Está en la página 1de 89

DERECHO ADMINISTRATIVO PANAMEÑO:

1) LOS ACTOS ADMINISTRATIVOS


2) LA DEMANDA DE PROTECCIÓN DE LOS
DERECHOS HUMANOS

ANDRÉS BARRIOS LÓPEZ

2020
DERECHO ADMINISTRATIVO PANAMEÑO:
1) LOS ACTOS ADMINISTRATIVOS
2) LA DEMANDA DE PROTECCIÓN DE
LOS DERECHOS HUMANOS

ANDRÉS BARRIOS LÓPEZ

Panamá
2020

2
Índice

Contenido: No. de
página:

Primera parte: Los Actos Administrativos 6

Introducción 7

Capítulo I: Aproximación teórica sobre el concepto de Acto 10


Administrativo
A. Origen del concepto de acto administrativo 10
B. Definición conceptual del acto administrativo 11
C. Elementos y principios del acto administrativo 13
D. Clasificación del acto administrativo 15

Capítulo II: Antecedentes del acto administrativo panameño 17


A. Surgimiento del acto administrativo 17
B. Desarrollo del acto administrativo panameño 19

Capítulo III: Leyes y normas relacionadas con el acto administrativo 21


panameño
A. Leyes y normas 21
A.1. Ley 135 del 30 de abril de 1943 21
A.2. Ley 33 del 11 de septiembre de 1946 21
A.3. Ley 39 del 17 de noviembre de 1954 22
A.4. Constitución Política de 1972 22
A.5. Código Judicial 23
A.6. Ley 38 del 31 de julio de 2000 23
B. Teoría-legal panameña sobre el acto administrativo 23
B.1. Concepto y características del Acto Administrativo 23
B.2. Elementos del Acto Administrativo 24
B.3. Principios del Acto Administrativo 25
B.4. Clases de actos administrativos desde la perspectiva 26
panameña
B.5. Sala Tercera Contencioso-Administrativo y Laboral 27
B.6. Procesos para resolver los actos administrativos contrarios 29

3
Capítulo IV: Jurisprudencia relacionada a los actos administrativos 31
panameño
A. Caso: Julio Santamaría VS Instituto de Investigación 31
Agropecuaria (IDIAP)
B. Caso: Roger Barría Montoya VS Junta Directiva Superior del 31
Servicio de Protección Institucional (SPI)
C. Los elementos, fundamentos y principios contemplados en los 32
casos

Conclusión 37
Bibliografía 40

Segunda parte: La Demanda de Protección de los Derechos Humanos 43

Introducción 44

Capítulo I: Aproximaciones teóricas 48


A. Concepto de Derechos Humanos 48
B. La Noción de Protección de Derechos Humanos 48
C. Instrumentos Interamericanos sobre la Protección de Derechos 56
Humanos
D. Actos administrativos violatorios 60

Capítulo II: Antecedentes de los Casos sobre Protección de Derechos 61


Humanos
A. Caso Baena Ricardo y otros vs. Panamá 61
B. Caso Heliodoro Portugal vs. Panamá 63
C. Caso Santander Tristán Donoso vs. Panamá 66

Capítulo III: Leyes y procesos panameños para la Demanda de 69


Protección de Derechos Humanos
A. Leyes que protegen los Derechos Humanos en Panamá 69
A.1. Constitución Panameña 69
A.2. Código Judicial 73
A.3. Ley 7 de febrero de 1997 73
A.4. Ley No. 15 de 28 de octubre de 1977 74
B. Proceso para demandar al Estado panameño la protección de 75
los derechos humanos
B.1. Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo de la 75
Corte Suprema de Justicia en Panamá

4
B.2. Sistema Interamericano de protección de los derechos 77
humanos (SIDH)
B.2.1. Procedimiento para presentar una demanda de 79
Protección de los Derechos Humanos ante la Corte IDH
B.2.2. Competencia de la Corte IDH 79

Capítulo IV: Desde los Actos violatorios y las fallas hasta las mejoras 80
o recomendaciones para el Estado panameño
A. Actos violatorios y fallas en la Protección de los Derechos 80
Humanos
B. Mejoras o recomendaciones para corregir el Sistema de 81
Protección de los Derechos Humanos del Estado panameño

Conclusión 82
Bibliografía 84

5
Primera parte
Los Actos Administrativos

6
Introducción

- Planteamiento

Regularmente nos hemos preguntado si las acciones jurídicas de los órganos y


de las entidades estatales (es decir, el propio Estado) son las más correctas. Sobre
todo, si sus acciones implican exponer su voluntad y ejercer su derecho sobre los
demás, principalmente sobre otras instituciones públicas, y personas particulares
(naturales y jurídicas). Entre estas acciones, hacemos énfasis en el «acto
administrativo». Concepto que es definido en el ámbito del derecho como el “Acto
de manejo de los bienes de la sociedad, que no implique disposición de bienes del
patrimonio, sino exclusivamente su conservación” (Goldstein, 2015: 32p.).
Agregando, que es un “Acto dictado por autoridad pública competente, sustentado
en los hechos y antecedentes que le sirven de causa y el Derecho aplicable, con cierto
y física y jurídicamente posible” (Ídem).

A pesar de la anterior definición, debemos reconocer que existe un gran


desconocimiento sobre el concepto desde el punto de vista de su origen, su teoría,
su legalidad y su aplicación local. Donde dicho acto es desarrollado principalmente
dentro del Derecho Administrativo.

- Problemática específica

Es importante resaltar que “Antes de la aprobación de la Ley 38 de 2000 que regula


el procedimiento administrativo en Panamá, no había una definición expresa de lo
que debía entenderse por "Acto Administrativo". La definición estaba en los libros
de derecho y en las sentencias de la Sala Tercera de la Corte” (Gasnell Acuña, 2005).
Este hecho, nos lleva a entender que el acto administrativo, al tener solamente 15
años aproximadamente de estar legalizada. El desarrollo teórico, es muy escaso.
Donde el desarrollo del mismo, se sostiene principalmente sobre pocos libros y en
la jurisprudencia panameña.

Ante esta situación, el presente trabajo busca resolver la siguiente interrogante:


¿Cómo se desarrollan los actos administrativos en Panamá?; de las cuales se
desprenden las siguientes preguntas: ¿Cuál es el origen del concepto de acto
administrativo?; ¿Cuál es la definición conceptual, sus elementos y clasificación del
acto administrativo?; ¿Cómo nace y se desarrolla el acto administrativo panameño?;
¿Cuáles son las leyes y normas que legaliza y permite la aplicación del acto
administrativo?; ¿Cuál es el contenido teórico-legal panameño sobre el acto
administrativo?; y desde el punto de vista de la jurisprudencia panameña ¿Cómo se
ha reflejado el acto administrativo?

7
- Objetivos

Objetivo general: Analizar y explicar el desarrollo sobre los actos administrativos


en Panamá.
Objetivos específicos:

✔ Explicar el origen del concepto de acto administrativo.


✔ Definir y desarrollar el concepto de acto administrativo, sus elementos y
clasificación.
✔ Explicar el surgimiento y desarrollo del acto administrativo panameño.
✔ Describir las leyes y normas que legaliza y permite la aplicación del acto
administrativo en Panamá.
✔ Desarrollar el contenido teórico-legal panameño sobre el acto administrativo.
✔ Exponer y analizar algunos casos de la jurisprudencia panameña que reflejan
el acto administrativo.

- Justificación

Cabe destacar inmediatamente que el acto administrativo, es un acto jurídico


ejecutado por el Estado a través de sus órganos y entidades estatales; el cual ejerce
su voluntad de derecho sobre los demás. De ahí que el presente documento tiene la
necesidad de iniciar con una exploración que nos permita acercarnos a conocer el
concepto. Es decir, con la finalidad de profundizar sobre su contenido, y ampliar y
comprender el conocimiento relacionado con este. Cuestión que se traduce en la
adquisición de una herramienta de conocimiento destinado a su aplicación correcta
en el mundo real del ejercicio de la ciencia del Derecho.

De tal manera, que el presente texto formará parte del conjunto de trabajos
académicos y de investigación relacionados con la ciencia del Derecho. En especial,
con el Derecho Administrativo.

Servirá como texto de consulta para las clases de Derecho Administrativo;


principalmente en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de
Panamá. Hecho que repercute en el acceso de consulta libre a favor de los
estudiantes, docentes, investigadores, consultores, y profesionales de la ciencia del
derecho.

Asimismo, contribuye a aclarar dudas sobre el propio concepto de acto


administrativo, desde el punto de vista teórico, legal, histórico y jurisprudencial en
el caso del contexto panameño.

8
- Metodología de la investigación aplicada

El presente trabajo, se elaboró mediante una metodología de investigación inserta


en la aplicación de métodos y herramientas cualitativas. Donde las fases de la
investigación se desarrollaron de la siguiente forma:

Primero, se procedió con la recopilación de información y datos provenientes de


libros, otras investigaciones, artículos (de periódicos, revistas y páginas virtuales), y
otros tipos de documentación.

Segundo, se extrajo la información y los datos de los diferentes textos; los cuales
fueron ordenados y codificados; según los ejes temáticos propuestos en el presente
informe.

Tercero, una vez terminado el documento, se le aplicó la revisión pertinente con


relación a orden, forma, redacción y ortografía del texto.

- Desglose del contenido


El documento, se desglosa de esta forma:

Capítulo I: Aproximación teórica sobre el concepto de Acto Administrativo. En


este capítulo se desarrolla una teoría aproximada a los Actos Administrativos.

Capítulo II: Antecedentes del acto administrativo panameño. En el mismo, se


explican los referentes históricos sobre el origen y desarrollo de los Actos
Administrativos en Panamá.

Capítulo III: Leyes y normas relacionadas con el acto administrativo panameño.


Este capítulo evidencia y plasma la Constitución Política, el Código Judicial y las
leyes que hacen alusión a la regulación y conceptualización del acto administrativo
panameño.

Capítulo IV: Jurisprudencia relacionada a los actos administrativos panameño. En


este último capítulo, se analizan algunos casos resueltos en la Sala Tercera
Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia. Esto, desde una
perspectiva comparativa, y tomando como referencia la perspectiva teórica
desarrollada en el propio documento.

Asimismo, la investigación cuenta con sus propias conclusiones; como también con
su sección de bibliografía que sustenta el contenido de éste informe.

9
Capítulo I
Aproximación teórica sobre el concepto de Acto Administrativo

En este primer capítulo explicaremos el origen del concepto de acto


administrativo; y definiremos y desarrollaremos el concepto de acto administrativo,
sus elementos y clasificación.
A. Origen del concepto de acto administrativo
Según Gasnell Acuña el “(…) concepto de Acto Administrativo nace en Francia,
luego de la Revolución Francesa (1789), para excluir las actuaciones de la
Administración del conocimiento de los tribunales ordinarios” (Gasnell Acuña,
2008: 3p.). En este sentido, Besio Moreno (2019) afirma que los revolucionarios
franceses tenían dos grandes dilemas: primero, ¿Cómo conciliar su postulado
jurídico filosófico fundamental sin que ello amenazara la consolidación del nuevo
orden que pretendían establecer?; y segundo, ¿Cómo podían ser coherentes con la
limitación de los Parlamentos sin recaer en una postura similar al absolutismo que
pretendían abolir?” (Besio Moreno, 2019). Cuestión, que es resuelta con la
resignificación de la «Separación de los Poderes»; el cual implicó que el Legislativo
y/o el Ejecutivo no pudieran inmiscuirse en lo propio del Judicial, y que este último
no podía someter a su competencia las acciones de los otros dos. Esto permitió que
se consolidara un poder centralizado mucho mayor al ostentado por el anterior
Estado Absolutista, donde su principal expresión será el «Acto Administrativo».

En consecuencia, la “(…) base del nuevo régimen jurídico institucional quedó


primariamente plasmado en la ley de la Asamblea Constituyente de agosto de 1790,
luego reforzado por el Código Penal de 1791, y en la Constitución del mismo año, al
establecer en su Título III, Capítulo V, Artículo 3°: “Los tribunales no pueden
inmiscuirse en el ejercicio del Poder legislativo, ni suspender la ejecución de las
leyes, ni encargarse de funciones administrativas, ni citar ante ellos a los
administradores por razón de sus funciones”. Finalmente, en la Constitución
napoleónica, el principio fue receptado y consagrado en varias partes del articulado”
(Besio Moreno, 2019: 11p.).

Ahora bien, tanto Meilán Gil (2009) y Besio Moreno (2019) coinciden citando a Otto
Mayer para referirse al primer acto administrativo; el cual se realizó “(…) en la
tercera edición del Repertorio de Jurisprudencia de Merlín, en 1812, el cual es una
reedición a la primera publicación que había comenzado a elaborar Guyot en 1784”
(Besio Moreno, 2019: 12p.). Definiendo el acto administrativo de la siguiente forma:
“un arrêté, une décision de l’authorité administrative, ou une action, un fait de

10
l’administration qui a rapport à ses fonctions” (Ídem). En español: el acto administrativo
es una orden, una decisión de la autoridad administrativa, o una acción, un acto
de la administración que se relaciona con sus funciones1.

Dado los procesos que permitieron la resignificación de la separación de los poderes;


esto repercutió directamente a que cada Órgano concibiera sus propias órdenes,
acciones, decisiones, funciones y voluntad en representación del Estado Moderno;
lo cual no es más que sus actos administrativos.

Para terminar, Besio Moreno (2019) agrega que fueron “(…) fundamentales las notas
típicas que adquirió el acto administrativo en la concepción jurídica durante la
Revolución francesa, en tanto subproducto no buscado por los juristas de la época,
sino más bien como consecuencia de necesidades políticas. Ello, por cuanto dotaron
a la nueva Administración de una legitimidad institucional que el Antiguo Régimen
carecía, permitiendo posteriormente su utilización y resignificación por parte del
Imperio napoleónico en una primera instancia, para ser luego adoptado por el
derecho continental europeo, en particular Alemania y España, y a través de este
último, por América Latina” (Besio Moreno, 2019: 8p.).
B. Definición conceptual del acto administrativo

En el anterior apartado, explicamos el origen del concepto de Acto Administrativo


en la Francia del siglo XVIII; lo cual se concibió como su primera definición. Desde
ese momento, el Acto Administrativo, se definió como una orden, una decisión de
la autoridad administrativa, o una acción; un acto de la administración que se
relaciona con sus funciones. Podríamos decir, que debido al origen de la misma esta
sería la definición clásica.

Sin embargo, existen otras definiciones como el de Gasnell Acuña, el cual define al
acto administrativo como aquel que “(…) se constituye por una parte en el vehículo
que utiliza la administración para comunicarse con los ciudadanos, ya sea aceptando
una solicitud (otorgamiento de una licencia), reconociéndole un derecho (una
subvención) negándole un derecho (el no otorgamiento de un permiso de
construcción) o cancelándose uno previamente otorgado, y en última instancia
utilizando sus potestad sancionadora para imponerle una multa por la infracción de
alguna norma, y por otra parte se constituye como un requisito para poder acudir a
la jurisdicción Contencioso-Administrativa a solicitar la nulidad de la medida
adoptada por la Administración” (Gasnell Acuña, 2008: 3p.).

Otra definición, es la de Ortega Ruíz que adopta la definición del Acto


Administrativo de la Corte Constitucional de Colombia; la cual es la siguiente: “(…)

1
Traducción del francés a español, por medio del traductor de Google.

11
es una manifestación de la voluntad de la administración que busca producir efectos
jurídicos, bien sea creando, modificando o extinguiendo derechos a favor o en contra
de los administrados” (Ortega Ruíz, 2018: 11p.).

Mientras Fernández Ruiz brinda varias definiciones partiendo de los siguientes


criterios: 1) El orgánico, “(…) también llamado subjetivo o formal, acto
administrativo es el realizado por los órganos administrativos de poder público y
no por otros. Conforme a este criterio, sólo los órganos administrativos pueden
producir actos administrativos, lo que significaría que los órganos judiciales y los
legislativos no podrían hacerlo, lo cual es rechazado en la actualidad por la mayor
parte de la doctrina” (Fernández Ruiz, 2016: 130p.). 2) El material, “(…) llamado
también adjetivo o sustancial, independientemente de la naturaleza del órgano que
lo realiza, acto administrativo es aquel cuya sustancia es administrativa, por lo que
todos los órganos del poder público, ya sean administrativos, judiciales o
legislativos producen actos administrativos, caracterizados por su contenido
material de naturaleza administrativa”2 (Ídem). 3) El sentido lato, es “(…) un criterio
objetivo, material o sustancial, considera que, en sentido amplio, el acto
administrativo es el realizado en ejercicio de la función de administración, que
produce efectos jurídicos” (Fernández Ruiz, 2016: 131p.). 4) En sentido restringido,
el acto administrativo es “(…) declaración unilateral de voluntad de un órgano del
poder público en ejercicio de la función administrativa, con efectos jurídicos directos
respecto de casos individuales específicos” (Fernández Ruiz, 2016: 132p.).

Para culminar, Ortega Ruiz afirma “(…) que no toda manifestación de la voluntad
de la administración se materializa en un acto administrativo, ya que este último
solo alcanza tal condición cuando se cristaliza en una decisión con efectos en una
situación jurídica” (Ortega Ruiz, 2018: 15p.).

2
Con el criterio material, se puede realizar lo siguiente:
a) “El acto administrativo lo pueden realizar no sólo los órganos administrativos sino también
los legislativos y los jurisdiccionales” (Fernández Ruiz, 2016: 130p.).
b) “El acto legislativo lo pueden realizar no sólo los órganos legislativos sino también los
administrativos y los jurisdiccionales” (Fernández Ruiz, 2016: 131p.).
c) “El acto jurisdiccional lo pueden realizar no sólo los órganos jurisdiccionales sino también
los legislativos y los administrativos” (Ídem).
d) “En consecuencia, los órganos administrativos no realizan únicamente actos administrativos
sino, además, actos legislativos y jurisdiccionales” (Ídem).

12
C. Elementos y principios del acto administrativo

Tanto Fernández Ruiz (2016) como De León (2017), coinciden que los elementos del
acto administrativo, son los siguientes:

Sujeto. Para Fernández Ruiz “(…) en sentido restringido se detecta un sujeto activo
y otro pasivo, el primero viene a ser el órgano competente del Estado, que produce
el acto mediante la emisión de la declaración unilateral de voluntad con efectos
jurídicos subjetivos; el papel de sujeto pasivo corresponde al particular a quien
afecta el acto jurídicamente” (Fernández Ruiz, 2016: 136p.). Mientras De León,
expresa que “(…) el órgano de la administración pública que en ejercicio de la
función administrativa externa de manera unilateral la voluntad estatal
produciendo consecuencias jurídicas subjetivas” (De León, 2017: 21p.).

Voluntad. Según Fernández Ruiz, “(…) está referida al sujeto activo, o sea, al órgano
emisor; no puede ser tacita y debe declararse expresamente en los términos previstos
por la norma jurídica aplicable, a efecto de que el sujeto pasivo quede debidamente
enterado y, por tanto, en condiciones de cumplir con las obligaciones que el acto le
impone y de ejercer los derechos que le confiere” (Fernández Ruiz, 2016: 137p.). De
León afirma que “(…) es ese deseo del funcionario público de realizar el acto
administrativo. Pero ese deseo esta propenso a vicios los cuales causan la nulidad
del acto administrativo como lo es el error, el dolo y la violencia” (De León, 2017:
22p.).

Objeto. Fernández Ruiz, expresa que “(…) consiste en lo que el sujeto activo del
mismo “decide, certifica u opina”, debiendo ser lícito, cierto, determinado, física y
jurídicamente posible, razonable y moral” (Fernández Ruiz, 2016: 138p.). Con De
León, “(…) es la aplicación práctica de la decisión contenida en el acto que resuelve
una petición o situación particular. El objeto debe ser licito, posible y conforme a la
moral” (De León, 2017: 23p.).

Motivo. Es “(…) la apreciación y valoración de los hechos y de las circunstancias en


que se realizan, que el sujeto activo lleva a cabo para emitir su correspondiente
declaración unilateral de voluntad” (Fernández Ruiz, 2016: 138p.). De León, lo
conoce también como la causa. Son “(…) las razones de hecho y de Derecho que
fundamentan la decisión adoptada mediante el acto administrativo” (De León, 2017:
22p.).

El fin o la finalidad. Con Fernández Ruiz “(…) viene a ser el efecto que el sujeto
activo se propone alcanzar con su realización (…), es aquello que pretende la
voluntad del titular de poder administrativo con los efectos jurídicos que
unilateralmente crea e impone” (Fernández Ruiz, 2016: 139p.). De León dice que

13
“(…) es la adecuación del acto con el fin público correspondiente a la acción
administrativa que se realiza” (De León, 2017: 23p.).

Forma. Es “(…) la exteriorización de la voluntad del sujeto activo que realiza el acto
(…)” (Fernández Ruiz, 2016: 139p.). La “(…) forma en el derecho administrativo
tiene normalmente el carácter de una solemnidad necesaria no sólo para la prueba
sino principalmente para la existencia del acto (…)” (Ídem). Para De León, “Cuando
se habla de contenido del acto administrativo se refiere a lo que está estipulado en
el acto administrativo” (De León, 2017: 22p.).

