Está en la página 1de 10

LA FORMACIÓN EN LA ERA DIGITAL: AMBIENTES ENRIQUECIDOS

POR LA TECNOLOGÍA POR JULIO CABERO ALMENARA

NUEVOS ESCENARIOS PARA LA FORMACIÓN: LA SOCIEDAD DEL


CONOCIMIENTO

Con respecto a los nuevos escenarios para la formación: la sociedad del conocimiento, en
dicho documento de Cabero, J. (2017), explica el papel que tienen las tecnologías de información
y comunicación (TIC) en las técnicas de aprendizaje de la sociedad digital, cabe resaltar que está
sujeta a diferentes características como lo son: la globalización económica y cultural, la rapidez
con que se genera y transforma la información, la necesidad de estar permanentemente en
aprendizaje. Se entiende, que estamos en una sociedad que demanda el aprendizaje constante,
basados en modelos económicos encaminados entorno a la información y extensión de las TIC que
se tienen a nuestro alcance. Esto da introducción a una situación compleja y desconocida, como
nos explica la UNESCO (2015) citado por Cabero, J. (2017) “el mundo está cambiando: la
educación debe cambiar también”.

Ciertamente, se habla de esta necesidad de cambio, por diversos motivos, en tal sentido,
está la durabilidad de los contenidos y también el volumen de la información que no es la misma
que en otras épocas, por ejemplo, como lo explica Julio Cabero, anteriormente las personas en su
formación formal, adquirían ciertos conceptos permitiendo así que luego estos fueran aplicados en
su vida profesional, con una pequeña modificación de dichos conceptos, ya que estas estaban
pensadas para ser duraderas, sin lugar a dudas no es un secreto que actualmente no es posible la
durabilidad de la información, ya que no existe nada seguro o perpetuo. Es decir, que actualmente
el aprendizaje se convirtió en una gran necesidad, la cual, gracias a la tecnología permite la
individualización y la amplitud de una enseñanza personalizada. En definitiva, se comienza a
observar la formación de una manera más extensa y no limitada a una etapa escolar determinada.

Por otra parte, Julio Cabero, explica que es indiscutible que cada vez es más complejo
imaginar cómo será el futuro, esto se convierte en un gran problema para los docentes actualmente
y esto predomina directamente en la formación de los estudiantes. En este sentido, Pérez Gómez,
A. (2012) citado por Cabero, J. (2017) dice: “El problema no está la cantidad de la información
que los niños y jóvenes residen, sino la calidad de la misma”.

Nuevamente retomando la situación o contexto de complejidad que plantea el autor Cabero,


J. se encuentra con diversos hechos que influyen firmemente para una evolución del sistema
educativo que son: la fuerte precedencia de las TIC en la sociedad y la amplitud de información
que tenemos a nuestra disposición, es decir, centrándose en las instituciones escolares, se tiene que
destacar que, nunca había existido tal aumento de las TIC como en la actualidad, es más se cree
que en un futuro cercano estas aumentaran notablemente, lo que dará inicio a nuevos problemas,
nuevas formas de plantear el proceso formativo, por otro lado, la expansión de los escenarios de
aprendizaje, en efecto, consecuente al aumento de información, no se debe omitir que la tecnología
no está armoniosamente distribuida.

Sin embargo, con el crecimiento de las TIC, se encuentra el aumento de las informaciones,
ya que, en la historia de la humanidad se ha generado tanta información y a tal velocidad, como en
la cotidianidad, conviene destacar, como Cabero, J. (2017) explica su visión en base a las ideas de
Tünnerman (2009), señala que:

Si el conocimiento se demoró 1.750 en duplicarse por primera vez,


contando desde el inicio de la era cristiana, luego se duplicó cada 150 años
y ahora lo hace cada 5 años, y se estima que para el 2020 se duplicará cada
73 días. (p. 46)

Se entiende, que el aumento de la información es algo real, que va evolucionando y


ampliándose con la sociedad e incluso más rápido.

