Está en la página 1de 3

Viernes, 21 de Diciembre, 2018

De Buena Tinta Historia del Jazz Quiénes son Discografía De Música Fotos En video Festivales A
dónde ir? Radio y TV Enlazados Contacto

Buscar
Inicio / De Buena Tinta / Apuntes para una historia del jazz en los medios de difusión en Cuba
NOTICIAS
Apuntes para una historia del jazz en los medios de difusión en Cuba

Por: José Dos Santos


Fecha: 2016.12.15

Me honro es representar aquí a La Esquina del Jazz, único programa de Cuba reconocido en listas
internacionales de emisoras que dedican espacio sistemático al género.
Por ello el compromiso es mayor porque el tema que me piden abordar resulta tan abarcador como
casi inaccesible por la poca documentación, aislados testimonios y carencia de estudios
pormenorizados.
El acercamiento principal a la materia es el que brindó Leonardo Acosta en su “Siglo del Jazz en
Cuba”, obra de obligada consulta para conocedores y aficionados.
Para esta ocasión, apelé, adicionalmente, a una acuciosa investigadora como Rosa Marquetti quien
refiere que en revistas Radio-Guia de los años 1938, 1939, 1940 y 1946, se aprecian que en muchas
emisoras de esa época existía al menos un programa dedicado al género, con grabaciones
norteamericanas.
Ella misma, en un trabajo en su Blog “Desmemoriados” sobre Delia Bravo, precisa que habían
excepciones “como la Mil Diez y la CMQ, que tenían espacios donde los músicos de jazz se
presentaban en vivo. El Club del Swing era el de la CMQ, que transmitía una hora de jazz todos los
sábados, con una orquesta dirigida por Armando Romeu… “
Delia Bravo, esposa de Armando y primera vocalista cubana de jazz, también prestaba su voz al
programa que competía con el Club del Swing, de la radioemisora RHC Cadena Azul, presentando
al grupo American Swing, liderado por el pianista Luis Mendoza. En él figuraba Dandy Crawford,
como voz masculina.
Este, según consigna Rosa, “entró al mundo artístico en la década de los 40 en Radiodifusión
O’Shea; en Radio Mambí, acompañado al piano por el compositor Orlando de la Rosa, en un
programa dirigido por José Antonio Alonso…”
De los años 40, escribió Leonardo Acosta en la obra citada, “se destacó el disc jockey Ernesto
Carrivuru jr. con su lema “swing, muchísimo swing” así como Norman Díaz en el mencionado
espacio de la Mil Diez; en los 50 se destacó la trilogía formada por Orlando del Valle, Tino
Castellanos y Rafael Simón, en Radio Artalejo.
Posteriormente salió al aire “La hora del jazz”, programa dominical del disc jockey Adolfo
Stemans que sirvió de promoción al club Cubano del Jazz.”
Acota Leonardo que “es cierto que en los años 50 habían dos emisoras que trasmitían
exclusivamente música norteamericana; Radio Kramer y CMOX, esta última con locutores que
hablaban en inglés y destinada mas bien a los norteamericanos residentes en Cuba”.
Y precisa: “Algo más antigua, Radio Kramer llegó a tener un programa en vivo con las
interpretaciones del pianista Frank Emilio. Pero en medio de la avalancha de música pop, en ambas
el jazz contó con poco espacio”.
Hay una figura poco conocida en este ámbito aún cuando Víctor Montero obtuvo el Premio
Nacional de Radio por la Obra de la Vida. El llegó a la radio en 1940 y -narra Josefa Bracero- en la
emisora CMKX en Bayamo se desempeñó como comentarista e historiador de jazz; “Entre los
programas de este género tuvieron gran audiencia los titulados: “Ritmos de Yankilandia”, “Sesenta
minutos con los ases del swing” y “Jazz Caravan”.
En 1957 Montero se trasladó hacia la capital del país y laboró en la emisora “Radio Aeropuerto
Internacional”, en la que además de cronista deportivo mantuvo su programa “Jazz Caravan” con
una gran audiencia sobre todo de músicos, entre los cuales se encontraban José Antonio Méndez,
César Portillo de la Luz, Richard Egües y Frank Emilio, entre otros.
Señala Josefa que él “condujo y dirigió tres programas a través de la radioemisora provincial de
Granma “Radio Bayamo” y de la Emisora Municipal, entre ellos “¿Qué es el jazz?”.
En los años 60, Leonardo Acosta indica que “serían Ovidio González y Adolfo Castillo los
principales difusores radiales del jazz y sobre todo del hard bop, y posteriormente Horacio
Hernández, cuyo programa “El jazz, su historia y sus intérpretes¨, por la CMBF, ha sido el que mas
tiempo ha logrado mantenerse en el aire”.