El mérito y la oportunidad. Según Fernández Ruiz, el mérito es “(…) la conveniencia


del acto en razón de su utilidad; y por oportunidad, la conveniencia del acto en razón
de tiempo” (Fernández Ruiz, 2016: 140p.). De León, manifiesta que el mérito “(…)
es en realidad la exteriorización del principio de la oportunidad” (De León, 2017:
24p.). El mérito y la oportunidad, representan un solo elemento; lo cual “(…) vendría
a ser el reconocimiento del acto administrativo como tal (…)” (Ídem).

Asimismo, el acto administrativo tiene varios principios que son:

Presunción de legitimidad. Se “(…) presume legítimo por su sola calidad de tal:


Estos actos administrativos por serlo tienen en su favor la presunción de constituir
el ejercicio legítimo de la actividad administrativa y por consiguiente toda
invocación de nulidad contra ellos debe necesariamente ser alegada y probada en
juicio” (Gordillo, 2014: 209p.).

Ejecutividad y ejecutoriedad. El acto administrativo, es ejecutivo cuando “(…) debe


cumplirse, y tomar como característica aparte la de su posible ejecutoriedad” (210p.).
Es “(…) ejecutorio cuando la administración tenga expresamente o en forma
razonablemente implícita, otorgados por el orden jurídico los medios para hacerlo
cumplir ella misma por la coerción, y que no lo es cuando deba recurrir a la justicia
para lograr su cumplimiento” (Ídem).

La estabilidad del acto administrativo. Consiste en un principio general


resguardado en la Constitución y la ley; el cual garantiza la estabilidad o
irrevocabilidad del empleo del acto administrativo. También consiste en que no hay
“(…) ley que declare inestables, revisibles, revocables o anulables los actos
administrativos de cualquier naturaleza y en cualquier tiempo, dejando los derechos
nacidos o consolidados a su amparo a merced del arbitrio o del diferente criterio de
las autoridades” (Gordillo, 2014: 211-212pp.).

Impugnabilidad del acto administrativo. “Todo acto administrativo es impugnable


ante la propia Administración Pública y posteriormente ante la jurisdicción
contenciosa administrativa. Esto quiere decir que siempre que se dicte una decisión
administrativa de hacer o no hacer algo que niega o concede una petición es decir
14
que crea o extingue una relación jurídica estaríamos ante un acto recurrible, aunque
no revista las formalidades legales” (De León, 2017: 27p.).
D. Clasificación del acto administrativo

Gordillo presenta lo que él indica son los actos administrativos más usuales, entre
los cuales están:

a) “Autorización: Es un acto de control, por el cual un órgano faculta a otro a dictar


un acto determinado; la autorización debe siempre ser previa al acto que se va a
dictar” (Gordillo, 2014: 215p.).

b) Aprobación: “Es también un acto de control de la administración, que a la inversa


de la autorización se produce con posterioridad al dictado del acto controlado: Éste,
mientras la aprobación no se produce, carece de ejecutividad” (Gordillo, 2014:
216p.).

c) Orden: “Tiene por objeto la constitución de una relación jurídica entre el Estado
y otro sujeto de derecho (que puede ser un particular o un funcionario público), en
virtud de la cual éste queda obligado a cumplir con la conducta que aquella
preceptúa” (Ídem).

d) Permiso: “Es un acto que autoriza a una persona (sea funcionario público o
particular) el ejercicio de un derecho en principio prohibido por el orden jurídico; se
diferencia de la autorización en que ésta se concede principalmente respecto de actos
de órganos estatales, al par que el permiso se concede generalmente respecto de
actos o hechos de sujetos de derecho” (Ídem).

e) Pena: “Es una sanción que se aplica a la persona que viola un deber de tipo
administrativo (no cumpliendo una orden, incurriendo en falta o contravenciones,
cumpliendo irregularmente con las obligaciones impuestas por la administración
etc.): Las más usuales son multa, decomiso, clausura, inhabilitación (respecto de los
funcionarios públicos); excepcionalmente puede aplicarse a los particulares la pena
de arresto o prisión” (Ídem).

Otra clasificación de los actos administrativos es la expuesta por Fernández Ruiz; la


cual es la siguiente:

a) Por su esfera de aplicación: “El acto administrativo en sentido restringido se


clasifica, por su esfera de aplicación, en interno y externo. En el primer caso
sus efectos se producen al interior de la administración pública, como ocurre
en la asignación de labores y determinación de horario de trabajo para cada
servidor público. El acto administrativo externo, en cambio, trasciende la
esfera de la administración pública por producir efectos jurídicos respecto de

15
los gobernados, como acontece, por ejemplo, en el otorgamiento de una
licencia de construcción” (Fernández Ruiz, 2016: 140p.).

b) Por su finalidad: “En atención a su finalidad, el acto administrativo en


sentido restringido puede ser preliminar o de instrucción, decisorio o de
resolución, y de ejecución. Acto administrativo preliminar o de instrucción es
aquel que prepara las condiciones para realizar otro posterior decisorio o
resolutivo, por lo que viene a ser un primer paso en la adopción de una
resolución administrativa que establece, ratifica, modifica o extingue
obligaciones o derechos. Un acto administrativo preliminar o de instrucción
viene a ser, por ejemplo, el que ordena la práctica de una inspección a una
estación radiodifusora” (Fernández Ruiz, 2016: 140-141pp.).

“Acto administrativo decisorio o resolutivo es el que establece, ratifica,


modifica o extingue obligaciones o derechos a cargo o a favor de un
particular, por ejemplo, la imposición de una multa o el otorgamiento de una
concesión para uso de bienes de dominio público” (Fernández Ruiz, 2016:
141p.).

“Acto administrativo de ejecución es el realizado en cumplimiento del


decisorio o resolutivo (…)” (Ídem). “Los actos de ejecución tienen por objeto
dar cumplimiento a las determinaciones del acto principal” (Ídem).

c) Por su contenido y efectos: “En razón de su contenido y efectos los actos


administrativos en sentido restringido se clasifican en actos que incrementan
los derechos de los particulares, actos que restringen tales derechos, y actos
que dan testimonio de una situación de hecho o de derecho” (Ídem).

d) Por su relación con la Ley: “Los actos administrativos en sentido restringido


se agrupan, desde el punto de vista de su relación con la ley, en actos reglados
y en actos discrecionales” (Fernández Ruiz, 2016: 144p.). “Se consideran actos
reglados aquellos que se producen con apego a lineamientos muy precisos
establecidos en los ordenamientos legales o reglamentarios” (Ídem). “Se dice
que son actos discrecionales los generados en ejercicio de un amplio margen
de subjetividad y de libertad de actuación previsto en la ley” (Ídem).

Cabe destacar, que existen otras clasificaciones; como la desarrollada por De León
(2017) que divide los actos en generales y particulares. No obstante, en este punto
nos quedamos con las clasificaciones de Gordillo (2014) y Fernández Ruiz (2016).

16
Capítulo II
Antecedentes del acto administrativo panameño

Este segundo capítulo tiene la finalidad de explicar el surgimiento y desarrollo


del acto administrativo panameño.
A. Surgimiento del acto administrativo

Cómo se mencionó anteriormente, el acto administrativo nace como concepto


después de la Revolución francesa; asimismo, se afirmó que este hecho provocó
adecuaciones jurídicas relacionadas a estos. Donde la principal reconfiguración fue
la significación de la separación de los poderes. Hecho que influyó en la formulación
de sus leyes. Asimismo, supone que su práctica y desarrollo influyó sobre toda
Europa; principalmente en Alemania y en España. Con este último, se influye sobre
los territorios coloniales en América; hoy los Estados independientes
Latinoamericanos.

Sin embargo, es importante precisar que el Imperio Español ya realizaba actos


administrativos sobre los territorios coloniales americanos desde una perspectiva
absolutista. En este orden de ideas, encontramos las ordenanzas3 y capitulaciones4;
claro está, dentro de un Estado Absolutista. No obstante, Francia bajo el liderazgo
de Napoleón Bonaparte invade a España en 1808 hasta 18145. Donde en 1812, España
mediante la creación de la Constitución de Cádiz “(…) adoptó un sistema de justicia
delegada, trasladando la facultad de juzgar los actos de la Administración a órganos
jurisdiccionales, garantizándose de este modo un mayor grado de independencia, lo
cual se extendió a la mayor parte de los países de Latinoamérica”6 (Gasnell Acuña,
2015: 30p.).

3
“Ordenanza es una disposición o mandato. El término se utiliza para nombrar al tipo de norma
jurídica que forma parte de un reglamento y que está subordinada a una ley. La ordenanza es emitida
por la autoridad que tiene el poder o la facultad para exigir su cumplimiento” (Pérez Porto y Merino,
2013).
4
“Las capitulaciones son contratos de carácter público por los cuales la Corona de Castilla le
encomienda a un caudillo la realización de un determinado servicio público, sea descubrir (en forma
naval o terrestre), poblar o rescatar. En esta capitulación se le hace un encargo a un particular, quien
se obliga a llevarlo a efecto (incluso se le puede fijar un plazo). La corona y el caudillo se obligan
recíprocamente por la capitulación” (Enciclopedia Libre, 2008).
5
Esto sirvió para evidenciar más inestabilidad del Imperio Español y su poca credibilidad ante las
colonias en territorio americano. Desembocándose en intensos procesos independistas; lo cual
Panamá aprovechó para independizarse de España en 1821 y unirse a Colombia de manera
inmediata.
6
Salta “(…) a la vista la circunstancia que muestra que el derecho constitucional de casi todos los
países de Iberoamérica ha adoptado el modelo judicialista, tanto para la justicia ordinaria de tipo

17
En ese sentido, se inicia un proceso de jurisdicción de lo Contencioso
Administrativo, que tuvo sus orígenes en Francia “(…) y llegó a nosotros por
intermedio de la República de Colombia” (Benavides Pinilla, 2009: 557p.). Donde
Colombia había adoptado el Consejo de Estado para juzgar los actos
administrativos. Asimismo, el concepto de acto administrativo aún no se reflejaba
en los procedimientos administrativos; donde solamente estaba consignado en la
doctrina jurisprudencial.

Con la separación de Panamá de Colombia el 3 de noviembre de1903, “(…) se


empezaron a dictar los primeros decretos tendientes a la regulación de la
Administración Pública. En la gaceta oficial número dos (2) de 1903 (publicada el 20
de noviembre de 1903) se observa la publicación del Decreto Número 14 de 1903
dictado por la Junta Provisional de Gobierno, el cual a su vez reglamenta la emisión
de decretos:

“Artículo 4. Cada Ministro reglamentará por medio de Decretos, el servicio


de las oficinas de su dependencia, y firmará el Presupuesto de Gastos
correspondiente, del cual se enviará copia auténtica al Ministerio del Ramo,
para los efectos legales.

Artículo 5. Los Decretos sobre asuntos de carácter general y demás que deba
expedir la Junta se autorizarán con las firmas de los miembros de ella y de los
Ministros de Estado o del Ministro del Despacho respectivo en su caso. Los
Decretos sobre nombramientos de empleados dependientes del respectivo
Ministerio podrán ser dictados por éste y por el Subsecretario
correspondiente Desarrollo del acto administrativo panameño” (Gasnell
Acuña, 2015: 265p.).

Siendo dichos decretos, los primeros actos administrativos como Estado y república
independiente.

Después, gracias a labor de José Dolores Moscote (1879-1956) “(…) fue establecida
la jurisdicción de lo Contencioso Administrativo en Panamá. La Constitución
Política de 1941 en sus artículos 190,191 y 192 introduce formalmente dicha
jurisdicción” (Benavides Pinilla, 2009: 557-558pp.). Dichos artículos enunciaban lo
siguiente:

Artículo 190. “Establécese la jurisdicción contencioso-administrativa para


decidir sobre la legalidad o ilegalidad de los actos, resoluciones, órdenes o

civil, comercial o penal como para el juzgamiento de los actos de la Administración Pública y otros
órganos del Estado contencioso administrativo) y que la excepción a esta regla generalizada ha sido
principalmente Colombia, que implantó una justicia administrativa sobre la base del modelo francés,
institucionalizando el Consejo de Estado” (Gasnell Acuña, 2015: 30p.).

18
disposiciones de todas las autoridades administrativas, entidades políticas
descentralizadas o autónomas y autoridades provinciales o municipales…”
(Gasnell Acuña, 2015: 293p.).

Artículo 191. “El tribunal o juzgado que ejerza la jurisdicción contencioso


administrativa se limitará a apreciar el acto en sí mismo, revocándolo,
reformándolo o confirmándolo. La apreciación de las responsabilidades a que
haya lugar en caso que se declare la ilegalidad demandada, corresponderá a
la jurisdicción judicial ordinaria” (Gasnell Acuña, 2015: 292p.).

Artículo 192. “La Ley creará o designará los tribunales o juzgados a quienes
deba corresponder el conocimiento de la jurisdicción contencioso
administrativa, les señalará funciones y competencia y establecerá el
procedimiento que deba seguirse” (Ídem).
B. Desarrollo del acto administrativo panameño
Después de dos años de haberse creado la Constitución de 1941, la Jurisdicción de
lo Contencioso Administrativo, “(…) es regulada por la Ley 135 de 30 de abril de
1943, misma que es reformada por la Ley 33 de 11 de septiembre de 1946” (Benavides
Pinilla, 2009: 558p.).

Con la Constitución Política de 1946, con el artículo 252, se expresó:

“Establécese un Tribunal de lo Contencioso en la Capital de la República,


cuya jurisdicción comprenderá todo el país. Este Tribunal funcionará con
independencia de los órganos ejecutivo y judicial.

La Jurisdicción Contencioso Administrativa tiene por objeto revisar los actos,


resoluciones, órdenes o disposiciones de todos los funcionarios nacionales,
provinciales, municipales y de las entidades políticas autónomas o
semiautónomas, en perjuicio de sus funciones o con pretexto de ejercerlas.

Podrán demandar la revisión las personas afectadas por el acto, resolución,


orden o disposición que se trate; y en ejercicio de la acción popular, cualquier
persona natural o jurídica, nacional o extranjera, en cualquier caso, en que la
Administración haya incurrido en injuria contra derecho (…)” (Gasnell Acuñ,
2015: 292-293pp.).

Con “(…) la Reforma Constitucional de 1956 se cambia la denominación de Fiscal


Contencioso Administrativo a Procurador Auxiliar. Luego, con la Constitución de
1972, y gracias a la propuesta del insigne Maestro de Maestros, el Dr. CÉSAR
AUGUSTO QUINTERO, se cambió la denominación de Procurador Auxiliar de la
Administración a Procurador de la Administración. Desde 1946 a la fecha, no se ha

19
originado cambios a la legislación Contencioso Administrativa” (Benavides Pinilla,
2009: 558p.).

A partir de la Constitución Política de 1972, ulteriormente se crean más normativas


en busca de actualizar, regular y conceptualizar el acto administrativo. Cuestión que
evidenciaremos en el siguiente capítulo.

20
Capítulo III
Leyes y normas relacionadas con el acto administrativo panameño

Este capítulo tiene el propósito de describir las leyes y normas que legaliza y
permite la aplicación del acto administrativo en Panamá; y desarrollar el contenido
teórico-legal panameño sobre el acto administrativo.
A. Leyes y normas
En este punto, importante resaltar que dentro de las diferentes leyes y normas que
hacen alusión a la legalización, regulación e incluso conceptualización del acto
administrativo, tenemos la propia Constitución Política de 1972, códigos, leyes y
decretos. Asimismo, es de resaltar que los actos administrativos tienen una estrecha
relación con la Jurisdicción Contencioso Administrativo; ya que esta última es la
encargada de tutelar los primeros. De tal forma, que aparecen reguladas en las
siguientes leyes y normas:
A.1. Ley 135 del 30 de abril de 1943
La presente Ley sobre la Orgánica Jurisdicción Contenciosa-Administrativa en su
artículo 42 expresa lo siguiente:

“Para ocurrir en demanda ante el tribunal de lo Contencioso Administrativo


es necesario que se haya agotado la vía gubernativa, lo que se entenderá
cuando los actos o resoluciones respectivas no son susceptibles de ninguno
de los recursos establecidos en los artículos 33 a 397 o se han decidido, ya se
trate de actos o resoluciones definitivas, o de providencias de trámite, si estas
últimas deciden directa o indirectamente el fondo del asunto, de modo que le
pongan término o hagan imposible su continuación” (Asamblea Legislativa,
1943: 3p.).
A.2. Ley 33 del 11 de septiembre de 1946

Con la Ley 33 del 11 de septiembre de 1946, por la cual se reforma la Ley 135 de 1943,
Orgánica Jurisdicción Contenciosa-Administrativa. En ese sentido, la Ley 33 de 1946
reformó varios artículos de la Ley 135 de 1943.

7
Los artículos 33, 38, 39 y 41 fueron derogados por el artículo 206 de la Ley 38 de 2000.

21
A.3. Ley 39 del 17 de noviembre de 1954

Con esta Ley, se dictan disposiciones relativas a los juicios ejecutivos por jurisdicción
coactiva. Donde derogó los artículos 164 y 165 de la Ley 61 de 1946; y toda
disposición contraria al contenido de la presente Ley.
A.4. Constitución Política de 1972

Con la actual Constitución Política de 1972, en su artículo 206 expresa que: “La Corte
Suprema de Justicia tendrá, entre sus atribuciones constitucionales y legales, las
siguientes:

1. La guarda de la integridad de la Constitución para lo cual la Corte en pleno


conocerá y decidirá, con audiencia del Procurador General de la Nación o del
Procurador de la Administración, sobre la inconstitucionalidad de las Leyes,
decretos, acuerdos, resoluciones y demás actos que por razones de fondo o
de forma impugne ante ella cualquier persona.

Cuando en un proceso el funcionario público encargado de impartir justicia


advirtiere o se lo advirtiere alguna de las partes que la disposición legal o
reglamentaria aplicable al caso es inconstitucional, someterá la cuestión al
conocimiento del pleno de la Corte, salvo que la disposición haya sido objeto
de pronunciamiento por parte de ésta, y continuará el curso del negocio hasta
colocarlo en estado de decidir.

Las partes sólo podrán formular tales advertencias una sola vez por instancia.

2. La jurisdicción contencioso-administrativa respecto de los actos, omisiones,


prestación defectuosa o deficiente de los servicios públicos, resoluciones,
órdenes o disposiciones que ejecuten, adopten, expidan o en que incurran en
ejercicio de sus funciones o pretextando ejercerlas, los funcionarios públicos
y autoridades nacionales, provinciales, municipales y de las entidades
públicas autónomas o semiautónomas.

A tal fin, la Corte Suprema de Justicia con audiencia del Procurador de la


Administración, podrá anular los actos acusados de ilegalidad; restablecer el
derecho particular violado; estatuir nuevas disposiciones en reemplazo de las
impugnadas y pronunciarse prejudicialmente acerca del sentido y alcance de
un acto administrativo o de su valor legal.

Podrán acogerse a la jurisdicción contencioso-administrativa las personas


afectadas por el acto, resolución, orden o disposición de que se trate; y, en
ejercicio de la acción pública, cualquier persona natural o jurídica domiciliada
en el país” (Asamblea de Representantes, 2016: 88p.).

22
A.5. Código Judicial

El mismo, fue aprobado mediante la Ley 29 de 25 de octubre de 1984. En sus artículos


97 al 99 trata sobre la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo. En los
artículos:

Artículo 97. “A la Sala Tercera le están atribuidos los procesos que se originen
por actos, omisiones, prestaciones defectuosas o deficientes de los servidores
públicos, resoluciones, ordenes o disposiciones que ejecuten, adopten,
expidan o en que incurran en ejercicio de sus funciones o pretextando
ejercerlas los funcionarios públicos o autoridades nacionales, provinciales,
municipales y de las entidades públicas autónomas o semiautónomas (…)”
(Asamblea Legislativa, 2017: 47-48pp.).

Artículo 98. “Las leyes 135 de 1943, 33 de 1946 y 39 de 1954, se aplicarán por
la Sala Tercera en cuanto no contradigan los dispuesto en este Código”
(Asamblea Legislativa, 2017: 50p.).

Artículo 99. “Las sentencias que dicte la Sala Tercera, en virtud de lo


dispuesto en esta Sección, son finales, definitivas y obligatorias; no admiten
recurso alguno, y las de nulidad deberán publicarse en la Gaceta Oficial”
(Asamblea Legislativa, 2017: 51p.).
A.6. Ley 38 del 31 de julio de 2000
Con esta Ley, se aprueba el Estatuto Orgánico de la Procuraduría de la
Administración, que regula el Procedimiento Administrativo General y dicta
disposiciones especiales. Donde en su artículo 201 se define el Acto
Administrativo por primera vez dentro de las leyes panameñas de la siguiente
manera: “Declaración emitida o acuerdo de voluntad celebrado, conforme a
derecho, por una autoridad u organismo público en ejercicio de una función
administrativa del Estado, para crear, modificar, transmitir o extinguir una
relación jurídica que en algún aspecto queda regida por el Derecho
Administrativo” (Asamblea Legislativa, 2000: 48p.).
B. Teoría-legal panameña sobre el acto administrativo

Con relación a este punto, se expone la teoría-legal relacionada a los actos


administrativos en Panamá. Es decir, como se percibe y se desarrolla los Actos
Administrativos desde la perspectiva legal panameña.
B.1. Concepto y características del Acto Administrativo

El acto administrativo, se define como la declaración “(…) emitida o acuerdo de


voluntad celebrado, conforme a derecho, por una autoridad u organismo público en

23
ejercicio de una función administrativa del Estado, para crear, modificar, transmitir
o extinguir una relación jurídica que en algún aspecto queda regida por el Derecho
Administrativo” (Ídem).