Ahora bien, vale la pena saber que Julio Cabero menciona los estudios que hicieron Cross
y otros (2010) al señalar:

Que en 1985, el 75% de los conocimientos necesarios para trabajar los


teníamos en nuestra cabeza y hoy ni siguiera llegamos al 10%. Por ello,
necesitamos apoyarnos en dispositivos tecnológicos (USB, smartphones,
entre otros) para guardar la información y utilizarla cuando la necesitemos;
es lo que empieza a denominarse como inteligencia ambiental. (p. 46)

En base a esto, Julio Cabero hace una comparación, donde habla, que anteriormente la
información se consideraba individual y duradera, y describe que actualmente, se consideraría
abierta, distribuida, social, global, lo cual lleva a la formación ciudadana en esta época digital, a
que debe afrontarse desde diferentes puntos de vista.

Lo que si es cierto, es que tal cantidad de información nos introduce nuevamente en la


compleja situación, por una parte, resalta la creación de un sistema educativo donde la función del
estudiante no sea tanto retener textualmente la información, ya que no tendría mucho sentido en un
mundo donde la información se transforma constantemente y no tiene la durabilidad de los tiempos
anteriores. Esta es una de las ideas que destaca Cabero, J. (2017) citando a Rojas (2011) en relación
a los estudios realizados por este: “de ahí que la formación no deba centrarse tanto en la simple
retención de los datos, y con ello no quiero decir que no se potencie la memoria, que es una
habilidad cognitiva extraordinariamente importante”.

LA FORMACIÓN EN LA ERA DIGITAL

Cabero, J. (2017), plantea: “los escenarios de formación van a ser muy tecnológicos, o por
decirlo con otros términos, van a ser escenarios muy enriquecidos por las TIC; y por otra, que el
propio proceso de aprendizaje se va a ver transformado”.
En efecto, los procesos que se emplean en la tecnología y la comunicación son muy
importantes, debido a su forma de alcanzar una buena integración entre las personas, una manera
más fácil para garantizar el objetivo de comunicar, y también la disponibilidad de contar con
profesores que puedan tener el apoyo para realizar y manejar las herramientas y beneficios que trae
la TIC.

Plantea Cabero, J. (2017) el aprendizaje será al mismo tiempo cada vez más social y más
individualizado social desde la perspectiva de que el aprendizaje en la sociedad del conocimiento
requiere la colaboración de diferentes personas para la construcción del conocimiento, en lo que
se está viniendo a denominar como inteligencia colectiva, que mediante los aportes individuales
de información y conocimientos, está propiciando la creación de una verdadera inteligencia
colectiva que permite crear información más Rica y sofisticada que la de los aportes individuales.
Directamente relacionándola son resultados y recursos abiertos de emprendimientos, ya que
la tecnología será cada más ubico. Por poder comunicarse en cualquier momento y lugar de toda
manera es muy importante la comunicación por la motivación de fragmentos para una buena
comunicación tanto en la educación como en la sociedad.

Según (Cabero y Llorente, 2010) citado por Cabero. J, (2017):

El carácter social del aprendizaje viene potenciado por la importancia que


están adquiriendo las redes sociales, las comunidades virtuales y las
comunidades virtuales de aprendizaje. Estas últimas presentan una serie de
características: la interacción que se establece entre las personas que
conforman la CVA se efectúa a través de tecnologías, son flexibles en el
tiempo, se caracterizan por el intercambio de información en diferentes
formatos y por la generación y construcción de conocimientos nuevos, sus
participantes comparten un lenguaje y no necesariamente unas creencias,
la interacción se realiza utilizando diferentes tipos de herramientas de
comunicación sincrónicas, y asincrónicas y textuales como audiovisuales,
y se realiza una comunicación multidireccional. (p.51)

