Está en la página 1de 20

NOMBRE DEL TRABAJO:

Diseño de Columnas

NOMBRE DEL ALUMNO:


José Hernández Aguilar

MATERIA:
Diseños de Elementos de Concreto Reforzado

SEMESTRE Y GRUPO:
7° “C”

CATEDRÁTICO:
Ing. Ramón Hernández Cambrano

CARRERA:
Ing. Civil
4.1. Tipos de columnas

Columna Elemento arquitectónico vertical y de forma alargada que normalmente


tiene funciones estructurales, aunque también pueden erigirse con fines
decorativos. De ordinario, su sección es circular, pues cuando es cuadrangular
suele denominarse pilar, o pilastra si está adosada a un muro. La columna clásica
está formada por tres elementos: basa, fuste y capitel.

TIPOS DE COLUMNAS

Columnas de Acero
Las columnas de acero pueden ser sencillas, fabricadas directamente con perfiles
estructurales, empleados como elemento único, o de perfiles compuestos, para los
cuales se usan diversas combinaciones, como las viguetas H, I, la placa, la solera,
el canal y el tubo, y el ángulo de lados iguales o desiguales.

Columnas de Madera
Las columnas de madera pueden ser de varios tipos: maciza, ensamblada,
compuesta y laminadas unidas con pegamento. De este tipo de columnas la
maciza es la más empleada, las demás son formadas por varios elementos

Columnas de concreto Armado


Las columnas de concreto armado pueden ser de tres tipos que son:
o Elementos reforzados con barras longitudinales y zunchos
o Elementos reforzados con barras longitudinales y estribos
o Elementos reforzados con tubos de acero estructural, con o sin barras
longitudinales, además de diferentes tipos de refuerzo transversal

CLASIFICACIÓN DE COLUMNAS
Las columnas representan el elemento vertical de soporte para la mayoría de las
estructuras a base de marcos. Para analizar la capacidad de carga de las
columnas se deben referir al conjunto al que pertenecen y al sistema en el que
trabajan; es decir, a las características generales del edificio en términos de la
forma en que se encuentran definidas las partes integrantes o marcos, que son
estructuras reticulares que contienen un cierto número de claros para una serie de
niveles o entrepisos. Atendiendo a su disposición en relación con otros
componentes de un edificio, pueden distinguirse estos tipos de columnas:

o Columna aislada o exenta: La que se encuentra separada de un muro o


cualquier elemento vertical de la edificación.
o Columna adosada: La que está yuxtapuesta a un muro u otro elemento de
la edificación.
o Columna embebida: La que aparenta estar parcialmente incrustada en el
muro u otro cuerpo de la construcción.

La columna Clásica
Se compone de tres partes:
o La base: protege a la columna de los golpes que podrían deteriorarla, al
mismo tiempo que da una superficie de sustentación mayor.
o El fuste.
o El capitel: es necesario para proporcionar una siento capaz de recibir mejor
el entablamiento.
Las columnas tradicionales se distinguen por su construcción.
La columna construida en una sola pieza de material se llama monolítica; cuando
está formada por una superposición de discos, cuya altura es superior a su
diámetro se llama en trozos, y de tabores si la altura es inferior. Si el interior de la
columna es hueco y contiene una escalera de caracol se llama cóclida.
En su forma más simple, las columnas son barras prismáticas, rectas y largas,
sujetas a cargas axiales de compresión.
4.2. Cuantía máxima y mínima de acero

La cuantía de acero en Estructuras de hormigón armado se refiere a la relación


que hay de acero por partes de hormigón. En esencia existen dos tipos de cuantía:
 Cuantía geométrica
 Cuantía en peso

Cuantía geométrica
Se utiliza casi exclusivamente en el diseño estructural. Se refiere a la relación
entre área de acero respecto al área bruta de hormigón en una sección
transversal. Esta sección transversal puede referirse a secciones de columnas,
vigas, losas, o incluso zapatas.
Cuando se habla de área bruta, se refiere al área achurada en los gráficos
mostrados, sin restar la sección de acero.