Entre las características del acto administrativo para el caso panameño citamos a
Benavides Pinilla (2009). En ese sentido, el autor afirma que las características del
acto administrativos, se reflejan mediante “(…) una declaración, por lo que quedan
excluidos los actos de la Administración puramente materiales” (Benavides Pinilla,
2009: 555p.). Agrega el autor, que: “La declaración puede implicar una decisión de
la Administración; una constancia o certificación de algo o incluso una mera
declaración de un hecho o derecho preexistente” (Ídem). Donde se evidencian las
siguientes características:

✔ Ha de proceder de un sujeto de la Administración con competencia para


realizar el acto.
✔ Deben constituir ejercicio de la potestad administrativa y estar sujetos al
Derecho administrativo.
✔ Los actos administrativos pueden ser objeto de recurso judicial.
✔ Los actos administrativos son unilaterales. Esto excluye a aquellos en cuya
formación concurren dos o más voluntades.
✔ Es una declaración de voluntad, pero no todas las manifestaciones con origen
en la administración son actos administrativos, sino solo las que imponen
consecuencias jurídicas al administrado (favorables o desfavorables). Las
manifestaciones de la administración que no producen consecuencias
jurídicas son actuaciones administrativas y no actos administrativos.
✔ Son directamente ejecutivos, por lo que si el particular se opone al
cumplimiento, la administración puede imponer el cumplimiento forzoso sin
necesidad de acudir previamente al juez.
B.2. Elementos del Acto Administrativo
Los elementos esenciales del Acto Administrativo, son:

a) Competencia, “(…) salvo que esta sea delegable o proceda la sustitución (…)”
(Ídem).
b) Objeto, el cual debe ser lícito y físicamente posible.
c) Finalidad, “(…) que debe estar acorde con el ordenamiento jurídico y no
encubrir otros propósitos públicos y privados distintos, de la relación jurídica
de que se trate (…)” (Ídem).
d) Causa, “(…) relacionada con los hechos, antecedentes y el derecho aplicable
(…)” (Ídem).

24
e) Motivación, “(…) comprensiva del conjunto de factores de hecho y de
derecho que fundamentan la decisión (…)” (Ídem).
f) Procedimiento, “(…) que consiste en el cumplimiento de los trámites
previstos por el ordenamiento jurídico y los que surjan implícitos para su
emisión (…)” (Ídem).
g) Forma, “(…) debe plasmarse por escrito, salvo las excepciones de la ley,
indicándose expresamente el lugar de expedición, fecha y autoridad que lo
emite” (Ídem).

B.3. Principios del Acto Administrativo


Entre los principios rectores de los actos administrativos en Panamá, se encuentran:

Presunción de legalidad: “(…) consiste en que los actos administrativos deben ser
obedecidos, tanto por las autoridades como por los particulares, desde el momento
en que comienza su vigencia y mientras no hayan sido anulados o suspendidos por
la jurisdicción en (sic) lo contencioso administrativo” (Corte Suprema de Justicia,
2016: 9p.).

Impugnabilidad del acto administrativo: “Todo acto administrativo es impugnable


por el interesado mediante los recursos administrativos de reposición y jerárquico,
regulados en esta ley, sin perjuicio del recurso extraordinario de revisión y de los
demás recursos que establezcan las leyes especiales” (Instituto Nacional de
Propiedad Industrial, Sin año: 2p.).

Ejecutabilidad: Es “(…) la posibilidad que permite a los actos administrativos ser


llevados a la práctica mediante actos materiales de ejecución” (Vlex, Sin año).

Irretroactividad: “Significa que el acto administrativo sólo produce efectos desde


que aquél entra en vigor; es decir, que no produce efectos retroactivos. La
irretroactividad administrativa es una consecuencia de la irretroactividad jurídica
general” (Enciclopedia Jurídica, 2020).

Irrevocabilidad: Es aquella que “(…) prohíbe a la Administración revocar sus


propios actos que crea, reconocen o declaran un derecho subjetivo a favor de los
particulares, hasta tanto esta Sala de la Corte Suprema de Justicia se pronuncie
acerca de su legalidad o ilegalidad” (Corte Suprema de Justicia, 2002: 345p.).

Cabe destacar que la mayoría de estos principios, se definen en la doctrina o


jurisprudencia relacionada con los actos administrativos.

25
B.4. Clases de actos administrativos desde la perspectiva panameña

Tal como desarrollamos las características en un apartado anterior del presente


capítulo; nos apoyaremos nuevamente de Benavides Pinilla para desarrollar y
explicar las clases de actos administrativos para el caso panameño. En ese sentido,
el autor explica que los actos administrativos se clasifican así:
Por su origen:

- Actos simples que provienen de un solo órgano.


- Actos complejos que provienen de dos o más órganos.
Por sus efectos:

– Actos favorables crean una situación jurídica nueva, por la que se reconoce,
otorga o declara un derecho o por la que se le exime de una obligación.
– Actos de gravamen restringen o limitan el patrimonio jurídico del particular,
bien imponiendo una obligación o carga o bien limitando un derecho.
Por su contenido:

– Actos constitutivos que crean, modifican o extinguen relaciones jurídicas,


bien reconociendo un derecho o suprimiendo un impedimento (Actos
favorables), bien estableciendo un deber o carga (Actos de gravamen).
– Actos declarativos que solo constatan o acreditan una situación jurídica. La
administración no da nada nuevo, se limita a constatar la situación actual de
un particular.
Por su forma:

– Actos expresos que se manifiestan formalmente, casi siempre por escrito.


– Actos presuntos que se manifiestan en virtud del silencio administrativo que
consiste en el transcurso de un periodo de tiempo establecido sin que la
Administración haya emitido respuesta alguna.
Por su vinculación a una norma previa8:
(…)

– Actos reglados en los que la Administración se limita a aplicar una norma


que determina el contenido del acto.

8
Con relación este tipo de actos administrativos; los mismos son muy comunes y fáciles de encontrar.
Según Benavides Pinilla (2009), esto se debe a lo siguiente: “Es muy común encontrar esta
clasificación, pero corresponde hacer una aclaración, lo que es reglado o no es la facultad de decidir
del órgano administrativo, no el acto. El acto se realiza en ejercicio de facultades regladas o
discrecionales” (Benavides, 2009: 556p.).

26
– Actos no reglados o discrecionales en los que la Administración puede optar
por una entre varias soluciones posibles igualmente válidas. Cabe aclarar que
una determinada potestad sólo tiene ciertos elementos discrecionales, pues
existen algunos que siempre son reglados: la existencia misma de la potestad,
su extensión, la competencia para ejercerla y el fin9.
(…)
Por su destinatario:
– Actos de carácter singular el destinatario es una persona individual, concreta,
conocida y localizada.
– Actos de carácter general los destinatarios son una pluralidad indeterminada
(convocatoria para oposiciones) y que a diferencia de los reglamentos, estos
se extinguen con su cumplimiento” (Benavides Pinilla, 2009: 556-557pp.).

B.5. Sala Tercera Contencioso-Administrativo y Laboral

La Sala Tercera Contencioso-Administrativo y Laboral, en materia de los actos


administrativos es la encargada de resolver “(…) los procesos que se originen por
actos, omisiones, prestaciones defectuosas o deficientes de los servidores públicos,
resoluciones, órdenes o disposiciones que ejecuten, adopten, expidan o en que
incurran en ejercicio de sus funciones o pretextando ejercerlas, los funcionarios
públicos o autoridades nacionales, provinciales, municipales y de las entidades
públicas autónomas o semiautónomas” (Órgano Judicial, 2020(a)). De tal forma, que
los actos administrativos que provocan procesos jurídicos, son:

a) “De los decretos, órdenes, resoluciones o cualesquiera actos, sean generales o


individuales, en materia administrativa, que se acusen de ilegalidad (…)”
(Ídem).

b) “De los actos, resoluciones, órdenes o disposiciones de los gerentes o de las


juntas directivas o de Gobierno, cuales quiera que sea su denominación, de
las entidades públicas autónomas o semiautónomas que se acusen de ser
violatorias de las leyes, de los decretos reglamentarios o de sus propios
estatutos, reglamentos y acuerdos (…)” (Ídem).

c) “De los Recursos Contenciosos en los casos de adjudicación de tierras y de


bienes ocultos (…)” (Ídem).

9
“La discrecionalidad no debe ser entendida como actividad en silencio de la ley. Será justamente la
ley la que establecerá la existencia de una potestad discrecional, y ella será su fundamento y límite
natural” (Benavides Pinilla, 2009: 557p.).

27
d) “De las apelaciones, excepciones, tercerías o cualquier incidente en los
procesos por cobro coactivo (…)” (Ídem).

e) “De las cuestiones suscitadas con motivo de la celebración, cumplimiento o


extinción de los contratos administrativos (…)” (Ídem).

f) “De las cuestiones que se susciten en el orden administrativo entre dos o más
municipios o entre dos o más instituciones autónomas o entre un municipio
y la Nación o entre una institución autónoma y la Nación o entre cualesquiera
de ellas (…)” (Ídem).

g) “De los acuerdos o cualquier acto, resolución o disposición de los Consejos


Provinciales, los consejos municipales, juntas comunales y juntas locales o de
las autoridades y funcionarios que de ellas dependan, contrarios a las leyes,
a los decretos que las reglamenten o a sus propias normas (…)” (Ídem).

h) “De las indemnizaciones de que deban responder personalmente los


funcionarios del Estado, y de las restantes entidades públicas, por razón de
daños o perjuicios causados por actos que esta misma Sala reforme o anule
(…)” (Ídem).

i) “De las indemnizaciones por razón de la responsabilidad del Estado, y de las


restantes entidades públicas, en virtud de daños o perjuicios que originen las
infracciones en que incurra en el ejercicio de sus funciones o con pretexto de
ejercerlas cualquier funcionario o entidad que haya proferido el acto
administrativo impugnado (…)” (Ídem).

j) “De las indemnizaciones de que sean responsables directos el Estado y las


restantes entidades públicas, por el mal funcionamiento de los servicios
públicos a ellos adscritos (…)” (Ídem).

k) “De la interpretación prejudicial acerca del alcance y sentido de los actos


administrativos cuando la autoridad judicial encargada de decidir un proceso
o la administrativa encargada de su ejecución, lo solicite de oficio antes de
resolver el fondo del negocio o de ejecutar el acto, según corresponda (…)”
(Ídem).

28
l) “Conocer prejudicialmente sobre la validez de los actos administrativos que
deberán servir de base a una decisión jurisdiccional por consulta que al efecto
formule la autoridad encargada de administrar justicia (…)” (Ídem).

m) “Conocer del Recurso de Casación Laboral, a que se refiere el Capítulo IV,


Título VIII, Libro Cuarto del Código de Trabajo, hasta tanto se instituya la
Corte de Casación Laboral (…)” (Ídem).

n) “Ejercer todas las demás atribuciones que el Código de Trabajo atribuye a la


Corte de Casación Laboral (…)” (Ídem).

o) “Del proceso de protección de los derechos humanos mediante el cual la Sala


podrá anular actos administrativos expedidos por autoridades nacionales y,
si procede, restablecer o reparar el derecho violado cuando mediante dichos
actos administrativos se violen derechos humanos justiciables previstos en
las leyes de la República, incluso aquéllas que aprueben convenios
internacionales sobre derechos humanos. Este proceso se tramitará según las
normas de la Ley 135 de 30 de abril de 1943 y de la Ley 33 de 11 de septiembre
de 1946, pero no se requerirá que el agraviado agote previamente la vía
gubernativa; el Procurador de la Administración sólo intervendrá en interés
de la ley (…)” (Ídem).
Para culminar este sub apartado, expondremos a los magistrados que conforman
dicha Sala:

Magistrados principales Magistrados suplentes

Carlos Alberto Vásquez Reyes Carlos Alberto Vásquez


Reyes

Luis Ramón Fábrega Sánchez Efrén C. Tello C.

Cecilio Cedalise Riquelme Rafael Murgas Torraza

Fuente: Información extraída de la lista de magistrados de la Corte Suprema de Justicia


(Órgano Judicial, 2020(b)).

B.6. Procesos para resolver los actos administrativos contrarios

Los actos administrativos que han sido contrarios a la Constitución, los códigos,
leyes y reglamentos públicos, entre otros; serán resueltos por la Sala Tercera

29
Contencioso-Administrativo y Laboral. Donde a dicha Sala le compete resolver los
siguientes Procesos:

“a. Acciones de nulidad: dirigidas para impugnar actos de carácter general,


es decir, que no están dirigidas exclusivamente a una persona.

b. Acciones de Plena Jurisdicción: dirigidas para impugnar actos que solo


tienen un efecto o transcendencia para el particular afectado por la decisión.

c. Interpretación prejudicial: la utiliza la autoridad judicial que debe decidir


un proceso o la autoridad administrativa que debe ejecutar un acto
administrativo, para que dicho acto sea interpretado en su sentido de alcance.

d. Apreciación de validez: la utiliza la autoridad jurisdiccional que consulta


la validez legal de un acto administrativo que deberá aplicar para decidir un
proceso.

e. Protección de los derechos humanos: un particular o el ciudadano que


considere que una autoridad nacional ha violado un derecho humano
justiciable reconocido en una ley.

f. De las demandas de indemnización:

- de las que deban responder personalmente los funcionarios del


Estado, y de las restantes entidades públicas, por razón de daños y
perjuicios causados por actos que esta misma Sala reforme o anule.

- por razón de la responsabilidad del Estado, y de las restantes


entidades públicas, en virtud de daños y perjuicios que originen las
infracciones en que incurran en el ejercicio de sus funciones o con
pretexto de ejercerlas cualquier funcionario o entidad que haya
proferido el acto administrativo impugnado.

- De las que sean responsables directos el Estado y las restantes


entidades públicas, por el mal funcionamiento de los servicios
públicos a ellos adscritos” (Órgano Judicial, Sin año: 1-2pp.).

30
Capítulo IV
Jurisprudencia relacionada a los actos administrativos panameños

Este último capítulo, tiene el objetivo de exponer y analizar algunos casos de la


jurisprudencia panameña que reflejan el acto administrativo. De tal manera, que
expondremos algunos casos resueltos en la Sala Tercera Contencioso-
Administrativo y Laboral de la Corte Suprema de Justicia.
A. Caso: Julio Santamaría VS Instituto de Investigación Agropecuaria (IDIAP)
Los hechos se presentan cuando el Sr. Julio Santamaría deja de recibir su salario; el
cual debía continuar percibiendo debido a que él mismo se encontraba bajo una
licencia con sueldo por estudio para la mejora y perfeccionamiento de su puesto de
trabajo. Cuestión que dicha licencia con sueldo es revocada mediante “(…) la
Resolución R. L.C.S. No. 027, de 27 de octubre de 1999, expedida por el Director
General del Instituto de Investigación Agropecuaria (…)” (Corte Suprema de
Justicia, 2002: 343p.). Donde el demandante deja de percibir su salario a partir del 31
de octubre de 1999.

Ante esa situación el Sr. Santamaría decide demandar al IDIAP por la Resolución R.
L.C.S. No. 027 para que se declare nulo por ser ilegal. Asimismo, la Procuraduría de
la Administración “(…) contestó la demanda en examen oponiéndose a las
pretensiones, como lo exige la Ley, mediante Vista Fiscal No. 519, de 29 de
septiembre de 2000 (…)” (Corte Suprema de Justicia, 2002: 345p.).

Sin embargo, la Sala Contencioso Administrativo declara de ilegal la resolución


emitida por el IDIAP, resolviendo el caso a favor del Sr. Santamaría. Declarando que
los actos administrativos resueltos de manera formal, no pueden ser revocables. Es
decir, haciendo alusión al Principio de irrevocabilidad de los actos administrativos
realizados por una entidad pública. Asimismo, el pago de sus salarios caídos del
tiempo que no los percibió.
B. Caso: Roger Barría Montoya VS Junta Directiva Superior del Servicio de
Protección Institucional (SPI)
Los antecedentes del presente caso se presentan cuando el Sr. Roger Barría Montoya,
es destituido de su cargo de Jefe de Seguridad IV dentro del SPI en el año 2014. Dicha
destitución se da mediante la Resolución No. 171 de 28 de julio de 2014. Ante ese
hecho, el Sr. Barría Montoya decide realizar una demanda contra el SPI, declarando
de ilegal dicha destitución; y solicitando la nulidad de la resolución emitida por la
Junta Disciplinaria del SPI del Ministerio de la Presidencia.

31
La demanda es revisada por la Procuraduría de la Administración mediante su Vista
Fiscal No. 385 de 17 de junio de 2015; el cual declara de inconsistente los
fundamentos alegados por el demandante. Recomendando a la Sala Tercera
Contencioso Administrativo que denieguen las pretensiones del Sr. Barría Montoya.

El 24 de mayo de 2016, la Sala Tercera Contencioso Administrativo resuelve rechazar


las pretensiones del demandado bajo el principio de presunción de legalidad de la
destitución realizada por la Junta Disciplinaria del SPI. Es decir, que la Resolución
No. 171 de 28 de julio de 2014 basada en la destitución del Sr. Roger Barría Montoya
no evidencia ningún tipo de vicio o ilegalidad en el proceso y mucho menos en la
sentencia emitida por la Junta Disciplinaria del SPI.
C. Los elementos, fundamentos y principios contemplados en los casos

Con relación a este apartado, haremos un breve análisis comparativo sobre los
elementos representativos reflejados, fundamentos usados, y principios invocados
para la decisión sobre los casos “Julio Santamaría VS Instituto de Investigación
Agropecuaria (IDIAP)”; y “Roger Barría Montoya VS Junta Directiva Superior del
Servicio de Protección Institucional (SPI)”. En este sentido, nos apoyamos de la
siguiente matriz comparativa de casos (Observar la Matriz Comparativa # 1).

32
Matriz Comparativa # 1
Comparación de los Actos Administrativos de los Casos de: Julio Santamaría VS Instituto de Investigación
Agropecuaria (IDIAP) y Roger Barría Montoya VS Junta Directiva Superior del Servicio de Protección
Institucional (SPI)
Julio Santamaría VS Instituto de Investigación Agropecuaria (IDIAP)
Elementos del acto administrativo de la entidad Fundamentos de la demanda Principios invocado para la Sentencia
resolución de la Sala Tercera favor o en
contra del
demandante
Competencia Instituto de Investigación Ley 31, de 2 de septiembre de 1977, Principio de Irrevocabilidad de A favor
Agropecuaria por la cual se crea y reglamenta el los Actos Administrativos.
programa especial para el
perfeccionamiento profesional de
los servidores públicos y se faculta
al Instituto para la Formación y
Aprovechamiento de Recursos
Humanos para dirigirlo (Su artículo
2).
Objeto Revocatoria de licencia con Código Administrativo (Su artículo
sueldo 812).
Finalidad Suspender la licencia con sueldo, Ley 51, de 28 de agosto de 1975,
y reemplazarla con la licencia sin orgánica del IDIAP (Su artículo 16).
sueldo mediante una resolución
formal.
Causa Porque realizaron pagos de
sueldo desde el 1 de abril hasta el
31 de octubre de 1999 de manera
irregular en detrimento de los
intereses de la institución.
Motivación 1) Por la cantidad de licencias
(total de 6 licencias) con sueldo
que se le ha otorgado al Sr.
Santamaría.
2) Con “(…) fundamento en el
artículo 4, literal h, de la Ley 31

33
de 1977, sobre preferencia a
aspirantes que no han obtenido
anteriormente este tipo de
beneficio (…)” (Corte Suprema
de Justicia, 2002: 345p.).
Procedimiento 1)El “(…) Director General del
IDIAP rindió informe sobre las
razones de la actuación en este
caso del ente público” (Ídem).
2)Confirma un error
administrativo del IDIAP.
Forma Resolución R. L.C.S. No. 027, de
27 de octubre de 1999, expedida
por el Director General del
Instituto de Investigación
Agropecuaria (IDIAP).
Roger Barría Montoya VS Junta Directiva Superior del Servicio de Protección Institucional (SPI)
Elementos del acto administrativo de la entidad Fundamento de la demanda Principio invocado para la Sentencia a
resolución favor o en
contra del
demandante
Competencia Junta Directiva Superior del 1)Decreto Ley No. 2 de 1999, Principio de presunción de En contra
Servicio de Protección Orgánica del Servicio de Protección Legalidad del Acto
Institucional Institucional (Artículos: 48-A, 105, Administrativo
109 y 119.

Objeto Destitución del funcionario. 2)Decreto Ejecutivo 190 de 2007,


modifica el Reglamento de
Disciplina y Honor (Artículo 67).
Finalidad Destituir mediante una
Resolución formal.
Causa Por asumir cargos no
correspondidos.
Motivación 1)Vulnerabilidad al artículo 48-D
del Decreto Ley6 de 18 de agosto
de 2008.

34
2)Violó las normas de ascenso
por mérito profesional, eficacia y
antigüedad en menos de 5 años.
Procedimiento Se le inició un procedimiento
disciplinario a través de la
investigación realizada por la
Oficina de Responsabilidad
Profesional.
Forma Resolución No. 171 de 28 de julio
de 2014 emitida por la Junta
Disciplinaria Superior.
Fuente: Elaboración propia.