Plantea que las redes sociales son una buena herramienta de comunicación, ya sea por
diferentes sitios. Además de satisfacer la comunicación de diferentes ángulos de forma efectiva
para lograr una buena forma de orientación y ayudar a transmitir la producción de redes sociales y
de manera comunicacional.
Según Cabero, J. (2017) expone: “Los escenarios futuros de formación serán cada vez
producto de la combinación de los escenarios analógicos-reales y los digitales virtuales que, en
combinación, aportarán nuevas realidades para analizar y comprender la información”.
Los escenarios se basan principalmente, en que son la realidad aumentada y virtual, ya que,
se mezcla lo real con lo virtual, y mediante estas forma permite que los usuarios puedan interactuar,
tanto con lo físico como en lo digital, lo cual genera, un mundo alternativo, donde ocurren
experiencias sensoriales, en donde, obtienen buenas habilidades y hábitos para buscar información
más fácilmente para que se pueda realizar e interactuar entre sí.

Expone Cabero, J. (2017):

Hoy sabemos que la innovación con la tecnología ocurre cuando las


incorporamos para que los alumnos alcancen un aprendizaje activo, abierto,
flexible y colaborativo; y ello no depende exclusivamente ni de su
presencia física ni de sus potencialidades tecnológicas, sino de cómo el
docente las incorpora en la enseñanza, de las estrategias y metodologías
que moviliza con ellas, y del tipo de interacción que persigamos que
establezcan los estudiantes con ellas, desde simplemente recordar la
información a crearla a través de diferentes dispositivos tecnológicos.
(p.53)

En otras palabras, un problema que ha aparecido con las tecnologías, es que, no ha sido
parejo su aumento de presencia con la mejora del rendimiento académico de los estudiantes, con
el buen uso de la tecnología se puede modificar y mostrar una buena relación para poder ingresarla
al aula o hacia uno mismo como sociedad, se trata de interactuar las relaciones que puede llegar a
tener la metodología en los dispositivos móviles , la enseñanza que trae para adquirir y llevar a los
alumnos esa información.

Según Cabero, (2014) “los ambientes enriquecidos por la TIC serán vistos totalmente
diferentes a nivel educativo. En este caso serán vistos como la TAC (Tecnología para el aprendizaje
y conocimiento) y como TEP (Tecnología de empoderamiento y la participación)”.

Continuando con este punto, Cabero, J. (2017) plantea:

Al aplicarla como TAC, se trataría que el docente los movilice no para


realizar lo mismo que hace sin ellas; es decir, reproducir modelos
tradicionales de enseñanza, sino aplicarlas para crear innovaciones
educativas y buscar en su aplicación nuevos usos educativos, para que los
alumnos las utilicen como instrumentos de formación y conocimiento, y no
simplemente como herramientas tecnológicas e instrumentales. Y como
TEP, se trataría de percibirlas no como meros recursos educativos, sino
también como instrumentos para la participación y la colaboración de
docentes y discentes; es asumir por tanto que el aprendizaje tiene una fuerte
dimensión social, ya que la formación implica aprender en comunidad y
ser capaz de interaccionar y colaborar para construir el conocimiento,
jugando la tecnología un rol de mediadora en la construcción del
conocimiento y la interacción social. (p. 55)

Ahora bien, la realización de estas prácticas académicas y culturales con las TIC implica,
como señalamos en otro trabajo (Cabero, 2015, pp. 23-24), tener en cuenta una serie de principios
e ideas, como por ejemplo:

• Cualquier tipo de TIC es simplemente un recurso didáctico que deberá ser


movilizado cuando el alcance de los objetivos, contenidos, las
características de los estudiantes o el proceso comunicativo lo justifiquen.
• El aprendizaje se encuentra no en función del medio, sino
fundamentalmente sobre la base de las estrategias y técnicas didácticas que
se movilicen.
• Las TIC no solo transmiten información, sino que también transforman
nuestra estructura cognitiva, de ahí que el mejor enfoque de enseñanza con
ellas sea el multimedia.
• Antes de pensar en términos de qué medio, debemos pensar para quién,
cómo se va a utilizar y qué se pretende con él. • El contexto donde se
incorpora una TIC condiciona su utilización.
• No usarlas exclusivamente para transmitir información, sino dar la
oportunidad a los alumnos para con ellas analizar el entorno circundante, y
crear y elaborar contenidos. […] (p.56)