Del gráfico se puede ver que existen dos maneras de cuantificar la cuantía
geométrica según qué elemento se considere. Para columnas el área bruta
achurada es Ac = b*h, mientras que en vigas, el área de concreto es Ac=b*d,
donde d es la altura efectiva de la viga.
Esta cuantía ρ se debe comparar con ciertas cuantías admisibles según el
elemento que se estudie.

Cuantía máxima y mínima en columnas


La norma ACI indica que las cuantías máxima y mínima de una columna debe
estar entre 8 y 1 porciento respectivamente. Una columna no debe contener
menos del 1% de cuantía de acero ni más del 8%. Los rangos comunes de
cuantías en diseño de columnas están entre 1 y 2 porciento.

Cuantía Balanceada
La cuantía balanceada se refiere a un concepto ya un poco más elaborado que si
bien es una relación geométrica de acero respecto al hormigón, el valor de esta
cuantía tiene por detrás toda una teoría que expongo en el link: Cuantía
balanceada y cuantía máxima
Cuantías en vigas
Las cuantías que controlan el diseño de vigas están en función a fórmulas que
explico a más detalle en el link: Diagrama de flujo de diseño a flexión

Cuantía en peso
Comunmente utilizada en precios unitarios, donde se calcula la cantidad en peso
de acero por metro cúbico de algún elemento estructural como por ejemplo
zapatas, vigas o columnas.
Cuando se revisan precios unitarios, las tablas armadas de precios unitarios para
un determinado elemento estructural se ven más o menos así:

En el precio unitario del ejemplo de la imagen arriba se muestra que para construir
un metro cúbico de columna se necesitan 125kg de acero por metro cúbico de
concreto.
Este tipo de cuantía es comúnmente utilizada entre constructores para estimar
cuan armada o reforzada está una columna o cualquier otro elemento en
particular. Es también una buena manera de medir costos de un determinado
elemento estructural.
4.3. Construcción del diagrama de interacción
carga-momento

El diagrama de interacción de una columna de concreto armado; tomando como


referencia los cuatro puntos notables que definen la región de interacción para
distintos valores críticos de carga axial “P” y momento flector “M”; estos puntos
notables, se asocian a los estados de falla de compresión, balanceada, flexión
pura y tracción de la sección transversal de la columna en cuestión.

Imagen N°01: ideas generales de la temática a estudiar

Conviene destacar, que las propiedades mecánicas de los materiales son


conocidas, así como sus relaciones esfuerzo-deformación, estableciendo para el
caso particular del acero, una relación de esfuerzos elástica-perfectamente
plástica (ver imagen N°01). En la referencia N°05, se abordan aspectos básicos en
cuanto al concreto armado, por lo que se recomienda al lector su revisión.
Las aplicaciones en la ingeniería sismoresistente que toman como base los
diagramas de interacción, se centran en el punto notable asociado a la falla
balanceada, el cual se ilustra en la imagen N°01; este punto representa la frontera
entre el comportamiento frágil y el comportamiento dúctil; resaltando que este
último es el comportamiento deseado para los elementos estructurales ante
acciones sísmicas, ya que representa una forma de disipación de energía más allá
del rango elástico.
Por lo tanto, estudiaremos de forma cuantitativa, cómo la carga axial por encima o
por debajo de la carga axial balanceada, afecta los valores de curvatura de la
sección que se analiza; utilizando para tal fin un gráfico que permita apreciar la
evolución de la curvatura para los distintos valores de carga axial. Dado que aquí
se requieren cálculos adicionales, a los que se realizan para la obtención de los
puntos notables del diagrama de interacción, se utilizará la herramienta
computacional Microsoft Excel por medio de una hoja de cálculo (ver referencia
N°04); realizando al final un contraste de resultados.