35
De ahí que la anterior matriz comparativa, la misma tiene la función de descubrir y
evidenciar los elementos concretos que formaron parte del acto administrativo realizado
por la entidad pública (en cada caso); lo cual nos permite comprender con mayor detalle
desde una perspectiva analítica externa y objetiva sobre el proceso a priori llevado a cabo
por dicha institución. De lo cual se desencadenó, a que el sujeto pasivo (afectado) ejerciera
una pretensión de demanda con el fin de alcanzar un resultado favorable ante el Tribunal.
En este caso, ante la Sala Tercera Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de
Justicia de Panamá.

Cabe destacar, que ambos casos los afectados son funcionarios de entidades
dependientes. Donde se evidenció que la carga de la prueba para demostrar la ilegalidad
y exigir la nulidad de los actos administrativos realizados por ambas entidades; les
correspondió a los demandantes.

Asimismo, los demandantes ejercen el principio de impugnación de los actos


administrativos debido a las insatisfacciones percibidas y emitidas por las entidades a
través de sus resoluciones formales. De ahí que las demandas se fundamentan con
aspectos legales expresados por las diferentes normas y reglamentos que rigen a la propia
entidad; los cuales incluyen formalidades de la correcta aplicación de los procedimientos.

36
Conclusión

Llegado a este punto, recordamos que el propósito de esta investigación es


“Analizar y explicar el desarrollo sobre los actos administrativos en Panamá”; lo cual se concluyó
lo siguiente:
¿Cuál es el origen del concepto de acto administrativo?

El origen del concepto de acto administrativo, fue en la Francia del Siglo XVIII después
de la Revolución de 1789. Cuando se hace referencia y se define el concepto en la tercera
edición del Repertorio de Jurisprudencia de Merlín (1812), lo cual es una reedición a la
primera publicación que había comenzado a elaborar Guyot en 1784.
¿Cuál es la definición conceptual, sus elementos y clasificación del acto administrativo?

Cabe destacar que no existe realmente una definición específica del concepto de Acto
Administrativo; en ese sentido, hay una variedad de autores que definen el concepto.
Donde debemos comprender que un acto administrativo se debe concretar en un efecto
jurídico. Asimismo, la mayoría coinciden desde una doctrina general con los siguientes
elementos: sujeto, voluntad, objeto, motivo, finalidad y forma.

Asimismo, la clasificación de los actos administrativo corre con la misma suerte que su
definición conceptual. Es decir, existen varias clasificaciones de los actos administrativos;
no obstante, consideramos que las clasificaciones realizadas por Agustín Gordillo (2014)
y Jorge Fernández Ruiz son de las más aceptables por su desarrollo coherente y
entendible.
¿Cómo nace y se desarrolla el acto administrativo panameño?

El acto administrativo panameño nace en la práctica a partir que el territorio del istmo de
Panamá, se concibe como un Estado republicano e independiente en 1903. Donde
mediante la Junta Provisional de Gobierno, se crea y aprueba el Decreto Número 14 de
1903, el cual a su vez reglamenta la emisión de decretos.

De ahí en adelante, inicia un proceso en la creación de Constituciones y leyes desde 1941


en relación a los Tribunales, y lo Contencioso Administrativo hasta el año 2000; donde se
crea y aprueba la Ley 38 que regula y define conceptualmente el Acto Administrativo.

37
¿Cuáles son las leyes y normas que legaliza y permite la aplicación del acto
administrativo?

Las leyes y normas creadas en Panamá que hacen alusión a los actos administrativos; se
enfocaron primeramente en crear y asegurar la existencia del Tribunal Contencioso
Administrativo; el cual se encargaría de resolver los casos sobre los actos administrativos
de las diferentes entidades públicas. Hecho que empezó con la creación de la Constitución
Política de 1941, paso por la Leyes 135 de 1943, 33 de 1946, y 39 de 1954. Para Luego
retomar en la creación de la Constitución Política de 1972. En 1984 con la creación del
Código Judicial; y finalizar en el año 2000 con la Ley 38. Donde en su conjunto forman
parte de las normativas vigentes que regulan los actos administrativos y su relación
vigilante con la Sala Tercera Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia.

Es pertinente recordar, que, en ese conjunto de normas vigentes, se excluyen lógicamente


las Constituciones Políticas de 1904, 1941 y 1946.
¿Cuál es el contenido teórico-legal panameño sobre el acto administrativo?

Lo interesante de este punto, es que en Panamá se desarrolla una doctrina interna que se
refleja intermitentemente en las leyes internas. Asimismo, algunos conceptos y términos
difieren un poco de la doctrina general. En este último aspecto, encontramos los
elementos de los actos administrativos que se reflejan en la Ley 38 del 2000. Dichos
elementos, son: competencia, objeto, finalidad, motivación, causa, procedimiento y forma.
Mientras que, en la teoría general, encontramos: sujeto, voluntad, objeto, motivo,
finalidad, forma, el mérito y la oportunidad.

Ahora bien, también encontramos en nuestra teoría – legal interna que los principios son:
presunción de legalidad, Impugnabilidad del acto administrativo, Ejecutabilidad,
Irretroactividad, e Irrevocabilidad.

Asimismo, la encargada de velar por resolver los actos y procesos administrativos


contrarios a las normas internas, es la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo.
Y desde el punto de vista de la jurisprudencia panameña ¿Cómo se ha reflejado el acto
administrativo?

En esta interrogante, debemos tomar como referencia los casos expuestos y analizados en
el presente informe. Donde el acto administrativo se ha reflejado mediante la actuación
de entidades dependientes de los Ministerios. En este sentido, los actos administrativos
se han desarrollado mediante las actuaciones de direcciones; las cuales se demuestre que
suelen cometer errores que son contrarios a las leyes y reglamentos. Pero al mismo

38
tiempo, sus otros actos logran ser correctos que se concretan en efectos jurídicos
plasmados en resoluciones formales.

No obstante, está claro que el sujeto pasivo afectado por las tomas de decisiones de dichas;
no siempre está de acuerdo a dichos actos administrativos. Provocando que estos sujetos
ejerzan su derecho de pretensión de demanda en contra de la resolución y la entidad
competente que la emitió.

39
Bibliografía

Asamblea Legislativa (1943); Ley 135 del 30 de abril de 1943, Orgánica Jurisdicción
Contenciosa-Administrativa, Panamá, Gaceta Oficial, 7pp.

_____________ (2000); Ley 38 del 31 de julio de 2000, Que aprueba el Estatuto Orgánico
de la Procuraduría de la Administración, regula el Procedimiento Administrativo
General y dicta disposiciones especiales, Panamá, Gaceta Oficial, 60pp.

_____________ (2017); Código Judicial, Panamá, SIJUSA, 842pp.

Asamblea de Representante (2016) Constitución Política de la República de Panamá,


Panamá, Ministerio Público, 136pp.

Benavides Pinilla, Víctor Leonel (2009); “Algunos actos administrativos de los órganos
reguladores en Panamá como fuente del Derecho administrativo”, EL ACTO
ADMINISTRATIVO COMO FUENTE DEL DERECHO ADMINISTRATIVO EN
IBEROAMÉRICA (Actas del VIII Foro Iberoamericano de Derecho Administrativo),
Florida, Congrex S.A., 551-574pp.

Besio Moreno, Julián (2019); “Apuntes sobre los orígenes del acto administrativo”, Ab-
Revista de Abogacía, Buenos Aires, Universidad Nacional José Clemente Paz, Año III,
No. 5, Noviembre, 7-13pp.

Corte Suprema de Justicia (2002); Sentencia de 26 de febrero de 2002. Caso: Julio


Santamaría c/ Instituto de Investigación Agropecuaria, Panamá, Sala de lo Contencioso
Administrativo Febrero, 343-347pp.

_______________ (2016); Auto de 16 de mayo de 2016. Proceso: Plena Jurisdicción. Caso:


Roger Barría c/ Junta Directiva Superior del Servicio de Protección Institucional. Acto
impugnado: Resolución n° 171 de 28 de julio de 2014. Magistrado sustanciador: Abel
Zamorano, Panamá, Sala de lo Contencioso Administrativo, 11pp.

De León, José Amable (2017); La Acción directa de resarcimiento como vía efectiva para
solucionar los daños causados por el Estado a los particulares en la Provincia de Los
Santos, Panamá, UP, 168pp.

Enciclopedia Jurídica (2020); “Irretroactividad del acto”, Enciclopedia Jurídica, (Sin


ciudad), Online, Recuperado el 3 de mayo de 2020; de: http://www.enciclopedia-
juridica.com/d/irretroactividad-del-acto/irretroactividad-del-acto.htm

40
Enciclopedia Libre (2008); Capitulación, (Sin ciudad), Enciclopedia Libre, Online,
Recuperado el 2 de mayo de 2020; de:
http://enciclopedia.us.es/index.php/Capitulaci%C3%B3n

Fernández Ruiz, Jorge (2016); “Capítulo Tercero. Acto y procedimiento administrativo”,


Derecho Administrativo, México, Secretaría de Gobernación, 129-160pp.

Gasnell Acuña, Carlos (2005); “¿Cuándo estamos frente a un acto administrativo?”, La


Prensa, Panamá, La Prensa, 3 de agosto, Online, Recuperado el 29 de abril de 2020: de:
https://www.prensa.com/impresa/opinion/frente-acto-
administrativo_0_1530597088.html

_____________ (2008); “El Acto Administrativo y su importancia en el buen desempeño


de la Administración Pública Panameña”, Cuadernos Administrativos, Panamá,
Procuraduría de la Administración, Mayo - Junio, No.1, Año 1, 3p.

_____________ (2015); El acto administrativo y el acceso a la jurisdicción contencioso


administrativa en Panamá, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 473pp.

Goldstein, Mabel (2005); Diccionario Jurídico, Buenos Aires, Consultor Magno, 816pp.

Gordillo, Agustín (2014); “Capítulo IX: El acto administrativo”, Tratado de derecho


administrativo y obras selectas. Tomo 9, Buenos Aires, FDA, 1ª edición, 191-218pp.

Instituto Nacional de Propiedad Industrial (Sin año); RECURSOS ADMINISTRATIVOS


GENERALES. CONTEMPLADOS EN LA LEY 19.880, Chile, INAPI, 11pp.

Meilán Gil, José Luis (2009); “El Acto Administrativo como categoría jurídica”, Revista
de Direito Administrativo & Constitucional, Belo Horizonte, Editorial Fórum, año 9, n.
38, Octubre-Diciembre, 13-38pp.

Órgano Judicial (2020(a)); Sala Contencioso-Administrativo, Panamá, Órgano Judicial,


Online, Recuperado el 3 de mayo de 2020; de: https://www.organojudicial.gob.pa/sala-
contencioso-administrativo

_______________ (2020(b)); “Lista de Magistrados”, Corte Suprema de Justicia, Panamá;


Órgano Judicial, Online, Recuperado el 3 de mayo de 2020; de:
https://www.organojudicial.gob.pa/corte-suprema-de-justicia

_______________ (Sin año); COMPETENCIA DE LA SALA TERCERA


(CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVA Y LABORAL), Panamá, Órgano Judicial, 6pp.

Ortega Ruiz, Luis German (2018); El acto administrativo en los procesos y


procedimientos, Bogotá, Universidad Católica de Colombia, 168pp.

41
Pérez Porto, Julián y Merino, María (2013); “Definición de Ordenanza”, Definición.de,
(Sin ciudad), Definición.de, Online, Recuperado el 2 de mayo de 2020; de:
https://definicion.de/ordenanza/

Vlex (Sin año); Ejecutividad del acto administrativo, España, Online, Recuperado el 3 de
mayo de 2020; de: https://practico-administrativo.es/vid/ejecutividad-acto-
administrativo-427637318

42
Segunda parte
La Demanda de Protección
de los Derechos Humanos

43
Introducción

- Planteamiento

Actualmente existe una gran variedad de problemas en el mundo que han contribuido
mermar los derechos humanos. Problemas como las discriminaciones raciales, laborales,
y de género; maltratos o violencia contra los/as niños/as, adolescentes, la mujer, y el
hombre; lesa humanidad; inaccesibilidad a la alimentación, a la salud, a la vivienda, y a
la educación, etc.

Dichos problemas pueden manifestarse en cualquier lugar, área, zona, espacio o país del
mundo. En ese sentido, cualquier Estado y sus dependencias públicas pueden incurrir en
actos administrativos que violen los derechos humanos. Tal como lo afirma la
Organización de los Estados Americanos (OEA); cuando la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos (CIDH), determina “(…) que un Estado es responsable por haber
violado los derechos humanos de una persona o grupo de personas (…)” (Organización
de los Estados Americanos, 2012: 7p.). Asimismo, dicha Comisión estará encargada de
emitir “(…) un informe que puede incluir las siguientes recomendaciones al Estado:

◆ suspender los actos violatorios de los derechos humanos;

◆ investigar y sancionar a las personas que resulten responsables;

◆ reparar los daños ocasionados;

◆ introducir cambios al ordenamiento legal; y/o

◆ requerir la adopción de otras medidas o acciones estatales.

También se puede intentar llegar a una solución amistosa del asunto con el Estado”
(Ídem).

Lo anterior, es corroborado mediante los actos violatorios de protección de los derechos


humanos de algunos Estados del continente americano. Por ejemplo:

El “Caso Baena Ricardo y otros Vs. Panamá”; donde “(…) los hechos ocurridos a partir
del 6 de diciembre de 1990 y especialmente a partir del 14 de diciembre de dicho año fecha
en que se aprobó la Ley No.25, con base en la cual fueron arbitrariamente destituidos de
sus cargos 270 empleados públicos que habían participado en una manifestación por
reclamos laborales, a quienes se acusó de complicidad con una asonada militar.
Posteriormente al despido arbitrario de dichos trabajadores, en el procedimiento de sus
quejas y demandas, se cometieron en su contra una sucesión de actos violatorios de sus

44
derechos al debido proceso y a la protección judicial” (Corte Interamericana de Derechos
Humanos, 2001: 1-2pp.).

En ese sentido, después de haberse agotado todas las vías gubernativas ante el Estado
panameño; el caso fue elevado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos a través
de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el 16 de enero de 1998.

Donde la Corte IDH, sentenció al Estado panameño por haber violado la Convención
Americana sobre Derechos Humanos dentro de su derecho interno; lo cual obligó a
restituir a los trabajadores en sus puestos o reintegrarlos en trabajos similares. Asimismo,
a resarcirles sus salarios caídos. De tal forma, que, así como éste y otros casos son elevados
ante la Corte IDH; ya que el Estado a través de los Tribunales de Justicia Suprema no
reconocen haber cometidos actos administrativos violatorios en contra de la Protección
de los Derechos Humanos.

- Problema específico

En Panamá existe la Corte Suprema de Justicia; y en ella se encuentra la Sala Contencioso-


Administrativo; donde según el artículo 97 del Código Judicial: “A la Sala Tercera le están
atribuidos los procesos que se originen por actos, omisiones, prestaciones defectuosas o
deficientes de los servidores públicos, resoluciones, órdenes o disposiciones que ejecuten,
adopten, expidan o en que incurran en ejercicio de sus funciones o pretextando ejercerlas,
los funcionarios públicos o autoridades nacionales, provinciales, municipales y de las
entidades públicas autónomas o semiautónomas.

En consecuencia, la Sala Tercera conocerá en materia administrativa de lo siguiente:

(…)

15. Del proceso de protección de los derechos humanos mediante el cual la Sala
podrá anular actos administrativos expedidos por autoridades nacionales y,
si procede, restablecer o reparar el derecho violado cuando mediante dichos
actos administrativos se violen derechos humanos justiciables previstos en
las leyes de la República, incluso aquéllas que aprueben convenios
internacionales sobre derechos humanos. Este proceso se tramitará según
las normas de la Ley 135 de 30 de abril de 1943 y de la Ley 33 de 11 de
septiembre de 1946, pero no se requerirá que el agraviado agote
previamente la vía gubernativa; el Procurador de la Administración sólo
intervendrá en interés de la ley” (Asamblea Legislativa y Corte Suprema de
Justicia, 2017: 49-50pp.).

45
En ese sentido, y tomando como punto de partida el “Caso Baena Ricardo y otros Vs.
Panamá”; es importante saber y resolver ¿Cuáles son las deficiencias o errores cometidos
en los actos administrativos sujetos de demandas de Protección de los Derechos Humanos
ante la Sala Contencioso-Administrativo de la Corte Suprema de Justicia de Panamá y la
Corte IDH?; de las cuales se desprenden las siguientes interrogantes específicas: ¿Qué es
la Protección de Derechos Humanos?; ¿Cuáles son los antecedentes de los Casos sobre
Protección de los Derechos Humanos?; ¿Cuáles son las leyes panameñas sobre Protección
de Derechos Humanos?; ¿Cuáles son las fallas o actos violatorios sobre Protección de
Derechos Humanos cometidos por el Estado panameño?; y ¿Qué mejoras se pueden
recomendar para corregir las fallas o eliminar los actos violatorios contra la protección de
los derechos humanos?

- Objetivos

Objetivo general: Descubrir las deficiencias o errores cometidos en los actos


administrativos sujetos de demandas de Protección de los Derechos Humanos ante la Sala
Contencioso-Administrativo de la Corte Suprema de Justicia de Panamá y la Corte IDH.
Objetivos específicos:

 Explicar la teoría sobre la Protección de Derechos Humanos.


 Desarrollar los antecedentes de los Casos sobre Protección de los Derechos
Humanos.
 Describir las leyes y procesos panameños sobre Demandas Protección de
Derechos Humanos.
 Descubrir las fallas o actos violatorios sobre Protección de Derechos Humanos
cometidos por el Estado panameño.
 Proponer las mejoras o recomendaciones para corregir las fallas o eliminar los
actos violatorios contra la protección de los derechos humanos.

- Justificación

A raíz que Panamá se declara ser un Estado democrático; asimismo, está adscrito en varios
organismos internacionales y regionales que protegen y salvaguardan los derechos
humanos. Asimismo, Panamá ha reconocido y ratificado varios pactos, convenios,
acuerdos, tratados y convenciones que establecen la protección de los derechos humanos.

Esto último, compromete a Panamá a adaptar, modificar y corregir sus leyes internas a
favor de la protección de los derechos humanos. Es así que entra en juego la Corte
Suprema de Justicia y su Sala Contencioso-Administrativo. Esta última, encargada de

46
resolver los casos donde las entidades públicas han cometido actos violatorios contra la
protección de los derechos humanos.

En ese sentido, el presente texto se inserta en los temas y acervo cultural del Derecho
Administrativo y Derechos Humanos. Cuestión que formará parte de la documentación
desarrollada para la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de
Panamá.

Será un aporte para la Corte Suprema de Justicia, en función de evidenciar los actos
violatorios contra de la protección de los derechos humanos.

Servirá como documento de referencia y consulta para los docentes, estudiantes,


abogados, Magistrados y Jueces, consultores, y profesionales relacionados con el tema.

- Metodología

La presente investigación, se realizó mediante métodos cualitativos; los cuales se


ejecutaron en tres fases que son: la primera, se basó en la recopilación de información
obtenida de: libros, artículos de revistas y periódicos (escrita y virtual), otras
investigaciones, códigos y leyes, y jurisprudencia. La segunda, se basó en el ordenamiento
y codificación de la información recopilada; según los ejes temáticos propuestos. Última,
y tercera, consistió en el análisis, redacción y culminación del presente texto.

Asimismo, el documento se desglosa de la siguiente manera:

Capítulo I: Aproximaciones teóricas. Su contenido se basa en el marco teórico de la


investigación.

Capítulo II: Antecedentes de los Casos sobre Protección de Derechos Humanos. En este
capítulo se desarrolló como antecedente tres casos de demanda de protección de los
derechos humanos que fueron resueltos en la Corte Interamericana de Derechos
Humanos.
Capítulo III: Leyes y procesos panameños para la Demanda de Protección de Derechos
Humanos. Su contenido contempla las leyes panameñas sobre Protección de los Derechos
Humanos; y los procesos para demandar ante la Corte Suprema de Justicia y la Corte
Interamericana de Derechos Humanos.
Capítulo IV: Desde los Actos violatorios y las fallas hasta las mejoras o
recomendaciones para el Estado panameño. Tal como se expone en el título del capítulo,
en el mismo se evidencia los actos administrativos violatorios y las fallas del Estado
panameño con relación a la protección de los derechos humanos. Como también, las
recomendaciones para mejorar las mismas.

47
Asimismo, el texto se complementa con sus propias conclusiones y la bibliografía que
sustenta gran parte del contenido del documento.

48
Capítulo I
Aproximaciones teóricas

El primer capítulo tiene la finalidad de explicar la teoría sobre la Protección de


Derechos Humanos. En ese sentido, contempla el concepto de Derechos Humanos; La
Noción de Protección de Derechos Humanos; Instrumentos Interamericanos sobre la
Protección de Derechos Humanos; y Actos administrativos violatorios.

A. Concepto de Derechos Humanos

Según las Naciones Unidas, los “(…) derechos humanos son derechos inherentes a todos
los seres humanos, sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico,
lengua, religión o cualquier otra condición. Entre los derechos humanos se incluyen el
derecho a la vida y a la libertad; a no estar sometido ni a esclavitud ni a torturas; a la
libertad de opinión y de expresión; a la educación y al trabajo, entre otros muchos. Estos
derechos corresponden a todas las personas, sin discriminación alguna” (Naciones
Unidas, Sin año).

