de propiciar más
encuentros entre Olga y Dylan. Yo he preferido mantenerme al
margen, esta vez. Y no por Lucifer, sino que ando ocupada con
temas del trabajo, y tanto que Andrea ha resuelto que cenemos
en un restaurante chino solo para que nos despejemos, porque
hemos tenido una semana muy intensa con tanto evento, y
entrevistas, lo cual nos alegra.
-Pensé que Caine estaba por ti y no por Olga Crawford.
Me encojo de hombros.
-Bueno, ya te dije que no iba a haber nada entre nosotros salvo
una bonita amistad.
-Pues has sido tonta al dejar escapar la oportunidad.
-Ya vendrán otra mejor.
-Lo dudo, ahora que te ha dado por mirar a los hombres con
lupa. El modelo aquel que entrevistaste me pidió tu número de
teléfono, pero no se lo di.
-Hiciste bien. Tenía pinta de mujeriego.
-Cariño, casi todos los tíos buenorros, que conozco ligan sin
cesar, y ese no iba a ser menos.
-Por eso mismo, no quería ser otra más en su lista de
conquistas.
Andrea se echa a reír, mientras engulle como una lima.
-He oído decir que Olga es una chica muy frágil, e inestable.
-Es la primera noticia que tengo.
Sorbo un trago de mi refresco.
-Al parecer tiene muchos altibajos emocionales, pero se
desconoce el motivo.
Si es así, es una pena, porque la chica es un cielo.
-Deja que lo adivine; Miranda Parker te ha hablado de Olga.
Andrea se acaba de abochornar.
-Sí, pero no lo hizo con mala voluntad. Surgió el tema, y terminó
contándome cosas de ella.
-¿Ha habido algo más que no te haya descrito de los Crawford?
Porque parece que esté obsesionada con ellos.
Andrea se limpia la comisura de los labios con la servilleta.
Bebe agua sin gas.
-Bueno, yo no lo llamaría obsesión sino que la tía sabe algunas
cosas de ellos, que más de uno querríamos conocer.
-No te quito la razón, pero Olga no merece que hablen mal de
ella. Es una buena niña.
-Pues te aseguro que Miranda no es su enemigo sino su propia
familia, que no la deja respirar.
-Solo quieren protegerla, no creo que tenga nada de malo.
Andrea niega con la cabeza, mientras come pollo con
almendras al estilo chino. Uno de sus platos predilectos.
-Todo tiene su límite, y te aseguro que la vida de esa niña está
muy limitada, y sujeta a estrictas normas, y horarios.
Apuro el pollo agridulce.
-No creo que sea para tanto, pues tiene una vida de ensueño.
-Sí, pero no goza de la libertad propia de una chica de su edad.
Debe de ser agotador que te vigilen las veinticuatro horas del
día…- Andrea deja los cubiertos-…en el fondo me da pena.
-A mi también. Siempre he sentido especial debilidad por ella y
por David.
-Olga, alias ¨La Pirada¨…-no me gusta el apodo, le digo-…no se lo
he puesto yo, sino sus compañeros de clase con los que apenas
se relaciona. Dicen que habla sola.
-Yo, también, lo hago…y no soy una pirada.
-Y yo. En fin, espero que Lucifer no se la líe a Caine…- hace una
pausa-. Antes de que se me olvide; hay sentencia firme para
Warrick. Lo han condenado a cinco años de cárcel, pero su
abogado va a recurrir, aunque de poco le va a servir. Todas las
pruebas lo acusan a él.
-No lo sabía.
-Ni yo, hasta que alguien cercano al caso al caso me telefoneó. Al
menos se ha hecho justicia a esas pobres chicas.
-Sí, y me alegro.
-Ya lo creo, pues ahora podrás respirar en paz.
-El tipo me produjo cierto repelús nada más verle por primera
vez en el ascensor. Enseguida supe que tendría problemas con
él.
-A todos nos produjo esa sensación. El tipo es una cabra loca
solo por ser hijo de quien es…-le respondo que si-. ¿Te he
contado que los padres de Eddy siguen sin dar señales de vida?
-¿En serio?
-No sé por qué pero creo que no les ha hecho gracia la noticia de
mi embarazo.
-No lo pienses, pues es muy triste.
-Pero lo hago, porque ¿cómo explicas tanto silencio?
Es verdad.
-Y ¿qué dice Eddy de todo esto?
-Esa es otra. Odia que se mencione a sus padres ya sea para bien
o para mal. Son sagrados para él, sobre todo su madre.
La miro poniéndome en su situación, y es dolorosa.
-Y ¿qué vas a hacer ahora?
-Dejar que todo siga su curso. Igual rompemos, o sobrevivimos
a la vorágine.
Me preocupa oír esto mismo, justo ahora que hay un bebé en
camino.
-Sea lo que sea, aquí nos tienes.
-Lo sé, y os lo agradezco…-dice mientras hace una señal al
camarero para que le traiga el postre.
Seguimos charlando, mientras apuramos el helado frito.
Pagamos la cuenta a medias. Nos desplazamos al parking. Le
sugiero que pase la noche con nosotros. Acepta, pues Eddy ha
ido al rancho a ver los suyos. No me pronuncio, porque bastante
tiene encima. Y la compadezco, plenamente.
19
Lucifer ha resurgido de las tinieblas. Nunca mejor dicho.
Andrea se ha quedado de piedra nada más verle asomar, pero
ahí estaba Mailer para recibirlo, y ocuparse de que el tío
estuviera cómodo y bien atendido. Solo le faltaba besarle el
culo, porque lo que era yo ni me he inmutado ante su presencia.
Algo muy raro en mí.
Ya en la reunión, nos soltó un larguísimo discurso sobre sus
archiconocidas normas, mientras Mailer, asentía a todo lo que él
iba diciendo. Andrea me miraba sin poder dar crédito, aunque
no negaré que tuve deseos de levantarme e irme, porque no
podía con tanta insolencia, ya que le dio un buen rapapolvo a la
buena de Dana solo por haber dejado encendido el móvil. Y es
que una cosa era su elevado y jodido nivel de exigencia, y otra
bien distinta el abuso de poder, y él es un claro ejemplo al igual
que la bruja de su madre. Ambos creen que puede pisotear a
cualquiera solo por ser ricos, pero enMagazine´s las cosas son
totalmente distintas. Aquí somos una familia. Luego no puede
venir y tratarnos como si fuéramos sus esclavos.
Terminada la soporífera reunión, el susodicho le dio por
encerrarse con Mailer en su oficina. Hay quien pensó que para
que empezaran a rodar cabezas, pero, afortunadamente, no fue
así.
Tuve que acompañar en la mañana a Paolo para entrevistar a
una importante actriz de teatro. Nos recibió en su camerino. Fue
un verdadero placer escucharla, y, más que nada, que nos
mostrara los premios recibidos a lo largo de su trayectoria
profesional. Nos regaló unas entradas de su próxima obra. Mi
compañero y yo le dimos las gracias. Nos despedimos de ella, y
volvimos a la redacción. Me encerré en mi oficina para trabajar.
Media hora después, salí a por un refrigerio en la máquina
expendedora, y mi disgusto fue ver al gran jefe hablando con
Mailer en uno de los pasillos. La tía le sonreía como una lela,
mientras mis ojos traicioneros se posaban en los gemelos que le
regalé. Ni siquiera reparé en ellos en la mañana, pues juraría
que no los llevaba puestos. En todo caso, deseé arrebatárselos, y
arrojarlos al cubo de la basura.
A estas alturas, mi revancha parece haber quedado en stand
by, lo cual me frustra.
Andrea y yo hemos ido a almorzar juntas. Mi amiga dice que
prefiere trabajar mil veces con el traidor de Sam antes que con
Lucifer. Algo que me ha hundido moralmente, pero ambas
hemos resuelto poner a mal tiempo, buena cara, porque no nos
queda otra.
Ya en la redacción, nos topamos con Mailer. Me acaba de decir
que el señor Crawford quiere verme a última hora por razones
de trabajo. Andrea me mira…
-Me quedaría, pero he de ir con Linda al dentista.
-No te preocupes. Sabré defenderme.
-No lo dudo. Ciao.
-Ciao…
Trabajo una hora ininterrumpida en mi oficina. Consulto el
reloj de la pared. Apago mi portátil. Cojo mi bolso. Me pongo en
pie, abro la puerta, y en la redacción ¡no hay ni un alma! ¿Cómo
es eso posible?
-El señor Crawford, y los muchachos se fueron hace unas horas.
Me ordenó que la esperara hasta que acabara de trabajar…- dice
el señor Neil con el manojo de llaves en mano.
¡Será capullo!
-Está bien, gracias.
-No se merecen, señorita Taylor.
Apuro la tarde yendo de compras solo para relajarme, que
buena falta me hace.
20
Casi llego tarde al trabajo, otra vez.
Linus me ha traído en coche. Y para el colmo, Lucifer está de un
humor de perros. Parece que no ha dormido bien a juzgar las
ojeras que tiene. Pero ello no ha afectado a su ritmo de trabajo.
Hace y deshace por cuenta propia, mientras Andrea me mira sin
saber qué hacer o decir. El tipo ha logrado estresarnos antes de
tiempo. Y no sé si lo hace para torturarnos, o porque le encanta
apretarnos las tuercas a todos. Casi diría que necesitamos
tomar un valium después de cada reunión, porque lo que es
Mailer, parece que se ha adaptado muy bien al elevado nivel de
exigencia del gran jefe. Asiente a todo lo que le dice…
No rechista.
Todo le parece fantástico.
Solo ella y Lucifer son los únicos que trabajan, los demás somos
gandules en potencia. ¡Hay que joderse! Al fin, y al cabo, Dios los
cría, y ellos se juntan, me dije a mi misma, mientras volvía a
sumergirme, de lleno, en la rutina solo para evadirme de la
realidad.
21
He aconsejado a Linus que deje de propiciar más encuentros
entre Olga y Caine, ahora que Lucifer ha vuelto a la ciudad.
En cuanto al trabajo, seguimos igual, o incluso peor. Hoy
obligó a Paolo a ir aQueens porque olvidó un book de fotos. Le
dio treinta minutos para ejecutar la acción. Menos mal que el
hombre llegó a tiempo de lo contrario habría acabado de patitas
en la calle.
He de decir que después de esto, nos confabulamos para
encerrar a Mailer en el cuarto de la limpieza. Lo hicimos justo
cuando el enemigo salía por la puerta principal. Fue divertido
escuchar cómo aquélla aporreaba la puerta, mientras nosotros
íbamos a lo nuestro. Andrea se dignó a abrirle una hora más
tarde, para entonces Mailer telefoneó al susodicho para
quejarse. El tipo regresó, y nos convocó en la sala de juntas,
pero nos hicimos los tontos.
Ahora estoy en mi oficina. Me he descalzado, porque mis
pobres pies me lo piden a gritos, pero Mailer perturba mi
instante de relax. Tiene la malsana costumbre de entrar sin
llamar.
-El señor Crawford, quiere verte en cinco minutos.
No me da tiempo a responder si no que da un portazo. Más
cojo mi zapato, y lo lanzo contra la puerta, y es cuando Andrea
la abre. Mira el calzado tirado en el suelo. Se agacha. Lo recoge.
Me lo da. Me calzo de muy malas maneras.
-No digas nada, por favor.
-No pensaba hacerlo, pero puedo saber qué pasa.
-Acaba de enviar a su perro faldero para que vaya a su
despacho. Imagino que querrá darme un discurso por lo
sucedido en la mañana.
-Pero si ya le expliqué que la puerta se cerró
accidentalmente...tuerzo el labio-. Vale, me quedaré hasta que
acabes.
¡Ay, mi Andrea!
-Estaré bien-. Mi amiga cree que no, y menos a solas con él-.
Sabré manejarlo.
-Como quieras, pero llámame si intenta pasarse de la raya
contigo. Nos vemos mañana. Ciao.
-Ciao.
Salgo de mi oficina después de poner cierto orden en ella.
Mailer pasa delante de mí con cierto aire de grandeza. ¿Acaso
no va a esperar al gran jefe? Tal parece que no, pues ha salido
por la puerta.
Doy un par de golpecitos en la puerta de la oficina de Lucifer.
-¡Adelante!
Abro, y cierro nada más entrar. Mi corazón retumba contra mi
garganta, pero finjo entereza. Lucifer está hablando por
teléfono. Me hace esperar una hora ininterrumpida de pie. Aun
así aguanto como mejor puedo. Una vez que acaba de hablar,
cuelga. Me hace una señal para que me acerque a su mesa. Me
muestra el book de la discordia.
La tensión entre nosotros es bien palpable, pero nadie hace
nada por solventarla.
Hago la correspondiente criba, pero no le gusta el resultado.
-Son las más relevantes del desfile.
-¡Carecen de luminosidad!
Elijo otras, y tampoco le convencen.
-Hablaré con Paolo esta noche, y veré qué se puede hacer…-
cierro el book harta de tanta niñería.
-¡Las quiero ahora!
Me armo de paciencia, y telefoneo a Paolo…comunica.
¡Fantástico!
-No lo coge.
-Insístele, y haz que venga, inmediatamente. No tengo toda la
tarde…-doy unos pasos hasta llegar a la puerta-. O mejor aún
telefonea a tu amigo, y pregúntale ¿por qué coño se ve, a
escondidas, con mi hermana?
Giro, lentamente, sobre mis talones. Ha derribado de un
manotazo todo lo que había sobre su mesa. Pego un salto.
-¿Creíais que no me iba a enterar?...-no le respondo-. ¡¡Te pedí
que averiguaras, qué era lo que le pasaba a mi hermana, no que
Linus y tú os convirtierais en sus celestinos!! ¡Telefonéale!…-
rehúso-.¡¡Hazlo!!
En lugar de ceder, como siempre, abro la puerta, y echo a
correr. No hay ni un alma en la redacción. ¿Dónde se ha metido
el señor Neil? ¡Por Dios! ¿Por qué está cerrada la puerta
principal? ¡Oh, no! Viene hacia mí. Logro escurrirme
encerrándome en mi oficina. Me dice que abra.
-¡Márchate!
Empuja la puerta. Me aparto. Visualizo el cojín que tengo en mi
silla, se lo lanzo. Lo atrapa al vuelo. Le digo que salga, y nada, al
final acabo cargada a su hombro. Peleo, mientras mis nalgas se
llevan la peor parte.
-¡Suéltame!
-Lo haré siempre que hagas venir a tu amigo. He de ajustar
cuentas con él.
-¡No!...-otro azote-…¡ay!
Cierra la puerta de su oficina con llave. Llega donde está su
mesa. Me deja de pie. Se sienta en su silla. Chillo cuando me
hace sentar bocabajo sobre su regazo. Ha subido la tela de mi
falda. Rasga mi ropa interior.
-¡Son nuevas! …-le espeto.
-No las vas a necesitar…-dice con voz grave.
¿Qué?
Acaricia, y azota mi trasero. Separa mis nalgas, e introduce un
dedo largo dentro de mi vagina. Lo mueve, insistentemente,
logrando que gima insólitamente. Sus labios se posan sobre mis
nalgas. Las mordisquea. Lame…y besa.
¿Dónde ha quedado su deseo de ajustar cuentas con Caine?
<<Era una excusa para follarte.
¡No!
<<Sí.
Gimo al borde de un súbito orgasmo, el cual se ralentiza al
retirar su dedo de mi vagina. Giro la cabeza, y veo que lo lame.
Tengo la garganta reseca, y el corazón acelerado. Me incorpora,
y sienta sobre su mesa. Me abre las piernas. Libera su falo
rígido, e hinchado, el cual cubre con un condón. No duda en
embestirme fuertemente. Amortigua mi chillido con un beso
largo y profundo.

Nunca antes un polvo me había resultado tan intenso, tan


agradable, tan sucio y tan salvaje, pero las voces
entremezcladas de los de la limpieza hacen que nos separemos
rápidamente. Me bajo la falda, y me arreglo la blusa. Se sube los
bóxers y los pantalones. Se abrocha la camisa. Salgo de su
oficina. Me topo con el personal de limpieza a los que saludo.
Hacen lo mismo.
Recojo mis pertenencias. Me giro, y pego un salto nada más
verle en la puerta, la cual cierra de un manotazo. Llega a mí.
-¿Qué?...-ha atrapado mi rostro entre sus manos, me besa
ardientemente.
-¡No!...-le respondo cansada de tanto jueguecito.
-Eres mía.
-¡No, no lo soy, tienes a Mailer quien se desvive por ti!
Aquea un ceja.
-¿Mailer? No tengo nada con esa mujer…-me responde molesto.
-Pues muy bien que la has defendido hoy.
Me suelta.
-Debéis de admitir que os habéis pasado de la raya con ella.
-Se lo merecía por ser tan necia.
-¿Qué quiere decir?
-¿Acaso no has visto cómo nos trata solo por contar con tu
apoyo?-le rebato crispada.
-Ella es una trabajadora más…-me abraza-…le daré un toque de
atención si eso es lo que quieres.
-Lo que quiero es perderla de vista…-me deshago de su abrazo.
Cojo mis cosas.
-Por una regla de tres, yo, también, quiero que tu amigo
desaparezca de la vida de mi hermana, pero veo que le
respaldáis Linus, y tú.
-Dylan no es como Mailer. Es mucho más agradable de lo que
crees.
Abre la boca para responder, pero suena su Samsung.
- Не позволяйте им, пока я не попасть туда. так как этот
ублюдок оставить его мне… “ No dejes que salga hasta que yo
llegue. En cuanto a ese cabrón déjamelo a mí...-le oigo decir en
su lengua materna.
¿No dejar salir a quién? ¿A Olga? Pero ¿por qué? ¿Acaso está
con Caine?

-Le daré cien pavos de propina si no pierde de vista a ese


coche…-le digo al taxista.
-Descuide, señora…-dice pisando el acelerador, el conductor
serpentea diestramente el tráfico, y yo siento el corazón a la
altura de mi garganta.
Rebusco en mi bolso la pastilla de la ansiedad, que me tomo al
acto. Telefoneo a Linus contándole lo que ha pasado, me dice
que llame a la policía…
-No puedo.
-…si no lo haces matará a Caine.
-¡Por Dios, Linus, no me asustes!
-Es verdad. LLámame en cuanto llegues.
-…vale…-colgamos.
Rezo en silencio incapaz de llamar a la policía. Más que nada
para evitar un escándalo, pero…¿por qué detesta tanto a Caine?
Acaba de producirse un ligero atasco. Le insto al taxista a que
nos saque de él…y tras hacer varias maniobras, logra sacarnos
del atolladero. Sigue con su discreta persecución. Al cabo frena
en seco. ¡Menos mal que llevo puesto el cinturón de seguridad!
-Hemos llegado.
Pago la carrera, y el dinero extra. Me apeo. Telefoneo a Linus,
le doy la dirección. Me escondo ente los vehículos estacionados
en la acera. Veo a Lucifer hablando con un tipo alto y fornido. Le
acaba de decir algo que ha enojado a su jefe. Ambos cruzan la
carretera. Suben unos peldaños. El hombre robusto, inserta una
llave maestra en la puerta del edificio victoriano.
Corro…¡mierda! La puerta acaba de cerrarse delante de mis
narices.
-¿Jugando a los detectives?
Pego un respingo…es Linus riendo.
-¡Me has dado un susto de muerte!
-Lo siento…no sabía que Caine viviera tan cerca de nosotros.
-Ni yo, tampoco.
-Cuéntame…¿qué ha pasado durante mi ausencia?
Gritos. Se oyen gritos entremezclados. Linus, y yo vemos como
Don Gruñón sale del edificio tirando de la mano de su pobre
hermana, quien llora mirando hacia atrás. Caine la alcanza, pero
el fornido agente lo bloquea.
-¡Dylan!...-se acaba de escurrir de la mano de su hermano.
-…¿qué haces, Emme? ¡Vuelve aquí!...-dice Linus.
La gente que pasa a esas horas por ahí, se ha detenido a ver la
trifulca entre Caine y Lucifer.
-¡Olga!...-la llamo.
Don Despiadado me ordena que me mantenga al margen. Le
digo que no puedo. Olga corre hacia mí. La tranquilizo. Los
curiosos se van aglutinando. Lucifer está que se lo llevan los
demonios, nunca mejor dicho.
-¡Por favor, déjala, no ves que está temblando!
Hace oídos sordos, justo cuando llega Freeman con
laPathfinder. Él y su hermana desaparecen dentro.
Linus acude junto a Dylan, cuyo labio le sangra a borbotones.
-¿Estás bien?...-le pregunto ofreciéndole un kleenex.
No quiere. Coge el móvil. Marca el 911. Le ruego que no lo
haga.
-Emme, tiene razón. Tienes todas las de perder si te enfrentas a
Lucifer.
-¿Quién carajo es Lucifer?...-pregunta confuso, mientras cuelga.
-Alexander Crawford, lo hemos apodado así por el mal carácter
que tiene.
-Más que Lucifer, yo diría que es una bestia sin corazón.
Duele oírle decir eso mismo, pero está resentido. Una actitud
rara en él dado su carácter apacible.
-Solo quiera proteger a su hermana…-señala Linus mediando.
-¿De mi?
-De ti o de cualquiera, y hay que respetar su postura, aunque no
compartimos su forma de actuar.
Estamos sentados en las escalinatas del edificio. Los curiosos
se han dispersado.
-Estábamos viendo una película juntos, cuando oímos un
estruendo. No me dio tiempo a reaccionar cuando ya se la había
llevado. Le seguí detrás, pero aquel salvaje me bloqueó.
-Es lo que tiene el fijarse en la hermana de Alexander
Crawford…-dice Linus poniéndose en pie…-anda, levanta, hay
que poner un poco de hielo a ese labio.
-Vale, pero deja que me cambie de camisa.
La tiene manchada de sangre. Caine se ausenta.
-Pobre Caine…-dice Linus.
-Pobre Olga…-le digo incapaz de dejar de pensar en ella.

Bianca mira a mi hermano, quien a su vez me mira a mí.


Apoyan a Caine al cien por cien.
-Si al menos pudiera hablar con él…y explicarle.
-Deja pasar el tiempo…-le propone mi hermano, quien sigue
creyendo que Lucifer es un agresivo.
-Necesito saber cómo está Olga, y qué es lo que ha hecho con
ella.
Llevo un buen rato pensando en querer ir a verle, y mediar
entre su hermana y Caine, pero cabe la posibilidad de que me
mande a freír espárragos, pero lo quiero intentar usando mis
propias armas.
Me ausento sigilosamente del salón. Me ducho, y seco con la
toalla. Me pongo solamente el trench beige. Me calzo unos
tacones altos de charol negros. Me recojo el pelo en una cola
alta. Me pinto los labios con carmín rojo. Una vez en el salón,
Linus sonríe percatándose de mis intenciones. Nadie me conoce
tanto como él, mientras mi hermano me pregunta que a donde
voy. Me invento la correspondiente excusa. Caine me da las
gracias por haber salido en defensa de Olga.
-No se merecen…-le respondo saliendo por la puerta.
22
He ido a la agencia por mera casualidad, ya que su adicción al
trabajo no conoce horarios ni circunstancias familiares. A veces,
me pregunto por qué no es capaz de vivir, en vez, de entregarse
tanto a su imperio.
Cruzo el reluciente hall custodiada por el agente Brian.
El de seguridad me impide la entrada. Mi escolta le dice quien
soy. Me resulta extraño oír el término prometida.
Entro dentro del elevador, y es ahí cuando me acometen todas
las dudas habidas y por haber, pues he entrado en territorio
hostil, y que Dios se apiade de mi alma. Las puertas del ascensor
se acaban de abrir. Me planto en recepción. Me invaden los
recuerdos de aquellos días tan felices junto a David.
Hay una operadora nueva. Luce un traje negro, y camisa
blanca. Su pelo castaño oscuro está recogido en un impecable
moño. Es muy atractiva. Está atendiendo una llamada. Me ha
visto. Esboza una leve sonrisa.
La actividad en la agencia está en su máximo esplendor. Los
teléfonos no cesan de sonar. Es un y venir de ¨esclavos¨. No hay
corrillos en los pasillos ni en las máquinas expendedoras. Todo
fluye sistemáticamente.
-Buenas tardes, mi nombre es Romina Zajst, ¿en qué puedo
ayudarla?
-Buenas tardes, quisiera hablar con el señor Crawford.
-El señor Crawford no atiende visitas en horas de trabajo a no
ser que estén programadas en su agenda…-habla como un
robot-…¿tiene cita?...-le respondo que no. Me extiende un
formulario, frunzo el ceño-…rellénelo, y exponga en este
recuadro el motivo de su visita. El señor Crawford le atenderá
en la mayor brevedad posible. Gracias por confiar enCrawford´s
Agency, que tenga una buena tarde.
Me armo de paciencia.
-Telefonee a la señorita Steel y dígale que la señorita Taylor
quiere hablar con su prometido, el señor Crawford…-el rostro
de la operadora es un poema.
Descuelga apresuradamente el teléfono, pulsa un botón. Habla
con voz casi inaudible. Cinco segundos después se presenta ante
mi Helena Steel. Su rostro denota una irrefutable sorpresa. No
me invita a que la siga, sino que me pregunta cómo estoy. Le
respondo que bien.
-Me urge hablar con el señor Crawford.
Helena fluctúa.
-En este momento se encuentra reunido, pero le haré saber que
ha venido, señorita Taylor.
-Esperaré a que finalice la reunión, gracias, señorita Steel…-le
digo ante su inminente estupor.
Tomo asiento en uno de los sofá de color vino. Cojo una revista
de economía, que ojeo distraídamente. Steel acaba de
desaparecer, pero no tarda en regresar con mejor semblante.
-Por aquí, señorita Taylor…-dejo la revista sobre la mesa
cuadrada de cristal.
La operadora me mira extasiada, frunzo el ceño. Vuelve a sus
quehaceres. Cruzamos por el pasillo, adornado con plantas, y
cuadros vanguardistas, que conduce a la sala de juntas. Oigo la
voz de Lucifer, me giro, y le veo hablando con una mujer
infinitamente guapa. Tiene el cabello reluciente y ondulado.
Luce un exquisitoChanel en tono crudo. De su antebrazo
prende un magníficoGyvenchy negro…pero ¿quién diablos es?
-¿Señorita Taylor?...-me llama Steel…
¡Mierda!
Don Mandón se ha girado, y me ha visto al igual que su
acompañante. Steel desaparece prudentemente. Siento las
mejillas rojas como un tomate. La desconocida me mira
insistentemente, aunque él no está por la labor de presentarnos,
lo hace ella en su nombre. Se trata de la ¿¡doctora Pearlman!?
No puede ser, pues me la imaginaba de otro modo…
-Emma Taylor, mucho gusto doctora Pearlman…-le estrecho su
mano.
-Elizabeth…-me corrige con cortesía.
-Emma.
Lucifer carraspea. Se ofrece a acompañarla al ascensor. La
mujer se despide de mí. Hago lo mismo, mientras tomo aire.
-¿A qué has venido?...-murmura segundos después, mientras me
da un buen repaso.
-Quería verte, pero veo que he elegido un mal momento, así que,
¡adiós!-…doy la vuelta, pero tira de mi codo.
Entramos al elevador, cuyas puertas se cierran. Descendemos
un par de plantas, justo cuando pulsa el botón de stop como
aquella primera vez.
-¿Cómo que adiós?
Sabía que ello le disgustaría.
-Es un decir.
Me mira, y remira. Me arrincona contra una de las esquinas
del ascensor. Me besa con suma pasión, mientras sus manos
suben por mis muslos hasta posarse en mis nalgas. Aparta su
boca de mis labios. Fija su mirada ceñuda en mí.
-No llevo ropa interior.
Sus ojos recorren mi rostro, y se detienen en mis labios, los
cuales devora. Mis manos tantean su entrepierna. Me las ideo
para liberar su pene tieso, el cual fricciono. Jadea, y cuando cree
que no puede soportar mis caricias. Me eleva unos centímetros
del suelo, y entierra su falo dentro de mi ser. Pasa su lengua por
mi cuello, por mi barbilla. Sale y entra, entra y sale de mi cuerpo
con embastes largos y precisos, que me hacen olvidar el motivo
principal por el que he ido a verle.

