Está en la página 1de 9

SINGAPUR

La pequeña pero muy desarrollada Singapur, es una república formada por una isla
principal y otras 63 pequeñas, con una superficie total de menos de 700 kilómetros
cuadrados.

La ciudad-Estado está situada a unos 140 kilómetros al norte de la línea del Ecuador, entre
Malasia, Brunei e Indonesia, en la punta de la península de Malaca, una estratégica
posición geográfica que la ha convertido en escala principal en la ruta marítima que une los
océanos Indico y Pacífico.

Singapur cuenta con el puerto de transporte de mercancías, contenedores y combustibles


más transitado del mundo, donde un buque atraca o zarpa de este cada tres minutos.

CAPITAL: Singapur.

POBLACIÓN: 5.469.700 habitantes (julio 2014), de los cuales 527.000 han obtenido el
permiso de residencia permanente, mientras 1.599.000 son extranjeros.

GRUPOS ÉTNICOS: la comunidad de origen chino representa el 74,2 por ciento de la


población, seguida de la malaya (13,3 %), la india (9,2 %) y otras (3,3 %), según datos de
2013.

RELIGIÓN: la religión mayoritaria es la budista y taoísta (45,20 %), seguida de la cristiana


(18,1 %), musulmana (14,3 %) e hindú (5,2 %), según datos de 2010.

TASA DE ALFABETIZACIÓN: 96,8 por ciento.

IDIOMAS: chino (mandarín), inglés, malayo y tamil (los cuatro oficiales).

MONEDA: Dólar de Singapur.

SISTEMA POLÍTICO: República Parlamentaria.


ECONOMÍA Y COMERCIO :

La economía de Singapur está basada en el comercio, la construcción naval, el refinado de


crudo, los productos electrónicos, la banca, las finanzas y en menor proporción en el
turismo. Desde finales de los años 70, el gobierno se propuso promover las exportaciones y
el desarrollo de las industrias de servicos con el objetivo de convertir a Singapur en el
principal actor económico de la región. La alta tecnología, sobre todo en el sector
electrónico, informático y de telecomunicaciones además de los servicios financieros, de
banca y seguros permiten que la economía de Singapur sea bastante próspera. Singapur se
ha beneficiado de la nueva situación política de Hong Kong, ya que muchas compañías
prefierieron trasladar sus oficinas a Singapur tras la devolución del territorio británico a
China en 1.997.

El dinamismo económico de Singapur compensa la falta de recursos naturales. La


agricultura es un sector con poca actividad; se cultivan plantas y vegetales, pero la mayor
parte de los productos alimenticios y de materias primas se importan del extranjero. El
principal recurso natural de Singapur es su puerto, es el segundo más importante del mundo
después del de Rotterdam. El crecimiento económico se vió afectado por la crisis asiática
de 1.997, pero Singapur salió adelante mejor que sus vecinos, conservando sus inversiones
y las reservas de divisas. Singapur forma parte de la Asociación de Países del Sudeste
Asiático (ASEAN) y del Foro del Pacífico Asiático (APEC).

En pocos años, esta nación de sólo 683 km2, carente de recursos naturales y con una baja
población pero con un alto nivel de pobreza, se convirtió en una de las economías más
pujantes del Sudeste Asiático adquiriendo el status de “NIC” (New Industrialised Country).

Por lo reducido de su mercado doméstico y su rol histórico como un centro regional de


comercio, este país tiene una clara vocación exportadora, la que ha ido aparejada de una
extensa liberalización económica (por ejemplo, casi total eliminación de los aranceles).
- Producto Interior Bruto (PIB): subió un 2,9 % (2014), hasta 308.051 millones de dólares.
El crecimiento real del PIB alcanzó un promedio del 7,1 por ciento entre 2004 y 2008, para
contraerse un 1,3 por ciento en 2009 como consecuencia de la crisis financiera mundial. En
2010 obtuvo una espectacular recuperación con un crecimiento del 14,7 por ciento, pero los
años siguiente este se suavizó de manera notable.

- Inflación: 1 % (2014).

- Tasa de desempleo: 2 % (2014).

MODELO ECONOMICO DE SINGAPUR

Singapur tienen una economía de libre mercado altamente industrializada y que depende
del comercio exterior, principalmente con Malasia, la Unión Europea, Estados Unidos,
Indonesia, Hong Kong, China y Japón.

El sector servicios representa un 75 % del PIB y proporciona el 84 % del total del empleo,
mientras que el industrial representa el 15 % y está dominado por los productos
electrónicos, seguido de la industria petrolera, química y biomédica. La agricultura supone
el 1 % de la mano de obra.

Singapur no cuenta con materias primas e importa prácticamente todos los alimentos que
consume, incluida el agua potable.

Se puede decir que el modelo económico de Singapur actual está de moda por muchos
motivos. Actualmente Singapur, está cambiando para convertirse en un país inteligente.