B. La Noción de Protección de Derechos Humanos

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), los
primeros derechos humanos de la historia se concibieron en el Medio Oriente en el año
539 a.C.; cuando Ciro el Grande10 conquista Babilonia, y dejó que todos los esclavos se
fueran en libertad, proclamando a su vez la libertad religiosa (…)” (Alto Comisionado de
las Naciones Unidas para los Refugiados, 2017). De ahí que, a Ciro el Grande, se le
considere como el primer precursor de los derechos humanos, donde sus palabras
quedaron grabadas en el “cilindro de Ciro”11.

Según el programa internacional de educación Unidos por los Derechos Humanos los
derechos concebidos por Ciro el Grande, “(…) se difundió rápidamente por la India,
Grecia y por último a Roma. Ahí nació el concepto de “ley natural”, en la observación del
hecho de que las personas tendían a seguir, en el transcurso de la vida, ciertas leyes que

10 Conocido como Ciro II el Grande, fue el “(…) Soberano de Persia que fundó el Imperio persa o
aqueménide, destinado a convertirse en la primera potencia de la época hasta que fue conquistado, en el
331 a.C., por el monarca macedonio Alejandro Magno” (Ruiza et al, 2004a).
11 “Los decretos que Ciro proclamó sobre los derechos humanos se grabaron en el lenguaje acadio en un

cilindro de barro cocido” (Unidos por los Derechos Humanos, Sin año).

49
no estaban escritas, y la ley romana se basaba en ideas racionales derivadas de la
naturaleza de las cosas” (Unidos por los Derechos Humanos, Sin año).

Cabe mencionar, que con los romanos surge propiamente el Derecho Romano, pero su
difusión y aplicación refleja un estancamiento. Cuestión que se evidencia con la caída del
Imperio Romano de Occidente en el año 453 después de Cristo, lo cual los pueblos
bárbaros que había sido conquistados por Roma retoman sus propias normas de
Autodefensa12 y de Autocomposición13 (Torres Zarate, 2009) (Machicado, 2012). Sin
embargo, los romanos retoman la rienda nuevamente con el Derecho romano mediante
la creación de leyes como la “Julia de vi”, que castigaba con la pérdida del derecho de
crédito al acreedor que ejercitase fuerza sobre el deudor para lograr el pago, concepto que
fue ampliado por un decreto de Marco Aurelio. De tal manera, que castigaba los actos de
fuerza no sólo contra los deudores, sino contra las cosas (fenixsafo9067, 2009).
Protegiendo así el derecho a la integridad física y el derecho a la vida de los deudores.

En la Edad Media, específicamente en el año 1215 (Siglo XIII) el Rey de Inglaterra Juan
“Sin Tierra”, es forzado a firmar por primera vez lo que se denominó la “Carta Magna”.
Es decir, que el presente documento es obligado a firmarse “(…) bajo presión de los
barones ingleses, como resultado de las contradicciones antagónicas entre señores
feudales, monarquía absolutista, iglesia y hombres libres, que determinaron la
desintegración de la Edad Media y el surgimiento de la ideología burguesa” (Pérez Fleita,
2012).

“La referida Carta Magna suscitó la conquista de los demás derechos fundamentales de
los que da cuenta la Historia Universal, y tuvo el efecto de restringir el poder del Estado
Monárquico Inglés Absolutista. El citado documento, reconoció por primera vez la
necesidad del Debido Proceso Legal (“Due Process Of Law”) (…)” (Ídem). Se reconocía los
derechos de los hombres y mujeres de la época, respetando lo establecido en la Ley.

En ese sentido, “(…) la ley adquirió una autoridad extraordinaria como instrumento de
regulación del procedimiento y limitación del poder arbitrario del Estado” (Ídem).
Limitando cualquier acción absolutista que fuera contraria a esta (a la Carta Magna).

12“Acción del individuo para repeler un ataque a sus bienes o derechos. En una época primitiva seria ésta,
muy probablemente, la forma en que los ciudadanos podían reaccionar contra cualquier transgresión
perjudicial, en cuyo caso el individuo tendría tanto derecho como fuerza para defenderse por sí mismo.
Esta etapa fue superada con el establecimiento de limitaciones, como la famosa ley del Talión, " ojo por ojo,
diente por diente ", que suponía una norma para la autodefensa; no podría inferirse más daño que el
sufrido” (fenixsafo9067, 2009).
13 Es “(...) una forma de resolver una disputa sin que un tercero decida en el asunto, de manera, que las

propias partes ponen fin al conflicto a través de un acuerdo de voluntades, sin la intervención de un tercero
mediante el reconocimiento o la renuncia” (Equipo de Derecho.com, 2014).

50
Según Naranjo Mesa (2003), este precepto inglés obtuvo su distinción “(…) por Lord
Edward Coke, en los albores de la monarquía limitada en Inglaterra, entre el Common
Law—o derecho común fundamental— y \aStatutory Law—o derecho legal ordinario—
(…) (Naranjo Mesa, 2003: 386p.). Donde la supremacía constitucional, se percibía a partir
de que los jueces ingleses dejaban de aplicar disposiciones que fueran en contra de su ley
suprema.

Según Unidos por los Derechos Humanos, en la Carta Magna se establecieron varios
derechos, tales como: “(…) el derecho de la iglesia a estar libre de la intervención del
gobierno, los derechos de todos los ciudadanos libres a poseer y heredar propiedades y
que se les protegiera de impuestos excesivos. Estableció el derecho de las viudas que
poseían propiedades para decidir no volver a casarse, y establece principios de garantías
legales e igualdad ante la ley. También contenía disposiciones que prohibían el soborno y
la mala conducta de los funcionarios” (Unidos por los Derechos Humanos, Sin año). El
programa agrega, que significó la lucha por establecer el derecho a la libertad.

En la Edad Moderna hubo varios acontecimientos que abonaron a la construcción de los


derechos humanos, entre ellos:

a) La petición de derecho en 1628: elaborada y enviada por el Parlamento Inglés a


Carlos I, como una forma de declaración de libertades civiles. Era una respuesta
adversa en contra de las políticas arbitrarias del Rey Carlos I. “La Petición del
Derecho, iniciada por Sir Edward Coke, se basó en estatutos y documentos oficiales
anteriores y hace valer cuatro principios: (1) No se podrá recaudar ningún
impuesto sin el consentimiento del Parlamento, (2) No se puede encarcelar a
ningún súbdito sin una causa probada (reafirmación del derecho de habeas corpus,
del latín, "que tengas el cuerpo”, derecho que determinaba un plazo límite para
resolver si se arresta a un detenido), (3) A ningún soldado se le puede acuartelar
con los ciudadanos, y (4) No puede usarse la ley marcial en tiempos de paz” (Ídem).

b) El Siglo de las luces (Siglo XVIII): “En Francia, con el Siglo de las Luces (…),
apareció el derecho natural que postulaba la existencia de una ética social conforme
a la naturaleza, y su metodología del saber residía en el rechazo del autoritarismo
que reino en la Edad Media. Entonces el Corpus Iuris Civilis dejó de aplicarse y se
redujo a un simple dato de la realidad social” ((Torres Zarate, 2009: 163p.).

“La idea de que existía un derecho racional conforme a la naturaleza y búsqueda


de la felicidad humana, justificaba los esfuerzos para descubrirlo y para fijar su
contenido y promulgarlo como derecho vigente, esto ocasionó las tendencias a la
codificación. Se trataba de reducir el sistema de derecho natural a un conjunto de

51
normas” (Ídem). Este periodo de ideas, pensamientos y doctrinas influyó sobre
varios procesos que se desencadenaron en revoluciones de cambios para reafirmar
y concebir los derechos de los seres humanos.

c) La Declaración de Independencia de las trece Colonias Americanas en 1776: El 4


de julio de 1776, el Congreso de Estados Unidos (conformado por 13 colonias)
aprobó la Declaración de Independencia. El autor de la declaración fue Thomas
Jefferson, el cual declaró la Independencia de las trece Colonias Americanas de
Gran Bretaña; y en el cual se “(…) incluye el concepto de los derechos naturales y
recoge que todos los seres humanos son iguales y tienen derechos inalienables
como el derecho a la vida y a la libertad” (Alto Comisionado de las Naciones
Unidas para los Refugiados, 2017).

d) La Constitución Política de los Estados Unidos de 1787: Estados Unidos plasmó


en su Constitución de 1787; que son las siguientes: ““El poder judicial se extenderá
a todos los casos, en derecho y equidad, que surjan bajo esta Constitución..." (art.
III, secc. 2) y “esta Constitución... será la suprema ley del país...', y los jueces de
cada Estado estarán obligados a observarla...”” (Naranjo Mesa, 2003: 387p.). De ahí,
que se estableció la protección de los derechos de todos los ciudadanos a través de
los jueces.

e) La Revolución Francesa y la Declaración de los Derechos del Hombre y del


Ciudadano en 1789: Con la Revolución Francesa, fue el fin de la Edad Moderna.
No obstante, la Revolución Francesa, significó “(…) la abolición de una monarquía
absoluta y creó la plataforma para el establecimiento de la primera República
Francesa” (Unidos por los Derechos Humanos, Sin año). Asimismo, se concibe una
Asamblea Nacional Constituyente que adoptó la denominada “Declaración de los
Derechos del Hombre y de los Ciudadanos”. Esta declaración proclamó “(…) que
a todos los ciudadanos se les deben garantizar los derechos de “libertad de
propiedad, seguridad y resistencia a la opresión”. Argumenta que la necesidad de
la ley se deriva del hecho de que “…el ejercicio de los derechos naturales de cada
hombre, tiene sólo aquellos límites que aseguran a los demás miembros de la
misma sociedad el goce de estos mismos derechos”. Por lo tanto, la Declaración ve
a la ley como “una expresión de la voluntad general”, destinada a promocionar
esta equidad de derechos y prohibir “sólo acciones dañinas para la sociedad””
(Ídem).

52
El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, reconoce con
este acontecimiento, que se amplía “(…) los derechos establecidos en la declaración
de la independencia de América, y hace hincapié en que tales derechos son
naturales” (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, 2017).
Asimismo, que la “(…) idea de los derechos humanos se extiende por Europa, pero
más allá de este continente los pueblos son colonizados y sus derechos humanos,
vulnerados” (Ídem).
Con el recién inicio de la Edad Contemporánea, se concibe la Carta de Derechos de la
Constitución Política de los Estados Unidos. La misma entro “(…) en vigor el 15 de
diciembre de 1791, limitando los poderes del gobierno federal de Estados Unidos y
protegiendo los derechos de todos los ciudadanos, residentes y visitantes en territorio
estadounidense” (Unidos por los Derechos Humanos, Sin año).

“La Carta de Derechos protege la libertad de expresión, la libertad religiosa, el derecho


de tener y portar armas, el derecho de reunirse y la libertad de petición. También prohíbe
la búsqueda e incautación irrazonable, el castigo cruel e inusual y la autoincriminación
obligada. Entre las protecciones legales que brinda, la Declaración de Derechos le prohíbe
al Congreso pasar ninguna ley respecto al establecimiento de religión y le prohíbe al
gobierno federal privar a cualquier persona de la vida, libertad o propiedad sin el debido
proceso legal. En casos criminales federales se requiere de una acusación por un gran
jurado, por cualquier delito capital, o crimen reprobable, garantiza un juicio público
rápido con un jurado imparcial en el distrito en el cual ocurrió el crimen y prohíbe el doble
enjuiciamiento” (Ídem).

En 1864, se realiza la “Primera Convención de Ginebra”, donde “(…) dieciséis países


europeos y varios países de América asistieron a una conferencia en Ginebra, por la
invitación del Consejo Federal Suizo, y por la iniciativa de la Comisión de Ginebra. La
conferencia diplomática se llevó a cabo con el propósito de adoptar un convenio para el
tratamiento de soldados heridos en combate” (Ídem).

“Los principios más importantes establecidos en la Convención y mantenidos por las


últimas Convenciones de Ginebra estipulan la obligación de proveer atención medica sin
discriminación a personal militar herido o enfermo y de respetar el transporte y el equipo
del personal médico con el signo distintivo de la cruz roja sobre fondo blanco” (Ídem).
Entonces, se concibe la protección de los derechos humanos en tiempos de guerra.

En el siglo XX, persiste el sistema colonial de los países europeos; donde en 1915 en la
India aún estaba bajo el dominio de los ingleses. Bajo ese contexto surge Mahatma

53
Gandhi14; el cual “(…) comienza a difundir que todas las personas del mundo tienen
derechos, no solamente en Europa, a través de sus protestas pacíficas” 15 (Alto
Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, 2017). Cabe destacar, que este
pensamiento y acción fue el rescate de los derechos humanos de los que aún estaban
dominados por el occidentalismo europeo.

Descrito lo anterior, es pertinente mencionar que un año antes; específicamente en 1914


había comenzado la Primera Guerra Mundial; la cual culminó en 1918, donde Alemania
sufrió la peor parte (principalmente la perdida de varios territorios). Como también fue
declarada culpable de haber provocado el conflicto16. A raíz de dicha Guerra, se crea “(…)
la Sociedad de Naciones, con el objetivo de fomentar una política mundial de desarme y
seguridad colectiva. Hizo obligatorio para los países miembros el recurso al arbitraje en
caso de conflicto, e intervino en distintos contenciosos” (Amnistía Internacional, Sin año).

La “(…) Sociedad de Naciones se distinguió por la creación en 1921 de la Corte


Permanente de Justicia Internacional17 (…), la firma del Convenio Internacional para la
Supresión de la Esclavitud (firmado en 1926 (…))18 y la creación de la Organización
Internacional del Trabajo” (Ídem).

Entre 1939 y 1945 estalla, desarrolla y culmina la Segunda Guerra Mundial 19; y ya la
Sociedad de Naciones había perdido legitimidad y protagonismo. Con el fin de la Guerra
y las consecuencias que se traducían en hechos devastadores sobre la humanidad 20; en
“(…) abril de 1945, delegados de cincuenta naciones se reunieron en San Francisco (…).

14 “Pensador y líder del nacionalismo indio. Principal artífice de la independencia de su país (1947), fue la
figura más relevante de la escena política y social de la India durante la primera mitad del siglo XX y una
de las personalidades más influyentes de la historia contemporánea” (Ruiza, M. et al, 2004b).
15 Protestas dirigidas en contra del colonialismo impuesto por Inglaterra.
16 “La Primera Guerra Mundial enfrentó a dos bloques de países: los aliados que formaban la Triple Entente

(Francia, Inglaterra y Rusia, a los que se unieron entre otros Bélgica, Italia, Portugal, Grecia, Serbia, Rumanía
y Japón) y las potencias centrales de la Tripe Alianza (el Imperio alemán y el Imperio austrohúngaro,
apoyados por Bulgaria y Turquía)” (Ruiza et al, 2004c).
17 El precedente del actual Tribunal Penal Internacional de la Haya, establecido en 1998 (Amnistía

Internacional, Sin año).


18 Completado y ratificado por las Naciones Unidas en 1956 (Ídem).
19 Fue “(…) uno de los acontecimientos fundamentales de la historia contemporánea tanto por sus

consecuencias como por su alcance universal. Las «potencias del Eje» (los regímenes fascistas de Alemania
e Italia, a los que se unió el militarista Imperio japonés) se enfrentaron en un principio a los países
democráticos «aliados» (Francia e Inglaterra), a los que se sumaron tras la neutralidad inicial los Estados
Unidos y, pese a las divergencias ideológicas, la Unión Soviética (…)” (Ruiza et al, 2004d).
20 Al finalizar la Guerra “(…) en 1945, el balance era desolador: cincuenta millones de muertos (de ellos

treinta millones de civiles), dos explosiones nucleares dirigidas contra la población civil (Hiroshima y
Nagasaki), deportaciones masivas, el exterminio metódico y sistemático en los campos de exterminio nazis
de judíos, gitanos, homosexuales y otras minorías étnicas, la esclavitud sexual de mujeres promovida por
el ejército japonés, ciudades enteras demolidas, países arrasados, etc.” (Amnistía Internacional, Sin año).

54
La meta de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional era
crear un organismo internacional para promover la paz y evitar guerras futuras. Los
ideales de la organización se establecieron en el preámbulo al Acta Constitutiva que
propusieron: “Nosotros, la gente de las Naciones Unidas, estamos decididos a proteger a
las generaciones venideras del azote de la guerra, la cual dos veces en nuestra vida ha
producido un sufrimiento incalculable a la humanidad”” (Unidos por los Derechos
Humanos, Sin año).

El Acta Constitutiva de la nueva organización de las Naciones Unidas se redactó el 26 de


junio de 1945, y entró en vigencia el 24 de octubre de ese mismo año. Esta última fecha, es
la que se usa para celebrar cada año como “Día de las Naciones Unidas”. En dicha acta,
será la primera vez que aparezca el término de “derechos humanos”; precisamente
aparece 7 veces a lo largo del texto (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los
Refugiados, 2017).

La Organización de las Naciones Unidas (ONU)21, como entidad intergubernamental


constituida e institucionalizada a nivel mundial, logra concebir varios documentos
internacionales entre los que destacan principalmente: la Declaración Universal de los
Derechos Humanos (aprobada el 10 de diciembre de 1948); la Convención para la
prevención y la sanción del delito de genocidio (1948, entrada en vigor en 1951); el Pacto
Internacional de derechos económicos, sociales y culturales (1966, entrada en vigor en
1976); el Pacto Internacional de derechos civiles y políticos (1966, entrada en vigor en
1976); la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la
mujer (1979, entrada en vigor en 1981); y la Convención sobre los derechos del niño (1989,
entrada en vigor en 1990) (Amnistía Internacional, Sin año).

Esta noción, asimismo es apoyado por organismos regionales. En ese caso, tenemos a la
Organización de los Estados Americanos (OEA), es un organismo creado en “(…) 1948
cuando se subscribió, en Bogotá, Colombia, la Carta de la OEA que entró en vigencia en
diciembre de 1951. Posteriormente, la Carta fue enmendada por el Protocolo de Buenos
Aires, suscrito en 1967, que entró en vigencia en febrero de 1970; por el Protocolo de
Cartagena de Indias, suscrito en 1985, que entró en vigencia en noviembre de 1988; por el
Protocolo de Managua, suscrito en 1993, que entró en vigencia en enero de 1996, y por el
Protocolo de Washington, suscrito en 1992, que entró en vigor en septiembre de 1997”
(Organización de los Estados Americanos, 2020a). Cabe destacar que la OEA, gestiona
regionalmente siguiendo el discurso universalizado generado desde la ONU; cuando
expresa que: “La Organización de los Estados Americanos, para realizar los principios en
que se funda y cumplir sus obligaciones regionales de acuerdo con la Carta de las

21 Este organismo, reemplazó a la Sociedad de Naciones.

55
Naciones Unidas (…)” (Organización de los Estados Americanos, 2020b). Mediante
instituciones dependientes y documentos (pactos, convenios, tratados y declaraciones).
Entre los documentos que se distinguen, están: 1) La Declaración Americana de los
Derechos y Deberes del Hombre de 1948, la cual menciona “Que los pueblos americanos
han dignificado la persona humana y que sus constituciones nacionales reconocen que las
instituciones jurídicas y políticas, rectoras de la vida en sociedad, tienen como fin
principal la protección de los derechos esenciales del hombre y la creación de
circunstancias que le permitan progresar espiritual y materialmente y alcanzar la felicidad
(…)” (Organización de los Estados Americanos, 1948: 1p.); y 2) La Convención Americana
sobre Derechos Humanos (Pacto de San José) de 1969, la cual expresa que se fundó por el
respeto de los derechos del hombre y consagra la Declaración Americana de los Derechos
y Deberes del Hombre y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos
(Organización de los Estados Americanos, 1969: 1p.).

Asimismo, y lo interesante es cuando se crea en 1959 la Comisión Interamericana de


Derechos Humanos (CIDH), y en 1979 la Corte Interamericana de Derechos Humanos
(CorteIDH). La primera, “(…) es un órgano principal y autónomo de la Organización de
los Estados Americanos (OEA) encargado de la promoción y protección de los derechos
humanos en el continente americano” (Organización de los Estados Americanos, 2015a).
La segunda, “(…) es una institución del Sistema Interamericano de protección de los
derechos humanos (SIDH)” (Ídem).

C. Instrumentos Interamericanos sobre la Protección de Derechos Humanos

En el contexto del continente americano encontramos instrumentos concebidos y


aprobados por la Organización de los Estados Americanos y sus Estados Partes; los cuales
son:

Carta de la Organización de los Estados Americanos. “Suscrita en Bogotá en 1948 y


reformada por el Protocolo de Buenos Aires en 1967, por el Protocolo de Cartagena de
Indias en 1985, por el Protocolo de Washington en 1992, y por el Protocolo de Managua
en 1993” (Organización de los Estados Americanos, 1993: 1p.). Su principal finalidad es
que los Estados americanos consagren “(…) la organización internacional que han
desarrollado para lograr un orden de paz y de justicia, fomentar su solidaridad,
robustecer su colaboración y defender su soberanía, su integridad territorial y su
independencia” (Organización de los Estados Americanos, 1993: 2p.). Donde se reconoce
que dentro “(…) de las Naciones Unidas, la Organización de los Estados Americanos
constituye un organismo regional” (Ídem).