Hemos ido a su ático, y lo primero que hace es llevarme a la


cama. Tal parece que no ha tenido suficiente con nuestro
intenso encuentro sexual en el ascensor, el cual me prometió
que llevaría a cabo aquella vez.
Me despoja del trench. Admira embelesado mi cuerpo
desnudo, el cual acaricia con sus manos y boca. Se incorpora
para desnudarse. Observo la horrible cicatriz que tiene en el
costado. Y es cuando me pregunto si se la hizo, verdaderamente,
en un accidente. Me cubre con su ardiente cuerpo. Me besa
introduciendo su lengua en mi boca, su mano se pierde entre
mis piernas. Exhalo un gemido, posa sus labios sobre mis
pechos, los besa por turnos. Vuelve a mi boca, eleva mis brazos
por encima de mi cabeza, junta las muñecas, toma las esposas, y
un antifaz negro, que hay bajo la almohada, los cuales da
utilidad.
Me acaba de entrar la risa floja.
-¿Qué te hace tanta gracia?...-dice jadeando.
-Tú.
-¿Yo?
-Sí, eres muy impredecible.
-Me gusta serlo con mi hermoso bombón pelirrojo…- besa mi
cuello.
No veo ni un pijo.
-Alex…
-¿Qué?
-¿Qué has hecho con Olga?
-A ti qué te importa.
Su aliento baña cada centímetro de mi piel, quien arde ante
un intenso placer, que él me proporciona con sus caricias.
-Claro que me importa, quiero mucho a tu hermana.
-…por eso permitiste que se enrollara con ese malnacido, en vez
de contármelo, ¡muy bonito! –su lengua juguetea con mi
ombligo. Desciende por mi agitado vientre, que se contrae. Abre
mis piernas de par en par; besa la parte interna de mis muslos
hasta llegar a mi sexo. Me remuevo nada más sentir su lengua
sobre los delicados pliegues. Arqueo la espalda-…me excita que
hayas venido a verme sin nada debajo.
-Solo pretendía ayudar a dos jóvenes que se gustan…- trago
saliva-…me fascina visitar a mis amigos sin ropa interior.
Ha dejado de acariciarme.
-…a ese cabrón no le gusta mi hermana… ¿amigos? ¿Qué
amigos? –Quiere saber.
Su voz suena gruñona. Daría lo que fuera por ver la expresión
de su rostro.
-¿Cómo puedes decir que Caine no le gusta a Olga? Uno que
conozco, y que, me gusta follar con él.
-¡Lo sé, y punto…!- Se ha enfadado-. ¿Cómo se llama tu amigo?
-Alexander Crawford Ivanov.
Estallo en una carcajada.
-Muy graciosa, listilla.
Me hace girar bocabajo. Alza mi trasero, el cual acaricia, besa, y
explora con su lengua. Me relamo ante tan grandioso placer.
Oigo cómo abre y cierra un cajón. Me penetra paulatinamente.
Enrosca mi coleta alrededor de su mano, echo la cabeza atrás.
Pasa su lengua por mi cuello.
-Con que te gusta follar conmigo, ¿eh?
Lo afirmo, gimiendo acaloradamente. Mis muslos tiemblan al
igual que todo mí cuerpo. Coloca sus manos a ambos lados de
mis caderas. Me inclino, instintivamente, hacia adelante, para
recibir sus enérgicos embastes. Mis manos se aferran a las
cálidas sábanas.
Entra y sale.
Sale y entra.
Gime.
Chillo, casi sin fuerzas.
-¡Suéltalo, nena!
Lo hago atrapada en una fuerte sacudida, mientras mi corazón
late en tropel. Me abraza para mitigar mi dulce espasmo. Poco
después libera mis muñecas, las cuales masajea por turnos.
Retira el antifaz de mis ojos, parpadeo habituándome a la
claridad. Nos tumbamos, abrazados uno al otro hasta que
recuperamos el aliento.
Su Samsung suena de repente. Miro en dirección a la mesita de
noche.
-Está en el bolsillo derecho de mi chaqueta.
Lo cojo, y se la doy. Poso mi cabeza sobre su hombro. Deja el
Samsung a un lado de la cama. Suspira…
-¿Todo bien?
-…sí, era Mailer…-alzo la vista hacia él-. Quiere que cenemos
juntos.
¡Oh!
-Pues no la hagas de esperar…-le respondo con aparente
tranquilidad.
Me levanto de la cama para ir al baño. Me ducho con rapidez.
-¿De verdad crees que era Mailer?...-me pregunta descorriendo
la mampara.
-No lo sé, dímelo tú.
Salgo de la ducha.
Dejo que se bañe solo. Tomo una toalla doblada sobre el
mueble del lavabo, me seco con ella. Ha salido de la ducha. Usa
el albornoz.
-Era un mensaje de Crowe sobre la reunión de mañana...-le miro
seriamente-. Solo pretendía gastarte una broma.
-Pues no ha tenido ninguna gracia.
Salimos del baño. Me pongo el trench. Me lo abotono, ajusto el
cinturón.
-¿Qué…qué haces?
-¿Tú qué crees?
Mi respuesta no le ha agradado.
-Puedo saber a qué viene este repentino cambio de humor.
-No me gusta esa mujer, y lo sabes.
-Mailer es una excelente persona. Solo has de conocerla.
¡Lo que faltaba; que vuelva a defenderla delante de mis
narices!
-¡No quiero conocerla, porque para eso estás tú!
-Ya te dije que no tengo nada con esa mujer.
-¡Pues me alegro por ti! ¡Ahora me voy!
Lo sé, me estoy comportando como una cría.
-Y, ¿por qué quieres irte?
Me giro enojada.
-Lo creas o no esto me supera, y la verdad, es que no sé si quiero
seguir con esto…-me mira confuso-…vine a verte para
disuadirte sobre Olga y Caine, pero he fracasado
estrepitosamente.
-Lo suponía nada más verte aparecer en la agencia, aunque ya
sabes lo que opino sobre ese tipo.
Detesto lo tajante que puede llegar a ser, a veces.
-Pero quería intentarlo, porque quiero que Olga que sea feliz.
-Y lo es, pero lejos de ese cantamañanas
Me yergo más todavía.
-Es evidente que nada de lo que te diga va hacer que cambies de
opinión sobre Caine, ¿verdad?
-Así es.
¡Qué triste todo!
-Entonces es mejor que no nos volvamos a ver.
No puede dar crédito a lo que acabo de decir con tanto ímpetu.
-¿Por qué?...-me pregunta alarmado.
-Tú y yo solo nos entendemos en la intimidad. En lo demás
pensamos y actuamos distintamente.
-¡Eso no es verdad! Somos muy parecidos, solo que este tema es
muy delicado.
-Precisamente, pero hay dos personas que se están conociendo,
y que se gustan, Alex, y sería muy injusto separarles.
-Nada es justo en esta vida, pero nadie mejor que yo conoce a
Olga, y te aseguro que ese gilipollas no es hombre para mi
hermana.
¿Cómo puede estar seguro de ello?
-¿Acaso le…le has hecho investigar?
-Lo que yo haya hecho o dejado de hacer, ahora no importa. Lo
que me preocupa es tu actitud conmigo, ¿por qué sigues
desconfiando de mi? ¿Por qué vuelves a rehuirme?
Aparto la mirada de él.
-No, no es así.
Creo que voy a acabar llorando.
-¡Claro que sí! Denoto cambios en ti; igual te entregas a mí como
al rato me rechazas, fríamente, y es cuando me pregunto,
¿dónde está la mujer de la que me he enamorado
profundamente?
¿Cómo?
23
-Si es una broma, no ha tenido ninguna gracia, Alex.
Fija su tórrida mirada en mí, la cual me ruboriza.
-Nunca he hablado tan en serio…-da un paso hacia mí.
Me encuentro de lleno con esos cálidos ojos verdes, que me
cautiva. Alarga una mano, y acaricia mi mejilla con los nudillos.
Entrecierro los ojos, y los vuelvo a abrir, incapaz de seguir con
esta maldita revancha, pues todo se me está yendo de las
manos.
-Alex, yo no…-noto un extraño nudo en la garganta.
Salgo, precipitadamente, de la habitación. Siento el corazón
roto de dolor. Recojo mi bolso, y los zapatos de las escaleras. Me
calzo con presteza. Quiero irme antes de que sea demasiado
tarde.
- Te acabo de confesar que estoy enamorado de ti, y lo primero
que haces es huir de mí.
Me giro, y ahí está él, cual alma en pena.
<<Acaba con esto ya chilla mi conciencia.
-Es lo mejor para los todos, créeme.
Baja las escaleras con la agilidad de un felino. Se planta
delante de mí. Rehúyo su mirada, la cual busca, insistentemente,
la mía…
-Mírame...-lo hago en contra de mi voluntad-. ¿Acaso no sientes
nada por mi?...-me pregunta horrorizado.
-Lo que yo sienta o deje de sentir por ti es cosa mía, ahora, si me
disculpas he de irme.
Doy media vuelta, y me dirijo al elevador olvidándome de todo
cuanto me aconsejó que hiciera Linus.
Oigo como me sigue. Me giro, y le suplico que me deje
marchar. No quiere, sino que se acerca más a mí. Retrocedo
unos cuantos pasos atrás, él los da hacia delante. Me atrapa,
sosteniendo, finalmente, mi rostro entre sus manos. Sus ojos
denotan una aterradora impaciencia. Posa su pulgar sobre mi
labio inferior. Me besa seductoramente. Su lengua se adentra en
mi boca. La emoción asoma a través de mis ojos, mientras mi
conciencia se subleva contra mí.
-¡No!¡No puedo hacerlo!-me aparto, violentamente, de él.
Parpadea incesantemente.
-¿Qué…qué pasa?
Le miro, y es cuando una parte de mi me incita a que le cuente
la verdad. La otra, en cambio, me alienta a que entre al ascensor,
y me vaya. Hago lo primero. Su rostro varía de expresión a
medida que me sincero con él.
-…así que soy incapaz de seguir adelante con esta absurda
revancha, sencillamente, porque te quiero muchísimo, y sé que
no debería de haberte mentido, pero quería darte un ligero
escarmiento por todo lo que me hiciste.
No dice nada, sino que se ha escudado tras su fría coraza. Y no
le culpo, muy al contrario. Da un paso al frente, introduce el
código del ascensor. Es una manera sutil de decirme que me
vaya. Al cabo desparece como alma que lleva el diablo. Y es
cuando siento como mi mundo vuelve a derrumbarse bajo mis
pies.
Tengo ganas de llorar.
Gritar.
Y más que nada ir detrás de él, y suplicarle que vuelva
conmigo, pero no hago nada de eso, sino que veo como las
puertas del elevador se abren. Entro dentro, y me abrazo a mí
misma. El dolor no tarda en brotar para volver a cebarse contra
mí. Más aguanto con todas mis fuerzas hasta que las puertas se
cierran, y es cuando me rompo. Pues he contribuido a arruinar
mi felicidad al lado del hombre que más quiero, y que ahora me
odia…¡que Dios se apiade de mi! Ya que no sé qué hacer para
que me perdone, y que volvamos a empezar de nuevo, ya que
tengo demasiado amor que darle.
El ascensor se acaba de detener. ¡Oh, no! Creo que se ha
estropeado. ¡Bravo! ¿Hay algo más que no me suceda? Me seco
las lágrimas con el dorso de la mano. Pulso el botón de
emergencia, y no obtengo respuesta. Golpeo, con empeño, las
puertas metálicas, mientras pido auxilio. Pronto el pánico se
adueña de mí. Transcurren como cinco minutos hasta que el
dichoso elevador se activa, milagrosamente, pero lo hace a la
inversa: asciende, sigilosamente, hacia el ático de Alex. ¡No!
Busco la manera de que descienda, ya que no le hará ninguna
gracia verme de vuelta, pero no lo consigo. Se detiene. Las
puertas vuelven a abrirse, y mi sorpresa es verle ahí, de pie,
vestido con ropa informal. Lloro como una tonta. Da un paso
adelante, me abraza vigorosamente.
-Así que me quieres muchísimo, ¿eh?...-asiento con lágrimas en
los ojos, las cuales seca con los pulgares. Me da un beso en la
boca…-…yo a ti, nena.
Suena el teléfono fijo de su casa así como mi móvil al mismo
tiempo. Nos miramos; reímos como dos niños grandes. Salimos
del ascensor cogidos de la mano. Atendemos nuestras
respectivas llamadas. La mía es de un número desconocido,
pese a ello descuelgo. Se trata Olga. La saludo.
-No quise hacerlo…-cuelga.
Pego un respingo, al sentir el cálido abrazo de Alex, quien me
mira inquisitivamente. Le cuento lo que acaba de pasar. Ha
palidecido. Corre al salón. Descuelga el teléfono fijo. Marca el
número de emergencias. Da la dirección de su madre para que
envíen una ambulancia...
-Posible intento de suicidio.
¡Quéeee!
Descuelga, y telefonea a su madre.
-…Что бы он сделал это снова, и вы даже не заметили!
скорая помощь находится на пути…- ¨ ¡Lo ha vuelto a hacer, y
no te has dado ni cuenta! La ambulancia está en camino¨.
Cuelga, y descuelga el celular. Telefonea para que le traigan el
coche de inmediato. Cruza el pasillo, le sigo como una autómata.
Entramos al ascensor, suena su móvil…
-¡сильно сжал запястья, пока они не достигнут
чрезвычайной ситуации!...- ¨¡Presiona fuertemente sus
muñecas hasta que lleguen los de emergencias!
Cuelga con una indescriptible entereza. Salimos directamente
al parking. Me descalzado para poder seguirle los pasos. Se
detiene ante suPorschedel que sale un agente de seguridad.
Sube al coche, cierra la puerta, pisa el acelerador dejándome en
tierra. Me abrazo a mí misma, intentando no llorar, y es cuando
le veo que da marcha atrás. No me lo pienso dos veces, y subo.
Conduce tocando insistentemente el claxon, casi se salta un
semáforo en rojo.
- Aunque no lo parezca, mi hermana padece de trastorno límite
de la personalidad, al igual que mi padre, y su familia. David, en
cambio, padecía de depresión. Le regalé la agencia porque
quería que saliera de aquel pozo en que se encontraba hasta
que apareciste tú, y le devolviste la ilusión que creyó haber
perdido.
Las lágrimas fluyen de mis ojos.
-Yo no…no sabía…David nunca…-no me salen las palabras.
-A David no le gustaba alardear de su vida privada, ni de la
familia. Cuando enfermó prefirió recurrir a ti antes que a
nosotros, porque le encantaba tu compañía. Algo que siempre
respetamos. En cuanto a Olga, he hecho todo lo posible para que
salga adelante. Con lo de Vaugh no llegó a autolesionarse
porque mamá llegó a tiempo para impedírselo.
Gracias a Dios.
-Y ¿por eso fue a verte la doctora Pearlman?
-La hice venir para que tratara a Olga. Como ves mi vida no es
tan idílica como parece. Solo tú logras arrojas luz sobre ella, y si
alejas de mi lado volveré a sumergirme en la oscuridad, algo
que no quiero que suceda… -le cojo de la mano.
La besa.
-No pienso irme a ninguna parte.
-Eso espero, cariño.
24
No me ha permitido que suba con él a casa de su madre solo
para evitar que presencie una terrible escena, pues los
sanitarios aún no han bajado de la casa de Natasha. Algo va mal.
De ahí que me apee del coche, no sin antes coger las llaves y
cerrar las puertas. Cruzo la calle con pasos presurosos. Hay
unos cuantos curiosos. Me abro camino entre ellos. Me escurro
dentro del edificio, sin que el conserje repare en mi presencia,
porque está hablando por teléfono y de espaldas a mí.
Doy con el ático de Natasha. Pulso el botón del ascensor, justo
cuando se abren los dos restantes. Me echo a un lado, pues de
uno de ellos sale Olga en camilla custodiada por tres sanitarios.
Está muy pálida. Alex viene detrás. Su rostro denota una honda
preocupación. Me percato de que tiene la camiseta manchada de
sangre al igual que sus manos. Me ha visto. Me aparta a un lado,
mientras su madre me mira con desaprobación. Junto a ella está
una mujer entrada en años. Tiene las sienes teñidas de plata.
Viste de luto. Le está hablando en italiano, deduzco que se trata
de la señora Santoni…
-Te dije que no salieras del coche.
-Lo siento, pero no podía con la espera, ¿cómo está Olga?-Le
pregunto con un entrecortado hilo de voz.
La ambulancia se ha puesto en marcha a toda pastilla.
No me responde sino que cruzamos la carretera entre la hilera
de coches y fisgones. Estoy tiritando de frío. Freeman aparece,
nos abre la puerta del monovolumen, mientras otro agente se
lleva elPorsche. Subimos por turnos. Natasha llorar en silencio,
y no es para menos, aunque me sorprende su reacción a juzgar
su carácter impasible y distante.
Suena el Samsung de Alex.
-¡Ahora no!- Hace una pausa-. Es Olga, otra vez. Sí, la trasladan
al Metropolitan.
Sostiene su Samsung entre las manos. Está serio, absorto, casi
se diría que se siente culpable por lo que ha sucedido. Rebusco
en mi bolso y encuentro unas toallitas húmedas. Se las doy. Las
mira distraído. Le limpio las manos. La señora Santoni se ha
girado para mirarnos.
Freeman sortea el tráfico con suma maestría, pues llegamos
pronto a nuestro destino, aparca el vehículo en el parking. Nos
apeamos todos. Alex se dirige a información. Me acerco a
Natasha para darle ánimos, pero me rechaza abiertamente,
incluso no duda en ordenarme que me vaya.
-¡No se le ha perdido nada aquí!
Giulia le acaba de decir algo en italiano. Natasha la silencia. La
mujer me mira penosa.
-Está bien, señora…
Cruzo el hall en dirección a la puerta de entrada. Evito llorar
solo por ser tan idiota, a veces.
-¿Vas a alguna parta?
Me giro, y es Alex. ¿Qué se supone que debo de decirle? ¿Qué
su madre me acaba de echar de malas maneras?
-Imagino que querréis un poco de intimidad, esperaré aquí
fuera.
-Anda, ven aquí.
Me abraza. Me da un beso en el pelo. Me coge de la mano. A
Natasha casi le da un infarto nada más verme de regreso. No se
contiene sino que le exige a su hijo que me eche en su lengua
materna…
-… женщина не для вас! …- ¨¡no es mujer para ti!…¨
-Shut не знаю, кто ты!-…¨¡Cállate, no tienesni idea de lo que
dices!...¨
-Конечно, я знаю! ... вашу бедную заколдованный брат , и
хочет сделать то же самое с тобой ... это , возможно, вы не
понимаете, что это ведьма ?...-¨¡Claro que lo sé!…hechizó a tu
pobre hermano, y quiere hacer lo mismo contigo…¿es que acaso
no te has dado cuenta que es una hechicera?¨
- Довольно! Никто не околдовал меня, так что перестань
говорить глупости!...-…¨¡Basta! ¡Nadie me ha hechizado, así
que deja de decir tonterías!¨
...Natasha alza la barbilla. Evita seguir discutiendo, aunque si
por ella fuera, se levantaría y me abofetearía, pues solo hay que
ver el modo con que me mira. No obstante, se yergue en la silla.
Giulia me sonríe por lo bajo. Creo que entiende el ruso.
Mi ego acaba de expandirse como la pólvora. Por fin alguien
ha mandado callar a Natasha, y ese no es otro que su propio
hijo. Y me alegro, me digo mientras tomamos asiento en una de
las salas de espera…
María y Sebastian Crowe llegan diez minutos después. Nos
saludan indistintamente. María arropa a Natasha, Sebastian
intenta dar ánimos a su amigo, mientras Giulia se sienta a mi
lado.
-Usted debe de ser la señorita Taylor, mi nombre es Giulia. He
oído hablar muy bien de usted.
-Mucho gusto…-le tiendo mi mano. La estrecha afectuosamente-
…llámeme Emma, señora Santoni.
-Giulia.
La señora Santoni y yo hablamos durante un rato. Menciona a
su familia, y su nieta, cuya foto me muestra extrayéndola de su
cartera. El bebé es precioso. De hecho encumbra a los Crawford.
Recuerda a David con palabras de elogio. Si acaso alude al
incidente de Olga, ambas rezamos por que se ponga bien.
Al parecer Anna Gilmore está en una convención, pero colegas
suyos han facilitado información a Alex; a Olga la están
interviniendo porque ha perdido mucha sangre.
Aguardamos pacientemente. Sebastian se ofrece a traernos
café de la máquina expendedora…justo cuando Caine aparece
por arte de magia. Los Crawford acaban de reparar en su
presencia al igual que Giulia y los Crowe.
Caine da las buenas noches, nadie le responde salvo yo. Me
pregunta cómo está Olga.
-Está…está en quirófano. Por favor, vete…-le ruego en voz baja.
No quiere.
-¿Qué demonios haces aquí?
Caine se endereza. Mira a Lucifer.
-Olga me dejó un alarmante mensaje de voz en mi contestador.
He estado llamando a todos los hospitales, hasta que deduje que
estaría aquí.
-¡Márchese, y déjenos a solas con nuestro dolor!
-Señora, yo…
Alex suspira. Mira a su madre, y en una de esas, pega un
puñetazo a Caine. Ahogo un grito de pavor. Sebastian se coloca
en medio, y lleva a una esquina a Lucifer, quien increpa
verbalmente a Dylan. Natasha, María, y Giulia han enmudecido
de espanto. Freeman acaba de aparecer. Caine se limpia la
sangre del labio con el dorso de la mano. Mira serio a Alex.
Quiere bronca a la vista está.
-¡Por favor, vete!...-le suplico.
Y ¡ni con esas! Caine le hace frente a Lucifer. Ambos se han
liado a golpes como aquella vez. Intentamos separarles a duras
penas. Freeman se lleva a Dylan fuera de la sala seguido por
Crowe. A Alex le sangra el labio inferior, pero la furia le puede
hasta el extremo de estampar su puño derecho contra el cristal
de la ventana, lo que provoca un estruendo. Hay cristales
esparcidos por todas partes. Me quedo muerta al igual que las
otras mujeres. Sale, apresuradamente, de la salita con una clara
intención. Su madre y yo le seguimos detrás. Se gira
prohibiéndonos que le abrumemos.
-No deje que haga una locura, señorita Taylor…-me ruega su
madre.
-No se preocupe.
Echo a andar con pasos aligerados. Lo busco indistintamente
hasta dar con él en una de las salas de espera. Me asomo con
sigilo.
-¡No me pregunte cómo ha pasado, sólo sé que quiero a su
hermana! ¿Por qué no quiere creerme?
Crowe y Freeman están en medio de los dos.
-¡No me tomes por tonto! ¡Sé, perfectamente, quién eres, y lo
que buscas, y mi respuesta sigue siendo un no rotundo! Así que
deja en paz a mi hermana si no quieres que…-enmudece, porque
Caine ha desviado su rostro hacia mi.
¡Mierda!
Crowe acaba de cubrir la mano de Alex con un pañuelo.
Instante en que Caine da por finalizado el encuentro. Se marcha
sin decir nada.
-¡Te dije que no me siguieras!...-me increpa Lucifer delante de
Crowe, y Freeman.
Siento un inesperado rubor.
-…quería saber cómo estabas…-le respondo abochornada.
-¡Estoy bien! Ahora vete.
Miro a Crowe y a Freeman, quienes se ausentan de la sala de
espera. Y es cuando Lucifer me toma del codo, y me lleva a una
esquina. Pestañeo confundida.
-¡Comienzo a estar harto de tu curiosidad!
¿Qué? Me zafo de su mano.
-Pues si tan harto estás ya sabes lo que tienes que hacer.
Me mira de pies a cabeza. Hay demasiada ferocidad en esa
mirada felina, y no me gusta.
-Pues ¡lárgate! ¿A qué coño esperas? ¡Nunca he necesitado a
nadie, y menos a ti!
<<…y si alejas de mi lado me sumergiré en la oscuridad…
¡Dios! ¡¡Cómo he podido ser tan ingenua, otra vez!!
Sebastian me mira piadosamente. Freeman agacha la cabeza.
Me ausento de la sala sin tan siquiera mirar a Lucifer.
No me despido de María, ni de Giulia, y menos de Natasha,
sino que tomo un taxi. Una vez dentro me hundo como aquella
vez, pues no tengo remedio.
De vuelta a casa, le cuento a mi familia lo que le ha sucedido a
Olga.
-Rezaremos por ella…-dice mi hermano afectado.
-Sí…-responde Bianca consternada.
En cuanto a Linus, solo acierta a mirarme.
Dejo a mi familia conversando entre ellos, y me ausento del
salón para meterme en el baño donde vuelvo a llorar como una
idiota. Linus llama a la puerta, le abro. No necesito decirle nada,
pues intuye que mi tristeza se debe, en parte, a él; a un hombre
egoísta, frío, grosero, insensible, que me ha robado la razón.
Nada me habría gustado que estar a su lado en tan difíciles
momentos, pero me ha echado, sin un ápice de consideración.
Recordarlo hace que me estremezca de dolor, sobre todo por el
modo en que me ha vuelto a enredar, diciéndome que me
quería, cuando no es así.
25
Ningún medio se ha hecho eco del intento de suicidio de Olga
Crawford. Imagino que él habrá tenido mucho que ver, dada la
fuerte influencia que posee.
En cuanto a mí, sigo inmersa en mi propio desconsuelo. Más
aún cuando evoco aquella noche, y en cómo me trató. Dan ganas
de abofetearme solo para que espabile. Por no decir que estas
semanas han sido otro tormento más. Ojalá pudiera olvidarle,
pero no puedo. Su estampa sigue ligada a mí, pero procuro
silenciar mis emociones, aunque tengo al bueno de Linus
sometido a un injusto insomnio sobre todo cuando me oye
llorar por las noches. Se ha vuelto mi consejero, mi psicólogo, mi
paño de lágrimas…además, vuelve a sentirse culpable solo por
haberme sugerido la dichosa revancha. Le he quitado esa
absurda creencia de la cabeza, porque nadie me ha obligado a
hacer nada, que yo no haya querido.
Bianca sabe lo que Lucifer me ha hecho en el hospital, porque
me oyó hablar de ello con Linus. No justificaba su
comportamiento, pero entendió que se debió a la tensión del
momento, y recalcó que no merecía que me tratara de ese
modo.
En cuanto a Dylan Caine sigue igual de apesadumbrado. Se ha
refugiado en nosotros, pese a tiene la cara como un cromo.
Lucifer fue a verle al trabajo dos días después del ingreso de
Olga, y no para hablar, precisamente. Y me ha sorprendido, que
Dylan no haya querido recurrir a la justicia, esta vez.
Sé que no tengo por qué renunciar a un puesto de trabajo,
cada vez, que Lucifer y yo discutimos, y más en estos tiempos
que corren, pero sentía que debía que hacerlo. Y era de esperar
que Andrea pusiera el grito en el cielo, y tardara menos de diez
minutos en plantarse en el loft solo para exigirme una
explicación. Lo hice a tenor de lo sucedido a Olga, y en cómo él
me trató. Entendió, perfectamente, mi postura, pero sentía que
no era justo que renunciara a lo que me gustaba hacer, pero hay
momentos en la vida en las que hay que tomar decisiones por
más que nos desagraden.
Así que he estado repateándome toda la ciudad en busca de
empleo. He de reconocer que lo he tenido muy difícil, pues la
competencia era extrema, y las entrevistas alcanzaban niveles
inconcebibles. Hubo un momento en que me desesperé, incluso
agobié muchísimo hasta que, finalmente, conseguí hacerme con
el puesto de secretaria en un bufete de abogados. No pagan
mucho, pero los horarios son muy flexibles, y los jefes son muy
amables.
Algo es algo.
26
Linus organiza almuerzos y cenas con el fin de que me
distraiga. Es un cielo de hombre. Siempre tiene una palabra de
aliento allá donde las fuerzas aflojan, y la desilusión prevalece,
martilleando el alma, pues, a veces, me pregunto, ¿qué he
podido ver en Lucifer? Un hombre arisco, autoritario…que no ve
más allá de sí mismo, y al que amo, por encima de cualquier
circunstancia. No obstante, sé que no debo de seguir por esta
senda sino que he de ver el modo de olvidarle para siempre,
pero ¿cómo? Si el pasado fin de semana salí con Linus, y tuve la
suerte de conocer a un chico majísimo con el que estuve
conversando hasta bien entrada la noche, y en una de esas
acabamos enrollados en el baño, pero el calentón me duró muy
poco porque me acordé de Lucifer, y me dio el bajón, pero a
causa de los tequilas que me tomé…
Sí, no tengo remedio; cuanto peor se me trata más aferrada
estoy a él. Aun así, he hecho el enorme esfuerzo por no ir a
visitar a Olga al hospital para no toparme con el susodicho, y su
madre. Eso sí, le envié un emotivo whatssap a Olga deseándole,
una pronta mejoría. La respuesta llegó en forma de llamada
telefónica, de modo que respondí, y mi sorpresa fue que él
estuviera al otro lado del hilo telefónico. Me vi en la necesidad
de colgar, mientras mis manos temblaban al igual que mi
cuerpo. No contento con ello, volvió a insistir, y de poco lo valió.
Aunque tuvo la ¨la gentileza¨ de ponerme al día sobre la
evolución de su pobre hermana a través de un largo correo
electrónico, el cual no respondí ni siquiera para darle las
gracias…
27
Los Harper me han invitado a pasar el fin de semana con ellos.
Andrea sabe que no lo estoy pasando nada bien. Así que me he
trasladado a casa de sus padres, quienes acaban de salir a hacer
unos recados. Mi amiga y yo estamos echadas en la cama,
charlando de nuestras cosas.
-Papá y Linda piensan que debería de descansar hasta que el
bebé nazca.
-Yo, también, lo creo. Tienes que estar fuerte para el día del
parto.
Andrea sonríe.
-Me gusta tener la mente ocupada.
-Pero podrías hacerlo desde casa. Es más práctico.
-No es lo mismo. Además no puedo permitirme el lujo de
desaparecer del panorama, y más en esta profesión donde la
competencia está al orden del día- tiene razón-…y ¿cómo te va
en tu nuevo trabajo?
-No me puedo quejar, aunque estoy contando los días para que
lleguen las vacaciones.
-Debemos de empezar a ir a la playa antes de que me ponga
como un tonel, pues últimamente tengo mucha hambre. Linus
estaba en lo cierto, tengo gula, lo admito.
Echo una risita.
-Cuando quieras, aunque Linus ha comprado la sombrilla, y
sillas plegables como si las del año pasado no sirvieran.
A Andrea no le extraña. Nuestro amigo es muy hedonista en
ese sentido.
-La verdad es que nos merecemos unas vacaciones con toda
clase de comodidades, el calor se está haciendo insoportable
sobre todo por la noche.
-Imagínate nosotros metidos en un reducido espacio.
-¿Habéis pensado en mudaros?
-Bueno, hemos estado hablando de ello, pero hemos creado
cierto vínculo de apego con el loft. Ahora dormimos en
colchonetas, y en medio del salón como cuando éramos unas
niñas… ¿te acuerdas?
Andrea se ha puesto melancólica.
-Jamás olvidaré esa etapa de nuestras vidas.
-Fue la mejor de todas.
A pesar de los desprecios de mi madre.
-Sin duda, aunque he de admitir, que cuando nos separamos,
sentí un hondo vacío. Me pasaba noches en vela, rezando
porque volviéramos a estar juntas. Y sé que fui muy injusta con
Linus, pero has de saber que sentía celos de él…-pestañeo-…creí
que te alejaría de mi, por eso le declaré la guerra nada más
verle.
-¡Oh, Andrea! Si Linus es el ser más entrañable que jamás hayas
conocido.
-Y me arrepiento de haberle juzgado. Ahora le quiero como a un
hermano, aunque, a veces, nos llevemos a matar.
Reímos.
-Estoy segura que le encantará oírtelo decir, más ahora que
anda un poco de capa caída.
Andrea frunce el entrecejo.
-¿Por qué?
-Le cuesta verse solo, sin pareja.
-Seguro que encuentra alguien que lo merezca.
-¡Ojalá!
Se produce un leve silencio.
-Sé que te prometí que no le mencionaría, pero ha estado
preguntado por ti estos días…-se refiere a Lucifer. No me
pronuncio…-…quería saber cómo estabas. Le dije que encantada
con tu nueva vida. Lo encajó fatal.
-No debiste de haberle dicho nada.
-Te la debía después de cómo te trató. No sé tú, pero, a veces,
hay que ser dura con ellos.
-No todos los hombres son como Lucifer.
Andrea entorna los ojos.
-No te creas, los hay, aunque no negaré que nunca he conocido a
un tío tan raro.
Eso es cierto.
-Ni yo.
-Pero igual te telefonea para arreglarlo, aunque yo en tu lugar lo
mandaba al cuerno.
Eso quisiera yo.
-Telefoneé a Olga para saber cómo estaba; y se puso él, pero
colgué nada mas distinguir el timbre de su voz.
Mi amiga aplaude mi gesto.
-Procura que, esta vez, no acabe con tus pobres nervios, ya
sabes lo obstinado que es.
-No te preocupes.
-Pero lo hago, porque eres mi hermana pequeña, y mi deber es
cuidarte.
Eso se merece un abrazo.
-Ahora entiendo la obsesión de Lucifer por sobreproteger a su
hermana.- evoco aquella noche, y en lo que pasó. Es penoso-.
Debió de ser horrible para él ver a Olga en semejante estado.
-Estaba muy afectado, y, furioso al ver aparecer a Caine.
Andrea pone cara de circunstancia.
-Yo creo que le pudo más la presión de aquella noche, de ahí su
comportamiento contigo, y con Dylan. Bueno a éste se ve que no
lo soporta, aunque no justifico lo que os hizo.
-He tratado de entenderle de mil maneras, y solo veo a un
hombre arrogante, autoritario, e insensible en la mayoría de las
veces.
Andrea suspira.
-Seguro que lo arregláis, Emme. Verás que sí.
Quiero creer que no, por el bien de todos.
-Estoy cansada de ceder, y de llevarme siempre la peor parte.
-Todas hemos tolerado cosas por amor, o si no que me lo
pregunten a mí. Los Preston me odian a muerte, pero sigo al
lado de Eddy…-hace una pausa-…antes de que me olvide; tenías
razón sobre Miranda. La tía solo me ha estado utilizando en
beneficio propio solo para vengarse de los Crawford.
-¡Por fin te has dado cuenta!
-No es que haya sido una ingenua, pero me gustaba oírle hablar
de esa familia, aunque después de mi charla con Lucifer, he
decidido romper cualquier clase de vínculo con ella.
Arrugo el ceño.
-¿Lucifer y tú habéis hablado de Miranda?
-El tema surgió, llanamente, y me satisfizo, porque no veía
cuando decirle que no fui yo quien filtró a la prensa la
enfermedad de David sino su ex. Algo que él ya sabía, pues sus
averiguaciones. Ahora he dejado de estar en el punto de mira de
los Crawford, aunque ¿me guardas un secreto?...-asiento
obnubilada-…existen fotos muy comprometidas de Miranda y
Viktor Gilmore, el primo de Alexander, solo que nunca verán la
luz.
Me incorporo de la cama.
-El tipo es una buena prenda. Según tengo entendido consume
drogas, y bebe como un cosaco. Ha sido detenido varias veces
por conducción temeraria, pero siempre ha salido absuelto, y
sabemos por qué.
-Por su padre.
-El tío goza de ciertos privilegios solo por ser hijo de quien es.
Miranda siempre lo ha tenido en un pedestal. Casi se diría que
estaba enamorada de él, por no decir que eran amantes.
-Igual el bebé que esperaba era de Viktor, y no de Lucifer.
-Eso es algo que no sabremos a ciencia cierta, porque ella tiene
una versión. Habrá que saber la de Lucifer, pero esa nunca se
producirá. En fin, ¿te he contado que el gran jefe ha despedido a
Mailer?
-No…-le respondo boquiabierta.
-La pilló haciendo el ganso en horas de trabajo. Tenías que
haber visto a toda la plantilla aplaudiendo cuando la vieron
vaciar su escritorio.
Hasta yo lo habría hecho.
-Os habéis quitado un gran peso de encima.
-Sí, aunque los chicos te echan de menos. No comprenden por
qué te has ido sin tan siquiera despedirte de ellos. Les dije que
te surgió una oferta de trabajo que no querías desperdiciar,
pero que te acordabas mucho de ellos.
-Gracias por cubrirme las espaldas.
-No hay de qué, pero podrías venir a visitarnos. Esa sigue siendo
tu casa.
-Avísame cuando él no esté.
Andrea me lo promete.
Le toco el vientre.
-Mañana tenemos cita con la ginecóloga. Me gustaría que nos
acompañaras al igual que Linus.
-Está bien.
Seguimos conversando sobre el bebé.
Pronto el cansancio hace mella en la futura mamá. Salgo de la
habitación. Linus me telefonea para saber cómo está. Le digo
que durmiendo. Dice que vendrá en la tarde junto con las niñas,
Bianca y Scott.
Linda y John regresan una hora después. Les anuncio la llegada
de mi familia. Se muestran contentos, y tanto que después del
almuerzo, preparo algunas tartas para merendar. Ya de noche,
nos despedimos de los Harper después de una velada
inolvidable.
28
Niña.
El bebé que espera Andrea es niña, y se llamará Claire como su
abuela materna.
He de reconocer que nos emocionamos al ver la ecografía. Por
lo demás, Eddy quiso aguarnos la fiesta, ya que se opuso al
nombre elegido, pero de poco le valió porque mi amiga no dio
su brazo a torcer. Después de todo, el enojado papá acabó por
irse solo a casa. Ello a Andrea le importó un comino, así que
fuimos a celebrarlo a una cafetería.
Dylan me telefoneó, y vino con nosotros. Sigue afectado por lo
de Olga de la que no tiene noticias. Me dio pena verle tan
alicaído, pero no podía hacer nada por él, salvo escucharle, y,
darle ánimos.
29
Llevo una mañana de lo más caótica, pero trato de
organizarme como mejor puedo, mientras el Sony suena sobre
mi escritorio. Lo cojo distraídamente. Es un correo de Olga en la
que me anuncia que le han dado el alta hospitalaria, lo que me
lleva a querer hacerle un regalo. Aprovecho la hora del
desayuno. Le compro un hermoso ramo de rosas amarillas y su
marca de bombones predilecta, que le envío a través del
servicio de mensajería. Adjunto una nota alegrándome de su
mejoría, para acto seguido volver a la oficina. Treinta minutos
después suena mi teléfono con número desconocido.
Es Olga...
-¡Hola, cielo! ¿Cómo estás?
-Bien. Muchas gracias por las flores, y los bombones, son mis
favoritos…¿cómo lo has sabido?
-David me lo chivó aquella vez.
Risas.
-Oh, David…¡le echo de menos!
-Como todos los que le queríamos.
Suspira. Me acomodo en mi silla ergonómica. Hay un silencio
sepulcral en el bufete. La oigo cómo engulle algo, imagino que
un bombón.
-¿Crees que soy una pirada?
Casi me atraganto en mi propia saliva como la otra vez.
-No, ¿por qué dices eso?
-Mis compañeros de clase lo piensa. Me pusieron ese mote,
porque me vieron hablar sola. Mi amiga Trish me lo contó
cuando vino a visitarme al hospital.
-No hagas caso a los comentarios. Eres una chica maravillosa, y
muy inteligente.
-¿De veras?
-Mucho, y no deberías de tener en cuenta el qué dirán.
-Es triste que te juzguen sin conocerte.
Eso es algo que sé de antemano.
-Pero no te tiene que afectar. Tú vales mucho, y estás por
encima de cualquier comentario malintencionado.
Me lo agradece, nuevamente.
-¿Sabías que el médico que me atendió quiso enviarme a la
unidad de psiquiatría?
-No…
-Tía Anna se puso hecha una furia. He prometido que pondré de
mi parte para curarme, a cambio, Alex y mamá me permitirán
ver a Dylan…¿Qué te parece?
-Eso…eso es estupendo…-me oigo decir, a sabiendas que es
mentira.
-Sé que Dylan estuvo en el hospital aquella noche. Giulia me lo
ha contado. ¿Crees que Alexander cumplirá con su promesa?
No.
-Supongo que sí, tu familia quiere los mejor para ti.
-Sé que os he defraudado a todos, pero me pudo la ansiedad, y
todo se me fue de las manos como otras tantas veces.
-No pienses en eso ahora sino en recuperarte.
-Ha sido horrible.
-No te martirices más.
Suspira fuertemente.
-Mañana me desplazo con mamá y Alexander a la clínica que
tiene la doctora Pearlman. Ella va a tratar mi enfermedad.
Lo sé.
-No sabes cuánto me alegro, cielo.
-Gracias, aunque me encantaría darte un abrazo antes de irme,
porque puede que no nos veamos durante meses.
La petición me ha pillado por sorpresa. ¿Qué hago?
-¿Ahora?...-dice que sí.
Consulto mi reloj de muñeca. Las once de la mañana. Don
Antipático debe de estar trabajando, o, tal vez, esté fuera de la
ciudad.
<<No vayas.
-Vale…
-¡Genial!
¡Oh, mierda! Olvidaba que vive con su madre.
-Olga, yo…esto…no creo que sea buena idea, que vaya a verte a
casa tu madre. Ella no…
-Estoy sola con Giulia…-¡qué raro!-…mamá salió a hacer unos
recados, dijo que volvería más tarde.
No sé cómo, pero acabo aceptando la invitación.
Me despido de Olga.
El señor Holeen acaba de entrar. Le pido permiso para salir por
un asunto personal. No pone impedimentos. Cojo mi bolso, y
salgo por la puerta principal. Saludo a Lou, el de seguridad.
Hace días que no veo al agente Brian, pero hay otro
siguiéndome discretamente. Me preocupa que Lucifer lo haya
despedido. No obstante, deshecho esa posibilidad por muy real
que parezca. Tomo un taxi. Le doy la dirección. Suspiro tratando
de serenarme. Me digo que solo voy a saludar a Olga, y luego me
iré sin que Natasha me vea.
El taxista se las idea para que lleguemos lo antes posible. Le
pago la carrera, me apeo del coche. Subo las escaleras, el
conserje me abre la puerta. Le digo a quién soy y a quien he
venido a visitar. Dice que la señorita Crawford me aguarda en el
ático. Tomo el ascensor, quien se detiene escasos minutos
después. Las puertas se abren, y ahí está Olga. Luce un pijama
de lo más juvenil, y zapatillas de dormir, corre hacia mí para
darme un fuerte abrazo. Sonrío emocionada. Está delgada, pero
muy animada.
Me hace entrar al majestuoso ático de su madre. Los suelos
están revestidos con mármol blanco reluciente. Hay numerosos
lienzos caros colgados indistintamente en las paredes. Los
muebles son de diseño minimalista. Las cortinas de seda hacen
juego con las alfombras. Impera el lujo y el confort. Al fondo, del
salón hay un elegante y lustrosoFazioli. Olga se acerca, y toca
una preciosa melodía.
-No sabía que tocaras tan bien el piano.
-Bueno lo solía hacer a dúo con David. Le encantabaWagner…-
oírle mencionar hace que sienta nostalgia-…es el favorito de
mamá. A Alexander, y a mí nos apasiona la ópera como al
abuelo Alexei.
Abro la boca para contestar justo cuando oigo decir a mi
espalda:
-En realidad, Emme desconoce muchas facetas mías, Olga…-dice
una voz que me deja sin aliento.
<<Estoy sola con Giulia.
Me giro, y le veo en compañía de su madre.
<<Es una encerrona en toda regla, dice mi conciencia.
Sea cual fuere el motivo, no pienso quedarme para
averiguarlo, pero ¿cómo me ausento sin parecer descortés?
-Gracias por las flores y los bombones, señorita Taylor…-dice
Natasha en un tono de voz neutro.
-No se merecen, señora Crawford.
-Natasha…-me corrige mirando a su hijo…-Olga nos dijo que
vendrías.
El muy ladino sonríe. Luce un impecableHugo Boss, así como
los gemelos que le regalé. Lleva barba de días. Le ha crecido un
poco el pelo. Sus ojos denotan esa aterradora tristeza que eludo
por increíble que parezca. Tiene la mano derecha vendada.
Su madre acaba de acercarse a mí para darme un ineludible
abrazo. Se separa de mí, y nos propone tomar asiento.
No entiendo nada como, tampoco, que Don Gruñón ocupe el
asiento de al lado. Su fragancia invade mis sentidos, pero lucho
por no dejarme impresionar. Coloco mi bolso en medio de los
dos, pero lo retira para arrimarse más a mí.
Madre e hija nos miran tensas. Eso quiere decir que el humor
de Lucifer las ha tenido en un sin vivir. Me pregunto de quién
habrá adquirido el mal genio que tiene, o si ello forma parte de
su compleja personalidad.
-Alexander nos ha contado que ya no trabajas para la revista
que la señorita Harper y él dirigen…-dice Natasha con una
fingida sonrisa.
-Sí.
-Ahora trabaja como secretaria para el viejo T. J. Holeen…- se
apresura a decir.
No encuentro el modo de excusarme e irme.
Los brazos de Lucifer rozan los míos, al igual que sus
torneadas y musculosas piernas. Noto como mis mejillas arden,
pero de la indignación ante tanta proximidad.
-…su esposa Lavinia es una de mis mejores amigas. De niñas
íbamos a la misma escuela. Nunca perdimos el contacto…-
explica su madre como si a mi ello me importara.
-Y… ¿cómo te va en el trabajo?...- pregunta Olga.
-Bien, gracias…-respondo lacónicamente, pues no veo como
poder irme.
-Trabajar en un bufete de abogados debe de ser toda una
experiencia…-apostilla Natasha.
-La verdad es que no entiendo mucho de leyes. Me limito a
recoger y repartir la correspondencia del día, atender el
teléfono, organizar la agenda de los socios, y poco más.
-Entiendo. Alexander comenzó la carrera de Derecho pero la
dejó por la de Ingeniero en Telecomunicaciones.
Giro la cabeza inconscientemente, y ahí está comiéndome con
la vista. Aparto la mirada. Olga sonríe ante mi gesto.
-Tengo entendido que te encanta ir de compras…-prosigue
Natasha sin demasiada alegría, pues se ve que la conversación
es de lo mas forzada.
Asiento, pues sé que detrás de esto está Lucifer.
-Macy´s es tu tienda predilecta, ¿verdad?...-pregunta Olga.
-… sí…-vaya Don Gruñón las ha puesto al día sobre mí, o ¿fue el
bueno de David?
-Me gustan esos almacenes, ofrecen una amplia variedad de
servicios. Sueles estar atestados de clientes durante parte del
año.
-Oh, mira quien ha llegado.
Natasha gira la cabeza. Lucifer ni se inmuta ante la llegada de
la señora Santoni, quien sostiene en brazos a un adormecido
bebé. Supongo que es su nieta. Me levanto como el resto.
-Ella es Alessandra, la ahijada de Alexander…-señala Olga
orgullosa.
No puedo evitar mirar al rollizo bebé.
Alessandra tiene la nariz como un botón, y la boquita de piñón.
Su cabello es oscuro, y lacio. Luce un pelele rosa con florecillas
blancas, a juego con el chupete.
-¿Te apetece cogerla?...-me sugiere la feliz abuela.
-Sí, por favor.
Lo hago muy despacio.
<<Tengo una ahijada, y bastante llorona, por cierto…
Pues no lo parece. El bebé acaba de abrir sus preciosos ojos
azules. Parpadea ante la claridad. Se estira. Le doy un beso en el
pelo. Huele a colonia.
-Alexander, hazles una foto como recuerdo…-sugiere Olga
entusiasmada.
No quiero posar para este granuja insensible, pero no me
queda más remedio. Lucifer coge su Samsung. Nos enfoca. Me
ordena que sonría, no le hago el menor caso. Carraspea. Tira
una par de fotos seguidas. Muestra las imágenes menos a mí,
tampoco es que se las pida.
-Acabo de recordar que no he hecho la maleta aún... ¿me ayudas,
mamá?- Comenta Olga.
Natasha titubea. Su hija tira de su mano.
-Giulia, acompáñanos, por favor…-le pide Olga. Entrego al bebé
a su abuela-. Estás en tu casa, Emma.
Las tres mujeres desaparecen ante mis ojos. Sé que Olga ha
propiciado este encuentro. Por no decir que nos ha dejado a
solas para que hablemos, y la verdad es que no me apetece. Por
eso recojo mi bolso, justo cuando el susodicho le da por
preguntarme cómo estoy. Tiene gracia después de todo.
-Bien.
-Yo no puedo decir lo mismo…-no respondo sino que evito su
hosca mirada-…me has vuelto a someter a otra tortura por
culpa de tu actitud inmadura. No debiste de haberte ido del
hospital
¿Cómo?
Se ha sentado en el sofá individual de cuero blanco. Sus brazos
reposan en el reposabrazos. Ha cruzado las piernas. No quiero
pronunciarme, porque me conozco.
-…supongo que estarías ansiosa por perderme de vista.
Pestañeo desconcertada ante sus hirientes palabras.
-Eso no es verdad, para tu información me fui deshecha de
dolor.
-Ya veo…-dice en un tono mordaz.
¿A dónde quiere ir a parar?
<< Quiere discutir.
-Deberías de haberte quedado a mi lado, apoyándome en tan
difícil momento, pero preferiste dejarme solo con mi tormento.
¡Esto es ilógico!
-¡Me dijiste que me largara!
-¡Entendiste mal! Me…me refería a que te fueras a la sala de ..
No le dejo acabar la frase.
-Sabes, ahórrate la explicación. No tengo por qué pasar por lo
mismo una y otra vez…-se ha quedado a cuadros-…discúlpame
con tu familia. He de volver al trabajo.
Doy unos cuantos pasos.
-Eso…¡vuelve a huir de mi! ¡Es evidente que te importo una
mierda!- ¿Qué?-… vamos, admítelo. Di que te has quitado un
gran peso de encima, a juzgar tus salidas nocturnas con Linus.
De ahí, tu indiferencia conmigo.
Ya está, ha logrado sacarme de mis casillas.
-¡Lo creas o no me has importado más de lo que piensas, solo
que tú no me has valorado como debiera! ¡En cuanto a mis
salidas, no son de tu incumbencia, aunque conocí a un tipo,
realmente, maravilloso con el que charlé, y me enrollé en el
baño! ¿Satisfecho?
No parece haberle gustado esto último. Se levanta del sofá. Me
bloquea el paso. Le pido que se aparte.
-¿Qué hiciste qué?- No le contesto-… ¿cómo…cómo se llama ese
tío? ¿Te lo follaste? ¡Contesta, joder!
Ya estamos.
-¡Déjame en paz!
Intento esquivarle, pero no me lo permite.
-¡No pienso dejar que cruces esa jodida puerta hasta que
hablemos, pero antes dime como se llama ese hijo de puta!
-¡No tenemos nada de qué hablar! Y ¡no recuerdo su nombre
porque estaba ebria!
Me mira horrorizado.
-¿Bebiste, y te encerraste en un baño con un desconocido?
¡Acaso te has vuelto loca!...-grita.
-¡No me chilles!
-¡Gritaré las veces que quiera! ¡Po…podría haber abusado de ti!
-Pero no lo hizo, así que apártate de mi camino.
-¡Emma, te lo advierto!
-No me adviertas nada.
Consigo volver por donde he venido.
Me sigue hasta llegar al hall. Abro la puerta. La cierra de un
manotazo, se pega a mi espalda. Mi bolso cae al suelo.
Entrecierro mis ojos, y lucho fuertemente contra mis propias
emociones.
-Sé que soy un hombre difícil de tratar. A veces, digo cosas sin
pensar de las que luego me arrepiento.
Me acuerdo de cómo le rompió la nariz a Caine. De cómo me
ha tratado, y solo veo a un hombre impulsivo, insensible, con
mucho carácter, que no toma en serio mis sentimientos, pues
solo quiere follarme y volver a dejarte tirada en la cuneta, una y
otra vez, pero eso ha de acabar…
-Te quiero…te quiero, nena…-dice al borde de la desesperación.
<<¡No le creas, es un falso de mierda!
-¡Tú no me quieres ni nunca has estado enamorado de mi!...-dice
que sí, mientras se arrima más a mí-. ¡De ser así no me gritarías,
ni me echarías de tu lado, ni me harías sentir tan desdichada, ni
tan…!
Me acaba de hacer girar con una arrolladora impaciencia.
Sujeta mi rostro con ambas manos solo para silenciarme con
sus seductores y persuasivos labios. Su incipiente barba
fricciona mi piel. Intento apartarme de su boca, pero es en vano.
Sabe cómo convencerme, cómo tentarme…cómo robarme el
aliento. Aun así ahogo un gemido de protesta, momento que
aprovecha para ahondar más en el beso. Su lengua se adueña de
la mía. Hay una mezcla de dulzura, de ruego, de furia, y
consternación. Mis manos titubean en si debo o no abrazarlo.
Pero algo en mi interior se revela, y brota sin más.
-¡No!...-lo empujo solo para escurrirme de sus brazos.
Cojo mi bolso, y, abro, y salgo, apresuradamente, por la puerta.
Me sigue detrás, pero consigo escurrirme dentro del ascensor
cuyas puertas se cierran de golpe. Me abrazo a mí misma. Ya en
la calle, hago parar un taxi. Le indico al taxista dónde ha de
llevarme.
<<Te quiero, nena.
¡Una mierda!
Llego a mi puesto de trabajo. Saludo a Lou. Cruzo el pequeño
pasillo, justo cuando mi Sony suena. Es Andrea, quiere saber
cómo me está yendo el día. Le digo que bien, pues evito
mencionar lo ocurrido en casa de los Crawford. Le pregunto
cómo está ella, dice que regular. Hablamos durante unos
minutos para después despedimos. Guardo mi Sony en el bolso.
-Espere aquí, señor…-oigo decir a Lou…-Señorita Taylor, un
caballero quiere verla…
Mi corazón da un vuelco. Me giro y es Dylan Caine. Dice que ha
sido Linus quien le ha dado la dirección donde trabajo. Nos
saludamos. Luce ropa informal. Lleva un apósito sobre el puente
de la nariz. Le hago sentar en una de las sillas junto a mi mesa…
-Siento mucho haber irrumpido de este modo, pero, necesito
saber cómo está Olga…¿le han dado el alta?
Sabía que el motivo de su visita era ese, precisamente.
-Sí, y está bien.
El rostro de Caine se ha iluminado.
-…¿Te ha preguntado por mi?
-No creo que deba de darte esa información.
-…órdenes del gran jefe, ¿no?- Dice sarcásticamente. Le miro
seriamente. Se ruboriza:-Lo siento, yo, no…quise…
-No te preocupes.
-Olga me habló aquella vez de su enfermedad, y aunque no lo
parezca, estoy dispuesto a ayudarla. Conozco a varios amigos
psicólogos que estarían encantados de tratarla.
Me gusta lo que acaba de decir, y así se lo hago saber.
-Lo creas o no, siento algo por Olga por más que su hermano
piense lo contrario.
Quiero pensar que es cierto.
-La otra vez le oí decir que sabía quién eras, y lo que buscabas,
¿a qué se refería?...-le pregunto, mientras ordeno unas carpetas
en el archivador.
-Cree que estoy interesado en la fortuna de Olga.
- Y ¿eso es verdad?
-¡No!
-Has de saber que he estado defendiéndote a capa y espada,
para mí sería muy triste si descubriera que me has estado
mintiendo, y mucho más a Olga.
-Lo sé, y te lo agradezco, pero no miento sobre mis sentimientos
hacia Olga. Es más, no tendría ningún reparo en renunciar a su
fortuna.
Vale, voy a seguir dándole un voto de confianza.
-Me alegra saber que tus intenciones son buenas, y que no te
estás burlando de Olga.
Caine se ha puesto serio.
-Nunca me he burlado de nadie, y menos de ella…-Le miro
fijamente, intentando ver algún atisbo de mentira en sus ojos, y
solo percibo una honda emoción.
-Eso espero, mientras tanto deja que las aguas vuelvan a su
cauce. Es lo mejor que puedes hacer.
Y lo sabe.
-Pero tú y yo sabemos que nunca permitirá que me acerque a su
hermana.
-Pero si eres fiel a tus sentimientos, tal vez, haya una ligera
esperanza…-me oigo decir.
Apuro lo que estoy haciendo, y le ofrezco una taza de té que
tengo en mi termo. Acepta dándome las gracias.
-Entonces esperaré hasta que todo se calme, y cabe, trataré de
convencer a su familia sobre mis sentimientos hacia Olga.
Suena perfecto.
-Es lo más sensato.…
Seguimos conversando media hora después. Dylan consulta su
reloj, se excusa diciendo que tiene asuntos que atender. Le
acompaño hasta la puerta. Me despido de él con un cálido
abrazo.
Regreso a mi mesa. Guardo el termo, y enjuago las tazas en el
lavabo de un pequeño baño que hay al fondo del pasillo. Suena
el teléfono fijo. Atiendo tres llamadas al mismo tiempo. Tomo
nota de cada una de ellas. Le paso al señor Holeen una, así como
otra a su socio.
-Siento interrumpirla, señorita Taylor…-dice Lou-…pero su
prometido quiere hablar con usted.
Mi ¿qué? Me pongo en pie con intención de echarlo, pero el tío
se presenta delante de mí. Su rostro denota furia, y creo saber
por qué.
-Está bien, Lou…gracias.
El hombre se retira. Pongo los brazos en jarras.
-No puedes estar aquí, así que vete.
No toma en cuenta mi orden.
-¿Qué quería tu amigo?...
Saca del bolsillo del pantalón un pañuelo rojo de seda, que
miro ojiplática, ya que intuyo cuáles son sus intenciones.
Holeen acaba de salir de su oficina. Lucifer guarda el pañuelo.
Se saludan.
-Veo que conoces a la señorita Taylor.
-Sí, ella es mi prometida…-dice el muy cínico.
-Oh…¡qué agradable sorpresa!
Yo siento vergüenza ajena.
-Mi novia y yo vamos a casarnos…- ¿casarnos? ¿¡Qué dice!?-…de
modo que no volverá a trabajar en tu bufete.
¿Cómo?
-Comprendo…-¡No!-. Le felicito, señorita Taylor…-Holeen me
extiende su mano, la cual miro, azorada. Se la estrecho
inconscientemente -…ha sido un verdadero placer conocerla, y
contar con su eficiente trabajo. Esta seguirá siendo su casa.
Enhorabuena a los dos.
¡Hala! Adiós a otro puesto de trabajo.
-Saluda a Natasha de mi parte, dile que elMonet que le regaló a
Lavinia sigue presidiendo nuestro salón.
-Se lo diré.
Holeen se ausenta. No me molesto en mirar a Lucifer, sino que
aprovecho para coger mi bolso, y salir corriendo, pero, el
muy descarado me atrapa al vuelo.
30
- ¡Ay!...-le acabo de tirar del pelo pese a tener las muñecas
atadas…
Se rasca. Le hago burla nada más salir del ascensor. Admito
que estoy comenzando a tenerle cierta tirria a su ático, porque
siempre volvemos al mismo punto de encuentro.
Esta vez, no veo a Grace por ningún lado. Espero que no la haya
vuelto a despedir.
Cruzamos el umbral de la cocina. Me sienta sobre la isla. Toma
asiento delante de mí. Sus ojos son como dos luceros atrapados
en un mar gélido del que intento escapar. Saca del bolsillo de su
chaqueta unas tijeras de punta redondeada, muy familiares,
pero ¿cuándo las ha cogido de mi bote de lapiceros?…
-¡Son mías!
-Ahora no lo son.
-¿Qué haces? ¡No!...-corta la tela de mi falda nueva.
Se detiene.
-…¿qué quería ese miserable?-Se refiere a Caine. No le contesto.
Da otro corte lateral. Abro los ojos como platos-…puedo seguir,
y hacer un agujero justo aquí…-el muy depravado señala donde
se unen mis piernas-… ¡habla!
¡Si al menos tuviera las muñecas desatadas! ¡Se iba a enterar
de lo que vale un peine! Intento liberarme, pero arroja las
tijeras al suelo. Se levanta, intenta besarme: le hago la cobra.
Sostiene mi rostro con ambas manos, me besa con insistencia.
Le muerdo el labio inferior. Emite un gruñido.
-Así que quieres morderme…-dice limpiándose la sangre con el
dorso de la mano.
Me mira excitado, y enfurecido.
-¡No! ¡Déjame!...-me ha cargado a su hombro.
Pataleo.
Me azota el trasero. Boqueo indignadísima.
Llegamos al dormitorio, me arroja sobre la cama como si fuera
un saco de patatas. Apenas me da tiempo a recuperarme,
cuando ya me ha roto la blusa.
-¡Eres un bruto!
-Me gusta serlo con mi hermoso bombón pelirrojo...-hace lo
mismo con el sujetador.
Rasga mis bragas. ¡No gano para ropa interior! Se incorpora
para despojarse de suOmega.Se desnuda. Me cubre con su
candente cuerpo. Lucho para liberar mis muñecas. Mi corazón
late vigorosamente. Posa su mano sobre las mías, mientras con
la otra me masturba. Me tenso, y me dejo ir para deleite del muy
truhán, quien vuelve a la carga. Se acomoda entre mis piernas.
Me pide perdón, y me ruega que le dé otra oportunidad. Rehúso
exponiendo mis argumentos. Me silencia y disuade con un
sentido beso, mientras me penetra derribando cualquier atisbo
de recelo que pueda haber en este pobre corazón.

Ya lo sé.
No hay quien me entienda, pues me ha vuelto a enredar,
fácilmente, como siempre viene haciendo, pero me basta con
que me mire, tal y como lo está haciendo ahora para que acabe
olvidándome de todo, incluso de mi misma, pues ha hechizado,
por completo, mi alma…y todo mi ser.
Posa su mano vendada sobre mi mejilla, que acaricia
apaciblemente. Tira de mi para que yazca sobre su fornido
cuerpo. Noto su falo fogoso rozando mis muslos. Mi cabeza
reposa sobre su hombro. Acaricia, inadvertidamente, mi espalda
desnuda.
-… sé que mi madre intentó sobornarte para que te alejaras de
mi, y, también, que te ofendió…-alzo la cabeza muy despacio. Le
miro, incapaz de pronunciarme…-Has de saber que discutimos,
y que a raíz de ello dejé de hablarle hasta el día de hoy, pues me
ha prometido que aprenderá a quererte como a una hija.
Eso no se lo cree nadie.
-No deberías de haber peleado con ella
-No me gustó lo que te dijo. Además tiene un gran defecto, y ese
no es otro, que decidir por los demás. A veces, sus métodos no
son nada convencionales-. ¿Significa que es cierta la agresión a
Miranda?- Se empecinó en creer que me habías hechizado al
igual que a David…-poso mis manos sobre su esculpido torso-
…y lo cierto es que me tienes totalmente cautivado, nena.
Le beso en la boca. Quiere más.
-No tenía previsto enamorarme de nadie, pero conocí a cierta
pelirroja con la lengua afilada, y algo en mí cambió…-reconoce
con una fascinante sonrisa.
Me echo a reír.
-Seguro que quisiste mi cabeza aquel día cuando discutimos.
-Me sorprendió tu valentía. Nunca antes nadie me había
plantado cara.
-A veces soy algo contestona.
-Ya veo…-me hace cosquillas.
Rio, suplicándole que pare. Lo hace.
-Siempre me ha impuesto tu presencia.
Me derrito ante su mirada cristalina.
-¿Por qué?
-Por aquel tiempo me sentía inferior. No estaba contenta con mi
cuerpo, ni conmigo misma, eso me generaba serios conflictos
internos.
Hace una ligera mueca de aflicción.
-Todos nos hemos sentido así en un momento dado de nuestras
vidas. A veces el convivir con uno mismo es, en sí, un conflicto.
Parece como si hablara con conocimiento de causa.
-Pues sí, aunque los Harper y Linus fueron un gran apoyo para
mí. Me ayudaron a recuperar mi autoestima, y a ser feliz
conmigo misma. Siempre les estaré muy agradecida.
Acaricia mis labios con los dedos.
-No te reconocí tras tu asombroso cambio físico.
-Una estricta dieta unida a una tabla de ejercicio hicieron el
milagro, de lo contrario aun estaría como una vaca.
Toma un mechón de mi pelo. Juega con él…
-David quedó prendado de ti. Bueno siempre lo estuvo solo que
no fue capaz de confesártelo.
-Tu hermano era un buen hombre además de mi amigo.
Pasábamos muchas horas juntos, y nos ayudábamos cada vez
que teníamos un problema.
Quiero que quede claro esto mismo.
-David tenía la capacidad de escuchar, y aconsejar a los demás,
solo que rehusó abrirse al mundo, y a sus muchas posibilidades
debido a sus carencias.
Denoto un tono amargo en sus palabras, pues sé lo mucho que
se querían.
-Tú, tampoco, lo has hecho.
Recoloca el pelo tras mi oreja.
-Ya te dije que mi carácter hermético no facilita mucho la
comunicación con los demás. Y no sé si es un defecto o una
virtud.
-Yo creo que es una virtud, pues siempre hay dejar algo para
uno mismo.
-Supongo que tienes razón.
-Creo que deberías de tomarte ese año sabático del que
hablamos, ¿recuerdas?
Sonríe de oreja a oreja.
-Me gusta estar ocupado. No conozco otro tipo de vida.
¡Ya se ha echado atrás!
-El descanso es fundamental…-poso mis dedos sobre labios. Los
besa por turnos…-…pero si trabajar te hace feliz, adelante,
tienes mi apoyo.
-Lo que me hace feliz, es tenerte así, conmigo…siempre…- me
besa, una y otra vez-…no debí de hablarte como lo hice, pero
aquella noche estaba fuera de mi.
Denoto arrepentimiento en sus palabras.
-Me di cuenta, aunque yo solo quería saber cómo estabas, pues
saliste irritado de la sala de espera. Temía que cometieras una
locura.
-Olga significa mucho para mí, no quiero que le hagan daño.
-Entiendo.
-Cuando le llamaste por teléfono, recobré la esperanza, pero
rechazaste mi rellamada.
-Estaba disgustada con todo lo que había pasado. Me echaste de
tu lado.
Me abraza.
-No pretendía hacerte daño, pero sabes lo impulsivo que suelo
ser, a veces.
-Deberías de controlarte.
-Eso trato, nena…imagino que sabes que despedí a Mailer…-le
digo que sí-fue curioso ver a toda la plantilla aplaudiendo ante
su destitución. ¿Tanto se la detestaba?
-Nos hizo muchos feos, y creía ser la dueña de todo.
-Deberías de habérmelo contado, o Andrea en todo caso. La
habría despedido fulminantemente.
-No estaba segura de que lo fueras a hacer.
-No dudes de mi nunca, cariño.
-Está bien.
Me besa en la mejilla, en el cuello…y luego en los labios.
-Freeman se alegró de que la despidiera. Él, tampoco, le caía en
gracia.- Hace una pausa-. Me gustó que Olga propiciara nuestro
encuentro. De hecho, mientras estuvo hospitalizada, me
preguntó por ti, le dije que habíamos discutido. Quería que nos
reconciliáramos. No veía cuándo fuera a suceder el milagro.
-¡Oh, Alex!
-Prométeme que, a pesar de nuestras discusiones, y diferencias
nunca te irás de mi lado.
Me tumba de espaldas.
-Te lo prometo.
-Así me gusta.
Me besa para, a continuación, poseerme hasta la extenuación.

-¿Fuiste feliz en tu matrimonio?...-me oigo preguntar…


Seguimos tumbados en la cama. Uno en brazos del otro, pues
es tan profundo este amor que sentimos, que me asusta.
-Al principio sí, pero algo cambió en la relación. Ya no éramos
los mismos de antes…-dice sin querer ahondar en el tema.
Pero yo insisto para no variar.
-¿En qué cambiasteis?
-Yo viajaba bastante. Le aburría estar sola. De hecho, le gustaba
salir a fiestas y eventos con sus amigas, y más que nada le
fascinaba la popularidad, y vivir bien.
-Y ¿por eso os separasteis?
-Hubo muchos factores que propiciaron la ruptura, pero el
detonante fue descubrir que había sido infiel, y que esperaba un
hijo de otro…-¿de Viktor Gilmore? Quiero preguntarle, pero no
me atrevo-…también, engañó a mi hermano con una fundación
ficticia que ella, y un amigo suyo crearon solo para sacarle
dinero a David. Cuando me enteré, la hice devolver hasta el
último dólar.
-¡Oh, Dios mío! ¿Con qué clase de mujer te casaste?-Esboza una
sonrisa amarga, que lo dice todo-. ¿Cómo os conociste?
Aunque se la respuesta, prefiero oírla de su boca.
-En una fiesta que Mark dio. Eran muy amigos.
-¿Eran?
-Ya no lo son.
-¿Por qué?
-Miranda nunca ha soportado a Daphne.
-¿Daphne? ¿Quién es Daphne?
-La mujer morena que viste enCipriani. Era la amiga, y asistente
personal de Mark.
-¿Era?
-Se despidió hace unas semanas por diferencias irreconciliables.
Bomer siempre ha sido un capullo.
-Y…¿qué hay de la otra chica que os acompañaba?
-Era una actriz contratada por Mark. Tenía que hacerse pasar
por mi acompañante…-boqueo ante la mente perversa de
Bomer-…no me gustó saber que estabas cenando con aquel
idiota, por cierto, ¿qué quería?
Estaba tardando en preguntármelo. Solo espero que no
discutamos.
-Quiso saber si le habían dado el alta a Olga, y cómo estaba. Dijo
estar dispuesto a renunciar a su fortuna con tal de que le
dejaras verla.
- Y ¿le creíste?
-Sí.
-No debiste de hacerlo.
-¿Por qué?
-¿Aún me lo preguntas?...-dice en un tono grave.
-Te lo pregunto, porque aún no me has explicado los motivos
que te impulsan a detestarle tanto.
-No me agrada, eso es todo.
Su respuesta no me aclara nada.
-Pero ha de haber una razón…-insisto-…y no sé por qué te
empeñas en ocultármela.
-No es hombre para mi hermana.
-Vale, no me cuentes la razón principal de por qué le rechazas,
pero, al menos, dile la verdad a Olga.
-Tuve que mentirle para que pudiera ponerse en manos de la
doctora Pearlman, de lo contrario jamás habría querido tratar
su enfermedad-. Se justifica.
-Pero, y ¿Caine?
-¿Qué pasa con él?
-No va a renunciar a Olga. Y lo sabes.
-Pues deberían…o de lo contrario tomaré medidas legales…-
arrugo el entrecejo-…mi hermana tiene fuertes altibajos
emocionales. Ha intentado suicidarse en multitud de ocasiones.
Abro los ojos como platos, me aparto de él. Pestañea.
-¿No serás capaz de…inhabilitarla?
-Si es necesario, sí.
Me aflige que diga eso.
-No lo hagas. Seguro que existe otra solución…-no me responde-
…además, si tanto crees que él no la quiere, ¿por qué fue a verla
al hospital?
-Disfruta desafiándome.
-No, creo que sea eso.
Me mira exasperado.
-Conozco muy bien a mi hermana. Su trastorno la impulsa a
idolatrar a las personas de su entorno con una exagerada y
agotadora efusividad. Ninguno de los chicos con los que ha
salido se ha preocupado por ella, ni han permanecido mucho
tiempo a su lado. Solo cuenta con la amistad de Trish Applegate,
cuya disfemia no la ayuda a relacionarse mucho con las
personas salvo con mi hermana con la que siente a gusto.
-Lo siento…-no dice nada-…¿qué hiciste, al final, con Vaugh?
Adopta una expresión neutra.
-Conseguí que lo expulsaran de la universidad después de darle
una buena tunda…-le miro aterrada…-…así aprenderá a no
engañar a ninguna muchacha.
-Pero…pero no puedes ir por ahí golpeando a quien no te
agrade. ¿Cuándo…cuando aprenderás a moderar tu genio?
Me mira largo y tendido.
-Siempre y cuando aceptes ser mi esposa.
31
-Cásate conmigo, nena.
Titubeo sintiendo un intenso estremecimiento, que se expande
hasta posarse dentro de mi ser. No sé si llorar en ese preciso
instante, pues son tantas las emociones que me invaden, y solo
una la que me impiden decir que sí, que con solo pensarlo, me
atraganto en mi propia congoja. ¿Por qué todo ha de ser tan
complicado en mi vida? ¿Por qué no acepto, y paso el resto de
mis días al lado del hombre que amo? ¿Por qué?
Si Linus me viera.
-El matrimonio es una cosa seria, Alex.
-Lo sé, pero tú y yo haríamos de ello una unión perfecta, pues
somos muy parecidos, y además nos queremos muchísimo.
Eso es verdad.
-Pero…pero tú no quieres tener hijos...-le recuerdo.
-Recurramos a la adopción. He estado viendo varias agencias,
que agilizan los trámites.
-Pero yo quiero tener hijos contigo.
Abandona la cama solo para ponerse de pie junto al ventanal.
Me asalta un repentino sentimiento de culpa, pero no puedo
pasar por alto mi sueño de convertirme en madre por más que
la adopción sea una alternativa. Aun así tomo prestada su
camisa, la cual me pongo. Remango los puños, mientras le oigo
decir:
-…lo creas o no mi vida nunca ha sido tan idílica como parece.
Crecí sin sentir el afecto de mi padre, y todo porque le
recordaba a sí mismo cada vez que me miraba. Al principio no
entendí su rechazo pues solo era un niño, que añoraba el cariño
de su progenitor…-le abrazo para aliviar su pena y dolor, que
traspasa mi corazón-…pero mamá me habló de su enfermedad,
no pude menos que aceptarla, y sobrellevar dicha carencia, que
marcó parte de mi niñez y adolescencia. De ahí mi carácter
hermético, pero llegaste tú, y algo en mi interior floreció.
Aquella oscuridad que asolaba mi alma comenzó a dejar de
asfixiarme, y sentí que había esperanza ahí donde las sombras
habían arraigado de un modo atroz.
-¡Oh, cariño!
Me abraza como si en ello se le fuera la vida.
-Me habría gustado tener una relación sólida con mi padre, pero
no pudo ser.
En sus ojos hay demasiada tristeza.
-¿Cómo era la relación con tus otros hermanos?
-Relativamente aceptable comparado conmigo. Yo era el espejo
en que se miraba, y se aborrecía.
Me aborda un pensamiento, que no puedo controlar, y que
necesito saber.
-Pero tú no la has desarrollado su enfermedad, ¿verdad?
Emite un suspiro.
-Durante mi adolescencia tuve patrones de emociones
turbulentas, y muy inestables, pero nunca recurrí al suicidio, ni
llegué a autolesionarme. La doctora Pearlman me ayudó en un
momento de mi vida en que el estrés, y mi adicción a los
somníferos amenazaban con destruirme, pero todo esta
controlado.
-¿Significa eso que no tendrás que acudir a su consulta?
-No. Ya no.
Guardamos silencio. Miramos hacia la ciudad, toda ella
iluminada.
-Con esto pretendo decirte que cabe la posibilidad de que
nuestros hijos hereden la enfermedad de mi padre y de Olga. Y
sería muy injusto tener que pasar por lo mismo una y otra vez.
-A veces la genética es muy impredecible.
-Pero no quiero correr riesgos innecesarios, entiéndelo.
Su mirada ha adquirido un matriz huraño. No quiero
imaginarme el tormento por el que ha tenido que pasar a lo
largo de todo este tiempo, pero me pongo en su piel y entiendo
lo que se siente al ser rechazado.
-Y lo hago, solo que ahora se me antoja afeitarte esa barba, y
cortarte el pelo.
-Soy todo tuyo.
Lo guío al baño, y lo dejo como nuevo. Me lo agradece con un
polvo de esos que te hacen temblar solo de recordarlo.
Recogemos el baño.
Llena la bañera. Vierte sales perfumadas dentro de ella. Las
heridas de su mano han cicatrizado asombrosamente, sin
embargo, las de su alma siguen intactas, y me encantaría poder
aliviar su sufrimiento, pero sé que he de ser paciente, y más que
nada apoyarle, pues los dos hemos sentido la misma carencia
por parte de nuestros padres, solo que mi madre no estaba
enferma sino que era una egoísta, y caprichosa de mucho
cuidado.
Ha tomado la esponja, frota delicadamente mi espalda. Me
relajo disfrutando de ese momento de intimidad al lado del
hombre que me ha robado el corazón.
Me hace girar, y sentar a horcajadas. Ha dejado la esponja aun
lado de la bañera. Sus manos descienden por mis pechos,
mordisquea el lóbulo de mi oreja. Noto su esplendorosa dureza
adentrándose en mi ser. Me abrazo a su cuello. Abandona mis
pechos, y posa sus manos en mis caderas. Me hace mover al
ritmo que él quiere, y le gusta. El agua se agita alrededor de
nuestros cuerpos desnudos, y cubiertos de espuma. No
obstante, saboreamos el momento entregándonos a nuestras
propias necesidades, y deseos, que no parecen tener fin dado el
amor que nos profesamos.
-Quiero que nos acompañes mañana a la clínica de la doctora
Pearlman...-dice entre jadeo y jadeo.
Le digo que si al borde de un apremiante espasmo, que nos
atrapa para partirnos en cachos.