DELIMITACIÓN DE LA TEMÁTICA A ESTUDIAR

Este artículo se enfoca en estudiar el comportamiento de columnas de concreto


armado para distintas condiciones de falla en las que se pueden combinar cargas
axiales (P) y momentos flectores (M). Las propiedades mecánicas de los
materiales son conocidas, y las mismas se resumen en la tabla N°01. Se
recomienda al lector la revisión de la referencia N°05, para profundizar en las
ideas generales sobre el concreto armado y las relaciones esfuerzo-deformación
para los materiales que lo constituyen.

Tabla N°01: resumen de las propiedades de los materiales a trabajar

En la imagen N°02 se aprecia un ejemplo de una columna, de sección transversal


cuadrada, señalándose entre otros aspectos las características geométricas de la
misma y la cantidad de acero de refuerzo.
Imagen N°02: datos geométricos de la sección y acero de refuerzo
En los cálculos que se desarrollarán más adelante, donde interviene el momento
flector, estaremos considerando el sentido reflejado en la imagen N°02, lo que
hace que el área de acero inferior “As” se encuentre traccionada y el área de
acero superior “A’s” se encuentre comprimida. Se aprecia también que a diferencia
de lo que ocurría en una viga (ver referencia N°05), la sección transversal de una
columna queda representada por una vista en planta, en la que no se distinguen
alturas, sino profundidades de la sección, a las que convenientemente se le has
denominado “base vertical, Bv” y “base horizontal, Bh”, trabajando para fines
prácticos con una sección cuadrada, ajustada a los requisitos mínimos normativos
del apartado 18.4.2 de FONDONORMA 1753:2006, donde se establece que la
menor dimensión de la sección transversal a lo largo de una recta que pase por el
centro geométrico no sea menor a 30 cm, y que el cociente que resulta de dividir
este valor, por una distancia obtenida por el mismo criterio en dirección
perpendicular, sea mayor a 0.4. Para el caso en estudio se cumple con estos
parámetros:

Adicionalmente el acero de refuerzo, se encuentra en el rango de cuantías


mínimas y máximas, establecidas en el apartado 18.8.4 de FONDONORMA
1753:2006; como se demuestra a continuación:

El acero total de la sección es:

Al contrastar esta área de acero total con los valores normativos, se garantiza que
la sección de concreto armado, tomada como base para desarrollar las
aplicaciones prácticas es sub-reforzada.

NOCIONES GENERALES SOBRE LOS DIAGRAMAS DE INTERACCIÓN

Los diagramas de interacción permiten representar la acción conjunta de cargas


axiales “P” y momentos flectores “M” que conducen a diversos modos de falla de
una columna; delimitándonos en este estudio a la sección típica, mostrada en la
imagen N°02, y al material concreto armado. Estos diversos modos de falla, se
resumen en cuatro puntos notables, los cuales se ilustran en la imagen N°03:
Imagen N°03: puntos notables del diagrama de interacción

A continuación realizaremos el abordaje de la metodología para calcular cada uno


de estos valores, a través del desarrollo de aplicaciones numéricas.

OBTENCIÓN DE LOS PUNTOS NOTABLES DEL DIAGRAMA DE INTERACCIÓN

De acuerdo a lo señalado en líneas anteriores, son cuatro los puntos notables del
diagrama de interacción, a continuación realizaremos el cálculo detallado de cada
uno de ellos, tomando como referencia las especificaciones en cuanto a
materiales, y geometría de la sección, señalados en la tabla N°01 y la imagen
N°02, respectivamente.

