Está en la página 1de 7

REVISTA MEDICA HONDURENA 59

El tratamiento de las fracturas


expuestas e infectadas
Toda fractura, sea simple, com- cional, que la experiencia lo limi-
plicada o infectada, debe reducir- ta a seis u ocho horas, obrando
se mediante la tracción o contrac- de la manera descrita y ya clási-
ción, y esta reducción se manten- ca, se puede cerrar la píel y esta-
drá inmovilizada durante todo el blecer el tratamiento de la frac-
período de consolidación. La di- tura, como si fuese simple. Por
ferencia entre una fractura sim- este medio se consigue una cura
ple y una infectada es que en esta p. p. de la herida y una consoli-
última no se iniciará en seguida dación de la fractura dentro del
el tratamiento funciona!, sino tiempo habitual casi en 100 por
cuando se halla localizado y apa- 100 de los casos. Siguiendo sis-
gado el foco de infección. temáticamente esta conducta, po-
Una fractura expuesta y con- dremos contemplar las maravillas
taminada es una herida bacterio- que nos asombraron a todos los
lógicamente sembrada de gérme- que tuvimos el honor de pasar
nes, pero no es clínicamente in- una temporada en la clínica da
fectada. Es un distingo tempo- Bo'hler, Digo en la clínica de
rario cuya apreciación tiene gran- Bühler, porque es allá donde la
des alcances terapéuticos. Entre gran enseñanza de la guerra se
la siembra en superficie y la pu- cultiva con inteligencia y con la
lulación y propagación microbia- pasión de un poseído. Desgra-
na, pasan unas horas, dentro de ciadamente los mensajes cientí-
las cuales el cirujano puede este- ficos corren el riesgo de los men-
rilizar el campo mediante el des- sajes espirituales. Estos, por
bridamiento, !a resección de !a falta de fe, aquéllos por falta de
herida, la limpieza mecánica y la técnica, pueden fracasar. Lo-
antisepsia en superficie. Si es- renzo Bühler nos enseña la técnica
tamos dentro de un plazo conven- y nos la ensaña con entusias-
60 REVISTA MEDICA HONDURENA

mo. Los dispositivos adoptados cables a cualquier tipo de fractu-


con sus sencillos aparatos nos re- ra? Colocar una placa, como ha-
suelven grades dificultades. Sin cen todavía algunos cirujanos eu-
ellos fracasaríamos muchas veces ropeos y como se ha defendido
en nuestro intento de aplicar con en nuestra Sociedad, significa to-
fruto el mensaje aludido. da una operación mutilante; sig-
Cuando la fractura es expuesta nifica agrandar la herida, conta-
e infectada, ya no es posible ce- minar tejidos sanos. La osteo-
rrarla desde luego, ni siquiera ex- mielitis por infección del foco es
indir la herida. Se establecerá una osteomielitis en superficie.
tan sólo un desagüe adecuado, Su secuestro, cuando no se trata
particularmente cuando e! hueso de un fragmento intercalado y
está cubierto por grandes capas desvítalizado, es una lámina que
musculares. Pero si no podemos cubre el extremo de fractura y
hacer más contra la infección, no que se elimina fácilmente. Los
por eso se descuidará la fractura, tornillos que coloca el cirujano
la que se tratará de reducir como llevan la infección a la profundi-
en nuestro caso, mediante el dad y lo menos que pueden hacer
principio de la tracción y contrac- es un foco localizado de osteomie-
ción que, al mismo tiempo, inmo- litis alrededor de! cuerpo extraño.
viliza el miembro. La tracción Se difunde cada vez más en los
orienta los planos y suprime los Estados Unidos el método de Orr,
espacios muertos, sitios predilec- que consiste, entre otras cosas,
tos para la formación de absce- en practicar el menor número de
sos. La reducción de los frag- curaciones posibles en las heridas
mentos óseos libra a los vasos infectadas, especialmente en las
sanguíneos y truncos nerviosos osteomielitis. Es una verdadera
de compresiones y desplazamien- conquista terapéutica, que prac-
tos, mejorando la circulación y el ticará con satisfacción todo aquel
trofismo. que recuerde cómo sufrían nues-
Los tejidos animales o vegeta- tros pacientes de osteomielitis al
les, dice Bohler, para crecer ore- cambiarles diariamente las cura-
parar sus heridas, no solamente ciones.
necesitan luz y aire, sino también La experiencia clínica y de la-
descanso, tiempo, calor y circu- boratorio indica que toda vez
lación humoral. que se altera el proceso natu-
Aceptados estos principios bio- ral de curación mediante toques,
lógicos, ¿cómo es posible recurrir irrigaciones, raspados, etc., se
a injertos, alambres, placas o tor- rompe la barrera de protec-
nillos para reducir o inmovilizar ción, se absorben gérmenes y
una fractura infectada, cuando toxinas, se eleva la temperatura.
se dispone de medios de inmovili- Es la mejor manera de mantener
zación y coaptación ideales apli- una septicemia crónica y provo-
KE VISTA MEDICA HONDURENA 61