56
Declaración Americana de Los Derechos y Deberes del Hombre. Aprobada en 1948 en
la Novena Conferencia Internacional Americana celebrada en Bogotá (Colombia).
Consiste en “(…) la consagración americana de los derechos esenciales del hombre unida
a las garantías ofrecidas por el régimen interno de los Estados, establece el sistema inicial
de protección que los Estados americanos consideran adecuado a las actuales
circunstancias sociales y jurídicas, no sin reconocer que deberán fortalecerlo cada vez más
en el campo internacional, a medida que esas circunstancias vayan siendo más propicias
(…)” (Organización de los Estados Americanos, 1948).

Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José). Adoptada el 22


de noviembre de 1969; consiste en que los Estados Partes del continente americano “(…)
se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su
libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación
alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de
cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o
cualquier otra condición social” (Organización de los Estados Americanos, 1969: 2p.).

Convención Interamericana para prevenir y sancionar la tortura. “Adoptada en


Cartagena de Indias, Colombia, el 9 de diciembre de 1985 en el decimoquinto período
ordinario de sesiones de la Asamblea General” (Organización de los Estados Americanos,
1985: 1p.). Su objetivo, es hacer efectivas las normas contenidas en los instrumentos
universales y regionales; y consolidar en el continente americano “las condiciones que
permitan el reconocimiento y respeto de la dignidad inherente a la persona humana y
aseguren el ejercicio pleno de sus libertades y derechos fundamentales (…)” (Ídem).
Asimismo, obliga a los Estados Partes a prevenir y a sancionar la tortura.

Protocolo adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia


de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, “Protocolo de San Salvador”.
“Adoptado en San Salvador, El Salvador, el 17 de noviembre de 1988, en el decimoctavo
período ordinario de sesiones de la Asamblea General” (Organización de los Estados
Americanos, 1988: 1p.). Compromete a los Estados Partes “(…) a adoptar las medidas
necesarias tanto de orden interno como mediante la cooperación entre los Estados,
especialmente económica y técnica, hasta el máximo de los recursos disponibles y
tomando en cuenta su grado de desarrollo, a fin de lograr progresivamente, y de
conformidad con la legislación interna, la plena efectividad de los derechos (…)”
(Organización de los Estados Americanos, 1988: 2p.).

Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la abolición


de la pena de muerte. “Adoptado en Asunción, Paraguay, el 8 de junio de 1990, en el
vigésimo período ordinario de sesiones de la Asamblea General” (Organización de los

57
Estados Americanos, 1990: 1p.). Obliga a los Estados Partes a no aplicar “(…) en su
territorio la pena de muerte a ninguna persona sometida a su jurisdicción” (Organización
de los Estados Americanos, 1990: 2pp.).

Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la


mujer “Convención De Belém Do Pará”. “Adoptada en Belém do Pará, Brasil, el 9 de
junio de 1994 en el vigésimo cuarto período ordinario de sesiones de la Asamblea
General” (Organización de los Estados Americanos, 1994a: 1p.). Constituye una “(…)
contribución para proteger los derechos de la mujer y eliminar las situaciones de violencia
que puedan afectarlas (…)” (Ídem).

Convención Interamericana sobre desaparición forzada de personas. “Adoptada en


Belém do Pará, Brasil, el 9 de junio de 1994, en el vigésimo cuarto período ordinario de
sesiones de la Asamblea General” (Organización de los Estados Americanos, 1994b: 1p.).
Tiene la finalidad de contribuir “(…) a prevenir, sancionar y suprimir la desaparición
forzada de personas en el Hemisferio y constituya un aporte decisivo para la protección
de los derechos humanos y el estado de derecho (…)” (Ídem).
Convención Interamericana para la eliminación de todas las formas de discriminación
contra las personas con discapacidad. “Aprobada en Ciudad de Guatemala, Guatemala
el 7 de junio de 1999, en el vigésimo noveno período ordinario de sesiones de la Asamblea
General” (Organización de los Estados Americanos, 1999: 1p.). “Los objetivos de la (…)
Convención son la prevención y eliminación de todas las formas de discriminación contra
las personas con discapacidad y propiciar su plena integración en la sociedad”
(Organización de los Estados Americanos, 1999: 2p.).

Declaración de principios sobre libertad de expresión. “Adoptada por la Comisión


Interamericana de Derechos Humanos en su 108° período ordinario de sesiones celebrado
del 2 al 20 octubre del 2000” (Organización de los Estados Americanos, 2000: 1p.). La
misma, consta de 13 principios que en su conjunto tiene el propósito de reconocer “(…) la
necesidad de proteger efectivamente la libertad de expresión en las Américas (…)”
(Organización de los Estados Americanos, 2000: 2p.).

Carta Democrática Interamericana. “Aprobada en la primera sesión plenaria, celebrada


el 11 de septiembre de 2001” (Organización de los Estados Americanos, 2001: 1p.). Dicha
sesión se celebró en la ciudad de Lima (Perú). Tiene la finalidad de establecer la obligación
de los gobiernos de los Estados Partes de promover y defender el derecho a la democracia
para los pueblos de América. Aclarando que la democracia representativa “(…) es la base
del estado de derecho y los regímenes constitucionales de los Estados Miembros de la
Organización de los Estados Americanos” (Organización de los Estados Americanos,
2001: 3p.).

58
Principios y buenas prácticas sobre la protección de las personas privadas de libertad
en las Américas. “Adoptados por la Comisión durante el 131º período ordinario de
sesiones, celebrado del 3 al 14 de marzo de 2008” (Organización de los Estados
Americanos, 2008: 1p.). Tiene el objetivo “(…) de aportar al proceso de preparación de
una Declaración Interamericana sobre los derechos, deberes y la atención de las personas
sometidas a cualquier forma de detención y reclusión (…)” (Organización de los Estados
Americanos, 2008: 2p.).

Convención Interamericana contra el racismo, la discriminación racial y formas conexas


de intolerancia. “Adoptada en La Antigua, Guatemala, el 5 de junio de 2013 en el
cuadragésimo tercer período ordinario de sesiones de la Asamblea General”
(Organización de los Estados Americanos, 2013: 1p.). “Los Estados Partes se
comprometen a adoptar las políticas especiales y acciones afirmativas para garantizar el
goce o ejercicio de los derechos y libertades fundamentales de personas o grupos que sean
sujetos de racismo, discriminación racial o formas conexas de intolerancia con el objetivo
de promover condiciones equitativas de igualdad de oportunidades, inclusión y progreso
para estas personas o grupos” (Organización de los Estados Americanos, 2013: 5p.).

Convención Interamericana sobre la protección de los Derechos Humanos de las


personas mayores. Adoptado en Washington D.C. (Estados Unidos) el 15 de junio de
2015) en el Cuadragésimo Quinto Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General.
Entro en vigor el 11 de enero de 2017. “El objeto de la Convención es promover, proteger
y asegurar el reconocimiento y el pleno goce y ejercicio, en condiciones de igualdad, de
todos los derechos humanos y libertades fundamentales de la persona mayor, a fin de
contribuir a su plena inclusión, integración y participación en la sociedad” (Organización
de los Estados Americanos, 2015b: 3p.).

Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Se concibió 14 de


junio de 2016; y forma parte de los documentos básicos de Derechos Humanos del Sistema
Interamericano. Tiene como objetivo recordar “(…) los compromisos asumidos por los
Estados miembros para garantizar, promover y proteger los derechos e instituciones de
los pueblos indígenas (…)” (Organización de los Estados Americanos, 2016: 3p.).
Asimismo, “(…) fomentar las relaciones armoniosas y de cooperación entre los Estados y
los pueblos indígenas, basadas en los principios de la justicia, la democracia, el respeto de
los derechos humanos, la no discriminación y la buena fe (…)” (Ídem).

Asimismo, se encuentran los estatutos, reglamentos y entre otros documentos, tales como:
Estatuto de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; Reglamento de la
Comisión Interamericana de Derechos Humanos; Reglamento de la CIDH sobre el Fondo
de Asistencia Legal del Sistema Interamericano de Derechos Humanos; Estatuto de la

59
Corte Interamericana de Derechos Humanos; Reglamento de la Corte Interamericana de
Derechos Humanos; Reglamento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre
el Funcionamiento del Fondo de Asistencia Legal de Víctimas; y Formulario para
presentar peticiones sobre violaciones a los Derechos Humanos (Organización de los
Estados Americanos, 2015c). Todos estos documentos, juntos con las declaraciones,
protocolos, principios, convenciones, y cartas; forman parte del conjunto de “Documentos
Básicos de Derechos Humanos en el Sistema Interamericano”.

Donde la OEA confirma que se “(…) recogen los principales instrumentos del sistema
interamericano de protección de los derechos humanos. Su objetivo es servir de guía para
usuarios y usuarias del sistema” (Ídem). Esto incluye a los pueblos originarios del
continente americano.

Agrega la OEA, que en dé dichos documentos “(…) se derivan los mandatos y funciones
de los órganos del sistema (la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte
Interamericana de Derechos Humanos) así como las obligaciones de los Estados
Miembros de la Organización de los Estados Americanos en materia de derechos
humanos” (Ídem).
D. Actos administrativos violatorios

Según Gasnell Acuña, el acto administrativo es aquel que “(…) se constituye por una parte
en el vehículo que utiliza la administración para comunicarse con los ciudadanos, ya sea
aceptando una solicitud (otorgamiento de una licencia), reconociéndole un derecho (una
subvención) negándole un derecho (el no otorgamiento de un permiso de construcción) o
cancelándose uno previamente otorgado, y en última instancia utilizando su potestad
sancionadora para imponerle una multa por la infracción de alguna norma, y por otra
parte se constituye como un requisito para poder acudir a la jurisdicción Contencioso-
Administrativa a solicitar la nulidad de la medida adoptada por la Administración”
(Gasnell Acuña, 2008: 3p.).

Partiendo de la anterior definición, podemos decir que los actos administrativos


violatorios responden a las medidas aplicadas y adoptadas incorrectamente por el Estado
o algunas de sus dependencias, provocando una inconformidad o falta de protección de
los derechos humanos sobre una persona.

60
Capítulo II
Antecedentes de los Casos sobre Protección de Derechos Humanos

En este segundo capítulo se tiene el propósito de desarrollar los antecedentes de


los Casos sobre Protección de los Derechos Humanos. En ese sentido, son muy pocos los
casos que han llegado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos; entre los cuales
tenemos: el Caso Baena Ricardo y otros vs. Panamá; el Caso Heliodoro Portugal vs.
Panamá; y el Caso Santander Tristán Donoso vs. Panamá.

A. Caso Baena Ricardo y otros vs. Panamá

El caso se refiere a “(…) los hechos ocurridos a partir del 6 de diciembre de 1990 y
especialmente a partir del 14 de diciembre de dicho año fecha en que se aprobó la Ley
No.25, con base en la cual fueron arbitrariamente destituidos de sus cargos 270 empleados
públicos que habían participado en una manifestación por reclamos laborales, a quienes
se acusó de complicidad con una asonada militar. Posteriormente al despido arbitrario de
dichos trabajadores, en el procedimiento de sus quejas y demandas, se cometieron en su
contra una sucesión de actos violatorios de sus derechos al debido proceso y a la
protección judicial” (Corte Interamericana de Derechos Humanos, 2001: 1-2pp.).

Ante esa situación, el “(…) 16 de enero de 1998 la Comisión Interamericana de Derechos


Humanos sometió ante la Corte IDH una demanda contra la República de Panamá. Donde
la Comisión IDH solicitó a la Corte IDH la responsabilidad del Estado panameño por la
violación de los derechos humanos a los ex trabajadores del Instituto de Recursos
Hidráulicos y Electrificación (IRHE). Donde las violaciones, se dio en lo siguiente:

- En la obligación de Respetar los Derechos.


- En el deber de Adoptar Disposiciones de Derecho Interno
- En las Garantías Judiciales.
- En los Principios de Legalidad y de Retroactividad.
- En el Derecho a Indemnización.
- En el Derecho de Reunión.
- En la Libertad de Asociación.
- En la Protección Judicial.

61
Donde la Corte IDH, sentencia al Estado panameño de la siguiente forma:

1. “declara que el Estado violó los principios de legalidad y de irretroactividad


consagrados en el artículo 9 de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos, en perjuicio de los 270 trabajadores mencionados en el párrafo 4 de la
presente Sentencia” (Corte Interamericana de Derechos Humanos, 2001:114p.).

2. “declara que el Estado violó los derechos a las garantías judiciales y a la


protección judicial consagrados en los artículos 8.1, 8.2 y 25 de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos, en perjuicio de los 270 trabajadores
mencionados en el párrafo 4 de la presente Sentencia” (Ídem).

3. “declara que el Estado no violó el derecho de reunión consagrado en el artículo


15 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en perjuicio de los 270
trabajadores mencionados en el párrafo 4 de la presente Sentencia” (Ídem).

4. “declara que el Estado violó el derecho a la libertad de asociación consagrado en


el artículo 16 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en perjuicio
de los 270 trabajadores mencionados en el párrafo 4 de la presente Sentencia”
(Ídem).

5. “declara que el Estado incumplió las obligaciones generales de los artículos 1.1
y 2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos en conexión con las
violaciones de los derechos sustantivos señalados en los puntos resolutivos
anteriores de la presente Sentencia” (Ídem).

6. “decide que el Estado debe pagar a los 270 trabajadores mencionados en el


párrafo 4 de la presente Sentencia, los montos correspondientes a los salarios
caídos y demás derechos laborales que les correspondan según su legislación, pago
que, en el caso de los trabajadores que hubiesen fallecido, deberá hacerse a sus
derechohabientes. El Estado procederá a fijar, siguiendo los trámites nacionales
pertinentes, los montos indemnizatorios respectivos, a fin de que las víctimas y en
su caso sus derechohabientes los reciban en un plazo máximo de 12 meses contados
a partir de la notificación de la presente Sentencia” (Ídem).

7. “decide que el Estado debe reintegrar en sus cargos a los 270 trabajadores
mencionados en el párrafo 4 de la presente Sentencia y, si esto no fuera posible,
brindarles alternativas de empleo que respeten las condiciones, salarios y
remuneraciones que tenían al momento de ser despedidos. En caso de no ser
tampoco posible esto último, el Estado deberá proceder al pago de la
indemnización que corresponda a la terminación de relaciones de trabajo, de
conformidad con el derecho laboral interno. De la misma manera, a los

62
derechohabientes de las víctimas que hayan fallecido el Estado les brindará las
retribuciones por concepto de pensión o retiro que les corresponda. El Estado
deberá proceder a cumplir con lo establecido en el presente punto resolutivo en un
plazo máximo de 12 meses contados a partir de la notificación de la presente
Sentencia” (Ídem).

8. “decide, por equidad, que el Estado debe pagar a cada uno de los 270
trabajadores mencionados en el párrafo 4 de la presente Sentencia, la suma de US$
3.000 (tres mil dólares de los Estados Unidos de América) por concepto de daño
moral. El Estado deberá proceder a cumplir con lo establecido en el presente punto
resolutivo en un plazo máximo de 90 días contados a partir de la notificación de la
presente Sentencia” (Corte Interamericana de Derechos Humanos, 2001: 114-
115pp.).

9. decide, por equidad, que el Estado debe pagar al conjunto de los 270 trabajadores
mencionados en el párrafo 4 de la presente Sentencia, la suma de US$ 100.000 (cien
mil dólares de los Estados Unidos de América) como reintegro de gastos generados
por las gestiones realizadas por las víctimas y sus representantes, y la suma de US$
20.000 (veinte mil dólares de los Estados Unidos de América) como reintegro de
costas, causados en los procesos internos y en el proceso internacional ante el
sistema interamericano de protección. Estas sumas se pagarán por conducto de la
Comisión Interamericana de Derechos Humanos. (Corte Interamericana de
Derechos Humanos, 2001: 115pp.).

10. “decide que supervisará el cumplimiento de esta Sentencia y sólo después dará
por concluido el caso” (Ídem).

B. Caso Heliodoro Portugal vs. Panamá

El caso, se refiere a la demanda sometida a la jurisdicción de la Corte IDH por las


presuntas violaciones cometidas por el Estado. Entre las cuales se encuentran: por la
supuesta desaparición forzada y ejecución extrajudicial del señor Heliodoro Portugal; la
supuesta falta de investigación y sanción de los responsables de tal hecho; y la supuesta
falta de reparación adecuada en favor de sus familiares.

Según la demanda de la Comisión IDH, “(…) el 14 de mayo de 1970 Heliodoro Portugal


se encontraba en un café conocido como “Coca-Cola”, ubicado en la ciudad de Panamá,
donde fue abordado por un grupo de individuos vestidos de civil, quienes lo obligaron a
subir a un vehículo que luego partió con rumbo desconocido. La Comisión alegó que
agentes del Estado participaron en dichos hechos, los cuales ocurrieron en una época en
la que Panamá se encontraba gobernada por un régimen militar. La Comisión señaló que

63
“durante la dictadura militar no era posible acudir a las autoridades internas con el
propósito de presentar denuncias por violaciones a los derechos humanos o averiguar el
paradero de una persona”, por lo que la hija de la presunta víctima no denunció la
desaparición sino hasta mayo de 1990, luego de que se restaurara la democracia en el país”
(Corte Interamericana de Derechos Humanos, 2008: 2p.).

En septiembre de 1999, en el cuartel conocido como “Los Pumas” en Tocumen, el


Ministerio Público encontró unos restos que se presumía pertenecían a un sacerdote
católico, pero luego de ser sometidos a exámenes de identificación genética gracias a
aportaciones privadas, fueron identificados como pertenecientes a la presunta víctima.
Los resultados de los exámenes genéticos fueron comunicados a la familia y se conocieron
públicamente en agosto de 2000. El proceso penal correspondiente continúa abierto sin
que se haya condenado a los responsables “(Ídem).

La Comisión solicitó a la Corte que declare la responsabilidad internacional del Estado


por la violación de los derechos humanos:

1) En perjuicio del Sr. Heliodoro Portugal, se violó: el Derecho a la Vida; el Derecho


a la Integridad Personal; y el Derecho a la Libertad Personal.
2) En perjuicio de la señora Graciela De León (compañera permanente de la presunta
víctima) y de Patria y Franklin Portugal (hijos de la presunta víctima), se violó: el
Derecho a la Integridad Personal; Garantías Judiciales; y Protección Judicial.

Otras violaciones del Estado, fueron:

1) El incumplimiento de la obligación de tipificar como delito la desaparición forzada,


establecida en el artículo III de la Convención Interamericana sobre Desaparición
Forzada de Personas (Ídem).
2) El incumplimiento de las obligaciones de investigar y sancionar la tortura,
establecidas en los artículos 1, 6 y 8 de la Convención Interamericana para Prevenir
y Sancionar la Tortura (Ídem).
3) Por la falta de una reparación adecuada por las violaciones a los derechos ya
alegados (Ídem).
“Asimismo, la Comisión solicitó a la Corte que ordenara al Estado la adopción de varias
medidas de reparación pecuniarias y no pecuniarias” (Ídem).

Cuestión que la Corte IDH, sentenció al Estado panameño donde declaró y ordenó lo
siguiente:

1) La Corte IDH, declaró:

64
- “El Estado violó el derecho a la libertad personal reconocido en el artículo 7 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos, en relación con el artículo 1.1
de la misma, así como incumplió con sus obligaciones conforme al artículo I de la
Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, en relación
con el artículo II de dicho instrumento, en perjuicio del señor Heliodoro Portugal.

- El Estado violó los derechos reconocidos en los artículos 8.1 y 25.1 de la


Convención Americana sobre Derechos Humanos, en relación con el artículo 1.1
de la misma, en perjuicio de Graciela De León, Patria Portugal y Franklin Portugal.

- El Estado violó el derecho a la integridad personal reconocida en el artículo 5.1


de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en relación con el artículo
1.1. de la misma, en perjuicio de Graciela De León, Patria Portugal y Franklin
Portugal.

- Estado ha incumplido su obligación de tipificar el delito de desaparición forzada,


según lo estipulado en los artículos II y III de la Convención Interamericana sobre
Desaparición Forzada de Personas.

- Estado ha incumplido su obligación de tipificar el delito de tortura, según lo


estipulado en los artículos 1, 6 y 8 de la Convención Interamericana para Prevenir
y Sancionar la Tortura” (Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sin añoa:
11p.).

2) La Corte IDH, ordenó:

- “La Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas


constituye, per se, una forma de reparación.

- El Estado debe pagar a Graciela De León, Patria Portugal y Franklin Portugal, la


cantidad fijada en el párrafo 233 de la Sentencia de Excepciones Preliminares,
Fondo, Reparaciones y Costas, por concepto de indemnización por daño material,
dentro del plazo de un año, contado a partir de la notificación del fallo.

- El Estado debe pagar a Graciela De León, Patria Portugal y Franklin Portugal, las
cantidades fijadas en el párrafo 239 de la Sentencia de Excepciones Preliminares,
Fondo, Reparaciones y Costas, por concepto de indemnización por daño
inmaterial, dentro del plazo de un año, contado a partir de la notificación del fallo.

- El Estado debe investigar los hechos que generaron las violaciones del presente
caso, e identificar, juzgar y, en su caso, sancionar a los responsables.

65
- El Estado debe publicar en el Diario Oficial y en otro diario de amplia circulación
nacional, por una sola vez, los capítulos I, III, VI, VII, VIII, IX y X de la Sentencia
de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, sin las notas al pie de
página correspondientes, y la parte resolutiva de la misma, en el plazo de seis
meses, contado a partir de la notificación del fallo.

- El Estado debe realizar un acto público de reconocimiento de su responsabilidad


internacional en relación con las violaciones declaradas en la Sentencia de
Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, en el plazo de seis meses,
contado a partir de la notificación del fallo.

