Está en la página 1de 6

Universidad de las Américas

Derecho de Daños y Responsabilidades Especiales


Nombre: Camila Toala ID BANNER: A00060107
Responsabilidad Civil Tradicional o Aquiliana

Uno de los Principios que señala el Derecho consiste en no causar daño a otro; por esta
razón, frente al cometimiento de un daño que perjudique o lesione un derecho o un interés
jurídicamente tutelable, la ley ha dispuesto mecanismos jurídicos especiales para la reparación,
compensación y resarcimiento de dicho daño. Ahora bien, toda persona cuyo derecho, bien o
interés jurídicamente tutelable haya sido transgredido, pretende una reparación por los daños que
el otro le ha causado; sin embargo, para esto necesita fundamentar su pretensión en virtud de
factores esenciales como: una conducta activa u omisiva, la producción del daño, el nexo causal
entre la conducta (de acción u omisión) y el daño; y, por último, un criterio de imputación (culpa,
riesgo, beneficio, negligencia, dolo, etc.); de esta manera se configura lo que se denomina
Responsabilidad Civil.

En virtud de lo señalado previamente, cabe recalcar que esta Responsabilidad Civil se


genera de dos circunstancias o presupuestos, es así que existe una responsabilidad civil contractual
que nace del incumplimiento o cumplimiento parcial o inexacto de las obligaciones originadas de
un contrato o convención; y del otro lado, se encuentra una responsabilidad civil aquiliana,
tradicional o extracontractual que consiste en la suscitación de un daño sin que entre la persona
que ocasionó el perjuicio y quien fue perjudicado exista una relación contractual previa o
preexistiendo la misma, el daño sea totalmente ajeno al ámbito que le es propio, es decir, el agente
dañante no se ha abstenido de incurrir en un comportamiento lesivo en el que participa la culpa o
negligencia.

Según el francés Marcel Fernand Plianol tanto en la responsabilidad civil contractual como
en la responsabilidad civil aquiliana, existe una obligación previa, en la primera consiste en la
obligación de dejar de cumplir con obligaciones que la misma convención genera, mientras que la
segunda presupone la obligación de no causar daño. Por otro lado, Arturo Alessandri Rodríguez,
manifiesta que “el deber de no causar daño a otro, cuya infracción acarrea responsabilidad delictual
o cuasidelictual, no es jurídicamente una obligación, puesto que antes de la ejecución del hecho
ilícito no hay deudor, acreedor, ni relación jurídica entre determinadas personas, y porque, además,
la ley no ha precisado el contenido de esta obligación preexistente de no causar daño a otro”
(Alessandri, 1983).

Dicho de otro modo, para Marcel Fernand Planiol primero se debe obrar contrario a las
normas para dar origen a los daños y perjuicios (en el caso de responsabilidad civil extracontractual
o aquiliana), o se debe obrar contrario a las cláusulas contenidas en el contrato (en el caso de
responsabilidad civil contractual); mientras que según Alessandri, no se puede asegurar que existan
obligaciones como tales ya que previo al cometimiento del daño no existe una norma específica
que señale que no se debe causar daño

En el presente ensayo, lo que nos ocupa es estudiar a fondo en qué consiste la


Responsabilidad Civil Tradicional o Aquiliana y en qué manera se ha regulado en el ordenamiento
jurídico ecuatoriano.

La responsabilidad que hoy se la conoce como tradicional o “extracontractual se desarrolló


con base en la Lex Aquilia1 del derecho romano, la cual sancionaba el daño cometido iniuria2 por
parte del hombre libre en contra de un patrimonio ajeno (damnum iniuria datum)” (Koteich, s.f.).
De hecho, antiguamente en todo delito donde se ofendían o se veían perjudicados intereses, bienes
o derechos de un sujeto u ofendido, este podía recurrir a la venganza privada o a exigir el pago de
una sanción que no incluía para nada un carácter resarcitorio, ya que el fin era imponer una pena
pecuniaria. Más adelante, dejando de lado esta actitud categorizada como reprobable tanto civil,
penal y moralmente, el Derecho empieza a evolucionar, al grado de llegar a la despenalización del
derecho privado. Para aquella época, la responsabilidad aquiliana (deber de abstención impuesto
por el næminem lædere, que tiende a la conservación del estado quo ante de las personas y sus
cosas, y cuyo sujeto pasivo es universal) se reputaba genérico. Es así como, los doctrinarios
concluían que en la responsabilidad civil tradicional, extracontractual o aquiliana “se responde de
toda culpa, por mínima que sea, resultando inoficioso distinguir entre sus grados” (Koteich, s.f.).