Le he preparado para la cena una sabrosa pizza marinera. Es


un fanático de la comida italiana y japonesa como mi Linus. He
disfrutado haciéndosela, pues no ha parado de abrazarme, y
besarme.
Da un gran bocado. Mastica, y traga. Dice que está deliciosa.
-Me alegra que te guste...-tomo una porción-.¿Sabes?
-¿Qué?
Me mira con esos bellos ojos, que me traen de cabeza.
-Tenía pensado abrir un negocio bien de repostería o
peluquería, pero…
Se limpia la comisura de los labios con la servilleta.
-¿Cuándo quieres que sea la inauguración?
-¿Eh? Esto no, gracias.
Insiste.
-Steel se encargaría de todas las gestiones. Solo tendrías que
elegir el local, que ella fuera a proponerte. La decoración
correría a cargo de Linda.
Guau…
-No, gracias.
-¿Estás segura?- Asiento emocionada por tanta generosidad-.
Házmelo saber si cambias de opinión.
-Vale.
Comemos en silencio. Bebe un trago de mi refresco.
-¿Echas de menos a tu madre?
La pregunta me ha pillado desprevenida.
-No.
Eso ha sonado horrible, pero es lo que siento.
-¿Cuánto hace que no la veis, Scott y tú?
Se sirve otra porción.
-Más de una década.
¿Por qué me pregunta por ella si dijo saberlo todo sobre mi?
<<Quiere conocer los pormenores de vuestra relación.
-¿Qué recuerdos tienes de ella?
-Nada buenos. Se pasaba todo el tiempo pensando en si misma,
mientras se tiraba a todo aquel que se le antojara…-le digo sin
un ápice de pudor.
Alex deja el trozo de pizza en el plato.
-Hay padres que anteponen sus deseos antes que sus hijos…-
señala tristemente.
-Pues mi madre es un claro ejemplo de ello. Traía a sus amantes
a casa, e intimaba con ellos en la cama que compartía con mi
padre. Era repugnante.
Me sirvo otro trozo.
-Scott te adora.
-Y yo a él. Siempre nos hemos apoyado mutuamente, a pensar
de nuestras ligeras diferencias.
-Todos los hermanos discuten. Yo lo hacía infinidad de veces
con David, pero eso no significa que lo detestara, al contrario.
Me consta.
-Claro, aunque ¿qué fue lo que te contestó Scott cuando fuiste a
verle?
No espera la pregunta.
-Dijo que no te merecía, y que era preferible que me alejara de ti
a lo que yo le contesté que eso sería lo último que fuera a hacer,
porque te quería.
Alargo el brazo, le toco la mano con cariño, y devoción.
-Scott siempre ha sido muy desconfiado, pero tiene un buen
corazón. En eso se parece a nuestro padre.
Me hace un gesto para que me siente en su regazo. Me abraza
para reconfortarme, pues sabe que me emociono al recordarle.
-Me habría encantado conocerle.
-Seguro que él a ti, también, aunque antes te habría sometido a
un cuestionario. Era así de protector con todos nosotros,
además de una excelente persona.
No lo duda.
-No me habría importado contestárselo con tal de que me
dejara salir con su hermosa hija.
Estampa un beso húmedo en mi cuello.
-¿Sabía tu abuelo lo de la enfermedad de tu padre?
Alza la vista hacia mí.
-Mamá no quiso preocupar a la familia. Llevó con suma
discreción toda aquella situación.
-Pero…
-Ella se cercioraba de que mi padre tomara su medicación, y
acudiera a terapia una o dos veces por semana. Parte de su éxito
profesional se debe al empeño de ella.
Seguro que sí.
-¿Tenía hermanos tu padre?
-Sí, dos pero murieron. El tío Ryan en un accidente de tráfico,
mientras que la pobre tía Agnes ingirió una dosis alta de
Seconal. Padecía una fuerte depresión. Mi abuela Leah murió de
tristeza.
Muy triste todo.
-Mi padre tenía una hermana mayor que él, se llamaba
Gertrude. Ella cuidó de nosotros cuando él faltó, mientras mi
madre decidía hacer las Américas con su amante. Mis abuelos
paternos, Charles, y Hannah, murieron de muerte natural. Ellos
nos querían muchísimo al igual que los Harper.
-Los Harper son buenas personas. Seguro que os trataron
debidamente a ti y a Scott.
Evito echar la vista atrás, pero fracaso estrepitosamente.
-John era el mejor amigo de mi padre. Ambos eran inseparables.
Sintió mucho su muerte.
-Me lo imagino.
-Y ahora va a ser abuelo…-le recuerdo solo para huir de los
malos recuerdos, pues a pesar del tiempo, el dolor de la muerte
de mi padre sigue latente en mi.
-Como Linda.
-Sí, aunque ¿cómo eras de bebé?
Toma el móvil de la mesa. Agita su mano sobre la pantalla
táctil. Me muestra una foto de un niño de ocho años obeso, pero
con una cara de auténtico pilluelo. Abro la boca…
-¿Este eres tú?...-sí, dice- ¡caray!
-Mi constitución cambió cuando cumplí quince años. Tengo más
fotos, ¿quieres verlas?
-Sí, por favor.
Me las muestra.
-Fotografié en una tarde los álbumes que mi madre tenía
guardados. Me hacía ilusión tenerlas…-acaricio, distraídamente,
su cabello.
-Yo, también, las quiero.
Me mira pensativo.
-Eso está hecho, mi amor.
Me pongo en pie, y dejo que me las envíe por whatssap.
Momento que aprovecho para recoger la mesa. Llevo los platos
al fregadero. Activo el lavavajillas. Envuelvo la pizza con papel
de aluminio, y es cuando tira de mi muñeca, y me hace sentar,
de nuevo, sobre su regazo. Su humor ha variado drásticamente.
Está, visiblemente, afligido. Solo acierto a abrazarle.
-Una vez, le rogué que me quisiera aunque fuera por un leve
instante. Su respuesta fue elevar el volumen de su transistor, y
hacer como si yo no existiera. Recuerdo que lloré como nunca.
Sostengo su hermoso rostro entre mis manos. Intento arrojar
luz a esa mirada sombría cargada de recuerdos que dañan su
alma.
-Estoy segura que si tu padre no hubiera estado enfermo, te
habría querido con todo su corazón.
-Quiero creer que sí, pero, a veces, dudo de que ello sea posible.
Hubo un tiempo en que discutíamos, y mamá, mediaba. A veces,
dejaba de ir a visitarle, porque no soportaba la frialdad con que
me trataba. Luego me arrepentía de mis actos, y volvía a
doblegarme ante él, y su indiferencia.
Mis circunstancias comparadas con la suya es una mera
anécdota.
-Tienes que aprender a perdonar, solo así podrás liberarte de
todo aquello que te hiere, y sé que es difícil, pero, al menos
inténtalo.
Coge mis manos entre las suyas. Las besa.
-Cuando murió sentí que una parte de mi se iba con él a la
tumba.
Desata, distraído, el cinturón de mi albornoz. Sé que mi cuerpo
es su refugio, y no me importa que se resguarde en él si con ello
apacigua el sufrimiento que le consume.
Toca mi seno con la palma de su mano derecha. Lo acaricia,
suscitando en mí un agradable efecto. Hace que me levante para
besar mi vientre, desciende atrapando entre sus labios mi
palpitante sexo. Acaricio su abundante pelo al sentir su lengua
rozando ese punto sensible, que aviva con sus labios.
-Alex…-murmuro tras la barrera propia del aturdimiento.
Me lleva al salón. Me tumba en el sofá. Me enviste con ímpetu.
Siento su extraordinario grosor, y su longitud friccionando los
músculos internos de mi vagina, mientras mi corazón se acelera.
En nada consigue que nos dejemos ir al mismo tiempo. Se deja
caer sobre mi agitado pecho. Le abrazo, con mis brazos y
piernas. Me mira. No hay un atisbo de pesadumbre en esa
mirada diáfana.
-Uno de estos días iremos a dar una vuelta en moto por la
ciudad.
Su frente está perlada de sudor. Tiene el cabello húmedo.
-No creo que sea capaz de aguantar semejante adrenalina.
Sus manos acarician mis muslos. Su pene sigue alojado dentro
de mí.
-Probemos…-atrapa un pezón erecto y rosado, aletea la lengua
sobre él.
-Ya…ya lo intentó mi padre con una vieja moto suya. Un día me
animó a ir con él. El ruido que emitía el tubo de escape me
traumatizó…-reímos-¿Cuántas motos tienes?
-Tres…-me nombra los modelos cuyos precios son
desorbitados-…mi favorita es laEcosse Spirit ES1, alcanza los
370 Km/h.
¡Dios bendito!
-No me gusta que corras.
-No te preocupes. Lo tengo contralado-. Me besa-. Aún no has
respondido a mi propuesta matrimonial.
¡Lo había olvidado!
-¿De verdad quieres que me case contigo?
-Es lo que más deseo en esta vida.
-Y si no soy lo que esperas.
-Eres lo que siempre he deseado.
¡Qué lindo!
-Te aseguro que puedo ser una carga, sobre todo cuando hablo
en exceso.
-Disfruto oyéndote hablar.
¡No lo dirá en serio!
-A veces, cuando estoy resfriada suelo roncar.
-Me encantará oír tus magníficos ronquidos.
Me entra la risa floja. Él, también.
-Soy una adicta a las compras.
-Te acompañaré siempre que quieras.
Eso es fantástico.
-¿En serio?...-asiente-…cuando estoy algo estresada, limpio y
cocino en exceso.
-Ya sabes que me gusta la gastronomía, y, también, la
pulcritud…- le doy beso en los morros.
-Me pongo muy impertinente cuando tengo la regla.
-Lo toleraré.
-Me gustan las veladas familiares.
-Las organizaremos juntos.
-Me apasionan los karaokes.
-Linus, y yo te haremos los coros.
Me conmueve su entrega y predisposición. Nunca antes
ningún hombre ha suscitado en mi tantas emociones juntas. Y es
que le amo con toda mi alma.
-Soy una aficionada a las novelas románticas.
-Le diré a Steel que se haga con todos los ejemplares firmados
por sus respectivos autores.
-Me gusta el cine y el teatro.
-Disfrutaremos de cada premiere como invitados vip.
Le miro invadida por una oleada de felicidad. Dejo un reguero
de besos por su rostro. Sonríe mientras rebusca algo en el
bolsillo de su albornoz. De él extrae una cajita, que abre ante mí.
Se trata de una preciosa alianza bañada en oro blanco y
diamantes, que lleva nuestros nombres tallados, y un corazón.
-Emma Marie Taylor… ¿quieres casarte conmigo?
¡Oh, Dios!
-Sí, quiero.
32
Creo que siempre ha gustado solo que no me di cuenta de mis
sentimientos hasta que me besó por primera vez. Fue ahí
cuando algo en mi emergió, y eso que siempre nos hemos
detestado. Y resulta curioso, que meses después no seamos
capaces de esconder lo que sentimos el uno por el otro, aun
cuando las heridas del pasado asomen, y sean estigmas para su
alma, que no olvida…ni perdona. Algo que debería de hacer, y en
la que yo peco, pues a día de hoy sigo sin saber nada de mi
madre, ni tampoco he hecho el intento de querer buscarla. Es
más, siempre rezo porque no aparezca, ya que no sé cuál podría
ser mi reacción, aun cuando nunca me he dejado llevar por el
odio y el rencor, pero con ella me invaden muchos recuerdos, y
ninguno bueno. Imagino que a Alex le pasará lo mismo con su
difunto padre. Y me gustaría ayudarle en su particular
tormento, pues, a veces, creemos estar perdidos, pero la vida
pone en nuestro camino a personas capaces de salvarnos de
nosotros mismos. A mí me sucedió con los Harper, Linus, y
David. Ellos contribuyeron a darle sentido a mi vida, la cual
nunca fue un camino de rosas, sino más bien un sendero repleto
de espinas; todas ellas lacerantes.
-Estás muy callada.
-Pensaba.
- Y ¿en qué piensas, mi amor?
-En ti…en mi…en nosotros…- le digo, cubriéndole con mi
cuerpo-. Quiero agradecerte que hayas estado tan comunicativo
conmigo.
Me mira halagado.
-Estoy aprendiendo a serlo con mi hermoso bombón pelirrojo…-
alzo sus brazos por encima de su cabeza
Mi lengua invade su boca.
-Háblame siempre.
-No dudes de ello, nena.
Restriego mi sexo contra la dureza del suyo. Abandono su
boca, y desciendo por su torso. Me tomo mi tiempo en
explorarlo. Aleteo mi lengua sobre su ombligo. Recoge mi pelo
con una mano. Mi boca se posa sobre su pene. Lo beso y
paladeo, sin prisas. Suspira, hondamente, antes de abandonarse.

Puede que la vida me esté brindando una oportunidad al lado


del hombre que quiero, pero no entiendo cómo el destino se
empeña en ralentizarla.
Mientras Alex habla por teléfono con su madre desde el salón,
yo me he ausentado al dormitorio para hacer lo propio con mi
familia, y he acabado discutiendo con Scott. Me ha recriminado
cosas de Alex que me han hecho mucho daño, pues no
comprende cómo puedo casarme con un tipo como él. Es más,
me ha dicho que no cuente con su aprobación, y me ha colgado.
Ha tenido que ser Linus quien me telefoneara para
tranquilizarme, y ni con esas, pues estoy fatal.
33
Alex no me ha quitado ojo de encima en toda la mañana. Creo
que intuye que me pasa algo solo que no me ha preguntado
aún, pero lo hará tan pronto como tenga ocasión.
Me he duchado y vestido a prisa. Salgo del dormitorio. Bajo las
escaleras. Siento un ligero dolor de cabeza, pues no he
descansado como debiera. Era tal la alegría de anoche, que hoy
me siento una pobre desdichada, aunque no estoy dispuesta a
renunciar al gran amor de mi vida. Le pese a quien le pese, y ello
incluye a Natasha, también, porque imagino que no le habrá
hecho ninguna gracia que vaya a casarme con su hijo.
Alex me aguarda en el salón. Repara en mi atuendo: vaqueros,
camiseta estampada, zapatos y bolso negro dePrada. El pelo lo
llevo recogido en una coleta. Me dice que estoy preciosa. Le
sonrío, levemente. Toma mi mano. Nos topamos con Grace
saliendo del ascensor. Nos desea, que tengamos un buen día. Le
doy las gracias.
Una vez que las puertas del elevador se cierran, Alex lo detiene
pulsando el botón de stop. Me pregunta qué me pasa. Me veo en
la necesidad de sincerarme con él. Se mece el cabello…
-…¿quieres que hable con él?
-No, no es necesario. Ya se le pasará…
-Pero me gustaría zanjar el tema, porque nos casamos hoy.
¡Quéeee!
-¿Hoy?
-Sí, será una boda por lo civil, y en casa de mamá.
Activa el ascensor con una asombrosa templanza, mientras que
a mí me come la inseguridad, pues ¿significa esto que Natasha
está de acuerdo con nuestro enlace?
<<Que te crees tú eso, guapa.
Ni siquiera me percato cuándo llegamos al parking, porque
estoy en shock. Veo a varios agentes de seguridad
aguardándonos. Uno de ellos abre la puerta del monovolumen
con Freeman al volante. Entramos, y nos sentamos en sendos
asientos traseros. Nos abrochamos el cinturón de seguridad.
Nos ponemos en marcha.
-No podemos casarnos sin Olga.
Me mira, sonríe.
-Mamá habló con ella anoche, y lo entiende, perfectamente.
-Pero lo ideal sería que estuviera presente en el enlace. Me hace
mucha ilusión…
-A mí, también, pero su ingreso en la clínica está más que
programado, y no podemos posponerlo.
Vale.
-¿Cuánto tiempo estará ingresada?
-Depende del empeño que ponga, aunque creo que, esta vez, se
lo tomará todo más enserio.
Eso espero.
-Rezaré por ella.
Me da un beso en la boca.
Freeman acaba de detener el coche ante un semáforo, que
tarda unos segundos en cambiar.
-… ¿qué opina tu madre de nuestra boda?
Se aclara la voz.
-...bueno, no te perdona que le hayas robado a su hijo…-boqueo.
Sonríe.
Le riño.
Toma mi mano, la besa con amor.
-Y… ¿qué cómo lleva el ingreso de Olga?
- Mal, pero se consuela pensando que es por su propio bien.
Todos hemos sufrido con las constantes recaídas de Olga.
Esperemos que no haya más.
Ojalá.
-…me preocupa que siga ilusionándose con Caine, porque a fin
de cuentas te opones a la relación…
Puedo sentir una repentina tensión en él. Se ve que no quiere
oírle nombrar.
-Así es, pero por lo pronto no le diré nada al respecto. De modo
que la acompañaremos a la clínica, y le daremos todo nuestro
apoyo. Luego buscaré el modo de que olvide de ese patán.
Es injusto, pienso…
-Si al menos pudieran verse por última vez. Ello la motivaría
muchísimo…
Creo que no me ha oído porque le acaba de ordenar a Freeman
que detenga el vehículo frente a un establecimiento. Quiere una
botella de agua sin gas. No puedo evitar encargarle algunas
golosinas. Alex me mira interrogativamente.
-Linus y yo tenemos esa costumbre cada vez que salimos de
viaje.
-Tragona y golosa; me gusta…-me besa degustando mis labios…
Freeman regresa minutos después. Tomo dos nubes
azucaradas de fresa. Le doy a probar una a Alex. Freeman
declina, amablemente, mi ofrecimiento.
-Mmmm, está buena…
Coge otra…
Nos reunimos con Natasha y Olga, quince minutos después.
Nos aguardan en la acera junto a dos agentes de seguridad. Alex
y yo salimos del vehículo para saludarlas, solo Olga me felicita
por el enlace, mientras madre e hijo hablan entre ellos.
-…nunca antes había visto a mi hermano tan feliz, y todo gracias
a ti.
Me emociona que diga eso. Le doy un abrazo, que ella recibe
gustosa.
El conserje está cargando el equipaje en el maletero. Alex
habla por teléfono. Cuelga. Le dice algo a Freeman, quien
asiente. Subimos todos al vehículo…
-Tu hermana no ha dormido en toda la noche, Alexander…-dice
Natasha en un tono solemne.
Veo como Olga entorna los ojos, pues debe de estar harta de
que se la controle tanto, pero es por su bien.
Nos abrochamos, cada uno, el cinturón de seguridad.
-¿Por qué no has dormido?...-quiere saber Alex…
Hemos abandonado laQuinta Avenida.
-No tenía sueño. Eso es todo…
-Di que estabas inquieta.
-¡Mamá!
-…te oí pasear hasta altas horas de la noche. Algo que me
preocupó bastante, por cierto.
-¿Es eso cierto, Olga?
-Bueno, necesitaba pasear un poco por la habitación…-le
responde mirando por la ventanilla bajada. Me duele ver lo
frágil y enferma, que está…-…luego me dormí del tirón.
-No mientas. Te acostaste a las cinco de la madrugada, pues fue
el momento en que entré a tu cuarto para arroparte.
-¡Mamá!...
Alex la mira con preocupación. A mí me produce una honda
ternura.
Suena su Samsung. Atiende la llamada.
Madre e hija hablan entre ellas. Me acomodo en el asiento
dejándoles un poco de intimidad, no sin antes ofrecerles unas
golosinas. Solo Olga toma unas cuantas bajo la atenta mirada de
su madre.
-Aparca justo ahí…-dice Alex a Freeman cinco minutos después.
-Sí, señor.
Se desabrocha el cinturón de seguridad. Le dice a Olga que lo
acompañe. Lo hace frunciendo el ceño. Natasha se ha puesto
seria, porque lo que soy yo, me quedo sin habla nada más ver
aparecer a ¿¡Dylan!? ¡¿Acaso ha oído mi sugerencia o ya lo tenía
planeado?…
-No me agrada ver a mi hija junto a ese indeseable, pero
entiendo que mi hijo motive a su hermana a escasas horas de su
ingreso en la clínica...-expone una Natasha seria.
-Eso parece-…le respondo viendo a la feliz pareja.
Alex se mantiene en un segundo plano por más que la
presencia de Caine le incomode, aunque sea lo que fuere, me
alegra ver a Olga tan contenta.
-Como sabrás mi hijo y yo nos oponemos a la relación-. Prosigue
en un tono resentido-…espero que estés de nuestra parte por
más que ese idiota y tú seáis amigos.
Giro mi rostro, y la miro, incapaz de posicionarme, puesto que
el tema, en sí, es delicado, y ha propiciado muchos
enfrentamientos entre Alex y yo.
-… no quiero que mi hija vuelva a sufrir por culpa de un don
nadie. Ella está enferma, y necesita de cuidados médicos para su
recuperación…
- Pero con mentirle no solucionamos nada…-me atrevo a decir.
Me mira de soslayo, pues está observado a la pareja.
-Era el único forma que teníamos para que se pusiera en manos
de la doctora Pearlman…-dice elevando el mentón-. Mi hija es
una joven muy enamoradiza, y confiada. Independientemente
de su enfermedad. De modo que es nuestro deber protegerla.
Alex acaba de dar por finalizado el encuentro. La pareja se
despide adecuadamente. Caine le acaba de dar algo, que ella
mira entusiasmada. Creo que es una pulsera de hilo, la cual se
acaba de poner. Le roba un beso a su chico. Él la abraza incapaz
de soltarla. Alex se está impacientando. Al cabo se separan. Olga
se ha detenido junto a la puerta del monovolumen, le comenta
alguna cosa a su hermano, el cual niega con la cabeza. Entra
disgustada al auto. Alex no se despide siquiera de Caine, sino
que da la orden a Freeman para ponga en marcha el coche.
Madre e hija ni se miran. El ambiente no puede ser más tenso.
De hecho, nadie habla durante todo el trayecto…
La clínica Pearlman está situada a cinco kilómetros de la
ciudad. Es una fortaleza rodeada de vegetación y cámaras de
seguridad. Goza de excelentes instalaciones, que incluyen ocio y
tiempo libre. Cuenta con un amplio equipo profesional que la
propia doctora nos presenta, dado que la llegada de la familia
Crawford Ivanov ha generado cierto revuelo. Buena parte de los
pacientes, y el personal quería ver de cerca al Hombre del Año y
a su familia, quienes en todo momento se muestran cercanos.
Camino cogida de la mano de Alex. La doctora Pearlman nos
muestra la habitación que Olga va a ocupar. Es bastante simple.
Cuenta con una litera, un armario empotrado, y un baño
pequeño sin espejo…
Nos quedamos charlando un rato con Olga para luego
despedirnos de ella. Evita llorar en todo momento, pero sé que
lo hará tan pronto como salgamos por la puerta.
-Estará muy bien atendida…-nos promete la doctora, quien nos
acompaña a la salida.
-Eso espero…-dice Natasha con cierto aire de superioridad-
…solo quiero que mi hija se recupere lo antes posible para
poder llevármela a casa. Este lugar pone los vellos de punta…
Alex mira a su madre en actitud reprobadora. La doctora
esboza una leve sonrisa…
-…no tiene nada de qué preocuparse, señora Crawford. Está en
el mejor sitio rodeada de excelentes profesionales que la
ayudarán durante todo el proceso de internación.
Natasha no parece muy convencida. De hecho regresa al
vehículo sin despedirse de la doctora. Un gesto muy habitual en
ella.
-Discúlpala, está afectada por todo lo que ha pasado…-le explica
Alex.
-Es una reacción muy habitual en todos los familiares de mis
pacientes…-responde en un tono conciliador…
Les miro, y denoto mucha complicidad en ellos, lo cual me
desagrada pero aguanto el tipo. Alex acaba de percatarse de mi
presencia. Carraspea. Se despide de la doctora Pearlman,
alias¨La Devora Hombres¨. Sí, voy a llamarla así, porque tiene
toda la pinta.
-Adiós, Elizabeth.
-Adiós, Emma.
Corro la puerta del monovolumen. Natasha me ordena que me
siente con ella. Imagino que por algún motivo, aunque sé que
no vamos a ser grandes amigas. Alex coge su laptop, la enciende.
Se ajusta unos sofisticados auriculares por los que habla con
alguien sobre temas de trabajo. Y es cuando miro a una alicaída
Natasha, que intenta sobreponerse a duras penas.
-Habría preferido llevarla a otra clínica, pero Alexander insistió
que fuera esta.
Denoto cierto rechazo hacia la doctora Pearlman, y me
gustaría saber el motivo.
-No te agrada Elizabeth, ¿verdad?
A Natasha le sorprende que haya dado en el clavo.
-Digamos que he tenido mis diferencias con ella en el pasado.
-¿Diferencias?
-Sí, Alexander tenía problemas de estrés e insomnio. Se volvió
adicto a los somníferos. Mark le facilitó el número de la consulta
de su doctora particular. Con el tiempo, me llegaron rumores
sobre la estrecha relación que les unía. No dudé en
preguntárselo. No le quedó más remedio que admitir, que había
tenido una aventura con Mark…-me quedo muerta-…amenacé
con demandarla al Colegio de Psiquiatras de Nueva York si
osaba flirtear con mi hijo, y por lo que sé, nunca lo ha intentado.
Ya decía yo que era una¨Devora Hombres”.
-…yo diría que se siente atraída por Alex a juzgar por cómo lo
mira.
Natasha también lo cree.
-Bueno, mi hijo siempre ha despertado grandes pasiones entre
las mujeres, solo que tras su divorcio no quiso comprometerse
con nadie hasta que te conoció…-dice sin entusiasmo alguno. Y
es que le cuesta aceptarme como nuera. Imagino que querría
algo mejor para su hijo. Tal vez la hija de un jeque-…espero que
le hagas feliz, o de lo contrario, tendremos un serio problema…
Es insufrible…
-No creo que lleguemos a tenerlo, porque quiero mucho a Alex…
-Y él a mí, también. Soy su madre…-recalca-…nada ni nadie
puede romper el vínculo que tenemos a pensar de nuestras
diferencias.
Lo dice por mí.
-Lo sé.
Parece que se alegra de que lo sepa.
-He procurado darles a mis hijos la mejor educación, siempre
desde el amor y el respeto solo que la enfermedad de Thomas
no contribuyó a que fuéramos una familia propiamente dicha.
Le dediqué parte de mi vida, mientras Alexander maduraba
antes de tiempo. Fue él, quien cuidó de sus hermanos cuando
éstos nacieron, pues mi padre no quería que tuvieran una
niñera.
El rostro de Natacha revela un indefinible tormento, que nunca
habría imaginado, a juzgar su temperamento.
-Para mí no es plato de buen gusto hablar de la privacidad de mi
familia, y la mía propia, pero quiero ponerte al tanto de algunas
cosas.
¿Algunas cosas?
-Gracias.
-No me agradezcas nada; todo lo que hago es por mi hijo. Y si
tengo que doblegarme ante determinadas decisiones suyas, ten
por sentado que lo haré. Le he prometido que aprendería a
quererte como una hija, pero confórmate con que te acepte
como una más en la familia, aunque eso no significa que
vayamos a ser amigas…-eso ya lo sé, me digo habituándome a
sus malas formas-…Alexander y yo hemos sufrido mucho, pero
hemos salido fortalecidos de cada situación. Para él fue un
trauma que su padre lo desdeñara. No sabía cómo llenar aquel
vacío. Así que un buen día decidí enviarle a casa de mi hermana
enAlbanypara que cambiara de aires. Ello disgustó mucho a mi
padre, quien por aquel entonces había repudiado a mi hermana
y su familia por motivos que no vienen al caso. Cuando él
falleció, y su fortuna pasó a manos de Alexander, comenzaron
los primeros conflictos familiares.
-¿Quieres decir que…?
-Robert intentó impugnar el testamento, pero fracasó. Luego le
dio por incitar a su hijo Viktor para incordiara al mío.
Habla de los Gilmore con rencor, y resulta extraño porque
pensé que se llevaban bien.
-Y ¿qué dice Anna de todo esto?
-Nunca ha estado de acuerdo en que ambos primos se lleven a
matar, pero parte de culpa la tiene mi cuñado. Él es la cabeza
pensante de toda esta terrible situación.
Pienso en Viktor y en Miranda juntos, y es cuando me
pregunto si Robert tuvo algo que ver en eso, también.
- ¿A qué se dedica Viktor?
-Regenta un gimnasio junto a su socio Mijaíl Vratislav
Kurylenko, un ser despreciable allá donde los haya.
-¿Por...por qué dices eso?...-mi voz suena temblorosa…
Me mira de un modo que me asusta.
-…se supone que no debería de contarte esta parte de la
historia, pero…
Natasha mira en dirección a su hijo, quien acaba de despojarse
de los auriculares. La mujer cambia de tema, mientras que a mí
me mata la curiosidad.
34
Ahora entiendo por qué, al principio, Alex eludía hablar de
ciertos temas conmigo. Era para evitarme un sufrimiento
innecesario, y más que nada para protegerme, lo cual le honra,
pero su vida sigue siendo un misterio, impregnada de luces y
sombras en la que Robert Gilmore parece ser, la cara menos
amable de la historia. Puede que la codicia le impulsara a
impugnar ese testamento, ¡quién sabe! Existen muchas maneras
de ambicionar, y manifestar odio a través de actos vituperables,
y ese tal Viktor no creo que se quede atrás. Y me causa pavor, el
pensar que tanto padre e hijo quieran hacerle daño a Alex, pues
se supone que Robert representa la ley, y ha de dar ejemplo,
pues ha recibido numerosos reconocimientos por su lucha
contra el narcotráfico. Pero de poco le sirve ser un héroe si en el
fondo es un miserable. Y me sorprende que Anna siga casada
con semejante ser.
No obstante, y después de lo que Natasha me ha contado,
presiento que me llevaré algún que otro susto. Solo espero estar
preparada para cuando ello suceda.
Llegamos a la ciudad a la hora prevista. Freeman aparca el
monovolumen en el parking. Tomamos el ascensor.
Giulia nos recibe en el hall. La mujer está pálida, y muy
nerviosa. Habla gesticulando, y en italiano. Alex suelta
bruscamente mi mano. Echa a andar con pasos apresurados
seguido por Freeman, quien habla por la manga de su camisa
sobre cierto código rojo.
-¡Deja que Freeman se encargue de él! No te acerques a él…-dice
su madre.
Les sigo detrás. Pego un respingo al ver el salón patas arriba.
Natasha increpa a un tipo fornido, y alto, que está sentado junto
al piano. Parece no inmutarse. Tiene el cabello rapado al uno. Su
rostro es anguloso de líneas muy marcadas. He de suponer que
se trata de Viktor a jugar la fiereza con Alex le manda que se
largue.
-Échame tú si eres tan hombre.
Se ha puesto en pie. Son de la misma altura.
Freeman, y los agentes de seguridad se le echan encima. El
tiparraco en se remueve como un cerdo en una charca. Logran
inmovilizarlo. Ríe como un demente, y es cuando me ve…
-¡eh! ¡Tú! Zorra. Cien de los grandes si dejas que me corra en tu
cara.
Natasha se lleva las manos a las mejillas. Yo hago como si no lo
hubiera escuchado, en cuanto a Alex le acaba de dar un
puñetazo. El gilipollas ríe como un loco. Freeman, y sus agentes
se lo llevan.
Alex respira furibundo.
Llaman al timbre de la puerta. Giulia va a ver quién es, cuando
regresa lo hace en compañía de Anna, la cual parece muy
afectada. Natasha le echa en cara lo que ha hecho su hijo. Alex
silencia a su madre. Anna no sabe qué responder. Sus mejillas se
han tenido de rubor. Se ofrece a poner orden en el salón. Entre
todos lo acondicionamos.
Steel y los del catering llegan una hora después. Giulia les
acompaña a la cocina.
Pronto la casa se llena de algunos familiares y amigos. Anna
decide quedarse para el enlace. Ella y su hermana han hablado
entre ellas después de que Alex y yo nos ausentáramos para
vestirnos. Él luce unArmaninegro. Yo llevo un vestido corto de
seda beige. Linda me ha regalado unos pendientes de oro
blanco. Llevo puesto un liguero azul, y la pulsera que Andrea me
ha dejado. John se ha prestado a ser mi padrino, lo cual me ha
emocionado mucho.
La ceremonia civil corre a cargo de un viejo amigo de la
familia. Todo parece estar en orden hasta que Viktor reaparece.
No sé cómo se las ha ideado para esquivar a los de seguridad. El
caso es que se ha bajado los pantalones, y se ha puesto a orinar
delante de todos. Ha echado a correr sorteando a los agentes.
Natasha, y Alex tratan de serenarse. Anna, en cambio, siente
vergüenza ajena. Lo que es Linus y los Harper lo han flipado. Yo
no digo nada.
Doy el ¨sí, quiero¨ en un ambiente enrarecido, y eso que Steel
se ha esmerado muchísimo, ya que ha organizado la boda en
menos de un día.
Alex y yo nos intercambiamos las alianzas. Firmamos en el
libro de registro civil al igual que los testigos.
-Puede besar a la novia.
Alex me da un casto beso en la boca.
-¡Viva los novios!...-exclama Linus.
-¡Viva!
Llega la ronda de felicitaciones, y los regalos, que mi marido y
yo abrimos agradecidos.
Los del catering sirven canapé variado, y el mejor champán. Mi
marido, y yo nos separamos para charlar con la familia, y los
Crowe, pues Bomer no venido, pero ha enviado su regalo; un
bono para un spa de lujo.
Valentina, sostiene a Alessandra en brazos. Me sonríe. Hago lo
mismo con ella.
Transcurre como media hora, cuando Linus lee un hermoso
poema que ha escrito para nosotros. Andrea opta por un
sentido discurso, que rememora nuestros años de amistad. El
salón rompe en aplausos. Es el turno de John, porque lo que es
Natasha dice estar emocionada, pero no es cierto. Tal parece
que ansía que acabe la fiesta, y nos marchemos todos, ya que no
se ha acicalado, ni ha puesto entusiasmo alguno.
-Me siento bendecido por poder compartir este día tan especial
con mi hija pequeña, y mi yerno. Sé que van a ser muy felices,
porque os queréis, algo de lo que me alegro inmensamente. Mi
querida Emma, tienes por esposo no sólo a un buen hombre,
sino al mejor amigo, y tú Alexander tienes por esposa a una
mujer maravillosa, a una amiga excepcional, que estoy seguro
que nunca dejará de apoyarte en todo lo que hagas. Quiero
brindar por vosotros, por mis queridos hijos. ¡Salud!
-¡Salud!
Brindamos los unos con los otros. Bebemos…momento que
aprovecho para arrojar el ramo de novia, que cae en manos de
Linus. Se ha puesto rojo como un tomate.
Acudimos al salón comedor donde degustamos el copioso
almuerzo, así como la tarta nupcial. Andrea acaba de sentarse a
mi lado. Me da un gran abrazo de esos que reconfortan a una,
pues no ha habido un solo instante en que no me haya acordado
de mi padre, y de Scott y su familia. Les hecho de mucho de
menos.
-Ha sido todo muy emotivo, y magnífico. Estas hermosísima.
De que me sirve sino tengo a los mios conmigo.
-Gracias, tú, también.
-…Bianca quiso asistir con las niñas, pero Scott se lo prohibió.
Siento que haya sido así.
-No te preocupes. Todos sabemos cómo es mi hermano cuando
se altera.
-Sí, pero podría haber dejado a un lado su irritación, y fingir que
todo está bien, al menos este día tan importante para vosotros.
Me encojo de hombros, pues sobran las palabras.
-Sé que he hablado fatal de Alexander, y retiro todo lo dicho
sobre él. Quiero darle una oportunidad, ahora que forma parte
de nuestras vidas…-le doy las gracias-…es lo menos que debo de
hacer, y espero que te haga muy feliz, o de lo contrario se las
verá conmigo…-eso merece un abrazo de hermanas-. Por cierto,
¿sabes a dónde va a llevarte de luna de miel?
-No, pero creo que me tiene reservada una sorpresa.
-Igual te lleva a dar la vuelta al mundo.
-¡Ah, estáis aquí!...-exclama John abrazándome por la espalda.
Me da un beso en la mejilla, y otro a su hija. Toma siento. Le
quiero un montón.
-Gracias por tus bellas palabras, John. Han significado mucho
para mí.
El hombre me mira amorosamente, siempre lo ha hecho aun
cuando mi padre estaba vivo.
-Eres mi hija pequeña, ¡qué menos que dedicarte unas palabras
en tan señalado día! ¿Cómo te sientes?
Triste.
-Feliz…-en parte, quiero añadir, pero me contengo para no
preocuparles, aunque creo que lo intuyen, pues siempre he sido
muy expresiva.
-Me alegro aunque me duele la faena que te ha hecho Scott.
-¡Papá!
-No te preocupes. Ell se lo ha perdido, John.
-Sin duda. Admito que me llevé una sorpresa cuando me enteré
de tu relación con Alexander Crawford. Linda me ha hablado
muy bien de tu marido. Es cliente suyo desde hace años.
Abro la boca para contestar, pero…
-¿Me estoy perdiendo algo?-Pregunta Linus con su habitual
sentido de humor, por no decir que no suelta el ramo ni aunque
lo fusilen.
Sonrió pese a todo.
Veo como se sienta. El resto de los invitados conversan
animadamente entre ellos. Nadie diría que hace unas horas, el
salón era un campo de batalla por culpa de Viktor.
-…estábamos hablando de ti, y no muy bien que digamos. He
visto como empujabas al pariente de Alexander solo para
hacerte con el ramo…-dice Andrea, mientras nos guiña un ojo.
-¡Uy! ¡Qué mala es la envidia!
John se echa a reír al igual que yo. Si es que cuando se juntan
son la bomba.
Linda aparece con una copa en la mano. En nada nos
montamos nuestra propia fiesta gracias al ingenio de Linus.

Nuestros amigos y familiares acaban de irse. Le hemos dado


las gracias a todos, especialmente, a Steel, aunque la ausencia de
mi familia haya sido muy comentada. He tenido que excusarlos
del mejor modo posible. Alex me ha respaldado en todo
momento.
Los del catering y limpieza han dejado impoluto el ático.
Es cerca de la medianoche, cuando se me escapa un ligero
bostezo. Mi marido me sugiere retirarnos, pero Natasha insiste
en que nos quedemos un rato más, que se prolonga más de la
cuenta. Ella es así de acaparadora con su hijo.
Han de ser los agentes de seguridad quienes nos ayuden con los
regalos, los cuales cargan en el maletero del monovolumen. Una
vez en casa, Alex y yo los dejamos en el salón.
Mi marido me coge en brazos. Echamos unas risas cargadas de
complicidad. Llegamos al dormitorio. Me tumba en la cama. Se
agacha, y me besa largo y tendido.
-Ahora vuelvo.
-Vale.
Respiro hondo, evitando pensar en mis problemas familiares,
puesto que es nuestra noche de bodas. Y quiero disfrutarla, y
qué mejor que sorprender a mi marido. Me levanto de la cama.
Me desvisto guardando el vestido en el armario, así como los
zapatos. Elijo algo sugerente para ponerme.
-¿Cariño?
-Enseguida salgo…-digo en voz alta.
Me suelto la melena. Me retoco el carmín. Me perfumo de pies
a cabeza. Salgo del vestidor.
Alex chequea, ensimismado, su móvil. Está semidesnudo, y
tumbado en la cama. Parece un dios de la mitología griega. Es
puro músculo, y es mi marido. Me acerco, y le despojo de su
celular, que dejo en la mesita de noche. Se incorpora para
recorrer mi cuerpo con la mirada, pues llevo un sugerente
picardías negro a juego con las braguitas.
-¿Te gusta?
Tira de mi muñeca. Sus manos ascienden por mis piernas hasta
detenerse en mis caderas. Me quita las braguitas. Las toma en
sus manos. Inhala el aroma. Las restriega contra mi sexo,
provocando una agradable fricción. Las deja a un lado de la
cama. Mi corazón bombea mi pecho. Alza el borde del camisón,
que sujeto con ambas manos. Tiemblo al sentir sus labios sobre
mi vientre, que besa, y lame delicadamente con su lengua.
Suspiro, embriagada por las oleada de sensación que despierta
en mi, y que tanto me gustan. Desciende hasta posar su boca
sobre mi sexo, que degusta vehemente. Jadeo, tirándole del
pelo. Eleva su bello rostro hacia mí, esboza una sutil sonrisa. Se
ha puesto en pie. Me despoja del camisón. Me mira a los ojos,
mientras acaricia mis pechos. Lame mis labios.
Me tumba en la cama, y me cubre con su espléndido cuerpo.
Mis talones reposan sobre sus perfectos glúteos. Restriega su
imponente sexo contra el mío. Atrapa un pezón, lo succiona
largo y tendido. Le sigue el otro. Gimo. Se incorpora para
despojarse del bóxer, y de paso ponerse el condón. Al cabo me
penetra de golpe. Jadeo, mientras mi cuerpo empieza a danzar
junto al suyo. Vibro, y gimo con cada embaste. Con cada caricia
dada. Eleva mis brazos por encima de mi cabeza simplemente
para arrastrarme con él hacia la cima del más puro placer.

-¿A dónde vas?- Pregunta con voz pastosa.


-Al baño.
Me pongo en pie del mejor modo posible, pues tengo las
piernas entumecidas. Alarga una mano, y azota, levemente, mi
trasero.
Hago pis. Me aseo, y seco con una toallita, que deshecho a la
papelera. Tiro de la cisterna. Me pongo de pie. Me lavo las
manos bajo el grifo del lavabo, justo cuando él asoma por la
puerta mas empalmado que nunca. No me da tiempo a
reaccionar cuando me vuelve a llevar a la cama, y no para
dormir, precisamente.
35
-¿A dónde vamos?
No me contesta sino que me coge de la mano después de
apearnos del coche. Subimos las escaleras de su jet privado.
Beth, la auxiliar de vuelo, nos recibe con una amplia sonrisa. Me
acomoda en el asiento, no sin antes ofrecerme un refrigerio, que
rechazo amablemente. Alex, en cambio, se decanta por un
capuchino, sin azúcar.
-Sí, señor Crawford.
Recorro con la vista el sofisticado jet, el cual cuenta con una
zona de descanso, y aseo. Los asientos son reclinables, y de
cuero beige. Al fondo, hay un salón con mini bar; y un gran
plasma. Sobre la mesa de cristal alargado hay varias revistas.
Alex ha apagado su móvil, y el mío. Se acaba de abrochar el
cinturón de seguridad, al igual que yo…
-¿Cuántos tiempo vamos a estar fuera?
Beth acaba de llegar con la taza de capuchino. Le doy las
gracias. Me sonríe. Desaparece sigilosamente.
-Un año.
Abro los ojos como platos. Suelta una carcajada.
El comandante Blair, y su tripulación nos dan solo la
bienvenida, y alude al protocolo de seguridad. Me sorprende
que no mencione el destino ni el tiempo estimado de vuelo. He
de suponer que es por orden expresa de mi marido, quien lee el
periódico, mientras sorbe su capuchino.
Puedo sentir que el jet empieza a desplazarse por la pista para
tomar vuelo. Intento serenarme. Miro por la ventanilla,
preguntándome qué estará haciendo mi familia en ese preciso
instante. Les echo de menos, pero sé que Linus está haciendo
todo lo posible para que mi hermano acepte a mi marido. Mi
amigo me lo ha prometido en la mañana, mientras charlábamos
por teléfono.
Sobrevolamos la ciudad con destino desconocido, y he de
admitir que me gusta que me sorprenda de este modo tan
misterioso, y que me da qué pensar porque igual me lleva a
conocer Europa…u otro continente. Sea lo que fuere me alegra
hacer el viaje de novios como marido y mujer.
Le veo como dobla el periódico sobre la mesa. Me pregunta si
estoy bien. Le digo que sí.
-No lo parece, pues estás muy callada.
¡Cómo me conoce! Aun así no quiero preocuparlo con mis
temas familiares.
El jet hace un repentino vaivén. Me aferro al reposabrazos del
asiento.
-Tranquila, es solo una turbulencia.
-Sí, aunque ¿a dónde vamos?
Sigue sin querer responderme sino que se centra en
preguntarme si me gustó la ceremonia civil. Le digo que sí.
-Deberías de darle unas vacaciones anticipadas a Steel- le
sugiero-. Hizo un excelente trabajo.
-Steel es una mujer incansable. Adora lo que hace.
-O sea, es un clon tuyo.
Le hace gracia el comentario.
-Digamos que ella y su pareja entienden y respetan mi trabajo al
igual que Crowe y Mark. Entre todos formamos un buen equipo.
-Sin duda.
Continuamos charlando sobre su imperio. Ese que tanto le
absorbe, y fascina, y contra el que no puedo competir por más
que lo intente.
Media hora después siento la extraña necesidad de comer,
pues no he desayunado, y eso que mi marido insistió pero no
me apetecía. Beth nos agasaja con unos suculentos sándwich, y
unos refrescos que devoro suscitando la risa de Alex.
-Eso te pasa por no desayunar. Anda come.
-¿Queda mucho para que lleguemos?
No dice nada.
No obstante, y haciendo mis propios cálculos, el jet toma tierra
una hora, y media después. Para entonces, Alex me cubre los
ojos con un pañuelo. Guía mis pasos hasta que subimos al coche.
Admito que estoy expectante.
Freeman, cuya voz reconozco, nos da la bienvenida. Al parecer
ha llegado antes que nosotros, imagino que por temas de
seguridad.
El trayecto no me resulta excesivamente largo, sino todo lo
contrario, y cuando Freeman detiene el vehículo, siento que el
corazón se me va a parar ante tanta curiosidad. Alex me
desabrocha el cinturón de seguridad. Me baja del vehículo muy
despacio. Se coloca detrás de mí.
-¿Preparada?
-Sí.
Me retira el pañuelo de los ojos. Parpadeo, y me quedo
boquiabierta. Ante nosotros hay una enorme casa rústica, cuyas
vistas al mar son impresionantes.
-Bienvenida aIsla Esperanza, señora Crawford.
Me giro, y le abrazo.
Oigo un repentino ladrido, y es cuando veo a un precioso
pastor alemán sujeto a una correa de la que tira un muchacho
moreno, y muy alto.
-Él es Cooper.
Me aparto de mi marido, fascinada. El joven libera al animal,
quien viene hacia nosotros. Olisquea a Alex. Hace giros
alrededor de él. En cuanto a mí… me ladra. Mi marido le regaña.
El perro se echa al suelo. Me agacho. Le hago mimos. Agita la
cola.
-Le gustas…-dice Alex deslumbrado.
-¿Qué te pensabas?...-le respondo sonriendo-…¡vamos, Cooper!
Echamos una carrera los tres hasta llegar al amplio jardín
abastecido con una alargada piscina con trampolín incluido.
-Así que este es tu paraíso particular.
Freeman, y otro agente transportan el equipaje dentro de la
casa…
-Nuestro paraíso particular, cariño…-me corrige. Le miro
escépticamente-…lo que es mío es tuyo. No lo olvides nunca.
-Sabes que nunca me ha interesado tu fortuna sino tú.
Posa sus manos en mi cintura. Me besa.
-Lo sé, y por eso, quiero compartirlo todo contigo, y no admito
un no por respuesta.
-Pero a tu madre no le…
-Mi madre está fuera de esto. Solo importamos tú y yo, y la vida
en común que vamos a iniciar.
¿Por qué tengo el presentimiento de que esto traerá cola?
-Vale.
-Así me gusta.
Miro a nuestro alrededor. Y me fijo en cada detalle.
-La casa parece haber sufrido una profunda reforma.
-No me gustó la anterior fachada así que Steel contrató a un
arquitecto de Manhattan. Él fue quien me regaló a Cooper. Ven,
quiero enseñarte el resto de la casa.
Alex deja al perro con su cuidador. Frunzo el ceño…
-¿No viene Cooper con nosotros?
-No.
-¿Por qué?
-Por lo que sé, le encanta destrozar muebles. Imagino que
tendrás hambre.
-Cooper también…-le digo, mientras observo cómo se aleja el
pobre animal.
-Buen intento, nena.
La vivienda tiene seis dormitorios. Tres cuartos de baño. Una
enorme suite externa para los invitados. Una biblioteca amplia.
Un salón comedor. Una cocina de diseño rustico. Hay un camino
que lleva, directamente, a la playa. Alex ha permitido que los
lugareños faenen en los alrededores de la isla. Hay tres familias
que la habitan no lejos de donde vivimos.
-Hablan francés y castellano.
-Y ¿cómo van a entenderme?
-No te preocupes por eso, solo quiero que disfrutes y te relajes.
-Tú, también, ¿vale?...-asiente, mientras me da un beso.