ACTUALIDAD
Y es sobre ese espacio diario, luego llamado La Esquina del Jazz, sobre el que mejor me puedo
referir porque soy su escritor y productor desde 1993, cuando para darle continuidad a ese esfuerzo
fundacional se formó un pequeño equipo encabezado por un laureado director, Miguel Ojeda, y que
cuenta además con el privilegio de tener como locutora a la vocalista Miriam Ramos y el respaldo
técnico de la realizadora Milagros Muñoz
Mas de seis mil 200 programas a lo largo de este período avalan la difusión que el género ha
logrado desde esta “Esquina” radial, en la que han tenido presencia sobresaliente los grandes
universales y los principales contemporáneos junto a músicos cubanos y de otras nacionalidades, de
todos los continentes.
Un somero repaso a lo radiado, sólo en los casos de nuestros músicos, pone a la encabeza de esa
relación a Chucho Valdés con 54 programas a lo largo de este casi cuarto de siglo. Luego están
Gonzalo Rubalcaba (34), Omar Sosa (22), Yasek Manzano (21), Chico O´Farrill y Ernán López-
Nussa (19), Orlando Valle “Maraca” (18) Mario Bauzá (15), Frank Emilio Flynn (15), Bobby
Carcassés (14), Tata Güines (13) Emiliano Salvador y José Miguel Crego “El Greco” (10) Chano
Pozo y Carlos Miyares (9) y Roberto Fonseca (6).
Los números, aunque son una referencia del balance a que se aspira, no reflejan del todo el interés
difusivo prioritario que buscamos tenga lo nuestro en La Esquina. Dar a conocer a las nuevas
hornadas de jazzistas cubanos, incluso los que mezclan su arte con otros géneros, es un propósito
permanente.
La limitación básica tiene que ver con la música de la que disponemos –de la producción
discográfica y su acceso- que depende de factores variados entre ellos el que –por norma- las
disqueras cubanas no tienen establecido promover sus producciones (al menos de jazz) mediante
espacios especializados como éste y que, en los últimos tiempos sobre todo, abundan las
realizaciones con otras casas de diversos países.
Confieso públicamente: lo radiado en los últimos tiempos en La Esquina… sobre jazz cubano se
debe en buena medida a que se copian grabaciones que concurren a Cubadisco –a cuyas labores me
convocan desde hace unos años-, a manos amigas a las que estas les llegan y al interés personal de
músicos con los que nos relacionamos desde hace tiempo.
La inexistencia de una fórmula, entidad o concepción que vele sistemáticamente por una
divulgación -de forma coherente y consecuente- es de los desafíos permanentes a los que
enfrentamos los que asumimos programas como el que yo represento aquí.
Claro, esa carencia no sólo afecta ese ángulo de la vida artística de los cultores –de éste o cualquier
género- sino que va más allá: la divulgación de sus carreras, pensamiento y empeños e incluso
elogios, galardones y valoraciones positivas que obtiene la música cubana a través de ellos, sólo
trascienden cuando tocan cúspides como los Grammy –en lo internacional- y Cubadisco –en lo local.
Nuestro programa tiene un diseño, concebido en la época predigital, en el que se brinda la
posibilidad al oyente de grabar media hora sin interrupciones sobre el tema o figura que se trate, para
ayudar a su conservación por parte de los interesados.
Además cuenta con secciones que ilustran acerca del acontecer o la historia, inserta música
diferente a la central e incluso una, Pensamiento Jazzístico, creada por nuestro director, que
reproduce testimonios y que ahora ha sido recogida en un libro.
Una autoridad de la emisora en 2010, Eduardo Granado Castellón, significó en una entrevista que
“La Esquina del Jazz, aunque sea a las 11 de la noche, tiene una audiencia fiel”. Contamos con un
buen índice de preferencia, con “un público muy bien delimitado que reporta altos niveles de
satisfacción”.

Amigas y amigos
Hay otras consideraciones que podrán ser expuestas el domingo, en la jornada de clausura de este
Duodécimo Coloquio, pero no puedo concluir estas líneas sin mencionar otros esfuerzos por llevar a
cabo la misión de “hacer honor a quien honor merece”, al jazz cubano.
Recuerdo hoy al incansable activista tunero Amadito Ayala, quien -trabajando en el Inder
provincial- se empeñaba en honrar a Emiliano Salvador con un espacio en la emisora de su territorio
natal.
En Santiago de Cuba ha habido programas especializados de este corte según se infiere de una
nota sobre el ya desaparecido José Julián Padilla Sánchez, Artista de Mérito de la Radio Cubana,
quien dijo que: "Comencé en Radio Mambí de manera voluntaria con un espacio de jazz,..
Al parecer, según la VIII edición del concurso Félix B. Caignet de la radio, el género sigue vivo
porque "Jazz. La historia", de Misael Lageyre Mesa, de Radio Siboney, obtuvo en ese certamen
premio por su dirección.
Asimismo, vienen a mi mente nombres como Ismael Renzoli y sus programas en Radio Taíno, los
empeños desde hace años en Habana Radio por darle visibilidad sistemática al género y los de Radio
Enciclopedia insertando música de jazz.
En la influyente Televisión Nacional aún se aprecia A Todo Jazz -espacio en cuya fundación
participé como guionista- que pasó de ser parte de la programación de verano a integrante en la
parrilla habitual, aunque con períodos de ausencia.
El tuvo como antecedente cercano a “Jazz te lo cuento”, semilla sembrada de la mano de Víctor
Torres.

Como se apreciará, la labor de búsqueda para hilvanar esta presentación es sintética, incompleta y,
a veces, imprecisa. Aspiro a que entre los participantes haya quienes ayuden a enriquecerla con sus
intervenciones.
Quisiera aprovechar para convocar a los interesados, sean músicos, realizadores, periodistas o
simples aficionados, a que busquen y aporten el fragmento de historia que esté a su alcance.
. Así, este encuentro contribuirá al acerbo cultural de nuestra nación más allá de esta apretada
sesión. Si fuera así, me sentiré complacido en haberles estimulado a contribuir a una historia por
escribir.

Muchas Gracias
15.12.2016

Desarrollado por CUBARTE

También podría gustarte