Aunque pueda no parecerlo, desde fuera, Singapur es a día de hoy , la ciudad-estado más
prospera de Asia. Apuesta como país , por la eficiencia energética y además hay que tener
en cuenta que son líderes en materia de competitividad económica, educación y sanidad.
Según la revista The Economist, Singapur es la ciudad más cara del mundo . Otro dato en el
que destaca , es que es el país que más rápido produce ricos en el mundo.

Uno de los éxitos que ha tenido Singapur como país es el haber sabido combinar la
inversión privada junto con el control estatal , algo que es muy  complicado y que muchas
veces trae consigo problemas.

El plan de industrialización del país resultó muy exigente,  al mismo tiempo que se
obtuvieron grandes resultados.

De una pequeña ciudad con puerto a un centro financiero mundial de gran importancia,
desarrollando un nivel de vida urbana envidiable, un desarrollo ambiental y una
sostenibilidad económica alabada por las potencias económicas mundiales.

Podríamos decir que el modelo económico de Singapur está de moda. De hecho, el año
pasado, esta economía ocupó el primer puesto en el informe «Ease of
Doing Business» publicado por el Banco Mundial; el tercer puesto entre los países más
innovadores y, además, se coronó como el país menos corrupto y con más transparencia.
Pero el desafío del país a la sabiduría convencional de que el crecimiento va acompañado
del deterioro del medio ambiente se extiende más allá de la justificación económica. Como
su población ha crecido, también lo ha hecho su cobertura verde. Contrariamente a la
creencia popular, el entorno físico ha sido el héroe olvidado de la sostenibilidad económica.
Algo que el país ha convertido en su bandera y orgullo. Pero su modelo económico va más
allá del medio ambiente: la educación, su mercado laboral o la lucha para no quedarse atrás
en la tecnología, entre otros, son sus grandes ventajas.

El modelo económico de Singapur: la «envidia sana» de países occidentales

Para poder entender el rápido crecimiento y éxito de esta economía oriental simplemente
basta con observar estas cifras: cuando la nación se independizó, el 9 de agosto del año
1965, el PIB pér capita era de 500 dólares. El año pasado, la riqueza supera los 56.000
dólares por persona. El país es el quinto mayor por número de millonarios, puesto que diez
de cada 100 poseen más de un millón de dólares.

Con casi 6 millones de habitantes, este «milagro económico» se debe a Lee Kuan Yew, el
que fuera presidente de la nación desde su independencia hasta el año 1990 y que en la
actualidad es considerado el padre de la patria, además de arquitecto del «milagro».

Los pilares fundamentales que hacen que el país haya alcanzando la sostenibilidad
económica

Desde su independencia, como decimos, el país ha avanzado con fuerza y se ha convertido


en diferentes aspectos en un «país modelo» para economías avanzadas. ¿Cómo ha
conseguido la República llegar hasta aquí? A continuación, mostramos los pilares básicos
del envidiable desarrollo económico.

Singapur Invierte en la gente

El presidente de Singapur, Lee Kuan, impulsó un sistema educativo universal de alta


calidad.
Su envidiable ubicación geográfica, como puerto británico en el año 1819, hacía presagiar
entonces parte del éxito que hoy podría cosechar.

La nación se encuentra asentada sobre 63 archipiélagos al sur de la península de Malaca y


está completamente separada de Indonesia por un estrecho, por lo que la posición
estratégica de la nación en el corazón asiático es una seña de fortaleza. Pero esta ubicación
no sería posible sin las empresas transaccionales instaladas en el país; ni tampoco por sus
habitantes, que además de impulsar al país, construyeron infraestructuras necesarias para el
desarrollo económico actual.

El presidente del país, Lee Kuan, impulsó un sistema educativo universal de alta calidad,
suplementando la meritocracia. A su vez, se trabajó duro para atraer talento global. Se
consiguió identificar el capital humano como la principal ventaja clave del país, contando
además con un sistema judicial transparente y justo.

Dar oportunidad a todos

Con una envidiable situación geográfica, el país tuvo que lidiar con múltiples idiomas,
razas, fortunas y orígenes de la sociedad. Históricamente había sido atractivo para la
llegada de población de todo el continente asiático.

El país, que contaba con una riqueza social y cultural, dio educación de calidad para todas
las personas que querían ganarse la vida en él. La clave de su éxito, por otro lado, es
contar con las universidades y escuelas más prestigiosas de Asia.

Integración y cohesión

A esta integración y riqueza, se le iban sumando más factores. La gran inversión en


vivienda tras la independencia del país hace que todavía el 85 % de los ciudadanos sigan
con una vivienda desde entonces. Estos edificios consiguieron cambiar al país física y
culturalmente. Esto supuso una gran herramienta de integridad nacional, aplicando un
sistema de cuotas que lograba garantizar la mezcla racial.