- El Estado debe brindar gratuitamente y de forma inmediata, a través de sus


instituciones de salud especializadas, el tratamiento médico y psicológico
requerido por Graciela De León de Rodríguez, Patria Portugal y Franklin Portugal.

- El Estado debe tipificar los delitos de desaparición forzada de personas y tortura,


en un plazo razonable

- El Estado debe efectuar el pago por concepto de reintegro de costas y gastos, en


el plazo de un año, contado a partir de la notificación de la Sentencia de
Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas” (Corte Interamericana
de Derechos Humanos, Sin añoa: 10p.).

C. Caso Santander Tristán Donoso vs. Panamá

“Los hechos del presente caso se relacionan con el señor Santander Tristán Donoso,
abogado que en junio de 1996 se desempeñaba como asesor legal de la diócesis de Colón
y Kuna Yala. Durante ese período, el Obispo de Colón, Monseñor Carlos María Ariz, le
solicitó al señor Santander Tristán Donoso que apoyara con servicios de asesoría legal a
la familia Sayed. En aquel entonces el señor Walid Sayed se encontraba detenido como
parte de una investigación que venía desarrollando el Ministerio Público sobre la
presunta comisión del delito de lavado de dinero” (Corte Interamericana, 2009: 1-2pp.).

“El 7 de julio de 1996 un diario publicó un artículo periodístico titulado “Circula presunto
‘narcocheque’ donado a la campaña de Sossa”. El señor José Antonio Sossa Rodríguez es
un ciudadano panameño que fue nombrado Procurador General de la Nación. El día
siguiente, 8 de julio de 1996, se produjo una conversación telefónica entre el señor
Santander Tristán Donoso y el señor Adel Sayed, padre del señor Walid Sayed. En dicha
conversación se hacía referencia al ofrecimiento recibido para obtener la libertad personal
del señor Walid Sayed, a un artículo periodístico en torno a la procedencia de un cheque
presuntamente donado al Procurador General de la Nación en 1994 por la compañía

66
Simar Joyeros y a una reunión que debía realizarse con una autoridad de la Iglesia
Católica en Panamá. Esta conversación fue interceptada y grabada” (Corte Interamericana
de Derechos Humanos, 2009: 2p.).

“El señor José Antonio Sossa Rodríguez divulgó el contenido de dicha conversación
telefónica. Debido a ello fue abierto un proceso penal por delitos contra el honor como
represalia a las denuncias del señor Tristán Donoso sobre este hecho. Finalmente, se le
condenó a una pena de 18 meses de prisión, la cual fue reemplazada por la obligación de
pagar 75 días multa” (Ídem).

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, responsabiliza al Estado panameño


por violar:

- Obligación de respetar los derechos.

- Deber de adoptar disposiciones de derecho interno.

- Garantías judiciales.

- Protección de la honra y de la dignidad.

- Libertad de pensamiento y de expresión.

- Protección judicial.

Donde la Corte IDH, declara y ordena lo siguiente:


La Corte IDH, declaró:

- “El Estado no violó el derecho reconocido en el artículo 11.2 de la Convención


Americana, en relación con los artículos 1.1 y 2 de la misma, en perjuicio del señor
Santander Tristán Donoso, por la interceptación y grabación de la conversación
telefónica” (Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sin añob: 12p.).

- “El Estado violó el derecho a la vida privada y el derecho al honor y reputación


reconocidos en el artículo 11.1 y 11.2 de la Convención Americana, en relación con
el artículo 1.1 de la misma, en perjuicio del señor Santander Tristán Donoso, por la
divulgación de la conversación telefónica” (Ídem).

- “El Estado no incumplió el deber de garantía del derecho a la vida privada


reconocido en el artículo 11.2 de la Convención Americana, en relación con el
artículo 1.1 de la misma, en perjuicio del señor Santander Tristán Donoso, por la
investigación seguida contra el ex Procurador General de la Nación, en los
términos de los párrafos 86 a 89 de la presente Sentencia” (Ídem).

67
- “El Estado violó el derecho a la libertad de expresión reconocido en el artículo 13
de la Convención Americana, en relación con el artículo 1.1 de la misma, en
perjuicio del señor Santander Tristán Donoso, respecto de la sanción penal
impuesta, en los términos de los párrafos 109 a 130 de la presente Sentencia”
(Ídem).

- “El Estado no incumplió la obligación general de adoptar disposiciones de


derecho interno, reconocida en el artículo 2 de la Convención Americana, en
perjuicio del señor Santander Tristán Donoso, por las supuestas deficiencias del
marco normativo que regulaba los delitos contra el honor en Panamá, en los
términos del párrafo 131 de la presente Sentencia” (Corte Interamericana de
Derechos Humanos, Sin añob: 13p.).

- “El Estado no violó el principio de legalidad reconocido en el artículo 9 de la


Convención Americana, en relación con el artículo 1.1 de la misma, en perjuicio del
señor Santander Tristán Donoso, respecto de la sanción penal impuesta, en los
términos de los párrafos 138 y 139 de la presente Sentencia” (Ídem).

- “El Estado no violó el derecho al debido proceso y el derecho a la protección


judicial reconocidos en los artículos 8 y 25 de la Convención Americana, en relación
con el artículo 1.1 de la misma, en perjuicio del señor Santander Tristán Donoso,
en cuanto a la investigación de los hechos por él denunciados, en los términos de
los párrafos 146 a 151 de la presente Sentencia” (Ídem).

- “El Estado violó el derecho a las garantías judiciales reconocido en el artículo 8.1
de la Convención Americana, en relación con el artículo 1.1 de la misma, en
perjuicio del señor Santander Tristán Donoso, por la falta de motivación de la
decisión judicial sobre la divulgación de la conversación telefónica, en los términos
de los párrafos 152 a 157 de la presente Sentencia” (Ídem).

- “El Estado no violó el derecho a las garantías judiciales reconocido en el artículo


8.1 de la Convención, en relación con el artículo 1.1 de la misma, en perjuicio del
señor Santander Tristán Donoso, en el marco de la investigación contra él
promovida por delitos contra el honor, en los términos de los párrafos 163 a 167 de
la presente Sentencia” (Ídem).

- “Es innecesario realizar consideraciones adicionales a las efectuadas sobre el


artículo 13 de la Convención Americana, en lo que respecta a los alegatos de los
representantes de la víctima respecto de la presunta violación al derecho a la
presunción de inocencia, consagrado en el artículo 8.2 de la Convención

68
Americana, en relación con el artículo 1.1 de la misma, en los términos del párrafo
169 de la presente Sentencia” (Ídem).
La Corte IDH, ordenó:

- “La Sentencia de Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas constituye


per se una forma de reparación” (Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sin
añoa: 11p.).

- “El Estado debe pagar al señor Santander Tristán Donoso el monto fijado en el
párrafo 191 de la Sentencia de Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas
por daño inmaterial, dentro del plazo de un año contado a partir de la notificación
del fallo” (Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sin añoa: 11-12pp.).

- “El Estado debe dejar sin efecto la condena penal impuesta al señor Santander
Tristán Donoso y todas las consecuencias que de ella se deriven, en el plazo de un
año contado a partir de la notificación de la Sentencia de Excepción Preliminar,
Fondo, Reparaciones y Costas” (Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sin
añoa: 12p.).

- “El Estado debe publicar en el Diario Oficial y en otro diario de amplia circulación
nacional, por una sola vez, los párrafos 1 a 5; 30 a 57; 68 a 83; 90 a 130; 152 a 157 de
la Sentencia de Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas, sin las notas
al pie de página, y la parte resolutiva de la misma, en el plazo de seis meses contado
a partir de la notificación del fallo” (Ídem).

- “El Estado debe pagar el monto fijado en el párrafo 216 de la Sentencia de


Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas por reintegro de costas y
gastos, dentro del plazo de un año contado a partir de la notificación del fallo”
(Ídem).

- “La Corte supervisará el cumplimiento íntegro de la Sentencia de Excepción


Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas, en ejercicio de sus atribuciones y en
cumplimiento de sus deberes conforme a la Convención Americana, y dará por
concluido el presente caso una vez que el Estado haya dado cabal cumplimiento a
lo dispuesto en la misma. El Estado deberá, dentro del plazo de un año contado a
partir de la notificación de la Sentencia de Excepción Preliminar, Fondo,
Reparaciones y Costas, rendir a la Corte un informe sobre las medidas adoptadas
para la cumplir con la misma” (Ídem).

- “Desestimar la excepción preliminar interpuesta por el Estado, en los términos de


los párrafos 15 a 17 de la presente Sentencia” (Ídem).

69
Capítulo III
Leyes y procesos panameños para la Demanda de Protección de Derechos Humanos

El tercer capítulo tiene el objetivo de describir las leyes y procesos panameños sobre
Demandas Protección de Derechos Humanos.

A. Leyes que protegen los Derechos Humanos en Panamá

Estamos a pocos meses de cumplir setenta y dos (72) años de la Declaración Universal de
los Derechos Humanos. En relación a la misma, Panamá, tiene leyes que nos ayudan con
la protección de estos Derechos y la principal de ellas es la Constitución Política de la
República de Panamá, además de otras leyes especiales que detallaremos en esta sección.
A.1. Constitución Panameña
Nuestra Constitución de 1972, reformada por los Actos Reformatorios de 1978,
respectivamente; por el Acto Constitucional aprobado el 24 de abril de 1983; por los Actos
Legislativo No. 1 de 1993 y No.2 de 1994; y por el Acto Legislativo No.1 de 2004, reconoce
derechos humanos fundamentales, que encontramos en el Título III, "Derechos y deberes
individuales y sociales", y en el Título IV, "Derechos políticos". El Capítulo Primero del
Título III, por su parte, establece las "Garantías fundamentales", que detallaremos a
continuación:

a. Derecho a la Vida

Nuestro ordenamiento constitucional y legal protege el derecho a la vida. En el artículo


17 de la Constitución Política de la República de Panamá. Por su parte, el artículo 30
establece que en Panamá no hay pena de muerte.

ARTICULO 17. Las autoridades de la República están instituidas


para proteger en su vida, honra y bienes a los nacionales dondequiera
se encuentren…

ARTICULO 30. No hay pena de muerte, de expatriación, ni de


confiscación de bienes.

b. Derecho a la integridad personal


Este derecho se contempla en el Artículo 28 de la Constitución Política de la República de
Panamá.

70
ARTICULO 28. El sistema penitenciario se funda en principios de
seguridad, rehabilitación y defensa social. Se prohíbe la aplicación de
medidas que lesionen la integridad física, mental o moral de los
detenidos.

Se establecerá la capacitación de los detenidos en oficios que les


permitan reincorporarse útilmente a la sociedad.

Los detenidos menores de edad estarán sometidos a un régimen


especial de custodia, protección y educación.

c. Derecho a la libertad personal

El artículo 21 de la Constitución de Panamá la protección al derecho a la libertad personal


queda reconocida así:

ARTICULO 21. Nadie puede ser privado de su libertad, sino en


virtud de mandamiento escrito de autoridad competente, expedido
de acuerdo con las formalidades legales y por motivo previamente
definido en la Ley. Los ejecutores de dicho mandamiento están
obligados a dar copia de él al interesado, si la pidiere.

El delincuente sorprendido in fraganti puede ser aprehendido por


cualquier persona y debe ser entregado inmediatamente a la
autoridad.

Nadie puede estar detenido más de veinticuatro horas sin ser puesto
a órdenes de la autoridad competente. Los servidores públicos que
violen este precepto tienen como sanción la pérdida del empleo, sin
perjuicio de las penas que para el efecto establezca la Ley.

No hay prisión, detención o arresto por deuda u obligaciones


puramente civiles.

d. Derecho a la justicia y al proceso regular

En Panamá se establece que el Órgano Judicial se crea con el propósito de administrar


justicia y ésta sólo puede darse en un Órgano Judicial independiente. Esta independencia
plena del Poder Judicial, es la mayor garantía de la vigencia de los derechos humanos en
general y, en especial, al derecho a la justicia y al proceso regular.

Lo observamos en la Constitución Política de la República de Panamá, en el artículo 210:

71
ARTICULO 210. Los Magistrados y Jueces son independientes en el
ejercicio de sus funciones y no están sometidos más que a la
Constitución y a la Ley; pero los inferiores están obligados a acatar y
cumplir las decisiones que dicten sus superiores jerárquicos al
revocar o reformar, en virtud de recursos legales, las resoluciones
proferidas por aquellos.

e. Derecho de circulación y residencia

La Constitución Política de la República de Panamá en su artículo 27 dispone lo siguiente


sobre este derecho:

ARTICULO 27. Toda persona puede transitar libremente por el


territorio nacional y cambiar de domicilio o de residencia sin más
limitaciones que las que impongan las leyes o reglamentos de
tránsito, fiscales, de salubridad y de migración.

f. Derecho a la libertad de pensamiento y de expresión

Lo que dispone nuestra Constitución Política en su artículo 37 sobre el tema, es lo


siguiente:

ARTICULO 37. Toda persona puede emitir libremente su


pensamiento de palabra, por escrito o por cualquier otro medio, sin
sujeción a censura previa; pero existen las responsabilidades legales
cuando por alguno de estos medios se atente contra la reputación o
la honra de las personas o contra la seguridad social o el orden
público.

g. Los derechos políticos

Estos derechos se disponen en el Título IV, Capítulo 1, 2 y 3 de la Constitución Política de


la República de Panamá, los mismos se refieren a la Ciudadanía, Sufragio, además de
establecer de forma autónoma e independiente “El Tribunal Electoral” con el objeto de
garantizar la libertad, honradez y eficacia del sufragio.

72
A.2. Código Judicial

Adoptado el 30n de agosto de 2001 como Texto Único, en el artículo 97 y numeral 15


establece lo siguiente:

“A la Sala Tercera le están atribuidos los procesos que se originen por actos, omisiones,
prestaciones defectuosas o deficientes de los servidores públicos, resoluciones, órdenes o
disposiciones que ejecuten, adopten, expidan o en que incurran en ejercicio de sus
funciones o pretextando ejercerlas, los funcionarios públicos o autoridades nacionales,
provinciales, municipales y de las entidades públicas autónomas o semiautónomas.

En consecuencia, la Sala Tercera conocerá en materia administrativa de lo siguiente:

(…)

15. Del proceso de protección de los derechos humanos mediante el cual la Sala
podrá anular actos administrativos expedidos por autoridades nacionales y,
si procede, restablecer o reparar el derecho violado cuando mediante dichos
actos administrativos se violen derechos humanos justiciables previstos en
las leyes de la República, incluso aquéllas que aprueben convenios
internacionales sobre derechos humanos. Este proceso se tramitará según
las normas de la Ley 135 de 30 de abril de 1943 y de la Ley 33 de 11 de
septiembre de 1946, pero no se requerirá que el agraviado agote
previamente la vía gubernativa; el Procurador de la Administración sólo
intervendrá en interés de la ley” (Asamblea Legislativa y Corte Suprema de
Justicia, 2017: 49-50pp.).

A.3. Ley 7 de febrero de 1997


Mediante esta Ley, se crea la Defensoría del Pueblo donde en su artículo 2 reza lo
siguiente:

Artículo 2. “La Defensoría del Pueblo velará por la protección de los derechos
establecidos en el Título III y demás derechos consagrados en la Constitución Política de
la República de Panamá, así como los derechos previstos en los convenios internacionales
de derechos humanos y la Ley, mediante el control de los hechos, actos u omisiones de
los servidores públicos y de quienes presten servicios públicos, y actuará para que ellos
se respeten, en los términos establecidos por la presente Ley” (Asamblea Legislativa, 1997:
17p.).

73
Dicha Ley es reformada mediante las Leyes No. 41 de 1 de diciembre de 2005 y No. 55 de
2 de octubre de 2009.

Cabe destacar que la Defensoría del Pueblo mediante el Acto Legislativo No. 1 de 2004,
se le otorgó rango Constitucional al contemplarla en los artículos 129 y 130 de la Carta
Magna.

Artículo 129. “La Defensoría del Pueblo velará por la protección de los derechos y las
garantías fundamentales consagradas en esta Constitución, así como los previstos en los
convenios internacionales de derechos humanos y la Ley, mediante el control no
jurisdiccional de los hechos, actos u omisiones de los servidores públicos y de quienes
presten servicios públicos, y actuará para que ellos se respeten” (Asamblea Legislativa,
2015: 40p.).

“La Defensoría del Pueblo actuará bajo la dirección y responsabilidad del Defensor del
Pueblo, quien será nombrado por el Órgano Legislativo para un periodo de cinco años,
dentro del cual no podrá ser suspendido ni removido, sino por el voto de dos tercios de
los miembros de la Asamblea Nacional, en virtud de causas definidas previamente por la
Ley” (Ídem).

Mientras en el artículo 130 del CP, se establece los requisitos para ser Defensor del Pueblo.

En general, la actuación de la Defensoría del Pueblo está limitada “(…) a la investigación,


conciliar o denunciar los actos u omisiones de las autoridades o servidores públicos, así
como de concesionarios mixtos o privados de servicios públicos, que puedan constituir
violación a los derechos humanos en un sentido amplio (ya sean individuales, civiles y
políticos; sociales y culturales; y los llamados de la tercera generación o derechos difusos);
así como también, en la recomendación de leyes en materias de su competencia y la
incorporación de las normas internacionales al ordenamiento local, la atención especial a
grupos vulnerables, al igual que la promoción de programas especiales de educación en
derechos humanos” (Defensoría del Pueblo de la República de Panamá, Sin año: 3p.).
A.4. Ley No. 15 de 28 de octubre de 1977
Mediante esta Ley, la Asamblea Nacional de Representantes aprueba la Convención
Americana sobre los Derechos Humanos; donde en su artículo 1 contempla los 82
artículos de la convención, que compromete al Estado panameño a cumplir con su
contenido.

Existen otras leyes que hacen referencia aprobación y ratificación de convenios, tratados,
pactos y acuerdos internacionales y regionales relacionados a la protección de los
derechos humanos. Sin embargo, hacemos la delimitación o acotación de solamente

74
referirnos a los códigos y leyes del derecho interno que regulan de manera precisa los
actos administrativos violatorios de la protección de los derechos humanos.

B. Proceso para demandar al Estado panameño la protección de los derechos


humanos

Cabe destacar que existen dos instancias para demandar al Estados panameño por actos
administrativos violatorios de la protección de los derechos humanos. La primera, es en
la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia en
Panamá; y la segunda, es ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Aunque
esta última, no se le debe llamar una instancia; dado que esta Corte es algo totalmente
distinto. Es decir, es un sistema que busca demandar al Estado por sus actos violatorios
administrativos en contra de sus ciudadanos; los cuales no son resueltos adecuadamente
dentro del sistema de justicia del país.
B.1. Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de
Justicia en Panamá

En primer lugar, es importante recordar que para realizar una demanda de Protección de
los Derechos Humanos contra el Estado y sus dependencias; el agraviado no requiere
agotar previamente la vía gubernativa (Ver art. 97: No. 15 del CJ). Cuestión que se
establecen los procedimientos mediante las Leyes No. 135 del 12 de mayo de 1943; y No.
33 del 2 de octubre de 1946.

En este sentido, el procedimiento de la demanda de protección de los derechos humanos,


se contempla en la Ley No. 135 de 1943 en el Capítulo II, denominado “Del Procedimiento
del Tribunal de lo Contencioso Administrativo”; lo cual reglamenta lo siguiente:

Artículo 42. “Para ocurrir en demanda ante el Tribunal de lo contencioso-


administrativo es necesario (...) se trate de actos o resoluciones definitivas, o de
providencias de trámite si estas últimas deciden directa o indirectamente el fondo
del supuesto, de modo que le pongan termino o hagan imposible su continuación”
(Asamblea Nacional de Panamá, 1943: 578p.).

Artículo 43. “Toda demanda ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo


contendrá:

1. La designación de las partes o de sus representantes;

2. Lo que se demanda;

3. Los hechos u omisiones fundamentales de la acción;

75
4. La expresión de las disposiciones que se estiman violadas y el concepto de
la violación” (Asamblea Nacional de Panamá, 1943: 579p.).

Artículo 43-A. “Si la acción intentada es la de nulidad de un acto administrativo,


se individualizará éste con toda precisión; y si se demanda el restablecimiento de
un derecho, se deberán indicarse las prestaciones que se pretenden, ya se trate de
indemnizaciones o de modificación o reforma del acto demandado o del hecho u
operación administrativa que causa la demanda.

(…)” (Ídem).

Artículo 43-B. “En las acciones de nulidad de un acto administrativo, cualquier


persona puede pedir que se le tenga como parte para coadyuvar o impugnar la
demanda” (Ídem).

“En las demás clases de acciones el derecho de intervenir como parte sólo se
reconoce a quien acredite un interés directo en las resultas del juicio” (Ídem).

“Si alguna de las partes se opusiere a la intervención, la oposición se sustanciará


como incidente” (Ídem).

Artículo 44. “A la demanda deberá acompañar el actor una copia del acto acusado,
con las constancias de su publicación, notificación o ejecución, según los casos”
(Ídem).

Artículo 45. “Se reputan copias hábiles para los efectos de este artículo las
publicaciones en los períodos oficiales, debidamente autenticadas por los
funcionarios correspondientes” (Ídem).

Artículo 46. “Cuando el acto no ha sido publicado, o se deniega la expedición de


la copia o la certificación sobre publicación se expresará así en la demanda, con
indicación de la oficina donde se encuentra el original o del periódico en que se
hubiera publicado, a fin de que se solicite por el sustanciador antes de admitir la
demanda” (Ídem).