OBSTÁCULOS PARA LA INCORPORACIÓN DE LAS TIC EN LA


ESCUELA DE LA ERA DIGITAL

Cabero. J, (2017) señala: “Los obstáculos que podemos encontrar para su incorporación son
de diversos calado, e irán desde la formación del profesorado, el imaginario que tenemos sobre las
tecnologías o las estructuras organizativas donde se insertan”.
Es por ello, que se sustenta en la imaginación que pueda tener cada persona sobre las
tecnologías o las estructuras donde se organizan, ya que, la tecnología evolucionó en el área de la
información y comunicación, gracias a los avances que ha presentado el hombre en los últimos
tiempos. Además, es cierto que el progreso de las nuevas tecnologías, mejora cada vez más las
condiciones de vida en la sociedad, pero como factor negativo empieza a desordenar su rutina
diaria, como la pérdida de trabajo (desempleo) debido a su gran atracción por la máquina o la
contaminación del medio ambiente que requiere un control continuo y estricto.

En este sentido las TIC, hacen referencia a una amplia variedad de recursos tecnológicos,
que son empleados en las telecomunicaciones. De tal modo, que algunas de estas, que se ven más
utilizadas por el hombre son los dispositivos móviles, tales como, teléfonos, computadoras, tablets,
los servicios de correos y juegos en línea. Por consiguiente la posibilidad que tiene el hombre de
interactuar a través de internet con aparatos móviles con capacidad de almacenar, procesar y
transmitir una información, ha causado una profunda revolución en la manera en que las personas,
difunden, procesan y transmiten la información generando grandes consecuencias.
Por otra parte, encontramos que la formación que los docentes poseen respecto a las TIC
según Almerich y otros, (2011); Suárez, Almerich, Gargallo y otros, (2013); Roblizo y Cózar,
(2015); Valdivieso y González, (2016), citado por Cabero. J, (2017), es la siguiente:

Podríamos considerarla de tipo medio, y menor en lo que serían las


tecnologías más novedosas, pero donde lo verdaderamente importante son
dos aspectos: que su capacitación suele ser mayor en el terreno tecnológico
que en el uso pedagógico, y que muestran dominios tecnológicos elevados
en el uso que hacen de las tecnologías en su espacio doméstico y de
investigación, y menos competentes cuando se refieren a prácticas
educativas en la enseñanza. (p.57)
Se refiere, que a los docentes no los instruyen para que hagan uso de las tecnologías a nivel
educativo, sino más bien, hacia la parte tecnológica, por tanto, no aplican éstas como medio para
enseñar conocimientos a los alumnos, pero, en cambio, los docentes si le dan uso propio en su
hogar, ya sea para investigar, entretenerse, entre otras cosas.

Así pues, Koehler y Mishra (2006), citado por Cabero. J, (2017) proponen: “el conocido
modelo TPACK (Technological PedAgogical Content Knowledge), que viene a indicar que la
capacitación de los docentes en TIC debe hacerse en tres tipos de conocimientos que deben estar
interaccionados: conocimiento tecnológico, de contenido y pedagógico”.

Por su parte, las investigaciones realizadas sobre el modelo (Cabero, (2014); Cabero y otros,
(2015); Cejas y otros, (2016), citado por Cabero. J, (2017) expresan que:

Han puesto de manifiesto la fiabilidad del instrumento de diagnóstico, la


necesidad de buscar nuevos instrumentos que supere la modalidad del auto
informe, que los docentes tienden a mostrarse más competentes en el
conocimiento tecnológico que en los otros dos establecidos en el modelo,
y la utilidad conceptual del modelo, aunque siempre llamando la atención
sobre su necesidad de su contextualización. (pp. 57-58)