La capacidad de darle la bienvenida a las personas del resto del continente es igual de
importante en la actualidad. Gracias a un poderoso modelo económico se calcula que en el
2030 la mitad de su población será inmigrante.

Estabilidad y legalidad

En la actualidad, la nación es atractiva para inversores y profesionales de cualquier zona del


mundo. Esto es debido a un sistema legal y fuerte. La mayor parte de sus ciudadanos se
identifica con los esfuerzos del ex presidente en garantizar el orden en el país,
implementando leyes estrictas.
La pena capital está vigente, aplicándose por delitos como el tráfico de drogas. Esto ha
permitido que los delitos relacionados con el crimen organizado se alejen del país,
consiguiendo lograr una de las menores tasas de homicidios a nivel mundial.

Además, la corrupción está penada con fuertes multas y largas penas carcelarias.

La sostenibilidad económica respetuosa con el medio ambiente: Singapur está de moda

Estas pequeñas islas densamente pobladas y sin recursos naturales ha hecho desarrollar la


experiencia de desarrollo sostenible del país centrándose en tres áreas clave: construcción
de una economía sostenible; creando un ambiente de vida sostenible y,
además, contribuyendo a la colaboración internacional.

Economía sostenible

El crecimiento económico genera los recursos para invertir en educación, investigación y


desarrollo, seguridad, infraestructuras y servicios públicos.

Sin recursos naturales, Singapur ha tenido que ingeniárselas para ganarse la vida con
independencia. Esto ha implicado encontrar formas de crear y agregar valor, producir
bienes y servicios que otros demandan, haciendo un uso cuidadoso de los recursos.

El país ha tomado decisiones tempranas para rechazar industrias muy contaminantes y ha


tomado medidas para una transición al gas natural, la forma más limpia de combustible
fósil, generando con ello energía. Hoy, está entre los 20 países más eficientes en carbono
del mundo.

El país, además tiene la intención de introducir un impuesto sobre el carbono a partir de


2019 para que quienes emiten la mayor cantidad de carbono se hagan cargo del coste para
el medio ambiente y reduzcan sus emisiones. Por otro lado, existe un gran potencial para
que nuestras industrias ahorren costos a medida que aumentamos la eficiencia energética.
Otro de los impuestos es el del carbono que también ayudará a reducir costes y aumentar
los beneficios de la reducción de gases contaminantes.

Según un informe del Banco Mundial, las oportunidades en materia de sostenibilidad


podrían contribuir con 12 billones de dólares al PIB mundial y crear 380 millones de
nuevos puestos de trabajo para 2030. Por lo que el país quiere tomar la iniciativa en el
respeto al medio ambiente.

Ambiente de vida sostenible

Las primeras generaciones tuvieron tuvo una visión de la nación limpia, verde y sostenible


para todos los singapurenses. Inculcaron entre todos sus habitantes la conciencia de que la
pequeña isla es todo lo que tenían y que, por ello, debe cuidarse bien.

En los últimos 50 años, se han producido excelentes mejoras en las viviendas, agua, salud
pública y saneamiento. Hoy en día, la nación cuenta con un jardín con aproximadamente un
47 % de cobertura ecológica. Además, más del 80% de los hogares se encuentran a 10
minutos a pie de un parque. En la actualidad existen 72 hectáreas de jardines en la azotea y
paredes verdes, y se espera triplicar esta cifra para el 2030. Estos planes se describen en el
famoso «Plan Sostenible de Singapur».

Este sorprendente país acaba de lanzar el «Plan de Sostenibilidad del Sector Público», que
catalizará prácticas sostenibles, generará demanda de productos y servicios ecológicos y
alentará a los funcionarios públicos a pensar en verde. Estas iniciativas lograrán un entorno
de vida verde y sostenible para todos los singapurenses.

Colaboración internacional

El país es el mayor ejemplo de cooperación internacional. Necesitan trabajar juntas para


enfrentar los desafíos globales. Cuestiones como la contaminación atmosférica
transfronteriza o las pandemias requieren una respuesta regional, mientras que otras, como
el cambio climático, requieren la contribución de todos los países.
La nación sigue comprometida con el Acuerdo de París y respalda la Agenda 2030 de las
Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, que proporciona un marco para orientar los
esfuerzos nacionales en el logro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En apoyo de esta agenda, se ha capacitado a más de 112.000 funcionarios de más de 170


países en desarrollo en áreas clave como la gestión sostenible de las ciudades, el agua y los
recursos humanos, la salud y la educación.

Singapur cuenta con una sostenibilidad económica envidiable incluso para decenas de


países occidentales avanzados. Por ello, es conveniente conocer cómo el país, en apenas
medio siglo, ha salido del letargo económico para pasar a ser una de las economías más
avanzadas, promoviendo como pilares fundamentales el respeto al medio ambiente y la
inversión en educación. El modelo económico del país es seguido en la actualidad por
varios estados latinoamericanos. Además, invertir en este país, es una de las opciones «de
moda

También podría gustarte