car un shock permanente por los quier tentativa de cura antisépti-


dolores que significan las curacio- ca mediante vacunas, revulsivos
nes intempestivas. Estos con- o luces artificiales, se estrellará
ceptos, que revolucionaron la te- impotente si no satisfacen las re-
rapéutica quirúrgica en los Esta- glas que gobiernan el tratamiento
dos Unidos, disminuyeron «?l tiem- de las heridas. Estos hechos son
po de curación, ahorrando mate- aplicables al tratamiento de las
rial y sobre todo dolor, y que con fracturas. La inyección de
tanta intuición biológica proponía productos químicos y otros me-
Julio Méndez, entre nosotros, se dios de cura, no conducirán al
han llevado a la quinta esencia éxito funcional, si se descuidan
en el «Unfalkrankenhauses» de las reglan fundamentales.»
Viena. orr tapona las brechas En la discusión, el Dr. O. Co-
operatorias en campo infectado pello, que tuvo la oportunidad de
con gasa empapada en vaselina y asistir y seguir a los así tratados
levanta las curaciones cada dos o en la clínica de Bohler, suscribió
tres semanas. Méndez cubría por zeno .
las heridas con apositos planos. «Para mí-dijo—.habituado a
persiguiendo un objeto que armo- los procedimientos de lavajes o
nizaba con sus teorías de inmuni- irrigación continua, a los grandes
dad. Bohler las deja totalmente y costosos apositos y al uso de
al descubierto después de haber antisépticos, al encontrarme con.
establecido el drenaje correspon- un método de una sencillez única,
diente, en casos particulares. El consistente en una operación que
que desecado en capas costrosas, elimina tejidos necrosados o es-
cubre la superficie granulante de quirlas, que reúne sin cuerpos ex
la herida y mantiene la humedad traños. que no coloca una gasa ni
y el calor necesario para su bue- un fragmento de algodón, dejan-
na curación. Es el olor a "queso" do las heridas expuestas al aire y
que el original maestro del viejo a la luz y procediendo desde lue-
"San Roque" trataba de despistar go a la reducción ortopédica, co-
debajo de las curaciones como in- mo si se tratara de una fractura
dicio de buen augurio para la he- cerrada, debía llamarme la aten-
rida. Para terminar, recomien- ción.» Por ello le interesó viva-
do la lectura de un corto capítulo mente la marcha postoperatoria
del libro de Bohler, El de estos operados, acompañando
tratamien-to de las fracturas, que a la visita diaria que hacían su
concluye con el párrafo jefe y ayudantes a los 80 interna-
siguiente: dos.
•Los principios que rigen el La impresión recogida de la
tratamiento de las fracturas y de evolución de estas heridas fue de
las heridas, permanecerán incon- lo más favorable; no se ven gan-
movibles frente a los imprevistos grenas ni operaciones mutilantes.
progresos de la cirugía. Cual-
62 REVISTA MEDICA
HONDURENA