En virtud de lo planteado por estos autores, el TPACK se refiere en español, al modelo del
conocimiento tecnológico del contenido pedagógico, el cual tiene como objetivo o misión,
identificar los tipos de conocimiento que el docente debe tener, para incluir las TIC en la enseñanza
que facilita. Además, la combinación de tecnología en la enseñanza viene compuesta por ésta,
sumándole los conocimientos del contenido y la educación, sin embargo se debe tomar en cuenta
siempre el contexto en que se maneja.
Por otra parte, Cabero. J, (2017) plantea:

No podemos olvidarnos que tenemos un nuevo tipo de alumno. Y cuando


hablo de un nuevo tipo de alumno, no me refiero a la clasificación de
“nativos digitales”, que ha llevado a muchas personas a creer que el simple
hecho cronológico de fecha de nacimiento los ha hecho altamente
competentes para el manejo de las TIC. (p. 58)

Como han puesto de manifiesto diferentes investigaciones (Cabero y otros, 2009a y 2009b;
Cabra y Marciales, 2009; Romero y Minelli, 2011), citado por Cabero. J, (2017) exponen:

Los alumnos no son tan competentes tecnológicamente como se ha


apuntado desde esa perspectiva y son más expertos rutinarios que
estudiantes digitales, lo que ha llevado a diferentes autores (Casati, 2015)
a plantear que debemos ya olvidarnos de dicha denominación por confusa
e incierta, y porque no todos los jóvenes tienen los mismos perfiles de
dominio de las tecnologías, y menos aun cuando nos movemos en el terreno
de la formación. La Fundación Telefónica (2013), en el análisis de las
veinte claves que proponen para el futuro de la educación, en la 7ª señala
que hay que romper con el mito de que los nativos digitales dominan las
TIC para usos de provecho en el siglo XXI. (p.58)

Cabe decir que, los nativos digitales vienen siendo, las personas que nacieron con la
tecnología, y que por naturaleza, por así decirlo, están capacitadas para el manejo de éstas sin
ningún inconveniente. Pero por otro lado, no todos los individuos son expertos con la tecnología,
dado que, cada ser humano tiene perfiles de dominio tecnológico diferentes. Por ejemplo, a pesar
que en la actualidad, donde la tecnología y el internet conviven con el ser humano, existen personas
que no saben cómo usarla, ya sea porque, no tienen los recursos económicos para adquirir algún
dispositivo tecnológico (teléfono, computadora, tablet) o que ya lo tienen pero, no se han interesado
en aprender cómo se utiliza.

No obstante la amplia exposición a las tecnologías tiene consecuencias de diversos tipos


entre ellas a nivel cognitivo, según diferentes autores Carr, 2011 y 2014; Watson, 2011 y como
afirman García Carrasco y Juanes (2013, p. 48) citado por Cabero. J, (2017):

La tecnología que usamos cotidianamente es capaz de modificar nuestro


cerebro mucho más de lo que creemos. Los hallazgos científicos de las
últimas décadas han demostrado que el cerebro es un órgano plástico,
constituido por neuronas capaces de regenerarse y de sufrir una
remodelación permanente en respuesta a las experiencias que vivimos. (p.
59)

De acuerdo a lo antes citado, esto sucede cuando las personas se exponen durante mucho
tiempo a la tecnología, ya que, se centran tanto en ella, que no distinguen entre lo real y lo virtual,
están todo el tiempo en línea, no se dan cuenta lo que acontece a su alrededor; a largo plazo trae
consecuencias como, la pérdida de la capacidad de atención y concentración, en donde el individuo
se distrae frecuentemente y se muestra muy hiperactivo, es decir no puede estar quieto. En el ámbito
escolar, a los docentes se les dificulta que los estudiantes le presten atención y hacer que se
concentren en la elaboración de las tareas. Asimismo, está la dificultad del pensamiento profundo,
la cual hace referencia, cuando el individuo no hace uso de este, no ordena a su cerebro que trabaje,
analice, y busca todo en internet por medio de la tecnología.
BIBLIOGRAFÍA

. Cabero, J. (2017). La formación en la era digital: ambientes enriquecidos por la tecnología.


Gestión De La Innovación En Educación Superior, 2 (2), 41-64.

También podría gustarte