PUNTO N°01: FALLA A COMPRESIÓN

En este estado se supone que la columna falla únicamente por carga a


compresión; por lo que el momento flector es cero. La relación esfuerzo-
deformación para este estado de falla es la siguiente:
Imagen N°04: relación esfuerzo-deformación para “falla a compresión”
Se observa en la imagen N°04, cómo la franja de la sección resaltada en color
rojo, experimenta una traslación pura en el sentido de la carga aplicada
(compresión), originando el agotamiento de la sección; lo cual, en términos de
deformaciones se traduce a que el concreto y el acero han alcanzado su
deformación última y cedente respectivamente:

Para llegar a este estado de deformaciones, la carga a compresión es la resultante


proveniente de la sumatoria:

Calculamos cada una de las componentes de la ecuación N°01, manteniendo


coherencia de las unidades, en el sentido de sustituir las longitudes en “cm”, las
áreas en “cm2” y los esfuerzos en “kgf/cm2”:

Al sustituir en la ecuación N°01, los valores de las componentes F1, F2 y F3 en


términos de “tf” obtenemos:

En lo que respecta a la curvatura de la sección, esta es “0 rad/cm”, dado que la


franja roja de la sección no experimenta rotación; este dato lo utilizaremos, en el
estudio de la evolución de la curvatura de la misma. En resumen el primer punto
notable del diagrama de interacción referido a “falla por compresión”, está
representado por:

Adicionalmente, vale la pena introducir un concepto de interés en el estudio de


columnas, como lo es el de centroide plástico “CP”; en la imagen N°05 se ilustran
los datos necesarios para calcularlo.
Imagen N°05: ilustración didáctica de datos, para definir el centroide plástico
El cálculo de “CP” viene dado por la siguiente ecuación:

Dónde:

Sustituimos en la ecuación N°02, colocando los valores de longitud en “cm” y los


valores de fuerzas en “tf”, obteniendo:

La simetría de las áreas de acero de refuerzo y la presencia de una sección


cuadrada, hacen que el centroide plástico “CP”, quede ubicado en el centro de la
sección; el significado físico de este valor, estriba en el hecho de que si todas las
cargas axiales en el sentido de la compresión, se aplicasen en el centroide
plástico, se produciría una compresión pura, como el caso en estudio.

PUNTO N°02: FALLA BALANCEADA

De manera similar a como se hacía en el estudio de vigas (ver referencia N°05), la


condición de falla balanceada acá supone que el concreto alcance su deformación
última “ϵcu”, en el instante que el acero alcanza su deformación cedente “ϵy”. Sin
embargo, más allá de la utilidad que tiene este concepto en la estimación del área
de acero balanceado; el cual representa un límite que define la frontera entre
secciones sub-reforzadas y sobre-reforzadas, su aplicabilidad trascendental la
estaremos profundizando en el tópico concerniente a evolución de la curvatura de
la sección.
Imagen N°06: relación esfuerzo-deformación para la condición de falla balanceada

Fuente: Santana (2018)


En la imagen N°06, se ilustra la condición de falla balanceada, por lo que
procedemos a calcular la profundidad del eje neutro para esta condición, con la
siguiente expresión:

Vale destacar, que el acero en zona de compresión alcanzó la cedencia; y esto se


puede demostrar por la siguiente relación de triángulos:

Despajamos “ϵ’s”:

Sustituimos en la ecuación N°03 las unidades de longitud en “cm” referidas a “cb”


y “r’”, obteniendo lo siguiente:

Demostrándose que el acero a compresión se encuentra en estado de cedencia;


procedemos ahora a calcular las componentes a compresión “F1” y “F2”,
sustituyendo las unidades de esfuerzos en “kgf/cm2”, fuerza en “kgf”, área en
“cm2” y longitud en “cm”.
En lo que respecta a la componente a tracción, el cálculo se hace respetando la
misma lógica de unidades señalada anteriormente, por lo que:

De tal manera que la resultante a compresión, que representa la carga axial


balanceada “Pb”, viene dada por la suma algebraica de las componentes de
fuerza tanto a tracción como a compresión (ver imagen N°06), sustituyendo en
unidades de “tf”:

La obtención del momento balanceado, se hace tomando como referencia el


centroide plástico “CP”; en la imagen N°07, se ilustran los brazos de acción de
cada una de las componentes, tanto a tracción como a compresión.
Imagen N°07: brazos de acción de las componentes de fuerzas a compresión y
tracción

Por lo tanto el momento balanceado viene dado por:

Al sustituir los valores de fuerza en “kgf” y de longitud en “cm”, se obtiene lo


siguiente:

En resumen, el punto notable para la construcción del diagrama de interacción


referido a “falla balanceada” viene dado por:

En lo que respecta a la curvatura en condición balanceada, la cual estaremos


utilizando al estudiar la evolución de la curvatura de la sección, se plantean en la
imagen N°08, los datos necesarios para calcularla.
Imagen N°08: ilustración de datos para la estimación de la curvatura balanceada

Fuente: Santana (2018)


Partiendo de la hipótesis de desplazamientos infinitesimales:

Y aplicando trigonometría, se tiene que la curvatura balanceada “ϕb” es:

Sustituyendo las unidades de longitud en “cm” en la ecuación N°04:

PUNTO N°03: FALLA A FLEXIÓN PURA

El cálculo del momento último “Mu” y la curvatura última “ϕu”, para este estado de
falla, sigue el mismo procedimiento de una viga, por lo que se invita la lectura de la
referencia N°05, para profundizar en el mismo. A continuación se presentan las
relaciones esfuerzo-deformación para este estado, y de forma directa los
resultados de interés.
Imagen N°09: relación esfuerzo-deformación para el caso de falla a flexión pura

El tercer punto notable del diagrama de interacción, viene dado por:


Por su parte la curvatura última para este estado de falla “ϕu”, que utilizaremos al
analizar la evolución de la curvatura de la sección, es:

PUNTO N°04: FALLA A TRACCIÓN

En esta condición de falla, se desprecia el aporte a la resistencia a tracción del


concreto, por lo que la relación esfuerzo-deformación es:
Imagen N°10: relación esfuerzo-deformación para el estado de falla a tracción

La componente a tracción “F1” es igual a la componente a tracción “F2”, por lo que


la carga axial que produce este estado de falla es:

Estas componentes se obtienen colocando los valores de esfuerzos en “kgf/cm2” y


área en “cm2”, empleando las siguientes relaciones:

Por lo tanto, al sustituir en la ecuación N°05, en unidades de “tf” se tiene:

Tal como ocurre en el caso de “falla a compresión”, la falla a tracción se logra al


aplicar la fuerza axial “P” obtenida en el centroide plástico de la sección, el cual
por la simetría de las áreas de acero de refuerzo y por estar en presencia de una
sección cuadrada, se encuentra en el centro de la sección.

SINOPSIS DE RESULTADOS PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL DIAGRAMA DE


INTERACCIÓN
Tabla N°02: resumen de datos para la construcción del diagrama de interacción

Fuente: Santana (2018)


Al graficar en un sistema de coordenadas los valores de la tabla N°02, se obtiene
lo siguiente:
Imagen N°11: diagrama de interacción

El diagrama de interacción define una región de múltiples posibilidades de


combinación de carga axial y momento flector, destacando que estas
combinaciones han de estar dentro de esta región, y adicionalmente por debajo
del punto de falla balanceada, para garantizar de este modo, un comportamiento
dúctil de la sección. En este orden de ideas, la interpretación con aplicaciones en
la ingeniería sismoresistente del diagrama de interacción, se hace en función de la
frontera que marca el punto notable de falla balanceada, siendo necesario el
estudio de la evolución de curvatura de la sección.
REFLEXIONES SOBRE LA EVOLUCIÓN DE LA CURVATURA DE LA SECCIÓN
Una vez familiarizados con el proceso de obtención de los puntos notables del
diagrama de interacción, resulta de interés profundizar en las curvaturas que
presenta la sección, para distintos valores de carga axial, observando en la
imagen N°12, que las curvaturas por encima del punto balanceado, son curvaturas
últimas (ϕu), es decir no hay un punto de cedencia lo que se traduce en fallas de
tipo frágil; mientras que los puntos que se encuentran por debajo del punto
balanceado, poseen una curvatura cedente (ϕy), y una curvatura última (ϕu); lo
que denota la existencia de ductilidad (capacidad de incursionar de la sección en
el rango inelástico una vez alcanzada la cedencia), obtenida por la siguiente
ecuación:

Imagen N°12: representación didáctica de la evolución de la curvatura de la


sección
Se demuestra por lo tanto que el concepto de falla balanceada en columnas,
trasciende el hecho de únicamente chequear que el acero de refuerzo sea menor
al acero balanceado para asegurar que la sección sea sub-reforzada; y se enfoca
en establecer un rango de valores de carga axial, entre los que se debate por un
comportamiento frágil ó dúctil de la sección; destacando que el comportamiento de
interés en la práctica de la ingeniería sismoresistente, es el comportamiento dúctil,
caracterizado por una incursión significativa en el rango de comportamiento
inelástico; adicionalmente, porque las columnas, son a modo de metáfora como
los pies de una estructura aporticada, y si fallan, significaría el colapso de esta.
Estimemos a continuación, la evolución de la curvatura de la sección, para el caso
en estudio, representado por una columna de concreto armado de sección
cuadrada.

4.4. Efectos de esbeltez


CONSIDERACIÓN DE LOS EFECTOS DE LA ESBELTEZ
Se establecen límites para la esbeltez tanto de pórticos indesplazables como para
pórticos desplazables, incluyendo métodos de diseño permitidos para cada rango
de esbeltez. Se establecen límites inferiores para la esbeltez, por debajo de los
cuales los momentos de segundo orden se pueden despreciar y sólo es necesario
considerar la carga axial y los momentos de primer orden para seleccionar la
sección transversal y la armadura de las columnas (diseño de columnas cortas).
Se debe observar que, para las vigas y columnas de dimensiones habituales y las
alturas de piso típicas de los sistemas de hormigón, los efectos de la esbeltez se
pueden despreciar en más del 90 por ciento de las columnas de los pórticos
indesplazables y en alrededor del 40 por ciento de las columnas de los pórticos
desplazables. Cuando las relaciones de esbeltez son moderadas se permite un
análisis aproximado de los efectos de la esbeltez que se basa en un factor de
amplificación de los momentos (ver 10.12 y 10.13). Cuando la relación de esbeltez
de la columna es elevada se requiere un análisis de segundo orden más exacto
(ver 10.11.5), que considere el comportamiento no lineal del material y la
fisuración, así como los efectos de la curvatura y del desplazamiento lateral del
elemento, la duración de las cargas, la contracción y la fluencia lenta, y la
interacción con las fundaciones. No se especifican límites superiores para la
esbeltez de las columnas. En la Figura 11-4 se resumen los límites de la relación
de esbeltez indicados en 10.12.2 para pórticos indesplazables y en 10.13.2 para
pórticos desplazables, junto con los métodos permitidos para considera la esbeltez
de las columnas.