-Mmmm, está deliciosa, ¿qué salsa es?


-Una que vi preparar a la señora Santoni.
-Y ¿qué ingredientes lleva?
-Mahonesa, mostaza, aceite de oliva, vinagre, sal, pimienta,
huevo duro picado. Es idónea para acompañar la langosta y el
cangrejo.
-Me gusta…-me da otra porción de langosta con la salsa.
He conseguido que Cooper se quede en el jardín con nosotros,
después de que Michel su cuidador le haya dado la cena.
-Espero que me compenses por este festín que he preparado
para ti.
Casi me atraganto.
-Creí haberlo hecho durante la tarde.
-Quedé con ganas de más…-sorbe un trago de vino.
-Y ¿cómo deseas que te compense?
-Primero, querría saber qué hay bajo ese vaporoso vestido
estampado que llevas, y que tan bien te sienta.
Le sigo el juego.
Miro a través del escote. Poso la vista en mi marido. Me
muerdo inocentemente el labio inferior. El efecto en él es
devastador, pues se remueve en la silla.
-¿De verdad quieres saberlo?
-Nada me complacería más.
Evito reír. Él, también.
-Nada, salvo unas diminutas braguitas de color blanco.
Deposita la copa sobre la mesa.
-¿Sólo?...-asiento traviesa-. ¿Tendrías algún inconveniente en
dármelas?- me pide con voz aterciopelada.
Ha conseguido que me corra del gusto. Incluso Cooper ha
cubierto sus ojos con la patita.
Subo, lentamente, la tela del vestido hasta mis caderas.
Abro, provocativamente, mis piernas. Le hago una señal para
que se acerque. Arrima la silla. No aparta la mirada de mí. Sus
manos recorren mis muslos. Siento un agradable cosquilleo
justo ahí donde el deseo comienza a palpitar ardientemente.
Tengo los pezones de punta. Acerca su rostro hacia mí. Me fijo
en su dulce boca, y en el uso que le da, cada vez, que me saborea
íntimamente.
-Lo he pensado mejor, sube al dormitorio, y espéreme ahí,
desnuda. Enseguida te alcanzo.
La propuesta me resulta muy excitante. Y tanto que coloco un
dedo sobre sus labios entreabiertos. Lo atrapa con la boca. Lo
chupa vehemente.
-Y ¿qué tienes pensado hacerme?
-Follarte hasta que me supliques que pare.
Me he quedado sin aliento.

He esparcido pétalos de rosas por la cama para darle un toque


romántico a una velada inconclusa, pues he perdido la cuenta de
cuantas veces he cambiado de postura solo para matar el
tiempo, ya que el guapo aún no ha aparecido por el dormitorio.
El ventilador del techo gira erizando los poros de mi piel así
como mis pezones.
Espero hasta que me desespero, pues no es normal que esté
tardando tanto en venir. De modo que abandono la cama con
intención de ir a buscarlo.
Cubro mi desnudez con una bata de seda blanca, que hay a los
pies de la cama. Salgo del cuarto. Cruzo el largo pasillo. Bajo las
escaleras, y es cuando le oigo hablar sobre cierta… ¿¿inversión??
¡Lo mato!
36
He preparado el desayuno para todos. He recogido la cocina,
pues me apetece bajar a la playa con Cooper. Así que me afano
en limpiar la casa antes de salir.
Uno de los agentes de seguridad me sigue, le digo que no es
necesario. Se queda a cuadros. Sé que ello me traerá problemas
con mi gruñón, aunque me da igual. Quiero cierta intimidad.
Veo a varios lugareños trabajando en sus redes de pesca. Están
sentados a orillas del mar no muy lejos de donde he extendido
la esterilla. Me quito el vestido playero. Me descalzo, y me aplico
la crema bronceadora. La playa no puede ser más exótica, y
bonita. Me encanta la isla, así como nuestra casa. Si por mi fuera
me quedaba un tiempo aquí, o incluso haría venir a la gente que
quiero para que disfrutara de esta belleza, pero sé que las cosas
no están para tirar cohetes, pues aún no he recibido un mensaje
de mi hermano, aunque no pierdo la esperanza.
Don Adicto al Trabajo sigue en la cama durmiendo, y no
porque anoche le dimos alegría a nuestros cuerpos. No. Sino
que su conversación telefónica dio para largo. Algo que me
enojó, pero rehusé discutir. De modo que di media vuelta, y me
metí en la cama más sola que la una. Me quedé dormida del
mismo aburrimiento.
Cojo la pelota de goma amarilla que Michel me ha dado. Se la
lanzo a Cooper, que corre tras ella. La trae. Ejecuto varias veces
la misma acción hasta que terminamos por darnos un chapuzón.
Salimos a la orilla, y me encuentro con dos niños de edades
comprendidas entre seis y cuatro años. La niña se ha escondido
detrás de su hermano. Parece asustada al ver a mi perro. Le
digo que no pasa nada. Creo que no me entiende. Le tiendo mi
mano. Mira a su hermano, que le dice algo. Accede
cogiéndomela. Ella es morena con los ojos claros como su
hermano. Ambos son muy guapos.
Cooper se ha puesto a ladrar a un señor que se acerca a
nosotros. Debe de ser el padre de los niños, porque se parecen
físicamente a él, solo que el hombre es está algo demacrado.
-¡Cooper!...-le riño.
El señor se quita el sombrero de paja. Me está diciendo algo,
que no comprendo. Ahora les habla a sus hijos, quienes niegan
con la cabeza.
-Pedrito, y Lupita….-le sigue algo parecido a una regañina.
La niña responde ¨no¨. El hombre se abanica sufridamente con
el sombrero.
-Vivo ahí…-le indico con el dedo…-me habla, pero sigo sin
entender lo que dice, y me frustra-…no le entiendo…-asiente
sonriendo-…los niños están conmigo…-le hago el gesto.
Creo que me ha comprendido, porque ha regresado a sus
quehaceres. Los niños me miran. Comenzamos a jugar con
Cooper hasta la una y media de la tarde.
Regreso a casa con una cesta de fruta, y pescado fresco, que
José y su esposa Guadalupe, los padres de Lupita y Pedrito, me
han regalado ya que he estado en su casa. Uno de sus vecinos,
Manuel, ha ejercido de traductor. Mañana he quedado con los
niños en la playa.
Surco la verja del jardín y me encuentro con un jeep de la
policía aparcado en la entrada. Michel acaba de llegar a mí. Me
saluda. Toma a Cooper. Le pregunto qué pasa. Dice que el señor
está, sumamente, preocupado por mi ya que no sabe donde me
he metido.
Joder.
Entro por la puerta corredera de la cocina donde dejo la cesta,
y guardo el pescado en la nevera para que no se eche a perder.
Puedo distinguir el fuerte timbre de voz de Alex. Tal parece que
está alterado. Atravieso el pasillo, y llego al salón. Freeman, y
los demás agentes adoptan una actitud hermética. Los policías
intentan tranquilizar a mi esposo, diciéndole que apareceré en
cualquier momento.
-…mis agentes de seguridad han repateado la zona, y no hay ni
rastro de mi mujer…¿acaso se la ha tragado la tierra?
Pestañeo.
-Señor Crawford…nosotros…
Uno de los policías me acaba de ver, al igual que Freeman,
quien le hace una señal a mi marido, cuyo rostro es la viva
estampa de la sorpresa, y el cabreo.
-Hola…-les saludo cándidamente.

-¡No voy a repetírtelo dos veces! ¿Dónde demonios has estado?


Y no me sirve lo de ¨por ahí¨…-me ha seguido al dormitorio tan
pronto como nos hemos despedido del teniente García, y su
ayudante….
Me descalzo en una esquina de la amplia habitación pintada en
celeste. Steel ha tenido la gentileza de habilitar la casa para
nosotros. No ha escatimado en comida, y hacernos la estancia lo
más cómoda posible.
Suspiro, resignadamente, ante la inminente irritación de Alex.
Me desnudo dejando la ropa sobre la cama. Ha enmudecido,
bruscamente. Sonrío por lo bajo, mientras contoneo,
provocativamente, las caderas. Seguro que me está mirando el
trasero. Pese a ello me voy directa a la ducha. Corro la
mampara.
-¡Te estoy hablando!…-me dice descorriendo el bastidor.
-Y te he escuchado. No hace falta que grites… -corro
la mampara.
Ajusto la temperatura del grifo. Sujeto el mando de la ducha.
Vuelve a descorrer el cancel. Entorno los ojos ante su incipiente
pesadez.
-¡Estoy en mi derecho de hacerlo! ¡Me tenías muy preocupado!
Me giro, y en una de esas le mojo para que se le refresque las
ideas. Boquea perplejo. Echo a reír. Se desnuda, metiéndose en
la ducha.
-No vuelvas a ir sola por la isla…-me advierte ponderadamente.
Le digo que si, mientras poso mis ojos en esa mirada
impregnada de temor, que aplaco con un apasionado beso.
-He estado en casa de Guadalupe y José.
-¿Quién diablos son Guadalupe y José?-Brama mi gruñón.
-Una humilde familia de pescadores que he conocido hoy, y
cuyos hijos, Pedrito y Lupe, se han hecho amigos míos, y de
Cooper. Hemos estado jugando en la playa. Sus padres nos han
agasajado con una cesta de fruta, y pescado fresco, que he
guardado en la nevera…-me ha hecho girar para lavarme el pelo.
-Y yo aquí preocupado, ¡muy bonito!
Me masajea el cuero cabelludo. Entrecierro los ojos. Al cabo
enjuaga mi cabello.
-Te lo tenías merecido por haberme dejado tirada anoche.
-Era una importante llamada de negocios.
-Y ¿no podía esperar?
-No.
Pues vaya.
Me abraza, y mordisquea el lóbulo de mi oreja. Apoyo mi
cabeza contra su hombro. Su mano desciende por mi vientre
hasta llegar a mi sexo. Sus dedos se pierden entre los delicados
pliegues. Me penetra con un dedo, le sigue otro igual de suave y
grueso. Los mueve, paulatinamente, haciendo que tiemble en un
inesperado, y dulce espasmo.
-Te…te recuerdo que estamos de luna de miel...- mi voz suena
agonizante.
Ese es el resultado que siempre provoca en mi dada su
habilidad para darme placer.
-Procuraré que sea inolvidable para ambos…-retira los dedo de
mi vagina.
Los chupa.
Salimos de la ducha.
Esta vez no me esposa al cabezal de la cama, ni cubre mis ojos
con un antifaz sino que me toma en cada rincón de la casa para
poco después volver al dormitorio, donde me tumba en la cama,
exhaustos. Mi corazón late vertiginosamente.
Besa la cara interna de mis muslos. Asciende hasta llegar a mi
sexo, que no duda degustar. Me masturba, y lame hasta que me
corro, nuevamente, en su boca. Apenas me da tiempo para
recuperarnos, cuando me hace girar boca abajo. Me da un leve
cachete. Enreda mi pelo entorno a su mano. Me penetra con
fuerza hasta que nos dejamos ir minutos más tarde.
He preparado dorada al horno, así como un delicioso cocktail
de fruta exótica. Los escoltas han almorzado en la suite de
invitados.
Alex me ha ayudado a recoger la cocina.
Ahora estamos en la piscina. Cooper no nos quita ojo. Es un
animal muy entrañable. De hecho nos lo vamos a llevar a casa
con nosotros. Estoy segura que Natasha pondrá el grito en el
cielo cuando lo vea, pero me da igual. Sé que a mis amigos y
sobrinas les va a encantar.
Mi marido se ha arrojado al agua para hacer unos cuantos
largos. No puedo evitar mirarle, mientras sorbo un poco de
granizada. Mi gruñón se mueve como pez en el agua…
-Madame…-oigo decir a mi espalda.
Me giro, y veo a Pedrito cogido de la mano de su hermana. Les
sonrió feliz de verles. Freeman viene detrás con intención de
echarlos. Le digo que les conozco. Se aleja.
-Sentaos aquí…-les indico donde el césped.
Se sientan. Se miran. Ríen cándidamente. Les sirvo granizada,
que casi está derretida.
Alex acaba de emerger del fondo de la piscina. Los niños
acaban de dar un respingo, asombrados…y asustados, más aún
cuando les dice algo en su idioma, lo que motiva que salgan
corriendo y chillando. Me giro perpleja.
-Son los niños de los que te hablé.
Mi marido ni se inmuta sino que bebe de la jarra el resto del
refrigerio.
-Volverán cuando menos lo esperes.
-¿Ah, sí? Ahora me quedo más tranquila…- me abro paso entre
el agua.
Subo por la escalinata que conecta con el césped del jardín.
-¿A dónde vas? Ven aquí.
No le hago el menor caso sino que cojo la toalla que hay en la
tumbona. Me seco con ella. Don Asusta Niños sale de la piscina,
y llega hasta mi. Rehúso mirarle, porque estoy enfadada con él.
Y lo sabe.
-Esto es una propiedad privada no un parque temático.
¡Será capullo!
-No me había dado cuenta, pero gracias por recordármelo…-
ironizo, mientras dejo la tolla sobre la tumbona.
Me mira con severidad.
-¡Madame! ¡Madame!...-chilla Pedrito desde la verja.
Está pálido, y muy agitado. No veo a su hermana por ninguna
parte, luego algo le ha pasado. Mi marido y yo llegamos hacia él.
Abre la verja. El niño tira de su mano. Les sigo detrás con
Cooper ladrando como un poseso.
La niña ha tropezado y ha caído rodando por la cuesta. Está
consciente, pero tiene muchas heridas. Freeman nos lleva al
único hospital que hay en la isla. Nos atienden de inmediato. Sus
padres no tardan en llegar acompañados por Pedrito.
Esperamos un buen rato en la sala de espera. Alex me abraza, y
calma. Rezo para que se ponga bien.
Transcurre como cuarenta minutos hasta que el doctor
aparece. Nos explica que Lupita está bien, pero tiene fracturada
la clavícula. Su madre llora. Nosotros nos sentimos a morir,
sobre todo Alex.
37
Lupita ha permanecido en observación, y le han dado el alta
hoy. Alex se ha hecho cargo de los gastos médicos. Era lo que
menos podía hacer. Los padres de los niños se lo han agradecido
efusivamente.
Hemos vuelto a casa, algo más tranquilos porque no hemos
pegado ojo en toda la noche.
Mi móvil suena. Se trata de varias llamadas perdidas de mis
amigos, y de Bianca, interesándose por mí. Algo que me alegra
notoriamente. Les devuelvo la llamada, y no dudo charlar con
ellos indistintamente. Al cabo me meto en la cocina. Preparo un
suculento almuerzo para todos. Alex es mi ayudante. Elaboro
dos tartas de chocolate de la que no queda ni las migas, porque
he descubierto que Freeman es otro adicto al dulce.
-¿Quieres que bajemos a la playa?...-me sugiere mi marido.
-Sí, por favor…-le digo.
Me ayuda a limpiar, y dejarlo todo en orden.
Subimos al dormitorio donde nos ponernos los bañadores.
Tomo varias toallas, la esterilla, el bronceador, y mi sombrero
de paja. Una vez en la cocina, Alex coge una botella de agua, y
unos refrescos. Cooper corretea a nuestro lado. Freeman y el
otro agente de seguridad nos siguen detrás. Alex se detiene para
decirles algo, yo prosigo mi camino.
Una vez en la playa, me quito la blusa playera. Alex, quien ha
llegado, extiende la esterilla, y las toallas. Tomo el bronceador.
Nos lo aplicamos mutuamente. Hay un momento en que sus
manos descienden por mi cintura hasta mis nalgas, que
masajea, y aprieta. Sonrío contra sus labios. Le empujo, y echo a
correr hacia el agua…
-¿Qué haces? ¡Vuelve aquí!-Me regaña-. ¿No ves que aún no has
hecho la digestión?
-Lo sé…-vocifero-… pero no pensaba nadar, sino refrescarme.
Le veo acercarse con pasos largos y elegantes. No me cansaré
de alabar su espléndido cuerpo, pese a esa horrible cicatriz que
tiene en el costado. Chillo cuando me atrapa entre sus brazos.
Me besa, mientras tira del hilo de la parte inferior de mi bikini
fucsia.
-¡Alex!...-acaba de arrojar la prenda a la orilla…-¡Cooper, no lo
hagas, ven aquí con la prenda!
Mi marido ríe al ver a Cooper enterrándola en la arena. A mí
me va a dar algo…
-¡No tiene gracia!...-le echo agua insistentemente.
Logra abrirse paso hasta llegar a mí. Va a besarme pero se
detiene, pues ha visto algo a lo lejos. Frunce el ceño.
- ¿Qué coño…
Me suelta bruscamente.
-…¿qué pasa?
No me contesta, sino que sale apresuradamente del agua. El
sonido de una lancha motora hace que me dé la vuelta, y sienta
deseos de salir huyendo del agua pues viene a toda prisa, y en
dirección hacia mí. Alex me cubre con una toalla, y saca
rápidamente a la orilla. Me ordena que me vaya a casa, y es
cuando me fijo en la persona que pilota la embarcación. Me
quedo de piedra, mientras Cooper ladra insistentemente… ¿¡a
Viktor!?
Freeman ha llegado con los agentes. Imagino que mi marido le
habrá telefoneado.
Me ducho de prisa y corriendo. Cierro el grifo. Tomo el
albornoz con el que me envuelvo. Estoy muy asustada, pues
¿qué hace ese animal aquí? Y ¿qué es lo que quiere?
<<Incordiar me advierte mi conciencia.
No puedo evitar temblar ante este pensamiento. Salgo del
dormitorio totalmente vestida. Bajo al salón donde paseo como
una loca, rezando porque no hayan vuelto a llegar a las manos,
pero, algo en mí me dice que sí lo han hecho, y que me prepare
para lo peor. Lloro en silencio…
Transcurren unos veinte minutos cuando oigo ladrar a
Cooper. Me seco las lágrimas del mejor modo que sé. Salgo del
salón, y cruzo el pasillo que conduce a la cocina. Corro la puerta.
Michel se acaba de llevar a Cooper. Alex está de espaldas a mí, la
tiene toda magullada, luego se han dado hasta no poder más. Me
llevo la mano a la boca, y ahogo un sollozo, mientras le oigo
hablar por teléfono con alguien…
-" Кто вам сказал, где я вашего сына? Не спрашивайте его , я
задал вам вопрос ... кто-нибудь ... ? Я не думаю, что вы с
мамой ... Только ты знал, где мы собирались провести
медовый месяц ... Ах , вы слышали разговоры с дядей Роб ...
очень приятно! ... Я не помню, мне не Тьфу ты ! ...- ¨¿Quién le
ha dicho a tu hijo dónde estoy? No me preguntes por él, te he
hecho una pregunta…¿nadie…? No te creo…Solo mamá y tú
sabíais dónde íbamos a pasar la luna de miel…ah, que te oyó
hablar con el tío Rob…¡muy bonito!...¡recuérdame que no me fie
de ti,tampoco!...-cuelga furibundo…
Su móvil vuelve a sonar.
Descuelga segundos después.
-Я много лет терпеть насмешки вашего сына ... и это нужно
остановить ... нет, нет ... слушайте меня ... или вы говорите
или делаете , чтобы остановить его гнить в чертовски
клетки , окруженной худшего ... вас ! ! ... нет, я не шучу ... не
моя проблема ... вторгся в частной собственности , были
угрозам и оскорблениям меня так много раз , это
называется трахать мою жену ... да , он имеет !... Фримен и
ребята были с ним взять туристическую рейс , да, я дал
хороший порка за дурака ... Пока , тетя Анна!-…¨Llevo años
soportando las provocaciones de tu hijo… y esto tiene que
acabar…no, no…escúchame tú a mi…o le dices que pare o hago
que se pudra en un jodida celda rodeado por la peor calaña…¡tú
eliges!...no, no estoy bromeando…y no es mi problema…ha
invadido una propiedad privada, me ha amenazado e insultado
como otras tantas veces, ha llamado puta a mi mujer…¡sí, lo ha
hecho! Freeman y los chicos lo han acompañado a coger un
vuelo turista, sí, le he dado una buena zurra por imbécil…¡adiós,
tía Anna!…
Tiemblo cuando se gira, y fija la mirada en mí. No le ha hecho
ninguna gracia que esté ahí, mirándole horrorizada, ya que
tiene el pómulo derecho ensangrentado al igual que su nariz. El
labio lo tiene partido. Aun así no se desmorona sino que se
escuda tras su fría coraza. Alargo, instintivamente, mi mano con
intención de tocarle, pero se aleja de mí. Mis ojos vuelven a
empañarse por las lágrimas, pues ¿hasta cuándo va a durar este
tormento?
-¡Joder, nena! Más que una luna de miel parece una luna de
hiel…-dice Linus al que he tenido que enviar un correo
contándole lo que ha pasado, pues no podía con tanta angustia.
No ha dudado en telefonearme, mientras Alex lleva toda la
hablando por teléfono con su madre en vez de conmigo, que soy
su esposa. Tal parece que prefiere contarle sus penas a ella
antes que a mí, y eso que me prometió que haría todo lo
contrario. ¡Qué rápido se le olvida los juramentos!
-Ha sido horrible.
-Siento, que haya sido así, aunque ese cabrón debería de estar
entre rejas, no solo la ha liado en vuestra boda, sino que ahora
irrumpe en vuestra casa. ¿Qué será lo próximo que haga?
-No tengo ni idea.
Mi voz suena trémula.
-Bueno, tú tranquilízate. Seguro que tu marido encuentra una
solución al problema. Es un tío muy perspicaz.
-Eso espero, pues esto es superior a mis fueras. Yo…no estoy
acostumbrada a este tipo de cosas.
Mi amigo lo sabe.
-Pero os ha tocado tropezar con un maldito psicópata, así que
no le dejéis que os amargue vuestra luna de miel.
-Ya lo ha hecho. Y te aseguro que es una situación muy
desagradable.
-No me cabe la menor duda, pero no le deis la satisfacción de
veros atemorizados. Es lo que quiere. Bueno, mi amor, he de
dejarte.
-Vale.
-Espera, Bianca quiere darte ánimos.
¿Ánimos? ¡Oh, no!
-¿Qué le has contado?
-Nada salvo que me oyó maldecir nada más leer tu correo, y
quería saber qué pasaba. Tuve que sincerarme con ella.
-Ahora se lo dirá a Scott.
-No hará tal cosa, confía en mí. Le paso el móvil para que
habléis. Te quiero.
Mi cuñada, y yo hablamos, no sin antes hacerle prometer que
guarde silencio. Bianca me jura que no dirá nada. Procuro no
entrar en detalles de lo que ha sucedido para no
intranquilizarla. Me las ideo para desviar la conversación, y
acabamos hablando de mis sobrinas a las que echo mucho de
menos. Bianca me cuenta lo que están haciendo. Sonrío.
-Bueno, aquí nos tienes para lo que quieras. Un beso.
-Otro para ti, y a mis niñas.
Colgamos, para segundos después recibir un whatssap. Se trata
de una foto de mis sobrinas, acompañada por un mensaje de
Bianca:

Me echo a llorar, sin más.

No ha probado la cena. Sigue sentado junto a la isla,


completamente, ensimismado. Cualquiera se acerca para
preguntarle cómo está. Abro la nevera para servirme un vaso de
zumo. Me lo bebo de golpe. Lavo el recipiente dejándolo que se
escurra en el fregadero. Salgo de la cocina incapaz de soportar
tanto silencio.
Voy al dormitorio. Entro al baño. Me cepillo los dientes. Me
enjuago la boca. Pego un respingo cuando lo veo delante de mí.
Tiene un significativo moretón en el pómulo, y en el puente de
la nariz, pero no le digo nada. Nos separamos; él a la ducha, y yo
a la cama sin más deseos que llorar por culpa de un cretino sin
escrúpulos llamado Viktor.
38
Dos días después al incidente, Alex trata de hablarme como si
nada hubiera pasado, pero fracasa en el intento. Ahora la
indignada soy yo por el modo con que me excluye de sus
problemas familiares.
Así que he apurado la mañana de hoy en la cocina. He dejado
preparado el almuerzo, y he adelantado la cena. Me he puesto el
bikini. He cogido mi sombrero, y el bolso playero. Me acompaña
Cooper, y un escolta, mientras mi marido duerme en el sofá.
He ido a visitar a Lupita y a su familia con los que he charlado
unas horas. Luego me he ido a la playa.
Cooper paseaba por la orilla. Yo me he refrescado, y me he
puesto a tomar el sol después de aplicarme la crema protectora.
Veinte minutos después, los ladridos de Cooper hacen que abra
los ojos. Es Alex hablando con el escolta, quien se retira. El
guapo viene provisto con una cesta, y una esterilla que extiende
junto a la mía. Se quita la camiseta. Evito mirarle, pero es inútil.
Es evidente que está buenísimo, pero no deja de ser un gruñón
de mucho cuidado.
-¿Vienes a nadar?
Le digo que no. Acaricia el hocico de Cooper quien mueve la
cola.
-He traído refrescos y algunos sándwiches, por si tenías
hambre.
¡Qué cortés!
Se dirige al agua. Instante que aprovecho para recoger mis
cosas. Me atuso el sombrero. Necesito darme una ducha, y
dormir un rato porque llevo días sin poder hacerlo. La sombra
de Viktor me atormenta de un modo que no me gusta. ¡Ojala
pudiéramos escapar de ella! Pero sé que eso sería como pedirle
peras al olmo.
-¿A dónde vas?...- me pregunta desde la orilla. Le miro con cara
de pocos amigos -…vale, continúa ignorándome.
Ni me molesto en responderle, porque estoy agotada
emocionalmente. Echo a andar con pasos apresurados. Cooper
me ladra. Tiene gracia.
El sol da de lleno a esas horas. Necesito beber. Tomo la botella
que tengo en el bolso. Me sacio.
¡Oh! Creo que acabo de engancharme con algo. Me giro,
y ¡es Cooper tirando de mi vestido! Le riño.
-Eso es, no la sueltes, Cooper...-le incita Alex con una amplia
sonrisa, mientras va acercándose a nosotros.
Esto es inaudito.
-¡Basta, Cooper!
Mi perro me suelta de sopetón. Casi me caigo de culo de no ser
por Don Gruñón. Tiene el descaro de abrazarme para besarme.
Le hago la cobra. Me hace cosquillas. Me retuerzo zafándome de
él. Corro con Cooper ladrándome sin cesar. Me detengo, y giro.
Pongo los brazos en jarras. El animal se postra en la arena.
Cubre sus ojitos con la patita, momento que el truhán de mi
marido, aprovecha para cargarme sobre su hombro, después de
coger mi bolso con la esterilla dentro. Echa a andar, con Cooper
moviendo la cola.
-No tiene ninguna gracia, así que bájame.
-¡Oh, sí! Enseguida, nena.
Abre la verja del jardín, el cual cruzamos. Deja mi bolso sobre
el césped. Y es cuando me lanza a la piscina. Chillo. Se une a mí
con un salto.
-¡Estás loco!
-Tú eres mi dulce locura…-dice arrinconándome contra la
pared.
Intenta desnudarme. Le doy un manotazo.
-La casa es toda nuestra, nena.
39
He seguido el consejo de Linus, y no hemos permitido que la
inesperada visita de Viktor enturbie nuestra luna de miel,
aunque Freeman ha reforzado la seguridad a petición de mi
esposo.
Hemos alquilado un yate donde pasamos buena parte del día.
Bien solos o en compañía de Pedrito, mientras Lupita va
recuperándose. Mi marido se ha hecho amigo del niño. A ambos
les gusta la pesca, y el buceo, los cuales practican con
frecuencia, mientras yo les observo feliz y risueña,
preguntándome por qué el destino es, a veces, tan injusto, pues
ansío ser madre, a pesar de todos los frentes abiertos que
tenemos, pero sé que él no está por la labor, y eso que tiene una
maravillosa vena paternal, que pone en práctica con Pedrito, y
de la que disfruto plenamente cuando cree que no le observo.
40
-Ahora entiendo tu obsesión por la seguridad, y el control…-le
digo, mientras cenamos en alta mar. La cubierta está adornada
con farolillos. Al fondo se puede distinguir la luna, quien brilla
en su máximo esplendor-…quieres proteger a la gente que
quieres de Viktor.
No revela nada sino que degusta, apaciblemente, el vino como
si el tema no fuera con él.
-¿A que sí?- Insto.
-Come.
Lo hago al mismo tiempo que me aferro a mi intransigencia,
ya que es el único modo que tengo para averiguar la verdad de
su conflicto con Viktor, porque lo que es con Caine, eso es un
caso aparte.
-Creo que tu primo está influenciado no sólo por tu tío sino por
Kurylenko. La cuestión es ¿por qué razón?-Me oigo decir.
¡Oh, mierda!
Ha dejado la copa sobre la mesa. Aguza sus sentidos como un
felino.
-¿Dónde…dónde has escuchado ese nombre?-Abro y cierro la
boca, nerviosa-. ¿Quién te ha hablado de él?
Tu madre.
-Oí comentarios.
-¿Qué clase de comentarios?
¡Qué preguntón es!
-Sobre que Viktor regenta un gimnasio, y que Kurylenko es su
socio.
Fija sus ojos en mi como si intentara descifrarme.
-¿Por qué tengo la sensación que no estás siendo del todo
sincera?
-Y ¿tú por qué te empeñas en ocultarme la verdad sobre tus
disputas con Viktor, y Caine?
-Porque no son temas de tu incumbencia.
Toma la copa, bebe un trago largo. La vuelve a dejar en su
sitio. Aclara su voz.
-Te recuerdo que soy tu esposa.
-Y yo tu marido, ¿qué diferencia hay?
-Mucha. Yo, siempre, te cuento cosas de mí. Algo que tú no
sueles hacer a no ser que te pregunte, y rara vez me respondes.
Coloca los codos en el reposabrazos de la silla.
-Sabes bastantes cosas de mí, ¿qué más quieres?
El ambiente comienza a caldearse.
-La verdad.
-No hay ninguna.
Que te crees tú eso, guapo.
-Sí que la hay solo que no quieres que la sepa por el motivo que
sea.
Se muestra impasivo.
-Tu curiosidad viene respaldada por alguna conversación que tú
y Andrea habéis sostenido, ¿no es así? De ahí tu afán por meter
las narices donde no te llaman.
¡Esto es el colmo! ¿Cómo se atreve a acusar a mi amiga de algo
que no es? Y ¿por qué me habla de ese modo tan ofensivo?
-Ya te he dicho que oí comentarios. Andrea no tiene nada que
ver en esto.
-Oh, sí, claro…-dice con cierta puya-. ¿Sabes? A fin de cuentas,
creo que eres la persona más fisgona que jamás haya conocido.
¿Cómo?
-¿Me… me estás llamando chismosa?
-Sí.
¡Lo mato!
-Si querer saber la verdad es ser chismosa, ¿cómo llamarías al
que la oculta?
-Persona prudente, así que mantente al margen.
¡Eso quisiera yo!
-No puedo, pues me bastó oírte hablar con tu tía aquella vez
para deducir que hay algo turbio y feo detrás de todo esto.
¡Oh, mierda! ¿Qué acabo de decir?
Frunce el ceño.
-¿Acaso entiendes mi lengua materna?- Mi silencio me delata-.
Deja que adivine, fue David quién te enseñó ¿no?
-Sí.
No da crédito.
-¿No sabes que es de mala educación oír conversaciones ajenas?
-Lo siento.
-¿Qué lo sientes?
-No me diste opción.
Se reclina hacia delante. Sus ojos son dos carámbanos,
mientras que su rostro es una máscara de hierro.
-Hazme un favor, deja que me ocupe yo.
Ahora su mirada expresa suspicacia, furia e intranquilidad.
-Pero…
-Nada de peros. No es la primera vez que Viktor y yo nos
peleamos. Casi se diría que es una costumbre en nosotros, Y no
quiero seguir hablando más del asunto.
¡Hala, ya se ha cerrado en banda! ¡Bravo!
-¡Nunca quieres hablar nada conmigo!
-¡Basta, Emme!
-¡No, no basta, pues deberías de confiarme tus problemas en vez
de excluirme como siempre vienes haciendo!…-arrojo la
servilleta sobre la mesa.
Arrastro la silla hacia atrás. Desaparezco de la cubierta. Llego
a uno de los camarotes. Entro al baño. Me lavo las manos, y
cepillo los dientes. Me seco con la toalla. Me desnudo
poniéndome el pijama, justo cuando le veo entrar.
-¿Puedo saber a qué viene el numerito de la esposa
encolerizada?...-me recrimina…
-No es ningún numerito, y no estoy encolerizada sino cansada
de que prescindas de mi, de que no confíes en mí, de que siga
habiendo barreras entre nosotros…-me mira durante un rato…-
¿Qué?
-Se suponía que íbamos a disfrutar de la velada.
-Y, lo estamos haciendo, ¿acaso no lo ves?... – no dice nada-. ¿Por
qué quieres que me mantenga al margen sobre un asunto tan
alarmante? ¿Qué es lo que está pasando entre Viktor, y tú? ¿Por
qué irrumpió en nuestra boda y luna de miel? ¿Qué quiere de ti?
Me da la espalda para ir al baño, y cepillarse los dientes…¡qué
oportuno!
-¡Por Dios, háblame!
Enjuaga su boca con agua. Escupe en el lavabo. Cierra el grifo.
Se seca con la toalla, que arroja sobre la silla. Se desnuda, y
toma la parte inferior del pijama que hay doblado sobre la
almohada de la cama.
Me enerva su parsimonia…¡lo juro!
Se ha sentado en la cama. Deja suAudemars Piguet, Royal Oak
sobre la mesita de noche. Me hace una señal para que me
acerque. Me cruzo de brazos. Se incorpora. Tira de mi muñeca.
Caigo sobre su esculpido cuerpo. Refunfuño, me dice que no lo
haga.
-La razón por la que pido que te mantengas al margen es porque
quiero protegerte como a todas las personas que quiero…-
intento contestar. Me silencia con los dedos de su mano-…esto
es mucho más serio de la que parece, y cuanto menos sepas
mejor.
A que lloro con solo oírle hablar.
-Y te lo agradezco pero, yo ya no soy una niña, así que puedes
contarme la verdad. No me voy a escandalizar, ni mucho menos
asustar. Solo quiero que esto se aclare de una buena vez, y que
continuemos con nuestras vidas sin que Viktor sea el eje de
nuestros males.
Pasa una eternidad cuando, finalmente, habla.
-¿De verdad que quieres saber esta maldita historia?
-Sabes que sí.
Inspira, y suspira, mientras yo me hago pasar por la esposa
valiente y decidida que no soy, pues estoy asustadísima.
-Está bien…mi historia con Viktor se remonta a mi adolescencia.
Como ya sabes, el rechazo de mi padre generó en mí un gran
conflicto interno. Me volví apático, y huraño. Me pasaba el día
furioso por todo en general. Mamá temía cada vez que salía a la
calle, pues era muy peleón…De modo, que me envió a casa de
mis tíos enAlbany. Mi llegada le vino muy bien a Viktor, ya que
se aprovechó de mi vulnerabilidad. Pronto me introdujo en un
mundo que jamás pensé que fuera a explorar. Me enseñó a
fumar marihuana, y a beber alcohol. Tío Rob sabía lo que
hacíamos, pero nunca se pronunció sino que nos cubría las
espaldas con tía Anna…-¡menudo tío de mierda!-…a veces,
participábamos en carreras clandestinas. A decir verdad,
vivimos a límites insospechados, pues ahí estaba tío Rob para
salvarnos el cuello.
Me incorporo, y le miro incapaz de creer que haya hecho
semejantes fechorías, aunque no le juzgo ni lo pienso
hacer. Elude mi mirada.
-¿Cuánto tiempo estuviste haciendo eso?
-Varios veranos consecutivos. Mamá creía que mi estancia en
casa de mis tíos estaba ayudando a mejorar mi carácter, pero no
era así. Con el tiempo me di cuenta de que me había metido en
la boca del lobo.
-Pero…y ¿tu abuelo?
-Nadie más de la familia sabía de nuestras movidas. Era nuestro
secreto. Aunque me consta que mi abuelo se disgustó por mi
estrecha amistad con Viktor.
-¿Por qué?
-Mi abuelo nunca aceptó que mi tía se casara con mi tío. Quería
que lo hiciera con el hijo de un viejo amigo suyo, pero ella
rehusó, lo que motivó que la repudiara. Cuando él falleció, y sus
bienes pasaron a mis manos comenzaron los problemas con mi
tío. Trató de impugnar el testamento, pero le salió el tiro por la
culata.
-¿Es por ello por lo que envía a Viktor para molestarte?
-En un principio sí.
-¿Qué quieres decir?
-A mi tío siempre le ha podido la ambición al igual que su hijo.
No se conforman con poco. Siempre quieren más.
Eso ya lo intuía.
-Y ¿le sigues hablando?
-Me guste o no, forma parte de la familia. Además, tía Anna no
tiene la culpa del marido e hijo que tiene. Ella es otra víctima
más, ya que Viktor puede llegar a ser muy violento cuando
pierde el control. Una vez le destrozó la mandíbula a un pobre
conductor solo por haberle adelantado. Salió absuelto gracias a
la influencia de su padre. Solo él puede controlarle, y eso que
siendo niño solía usar la fuerza bruta con él…-la violencia
genera violencia-. En cuanto a su madre, Viktor la culpa de todo
lo que le pasa incluso de sus adicciones.
-Pero no es así ¿no?
-No. Tío Rob sabía que su hijo consumía drogas pero nunca le
frenó si no que le dejó experimentar hasta que se enganchó a
ellas.
Pero, ¿qué hay de ti?
-¿Has…has consumido otro tipo de drogas a parte de la
marihuana, y el alcohol?
-Mi única adicción fue a los somníferos. Padecí de insomnio
durante un tiempo debido a un estado de estrés.
Quiero creer que es cierto lo que me dice.
-A mi me da que el estrés te lo generó Viktor…- ríe en contra de
su voluntad, porque el tema es peor de lo que imaginaba-. Por lo
que veo ha sido una mala influencia para ti.
Lo admite sin tapujos.
-Pero elegí alejarme de ese mundo que me ofrecía.
Me gusta la entereza con que enfrenta sus errores.
-Al menos tú le pusiste empeño, y no entiendo que tu tío no
hiciera lo mismo con su hijo cuando vio que se estaba
descarrilando.
Se incorpora para ajustar la almohada tras su espalda.
-No te creas. Viktor ha estado en los mejores centros de
desintoxicación, pero siempre ha tenido recaídas. Ello ha hecho
estragos en la vida conyugal de mis tíos.
-Y ¿no se han divorciado?
-No.
-¿Por qué?
-Ambos tiene un acuerdo matrimonial en la que cada uno hace
su vida por separado. Mi tía dedica su tiempo al trabajo, y a
cuidar de sus hijas, y nietos, mientras tío Rob se entretiene con
sus ¨amiguitas¨, y en ir a la bolera todos los viernes por la noche.
Menuda manera de eludir los problemas.
-Pues algo habrá que hacer con su hijo. No podemos permitir
que amargue nuestra existencia.
-Ya te dije que me dejarás a mí.
En sus ojos vislumbro una admirable mesura, que ya me
gustaría a mí tener.
-Con liaros a golpes no solucionamos nada sino todo lo
contrario.
Se queda callado pues sabe que estoy en lo cierto.
- Si lo que quieres es que lo denuncie para que acabe entre rejas.
Olvídalo.
¿Por qué no?
-Pero si te oí decir a tu tía que…
Aprieta la mandíbula.
-Recuerdo, perfectamente, lo que le dije, pero ese día estaba
cabreado. Tío Rob movería cielo y tierra para sacarle de prisión,
ya que le es más útil estando en la calle, que metido en una
celda.
Soy incapaz de controlar un pensamiento, que acaba de asaltar
mi mente, provocándome una horrenda agitación.
-Quieres decir que…
Alex clava la mirada en mí de una manera que me asusta.
-Nadie más debe saber esto que te voy a contar a continuación,
¿entendido?
-Vale…- mi voz suena anómala.
Se arma de valor para desvelarme algo mucho más turbio, y
que lleva años guardando en secreto. Y que hoy verá la luz en
medio de tantas sombras.
-Mi tío siempre ha hecho del narcotráfico su medio de vida…-
¿perdona?-…hubo un tiempo en que se quedaba con la droga
incautada en cualquier redada. Viktor se encargaba de venderla
en el mercado negro hasta que Kurylenko se cruzó en su
camino. Empezó a chantajearles. Padre e hijo no les quedó más
remedio que hacerse socios de él. El gimnasio es dónde se
cierran los acuerdos. Kurylenko tiene hombres que envasan la
droga en piezas de gimnasio. Mi tío se encarga de que el envío
no pase por ningún control aduanero. Asuntos Internos puso en
la cuerda floja a mi tío no hace mucho, pero salió airoso ya que
tiene contactos dentro del Departamento de Policía.
¡Quién lo diría de Robert Gilmore! Él que ha recibido
numerosos galardones, y resulta que es un policía corrupto.
-Tu abuelo sabía quién era Robert Gilmore, ¿verdad?
-Sí. Le advirtió a mi tía, pero no le hizo caso, por aquel entonces
estaba enamorada de él. Creo que ahora se arrepiente de
haberse casado con un ser tan denigrante solo que no lo
demuestra.
¡Pobre Anna!
-Luego su lucha contra el narcotráfico es una mentira como
todo lo que él representa
Alex asiente avergonzado.
-Se le da muy bien aparentar lo que nunca ha sido, pues tiene un
extraordinario carisma, y una innata capacidad de oratoria,
pero es el ser mas rastrero, y desalmado que jamás haya visto.
No me extraña que mi abuelo lo despreciara.
Desde luego.
-Y su hijo le sigue los pasos.
-Ambos son tal para cual. Como muy bien dijiste, Viktor se deja
influenciar mucho por su padre. Lo maneja a su libre albedrío.
-Y por eso lo envía a molestarme. Supongo que para que
repartas la herencia de tu abuelo con ellos.
Mi marido sonríe amargamente.
-Al principio pretendía que hiciera eso mismo, pero luego
cambiaron las tornas.
-No te entiendo.
-Tío Rob quiere que contrate al loco de su hijo en alguna de mis
empresas.
¿Quéeee?
-¿Para qué?
-Blanqueo de capitales, y evasión de impuestos…-pestañeo
desconcertada-. Quieren transferir más de treinta millones de
dólares a una cuenta en Suiza, y solo puede llevarlo a cabo a
través de mis sociedades.
-Pero… ¿por qué no contrata a un testaferro?
-Tío Rob no se arriesgaría a perder tanto dinero, pues Asuntos
Internos está al acecho. Controla todos sus movimientos junto
con el FBI.
¡Santo Dios!
-Pero, y ¿el dinero? ¿Dónde está?
-Guardado en algún lugar.
-Y ¿piensas ceder ante sus pretensiones?
-Eso sería lo último que hiciera en la vida, pues mi abuelo nunca
me lo habría permitido.
Respiro aliviada.
-¿Saben ellos que tú estás al tanto de sus entresijos?
-Sí.
-Y ¿qué piensan?
Se mira las manos, y luego a mí.
-Tío Rob vino a verme una mañana a casa. Me habló alto y claro,
luego se fue por donde vino.
No puede ser así de fácil.
-¿Te…te amenazó?- Me aventuro a preguntar.
-No, pues sólo quería cerciorarse de que no había hablado con
nadie. Después de ello, le dio por retirarme las multas de tráfico.
-Era una manera de sobornarte para que siguieras manteniendo
la boca callada.
-Supongo que sí, aunque le advertí sobre Kurylenko, pero no me
hizo caso. Después de todo le importa más el dinero antes que
su vida.
No quiero imaginarme el rostro de Natasha si esto llegara a
sus oídos. ¡Le daría un síncope!
-¿Qué opina tu madre de todo esto?
Se ha puesto serio.
-Me he cerciorado que nadie de la familia sepa nada. Es la única
forma que tengo para mantenerlos a salvo.
Gracias a Dios.
-Pero, y tu…bueno, Miranda.
-¿Qué pasa con esa horrible mujer?
- ¿Le contaste esto alguna vez?
-No.
Pero, posiblemente, por Viktor si.
-Yo creo que tanto tu tío como tu primo merecen pasar una
larga temporada entre rejas.
Mi marido está, plenamente, de acuerdo.
-No es fácil, aunque quien traiciona a Kurylenko acaba siempre
mal.
Siento un ligero escalofrío por lo que acaba de decir.
- Y ¿crees que tu tío o Viktor lo traicionen?
-Kurylenko no es tonto sabe quiénes son padre e hijo, y lo
mucho que les gusta el dinero.
-¿Has hecho investigar a Kurylenko?
Adopta una actitud evasiva, y no es para menos. Me ha
hablado de cosas muy comprometidas, que salpican
directamente a su familia, y que si saliera a la luz sería todo un
escándalo.
-Me gusta estar informado de todo cuanto me rodea. Eso es algo
que aprendí de mi abuelo. Ello me ayuda a estar en ventaja, y a
tener el control.
No es para menos.
-Y ¿cómo conseguiste alejarte de Viktor?
Su mirada se ha ensombrecido extrañamente.
-Cuando vi que las cosas empezaban a poner muy feas.
¿Acaso hay más?
-¿Cómo de feas? ¿A qué te refieres?
No tarda en revelármelo por muy increíble que parezca, pues
tal parece que quiere liberarse de tan espantosa carga.
-…Viktor conocía a un camello llamado Marcus. Era quien le
vendía la marihuana que consumíamos. Viktor le debía bastante
dinero, así que vino a verle a casa de mis tíos, lo cual no le gustó.
Acordó en pagarle al día siguiente. Quedamos en un
descampado, pero Viktor tenía otros planes. No quería soltar la
pasta. Ello enfureció mucho a Marcus, quien sacó un arma, y
disparó, y este fue el resultado…-me indica la cicatriz, que tiene,
y que me hizo creer que se la hizo en un accidente de moto.
Siento como si me acabaran de arrojar un cubo de agua fría
encima-. Viktor recurrió, una vez más, a mi tío, quien se las ideó
para hacerle creer a la familia que nos habían atracado. Pocos
días después, Marcus apareció muerto de un disparo en la
cabeza. Viktor me confesó que fue cosa de su padre-.Me
santiguo, reiteradamente, incapaz de hablar-. Cuando estuve lo
bastante recuperado, disuadí a mamá para que me dejara ver a
mis tíos. Hablé con Viktor sobre mis planes de futuro. Lo
entendió. De hecho, salimos a festejarlo moderadamente. Todo
parecía ir bien hasta que en un descuido me golpeó la cabeza
con un objeto. Cuando desperté, estaba atado y amordazado en
un garaje viejo y abandonado. Recuerdo que había ratas, y hacía
mucho calor. Me moría de la sed. “¿Crees que puedes irte así por
así, y dejarme colgado?” Decía fuera de sí. Fue la primera vez
que le tuve miedo.
Sus ojos son el fiel reflejo de la desolación, y los mios están
anegados de lágrimas. Me abraza para calmarme.
-Y…y ¿cómo saliste vivo de ahí?
-Tío Rob me liberó, y me hizo volver a casa no sin antes
prometerle que no abriría la boca. Y sé que soy igual de
cómplice que ellos solo por haber estado callado tanto tiempo
ante un horrendo crimen, pero era mi palabra contra la suya.
Espero que algún día paguen por sus atrocidades.
-¡Ojalá! Aunque las fuertes medidas de seguridad en el funeral
de David, se debieron a Viktor, ¿no es así?
Lo corrobora.
-Me preocupaba que fuera a aparecer y formara un escándalo
como el día de nuestro enlace. A él siempre le ha gustado llamar
la atención.
-Pero no sucedió tal cosa.
-No, pero no quiero seguir hablando de esta espantosa familia
sino de nosotros.
Se ha tumbado en la cama, tira de mí. Junta, distraídamente, la
palma de su mano con la mía. Aprieta, levemente, mi mano.
-Ahora que sabes la verdad, ¿qué opinión tienes de mi?
Le miro a los ojos. En ellos hay una insondable intranquilidad.
-Creo que eres el hombre más bueno, generoso, y valiente que
jamás haya conocido, y me siento orgullosa del marido que
tengo.
Sonríe sereno. De hecho, cubre mi cuerpo con el suyo para
hacer que nuestros problemas se disipen, al menos, por unos
minutos.
41
Hemos ido de compras a un zoco que hay cerca del puerto.
Vende todo tipo de prendas, calzados y accesorios
confeccionados a manos. Nos hemos llevado a Cooper, a Lupita
y Pedrito. Hemos almorzado en un restaurante costero. Luego
nos hemos ido a pasar la tarde en la playa.
José vino a recoger a sus hijos por la noche, pero no quisieron
irse con él. Alex no puso pega porque se quedaran.
Pedrito se bañó solo, mientras con Lupita me tomé mi tiempo.
Pusimos la mesa entre todos. Disfruté de ese momento como
otros tantos. Me emocioné al ver a mi marido atendiendo a esos
chiquillos, que saboreaban la copiosa cena, y la tarta de
chocolate que les preparé. Alex era otro niño más sentado a la
mesa.
La velada prosiguió hasta bien entrada la noche. Ahora los
niños duermen, plácidamente, en el cuarto de al lado.
El ventilador del techo gira suscitando una agradable brisa,
mientras yazgo sobre la espléndida espalda de mi marido,
completamente, desnuda al igual que él.
-Has estado muy callada durante la cena.
-Pensaba.
-Y ¿en qué pensabas?…-se acaba de girar.
Su pene duro roza la cara interna de mis muslos. Y
movimiento, y me hace suya, otra vez.
-No creo que te agrade hablar sobre la maternidad.
-Recurramos a la adopción.
Le digo que no con la cabeza. Suspira muy despacio.
-Imagina que, por un momento, me quedara embarazada.
Puedo sentir la tensión de su cuerpo ante esa posibilidad.
-¿Por qué te ha dado por pensar eso ahora?
-Porque, a veces, los métodos anticonceptivos fallan. Recuerda
lo que te conté sobre mi prima Lidia.
Trata de serenarse.
-No tiene por qué, pasarnos.
-Pero…
-No hay peros que valgan, Emme…¡déjalo estar!¿Quieres?
Me aparta. Se levanta de la cama. Cubre su desnudez con el
pijama. Abandona la habitación dando un ligero portazo.
¡Hala!… ¡Qué poco nos ha durado la alegría, y la calma!
42
Después de dos semanas intensas volvemos a nuestra rutina
habitual. No sé si alegrarme después de todo, porque no quiero
irme del lugar, pero Alex tiene que atender unos asuntos. Él y yo
no hemos vuelto a hablar del tema que abordamos la otra vez,
aunque Linus me aconsejó que lo hiciera, pero rehusé para no
tener que discutir. No obstante, no quiero pensar en el día en
que, por el motivo que sea, me quede embarazada. Creo que
pondría el grito en el cielo.
He hecho las maletas a primera hora de la mañana. Me he
despedido de mis amigos de la isla. A Lupita y su hermano les he
prometido que volvería tan pronto como pudiera. Se han
quedado muy tristes…
Michel y yo llevamos más de media hora buscando a Cooper. Y
no hay rastro de él.
-A veces, suele escaparse. Le gusta estar al aire libre.
-…oh, ¡Cooperrrr!...-llamo en voz alta.
Pedrito acaba de aparecer ataviado con su ropa nueva. Está
guapísimo. Me ofrece su mendrugo de pan. Le doy un ligero
bocado. Le acaricio el pelo. Sonríe, abrazándome
afectuosamente. Regresamos a casa. Los chicos hablan entre
ellos. Cruzamos la verja del jardín, y es cuando me encuentro
con Freeman. Me dice que espere a que salga el señor. Le miro
confusa.
Dejo a Pedrito con Michel para que lo cuide. Freeman me pide
que no vaya sino que espere al señor, pero mis ojos traicioneros
se posan en el jeep policial, que está aparcado a la entrada.
Intento mantener la calma a medida que me acerco, pues he
visto un bulto envuelto en la parte trasera del auto. Siento un
repentino estremecimiento. Alex acaba de salir de la puerta
acompañado por dos policías. Me acaba de ver…
-…Emme, aléjate del coche, y ven aquí…
Titubeo con los nervios a flor de piel, pero me puede más la
curiosidad. Destapo la sábana.
-¡Cariño, no!...-Alex corre hacia mí.
Emito un grito de pavor al ver la cabeza reventada de mi pobre
perro.