Los enfermos, provistos de sús El Dr. Allende C. I. dijo que


aparatos de extensión, presentan, los resultados que ha obtenido el
aparte de su buen estado general Dr. Zeno en el tratamiento de las
y ausencia de temperaturas, el fracturas expuestas e infectadas.
aspecto normal de las heridas que aplicando los principios preconi-
evolucionan a la curación per pri- zados por Bohler, los considera
ma, sin congestiones locales ni equiparables, tanto por la cali-
edemas, ni olores, son las heridas dad, como por el tiempo que se
secas de ese aspecto amarillento ha tardado en lograrlos, a los que
rosado que todos reconocemos en ha logrado corrientemente, en
la cicatrización idea). En caso casos semejantes, siguiendo el
de supuraciones ellas son limita- viejo precepto de la perfecta re-
das y de brevísima duración. ducción y de la mayor contención,
Bohler sostiene que la gasa que como factor fundamental en el
cubre la herida sostiene las secre- tratamiento de tales fracturas.
ciones, impidiendo su libre salida Es lo mismo que siempre puso
al exterior y entretiene o extien- en practica, con excelentes resul-
de la infección. tados, realizando con ello las en-
Las bondades del método le inci- señanzas más elementales de sus
tan a recomendarlo; su ensayo no maestros, y muy especialmente
ofrece riesgo, cimentado como - las del Dr, Palma, quien tenía
está por una experiencia dilatada una manifiesta aficción por el tra-
que remonta a ¡a gran guerra. tamiento de LAS afecciones trau-
Pero es necesaria su repetición, máticas de los miembros y de las
la experimentación personal, para fracturas expuestas en particu-
adquirir el conocimiento exacto lar.
del método y los casos clínicos Desde entonces, considera esen-
presentados por el Dr. Zeno ofre- cial el empleo de la extensión y
cen entre nosotros las primeras contraextensión u, como dice con
pruebas. más propiedad el Dr. Zeno, de la
FEVISTA MEDICA HONDURENA 63
tracción y contracción, o mejor ble tarea de su difusión en qu e
aún, si se quiere, de las traedo- se halla empeñado el ilustrado
res opuestas, y siempre ha logra- colega Dr. Zeno, tienen el
do con ello satisfactorias reduc- apreciable mérito de promover el
ciones, mediante diferentes re- respeto gimiento de los principios
cursos, para mantenerlas después clásicos del tratamiento de las
con los mismos dispositivos de fracturas y el de divulgar el
tracción, o en aparatos enyesados conocimiento, no menos
con grandes ventanas. Con ta- apreciable, cierto, de algunos
les recursos se han evitado la expeditivos ingeniosos
seudoartrosis, siempre que el dispositivos.
traumatismo no hubiera produci- Considera que aquellos princi.
do pérdidas apreciables de seg- píos, que, por su parte, nunca de-
mentos del hueso fracturado. jó de observar, habían sido la-
Por lo que respecta al trata- mentablemente olvidados por le.
miento de tales heridas al aire li- cirujanos europeos, en su afán
bre, desde hace mucho tiempo, es de llegar, bajo la influencia apre-
un convencido de sus ventajas, miante de la guerra, a obtener
cuando, mediante una escrupulosa mejores y, sobre todo, más rápi-
vigilancia, se consiga man- dos resultados, por la arriesgada
tenerlas exentas de contamina- vía de la osteosíntesis sistemáti-
ción exterior, y más aún, si se ca, y olvidados también por quie-
agrega la helioterapía o en su de- nes, sin el justificativo de tal
fecto los rayos ultravioleta, como apremio, les siguieron portan pe-
lo hace ahora corrientemente, ligrosa ruta.
con apreciables beneficios, en el El Dr. Solé recuerda que ha
servicio del Dr. Sacco en el Hos- propuesto para el tratamiento de
pital Rawson. las fracturas infectadas la inci-
Todo ello no implica que esas sión amplia de) foco de fractura
heridas no deban ser, además, en con curaciones a cielo abierto,
la mayoría de los casos, escrupu- .agregando para los casos de gran
losamente curadas, para despo- desplazamiento la síntesis tempo-
jarlas de los tejidos esfacelados raria, con el fin de mantener la
y de las supuraciones desecadas reducción de los fragmentos.
—abundantes sobre todo al prin- Presenta a un enfermo (Anas
cipio-cuyas albúminas coagula- tasio E., de cuarenta y cuatro a-
das constituyen una capa protec- ños), que hace dos años tuvo una
tora de la infección subyacente, fractura conminuta, expuesta e
la que deberá ser suprimida me- infectada, de tibia y peroné. "
diante irrigaciones a lo Carrel, u Presentaba además de las herida
otras. por proyectil heridas por donde
En sístesis, estima que las en- -se exteriorizaban los
señanzas de Bohler y la encomia- fragmentos de tibia y peroné.
Miembro equimótico, el pie- c
64
REVISTA MEDICA HONDURENA