1
"Tres eran las cláusulas de la ley Aquilia: Primera: si alguno mataba contra derecho a un siervo o animal ajeno, se
le condenaba a tanto dinero a favor del dueño, cuanto fuese el mayor precio del animal o siervo en el año (...). La
segunda cláusula cayó en desuetud y es desconocida. Tercera: si alguno matare otras especies o causare algún otro
daño, se le condena a pagar tanto dinero al dueño, cuanto fuere el mayor aprecio de la cosa en los treinta días
anteriores". A. BELLO, Derecho romano cit., 175.
2
La iniuria hacía referencia a un modo de actuar que no encontraba justificación en el derecho
El tema del daño y la reparación siempre ha estado presente en el Código Civil ecuatoriano;
sin embargo, con la Constitución de 2008 se asienta con mayor fuerza sobre todo respecto a la
responsabilidad que pesa sobre los funcionarios públicos. Hoy en día no se habla de la reparación
de daños y perjuicios sino más bien sobre el “Derecho de Daños”.

Ahora bien, en cuanto a la codificación de la responsabilidad civil tradicional, aquiliana o


extracontractual dentro de la ley ecuatoriana, se puede ubicar reglamentada en el Título XXXIII,
del Libro IV del Código Civil, denominado “De los Delitos y Cuasidelitos”. Claramente no se
encuentra de manera literal esta categoría de responsabilidad civil, como si lo está la
responsabilidad civil contractual contenida en el Título XII, Libro IV del cuerpo normativo en
mención, que apunta hacia los “Efectos de las Obligaciones” generados en contratos o
convenciones legalmente celebrados por las partes. Lo que se evidencia a partir de lo señalado es
que la responsabilidad civil aquiliana se generará a partir del cometimiento de delitos y
cuasidelitos, donde no ha existido una relación contractual previa entre el sujeto que provocó el
daño y el perjudicado; sino más bien, que se procederá al pago de una indemnización por
resarcimiento comprobado que realmente se ha inferido un daño, ya sea por negligencia, culpa,
imprudencia, impericia, inobservancia, falta de cuidado o falta de adopción de medidas de
seguridad; de hecho, en el artículo 220 del Código Civil se encuentran situaciones particulares
como: el cuidado de padres hacia hijos menores de edad que habiten en la misma casa, la
responsabilidad del tutor sobre su pupilo, y, la obligación de responder por parte de los jefes de
escuelas y colegios ante acciones de sus discípulos siempre y cuando estos se encuentren bajo su
cuidado, generando responsabilidad en virtud de sus acciones. Es obvio que en los casos
mencionados no existe más que una relación de poder y subordinación, más no contractual, en la
cual se hayan pactado condiciones para obtener una prestación.

Por otro lado, en materia extracontractual o aquiliana (delictual o cuasidelictual conforme


al Código Civil ecuatoriano), la culpa no admite gradación, y toda falta de diligencia o cuidado,
por levísima que sea, genera responsabilidad (art.2230 CC.), a diferencia de lo que sucede en los
contratos, donde la culpa si admite gradaciones, distinguiéndose entonces la culpa grave, la culpa
leve y la culpa levísima (art. 1563 CC.).

En cuanto a la extensión de reparación en el ámbito delictual o cuasidelictual, la reparación


es completa, es decir, comprende desde el daño sufrido por la víctima, el menoscabo que sufre en
relación con sus bienes, intereses y derechos jurídicamente tutelables hasta la pérdida de un
beneficio de índole patrimonial o extrapatrimonial (art. 2229 CC.).

Para ejemplificar lo mencionado previamente, se utilizará el juicio ordinario de Jesús


Rodríguez Moreira por daño emergente, lucro cesante y daño moral que siguió en contra de la
Empresa Eléctrica de Manabí, EMELMANABI S.A. Los hechos ocurrieron de la siguiente
manera: en la vía Rocafuerte - La Sequita, (Danzarín) margen izquierdo se encontraba ubicado un
poste de hormigón de 11 metros, con un transformador de 15 KVA de propiedad de la Empresa
Eléctrica EMELMANABI S.A.; el 11 de mayo de 2001, los menores de edad, Juan Pablo Andrade
y Fernando Quishpe jugaban en la terraza de la casa del primero de ellos, de repente tocaron los
cables de alta tensión que tenían conexión con el transformador perteneciente a la empresa en
mención. El niño Fernando Quishpe falleció, mientras que el otro menor, perdió la pierna derecha
y el brazo izquierdo debido a la descarga eléctrica. El juez halló culpable a dicha empresa debido
a una negligencia u omisión que ocasionó el daño al accionante, sumado a que la parte actora
demostró mediante certificados médicos e informes periciales la culpabilidad de EMELMANABI,
estableciendo que se trataba de una responsabilidad civil extracontractual. De hecho, se señala en
la sentencia que: para la responsabilidad civil extracontractual deben reunirse estos tres
presupuestos o elementos: 1. Un daño o perjuicio, material o moral. 2. Una culpa, demostrada o
preexistente. 3. Un vínculo de causalidad entre el uno y el otro. Añade también que: dicha voluntad
es calificada de culposa debido a que el agente ha causado un daño sin el propósito de hacerlo,
pero obrando con imprudencia, negligencia o impericia, y puede añadirse con infracción de normas
legales o reglamentarias.