Aterrizamos por la tarde en la pista privada. No he hablado ni


comido a lo largo del vuelo solo sé llorar. Alex me mira
intranquilo. No sabe qué hacer para consolarme.
El agente Brian nos da la bienvenida. No le respondo. Subo al
coche. Me abrocho el cinturón de seguridad, y vuelvo a llorar.
Alex acaba de entrar al coche. Me tiende su pañuelo.
-…las autoridades van a abrir una investigación para dar con el
culpable… - dice abrazándome.
Poso mi cabeza en su hombro. Me seco las lágrimas entre
hipidos.
-¿Quién habrá podido hacer algo tan terrible?
-Algún desalmado.
-Solo tenía dos años…-me ha entrado la llantina.
-Lo sé, cariño, pero, por favor, deja de llorar o enfermarás…-me
ruega con voz pausada.
Eso intento, pero todo es ¡tan triste!
Llegamos al ático en un abrir y cerrar de ojos. Leonard se
encarga del equipaje no sin antes habernos saludado. Tomamos
el ascensor en completo silencio. Grace nos recibe con una
sonrisa, que se borra de su rostro. Imagino que habrá percibido
mi pesar.
El olor a sopa abre, inesperadamente, mi petito, pero antes
subo al dormitorio para darme una ducha, que comparto con mi
marido. Cenamos minutos después, y en un ambiente de lo más
silencioso, porque no me encuentro con ánimos de sostener
ninguna clase de conversación. El recuerdo de Cooper muerto a
palos asola mi alma.
Después de la cena, Alex, y yo nos retiramos al salón. Grace
recoge la cocina, y se marcha una hora después.
Natasha telefonea a su hijo. Ni tan siquiera pregunta por mí. Es
por lo que decidió levantarme e irme.
-Un segundo, mamá…-tapa el celular con la mano-. ¿A dónde
vas?
-A dormir.
Besa mi mano, continúa con la conversación.
Me lavo los dientes. Me enjuago la boca, y seco con una toalla.
Apago la luz del baño. Llevo el pijama puesto. Telefoneo a mis
amigos para anunciarles mi llegada. Linus quiere que quedemos
mañana para desayunar con Bianca y las niñas. En cuanto a mi
hermano, sigue sin querer pronunciarse. Andrea, me ha pedido
que la acompañe en la tarde a recoger unos análisis. Acepto,
pero no le cuento a nadie lo que le ha pasado a Cooper para no
preocuparlos.
La noche concluye en brazos de Alex, y con el triste recuerdo
de mi pobre pero muerto.
43
El sonido del teléfono vibrando sobre la mesita de noche hace
que me despierte, y parpadee ante la claridad de la mañana.
He soñado con Cooper. Ambos jugábamos en la orilla con su
pelota de goma, mientras Alex nos miraba risueño.
Descuelgo el Sony. Es Linus.
-¡Buenos días!...-me saluda jovialmente.
-Buenos días…-le respondo con voz adormilada.
-¿Te he despertado?
-Sí.
-Sigue durmiendo. Quedaremos más tarde.
-No…-le respondo incorporándome en la cama, vacía.
Me aflige que mi marido no esté conmigo, aunque tendré que ir
acostumbrándome a sus continuas ausencias.
-Vale, paso a recogerte en una hora. Ciao.
Cuelgo.
Siento el cuerpo cansado, mientras mi estado de ánimo sigue
siendo el mismo de ayer. Me encantaría que dieran con el
responsable, y que pagara por su brutalidad.
Suena el politono de mi whatssap. Es Alex.
¡Hola, mi amor!… 09:o0
Hola… 09:02
¿Cómo estás?...09: 03

Lo siento. 09: 07
No te preocupes. ¿Qué tal la mañana? 09:
09
No responde sino que me llama al móvil.
-Te recuerdo que estás en horas de trabajo, y que hay que
cumplir con las normas.
Le hago reír.
-Alguien me dijo una vez que estaban hechas para romperlas. A
todo esto, esta mañana sentí deseos de despertarte para
follarte.
Me he ruborizado, pues no esperaba que fuera a decirme algo
así.
-Y…y ¿por qué no lo hiciste?
-¿Te habría gustado que lo hiciera?-Me pregunta en un tono
sorpresivo.
-¿Aun lo dudas?
-Lo tendré en cuenta para la próxima vez. He de dejarte. Te
quiero.
-Y yo a ti.
Colgamos. Me levanto de la cama, la cual hago. Me meto en la
ducha. Salgo envuelta en una toalla. Voy al vestidor donde elijo
qué ponerme. Me seco el pelo con el secador. Lo recojo en una
coleta. Tomo mi cartera, y la bolsa con los regalos que compré
enIsla Esperanza. Abro la puerta del dormitorio. Grace acaba de
llegar, le entrego el suyo. Se sorprende por el gesto.
-Gracias.
-No se merecen…-veo como se pone los pendientes de plata
antigua, que le sientan de maravilla.
Linus me hace una llamada perdida. Le telefoneo para que
suba, y vea el ático. Dice que será en otro momento, porque
quiere aprovechar al máximo la mañana. Me despido de Grace,
quien me activa, personalmente, el ascensor.
-Freeman cambia, constantemente, el código por motivos de
seguridad. Me lo envía por whatssap todas las noches.
-No lo sabía.
Entro al ascensor. Agito mi mano. Me sonríe.
Una vez que llego al hall, Linus me da un buen repaso. Me da
un gran achuchón. Dice que estoy impresionante. Le doy un
beso en la boca y su correspondiente regalo. Lo abre. Le encanta
la camiseta indie, la cual se pone en medio del hall al igual que
las hawaianas. Guarda su camisa deMark Jacobs, y lo náuticos
en la bolsa de regalos. Es incapaz de apartar su mirada de mí.
-¿Qué?
-…se nota que no has parado de follar.
-¡Linus!
-Me encanta la luminosidad de tu piel, pero advierto cierta
tristeza en esos ojos. Ha pasado algo que yo no sepa…-dice,
mientras salimos a la calle.
Pulsa el mando. Las puertas de su Mini aparcado en la acera se
abren.
Con él nunca he tenido secretos, de modo que le cuento lo
sucedido a Cooper.
-Lo siento, cariño.
-No te preocupes…-le respondo evitando pensar en mi pobre
perro.
-¿Has hablado con tu marido tal y como te aconsejé que
hicieras?
-No.
-…¿por qué?
-Es una pérdida de tiempo.
-Por intentarlo que no quede, aunque puedes fingir que has
olvidado tomarte la píldora.
Miro a mi amigo, quien conduce.
-Hace tiempo que no la tomo. Usa preservativo.
Me fijo en el denso tráfico, y las gentes de la ciudad. Ni punto
de comparación conIsla Esperanza.
-Rásgalo, y le ayudas a ponérselo.
-¡Linus!
-¿Qué? Muchas lo hacéis para preñaros.
-Pero yo no soy de esas…
-Pues deberías, y ahora que lo pienso…¿por qué coño quiere
recurrir a la adopción?
-… júrame que no se lo dirás a nadie.
Me lo promete, se lo cuento.
-¡Joder, Emme! ¡Menudo marrón! Aunque no sabía yo que los
hijos debían de venir sin taras.
-La enfermedad de los suyos lo ha dejado muy tocado, y le
entiendo, en cierta medida.
-Pero tú no tienes la culpa. Además la genética es muy relativa.
-Lo sabe pero no quiere correr riesgos innecesarios.
-¡Bobadas! Hay millones de familias en peor situación que él, y
ahí están encantados con sus hijos…-eso es verdad-…así que
dile que se deje de tonterías.
-Se lo diré de tu parte…-le digo bromeando.
-Hazlo, no te cortes…-acaba de poner el termitente a la derecha.
Gira una pequeña rotonda-. ¿Te imaginas que hayas concebido
durante la luna de miel?
¡Eso quisiera yo! Pero no.
-Tuve la regla.
Me mira escéptico.
-¿Qué?
-Alguien me contó, una vez, que tuvo la menstruación estando
embarazada solo que no lo supo hasta que fue al médico. Así
que hazte el test.
Yo, también, he oído casos así, pero no creo que me pase a mí.
Mi amigo aparca en doble fila. Pone el termitente.
-…si viene el guardia, avísame. Voy a comprar churros.
-Y buñuelos rellenos de chocolate, si hay.
Linus entorna los ojos…
-No sé yo, ¿eh? Pero este repentino antojo lo dice todo…-cierra
la puerta del coche.
Sonrío negando lo evidente, pues no estoy embarazada.

Le he dado los regalos a Bianca. Le han fascinado el bañador


para mi hermano, los vestidos de crochet para mis sobrinas, así
como el foulard y el collar para ella. Me lo ha agradecido con un
sentido abrazo.
Emily está trenzando mi coleta, mientras Kate juega con los
dedos de mi mano. Bianca nos mira con cariño, dice que estoy
radiante. Ella, también cree que estoy embarazada.
-Lo está, solo que no lo sabe...-insiste Linus devorando un
buñuelo relleno de chocolate.
Me echo a reír en contra de mi voluntad. Bianca me mira
esperanzadora.
-A demás tienes un brillo especial en la mirada.
-Es que ella y el otro no han parado de…tú, ya sabes. No te
extrañe que esté preñada.
-¡Linus!
-¿Qué? Es la verdad. Ya quisiera para mí el cutis que tienes. Cada
día que pasa estoy más envejecido.
-¡Qué exagerado eres, Linus!
A Bianca le ha entrado la risa floja. Continuamos hablando de
embarazos, y bebés, mientras apuramos el desayuno. Luego
recogemos la cocina para finalmente salir a la calle. Paseamos
porCentral Park.
Ahora las niñas juegan con el tío Linus, mientras mi cuñada y
yo hablamos sobre Scott sentadas en un banco.
-No ha sido nada justo con vosotros. Y se lo dije. Acabamos
discutiendo. Las niñas no hacían más que mirarnos.
-No debisteis de haberlo hecho, y más aún delante de las
pequeñas.
Bianca se ha ruborizado.
-Lo sé, pero no debió de haberte dado la espalda en un día tan
importante para ti, y tu marido. Él es tu hermano mayor, y ha de
dar ejemplo. No comportarse como un egoísta.
- Él se lo ha perdido por terco.
Mi cuñada mira a sus hijas.
-A veces toma decisiones por cuenta propia, sin tan siquiera
consultarme. Te juro que quise acompañarte ese día, pero me lo
prohibió terminantemente, lo que motivó que volviéramos a
discutir. Linus me enseñó las fotos y el video que te hizo.
Estabais todos muy guapos, sobre todo tú.
-Gracias, pero estaba como un flan. Alex me anunció que nos
íbamos a casar unas horas antes. Me quedé en shock, aunque
todo salió a pedir de boca.
-Ahora venimos…-dice Linus en voz alta.
-Vale…-le respondo.
Emily me sonríe, mientras Kate agita su manita. Hago lo
propio.
-¿Qué sabéis del tipo que fue a molestaros durante vuestra luna
de miel?
-No tengo ni idea.
Aunque presiento que pronto dará señales de vida.
-¿Crees que sea una amenaza?
-No lo sé…-siento tener que mentir, pero es por su bien-
…aunque confío en que todo se calme. Después de todo son
parientes.
-Sí, seguro que sí, pues mereces ser feliz, Emme.
-…y lo soy.
-Se nota y me alegro mucho por ti, pero cuéntame más detalles
de tu luna de miel… -le muestro las fotos que tomé con el móvil,
así como los vídeos que hice. No me queda otra que contarle lo
de Cooper, pues aparece en una de las imágenes. Se queda de
piedra…-¿Han detenido al responsable?
-No, todavía no, pero se ha abierto una investigación.
Mi Sony vibra de repente. Es Alex. Hablamos unos cinco
minutos, porque va camino de otra reunión. Nos despedimos
con un beso.
-Es evidente que te ama…-dice Bianca. Lo afirmo dichosa-.
¿Sabes? Me encantaría desconectar un fin de semana solo para
despejarme un poco de la rutina.
-Podríamos hacer una escapada aIsla Esperanza…solo mujeres.
Bueno, Linus, también.
A mi cuñada se le han puesto chiribitas los ojos.
Linus regresa con una bolsa de golosinas. Bianca la guarda
porque quiere que las niñas almuercen luego.
-Esto es para ti…-dice mi amigo extendiéndome una bolsa de la
farmacia.
La cojo. Miro lo que hay dentro. Abro la boca, la cierro. ¿¡El tío
me ha comprado un predictor!?
-¡Por Dios, Linus!
-Ya te dije que alguien me contó que tuvo la regla estando
embarazada solo que sigo sin recordar quién era…
-No es la regla, sino un sangrado de implantación, y fui yo quien
te lo contó, porque me pasó con Emily…-aclara Bianca.
Es la primera noticia que tengo después de años.
-Bueno, pues eso mismo…-dice Linus-…así que hazte el test, y
nos dices el resultado.
¡A este paso voy a tener un embarazo psicológico! Pienso,
mientras guardo el predictor en el bolso.
Acabamos almorzando en un restaurante no lejos de la
agencia. Charlamos, y reímos como nunca. Nos despedimos
pues Linus tiene cosas que hacer.
Telefoneo a mi marido para saber dónde está. Dice que en la
agencia. Me animo a darle una sorpresa, así que me planto ahí.
Hay muy pocos empleados porque imagino que estarán de
vacaciones.
Le pido a Steel, que no anuncie mi llegada. Entro a la oficina de
Alex con sigilo. Está de pie y de espalda a mí. Habla por teléfono.
Cierro la puerta muy despacio. Me descalzo. Dejo los zapatos, y
el bolso en una esquina. Ando de puntillas hasta llegar hasta él.
Le cubro los ojos con mis manos.
-…¿qué demonios?
Ríe, pues me ha reconocido solo por el tacto. Se gira para
comerme a besos. De hecho, su deseo por mi brota de golpe,
pues tira del nudo de su corbata verde. Se despoja de la
chaqueta, que cae al suelo como la corbata. Le ayudo a
desabrocharse los botones de la camisa. Está igual de excitado
que yo. Abro la boca para decir algo, me silencia con sus
dedos. Descuelga el teléfono.
-No me pases ninguna llamada.
Cuelga.
Le desnudo entre beso y beso.
-¿Por qué no has venido antes?
-No…no quería molestar.
-Tú nunca molestas, preciosa mía.
Me lleva a su mesa de trabajo. Me hace sentar. Me descalzo. Me
quita las bragas. Busca en el bolsillo de su pantalón un condón,
el cual le pongo con delicadeza desechando por completo la
sugerencia de Linus. Coge mi rostro entre sus manos. Sus ojos
de un verde intenso se posan en mis labios entreabiertos, los
cuales abarca con su boca hambrienta. Su lengua aviva el fuego
que amenaza con arrasarnos.
-Siempre me acuerdo del primer beso que te di.
-¿En serio?
-Sí. Quise follarte solo que no me dejaste.
Abre mis piernas de par en par. Se acomoda entre ellas.
-Mi deseo era que lo hicieras, pero tenía miedo.
-No me tengas miedo, nunca…-me penetra de golpe.
Jadeo contra su boca abierta cuyo aliento baña la mía. Se
mueve como a mí me gusta. Se las ingenia para desnudarme por
completo. Acaricia mis pechos. Introduce su lengua en mi boca.
Me embiste rítmicamente hasta que conseguimos alcanzar el
clímax, juntos.

-…solo una llamada, y nos vamos para continuar lo que hemos


empezado…-dice media hora después.
Para entonces, ya estamos más que vestidos.
-Me gustaría, pero he quedado con Andrea para recoger unos
análisis…-suena mi móvil en el bolso.
Es ella. Le indico con dónde y con quien estoy. Colgamos.
Alex me atrae a él. El muy bribón me está metiendo mano bajo
el vestido. Al parecer no ha tenido suficiente con el polvo que
hemos echado sobre su mesa, y en donde nos hemos corrido al
mismo tiempo.
-Así que soy tu marido.
-Sí…-me besa dándome un cachete el culo…-anda ve antes de
que cambie de parecer.
Le tiro un beso, que atrapa al vuelo. Me calzo, y tomo mi
cartera. Siento las piernas ligeramente entumecidas. He de
reconocer que estoy casada con todo un semental.
Me despido de Steel quien me acompaña, amablemente, hasta
el ascensor. Suena mi móvil. Es un mensaje de Alex. Sonrío
bobaliconamente.

Echándote de menos, mi hermoso bombón pelirrojo.


Sonrío, feliz…

Yo, también, mi hermoso morenazo buenorro.

Cruzo el amplio hall, y salgo al exterior. El teléfono vibra en


mis manos; es un whatssap de Andrea, dice que está en pleno
atasco. Resoplo soportando el calor de esas horas.
-Mira, quién está aquí…
Me doy la vuelta, y pego un respingo, pues es ¡Viktor! Y parece
estar drogado, pues sus ojos estas inyectados de sangre. Sonríe
como un demente. Tiene el rostro magullado, y la nariz cubierta
con un apósito. Aun así no me compadezco de él, y eso que no
soy partidaria de la violencia.
No le respondo, sino que doy unos pasos para cambiando de
lugar. Se coloca delante de mí para cortarme el paso, y de paso
intimidarme.
-Uno de estos días te follaré el culo, y me correré sobre ti…
Me he quedado sin habla, pues ¿cómo puede ser tan soez?
-¡Eh! Tú, aléjate de la señora, inmediatamente.
Es el agente Brian. Algunos curiosos nos miran.
-Sólo estaba saludando a la mujer de mi primo…-dice sin
apartarse de mi lado.
Huele a tabaco, y alcohol.
-¿Acaso no has oído a mi compañero? ¡Aléjate de la señora!-Dice
otro agente, quien se acerca a él.
Tiene el arma reglamentaria guardada bajo la chaqueta.
-¿Qué vas a hacer? ¿Dispararme delante de toda esta gente?...-
farfulla llamando la atención de todos.
Alex no mintió al decir que le encantaba armar escándalo.
-Lo haré si es necesario. Así que lárgate, ¡ahora mismo!
Viktor le mira con desprecio. Escupe en el suelo. Gira el rostro
para mirarme. En sus ojos denoto una alarmante perversión.
-Está bien. Ya me voy…-dice arrastrando las palabras-…por
cierto, me fascinó ver lo que aquel lugareño le hizo a jodido
perro, así no volverá a ladrarme más.
Le miro boquiabierta. Estalla en una enérgica carcajada. Los
agentes de seguridad lo alejan, discretamente, de mí. Mi pulso
se ha disparado de sopetón. Me tiemblan las manos. Siento una
repentina sudoración recorriendo mi cuerpo.
¡Ay, mi pobre Cooper!
Lloro, sin más.
-¡Señora! ¿Qué le pasa? ¿Qué le ha dicho ese desgraciado?...-
pregunta alarmado el agente Brian
No puedo hablar. Me aparta del gentío. Me lleva al interior de
la agencia. Me sienta en un banco que hay. Coge el teléfono. Alex
se presenta rápidamente. Me mira asustado…
-Llama al 911.
-Sí, señor.

-¿Señora Crawford?...-dice una mujer de cabello cobrizo, y


encantadora sonrisa-. Soy la doctora Hutton…¿cómo se
encuentra?
-Algo cansada.
-Eso es algo habitual en estos casos. Los resultados de su
electrocardiograma, y la radiografía del tórax, son normales. Su
marido me ha dicho que tomaAlprazolam para la ansiedad.
-Sí.
-Siga con el tratamiento. Le daré el alta. Firme justo aquí…-lo
hago…-Señor Crawford, puede pasar.
Mi marido me abraza agobiado por la situación. Me ayuda a
vestirme. Abandono urgencias en silla de ruedas. Surcamos un
largo pasillo. En el hall me aguardan Andrea, y Linus, quienes
me abrazan sin mediar palabra. Al separarnos, vemos llegar a
mi hermano. Respira agitadamente. Su rostro denota una furia
extrema, que no me gusta nada, pues increpa duramente a Alex,
momento que aparece Bianca con las niñas…
-No es lo que crees, así que cálmate, Scott.
Mi hermano no hace caso a la sugerencia de mi marido, sino
que se abalanza sobre él. Chillo, justo cuando Freeman lo
intercepta. Andrea boquea. Bianca evita que sus hijas vean la
escena. Linus media entre Freeman para alejar a Scott. Mi
cuñada va detrás de ellos. La gente nos mira sobre todo cuando
mi hermano regresa con intención de llevarme a casa.
-¡Deja a mi mujer en paz, yo cuidaré de ella!
-¿Tú? Y ¡una mierda! ¡Solo sabes hacerla sufrir!
Acaban de llegar dos agentes de seguridad. La cosa se está
poniendo fea.
-Vámonos a casa, Scott…-le dice Linus. Mi hermano no quiere-
…¡vámonos, joder!.
Bianca está lívida. Kate llora en sus brazos. Mi hermano,
finalmente, accede a irse.

Acabamos de salir de comisaría, y no para denunciar a mi


hermano sino a Viktor, aunque sabemos que no sacaremos nada
en falso.
Nos acompaña Carlson. Es un hombre maduro. Es delgado, y de
mediana estatura. Tiene algunas canas en el pelo. Su rostro es
redondeado. Sus ojos son rasgados. Tiene la nariz aguileña. Luce
un impoluto traje italiano negro con camisa blanca.
Caminamos por la acera, justo cuando vemos un coche patrulla
que viene a gran velocidad. Frena en seco. Los transeúntes
miran dicha maniobra. De él sale Robert Gilmore. Sus ojos
almendrados denotan rabia. Lleva puesto el uniforme policial.
-No se acerque a mi cliente, señor Gilmore…-le pide Carlson
nada más verle venir.
-¡Apártate, payaso!
Carlson lo está flipando como yo, porque lo que es mi marido
no se ha achantado ante el cabreo del poli corrupto, pues
imagino que alguien de la comisaría le habrá ido con el chisme
de la denuncia.
- ¡Dime que no es verdad lo que acabas de hacer!
-No tiene por qué responder a su pregunta, señor Crawford…-le
dice Carlson.
Freeman y los agentes de seguridad se han colocado delante
de Gilmore. Le impiden acercarse a nosotros.
-Yo, también me alegro de verte, tío Rob.
Hay ironía en sus palabras.
-¡Ahórrate tu maldito sarcasmo! Y ¿explícame por qué coño has
denunciado a tu primo?
Alex trata de guardar las formas, pero le es difícil. Gilmore y él
son como dos fieras enfrentadas solo que aun no han sacado las
garras, y espero que no suceda tal cosa.
-Pregúntale lo que él ha hecho, primero.
-¡Dice que nada!-Brama echando espuma por la comisura de los
labios-. Salvo saludar a…-me mira despectivamente-…a tu
mujer.
-Te ha mentido como siempre viene haciendo.
Los agentes de seguridad intentan dispersar a los chismosos,
los cuales les ha dado por hacernos fotos con sus móviles.
-Es suficiente. Nos vamos, señor Crawford…-dice Carlson.
Mi marido rehúsa. Gilmore me mira con severidad.
-¡Ella lo provocaría, seguro! –Dice el muy desvergonzado.
Dan ganas de estrangularlo.
-¡Mi mujer no ha provocado a nadie sino que fue tu hijo quien la
abordó, y la insultó delante de los escoltas! ¡Parece mentira que
no le conozcas, y que sigas justificándole!
Mi marido toma mi mano. Damos media vuelta con intención
de irnos.
-Te arrepentirás de haber vendido a tu primo, muchacho…-dice
el muy desdichado.
-No amenace a mi cliente.
Alex suelta mi mano. Camina directamente a su tío con
intención de golpearle.
-¡No lo hagas!- Le ruego.
Carlson, los agentes de seguridad, y Freeman impiden que
lleguen a las manos.
Robert le mira, y escupe en el suelo. Un gesto muy habitual en
su hijo.
-Todo esto le saldrá muy caro, señor Gilmore…-le advierte
Carlson.
El poli corrupto le acaba de dar un corte de manga al pobre
abogado antes de desaparecer de nuestra vista.
La denuncia a Viktor ha creado un cisma familiar. Ahora Anna
se ha enfadado con mi marido, porque cree que las cosas se
podrían haber arreglado de otro modo, ya que lo que menos
necesita Viktor es una querella sino ayuda…¡manda narices!
Natasha no se ha interesado por mi paso por el servicio de
urgencias, sino que ha preferido telefonear a su hijo, y hablar
del tema en cuestión. Alex ha evitado contarle el enfrentamiento
que ha tenido con su tío. Esta vez ha activado el manos libres
para que oiga la conversación. Si su madre se entera de ello le
daría un colapso.
-Toda la culpa la tiene Robert por consentirle tanto, porque lo
que es Anna, es como si la hubieran abducido entre los dos.
-Para ella no es nada fácil, mamá.
-¿Cómo que no?...-responde ofendida-…casi se diría que
disfrutan con esta situación. De ahí que ninguno haga nada para
pararle los pies a un mocoso consentido.
-El mocoso consentido rebasa la treintena, mamá.
-¡Eso ya lo sé! Y me alegra que le hayas denunciado, aunque
espero que no te retractes.
-No, mamá…-mi marido me mira con afecto-…por cierto, Emma
tiene un regalo para ti.
-¿Para mí?...-dice con voz cantarina.
-Sí.
-Pues dile que no…
-Adiós, mamá…-cuelga precipitadamente.
Deja el móvil sobre la mesa, el cual vibra pocos segundos. Es
ella; quiere ver en fotos el regalo. Voy a buscarlo al cuarto. Alex
se las envía por whatssap.
Esta vez, Natasha no responde. Eso significa que no le ha
gustado el mantón de seda bordado a mano. Tal vez esperaba
algo más suntuoso.
44
Los resultados de la analítica de Andrea dieron negativo, pero
la relación con Eddy se ha roto.
Sí.
Por lo visto ello sucedió durante mi ausencia. Al parecer los
Preston telefonearon, finalmente, a mi amiga, y no para
felicitarla por su embarazo sino para insultarla, y amenazarla.
En lugar de Eddy apoyarla, se posicionó a favor de sus
progenitores. Ello desencadenó una gran bronca entre la pareja.
Andrea decidió echarle a la calle, no sin antes cambiar la
cerradura.
Y resulta extraño que no me telefoneara ni a mí ni a Linus para
contárnoslo, pero dijo que no quería angustiarnos, aunque nos
hemos quedado muertos con la noticia, porque lo que son los
Harper no entienden el comportamiento de su ex yerno. Así que
la situación no puede ser más tensa, y triste, y más con un bebé
en camino.
Andrea dice haberse quitado un gran peso de encima, pero sé
que no es cierto. La conozco como para saber que está dolida, y
decepcionada con Eddy por no haberla defendido ante sus
padres. Tanto Linus como yo le hemos dado nuestro apoyo.
De hecho, la he disuadido para salir a dar un paseo por la
ciudad. Su padre le ha telefoneado para saber cómo estaba. Le
ha contestado que bien. Se ve que la caminata le ha venido muy
bien, aunque hubo un momento en que se desmoronó, pero ahí
estaba yo para recoger los cachos, porque me duele verla así
por culpa de un tío al que teníamos en un pedestal, y que nos ha
salido rana.
He acabado por darle su regalo solo para que se animara un
poco. Lo ha abierto, y se ha vuelto a emocionar al ver la preciosa
toca bordada a mano. La ha sostenido amorosamente en sus
manos…
-Gracias. Será lo primero que lleve cuando nazca.
-Seguro que sí.
Ahora nos dirigimos a la terraza de una céntrica cafetería.
Tomamos asiento tan pronto como llegamos. El camarero anota
el pedido.
-Un descafeinado, dos trozos de tarta de limón, un croissant
relleno de mermelada de melocotón, un zumo natural de
naranja con hielo. Gracias.
Yo me decanto por unaCoca Cola Zero.El maître se retira.
-Antes de que se me olvide…-dice Andrea rebuscando algo en su
bolso. De él saca una carpeta que me entrega en mano. La miro
extrañada-…esto es para ti.
- ¿Para mí? ¿Qué es?
-Ábrela.
Lo hago, y la cierro de golpe nada más ver la foto de ¿¡Viktor!?
No gracias, me digo, devolviéndosela al acto. Andrea me mira
raro.
-¿No vas a leer lo que pone?
Y ¿ahora qué que hago, y qué le digo?
-No.
Andrea no espera esa reacción en mi, y siento que sea así, pero
es lo mejor dadas las circunstancias.
-¿Puedo…puedo saber por qué rechazas algo que me ha costado
sudores conseguir?
<<Porque quiero protegeros.
-Prefiero no saber nada de ese tipo, porque desde que apareció
en nuestras vidas, apenas duermo. Y ver su foto me ha
producido cierta angustia.
Eso ha sonado muy convincente, pues ha guardado la dichosa
carpeta en el bolso.
-No me extraña. Hasta a mi me lo ha producido nada mas leer su
historial delictivo…-me responde-. Ya te dije que era una buena
prenda.
Evito hablar de quien no debo, por mera precaución ya que
estamos en un sitio público.
-¿Sabías que Robert Gilmore es un poli corrupto?
-¡Shhhh!
-¿Qué?
-No deberías de decir eso, y menos delante de tanta gente.
Alguien puede oírte, y te meterías en un buen lío.
Andrea arruga la frente.
-Un momento, ¡tú sabes más de lo que creo! Solo que no quieres
compartir conmigo la información-.Rehúyo su mirada-. Puedes
confiar en mí. No se lo diré a nadie. Será nuestro secreto.
No va lograr convencerme para que le cuente lo que sé.
-No quiero hablar de esa familia, y tú, tampoco, deberías de
hacerlo…-le advierto prudentemente.
Creo que ha captado la directa.
-Vale, olvídalo. Cuando pueda devolveré la información, que he
tomado prestada de la ca…-se calla. Palidece-…¡joder!
La veo que mira a la acera de frente donde hay una furgoneta
con cristales ahumados, junto a ella hay dos hombres fornidos
vestidos de negros. Hacen parar el tráfico para cruzan la
carretera. Llegan a donde estamos. Por su aspecto parecen
federales. Uno monta guardia. Los clientes murmuran entre
ellos.
El tipo se identifica mostrando la placa. Le pide a Andrea que lo
acompañe. Ella no pone resistencia.
-Andrea, ¿qué pasa?
-Luego te lo explico.
-No, quiero que lo hagas ahora. ¿Qué demonios está pasando
aquí?-Pregunto al susodicho.
-Señora no interfiera en nuestro trabajo-. Me responde con voz
autoritaria.
Ello no me coarta.
-¿Qué quieren de mi amiga, y por qué se la llevan?
El camarero llega con el pedido. Se ha quedado traspuesto.
El federal no me contesta sino que se ausenta con Andrea, la
cual parece tranquila cuando sube a la furgoneta.
Cojo el teléfono y llamo de inmediato a Alex, y le cuento lo que
ha pasado. No tarda en venir a recogerme.

La sede delNYPD se encuentra en el One Police Plaza localizado


en la calle Park Row en el Bajo Manhattan, frente al
Ayuntamiento. Nos hemos desplazado hasta aquí, porque
Andrea no está retenida en ninguna comisaría, o eso le ha dicho
Carlson a mi marido, quien le ha ordenado a Steel que llame a
todos los hospitales. No he parado de llorar pensando lo peor. Si
cabe he sido incapaz de telefonear a los Harper. Ha tenido que
ser Alex quien hable con Linda. Le ha pedido discreción, y más
que nada que no avise a la policía.
Aguardo en el coche hasta que mi marido aparece para
decirme que no saben nada.
-¿Cómo que no saben nada? Eso es imposible, ¿acaso se la ha
tragado la tierra?-Le pregunto con un nudo en la garganta.
-La encontraremos.
Me abraza, y de poco me sirve, porque no puedo con tanta
incertidumbre.
Freeman pone en marcha el coche. Alex saca del bolsillo de su
chaqueta un viejo Nokia 3310. Efectúa una llamada. Cita a
alguien en nuestra casa. Evito preguntarle, porque sé que no me
va a contestar.
Llegamos a nuestro hogar en un abrir y cerrar de ojos. Alex le
da la tarde libre a Grace. Dejo el bolso sobre el sofá, y me siento.
No me separo de mi móvil. Alex me da un beso en la frente.
-Aparecerá.
Oigo como las puertas del ascensor se abren. Ha llegado la
persona que Alex citó hace un rato. Luce ropa deportiva. Gafas
de sol oscuras, y una gorra de beisbol. Tiene la espalda ancha.
Ambos se han encerrado en el estudio. Rehúso telefonear a
Linus para no inquietarlo, pero la espera me mata. Tengo
deseos de salir a buscar a Andrea hasta debajo de las piedras,
pero confío en mi marido. Él tiene muchos contactos. Seguro
que alguien nos puede ayudar.
Se abre la puerta de su estudio. Pego un respingo. Alex
acompaña al enigmático hombre hasta el elevador. Siento un
ligero vahído. Regresa a mi lado para anunciarme que no la
tiene retenida ni los Gilmore ni Kurylenko. Respiro aliviada, en
parte.
- Entonces ¿quién la tiene?...‑mi marido no puede darme una
respuesta, y me aterra no saber dónde puede estar mi amiga-. Y
¿si recurrimos a la oficina central del FBI?- Le sugiero de
repente. Me mira como si estuviera loca--. Quienes la llevaron
tenían pinta de federales.
Alex arquea una ceja.
-¡Cuando me telefoneaste me dijiste que se la llevaron dos
policías!
-Lo siento, estaba muy nerviosa. No pensaba con claridad.
No dice nada sino que se dirige apresuradamente al mueble
del salón. Abre un cajón. Coge otroNokia. Marca un número.
Espera a que dé tono.
-Sé que tienes retenida a Andrea Harper… ¡no me mientas,
joder!... ¿ellos están bien?- Me llevo la mano a la boca
asombrada-...haz que vuelva a casa sana y salva, o me veré
obligado a dar parte a tus superiores por tus métodos poco
ortodoxos…-cuelga.
Llego hasta donde está, le miro sin lograr entender nada. Suena
mi móvil. Doy un respingo. Es una llamada entrante de
¡¡Andrea!!
45
No recuerdo haber sufrido tanto desde la trágica muerte de mi
padre, y eso que he pasado por momentos delicados, pero con
Andrea ha sido un sin vivir, ya que pensé que nunca volvería a
verla con vida. Lo juro.
Anoche ella y yo hablamos, pero evitó contestar a la pregunta
del millón sobre quien la tuvo retenida, y por qué. Se limitó a
decirme que ella y el bebé estaban bien, y que no me
preocupara. No sé si su actitud se debía a que quería olvidar el
mal trago, o porque la persona que la retuvo así se lo había
exigido. Sea lo que fuere me alegré de que estuviera de vuelta
con su familia.
Linda nos telefoneó en la mañana de hoy para darnos las
gracias. Hablé con ella durante un rato. Tampoco sabe qué es lo
que le ha pasado, exactamente, a su hija porque ésta no ha
querido soltar prenda. Y no sé si felicitarla por su discreción, o
plantarme en casa de los Harper para que me cuente la verdad.
En fin…
Linus me ha disuadido para ir a la playa en familia. Andrea ha
rehusado porque ha quedado con el capullo de Eddy, el cual
quiere recoger sus pertenencias. Solo espero que no haya más
problemas…
He enviado un whatssap a mi marido, anunciándole que
vamos a estar enConey IslandenBrooklyn. Es nuestra playa
predilecta, pues cuenta con numerosas atracciones, y
restaurantes para pasar el día, pero, lo cierto es, que hay que ir
temprano porque se llena de bañistas. No obstante, hemos
tenido suerte al hacernos con un hueco.
Linus suelta la nevera portátil, y planta la sombrilla. Bianca
coloca la mesa y las sillas plegables. Mi amigo ha tenido que
alquilar una furgoneta para que cupiésemos todos. En cuanto a
Scott, mejor no decir nada al respecto.
Andrea me telefonea media hora después. Su voz suena
agitada. Me vuelvo a asustar. Me dice que acaba de tener otra
disputa con la madre de Eddy, quien, al parecer, ha acompañado
a su hijo.
-Cálmate ¿quieres?
-No puedo. Me ha estado chillando como una loca, me ha
insultado, incluso agredido…
-¿Quéeee?-…Linus y Bianca me hacen señales.
Tapo el auricular. Les cuento lo que ha pasado. Linus maldice
en voz baja. Bianca se ha quedado en shock.
-La señora Hartley oyó los gritos, y alentó a la policía. Van a
tomarnos declaración. Mi abogado está en camino. Luego me
reuniré con vosotros.
-Vale.
Cuelga.
Tanto Bianca como Linus y yo no somos capaces de disfrutar
de la jornada playera. Contamos los minutos, y las horas hasta
que finalmente Andrea aparece. Su estado emocional no es nada
bueno. Tiene el rímel corrido, la punta de la nariz roja. La
abrazamos indistintamente para reconfortarla.
-Anda, siéntate aquí…-le ofrece Bianca.
Linus le sirve un refresco. No hago más que mirarla
piadosamente, pues menuda la que le ha caído con esta maldita
familia. Nos sentamos a su alrededor, mientras mis sobrinas
juegan en la piscina hinchable.
-Me dijo que era lo peor que le había sucedido a su hijo, y que
ojalá mi bebé muriera.
-¡Menuda hijo de puta!-Dice Linus iracundo.
-¡Mami, mami! Tío Linus ha dicho una palabrota...!-Dice Emily.
-Lo siento, cariño…-le responde apurado.
Bianca se ofrece a llevarse a sus hijas a la orilla para que
jueguen con sus palas y cubos.
Andrea apura el refresco con manos temblorosas.
-¿Has hablado con John y Linda?...-pregunto afligida.
-No, pero sé que van a volver a sufrir con esto, y Paula
también…-dice descalzándose.
Linus toma su mano entre la suya.
-Tú no tienes la culpa de nada, así que relájate, y piensa en tu
bebé…-le aconseja.
-Lo haré, amigo.
-Y pensar que Eddy era buena gente. ¡Qué engañado nos tenía!-
Le digo.
Andrea sorbe por la nariz.
-Hoy me di cuenta de quién manda en esa familia, y esa no es
otra que su madre. No pudo frenarla cuando me golpeó con el
bolso en la barriga.
-…¡menudos son!-Exclama Linus.
Andrea resopla.
-He decidió poner en venta el apartamento. Quiero deshacerme
de cualquier recuerdo.
Oh…
-Pues si lo haces, aquí tienes un comprador…-dice Linus, de
repente. Le miro atónita. Andrea, también-…es hora de que nos
mudemos.
Nuestra amiga deja el refresco sobre la mesa.
-…te haré un buen precio.
-Seguro que sí, o si no nos convertimos en tus okupas.
Andrea sonríe, finalmente.
-Hoy redactaré su carta de despido. Le pagaré lo que me debe.
No quiero volver a verle ni mucho menos que se acerque a mi
hija cuando nazca.
Me asusta el giro que ha pegado la historia.
-Aunque tú no quieras, la ley le amparará- le digo-. Así que
cuando llegue el momento intenta arreglar la situación solo
para evitarte un quebradero de cabeza.
Andrea sabe que estoy en lo cierto.
-Emme tiene razón…-señala Linus.
-Pero yo no quiero que mi hija se críe con esa horrible familia.
-Lo sé, pero has de ser más inteligente que ellos. Así que
asesórate bien antes de dar un paso en falso.
-¡Emme! Mira quién ha llegado…-dice Bianca desde la orilla.
Me doy la vuelta, y veo a mi marido en compañía de Freeman.
Luce bermudas negros, y un polo blanco deRalph Lauren. Tiene
la toalla enroscada en la mano. Parece otro bañista más. Acaba
de verme. Esbozo una amplia sonrisa. Saluda a Bianca de viva a
voz. Emily se ha escondido tras su madre. Kate juega con el
cubo.
-Límpiate la baba, Emme…-dice Linus.
Me ruborizo.
-No sé cómo lo has hecho, pero has cambiado a este hombre.
Nunca habría imaginado ver al Hombre del Año en una playa
pública…-dice Andrea en medio de un gran suspiro
entrecortado.
-No te creas, a veces, es muy suyo…-respondo.
Alex Viene hacia nosotros. Nos saluda.
-Muchos bañistas hoy.
-Siempre está llena…-dice Andrea.
Mi marido mira a mi amiga.
-Tienes el rímel corrido.
Se apresura a limpiarse con un kleenex que coge de su bolso.
-¿No os bañáis?...-sugiere, mientras se descalza
Se despoja del polo, y los bermudas. Mis amigos han
enmudecido.
-Ahora vamos…
Guardo su ropa doblada dentro de mi bolso playero.
-Vale…-se aleja con Freeman.
-¡Ya me gustaría a mí tener esos abdominales, y ese trasero
cincelado!-Dice Linus abanicándose con la mano.
-Y esa espalda…-añade Andrea embobada.
¡Vaya par!
Seguimos conversando hasta que el calor hace estragos en
nosotros, y es cuando decidimos refrescarnos. Andrea no ha
traído traje de baño. Bianca le presta uno, que tiene de repuesto.
Esperamos a que regrese del baño público donde ha ido a
cambiarse.
Emily nada con los manguitos, mientras mi marido refresca a
Kate. Bianca me pasa la crema solar para que me la aplique.
Alex me la extiende por la espalda, y los brazos. Hago lo propio
con él. Al cabo nos damos un chapuzón. Nos alejamos del grupo
para tener un poco de intimidad.
-¿A qué se debe esta agradable visita?
-Echaba de menos a mi hermoso bombón pelirrojo…-amasa mis
nalgas, mientras flotamos en el agua…-…¿no habías otro bikini
de tu talla?
Ya estamos.
-¿Por qué? ¿Acaso no te gusta cómo me queda éste?…-le doy un
beso, y echo a nadar.
Salimos del agua para entonces Linus ha puesto la mesa.
Freeman, y otros agentes prefieren comer aparte.
Almorzamos croquetas caseras, y ensaladas variadas. Linus ha
comprado refrescos, y una sandía. Kate ha comido poco. Se
queda dormida en mis brazos. La deposito en su carro.
-¿Señor Crawford?
-¡Oh, no!...-exclama Bianca al ver a un paparazi.
Se esconde bajo la sombrilla. Linus se coloca las gafas de sol, al
igual que Andrea, y yo. Alex le pide que no moleste.
-Solo será un segundo., y luego me iré.
El agente Brian toma cartas en el asunto, se deshace sutilmente
del fotógrafo. Linus mira a mi escolta con interés. Al cabo
carraspea. Los bañistas observan la escena. Algunos reconocen
a mi marido, murmuran entre ellos, incluso hay quien nos tiran
fotos con sus móviles.
-Es una pena que hagan de este oficio un atropello…-dice
Andrea.
-A veces crear altercados genera dinero para las distintas
cadenas de televisión…-responde Alex.
-Me he dado cuenta de que hay una gran demanda en
programas de corazón…-dice mi cuñada quien ayuda a Emily a
coger su sándwich con ambas manos.
-Deberían de prohibirlos ya que no aportan nada al
telespectador…-dice mi marido.
-¡¡Nooo!!-Exclama Linus. Le miramos extraños-…¿con qué iba a
entretenerme yo, con un documental de cómo se aparean las
abejas?
Echamos unas risas de las muchas que le preceden.
Decidimos irnos a las ocho y media de la tarde. Recogemos
nuestras pertenencias. La playa está casi desierta, y es la mejor
hora para quedarse.
-Tenemos cosas que hacer, cariño…-le explica Linus a mi Emily
quien le ha preguntado que por qué no nos podemos quedarnos
un rato más.
-Podríamos venir mañana, y echar unas horas como hoy…-
sugiere Bianca, empujando el carrito con Kate dentro.
Los agentes se ofrecido en coger las sillas, la mesa, y la nevera
portátil respectivamente. Alex me coge de la mano. Emily echa a
correr al lado de Linus, quien porta la sombrilla al hombro, y el
bolso con las tupperwares.
-Buena idea...-dice Andrea.
-Emme, y Alexander…¿qué decís?
-Por mí, perfecto…-les digo, pero Don Adicto al Trabajo dice que
tiene una reunión enJersey…- ¿no puedes posponerla?
-No…-dice secamente.
Hemos llegado al parking. Los escoltas cargan las cosas en el
maletero de la furgoneta. Nos despedimos los unos de los otros.
-Pasaremos a recogerte a las tres. Tráete el mismo bikini. Me
gusta cómo te queda…-dice Linus, mientras me guiña un ojo.