apaidematoso. No se palpa pulsa- En estas condiciones la herida


apagón en la pedía y no se aprecian se puede curar a satisfacción, los
y su saltaciones de la aguja del apa- fragmentos se mantienen en bue-
de Pachón, colocado en la
na posición y el enyesado se re-
supramaleolar. Algunos facultativos nueva periódicamente a medida
que examinaron al paciente discutían que la tumefacción de la pierna
sobre la necesidad de la amputa- disminuye.
era Ia
rosado gravedad de las le La evolución de la herida pue-
siones. Pulso 120". Temperatura de considerarse normal y sólo es
39°. Soler pensó en un espasmo digno de notar que el gran frag-
arterial o comprensión intensa de los mento libre que se colocó entre
vasos por hematoma se realizó la los extremos óseos y que realiza
intervención cuarenta y ocho horas el papel de injerto óseo en medio
después del accidente. Bajoséptico rehabilitó y provocó una
anestesia general abrió la piel y reacción de vecindad, formando
tejido celular de la cara
un grueso callo, que aumentó la
ánterointerna de la pierna en una producción ósea a este nivel. Las
extensión de 12 cm., puso ligaduras metálicas se retiraron
descubierto en forma subperióstica, cuando la consolidación se produ-
ambos extremos de los huesos jo.
fracturados, extirpó los Pe En definitiva, en este caso se
pequeños fragmentos conservan-la obtuvo una cura perfecta, y sólo
do los grandes; extrajo los mus- podría objetarse la existencia de
culos dilacerados en estado de es- un callo exuberante, pero ello
facelo. Colocó gasas que sepa- ha creado una consolidación más
raban el hueso de los planos mus- firme, sin reportar ningún incon-
veniente. El acortamiento, de I
culoaponeuroiticos y dejó toda la
a 2 cm., es despreciable.
herida abierta, Enyesado con Considera que en casos graves
gran ventana. de fracturas expuestas infecta-
El paciente se alivia desde luego, das. nuestra gran preocupación
pero a los doce días los fragmentos debe ser el tratar especialmente
se desplazan, motivo por el cual se el foco de fractura, utilizando los
hizo una síntesis en medio séptico medios que cada uno crea conve-
pon medio He dos ligaduras de nientes aplicar en cada caso y te-
alambre grueso, que toman los ner menos en cuenta los distintos
tratamientos de extensión que
fragmentos principales de la tibia y por las condiciones locales hacen
una gran esquirla q u e se conservó difícil su aplicación y tolerancia
y que realiza el papel de injerto. por el paciente. — P. F.
De Revista Española de Medicina y
Cirugía.
REVISTA MEDICA HONDURENA. .. 65
(Viene de la pág.24) medido sea una persona, no sólo
plos anfóricos, etc. instruida, sino educada. «Siem-
pre sostuve el punto de vista-
No tienen estas líneas el propó-
dice—de que conviene más esto
sito de esclarecer ni siquiera de
que poseer mayores conocimien-
exponer un tema concreto, sino
tos de Física o de Química, pues
de insistir con un ejemplo vulgar
el médico tiene que habérselas
en la necesidad de no menospre-
con personas que no consisten so-
ciar la enseñanza clínica. Paro-
lamente en coloides y iones, sino
diando a Goidscheider en el caso
que también tienen su espíritu... *
de referencia, podría yo decir que
(1).
más conviene al médico en ejer-
cicio el dominio de la auscultación
torácica que el exacto conocimien- (1) Goldcscheider: Ueber Gegenwarts
tromuncen in der Heilkunde—Deutomen.
to de iones y coloides. Goldschei- Wochens, 1928, num.10
der, en la frase de referencia, se De Revista Española de Medicina
refiere a la necesidad de que el y Cirugía.

Tres descubrimientos de importancia en Fisioterapia.


Por el Dr. Víctor Robinson
Profesor de Historia Medien. Tenaple university.
Autor de '-Pathfinders in Medicine".

E¡ Siglo Diecinueve, en sus úl- nas de las Islas Faroe del Mar del
timos años, legó a su sucesor tres Norte y criado en íslandia, en-
descubrimientos, infinitamente fermo sin esperanza desde su
románticos y de perdurable im- juventud, capturó al sol para su
portancia. En octubre de 1895, terapéutica. Niel Finsen fue el
un maestro de física, mientras primero en emplear científica y
contemplaba un tubo viejo al va- concienzudamente la luz solar en
cío en una caja negra, notó cierta el tratamiento de las enfermeda-
fluorescencia en una película de des. La luz de la lámpara ü«
papel, cubierta con cianuro de Finsen nos dio fototerapia.
platino y bario, que accidental- Mientras esto3 experimentos,
mente estaba a! lado. Despertó unidos al genio tenían lugar en el
su curiosidad y encontró que las Norte, un hombre y una mujer
radiaciones desconocidas del tubo tomaron alojo en una cabaña de
podían traspasar substancias opa- los suburbios de París, y traba-
cas a la luz ordinaria, con poder jaron por muchas horas diaria:-1
para desarrollar una placa foto- hirviendo y agitar-'o en una gran*
gráfica. Dos meses más tarde, vasija de hierro, toneladas (U-
Wílhelm Konrad Roentgen, obse- desperdicios, residuos y hoja?
quió a la humanidad los Rayos X aciculares de pino, que habían--
como regalo de Navidad. venido de los bosques de Bohemia.
Casi en la misma fecha, un jo- Algunas veces él escribía fórmulas
ven danés, el Hamlet de la medi- mientras la esposa preparaba el te
cina, nacido en los lagos y nebli- en una estufa vieja. A me-

También podría gustarte