Está en la página 1de 2

23/03/2004

De serpientes, jardines, árboles y destierros

Así como en el antiguo sistema mítico de Cercano Oriente, en contraste con el posterior sistema bíblico estrictamente
patriarcal, la divinidad podía ser representada tanto bajo forma femenina como masculina, tampoco se encuentran, en los
hallazgos arqueológicos de este período, signos que refieran a la ira divina o al peligro. El tema de la culpa, por ejemplo,
no aparece unido al jardín. La bendición del conocimiento de la vida está allí, en el santuario del mundo y está disponible
por lo que es otorgado a cualquier mortal que se acerque con el deseo y la disposición de recibirlo.

Si nos remontamos al lejano oriente, en la leyenda de Buda, cuando se coloca en el Punto Inmóvil bajo el Arbol de la
Iluminación, ,el Creador de la Ilusión del Mundo, Karma-Mara (Deseo de la Vida y Temor a la Muerte), se acercó para
amenazar su posición. Pero Buda tocó la tierra con los dedos de su mano derecha y entonces “la poderosa tierra atronó
con cien, mil, cien miles rugidos diciendo: ¡te pongo por testigo! Y el demonio huyó” (Jataka). Entonces, alcanzó al
Iluminación esa noche y permaneció absorto en éxtasis durante siete veces siete días en el transcurso de los cuales se
levantó una terrible tempestad y un poderoso rey sepiente llamado Muchalinda, saliendo de su morada debajo de la tierra,
envolvió con sus anillos el cuerpo del Buda siete veces y dijo “que ni el frío ni el calor, ni los mosquitos, ni las moscas, ni
el viento, ni el sol, ni las criaturas que se arrastran se acerquen al Bendito” (Maha-vagga) Y cuando todo acabó,
Muchalinda se desenroscó y tomando forma humana, puso sus manos en la frente y veneró al Buda.

En la tradición y la leyenda de Buda, la idea de liberación de la muerte recibió una interpretación psicológica nueva, que
si embargo, no cambia el espíritu de la representación mítica anterior. Los viejos temas se elevan a un plano superior y se
les dá una nueva inmediatez a través de su asociación con un personaje histórico verdadero, que había ilustrado su
significación a través de su vida. Así, en esta leyenda, en el árbol cósmico, predomina una atmósfera de acuerdo
sustancial en donde la diosa y su esposo la serpiente ayudan a su benemérito hijo en la búsqueda de la liberación respecto
de las limitaciones innatas, la enfermedad, la vejez y la muerte.

En el jardín del Eden, reina una disposición diferente. Porque dios (Yavhé, en hebreo) maldice a la serpiente cuando se
entera que Adán ha comido la fruta del árbol del conocimiento del bien y del mal, y dice a sus ángeles: “Mirad, el
hombre se ha hecho igual a nosotros, conoce el bien y el mal, y ahora, para que adelante la mano y se acerque también al
árbol de la vida y coma y viva eternamente...” por lo que lo expulsa del Jardín del Eden para que el mismo se ocupara de
cultivar la tierra. Luego, Yavhé colocó un Querubín (leones-pájaros) y una espada flamígera para proteger el camino del
árbol de la vida.

Debe observarse que en el contexto del patriarcado hebreo de la edad de Hierro (1000 a.C.) se invirtió la mitología
adoptada de las anteriores civilizaciones del Neolítica y de la Edad del Bronce en las tierras que ocuparon y gobernaron
durante algún tiempo, para presentar un razonamiento que se opone al original.

En esta línea, mucha de la simbología bíblica exhibe una ambivalencia inherente que no puede suprimir ningún énfasis
retórico sobre la interpretación patriarcal. El mensaje emocional parece contradecir el relato verbal. Esta discordancia
puede observarse en las tres religiones que comparten el legado del Antiguo Testamento: el judaísmo, el cristianismo y el
islam.

La Biblia, no es la única fuente occidental de mensajes ambivalente. El legado griego muestra también una inversión en
sentido similar.

Bibliografía:

Campbell, Joseph. Las mascaras de Dios Mitología Occidental

También podría gustarte