Es así que, el juez falló en contra de la Empresa Eléctrica EMELMANABI S.A,


exigiéndole una indemnización y pago por concepto de reparación por daño emergente, lucro
cesante y daño moral a Jesús Rodríguez Moreira, la cantidad de US $25.350,96, con las costas y
honorarios que fija el Juez de primera instancia en su sentencia; así pues, se evidencia el
menoscabo que sufrió la víctima en relación con sus derechos jurídicamente tutelables hasta la
pérdida de un beneficio de índole extrapatrimonial. Pese a que esta sentencia fue emitida en el año
2007, se puede evidenciar como recoge los elementos necesarios para que se establezca en el caso
una responsabilidad civil tradicional o aquiliana conforme a la actualidad.
En conclusión, pese a que la doctrina estudia a profundidad sobre la responsabilidad civil
tradicional o aquiliana y a que esta dio origen a la responsabilidad civil contractual, la normativa
ecuatoriana aún es muy amplia para reglamentar este tipo de responsabilidad civil, pues no existen
casos específicos en los que se evidencie dicha responsabilidad, por lo que hay que remitirse a que
esta se produce en un ámbito aparte del de un contrato o convención y que sus características para
calificarla como extracontractual se encuentran contenidas en el Art.2229 del Código Civil. Por
otro lado, hasta cierto punto se genera una confusión si esta responsabilidad se encuentra
únicamente dentro del campo civil, ya que la lex Aquilia en un principio tenía un carácter
netamente penal de castigo y de conciencia social, más no compensatoria o resarcitoria como hoy
en día se lo conoce. Por último, en virtud de la reparación de los daños generados por el
cometimiento de un acto ilícito, es necesario conocer si se trata de un daño patrimonial, o
extrapatrimonial, ya que resulta extraño la reparación de uno y otro, pues del primero es fácil
calcular su cuantificación mientras que, del segundo al tratarse de afectaciones personales de la
víctima, es complicado determinarlo.

Bibliografía:

• Aedo, C. (Octubre 23, 2008). “LOS REQUISITOS DE LA LEX AQUILIA, CON


ESPECIAL REFERENCIA AL DAÑO. LECTURAS DESDE LAS DISTINTAS
TEORÍAS SOBRE EL CAPÍTULO TERCERO”. Revista Ius et Praxis. Universidad de
Deusto. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/pdf/iusetp/v15n1/art10.pdf
• Campos, F. (s.f.) “Conceptos generales y elementos de delimitación”.
• Código Civil. Registro Oficial Suplemento 46 de 24 de junio de 2005. Ecuador
• Koteich, M. (s.f.). “Responsabilidad contractual y aquiliana. Revisión de una distinción
tradicional con base en la culpa y su graduación”. Libro Homenaje F. Hinestrosa.
Disponible en:
https://www.researchgate.net/profile/Milagros_Koteich/publication/309319042_Respons
abilidad_contractual_y_aquiliana_Revision_de_una_distincion_tradicional_con_base_en
_la_culpa_y_su_graduacion/links/580995d608ae1c98c25263b7/Responsabilidad-
contractual-y-aquiliana-Revision-de-una-distincion-tradicional-con-base-en-la-culpa-y-
su-graduacion.pdf
• Minchala, A. (2015). “LA RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL Y SU
REPARACIÓN POR DAÑOS Y PERJUICIOS DENTRO DE LA LEGISLACIÓN
ECUATORIANA”. Universidad de Cuenca. Cuenca-Ecuador.
• NN. (s.f.) “La Responsabilidad Civil Extracontractual”
• Responsabilidad Civil por daño o perjuicio. Gaceta Judicial 3 de 19 de marzo de 2007.
Ecuador. Disponible en:
http://www.silec.com.ec.bibliotecavirtual.udla.edu.ec/WebTools/LexisFinder/Document
Visualizer/FullDocumentVisualizerPDF.aspx?id=CASACION-
RESPONSABILIDAD_CIVIL_POR_DANO_O_PERJUICIO_18320070319

También podría gustarte