EFECTOS DE LA ESBELTEZ EN ELEMENTOS COMPRIMIDOS


Análisis de segundo orden
El código alienta el uso de análisis de segundo orden o análisis P-∆ para
considerar los efectos de la esbeltez en los elementos comprimidos. En general,
los resultados de un análisis de segundo orden permiten obtener valores más
realistas para los momentos que los que se obtienen usando un análisis
aproximado de acuerdo con las secciones 10.12 ó 10.13. En el caso de los
pórticos desplazables, utilizando análisis de segundo orden generalmente se
obtendrán diseños más económicos. En las Referencias 10.24 - 10.29 se
presentan procedimientos para realizar un análisis de segundo orden. En R10.10.1
el lector encontrará una discusión sobre las limitaciones para la utilización de un
análisis de segundo orden de acuerdo con 10.10.1. Pórtico desplazable Pórtico
indesplazable Despreciar la esbeltez kℓu/r < 22 kℓu/r ≤ 34–12(M1/M2)* Métodos
aproximados 22≤ kℓu/r ≤ 100 100≥ kℓu/r > 34–12(M1/M2)* Análisis kℓu/r > 100 k P -
∆** ℓu/r > 100 11 - 4 Si por algún motivo no resulta práctico realizar un análisis más
exacto, la sección 10.10.2 permite considerar los efectos de la esbeltez mediante
un método aproximado de amplificación de momentos. Sin embargo, se debe
observar que para todos los elementos comprimidos en los cuales la relación de
esbeltez (kℓu/r) es mayor que 100 (ver Figura 11-4), para considerar los efectos de
la esbeltez se debe utilizar un análisis más exacto según lo definido en 10.10.1.
EVALUACIÓN APROXIMADA DE LOS EFECTOS DE LA ESBELTEZ
Se usa el factor de amplificación de momentos δ para amplificar los momentos de
primer orden y así tomar en cuenta el aumento de los momentos provocado por la
curvatura y el desplazamiento lateral del elemento. El factor de amplificación de
momentos δ depende de la relación entre la carga axial aplicada y la carga crítica
o de pandeo de la columna, de la relación entre los momentos aplicados en los
extremos de la columna, y de la geometría deformada de la columna.
Propiedades de la sección para el análisis del pórtico
De acuerdo con 10.11.1, las cargas axiales mayoradas (Pu), los momentos
mayorados en los extremos de la columna (M1 y M2) y las deformaciones laterales
de piso, ∆o, se deberán calcular usando un análisis elástico de primer orden del
pórtico, considerando la presencia de regiones fisuradas a lo largo del elemento.
Es evidente que realizar estos cálculos no es factible desde el punto de vista

económico, aún para estructuras pequeñas. Por lo tanto, para considerar la


fisuración en el análisis se pueden usar las propiedades de la sección dadas en
10.11.1 y resumidas en la Tabla 11-1. Los valores de E, I y A han sido
seleccionados a partir de los resultados obtenidos en ensayos y análisis de
pórticos de acuerdo con la Referencia 10.28. Es importante observar que para
analizar la estructura a nivel de la carga de servicio resulta satisfactorio multiplicar
los momentos de inercia especificados en la Tabla 11-1 por 1/0,70 = 1,43
(R10.11.1). Además, los momentos de inercia se deben dividir por (1 + βd) en el
caso que sobre la estructura actúen cargas horizontales de larga duración (por
ejemplo, las cargas horizontales provocadas por las presiones del suelo) o para
verificación de la estabilidad frente a cargas gravitatorias realizadas de acuerdo
con 10.13.6.

Longitud sin apoyo lateral y longitud efectiva de elementos comprimidos


La longitud sin apoyo lateral (o longitud no soportada) ℓu de una columna, definida
en 10.11.3, es la distancia libre entre apoyos laterales, como se ilustra en la Figura
11-6. Observar que la longitud ℓu puede ser diferente para el pandeo respecto de
cada uno de los ejes principales de la sección transversal de la columna. La
ecuación básica de Euler para la carga crítica de pandeo se puede expresar como
Pc = π2 EI/(ℓe) 2 , siendo ℓe la longitud efectiva kℓu. Las ecuaciones básicas para
el diseño de columnas esbeltas fueron desarrolladas para extremos articulados y,
por lo tanto, se las debe modificar para considerar los efectos de las condiciones
de vínculo. La longitud efectiva de la columna, kℓu, y no la longitud real sin apoyo
lateral ℓu, es la que se utiliza para estimar las resistencias de las columnas
esbeltas. Esta longitud efectiva considera tanto las condiciones de vínculo como la
condición de sistema indesplazable o desplazable.

También podría gustarte