Me gusta lavar a mano la ropa de baño. Es algo que me enseñó


tía Gertrude cuando era una niña, y sigo manteniéndolo solo
que ahora no encuentro mi bikini, el cual juraría haber puesto
en el lavabo junto al bañador de Alex. Corro la mampara, y le
pregunto si lo ha visto.
-Búscalo en la papelera.
Le miro confusa.
-¿Por qué lo has tirado?
No me responde sino que corre el cancel delante de mis
narices para seguir bañándose.
Me acerco a la papelera. Boqueo al ver la prenda hecha trizas.
-¿Por qué…por qué lo has roto?-Le pregunto nada más verle
salir de la ducha.
-¿Tú qué crees?
Me despoja de la toalla para secarse con ella. La arroja sobre el
lavabo. Tira de mi mano. Me tumba en la cama con una clara
intencionalidad. ¿Cómo puede tener ganas de follar cuando a mi
me están llevando los demonios?
-Ibas, prácticamente, desnuda…-me penetra.
Jadeo involuntariamente.
-…no…no es cierto.
Toma un pezón entre sus labios. Lo succiona.
Sueña su móvil. Sale de mí. Me dejo caer sobre la cama.
Sintiendo la respiración entrecortada, y una agradable humedad
entre mis piernas. Descuelga, y cuelga dejando el celular donde
estaba. Le pregunto quién es.
-Crowe.
-¿Qué quería?
-Cosas de trabajo.
Retoma lo que estábamos haciendo, solo que esta vez,
cambiamos de postura. Se pega a mi espalda. Eleva mi pierna
con su mano, y me penetra. Gimo a medida que comienza a
moverse de un modo que me enloquece.
46
Al final, Alex ha tenido que viajar con Crowe
aWashington. Bomer lo ha reemplazado en la reunión
enJersey… Y era de esperar que antes de ausentarse eligiera qué
traje de baño debía de ponerme.
Scott vino a las seis de la tarde a la playa. Me llevé una grata
sorpresa. Me abrazó, pidiéndome disculpas por todo en general.
Mi marido me telefoneó en ese instante. Aproveché para que
hablaran. Lo que se dijeron solo ellos lo saben, porque ninguno
quiso soltar prenda. Pero lo importante es que todo parece que
ha vuelto a la normalidad, y no sé si alegrarme dado que me
sobrecoge esta repentina quietud.
Bianca volvió a encargase de traer la comida. Andrea se zampó
dos bocadillos de tortilla de camarones, y un trozo grande de
tarta de manzana que preparé, pero, al menos, estaba de mejor
talante. Pasamos una tarde de lo más agradable.
Una vez en el ático, Grace me anuncia que Natasha ha
telefoneado hace una hora, y que ha preguntado por mí, lo cual
me sorprende.
-¿Te ha dicho lo que quería?
-No.
-Gracias.
Le devuelvo la llamada desde el teléfono fijo.
-¡Hola!
No responde a mi saludo sino que va directa al grano.
-Mi hijo Alexander quiere que me acompañes a la gala solidaria
de esta noche, ya que él no puede. Le he dicho que no hacía falta,
que podía ir sola, pero ha insistido en que vayas conmigo...-lo
dice sin entusiasmo alguno-… Tobías, el chófer, te recogerá en
una hora. Sé puntual. Detesto que me hagan de esperar.
Cuelga dejándome con la palabra en la boca. No en vano, siento
un ligero bloqueo mental, pero enseguida reacciono porque no
dispongo de mucho tiempo. Llamo a Linus, y le explico la
situación. Dice que van a retrasmitir la gala, y que se prevé que
asista la crème de la crème.
-Así que enseguida, voy.
-¡Gracias, mi amor!
-De nada.
Subo corriendo las escaleras del dormitorio. Me ducho
rápidamente. Me envuelvo en una toalla. Linus tarda unos
minutos en llegar. Grace hace que suba en el ascensor. Lo recibo
en el pasillo. Viene provisto con su maletín de maquillaje, y
peluquería.
-¡Menudo casoplón, nena!…-dice reparando en cada detalle de la
casa.
-Y me encantaría enseñártela, pero vamos justos de tiempo.
Le llevo al dormitorio. Casi se emociona al ver
elKandinskycolgado de la pared.
-De modo que es aquí donde folláis como locos-. Se refiere a la
cama. Se tumba en ella-…¡joder, es mejor que la mía! ¿Dónde la
habéis adquirido?
-No lo sé.
Entramos al vestidor. Silba, otra vez.
- No te quejarás, porque te tiene como una reina…- señala
extasiado al ver la variedad de ropa, complementos, y zapatos.
-No.
Rebusca entre los vestidos de fiesta. Se decanta por uno en
color nude, de escote asimétrico, y cuerpo drapeado. El clutch, y
los zapatos son deManolo Blahnik.Me visto con presteza. Me
sube la cremallera.
-Anda coge esa silla. Voy a peinarte, y maquillarte.
Toma el secador lo enchufa. Me seca el pelo para luego
hacerme un sencillo recogido.
-¿Te acuerdas del bikini que llevé la otra vez, y que tanto te
gustó?
-Sí, ¿qué le pasa?
Me aplica la base por todo el rostro.
-Alex le hizo trizas.
-¿Por qué?
-Dijo que me iba desnuda.
Usa el lápiz de ojos.
-No es verdad. Te quedaba genial.
-Pues según él, no.
Me aplica sombra en cada párpado.
-Ya demostró lo celoso que es con la aparición de Caine. Por
cierto, no ha vuelto a dar señales de vida.
-No, y me sorprende su actitud.
-Igual el tío anda ocupado con el trabajo.
-No lo sé.
-De todas maneras Andrea me pidió su dirección la otra vez.
Dijo que quería ir a visitarlo para saber de él, pero no ha vuelto
a mencionar el tema.
-Pues a mí no me ha dicho nada al respecto.
-Se le habrá olvidado. Por cierto…¿sabes algo de tu cuñada?
Linus me pinta los labios.
-No, aunque puede que madre e hijo sí estén al tanto, pues no
habrán perdido contacto con la doctora Pearlman.
Mi amigo se detiene. Me mira con la boca abierta.
-Y ¿no te han contado nada?
-Sabes que mi relación con Natasha es nula. En cuanto a mi
marido, si hubiera sucedido algo relevante en el tratamiento de
Olga me lo habría contado.
Linus guarda el pintalabios.
-Así que la bruja sigue igual de arisca, ¿verdad?
Retoca mis pómulos con un poco de colorete.
-Bueno, ya sabes cómo es…-le respondo tristemente-…aunque
sé que nunca me aceptará por más que le haya prometido a su
hijo que sí lo haría, pero me da igual. Estoy acostumbrada a sus
desplantes.
Linus me da un sentido abrazo.
-Ella se lo pierde. ¡Ya está! Puedes mirarte en el espejo.
Lo hago. Le doy las gracias por lo bien que me ha dejado.
-Eres un genio.
-Menos halagos, y suelta laAmerican Express.
Reímos.
-Espera, quiero hacerte una foto.
Poso para él.
-…ahora recojamos un poco por aquí.
-Sí.
Grace me anuncia que el chófer de la señora Crawford aguarda
en el hall.
-¿Seguro que no quieres quedarte?...-le digo a Linus-…Alex
vendrá mañana.
-No, gracias. Prefiero ver la gala desde el sofá, y con Bianca. Por
cierto…
-¿Qué?
-¿Podrías saludarnos a lo Carol Burnett?
-Cuenta con ello.
Me despido de Linus nada más salir a la calle. Entro en el
coche. Natasha me mira un segundo, y luego gira la cabeza hacia
la ventanilla. Hace que no estoy. Llegamos al evento. La vía está
tomada por fotógrafos y periodistas acreditados. Tobías se apea
del coche para abrirnos la puerta. Natasha baja la primera, le
sigo en un segundo y discreto plano. Cruzamos la alfombra roja
bajo una oleada masiva de flashes. Ella sonríe como una
auténtica estrella de Hollywood. No se detiene para atender a
los medios, quienes solicitan su presencia. Ya en el photocall
posa ella sola. Me toco, distraídamente, el lóbulo izquierdo, y el
derecho porque no lo tengo muy claro.
María se acerca a mí en compañía de Antoine Lavers, gerente
de la firma de joyas para la trabaja, y al que me presenta. La
esposa de Crowe lleva puesto un soberbioValentino rojo
aderezado con las joyas que ella diseña, y que son una auténtica
pasada.
-Estás muy guapa.
-Gracias, tú, también, María.
Finalizado el posado de la diva Natasha, nos desplazamos
todos al salón de eventos. La madre de Alex evita presentarme a
sus amistades. No sé si es por descortesía, o porque mi marido
así se lo ha exigido. En cualquier caso ocupamos la mesa que
nos corresponde, cuyo cubierto cuesta diez mil dólares.
La velada me resulta increíblemente entretenida, pues la
amenizada una famosa cantante, que hace las delicias del
público, quien tararea la letra de su canción. Cuando finaliza la
actuación, el salón rompe en aplausos. Si cabe la orquesta le
toma el relevo.
Los camareros sirven los mejores tentempiés regados con el
vino más caro.
Natasha va a lo suyo, mientras María se desvive por mí. Hay un
momento en que nos intercambiamos los números de teléfonos.
Me pide que le haga una foto para enviársela a su marido. La
imito por la parte que me toca, pero a diferencia suya, no
obtengo respuesta de mi esposo. ¡Qué raro!
-Debe ser que no la ha visto, o que haya mala cobertura.
-Puede ser.
A nuestra mesa acuden numerosos rostro conocidos, que
vienen a saludar a la diosa Natasha, al alma máter de la fiesta,
pero sé que detrás de esa imagen condescendiente, se esconde
una mujer arisca, descortés, y, terriblemente, acaparadora.
Acaba de acercarse un hombre muy atractivo, de modales
exquisitos, y refinado porte, pero con una significativa pinta de
mujeriego. Piropea a Natasha, quien, sorpresivamente, me
presenta al susodicho.
-Éles Mason Brame, presidente ejecutivo deIndustrias Brame.
Dueño, además, de una importante cadena de hoteles en laCosta
Azul.
¿Y?…
-Mucho gusto, señor Brame…-le digo alzando la voz.
El tío me sonríe con suma familiaridad.
-¿Me concede el siguiente baile?
Rehúso amablemente, pero Natasha insiste. María, me mira. Se
ofrece a coger mi clutch.
Me levanto de la silla sin demasiadas ganas. Vamos a la pista de
baile. Evito pensar en mi gruñón, y en lo que formaría si me
viera bailando con un completo desconocido.
-Es extraño, pero juraría haberla visto antes.
-No lo creo señor.
-Mason, por favor. Debo de haberla confundido entonces con
otra persona.
-Es probable.
-Deje que adivine…-bailamos-…es de las prefiere estar lejos del
mundanal ruido.
-Digamos que sí.
Me mira encandilado.
-Disculpe, pero no me ha dicho su nombre aún.
-Sara.
-Hermoso nombre. ¿Es usted casada? ¿Tiene hijos, Sara?
Ya empezamos con el dichoso interrogatorio.
-No creo que eso interese mucho.
-Comprendo. Yo estuve a punto de casarme, pero cambie de
parecer en el último momento. Mi ex nunca me lo perdonó…- ríe
como una hiena.
Ni me inmuto sino que cuento los minutos para que la música
cese, y pueda volver a mi sitio, pues menudo snob, ya que ahora
le ha entrado por alardear de su fortuna como si yo estuviera
interesada en ella. ¡Si éste lechuguino de mierda supiera quién
es mi marido enmudecería!
-Me gustaría invitarla a dar un paseo en mi lujoso yate.
Invita a tu abuela, si es que la tienes, ¡capullo!
-Me temo que no va a poder ser.
-¿Por qué?
¡Qué pesado!
-No me gustan los yates.
-Y ¿qué tal un paseo en bici, y en pleno atardecer?...-insiste muy
cerca de mi rostro, casi se diría que quiere besarme.
Giro la cabeza a un lado, y es cuando veo a mi marido
hablando con su madre. ¡Ay, la leche! ¿Qué hace aquí? ¿No dijo
que vendría mañana?
Hacemos unos cuantos giros alrededor de otras parejas de
baile, y en nada finaliza la música. ¡Gracias a Dios!
Me despido de Brame, pero el tío tiene otras pretensiones.
-Permítame darle mi tarjeta.
-Señor, yo no.
Alex se ha abierto paso entre la gente. Brame blande la
condenada tarjeta, pero ¿qué hace? Saluda a mi esposo nada
más verle.
-Permíteme que te presente a mi bellísima amiga, Sara.
Me abraza, amistosamente. Parpadeo zafándome de
inmediato. Brame boquea ante mi gesto. Alex le mira
firmemente. ¿A que le da una buena tunda delante de toda esta
gente? En lugar de ello, se acerca más al tipo, quien ahora me
guiña un ojo, y lanza un beso. ¿Acaso se ha vuelto loco?
-Si vuelves a acercarte a mi mujer, juro por Dios que te mataré.
Brame palidece.
-Alexander, yo no…tu madre no me…lo…lo siento…- ha
aflojando el nudo de su corbata.
Desaparece en un abrir y cerrar de ojos.
-Nos vamos, ¡ahora!-Me ordena serio.
Tira de mi mano. Uno de los fotógrafos acreditados le pide una
foto. No le hace el menor caso. Abandonamos el salón de
eventos sin despedirnos de nadie.
-Olvidé el clutch con María.
Hace que Freeman vaya a recogerlo. Le aguardamos en el hall.
Salimos por una puerta trasera. Nos metemos en el coche.
Guardamos silencio hasta que llegamos a casa.
Suena mi móvil nada más entrar al dormitorio. Es una llamada
de Linus.
-Gracias por el saludo, nena, aunque te has hecho un lio de
muerte. Era el lóbulo izquierdo, pero da igual.
Oigo que ríen.
-Pensé que no me veríais entre tanta gente.
-Lo hicimos, pues tuviste una cámara enfocándote durante más
de cinco minutos, mientras reconocidos estilistas elogiaban tu
elegancia. ¡Felicidades! ¡Ya eres una celebrity! ¡Hurra!
Aplauden de fondo. ¡Qué locos están! Echo a reír, pese al
enfado de Alex, quien se está desnudando.
-Bueno, te dejamos pues debes de estar cansada.
-Un poco.
-Hablamos mañana. Ciao.
-Ciao.
Dejo el móvil sobre la cama.
-¿Quién era?
-Linus.
Me descalzo para ir al baño, y desmaquillarme. Apenas cojo los
discos desmaquillante cuando ya me saca fuera.
-¿Qué he hecho ahora?
No responde sino que me quita el vestido. Casi se carga la
cremallera. Y la verdad, no sé si reír o llorar. Me retira las
horquillas del pelo, lo desenreda con sus manos. Se coloca el
condón. Me toma contra la pared. ¡Qué tío!
-Le ordené a mamá que espantara a cualquiera que se te
acercara en la fiesta, pero veo que has acabado haciendo lo que
te ha dado la gana...-dice con la respiración agitada.
¿Qué?
Me embiste, y besa, fuertemente, en la boca.
-Eso…eso no es verdad. Fue ella quien…quien insistió que
bailara con ese tipo. Yo no quise-se detiene. Arruga la frente…-
…María estaba presente.
Sale de mí. Tengo la respiración igual de entrecortada que la
suya.
Coge el móvil. Nadie le responde. Deja un mensaje de voz a su
querida madre en la que la regaña por lo que ha hecho. Arroja el
Samsung sobre la cama. Me vuelve a tomar por sorpresa.

-Pensé que vendrías mañana por eso te envié mi foto.


Estoy tumbada sobre su cuerpo.
-La vi en cuanto pude. Crowe apuró, temprano, la reunión con
algunas personalidades del senado…-Alzo la vista…-. Quiere
presentar su candidatura para el congreso.
-Crowe es un buen hombre. Seguro que lo consigue…-resigo con
el dedo sus labios perfectos y pecaminosos-. ¿Sabe él de la
existencia de Viktor?
-Sí.
-Y…¿qué piensa?
No dice nada, sino que me tumba, y me penetra para aplacar
mi innata curiosidad.
47
Viktor lleva tres días desaparecido o eso le ha contado Natasha
a su hijo esta misma mañana. A Alex no le ha extrañado lo más
mínimo, incluso cree que su padre lo tiene escondido en alguna
parte para que no vaya a declarar ante la policía.
-¿Tú crees?
-Sí. No es la primera vez que recurren a esta estrategia.
-Y ahora ¿qué?
-He hablado con Carlson, y me ha dicho que han emitido una
orden de búsqueda-.Estoy sentada en su regazo.
-Espero que den con él.
Aunque ambos sabemos que eso es como buscar una aguja en
un pajar. Viktor cuenta con el beneplácito de su maldito padre,
luego no tiene nada que temer, mientras que a nosotros nadie
nos ampara, ni tan siquiera la justicia, pues, a veces, está se
posiciona favor de los fuertes.
-¿Qué te parece si hacemos las maletas, y nos vamos de viaje?
Creo que se me ha iluminado la cara pese a tantos frentes que
abiertos que tenemos.
-¿Hablas en serio?
-Completamente, mi amor.
¡Hurra!

-¿Dónde estamos?...- le pregunto horas más tarde, y en medio de


una enorme pista de aterrizaje donde el aire es sofocante.
-EnDoha, capital de Qatar…-me detengo en mitad de las
escaleras del jet. Sonríe. Le abrazo, y beso una y otra vez-.Te
prometí que haríamos este viaje, juntos…¿lo recuerdas?
-¡Sí!
Hay entusiasmo en mi respuesta.
- Ven.
Descendemos. Freeman nos abre la puerta del coche. Subimos.
El aire acondicionado mitiga el asfixiante calor. Nos ponemos en
marcha tan pronto como los operarios cargan las maletas en el
maletero…
Estoy feliz, y muy contenta por hacer este viaje con mi marido.
Y así se lo hago saber. Me da un beso en los morros.
-Cuéntame algo sobre el país.
-Bueno…el gas y el petróleo han convertido alQatar en el país
más rico del mundo. Lo suficientemente como para gastar cerca
de doscientos mil millones de dólares en estadios e
infraestructuras. Esto que ves, es la pista de aterrizaje
delAeropuerto Internacional de Qatar…-señala-. Como has
podido comprobar el clima es bastante cálido, a veces, alcanza
los cuarenta grados. Por la noche, es cuando descienden las
temperaturas. En los últimos años el paisaje ha cambiado hasta
volverse irreconocible. Hay numerosas torres de vidrio y acero,
que se elevan cuando todo lo que ves era costa.
Me fijo en los majestuosos rascacielos a medida que nos
adentramos en la ciudad donde el nivel de vida es elevado. Los
coches de alta gama están al orden del día.
-Todo es ostentoso, no sé si acabaría por habituarme a vivir
aquí.
-Lo harías, pues nosotros los seres humanos tenemos esa
capacidad.
-Sí, supongo que tienes razón.
Admiro la ciudad, y sus gentes. Hay numerosos turistas
extranjeros visitando la ciudad.
-Existe un lugar que te encantará conocer.
-¿Cuál?
-"Souq Waqif", es el más antiguo de los mercados. Se fundó a
finales del siglo diecinueve, y fue renovado hace unos años, pero
conserva su estilo arquitectónico tradicional. Es uno de los
principales destinos turísticos de deDoha. En él puedes adquirir
ropa tradicional, artesanías y souvenirs. También cuenta con
varias galerías de arte, eventos y conciertos locales, incluso un
teatrollamadoAl Rayyan, con una capacidad de novecientas
ochenta personas.
-Estoy deseando verlo.
Agarra mi mano entre la suya, la besa apasionado.
-También, quiero que conozcas el"Corniche", unhermoso
camino que bordea la bahía deDoha, así como elMuseo de Arte
Islámico. Además te tengo preparada una sorpresa.
-¿De veras?
Lo afirma sin querer entrar en más detalles, aunque me
muero por saber qué me tiene preparado.
-Steel nos ha hecho una reserva en elGrand Hyatt Doha.Está a
veinte kilómetros de donde nos encontramos, y a pocos minutos
del centro financiero y comercial de la ciudad.Jaula Spa ofrece
tratamientos de masaje y spa en suites privadas, además de
baños de vapor, sauna y bañeras de hidromasaje; el
hotel,también cuenta con un gimnasio completamente equipado
y piscinas cubiertas y al aire libre. Seis restaurantes para
satisfacer todos los paladares, desde una comida informal
enThe Grillo una elegante comida tailandesa enIsaan,hasta
platos mediterráneos enRocca, que también cuenta con una
terraza al aire libre, y mucho más.
-Me gustará verlo, y disfrutarlo contigo.
Me abraza, y da un beso en el pelo.
Ciertamente, el hotel, en sí, es extraordinario. El lujo
predomina nada más cruzar la puerta principal. El hall es
inmenso. Los suelos de mármol brillan solemnemente al igual
que todo el mobiliario de madera. Las gigantescas arañas
prenden desde los altos techos, y dan efecto agraciado al lugar.
Una vez confirmada nuestra reserva, seguimos al botones.
Entramos los cuatro al ascensor. Mi marido me toca el culo. Le
doy un ligero manotazo. Finge seriedad. Al cabo ríe, le imito.
El elevador se detiene en frente de la suite residencial. Salimos
del ascensor. Freeman ocupa la de al lado. Alex inserta la tarjeta
electrónica en una ranura, la puerta se abre automáticamente.
El botones deja nuestro equipaje, mi marido le da la propina.
Inclina la cabeza en señal de gratitud, sale de la habitación
después de cerrar la puerta.
Me paseo por la sofisticada estancia, mientras mi marido
chequea su móvil. Hay un amplio salón en tonos verdes y
marrones con una llamativa mesa ovalada, y centro floral.
El dormitorio tiene una cama moderna con un armario
empotrado con puertas correderas en madera.
El baño en tono marfil es una pasada; posee bañera, y un
jacuzzi en cuyo borde hay varios frascos de sales. Hay toallas y
albornoces doblados en una estantería junto al lavabo.
Corro la puerta de la terraza, la cual ofrece las mejores vistas
del hotel. Alex me abraza, preguntándome si me gusta el hotel.
Le respondo que sí.
-¿Qué te apetece hacer?
Ladeo mi cabeza. Su labio roza mi mejilla, la cual besa. Adoro
estar entre sus brazos. No hay otro lugar mejor.
-¿Qué tal si pedimos que nos traigan algo para comer?
-Excelente elección, aunque yo había pensado en darle utilidad,
primero, al jacuzzi. Y luego almorzar.
Me giro. Y dejo que me desnude, me bese, y acaricie. Hago lo
mismo con él. Acabamos haciendo el amor en el jacuzzi.
La tarde la empleamos en ir a nadar a la piscina del hotel.
Hacemos unos cuantos largos, y unos cuantos selfies con beso
incluido.
Ya en la noche cenamos en la terraza de la suite. Finalizamos la
velada uno en brazos del otro, después de volver a darle rienda
suelta a nuestra pasión.
48
Me ha llevado a conocer el"Souq Waqif" donde no solo he
regateado, sino que he hecho excelentes compras, y tanto que
ha tenido que tirar de mi mano para sacarme de ahí porque
estaba en mi salsa.
Después del almuerzo, decidimos dar una vuelta por el único
parque de atracciones que hay en la ciudad. El Aladdin's
Kingdom, está situado en la exquisitazona deWest Bay.Alex y yo
parecemos dos niños grandes. Me acordé muchísimo de mi
familia, y amigos, especialmente, de mis sobrinas. No descarto la
posibilidad de traerlos aquí, algún día, porque sé que
disfrutarían como nunca.
Es en la tarde, cuando nos desplazamos alMuseo de Arte
Islámico. El centro se encuentra en una isla artificial en las
cercanías del puerto deDoha. La entrada es gratuita. Posee una
colección de inmenso valor histórico, compuesta por objetos de
cerámica, marfil, piedras preciosas, manuscritos, etc. que datan
de más de mil trescientos años de antigüedad. Me llamó mucho
la atención el edificio; es moderno e imponente. Y fue
construido por un arquitecto chino, llamado Pei Min Leoh.
Una vez de vuelta al hotel, Alex ha de atender una llamada
telefónica de su madre. Le dejo su espacio, mientras me
descalzo, y desnudo con intención de meterme en la bañera
para darme un baño.
-…adiós, mamá…-le oigo decir ami espalda.
Seguro que me está viendo el trasero, pero finjo que estoy
sola. Vierto un poco de sales, justo cuando me abraza por la
cintura. Me yergo. Echo la cabeza en su hombro, besa mi mejilla,
mientras su mano se hunde en mi entrepierna.
-¿Qué haces?
Frota ese punto sensible, que me vuelve loca.
-Iba…iba a darme un baño…¿me acompañas?
-Por supuesto.
Se aparta, y se desnuda en un santiamén. Su pene ha cobrado
vida. Entra a la bañera. Me extiende la palma de la mano. Se
sienta, me acomodo entre sus piernas. Toma la manopla. Vierte
gel en ella. Frota mi espalda. La sensación es gratificante, y muy
placentera.
-¿Te ha gustado el recorrido que hemos hecho hoy?
-Mucho, aunque podrías habernos quedado un poco más
en"Souq Waqif".
Ríe.
-Cariño, si nos hubiéramos detenido no habríamos podido
disfrutar las demás las excursiones, pero volveremos a ir antes
de que nos marchemos de la ciudad.
Me giro de golpe.
-¿En serio?...-asiente risueño.
Me lo como a besos.

La sorpresa que Alex me tenía reservada, consistió en una


magnífica excursión con guía incluido por el desierto de Khor Al
Adaid, llamado, también, ¨mar interior¨. Es un lugar lleno de
dunas de arena que rodean una bahía que forma el mar delGolfo
Pérsico, y que limita al sur con la frontera deArabia Saudí. Lo
pasamos en grande a pesar de las altas temperaturas. Alex se
cercioró de que comiésemos frutos secos, y más que nada beber
agua para no deshidratarnos. En el borde del desierto vimos
algunas tiendas de campaña árabes llamadasjaimas, donde
habitan los beduinos o eso me contó mi marido. Vi numerosos
camellos. Hicimos fotos, y filmamos cada bello instante como
recuerdo de nuestra estancia en tan maravilloso lugar.
Ya en el hotel, nos dimos un buen baño. Permanecimos en la
habitación, y pedimos que nos subieran la cena. Dormimos del
tirón porque por la mañana me llevó a"Souq Waqif",tal y como
me prometió. Luego pusimos rumbo a… ¡Dubái!
49
Esta vez, nos hemos alojado enEl Burj Al Arab, un hotel de seis
estrellas con una altura de trescientos veintiún metros. Está
situado en el mar, sobre una isla artificial localizada a
doscientos setentametros de la playa en elGolfo Pérsico, la cual
está conectada a tierra firme mediante una calle.
La suite asignada es impresionante. Me chiflan las vistas. De
hecho, saco mi móvil e inmortalizo el panorama. A mi familia, y
amigos les va a apasionar.
-¿Qué?
Alex me retira el móvil de las manos. Lo deja sobre la mesa del
refinado salón. Me lleva al pomposo dormitorio en tonos rojos y
dorados presidido por una cheslón, una armario empotrado. La
cama cuadrada posee un llamativo dosel.
-Parece la cueva de Aladino.
-¿Quieres que te muestre mi lámpara mágica?-Dice junto a mi
oído.
Mmmm…
-¿Puedo frotarla, y besarla?
-Puedes hacer lo que quieras con ella, nena…

Lo hemos hecho interrumpidamente, y tanto que apenas me


quedan fuerzas ni para mover un solo músculo de mi cuerpo,
pero quiere que vayamos a cenar.
-No sé si podré caminar.
-No seas quejica.
Introduce su lengua en mi boca. Vuelve a tomarme hasta que
nos volvemos a correr.
Abandonamos la cama minutos después. Nos bañamos, y
vestimos. Me maquillo, y me hago un favorecedor recogido. Alex
me mira maravillado. Nos hacemos un selfie besándonos. Le
limpio los labios con los dedos, ya que se ha manchado con
carmín. Salimos de la suite, y, ahí está Freeman esperándonos
en el pasillo. Tomamos el ascensor, coincidimos con otros
clientes de diferentes nacionalidades.
El elevador se detiene en la planta donde están los
restaurantes. Al parecerEl Burj Al Arab cuenta connueve, entre
los que destacan elAl Mahara, que es el que ha elegido mi
marido.
Me quedo atónita nada más entrar al comedor decorado en
tonos rojos.
-¿Estamos bajo el mar?
-Sí, señora. El hotel se concibió con ese fin…-me explica,
mientras el maître nos acomoda en las sillas-…se pretende
ofrecer a los clientes una vista subacuática a través de un vitral
en forma de acuario.
-¡Caray!
Me fijo en las distintas especies marinas. Uso el móvil para
hacer fotos. Y un vídeo con Alex como interlocutor.
-He de suponer que te gusta el lugar.
-Muchísimo. No lo habría imaginado ni en sueños.
Esboza una amplia sonrisa. El camarero toma nota del menú,
que mi esposo elije para ambos. Se retira.
-Hay otro restaurante llamadoAl Muntaha.Está localizado a
doscientos metros de altura, permite una vista general de la
ciudad deDubái, se tiene acceso a él a través de un ascensor
panorámico.
Debe de ser una pasada, pienso.
-¿Has almorzado alguna vez ahí?
-Muchas veces. Iremos mañana, si quieres.
-Creo que estás siendo muy generoso conmigo, pero me habría
conformado con haber ido aIsla Esperanza.Echo de menos a los
niños.
-Te prometí que haríamos este viaje, juntos. Disfrutémoslo,
mientras tanto.
-No pensé que fueras a hablar en serio-. Arruga la frente-. Era tu
secretaria.
-No mentí cuando te dije que me gustaba tu compañía.
-Pero…
-Admito que no estaba en mis planes enamorarme de nadie,
pero te conocí, y algo en mi cambió. Quiero pasar el resto de mis
días contigo, y seguir siendo feliz a tu lado. Nada me complace
más.
¡Qué romántico!
-No tengo mucho que ofrecerte salvo todo mi amor y
admiración…-le digo humildemente.
Se siente bendecido dice.
-No solo me has dado amor, sino que me has regalado una vida
nueva donde no falta la risa, y la complicidad entre nosotros.
Nada tendría sentido si no estás conmigo.
¡Qué hombre!
-¡Oh, Alex!
Coge mi mano, la besa sin importarle que haya comensales
mirándonos.
- Te quiero, nena.
-Yo a ti, más.
El camarero acaba de servirnos las bebidas, y la humeante
comida.
-Huele muy bien…¿qué es?
-Machbous, una especie de risotto condimentado con marisco.
Pruébalo.
Lo hago, él también.
-Está bueno.
-Sabía que te gustaría. No veía cuando mostrarte toda esta
grandeza.
Le miro con ternura.
-Y lo has hecho, y te aseguro que estoy muy contenta, pero ¿por
qué no fuiste a verme cuando volviste deQatar?
-Seguía enfadado con mi madre por cómo te habló…-toma un
trago de vino-.Antes de que se me olvide. Hablé con ella sobre lo
sucedido con el patán de Brame. Dijo que te insistió en que
bailaras con él, pero fue para que te despejaras ya que sentía
que te estabas aburriendo.
Pero ¿cómo puede mentirle a su hijo? ¡Será bruja!
-María y yo estábamos muy animadas. Prueba de ello fue la foto
que te envié.
Suspira, estoicamente, pues sabe quién es, realmente, su
madre.
-Si…sé que esperabas que dijera unas palabras el día de nuestro
enlace.
-Bueno, me habría conformado con que hubiera hecho el
intento, pero no pudo ser.
-A veces suele cerrarse en banda, pero ha de aprender a
quererte, y a aceptarte como a una hija tal y como me prometió.
Dejo los cubiertos. Le miro escandalizada.
-No…no puedes obligarla a hacer algo que no siente.
Mi respuesta ha hecho que se remueva en la silla, ya que
intuye que no va a darse el caso. Sencillamente su madre
porque me odia.
-Claro que puedo. Los dos nos queremos con locura, ¿qué
pruebas necesita para dar el paso?
Ninguna, salvo idear un plan con el que poder separarnos. Ahí,
seguro, que se emplearía a fondo.
<<Lo de Brame es sólo una anécdota me advierte mi conciencia.
-Supongo que le cuesta aceptar, que eres un hombre casado, y
que compartes tu vida con otra persona. Muchas madres, no
asimilan que sus hijos vuelen del nido.
-Pues que vaya haciéndose a la idea, o tendremos un serio
problema.
Su semblante ha adquirido una expresión huraña.
-No digas eso.
-Es lo que siento.
-Pero es tu madre, y no me gustaría que hubiera conflictos entre
vosotros por culpa mía
Pero ¿por qué tengo el presentimiento de que pronto los
habrá?
-Ella y yo siempre hemos tenido nuestras diferencias, pues
ambos tenemos el mismo carácter. De modo que no te sientas
culpable por nada de lo que pueda suceder.
Lo dice para tranquilizarme, pero de poco le sirve, pues esto
va a traer cola, o si no al tiempo.
Seguimos cenando, pero, esta vez, en silencio.
-¿Te he contado que Andrea va a vender su apartamento a
Linus?
-…no…-dice aclarándose la voz.
Es tan guapo mi Lucifer.
-Ella y Eddy han roto su relación. Ya no son pareja.
Se queda a cuadros.
-¿Por qué? ¿Qué ha pasado?
Se lo cuento.
-Y lo triste de todo es que Claire va a estar en medio de una gran
refriega familiar.
Alza una ceja.
-¿Claire?
-El bebé que Andrea espera es niña. Va a llamarse como su
abuela materna. Creí que te lo había contado.
-No, que yo recuerde.
¡Qué raro!
-Puede que no me hayas oído, o que estuvieras distraído con
algo cuando te lo conté.
Niega con la cabeza.
-Si algo poseo es una muy buena memoria. Además me fascina
es oírte hablar…-ha logrado sacarme los colores-. Y ¿dónde
piensa vivir Andrea?
-En un principio con sus padres hasta que dé a luz…-nos
limpiamos la comisura de los labios al mismo tiempo. Tomo un
trago de vino. Fija la mirada en mí-. Luego tiene previsto
mudarse con Claire a un apartamento pequeño.
-Claire…me gusta como suena.
-Y a mí, aunque a Eddy no le hizo ninguna gracia. Quería que su
hija se llamara como su madre, pero Andrea no quiso.
Discutieron y todo.
-Eso es algo habitual en las parejas. Cada uno quiere un nombre
para el bebé, y, casi, nunca se llega a un consenso.
Me imagino a nosotros en semejante circunstancia, y la
sensación es tremenda por varios motivos, especialmente,
porque pondría el grito en el cielo por la noticia del embarazo,
en sí.
-En el caso de Andrea es distinto. Los Preston no la han tratado
bien. Luego tiene todo el derecho de elegir el nombre que desee
para su hija.
-Sí.
-A mí me gusta mucho el nombre de Charles, y ¿a ti?
No responde sino que hace una señal al camarero para que le
traiga otra botella de vino. De hecho, cambia de tema, lo cual me
molesta.
-¿Sabías que mi abuelo desempeñó varios oficios antes de abrir
su primer negocio? Fue jardinero, camarero, incluso taxista en
Kazán. Mi abuela Anna decía que era un trabajador infatigable-.
Me quedo callada, y pensativa-. ¿Has oído lo que te acabo de
decir?
-Oh, sí.
-¿Qué te pasa?
-Nada.
-¿Estás segura?
Me recompongo del disgusto.
-Sí. Continúa, por favor.
-…pues como te iba contando tuvo varios empleos. Con el
tiempo abrió su primer negocio: una panadería. La abuela Anna
le ayudó en todo…-explica orgulloso-. Mi abuelo se convirtió en
un destacado empresario, pues levantó un imperio con muy
poco capital. La abuela y él sufrieron muchísimo cuando vieron
que todo cuanto habían estado construyendo iba a irse a pique
por culpa de su administrador…-¿acaso no fue un amigo
inversor, quien lo estafó tal y como me dijo Linus?- El tipo hizo
muy mal las cuentas, y sin que mi abuelo lo quisiera contrajo
numerosas deudas con los bancos, las cuales tuve que hacer
frente nada mas heredar lo que me asignó. Vendí lo que
quedaba de sus propiedades, y subasté su colección de coches
antiguos, y relojes, pero era insuficiente. Mama me cedió todas
sus joyas, y los cuadros que tenía. No fue al año siguiente
cuando mi familia y yo, salimos adelante.
Sus palabras destilan tristeza.
-Me hubiera gustado conocer a tus abuelos.
-Y ellos a ti, también. Les habrías caído en gracia.
El maître trae la botella de licor. Vierte su contenido en sendas
copas. Retira los platos.
-¿Qué fue del administrador?
-Murió de un ataque al corazón no hace mucho.
Vaya.
-Tiene mérito, que hayas rescatado un imperio en ruinas. Tus
abuelos deben de sentirse muy orgullosos de ti.
Se ha sonrojado.
-Gracias, pero fue cuestión de mucho trabajo, y sacrificio. No
podía permitir que se perdiera todo lo que él amaba.
-Me lo imagino, aunque ¿cómo conocisteis a Mark y a Crowe?
El camarero acaba de servirnos el segundo plato. Esta vez,
degustoHarees, pasta de harina de trigo y cordero.
-¿Te gusta?
Niego con la cabeza. Me percato en lo que está comiendo
Freeman, el cual ocupa la mesa de al lado.
-¿Qué es?
-Mehalabiya, flan con pistachos, perfumado con agua de rosas.
-Quiero probarlo.
Hace una señal al camarero.

Volvemos a la suite de madrugada.


Emito un bostezo nada más cruzar el salón. Me descalzo,
mientras Alex cierra la puerta. Dejo el clutch sobre la mesa de
cristal. Me desvisto quedándome solo con las braguitas
transparentes. Voy directa al baño, donde me desmaquillo
frente al iluminado espejo. Me lavo los dientes. Alex se coloca
detrás de mí. Está igual de desnudo que yo, pues puedo sentir su
erección rozando mi trasero. Besa mi cuello, acaricia mis pechos
firmes, y redondos. Me hace girar para poseerme junto al
mueble del lavabo, mientras me aborda un innato deseo de
querer ser madre.
50
Hemos desayunado en la suite.
Nos hemos duchado juntos, y hemos salido a pasear por la
ciudad.
Alex ejerce de guía turístico.
Hemos visitado cierta galería de arte. Luego decidimos
recorrer varias boutiques de lujo, así como las instalaciones de
un parque temático donde nos montamos en una enorme
montaña rusa. Casi me iba a dar algo de la misma impresión.
Nos hemos desplazado aJumeirah Open Beach.Es una playa
pública, la más extensa deDubái; abarca desde el Dubái Marine
Beach Resort hasta el Four SeasonsHotel. Se trata de un
animado boulevar lleno de skaters, ciclistas y corredores. La
playa tiene duchas, y aseos, pero, también hamacas y sombrillas
para alquilar. Los kioscos venden bebidas, aperitivos, y helados,
los cuales degustamos solo para reponer fuerzas.
Concluimos nuestro paseo almorzando en el lujoso palacete
del jequeAbu Bin Saleh, uno de los clientes habituales de mi
marido, y con el que le une una estrecha amistad. Me he
cubierto el pelo con un velo. He conocido la extensa familia del
jeque, así como a su hija, la princesa Amina; una adolescente de
dieciséis años, comprometida con el hijo de un socio suyo, el
jequeMahmoud Bin Khaled . La joven es una belleza de ojos
negros, y piel morena como sus hermanas. Todas ellas casadas
con importantes empresarios de la zona. La chica habla tres
idiomas: árabe, francés e inglés, pero no deja de ser una
adolescente llena de sueños e inquietudes.
Es a las siete de la tarde cuando, finalmente, volvemos al hotel
para al día siguiente partir hacia lasIslas Seychelles donde
pasamos una semana de lujo, y en la que me percato que aún no
me ha bajado la regla.
51
Alex ha cancelado su agenda, y ha preferido seguir disfrutando
de un merecido descanso, aunque desde que hemos llegado de
viaje, su madre no lo ha dejado respirar. La ha acompañado a
casi todos los lados, incluso a elegir un mueble para el cuarto de
baño. Algo de lo que no he quejado, pues prefiero mantenerme
al margen solo para evitar cualquier clase de enfrentamiento
con la susodicha; no por temor sino por respeto a mi marido.
No he hablado con nadie de mi retraso, ni tan siquiera con
Linus. Raro en mí, aunque sé que un test me sacaría de toda
duda, pero no me he tenido el coraje para dar el paso. Así que
me he limitado a relajarme en compañía de los míos, y la de mis
amigos. Andrea le ha vendido la casa a Linus. Me alegré por
ellos. Si cabe, volví a sorprenderles con más regalos. Todos
quedaron encantados, y muy agradecidos. En cuanto a Natasha,
esta vez, no le he comprado ni un alfiler. Ha sido su hijo quien la
agasajó con un espléndidoCartierde oro blanco, y diamantes,
que, al parecer, le extasió.
-¿Emme?
-Aquí, en el vestidor.
Mi marido asoma con su mejor sonrisa. ¡Es tan guapo!
-¿Qué haces?
-Deshacer el equipaje.
-Creí que lo habías hecho cuando llegamos.
-Me entretuve con otras cosas…-me da un beso en la boca-. ¿Qué
tal la mañana con tu madre?
-Bien. Ahora quiere cambiar la decoración de uno de los
salones-. Le veo rebuscar en el armario la ropa de deporte. Le
pregunto a dónde va-. Freeman me espera para entrenar.
Se desnuda, y viste. Se ata los cordones de las zapatillas con
rapidez.
-No me esperes para almorzar. Te quiero.
-Y yo a ti.
Se ausenta después de darme un otro beso.
Cuelgo el último vestido en la percha. Guardo las maletas, el
neceser, los zapatos, y es cuando me decido a dar el paso. Sí,
¿por qué no? Me digo envalentonada.
Rebusco en los bolsos el predictor que Linus me compró
aquella vez. Doy con él, pero necesito el apoyo de alguien, y qué
mejor que la presencia de mi querido amigo. Salgo del vestidor.
Tomo asiento en el filo de la cama. Cojo el móvil, marco el
número de teléfono de mi amigo.
Un tono.
Dos tonos…
La puerta del dormitorio se abre. ¡Mierda! ¡Es Alex! Y ¡yo con
el predictor en la mano! ¡Joder, joder! Lo guardo debajo de la
almohada. Cuelgo.
-Olvidé el móvil en la chaqueta…-dice yendo al vestidor.
Regresa, segundos después. Se despide de mi con otro beso.
Cierra la puerta.
Resoplo aliviada. Linus me devuelve la llamada. Descuelgo.
-¿Me llamabas, amor?
-Sí, ¿puedes hacerme un favor?
-Claro…¿de qué se trata?
Alex vuelve a entrar al cuarto…¿qué habrá olvidado esta vez?
Linus me habla al otro lado del hilo telefónico, pero no le
escucho pues mi marido se ha acercado a mí.
-¿Qué?
Se ha inclinado. Rebusca debajo de la almohada. Da con el
predictor. Cuelgo azorada. Linus me vuelve a telefonear.
-Luego te llamo…-suena su Samsung. Lo apaga directamente.
Espera que le dé una explicación-.No es lo que crees.
-¿Ah, no?...-se me da fatal mentir, y él lo sabe-…vi cómo lo
guardabas.
-Iba a tirarlo a la papelera…-se lo arrebato de la mano, y ejecuto
la acción- …ves, ya está. Freeman debe de estar esperándote. No
la hagas esperar.
Esbozo una sonrisa conciliadora, que él elude gravemente.
- ¿Con quién hablabas por teléfono?
-Con…con Linus. Sí, con él para charlar de nuestras cosas.
-No me mientas.
-No lo hago.
-Pues hazte el test.
-¿Qué? ¡No! ¿Por qué?
-Porque presiento que tienes un retraso, y por eso has
telefoneado a Linus…-pestañeo ruborizada…-…además has
estado algo rara, así que hazte el test.
Soy incapaz de mover un solo músculo de mi cuerpo. La
impaciencia le puede, y tanto que va a buscar el jodido cacharro.
Me lo da. Rehúso cogerlo.
-¡No voy a hacerme ningún test, así que no insistas!
-¡Claro, que te lo harás!
¡Hala! Se ha puesto a leer en voz alta las instrucciones de uso.
-…sacar la tira de prueba del envase sellado. Introducir la tira
en la orina durante al menos 5-10 segundos con la flecha
apuntando hacia la orina. Importante: Asegurarse que la orina
no sobrepase la línea máxima, ya que en tal caso la prueba no
resultará correcta. Retirar la tira de la orina y colocarla en
posición plana sobre una superficie limpia y no
absorbente. Esperar a que aparezcan las líneas rosas teñidas. El
resultado se podrá observar dentro del tiempo de reacción
completo de 5 minutos. No se deben tener en cuenta los
cambios que se produzcan después de 5 minutos…- alza la
vista:-¿sabrás hacerlo?
-¿No ibas a entrenar con Freeman?...-le pregunto tomando el
dichoso predictor de su mano.
-He cambiado de parecer…-me dice circunspecto-. Ve al baño, y
mea. ¡Ahora!
¡Joder!
-Vale, pero, no entres hasta que yo te lo diga.
Mi corazón es un tambor de hojalata. Creo que se me va a salir
del pecho. Miro el maldito cachivache, y me dan ganas de
arrojarlo a la papelera, otra vez. Inspiro y suspiro…una y otra
vez, para apaciguar mis nervios. Don Impaciente aporrea la
puerta diciéndome que es para hoy.
-Ya voy…-resoplo.
Me ordena que no lo haga.
-¡Date prisa!
Me tiemblan las manos.
Me bajo las bragas. Me las subo de sopetón. Sollozo pero de la
misma tristeza.
-¿Qué…qué pasa?...-me pregunta girando el pomo de la puerta
cerrada-¿por qué está cerrada la puerta? ¡Ábrela!
Lo hago. Me mira disgustado y angustiado.
-¿Qué… qué pasa? ¿Por qué lloras?
Ha palidecido.
-Negativo.
Alex toma el predictor.
-¿Cómo puedes afirmarlo si no te has hecho la maldita
prueba?...-exclama estupefacto.
-No ha hecho falta. Me acaba de bajar la regla del mismo
sobresalto- le digo frustrada.
Él, en cambio, respira tranquilo.
52
Precinto la última caja con ropa, que entrego a Grace para que
la baje a recepción donde están las restantes.
No, no voy a irme de casa, por más que siga enfadada con mi
marido, sino que María me ha telefoneado para participar en el
mercadillo solidario que ella, y Natasha llevan a cabo por estas
fechas. No he dudado en aceptar, porque siempre me ha
gustado este tipo de iniciativa.
Mi móvil vibra sobre la cama. Lo cojo. Es un whatssap de Alex
en el que me comunica que vendrá tarde a casa. No respondo,
sino que opta por llamarme. Entorno los ojos.
-¿Has leído mi mensaje?
-Sí.
-Y ¿por qué no me has contestado?
-Porque iba a bañarme, y salir luego.
-¿Salir? ¿ A dónde? ¿Con quién?
Otra vez el dichoso interrogatorio.
-He quedado con María a las cuatro.
- ¿Qué María?
¡Uff!
-María Crowe. Me llamó en la mañana para participar en el
mercadillo solidario que tu madre y ella llevan a cabo.
-Y ¿no te ha avisado mamá, primero?
-No, pero da igual.
Cuelga. Dejo el móvil sobre la cama, porque igual no hay
cobertura. Busco en el vestidor algo para ponerme. Me
desnudo, justo cuando el celular suena. Es un número oculto.
Descuelgo, y pregunto quién es.
-Natasha…-aclara su voz-. Acabo de hablar con María. Tobías
pasará a recogerte a las cuatro.
Cuelga sin tan siquiera darme la oportunidad de responder.
Me baño, mientras intento asimilar que he de compartir al
tarde entera con Natasha, quien, posiblemente, ansía mi cabeza,
pues cree que manipulo a su hijo, pero no es así.
Me visto, y bajo al salón para luego almorzar con Grace en la
cocina. Ha preparado estofado de ternera con verduras. Ella y
charlamos animadamente. He descubierto que ha dedicado su
vida a su familia.
-Me habría gustado casarme y tener hijos, pero ellos me
necesitaban. Mi padre nos abandonó por otra mujer. Mi madre
nunca lo superó al igual que la muerte de mi hermano.
Toma un trago de agua.
-¿Qué le pasó?
-Murió a manos de un desalmado.
-Lo siento-. Sus ojos condensan dolor, y una irrefutable rabia-
.¿Detuvieron al culpable?
-No…- dice poniéndose en pie para recoger la mesa. Es evidente
que le incomoda hablar del tema…- la justicia no es igual para
todos.
Tiene razón.
-Mi marido podría hacer algo al respecto, ¿quieres que hable
con él?
Se gira de sopetón. Sus ojos denotan furia, y molestia. Al cabo,
sonríe.
-Los Crawford, y, sobre todo, los Gilmore han hecho mucho por
mi familia…-hace una pausa. Veo que consulta su reloj de
muñeca-…si no te aligeras llegarás tarde a tu cita con la señora
Natasha.
-¡Oh, Dios!
Salgo como un rayo de la cocina. Subo las escaleras. Me lavo
los dientes en el lavabo. Me recojo el pelo en una coleta. Tomo
mi bolso en el que guardo un pequeño neceser.
Natasha llega a la hora prevista. Esta vez ni me mira. Es
evidente que no nos llevamos, pero no nos queda más remedio
que soportarnos por el bien de Alex.
Somos unas de las primeras en llegar junto con María, quien
me saluda, y da las gracias por participar. Me va poniendo al día,
mientras Natasha va a su aire. Poco a poco van apareciendo
diferentes personalidades que, también, quieren cooperar. A
ellos, sí que se une Natasha. Ríe, y bromea de un modo que me
estresa. María, en cambio, trata de que esté lo más cómoda
posible, lo cual agradezco.
Las puertas de la enorme nave se abren al público sobre las
cinco de la tarde.
El carisma de Natasha atrae a un amplio grupo de
compradores, quienes hacen cola para fotografiarse con ella. No
en vano, vuelve a ser el alma del evento al llevar a cabo una
masiva venta.
Hay un instante en que he de ira al baño. Se lo digo a María.
Tomo el neceser, y me pierdo entre la gente. Tengo la suerte de
que el baño está despejado. Algo muy inusual. No obstante,
aprovecho para hacer pis. Me aseo con una toallita húmeda, que
deshecho en la papelera. Me subo las bragas, y el pantalón del
chándal. Tiro de la cadena de la cisterna del wáter. Abro la
puerta del baño, y…ahogo un grito de terror cuando veo a
¡Viktor! Luce barba, y una gorra usada de beisbol. Su aspecto es
aterrador. Me hace una señal para que me calle. Mira por la
puerta de entrada. La cierra, finalmente. Se gira, y avanza hacia
mí en un gesto feroz. ¡Mierda, el spray de pimienta!
Pronto el pánico se adueña de mí, pues sé cuáles son sus
intenciones. Le esquivo para abrir la puerta y escapar, pero me
atrapa, y empuja contra el alargado lavabo, cuyo filo se clava en
mi costado. Emito un quejido. Se abalanza sobre mí. Me coge del
cuello.
-Sé que el cabrón de tu marido me ha denunciado. Ahora sabrá
lo que es bueno.
Apesta a alcohol.
-¡No!...-exclamo con voz estrangulada.
Me da una bofetada, que me tira al suelo. Toso reiteradamente.
Mis ojos se llenan de lágrimas, pues me siento perdida. Se
agacha.
-No…no me hagas daño, por favor…- sollozo.
Se mofa de mi timbre de voz.
En ese instante, me acuerdo de la gente que quiero, sobre todo
de mi padre, y rezo por que Dios me ayude, y proteja, pues el
cabrón me acaba de dar un puñetazo, que me deja k.o.