Artículo 47. “Deberá acompañarse también el documento idóneo que acredite el


carácter con que el actor se presenta en el juicio, cuando tenga la representación de
otra persona, o cuando el derecho que reclama proviene de haberlo otro trasmitido
a cualquier título” (Ídem).

Artículo 48. “Si se trata de un acto, orden o disposición de que no hay constancia
escrita por haberlo dictado verbalmente la autoridad respectiva el interesado o

76
perjudicado deberá presentar en abono de la demanda dos testimonios hábiles por
lo menos” (Ídem).

Artículo 49. “Si se trata de demanda sobre impuestos que exigen o de créditos
definitivamente liquidados a favor del Tesoro Público deberá acompañarse el
respectivo comprobante de haberse consignado, en calidad de depósito, la suma
correspondiente en la Oficina recaudadora. Terminado el juicio respectivo la
cantidad deducida en la sentencia a cargo del contribuyente o deudor, ingresará
definitivamente a los fondos del Tesoro y se devolverá al interesado el saldo que
resulte, si lo hubiere” (Ídem).

Artículo 50. “No se dará curso a la demanda que carezca de alguna de las
anteriores formalidades, y su presentación no interrumpe los términos señalados
para la caducidad de la acción” (Asamblea Nacional de Panamá, 1943: 580p.).

Artículo 51. “En la resolución en que se niega la admisión de una demanda


deberán expresarse los defectos que tenga, y ordenarse su devolución al interesado
para que los corrija” (Ídem).

Artículo 52. “Las sentencias definitivas ejecutoriadas por el Tribunal de lo


contencioso administrativo son obligatorias para los particulares y la
Administración y no están sujetas a recursos distintos de los establecidos en esta
Ley” (Ídem).

Ahora bien, hay que tomar en cuenta que la vía gubernativa para la demanda de
protección de los derechos humanos, se agota con esta última instancia a nivel local. A
sabiendas, que la demanda de protección de los derechos humanos en contra del Estado
Parte violatorio puede trasladarse a un Tribunal de Derecho Internacional Público.

Es importante mencionar, con relación a la Ley No. Ley 38 de 31 de julio de 2000. En la


misma se encuentra el Título XII, denominado “Del Agotamiento de la Vía
Administrativa”; el cual en su artículo 200 expresa cuando se agota la vía gubernativa.
Sin embargo, aclaramos que este no es un requisito indispensable para demandas de
protección de los derechos humanos; ya dichas demandas pasan directo a resolverse en
la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia.
B.2. Sistema Interamericano de protección de los derechos humanos (SIDH)
El Sistema Interamericano de protección de los derechos humanos (SIDH), es un conjunto
formal de instrumentos e instituciones intergubernamentales de la Organización de los
Estados Americanos. En este sentido, su composición es la siguiente:

77
La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH): “(…) es un órgano
principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA) encargado de
la promoción y protección de los derechos humanos en el continente americano. Está
integrada por siete miembros independientes que se desempeñan en forma personal y
tiene su sede en Washington, D.C. Fue creada por la OEA en 1959 (…)” (Organización de
los Estados Americanos, 2020).

“La función principal de la Comisión es la de promover la observancia y la defensa de los


derechos humanos y servir como órgano consultivo de la Organización de Estados
Americanos en esta materia. La Comisión, por un lado, tiene competencias con
dimensiones políticas, entre las cuales destacan la realización de visitas in loco y la
preparación de informes acerca de la situación de los derechos humanos en los Estados
miembros. Por otro lado, realiza funciones con una dimensión cuasi-judicial. Es dentro de
esta competencia que recibe las denuncias de particulares u organizaciones relativas a
violaciones a derechos humanos, examina esas peticiones y adjudica los casos en el
supuesto de que se cumplan los requisitos de admisibilidad” (Corte Interamericana de los
Derechos Humanos, 2020).

La Corte Interamericana de los Derechos Humanos (Corte IDH): “(…) es uno de los tres
tribunales regionales de protección de los derechos humanos, conjuntamente con la Corte
Europea de Derechos Humanos y la Corte Africana de Derechos Humanos y de los
Pueblos. Es una institución judicial autónoma cuyo objetivo es aplicar e interpretar la
Convención Americana. La Corte Interamericana ejerce una función contenciosa, dentro
de la que se encuentra la resolución de casos contenciosos y el mecanismo de supervisión
de sentencias; una función consultiva; y la función de dictar medidas provisionales”
(Ídem)

Los instrumentos interamericanos sobre derechos humanos: Son las declaraciones,


tratados, pactos, convenios, acuerdos y convenciones; en este caso de índole regional. El
primer instrumento de la región fue “(…) la aprobación de la Declaración Americana de
Derechos y Deberes del Hombre en 1948. Adicionalmente, el Sistema cuenta con otros
instrumentos como la Convención Americana sobre Derechos Humanos; Protocolos y
Convenciones sobre temas especializados, como la Convención para Prevenir y Sancionar
la Tortura, la Convención sobre la Desaparición Forzada y la Convención para Prevenir,
Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, entre otros; y los Reglamentos y
Estatutos de sus órganos” (Ídem).

78
B.2.1. Procedimiento para presentar una demanda de Protección de los
Derechos Humanos ante la Corte IDH

“De acuerdo con la Convención Americana, solo los Estados Partes y la Comisión tienen
derecho a someter un caso a la decisión de la Corte. En consecuencia, el Tribunal no puede
atender peticiones formuladas por individuos u organizaciones. De esta manera, los
individuos u organizaciones que consideren que existe una situación violatoria de las
disposiciones de la Convención y deseen acudir al Sistema Interamericano, deben dirigir
sus denuncias a la Comisión Interamericana, la cual es competente para conocer
peticiones que le presente cualquier persona o grupo de personas, o entidad no
gubernamental legalmente reconocida que contengan denuncias o quejas de violación de
la Convención por un Estado Parte” (Ídem).
B.2.2. Competencia de la Corte IDH

“La Corte tiene competencia para conocer de cualquier caso relativo a la interpretación y
aplicación de las disposiciones de la Convención que le sea sometido, siempre que los
Estados Partes en el caso hayan reconocido su competencia contenciosa” (Ídem).

“Todo Estado Parte puede, en el momento del depósito de su instrumento de ratificación


o adhesión de la Convención Americana, o en cualquier momento posterior, declarar que
reconoce como obligatoria de pleno derecho la competencia de la Corte” (Ídem). En este
caso, Panamá aprobó la Convención Americana mediante la Ley No. 15 del 28 de octubre
de 1977.

79
Capítulo IV
Desde los Actos violatorios y las fallas hasta las mejoras o recomendaciones para el
Estado panameño

Este último capítulo tiene dos propósitos; los cuales son: primero, descubrir las fallas
o actos violatorios sobre Protección de Derechos Humanos cometidos por el Estado
panameño; y segundo, proponer las mejoras o recomendaciones para corregir las fallas o
eliminar los actos violatorios contra la protección de los derechos humanos.

A. Actos violatorios y fallas en la Protección de los Derechos Humanos

Es posible que exista una extensa variedad de Actos administrativos violatorios del
Estado panameño y sus distintas dependencias. Sin embargo, basamos nuestros
resultados en función de los casos expuestos anteriormente. Donde los actos
administrativos violatorios, son:

a) La falta de obligación del Estado panameño de Respetar los Derechos.


b) La falta de deber de Adoptar Disposiciones de Derecho Interno.
c) No cumple con las Garantías Judiciales.
d) Falta a los Principios de Legalidad y de irretroactividad.
e) No reconoce el Derecho a indemnización.
f) No permite el Derecho de Reunión y la Libertad de Asociación.
g) No aplica la Protección Judicial.
h) No garantiza el Derecho a la Vida.
i) No protege el Derecho a la Integridad Personal, y el Derecho a la Libertad Personal.
j) No tipifica los delitos, según el ordenamiento internacional.
k) Incumple sus obligaciones de investigar y sancionar la tortura.
l) No cumple con las reparaciones adecuadas por los derechos que le son
demandados.
m) No garantiza el derecho a la vida privada.
n) No reconoce el honor, y mucho menos protege la reputación de la persona.
o) Violó la libertad de expresión.
p) Incumple con la obligación general de adoptar disposiciones de derecho interno.

Mientras en las fallas desde el punto de vista general, se logra percibir que el Estado
panameño:

a) Concibe el Derecho Interno por encima del derecho internacional.

80
b) No realiza las adaptaciones pertinentes de las leyes internas, basados en los
convenios y tratados internacionales aprobados.
c) No contempla abierta y normativamente el derecho y la instancia de demandar la
protección de los derechos humanos ante la Corte IDH. Por ejemplo, en el
contenido del Código Judicial.
d) No hay control correcto de adecuación y aplicación entre las leyes internas y las
internacionales. Es decir, el control constitucional versa en la práctica al control
convencional.
e) Incluso, hay una constante falla por la mayoría de los abogados en la aplicación de
demandas de protección de los derechos humanos, ante la Sala Tercera de lo
Contencioso Administrativo. En función de comprender, cuáles son las demandas
insertas en ese aspecto.

B. Mejoras o recomendaciones para corregir el Sistema de Protección de los


Derechos Humanos del Estado panameño

A raíz de los actos administrativos violatorios de la protección de los derechos humanos


y las fallas percibidas; brindamos las siguientes recomendaciones:

1) Profundizar más en la doctrina sobre la Protección de los derechos humanos en


Panamá.
2) Ordenar, adecuar y plasmar correctamente las leyes sustantivas y procesales para
aplicar una atinada demanda sobre la Protección de los Derechos Humanos ante la
Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema Justicia.
3) Crear un correcto proceso de control de convencionalidad.
4) Plasmar dentro del Código Judicial la demanda ante la instancia de la Corte IDH.

81
Conclusión

Llegado a este punto, recordamos que el propósito del presente texto es descubrir
las deficiencias o errores cometidos en los actos administrativos sujetos de demandas de Protección
de los Derechos Humanos ante la Sala Contencioso-Administrativo de la Corte Suprema de Justicia
de Panamá y la Corte IDH. Cuestión, que nos permitió llegar a las siguientes conclusiones:

¿Qué es la Protección de Derechos Humanos?

La Protección de Derechos Humanos, consiste en un conjunto de instrumentos basados


en normas, reglas, leyes, acuerdos, tratados, pactos y convenios tanto nacionales e
internacionales. Cuestión que ha tenido un origen socio-histórico en la antigüedad y que
ha evolucionado hasta nuestros días. Donde hoy día, sin tomamos como ejemplo la región
de América; la misma cuenta con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.
¿Cuáles son los antecedentes de los Casos sobre Protección de los Derechos Humanos?

Los casos sobre Protección de los Derechos Humanos, que son antecedentes del contexto
panameño, son: el Caso Baena Ricardo y otros vs. Panamá (2001); el Caso Heliodoro
Portugal vs. Panamá (2008); y el Caso Santander Tristán Donoso vs. Panamá (2009).
¿Cuáles son las leyes panameñas sobre Protección de los Derechos Humanos?

Las leyes panameñas sobre Protección de los Derechos Humanos, son varios. Sin
embargo, presentamos las más relevantes para el desarrollo de la presente investigación;
los cuales son: Constitución Política de la República de Panamá; Código Judicial de la
República de Panamá; La Ley No. 7 de 1997 (Defensoría del Pueblo); y la Ley No. 15 de
1977 (Convención Americana sobre los Derechos Humanos).
¿Cuáles son las fallas o actos violatorios sobre Protección de Derechos Humanos
cometidos por el Estado panameño?

Los actos administrativos violatorios cometido por el Estado panameño y sus


dependencias; se insertan todos en el incumplimiento, falta, el no deber, y mala aplicación
y ejercicio de garantizar y proteger los derechos humanos. mientras las fallas, en su
mayoría se detectan principalmente a nivel de contenido, estructura y proceso en la
aplicación de las normas sobre la protección de los derechos humanos.

82
¿Qué mejoras se pueden recomendar para corregir las fallas o eliminar los actos
violatorios contra la protección de los derechos humanos?

Asimismo, las mejoras que se pueden recomendar para corregir las fallas y/o eliminar los
actos violatorios, consisten en: crear, adecuar, ordenar, desarrollar, y profundizar sobre la
aplicación correcta de la protección de los derechos humanos.

83
Bibliografía

Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (2017); Historia de los
derechos humanos: un relato por terminar, Madrid, ACNUR, 10 de diciembre, Online,
Recuperado el 12 de febrero de 2020; de:
https://eacnur.org/es/actualidad/noticias/eventos/historia-de-los-derechos-
humanos-un-relato-por-terminar

Amnistía Internacional (Sin año); Historia de los derechos humanos, Catalunya,


Amnistía Internacional, Online, Recuperado el 13 de febrero de 2020; de:
http://www.amnistiacatalunya.org/edu/es/historia/inf-s20.html

Asamblea Legislativa (1997); LEY No.7 De 5 de febrero de 1997 Por la cual se crea la
Defensoría del Pueblo, Panamá, Gaceta Oficial, 23pp.

__________ (2015); Constitución Política de la República de Panamá, Panamá, Mizrachi


& Pujol S.A., 88pp.

Asamblea Legislativa y Corte Suprema de Justicia (2017); Código Judicial de la


República de Panamá, Panamá, SIJUSA, 842pp.

Asamblea Nacional (1943); “Ley N° 135 De 30 de abril de 1943”, Código Penal de la


República de Panamá, Panamá. SIJUSA, 577-585pp.

Corte Interamericana de Derechos Humanos (Sin añoa); Caso Heliodoro Portugal Vs.
Panamá, San José, Corte IDH, 13pp.

__________ (Sin añob); Caso Tristán Donoso vs. Panamá, San José, Corte IDH, 14pp.

__________ (2001); Caso Baena Ricardo y otros Vs. Panamá, San José, Corte IDH, 115pp.

__________ (2008); Caso Heliodoro Portugal Vs. Panamá, San José, Corte IDH, 77pp.

___________ (2020); ¿Qué es la Corte IDH?, San José, Corte IDH, Online, Recuperado el
23 de julio de 2020; de: https://www.corteidh.or.cr/que_es_la_corte.cfm

Defensoría del Pueblo de la República de Panamá, CUESTIONARIO SOBRE LAS


INSTITUCIONES NACIONALES DE DERECHOS HUMANOS Y LOS DEFENSORES
DE LOS DERECHOS HUMANOS, Panamá, Defensoría del Pueblo, 16pp.

Equipo de Derecho.com (2014); “Autocomposicion”, Derecho.com, (sin Ciudad),


Derecho.com & Jurisweb.com, Online, Recuperado el 14 de septiembre de 2017; de:
https://www.derecho.com/c/Autocomposicion

84
fenixsafo9067 (2009); “¿QUÉ ES AUTODEFENSA?”, CENTRO DE INVESTIGACIONES
SOCIALES Y ÉTICAS, (Sin Ciudad), CISE, Online, Recuperado el 14 de septiembre de
2017; de: https://fenixsafo9067.wordpress.com/2009/01/29/%C2%BF-que-es-
autodefensa/

Gasnell Acuña, Carlos (2008); “El Acto Administrativo y su importancia en el buen


desempeño de la Administración Pública Panameña”, Cuadernos Administrativos,
Panamá, Procuraduría de la Administración, Mayo - Junio, No.1, Año 1, 3p.

Machicado, Jorge (2012); "Etimología y Antecedentes De La Jurisdicción", Apuntes


Jurídicos, Online, Recuperado el 14 de septiembre de 2017; de:
http://jorgemachicado.blogspot.com/2012/02/eaj_28.html

Naciones Unidas (Sin año); Derechos humanos, (Sin año), ONU, Online, Recuperado el
22 de julio de 2020; de: https://www.un.org/es/sections/issues-depth/human-
rights/index.html

Organización de los Estados Americanos (2012); Sistema de peticiones y casos. Folleto


Informativo, Washington, OEA, 4pp.

__________ (2020); ¿Qué es la CIDH?, Washington DC, OEA, Online, Recuperado el 23


de julio de 2020; de: http://www.oas.org/es/cidh/mandato/que.asp

Organización de los Estados Americanos (1948); Declaración Americana de los Derechos


y Deberes del Hombre, Bogotá, Online, Recuperado el 13 de febrero de 2020; de:
http://www.oas.org/es/cidh/mandato/Basicos/declaracion.asp

__________ (1969); CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS


(Pacto de San José), San José, OEA, 24pp.

__________ (1985); Convención Interamericana para prevenir y sancionar la tortura,


Cartagena de Indias, OEA, 6pp.

__________ (1988); Protocolo adicional a la Convención Americana sobre Derechos


Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, “Protocolo de San
Salvador”, San Salvador, OEA, 10pp.

__________ (1990); Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos


relativo a la abolición de la pena de muerte, Asunción, OEA, 2pp.

__________ (1993); Carta de la Organización de los Estados Americanos, Managua, OEA,


30pp.

85
__________ (1994a); Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la
violencia contra la mujer “Convención de Belém Do Pará”, Belém Do Para, OEA, 8pp.

__________ (1994b); Convención Interamericana sobre desaparición forzada de


personas, Belém Do Para, OEA, 6pp.

__________ (1999); Convención Interamericana para la eliminación de todas las formas


de discriminación contra las personas
con discapacidad, Guatemala, OEA, 6pp.

__________ (2000); Declaración de principios sobre


libertad de expresión, Washington DC, OEA, 3pp.

__________ (2001); Carta Democrática Interamericana, Lima, OEA, 8pp.

__________ (2008); Principios y buenas prácticas sobre la protección de las personas


privadas de libertad en las Américas, Washington DC, OEA, 19pp.

__________ (2013); Convención Interamericana contra el racismo, la discriminación


racial y formas conexas de intolerancia, La Antigua, OEA, 10pp.

__________ (2015a); Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH),


Washington DC, OEA, Online, Recuperado el 13 de febrero de 2020; de:
http://www.oas.org/es/cidh/mandato/que.asp

__________ (2015b); Convención Interamericana sobre la protección de los Derechos


Humanos de las personas mayores, Washington DC, OEA, 19pp.

__________ (2020a); “Quienes Somos”, Acerca de la OEA, Washington DC, OEA, Online,
Recuperado el 13 de febrero de 2020; de:
http://www.oas.org/es/acerca/quienes_somos.asp

__________ (2020b); “Nuestro Propósito”, Acerca de la OEA, Washington DC, OEA,


Online, Recuperado el 13 de febrero de 2020; de:
http://www.oas.org/es/acerca/proposito.asp

Organización de las Naciones Unidas (1948); Declaración Universal de Derechos


Humanos, Nueva York, ONU, 9pp.

__________ (1965); Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas


de Discriminación Racial, Nueva York, ONU, 12pp.

________ (1966); Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Nueva York, ONU,
17pp.

86
________ (1966); Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,
Nueva York, ONU, 10pp.

________ (1969); Convención de Viena sobre el derecho de los tratados, Viena, ONU, 23
de mayo, 29pp.

________ (1979); Convención sobre la eliminación de todas las formas de


discriminación contra la mujer, Nueva York, ONU, 12pp.

________ (1984); Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles,


Inhumanos o Degradantes, Nueva York, ONU, 12pp.

________ (1989); Convención sobre los Derechos del Niño, Nueva York, ONU, 24pp.

________ (1990); Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos


los trabajadores migratorios y de sus familiares, Nueva York, ONU, 33pp.

________ (2006); Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad,
Nueva York, ONU, 22pp.

Pérez Fleita, Edelso (2012); “El debido proceso: una mirada desde la perspectiva del juez
cubano”, Revista Contribuciones a las Ciencias Sociales, Málaga, EUMED.NET, marzo,
Online, Recuperado el 31 de marzo de 2019, de: www.eumed.net/rev/cccss/19/

Ruiza, M. et al (2004a); “Biografía de Ciro II el Grande”, Biografías y Vidas. La


enciclopedia biográfica en línea, Barcelona, Online, Recuperado el 12 de febrero de 2020;
de: https://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/ciro.htm

_________ (2004b); “Biografía de Mahatma Gandhi”, Biografías y Vidas. La enciclopedia


biográfica en línea, Barcelona, Online, Recuperado el 13 de febrero de 2020; de:
https://www.biografiasyvidas.com/biografia/g/gandhi.htm

_________ (2004c); “La Primera Guerra Mundial”, Biografías y Vidas. La enciclopedia


biográfica en línea, Barcelona, Online, Recuperado el 13 de febrero de 2020; de:
https://www.biografiasyvidas.com/historia/primera_guerra_mundial.htm

_________ (2004d); “La Segunda Guerra Mundial”, Biografías y Vidas. La enciclopedia


biográfica en línea, Barcelona, Online, Recuperado el 13 de febrero de 2020; de:
https://www.biografiasyvidas.com/monografia/hitler/guerra_mundial.htm

Torres Zarate Fermin (2009); “La Jurisprudencia (su evolución)”, alegattos, México, núm.
72, mayo/agosto, 151 – 176pp.

Unidos por los Derechos Humanos (Sin año); UNA BREVE HISTORIA DE LOS
DERECHOS HUMANOS, México, Unidos por los Derechos Humanos, Online,

87
Recuperado el 12 de febrero de 2020; de:
https://www.unidosporlosderechoshumanos.mx/what-are-human-rights/brief-
history/

88
ISBN: 978-9962-13-551-7

89

También podría gustarte