Alex me abraza cuando hace unas horas la ira amenazaba con


destruir su existencia, pues ha ordenado a Freeman, y a sus
hombres que busquen a Viktor, y que lo traigan ante él. No
quiero pensar en cómo acabará esto, ya que fue el agente Brian
quien derribó la puerta del baño al ver que tardaba en salir. Me
encontró tirada en el suelo e inconsciente, mientras Viktor huía
por una de las ventanas, o eso me ha contado mi marido, pero sé
que hay algo más que no quiere que sepa, y que me aterra si ello
llegara a ser cierto.
Aprieto la bolsa de hielo contra mi mejilla, y labio para que
baje la hinchazón. No he avisado a mi familia, ni a mis amigos,
más que nada porque sé que Scott no va a quedarse con los
brazos cruzados, ni Linus.
Anna no ha telefoneado a mi marido. He de suponer que no
sabe nada de lo que ha pasado, porque lo que es Natasha, sin
comentarios.
María me ha llamado para saber cómo estoy, le he dicho que
estoy bien, pero no es así. Tengo un gran nudo en la garganta,
aunque lo disimulo para no avivar más el fuego.
-Pagará por lo que te hizo, te lo prometo, pero ahora intenta
descansar…-me aconseja.
Me dejo llevar por sus atenciones, pues ha tomado uno de los
cojines del sofá. Dejo la bolsa de hielo en la bandeja, junto a la
tila que me ha preparado. Me duermo vencida por el cansancio,
y la emoción.

-Un poco tarde ¿no crees?- Oigo decir horas después.


-Hijo, yo…
-¡No soy tu hijo! ¡! Así que lárgate de mi casa!!
-Alex, no…-murmuro incorporándome.
Llega de prisa y corriendo a mí. Natasha nos mira aguantando
el tipo.
-¿Estás bien?…-asiento. Repara en mis labios resecos-…te traeré
algo para beber.
Se ausenta, eludiendo la mirada triste de su madre, la cual veo
que se aleja cabizbaja. Le pido que se quede. No me responde.

-¿Qué?...-deja los cubierto sobre el plato, incapaz de soportar mi


mirada.
Tomo su móvil, lo pongo delante de él.
-…sé que estás enfadado, y todo lo que tú quieras, pero no deja
de ser tu madre.
No quiere ni que la mencione. De hecho, se levanta de la silla.
Sale de la cocina, mientras intento ver el modo de que madre e
hijo arreglen sus diferencias. Algo que otra en mi lugar no haría.
53
Viktor escapó, anoche, de uno de los agentes, que lo localizó,
casualmente, en un bar de la ciudad. Ello ha enojado muchísimo
a mi marido, quien ha tenido que salir, urgentemente, con
Freeman.
Grace se ha ofrecido a hacerme compañía, pero he rehusado
amablemente. Quiero estar a solas con mis penas, mientras rezo
porque no capturen a ese miserable, más que nada por las
consecuencias que ello va acarrear si cae en manos de mi
esposo.
Linus me ha telefoneado para saber cómo estoy. Al final, me ha
podido la emoción, y he acabado por contarle lo que ha pasado.
No ha dudado en venir a verme. Me abraza compungido. Repara
en mi labio, y mejilla morada. No puede dar crédito a lo que me
ha hecho ese malnacido. Toma asiento a mi lado.
- Y ¿dices que ha huido…?
-Sí, y así lo prefiero- Linus no puede creer que diga eso-…me
aterra que Alex cometa una locura.
Linus se santigua.
-Esperemos que no, pero el tipo merece que le den una buena
tunda. Así aprenderá a no agredir a nadie y menos a una mujer.
Si Scott te viera, también, querría matarlo. Bueno, hasta yo lo
deseo.
Me asusta eso mismo.
-No se lo digas a nadie.
-Será nuestro secreto…aunque, ¿por qué coño tu escolta no
entró antes al baño?
-Hizo lo que pudo.
Linus cree que no.
-¡Podría haberte matado!
-Lo sé, pero no puedo dejar de pensar en que habrá hecho
conmigo mientras estaba inconsciente. Eso es algo que me
atormenta.
-¿Crees que ese cerdo abusó de ti?
Asiento, desgarrándome por dentro, porque no hago más que
pensar en ello, una y otra vez como si no tuviera nada mejor que
hacer.
-¿Se lo has preguntado a tu marido o al agente Brian?
-No, pues me aterroriza descubrir que sea cierta mi conjetura.
Linus me mira preocupado.
-…A ver ¿tienes el número de tu escolta?
Parpadeo ante el ataque de impulsividad de mi amigo.
-No, no lo tengo, y no quiero que se lo preguntes. Hablaré de ello
con Alex tan pronto como pueda.
-Como quieras, pero, pase lo que pase, no te vengas abajo, sino
que sé fuerte… ¿vale?
-Como si ello fuera fácil, Linus.
-No lo es pero has de intentarlo. Sabes que me tienes.
Me da un achuchón. Guarda silencio para luego decir:
-A veces no entiendo cómo la vida se ceba con personas tan
nobles, mientras cabrones como Viktor salen ilesos de sus
fechorías.
Hasta yo lo pienso.
-Supongo que estarán acostumbrados a expandir el mal. Se
nutren de él y del dolor ajeno, y lo cierto es que comienzo a
estar harta de toda esta situación.
Linus hace una mueca de disgusto. Mas me da su apoyo como
siempre viene haciendo. Algo que me reconforta, en parte.
-…ser la esposa de Alexander Crawford te está pasando factura,
y la verdad es que no sé cómo va a acabar toda esta mierda,
porque lo dos merecéis ser felices…-dice con una gran
inquietud-…por cierto, la semana que viene nos mudamos al
nuevo apartamento.
-Oh, vaya, esa es una buena noticia.
-Bueno, después de esto, no sé si tendré cuerpo para mudanzas.
-No te preocupes por mí, estaré bien.
Quiere creerme, pero no es capaz dada la gravedad de los
hechos.
-Eso espero…ven, vayamos a la cocina. Te vendrá bien una taza
de tila.
Seguimos charlando de nuestras cosas.
Linus se ofrece a preparar la cena, momento que aprovecho
para llamar a mi marido para saber cómo está. Dice que en casa
de Crowe, y que no tardara en regresar a casa. Quiero creer que
es cierto, y no repateando la ciudad en busca de aquel
malnacido.
54
-¿Por qué me haces esa pregunta ahora? ¿Acaso no te la he
respondido en su día?...-elude mi mirada, mientras intenta
hacerse el nudo de la corbata frente al espejo del lavabo.
Esta imponente con unPrada negro. Esta noche le entregan un
premio por su fructífera trayectoria profesional, y quiere que le
acompañe. Llevo un vaporoso vestido de pedrería deArmani
con cristales de Swarovski. Los zapatos y el clutch son de la
misma firma. Me he hecho unas hondas en el pelo. El maquillaje
es sencillo: base natural, coloretes, párpados ahumados, labios
pintados de rojo, pero sigo igual de preocupada que hace una
semana.
-¡Maldito nudo!
Me ofrezco a hacérselo tal y como hacía con mi querido padre.
-Necesito saber qué pasó, realmente, Alex.
Comienza a irritarse, ya que, no quiere recordar lo que pasó
porque le remueve el estómago. Y sé que no descansará hasta
dar con el muy condenado.
-No pasó nada de lo que tengamos que lamentar salvo que te
agredió, y pagará por ello.
Sigo sin creer que sea así.
-Pues, por tu actitud de esta semana me atrevo a pensar todo lo
contrario.
Frunce el ceño.
-¿Qué quieres decir?
-Te ausentas cada dos por tres. Apenas hablamos, y no hemos
vuelto a intimar desde que volvimos de viaje.
Me mira como si estuviera loca. Algo que me desespera.
Esta vez, no me replica sino que sale del baño con pasos
ligeros. Le sigo con la única esperanza de que me diga la verdad,
por muy dolorosa que sea.
-…me sorprende que, después de todo, te preocupes en que no
hablamos ni follamos como antes, cuando lo alarmante es que
hay un cabrón desalmado suelto, y no hay modo alguno de
atraparlo, porque se escurre como una rata.
Vale, tal vez, le he dado importancia a algo sustancial.
-Te he notado raro conmigo, y quería que lo supieras. Eso es
todo.
Su rostro es inescrutable.
-Lo creas o no, últimamente, mi mente anda ocupada en cosas
mucho más relevantes que echar un polvo o en charlar…-me
espeta.
Eso ha sido un golpe bajo.
-¡Ya veo!…-le digo airadamente.
Me despojo de los pendientes de diamantes, que le entrego en
mano. Los mira confuso. Me descalzo, sin apartar la mirada de
él. Tiro el clutch sobre la cama.
-¿Qué…qué coño haces? Vamos a llegar tarde.
-Ahora que lo dices, yo, también, tengo otras cosas en qué
pensar en vez de acudir a un evento donde no conozco a nadie.
No me responde sino que sale dando un gran portazo.
55
Grace ha llamado en la mañana temprano para decirme que se
encontraba indispuesta, y que no podía venir a trabajar. Le he
deseado una pronta mejoría.
Me he puesto a desayunar sola porque el guapo no ha dormido
en casa. Los motivos pueden ser muchos, pero rezo porque esté
bien, ya que le he llamado, pero tiene el celular apagado. Le he
dejado un mensaje de voz. Espero que me conteste lo antes
posible, porque no puedo con la zozobra.
No obstante, mantengo la mente ocupada en las tareas del
hogar. Hago los baños, los dormitorios, la cocina. Paso la
aspiradora por la alfombra del salón. Friego el suelo.
Sofoco el calor con un buen baño. Me visto con unos
pantalones cortos de deporte, y una camiseta básica blanca. Me
calzo mis hawaianas. Bajo al salón después de secarme el pelo
con el secador. Pego un respingo nada más oír pasos por el
pasillo. Cojo un candelabro de plata.
-¿Quién anda ahí?
-Yo…-dice el guapo con voz casi inaudible.
Dejo el candelabro en su sitio. Y finjo serenidad.
Lucifer lleva el nudo de la corbata aflojada. La chaqueta cuelga
de su antebrazo. Agarra el premio con la otra mano. Se ve que
no ha dormido en toda la noche. A saber la juerga que se ha
pegado, pero ¿con quién?
-Vaya, al fin das señales de vida.
-Ahórrate el sarcasmo, pues no estoy de humor…-murmura con
una resaca de narices.
-Y…¿se puede saber de dónde vienes?
Deja la chaqueta sobre el respaldo de una de las sillas. Deposita
la placa conmemorativa sobre la mesa.
-¿Quieres bajar el tono de voz? Me duele la cabeza.
Se echa en el sofá. Se masajea las sienes.
-Eso te pasa por beber como un cosaco.
-No he bebido es solo que no he dormido.
Peor aún, pienso.
-Y ¿por qué nos has dormido?
No me quiere contestar. Insisto.
-Freeman cree que Robert tiene escondido al cabrón de su hijo
en alguna habitación blindada de la casa. Así que anoche recogí
el premio, y fuimos a montar guardia hasta la mañana de hoy.
-Y ¿visteis algo?
-Solo a tía Anna sacando la basura a altas horas de la noche,
mientras el gandul de su marido dormía a pierna suelta.
Me siento a su lado. Tiene un aspecto feroz. Su ropa está
impregnada a tabaco.
-¿Has fumado?
Frunce el ceño.
-No sino Freeman hace un rato.
Se levanta. Sube las escaleras. Le sigo al dormitorio.
-¿Crees que salga de su escondrijo?
-No lo sé.
Se descalza. Arroja el Samsung sobre la cama hecha. Se
desnuda. Va directo a la ducha. Corro la mampara minutos
después. Le cambio la temperatura del agua a muy fría. Brama.
-¿Te has vuelto loca?...-dice enjabonado de pies a cabeza.
-Por si no lo sabías el agua fría es eficaz para la resaca.
Corro, de nuevo, el cancel.
Voy a la cocina. Sintonizo la radio pequeña de Grace. A veces,
me gusta escuchar música, mientras cocino.
Tomo la bandeja del horno para asar unos pimientos,
momento que aparece Lucifer, ataviado solo con la toalla, viene
con ganas de discutir.
-¿Te crees muy lista, verdad?
Le miro, y acabo riendo, él no. Me saca de la cocina.
-He de preparar la comida.
No me hace caso sino que acabo bocabajo sobre su regazo
como aquella vez. Me descalza. Me baja el pantalón y las
braguitas. Frota, insistentemente, mis nalgas.
-¡No lo hagas!
-… ¡oh, sí! Te recuerdo que me dejaste tirado anoche.
-No era mi intención, pero no me gustó que me hablaras en ese
tono.
Me hace de girar, y sentar en su regazo. Respiro relajada, aun
cuando su mano se pierde entre mis muslos. Me asalta una
placentera sensación al sentir el que roza mi sexo.
-Me apetece follarte durante tres días seguidos como
compensación.
-¿Qué?
-O eso o no podrás sentarte en una semana; elije.
Me decanto por la primera elección, ¡claro está!
-Por cierto, nunca se me ocurría ponerte la mano encima.
-Al…-me silencia con un beso húmedo antes de poseerme por
completo.
56
-¿Estás bien?-Me pregunta Andrea.
Ambas hemos salido a almorzar.
Pestañeo sacudiéndome el sopor que me invade. Admito que
he estado dando cabezadas, y todo por culpa del depravado de
mi marido, que no me ha soltado en ¡tres días seguidos! No solo
tengo agujetas por todo el cuerpo, sino un sueño atroz.
-Sí…-digo aclarándome la voz.
Mi amiga duda de ello.
-Es como si no hubieras dormido en días.
Casi espurreo el refresco. Andrea se limpia la comisura de los
labios. Bebe un trago de agua.
-¿Todo bien con Alexander?
-Sí.
-Me alegro. Yo, en cambio, no puedo decir lo mismo con el que
tú ya sabes.
-¿Qué ha hecho esta vez?
-Quiere que le dé una oportunidad, y de paso que retire la
denuncia interpuesta a su madre.
Esto es colmo.
-¿Se ha vuelto loco?
-Yo creo que se ha dado cuenta que acabará solo. Sus padres no
le van a durar eternamente.
-Pues él lo ha querido así, aunque ¿qué piensas hacer?
Andrea pone cara de circunstancia.
-Nada. Continuar con mi vida, lejos de esa odiosa familia.
¡Gracias a Dios!
- Por un momento creí que cederías a su petición.
Se lleva a la boca un trozo de salmón ahumado. Mastica, y
traga.
-Puede que haya sido una gilipollas, pero hasta cierto punto.
Tuvo la oportunidad de defenderme cuando la loca de su madre
me agredió, pero se posicionó a favor de ella…¡no sabes cuánto
me dolió aquello!
-Me lo imagino.
Andrea mira detrás de mí.
-¿Esa que acaba de entrar no es tu suegra?
Me giro disimuladamente. Y, efectivamente, es ella en
compañía de una señora igual de altiva que ella. El camarero las
acomoda en una esquina del concurrido restaurante. Creo que
no me ha visto…¡menos mal!
-Imagino que no vas a ir a saludarla...-niego con la cabeza-
…sigue sin querer aceptarte como nuera, ¿verdad?
-Bueno, digamos que no me perdona que me haya casado con su
hijo.
-A casi todas le pasa eso. Igual esperaban tener como pariente a
una jequesa.
-Tal vez, aunque esta es un caso aparte.
Andrea ríe.
-Pues ella se lo pierde, porque lo que gana como filántropa, lo
pierde con su engreimiento.
Así es.
-No le demos más importancia. Todos sabemos cómo es en las
distancias cortas.
Andrea deja los cubiertos sobre el plato. Le hace una señal al
maître para que le traiga el postre. Me pregunta si quiero
alguno, rehúso porque estoy llena.
-Sé que no debería comer tantos dulces, pero es superior a mis
fuerzas. Papá y Linda me regañan continuamente.
No me extraña.
-Y ¿Paula? Apenas he coincidido con ella.
-Quiere disfrutar al máximo de los días que quedan de verano
antes de incorporarse a la universidad.
-Hace bien.
Mis ojos se han posado en la otra puerta de entrada al
restaurante. Es Alex. Me ha visto. No puedo evitar sonrojarme, y
estar con el alma en un hilo dado que su madre está sentada
unas mesas atrás. A ver qué pasa.
Saluda a Andrea, quien se sorprende de verle.
A mí me da un beso en los labios. Toma asiento a mi lado. Llega
el camarero, pide el mismo refresco que yo.
-¿Has almorzado?...-le pregunto.
Andrea nos mira risueña.
-Sí…-responde, sin dejar de mirarme.
-Antes que se me pase, K. Brown ha aceptado que la entreviste-.
Dice Andrea.
Habla de la diseñadora del momento. Con veintidós años ha
logrado eclipsar a los críticos con sus diseños vanguardistas.
Alex aparta la mirada de mí. Ahora le ha dado por meterme
mano debajo de la mesa. ¿Qué hace? Le doy un leve manotazo,
pero no desiste sino que continúa.
-Sabía que lo conseguirías.
Me muerdo el labio inferior, soportando ese dulce tormento.
-Gracias. El reportaje lo incluiremos en la edición de octubre a
un mes de la boca del año, ¿qué te parece?
El camarero le sirve el refresco.
-No es mala idea.
Sigue acariciándome, y cuando creo que estoy al borde de un
espasmo, retira sus dedos. Le miro tras la neblina del propio
deseo. Bebe el refresco casi de un trago… ¡qué barbaridad!
-¿Has conseguido la entrevista que todos buscan, y no me lo has
contado?
Andrea vacila.
-Pensaba hacerlo pero se me ha ido el santo al cielo. Lo siento,
aunque igual cambia de parecer, y no se presta a que la
entreviste.
-No lo hará…-responde Alex, seguro. Le miramos-. David, y ella
se conocían a través de amigos en común. La admiración era
mutua.
No sabía yo eso.
-Pues, no se hable más. Hay que redactar ese contrato antes que
la competencia nos desbanque. ¿Me disculpáis?
-Sí, claro.
Mi amiga se ausenta de la mesa.
Mi marido me estampa un beso en la boca. Se relame dichoso.
Le retiro un poco de carmín con los dedos.
-Tu madre está almorzando con una amiga no lejos de donde
estamos.
Se encoge de hombros. Le regaño. Me silencia con otro beso.
-No quiero hablar de ella, sino de nosotros…-me recoloca un
mechón detrás de la oreja-…y en lo que hemos estado haciendo
estos días tan intensos. Me encantó encularte.
Abro la boca para responderle, y es cuando Natasha se
presenta ante nosotros. Alex ni se inmuta.
-Os dejo para que habléis…-les digo.
Mi marido me mira malhumorado. Natasha me lo agradece de
viva a voz. Raro en ella.
Tropiezo con Andrea. La hago salir fuera del restaurante. Nos
siguen dos agentes de seguridad.
-¿Qué pasa?
-Madre e hijo están hablando entre ellos. La relación no anda
muy bien, que digamos.
-No me has contado nada.
Como tampoco lo que me hizo Viktor.
-Bueno, es un tema de ellos no mío, yo solo trato de que
arreglen sus diferencias.
-Pues te honra, aunque ella no lo merece.
Exhalo un suspiro.
-Y ¿qué has hecho con el contrato?
-Le he dicho a mi abogado que lo redacte. Lo recogeré, y se lo
enviaré por fax a la diseñadora.
-Me alegra que te hayas hecho con la entrevista del año.
Andrea sonríe feliz, al fin.
-Llevo meses detrás de ella. Solo sabía darme largas hasta que
finalmente ha accedido, pero imagino que Alexander ha tenido
algo que ver por más que nos haya dicho que su hermano, y ella
eran amigos.
-Sí, yo, también, lo creo. Mi marido conoce a mucha gente, y
tiene sus influencias.
Mi teléfono vibra en mi mano. Es Linus.
-¡Por fin das señales de vida!…-me riñe-. ¿Dónde te has metido?
Nos tenías preocupados.
-Necesitaba desconectar de la rutina.
Miento como una bellaca.
-Pues avisa, guapa, porque estábamos en un sin vivir.
- No era mi intención, ¿Cómo estáis?
Andrea me hace señales para saber quién es. Se lo digo.
-No nos podemos quejar.
-¿Pregúntale si está contento con el apartamento?...-pregunta
Andrea de viva a voz
-Linus, Andrea quiere saber…
-La he oído. Dile que la casa parece una selva con tantas
telarañas, y mosquitos…-sé que lo dice para irritarla.
¡Qué malo es!
-¿Qué ha dicho?
Le paso el teléfono. Hablan.
Alex aparece, y no muy contento que digamos.
-No vuelvas a hacer lo que has hecho ahí adentro.
Oh, vaya. Ha ido peor de lo que imaginaba.
Le hace una señal a Freeman para que traiga el coche.
-Solo quería mediar.
-Pues no lo hagas.
Andrea vuelve a nuestro lado. Me da el móvil.
-Linus dice que te telefoneará dentro de un rato.
-Vale.
Nos mira incapaz de soportar semejante silencio. De hecho se
despide con intención de ir a pagar la cuenta. Alex le dice que la
ha pagado él. Le da las gracias.
-…aunque no he probado el postre.
-Ve…-la animo.
-Eso pensaba hacer. Ciao.
Agito mi mano. Freeman ha llegado. Nos subimos al coche.
Suena mi móvil. Es Linus.
-Me ha gustado chinchar a Andrea –ríe jubiloso-.…a todo esto
¿cuándo vendrás a vernos?
Miro a Lucifer, quien parece ensimismado. Daría lo que fuera
por saber qué está pensando.
-Me temo que hoy no va a poder ser.
-Nos gustaría que cenaras con nosotros-. Insiste- Tengo algo
que contarte.
-¿Ah sí?
-Sí. Bueno, te dejo, pues tengo una llamada entrante. Ciao.
-Ciao.
Cuelgo. Alex me pregunta quién era. Le digo que Linus.
-¿Qué quería?
-Cenar con él y mi familia.
Suspira.
-Ve, yo voy a estar ocupado con unos asuntos…-le dice a
Freeman donde dejarme.
-¿Estás seguro de que quieres que vaya?
-Sí, así te distraes.
-Prefiero hacerlo contigo…-le digo mimosa.
No se pronuncia sino que me anuncia que los Crowe tienen
previsto dar una fiesta este sábado.
-Y espero que, esta vez, no me dejes en la estacada.
-No te preocupes…-me aclaro la voz-. Imagino que sabrás lo de
la condena de Warrick, el tipo aquel que me acosaba.
-Algo me ha contado Carlson.
-¿Quieres decir…?
-Formaba parte de la acusación particular. Sé que la sentencia
no ha sido la que se esperaba, pero, al menos, estará fuera de
circulación durante una temporada.
-Sí, y me alegro por ello.
Llegamos a Park Avenue. Salgo del coche, no sin antes
detenerme para darme un beso.
-No tardes en volver.
-No.
Cierro la puerta.
Mi familia, y Linus me reciben contentos. Al cabo me enseñan
el apartamento, quien ha sufrido una asombrosa
transformación, pues Linus ha comprado muebles nuevos. Los
que tenía los donó a una asociación.
Linus me propone ir a dar una vuelta en coche antes de cenar.
Imagino que quiere intimidad para lo que quiere contarme.
Llegamos alMuelle 17, un centro de ocio, ideal para pasar la
tarde. Las vistas son geniales. Puedes ver barcos de vela.
Comprar suvenir o visitar una exposición. Los restaurantes
están bien de precio, aun cuando el lugar esté ubicado cerca del
distrito financiero.
No nos apeamos del coche sino que permanecemos dentro de
él.
-Soy toda oídos.
-Quiero que me ayudes a conquistar al agente Brian.
Le miro y me echo a reír. Me mira desconcertado. Carraspeo.
-Pero no es gay.
-Lo es, solo que lo lleva discretamente.
Le miro subrepticiamente.
-Y ¿tú como lo sabes?
-Me las ideé para contratar a un detective…-abro los ojos como
platos-…no me mires así. Quería saber la clase de hombre que
protege a mi amiga.
-¡Linus!
-Vale. Sentía curiosidad. Vive en un modesto apartamento
enQueens.Va al gimnasio siempre que no trabaja. Practica
footing y yoga. Es adicto a la comida japonesa como yo. Tiene un
hermosoYorkshire, pensaba secuestrarlo-. Le reprendo-. Era
broma. Tiene una vecina gótica, que es la que se lo cuida, y por
lo que sé, su ex le envió una emotiva carta pidiéndole una
segunda oportunidad.
¡Ay, la leche!
-No me digas que...-pone cara de carnero degollado-…¿no
habrás sido capaz?
-Me llamó la atención el sobre. Tenía dibujados corazones, y
estrellitas, y en el reverso había escrito:¨te quiero, mi amor¨.He
de ver el modo de devolverla al buzón sin que el tío se dé
cuenta.
- ¿Acaso has perdido el juicio? ¿Cómo has podido hacer algo así?
Linus aguanta la regañina del mejor modo que sabe. Es más, se
defiende.
-El tipo me pone solo que no me di cuenta de ello hasta ahora.
Como si no tuviera suficientes problemas encima.
-No lo niego, pero, ¿por qué demonios quieres hacerlo salir del
armario?
-Hoy día ser gay, no es un delito.
-Claro que no, pero hay personas que no quieren airear su
privacidad, y tú la has invadido sin que el tipo te haya invitado.
Sí, lo sé estoy siendo muy dura con mi Linus, pero es para que
se dé cuenta de la dimensión de los hechos.
-Vale, la he cagado, pero por favor, consígueme una cita con él,
en plan amigos. Yo me encargaré del resto.
Resoplo al borde de la histeria. ¿Cómo puede pensar en tener
una cita con el tío al que usurpado una carta suya?
-¿Te…te das cuentas de lo que me pides? ¿Con qué cara abordo
yo a mi escolta?
-¡Ay, nena, no seas aguafiestas! Seguro que encuentras el modo
adecuado para hacerlo. No te olvides que eres la mujer del jefe.
Lo que digas va a misa.
Ya se ha molestado, pues más motivo tengo yo para estarlo,
pienso.
-¿Dónde ha quedado lo de dejar que las cosas fluyan sin tener
que forzarlas? Francamente, Linus, ¡te miro y no te reconozco!
¿Qué mosca te ha picado? Tú nunca has hecho algo así por un
tío.
No dice nada, sino que hecha la cabeza contra el respaldo del
asiento, y en una de esas rompe a llorar como un niño. Se ha
desbordado, y no hay dique que pare esas lágrimas.
-No soporto estar solo, ¡joder!
-Oh, cariño…-le digo abrazándolo.
-Tienes razón, no debí de hurgar en su buzón, pero sabes que
soy igual de impulsivo que tú-. Dice sorbiendo por la nariz.
-Lo sé…-le digo compasivamente-…si quieres, hablaré con Alex,
él me dará la información de lo que quieres saber.
Se aparta de mí.
-Ahórrame el bochorno, por favor.
-Sabes que mi marido es muy discreto.
-No dudo que lo sea, es que no podré mirarle a la cara.
-Vale, no diré nada.
-Gracias…-se seca las lágrimas con el kleenex que le acabo de
dar-. Demos otra vuelta por la ciudad. Necesito despejarme un
poco.
-De acuerdo…-me ajusto el cinturón de seguridad.
Sintoniza la radio. Arranca el motor del coche.
-A veces soy tan gilipollas que no me entiendo.
-No digas eso. Es un buen hombre.
-No lo soy.
Al cabo enmudece hasta que llegamos a casa. Bianca le mira,
me hace un gesto como preguntándome qué le pasa.
-Está triste…-murmuro tomando a Kate en brazos, la cual me da
un beso en la boca.
Emily coge mi mano, me abraza. Juego a las muñecas con ellas.
Mi hermano, y Bianca ponen la mesa para cenar. Pasamos una
velada de lo mas silenciosa porque Linus esta como ausente.
Después de la cena, me ofrezco a llevar a la cama a mis dos
angelitos. Su habitación es la que yo ocupaba años atrás. Ahora
gozan de literas, y un armario blanco. Tiene un plasma con un
DVD insertado. Al pie de la litera hay un baúl lleno de juguetes.
Junto a la ventana, hay una estantería de cuentos. Tomo uno,
que les leo. Duermen al cabo de la media hora. Apago la luz.
Salgo de la habitación.
Bianca, Scott, y Linus conversan entre ellos.
-Has de venir con más frecuencia para acostarlas…-dice mi
hermano.
Sonrío, tomando mi bolso.
-¿Te vas?
-Le prometí a Alex que no me demoraría.
Me despido de ellos. Linus se ofrece a llevarme en coche. Ya en
el ascensor, intento darle ánimos, y nada. Está súper afectado, y
muy avergonzado.
-Nada de lo que me digas aliviará este horrible tormento que
siento. La he cagado.
-No te martirices más. A lo hecho, pecho.
Linus niega con la cabeza. El elevador acaba de pararse.
Salimos directos al parking. Subimos al coche. Nos ponemos en
marcha con el agente Brian siguiéndonos detrás.
-Jamás lo he tenido tan pegado a mi culo…-ironiza Linus,
mirando por el espejo retrovisor.
Suelto una risotada. Me mira. Hace lo mismo.
-No te quejes.
-¿Te imaginas que se entere que he hurgado en su buzón?
Pongo cara de circunstancia.
-No pienses en eso ahora.
-Pero lo hago. Creerá que soy un maldito fisgón acosador, ¡qué
vergüenza!
Linus hace una extraña mueca con los labios.
-Tranquilízate, ¿quieres?
-No puedo. Tienes razón, he invadido la intimidad de un
desconocido. Eso es delito, y ¿vendrás a verme a la cárcel?-
dramatiza.
-Mmmm, me lo pensaré.
Sonríe. Pone el termitente a la derecha. Surca con el coche dos
manzanas, y en nada llego a casa.
-En fin, gracias por soportar mis locuras, y por darme ánimos
cuando más lo necesito. Eres un amor.
-Sabes que te quiero un montón.
-Y yo a ti, cariño…-me da un beso en la boca-…anda, ve con tu
marido, tú que puedes…¡ciao!
-¡Ciao!...-río.
Me bajo del coche, cierro la puerta. El agente Brian me
acompaña dentro del edificio. Saludo a Leonard, quien hace lo
mismo.
Siento deseos de girarme y preguntar a mi escolta si es gay.
Así de buenas a primeras, pero lo más probable es que ponga en
un aprieto al muchacho.
Camino hacia el ascensor. El agente Brian me llama
formalmente. Me giro.
-¿Podría pedirle a su amigo que me devuelva la carta que
sustrajo de mi buzón?...-¡oh, Dios mío! ¿Acaso tiene insertada
una cámara de seguridad?-…o si lo prefiere dele mi tarjeta, y
que se ponga en contacto conmigo.
La cojo, y guardo, discretamente, en mi bolso incapaz de darle
ninguna respuesta. Me lo agradece. Entro en el elevador. Le
envío un whatssap a Linus explicándole lo que ha sucedido. Le
adjunto el número de teléfono de mi escolta.
22:03
Vergüenza ninguna. Telefonéale, por algo se empieza. Igual es

Lo he pensado mejor; no quiero quedar con él, ni con nadie


más. Creo que me
No seas crío, y espabila…¿era eso lo que querías?
¿No? 22:07
Ya no sé lo que quiero. Bueno, sí, deseo morirme en este
preciso instante, pues a mí me da que la tarjeta es un
cebo. 22:09
¿Qué dices?
22:10
Este quiere que pique el anzuelo para luego
zurrarme. 22:14
¡No seas tan retorcido! Si hubiera querido zurrarte lo habría
hecho en el momento que supo que habías cogido la carta del
buzón. 22:17
No sé, yo…todo esto es muy raro.
22:18

Las puertas del ascensor se abren.


Sigo escribiéndome con Linus. Me detengo en el pasillo sin tan
siquiera reparar en las voces provenientes del salón, hasta que
se produce un repentino silencio. Alzo la vista, y veo a mi
marido que viene hacia mí. Le sonrío.
-Estoy escribiendo un whatssap a Linus, enseguida estoy
contigo…-le respondo.
-Está bien.
Un momento.
Hay una mujer en mi salón, y no es su madre sino… ¡¡la mía!!
57
-¡Hija mía!...-exclama como si acaba de llegar de un viaje de la
tercera edad, y me hubiera echado en falta, pues recibo un
súbito y gran achuchón que me deja sin aire en los pulmones. La
tia tiene un aspecto demacrado. Usa un traje gris usado, aun así
no me conmueve-. ¡Qué cambiada estás!
Miro a Alex, pue no consigo entender a qué viene toda esta
pantomima, tras años desaparecida.
-Tu madre ha venido desdeVernon a veros a ti y a tu hermano…-
me explica con voz alegre.
¡Por mí como que haya venido deKuala Lumpur!
-Me habría encantado venir antes, pero por circunstancias
ajenas a mi no he podido ser…-se refiere a su etapa de
precariedad, imagino-. Anda, ven, sentémonos, y cuéntame qué
has sido de vosotros durante todo este tiempo…
No tomo asiento sino que permanezco en pie. Se queda a
cuadros, pues ¿acaso llevo escrito en la frente la palabra
GILIPOLLAS en mayúscula? ¿A qué viene esta repentina
confianza? Y ¿qué es lo que quiere?
<<Dinero.
Pero ¿cómo Alex le ha permitido la entrada a nuestra casa?
<<Pura cortesía.
La miro, y soy incapaz de responderle, porque no me salen las
palabras. Y siento ser así, pero hay demasiado dolor en mí como
para borrarlo todo de un plumazo, y fingir regocijo donde no
existe, ya que nunca hemos sido una familia, y todo gracias a su
actitud egoísta.
-Tu madre se ha casado en segundas nupcias…-dice mi marido
solo para romper el hielo, porque ella se ha quedado traspuesta
ante mi desapego.
-Vuestro padre se llama Billy, tiene muchos deseos de
conoceros a ti y a tu hermano.
¿Vuestro padre?
-Pues nosotros a él no, y no es nuestro padre…-le suelto de muy
malas maneras-…y ahora te agradecería que te fueras por
dónde has venido.
Mi madre me mira catatónica.
-¡Emma…!-me reprende Alex.
No le hago ni caso.
-No te preocupes, hijo…-¿hijo?-Ella siempre ha sido muy
descortés.
Ahora soy ¨ella¨.
-¡Prefiero ser descortés antes que abandonar a mis hijos!
Alex solo acierta a mirarnos confuso.
-Las cosas no son cómo tú crees. Estaba…estaba abrumada.
Necesitaba cambiar de aires por eso me fui.
Sí, claro.
-Nos dejaste a Scott y a mí, ¡solos! Tuve…tuve que escribirle tía
Gertrude para que viniera a cuidar de nosotros, mientras tú…
¡oh, Dios! ¡Cómo nos pudiste hacer algo así!
Está jugueteando con su alianza. Dan ganas de quitársela, y
arrojarla a la basura.
-Entiendo que estéis dolidos y resentidos conmigo. Me
equivoqué. Fui muy egoísta, y una mala madre. Por eso he
venido para enmendar mi error. Nada me haría tan feliz que
recuperar vuestra confianza, y volver a ser una familia.
La miro incrédulamente. ¿Cómo puede decir algo que no
siente?
-¡Nunca lo hemos sido, luego no trates de enredarme con tus
mentiras! -Le suelto enojada…- por eso te pido. No, ¡te exijo que
salgas mi casa, y no vuelvas nunca más!
Alex vuelve a reñirme. En cuanto a ella, si pudiera me
arrastraría por todo el suelo del ático, pero se contiene
recurriendo al victimismo.
-Está bien, si eso es lo que quieres, me iré, aunque, me gustaría
ver a tu hermano solo para despedirme de él.
Alarga una mano con intención de posarla sobre mi antebrazo.
La esquivo. Mira tristemente a Alex, quien, finalmente, la
acompaña al ascensor.
Camino de un lado para otro. Me masajeo las sienes. Necesito
un baño que alivie la tensión que siento en los hombros.
-No crees que te has pasado con tu madre…- dice Don Defensor
de las Causas Perdidas.
-¿Dura? ¿Yo?
-Sí. Esas no eran las formas adecuadas de hablarle así a una
madre.
¡Mira quién fue a hablar!
-Todo lo que le he dicho es poco comparado con el daño que nos
ha causado a Scott y a mí.
No duda de ello.
-Pero, te agrade o no es tu madre. Y como tal merecía ser
tratada con respeto.
¡Esto es el colmo!
-Se ve que no la conoces. De lo contrario no la defenderías tanto.
Me ausento del salón. Subo unos cuantos peldaños.
-Tal vez no la conozca, pero esta noche he visto a una mujer
ansiosa por recuperar a su familia. Solo que tú no se lo has
permitido.
Me giro perpleja.
-¡Oh, por favor! ¡No digas tonterías!
-¡Es la verdad! ¡Qué menos que haberla escuchado, y luego
tomar una decisión! ¿No crees?
-¡La decisión la tomamos mi hermano y yo en el momento en
que ella nos abandonó por su amante! ¡Así que no me pidas ser
benevolente con alguien a la que siempre le hemos importado
una mierda! Y ¡que sepas que no ha vuelto para recuperar el
tiempo perdido sino porque estoy casada contigo, y pretende
sacar tajada de ello! Y ¡me sorprende que la hayas dejado entrar
a sabiendas que no la quiero ver ni en pintura!
Ahora el ofendido es él.
-Y ¿qué querías que hiciera?
-¡Pedirle que se marchara!
Pestañea como si acabara de cometer una atrocidad contra la
humanidad.
-¿Bromeas?
-¡No, no bromeo con algo así! ¡Una madre no es la que pare, sino
la que cría, la que se preocupa, apoya y protege a sus hijos en
cada momento de sus vidas, algo que ella no ha hecho con
nosotros! ¡Así que no me vengas con lecciones de moral, porque
no tienes ni la más remota idea de lo que Scott y yo hemos
sufrido!
- Y ¿qué culpa tengo yo ahora?...¿eh?…
-¡Has abierto la puerta de nuestra casa a una persona non grata
para mi! ¿Te parece poco?
-¡Oh, perdona! ¡No me había dado cuenta!...-ironiza el muy
sinvergüenza. Ello me enerva más todavía-. La próxima vez que
venga te telefonearé y decides qué hacer con ella.
¿Cómo puede ser tan insolente?
-¡Hablo en serio!
-¡Yo, también! ¡Sea lo que fuere lo que os hizo, el perjuicio ha
prescrito!
-¡Lo será para ti, porque para nosotros las heridas aún siguen
abiertas!
Se mece el cabello.
-El tiempo todo lo cura.
-¡Oh!¡Mira quién fue a hablar! ¡Tú que sigues resentido con tu
padre, y no te hablas con tu madre!-Me mira como si acabaran
de darle una patada en el estomago:-Lo siento…yo…no…
Hace la vista gorda a mi comentario.
-Le dijo a Leonard que no se iría hasta hablar conmigo, por eso
la hice pasar. No pensé que fueras a disgustarte tanto.
-Pues ¡lo estoy!
Subo las escaleras apresuradamente.
-¿A dónde vas? ¡Ven aquí!
No le respondo sino que cierro la puerta, y me echo llorar como
una tonta. No tarda en entrar para consolarme.
58
La repentina aparición de mi madre en nuestras vidas ha
generado un caos. No solo familiar, sino, también, conyugal,
porque Alex me confesó que le dio la dirección de Linus. El
pobre ingenuo creyó que iría a ver a mi hermano y su familia,
pero no fue así. Algo que no nos sorprendió, ya que su objetivo
era yo. Quería disuadirme para que le perdonara, y así pegarse
la gran vida. ¡Qué otra cosa sino le ha hecho aparecer! Porque
tiempo y oportunidad no le han faltado, aunque el empeño
siempre le ha flaqueado.
Después de todo ha destrozado nuestras vidas. Es por ello por
lo que no olvido, ni mucho menos perdono semejantes agravios.
Y eso que no soy una mujer rencorosa, pero con ella todo es
diferente, y muy doloroso. Y espero que nunca regrese, ya que
no merecemos seguir sufriendo por su culpa. Al menos yo; la
hija gorda repulsiva de la que se avergonzaba sin consideración
alguna.
59
Andrea ha perdido el pleito contra los Preston. El juez no ha
querido procesar a una mujer diagnostica con trastorno de
personalidad histérica, aunque la ha remitido a una clínica para
que siga tratando su enfermedad. John le ha aconsejado a su hija
que no recurra la sentencia, pues supondrían una pérdida de
tiempo. Andrea no lo tiene muy claro.
En cuanto a mí, he de acudir a la fiesta de los Crowe cuando lo
que quiero es estar al lado de mi amiga, y darle ánimos como a
su familia, pues están sufriendo con esta situación. A fin de
cuentas la justicia no es igual para todos como muy bien dijo
Grace.
Linus se ha ofrecido a maquillarme y peinarme. Va ataviado
con unos vaqueros rotos por las rodillas, una camisa estampada,
y unos náuticos deMark Jacobs. Sigue triste, pero por partida
doble, ya que le ha afectado lo de Andrea. Me da un beso, que
recibo gratamente. Me pregunta por Alex.
-Salió a entrenar con Freeman.
-Últimamente se ha vuelto su actividad favorita, ¿no?
-Sí. Le gusta cuidarse.
Linus pone cara de aburrimiento.
-No es por nada, pero debe de ser un martirio el no contar con
él cuando las cosas se ponen feas, porque lo de Andrea me ha
dejado descolocado.
-Como a todos. La pobre estaba destrozada al otro lado del
teléfono. No sabía cómo hacer para que dejara de llorar.
-Mañana iremos a visitarla, y le daremos todo nuestro apoyo.
-Sí, por favor.
Repara en mis cejas.
-Pensaba depilármelas, y hacerme la cera en los bigotes, pero ya
que estas. Tengo el aparato encendido.
-¿Dónde lo tienes?
-En el baño.
Me sigue. Me siento en la silla que he tomado del dormitorio.
Me pongo en sus manos. Empieza primero con los bigotes. Dice
que parezco una morsa.
-Siempre he tenido mucho vello, y lo sabes.
-Si…-aplica y extiende la cera templada sobre el labio superior.
Da un tirón. Vuelve a repetir la acción.
Usa, finalmente, las pinzas de depilar para retirar el resto de
vello. Prosigue con las cejas.
-¿Eres feliz al lado de tu Lucifer?
No esperaba semejante pregunta, pero se la contesto de igual
forma.
-Lo soy, ¿por qué lo preguntas?
Se encoge de hombros.
-Quería saberlo. He terminado.
-…si lo que quieres es saber cómo han sido estos meses de
casados, te diré que muy ajetreados, pero nos queremos a pesar
de nuestras diferencias.
Linus se alegra de que así sea. Desenchufa el aparato de la
cera.
-Imagino que le perdonarías por haberse posicionado a favor de
tu madre.
Me molesta el mero hecho de que se la nombre. Es superior a
mis fuerzas.
-Sí, pues solo quería ayudar a que la relación fluyera, pero una
vez que le he explicado todos los pormenores. Ha decidido
apoyarme al cien por cien.
-Menos mal, así no tendremos que verla nunca más.
-¡Ojalá!
-Lo creas o no, yo, también, he pensado que vino para intentar
vivir a costa de tu marido, aunque ¿te imaginas a tu madre y
Natasha juntas? ¡Acabarían tirándose de los pelos!
Reímos.
-¡Quién sabe! Igual se llevarían súper bien, pues a las dos les
chifla la buena vida.
-Pues sí, y hay que tener morro para presentarse de la noche a
la mañana como si nada hubiera pasado, ¡menuda jeta tiene!
Mucha, diría yo.
-Lo importante es que no se ha salido con la suya, y se ha pirado
sin nada en las manos, aunque ¿crees que vuelva algún día?
-Alex no se lo permitiría. Me lo ha prometido.
-No, si al final Lucifer tiene su corazoncito…-río-. Bueno, se
acabó la charla. ¿Dónde guardas el aparato de la cera?
Se lo indico.
-Voy a ducharme.
-Vale.
No me demoro en bañarme. Cuando salgo me encuentro sobre
la cama un precioso vestido verde con pedrería de corte
helénico.
-Adoro tu vestidor es como tocar elKandinsky, que tenéis- dice,
pícaramente-. Pruébatelo a ver cómo te queda.
Lo hago. Linus silba extasiado.
-Estás increíblemente hermosa. Anda siéntate ahí.
Tomo asiento en la banqueta del tocador para que me peine.
-Antes que me olvide, he devuelto, personalmente, la carta a tu
escota.
Eso es fabuloso.
-Y ¿qué te ha dicho?
-Nada. Simplemente la cogió y la guardó en el bolsillo de su
chaqueta.
Me peina, y seca el cabello con el secador. Lo carda.
-Creo que se me ha pasado el enamoramiento.
-No digas tonterías. El enamoramiento no desaparece de la
noche a la mañana. Tiene su proceso.
-Te recuerdo que soy muy voluble.
- Eso es cierto.
-Muy graciosa.
Me hace un bonito recogido. Me maquilla, y luego recurre a su
móvil para hacerme fotos.
-Te vendrían bien unos pendientes de esmeraldas.
-No me gustan las joyas…-le digo calzándome, y tomando el
clutch.
Grace asoma para despedirse. Me alaba nada mas verme. Le
doy las gracias. Se ausenta, finalmente.
Linus y yo salimos del dormitorio. Bajamos las escaleras. Nos
sentamos en el salón a la espera de que mi marido aparezca.
-Y ¿ahora qué?...-me pregunta consultando su reloj.
-Imagino que estará a punto de llegar.
Y así es.
-Hablando del rey de Roma…-murmura Linus.
Mi marido trae la camiseta traspirada. Lleva en la mano el
bolso de entrenamiento. Nos saluda de viva a voz. Desaparece
escaleras arriba.
-Bueno, yo ya me voy.
Se ha puesto en pie. Le imito.
-Quédate.
-Me gustaría, pero tengo cosas que hacer. Al final, he rehusado
viajar para promocionar mi último libro de autoayuda. Daré una
o dos charlas en algunas librerías, y poco más.
- Pero ¿por qué?
-Andrea, y tú me necesitáis, ahora más que nunca.
Le acompaño al elevador. Le doy un achuchón.
-¿Por qué eres tan bueno con nosotras?
-Porque sois la única familia que tengo, y he de cuidarla. ¡Ciao,
amore mío!
Agito mi mano, evitando llorar por lo que acaba de decir con
tanto sentimiento.

La casa de los Crowe es una esplendida mansión victoriana,


que cuenta con un amplio porche con columnas de mármol
blanco. Puedo oír el sonido de la música proveniente del jardín
adornado con farolillos.
Caminamos escoltados por Freeman. Los Crowe nos reciben
con la mejor de sus sonrisas. María luce un maravillosoGuccien
tono rosa palo, y joyas que diseña. Sebastian lleva un discreto
esmoquin negro similar al de mi marido. El hombre me regala
un hermoso cumplido como su esposa. Les doy las gracias.
-Estáis en vuestra casa.
Alex y yo cruzamos el reluciente hall, cuyos suelos están
revestidos de mármol. Las paredes son de estuco. Hay una
inmensa araña prendida del techo.
Los invitados se pasean. Charlan, y ríen, mientras degustan los
diferentes canapés, así como el mejor vino. Muchos saludan a mi
marido, el cual me presenta como su esposa. Algo que no
esperaba que hiciera. Es tal mi rubor, que necesito tomar un
trago. Cojo la copa de la bandeja que porta uno de los muchos
camareros que hay. Alex me la arrebata de la mano, bebe, me la
devuelve. Coge mi mano.
Natasha están entre los asistentes. Nos acaba de ver, pero no
se atreve a acercarse. Va acompañada por su amiga del
restaurante. Ella si se presenta ante nosotros. Se trata de
Lavinia, la esposa de Holeen. Me saluda fríamente, mientras a
Alex le sonríe con afecto. La mujer de cabello castaño cobrizo, y
nariz perfecta, lleva puesto un soberbioGivenchyrojo, y joyas
deChopard. Natasha y ella parecen estar cortadas del mismo
patrón. Las dos compiten en galanura, y petulancia.
-O sea, tú debes de ser la secretaria que trabajaba en el bufete
de mi marido…-habla como una pija.
Abro la boca para contestar, pero…
-Nos disculpas un segundo, Lavinia…-dice mi marido.
-Por supuesto.
Nos perdemos entre los presentes para llegar a la pista de
baile.
-¿Es pija o lo simula?
-Digamos que nació siéndolo, pero es inofensiva.
No lo creo, y más siendo amiga de tu madre, pienso.
-Admito que me ha costado entender lo que decía. Era como si
tuviera algo metido un caramelo en la boca.
Alex estalla en una risotada.
No veo por ninguna parte a los Gilmore. Alex me confirma que
no están invitados.
-Los Crowe rehusaron incluirlos en la lista a petición mía.
-No habría tenido ningún reparo en toparme con Anna.
Me da un beso en la mejilla, mientras bailamos acaramelados.
-Te quiero tanto, que no puedo concebir la vida sin ti.
Me pierdo en esa mirada profunda, e intensa. Le beso, una y
otra vez. Tiene una sonrisa que encandila.
-Scott, y tú no tendréis que preocuparos en si ella volverá a
aparecer o no.
Se refiere a mi madre.
Frunzo el entrecejo, y es cuando me aborda un pensamiento,
que me conmueve insólitamente.
-¡Oh, Dios mío, Alex! ¿Cuánto…cuánto le has tenido que pagar?
-Eso no importa ahora.
-No debiste de haberle mostrado el dinero, pues cuando lo
dilapide, vendrá a por más.
-La hice firmar un contrato, y no se atreverá a incumplirlo, te lo
aseguro-. Le miro al borde de la emoción-. Te quiero, no lo
olvides nunca.
La música finaliza. Aplaudimos colectivamente. Salimos de la
pista de baile. Nos unimos a los Crowe con los que charlamos
animadamente.
-¿Qué tal la velada?...-pregunta María con una copa de vino en la
mano.
-Fabulosa…-le respondo risueña.
-Aburrida…-señala Alex.
-Eso no es verdad.
Alex me abraza por la cintura. Los Crowe carcajean.
Hay un instante en que Sebastian me propone bailar. Acepto
encantada.
-Que no te impresione con sus dotes de bailarín jubilado…-dice
Alex.
-Te recuerdo que gané un concurso de baile, no hace poco o sino
pregúntaselo a mi mujer.
-Amañaste las votaciones, cariño.
Pestañeo. Vuelven a reír los tres. ¡Menudos son!
Llegamos a la pista. Tomamos posiciones.
-Alex es un buen hombre, y un excelente amigo. Solo has de
tener paciencia con él.
-Siempre la he tenido salvo la vez que discutimos delante de
David.
-Sí, algo me contó. Creo que ese día le impresionaste. Y
me satisface saber que es muy feliz a tu lado…-le gradezco el
cumplido-. Es lo que María y yo percibimos. Nunca pensamos
que Alex fuera a enamorarse, ni mucho menos a casarse, de
nuevo. Había cerrado las puertas al amor, y no había manera de
disuadirle para que cambiara de parecer.
-El amor no se planifica sino que surge por sí solo.
-Desde luego.
-¿Cómo os conocisteis?
Sebastian sonríe abiertamente.
-En una entrevista de trabajo en la que Alex estaba como jurado.
Acabé siendo rechazado por el dueño de la empresa. Más tarde,
me telefoneó para que formara parte de su equipo.
-Y ¿con Mark sucedió lo mismo?
-No. Natasha fue quien disuadió a Alex para que lo contratara.
Rehúye entrar en más detalles.
Pienso en el martirio de Bomer, y su pobre madre, y no deja de
sorprenderme que haya elegido llevar una vida disoluta, pero
¿por qué razón?
-Natasha es una mujer muy solidaria, a veces, da una imagen
equivocada, pero hay que conocerla.
Quiero contestarle, pero mi marido irrumpe para que baile con
él.

Después de la copiosa cena, los Crowe hacen subir al escenario


a una mujer llamada Aileen. En sus manos porta el retrato de su
hermana fallecida a manos de su ex pareja. Su afán es
concienciar a la sociedad de esta horrible lacra.
-El caso de Jill no es un hecho aislado. Ella es una víctima más de
las muchas que mueren, a diario, a manos de sus parejas. Pues
no debemos de olvidar que, ante todo, fueron mujeres con
proyectos de vida e ilusiones, las cuales les fueron arrebatadas
de un modo atroz, dado a que a día de hoy, no se ha logrado
erradicar esta lacra denominada violencia de género. Porque
cada caso, y cada situación, han supuesto un fracaso, ya que la
violencia, en sí, nos aleja del objetivo de igualdad y justicia
social…-aplausos-…Y atenta contra los derechos fundamentales
del ser humano, degradándolos. Es bien sabido que el que
maltrata no solo agrede física y psíquicamente sino que veja,
logando aislar a la víctima, así como a los hijos que tengan en
común, como una forma de control sobre la pareja. Aun cuando
la víctima quiera escapar, el miedo la inhibe. No obstante, y de
un tiempo a esta parte, las medidas emprendidas por las
administraciones, las campañas de sensibilización, han
suscitado cierto cambio de mentalidad, pero todavía queda
mucho por hacer. Sobre todo hay que seguir educando a las
nuevas generaciones; inculcarles valores basados en el respeto,
la tolerancia, y la convivencia. Y más que nada, rehuir los
prejuicios para que comprendan que el mal trato, junto con la
discriminación, y la desigualdad son problemas reales, que nos
afectan y comprometen a todos. Solo así podremos lograr una
sociedad justa, libre, e igualitaria. Muchas gracias a todos…¨
Los invitados nos ponemos en pie, la ovación se extiende
varios minutos ininterrumpidos.
La velada se prolonga hasta la una y media de la madrugada.
Los invitados comienzan a irse uno por uno. Entre tanto los del
catering van retirando las mesas, y las sillas del jardín donde
Alex, y yo estamos conversando tranquilamente.
Natasha se fue no sin antes despedirse de su hijo de un modo
que me sobrecogió pues era como si no se fueran a ver.
-Después de todo estemos más unidos que nunca.
-¿Acaso lo dudas?
-No, pero me emociona que nuestro amor venza toda clase de
obstáculos.
Va a besarme, justo cuando oímos decir:
-¿¿Ehhhhh?? ¡¡Tú!!! ¡¡Rata inmunda!! ¿¿Me buscabas??
Nos damos la vuelta, y lo que veo me conmociona, pues se trata
de ¡Viktor! Va armado con una ¡pistola con silenciador!
Los del catering han desaparecido. No veo a los Crowe, ni a
Freeman por ninguna parte. ¿Dónde se han metido todos?
Alex me da un beso en la frente, y me ordena que me vaya.
¿Qué? Le digo que no, y es cuando Freeman aparece para
sacarme de ahí.
-¿Qué? ¡No! ¡Suéltame!
No toma en cuenta mis palabras. ¿Qué está pasando aquí?
-¡¡Camina muy despacio, y con los brazos en alto!! –Oigo decir al
cerdo de Viktor.
Alex hace lo que se le ha indicado.
-¡Cariño, no vayas!...-le ruego sollozando.
Freeman me aleja del jardín, y me lleva al exterior de la casa.
Ni tan siquiera reparo en lo que hay a mi alrededor, pues me he
puesto a reprender al jefe de seguridad de mi marido por su
actitud contenida.
-Te ha pedido Alex que te mantengas al margen...-elude mi
mirada-... ¡Está bien si no lo haces tú, lo haré yo! ¡Voy a llamar a
la policía!
Tomo mi móvil. Me giro para efectuar la llamada, y me quedo
helada porque la calle está tomada por un séquito de policías, y
ambulancias. Aparece ante mi ¡Dylan Caine! ¿Qué hace ahí? Y
¿por qué lleva puesto un chaleco del FBI?
-No hace falta, todo está bajo control, señora Crawford-.
Freeman se echa a un lado-. Tengo agentes distribuidos por la
azotea, y por todo el perímetro de la casa. Nada malo va a
pasarle al señor Crawford, confíe en mí.
¿Confiar?
Me alejo de él como si estuviera ida, y me topo con Natasha,
quien finge entereza, mientras Lavinia no se aparta de su lado.
Ella estaba al tanto de todo comparado conmigo, me digo en
shock.
Los Crowe se aproximan a mí.
-¿De qué va todo esto?...-pregunto a Sebastian, mientras
Freeman me sigue a todas partes.
El amigo de mi esposo me mira condescendientemente.
-El FBI ha puesto precio a la cabeza de Viktor utilizando como
cebo a Alex. Era la única manera de que saliera de su
escondrijo….-me llevo la mano a la boca. Siento una repentina
arcada-. La fiesta era el punto de encuentro, pero María y yo
debíamos de disimular ante todos.
-¿Cuánto…cuánto hace que la policía está aquí?
-Prácticamente desde que Alex decidió cooperar con el FBI de
ello hace unas semanas. El agente Jack Hoffman…-señala a
Caine-…está al frente de la operación. Él y tu marido lo
planearon todo. No podía contarte nada, porque me lo
prohibieron. Lo siento.
Me rompo, nuevamente. María me abraza. Crowe cubre mis
hombros con su chaqueta, se aleja para traerme una botella de
agua. Sabe lo de mi ansiedad. Me aconseja que me tome la
pastilla. Soy incapaz de rebuscar en mi clutch, porque me
tiemblan las manos, y todo el cuerpo. María lo hace en mi lugar.
Mis ojos nublados por las lágrimas reparan en las ambulancias,
que hay aparcadas. En el ir y venir de agentes federales, y
sanitarios, en los coches patrullas, mientras la vida de mi
marido pende de un hilo.
-Por favor, no llores…-María me da un kleenex.
Veo al agenten Hoffman de pie junto una unidad móvil policial.
Lleva puestos unos auriculares. Su rostro expresa severidad, y
concentración. Le rodean varios federales. ¡Qué engañados nos
tenía! No me extraña que Alex le detestara tanto; sabía quién
era desde un primer instante, y por eso lo despidió. Pero el tipo
se las ideó para ser mi amigo, y más tarde seducir a mi pobre
cuñada, incluso puede que fuera él quien retuviera a Andrea
aquel día.
-Todo lo que Viktor diga está siendo escuchado, y grabado por
el FBI a través de un micrófono de escucha que Alex lleva
insertado en la chaqueta…-me explica Crowe, de repente-…solo
ha de conseguir que Viktor confiese las atrocidades cometidas
por su padre, y por él. Y todo habrá acabado.
No me salen las palabras.
Natasha, en cambio, no quita la mirada de mí. Ella, tampoco,
puede con la espera.
Veo como el agente Hoffman deja los cascos, furiosamente.
Coge un radio transmisor. Se mece el cabello inquieto. Mi
corazón da un gran vuelco sobre todo cuando le oigo…
-¡Solicito confirmación, inmediata!
-El objetivo ha disparado…
Me deshago de la chaqueta de Crowe, y eche a correr hacia la
casa. Natasha me sigue. Freeman, Crowe, y los agentes nos
interceptan, impidiéndonos el paso. Instante en que el agente
Hoffman aparece para decirnos que Viktor ha disparado al aire,
y que mi marido está bien, y es cuando Natasha se abalanza
sobre Hoffman con intención de estrangularlo. La separan como
pueden.
-¡Saque a mi hijo de ahí antes de que ocurra una desgracia!-le
ordena histérica.
-Deme un poco más de tiempo; estamos cerca, señora
Crawford…-le ruega.
-¡No hay más tiempo, quiero a mi hijo de vuelta! ¡Ahora mismo!
No le refuta sino que se retira, porque uno de los agentes le
acaba de llamar, mientras que a mí me va a dar un ataque al
corazón.
Los minutos que le preceden se convierten en un tormento,
pues no solo Viktor ha confesado sino que ambos se han liado a
puñetazos, y en una de esas ¡el muy desgraciado le ha disparado
de lleno en la pierna a mi marido! Ha intentado huir por la parte
trasera del jardín, pero lo han detenido.
Alex está consciente, a pesar de que le sangra la nariz, y la
boca. Viktor se ha ensañado, duramente, con él antes dispararle.
¡Maldito sea! Sorbo o por la nariz. Natasha coge la mano de su
hijo. Se la besa, devotamente, mientras los sanitarios controlan
la hemorragia, y le toman la vía.
-Tenemos que llevar al señor Crawford al hospital lo antes
posible…-me dice el médico que lo atiende.
Nos echamos a un lado, y dejamos que lo trasladen. Seguimos
la ambulancia en el coche de los Crowe custodiados por
Freeman, y sus hombres.
Telefoneo a mi familia, y amigos para contarles lo que ha
sucedido. No pueden creerlo.
60
Scott frota mis manos que las tengo frías.
Los Crowe, y Lavinia arropan a una afectadísima Natasha,
mientras mi esposo está siendo intervenido, urgentemente,
dado que tiene dos balas alojadas en la pierna. Al parecer, ha
perdido bastante sangre. La situación es preocupante, y
alarmante para mi alma que reza en silencio.
Anna asoma, repentinamente. Alguien debe de haberla
avisado, o se habrá enterado por los medios, que están
apostillados a pie de calle. Me busca con la mirada. Coge mi
mano entre la suya.
-El FBI ha irrumpido en mi casa con una orden judicial. Venían a
buscar a Robert, pero él está enCayuga Lake.Se le acusa de
tráfico de drogas, y asesinato…-murmura conmocionada-… ¿es
eso cierto?-le respondo que sí. Está a punto de llorar-. Una de
mis hijas oyó hablar a un policía sobre lo que Viktor le había
hecho a Alexander. Pregunté a que hospital lo habían
trasladado, y he venido a saber cómo esta.
-Sigue en quirófano.
¡Oh, no! Natasha se ha levantado de la silla. La increpa,
duramente, en su lengua materna, incluso le manda que se vaya.
Anna no quiere. Dice que ha venido a vernos a mi marido y a mí,
y no, precisamente, a ella. Natasha monta en cólera, pero nadie
le presta atención.
-Iré a ver cómo va la operación…-dice Anna.
Le doy las gracias.
Linus se sienta a mi lado. Mi familia y amigos me preguntan
qué se han dicho ambas hermanas. Se lo cuento. Andrea y Linus
aplauden por lo bajo. Scott se mantiene serio, mientras los
Harper no dan crédito. Apoyo mi cabeza en el hombro de Linus.
Bianca no ha podido venir por las niñas, pero me ha telefoneado
dándome ánimos.
-Alexander es un hombre fuerte. Verás como sale de esta.
-No lo sé.
La sala de espera empieza a llenarse de curiosos, y parte del
clan Ivanov. Freeman ha de espantar a los chismosos, y algún
que otro paparazzi. Carlson, y Mark Bomer se presenta poco
después. Me dan su apoyo, luego se acercan a Natasha, la cual se
convierte en el centro de atención de todos.
Andrea entorna los ojos ante tanto desvarío. Mi hermano se
ofrece a traerme un refresco. Soy incapaz de ingerir nada.
Espero y me exaspero, sobre todo cuando Anna regresa a la
sala una hora después. Dice que Alex está estable dentro de la
gravedad, que lo trasladan a la UCI. La mujer recurre a sus
influencias para que pueda verlo, pero Natasha se acopla a la
visita. Evito discutir.
La primera impresión que tengo al ver a mi marido es de
angustia, tristeza, y deseo de que se haga justicia. Está sedado, y
conectado a un monitor que controla sus constantes vitales. Le
han curado las heridas del rostro. Está muy pálido. Le beso la
frente tibia. Le ruego que no me deje. Al cabo le doy su espacio a
Natasha. Salgo al pasillo, y lloro destrozada. Mis seres queridos
me consuelan.
61
Freeman acaba de darme un sobre, que contiene información
expresa sobre el agente Hoffman. Necesito saber quién es la
persona que se hizo pasar por mi amigo para un fin en concreto,
y al que defendí ante mi marido. Algo de lo que me arrepiento.
El jefe de seguridad de mi marido se ausenta al pasillo donde
están otros agentes montando guardia desde hace tres días
seguidos. Nadie entra sin que se le cachee.
Estoy sentada en la sala de espera, que hay frente a la UCI.
Linus ha salido a comprar bocadillos, y refrescos para almorzar.
Natasha aún no ha venido, y si lo hace suele ocupar la sala
colindante con tal de no verme la cara. Y es que ya no esconde
su animadversión hacia mí, ahora que su hijo yace postrado en
una cama aun sedado. Pero me da igual su actitud conmigo.
Quiero a su hijo, y sé que él a mí, también, y contra ello no
puede luchar por más que insista en querer separarnos.
Abro el sobre, y leo el informe:

Nombre, y apellidos: Jackson Hoffman Reynolds.


Fecha de nacimiento: Baltimore (Maryland).
Lugar de nacimiento: 15 de Octubre de 1980.
Estado civil: Soltero.
Dirección: Sin especificar.
Nombre del padre: Jackson K. Hoffman
Profesión: ex agente retirado de la CIA.
Edad: 70 años.
Nombre de la madre: Donna Reynolds.
Profesión: Ama de casa.
Edad: 65 años.
Hijos: Sandra Hoffman Reynolds, Jackson Hoffman Reynolds,
Molly Hoffman Reynolds, Justine Hoffman Reynolds.
Resumen profesional:
-Experiencia óptima en operaciones especiales.
-Gran fortaleza física y mental para afrontar situaciones
adversas con reacción inmejorable.
-Grandes conocimientos en armas de combate y su
mantenimiento, así como en la instalación y neutralización de
una amplia gama de explosivos.
Habilidades y cualificaciones:
-Experto en manejo de armas.
-Excelente pensamiento crítico para resolver problemas.
-Habilidad para conducir operaciones de alto riesgo.
-Disciplinado para seguir órdenes verbales o escritas.
Experiencia profesional:
-Agente especial del FBI desde el año 2004 hasta la actualidad.
-Localización y neutralización de artefactos explosivos.
-Inspección de equipos de comunicaciones para encontrar
defectos y redactar informes para los superiores.
-Uso y mantenimiento de variedad de armamento, vehículos y
sistemas.
-Seguimiento disciplinado de las operaciones y los protocolos
de seguridad en todas las tareas encomendadas.
Formación académica:
-Licenciado en Derecho por la Universidad de Maryland.
-Curso de formación en paracaidismo. (Perfeccionamiento).
-Curso en protocolo de seguridad nacional. (Avanzado).
-Curso de habilidades sociales, y comunicación.
-Curso de supervivencia, y primeros auxilios.
(Perfeccionamiento).

A la vista está que Hoffman es un federal con una instruida


formación militar, e intelectual pues ¿cómo se explica que se
filtrara en la agencia de mi marido, y se hiciera pasar por un
incuestionable publicista inglés? Pero caí en la trampa, aunque
no pienso pedirle ninguna clase de explicación, ni mucho menos
quiero que me dirija la palabra. Se acabó. Ya tiene lo que andaba
buscando, y no entiendo cómo Alex se ha prestado a cooperar
con él, pero todo apunta a que tiene que ver con Olga. Mi pobre
niña. No quiero pensar en cómo encajará todo esto cuando se
entere.
Guardo el sobre dentro de mi maxi bolso. Consulto el reloj que
prende en la pared. Es la hora de la visita.
Salgo de la sala de espera. Linus viene por el pasillo con la
bolsa de la comida. Ello se ha convertido en nuestra rutina
habitual, y tanto que mi amigo duerme en mi casa. Así llegamos
antes al hospital.
La enfermera Doherty, una mujer robusta, de cabellos rubios,
ojos zarcos, boca grande, abre la puerta para avisar a los
familiares sobre la visita. Repara en Linus y en mi. Nos saluda.
Mira de un lado para el otro.
-¿Sois los únicos hoy?
-Si.
-Entrad.
Linus da la bolsa a Freeman.
Una vez dentro nos ponemos la bata, y el gorro desechable
como mero protocolo. Evito mirar al resto de enfermos, y me
centro en mi marido, el cual ¡está despierto! Sonríe fatigado.
Nos abrazamos emocionados. Estrecha la mano de Linus.
-Ha estado preguntado por usted desde que despertó…-dice la
enfermera, quien se retira segundos después.
Miro a mi hermoso Lucifer. Me alegra tenerlo de vuelta.
-¿Eso es cierto?
-Me sentía desubicado.
Pobrecillo.
Linus y yo no sentamos.
-¿Cómo estás?
-Cansado, dolorido, somnoliento, y hambriento. Quiero irme de
aquí.
Ya estamos.
Reparo en su rostro con moretones, y maldigo a Viktor por lo
que le ha hecho.
-¡Señora no puede entrar!
-¡Claro que puedo! ¡Es la hora de la vista, y quiero ver a mi hijo!
Es la voz de Natasha. Linus me mira. La bruja asoma, y le
ordena que salga. Algo a lo que me opongo categóricamente.
-¿Cómo te atreves a llevarme la contraria? ¡Niña estúpida!...-
exclama sin importarle, que haya enfermos descansando.
Su hijo la mira atónito.
-¡Señora, no insulte! Y baje la voz. Hay enfermos descansando…-
dice Linus.
-¿Quién demonios te crees para hablarme así?
-Es el mejor amigo de mi mujer, y te está diciendo la verdad.
Se gira avivadamente. Su rostro ha mudado de color.
-Yo…no, no sabía…
Alex la invita a salir. Algo que ella no espera. No obstante, lo
hace como un ciclón. La sanitaria le sigue detrás.
Mi marido suspira fatigoso. Ahora le ha dado por querer
hablar con el médico para que lo trasladen a planta. Llamo a la
enfermera Doherty.
-Haré venir al de guardia, señor Crawford. La visita ha
terminado…-nos dice atentamente.
Me despido de mi marido con un beso.
-No te vayas muy lejos.
-No.
Linus, y yo aguardamos en la sala de espera. Ninguno de los
dos hemos comido, ni tan siquiera Freeman, quien se ha
decantado por un café de la máquina expendedora. Mi amigo y
yo aún estamos tocados por las malas formas de la bruja.
-Creo que no tendría tanta capacidad de aguante con una
persona así. ¡Es terrible!
-A veces, hago como que no está, y eso le molesta muchísimo.
Suena mi móvil. Es Scott. Activo el manos libres. Pregunta por
mi esposo.
-Está despierto, y quiere que lo trasladen a planta.
-Eso es buena señal. Luego te llamo. Te quiero.
-Yo, a ti.
Colgamos.
-Scott lo ha pasado muy mal como todos.
-No ha sido una experiencia muy agradable, que digamos.
-No, lo ha sido, y espero que se haga justicia.
Eso es algo que veo de lejos.
-Robert está en paradero desconocido luego no facilita las cosas.
-Ya, aunque el FBI ha emitido una orden de búsqueda y captura
a nivel internacional o eso oí en las noticias.
-No lo sabía.
-Lo oí en la cafetería. Y lo más relevante de todo esto es que nos
la han vuelto a colar a ti y a mí…-se refiere a Hoffman-…y hemos
quedado como dos pardillos. ¿Cuándo aprenderemos a no ser
tan ingenuos?
-Creo que nunca. Los que somos de una forma, moriremos de
ese modo.
Linus inspira, y suspira, vigorosamente.
-Así no va, y lo siento por tu cuñada. La pobre va a sufrir con
toda esta historia.
-Mucho. Hoffman logró ilusionarla.
Mi amigo se lamenta de haber contribuido a que se vieran en
su casa.
-Nadie de nosotros sabía la verdad, salvo Alex, e hizo lo que
pudo por apartarlo de su hermana.
-Mientras nosotros le defendíamos a capa y espada.
-Y le apoyamos como auténticos idiotas.
-No sé si Andrea te lo ha contado, pero fue la primera de
nosotros en descubrir su verdadera identidad. Al parecer, fue a
visitarlo, y en un descuido del tipo fisgoneó entre unos archivos,
que tenia sobre la mesa. Encontró información de todos
nosotros incluidos los Gilmore.
-Sí, algo me mostro en su día.
Linus arquea una ceja. Le cuento lo acontecido aquella vez.
-Y yo sin enterarme.
-No quería preocuparte.
-Ya, pero detesto ser el último en enterarse de las cosas…-le doy
un beso en la mejilla-…aunque ¿te imaginas que Hoffman se
haya enamorado de tu cuñada?
-Una persona que miente carece de sentimientos, y confianza.
-No creo que fingiera cuando estaba con Olga.
-La verdad, es que no sé qué pensar de él. Me ha defraudado
como amigo, y persona.
-Eso es algo normal, pero todo se verá con el tiempo.
La enfermera Doherty aparece por la puerta para anunciarnos
que han subido a planta a Alex. Nos despedimos de ella con
gratitud
Tomamos el ascensor custodiados por el agente Brian. Linus
se hace el interesante, luego adopta una actitud normal.
Freeman está hablando con Alex en la habitación. Se retira tan
pronto nos ve entrar.
Las vistas a la ciudad son inmejorables. El sol filtra por el
ventanal, y alumbra magistralmente el cuarto.
Alex se ha destapado. Tiene la pierna izquierda,
completamente, vendada, y los dedos del pie, ligeramente,
inflamados. Le pregunto si le duelen. Dice que no.
-Tengo hambre.
Linus se ofrece a atraerle comida caliente de la cafetería. Alex
no quiere sino que ha visto la bolsa con los bocadillos, que hay
sobre la mesa metálica. Alarga un brazo. La coge para comerse
un sándwich. Linus ríe. Yo, también.

El ingreso a planta de Alex ha motivado una oleada de visitas,


que Natasha recibe con una amplia sonrisa. Mi marido no me
suelta de la mano, mientras mi familia y amigos charlan entre
ellos. La bruja no hace más que mirarles con desprecio. Esta
resentida porque tuvo que enterarse del traslado a través de la
enfermera Doherty. De hecho, entró a la habitación,
encolerizada, pero no tuvo agallas de recriminarme nada
porque su hijo estaba presente, que si no me habría cantado las
cuarenta. Es así de grosera cuando se lo propone.
62
La operación¨Océano Blanco¨ ha supuesto un duro golpe contra
el mundo del narcotráfico y la corrupción. Ha habido numerosas
detenciones entre ellos; magistrados, políticos, y policías, así
como una red mafiosa que operaba en la ciudad entre los que se
encontraba Mijaíl V. Kurylenko.
Hoffman vino en la mañana de hoy para tomar declaración a
mi marido junto con Carlson, y la secretaria del fiscal. Mi
relación con el agente fue nula. Y por más que nos pidió a
Natasha y a mí salir, Alex insistió en que me quedara. Algo que
su madre no encajó nada bien.
Durante el interrogatorio supe, entre otras cosas, que
Kurylenko no solo se dedicaba al mundo del narcotráfico, sino
que reclutaba menores de Europa a través de una agencia de
modelos ficticia, las cuales drogaba y golpeaba, y entregaba a
Robert para que las pusiera a trabajar bajo extorsión. Una de
las jóvenes que logró huir, y que es testigo protegido, ha
declarado ante el fiscal, es decir, que el cerco contra Gilmore se
está estrechando, pero no hay manera de dar con él, aunque
Hoffman no descarta la hipótesis de que esté muerto a manos
de la mafia rusa. Mi marido, también, lo cree, pues a lo largo de
estos años se ha granjeado numerosos enemigos, que ansían
verle bajo tierra.
Semejante revelación hizo que me ausentara al baño. Estaba
tensa, y nerviosa, y acabé vomitando como una posesa. Al salir,
Carlson había dado por terminado el cuestionario. Hoffman se
despidió de mi marido, yo opté por mirar a otra parte. Alex
quiso abrazarme, pero su madre entró a la habitación, y ya no
pudimos hablar. Solo acertó a preguntarme si estaba bien. Le
dije que sí, pero no es cierto. Me noto, cada vez, más cansada, y
con deseos de dormir, pero eso es algo habitual teniendo en
cuenta que no he pegado ojo desde que Alex ingresó. De ello
hace una semana, y tres días.
63
Alex, y yo no tenemos ninguna clase de intimidad. La razón no
es otra que su madre. La tía no se ausenta ni tan siquiera para ir
al baño. Siempre está pendiente de nuestras conversaciones.
Alex no sabe qué hacer para que se despegue de su lado, y eso
que la ha usado mil excusas, y ninguna ha surtido efecto. El afán
de la bruja por cuidarle es enfermizo. Le trata como si fuera un
niño. Algo que mi marido detesta.
A veces, sentimos deseos de darnos un beso, o hacernos
arrumacos, pero nos contenemos, ya que, una vez, puso cara
extraña como si estuviéramos cometiendo algún tipo pecado. Y,
la verdad, es que no sé si son celos, o algo peor lo que la motiva
a comportarse así, pienso mientras tomo el paquete de donuts
rellenos de chocolate, que Linus me trajo en la mañana, y que
comparto con Alex, porque lo que es la bruja, está ensimismada
viendo su programa de televisión preferido.
Tomo una porción de chocolate con el dedo, el cual chupo.
Sabe a gloria bendita. Repito distraídamente la acción, pero Alex
me atrapa la mano, se lleva mi dedo a su cálida boca. Boqueo,
mirando a su madre, mientras siento un agradable
estremecimiento, que recorre mi cuerpo hasta posarse ahí
donde el deseo ruge huérfano. Me muerdo el labio inferior al
verle lamer mi dedo. El roce suave de su lengua me excita de un
modo lujurioso. Y tanto que tomo más porción, los cuales le
ofrezco.
Oh, oh…su madre ha girado la cabeza como una muñeca con
pilas. Retiro, rápidamente, mi mano, y guardo la debida
compostura. Siento el corazón golpeando mis costillas. Alex se
relame.
-¿Qué hacéis?
Tiene gracia que nos pregunte eso mismo.
-Comer…donuts rellenos de chocolate… -dice Alex.
-No es saludable. Además, pronto te traerán la cena…-responde
con voz severa.
<<Lo que no es saludable es que estés aquí, espiándonos,
pienso con una repentina tensión sexual no resuelta.
Suena su móvil. Contesta en italiano. Tarda un nanosegundo en
colgar. Se levanta del asiento, ligeramente, alterada. Arrugo la
frente. Al parecer, se ha inundado su ático a causa de una
masiva fuga de agua.
Aunque parezca cruel, Alex y yo vemos las puertas del cielo
abiertas.
-Siento no poderme quedar, hijo…
Le da un beso en la frente. Sale de la habitación después de
coger suChanel negro de cuero acolchado. Cierra la puerta al
salir. Alex no pierde el tiempo, me hace levantar del sillón azul
con respaldo ancho. Toma mi rostro entre sus manos, me besa
apasionadamente. Su barba roza mi piel, suscitando un
agradable cosquilleo.
Mi mano desciende por su torso hasta su rígida entrepierna, la
cual acaricio. Jadea. Me mete mano debajo de la camiseta.
Acaricia mis pechos.
La puerta se ha abierto. Nos separamos, respirando
agitadamente.
¡Oh, no! ¡Es Natasha! ¿Qué habrá olvidado?
-¡He vuelto, hijo!- ¡No puedes ser cierto!- Giulia tiene todo bajo
control. No sé qué haría sin ella…-dice con una odiosa sonrisa a
cual me motiva ir al baño para vomitar del mismo disgusto de
tenerla de vuelta.
64
El médico le ha dado el alta a mi marido después de veintiún
días de permanencia en el hospital. Hoffman han creído
conveniente que no comparezca ante los medios, pues la
investigación policial sigue abierta, y se prevé más detenciones
en los próximos días.
Freeman ha movilizado a sus hombres para que abandonemos
el hospital discretamente.
Natasha ha tratado de acoplarse en la ambulancia donde Alex
va a ser trasladado, pero mi marido prefiere que vaya yo con él.
Obviamente, ello la ha disgustado.
Hoffman se despide de mi marido, agradeciéndole, una vez
más, su cooperación. Alex no dice nada. En cuanto a mí, ni le he
mirado. Y siento ser así de drástica, pero me he sentido
utilizada, y engañada por este señor al que consideraba mi
amigo. Luego solo me resta desearle buena suerte, y que
disfrute de su minuto de gloria, pues seguro que lo ascienden de
cargo.
Alex coge mi mano.
-¿Estás bien?
-Sí.
- Pareces pálida.
-Es solo que no me ha dado el sol…-le digo para quitarle hierro
al asunto.
No me explico cómo puedo sostenerme en pie, pues estoy
agotada física y mentalmente. Uno de estos días iré al médico
para hacerme un chequeo que buena falta me hace.
La ambulancia se abre paso entre el tráfico. Llegamos a casa
antes de lo previsto y accediendo por el parking donde Leonard
nos aguarda. Me apeo la primera con las muletas que el médico
le ha asignado a mi marido. Dejo que los sanitarios hagan su
trabajo. Alex va en silla de ruedas. Entramos al ascensor, justo
cuando Natasha irrumpe con la respiración agitada, hace salir a
Leonard para entrar ella. Su hijo no puede creer lo que acaba de
hacer, y menos yo.
Nadie habla hasta que el elevador se detiene en el ático.
-¡Sorpresa!...-exclama mi familia, y amigos en medio del pasillo
con un cartel de bienvenida.
Hay flores, globos, confeti esparcido por el suelo. Alex ríe
conmovido y ruborizado. Los sanitarios conducen a mi marido
al salón. Les doy las gracias. Linus les acompaña al ascensor.
Natasha obliga a Grace a que coja una escoba y barra lo
ensuciado.
-Y retira ese maldito cartel de mi vista.
Mi familia, y amigos se miran los unos a los otros, pero nadie
dice nada.
-No retire nada, señora Grace. Es suficiente, mamá…-dice Alex
tomando las muletas con las que se ayuda para levantarse para
saludar a todos, incluidas a mis sobrinas, quienes no se esconde
detrás de su madre.
Según el médico, las heridas de la pierna están sanando,
milagrosamente. Es por ello por lo que ha prescindido de la
asistencia de una enfermera, quiere que sea yo quien le cure. No
sé si estaré a la altura de las circunstancias dado que soy algo
aprensiva. En cuanto a la rehabilitación será cuando el doctor lo
estime oportuno, pues tiene dañados algunos tejidos internos,
que hay que reconstruir con cirugía avanzada.
Mis sobrinas juegan con los globos.
No sentamos indistintamente. Alex lo hace en el sofá
reclinable que le he pedido a Steel que compre.
-No es por nada, pero nosotros ya nos vamos…-dice Scott en un
arrebato, pues la tensión se masca en el aire por culpa de la
actitud malévola de Natasha.
-No, quedaos…-dice mi marido.
La bruja mira reprobadamente a su hijo. La tia está deseando
que mi familia y amigos se vayan, pues se va a enterar.
-Nadie va a ir a ninguna parte. Por favor, Grace, sírvenos unos
refrescos, y algo para picar, y siéntate con nosotros.
Grace esboza una sonrisa triunfante, que se esfuma nada más
ver la cara de pocos amigos de Natasha.
Retomamos la charla entre nosotros sin importarnos un bledo
el enfado monumental de Natasha. Casi diría que quiere
nuestras cabezas, sobre todo cuando el globo de Emily le da de
lleno en el rostro. Linus y Andrea ríen por lo bajo. La muy
víbora lo toma en las manos, y lo hace explotar suscitando que
nos sobresaltemos, pero volvemos a lo nuestro.
Acaba yéndose, y sin que nadie le pida que se quede, y eso
incluye a su hijo, quien ríe feliz ante una broma de Linus.

He de reconocer que la compañía de los míos me ha relajado


mucho. Echaba de menos reír después de semanas enteras de
estrés. Linus con sus ocurrencias nos ha hecho pasar un buen
momento familiar, porque se ha disfrazado, y ha improvisado
un monólogo, que nos ha dejado a todos gratamente pasmados.
El tío no solo tiene talento como escritor sino que ahora explota
su vena cómica…¡Ojalá él y Andrea encontraran al amor de su
vida! Aunque ésta está centrada con su trabajo, y en su
embarazo. No quiere conocer a nadie, porque dice haber salido
escarmentada de su antigua relación. Nos ha enseñado la última
ecografía de Claire, y, la verdad, es que nos ha emocionado,
excepto a Alex, que ha preferido no pronunciarse. Y resulta
curioso que después de lo que ha pasado siga en sus trece. Yo,
en su lugar, me lanzaría, y aumentaría la familia al menos para
complacerme, porque sabe que me encantaría tener un hijo
suyo.
Freeman se ha trasladado a vivir con nosotros, pero a petición
de mi marido. Ocupa una de las habitaciones de invitados, que
hay a la derecha del pasillo. Le he preguntado a Alex cuándo
descansa. Me responde que nunca, porque le gusta su trabajo.
-Pero…¿tiene familia?
Estamos subiendo las escaleras, paso a paso, y muy despacio.
-Su mujer e hija murieron en un trágico accidente de coche.
-No lo sabía.
-Le costó mucho superarlo.
-¿No piensa casarse? Lo digo porque Grace es soltera.
Mi marido esboza una sonrisa.
-Se lo diré de tu parte.
-¿En serio?...-me mira burlón-…¡Alex!
Se detiene para besarme.
Llegamos al dormitorio. Me pide que le afeite la barba.
-¿Ahora? Si es más de medianoche. Además has de descansar.
Ya oíste al médico.
-No soporto verme así. Es como si hubiera envejecido cien años.
-La verdad es que si…-le digo para chincharlo.
Me da un cachete en el trasero.
No solo le afeito la barba sino que le aseo, ingeniándomelas
para no mojar el vendaje. Le ayudo a salir de la ducha. Dice que
puede secarse solo.
-Entonces me daré un baño.
-Vale.
Me recojo el pelo en un improvisado moño. Me ducho con
rapidez, mientras oigo el sonido del secador.
Salgo de la ducha envuelta en un albornoz. Alex sigue desnudo.
Me sonrojo, inexplicablemente, al ver su grandioso pene erecto.
Había olvidado su tamaño, y grosor. Se me antoja acariciarlo, y
probarlo pero no creo que sea buena idea, aunque él tiene otros
propósitos, ya que me atrae hacia él. Me despoja del albornoz
que cae al suelo. Toca mis pechos grandes y plenos. Arquea la
espalda para succionarlos por turnos. El efecto en mi es
tremendo. Amortigua mi gemido con sus decisivos labios. Esta
vez, mi lengua se adentra en su boca. Me la chupa, mientras me
hace sentar sobre el borde el mueble del lavabo. Abro las
piernas de par en par. Su pene, se adentra, suavemente, en mi
vagina. Puedo sentir su dureza, y su calidez
extraordinariamente adictiva, que me colman arrojándome a un
goce continuo donde él tiene el dominio de todo mi ser, quien
vibra alrededor del suyo en una carrera sin fondo.
65
Por muy increíble que sea, Natasha se ha instalado con
nosotros en el ático sin tan siquiera consultárnoslo, aunque no
deja de ser la casa de su hijo. Mas sé que lo ha hecho para
importunar, pues solo había que mirarle la cara para deducirlo.
Alex ha preferido hacer la vista gorda, y más que nada evitar
discutir, pues hoy se ha dedicado a aliviar el dolor de su pierna.
El ajetreo de anoche le ha pasado factura, y tanto que ha hecho
llamar al médico. Le ha cambiado la dosis del analgésico.
Continúa tomando el mismo antibiótico. Le ha aflojado el
vendaje, el cual le apretaba. He visto las heridas lo que me ha
provocado que salga pitando al baño, y vomite. He tenido que
refrescarme la nuca, mientras sentía que todo me daba vueltas.
Si es que soy muy aprensiva. He tenido que tumbarme en la
cama hasta que se me pasara el vahído. Luego he bajado al
salón. Para entonces el doctor ya se ha ido.
Mi marido me tiende la mano. Estoy a punto de llorar, y no
entiendo el porqué.
-¿Quieres que haga venir al médico? Todavía debe de estar en el
edificio.
-No, no es necesario. Me han impresionado ver tus heridas…-me
da un beso en la frente.
-No te preocupes por ella. He decidido curármelas solo. Así no
tendrás que pasar por otro mal trago.
Acaricio su mejilla afeitada. Natasha carraspea.
-¿Sí, mamá?
Tiene el móvil en la mano.
-La furcia de tu prima Irina pregunta por mensaje si puede venir
a visitarte junto a sus hermanas, y la harpía de su madre.
Se nota que quiere mucho a su hermana y sobrinas, pienso con
cierta sarcasmo.
-¡Mamá!-La riñe contrariado.
Parece un cuervo con ese vestido negro.
-Esa familia no te ha hecho ningún bien. Te han destrozado la
vida.
Gracias por recordárselo, ¡bruja!
-Ellas no fueron quienes apretaron el gatillo, así que invítalas a
comer.
¡Bien dicho, mi amor!
La muy perversa alza la barbilla.
-Hazlo tú. Yo no me encuentro con ánimos ni con fuerzas de
escribirle a nadie.
Le da su teléfono, el cual mi marido coge. Escribe el
correspondiente whatssap a su prima.
Me ausento para decirle a Grace que ponga más cubiertos en la
mesa.

Irina, Tatiana, Nina, Kira, y Valeria son unas hermosas jóvenes


de edades comprendidas entre los veintisiete y dieciocho años.
Son altas, robustas, y extremadamente educadas. Se alegran de
que su primo esté bien, y lamentan todo lo que le ha pasado.
Natasha las mira con ojeriza, y se muerde la lengua para no
hablar, porque Alex se lo prohibió mucho antes de que ellas
llegaran. Si por ella fuera las echaba a la calle.
Anna no se habla con su hermana sino que la evita
Las niñas solo se quedan para el almuerzo, pues cada una tiene
asuntos que atender, especialmente, Irina y Tatiana, que han de
cuidar de sus respectivos hijos. Se despiden de nosotros. Las
acompaño al ascensor, agradeciéndoles la visita.
A pesar de sus diferencias por culpa de la dichosa denuncia, sé
que Anna aprecia mucho a mi esposo. Le pide, una vez más,
disculpas. Y lamenta su comportamiento de las últimas
semanas, y siente no haber estado atenta con respecto a su
esposo e hijo.
-De este modo nos habríamos ahorrado toda esta desagradable
situación. Mis hijas, y yo nunca hemos imaginado la repercusión
mediática que esto ha acarreado. Nuestro hogar esta tomado
por la prensa, la cual nos sigue a todas partes. Y lo peor es jamás
pensé que Rob, y Viktor hicieran cosas tan horribles.
Natasha tuerce el gesto.
-Ambos estaban metidos en asuntos muy turbios, tía Anna. Solo
que no te diste cuenta.
Se sonroja ante esa realidad.
-Andaba tan ensimismada con mi trabajo, y en cuidar de tus
primas, y mis nietos. Nunca le pregunté a Rob lo que hacía o
dejaba de hacer. En cambio, tú estabas al tanto de todo.
Evita contarle la verdad. Esa que solo él y yo sabemos, y que
hemos convertido en nuestro secreto.
-Me llegaron rumores, y comencé a hacer las correspondientes
averiguaciones.
Anna le mira desconcertada.
-¿Por…por qué no me dijiste nada?
Yo me limito a seguir la conversación en completo silencio.
-Porque por más que lo hubiera hecho, nada habría cambiado.
Tío Rob, y Viktor tenían las ideas claras sobre cómo querían
ganarse la vida.
Anna se santigua.
-El agente Hoffman, me dijo que Rob había matado a dos
camellos, mientras vivíamos en Albany.
Se escucha un gran estruendo en la cocina. Nos miramos los
unos a los otros.
-Voy a ver…-les digo.
Hay cristales esparcidos por todo el suelo de la cocina. Grace
los recoge con la escoba y el recogedor. Dice que se le ha
resbalado de las manos la jarra grande de cristal.
-No te preocupes, aunque…¿está bien?...-le pregunto al verla tan
irascible.
No responde sino que me mira de un modo que me produce
escalofríos. En sus ojos hay furia, resentimiento…y dolor, pero
¿por qué? La veo que deja el recogedor y la escoba en una
esquina, y que abre un cajón del armario. De él extrae una
pistola con la que me apunta.
-¡Grace! ¿Qué…que haces? ¡Baja el arma!
¡Ni caso!
-Levanta las manos, y camina muy despacio-.Vacilo anonadada-.
¡Hazlo!
Ejecuto la acción sin lograr entender nada, pues ¿por qué me
hace esto? ¿Qué quiere?
Alex esboza una ligera sonrisa por un comentario que ha
hecho Anna. Mi corazón golpea, fuertemente, mi pecho. Natasha
frunce el ceño nada más vernos. Es entonces cuando Grace me
empuja contra el sofá. Pierdo el equilibrio y caigo de rodillas en
el suelo. Me he hecho daño, sin duda.
-Qué coño...
Todos han visto el arma. Se han quedado petrificados.
Grace retrocede unos pasos atrás sin dejar de apuntarnos.
Rebusca en una bolsa que hay en la mesa del salón comedor. De
ella saca varias bridas, y cintas adhesivas que me entrega.
Quiere que los ate y amordace a todos. Rehúso.
-¡Hazlo, o él morirá!-Encañona la cabeza de mi marido, quien se
muestra impávido.
No ganamos para disgustos, pienso con los nervios
destrozados.
-¡Déjale!- Le grito en uno de mis arrebatos.
Golpea mi mejilla con la culata. El dolor es tan intenso, que me
doblega.
-¡Nooo!-Exclama Alex.
-¡Grace, por favor, tranquilízate! ...-le ruega Anna.
La ignora.
Me arrastra del pelo para hacer lo que quiere. Soy un mar de
lágrimas. Alex le advierte que si no suelta la matará con sus
propias manos. Le apunta y dispara. Chillamos. La bala le roza el
hombro. Sangra.
-La próxima vez no fallaré…-me mira con ira-…¡átalos! ¡A qué
esperas!
Lo hago con Anna. La pobre está temblando de miedo.
-Si lo que quieres es dinero, coge todo lo que hay de valor, y
¡lárgate!- Grito mi marido.
Grace está alteradísima, y tanto que aprieta, enérgicamente, el
gatillo contra la sien de mi esposo. No dudará en matarlo si no
se calla, mientras que a mí no me queda otra que atar y
amordazar, con manos trémulas, a Natasha, cuyos ojos reflejan
un indescriptible pavor.
-¡¡No quiero tu puto dinero, sino justicia para mi hermano
Marcus!! ¡Murió de un disparo a manos de tu marido!–Se dirige
a Anna. Boqueamos ante su insólita confesión-. Y ¡tú lo sabías
solo que preferiste guardar silencio durante todos estos años,
mientras mi familia, y yo sufríamos!- Le habla a mi marido.
Alex discrepa.
-¡Nadie me habría creído, era mi palabra contra la de m...-le
amordazo para que calle, y salve la vida.
Me regaña con la mirada, mientras se retuerce en el sofá.
-¡Tu deber era denunciar ese crimen, maldito hijo de puta, y no
lo hiciste!
Chillo al ver cómo le golpea la cabeza, una y otra vez, con el
arma. Mi marido cae inconsciente al suelo. Lloro en medio de
una profunda arcada.
¿Dónde está Freeman cuando más se le necesita?
-Sabes, me caías bien…-se refiere a mi-…y es una lástima que El
Hombre del Año se quede sin su linda mujercita.
-¡No lo haga, Grace!
El sonido de las puertas del ascensor abriéndose la despista
durante un nanosegundo, momento que aprovecho para
empujarla con todas mis fuerzas. Cae al suelo. El arma rebota, y
va a parar a una esquina del salón. Las dos luchamos por
alcanzarla. Me tira del pelo. Le golpeo incesantemente con mis
puños. Le muerdo el brazo. Chilla soltándome, y es cuando
Freeman, coge el arma.
-Se acabó, señora Grace…-le dice en un tono sosegado.
Me aparto de ella, mientras la esposa.
Acudo al lado de mi marido. Tiene pulso, pero le sangra la
herida en la cabeza, y la del hombro. Le miro gimoteando.
Freeman libera a Anna, y a Natasha. La tía de mi esposo, evalúa
a Alex.
-Llamare a una ambulancia. Hay que llevarlo a un hospital.
No me aparato de mi marido, mientras Natasha parece estar
en shock. Pronto el ático se llena de agentes secundados por
Hoffman. En una de esas Grace confiesa que ha matado, y
descuartizado a Gilmore, y que su cabeza yace en mi
congelador. Nadie se cree semejante hecho, hasta que Hoffman
lo verifica por cuenta propia. Acabo vomitando como jamás lo
había hecho.
66
Ha pasado unas semanas desde lo sucedido con Rebeca Grace
Owen, y es como si hubiera pasado justamente ayer. Los
recuerdos aún persisten en mi retina, y tanto que apenas
concilio el sueño como antes, pues hemos abierto las puertas de
nuestra casa a una perturbada mental, y tan siquiera nos hemos
dado cuenta, pues falsificó su curriculum, y su carta de
presentación. El mero hecho de pensarlo, me ha producido un
extraño vértigo, y es por ello por lo que hemos decidido no
contratar a nadie para que acondicione nuestro nuevo hogar no
lejos del distrito financiero, pues nos bastamos con nosotros
mismos, aunque Natasha haya puesto el grito en el cielo.
Ciertamente, en su declaración, Grace relata que vio cómo
Gilmore se citaba, y mataba a su hermano a sangre fría, pues
tenía por costumbre seguir a Marcus allá dónde fuera con el fin
de vigilarlo, y protegerlo. Y que tras ello juró venganza. Primero
entró a trabajar para los Gilmore solo para estar cerca del
asesino de su hermano, incluso hizo que un detective le siguiera
los pasos, pero éste le pudo más la codicia. De ahí que la
chantajearla con contárselo a Robert. De modo que tuvo que
matarle. Luego enterró su cuerpo en un descampado del que
dijo no acordarse. Con el tiempo, Gilmore empezó a interesarse
en ella. Fueron amantes durante dos años, pero lo dejó por
temor a que la señora de la casa la descubriera, y la echara. Así
que disuadió a Natasha para que la recolocara en nuestra casa,
ya que sabía que mi marido manejaba información
comprometida sobre los Gilmore, porque Robert así se lo
confesó. Y quiso hacerse con ella, pero una conversación
privada con Crowe, la hizo creer que mi esposo era igual de
cómplice que padre e hijo, puesto que no denunció el crimen de
su hermano sino que guardó silencio, lo cual la enfureció.
Cuando las cosas se pusieron feas Robert recurrió a su ex
amante. Nunca estuvo enCayuga Lake,sino en un viejo
apartamento enHarlem, propiedad de la abuela de Grace. Allí
pasó unos días hasta que una noche, mientras aquél dormía,
decidió acabar con su vida a hachazos. Dijo que se sintió
liberada, y muy feliz. Escuchar esto mismo a través de las
grabaciones que Hoffman nos facilitó hizo que me quedara sin
habla, pues no solo planeó asesinar a Robert, sino que sentía
una profunda animadversión hacia mi marido. Dicho odio llegó
a cegarla hasta tal extremo que no pudo escapar de él sino que
cayó en un abismo donde permaneció hasta que ejecutó parte
de su venganza. Y es por ello que yace recluida en una clínica
mental a la espera de que se celebre el juicio. Por lo visto, su
familia está destrozada.
En cuanto a Alex, y yo seguimos sobreponiéndonos a la
vorágine, mientras sus heridas cicatrizan. Han sido muchos los
obstáculos que hemos ido sorteando, puesto que ninguno de
ellos nos ha reportado nada bueno. A veces, me puede la
incertidumbre sobre qué va a pasar con nosotros, y,
especialmente, con Viktor, y Grace. Mi marido me tranquiliza
diciéndome que todo irá bien. Me gustaría tener su templanza,
pues la necesito ahora más que nunca, ya que he descubierto
que ¡estoy embarazada!

Fin de la segunda parte de ¨Las luces y sombras de


Lucifer¨
Nada es lo que parece.
AGRADECIMIENTOS

Mi gratitud a todas aquellas personas que me han


apoyado en esta aventura literaria, especialmente, a Larrú.
¡Un abrazo!
CHARLOTTE